Version classiqueVersion mobile

Regards croisés sur la guerre sainte

 | 
Daniel Baloup
, 
Philippe Josserand

Del Sepulcro y los sarracenos meridionales a los herejes occidentales. Apuntes sobre tres “guerras santas” en las fuentes del sur de Francia (siglos XI-XIII)1

Martín Alvira Cabrer

Texte intégral

  • 1 Agradezco a mi buen amigo Laurent Macé sus comentarios y consejos a este trabajo.
  • 2 « Tout le Midi de la France a été directement touché – et en profondeur – par le problème de la rec (...)
  • 3 « L’esprit de croisade et de lutte contre l’infidèle, dont je doute un peu qu’il ait été très vif d (...)

1En 1969, en el Coloquio de Fanjeaux dedicado a la Paz de Dios y la Guerra Santa en Languedoc en el siglo XIII, la especialista belga Rita Lejeune hablaba de la participación de los franceses meridionales en las “Cruzadas de España” (Reconquista) asegurando que « si ha habido alguna vez un espíritu permanente de cruzada en las regiones de Francia durante la Edad Media, y esto durante siglos, es justamente en las [regiones que se extienden] desde los Pirineos a los Alpes – Rosellón, Languedoc, Provenza –»2. Catorce años más tarde, en el Coloquio de Fanjeaux de 1983 dedicado al tema Islam y cristianos del Midi, otro gran especialista, Pierre Guichard, decía prácticamente lo contrario al analizar la participación de los franceses meridionales en la reconquista del reino de Valencia: « ... dudo un poco que [el espíritu de cruzada y de lucha contra el infiel] haya estado muy vivo en la Francia meridional»3.

  • 4 No entro en el debate sobre los conceptos de guerra santa, cruzada, etc., ni en el de la distinción (...)

2Como puede observarse por estos testimonios, la idea de guerra santa en las tierras del sur de Francia no es asunto fácil de analizar. Con esta comunicación no aspiro ni mucho menos a resolver una cuestión muy compleja y que merece un estudio amplio aún por realizar. Aquí me limitaré a ofrecer algunos apuntes, más que sobre la idea de guerra santa, sobre el impacto que causaron las tres “guerras santas”4 que afectaron directamente al sur de Francia en los siglos centrales del Medievo:

    • 5 Por ejemplo Fuentes I, n. 19 y 46.

    las Cruzadas de Ultramar: guerras por la protección o la liberación del Sepulcro (en palabras de los trovadores)5

  • las “Cruzadas de España”: campañas de Reconquista contra los sarracenos meridionales

    • 6 Tomo estas dos últimas expresiones – sarracenos meridionales y herejes occidentales – de un viejo c (...)

    la Cruzada Albigense: guerra decisiva en el destino de la Francia meridional librada entre 1209 y 1229 contra los herejes occidentales6.

3Las fuentes susceptibles de análisis al abordar este tema deberían ser todo lo amplias y variadas que fuera posible (historiográficas, histórico-literarias, hagiográficas, documentales, etc.). Aquí, por ello, prefiero centrarme en dos tipos concretos con los que tengo una cierta familiaridad: las fuentes literarias e históricas provenzales u occitanas, en su mayoría de origen trovadoresco, y los anales y cronicones.

  • 7 Sólo para las tierras de Provenza, Damien Carraz habla de unas 50 composiciones de unos doce autore (...)

4Las primeras son ineludibles cuando se trata de la historia medieval del sur de Francia. El trovador es el referente cultural más conocido y significativo de estas tierras occitanas. No pocas composiciones trovadorescas, además, están dedicadas al tema de la guerra contra los musulmanes (pensemos en las célebres “canciones de cruzada”)7.

Tabla 1 : “Guerras santas” y fuentes histōrico-literarias occitanas (Siglos XI-XIII)

  • 8 Saverio Guida, « Le canzoni di crociata francesi e provenzali », en VV. AA., Militia Christi e Croc (...)
  • 9 Véase el trabajo clásico de Bernard Guenée, « Histoires, annales et chroniques. Essai sur les genre (...)

5Al mismo tiempo, las voces de los trovadores, apasionadas y casi siempre inmersas en la vida política de aquel tiempo, son – según Saverio Guida – « expresión no tanto de una élite política, espiritual o cultural, como de esa gran población analfabeta que también formaba parte del auditorio al que se dirigían sus composiciones en lengua vulgar»8. En cuanto a las fuentes analísticas, proporcionan noticias breves, mínimas la mayoría de las veces, aunque en no pocas ocasiones de notable valor histórico. Ofrecen una visión eclesiástica y muchas veces monástica de los acontecimientos, por lo que es posible contraponerlas a las noticias de origen trovadoresco, cuya perspectiva está, por lo general, mucho más cerca del mundo laico9.

6El impacto de estas tres “guerras santas” (Ultramar, Reconquista y Cruzada Albigense) en estas fuentes del sur de Francia se analizará a partir de varias tablas de forma conjunta, si bien centraré mi atención en las fuentes dedicadas a estas dos últimas, mucho más cercanas a mi campo de trabajo.

1. “Guerras santas” y fuentes histórico-literarias occitanas (siglos XI-XIII)

Fuentes

  • 10 Linda M. Paterson, « Occitan Literature and the Holy Land », en M. Bull y C. Léglu (ed.), The World (...)
  • 11 L. M. Paterson, « Occitan Literature… », Apendice 1 (Texts referring to crusades or Holy Land), pp. (...)
  • 12 L. M. Paterson, « Occitan Literature… », Apéndice 1 (Reconquista), p. 98.
  • 13 Véase el listado de fuentes manejadas en mi Apéndice 1.
  • 14 Véase Apéndice 2.
  • 15 Véase Apéndice 3.

7La primera tabla se inspira en la realizada por la especialista británica Linda Paterson en un reciente trabajo dedicado a la literatura occitana y Tierra Santa10. Analiza aquí 152 composiciones trovadorescas y sitúa 131 en una tabla cronológica que permite observar la evolución de la lírica provenzal en relación con las Cruzadas de Oriente (barras en color azul)11. Siguiendo este modelo, completamos estas referencias sobre Ultramar con aquellas que mencionan directa o indirectamente la Reconquista. La propia Paterson ofrece un elenco de 25 fuentes sobre este tema12, a las que añadimos otras 18 que también podrían formar parte de esta relación, resultando un total de 43 (barras en color rojo)13. Las barras amarillas representan a 35 fuentes provenzales que aluden directa o indirectamente a la Cruzada Albigense. La mayoría son poesías críticas con esta operación antiherética, aunque también se incluyen las favorables14. Finalmente, las barras en color marrón representan a 19 fuentes posteriores a la Cruzada Albigense cuyos autores se mostraron hostiles a la dominación franco-eclesiástica del Mediodía de Francia establecida en 1229 – esa falsa paz de clérigos y franceses censurada por algunos trovadores15. En la parte inferior de la tabla se indican los porcentajes totales.

  • 16 Las vidas son biografías de trovadores compuestas en el siglo XIII cuando se elaboraron cancioneros (...)
  • 17 Guillem de Berguedà y Raimon Vidal de Besalú (Fuentes I, n. 40 y 78); el genovés Lanfranc Cigala y (...)

8Entre las fuentes provenzales incluimos tanto las composiciones líricas clásicas (cansó, sirventés, tenson…) como los poemas narrativos o históricos (Cansó d’Antioca, Cansó de la Crozada, La Guerra de Navarra) y los textos en prosa (vidas y razós)16. Advertimos, por ello, que damos un sentido amplio al término “trovadoresco”. Tampoco dejamos aparte a los autores catalanes e italianos que cultivaron la lírica provenzal17. Aquellas fuentes que hacen referencia a dos “guerras santas” simultáneamente (por lo general Reconquista y Cruzada Albigense) forman parte de ambos listados.

9Las noticias de estas fuentes son muy diferentes unas de otras. Hay breves alusiones a una u otra “guerra santa”, referencias directas o indirectas a sus protagonistas o a sus episodios principales, así como canciones de cruzada compuestas con ánimo de promover la guerra en Oriente o España e incluso poemas históricos dedicados por entero a la Cruzadas de Oriente y a la Cruzada Albigense.

Cronología

  • 18 Para el desarrollo de los hechos, véase Michel Roquebert, L’Épopée Cathare, 2 vol., reed.: París-To (...)
  • 19 Tres buenos estudios recientes sobre los trovadores y los reyes catalano-aragoneses son Isabel de R(...)

10Seguimos las pautas de Paterson al señalar las grandes cruzadas oficiales y establecer entre ellas una serie de momentos intermedios (Post IIa Cruzada, Post IIIa Cruzada, etc.). En el caso de la Reconquista, nos ajustamos al enfrentamiento de los cristianos con los almorávides (1137-1145), con los almohades hasta la derrota de Alarcos (1149-1195), el período entre las batallas de Alarcos y Las Navas de Tolosa (1195-1212), los años posteriores a Las Navas (1224-1228), la Gran Reconquista (1229-1248) y tres etapas posteriores a ésta (1248-1265, 1276 y 1280-1282). En cuanto a la Cruzada Albigense, una guerra de veinte años con fases bastante diferentes, proponemos las siguientes: las primeras conquistas de los cruzados (1209-1213), la batalla de Muret y sus consecuencias inmediatas (1213-1215), la revuelta occitana hasta la muerte de Simon de Montfort (1216-1218), la llamada “reconquista occitana” (1218-1226) y la intervención de los reyes de Francia hasta los tratados de Meaux-París (1226-1229)18. Las composiciones trovadorescas que alentaron un cambio de la situación política del Mediodía de Francia apelando a otros poderes, en especial el rey de Aragón JaimeI el Conquistador, figuran bajo el epígrafe Post Cruzada Albigense, que se divide en tres momentos (1236-1242, 1244-1266 y h. 1275)19.

Cruzadas de Ultramar

  • 20 Entre las fuentes posteriores a la I Cruzada incluimos: las canciones de Guilhem de Peitieu referid (...)
  • 21 E. Siberry, Criticism of Crusading…, p. 21; y L. M. Paterson, « Occitan Literature… », p. 90. Con t (...)

11De esta primera tabla se deduce que las cruzadas de Oriente despertaron el mayor interés entre los trovadores (casi 60 %). A las cruzadas oficiales se dedicaron de 7 a 13 poesías, salvo a la Va Cruzada (4) y al momento posterior a la Ia (3)20. La IIIa Cruzada es, sin duda alguna, el momento de máxima producción (28 composiciones). Dicho esto, hay que insistir con Siberry y Paterson en que el interés por el fenómeno cruzado fue estable y constante en la literatura provenzal hasta el siglo XIV (13, 11, 9, 7, 4 y 11 composiciones en los momentos intermedios; y 11, 8 y 9 para las tres últimas cruzadas del siglo XIII)21.

Reconquista

  • 22 Véase abajo Fuentes I, n. 48 y 49.
  • 23 Fuentes I, n. 50, 51, 66, 67, 40, 24, 69, 25, 20, 43 y 68.
  • 24 Fuentes I, n. 22, 19, 23, 29, 75, 70, 78, 30, 71, 42, 41, 4, 74, 77 y 73.
  • 25 Qu’en ne cug encar far bona cansó novela / Tot en bel pergamin (Fuentes I, n. 41, laisse 5, vv. 16- (...)

12La relación de los trovadores con la Reconquista resulta menor, casi una quinta parte de la producción que alude a “guerras santas” (19 %). Si hasta mediados del siglo XII contamos con dos composiciones de Marcabrú22, la segunda mitad de esta centuria es un momento importante (11) por la coincidencia de la ofensiva almohade en la Península Ibérica y la afluencia de grandes trovadores a las cortes de los reyes hispanos, en especial AlfonsoVII, AlfonsoVIII, Alfonso el Trovador y Pedro el Católico23. Con todo, las referencias más numerosas a la Reconquista se sitúan durante la crisis bélica de los años 1195-1212 (14)24. El impacto de la batalla de Las Navas de Tolosa fue grande, como lo prueba que el clérigo y poeta de origen navarro Guillermo Guilhem de Tudela tuviera la intención de dedicarle un poema histórico, así como su recuerdo en composiciones tardías25. Los versos de Guilhem Ademar ilustran el clima de estos años:

  • 26 Fuentes I, n. 30.

Si el rey Alfonso [VIII de Castilla], a quien temen los almohades,
y el mejor conde de la cristiandad [Ramon VI de Tolosa]
movilizasen la hueste, aunque todavía no lo han hecho,
en nombre de Dios, harían gran bondad
combatiendo a los paganos sarracenos traidores… (est. VII, vv. 49-53)
26.

  • 27 Véase Derex W. Lomax, « La conquista de Andalucía a través de la historiografía europea de la época (...)

13Después de 1212 el interés por la guerra peninsular parece decaer, algo que también se observa en las fuentes historiográficas europeas27. Hay dos composiciones hasta 1228 y otras 6 para los años de la Gran Reconquista, incluida la razó de un poema de Folquet de Marselha que recuerda Las Navas, una Vida dedicada al rey Alfonso de Aragón, llamado el Trovador, y varias alusiones a la guerra contra los sarracenos en autores críticos con el rey JaimeI por su pasividad ante las conquistas francesas en tierras occitanas. En las décadas siguientes se datan 3 composiciones referidas a las conquistas de Granada y Murcia, así como el planh o lamento por la muerte de Jaime el Conquistador de Matieu de Caersí, que resume bien varios elementos de la idea de cruzada:

  • 28 Fuentes I, n. 52; y 58, 1, 85, 88, 18, 5, 9, 37, 46, 72 y 44.

Todo el mundo ha de lamentar y sentir
la muerte del rey con derecho y con razón
pues nunca hubo príncipe mejor
en nuestro tiempo aquende ni allende el mar,
ni que tanto haya hecho contra la gente perra,
ni que tanto haya enaltecido la cruz
en la que Jesucristo fue puesto por todos nosotros.
¡Ay, Aragón, Cataluña, Cerdaña
y Lérida, venid a doleros conmigo,
pues bien debéis tener tanto dolor
como por Artús tuvieron los de Bretaña! (est. III, vv. 23-33)
28

  • 29 Fuentes I, n. 34, 45 y 47.

Otras 3, incluido un recuerdo lejano de Las Navas de Guilhem Anelier de Tolosa, se datan en los primeros años ochenta del siglo XIII29.

  • 30 Folquet de Marselha: « … que·l Sepulcre perdet premeiramen [en 1187] / et ar sufre qu’Espanha·s vai (...)

14Frente a este volumen relativo, sí cabe decir que prima la calidad. Algunas de las más célebres cansós de crozada se compusieron para alentar a los caballeros cristianos a participar en la Reconquista hispana. Es el caso del célebre Folquet de Marselha, animando a dar la vida por Cristo para evitar una nueva “pérdida de España”, o del no menos famoso Gavaudan, asociando derrota militar y pecado, uno de los pilares de la idea de guerra santa30. Y cómo no recordar al gran Marcabrú, considerado el mejor creador de canciones de cruzada, alentando a franceses e hispanos a combatir juntos contra los almorávides:

  • 31 Fuentes I, n. 49.

Con el valor de Portugal,
e también el del rey navarro,
con tal que Barcelona se vuelva
hacia la imperial Toledo,
seguro podremos gritar “ ¡Real!”,
y a la gente pagana derrotar. […]
Ya que Francia, Poitou y Berrí
se inclinan ante un solo señorío,
[que] venga aquí a servir a Dios con su feudo.
(est. VIII, vv. 43-48 y est. X, vv. 55-58)
31

Cruzada Albigense

  • 32 Sobre la cuestión son imprescindibles los excelentes estudios de Eliza Miruna Ghil, L’Âge de Parage (...)
  • 33 Fuentes I, n. 35, 21, 41, 64 y 65. Sobre estas dos últimas composiciones, véase E. M. Ghil, L´Âge d (...)
  • 34 Fuentes I, n. 4, 6, 74, 77, 12, 76, 16 y 63. Sobre la batalla de Muret y sus circunstancias, Martín (...)
  • 35 Fuentes I, n. 59, 81, 39, 28 y 83; y n. 3, 2, 60, 61, 12, 27, 62 y 82. Sobre la segunda parte de la (...)
  • 36 Fuentes I, n. 82 y 38.

15En cuanto a la Cruzada Albigense, el porcentaje de obras es algo menor que el de la Reconquista (15 %). Si pensamos que esta guerra ocupó solamente veinte años, esta cifra nos da idea de su impacto32. A los primeros sucesos (1209-1212) se refieren 5 composiciones, sobresaliendo el planh o lamento de Guilhem Augier por la muerte del vizconde Ramon Roger Trencavèl y, sobre todo, la primera parte de la Cansó de la Crozada de Guillermo de Tudela, fuente esencial para la comprensión de este conflicto33. Otras 6 están directamente relacionadas con la intervención del rey de Aragón Pedro el Católico y su derrota en la batalla de Muret, a las que sumamos otras 2 datadas hacia 121534. A la rebelión occitana dirigida por los condes de Tolosa desde 1216 se refieren un total de 13 composiciones: 5 hasta 1218 y otras 8 hasta 1226. Entre éstas incluimos la segunda parte de la Cansó de la Crozada, obra capital de un poeta tolosano anónimo, así como dos poesías de Albertet y Pèire Cardenal, ambas de data incierta35. Estos textos son de gran interés histórico, pues expresan ya la idea de que la Cruzada Albigense era una falsa croisada36, una operación ilegítima que perjudicaba a la verdadera cruzada (la de Oriente):

  • 37 Fuentes I, n. 83 (trad. mía).

Poca tiene en Dios esperanza
quien el Sepulcro abandona,
porque los clérigos y los de Francia,
se preocupan [tan] poco por la deshonra
de Dios, que de ellos tomará venganza. (est. VII, vv. 43-47)
37

  • 38 Eliza Miruna Ghil, « Crozada. Avatars of a Religious Term in Thirteenth-Century Occitan Poetry », T (...)

16En efecto, hacia 1230 los autores clericales de tierras occitanas habían asimilado las campañas contra los herejes y contra los musulmanes de Oriente bajo el término común cruzada, pero – como también asegura Ghil – no parece que los occitanos asumieran que la Cruzada Albigense fuera una cruzada en esos mismos términos38.

17La virulencia de las críticas, que en ningún caso debe contemplarse como simpatía hacia la herejía, se acentuó en las 9 composiciones de los últimos años de la Cruzada (1226-1229), por ejemplo en la famosa D´un sirventes far de Guilhem Figueira:

  • 39 Fuentes I, n. 38; y n. 7, 10, 26, 55, 56, 57, 80 y 82. Véase E. M. Ghil, L’Âge de Parage..., pp. 91 (...)

Roma, sabed bien que vuestro vil mercadeo
y vuestra necedad hicieron que se perdiera Damieta [...]
Roma, poco daño hacéis a los sarracenos,
pues entregáis a vuestra carnicería a griegos y latinos. […]
¿En qué libro habéis encontrado escrito que deba matarse,
Roma, a los cristianos?
(est. V, vv. 29-30, est. VII, vv. 43-44 y est. IX, vv. 59-60)39

  • 40 Fuentes I, n. 56, 57, 59, 60, 61, 62, 63, 64 y 65. Véase E. M. Ghil, L’Âge de Parage..., pp. 270-27 (...)

18Entre los trovadores críticos hay que destacar al gran Pèire Cardenal. En sus 9 composiciones, más que ningún otro autor, expresa duras y agrias críticas contra los franceses y los clérigos, responsables máximos de la Cruzada desde los planos político-militar e ideológico-espiritual40.

  • 41 E. Siberry, Criticism of Crusading…, p. 159.
  • 42 Sobre esta cuestión puede verse Étienne Delaruelle, « L’idée de Croisade dans la Chanson de Guillau (...)

19Pero aunque la censura sea mayoritaria, los trovadores no tuvieron una posición homogénea frente a los avatares políticos de su tierra41. Algunos autores apoyaron abiertamente la lucha contra la herejía. Es el caso del clérigo Guillermo de Tudela, cuya actitud pasó del apoyo entusiasta a un cierto desencanto42, y de la trobairitz Gormonda de Montpelhièr, quien no dudó en responder duramente a Guilhem Figueira defendiendo la política pontificia:

  • 43 Fuentes I, n. 26 (trad. mía). Sobre este célebre debate, véanse las reflexiones de E. M. Ghil, L’Âg (...)

Roma, [que] el Rey grande […]
a los falsos Tolosanos,
dé gran malaventura,
porque contra sus mandamientos
hacen tan gran desmesura... (est. XI, vv. 1-6)
43

20En los trovadores es posible percibir también los sentimientos de quienes se vieron más afectados por esta larga guerra. Aún con su carga literaria de dramatismo, los tan citados versos de Bernart Sicart de Maruèjols (h. 1230) siguen siendo el mejor botón de muestra:

  • 44 Fuentes I, n. 10.

¡Ay, Tolosa y Provenza,
y la tierra de Argensa,
Béziers y Carcassés,
cómo os vi y cómo os veo! (est. II, vv. 27-30)
44

  • 45 Fuentes I, n. 79, 17, 18, 86, 84, 87, 89, 9 y 36. Sobre esta última cuestión, Charles Anatole, « Le (...)
  • 46 Véase Alfred Jeanroy, « Le soulèvement de 1242 et la poésie des troubadours », Annales du Midi, 16  (...)
  • 47 Fuentes I, n. 18.

21En cuanto a las composiciones posteriores a la Cruzada Albigense representan solamente un 8 % del total. Para los años 1236-1242, período en el que el conde RamonVII luchó por revisar los acuerdos de paz de 1229 que favorecían al rey de Francia, contamos con 9 composiciones, 3 de las cuales son textos en prosa que en ocasiones se han atribuido a Uc de Sant Circ45. Estas composiciones trataron de movilizar al conde de Tolosa y a los reyes de Aragón e Inglaterra contra el dominio capeto de las tierras occitanas. La revuelta tuvo lugar, pero fue rápidamente controlada por el rey de Francia46. La posición expresada entonces por el provenzal Duran Sartre o Sartor, también llamado Pèire Duran de Paernas, resulta de lo más interesante para el estudio de la idea de guerra santa: « Pero, ¿cómo los aragoneses no abandonan su empresa contra el rey de Valencia para arrebatar a los franceses sus conquistas? »47.

  • 48 Fuentes I, n. 4. También E. Siberry, « Troubadours, Trouvères... », p. 42.

22Hasta bien entrado el siglo XIII, los trovadores que apoyaban la intervención catalano-aragonesa a favor de la nobleza occitana no negaron la bondad de la Reconquista: « … y pues allí ha conquistado tanto –decía un trovador anónimo al rey Pedro el Católico en vísperas de la batalla de Muret–, acuérdese de aquí »48. Duran Sartre, en cambio, dio prioridad a los intereses políticos y las obligaciones feudales del rey de Aragón en el sur de Francia frente el deber religioso de combatir contra los enemigos de la fe en España. Al hacerlo, estaba negando la sacralidad que pudiera haber en esta guerra.

  • 49 Fuentes I, n. 37, 13, 8, 14, 15, 53 y 54. Sobre el tema, véase M. Aurell, La vielle et l’épée…, pp. (...)

23Otras 7 composiciones responden también a sentimientos antifranceses y anticlericales, así como al malestar por la falta de apoyo que los provenzales recibían de JaimeI, opción política que culminaría en el tratado de Corbeil (1258). Algunas de estas severas críticas de trovadores como Guilhem de Montanhagol, Bonifaci de Castellana y Paulet de Marselha se sitúan ya en el contexto del creciente dominio de Provenza por parte del conde Carlos de Anjou, hermano de LuisIX de Francia49. Las últimas 3 composiciones se datan hacia 1276 y son obra del tolosano Guilhem Anelier, trovador que conoció la Cansó de la Crozada, que frecuentó la corte del rey de Aragón Pedro el Grande y que fue también muy crítico con una dominación francesa lograda gracias a la abierta complicidad de la Iglesia:

  • 50 Fuentes I, n. 32 (trad. mía); y n. 31 y 33. Sobre este autor, véase Richard E. F. Straub, « Les sir (...)

A la Iglesia le falla su saber,
porque quiere a los Franceses situar allí
donde no tienen ningún derecho… (est. VI, vv. 41-43)
50

24Si sumamos las fuentes relativas a la Cruzada Albigense y a sus consecuencias políticas (problemas que afectan únicamente al siglo XIII), el porcentaje resultante (23 %) es casi una cuarta parte de todas las composiciones provenzales que mencionan “guerras santas”. Parece un dato suficiente para comprobar el impacto que los avatares políticos de las tierras del sur de Francia produjeron en los trovadores.

2. “Guerras santas” y fuentes analísticas (siglos XI-XIII)

Fuentes

  • 51 No incluimos los anales y cronicones del antiguo Rosellón, considerando que estas tierras catalanas (...)

25La segunda tabla aborda el impacto de estas tres “guerras santas” en las fuentes analísticas del sur de Francia. Manejamos 18 anales y cronicones, además de 3 necrologios. No son todos los que hay, pero sí los más accesibles e importantes. Geográficamente, cubren la práctica totalidad del territorio meridional de Francia, desde Burdeos a Marsella y desde Narbona a Limoges, en el extremo norte de las tierras occitanas y casi más en el centro que propiamente en el sur del país (véase Mapa)51.

TABLA 2: "GUERRAS SANTAS" Y FUENTES ANALÍSTICAS (Siglos XI-XIII)

TABLA 2: "GUERRAS SANTAS" Y FUENTES ANALÍSTICAS (Siglos XI-XIII)

26El color gris indica el volumen total de noticias relacionadas con “guerras santas”. Los colores son los mismos que en la tabla anterior: azul para las Cruzadas de Ultramar; rojo para la Reconquista; y amarillo para la Cruzada Albigense. El rosa (Otras) se refiere a la campaña dirigida por el rey de Francia FelipeIII contra la Corona de Aragón en 1285 con el aval espiritual del Papado, más conocida con el nombre de “Cruzada de Cataluña”.

  • 52 Véase abajo Fuentes II, n. 1, 21, 3, 15 y 6. La crónica de Guilhem de Puèglaurenç (Fuentes II, n. 2 (...)
  • 53 Fuentes II, n. 11, 5, 13 y 12. Unificamos en una sola fuente y una sola entrada (Crónicas de San Ma (...)
  • 54 Fuentes II, n. 14 y 10.
  • 55 Fuentes II, n. 4, 8, 9, 17, 18, 19 y 20.
  • 56 Fuentes II, n. 7, 16 y 2.

27El texto analístico que proporciona más noticias es el importante Chronicon del cluniacense Bernart Itier (34), seguido de la crónica urbana de Montpellier titulada Thalamus Parvus (31) y de las crónicas del monasterio benedictino de San Víctor de Marsella y de las ciudades de Tolosa y Béziers II (25-28)52. Entre 15 y 19 noticias ofrecen la crónica condal llamada Crónica languedociana de Tolosa, la Crónica de Béziers I, el Cronicón de la iglesia de San Pablo de Narbona y las crónicas de San Marcial de Limoges53. Hay aquí otro escalón notable respecto al Cronicón de la iglesia de Santa Coloma de Burdeos (7) y el cronicón de la ciudad de Nimes (6)54. El resto dan menos de 5 noticias55. Hay otros tres cronicones –los eclesiásticos de San Esteban de Narbona y Maguelone, y la muy tardía Brevis historia comitum Provinciae, ex familia comitum Aragonensium– en los que no encontramos ninguna noticia56 ¿Qué “guerra santa” tuvo mayor impacto en estas fuentes analísticas?

Cruzadas de Ultramar

  • 57 Fuentes II, n. 1, 21 y 3.
  • 58 Fuentes II, n. 17, 18, 19, 8, 16 y 4.
  • 59 Fuentes II, n. 14, 10, 20 y 9.

28Por éstas se interesaron algo más del 60 % (13/21). Las que más noticias ofrecen son Bernart Itier y las crónicas de Montpellier y San Víctor de Marsella57. Los necrologios no incluyen ninguna –algo que parece lógico–, como tampoco los cronicones de San Justo y San Esteban de Narbona, Maguelone y Berdoues58. Muy escaso puede considerarse el interés de los cronicones de Santa Coloma de Burdeos y Nimes, del llamado Códice Cluniacense Occitano y de la Crónica del Consulado de Montpellier59.

Reconquista

  • 60 Fuentes II, n. 1, 6 y 11.
  • 61 Fuentes II, n. 15, 13, 12 y 10.
  • 62 Fuentes II, n. 21, 3, 5 y 14.

29Más de la mitad da alguna noticia sobre esta “guerra santa” (11/21). Por lo general, son más importantes que las referidas a Oriente. Mucho menor interés que por las cruzadas de Ultramar demuestran Bernart Itier, la Crónica de Béziers II y el Cronicón languedociano de Tolosa60. Un interés algo menor se observa en el Cronicón de Tolosa y las crónicas de San Pablo de Narbona y San Marcial de Limoges, siendo el mismo en el Cronicón de Nimes61. Más interés por la Reconquista que por Ultramar tuvieron los autores de las crónicas de Montpellier, San Víctor de Marsella, Béziers I y Santa Coloma de Burdeos62.

Cruzada Albigense

  • 63 Fuentes II, n. 6, 15, 14, 11 y 20.
  • 64 Fuentes II, n. 1, 21, 12 y 13.
  • 65 Fuentes II, n. 5 y 3.
  • 66 Fuentes II, n. 17, 18, 19 y 4. Berdoues se sitúa en el antiguo condado de Astarac (Dep. Gers).

30Estos resultados son, quizá, los más interesantes. Casi tres cuartas partes de las fuentes analísticas manejadas (71 %) ofrecen alguna noticia (15/21). Cinco de estos textos –las crónicas de Béziers II y Tolosa, el cronicón de Burdeos, el languedociano de Tolosa y el Códice Cluniacense Occitano– demuestran un mayor interés por este conflicto que por los otros63. Más o menos el mismo por las tres “guerras santas” se observa en Bernart Itier y las crónicas de Montpellier, Limoges y San Pablo de Narbona64. Escaso interés demuestran las crónicas de Béziers I y San Victor de Marsella65. En los tres necrologios –San Nazario de Carcasona, Cassan y San Nazario de Béziers–, así como en la crónica del monasterio cisterciense de Berdoues (esta filiación no es un dato menor), la Cruzada Albigense es la única mencionada66.

Cruzada de Cataluña

  • 67 Fuentes II, n. 8, 13 y 12.

31Su presencia es minoritaria: sólo figura en las crónicas narbonesas de San Justo y San Pablo, y en las de San Marcial de Limoges67.

TABLA 3: NOTICIAS SOBRE "GUERRAS SANTAS" EN FUENTES ANALÍSTICAS (Siglos XI-XIII)

TABLA 3: NOTICIAS SOBRE "GUERRAS SANTAS" EN FUENTES ANALÍSTICAS (Siglos XI-XIII)

3. Noticias sobre “guerras santas” en fuentes analísticas (siglos XI-XIII)

  • 68 Fuentes II, n. 22; y Patrice Cabau, « Deux chroniques composées à Toulouse dans la seconde moitié d (...)

32En esta tercera tabla se da idea de los acontecimientos con mayor impacto en estos relatos breves. La cronología sigue el modelo de la tabla de las fuentes provenzales, aunque se han separado algunos sucesos específicos por su especial significación, como la pérdida de Jerusalén (1187), la batalla de Muret (1213) o la muerte de Simon de Montfort (1218). En los datos de esta tabla sí incluimos las noticias procedentes de la crónica del tolosano Guilhem de Puèglaurenç, obra capital en la historiografía meridional cuya filiación con los textos analísticos ha sido puesta de manifiesto por Patrice Cabau68.

Cruzadas de Ultramar

33Las noticias sobre Oriente representan un 30 %, esto es, un tercio del total de las referidas a “guerras santas”. Un primer episodio muy recordado fue la Ia Cruzada y la conquista de Jerusalén (10 noticias), lo que resulta lógico teniendo en cuenta la activa participación en esta empresa de los provenzales al mando del conde RamonIV de Tolosa:

  • 69 Fuentes II, n. 11; y n. 1, 3, 5, 10, 12, 13, 15, 21 y 22. Sobre la importancia de la Ia Cruzada par (...)

Anno .M.CLXXX[X].VIIII. pres R[amons], coms de Sant Geli, Iherusalem, per vertut de Deu69.

  • 70 Se trata de un relato de la Ia Cruzada centrado en la figura del legado apostólico Ademar, obispo d (...)
  • 71 Raimon d’Aguilers, Historia Francorum qui ceperunt Iherusalem (RHC-HOc, 3), París, 1866; trad. ing. (...)

34Tal protagonismo tuvo una importante plasmación historiográfica local, como lo prueban la célebre Crónica del monasterio de San Pedro de Puy (h. 1128)70 y, sobre todo, la Historia Francorum qui ceperunt Iherusalem de Raimon d’Aguilers, capellán del conde y canónigo de la catedral de Puy71.

  • 72 Fuentes II, n. 1 y 20.

35Hasta casi mediados del siglo XII, en cambio, los anales y cronicones prestaron más interés a la Reconquista que a las cruzadas de Oriente, de las que sólo tenemos 2 noticias referidas a la fundación de la Orden del Temple72. De la IIa a la IVa Cruzada encontramos 21 noticias bastante repartidas, destacando el fuerte impacto causado por la pérdida de Jerusalén en 1187 (un tercio):

  • 73 Fuentes II, n. 13; y 1, 3, 11, 14, 15 y 21.

Anno Domini millesimo centesimo octuagesimo septimo fuit capta Hierusalem civitas, cum omnibus civitatibus, per Sarracenos; et Crux, cum Lancea, Corona et Clavis, que maior pars fuit Parisiis [¿Damasco?] deportata73.

36Durante la primera mitad del siglo XIII las noticias son solamente 8, si bien algunas especialmente interesantes, como ésta sobre la IVa Cruzada del siempre bien informado Bernart Itier:

  • 74 Fuentes II, n. 1.

Anno gracie M° CC° IIII° […] Hoc anno, tradidit Dominus in manus Francorum et Latinorum urbem famosissimam Constantinopolim, et terram Grecorum, et sublimatus est ibi de nobilibus Francorum latinus imperator comes Flandrensis Balduinus, cui successit frater Henricus; et restituta est ad matrem filia et Grecorum Ecclesia sub obedientia Ecclesie Romane vel invita74.

  • 75 Fuentes II, n. 3, 5, 6, 9, 11, 12, 13, 15, 21 y 22.

37Se observa un fuerte repunte para la Va Cruzada (6), casi el mismo que para la VIIIa, última de las oficiales75.

  • 76 Fuentes II, n. 6, 11, 13, 15, 21 y 22.

38Si la IIIa Cruzada fue la que más interesó a los trovadores, la que más impacto causó a los autores de anales y cronicones fue la VIIa, primera dirigida por el rey de Francia LuisIX (19 noticias)76. La desproporción con respecto a otros episodios históricos sobre el papel más relevantes resulta significativa e interesante ¿Tanta fue la importancia de esta campaña? Este gran número de noticias se explica porque los anales recogen varios momentos de una misma operación, de modo que algunos autores dan 2 y hasta 3 noticias: la mayoría menciona la partida del rey Luis desde el puerto de Aigües Mortes y su regreso en 1254; otras también los sucesos ocurridos en Damieta. Sirva de ejemplo la Crónica de Béziers II:

El An. M.cc.xlviij, el mes d´aost en Dimars, Loys rey de Fransa passet otra mar.

  • 77 Fuentes II, n. 6. Tres noticias bien informadas aparecen asimismo en el Cronicón de San Pablo de Na (...)

El An.M.cc.xlix., en aost, lo Coms de Toloza, e Na Johana sa molher, Robert e Carles, frayres del rey, passero otra mar e seguiro´l rey, e preyro Damiata, e foro prezes; e moric Robert; e redero Damiata per issir de prizo. [...]
El An. M.cc.liiij., en Jun, tornet lo rey de Fransa d´outra mar on avia estat .vij. ans mens .ij. mezes77.

39Si ello puede hablarnos de la impresión causada en tierras occitanas por esta cruzada y su protagonista, el prestigioso San Luis, no es menos cierto que las fuentes del sur de Francia dispusieron de una mayor cercanía a los hechos y, por tanto, de una mayor y mejor información.

40Del final de la presencia latina en Oriente sólo tenemos una noticia, recogida en el detallado cronicón de la iglesia de San Pablo de Narbona:

  • 78 Fuentes II, n. 13.

Anno MCCXCI, fuit capta et destructa civitas Acon et totum regnum suum78.

  • 79 Fuentes II, n. 12.

41A ésta hay que sumar otras dos noticias de las crónicas de Limoges sobre hechos posteriores79.

Reconquista

  • 80 Jugando con el título del estudio sobre el vizcondado de Bearn de Pierre Tucoo-Chala, Quand l´Islam (...)

42El porcentaje total de noticias asciende casi a una cuarta parte (22 %). La proximidad de las tierras provenzales a la Península Ibérica, sus intensas relaciones político-culturales, en especial durante el siglo XII, y la preocupación –en la dirección apuntada por Lejeune– por un Islam que se percibía entonces “a las puertas de los Pirineos” explicarían este interés80. Las noticias sobre España están, por lo general, más espaciadas que las referidas a las cruzadas de Ultramar, si bien se observan varios momentos de gran impacto.

  • 81 Fuentes II, n. 3. El vizconde Gaston de Bearn, el conde de Tolosa, el señor de Montpellier, el arzo (...)
  • 82 En l´an M LXXXVIII, preseron Crestians Barsalona (Fuentes II, n. 21). Quizá se trata de una confusi (...)

43Las primeras menciones son del siglo XI (2), relativas a las conquistas de Huesca, en la que hubo numerosa presencia de tropas procedentes del sur de Francia81, y de Barcelona (? )82. Más importantes son las referidas a las campañas cristianas del primer tercio del siglo XII en la parte oriental de la Península: Mallorca (1114), Zaragoza (1118) y hasta el desastre sufrido por Alfonso el Batallador en 1134:

  • 83 Fuentes II, n. 3, 5, 10, 13 y 21; 3; y 21.

En l´an de M e C e XXXIII, fon lo desbarat de Fraga, e fon pres lo rei d´Aragon83.

  • 84 Según M. Défournaux, 1100-1125 fue el período de apogeo de la presencia de franceses en la Reconqui (...)
  • 85 Fuentes II, n. 3, 10 y 21. También M. Défourneaux, Les Français en Espagne…, pp. 174-177.
  • 86 Las razones las explica M. Défourneaux, Les Français en Espagne…, pp. 170-171.

44Esta memoria tiene que ver con la importante participación de nobles y tropas de la Francia meridional en la Reconquista84. Las campañas del conde de Barcelona Ramon BerenguerIV a mediados de la centuria –Almería, Tortosa e incluso Lérida y Fraga– también tuvieron gran eco en estas fuentes breves85. Por el contrario, durante la segunda mitad del siglo XII se observa un vacío absoluto de noticias sobre la Reconquista, buen reflejo de la brusca caída de la ayuda ultramontana a los reinos ibéricos86.

  • 87 Ibid., pp. 182-193.

45Como en las fuentes provenzales de origen trovadoresco, resulta innegable el fuerte impacto causado por la cruzada de Las Navas de Tolosa (14 noticias), campaña que Défourneaux consideró el último gran momento de la participación francesa en la Reconquista87. Desde Marsella a Burdeos, pasando por Montpellier, Béziers, Toulouse y la norteña Limoges, los principales cronicones del sur de Francia dejaron constancia de esta gran victoria. En la Crónica de Béziers I se dice:

  • 88 Fuentes II, n. 5; también 1, 3, 11, 14, 15, 21 y 22. El cronicón de Burdeos (n. 14), el languedocia (...)

El An. M.ccc.xij. en julitt, la festa de sant Jacme, fo la batalha entro lo mirmanioli, el Rey de Castela, el Rey d´Arago, el Rey de Navarra, e fon desbaratatz, e fon pres a Calatrava et Obeda88.

  • 89 Fuentes II, n. 3, 5, 15 y 21. Sobre el tema, véase Charles de Tourtoulon, Les Français aux expéditi (...)
  • 90 Fuentes II, n. 3, 5, 14, 15 y 21.
  • 91 Fuentes II, n. 13, 22; 3, 12, 21; y 12. Sobre estos episodios, véase Manuel González Jiménez, « And (...)

46El mayor número de noticias se corresponde, con todo, con los años de la Gran Reconquista (15). Se relatan con cierto detalle las conquistas de Mallorca y Valencia, campañas en las que hubo participación occitana y que fueron dirigidas por un rey, JaimeI de Aragón, muy cercano a la realidad del sur de Francia89. También la conquista de Sevilla a manos del rey FernandoIII de Castilla tuvo un amplio recuerdo en estas fuentes, aunque no así la conquista de Córdoba, que ni siquiera aparece mencionada90. Las últimas seis noticias se refieren a la revuelta de los mudéjares, la conquista de Murcia, la primera gran ofensiva benimerín en la Península y el fallecimiento de Jaime el Conquistador91. La muerte de un hijo de este monarca a manos de los benimerines en 1275 fue recogida así la Crónica de Montpellier:

  • 92 Fuentes II, n. 21.

Et en aquel an, mori don Sancho, fill de mon senher en Jacme rei d´Aragon, arcivesque de Toleto, per Sarrazins92.

47Cruzada Albigense

  • 93 « Anno gracie M° CC° VIII° ab Incarnatione [...] obiit Petrus de Chastenou, lancea percussus inter (...)
  • 94 Fuentes II, n. 6 y 17.

48Se trata, sin duda alguna, del acontecimiento que causó un mayor impacto en las fuentes analísticas (40 %). La campaña inicial de esta operación antiherética dejó una huella enorme (23 noticias). Entre ellas figura el asesinato del legado apostólico Pèire de Castelnau93, la prisión y muerte del vizconde Ramon Roger Trencavèl94 y, sobre todo, la masacre de Béziers y la conquista de Carcasona a manos de los cruzados. La primera fue recordada así por la Crónica de Montpellier:

  • 95 Fuentes II, n. 21.

E l´an de M e CC e VIIII, la festa de Sancta Maria Magdalena, fon Bezers pres, els homes morts e las femenas e los enfants: e fes ho lo duc de Bergonha el coms de Nivers el coms de Sant Paul95.

49Y la segunda se narra con detalle en la Crónica de la iglesia de San Pablo de Narbona:

  • 96 Fuentes II, n. 13; y n. 3, 5, 6, 11, 14, 15, 17, 20, 21 y 22.

Eodem anno, in die Assumptionis sancte Marie, capta fuit per eosdem civitas Carcassone et burgus qui tunc temporis se tenebant et erant contigui et muri annexi, sed postmodum anno MCCXL destructus fuit burgus Carcassone, pro eo qui vicecomes Carcassone et Biterris [...] homines burgi Carcassone cum trebuchis et aliis armis impugnabant civitatem, et venit succursus de Francia velociter et destruxerunt burgum funditus et homines aufugerunt et post homines de voluntate domini regis Francie redierunt et construxerunt de novo burgum illum in loco ubi nunc est, ultra flumen Atacis96.

  • 97 Fuentes II, n. 1, 6, 11, 15, 20, 21 y 22.

50Las operaciones posteriores dirigidas por el noble francés Simon de Montfort –Lavaur, Moissac, Tolosa… – también se narran con bastante buena información (13 noticias)97. La batalla de Muret, que marcó un antes y un después en este conflicto, aparece en 8 ocasiones (incluido el relato amplio de Guilhem de Puèglaurenç). En el Cronicón de Tolosa se dice:

  • 98 Fuentes II, n. 15.

Anno millesimo ducentesimo decimo tertio, rex Aragonum, cum exercitu suo et populo Tolosano, mortuus est in obsidione Murelli98.

  • 99 Fuentes II, n. 1, 3, 11, 14, 20, 21 y 22.

51En otras 7 se recuerda la sumisión posterior de los occitanos99. La revuelta contra Simon de Montfort organizada por los condes de Tolosa (1216-1226) tuvo también un gran eco en estos relatos (32 noticias en total), no escapando a sus autores la virulencia del conflicto:

  • 100 Fuentes II, n. 21. Se refiere a la toma de Bernis (Dep. Gers) durante la represión de la revuelta o (...)

En l´an M CC XVII, pres en Symon coms de Montfort Bernis, e pendet los homes100.

52Destacan por su interés las 10 noticias sobre la famosa muerte del caudillo cruzado ante las murallas de Tolosa:

  • 101 Fuentes II, n. 17. Según la Crónica de Béziers II: « El An. M.cc.xviij., vi dias a la issida de jun (...)

VII. kal. Julii, anno MCCXVIII, 2a feria, Symon comes Montisfortis fuit occisus in obsidione Tolosae cum capite margonelli [lapide mangonelli]101.

  • 102 « El An. M. cc. xix., viij dias devant sant Johan, en jun, lo Rey de Fransa Loduc mes seti a Toloza (...)

53No menos llamativa es la noticia de la Crónica de Béziers II sobre el asedio de Tolosa que llevó a cabo el ejército del rey LuisVIII de Francia ab la gran guerra de crozada102.

  • 103 Fuentes II, n. 3, 4, 5, 14, 15, 21 y 22.

54Los últimos años del conflicto se recogen en 9 noticias, entre las que sobresale la conquista de Avignon por las tropas francesas en 1226103. El punto final de la Cruzada Albigense sólo fue narrado, de nuevo con gran precisión, por la Crónica de Béziers II:

  • 104 Fuentes II, n. 6. Para un relato cronístico de los hechos, Fuentes II, n. 22.

El An. M cc.xxix. le Coms R[amonVII de Tolosa], filh de la regina Johana, .xij. dias de Abril, lo dia del venres sant, cobrec l´amor de rey de Fransa e de la glieya, e pres la Crotz a Paris; e fo fayta la patz104.

  • 105 Fuentes II, n. 6 y 13.
  • 106 « Anno [Domini] millesimo ducentesimo quadragesimo secundo interfecti sunt ab inimicis Fidei, apud (...)

55Es interesante señalar que a diferencia de las composiciones trovadorescas, las fuentes analísticas apenas dan cuenta de los hechos posteriores a la Cruzada (3 %). Contamos solamente con 7 noticias que no sobrepasan los años centrales del siglo XIII. Mencionan la revuelta antifrancesa de Carcasona (1240)105, la matanza de los inquisidores dominicos en Avignonet a manos de caballeros cátaros (1242)106 y la gran hoguera de herejes posterior a la conquista del célebre castillo de Montségur (1244):

  • 107 Fuentes II, n. 4 y 15.

Anno M CCXLIIII, mense martii, fuit captum castrum Montissecuri, et fuerunt ibidem inventi CCV haeretici utriusque sexus, atque ibidem juxta pedem praedicti montis combusti107.

Cruzada de Cataluña

56Algunas fuentes analísticas también informan sobre la cruzada de 1285 (5 %). Pese a los reparos que hoy pueda producirnos esta operación político-militar, los autores eclesiásticos de la época no dudaron en interpretarla como una auténtica cruzada. Así, los monjes de San Marcial de Limoges dejaron escritas 7 noticias sobre esta campaña, entre ellas esta versión del prior Elias d’Autenc:

[Pedro el Grande] per papam privatur regno Aragonie et sententia condempnatur. […] Crux contra ipsum Petrum predicatur. Rex Francie Philippus cum filio suo, rege Navarre, et multis aliis crucesignatur. […] Eodem anno, papa regnum Aragonie filio regis Francie dat ; ipsum Petrum et fautores suos excomunicat.

57El mismo autor, que anotó que el vizconde de Turena y su esposa tomaron la cruz en esta ocasión, también se hizo eco del paso del rey de Francia camino de las tierras catalano-aragonesas:

  • 108 Fuentes II, n. 12 (n. VI, pp. 178, 179 y 180; también n. II, p 128).

Anno Domini M°.CC°.LXXX°. quarto, in vigilia Pasche [24 marzo 1285] venit Lemovicas Philippus, rex Francie, et duo filii sui, videlicet Philippus, rex Navarre, et Karolus, rex Aragonie, ut dicebatur, pugnaturi contra Petrum Aragonie, crucesignati cum domino legato J. [Jean Cholet] in Francia ; et fuit apud nos in abbatia cum duobus filiis suis per viii. dies108.

58Con todo, son los cronicones narbonenses los que más y mejor informan del desarrollo de esta campaña. El de la iglesia de los Santos Justo y Pastor dice así:

  • 109 Fuentes II, n. 8.

Felipe [III], rey de Francia [...], puesto que el Papa MartínIV le había dado el reino de Aragón después de deponer a Pedro [el Grande], que había sido rey de Aragón, entró en Narbona con más de 300.000 hombres de a pie y de a caballo, que habían tomado la cruz (...) para ganar el reino de Aragón...109.

  • 110 « Anno MCCLXXXV, in die sancti Urbani, destructa fuit Elnensis civitas per dominos reges Franciae e (...)

59La destrucción de Elna a manos de las tropas francesas, la toma de Girona y la muerte de Felipe el Atrevido también figuran en el cronicón de la iglesia de San Pablo110.

*

60Conviene insistir en el interés histórico de unas fuentes a veces consideradas menores, como son las composiciones de origen trovadoresco y analístico. Aunque situadas en los márgenes de la gran historiografía cronística, sus autores nos siguen proporcionando informaciones y, en el caso de los trovadores, sentimientos que en otras fuentes apenas son perceptibles. Aquí hemos propuesto un elenco de las relacionadas con las tres “guerras santas” (Cruzadas de Oriente, Reconquista y Cruzada Albigense) que marcaron la historia del Mediodía de Francia durante los siglos XI-XIII. Esperamos que ello anime nuevas reflexiones mucho más serenas y profundas que las aquí hemos podido presentar.

61En lo que a la noción de guerra santa se refiere, poetas y autores de anales dieron visiones muy diferentes. Ello responde a la propia esencia de sus textos, pero también a sus respectivos puntos de vista. Trovadores y poetas tomaron partido, implicándose en la dinamización de unas empresas guerreras que consideraron sagradas, además de necesarias, para el futuro del mundo cristiano. El deseo de liberar el Sepulcro de manos infieles, la tristeza sentida ante reyes y señores que combatían entre sí en lugar de hacerlo contra el enemigo común musulmán o la admiración por quienes cumplían como buenos caballeros cristianos son elementos comunes a la literatura trovadoresca. Parece claro que las cruzadas de Tierra Santa fueron las más importantes para estos autores. Ello no es óbice para que las guerras antimusulmanas de los reyes hispanos fueran cantadas con igual entusiasmo y similar sentido sagrado, pues al hacerlo también servían a Dios y enaltecían la Cruz.

62El entusiasmo por Ultramar no disminuyó durante el siglo XIII. Con todo, una mentalidad cruzada muy arraigada y un contexto bélico especialmente atribulado a principios de la centuria impulsaron de nuevo el interés por la Reconquista. El estallido de la Cruzada contra los Albigenses haría del conflicto político –que no religioso– contra clérigos y franceses un tema recurrente de la literatura trovadoresca (casi una cuarta parte de las composiciones manejadas), amén de apasionante desde el punto de vista histórico. Si de guerra santa se trata, es en las composiciones críticas con la política pontificia donde puede observarse el desgaste del término crozada, su identificación con una empresa exclusivamente antimusulmana e incluso la desacralización de la Reconquista, considerada por algún trovador menos digna de ser luchada que la justa defensa de los derechos feudales del rey de Aragón en el sur de Francia. A la Cruzada Albigense se dedicaron poemas narrativos de enorme importancia historiográfica, como la Cansó de la Crozada, cuyo modelo era –no lo olvidemos– la Cansó d’Antioca, obra dedicada a la Cruzada de Oriente. Pero si el clérigo-poeta Guilhem de Tudela hubiera escrito, como era su intención, otro poema de similar calibre sobre Las Navas de Tolosa, ¿diríamos hoy las mismas cosas sobre la importancia de la Reconquista en la literatura occitana?

63En cuanto a los anales y cronicones, contamos con textos cluniacenses y benedictinos más que cistercienses, si bien son dominantes los elaborados por iglesias urbanas. Junto a los eclesiásticos, las ciudades también recogieron sus propias noticias analísticas. Las informaciones de unos y de otros, en ocasiones desesperadamente parcas, demuestran la existencia de unos flujos de información más que notables. La variedad es también la norma en este tipo de fuentes. De las conservadas y manejadas, algunas ni siquiera aportan una sola noticia; otras, en cambio, dan informaciones amplias y detalladas, fundamentales en ocasiones. A diferencia de los trovadores y los poetas, los autores de cronicones pocas veces se implicaron o dejaron ver sus ideas o sus sentimientos. El monje, el canónigo o el “cronista urbano” era, más que nada, el testigo mudo y neutro de una historia que pasaba ante sus ojos regida por la voluntad de Dios.

64También en estas fuentes, el interés por los sucesos de Tierra Santa se mantuvo vivo durante los tres siglos, si bien de forma irregular. Las noticias de España, una tierra próxima y estrechamente vinculada a la realidad religiosa y política occitana, preocuparon mucho a estos autores, sobre todo cuando se trataba de grandes victorias y conquistas territoriales sobre los temidos sarracenos. Pero ni las Cruzadas de Oriente ni la Reconquista recibieron en estos relatos breves la atención que mereció la Cruzada Albigense. El volumen de noticias y, en no pocos casos, la calidad de las mismas nos dan idea del impacto de esta operación antiherética sobre las poblaciones del sur de Francia. Sus autores tampoco aquí mostraron abiertamente sus inclinaciones. Los partidarios, casi siempre eclesiásticos, vieron la mano de Dios en las victorias de los cruzados; los detractores se limitaron a hacerse eco de los desastres de la guerra, deslizando así una censura soterrada a una empresa que había ido más allá de sus propósitos religiosos.

65Terminada la Cruzada Albigense en 1229, los autores de anales y cronicones apenas recordarían sus consecuencias. El clima de rebelión que alimentaron los trovadores hasta finales del siglo XIII no existe en estas fuentes, más allá de alguna noticia aislada. Cierto interés despertó, en cambio, una última “guerra santa”, la cruzada dirigida en 1285 por el rey de Francia para desposeer de sus tierras al excomulgado rey de Aragón. Como tal fue concebida en los medios eclesiásticos occitanos que se hicieron eco de estos hechos.

*

  • 111 Sobre este autor, véase Jean-Loup Lemaître, « Le combat pour Dieu et les croisades dans les notes d (...)
  • 112 « Anno gracie MCCXXII [...] plusquam CCC homines de castro Lemovicesi pergunt ad Hispanias, et IIII (...)

66Quisiera recordar, por último, a otro viejo conocido varias veces mencionado: el cluniacense Bernart Itier, hermano bibliotecario de la abadía de San Marcial de Limoges (Sant Marsal de Llemotges habría que decir) y verdadero arquetipo del monje curioso que anotaba en los márgenes de los libros las noticias que vio y oyó contar a lo largo de su vida111. Cuando el cardenal Robert de Courçon acudió a Limoges en agosto de 1214 para predicar la cruzada de Ultramar (la Va), Bernart Itier cuenta que tomaron la cruz el abad de San Marcial, el abad de San Martín y más de 30 hombres y mujeres de la villa. Recuerdo este episodio para ponerlo en relación con el que había ocurrido sólo dos años antes durante la predicación de la cruzada de Las Navas de Tolosa. Dice Bernart Itier que en 1212 marcharon a España ocho monjes de San Marcial y « más de 300 hombres de Limoges»112. No creo que esta comparación permita extraer grandes conclusiones, pero es un dato más que insiste en la complejidad de un problema – el del espíritu y la idea de guerra santa en el sur de Francia – que habrá que seguir analizando.

Bibliographie

Fuentes y bibliografía

I. Fuentes provenzales “trovadorescas”

1. Albertet, Donna pros e richa, ed. y trad. fr.: J. Boutière, « Albertet... », n. V, pp. 47-50.

2. [Albertet], Monges, cauzetz, segon vostra siensa, ed. y trad. fr.: J. Boutière, « Albertet... », n. I, pp. 94-97; ed. y trad.: M. de Riquer, Los Trovadores..., II, cap. lxi, n. 227, pp. 1135-1138.

3. Anónimo, Cansó de la Crozada. Continuación anónima, ed. y trad. fr.: E.Martin-Chabot, La Chanson de la Croisade Albigeoise, II y III, París, 1957 y 1961, laisses 131-214, pp. 192-551.

4. Anónimo, Vai, Hugonet, ses bistensa, ed. y trad.: M. de Riquer, Los Trovadores..., III, cap. cxxii, n. 367, pp. 1702-1704.

5. Anónimo [Bertran de Born Lo Filhs], Un sirventes farai novelh plazen, ed.: M. Raynouard, Choix..., IV, n. xxi, pp. 180-183; y ed.: Ll. Nicolau d’Olwer, « Jaume I... », p. 393.

6. Bernart Arnaut de Moncuc, Er can li dossier, ed. y trad. ingl.: F.M. Chambers, « Three Troubadour Poems… », n. II, pp. 48-51.

7. Bernart de la Barta, Foilla ni flors, ni chautz temps ni freidura, ed. y trad. ingl.: F. M. Chambers, « Three Troubadour Poems… », n. III, pp. 51-54.

8. Bernart de Rovenac, D’un sirventés m’es grans voluntatz preza, ed.: M.Raynouard, Choix…, IV, n. xxxiv, pp. 205-207; ed. y trad.: M. Milá, De los trovadores en España..., pp. 177-180.

9. Id., Ja no vuelh do ni esmenda, ed.: M. Raynouard, Choix..., vol. IV, n. xxxiii, pp. 203-205; ed. y trad.: M. Milá, De los trovadores en España..., pp. 176-177.

10. Bernart Sicart de Maruejols, Ab greu cossire, ed. y trad.: M. de Riquer, Los Trovadores..., III, cap. lxxi, n. 241, pp. 1203-1206.

11. Bertran de Born Lo Filhs, Guerra, ed.: M. Raynouard, Choix…, IV, n.xxxi, pp. 199-201; y ed.: G. Gouiran, L’Amour et la Guerre…, II, n. 45, pp. 830-833.

12. Bertran Folcon, Ja non creirai d’En Gui de Cavaillon, ed.: M. Raynouard, Choix…, IV, n. xxxvii, pp. 209-210.

13. Bonifaci de Castellana, Era, pueis yverns es e·l fil, ed. y trad. it.: A. Parducci, « Bonifazio di Castellana... », n. I, pp. 495-502.

14. Id., Gerra e trebailh e brega·m plaz, ed.: A. Parducci, « Bonifazio di Castellana... », n. II, pp. 502-507.

15. Id., Si tot no m’es fort gaya la sazos, ed.: A. Parducci, « Bonifazio di Castellana... », n. III, pp. 507-511; y ed. y trad.: M. de Riquer, L o s Trovadores..., III, cap. xciv, n. 281, pp. 1383-1385.

16. Duran Sartre/Sartor de Paernas, Coms de Tolsan, ja non er quipus o pliva, ed. y trad. fr.: C. Chabaneau, « Poésies inédites… », pp. 157-158.

17. Id., En talent ai q´un sirventes encoc, ed. y trad. fr.: A. Jeanroy, « Le soulèvement de 1242… », pp. 315-320.

18. Id., Vil sirventes, trad. fr.: C.F.X. Millot, Histoire..., II, pp. 229-230; trad. fragm.: M. Milá, De los trovadores en España..., p. 167; y trad. fragm.: I. de Riquer, « Presencia trovadoresca... », p. 940.

19. Folquet de Marselha, Hueimais no·y conosc razo, ed. y trad.: M. de Riquer, Los Trovadores..., I, cap. xxvii, n. 112, pp. 599-603.

20. Id., Ja non volgra qu’hom auzis, ed.: S. Stronsky, Folquet de Marseille..., n. XXIII, pp. 95-96.

21. Gavaldà/Gavaudan, A la plus langa nuech de l´an, ed. y trad. fr.: A. Jeanroy, « Gavaudan… », n. I, pp. 504-507; y ed. y trad. it.: S. Guida, Gavaudan…, pp. 397-416.

22. Id., Patz passien ven del Senhor, ed.: M. Raynouard, Choix…, IV, n. iii, pp. 402-405; ed. y trad. fr.: A. Jeanroy, « Gavaudan… », n. VIII, pp. 529- 534; ed. y trad.: F. J. Oroz, La lírica religiosa..., n. 17, pp. 178-185; y ed. y trad. it.: S. Guida, Gavaudan…, pp. 231-262.

23. Id., Senhor, per los nostres peccatz, ed. y trad.: M. de Riquer, Los Trovadores..., II, cap. lii, n. 208, pp. 1049-1052; y ed.: S. Guida, Gavaudan…, pp. 264-285.

24. Giraut de Bornelh, Quar non ai, ed. y trad. ing.: R. V. Sharman, Giraut de Borneil…, n. XXXV, pp. 206-211.

25. Id., Si soutils senz, ed. y trad. ing.: R. V. Sharman, Giraut de Borneil…, n. L, pp. 293-297.

26. Gormonda de Montpelhier, Greu m’es a durar, ed.: M. Raynouard, Choix…, IV, n. xxix, pp. 319-327; y ed.: V. de Bartholomaeis, Poesie Provenzali..., II, p. 106.

27. Gui de Cavalhon, Doas coblas farai en haches son, ed.: M. Raynouard, Choix…, IV, n. xxxv, pp. 207-208; y ed. y trad.: M. de Riquer, L o s Trovadores..., III, cap. lxix, p. 1188.

28. Id., Seigneiras e cavals armatz, ed.: M. Raynouard, Choix…, IV, n. xxxvi, pp. 208-209; ed. y trad.: M. de Riquer, Los Trovadores..., III, cap. lxix, n. 237, pp. 1189-1190; y ed. y trad. fr.: M. Aurell, La vielle et l´épée…, pp. 253-256.

29. Gui d’Ussel, Si be·m partetz, mala dompna, de vos, ed. y trad. fr.: J. Audiau, Les poésies…, n. II, pp. 30-33; ed. y trad.: M. de Riquer, Los Trovadores..., II, cap. l, n. 201, pp. 1017-1020; y ed. y trad.: M. de Riquer, La poesía de los trovadores..., n. 45, pp. 268-271.

30. Guilhem Ademar, Non pot esser sofert ni atendut, ed.: M. Raynouard, Choix…, III, n. iii, pp. 196-198; y ed.: K. Almqvist, Guilhem Adémar…, p. 134.

31. G uilhem A nelier de Tolosa, Ar faray, sitot no·m platz, ed.: M.Raynouard, Choix…, IV, n. xii, pp. 271-272; y ed. y trad. fr.: R.E.F. Straub, « Guilhem Anelier de Tolosa… », pp. 151-155.

32. Id., Ara farai, no·m puesc tener, ed.: M. Raynouard, Choix..., IV, n. xiii, pp. 272-274; y ed. y trad. fr.: R.E.F. Straub, « Guilhem Anelier de Tolosa… », pp. 147-151.

33. Id., El nom de Deu qu’es paire omnipotens, ed. y trad. fr.: R.E.F. Straub, « Guilhem Anelier de Tolosa… », pp. 144-147.

34. Id., La Guerra de Navarra, ed.: J. Santano Moreno, La Guerra de Navarra, vol. 1, « Edición facsimilar del manuscrito de la Academia de la Historia » y vol. 2, « Estudio crítico y edición del texto original occitano y de las traducciones al castellano y al euskera », Pamplona, 1995, pp. 86-88.

35. Guilhem Augier, Quascus plor et planh son dampnatge, ed. y trad.: M. de Riquer, Los Trovadores..., II, cap. lxviii, n. 235, pp. 1178-1180.

36. Guilhem de Montanhagol, Bel m’es quan d’armatz aug refrim, ed.: M.Raynouard, Choix..., IV, n. xxxix, pp. 212-214; y ed. y trad. cat.: F.Zambon, Paratge..., pp. 124-127 y 151-152.

37. Id., Ges, per malvastat q’er veya, ed.: J. Coulet, Guilhem Montanhagol..., n. V, pp. 95-103; y ed.: P. T. Ricketts, Guilhem Montanhagol..., p. 103.

38. Guilhem Figueira, D´un sirventes far, ed.: M. Raynouard, Choix..., IV, n. xxviii, pp. 309-318; y ed. y trad.: M. de Riquer, Los Trovadores..., III, cap. lxxix, n. 256, pp. 1272-1279.

39. Id., Nom laissaria per paor, ed.: M. Raynouard, Choix..., IV, n. xxvii, pp. 307- 309; y ed.: E. Levy, Guilhem Figueira..., p. 44.

40. Guillem de Bergueda, Consiros cant e planc e plor, ed. y trad.: M. de Riquer, Guillem de Berguedà..., II, n. XIV, p. 129; y ed. y trad.: M. de Riquer, Los Trovadores..., I, cap. xxi, n. 95, pp. 535-537.

41. Guillermo/Guilhem de Tudela, Cansó de la Crozada, ed. y trad. fr.: E.Martin-Chabot, La Chanson de la Croisade Albigeoise, I, París, 1931 (reimpr. 1960), laisses 1-130.

42. Guiraut de Calanson, Belh senher Dieus, ed. y trad.: M. de Riquer, Los Trovadores..., II, cap. lv, n. 285, 1085-1087.

43. Guiraut del Luc, Ges sitot m’ai ma voluntat fellona, ed. y trad.: M. de Riquer, Los Trovadores..., I, cap. xxiii, n. 99, pp. 550-552.

44. Guiraut Riquier, Guilhem de Mur, que cuja far, ed.: Ll. Nicolau d’Olwer, « Jaume I... », pp. 403-404; y ed. y trad. fr.: R. Nelli, Écrivains…, pp. 306- 309.

45. Id., S´ieu ja trobat non agues, ed.: V. de Bartholomaeis, Poesie Provenzali..., II, n. CLXXIX, pp. 283-286; ed. y trad. fragm.: C. Alvar, T e x t o s trovadorescos..., pp. 171-174.

46. Lanfranc Cigala, Si mos chantz fos de ioi ni de solatz, ed.: Branciforti, Lanfranc Cigala..., n. XX, pp. 199-200; ed. y trad. fragm.: C. Alvar, Textos trovadorescos..., p. 201.

47. Lo Seigner d’Alest, Senher Enric, us reys·I ric afar, ed.: C.A.F. Mahn, Die We r k e..., n. XCV, p. 249; ed. y trad. fragm.: C. Alvar, T e x t o s trovadorescos..., p. 21.

48. Marcabrú, Bel m’es quan s’esclarzis l’onda, ed. y trad. fr.: J.M.L. Dejeanne, Marcabru…, n. XIIbis, pp. 49-52 y 224; y ed.: S. Gaunt, R.Harvey y L. Paterson, Marcabru…, p. 165.

49. Id., Emperaire, per mi mezeis, ed. y trad.: M. de Riquer, Los Trovadores..., I, cap. iv, n. 19, pp. 199-202.

50. Id., Ges l’estornels non s’oblida, ed. y trad.: M. de Riquer, Los Trovadores..., I, cap. iv, n. 23, pp. 216-219.

51. Id., Pax in nomine Domini o Vers del Lavador, ed. y trad.: M. de Riquer, Los Trovadores..., I, cap. iv, n. 21, pp. 206-210.

52. Matieu de Caersi, Tant suy marritz que no·m puesc alegrar, ed. y trad.: M.de Riquer, Los Trovadores..., III, cap. cviii, n. 325, pp. 1541-1544.

53. Paulet de Marselha, Aras qu’es lo gays pascors, ed.: E. Levy, « Paulet de Marseille… », n. IV, pp. 274-276; y ed. y trad. cat.: I. de Riquer, Paulet de Marselha…, n. IV, pp. 93-99.

54. Id., L’autrier m’anav’ab cor pensiu, ed.: E. Levy, « Paulet de Marseille… », n. VIII, pp. 280-284; ed. y trad.: M. de Riquer, Los Trovadores..., III, cap. ci, n. 304, pp. 1449-1454; ed. y trad. fr.: M. Aurell, La vielle et l’épée…, pp. 278- 284; y ed. y trad. cat. I. de Riquer, Paulet de Marselha…, n. V, pp. 101-111.

55. Pèire Basc, Ab greu cossire, ed.: M. Raynouard, Choix…, V, pp. 297-298; ed. y trad. fragm.: M. Milà, De los trovadores en España..., pp. 186-187; y ed.: Ll. Nicolau d’Olwer, « Jaume I... », pp. 397-398.

56. Pèire Cardenal, Ab votz d’angel, lengu’esperta, non bleza, ed. y trad. fr.: R.Lavaud, Peire Cardenal..., n. XXVIII, pp. 160-168; y ed. y trad.: M. de Riquer, Los Trovadores..., III, cap. civ, n. 318, pp. 1508-1511.

57. Id., Clergue si fan pastor, ed. y trad. fr.: R. Lavaud, Peire Cardenal..., n. XXIX, pp. 170-177; y ed. y trad.: M. de Riquer, Los Trovadores..., III, cap. civ, n. 317, pp. 1505-1507.

58. Id., De sirventes sueilh servir, ed. y trad. fr.: R. Lavaud, Peire Cardenal..., n. LI, pp. 308-313.

59. Id., Falsedatz et desmezura, ed. y trad. fr.: R. Lavaud, Peire Cardenal..., n. XVII, pp. 78-84.

60. Id., L’afar del comte Guio, ed. y trad. fr.: R. Lavaud, Peire Cardenal..., n. XVIII, pp. 86-94.

61. Id., L’arcivesques de Narbona, ed. y trad. fr.: R. Lavaud, Peire Cardenal..., n. XIX, pp. 86-102; y ed. y trad.: M. de Riquer, Los Trovadores..., III, cap. civ, n. 314, pp. 1497-1499.

62. Id., Mon chanter vueil retraire, ed. y trad. fr.: R. Lavaud, Peire Cardenal..., n. LX, pp. 388-397.

63. Id., Tartarassa ni voutor, ed. y trad. fr.: R. Lavaud, Peire Cardenal..., n. LXXIV, pp. 490-493; y ed. y trad.: M. de Riquer, Los Trovadores..., III, cap. civ, n. 315, pp. 1500-1501.

64. Id., Un sirventes ai en cor que comens, ed. y trad. fr.: R. Lavaud, Peire Cardenal..., n. XXVII, pp. 154-159.

65. Id., Un sirventes trametrai per messatge, ed. y trad. fr.: R. Lavaud, Peire Cardenal..., n. XXVI, pp. 144-153.

66. Pèire d’Alvernha, Al dessebrar del païs, ed.: R. Zenker, Peires von Auvergne…, p. 107; y ed.: A. del Monte, Peire d’Alvernha…, n. II, p. 135.

67. Id., Bel m’es quan la roza floris, ed. y trad.: M. de Riquer, Los Trovadores..., I, cap. xv, n. 45, pp. 321-322.

68. Pèire Vidal, A per pauc de chantar no·m lais, ed. y trad. fr.: J. Anglade, Peire Vidal..., n. XXXII, pp. 101-104; y ed.: D. S. Avalle, Peire Vidal..., n. VI, pp. 67-70.

69. Id., Plus que·l paubres, quan jai el ric ostal, ed. y trad. fr.: J. Anglade, Peire Vidal..., n. XVIII, pp. 56-59; ed.: D. S. Avalle, Peire Vidal..., p. 325.

70. Id., Pos ubert ai mon ric thesaur, y ed. y trad. fr.: J. Anglade, Peire Vidal..., n. XLV, pp. 143-148; ed.: D. S. Avalle, Peire Vidal..., p. 283.

71. Perdigon, Entr’amor e pessamen, y ed. y trad. fr.: H. J. Chaytor, Perdigon..., n. V, pp. 14-18.

72. Perseval Doria, Felon cor ai et enic, ed. y trad.: M. de Riquer, L o s Trovadores..., III, cap. xciii, n. 280, pp. 1377-1380.

73. Pons de Capduelh, En hoinor del pair´en cui es, ed.: M. Raynouard, Choix..., IV, n. iii, pp. 87-90; y ed.: M. v. Napolski, Pons de Capduoill..., n. XXVI, pp. 89-91.

74. Id., So c’om plus vol e plus es volontos, ed.: M. Raynouard, Choix…, IV, n. v, pp. 92-94; ed.: M. v. Napolski, Pons de Capduoill..., n. XIII, pp. 67-68; y ed. y trad.: M. de Riquer, Los Trovadores..., III, cap. lxxviii, n. 255, pp. 1267- 1269.

75. Raimbaut de Vaqueiras, Ara pot hom conoisser, ed.: L. Linskill, Raimbaut de Vaqueiras…, pp. 216-225.

76. Raimon de Miraval, Aissi cum es genser pascors, ed. y trad. fr.: L. T. Topsfield, Raimon de Miraval..., n. XXXV, pp. 285-293; y ed. y trad. ing.: M. L. Switten, Raimon de Miraval…, n. 1, pp. 144-147.

77. Id., Bel m’es q’ieu chant e coindei, ed. y trad. fr.: P. Andraud, Raimon de Miraval…, pp. 155-158; ed. y trad.: M. de Riquer, Los Trovadores..., II, cap. xlix, n. 199, pp. 1003-1008; ed. y trad. fr.: L.T. Topsfield, Raimon de Miraval..., n. XXXVII, pp. 300-309; ed. y trad. ing.: M.L. Switten, Raimon de Miraval…, n. 5, pp. 160-163.

78. Raimon Vidal de Besalu, Abril issi’es mays intrava, ed. y trad. ingl.: W.H. W. Field, Raimon Vidal…, II, pp. 11-59; ed. y trad. fr.: J.Ch. Huchet, Nouvelles Occitanes..., pp. 37-139; y trad. y notas de: J.D. Rodríguez Velasco, Castigos..., pp. 163-219.

79. Sordel de Goito, Planher vuelh en Blacatz en aquest leugier so, ed. y trad.: M.de Riquer, Los Trovadores..., III, cap. cii, n. 306, pp. 1464-1467.

80. Id., Pois no·m tenc, ed.: M. Boni, Sordello..., p. 123.

81. Tomier e Palaizí, A tornar m’er enquer al premier us, ed.: I. Frank, « Tomier et Palaizi... », n. I, pp. 70-72; y ed. y trad.: M. de Riquer, Los Trovadores..., II, cap. lxiv, n. 231, pp. 1157-1160.

82. Id., De chantar farai, ed.: I. Frank, « Tomier et Palaizi... », n. III, pp. 74-76; y ed. y trad. fr.: M. Aurell, La vielle et l’épée…, pp. 257-260.

83. Id., Si co·l flacs molins torneia, ed.: I. Frank, « Tomier et Palaizi... », n. II, pp.72-74.

84. [Uc de Sant Circ], Razó de “Bel m’es qu’ieu chant e coindei” de Raimon de Miraval, ed.: P. Andraud, Raimon de Miraval…, p. 224; ed.: J. Boutière y A. H. Schutz, Biographies..., n. LXXXVII, E, pp. 304-306; y ed. y trad.: M. de Riquer, Los Trovadores..., II, cap. xlix, pp. 1003-1004.

85. Id., Razó de “Huei mais no·i conosc razo” de Folquet de Marselha, ed.: J.Boutière y A. H. Schutz, Biographies..., n. XXXIV, E, pp. 103-104; y ed. y trad.: M. de Riquer, Los Trovadores..., I, cap. xxvii, pp. 599-600.

86. Id., Un sirventes vuelh far, ed.: A. Jeanroy y J. J. Salverdà de Gravre, Uc de Saint-Circ..., n. XXIII, pp. 96-99.

87. Id., Vida de Ademar lo Negre, ed.: J. Boutière y A. H. Schutz, Biographies..., n. I, p. 1.

88. Id., Vida de Anfos d’Aragon, ed.: J. Boutière y A. H. Schutz, Biographies..., n. IX, p. 13; y ed.: J. Boutière, « Les vidas des troubadours catalans… », n. II, pp. 343-344.

89. Id., Vida de Perdigon, ed.: H. J. Chaytor, Perdigon..., pp. 46-47; y ed.: J.Boutière y A. H. Schutz, Biographies..., n. LXXX, A y B, pp. 252-255.

Colecciones

C. Alvar (ed.), La poesía trovadoresca en España y Portugal, Barcelona, 1977.

Id. Textos trovadorescos sobre España y Portugal, Barcelona, 1978.

Id. Poesía de trovadores, trouvères y minnesinger, Madrid, 1995.

M. Alvira Cabrer, Pedro el Católico, Rey de Aragón y Conde de Barcelona (1196- 1213). Documentos, Testimonios y Memoria Histórica (con la transcripción de la tesis doctoral [1932] de Ma.Á. Ibarra y Oroz), Zaragoza y Toulouse, en prensa.

V. de Bartholomaeis, Poesie Provenzali storiche relative all’Italia, Roma, 1931, 2vol.

J. Boutière, « Les vidas des troubadours catalans », Estudis Universitaris Catalans, XXII (1936), pp. 339-346.

Id. y A. H. Schutz, Biographies des troubadours. Textes provençaux des XIIIe et XIVe siècles (Bibliothèque Méridionale, 1e Série, XXVII), Toulouse-París, 1950.

C. Chabaneau, « Poésies inédites des troubadours du Périgord », Revue des Langues Romanes, 27 (1885), pp. 157-161.

F. M. Chambers, « Three Troubadour Poems with Historical Overtones », Speculum, 66-1 (1979), pp. 42-54.

S. Gaunt y S. Kay, The Troubadours. An Introduction, Cambridge, 1999.

J. H. Huchet, Nouvelles Occitanes du Moyen Âge, París, 1992.

M. Milá y Fontanals, De los trovadores en España, 2a ed. en: M. Menéndez y Pelayo (ed.), Obras Completas del Doctor D. Manuel Milá y Fontanals, vol. II, Barcelona, 1889.

C. F. X. Millot, Histoire Littéraire des Troubadours, París, 1774, 3 vol.

R. Nelli, Écrivains anticonformistes du Moyen Âge occitan, París, 1977, 2 vol.

Ll. Nicolau d’Olwer, « Jaume I y los trovadors provensals », en Jaime I y su época. Memorias del I Congreso de Historia de la Corona de Aragón, 1a parte, Barcelona, 1908 y 1910, pp. 389-407.

F. J. Oroz Arizcuren, La lírica religiosa en la literatura provenzal antigua, Pamplona, 1978.

A. Pillet y H. Cartens, Bibliographie der Troubadours, Halle, 1933.

M. Raynouard, Choix de poésies originales des Troubadours, París, 1816-1821 (reimpr.: Ginebra-París, 1982), 6 vol.

RIALTO (Repertorio informatizzato dell’antica letteratura trobadorica e occitana), <www.rialto.unina.it> [textos con referencias completas y sin notas]

I. de Riquer, « Presencia trovadoresca en la Corona de Aragón », Anuario de Estudios Medievales, 26-2 (1996), pp. 933-966.

I. y M. de Riquer, La poesía de los trovadores, Madrid, 2002.

M. de Riquer, Los Trovadores. Historia literaria y textos, Barcelona, 1975 (reed.: Barcelona, 2001), 3 vol.

<www.trobar.org/troubadours/> [textos sin referencias ni notas]

<www2.warwick.ac.uk/fac/arts/french/about/staff/lp/lyrical.lus> [listado de textos sobre las Cruzadas de Linda Paterson]

F. Zambon, Paratge: els trobadors i la croada contra els càtars, Barcelona, 1998.

Trovadores y obras

K. Almqvist, Poésies du troubadour Guilhem Adémar, Uppsala, 1951.

P. Andraud, La vie et l’œuvre du trobadour Raimon de Miraval. Étude sur la littérature et la société méridionales à la veille de la guerre des Albigeois, París, 1902 (reimpr. anast.: Ginebra-Marsella, 1973).

J. Anglade, Les poésies de Peire Vidal, París, 1913.

J. Audiau, Les poésies des quatre troubadours d’Ussel, París, 1922.

D. S. Avalle, Peire Vidal. Poésie, Milán-Nápoles, 1960.

M. Boni, Sordello, La Poesie, Bolgari, 1954.

J. Boutière, « Les poésies du troubadour Albertet », Studi Medievali, 10 (1937), pp. 1-129.

H. J. Chaytor, Les chansons de Perdigon (Les Classiques Français du Moyen Âge, 53), París, 1926.

J. Coulet, Le troubadour Guilhem Montanhagol (Bibliothèque Méridionale, IV), Toulouse, 1898.

J. M. L. Dejeanne, Poésies complètes du troubadour Marcabru, Toulouse, 1909 (reed.: Nueva Yok-Londres, 1971).

W. H. W. Field, Raimon Vidal, Poetry and Prose, Chapel Hill, 1971, II, pp. 11-59 (trad. cat.: Raimon Vidal de Besalú. Obra poética, Barcelona, 1989-1991, 2 vol.).

I. Frank, « Tomier et Palaizi, troubadours tarasconnais (1199-1226) », Romania, LXXVIII (1957), pp. 46-85.

S. Gaunt, R. Harvey y L. Paterson, Marcabru: a Critical Edition, Woodbridge, 2000.

G. Gouiran, L’Amour et la Guerre. L’œuvre de Bertran de Born, Aix-en-Provence-Marsella, 1985, 2 vol.

S. Guida, Il trovatore Gavaudan, Módena 1979.

A. Jeanroy, « Le soulèvement de 1242 et la poésie des troubadours », Annales du Midi, 16 (1904), pp. 311-329.

Id., « Poésies du troubadour Gavaudan », Romania, XXXIV (1905), pp. 479-539.

Id. y J. J. Salverdà de Grave, Poésies de Uc de Sant-Circ (Bibliothèque Méridionale 1a Serie, t. 15), Toulouse, 1913 (reprod. anast.: Nueva York-Londres, 1971).

R. Lavaud, Poésies complètes de Peire Cardenal (Bibliothèque Méridionale, 1), Toulouse, 1957.

E. Lévy, Guilhem Figueira, ein provenzalischer Troubadour, Berlín, 1880.

Id., « Le troubadour Paulet de Marseille », Revue des Langues Romanes, XXI (1882), pp. 261-289.

L. Linskill, Raimbaut de Vaqueiras. Poems, La Haya, 1964.

C. A. F. Mahn, Die Werke der Troubadours in provenzalischer Sprache, Berlín, 1846-1886, 3 vol.

A. del Monte, Peire d’Alvernha: Liriche, Turín, 1955.

M. von Napolski, Leben und Werke des Trobadors Pons de Capduoill, Halle, 1879.

A. Parducci, « Bonifazio di Castellana », Romania, XLVI (1920), pp. 478-511.

P. T. Ricketts, Les poésies de Guilhem Montanhagol, Toronto, 1964.

I. de Riquer, Paulet de Marselha: un provençal a la cort dels reis d’Aragó, Barcelona, 1996.

M. de Riquer, Guillem de Berguedà. Estudio histórico, literario y lingüístico (Scriptorium Populeti, 5), Abadía de Poblet, 1971.

J. D. Rodríguez Velasco, Castigos para celosos, consejos para juglares, Madrid, 1999.

R. V. Sharman, The Cansos and Sirventes of the Troubadour Giraut de Borneil, Cambridge, 1989.

R. E. F. Straub, « Les sirventes de Guilhem Anelier de Tolosa », en Cantarem d’aquestz trobadors. Studi occitanici in onore di Giuseppe Tavani, ed. L. Rossi, Alessandria, 1995, pp. 127-168.

S. Stronsky, Le troubadour Folquet de Marseille, Cracovia, 1910.

M. L. Switten, The Cansos of Raimon de Miraval, París, 1985.

L. T. Topsfiels, Les Poésies du Troubadour Raimon de Miraval, París, 1971.

R. Zenker, Peires von Auvergne, Erlangen, 1900.

II. Fuentes analísticas

1. Bernart Itier, Chronicon, ed. H. Duplès-Agier, Chroniques de Saint-Martial de Limoges, París, 1874, n. II, pp. 28-119; RHGF, XVIII (1879), pp. 223-238; ed. fragm. J.-L. Lemaître, « Le combat pour Dieu et les croisades dans les notes de Bernard Itier, moine de Saint-Martial de Limoges (1163-1225) », en VV. AA., Militia Christi e Crociata nei secoli XI-XIII. XIa Settimana Internazionali di Studi Medievali, Milán, 1992, pp. 729-751; y ed. y trad. fr.: J.-L. Lemaître, Chronique de Bernart Itier (Les Classiques de l’histoire de France au Moyen Âge, 39), París, 1998.

2. Brevis historia comitum Provinciae, ex familia comitum Aragonensium, RHGF, XII (1877), pp. 361-363 y XIX (1880), p. 231.

3. Crónica o Anales de la abadía de San Víctor de Marsella, ed. J. H. Albanès, École Française de Rome. Mélanges d´archéologie et d´histoire, 6 (1886), pp. 64- 90, 287-326 y 454-465, esp. pp. 316-326; MGHSS, 23 (1874), pp. 2-7; ed. A. M. Albareda, « Els manuscrits de la Biblioteca Vaticana Reg. Lat. 123, Vat. Lat. 5730 i el scriptorium de Santa Maria de Ripoll », Catalonia Monastica. Recull de documents i estudis referents a monestirs catalans, Monasterio de Montserrat, 1927, I, pp. 23-96, esp. pp. 34-46 (39-40).

4. Crónica de Berdoues, HGL, III (1737), n. 4, « Chronique tirée d´un ancien manuscrit de de [sic] l´Abbaye de Berdoüez, au diocèse d´Auche », col. 112-114, reed. VIII (1879), n. 3, col. 214-216.

5. Crónica de Béziers I, ed. Henric, « Chronique de Béziers », Bulletin de la Société Archéologique de Béziers, 3 (1839), pp. 82-84.

6. Crónica de Béziers II, ed. Henric, « Chronique de Béziers », Bulletin de la Société Archéologique de Béziers, 3 (1839), pp. 84-89.

7. Crónica de la colegiata de San Esteban de Narbona, HGL, VIII (1879), n. 6, col. 251-258.

8. Crónica de la iglesia de los Santos Justo y Pastor de Narbona, HGL, VIII (1879), n. 5, col. 216-251.

9. Crónica del Consulado de la ciudad de Montpellier, HGL, III (1737), cols. 111- 112, reed. VIII (1879), n. 3, col. 212-213.

10. Crónica de Nimes, HGL, V (1875), n. 5 (3), col. 29-30.

11. Crónica languedociana de Tolosa, ed. P. Cabau, « Deux chroniques composées à Toulouse dans la seconde moitié du XIIIe siècle », Mémoires de la Société Archéologique du Midi de la France, LVI (1996), pp. 75-120, esp. pp. 83-119.

12. Crónicas de San Marcial de Limoges, ed. H. Duplès-Agier, Chroniques de Saint-Martial de Limoges, París, 1874, n. II (Estefe de Salvanhec [1224- 1264] y Elias de Brolio [1264-1297], Continuación del “Chronicon” de Bernart Itier), pp. 119-129; n. V (Elias d’Autenc, Anonymum S. Martialis Chronicon [1235-1277]), pp. 155-171; n. VI (Id., Anonymum S. Martialis Chronicon [1274-1284]), pp. 172-183; n. VII (Brevissimum Chronicon [1251- 1299]), pp. 184-185; y n. VIII (Varia Chronicorum Fragmenta [848-1658]), pp. 186-216, esp. pp. 186-199.

13. Cronicón de la iglesia de San Pablo de Narbona, pub. G. Catel, Histoire des comtes de Tolose... avec quelques Traités et Chroniques anciennes concernans la même Histoire, Toulouse, 1623, lib. I, « Chronicon ecclesiae S. Pauli Narbonensis », pp. 165 y ss.; HGL, V (1875), n. 9, col. 37-49; RHGF, XIX (1880), « Ex chronico Narbonensis ecclesiae Sancti-Pauli ab anno 809 ad 1498 (anni 1187-1226) », p. 237.

14. Cronicón de la iglesia de Santa Coloma de Burdeos, RHGF, XVIII (1879), « Chronicon Sanctae Columbae Burdegalensis », p. 245.

15. Cronicón de Tolosa, ed. P. Cabau, « Deux chroniques composées à Toulouse dans la seconde moitié du XIIIè siècle », Mémoires de la Société Archéologique du Midi de la France, LVI (1996), pp. 75-120, esp. pp. 83-119.

16. Cronicón Viejo Magalonense, HGL, V (1875), n. 12, col. 55-60.

17. Necrologio de la iglesia de San Nazario de Carcasona, HGL, II, col. 15-16, reed.: V (1875), n. 8, col. 35-36.

18. Necrologio del priorato de Cassan, HGL, II, cols. 15-16, reed.: V (1875), n. 8, cols. 36-37.

19. Necrologio Viejo de la catedral de San Nazario de Béziers, HGL, VIII (1879), n.7, col. 259-261.

20. « Notas históricas de un códice de un monasterio cluniacense occitano », MGHSS, 17 (1861), « Notae Cluniacenses (Cód. de París N. 5030) », p. 722.

21. Thalamus Parvus o Crónica romance de Montpellier, ed. F. Pegat, La Chronique Romance de Montpellier, Montpellier, 1838; ed. Thalamus parvus. Le Petit Thalamus de Montpellier, Montpellier, 1840; reprod.: J. Moran i Ocerinjaúregui, Cronicó de Perpinyà (segle XIII). Estudi filològic i lingüístic, Barcelona, 1998, pp. 29-38.

Otras crónicas

Guilhem de Puèglaurenç/Guillaume de Puylaurens, Chronica, ed. y trad. fr.: J. Duvernoy, Toulouse, 1996.

Abreviaturas

BNF: Bibliothèque Nationale de France (París)

HGL: C. Devic y D. J. Vaissète, Histoire Générale du Languedoc, París, 1730- 1745, 5 vol.; reed. A. Molinier, Toulouse, 1872-1915, 16 vol.

MGHSS: Monumenta Germaniae Historica. Scriptores, ed.: G. H. Pertz, G. Waitz, W. Wattenbach, E. Dümmler y O. Hölder-Egger, Hannover, 1826-1904, 31vol.

RHGF: Recueil des Historiens des Gaules et de la France, ed.: L. Delisle, M.Bouquet, M. M. J. Brial y P. C. F. Daunou-Naudet, París, 1737-1904, 25 vol.

Annexes

Apéndices

I. Composiciones provenzales con referencias a la Reconquista

I. Composiciones provenzales con referencias a la Reconquista

II. Composiciones provenzales con referencias a la Cruzada Albigense

II. Composiciones provenzales con referencias a la Cruzada Albigense

III. Composiciones provenzales con referencias posteriores a la Cruzada Albigense

III. Composiciones provenzales con referencias posteriores a la Cruzada Albigense

Notes

1 Agradezco a mi buen amigo Laurent Macé sus comentarios y consejos a este trabajo.

2 « Tout le Midi de la France a été directement touché – et en profondeur – par le problème de la reconquête et de la conquête sur le monde arabe; il a participé aux Croisades d´Espagne, phénomène beaucoup plus vital pour lui que pour les provinces du Nord. Aussi, s´il y a jamais eu un esprit permanent de croisade dans les régions de France au Moyen Âge, et cela pendant des siècles, c´est bien dans celles […] des Pyrénées aux Alpes – Roussillon, Languedoc, Provence », Rita Lejeune, « L’esprit de la Croisade dans l’épopée occitane », en Paix de Dieu et Guerre Sainte en Languedoc au XIIIe siècle (Cahiers de Fanjeaux, 4), Toulouse, 1969, pp. 143-173, esp. p. 164.

3 « L’esprit de croisade et de lutte contre l’infidèle, dont je doute un peu qu’il ait été très vif dans la France du Midi… », Pierre Guichard, « Participation des Méridionaux à la Reconquista dans le royaume de Valence », en Islam et chrétiens du Midi, XIIe-XIVe s. (Cahiers de Fanjeaux, 18), Toulouse, 1983, pp. 115-131, esp. p. 129. Sobre la participación de ultramontanos en la Reconquista sigue siendo útil el estudio de Marcelin Défourneaux, Les Français en Espagne aux XIe et XIIe siècles, París, 1949.

4 No entro en el debate sobre los conceptos de guerra santa, cruzada, etc., ni en el de la distinción entre un tipo u otro de cruzadas y guerras santas, ni en si deben o no aplicarse estos términos a la Reconquista o a otras empresas santificadas del Pleno Medievo, remitiendo al lector a las obras y las comunicaciones de los especialistas participantes en este coloquio.

5 Por ejemplo Fuentes I, n. 19 y 46.

6 Tomo estas dos últimas expresiones – sarracenos meridionales y herejes occidentales – de un viejo conocido, el cisterciense de origen catalán Arnau Amalric, arzobispo de Narbona (y gran experto en guerras santas), que fue protagonista de la cruzada de Las Navas de Tolosa (1212) y líder espiritual de la Cruzada Albigense entre los años 1209 y 1213 (Carta de Arnau Amalric, arzobispo de Narbona y legado apostólico en Provenza al abad de Cîteaux y al capítulo general de la Orden del Císter sobre la gran victoria cristiana en la campaña de Las Navas de Tolosa, Toledo, 11 agosto 1212, RHGF, XIX, París, 1880, pp. 250-254).

7 Sólo para las tierras de Provenza, Damien Carraz habla de unas 50 composiciones de unos doce autores que aluden a Oriente, si bien concluye que ésta no fue la principal preocupación de los poetas ( « Ordres militaires, croisades et sentiments politiques chez les troubadours. Le cas de la Provence au XIIIe siècle », en As Ordens Militares e as Ordens de Cavalaria na Construçâo do Mundo Occidental. Actas do IV Encontro sobre Ordens Militares, Lisboa, 2005, pp. 93-111, esp. p. 96).

8 Saverio Guida, « Le canzoni di crociata francesi e provenzali », en VV. AA., Militia Christi e Crociata nei secoli XI-XIII. XIa Settimana Internazionali di Studi Medievali, Milán, 1992, pp. 403-442, esp. p. 437. Sobre el tema, véanse las opiniones enfrentadas de este autor ( « Canzoni di crociata ed opinione pubblica del tempo », en A. M. Babbi, A. Pioletti, F. Rizzo Nervo y C. Stevanoni (ed.), Medioevo romanzo e orientale: Testi e prospettive storiographiche. Colloquio Internazionale, Verona, 4-6 aprile 1990, Rubbettino, 1992, pp. 41-52) y Elisabeth Siberry ( « Troubadours, Trouvères, Minnesingers and the Crusades », Studi Medievali, 29, 1988, pp. 19-43, y Criticism of Crusading, 1095-1274, Oxford, 1985).

9 Véase el trabajo clásico de Bernard Guenée, « Histoires, annales et chroniques. Essai sur les genres historiques au Moyen Âge », Annales. ESC, 28/3-4 (1973), pp. 997-1016.

10 Linda M. Paterson, « Occitan Literature and the Holy Land », en M. Bull y C. Léglu (ed.), The World of Eleanor of Aquitaine. Literature and Society in Southern France between the Eleventh and Thirteenth Centuries, Woodbridge, 2005, pp. 83-99.

11 L. M. Paterson, « Occitan Literature… », Apendice 1 (Texts referring to crusades or Holy Land), pp. 97-98 y Apéndice 2 (References to Crusades in Troubadour Lyrics), p. 99. El listado completo puede consultarse en Linda M. Paterson, Lyric allusions to the crusades and the Holy Land, www2.warwick.ac.uk/fac/arts/french/about/staff/lp/lyrical.lus.

12 L. M. Paterson, « Occitan Literature… », Apéndice 1 (Reconquista), p. 98.

13 Véase el listado de fuentes manejadas en mi Apéndice 1.

14 Véase Apéndice 2.

15 Véase Apéndice 3.

16 Las vidas son biografías de trovadores compuestas en el siglo XIII cuando se elaboraron cancioneros; las razós servían de presentación e introducción preliminar a la composición que se quería interpretar.

17 Guillem de Berguedà y Raimon Vidal de Besalú (Fuentes I, n. 40 y 78); el genovés Lanfranc Cigala y el mantuano Sordel (Fuentes I, n. 46 y 79-80).

18 Para el desarrollo de los hechos, véase Michel Roquebert, L’Épopée Cathare, 2 vol., reed.: París-Toulouse, 2001.

19 Tres buenos estudios recientes sobre los trovadores y los reyes catalano-aragoneses son Isabel de Riquer, « Presencia trovadoresca en la Corona de Aragón », Anuario de Estudios Medievales, 26/2 (1996), pp. 933-966; Stefano Asperti, « I trovatori e la corona d’Aragona. Riflessioni per una cronologia di riferimento », Mot so razo, 1 (1999), pp. 12-31; y www.chez.com/lengadoc/jacme1.htm; y Antonio M. Espalader, « El casal de Barcelona i la poesia trobadoresca », en Càtars i Trobadors. Occitània i Catalunya: renaixença i futur, Barcelona, 2003, pp. 106-123.

20 Entre las fuentes posteriores a la I Cruzada incluimos: las canciones de Guilhem de Peitieu referidas a Tierra Santa tal como figuran en el listado de Paterson; la Cansó d’Antioca (h. 1106), poema histórico compuesto por el caballero Gregori Bechada (ed. Paul Meyer, « Fragment d´une Chanson d´Antioche en provençal », Archives de l’Orient latin, 1883, pp. 467-509; y ed. ingl. Carol Sweetenham y Linda Paterson, The “Canso d’Antioca”. An Epic Chronicle of the First Crusade, Aldershot-Burlington, 2003; sobre esta obra, puede verse R. Lejeune, « L’esprit de la Croisade… », pp. 144-155; y L. M. Paterson, « Occitan Literature… », pp. 83-85 y 96); y la Chanson des Chétifs (ed. G. Myers, The Old French Crusade Cycle, 5, Tuscaloosa, 1981), poema épico escrito en la corte ultramarina de Ramon, conde de Poitiers (m. 1137), en francés antiguo, si bien Paterson cree que el original pudo ser una versión occitana ( « Occitan Literature… », pp. 85-89, esp. p. 87).

21 E. Siberry, Criticism of Crusading…, p. 21; y L. M. Paterson, « Occitan Literature… », p. 90. Con todo, Carraz pone el acento en el desánimo que cundió desde mediados del siglo XIII tras los fracasos en Oriente ( « Ordres militaires, croisades... », p. 95).

22 Véase abajo Fuentes I, n. 48 y 49.

23 Fuentes I, n. 50, 51, 66, 67, 40, 24, 69, 25, 20, 43 y 68.

24 Fuentes I, n. 22, 19, 23, 29, 75, 70, 78, 30, 71, 42, 41, 4, 74, 77 y 73.

25 Qu’en ne cug encar far bona cansó novela / Tot en bel pergamin (Fuentes I, n. 41, laisse 5, vv. 16-24); Fuentes I, n. 85 y 34.

26 Fuentes I, n. 30.

27 Véase Derex W. Lomax, « La conquista de Andalucía a través de la historiografía europea de la época », en Andalucía entre Oriente y Occidente (1236-1492). Actas del V Coloquio Internacional de Historia Medieval de Andalucía, Córdoba, 1988, pp. 39-41, esp. p. 41.

28 Fuentes I, n. 52; y 58, 1, 85, 88, 18, 5, 9, 37, 46, 72 y 44.

29 Fuentes I, n. 34, 45 y 47.

30 Folquet de Marselha: « … que·l Sepulcre perdet premeiramen [en 1187] / et ar sufre qu’Espanha·s vai perden… » (Fuentes I, n. 19, est. I, vv. 6-7). Gavaudan: « Senhors, per los nostres peccatz / Creys la forsa dels Sarrazis » (Fuentes I, n. 23, est. I, vv. 1-2).

31 Fuentes I, n. 49.

32 Sobre la cuestión son imprescindibles los excelentes estudios de Eliza Miruna Ghil, L’Âge de Parage. Essai sur la poétique et la politique en Occitanie au XIIIe siècle, Nueva York-Berna-Frankfurt-París, 1989, esp. pp. 9-89; y Martín Aurell, La vielle et l’épée. Troubadours et politique en Provence au XIIIe siècle, París, 1989. Buenos trabajos son también Robert H. Gere, The Troubadours, Heresy and the Albigensian Crusade, Ph. D. Columbia, 1955, Michigan Univ. Microfilms (Public. n. 15.628, Microfilm AC-1), 1956; Linda Paterson, The World of the Troubadours: Medieval Occitan Society c. 1100-c. 1250, Cambridge, 1993; y los recientes trabajos de Damien Carraz: « Ordres militaires, croisades... » y Ordres militaires, croisades et sociétés méridionales. L’ordre du Temple dans la basse vallée du Rhône (1124-1312), Thèse de Doctorat, Université Lumière-Lyon II, 2003, 4 vol. (en prensa).

33 Fuentes I, n. 35, 21, 41, 64 y 65. Sobre estas dos últimas composiciones, véase E. M. Ghil, L´Âge de Parage..., pp. 221-229 y 91-149.

34 Fuentes I, n. 4, 6, 74, 77, 12, 76, 16 y 63. Sobre la batalla de Muret y sus circunstancias, Martín Alvira Cabrer, El Jueves de Muret. 12 de Septiembre de 1213, Barcelona, 2002.

35 Fuentes I, n. 59, 81, 39, 28 y 83; y n. 3, 2, 60, 61, 12, 27, 62 y 82. Sobre la segunda parte de la Cansó de la Crozada, véase E. M. Ghil, L´Âge de Parage..., pp. 151-218.

36 Fuentes I, n. 82 y 38.

37 Fuentes I, n. 83 (trad. mía).

38 Eliza Miruna Ghil, « Crozada. Avatars of a Religious Term in Thirteenth-Century Occitan Poetry », Tenso, 10 (1995), pp. 99-109, esp. pp. 102-104; y M. Aurell, La vielle et l’épée..., pp. 39- 64. Sobre el tema, véase también Étienne Delaruelle, « La critique de la guerre sainte dans la littérature méridionale », en Paix de Dieu et Guerre Sainte…, pp. 128-139; y E. Siberry, Criticism of Crusading…, pp. 158-168. Algunos trabajos anteriores son Palmer A. Throop, « Criticism of Papal Crusade Policy in Old French and Provençal », Speculum, 13 (1938), pp. 379-412; Id., Criticism of the Crusade: A Study of Public Opinion and Crusade Propaganda, Amsterdam, 1940 (reed.: Philadelphia, 1975); George B. Flahiff, « Deus non vult: A critic of the Third Crusade », Medieval Studies, 9 (1947), pp. 162-188; Steven Runcinam, « The Decline of the Crusading Idea », en Storia del Medioevo. Relazioni del X Congresso Internazionale di Scienze Storiche, 3 (Bibliotheca Storica Sansoni, n. s. XXIV), Florencia, 1955, pp. 637-652. Para el ámbito de la Francia septentrional, véase David A. Trotter, Medieval French Literature and the Crusades (1100-1300), Ginebra, 1987.

39 Fuentes I, n. 38; y n. 7, 10, 26, 55, 56, 57, 80 y 82. Véase E. M. Ghil, L’Âge de Parage..., pp. 91- 149.

40 Fuentes I, n. 56, 57, 59, 60, 61, 62, 63, 64 y 65. Véase E. M. Ghil, L’Âge de Parage..., pp. 270-277.

41 E. Siberry, Criticism of Crusading…, p. 159.

42 Sobre esta cuestión puede verse Étienne Delaruelle, « L’idée de Croisade dans la Chanson de Guillaume de Tudèle », en La bataille de Muret et la civilisation médiévale d’Oc. Actes du Colloque de Toulouse (9-11 septembre 1963), Annales de l’Institut d’Études Occitanes (1962-1963), pp. 49-63; reed. en L’idée de Croisade au Moyen Âge, Turín, 1980, pp. 173-187.

43 Fuentes I, n. 26 (trad. mía). Sobre este célebre debate, véanse las reflexiones de E. M. Ghil, L’Âge de Parage..., pp. 236-250; y E. M. Ghil, « Crozada... », pp. 104-105.

44 Fuentes I, n. 10.

45 Fuentes I, n. 79, 17, 18, 86, 84, 87, 89, 9 y 36. Sobre esta última cuestión, Charles Anatole, « Le souvenir de la bataille de Muret et de la dépossession des comtes de Toulouse dans les Vidas et les Razos », en La bataille de Muret…, pp. 11-22; y E. M. Ghil, L’Âge de Parage..., pp. 34-62.

46 Véase Alfred Jeanroy, « Le soulèvement de 1242 et la poésie des troubadours », Annales du Midi, 16 (1904), pp. 311-329; y M. Alvira Cabrer, El Jueves de Muret…, pp. 551-553. Sobre los condes de Tolosa, es imprescindible la consulta de Laurent Macé, Les comtes de Toulouse et leur entourage (1112-1229), Toulouse, 2000 (reed.: 2004).

47 Fuentes I, n. 18.

48 Fuentes I, n. 4. También E. Siberry, « Troubadours, Trouvères... », p. 42.

49 Fuentes I, n. 37, 13, 8, 14, 15, 53 y 54. Sobre el tema, véase M. Aurell, La vielle et l’épée…, pp. 149-232; más brevemente M. Alvira Cabrer, El Jueves de Muret..., pp. 553-557; y la tesis doctoral de Carraz.

50 Fuentes I, n. 32 (trad. mía); y n. 31 y 33. Sobre este autor, véase Richard E. F. Straub, « Les sirventes de Guilhem Anelier de Tolosa », en L. Rossi (ed.), Cantarem d’aquestz trobadors. Studi occitanici in onore di Giuseppe Tavani, Alessandria, 1995, pp. 127-168, esp. pp. 132-142. A Pedro el Grande le dedicó el sirventés Vera merce e drectura sofranh (PC 204.4), ed. y trad. fr. R. E. F. Straub, « Les sirventes de Guilhem Anelier... », pp. 155-157.

51 No incluimos los anales y cronicones del antiguo Rosellón, considerando que estas tierras catalanas formaban parte de la Corona de Aragón.

52 Véase abajo Fuentes II, n. 1, 21, 3, 15 y 6. La crónica de Guilhem de Puèglaurenç (Fuentes II, n. 22) ofrece 39 noticias, pero no la incluimos en esta tabla.

53 Fuentes II, n. 11, 5, 13 y 12. Unificamos en una sola fuente y una sola entrada (Crónicas de San Marcial de Limoges) los distintos cronicones de la abadía de San Marcial de Limoges: las continuaciones del Chronicon de Bernart Itier del prior Estefe de Salvanhec (1224-1264) y del bibliotecario y chantre Elias de Brolio (1264-1297), los dos cronicones anónimos atribuidos al prior Elias d´Autenc (1276-1284), el Brevissimum Chronicon anónimo (1251-1299) y las noticias dispersas de los siglos XI-XIII reunidas en los Varia Chronicorum Fragmenta (Fuentes II, n. 12).

54 Fuentes II, n. 14 y 10.

55 Fuentes II, n. 4, 8, 9, 17, 18, 19 y 20.

56 Fuentes II, n. 7, 16 y 2.

57 Fuentes II, n. 1, 21 y 3.

58 Fuentes II, n. 17, 18, 19, 8, 16 y 4.

59 Fuentes II, n. 14, 10, 20 y 9.

60 Fuentes II, n. 1, 6 y 11.

61 Fuentes II, n. 15, 13, 12 y 10.

62 Fuentes II, n. 21, 3, 5 y 14.

63 Fuentes II, n. 6, 15, 14, 11 y 20.

64 Fuentes II, n. 1, 21, 12 y 13.

65 Fuentes II, n. 5 y 3.

66 Fuentes II, n. 17, 18, 19 y 4. Berdoues se sitúa en el antiguo condado de Astarac (Dep. Gers).

67 Fuentes II, n. 8, 13 y 12.

68 Fuentes II, n. 22; y Patrice Cabau, « Deux chroniques composées à Toulouse dans la seconde moitié du XIIIe siècle », Mémoires de la Société Archéologique du Midi de la France, 56 (1996), pp. 75-120, esp. pp. 78-79.

69 Fuentes II, n. 11; y n. 1, 3, 5, 10, 12, 13, 15, 21 y 22. Sobre la importancia de la Ia Cruzada para el sur de Francia y, más concretamente, para los condes de Tolosa, véase John H. Hill y Laurita Hill, « Justification historique du titre de Raymond de Saint-Gilles: Christiane Milicie excellentissimus princeps », Annales du Midi, 2 (1954), pp. 101-112; Id., Raimond IV, comte de Saint-Gilles, 1041 (ou 1042)-1105 (Bibliothèque Méridionale, 35), Toulouse, 1959; y Jean Richard, « Les Saint-Gilles et le comté de Tripoli », en Islam et chrétiens du Midi…, pp. 65-75. Para su impacto en otros territorios meridionales, Marcus Bull, Knightly Piety and the Lay Response to the First Crusade. The Limousin and Gascony, c. 970-c. 1130, Oxford, 1993.

70 Se trata de un relato de la Ia Cruzada centrado en la figura del legado apostólico Ademar, obispo de Puy, que está insertado en el Cartulaire de Maguelonne, ed. HGL, V (1875), n. 4, col. 14-27, esp. 24-27.

71 Raimon d’Aguilers, Historia Francorum qui ceperunt Iherusalem (RHC-HOc, 3), París, 1866; trad. ing. John H. Hill y Laurita Hill, Philadelphia, 1968; y ed. John H. Hill y Laurita Hill (introducción y notas de Philippe Wolff), Le “Liber” de Raymond d’Aguilers, París, 1969. Sobre esta crónica de la Ia Cruzada, véase el análisis de Jean Richard, « Raymond d’Aguilers, historien de la Première Croisade », Journal des Savants, 1971, pp. 206-212, reed.: Les relations entre l’Orient et l’Occident au Moyen Âge. Études et documents, Londres, 1977, n. XX; y el estudio comparativo de John France, « The Anonymus Gesta Francorum and the Historia Francorum qui ceperunt Iherusalem of Raymond of Aguilers and the Historia de Hierosolymitano itinere of Peter Tudebode: An Analysis of the Textual Relationship between Primary Sources for the First Crusade », en M. Hamman (coord.), L’Occident musulman et l’Occident chrétien au Moyen Âge, Rabat, 1995, pp. 39-69.

72 Fuentes II, n. 1 y 20.

73 Fuentes II, n. 13; y 1, 3, 11, 14, 15 y 21.

74 Fuentes II, n. 1.

75 Fuentes II, n. 3, 5, 6, 9, 11, 12, 13, 15, 21 y 22.

76 Fuentes II, n. 6, 11, 13, 15, 21 y 22.

77 Fuentes II, n. 6. Tres noticias bien informadas aparecen asimismo en el Cronicón de San Pablo de Narbona y en la Crónica de Béziers II (Fuentes II, n. 13 y 6); y dos noticias dan los cronicones de Tolosa y Béziers I (Fuentes II, n. 15 y 5).

78 Fuentes II, n. 13.

79 Fuentes II, n. 12.

80 Jugando con el título del estudio sobre el vizcondado de Bearn de Pierre Tucoo-Chala, Quand l´Islam était aux portes des Pyrénées. De Gaston IV le Croisé a la Croisade des Albigeois (XIe-XIIIe siècles), Biarritz, 1994.

81 Fuentes II, n. 3. El vizconde Gaston de Bearn, el conde de Tolosa, el señor de Montpellier, el arzobispo de Burdeos y los obispos de Oloron y Lescar, además del normando Rotrou du Perche, tomaron parte en esta campaña, M. Défourneaux, Les Français en Espagne…, pp. 149- 150.

82 En l´an M LXXXVIII, preseron Crestians Barsalona (Fuentes II, n. 21). Quizá se trata de una confusión con 988, fecha de la recuperación de Barcelona por el conde Borrell.

83 Fuentes II, n. 3, 5, 10, 13 y 21; 3; y 21.

84 Según M. Défournaux, 1100-1125 fue el período de apogeo de la presencia de franceses en la Reconquista (Les Français en Espagne..., pp. 148-170, esp. p. 148). Para sus relaciones con el reino de Aragón, véase el excelente estudio de Carlos Laliena Corbera, « Larga stipendia et optima praedia: Les nobles francos en Aragon au service d’Alphonse le Batailleur », Annales du Midi, 230/112 (2000), pp. 149-169.

85 Fuentes II, n. 3, 10 y 21. También M. Défourneaux, Les Français en Espagne…, pp. 174-177.

86 Las razones las explica M. Défourneaux, Les Français en Espagne…, pp. 170-171.

87 Ibid., pp. 182-193.

88 Fuentes II, n. 5; también 1, 3, 11, 14, 15, 21 y 22. El cronicón de Burdeos (n. 14), el languedociano de Tolosa (n. 12) y el de Béziers II (n. 6) mencionan únicamente la conquista de Calatrava, pero no la batalla.

89 Fuentes II, n. 3, 5, 15 y 21. Sobre el tema, véase Charles de Tourtoulon, Les Français aux expéditions de Majorque et de Valence sous Jacques le Conquérant (1229-1238), 1816; P. Guichard, « Participation des Méridionaux… », pp. 115-131; Álvaro Santamaría, « Comunidades occitanas en la conquista y repoblación de Mallorca », en IV Jornades d’Estudis Locals. El regne de Mallorca i el Sud francés, Palma, 1986, pp. 9-20; Id., « El patrimonio de las comunidades de Marsella y de Montpellier en el Repartimento de Mallorca », en Montpellier, la Couronne d’Aragon et les pays de Langue d’Oc (1204-1349). XII Congreso de Historia de la Corona de Aragón, Montpellier, 1987, pp. 105-133; David Abulafia, « Narbonne, the lands of the Crown of Aragon, and the Levant trade », en Montpellier, la Couronne d´Aragon…, pp. 189-207; y Ricard Soto i Company, « Conquesta, repartiment i colonització de Mallorca durant el segle XIII: un estat de la qüestió », Anuario de Estudios Medievales, 26/2 (1996), pp. 605-646.

90 Fuentes II, n. 3, 5, 14, 15 y 21.

91 Fuentes II, n. 13, 22; 3, 12, 21; y 12. Sobre estos episodios, véase Manuel González Jiménez, « Andalucía, Granada y el Estrecho de Gibraltar en tiempos de Alfonso X », en Actas del III Congreso Internacional: El Estrecho de Gibraltar, 3, Madrid, 1995, pp. 1-25; y Francisco García Fitz, « Los acontecimientos político-militares de la frontera en el último cuarto del siglo XIII », Revista de Historia Militar, 32 (1988), pp. 9-71.

92 Fuentes II, n. 21.

93 « Anno gracie M° CC° VIII° ab Incarnatione [...] obiit Petrus de Chastenou, lancea percussus inter hereticos; erat legatus apostolice sedis et honeste vite, et miracula similiter facit, apud Sanctum Egidium tumulatus » (Fuentes II, n. 1); también n. 18 y 22.

94 Fuentes II, n. 6 y 17.

95 Fuentes II, n. 21.

96 Fuentes II, n. 13; y n. 3, 5, 6, 11, 14, 15, 17, 20, 21 y 22.

97 Fuentes II, n. 1, 6, 11, 15, 20, 21 y 22.

98 Fuentes II, n. 15.

99 Fuentes II, n. 1, 3, 11, 14, 20, 21 y 22.

100 Fuentes II, n. 21. Se refiere a la toma de Bernis (Dep. Gers) durante la represión de la revuelta occitana.

101 Fuentes II, n. 17. Según la Crónica de Béziers II: « El An. M.cc.xviij., vi dias a la issida de jun, lendema de Sant Johan aussis hom de trabuquet lo comte de Montfort a Toloza » (Fuentes II, n. 6). La noticia del necrologio de Cassan es también sumamente interesante: « VII kal. julii obiit domnus Simon comes Montisfortis et frater noster » (Fuentes II, n. 18). También n. 1, 3, 11, 14, 15, 19, 21 y 22.

102 « El An. M. cc. xix., viij dias devant sant Johan, en jun, lo Rey de Fransa Loduc mes seti a Toloza ab la gran guerra de crozada, quel avia, C melia homes d´armas, estiers que ja avia .xi. melia cavaliers et esteroi .vij. setmanas » (Fuentes II, n. 6).

103 Fuentes II, n. 3, 4, 5, 14, 15, 21 y 22.

104 Fuentes II, n. 6. Para un relato cronístico de los hechos, Fuentes II, n. 22.

105 Fuentes II, n. 6 y 13.

106 « Anno [Domini] millesimo ducentesimo quadragesimo secundo interfecti sunt ab inimicis Fidei, apud Avinionem, Tolose diocesis, Frater Guillelmus Arnaldi et Frater Stephanus, inquisitores Fidei, et Frater Raimundus Carboneirus, de Ordine Minorum, et Frater Bernardus de Rupe Forti, et Frater Garcias, de Ordine Predicatorum, et Raimundus de Costirano, canonicus Sancti Stephani Tolose, et quidam monachus, prior de Avinione, et quatuor alii; hoc fuit factum tertio [quarto] kalendas iunii, in nocte Ascensionis Domini » (Fuentes, II, n. 15). También n. 6 y 22.

107 Fuentes II, n. 4 y 15.

108 Fuentes II, n. 12 (n. VI, pp. 178, 179 y 180; también n. II, p 128).

109 Fuentes II, n. 8.

110 « Anno MCCLXXXV, in die sancti Urbani, destructa fuit Elnensis civitas per dominos reges Franciae et Navarrae et exercitum eorumdem, qui quidem ibi venerunt cruce signati de mandato ecclesiae Romanae, pro capiendo regno Aragonie » (Fuentes II, n. 13).

111 Sobre este autor, véase Jean-Loup Lemaître, « Le combat pour Dieu et les croisades dans les notes de Bernard Itier, moine de Saint-Martial de Limoges (1163-1225) », en Militia Christi e Crociata…, pp. 729-751, esp. pp. 729-730 y 751; y la introducción a su crónica Jean-Loup Lemaître (ed.), Chronique de Bernart Itier (Les Classiques de l’histoire de France au Moyen Âge, 39), París, 1998.

112 « Anno gracie MCCXXII [...] plusquam CCC homines de castro Lemovicesi pergunt ad Hispanias, et IIII ex monachis nostris contra Sarracenos, et alii IIIIOR. [...] Anno M° CC° XIIII° [...] In mense augusto, venit apud nos magister Rotbertus de Corso, presbyter cardinalis tituli Sancti Stephani in Monte Celio, propter cruces faciendas ad terram Jerosolymam recuperandam; et fecerunt cruces abbas noster et B. abbas Sancti Martini Lemovicensis et plusquam triginta homines utriusque sexus apud Lemovicas castrum, et decem et fratribus nostris » (Fuentes II, n. 1).

Table des illustrations

Légende Tabla 1 : “Guerras santas” y fuentes histōrico-literarias occitanas (Siglos XI-XIII)
URL http://books.openedition.org/pumi/docannexe/image/41388/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 73k
URL http://books.openedition.org/pumi/docannexe/image/41388/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 54k
Titre TABLA 2: "GUERRAS SANTAS" Y FUENTES ANALÍSTICAS (Siglos XI-XIII)
URL http://books.openedition.org/pumi/docannexe/image/41388/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 77k
Titre TABLA 3: NOTICIAS SOBRE "GUERRAS SANTAS" EN FUENTES ANALÍSTICAS (Siglos XI-XIII)
URL http://books.openedition.org/pumi/docannexe/image/41388/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 76k
Titre I. Composiciones provenzales con referencias a la Reconquista
URL http://books.openedition.org/pumi/docannexe/image/41388/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 62k
URL http://books.openedition.org/pumi/docannexe/image/41388/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 98k
URL http://books.openedition.org/pumi/docannexe/image/41388/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 38k
Titre II. Composiciones provenzales con referencias a la Cruzada Albigense
URL http://books.openedition.org/pumi/docannexe/image/41388/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 54k
URL http://books.openedition.org/pumi/docannexe/image/41388/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 105k
Titre III. Composiciones provenzales con referencias posteriores a la Cruzada Albigense
URL http://books.openedition.org/pumi/docannexe/image/41388/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 101k

© Presses universitaires du Midi, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search