Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

La transmission de savoirs licites et illicites dans le monde hispanique péninsulaire (XIIe au XVIIe siècles)

 | 
Luis González Fernández
, 
Teresa Rodríguez

Las varias formas de saber y su transmisión en el auto de Calderón El árbol del mejor fruto (1677)

Françoise Gilbert

Texte intégral

  • 1 La comedia de Calderón La sibila del oriente trata del mismo asunto. F. Menchacatorre, « Relaciones (...)

1Si elegí interesarme por las diferentes formas de saber que aparecen en el auto1 de Calderón El árbol del mejor fruto, fue porque éste dramatiza las trayectorias de dos protagonistas –el rey Salomón y la reina de Sabá– que llevan a cabo, cada uno por senda propia, una búsqueda del saber. Favorecidos por una revelación sobrenatural, e instruyéndose mutuamente, ambos personajes desembocan, aunque por vías distintas y en tiempos distintos, en el conocimiento de una misma verdad divina, que dará lugar a una formulación premonitoria común de la redención eucarística, dogma central de la Iglesia contrarreformista. Analizaré primero la índole de las respectivas formas de saber de Salomón y de Sabá, examinando las modalidades de su transmisión, así como el carácter de licitud que reviste cada una de ellas. Intentaré luego definir el estatuto de cada forma de saber, y la jerarquía que, a través del movimiento dramático del auto, se acaba por establecer entre ellas.

  • 2 Cito por la edición de Á. Valbuena Prat, ed. de Obras completas de Calderón de la Barca, Madrid, Ag (...)
  • 3 I Reyes, 10.
  • 4 Sobre la diferencia entre el argumento del auto y el de la comedia, véase F. Menchacatorre, op. cit(...)
  • 5 Nos apoyamos, para la fijación de estas macrosecuencias, y aplicándola al género sacramental, en la (...)
  • 6 Véase I Reyes, 3, 5-13.
  • 7 F. Menchacatorre, op. cit., no dedica ninguna atención al estudio de este personaje de Idolatría pr (...)

2El argumento del auto El árbol del mejor fruto2 se fundamenta en el episodio bíblico de la visita de la reina de Etiopía al rey Salomón, en Jerusalén3. El desarrollo dramático4 se organiza en tres grandes secuencias5: a las dos primeras corresponden respectivamente dos ámbitos espaciales, dramáticos y espirituales diferentes, que acaban por reunirse en la tercera. En la primera macrosecuencia dramática, en Jerusalén, el rey Salomón, visitado en sueño por dos ninfas, recibe de Dios la orden de proseguir la construcción del Templo, y, a un tiempo, se ve atribuir el don de la sabiduría infusa6. Al despertar, acoge a sus vasallos los reyes de Egipto y de Tiro; manda al primero a Líbano a recoger la madera preciosa necesaria a la edificación del Templo, y al segundo a visitar a Nicaula, reina de Sabá, para comprarle aromas de Oriente destinados al culto. Con el principio de la segunda macrosecuencia, la acción se transporta al oriental reino de Nicaula o Sabá, « sibila soberana » y « emperatriz de Etiopía » (993a). Ésta, preocupada por conocer la « causa de causas » (993a), experimenta en un sagrado pasmo la revelación de « Un celestial, un singular madero » que « Antídoto ha de ser de aquél primero » (994b), o sea antídoto del árbol del pecado en el Edén. Una vez recuperada de su arrebato, presencia a orillas del mar la llegada de Hirán, rey de Tiro mandado por Salomón. Después de oír un elogio de la grandeza y sabiduría del hijo de David, la reina, impulsada por una confusa mezcla de curiosidad espiritual y atracción humana, se resuelve a viajar hasta Jerusalén. Idolatría7, quien adoptó la forma aparente de la dama Palmira para integrarse en la corte real, resuelve oponerse a cualquier influencia de la ley de Israel en Sabá. Mientras tanto, la embajada a Líbano de Candaces, rey de Egipto, desemboca en el hallazgo de un árbol extraño, cuya madera es de índole triple. Dicho hallazgo misterioso lo presencia también Idolatría, allí transportada por artificio sobrenatural.

  • 8 En su comparación entre La sibila del oriente y El árbol del mejor fruto, explica Menchacatorre, 19 (...)
  • 9 Véanse los versos pronunciados por Salomón en 1009b: « y para que no la pise / peregrino pasajero, (...)

3La tercera macrosecuencia del auto escenifica la vuelta a Jerusalén de las embajadas de Hirán y de Candaces, y con ellas la visita de la reina de Sabá a Salomón, reuniendo así para confrontarlos los dos ámbitos espirituales que caracterizaban las dos macrosecuencias precedentes. El famoso encuentro entre ambos soberanos reviste la forma de una larga y densa justa de preguntas y respuestas, que es ocasión, para Sabá, de probar la sabiduría de Salomón. Éste triunfa argumentando, a la vez que edifica a la reina en cuestiones de teología que prefiguran los dogmas de la fe cristiana. Seducida tanto por « su ciencia y su gala » (1007a) como por su conocimiento de « la primera causa de causas » (1007a), Sabá acompaña a un Salomón ya enamorado en un recorrido por los montes de Sión, Moria y Calvario. Para que ella pueda cruzar el río Cedrón, Salomón manda edificar un puente hecho con la madera misteriosa traída de Líbano, en la cual, en un arrebato sagrado, la reina reconoce aquel árbol de la Caída, de la Pasión y de la Redención a la vez, vislumbrado ya aquel árbol en su inicial vaticinio8. Adopta entonces la religión del Dios de Israel a la vez que acepta tomar a Salomón como esposo, e, inspirada por un soplo divino y la aparición de la Cruz, anuncia el advenimiento de la Ley de Gracia y de los siete sacramentos, mientras Salomón rescata de Idolatría el madero de la futura cruz, para, según la leyenda, esconderlo en el Templo9.

La sabiduría infusa de Salomón

4La manifestación más espectacular de saber en este auto es, por supuesto, el don de sabiduría infusa con el que se ve gratificado Salomón dormido, nada más empezar el auto (macrosecuencia A). Las dos ninfas que en sueño le aparecen empiezan justificando su intervención por una larga alabanza del linaje prestigioso del monarca, alabanza que se concluye con el elogio de las cualidades tanto religiosas como políticas de su padre David:

NINFA 1 (Id.)

Hijo, al fin, del más piadoso

 

y justo rey.

NINFA 2 (Id.)

    Hijo, en fin,

 

por decirlo de una vez,

 

del Real Profeta David.

 

(MF, p. 990a)

5Después de legitimarla por la ascendencia de Salomón, las musas prosiguen exponiendo la meta de su intervención sobrenatural, y le encargan al joven soberano una doble misión divina:

  • 10 En su edición pone para este verso Á. Valbuena Prat, op. cit., p. 990b: « Y así, a fin de parte yo  (...)

NINFA 1 (Canta)

Joven entras a reinar,

 

y viendo cuánto el regir

 

un pueblo, es el arte más

 

difícil de conseguir…

NINFA 2 (Id.)

… con su poder y su amor

 

dispone labrar en ti

 

perfecto ejemplar de un rey

 

a quien se deba seguir.

NINFA 1 (Id.)

Y como es la Fe el cimiento

 

en que eso ha de consistir,

 

quiere que alcázar le labres

 

en que triunfar y vivir.

NINFA 2 (Id.)

Y así, de parte yo10

NINFA 1 (Id.)

de su amor vengo.

 

        Y así

 

de parte de su poder

 

vengo yo también a fin…

NINFA 2 (Id.)

… de que la fábrica al Templo no dejes de proseguir…

NINFA 1 (Id.)

… de que el gobierno no dejes de velar y de asistir.…

NINFA 2 (Id.)

Y para que mejor puedas…

NINFA 1 (Id.)

… amor y poder lucir…

NINFA 2 (Id.)

… de sus tesoros el arca…

NINFA 1 (Id.)

… venimos las dos a abrir…

NINFA 2 (Id.)

Pide, pues, pide, que cuanto…

NINFA 1 (Id.)

… le llegares a pedir…

NINFA 2 (Id.)

… tanto te concederá…

NINFA 1 (Id.)

… por mostrar…

NINFA 2 (Id.)

        … por advertir…

NINFA 1 (Id.)

… que tú eres a quien…

 

Dios quiso elegir

 

por rey poderoso

 

y monarca feliz.

 

(MF, p. 990a-b)

6Subrayada por las ninfas, la vocación ejemplar del monarca ( « perfecto ejemplar de un rey / a quien se deba seguir »), genera en el protagonista la necesidad de estar a la altura de su misión, y Salomón no tarda mucho en escoger el tipo de favor que quiere pedir al cielo:

SALOMÓN

Mas ¡qué dudo! ¿Qué a Dios sólo

 

debe un rey pedirle?

LAS DOS

Di.

SALOMÓN

Espíritu para orar,

 

y ciencia para regir.

NINFA 1

Por lo bien que has pedido,

 

te ofrece en mí

 

infusa sabiduría.

NINFA 2 (Id.)

Y en mí su poder, rendir

 

el orbe a tus pies, con que

 

ni hubo ni habrá desde aquí

 

más sabio, más rico rey,

 

antes ni después de ti.

 

(MF, p. 990b)

7La sabiduría del rey se constituye pues como prueba del amor que experimenta el Dios de Israel, a quien Salomón ya revera, por este descendiente de David destinado a un reinado glorioso. Su trayectoria dramática será entonces la historia de sus esfuerzos por servir a Dios lo mejor posible, ejerciéndose su sabiduría sobrenatural –lícita por excelencia en el contexto argumental veterotestamentario del auto– tanto en asuntos religiosos ( « espíritu para orar ») como políticos ( « ciencia para regir ») para mayor gloria de la divinidad.

8La llegada de dos de su vasallos previamente convocados –Irán, rey de Egipto, y Candaces, rey de Tiro–, en seguida le proporciona al monarca recién despierto la oportunidad de iniciar su misión encargándoles traer, al uno, madera preciosa de Líbano para el Templo, y aromas de Etiopía al otro:

SALOMÓN

Partid en paz, que no sé

 

qué nuevo espíritu en mí

 

dice que habéis de traerme

 

el tesoro más feliz

 

del Líbano y de Sabá;

 

pero qué mucho, si oí

 

que a la gran Jerusalén

 

el mayor le ha de venir

 

en una mujer y un tronco

 

de la Casa de David.

 

(MF, p. 992b-993a)

9Esta doble embajada confirma las dos direcciones, política y religiosa, de la misión real, introduciendo el motivo de la próxima relación políticoamorosa con la reina de Sabá, y el asunto premonitorio del hallazgo del madero sagrado de la cruz futura.

El saber sobrenatural de Sabá

  • 11 Véase F. Menchacatorre, op. cit., p. 956: « La reina de Sabá a quien Calderón llama Nicaula, Maqued (...)
  • 12 Véase el apartado « Oracles sybillins » en la introducción general del volumen Écrits intertestamen (...)

10El personaje de la reina Sabá11 también se caracteriza por un saber sobrenatural, ya que, como sibila de Oriente, enuncia oráculos inspirados por las divinidades paganas12. Así la presentan en la microsecuencia B1 los músicos y damas de su corte:

MÚSICA

La sibila soberana

 

de la gran India oriental,

 

Emperatriz de Etiopía,

 

Reina invicta de Sabá,

 

inspirada del fervor

 

que la asiste celestial,

 

retirada está a inquirir

 

secretos del bien y el mal

 

que no hay para quien aspira a deidad

 

mejor compañía que la soledad. (993a)

11Antes ya de que salga a escena, Sabá aparece pues como beneficiaria de revelaciones sobrenaturales, revelaciones que Idolatría, encarnada en Palmira, define como « el rapto del oráculo divino / de que inflamada a estas montañas vino » (993a). Pero a diferencia de Salomón, y a pesar del ansia que demuestra por identificar la fuente de este saber ( « retirada está a inquirir / secretos del bien y el mal »), la reina no conoce la procedencia de los mensajes que le llegan. Por otra parte, estos pasmos, al contrario de la revelación hecha a Salomón, se caracterizan por el dolor intenso que provocan. Cuando, al paño, Sabá experimenta los transportes del vaticinio, la descripción ticoscópica que de ella hacen los presentes es pura expresión de angustia:

SABÁ (dentro)

… ¡Valedme cielos!

 

Que no hay dolor que a mi dolor iguale.

ASTREA

Pero agradece que del monte sale,

 

que oculta la tenía,

 

Sabá.

IDOLATRÍA

Ventura es tuya más que mía.

MUJER 1

¡Suspended la contienda,

 

que no es razón que vuestro enojo entienda.

HOMBRE 1

¿Cómo lo va a entender, si su quebranto

 

tanto la priva, la enajena tanto,

 

que contenta no más con quien la inspira

 

ni oye, ni ve, ni habla, ni respira?

MUJER 2

Mal compuesto el vestido,

 

sin atención, discurso ni sentido,

 

con ardiente despecho,

 

parece que arrancar quiere del pecho

 

el corazón.

HOMBRE 2

        ¡Qué asombro!

MUJER 3

¡Qué destino!

HOMBRE 3

        ¡Qué confusión! (993b)

12Sus damas, alarmadas por la violencia de la perturbación que estas manifestaciones provocan en su ama, procuran pues protegerla de este arrebato, según se deduce de las palabras que Astrea irritada dirige a Palmira/Idolatría:

ASTREA

No por eso embaraces que intentemos

 

nosotras advertirla en los extremos

 

con que tal vez el éxtasis la trata

 

cuando el fervor su espíritu arrebata. (993a)

Al contrario, Idolatría se empeña en que sigan produciéndose las revelaciones, porque intuye que de su contenido pende la permanencia del imperio que ejerce sobre la reina:

idolatrÍa […] como no quiero
que el pasmo divertáis de quien espero
saber, porque toca a mi cuidado,
lo que el Dios que invocó le ha revelado. (993a)

13De hecho, la hostilidad de Idolatría no carece de fundamento: ya sospecha ella la amenaza que posiblemente constituyen para su privanza estos arrebatos, que bien podrían desviar a Sabá del culto idolátrico. De ahí que el saber sobrenatural de Sabá se convierta en objeto del conflicto dramático, en la medida en que la reina, sin percatarse de ello, se vuelve portavoz de un posible « Dios ignoto », quien podría poner en tela de juicio el predominio de Idolatría.

  • 13 Véase Menchacatorre, 1981, p. 957: « En la comedia no se ve la lucha interior de Sabá. Si bien pare (...)

14A estas alturas, las cosas se ven claras: el saber dolorosamente revelado a Sabá no poco se diferencia de la dulce revelación hecha en sueño a Salomón, y no sólo por sus manifestaciones poco amenas13. Y es que la sabiduría del rey de Israel, tanto por su procedencia como por su contenido, revela ser –a ojos del público contemporáneo del auto sacramental– un saber plenamente lícito. Mientras que el saber de la reina pagana, tanto por el misterio de su origen como por la forma traumática de su revelación, no deja de tener –a ojos de este mismo público– ciertos ribetes de ilicitud, confirmados ellos por la presencia y presión ejercida por el personaje alegórico de Idolatría. Saber luminosamente lícito, por una parte, y saber en cierta medida ilícito, por otra. He aquí las dos constantes básicas que irán informando el proceso dramático de nuestro auto, hasta que se resuelva su oposición al final de la pieza. Veamos ahora las modalidades y etapas que conducen a esta resolución.

15Hay que esperar a que, en la segunda macrosecuencia, Sabá salga al escenario, pocos versos después de la evocación de su pasmo, para que se explicite un poco el alcance sagrado de su vaticinio, al mentar ella a un Dios desconocido de Idolatría:

SABÁ

Espíritu divino,

 

que sin duda en aquesa azul esfera,

 

causa de causas, es causa primera,

 

pues a ti sola invoco

 

cuando el principio del principio toco;

 

ya que escribir me dejan mis congojas

 

en hojas de los árboles, que hojas

 

son del papel del viento,

 

lo que me dictas, cobrarme en mi aliento

 

para decir, sabed, sabed, mortales,

 

que sé de la salud de vuestros males,

 

esas líneas que lleva divididas

 

el aire, en verde lámina esculpidas

 

misterios comprenden

 

que sólo las estrellas los entienden;

 

estudiad, pues, en ellas,

 

que letras son del cielo las estrellas,

 

borrados hallaréis vuestros delitos,

 

si alcanzáis los caracteres que escritos

 

van en este cuaderno,

 

crónica inmortal de Dios eterno.

 

(Desmáyase)

TODOS

Desmayada ha quedado.

IDOLATRÍA

Y absorta yo. ¿Qué Dios habrá invocado

 

que de cuantos adora

 

toda la Idolatría el que es ignora? (993b-994a)

  • 14 Compárese con el salmo 19 (18), 2-5: « Los cielos publican la gloria de Dios y el firmamento anunci (...)
  • 15 Se llama metafísica desde Aristóteles la ciencia del ser en tanto que es ser, o de los principios y (...)
  • 16 Véase E. Frutos, La filosofía de Calderón en sus autos sacramentales, Zaragoza, ed. Institución « F (...)

16En este parlamento de Sabá, paráfrasis del salmo 1814 reorientada hacia un cuestionamiento metafísico15, se traduce una aprensión intuitiva y sensible de la teofanía, perfectamente comentada por E. Frutos: « la idea de que Dios se revela en el corazón humano va acompañada de la de su autorrevelación en el universo, según el otro salmo [18] Caeli enarrant gloriam Dei»16.

  • 17 Véanse p. 994b, los siguientes versos: « [HOMBRE] 3: Un celestial, un singular madero… / 1.… con du (...)

17Al despertar Sabá de su desmayo, se entra, y los presentes, con Idolatría, leen en coro las hojas dispersas de su vaticinio que, reunidas todas, encierran el misterioso mensaje relativo a un madero de muerte y vida a un tiempo17. Una vez sola, Idolatría confirma por la perplejidad que la invade el carácter peligroso para su imperio de la revelación leída, y a continuación formula el proyecto de apartar a Sabá de esa ley de Israel a la que ésta se va acercando confusamente:

IDOLATRÍA

Mal, ¡oh réprobo espíritu!, quedamos

 

en no haber entendido

 

de este futuro oráculo el sentido;

 

pues ni alcanzo el enigma ni le infiero

 

de un celestial, un singular madero,

 

que ha de dar muerte y vida

 

con dulce fruta en su sazón cogida;

 

y siendo así, que viendo cuánto dada es

 

Sabá a divinas letras, inspirada

 

de ellas, piensa inquirir qué sacra idea

 

primera causa de las causas sea;

 

el ídolo de Baal, que la Etiopía,

 

India oriental por su auxiliar venera

 

en mí, como su gran sacerdotisa

 

revestido, que yo perturbe espera

 

sus estudios porque la verdadera

 

ley de Israel no llegue a su noticia,

 

con que de su temor y mi malicia

 

asegurando en mí su monarquía

 

con el nombre en común de Idolatría,

 

vengo a ser aquel monstruo cuya fama

 

oposición de Dios el texto llama. (994b-995a)

  • 18 ‘Gnostico’: « del griego γνωστίκός. Conocimiento absoluto e intuitivo, especialmente de la divinida (...)
  • 19 Véase Menchacatorre, 1981, p. 956, nota 6: « Como se sabe, Virgilio en La Eneida nos deja ver una s (...)

18Por otra parte, la finalidad metafísica perseguida por Sabá (piensa « inquirir qué sacra idea / primera causa de causas sea »), aunque no claramente identificada, reviste de modo cada vez más claro las características de una búsqueda gnóstica18, en la que el saber que ella procura alcanzar resulta absoluto e intuitivo, y posiblemente capaz de socavar la supremacía de Idolatría en Etiopía. De hecho, se entiende que la Sibila imaginada por Calderón según la tradicional interpretación patrística19 representa el portavoz de la revelación sagrada destinada a una Gentilidad que está en trance de aceptarla, y este proceso de búsqueda, identificación y aceptación de la revelación del Antiguo Testamento es el que informa toda la trayectoria de la ansiosa protagonista.

19Pero, si bien se confirma esta sed gnóstica en la microsecuencia siguiente (B2), que presenta el encuentro de la reina con Irán, también emerge, como resultado del retrato que éste le pinta de la grandeza y sapiencia del rey Salomón, cierto sentimiento de una particular envidia –algo como una emulación en el saber– que anuncia la apertura de un registro más humano, con una rivalidad futura entre los soberanos:

SABÁ

¿Más rico y sabio? ¡Qué nueva

 

confusión!

ASTREA

        ¿De qué te extrañas?

IDOLATRÍA

¿De qué has quedado suspensa?

SABÁ

No sé qué impulso, Palmira,

 

no sé qué espíritu, Astrea,

 

en mi pecho ha introducido

 

esta prodigiosa nueva,

 

que a la vil envidia ha hecho

 

tan noble, que yo la tenga,

 

no de que más poderoso

 

rey haya, mas de que sea

 

tan sabio, que no haya habido

 

ni haya de haber quien le exceda

 

ni le iguale. Esto me ha puesto

 

en deseo de que diera

 

por verle y hablarle. (997a)

20Sabá decide entonces ir a Jerusalén con Astrea, y lo hace contra el parecer de Palmira/Idolatría, recelosa. Ésta, en la secuencia siguiente (B3), que clausura la segunda macrosecuencia, se ve transportada, inmaterialmente y a pesar suyo, a Líbano, donde comprueba el descubrimiento del leño sagrado por Candaces:

IDOLATRÍA

        Dioses, valedme,

 

que he visto infinitos siglos

 

en sólo un instante breve,

 

pues en sólo un breve instante

 

he visto tan diferentes

 

cosas, como hoy en Sabá

 

y en Líbano suceden:

 

dígalo allí el misterioso

 

árbol de les tres especies;

 

dígalo aquí la jornada

 

que a Jerusalén previene

 

Sabá, puesta ya en camino;

 

y dígalo finalmente el ir a Jerusalén

 

entrambos, donde parece

 

que, sin verse el uno al otro,

 

se han citado para verse.

 

Pero ¿qué me desconfía?

 

¿No soy en forma aparente

 

la Idolatría? ¿No voy con ella

 

donde ella fuere? Pues nada

 

me aflija ni desconsuele,

 

que el que vence sin contrario,

 

no puede decir que vence. (999b)

21Con estas palabras concluye entonces el segundo movimiento o macrosecuencia del auto, contraponiendo con la figura del soberano de Israel, gratificado por la ciencia infusa y persiguiendo una meta religioso-política, la figura de la reina pagana de Etiopía, beneficiaria ella también de un saber sobrenatural, y dedicándose a una búsqueda gnóstica. En Salomón, la sabiduría, como manifestación explícita del Dios de Israel, ofrece un carácter de licitud evidente, y se traduce en la trayectoria dramática del rey por una voluntad profunda de servir a Dios. En Sabá, al contrario, el saber sobrenatural se comunica bajo la forma, rayana en ilicitud, de un oráculo pagano en un contexto idolátrico, pero se afirma progresivamente, y contra la privanza misma de Idolatría, como una búsqueda metafísica. La conclusión triple del recién citado parlamento de Idolatría ( « dígalo allí […] / dígalo aquí […] / dígalo finalemente el ir a Jerusalén / entrambos »), a la vez que anticipa la próxima convergencia de las trayectorias reales en Jerusalén, y el carácter providencial de su reunión ( « donde parece / que sin verse el uno al otro, / se han citado para verse »), ya sienta las bases de la contraofensiva de Idolatría en la macrosecuencia C.

La justa de saberes

22La primera secuencia C1 del tercer movimiento –o macrosecuencia C– del auto se abre con un diálogo entre Salomón y Eliúd, quienes comentan la sentencia famosa que el rey acaba de pronunciar para determinar la filiación verdadera de la criatura reclamada por dos mujeres:

ELIÚD

Notable sentencia ha sido.

 

Sólo ella a mostrar, señor,

 

basta cuanto del favor

 

de Dios vivís asistido.

SALOMÓN

Pues ¿qué valgo yo por mí? (999b)

23La modestia de Salomón le mueve a hacer la declaración siguiente: « […] aunque de su grandeza / goz [a] dones soberanos, / […] toda sabiduría / es hija de su poder [de Dios] » (1000a), donde se reafirman tanto el don sobrenatural del soberano como sus aplicaciones concretas en la administración de su reino. A continuación sale Irán, de vuelta de Etiopía, para anunciar la llegada de la reina, quien:

  • 20 Á. Valbuena Prat, op. cit, p. 1000b, reza y puntúa del modo siguiente: « más que en la majestad y e (...)

IRÁN

dones que presentarte

 

trae y enigmas también que preguntarte

 

que en su genio su aplauso se asegura,

 

más que en la majestad y en la hermosura20.

 

Bien de inspirada, pues, la dan, no en vano,

 

nombre. (1000b)

24Casi simultáneamente llega Candaces de Líbano, ofreciendo al soberano « […] leño con alma / de un cedro, de un ciprés y de una palma » (1000b). Ante el doble éxito de sus embajadas, la satisfacción de Salomón vuelve a confirmar, en una premonición de momento oscura, la futura conjunción de su meta a la vez religiosa y política:

SALOMÓN

Los dos me habéis logrado

 

las dos cosas que más he deseado,

 

que no sé lo que infiero

 

en mí de una mujer y de un madero,

 

que han de ilustar, con majestad no escasa,

 

de Dios el templo y de David la casa. (999b)

  • 21 Véase en la Santa Biblia el Cantar de los cantares, que se atribuye al propio Salomón, p. 646: « 5.(...)

25Con el principio de la secuencia C2 se produce la llegada triunfante de Sabá, celebrada con una paráfrasis cantada (1001b) del Cantar de los cantares21 que ritmará todo este principio de secuencia, lo cual manifiesta y refuerza la motivación también muy humana que animaba a la reina a visitar a Salomón. De hecho, a partir de ahí se introduce en el auto la tonalidad amatoria que se confirma luego cuando, congratulándose mutuamente los soberanos, ponen de realce su respectiva sabiduría:

SALOMÓN

Tú, que el concepto oscuro

 

a descifrar te atreves,

 

cuando el aliento bebes

 

de espíritu, que puro

 

te sabe hacer presente lo futuro.

SABÁ

Tú, que de la presencia

 

óraculo eres vivo,

 

libro con voz y archivo

 

en quien la providencia

 

supo depositar Poder y Ciencia (1001b)

26La emergencia del interés amoroso nacido del encuentro se explicita por las exclamaciones entusiastas de ambos protagonistas:

SABÁ

Eso es ser Rey divinamente humano.

SALOMÓN

Mejor humanamente ser avisa

 

esto, ser tú divina profetisa.

SABÁ

¡Qué notable grandeza!

SALOMÓN

¡Qué perfecta hermosura!

SABÁ

¡Qué majestad tan pura!

SALOMÓN

¡Qué singular belleza! (1002a)

27Frente a este acercamiento manifiesto de las voluntades de los monarcas, en el que su respectivo ingenio desempeña un papel tan determinante como su apariencia, la hostilidad de Idolatría se hace más intensa. De ahí que proyecte aprovechar el mutuo interés que se prestan los soberanos para tratar, restableciendo y reforzando así su predominio, de invertir definitivamente el rumbo de la influencia probable de Salomón en Sabá:

IDOLATRÍA

Pues la consecuencia es

 

que ella a él le prevarique

 

y a ella no la enmiende él;

 

y así, a la mira de todo

 

será preciso que esté,

 

a no perder ocasión

 

en mi asechanza, hasta que

 

él pase al Dios de Baal,

 

antes que ella al de Israel. (1003a)

  • 22 Véase E. Frutos, ibid., p. 228: « Calderón, por medio de metáforas, y aun por el juego escénico, pr (...)

28Lo que pasa, en los versos que siguen inmediatamente a esta subversiva resolución de Idolatría, es que los soberanos, después de rendirse los debidos honores, empiezan a confrontar sus saberes a lo largo de una justa filosófica en la que, finalmente, no estará en juego sino la prueba de la existencia de Dios. Tanto las floridas metáforas que esmaltan el discurso de los protagonistas como el elaborado juego escénico fundamentado en los ramilletes acabarán por dar cuerpo y plasticidad22 a nociones tan abstractas como la concepción de Dios como coincidentia oppositorum, y posible causa de contrarios, o las nociones de la unión hipostática en Cristo o de la virginidad de María.

29Sabá es precisamente quien inicia el reto, interrogando a Salomón de modo indirecto sobre el asunto del poder creador del hombre y de su capacidad para imitar la naturaleza. Con la ayuda de un artificio urdido por Idolatría con la complicidad de Astrea, Sabá pretende probar la sabiduría de Salomón ofreciéndole dos ramilletes de flores, falso el uno –el que trae Idolatría/Palmira– y verdadero el otro –el de Astrea. La reina le pregunta entonces al rey sabio « si es que el humano poder / podrá criar una flor » (1003b). La disputa se organiza a partir de esta primera cuestión, y en torno a la imagen de los ramilletes de flores, mediante una densa serie de preguntas, respuestas, objeciones y refutaciones ritmadas por el estribillo cantado por músicos y repetido cinco veces a lo largo del intercambio: « Silencio, silencio, / que va de pregunta, que va de argumento ».

30Salomón contesta por la negativa a la pregunta inicial, alegando que « este nombre supremo / de criar es de Criador, / no de criatura » (1003b). Sin embargo porfía Sabá en la misma línea argumentativa, afirmando haber creado ella unas flores, y proponiéndole al rey el reto de distinguir, entre los dos ramilletes llevados por sus damas, el verdadero del imitado. Pero Salomón aplaza su respuesta, arguyendo que « la vista no es argumento », y que:

lo que al sabio toca es
investigar los secretos,
no por actos del sentido
sino del entendimiento. (1004a)

31Lo que podría considerarse como manera de eludir la respuesta, suscita, a instancia de Sabá, nueva pregunta de Astrea, relativa esta vez a la posibilidad de que una causa pueda producir dos efectos contrarios. Ella ilustra su teoría con el ejemplo de un vidrio que sucesivamente permite el aumento y la disminución del tamaño de las letras de un libro. Cuando Salomón retoma la palabra, es para contestar, de manera diferida, a la primera pregunta, ayudado por el comportamiento de una abeja que le permitió discernir, mediante un proceso deductivo, la flor verdadera de la falsa. Sólo después de esta primera respuesta, emblemática del conocimiento intelectual preconizado por la escolástica tomista contra el sensitivo o intuitivo, vuelve el rey a la pregunta de los vidrios para demostrar –él también gracias a una experiencia óptica– cómo una misma causa puede tener dos efectos opuestos. Esta demostración de ciencia viene respaldada y ampliada por una metáfora musical, y pone de realce tanto los saberes científicos como los talentos musicales y poéticos del rey sabio:

  • 23 Es interesante notar, de paso, cómo Calderón acude para su demostración a los –relativamente– nuevo (...)

SALOMÓN

Un instrumento templado,

 

unísono suena; pero

 

si por lo bajo una cuerda

 

disuena, turba el concepto,

 

bien como otra por lo alto.

 

El hombre es un instrumento

 

de organizados sentidos,

 

destemplados por momentos:

 

baja en uno el de la vista,

 

y ese cristal impidiendo

 

que los visuales rayos

 

atenuados salgan23, puesto

 

ante los ojos, les hace

 

reconcentrarse en su centro,

 

conque unidos cobran fuerza,

 

y con la fuerza saliendo

 

por lo diáfano del vidrio,

 

según los grados que hubieron

 

menester purificados,

 

concuerdan en su perfecto

 

punto. Ahora, a contrario, el que

 

nada necesita de esto

 

(porque el órgano templado

 

no ha menester suplimiento)

 

si se pone ante los ojos

 

el cristal, que sube es cierto

 

la cuerda y que ella disuene

 

por lo alto; y así, vemos

 

que a uno da lo que a otro quita,

 

por la razón del exceso

 

en uno y por la razón

 

de la falta en otro, y siendo

 

como es suplimiento al uno,

 

y al otro sobra, bien pruebo

 

el que se puedan seguir

 

de una causa dos efectos;

 

y si a otra causa de causas

 

pasara, que viera creo,

 

Astrea, que efecto no hay

 

en cuantos el universo

 

contrarios tiene que della

 

no depende. (1005b)

  • 24 Véase Menchacatorre, 1981, p. 958: « En el auto, el juego continúa, no en la comedia, dando ocasión (...)

32Esta argumentación compleja, que acude, en una sinestesia lograda, a las percepciones visuales y auditivas para resolver la cuestión de los efectos contrarios de una misma causa, le permite a Salomón compartir parte de su saber con Sabá, aleccionándola en materias religiosas las cuales, desde un punto de vista didáctico, sirven a su vez de pretexto para la anticipación implícita del dogma católico sobre la doble naturaleza humana y divina de Cristo24. La justa entre los monarcas, presentada entonces inicialmente como espacio privilegiado de confrontación y transmisión de los saberes, acaba pues consagrando la aprensión más intelectiva que sensitiva, de claro corte escolástico, de Salomón.

33Pero por su intromisión perniciosa en el debate, Idolatría –figura si las hay de un saber ilícito– logra suplantar a la reina en su papel de interlocutora de Salomón; y si la justa se prolonga en la misma perspectiva metafísica, ya se reorienta hacia una puesta en tela de juicio por Idolatría de la Causa de causas –hasta ahora insistentemente postulada por Sabá. La disputa toma a partir de ahí el cariz de una demostración de la existencia de una causa suprema, para desembocar en la cuestión de la creación del universo, y llegar finalmente a la conclusión del Dios de Israel como causa primera:

SALOMÓN

Porque hasta dar con un ser

 

infinitamente bueno,

 

santo, sabio, poderoso,

 

incomprensible y eterno

 

de todo principio y fin,

 

sin fin ni principio, eterno,

 

no es posible dar a causa

 

de causas conocimiento.

IDOLATRÍA

Sí. Mas ¿quién ese infinito

 

ser es?

SALOMÓN

Es el verdadero

 

Dios de Israel […] (1006a-b)

  • 25 Véase E. Frutos, ibid., p. 291.
  • 26 Véase Á. Cilveti, El demonio en el teatro de Calderón, Valencia, Albatros, 1977, p. 59, donde expli (...)

34Si ante esta revelación, Sabá exclama: « Admiro eso que no entiendo / porque lo deseo entender » (1005b), en clara aplicación del lema anselmiano y agustiniano del credo ut intelligam25, Idolatría resulta incapaz de entender la argumentación de Salomón26, y le opone llanamente una explicación mitológica de la creación del mundo ( « En el principio del mundo / con Júpiter… », 1005b).

35La definición por Salomón del Dios de Israel como « causa de causas » a su vez implicará la figuración alegórica de la virginidad de María, anticipación con la que se concluye el debate y se patentiza la derrota de Idolatría y, por lo tanto, de su saber condenado al infierno de la ilicitud:

SALOMÓN

[…] podrá el inmenso

 

poder hacer que trascienda

 

la divinidad un bello

 

claustro virginal, sin que

 

de su cristalino espejo

 

padezca la integridad

 

ni lesión ni detrimento.

ASTREA

No dice palabra que

 

en sí no incluya un misterio.

IDOLATRÍA

Ni palabra que no sea

 

un rayo par mí.

SABÁ

        ¡Cielos!

 

Mucho me da que pensar

 

lo que oigo y lo que veo,

 

pues veo y oigo. (1007a)

  • 27 Véase A. Vacant, E. Mangenot y E. Amann, Dictionnaire de Théologie catholique, Paris, Letouzey & An (...)
  • 28 Véase p. 992b-993a, citado antes: « Espíritu divino / que sin duda en aquesa azul esfera, / causa d (...)

36La justa de argumentos y saberes que acaba de oponer a los dos monarcas les dio ocasión a cada uno para hacer alarde de su sabiduría y de su ingenio, y para compartir sus respectivos conocimientos, originados en dos aprensiones bien diferenciadas. Mirándolo bien, ahí se pueden vislumbrar, como tela de fondo de su aproximación divergente a los misterios divinos, se pueden vislumbrar las dos vías, consideradas ambas por la Iglesia como vías lícitas para acercarse a la comprensión de los misterios divinos27: por un lado, la vía a priori, que parte de la idea de Dios, considerada como una evidencia intuitiva, y por otro lado la vía causal, que considera prioritariamente los efectos para llegar hasta la demostración deductiva de la existencia de Dios. Ambas aprensiones fueron aceptadas por la Iglesia católica, quien sin embargo privilegió la perspectiva causal, representada por Tomás de Aquino y sus cinco vías para probar la existencia de Dios, sin recusar, por otra parte, la aprensión intuitiva que se ilustró en Anselmo de Cantorbery28. En la justa entre los monarcas se contraponen, dramatizadas y metaforizadas, estas dos perspectivas, hasta que la reorientación del debate debida a la intromisión de Idolatría consagre la demostración escolástica de la existencia de Dios por la concatenación de las causas eficientes hasta una causa final, aniquilando así las ilícitas perspectivas idolátricas. El triunfo argumentativo de Salomón sobre Idolatría subraya la superioridad del saber lícito del monarca sobre el ilícito idolátrico culto, mientras deja momentáneamente suspendida la cuestión del estatuto de la revelación, de apariencia más marginal, pero intrínsecamente metafísica, de Sabá. Desde un punto de vista puramente dramático, la justa concreta la anunciada convergencia providencial de las trayectorias de « una mujer y un tronco / de la casa de David » (993a), a la vez que sienta las bases teóricas de una lectura prefigurativa de dicha convergencia, al anunciar el papel predominante de la Gentilidad en el advenimiento y la aceptación de la Ley de Gracia.

Premonición y exaltación de la Ley de Gracia

37Con el triunfo del rey sabio, y los progresos de Sabá en su trayectoria metafísica, concluye la justa argumentativa: sale entonces al escenario Eliúd, quien acaba de construir, para cruzar el río Cedrón, el puente con el leño extraño traído de Líbano. Esta irrupción, a la vez que cambia el rumbo de las preocupaciones de Salomón, va a brindar a la emperatriz de Etiopía una ocasión para reflexionar sobre los nuevos sentimientos que experimenta:

SABÁ

[…] lidiando con dos afectos,

 

el de su ciencia y su gala

 

y el de mi arrebatamiento:

 

primera causa de causas,

 

ya que en lejanos reflejos

 

me das tu noticia, dame

 

también tu conocimiento. (1007a)

38La búsqueda de la verdad que habita a Sabá desde el principio del auto se compagina ahora claramente con la atracción humana por el rey sabio, pero la reina sigue anhelando más que nunca la revelación que la ayudaría a identificar y aceptar a la « causa de causas ». Salomón, en una decisión simbólica del mutuo deseo de acercamiento de los soberanos, hace construir un puente especial para ella, y la ayudará a pasar este puente literal y metafórico como lo sugiere ya una canción que celebra la unión espiritual de los monarcas y anticipa la reunión de sus corazones y sus bodas próximas:

  • 29 Véase la nota de Juan María Marín en su edición de Peribánez y el Comendador de Ocaña, Madrid, Cáte (...)

MÚSICA

Sabá y Salomón

 

para en uno son29:

 

del ingenio y la hermosura,

 

ella es divino portento,

 

él es humano milagro

 

de la gala y del ingenio,

 

con que compitiendo

 

gala y discreción

 

para en uno son.

 

Ella en los campos de Oriente,

 

tiene del sol el imperio,

 

él en los climas del austro

 

el más dilatado reino,

 

con que compitiendo

 

blasón a blasón

 

para en uno son. (1007b)

39El momento del paso del puente simbólico es ocasión, al pisar Sabá el leño sagrado, para un nuevo arrebato sagrado que parece ser respuesta a la plegaria íntima recién formulada por la reina ( « ya que en lejanos reflejos / me das tu noticia, dame / también tu conocimiento », 1007a). Por vía de los oráculos que recibe del Dios desconocido, oráculos cuya violencia la llevarán hasta el desmayo, Sabá acoge la revelación del la índole verdadera de la madera sagrada, y la anticipación del futuro uso de la misma para construir la cruz de Cristo, cuya pasión vislumbra:

SABÁ

En no sé qué reflejos

 

de trémulas luces, que

 

ciegan y alumbran a un tiempo,

 

con tal pasión me arrebatan,

 

me afligen con tal extremo,

 

que no sin terror presumo

 

que es Pasión cuanto estoy viendo. (1008a)

40Pero hay más: en el mismo momento en que este nuevo pasmo doloroso y la revelación del carácter sagrado de la madera del puente abren el camino metafórico hacia nueva era espiritual, el rey de Israel queda como alejado de ella por carecer de la misma clarividencia ( « retírate, no, no pises / insensiblemente ciego / ese madero […] ». 1008a). Y la distancia entre los monarcas irá acentuándose hasta el desenlace. Así, Sabá, que proclama su aceptación y su adhesión a la Ley Vieja, insistirá en el papel fundamental que ha de desempeñar, en la nueva era y más allá del sólo pueblo hebreo, el leño sagrado:

SABÁ

[…] moradores de Israel,

 

tened aqueste madero

 

por madero misterioso,

 

porque no sólo el bien vuestro

 

pende de él, pero de él pende

 

todo el bien del Universo. (1008b)

41De hecho, una vez repuesta de su desmayo, también anunciará, de modo premonitorio, el advenimiento de la Ley de Gracia:

SABÁ

que yo con el verdadero

 

Dios de Abrahán, Dios de Isaac

 

y Dios de Jacob, espero

 

que Dios también de David,

 

sin fin ni principio eterno,

 

le tengo de ver triunfando

 

ya que le vi padeciendo. (1009a)

42Mientras que los últimos versos del auto nos dejarán entrever la futura adhesión de Salomón al ilícito culto idolátrico (I Reyes 11): Idolatría, rechazada por Sabá, se quedará bajo el amparo del rey de Israel:

SALOMÓN

Huye, Palmira, su enojo,

 

pues ves que yo te defiendo.

IDOLATRÍA

De ella y de el árbol huiré,

 

mas será con un consuelo,

 

ya que con Sabá no voy,

 

ya que con Salomón me quedo. (1009b)

43Al acabarse la tercera macrosecuencia se impone, pues, esta conclusión: si el saber lícito del servidor del Dios de Israel pudo favorecer su triunfo argumentativo contra Idolatría durante el episodio de la justa de saberes, la posterior visión de Sabá demuestra que ella, como representante de la Gentilidad en trance de convertirse alcanza, al fin y al cabo, un saber superior al del monarca hebreo, un saber capaz de profetizar la próxima caducidad de la Ley Vieja y el advenimiento de la Ley de Gracia.

44Recapitulando y concluyendo: El árbol del mejor fruto otorga forma dramática a dos maneras distintas de saberes. La sabiduría infusa de Salomón, de origen abierta y explícitamente divino, la recibe el soberano para que reanude la tarea gloriosa de su padre, y lleve a cabo la glorificación del Dios de Israel; tanto su procedencia divina como su puesta en obra al servicio del Dios quedan explicitadas desde el principio del auto.

45Paralelamente, el saber de Sabá, más ambiguo y enigmático, necesita un laborioso proceso de identificación y aceptación del mensaje sobrenatural. Pero el largo episodio de la justa de preguntas y argumentos acaba estableciendo la igualdad de la respectiva inteligencia de los soberanos, y convalida la sabiduría más intuitiva de Sabá frente a la argumentación deductiva de Salomón. Esta justa, a la vez implica la derrota de la condenación de la ilicitud de su saber, es ocasión para Sabá de reunirse con Salomón en un compartido reconocimiento del Dios de Israel, reunión simbolizada, más allá de la unión amorosa, por el cruce del puente de madera. Pero, apenas cruzado dicho puente, Sabá, con nuevo arrebato sagrado, descubre los misterios futuros, y alcanza una comprensión más profunda y clarividente de los mismos. De modo que el saber entre ilícito y lícito de la etíope llega a superar el saber, tan lícito hasta ahora, del rey sabio. Porque al fin y al cabo, Sabá es quien, como representante de la Gentilidad en trance de convertirse, y futura continuadora del linaje de David, revela ser en definitiva, con su saber profético, la depositaria única del Nuevo Israel.

Notes

1 La comedia de Calderón La sibila del oriente trata del mismo asunto. F. Menchacatorre, « Relaciones entre La sibila del oriente y El árbol del mejor fruto », en Calderón. Actas del « Congreso internacional sobre Calderón y el teatro español del siglo de oro » (Madrid, 8-13 de junio de 1981), L. García Lorenzo ed., Madrid, C. S. I. C., 1983, p. 955-961, en un acertado –aunque breve– artículo, compara el auto y la comedia, y, contra los pareceres de Hartzenbusch y Menéndez y Pelayo, defiende, como Hilborn, la posterioridad del auto frente a la comedia, p. 961: « La sibila del oriente y El árbol del mejor fruto son obras que se parecen muchísimo. Hay parlamentos transcritos por línea y otros en que, aunque con palabras diferentes, se repiten las ideas en el mismo orden en una y en otra obra. Por otra parte, ambas comparten el tema común de la Exaltación de la Cruz, teniendo la segunda también el tema de la Eucaristía, como corresponde a los autos. No obstante se encuentran diferencias en cuanto a mejor presentación de los personajes y mayor unidad en el argumento del auto, lo que prueba que El árbol del mejor fruto es una obra posterior y más trabajada que La sibila del oriente » (ver también Obras de Lope de Vega. VI: Autos y coloquios, ed. y estudio de M. Menéndez Pelayo, Madrid, Atlas, 1963, BAE, 157, p. 141-143.) Por su parte, A. A. Parker (Los autos sacramentales de Calderón de la Barca, Barcelona, Ariel, 1983), establece la fecha del auto utilizando los indicios contenidos en su loa, después de asegurarse mediante criterios históricos de que ésta bien fue escrita para el auto El árbol del mejor fruto cuya composición, por consiguiente, se fecha también en el mismo año de 1677. Por mi lado, F. Gilbert, « Paratexto y texto. Relaciones entre la loa y el auto de Calderón El árbol del mejor fruto (1677) », Pratiques et discours paratextuels dans la littérature espagnole du Siècle d’Or (Casa de Velázquez 12- 14 de diciembre de 2007), ed. M. Moner, en prensa, intenté exponer las relaciones dramáticas internas que vinculan el auto con la loa, y que entonces también abogan por una redacción del auto en 1677, lo cual podría confirmar la intuición de F. Menchacatorre de una anterioridad efectiva de la comedia.

2 Cito por la edición de Á. Valbuena Prat, ed. de Obras completas de Calderón de la Barca, Madrid, Aguilar, t. III, 1952, p. 939-1009, enmendando la puntuación cada vez que parezca defectuosa.

3 I Reyes, 10.

4 Sobre la diferencia entre el argumento del auto y el de la comedia, véase F. Menchacatorre, op. cit., p. 954: « Si se analizan en detalle ambas obras, se aprecia una mayor perfección en el primero con respecto a la segunda. Los personajes de El árbol del mejor fruto están mejor trazados que los de La sibila del oriente. Por otra parte, el argumento de aquél goza de una mayor unidad que el de la otra obra. Parece ser el caso, entonces, que Calderón, basándose en una obra anterior, la pulió, perfeccionó y estilizó ». Ver también p. 959: « Y es que, como ha puesto de relieve Albert E. Sloman, Calderón al elaborar sobre otra obra que le servía de precedente, rechazaba todos los personajes de la misma que no contribuían para nada al tema de base ».

5 Nos apoyamos, para la fijación de estas macrosecuencias, y aplicándola al género sacramental, en la teoría de Marc Vitse sobre la preeminencia del criterio métrico como principio estructurante de las comedias áureas para corrales. En ella, considera los datos de versificación como « los únicos datos absolutamente fidedignos ofrecidos por el dramaturgo », y por consiguiente criterio prevalente para establecer la estructura de una comedia. Para más precisiones metodológicas, véanse M. Vitse, « Polimetría y estructuras dramáticas en la comedia de corral del siglo XVII: el ejemplo de El Burlador de Sevilla », en El escritor y la escena VI, ed. Ysla Campbell, Ciudad Juárez, Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, 1998, p. 50, y « Métrica y estructura en El gran teatro del mundo de Calderón », en La dramaturgia de Calderón: técnicas y estructura (Homenaje a Jesús Sepúlveda), eds I. Arellano y E. Cancelliere, Madrid-Frankfurt Am Main, Universidad de Navarra-Iberoamericana-Vervuert, 2006, p. 609-624. El cuadro que adjunto en anejo al presente estudio pretende facilitar la comprensión de la organización global de El árbol del mejor fruto. Dicho cuadro estriba en la consideración del criterio métrico como principio organizador de la estructura de los autos. Para poner de realce esta estructura, se propone una jerarquización de los datos métricos proporcionados por el auto, diferenciando entre formas englobadoras y formas englobadas (columna A). Esta jerarquización se refleja luego en la determinación de secuencias dramáticas (columna B), que clasificamos en macro, meso y microsecuencias. La tercera columna documenta las coordenadas espaciotemporales de la acción, mientras la cuarta sintetiza la trayectoria dramática de los protagonistas de la obra. La distinción entre las macrosecuencias, en este auto, corresponde, más allá de un cambio métrico, a un momento en que queda el escenario totalmente vacío (criterio escénico), y una ruptura total de la continuidad espaciotemporal (criterios geográfico y cronológico).

6 Véase I Reyes, 3, 5-13.

7 F. Menchacatorre, op. cit., no dedica ninguna atención al estudio de este personaje de Idolatría propio del auto bajo su característica forma alegórica, y sin equivalente dramático en la comedia. Y sin embargo, es el caso que este personaje alegórico funciona como principal creador de tensión dramática en el desarrollo del auto, ya que su propósito es precisamente contrarrestar la transmisión del saber, proceda éste de unas esferas sobrenaturales no identificadas, o bien del Dios de Israel por boca de Salomón.

8 En su comparación entre La sibila del oriente y El árbol del mejor fruto, explica Menchacatorre, 1983, p. 959-960: « La trama central está basada en una leyenda común en la Europa de aquel tiempo, que conoce muchas variantes, pero que fundamentalmente era como sigue: Cuando Adán se sintió enfermo y presagió que iba a morir, mandó a su hijo Seth que fuera al paraíso a encontrar un remedio que le pudiese curar. Cuando Seth llegó allí, el ángel le dio una rama del árbol que causó el pecado de nuestros primeros padres, diciéndole que cuando diese fruto, su padre se curaría. Vuelto Seth, se cree engañado por el ángel, pues ya su padre había muerto. El ángel le aparece de nuevo y le dice que, aunque el cuerpo de Adán hubiera vuelto a la tierra, cuando la rama del árbol floreciese, el día del perdón estaría próximo. Por último le dijo que plantara la rama sobre la tumba de Adán. Cuando Salomón estaba edificando el templo, el retoño había crecido enormemente, aunque seguía estéril. Llamó la atención de los constructores del templo no sólo por su tamaño, sino también por ser de una especie desconocida. El árbol fue talado, pero cuando quisieron encontrarle una función en el templo, vieron que o bien resultaba demasiado corto o bien demasiado largo. Los hebreos entonces se asustaron por temer haber pecado al despojar la tumba de Adán de su adorno. Respetuosamente pusieron el árbol en las murallas del templo. Cuando la reina de Saba visitó a Salomón, a la vista del tronco cayó en éxtasis y, recobrándose, le dijo a Salomón que aquel madero serviría para el encumbramiento de un enviado del cielo ».

9 Véanse los versos pronunciados por Salomón en 1009b: « y para que no la pise / peregrino pasajero, / ya que al templo no sirvió, / a las orillas del templo / llevándolo yo en mis hombros / para más rendido obsequio, / le ocultaré, en reverente / mansión, en que le halle el tiempo ».

10 En su edición pone para este verso Á. Valbuena Prat, op. cit., p. 990b: « Y así, a fin de parte yo ». Pero, de este modo, el verso resulta hipermétrico (10 pies) y carece de sentido. Puede que el « a fin » sea un error del copista, y que proceda de la mera repetición mecánica de las expresiones « así/a fin ». Enmiendo.

11 Véase F. Menchacatorre, op. cit., p. 956: « La reina de Sabá a quien Calderón llama Nicaula, Maqueda o simplemente Sabá, es, junto con Salomón, uno de los personajes centrales de las obras. En ambas está contemplada en sus tres facetas de reina, tanto guerrera como cortesana, mujer y sibila ».

12 Véase el apartado « Oracles sybillins » en la introducción general del volumen Écrits intertestamentaires, en La Bible, édition publiée sous la direction d’André Dupont-Sommer et Marc Philonenko avec la collaboration de Daniel A. Bertrand, André Caquot, Pierre Geoltrain, Jean Hadot, Ernest-Marie Laperrousaz, Valentin Niprowetzky, Belkis Philonenko-Sayar, Pierre Prigent, Jean Riaud, Jean-Marc Rosenstiehl, Francis Schmidt, André Vaillant, Paris, Gallimard, 1987, p. XCI-XCII (traducción mía): « El primer testimonio sobre la Sibila es un dicho de Heráclito referido por Plutarco: “Pero la Sibila, es con una boca delirante como se expresa, sin sonrisa, sin ornamento, sin afeite, y su voz alcanza más allá de mil años”. Al principio sólo se conoció a una Sibila, como lo muestra la fórmula de Heráclito. Luego, como diversas localidades pretendían haberla conocido, se creyó que había viajado. Luego se admitió la existencia de varias Sibilas. Se identificaron hasta treinta o cuarenta de ellas. En el primer siglo antes de nuestra era, Varrón reducía su número a seis. La literatura sibilina se difundía pues sin control. En Roma, sin embargo, una recolección tenía autoridad oficial, pero fue destruida en el incendio del Capitolio en 83 a. C. […] Los judíos de la diáspora a su vez empezaron a retocar los libros sibilinos existentes, y luego a redactar oráculos bajo el nombre de las antiguas sibilas. Estas profecías, que amenazaban a los paganos, al contrario alentaban las esperanzas de los judíos dispersos entre las naciones. Los cristianos prosiguieron la empresa, y ahora se cuenta con doce libros sibilinos […] el origen auténticamente judío de los libros III, IV, V es averiguado por la crítica en su conjunto. Los oráculos sibilinos fueron redactados en hexámetros griegos, en una lengua artificial y a menudo oscura que no es sino una pesada imitación de la lengua de Homero ».

13 Véase Menchacatorre, 1981, p. 957: « En la comedia no se ve la lucha interior de Sabá. Si bien parece que quiere penetrar el secreto que sus visiones trascienden, se la ve tranquila afincada en sus creencias ».

14 Compárese con el salmo 19 (18), 2-5: « Los cielos publican la gloria de Dios y el firmamento anuncia la grandeza de las obras de sus manos. / Cada día transmite con abundancia al siguiente día estas voces o anuncios, y una noche las comunica a la otra noche. / No hay lenguaje, ni idioma, en los cuales no sean escuchadas sus voces. / Su sonido se ha propagado por toda la tierra, y hasta el cabo del mundo se han oído sus palabras. / Puso Dios especialmente en el Sol su Tabernáculo; y a la manera de un esposo que sale de su tálamo, salta como gigante a correr su carrera. / Sale de una extremidad del cielo, y corre hasta la otra; no hay quien pueda esconderse de su calor ».

15 Se llama metafísica desde Aristóteles la ciencia del ser en tanto que es ser, o de los principios y causas del ser y de sus atributos esenciales.

16 Véase E. Frutos, La filosofía de Calderón en sus autos sacramentales, Zaragoza, ed. Institución « Fernando el Católico » (CSIC), 1981, p. 286.

17 Véanse p. 994b, los siguientes versos: « [HOMBRE] 3: Un celestial, un singular madero… / 1.… con dulce fruta en su sazón cogida… / 2.… antídoto ha de ser de aquél primero… / 1.… porque a uno muerte dé y a otro dé vida… / 2 . Y cuando el parasismo vea postrero… / 1.… la fábrica del orbe desunida… / ASTREA: los dichosos serán los señalados… / IDOLATRÍA: Cuando con él a juicio sean llamados ».

18 ‘Gnostico’: « del griego γνωστίκός. Conocimiento absoluto e intuitivo, especialmente de la divinidad, que pretendían alcanzar los gnósticos » (DRAE). Véase Menchacatorre, 1981, p. 956: « A primera vista puede parecer que en las dos piezas de teatro está descrita con las mismas características. No obstante, un más detallado análisis nos ofrece una pintura de Sabá más compleja en El árbol del mejor fruto. En efecto, en esta obra vemos una mujer angustiada que va en busca de la verdad ».

19 Véase Menchacatorre, 1981, p. 956, nota 6: « Como se sabe, Virgilio en La Eneida nos deja ver una sibila que profetiza, lo que posteriormente autores interpretarían como la venida de Cristo » [se trata precisamente del Canto VI, versos 77-123]. Por otra parte, en los 63 versos de la Églola IV de Las bucólicas, se celebra el nacimiento de un niño, que no se identifica directamente, al que habrá de acompañar el regreso de la Edad de Oro propia del reino de Saturno, que había profetizado la Sibila de Cumas. Los padres de la Iglesia leyeron pues en los vaticinios de las sibilas unas premoniciones de la espera inequívoca por parte del mundo pagano de un Mesías salvador.

20 Á. Valbuena Prat, op. cit, p. 1000b, reza y puntúa del modo siguiente: « más que en la majestad y en la hermosura, / bien que inspirada, pues la dan, no en vano, nombre ». Enmiendo porque así no tiene mucho sentido.

21 Véase en la Santa Biblia el Cantar de los cantares, que se atribuye al propio Salomón, p. 646: « 5.
Morena soy, oh hijas de Jerusalén, pero codiciable / Como las tiendas de Cedar, / Como las cortinas de Salomón. 6. No reparéis en que soy morena, / Porque el sol me miró. / Los hijos de mi madre se airaron contra mí; / Me pusieron a guardar las viñas; / Y mi viña, que era mía, no guardé, etc. ». Cito por
La Santa Biblia, antigua versión de Casiodoro de Reina (1569) revisada por Cipriano Valera (1602), Nashville, Holman Bible Publisher, 1990.

22 Véase E. Frutos, ibid., p. 228: « Calderón, por medio de metáforas, y aun por el juego escénico, pretende dar plasticidad a la unión de las dos naturalezas en Cristo. Hay una explicación metafórica en El árbol del mejor fruto, con dos ramilletes de flores, uno artificial y otro natural, que representan el Cuerpo y el Alma del hombre, y con el cristal de una fuente que “trasciende” los rayos del sol, y que representa el “Claustro Virginal”, de que trasciende la Divinidad, sin que su integridad padezca “ni lesión ni detrimento” ».

23 Es interesante notar, de paso, cómo Calderón acude para su demostración a los –relativamente– nuevos saberes de su época en el dominio de la óptica: de hecho, se produjo a principios del siglo XVII una verdadera revolución europea con la nueva óptica imaginada por Kepler en 1604, y a la que Galileo y Descartes se adhirieron. Kepler fue el primero en concebir el ojo como un dispositivo óptico de propagación de la luz, y las consecuencias de esta revolución sobre la concepción de la persona resultaron considerables: la sensación dejó de ser preconstituida, como una posibilidad proporcionada por el mundo y en espera de un agente capaz de actualizarla. F. Gilbert, « Deseo y culpabilidad: representación onírica de un conflicto en Los encantos de la culpa (1645) ». Actas del XVI Congreso de la AIH, París, 8-13 de julio de 2007, en prensa.

24 Véase Menchacatorre, 1981, p. 958: « En el auto, el juego continúa, no en la comedia, dando ocasión a Salomón de hacer disquisiciones sobre el verdadero Dios, la unión hipostática y la virginidad de María, apoyándose en los acertijos que le plantean », y E. Frutos, ibidem.

25 Véase E. Frutos, ibid., p. 291.

26 Véase Á. Cilveti, El demonio en el teatro de Calderón, Valencia, Albatros, 1977, p. 59, donde explica que, en los autos de Calderón, y conforme a lo que reza Santo Tomás de Aquino, en materia de concocimiento « gratuito », o sea el que « se refiere principlamente a Dios, en tanto que excede la capacidad natural de la criatura », tampoco el demonio o las figuras que lo representan son capaces de entender nada.

27 Véase A. Vacant, E. Mangenot y E. Amann, Dictionnaire de Théologie catholique, Paris, Letouzey & Annan, vol. 4,1, p. 874-948.

28 Véase p. 992b-993a, citado antes: « Espíritu divino / que sin duda en aquesa azul esfera, / causa de causas, es causa primera… ».
Véase la nota de Juan María Marín en su edición de
Peribánez y el Comendador de Ocaña, Madrid, Cátedra, 1994, p. 59: « Es un refrán muy difundido en la época y de empleo habitual en las canciones de bodas. Correas define así la frase: “Para en uno son los dos”: “Dicen esto cuando se desposan y da la mujer el sí, todos los presentes, y aplícase a unos conformes.” (Cfr. Vocabulario de refranes, p. 382) ». Véase también N. Salomon, Recherches sur le thème paysan dans la « comedia » au temps de Lope de Vega, Bordeaux, Institut d’Études Ibériques et Ibéro-Américaines de l’Université de Bordeaux, 1965, p. 698-710.

29 Véase la nota de Juan María Marín en su edición de Peribánez y el Comendador de Ocaña, Madrid, Cátedra, 1994, p. 59: «Es un refrán muy difundido en la época y de empleo habitual en las conciones de bodas. Correas define así la frase: “Para en uno son los dos”: “Dicen esto cuando se desposan y da la mujer el sí, todos los presentes, y aplícase a unos conformes.” (Cfr. Vocabulario de refranes, p. 382)». Véase también N. Salomon, Recherches sur le thème paysan dans la «comedia» au temps de Lope de Vega, Bordeaux, Institut d’Études Ibériques et Ibéro-Américaines de l’Université de Bordeaux, 1965, p. 698-710.

Table des illustrations

URL http://books.openedition.org/pumi/docannexe/image/32466/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 701k

© Presses universitaires du Midi, 2011

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr