Versione classicaVersione mobile

Pictavia Aurea

 | 
Alain Bègue
, 
Emma Herrán Alonso

Teatro

El discurso del probabilismo en El Alcalde de Zalamea

Eduardo Muratta Bunsen

Testo integrale

  • 1 Menéndez Pelayo, 1941, p. 223.
  • 2 Jones, 1965, pp. 193-202; Dunn, 1964, pp. 78-85, y Arellano, 2008, p. 475.
  • 3 Sloman, 1958, pp. 217-249; Aquirre, 1971, pp. 119-132; Morón, 1981, pp. 27-41; e Ynduráin, 1986, pp (...)

1En una de sus valoraciones sobre La vida es sueño Menéndez Pelayo decía que «es obra de tal fama, tal crédito y de tal importancia, que casi aterra el hablar de ella»1. Creo, sin temor a exagerar, que este juicio se le puede aplicar hoy en día a El Alcalde de Zalamea. Así lo prueba la cantidad bibliográfica que en el último tiempo ha aparecido. En ella la investigación se ha encaminado en dos direcciones. De un lado la pieza ha sido considerada como drama de honor no conyugal2 y de otro se le ha interpretado desde una perspectiva histórica y política3. Ambas tendencias, sin embargo, han descuidado un discurso que Calderón articula en esta comedia, me refiero al discurso del probabilismo.

  • 4 Foucault, 2008, p. 161, 64.

2La noción de «discurso» la tomo aquí en el sentido de Foucault, a saber, como una práctica social compartida, como un esquema de pensamiento regente en un momento determinado de la historia4. A partir de esta definición me propongo examinar cómo se articula el discurso probabilista en El Alcalde de Zalamea. Para ello procederé en tres pasos. En primer lugar trataré de los rasgos fundamentales del probabilismo, sobre todo del proveniente de la segunda escolástica. En segundo lugar consideraré su articulación en la comedia en cuestión a partir de la figura de su protagonista central Pedro Crespo. En tercer lugar realizaré una consideración final.

  • 5 Medina, Expositio, p. 178b.

3El probabilismo es una doctrina de la teología moral post-tridentina con implicancias jurídicas. Frente a una inseguridad epistémica respecto a la honestidad o licitud de una acción, se abre un espacio de autonomía moral y legal amparado en la suficiencia de una certeza subjetiva. Esta doctrina alcanzó su formulación definitiva en 1577 con el comentario del dominico Bartolomé de Medina sobre una parte de la Summa theologiae. Allí fray Bartolomé plantea una «gran pregunta» sobre si basta seguir una opinión menos probable frente a otra más probable5.

  • 6 Sullivan, 1981, p. 40. Regalado, 1995, p. 257; Kallendorf, 2008, p. 192; y Gómez, 2010, p. 123.

4Adviértase que para fray Bartolomé hablar de una «opinión probable» frente a otra «más probable» significa tratar de una opinión «improbable» respecto a la «probabilidad estadística», una confusión que constituye el equívoco más frecuente, junto a su identificación con la metodología casuista, en el que incurre la crítica que se ha ocupado del probabilismo con relación a la comedia6. La respuesta que fray Bartolomé da a esa «gran pregunta» es afirmativa:

  • 7 Medina, Expositio, p. 179a.

Si una opinión es probable (opinio probabilis) es licito seguirla aunque haya una opinión opuesta que sea más probable (probabilior). Pues la opinión probable en lo teórico es la que podemos seguir sin peligro de error o engaño, mientras que la opinión probable en lo práctico es la que podemos seguir sin riesgo de pecar7.

  • 8 Medina, Expositio, p. 179a.

5Quien en realidad haya accedido al texto de fray Bartolomé y lo haya leído podrá advertir que las consecuencias que se derivan de esta tesis constituirían un punto de vista laxista si es que no se toma en cuenta la continuación de la respuesta. El dominico agrega que una opinión solamente puede ser considerada probable si cumple con dos requisitos: «la opinión probable es la que se atribuye a hombres sabios, y se confirma con óptimos argumentos»8.

6En consecuencia, una opinión probable conjuga un punto de vista atribuible a especialistas (probabilitas extrinseca) y corroborado con óptimos argumentos (probabilitas intrinseca). Ambos requisitos son concomitantes y garantizan que no se caiga ni en un voluntarismo del tipo hago lo que me viene en gana ni en el mero dogmatismo escolástico-medieval del magister dixit.

  • 9 Vázquez, Commentariorum, p. 392b.
  • 10 Escobar y Mendoza, Liber, p. 24.
  • 11 Sliwa, 2008, p. 303.
  • 12 Diana, Svmma, p. 467b.

7Posteriormente los jesuitas radicalizaron esta doctrina probabilista al disolver la concomitancia entre los dos términos requeridos por fray Bartolomé para poder hablar de una opinio probabilis. Así, el jesuita Vázquez sostiene que más allá de la opinión del especialista (viro docto) es lícito seguir la convicción personal (iudicium conscientiae singulare)9. Otro jesuita, Escobar y Mendoza, disuelve de forma decisiva la dicotomía entre la probabilidad extrínseca e intrínseca favoreciendo a esta última: «probabilis autem opinio ea dicitur, quae rationibus innititur alicuius momenti»10. Y el teatino Diana, a quien Calderón leía11, ofrece la siguiente definición de la opinión probable: «opinio probabilis dicitur, cognitio incerta, et evidens quae tamen topicis rationibus, vel doctorum auctoritati nitatur»12.

8De la probabilidad intrínseca se constituyó el principio reflejo, que privilegia no la legalidad de las acciones sino la libertad del individuo siempre y cuando se cuente con una certeza subjetiva e individual de actuar correctamente. De allí que un comportamiento probabilista sea considerado prudente. De este principio también se derivará la primacía del individuo para decidir y actuar (melior est conditio possidentis). El liberalismo subyacente al principio reflejo consiste en que no se requiere más de una situación ambivalente como condición de posibilidad para aplicar el probabilismo.

9Una consecuencia de este enfoque liberal es que la ley injusta se deslegitima y deja de ser ley. Así, por ejemplo, Vitoria había sostenido que solamente recibe el nombre de ley la norma justa y eficaz:

  • 13 Vitoria, De lege, p. 13. Suárez continuó con esa concepción (De legibus, p. 256b).

Una ley no sería ley si constase que no atiende al bien común y no habría que obedecerla. [...] y aunque una ley que haya sido bien dada y sea justa, si con el paso del tiempo se vuelve inútil, entonces cesa como ley y no hay que mantenerla. Además, si en alguna provincia la ley no se sigue o es perniciosa allí tampoco hay que obedecerla13.

10El nombre de ley queda así restringido a una norma si, y solo si, cumple con los requisitos de ser justa, es decir, de atender al bien común y también si es aceptable y pragmáticamente eficiente en su coyuntura. Esta perspectiva se resume en la frase lex dubia non obligat que emplearon y promovieron tanto el jesuita Suárez cuanto Liguori.

  • 14 Calderón de la Barca, La vida es sueño, 1321-1322.

11Así concebido el probabilismo consiste en la facultad individual de desobedecer una ley cuando es considerada injusta siempre y cuando se cuente con una opinio probabilis. En este sentido se puede localizar el probabilismo en la dramaturgia calderoniana a más tardar desde La vida es sueño, con los versos de Segismundo: «en lo que no es justa ley, / no ha de obedecer al Rey»14, y llega hasta El Alcalde de Zalamea.

  • 15 En general sigo la cronología de Cruickshank, 2009, pp. 401-412. Pero aquí parece convincente la de (...)
  • 16 Carta al Duque de Veragua, en Sliwa, 2008, p. 292.
  • 17 Carta, p. 294.
  • 18 Este título se conserva en las ediciones modernas (Marrast, Dunn, Díez o Escudero).

12La comedia El Alcalde de Zalamea, según se deduce de los hechos aludidos en ella, fue compuesta por Calderón entre 1642 y 1644, tras las experiencias de éste en la Guerra de Cataluña15. Además, se trata de la refundición de una pieza más antigua erróneamente atribuida a Lope. En la princeps de 1651 la comedia aparece con el título de El garrote más bien dado. Pero este adecuado nombre, que no solo refleja el desenlace de la pieza sino que además anuncia el discurso del probabilismo, no fue lamentablemente el que Calderón le asignó, según se constata en una lista de comedias verdaderas, que el poeta anexó en una carta dirigida al Duque de Veragua, para librar sus versos de ser «mal trasladados, mal corregidos, defectuosos y no cabales»16, es decir, para rescatarlos de la inescrupulosa manipulación, voluntaria o involuntaria, de copistas, cajistas y mercaderes. En esa carta se consigna el título El Alcalde de Zalamea17, nombre con el que aparece desde su póstuma publicación de 1683 en la Séptima parte de Vera Tassis hasta nuestros días18.

  • 19 El plot de la comedia se remite a la Novella 47 de Il novellino (1476) de Masuccio. Si el plot de l (...)
  • 20 Salvo indicación contraria sigo el texto de Ruano de la Haza.

13El plot de la comedia es bastante conocido19. Las tropas de Felipe II, de camino a Portugal, se instalan provisionalmente en Zalamea de la Serena, donde al capitán don Álvaro le toca alojarse en la casa del rico labrador Pedro Crespo, quien es descrito primero como inclinado hacia la superbia y la vanitas: «el más vano / hombre del mundo, y que tiene / más pompa y presunción, / que un infante de León» (168-171)20, pero después también es descrito como un agente de prudentia: «¡Cómo tiene prudencia!» (306), «más prudencia» (234). Allí vive Crespo con sus hijos Juan e Isabel. Valiéndose de una artimaña el capitán se mete en el aposento de Isabel, pero es descubierto por Crespo y su hijo a quienes enfrenta. El lance termina con la llegada de don Lope de Figueroa, un valeroso hombre de guerra, personaje histórico, del «tercio viejo de Flandes» (532; 259), quien tiene «de animoso y de valiente» (52), «español Marte» (534), cuya fama abarca extremos como los de despiadado y, a la vez, justo y gruñón:

El hombre más desalmado,
jurador y renegado
del mundo, y que sabe hacer
justicia del más amigo,
sin fulminar el proceso. (vv. 54-58)

14Don Lope adopta las siguientes medidas: primero ordena que los soldados se recluyan sin que puedan salir bajo penal capital, «y que no salga ninguno, / bajo pena de muerte» (837-838), luego le pide al capitán que abandone la morada de Crespo, «buscad otro alojamiento» (843) y después que las tropas abandonen la villa, «de Zalamea, / saquéis vuestra compañía» (489-490).

15Desde la primera jornada Crespo introduce el discurso probabilista en un diálogo con don Lope a quien agradece haberle salvado de perderse: «de perderme» (853), matando al capitán por agraviar su honor: «dando muerte a quien pensara / ni aun el agravio menor» (855-856). En este diálogo don Lope adopta una posición claramente legalista, es decir, de observancia de la tradición y las normas, aludiendo a la casta militar al servicio del Rey y, por lo tanto, a los privilegios de que goza esta clase: «¿Sabéis, ¡voto a Dios!, que es / capitán?» (857-858).

16Pero Crespo pone en duda la legitimidad de esa pretensión y le contesta, nuevamente, basado en una opinio probabilis, a saber, la certeza individual de estar actuando correctamente, por lo cual los estamentos o clases sociales a él le dan igual si se trata de su opinión, pues en su escala de valores ésta tiene el más alto rango:

Sí, ¡voto a Dios!
Y aunque fuera él general,
En tocando a mi opinión,
le matara. (vv. 858-861)

17No obstante, don Lope insiste en la observancia de la ley positiva:

A quien tocara,
ni aun al soldado menor,
sólo un pelo de la ropa,
por vida del cielo, yo
le ahorcara. (vv. 862-866)

18Al insistir en su postura don Lope ha puesto al mismo nivel un bien material reemplazable, «un pelo de la ropa» (864), con un bien intangible e intrínseco al ser humano, a saber, el honor, o como quiera se llamen sus variaciones de facto en la comedia (opinión, honra, reputación), que en última instancia se refiere a la hominis dignitas renacentista. Por eso Crespo contesta insistiendo en su argumento probabilista:

A quien se atreviera
a un átomo de mi honor,
por vida también del cielo,
que también le ahorcara yo. (vv. 865-868)

  • 21 Quodlibet VIII, q. 6, a. 3, co.
  • 22 En el auto Los alimentos del hombre hay un pasaje sobre el estatuto de la lex naturalis para el poe (...)

19Así planteados los términos de la disputa para don Lope prima el rigorismo que respeta el marco legal y castrense que, en su formulación teológica y jurídica, se remite a Tomás de Aquino: «agere contra legem, semper est malum»21. Mientras que para Crespo hay una escala de valores subyacente a toda lex humana y según la cual «el honor es patrimonio del alma, / y el alma sólo es de Dios» (875-876), es decir, Crespo apela a una lex naturalis. Ella es la instancia última de legitimación y, esto es lo importante, proveedora de la convicción de estar actuando correctamente22.

  • 23 Summa theologiae, I-II, q. 91, a. 2, co.

20En la tensión entre lex humana y lex naturalis, ésta prima sobre aquélla porque, como dice el Doctor Angélico, se remite a la lex aeterna: «lex naturalis nihil aliud est quam participatio legis aeternae in rationali creatura»23. Esta certeza basta para neutralizar la obligatoriedad de la norma positiva que en este caso conlleva la ignorancia de la investidura y privilegios de la casta noble y militar y, por ende, el desconocimiento de su jurisdicción.

  • 24 En un aviso de Pellicer del 27/5/1639 se informa: «No hay mañana que no amanezcan heridos o muertos (...)

21Tras la retirada de las tropas, en la segunda jornada, el capitán lleva a cabo el violento estupro contra Isabel, la hija de Crespo. Pero la violación de Isabel tiene un proceso que empieza cuando su padre la oculta para resguardarla de los consabidos abusos de los militares24.

Hoy han de venir a casa
soldados, y es importante
que no te vean; así hija
has de retirarte
en esos desvanes, donde
yo vivía. (vv. 535-510)

22Sin cuestionar la decisión de su padre Isabel acepta quedarse en ese lugar con su prima Inés, «en ese cuarto / estaremos, sin que nadie, / ni aun el sol mismo, hoy sepa / de nosotras» (545-548). Pero al parecer en Isabel se ha sembrado un interés por los militares, tanto así que su prima reconoce la inutilidad de la medida para salvaguardar a alguien si es que esa persona misma no quiere cuidarse, «mas tengo por disparate / el guardar a una mujer, / si ella no quiere guardarse» (544-556). Lo mismo considerará Juan, el otro hijo de Crespo y hermano de Isabel, tras el incidente con el capitán, quien en un aparte fustiga la medida de su padre: «acción fue vana / esconder a mi prima y a mi hermana» (679-680). El resultado será irónico, contrario al resultado esperado, pues esa circunstancia es conocida por el militar quien la interpreta como un desafío a vencer.

¿Qué villano no ha sido tan malicioso?
De mí digo que si hoy aquí la viera,
della caso no hiciera;
y sólo porque el viejo la ha guardado,
deseo, vive Dios, de entrar me ha dado
donde está. (vv. 588-593)

23Luego, cuando el capitán logra penetrar en la habitación, Crespo presenta a su hija como socialmente inadecuada para un noble caballero: «Isabel es hija mía, / y es labradora, señor, / que no dama» (733-735). Un aspecto que antes había puesto de relieve el mismo capitán.

Pues
Por muy hermosa y muy vana,
¿será más que una villana
con malas manos y pies? (vv. 182-185)

24Sin embargo, más allá de las diferencias de casta logra imponerse la belleza de Isabel. Al punto de ser endiosada por el capitán.

Pensé hallar una villana;
si hallé una deidad, ¿no era
preciso que peligrase en mi misma inadvertencia?
En toda mi vida vi
más divina, más perfecta
hermosura. [...]
No sé que hiciera por verla. (vv. 127-134)

25El capitán queda obsesionado por Isabel, hasta llegar a proponerse poseerla a cualquier precio, pagando incluso, premonitoriamente, con su propia vida, como dice en un aparte: «La vida me has de costar, / hermosísima villana» (497-498). Así, tras la retirada de las tropas de Zalamea, por la noche regresa el capitán, raptando y violando a Isabel. Esa hybris pasional se trasforma en amor. Así, cuando Isabel pregunta por la razón de esa conducta, «¡Ah, traidor! — Señor ¿qué es esto?» (830), la respuesta que da el capitán es el pathos de un hombre poseído por un hybris amorosa: «Es una furia, un delirio / de amor» (831-832). No se trata de de una hybris dominada por la luxuria pues se habla de amor.

26Una vez consumada la violación llega el hermano de Isabel, quien se había enrolado en el ejército, pero al sospechar del capitán decide regresar a Zalamea. En el camino Juan escucha unos gritos y sin aquilatar que se trata de su propia hermana acude a prestar auxilio. La sorpresa será mayúscula. Se trata de Isabel. Pero él no sabe si ella se encuentra allí por propia voluntad o no, atinando a enfrentar al capitán a quien hiere.

  • 25 Cotarelo, 2001, p. 80.

27Ya en la tercera jornada Crespo, quien entretanto ha asumido las funciones de Alcalde de la villa, es informado de que el capitán y otros soldados han regresado a la villa y aquél está herido, lo cual para Crespo como alcalde «será una gran causa» (327). Nótese el constante uso del lenguaje forense familiar al poeta25.

  • 26 Duelos de amor y lealtad (Obras, 2, p. 1479b).

28Crespo trata mediante un principium possidentis de conciliar la situación en que el capitán lo ha colocado a él, a su hija y a su villa. Reparar el honor es imposible, como el propio poeta lo recalca en otros lugares: «ocasión y honra, que nunca/si se pierden se restauran»26. Sin embargo, Crespo trata de que el capitán repare la deshonra desposando a su hija, para lo cual no escatima en ceder sus bienes, «os toméis toda mi hacienda» (479). Y clama: «restaurad una opinión» (493), humillándose: «de rodillas y llorando» (505).

29Pese a los esfuerzos de Crespo, sus ofertas y doblez, el capitán rechaza cualquier posibilidad de restaurar la opinión del villano, pues desde su perspectiva social no cabe esa posibilidad. Incluso cuando Crespo le advierte que él es alcalde y puede hacer uso de la fuerza: «mirad que puedo tomarle / por mis manos» (515-516), el capitán apela a su estatuto nobiliario y militar: «¿Qué tiene que ver conmigo / justicia ordinaria?» (370-371), «que la justicia es forzoso / remitirme en esta tierra / a mi consejo de guerra» (377-379), «no tenéis jurisdicción» (530), «sobre mí no habéis tenido / jurisdicción. El consejo / de guerra enviará por mí» (542-544).

30A lo cual asiente Crespo, «como justicia, / me valí de su respeto, / para obligaros» (2192-2194). En este caso están operando dos principios probabilistas, uno es el principium reflexum según el cual se requieren óptimas razones y otro es el principium possidentis según el cual el poseedor tiene ventaja y primacía: «A mi parecer / la justicia ha menester / más licencia, a lo que creo» (2177-2179). La consecuencia de este discurso es que Crespo ejecuta al capitán. El punto más álgido en el discurso probabilista en El Alcalde de Zalamea se alcanza cuando Crespo le dice al Rey lo siguiente:

Toda la justicia vuestra
es sólo un cuerpo no más;
si éste tiene muchas manos,
decid, ¿qué más se me da
matar con aquésta un hombre
que esta otra había de matar?
Y ¿qué importa errar en lo menos
quien acertó lo de más? (vv. 917-924)

  • 27 Rom. 3:10. Este principio se asocia a Maquiavelo, pero según Pascal los jesuitas actúan así: «nous (...)

31A lo cual Felipe II, llamado prudente, confirma que en efecto «no importa errar lo menos / quien acertó lo más» (2726-2727). Con lo cual, además, se legitima un peligroso principio vinculado al probabilismo jesuita según el cual el fin justifica los medios, cuyo fundamento teológico se encuentra en la frase «faciamus mala ut veniant bona»27.

32Hasta aquí me he referido al probabilismo y a su discurso en la comedia El Alcalde de Zalamea. He argumentado por qué al probabilismo hay que entenderlo como la capacidad de pasar por alto una norma siempre y cuando se tenga una opinio probabilis, la cual depende tanto del aval de autoridades cuanto de óptimos argumentos. Además, he vinculado este probabilismo al principium possidentis, cuyo núcleo está en que en caso de duda es mejor o tiene preferencia quien posee la capacidad de elegir, decidir y actuar. Seguidamente he buscado la articulación de este discurso en El Alcalde de Zalamea, donde el protagonista principal de la comedia se vale de argumentaciones probabilistas al ignorar, desde la primera jornada, la jerarquía de don Álvaro. Si bien es cierto que en este caso Crespo se basa en su convicción de que la honra es divina, también es verdad que la preferencia de la lex divina frente a la lex humana constituye el marco que le permite a Crespo desobedecer esta última instancia amparándose para eso en una opinio probabilis.

33Tras la violación de Isabel en la segunda jornada se tiene en la tercera el juicio sumario y apresurado del capitán, a quien Crespo sentencia a muerte y seguidamente manda ejecutar. Ambas decisiones corresponden a un modo de obrar según una opinio probabilis. Recuérdese que Crespo había tratado de conciliar e incluso se había humillado con el capitán proponiéndole de rodillas y entre lágrimas que despose a su hija, pero el capitán desprecia la propuesta y pide ser remitido a su fuero jurisdiccional. Ante esa situación Crespo reacciona probabilistamente. Deja preso al militar y ejecuta la sentencia que luego es legitimada por el Rey.

34Ese peligrosísimo modo de proceder y razonar obliga a plantearse la pregunta de por qué el Rey legitima las decisiones y la conducta de Crespo cuyas consecuencias podrían ser hasta autodestructivas. Pero esta especulativa pregunta sale de los límites filológicos planteados en este trabajo y de la trama urdida por Calderón.

Bibliografia

Referencias bibliográficas

Arellano, Ignacio, Historia del Teatro Español del Siglo xvii, Madrid, Cátedra, 2008.

Aristóteles, Ethica nicomachea, ed. Ingram Bywater, Oxford, Clarendon, 1980.

biblia sacra, Stuttgart, Dt. Bibelgesellschaft, 2007.

Busembaum, Hermann, Medulla Theologiae Moralis, Ingolstadii, Cräz, 1768.

Calderón de la Barca, Pedro, El Alcalde de Zalamea, ed. José María Ruano de la Haza, Madrid, Espasa Calpe, 1988.

—, La vida es sueño, ed. José María Ruano de la Haza, Madrid, Castalia, 2000.

—, Obras, ed. Angel Valbuena Briones, Madrid, Aguilar, 1988, 3 tomos.

Cotarelo y Mori, Emilio, Ensayo sobre la vida y obras de D. Pedro Calderón de la Barca, Madrid, Iberoamericana, 2001.

Cruickshank, Don W., Don Pedro Calderón, Cambridge, CUP, 2009.

Diana, Antonio, Svmma, Lvgdvni, Borde, Arnaud, Rigaud, 1660.

Dunn, Peter, «Patrimonio del alma», Bulletin of Hispanic Studies, 41, 1964, pp. 78-85.

Escobar y Mendoza, Antonio, Liber Theologiae Moralis, Lvgdvni, Borde, Arnaud, Rigaud, 1659.

Foucault, Michel, L’archéologie du savoir, Paris, Gallimard, 2008.

Halkhoree, Premraj, Calderón de la Barca: El Alcalde de Zalamea, London, Grant and Cutler, 1972.

Kallendorf, Hilaire, Conscience on Stage, Toronto, UTP, 2007.

Medina, Bartolomé de, Expositio in Primam Secundae Angelici Doctoris D. Thomae Aquinatis, Salamanticae, Mathiae Gastij, 1578.

Menéndez Pelayo, Marcelino, Calderón y su teatro, en Obras completas, Santander, Aldus, 1941, t. 8, pp. 85-303.

Morón Arroyo, Ciriaco, «La vida es sueño y El Alcalde de Zalamea: Para una sociología del texto calderoniano», Iberorromania, 14, 1981, pp. 27-41.

Pascal, Blaise, Œuvres complètes, ed. Jacques Chevalier, Paris, Gallimard, 1976.

Pellicer, José, Avisos históricos, ed. Enrique Tierno, Madrid, Taurus, 1965.

Regalado, Antonio, Calderón, Barcelona, Destino, 1995, t. 1.

Sliwa, Krzysztof (ed.), Cartas, documentos y escrituras de Pedro Calderón de la Barca, Valencia, Universidad de Valencia, 2008.

Sloman, Albert E., The dramatic craftsmanship of Calderón, Oxford, Dolphin, 1958.

Suárez, Francisco, Opera omnia, Paris, Vivès, 1856, t. 4-5.

Sullivan, Henry W., Tirso de Molina & the Drama of the Counter Reformation, Amsterdam, Rodopi, 1981.

Vázquez, Gabriel, Commentariorum, ac disputationum in primam secundae S. Thomae, Compluti, Ex officina Ioannis Gratiani, 1614.

Vitoria, Francisco de, Comentario al tratado de la ley, ed. Vicente Beltrán de Heredia, Madrid, CSIC, 1952.

Wilson, Edward M., The Golden Age, New York, Barnes and Noble, 1971.

Ynduráin, Domingo, «El Alcalde de Zalamea: historia, ideología literatura», Edad de Oro, 5, 1986, pp. 299-311.

Note

1 Menéndez Pelayo, 1941, p. 223.

2 Jones, 1965, pp. 193-202; Dunn, 1964, pp. 78-85, y Arellano, 2008, p. 475.

3 Sloman, 1958, pp. 217-249; Aquirre, 1971, pp. 119-132; Morón, 1981, pp. 27-41; e Ynduráin, 1986, pp. 299-311.

4 Foucault, 2008, p. 161, 64.

5 Medina, Expositio, p. 178b.

6 Sullivan, 1981, p. 40. Regalado, 1995, p. 257; Kallendorf, 2008, p. 192; y Gómez, 2010, p. 123.

7 Medina, Expositio, p. 179a.

8 Medina, Expositio, p. 179a.

9 Vázquez, Commentariorum, p. 392b.

10 Escobar y Mendoza, Liber, p. 24.

11 Sliwa, 2008, p. 303.

12 Diana, Svmma, p. 467b.

13 Vitoria, De lege, p. 13. Suárez continuó con esa concepción (De legibus, p. 256b).

14 Calderón de la Barca, La vida es sueño, 1321-1322.

15 En general sigo la cronología de Cruickshank, 2009, pp. 401-412. Pero aquí parece convincente la de Halkhoree (1972, p. 14) quien data la obra según las noticias sobre la Independencia de Portugal y la experiencia del poeta en la Guerra de Cataluña, las cuales habrían sido la base para reelaborar la pieza equívocamente atribuida a Lope de Vega. En contra sostiene Wilson: «the argument that Calderón’s play must be based on his army experiences during years 1640-42 is also disputable» (Wilson, 1971, p. 111). Pero no se dice por qué.

16 Carta al Duque de Veragua, en Sliwa, 2008, p. 292.

17 Carta, p. 294.

18 Este título se conserva en las ediciones modernas (Marrast, Dunn, Díez o Escudero).

19 El plot de la comedia se remite a la Novella 47 de Il novellino (1476) de Masuccio. Si el plot de la comedia es históricamente verídico o no es cosa que sale del interés de este trabajo, aunque los versos finales de la comedia indican «esta historia verdadera» (979).

20 Salvo indicación contraria sigo el texto de Ruano de la Haza.

21 Quodlibet VIII, q. 6, a. 3, co.

22 En el auto Los alimentos del hombre hay un pasaje sobre el estatuto de la lex naturalis para el poeta: «es Ley de Naturaleza / inmutable que no está / a humano arbitrio sujeta, / ni el derecho de las gentes, / ni el civil puede romperla, / ni derogarla» (Obras, 3, p. 1631a).

23 Summa theologiae, I-II, q. 91, a. 2, co.

24 En un aviso de Pellicer del 27/5/1639 se informa: «No hay mañana que no amanezcan heridos o muertos por ladrones o soldados; casas escaladas y doncellas y viudas llorando violencias y robos. Tanto puede la confianza que tienen los soldados en el Consejo de Guerra» (Avisos, p. 26).

25 Cotarelo, 2001, p. 80.

26 Duelos de amor y lealtad (Obras, 2, p. 1479b).

27 Rom. 3:10. Este principio se asocia a Maquiavelo, pero según Pascal los jesuitas actúan así: «nous corrigeons le vice du moyen, par la pureté de la fin» (Les Provinciales, p. 729). El jesuita Busembaum explicita: «cum finis est licitus, etiam media sunt licita» (Medulla, p. 422).

Autore

Freie Universität Berlin

© Presses universitaires du Midi, 2013

Condizioni di utilizzo http://www.openedition.org/6540

Cerca su OpenEdition Search

Sarai reindirizzato su OpenEdition Search