Version classiqueVersion mobile

Pictavia Aurea

 | 
Alain Bègue
, 
Emma Herrán Alonso

Teatro

Lope de Vega en Italia. De dramaturgo a personaje de ficción

Elena E. Marcello

Note de l’auteur

Este artículo se incluye en los proyectos FFI2008-01269/FILO (I + D) y CSD2009-0003 (Consolíder), aprobados por el Ministerio de Ciencia e Innovación. Tras leerlo en el Congreso, pude consultar el trabajo de Vuelta García, 2012, cuya temática es en parte coincidente. Le agradezco a la autora su amabilidad. Asimismo, aviso que, por límites de espacio, reduzco la bibliografía sobre el tema a las contribuciones más recientes y especializadas. En ellas, el lector podrá hallar las referencias anteriores.

Texte intégral

  • 2 En Italia merecen recordarse, por ejemplo, el X Libro de los Pensieri de A. Tassoni que se publicó (...)

1En la querella entre antiguos y modernos que recorre Europa durante los Siglos de Oro, la figura del dramaturgo español adquiere una dimensión relevante. Adalid de la innovación dramática, Lope de Vega es el exponente del bando de los contemporáneos. Este protagonismo se le reconoce en varios escritos de autores italianos del Seiscientos, que lo exaltan por sus innovaciones o, más frecuentemente, lo presentan como peligroso revolucionario de la república de las Letras. La diatriba que, como se sabe, afectó sobre todo al teatro, a la lírica conceptista y al poema épico-caballeresco, se divulgó según varias modalidades. Una de esas tiene su origen en los Ragguagli del Parnaso de T. Boccalini, cuya primera centuria se publicó en Venecia en 1612, seguida de otra al año siguiente y en 1614, póstuma, de La pietra di paragone politico. Como detalló Fumaroli, estas obras permitieron trasmitir a través de una ficción atemporal unas ideas literarias y políticas que, de otra manera, hubieran sido casi de inmediato objeto de censura. El Parnaso, aun remitiendo a la clásica morada del dios Apolo y las Musas, difumina sus contornos literarios para hacerse escenario de un mundo en el que pasado y presente pueden coincidir. En este espacio ficticio tienen lugar fructuosos encuentros entre autores antiguos y modernos. Los Ragguagli, es decir, Gacetas o Avisos sedicentes directamente del Parnaso, permiten difundir o desterrar, según la inclinación de su autor, algunas ideas o innovaciones o determinados preceptos, a través de un diálogo intelectual, aderezado, a menudo, de tonos cómicos y burlescos, y utilizando el debate entre hombres vivos y muertos que pasan a ser personajes de una ficción alegórica. La fórmula de Boccalini, rápidamente difundida en Europa tanto en italiano como en traducción, tuvo enorme éxito. Además de favorecer muchas otras reflexiones sobre la Modernidad2, inauguró numerosas escenificaciones parnasianas que dramatizaron de una forma u otra la confrontación con el pasado. La polémica literaria o política, por lo tanto, abría las puertas de las academias y otros ámbitos de la intelectualidad para penetrar en la sociedad de manera más capilar e inusitada.

  • 3 Se han acercado a este texto Conrieri-Vuelta García, 2012, a quienes, agradeciéndoles el haberme pe (...)

2Escrito a raíz del fallecimiento de Lope de Vega, el Ragguaglio di Parnaso de Fabio Franchi se insertó en las Essequie poetiche overo Lamento delle Muse italiane in morte del Sig. Lope de Vega... (Venecia, G. Imberti, 1636) que, al lado de la Fama póstuma promovida por Pérez de Montalbán, representan los homenajes lopianos de mayor amplitud3. El autor del Ragguaglio es el conde de la Roca, impulsor de la empresa, que utiliza aquí un seudónimo italiano para extender a todo un pueblo el reconocimiento que se hace al ingenio de España. Al mismo conde se debe la Oración fúnebre de Marino que abre el volumen y antecede precisamente este breve editorial poético. En el Ragguaglio di Parnaso una corte de poetas dramáticos prelopianos, encabezados por Lope de Rueda, pide a Apolo que se quemen, se purguen o reajusten, todas las obras escritas por ellos mismos, ya que no pueden competir con la excelencia mostrada por el Fénix y su nuevo teatro. Prescindiendo de los exacerbados tonos panegíricos, el texto consagra al español como creador de un nuevo arte dramático (además de modelo lírico), desautorizando las críticas surgidas de la confrontación teórica. Instar a los dramaturgos (entre ellos, Pérez Montalbán y Calderón de la Barca) a seguir los pasos de Lope, no impide la irrupción de Villaizán para lamentar la costumbre de la escritura en colaboración, porque esa unión convierte el teatro en un desierto de Libia lleno de fieras de diferentes especies. No se considera beneficiosa, por lo tanto, semejante reunión de autores que no suple la falta de ingenio de los mismos y, además, favorece el mestizaje de estilos dispares creando verdaderos monstruos (aquí, en la acepción negativa) teatrales.

  • 4 Posteriormente, después de la publicación del Occhiale (1627) de Tommaso Stigliani, Errico reeditar (...)
  • 5 Errico recurre al teatro para escenificar su postura con respecto a las diatribas contemporáneas. E (...)

3En otro Parnaso, el de Scipione Errico, tiene Lope de Vega un espacio privilegiado. El erudito siciliano es una de las voces contemporáneas más interesantes en lo que al dramaturgo español se refiere, porque Lope de Vega es considerado como el defensor de la licencia poética. Aquí interesa sobremanera por la comedia Le rivolte di Parnaso y la novela Le guerre di Parnaso. En la primera obra, publicada en Venecia en 1625, se dramatiza la revolución ocurrida en el Parnaso debido a las nuevas modas literarias. La comedia se escribe a raíz de la polémica sobre el Adone (1623) de Marino, del que Errico se autoproclamará defensor y que, efectivamente, respaldará con habilidad y fervor. Para esta primera apología4, el siciliano «escenifica» su posición literaria a través de los protagonistas: a saber, Marino, Cesare Caporali, Boccalini y Gasparo Murtola5. La breve secuencia, recordada en más de una ocasión, arremete contra la ruptura de las unidades de tiempo y espacio que Lope de Vega le impuso a Apolo. Como se verá, esta acusación —que las comedias «a la manera de Lope» superan el espacio de un día, abarcando incluso siglos, y que no tienen lugar en un único espacio— se repetirá con frecuencia.

4Más interesante es la novela titulada Le guerre di Parnaso (Venecia, 1643,4 libros), donde Lope de Vega protagoniza la revuelta que se describía en la comedia. La obra se había concebido en un principio como poema burlesco, pero luego tomó forma de romanzo, género novelístico en prosa en alza en el Seiscientos. En este caso, la diatriba gira alrededor de la Poética aristotélica, del enfrentamiento entre historia y ficción, y de los autores que escriben fuera de regla. Es importante subrayar cómo se repudian las normas poéticas. Al Estagirita se le desestima en un principio por ser una persona «forastera» y «que no tiene experiencia en la escritura poética», lo que viene a significar que su pertenencia al ámbito teórico lo devalúa en el plano creativo.

  • 6 Errico, Le rivolte di Parnaso, pp. 18-19.

E soffriremo noi che si dica che più dell’arte poetica ne sappia un che poeta non sia, che noi medesimi poeti? […] Il vero paragone della perfezione poetica non consiste già nella peripatetica speculazione, ma nella prattica ed esercizio del poetare. Non è, o Boccalini, giusto questo decreto, come già pensasti provare, ché se la giustizia commanda che nessuno si usurpi l’altrui, non conviene che un filosofo negli affari de’ poeti s’intricchi6.

5A esta objeción inicial se les contraponen autores que han sido artistas y, a la vez, han escrito normas sobre cómo componer. Encabeza la lista Horacio (Arte poético), al que siguen G. C. Grande (Epopeia, 1637), G. Ruscelli (Del modo di comporre versi nella lingua italiana, 1559), T. Tasso (Discorsi del poema eroico, 1594) y Lope de Vega (Arte nuevo de hacer comedias, 1609). Estos escritores trataron de la preceptiva en breves libelos que, aún sin citarse explícitamente, eran reconocibles para el destinatario del discurso:

  • 7 Errico, Le rivolte di Parnaso, pp. 19-20.

Or divulgate in Parnaso e in tutta la poetica giuriddizione questi commandamenti di Apollo, perturbò atrocemente gli animi di ciascuno, tanto perché la maggior parte de’poeti voleva scrivere a suo modo, e non per altrui volontà, e di queste nove regole il giogo ne aborriva; quanto perché si vedea chiaramente che con questi ordini ai privilegi di Parnaso si facea non poco pregiudicio. Oltre che niun poteva soffrire che si dicesse che Aristotele, persona forastiera e niente prattica nel poetare, per aver trovati i poeti senza regola alcuna, si fosse indotto a formare i precetti del buono componere. E perché voleano mostrare che anch’essi erano dell’arte poetica più veri maestri, fecero che di molti poeti si publicassero gli scritti che le regole contenevano del buon poetare. Così andò molto intorno un libretto di Orazio Flacco sopra questo soggetto, ed altri di Giulio Cesare Grande, di Girolamo Ruscelli, di Torquato Tasso, di Lope di Vega e di diversi altri autori7.

6Además de auctoritas poética, Lope de Vega se convierte en personaje siendo el cabecilla de una conjuración en contra del texto del Estagirita impuesto en el Parnaso. Su contrincante es, nuevamente, Boccalini, defensor de las normas e interlocutor directo de Apolo. Al dramaturgo español se le connota como «vivacísimo», «magnánimo», «extravagante» o «caprichoso» y se le reconoce el ingenio y la voluntad de escribir a su aire. En otros términos, la causa del aborrecimiento de la teoría poética, de las normas, por parte de Lope, reside en la vivacidad de su ingenio. Aparentemente, se reitera la incompatibilidad de teoría y praxis:

  • 8 Errico, Le rivolte di Parnaso, p. 26.

Eravi in Parnaso tra le genti spagnuole un celebratissimo poeta detto per nome Lope de Vega Carpio, il quale per essere vivacissimo e magnanimo ingegno, ogni legge, ogni precetto, ogni maestro aborriva; e di suo libero e stravagante capriccio componendo, avea non solo appresso la sua ed altre nazioni gran nome acquistato, ma ancora per le sue uniche rappresentationi gran denari raccolti, e con la sua poesia quasi a tutti gl’interessi della sua casa sovvenuto a pieno. Costui che più d’ogni altro queste regole d’Aristotele dispreggiava insieme e temeva, dubitando che questi statuti radicando molto in Parnaso, le sue composizioni che d’ogni regola e legge eran lontane, non avessero a perdere l’usato e celebre grido; costui, dico, adunati secretamente i poeti della sua nazione, cominciò con ardite parole ad esagerare il gran pregiudizio, che con queste aristoteliche leggi all’arte poetica facevasi, e come Apollo, ingannato dalle lusinghe della moglie e dalle fallacie de sofisti, al giogo de’ filosofi avea sottoposto Parnaso. Per lo che necessario era che mentre il male era fresco, si dasse il conveniente rimedio. Facilissimo fu il piegare a quel che ei voleva gli animi di coloro che, non meno di lui, alla libertà del componere inchinati erano8.

7De los pormenores de la narración de Errico interesa destacar el protagonismo de los españoles (con la excepción de Séneca) en la defensa de la licencia poética, y la sagacidad manifestada por Lope durante las negociaciones con Melpómene, dirigidas a demostrar que las nuevas leyes introducidas en el Parnaso colisionan con los privilegios propios de los poetas. A este respecto, en la ficción alegórica se recuerdan las batallas de Marino con Stigliani y Beroso y, en el último libro, donde reaparece Lope, la diatriba sobre el uso de la prosa o el verso en el teatro y el contraste entre los historiadores —campea la figura de Heliodoro que, por sus Historias etiópicas, es el único admitido en el Parnaso— y los poetas.

8Amén de su inclinación a las nuevas modas, Errico dibuja a los poetas modernos como revolucionarios y con matices algo contradictorios. El propio Marino, eje de la defensa del siciliano, se configura como un truhán y embustero, mientras que, en el caso de Lope, se reprende la extravagancia y originalidad del dramaturgo español por los excesos que provoca, de modo y manera que, al final, tanto él como otros compatriotas suyos salen bastante mal parados de las guerras parnasianas. Sirva de ejemplo la manera en que, durante el período de suspensión del edicto apolíneo, las academias y los centros literarios escriben libres de cualquier norma. El pasaje encierra una condena de la libertad poética, aquí nuevamente concretada en la impertinente ruptura de la unidad de tiempo:

  • 9 Errico, Le rivolte di Parnaso, p. 31.

Ma tra ’l mezzo di questo tempo, come che fossero i poeti da ogni legge ed ubbedienza al lor Signore in tutto liberi e sciolti, non solo attendevano per tutte l’Accademie a contradir liberamente agli aristotelici precetti, ma anco a proponer dottrine stravagantissime, e ad ogni ragione e senso contrarie; il che fu principalmente eseguito da’ poeti settatori di Lope, i quali tra gli altri spropositi, in una medesima opera facevano nascere un fanciullo e indi comparir da vecchio, e che alcuni da due distantissime cittadi raggionassero insieme9.

  • 10 Ver Errico, Le guerre di Parnaso, pp. xxxvi-xlii.

9A pesar del escaso éxito, Errico concibió una continuación de la novela. Gino Rizzo ha reconstruido, a través del epistolario del autor, algunos de los temas tratados en esta segunda parte, que, finalmente, no se llevó a cabo. Los escuetos indicios, sin embargo, anunciaban nuevas e interesantes «escenificaciones»10.

  • 11 Ver Frugoni, Il tribunale della critica.
  • 12 Ver también Rodler, 1996.
  • 13 Frugoni, Il tribunale della critica, pp. 241-242; Armanini, 2003, p. 75.
  • 14 Por ejemplo, Las bizarrías de Belisa, El laurel de Apolo, Las batuecas del duque de Alba, El perro (...)

10De la segunda mitad del siglo xvii es la novela en siete libros de Francesco Fulvio Frugoni, titulada Il cane di Diogene (Bologna, Antonio Bosio, 1687-1689). A lo largo de la narración el perro del filósofo, que da título a la obra, recorre los tiempos modernos y tiene ocasión de conocer a algunos españoles ilustres. Ha interesado sobremanera a los investigadores el libro V que contiene el llamado Tribunale della critica11, que, como su título indica, reseña ciertas tendencias literarias del tiempo. Armanini ha registrado los hispanismos, los instrumentos estilísticos (paronomasias, equívocos, correlaciones, etc.) y los elementos culturales españoles perceptibles en Il cane di Diogene. En la novela dominan los tonos satírico-burlescos en la línea marcada por Francisco de Quevedo, autor extremadamente valorado por el italiano, y por La secchia rapita de Tassoni12. Frugoni presta particular atención a los juegos verbales, con que se apropia no solo de las ingeniosas creaciones lingüísticas españolas sino también de la propia lengua. Lope de Vega se cita de forma explícita en una sola ocasión, con una anécdota explicativa de la expresión «¡Es de Lope, es de Lope!»13 que suele señalar la excelencia una obra, aquí una comedia fuera de las reglas. Sin embargo, la filóloga italiana se ha detenido en algunos pasajes que parecen tener una correspondencia —algo débil, a decir verdad— con ciertas obras del dramaturgo español14. Lope comparte protagonismo con otros dramaturgos auriseculares, empezando por Calderón de la Barca, «un Calderone bollente e gorgogliante al fuoco dell’entusiasmo», cuya comedia en versos estaba hecha

  • 15 Frugoni, Il tribunale della critica, VII, pp. 426-427; Armanini, 2003, p. 76. Al lado de Calderón s (...)

senza leggi drammatiche, ancorché ben salata dai motti e condita dagli equivoci, come stilano quei professori scenici, tutti avviluppati negli intrighi ed intenti a sciorre i gruppi senza osservar la proporzione del verisimile e dell’unità della tavola15.

  • 16 Ver Sana, 1993.

11Además de ser recordado como dramaturgo y de participar, aunque brevemente, en la ficción narrativa, Lope, o mejor, sus libros forman parte de la Biblioteca dei Gastrimargi, modelada sobre la rabelesiana Librairie de Saint Victor, cuyo fin es parejo al de la igualmente célebre biblioteca de Don Quijote. Termina quemada por mandato superior. Entre los títulos ficticios de esta peculiar colección y el inventario de la biblioteca real del fraile italiano se han podido reconstruir sus conocimientos y sus inclinaciones literarias16. Frugoni, por lo que al teatro respecta, debió de leer bastantes comedias españolas e incluso verlas representadas, durante sus estancias en España. Queda por confirmar si leyó de verdad todo cuanto se menciona en Il cane di Diogene, un repertorio de textos muy extenso y variado de lenguas y géneros. En cambio, se puede afirmar con cierta seguridad que el interés que demuestra por Lope se debe a su papel en la renovación teatral, de quien aprecia sobremanera el teatro inspirado en elementos tradicionales o populares y, finalmente, su originalidad léxico-estilística en el ámbito satírico, que coincide con el gusto del fraile italiano.

  • 17 Celano, Degli avanzi delle poste, p. 192.
  • 18 Celano, Degli avanzi delle poste, p. 207.

12La ficción periodística parnasiana se estaba imponiendo como forma de crítica literaria, insertándose en la prosa novelística. Son de esta época títulos como Il corriere svaligiato (1641) de Ferrante Pallavicino o Degli Avanzi delle Poste (1676-1681,2 vols.) de Carlo Celano, gran admirador de Lope, que, por medio del expediente del correo robado o hallado, entretienen al lector con cartas y ragguagli. Tanto en el libro de Pallavicino como en los 69 ragguagli del napolitano, de los que pudimos consultar solamente los contenidos en la primera parte de 1676 (un total de 65), no encontramos citas explícitas del dramaturgo español. Sin embargo, resultan interesantes las ideas sobre la literatura moderna en su comparación con la antigua, porque comparten argumentos y tonos con los juicios expresados sobre el teatro de Lope. Es frecuente la crítica de los libros apreciados por la masa, en primer lugar, el género novelístico. Se condena la política comercial de los impresores que inundan el mercado de libros insustanciales, a menudo hechos de retazos de otros. Celano denuncia que la «molteplicità de’ libri, modernamente stampati, era arrivata a tanto, che anzi confondeva, che erudiva gli umani ingegni»17 y que muchos escritores eran unos plagiarios, puesto que «ch’ad altro non avevano atteso che a dilettare con certi racconti di sogni, da moderni chiamati romanzi, mentre che lo mondo che corre vuol passatempi; e se pure in essi vi si trova qualche erudizione, è copia di copia, perché l’aveano carpite da qualche Officina istorica o da qualche Poliantea, delle quali il mondo è pieno»18. Comparte dicha desestimación de los textos impresos en el siglo xvii, también Pallavicino que, en la carta XI, compara los libros españoles con un plato de rábanos:

  • 19 Pallavicino, Il corriero svaligiato, p. 28.

Questi sono i libri Spagnuoli, molti in numero, ma pochi in sostanza. Hanno, come questi ravani, una gran chioma di foglie in una copia di parole mal composte, ma sotto quella, v’è un capo di romolazzo senza cervello. E se alcuno ha vivacità spiritose che pizzicano, riescono ad ogni modo sciapite, là dove hanno bisogno di sale». «Pongasi —disse Appollo— sopra un lettamaro, non in una mensa, la quale sia coronata da Principi». Seguiva nell’ordine, per non admettere pregiudicio nella precedenza, un’Ollea potrida di libri che vengono di Spagna, degni di molta stima. La confusione però di dottrina e di chiacchiare, in un distinto miscuglio, sepelisce la buona sostanza, e pone nausea talvolta, prima d’essere gustata. «È buona vivanda questa —disse Appollo— ma non è degna di comparire in una tavola di delicatezze»19.

  • 20 Como se desprende de la carta XLI de Pallavicino, a la cual se puede asociar el Ragguaglio XIX de C (...)

13En el juicio corrosivo de Pallavicino pesa, probablemente, su postura política antiespañola y una común condena de la ignorancia que circula en la república de las Letras20. Ello no obstante, este desprecio de lo moderno no afecta a todos los géneros literarios de la época y parece excluir a los autores con ingenio.

14La guerra llevada a cabo por Lope en pos de esos felices hibridismos tan del gusto del pueblo, por los que se soliviantaron los intelectuales defensores de la Antigüedad y de su herencia, se trasladó también al ámbito teatral. Este mismo procedimiento puede usarse en las máscaras de la ficción teatral que interactúan con dioses y poetas en textos dramáticos que, desde su título, delatan la función de promoción ideológico-poética. Es el caso de Arlequín, protagonista de Bacco usurpatore di Parnaso o sia Arlichino, poeta tragico alla moda e di buon gusto, begamascante giurato per la vita, riformatore delle tragedia (1724), o de otras piezas que «representan», en ambos sentidos del término, actitudes teóricas o ataques a bandos literarios determinados, como, por ejemplo, Il Parnaso accusato e difeso, festa teatrale per musica (1738) o Il Maritaggio delle Muse de Giovanni Giacomo Riccio (1624?). Ficción y realidad mezclan sus contornos para acercar al público temáticas académicas y, más frecuentemente, asuntos políticos que, por aquel entonces, eran mayoritariamente antiespañoles y que hemos dejado de lado a propósito; dichas cuestiones, pullas o diatribas de teoría literaria saltan desde la realidad a la literatura donde, curiosamente, «reviven» en una serie de obras que tienen, a veces, trascendencia artística, y en otras ocasiones, un valor documental.

Bibliographie

Referencias bibliográficas

Armanini, Sofia, «Un’enciclopedia picaresca. Lingua e culture spagnole nel Cane di Diogene di Francesco Fulvio Frugoni», Studi secenteschi, 44, 2003, pp. 3-120.

Celano, Carlo, Degli avanzi delle poste, Napoli, A. Bulifon, 1676.

Conrieri, Davide, y Salomé Vuelta García, «Le Essequie poetiche per Lope de Vega: bilancio e proposte», en Forme e occasioni dell’encomio tra Cinque e Seicento, Pisa, Pacini, 2012, pp. 313-344.

Errico, Scipione, Le rivolte di Parnaso, Venezia, Bartolomeo Fontana, 1626. Ejemplar digitalizado della Biblioteca Nazionale Braidense, Racc. Dramm. 0279.

—, Delle guerre di Parnaso, ed. G. Rizzo, Lecce, Argo, 2004.

Frugoni, Francesco Fulvio, Il tribunale della critica, ed. Sergio Bozzola y Alberto Sana, Parma, Guanda, 2001.

—, Il cane di Diogene, ed. Gian Mario Anselmi, Bologna, Forni, 2009,7 vols.

Fumaroli, Marc, Las abejas y las arañas. La Querella de los Antiguos y los Modernos, Barcelona, Acantilado, 2008.

Pallavicino, Ferrante, Il corriero svaligiato, ed. A. Marco, Parma, Università di Parma (Archivio barocco), 1984.

Rodler, Lucia, Una fabbrica barocca. Il «Cane di Diogene» di Francesco Fulvio Frugoni, Bologna, Il Mulino, 1996.

Sana, Alberto, «La libreria del Frugoni», Studi secenteschi, 34, 1993, pp. 123-258.

Vuelta García, Salomé, «Lope de Vega nel Parnaso italiano del Seicento», en “… Por tal variedad tiene belleza”. Omaggio a Maria Grazia Profeti, ed. Antonella Gallo y Katerina Vaiopoulos, Firenze, Alinea, 2012, pp. 271-280.

Notes

2 En Italia merecen recordarse, por ejemplo, el X Libro de los Pensieri de A. Tassoni que se publicó en 1612 con el título de Ingegni antichi e moderni, o L’hoggidì, ovvero il mondo non peggiore né più calamitoso del passato de S. Lancellotti de 1623.

3 Se han acercado a este texto Conrieri-Vuelta García, 2012, a quienes, agradeciéndoles el haberme permitido leer su contribución en prensa, remito para una primera aproximación a la miscelánea en memoria del dramaturgo español.

4 Posteriormente, después de la publicación del Occhiale (1627) de Tommaso Stigliani, Errico reeditará esta misma comedia integrándola con el Occhiale appannato (1629), en donde rebate, punto por punto, las acusaciones del poeta materano.

5 Errico recurre al teatro para escenificar su postura con respecto a las diatribas contemporáneas. En esta misma línea, se sitúa otra pieza dramática, definida como «comedia tragicomedia in comedia» y titulada Le liti di Pindo (1634), que no nos interesa en cuanto a temática, puesto que tiene como eje de la disputa la cuestión política sobre la autonomía de Sicilia con respecto a la península, pero sí que confirma esta peculiar utilización de la ficción literaria.

6 Errico, Le rivolte di Parnaso, pp. 18-19.

7 Errico, Le rivolte di Parnaso, pp. 19-20.

8 Errico, Le rivolte di Parnaso, p. 26.

9 Errico, Le rivolte di Parnaso, p. 31.

10 Ver Errico, Le guerre di Parnaso, pp. xxxvi-xlii.

11 Ver Frugoni, Il tribunale della critica.

12 Ver también Rodler, 1996.

13 Frugoni, Il tribunale della critica, pp. 241-242; Armanini, 2003, p. 75.

14 Por ejemplo, Las bizarrías de Belisa, El laurel de Apolo, Las batuecas del duque de Alba, El perro del hortelano o El caballero de Olmedo.

15 Frugoni, Il tribunale della critica, VII, pp. 426-427; Armanini, 2003, p. 76. Al lado de Calderón se recuerda también el Don Gil de las calzas verdes, comedia «buffona» o «satira drammatica contro i bacchettoni».

16 Ver Sana, 1993.

17 Celano, Degli avanzi delle poste, p. 192.

18 Celano, Degli avanzi delle poste, p. 207.

19 Pallavicino, Il corriero svaligiato, p. 28.

20 Como se desprende de la carta XLI de Pallavicino, a la cual se puede asociar el Ragguaglio XIX de Celano. En él, se suprimen los textos compuestos con hurtos de otros libros, por lo cual, su majestad apolínea «ordinò che la roba fusse restituita a’veri padroni e quei tali, cassati publicamente dal catalogo de’letterati ingegnosi, fussero condannati ad abitare la strada de’copisti» (Celano, 1676, pp. 208). Del escritor napolitano, merece la pena recordar también los avisos XXIX, sobre las máscaras, y XXX, en donde la batalla teórica (aquí más filosófica que poética) entre platónicos y aristotélicos no llega a solucionarse «non per maliziosa trascuraggine, ma solo per buon governo aveva differito di terminar quella causa, stimando utile grande alla quiete del publico il mantenere ne’tribunali a litigare certi cervelli specolativi, i quali, quando non hanno che fare, danno in mille perniciose novità. Oltreché la determinazione troppo avrebbe da offendere uno de’ due Principi della filosofía, quali erano Platone ed Aristotile, ed in conseguenza si potrebbe cagionare qualche scandaloso danno alla republica letteraria; mentre che ognuno di questi ha molti seguaci ed aderenti, che spenderebbero tutto il loro patrimonio dell’ingegno al mantenimento della riputazione del di loro capo e maestro. Aggiungasi che con questa lunghezza campano molti poveri virtuosi scrittori; mentre che vi trovano qualche pabolo, da tanti argomenti, dispute, dimostrazioni ed apologie, che da questi settari litiganti alla giornata si spendono a scudi di stampa» (Celano, Degli avanzi delle poste, pp. 244-245).

© Presses universitaires du Midi, 2013

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search