Version classiqueVersion mobile

Pictavia Aurea

 | 
Alain Bègue
, 
Emma Herrán Alonso

Teatro

Concetti spagnuoli cavati da Lope de Vega: un manuscrito inédito de Francesco Bracciolini

Iole Scamuzzi

Texte intégral

  • 1 Esta definición se debe a Luisella Giachino, en su ensayo sobre esta obrita (Giachino, 2002).

1En primer lugar, cabría identificar al protagonista del presente estudio, esto es, Francesco Bracciolini. Se trata de un intelectual nacido en Pistoia en 1566, y fallecido en la misma localidad en 1645; puede que fuese pariente lejano del más conocido Poggio Bracciolini, pero no se sabe con certeza. Francesco Bracciolini formó parte, durante mucho tiempo, y en más etapas de su vida, de la corte de Maffeo Barberini, desde que éste era un joven clérigo, hasta cuando fue nombrado Papa con el nombre de Urbano VIII. Bracciolini adquirió su fama por escribir poemas conmemorando las hazañas de los potentes: recordamos aquí La Roccella Espugnata de 1630, casi un instant book1 sobre la toma de la ciudad herética de La Rochelle por parte del Rey de Francia Luis XIII, y de la famosa Elettione del Papa Urbano VIII, que celebraba la elección de Maffeo Barberini en 1625. También escribió algunas tragedias de razonable éxito como, por ejemplo, Evandro, Pentesilea, y Arpalice, todas de 1612. Una polémica con Alessandro Tassoni acerca de quién había iniciado el género del poema heroico-cómico en Italia acompañó la salida del pequeño poema Lo Scherno degli Dèi, que le quitaba el primer puesto a La secchia rapita, obra mucho más conocida de su rival (1617). Aún con toda esta información disponible, Bracciolini sigue siendo un autor muy poco estudiado en Italia.

  • 2 Mele, 1919.
  • 3 Bracciolini, 1977.
  • 4 Scamuzzi, 2010.

2Hace ya algunos años pude encontrar en la Biblioteca Nacional de Florencia un cuadernito de apuntes autógrafos de Bracciolini, que se consideraba perdido por la crítica. Habla de ello, en un artículo de 19192, Eugenio Mele, que proporciona una localización antigua de la obra. Con la ayuda del personal de la sala de manuscritos de la BNCF, conseguí volver a leer estas páginas. Se trata del manuscrito N. A. 615 INS. XVII. Los insertos de I a XVI contienen una serie de cartas de contenido poético que fueron editadas por Guido Baldassarri en 19773. El cuadernito número XVII contiene varios materiales; principalmente se trata de borradores de prolusiones y apuntes de filosofía, pero podemos encontrar ahí dos secciones de interés hispanista: el cuadernito se abre con una traducción parcial de la novela del Curioso Impertinente de Cervantes, y en la hoja 145 se encuentra una colección de frases sacadas de comedias de Lope de Vega que es el tema de esta comunicación. La traducción del Curioso Impertinente ya había sido señalada por Eugenio Mele, y quien escribe ha ofrecido una edición de ella en un libro publicado en 20104. Algunos de los apuntes contenidos en el cuadernito llevan fecha; una reflexión sobre la trinidad y el paganismo lleva un encabezamiento: «Recitata ad Adrianopoli Maggio 1611»; en la última hoja del cuadernito se lee: «Adrianopoli, Giugno 1629». La traducción del Curioso Impertinente se puede fechar entre 1605 y 1622, con preferencia por el intervalo 1617-22.

3Los «concetti Spagnuoli cavati da Lope de Vega» se encuentran en la página 145r, no llevan fecha, pero sí título, adjudicado por Bracciolini. Se trata de cinco hojas recto y vuelto, muy densas, donde se pueden leer numerosas frases en lengua castellana, que Bracciolini comenta que están sacadas de comedias de Lope de Vega. Cada cara lleva una numeración en el margen izquierdo, que vuelve a empezar desde 1 cada vez que se pasa la página. Bracciolini señala la procedencia lopesca de sus fragmentos, pero no proporciona los títulos de las comedias que ha ido leyendo y apuntando.

4Por tanto, la primera etapa de mi trabajo sobre este manuscrito ha sido averiguar cuáles eran los textos de partida de Bracciolini, y valorar qué tipo de fenómenos fraseológicos iba anotando. A través de la base de datos de TESO (que se encuentra en la plataforma Chadwyck) he conseguido reconstruir los títulos de las comedias de las que Bracciolini saca sus frases. Se trata de:

De cosario a cosario
Amor secreto hasta celos
Pobreza no es vileza
Arauco domado por el Ex.mo Señor Don García Hurtado de Mendoza
La ventura sin buscarla
Virtud, pobreza y mujer
El rey sin reino
El mejor mozo de España
El Marido más firme
El Conde Fernán González,
El vellocino de oro
La discreta venganza
Lo cierto por lo dudoso
La inocente sangre
El serafín humano
El hijo de los leones

5Los especialistas de Lope saben que se trata de obras contenidas, todas, en las Partes XIX y XX de las comedias recogidas por Lope, que fueron publicadas en 1624 y 1625. Bracciolini saca de cada comedia un número irregular de frases: desde las 23 de De cosario a cosario, hasta la única frase que saca del Arauco Domado, La inocente sangre, La ventura sin buscarla. No se aprecian preferencias de Bracciolini hacia algún tipo particular de obra, visto que lee y toma notas a partir de comedias de capa y espada, de comedias mitológicas, de tragedias históricas etc. en igual medida.

  • 5 Erithraeus, 1643.
  • 6 Bertini, 1960.

6Tras leer el manuscrito y las comedias allí representadas, es evidente que también la tipología de las frases apuntadas por Bracciolini es heterogénea, ya que hay varios fenómenos lingüísticos distintos. De todas formas, hay que señalar que la mayor parte de las frases se pueden clasificar como proverbios o fenómenos paremiológicos. Ya los biógrafos de Bracciolini (Janus Nicius Eritraeus, o sea Giovanni Vittorio Rossi en su Pinachoteca5) señalaban la sensibilidad del escritor hacia este tipo de frases, que abundaban en su elocuencia, incluso la oral. Quien escribe, en otra ocasión ha hecho hincapié en el cuidado que Bracciolini ponía al traducir los proverbios contenidos en los largos discursos de Lotario presentes en su versión de la novela cervantina de El Curioso Impertinente. No extraña pues que, en lo referente a Lope, Bracciolini aprecie sobre todo los fenómenos fraseológicos de tipo sentencioso. Los estudiosos saben muy bien lo complicado que es proporcionar una definición exhaustiva del concepto de proverbio o refrán. En este contexto, me parece oportuno definirlo como lo haría en su tiempo G. M. Bertini: «Motto conciso, didattico nella finalità, popolare nella derivazione, figurato e spesso volutamente oscuro nella forma, scherzoso nello spirito»6.

7A estas indicaciones hace falta añadir que debe ser anónimo, bien integrado en el discurso y no pegadizo, y sobre todo notorio, de manera que sea suficiente citar unas palabras para que los lectores sepan cómo acaba el texto. Por otro lado, reservo la denominación de sentencias a las frases que además de las características mencionadas, se ciñen al nombre de un autor. Por esto, en el manuscrito de Bracciolini llamo proverbios frases como las siguientes:

f. 146r, 14 f. 146r, 14: Dineros, pies y favor dicen que son en la cárcel las tres potencias del preso (Virtud, pobreza y mujer)
f. 146v, 10: Ninguno subio presto que afirmase bien los pies (El marido más firme).
147v, 9: los servicios de valor pequeño, los haze grandes el amor del dueño (El marido más firme)

8Y sentencia con una frase como esta:

f. 146r, 11: Ovidio dice que es casta aquella que nadie ruega (Virtud, pobreza y mujer)

9Pero Bracciolini no se detiene únicamente en los proverbios, pues su sensibilidad literaria lo lleva a apreciar también las imágenes que Lope utiliza en sus comedias (metáforas y similitudes, explícitas e implícitas); dichas frases forman la segunda tipología más frecuente en el manuscrito.

f. 148r, 18: hombre soy, padre querido, y quando de piedra fuera para desdichas tan grandes aun tienen almas las piedras (El hijo de los leones)
f. 148v, 7: te vi una tarde que un desmayo te stava urtando claveles (El hijo de los leones)

10En este estudio podemos encontrar aún algunos cabos sueltos, frases que no se pueden clasificar ni como proverbios ni como imágenes. Bracciolini copia también algunos fragmentos de texto más largos, como, por ejemplo, una invectiva que se encuentra en Lo cierto por lo dudoso (acto I, vv. 984-1003), y un apólogo ejemplar que se encuentra en El hijo de los Leones (acto II, vv. 649-73).

11La investigación sobre este documento puede tomar ahora dos direcciones: la primera, relativa a la actividad literaria de Bracciolini, vuelta a valorar qué uso ha hecho el escritor del material lopesco. Se trata de averiguar si las tramas de las comedias de Lope, o, mejor aún, algunas de estas frases, han acabado en algunos de sus escritos sucesivos a 1625. De hecho, la publicación de las partes XIX y XX constituye el terminus a quo para fechar nuestro manuscrito. La presencia de una de estas frases en una obra de Bracciolini nos proporcionaría un terminus ad quem anterior al término natural de la muerte del autor en 1644. Esta es más bien una tarea para italianistas, estudiosos que conozcan en profundidad los trabajos de Bracciolini y sean capaces de encontrar en ellos el sabor español de Lope. La contribución que puedo aportar yo en esa dirección es demonstrar que Bracciolini tomaba sus notas pensando en reescrituras, o sea con la idea preconcebida de adaptar las palabras de Lope a otros contextos de su invención. Bracciolini hacía lo que Giovan Battista Marino llamaba leggere col rampino, o sea

  • 7 Marino, Sampogna, p. 198.

tirando al mio proposito ciò ch’io ritrovava di buono, notandolo nel mio zibaldone e servendomene a suo tempo, ché insomma questo è il frutto che si cava dalla lezione de’ libri. Così fanno tutti i valent’uomini che scrivono7.

12El hecho de que Bracciolini, leyendo a Lope, estuviese pensando en otros mundos posibles en los que hacer entrar las frases que andaba apuntando, podemos verlo claramente en algunos casos, como en la comedia El hijo de los Leones. Bracciolini escribe esto:

In bocca d’un sultano: Es casa con muchos dueños, mar de engannos y temores, donde los peces mayores, se enguellan a los pequennos. En la ciudad hay gentes tan hinumanas que van a alquilar ventanas para ver matar los hombres.

13Pero en el texto original los versos se presentan como sigue: (acto III, vv. 399-402 e 412-14):

Faquín Es casa con muchos dueños,
mar de engaños y temores,
donde los pezes mayores
se engullen a los pequeños.
Aqui nadie se acobarda
de los que en las plaças venden,
porque quando mas ofenden
tienen Angeles de guarda.
Aqui enriqueze el mandar,
y empobrece el no poder,
anda de luto el plazer,
y de color el pesar.
Aqui en fin, porque te assombres,
ay gentes tan inhumanas
que van à alquilar ventanas
para ver matar a los hombres.

14Bracciolini copia la primera frase, que tiene carácter sentencioso, obvia nueve versos, añade «en la ciudad» para conectar las dos partes, y llega al dato más espeluznante, o sea, al alquiler de ventanas para asistir a las ejecuciones. En la comedia de Lope hablaba el gracioso Faquín, que hacía un discurso tópico sobre la corrupción de la vida ciudadana en oposición a la vida en la aldea. Bracciolini, por contrario, se plantea (probablemente) un discurso parecido a las Lettres Persanes de Montesquieu, con un sultán que, hablando de la sociedad occidental, subraya sus perversiones.

  • 8 Scamuzzi, 2011a.

15La otra dirección en la que puede desarrollarse la investigación sobre este manuscrito, en la que he estado trabajando en un estudio recién publicado8, apunta a las relaciones entre literatura italiana y española, y a la circulación de obras literarias castellanas en las academias italianas de los siglos xvi y xvii. Hay que preguntarse, al final, cómo llegaron a las manos de Bracciolini las partes XIX y XX de las comedias de Lope. Es un razonamiento largo y complicado en el que la historia de las lecturas de Bracciolini se entrelaza con las relaciones entre Lope de Vega y Giovanni Battista Marino. Estos dos intelectuales, Lope y Marino, nunca llegaron a conocerse en persona, y tampoco a escribirse directamente pero mantuvieron relaciones a través de la mediación de algunos personajes. En la Parte XX de las Comedias de Lope, publicada en 1625, se encuentra una comedia dedicada a G. B. Marino: Virtud, Pobreza y Mujer. En la dedicatoria, Lope nos ofrece un resumen de sus interacciones con el poeta italiano. Tras citar numerosos poemas suyos en los que celebra la fama de Marino, y una ocasión en la que Marino había manifestado su admiración hacia Lope a un intelectual español en París, Lope escribe:

  • 9 Para los textos de Lope me sirvo de la base de datos TESO (Teatro Español del Siglo de Oro – Ma de (...)

Debe a mi amor y inclinación V. S. justamente tanto favor, que haya tenido deseo de mi retrato, que puesto que la pluma lo es del alma, después de haberla leído en el entendimiento, tengo por honra grande hacer estimación de los exteriores instrumentos, obediente al señor Auditor dejé copiar a los pinceles de Francisco Yaneti, Florentín, en estos años las ruinas de los días al declinar la tarde, cuyas primeras flores, Aut morbo, aut ætate deflorescunt. Si ha llegado el lienzo podrá V. S. con juicio fisionómico reconocer fácilmente si corresponde a su voluntad quien esas señas tiene. Pregunté al señor Iuan Iacobo si me parecía, y respondióme con aquella natural gracia y afabilidad de que el cielo dotó su claro entendimiento: En Roma se os parecerá mucho9.

16Este fragmento es riquísimo en información, por lo que realizaré aquí un pequeño resumen: el Auditor papal del que se habla se llamaba Giangiacomo Panciroli; estuvo en Madrid entre 1624 y 1626 para acompañar al Nuncio Papal Giovanni Sacchetti, y era muy amigo de Marino. En el epistolario de Marino, Panciroli aparece muchas veces, y a menudo es el encargado de recoger los cuadros y dibujos que Marino andaba pidiendo y encargando por toda Europa durante los años de su exilio. Parece muy natural, entonces, que Panciroli pidiese también a Lope un retrato, para llevárselo a Marino. Lope habla con Panciroli en Madrid, se le confirma la estima y el aprecio que le lleva el poeta italiano, y decide hacer el retrato y también dedicarle una de las comedias contenidas en la colección que estaba editando entonces, o sea la parte XX, de 1625. Desdichadamente, Marino murió el 16 de Marzo de 1625 de una repentina enfermedad. Panciroli volvería a Roma desde Madrid sólo en el otoño de 1626, después de un viaje muy largo a través de España e Italia. Está claro, por las palabras que utiliza Lope, que, cuando se hacen el retrato y la dedicatoria, Marino sigue vivo y, además, se encuentra en Roma. Es muy probable, entonces, que Lope enviase el retrato por correo, y entregase a Panciroli una copia de sus Partes XIX y XX, ambas recién publicadas, para que las llevase personalmente a Marino como recuerdo suyo. Pero, cuando Panciroli llegó, por fin, a Roma, su amigo ya había fallecido.

17Sabemos que el retrato se perdió, pero ¿y las comedias? En la biblioteca vaticana se encuentra catalogada la parte XIX, edición de 1624, en el Fondo Barberini. Me gusta pensar, y me parece razonable suponer, que las obras de Lope quedaron en manos de los intelectuales de la corte de Maffeo Barberini tras la muerte de su destinatario principal, y que Bracciolini las tomó prestadas y las estudió durante algún tiempo. Bracciolini recogía entonces las semillas de una relación literaria e intelectual excelente entre dos genios de la literatura de su siglo, y su pequeño manuscrito, el cuadernillo al que aludía al comienzo, es testigo de este continuo intercambio cultural, literario y humano entre escritores de nuestras naciones.

Bibliographie

Referencias bibliográficas

Bertini, Gianmaria, Aspetti culturali del Refrán, in Studia Philologica, Homenaje a Dámaso Alonso, Madrid, Gredos, 1960.

Bracciolini, Francesco, Lettere sulla Poesia, ed. Guido Baldassarri, Roma, Bulzoni, 1977.

Erithraei, Iani Nicii, Pinacotheca imaginum illustrium, doctrinae vel ingenii laude virorum qui, auctore superstite, diem suum obierunt, Coloniae, Cornelium ab Egmond, 1643.

Giachino, Luisella, «Dalla storia al mito. La Roccella Espugnata di Francesco Bracciolini», Lettere Italiane, 44, 2002, pp. 167-195.

Marino, Giovanni Battista, Sampogna, en Giovanni Battista Marino, Opere, ed. A. Asor Rosa, Milano, Rizzoli, 1967, pp. 194-198.

Mele, Eugenio, Más sobre la fortuna de Cervantes en Italia en el siglo xvii, Madrid, Sucesores de Hernando, 1919.

Scamuzzi, Iole, Il “Curioso Impertinente” fra Spagna e Italia, Alessandria, dell’ Orso, 2010.
—, «Lope e Marino: un nuovo punto della situazione sui rapporti fra i due poeti, sulle tracce di un ritratto di Lope», en Giornale Storico della Letteratura Italiana, 2011,618, I, 2011a, pp. 1-13.
—, Concetti spagnuoli cavati da Lope de Vega: un nuovo frammento del piccolo zibaldone di Francesco Bracciolini conservato alla Biblioteca Nazionale di Firenze, Pisa, ETS, 2011b.

Notes

1 Esta definición se debe a Luisella Giachino, en su ensayo sobre esta obrita (Giachino, 2002).

2 Mele, 1919.

3 Bracciolini, 1977.

4 Scamuzzi, 2010.

5 Erithraeus, 1643.

6 Bertini, 1960.

7 Marino, Sampogna, p. 198.

8 Scamuzzi, 2011a.

9 Para los textos de Lope me sirvo de la base de datos TESO (Teatro Español del Siglo de Oro – Ma del Carmen Simón Palmer © 1997-2011 ProQuest LLC. http://teso.chadwick.co.uk).Lacursivaesmía.

Auteur

Universidad Autónoma de Madrid

© Presses universitaires du Midi, 2013

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search