Version classiqueVersion mobile

Pictavia Aurea

 | 
Alain Bègue
, 
Emma Herrán Alonso

Teatro

La reina como mujer varonil en el teatro del Siglo de Oro. Un ejemplo mitológico: la figura de la amazona

Ana Cabrero Aramburo

Texte intégral

Introducción

1Uno de los tipos de mujer más trabajados en el teatro del Siglo de Oro es el de la mujer varonil; personaje femenino caracterizado por poseer rasgos que habitual y tradicionalmente se asocian al hombre, como son el ardor guerrero, la inclinación a la batalla y la valentía.

2Junto a estos rasgos, considerados positivos, la mujer varonil también lleva asociadas otras características propias del hombre que, por el hecho de ser mujer, se presentan como rasgos negativos, entre otros: ser esquiva al amor y desdeñosa a cualquier requiebro galante.

3Es, por tanto, la mujer varonil una figura que en la comedia asume el papel de hombre y se comporta de manera diferente, e incluso contraria, a lo que se esperaba del ideal femenino de acuerdo a los tratados teóricos de la época.

4En la Comedia Nueva, podría decirse que se dibujan dos tipos de mujeres varoniles: por una parte, aquellas que se asemejan a los hombres en el entendimiento y en el ánimo valeroso y fuerte, aspectos que se presentan como positivos. Claras muestras de ello son las figuras de María de Molina en La prudencia en la mujer, o la emperatriz Irene en La república al revés, ambas obras de Tirso de Molina. Por otra parte, destacan aquellas mujeres en las que, aunque predomina en ellas el ánimo varonil (los ya mencionados rasgos de ardor guerrero, valentía, etc.), también se muestran como esquivas y desdeñosas al amor y a los hombres, características que se presentan como algo negativo y antinatural.

5Como ejemplo de este tipo de figura varonil planteada desde un punto de vista negativo o, cuanto menos, antinatural, puede destacarse la amazona. Se trata de una figura mitológica que se erige como modelo de mujer guerrera, inclinada a la lucha, y que no solo se muestra esquiva y desdeñosa al amor, sino que también llega a despreciar y a aborrecer a los hombres.

6Todos estos rasgos de fortaleza, agresividad y valentía son aprovechados por algunos dramaturgos áureos para crear el tipo de mujer varonil, que como se ha apuntado, tiene en esta figura mitológica su principal exponente y da pie, incluso, a la creación de otra nueva figura procedente de la clásica: las amazonas americanas, fruto de una fusión de la mitología clásica y de las memorias de la conquista del Nuevo Mundo.

7Estas amazonas americanas son personajes de la obra tirsiana Amazonas en las Indias (obra publicada en 1635), en la que se da voz a la reina Menalipe y a su hermana Martesia. Las amazonas clásicas se encuentran, por su parte, en la obra Las amazonas, de Antonio de Solís, publicada en 1681 y en la que cobran protagonismo la reina Menalife y Miquilene; y en tres obras de Lope de Vega: Las mujeres sin hombres (de 1621), que tiene como personajes destacados a la reina Antiopía, a Deyanira, que le disputa el trono, a Menalipe y a Hipólita; la comedia Las justas de Tebas y reina de las amazonas, cuya escritura se considera anterior a 1596 y en la que el protagonismo recae sobre la reina amazona Abderite; finalmente, las amazonas son también personajes, aunque secundarios, de la obra Las grandezas de Alejandro (publicada entre 1604 y 1612), en la que aparece, ya en el segundo acto, la reina Rojane.

La figura de la amazona

8En todas las obras antes mencionadas, los dramaturgos coinciden en la presentación de las amazonas como mujeres varoniles (algunas particularidades presenta Rojane, personaje de Las grandezas de Alejandro). Son personajes que se asemejan desde el punto de vista físico y moral; así, tanto las reinas como sus súbditas son descritas, físicamente, como mujeres muy bellas que presentan atributos guerreros: están vestidas con atuendo varonil y armadas con arcos, flechas, jabalinas, espadas, todas armas que emplean para combatir contra los hombres, a los que realmente vencen con esa desmedida hermosura. Desde el punto de vista moral y siendo herederas de una tradición clásica, las amazonas sentirán un profundo odio hacia el género masculino, que se transformará finalmente en amor, de acuerdo al orden natural, que exige la subordinación de la mujer al hombre.

9Sin embargo, en el caso de la amazona, esta se erige como dueña y señora de sus actos, capaz de fundar un pueblo, una sociedad, en la que están excluidos quienes, por naturaleza, se consideraba que tenían más dotes para gobernar; así, el poder en estas comedias es ejercido por una mujer, por una reina. Precisamente por todos estos rasgos mencionados la figura mitológica de la amazona pudo resultar atractiva a algunos autores del Siglo de Oro.

10Lope de Vega, como se ha apuntado, fue uno de los autores interesados en recrear el mito de estas mujeres guerreras; así lo hace en su comedia Las justas de Tebas y reina de las amazonas, en la que aparece como protagonista Abderite, presentada como la reina de este pueblo guerrero exclusivamente femenino asentado en el Termodonte. En esta obra, Lope de Vega dibuja una mujer que se ajusta, en cuanto al aspecto físico, a los rasgos de la dama, ya que se trata de una mujer muy hermosa; pero en cuanto al ánimo, queda relacionada con las características propias del hombre, pues sus acciones la revelan como una mujer fuerte, valiente y aguerrida.

  • 1 Vega, Las justas de Tebas y reina de las amazonas, p. 782.
  • 2 Vega, Las justas de Tebas y reina de las amazonas, p. 768.

11Esta reina amazona es, por tanto, una mujer de naturaleza guerrera, cuyos atributos son las armas y su campo predilecto, la batalla. Abderite se define a sí misma, empleando el género masculino, como «robusto», y justificando esta definición a través de una imagen muy plástica: «¿No ves que si asiento el pie / la planta en la tierra estampo?»1. A esto hay que añadir, además, su disfraz de caballero (sin olvidar que el atuendo de la amazona es ya de por sí varonil), lo que le permite participar, sin ser reconocida, en las justas de Tebas. Así, Abderite demuestra, no solo en su ánimo y actitud, sino también en su vestimenta, que es una mujer varonil. Pero mujer, al fin y al cabo. Ya que, a pesar de su desprecio y reticencia a los hombres, termina enamorada de Ardenio. Un sentimiento amoroso por el que su criada Pirene la recrimina, tachándola de «flaca y tierna dama»2.

12Entre dos polos, venganza y amor, se moverá constantemente la reina amazona: por una parte, desea vengar a su hermano, pero, por otra, ama a quien debe matar para lograr llevar a término su venganza. Y a esto se añade también una nueva tensión: la obligación de Abderite, como amazona y como gobernante de ese pueblo, de cumplir con la tradición de aborrecer a los hombres y al casamiento, como le recuerda de nuevo Pirene. La reina, no obstante, rechaza esta costumbre apelando, curiosamente, al honor de la mujer (p. 770).

13En cualquier caso, Abderite se mueve de manera constante entre el amor y la fidelidad a sus sentimientos, y la tradición y la fidelidad a sus costumbres de amazona; así, cuando pesa en ella el amor, se muestra dispuesta a renunciar a su reino; sin embargo, cuando en ella pesa el despecho, ya que Ardenio no la ama, Abderite se reprende a sí misma por quejarse de amores. Sin duda, la lucha entre la naturaleza varonil, asociada a la guerra, y la femenina, asociada al amor, es una constante en la figura de Abderite.

  • 3 Vega, Las justas de Tebas y reina de las amazonas, p. 774.

14Finalmente, tras demostrar en las justas su valor, al vencer a todos sus contrincantes pero también al lograr la mano de la princesa y cederla a Ardenio, de quien este está enamorado, la figura de la reina Abderite queda perfectamente equilibrada mediante la unión de valor y virtud, al actuar como una gobernante ejemplar, demostrando también así un entendimiento varonil3.

  • 4 Vega, Las grandezas de Alejandro.
  • 5 Mataix, 2010.

15Años después, Lope de Vega retoma de nuevo el mito de las amazonas en su comedia Las grandezas de Alejandro4, que recrea el episodio de la unión de Alejandro Magno con una amazona; en esta comedia, la reina Rojane, que aparece en el segundo acto, queda esbozada como una mujer guerrera, tal y como se refleja a través de su atuendo (vestido corto, plumas, daga y espada). Sin embargo, su actitud y su ánimo, sin dejar de ser el de una amazona, y por tanto belicosa, se acercan más al de una hermosa dama enamorada, ya que llega a confesarse esclava de Alejandro (p. 94) y solo en una ocasión aparece entablando una lucha con el persa Tebandro; un enfrentamiento en el que demuestra suficiente coraje como para ganarse el apelativo de «mujer valerosa», tal y como indica el propio Alejandro. De este modo, se puede entender que Lope refleja también la idea de que el amor no tiene por qué excluir necesariamente el valor, como destaca la investigadora Remedios Mataix5.

16La reina Rojane no representa, en esta obra un papel destacado, sino que funciona como un elemento más dentro del conjunto de grandezas que se mencionan sobre Alejandro y permite, asimismo, introducir algunos rasgos propios de las amazonas clásicas, como la costumbre de unirse una sola vez a los hombres para tener descendencia. Sin embargo, ciertos aspectos explotados en otras comedias, como el profundo e inicial aborrecimiento a los hombres, queda completamente desdibujado, puesto que la reina amazona Rojane y sus dos acompañantes no hacen mención a ningún gran odio y ensalzan las virtudes de Alejandro, cayendo rendidas a los pies de este y de otros hombres prácticamente tan solo verlos.

  • 6 Vega, Las mujeres sin hombres, v. 657, p. 189.
  • 7 Vega, Las mujeres sin hombres, v. 678, p. 190.

17Ese repentino enamoramiento también se refleja en la última comedia lopesca dedicada al tema de las amazonas clásicas, Las mujeres sin hombres, en donde se presentan los rasgos característicos de estas figuras mitológicas, que quedan definidas como «belicosas amazonas»6 y «amazonas fuertes»7; son, por tanto, un reflejo de la mujer varonil: mujer guerrera, fuerte y valerosa, a la que se une, nuevamente, el rasgo de la hermosura. Sin embargo, y a diferencia de Las grandezas de Alejandro y en semejanza a Las justas de Tebas, aparece muy marcada la constante tensión entre el sentimiento amoroso y la tradición de las amazonas de vivir sin los hombres.

18Las protagonistas de esta obra son Antiopía, la reina, que ha conseguido el trono tras una fuerte disputa con Deyanira, la otra figura destacada de la comedia, quien había pretendido alzarse con el poder, y que se convierte en un continuo contrapunto de la reina. Antiopía, como gobernante de las amazonas y defensora y estandarte de sus tradiciones y costumbres, adopta un comportamiento masculino, que es el que marca las pautas sociales de estas mujeres, ya que, paradójicamente, las pretensiones de ser hombre, a pesar del desprecio que dicen sentir hacia ellos, están presentes a lo largo de toda la comedia, al igual que está presente, como le ocurría a Abderite, la tensión constante entre amor y tradición: Antiopía actúa movida por el conflicto entre sus intereses particulares (el amor que siente hacia Teseo) y los intereses sociales (la defensa de la ciudad y del honor del pueblo de las amazonas).

  • 8 Vega, Las mujeres sin hombres, v. 2297, p. 244.

19Finalmente, Antiopía, así como también Deyanira, se ven rendidas ante el amor de Teseo, aunque este se enamora de la reina, lo que despierta los celos de aquella, su sed de venganza y su ambición; por ello, Deyanira decide aliarse con los hombres y termina enamorada de Hércules, quien convierte a la bella amazona en reina de la hermosura8; Deyanira, cegada por el amor, asegura que desea ser su esclava más que reina de Temiscira, objetivo por el que se había enfrentado continuamente a Antiopía. Se aprecia así, de nuevo, la posible renuncia de la amazona al reino y a cualquier tipo de poder simplemente a cambio de ser amada y de amar a los hombres.

  • 9 Vega, Las mujeres sin hombres, v. 1416, p. 215.

20En esta obra, asimismo, se pueden observar determinados episodios en los que se produce un intercambio de papeles, como indica la propia Deyanira en los versos 1.500 y 1.501. Por ejemplo, las amazonas asumen el papel de galanes que cortejan a la dama (en este caso, a Teseo) y, de hecho, la propia Antiopía está dispuesta a adorar y galantear a su amado desde el terrero, como si se tratara propiamente de un galán9.

  • 10 Vega, Las mujeres sin hombres, v. 1410, p. 215.
  • 11 Vega, Las mujeres sin hombres, vv. 2338-2339, p. 245.

21Esa inversión en el comportamiento de hombres y mujeres también se aprecia en la referencia de Antiopía a la blandura de los hombres10, que posteriormente se trocará en dureza, cuando Teseo la abandone al no rendir Antiopía su ciudad (la reina se debate entre el nuevo amor y el antiguo honor, entre actuar como mujer o como reina, reflejo, a su vez y en cierto modo, de la doble corporalidad del monarca); Teseo se siente ofendido por haber sido infamado de mujer al haber querido precisamente defender a las mujeres11.

  • 12 Vega, Las mujeres sin hombres, vv. 2767-2770, p. 258.

22Antiopía, al sentirse burlada, optará por entablar batalla con los hombres, pidiendo disculpas a las amazonas por haber deshonrado a su pueblo y sus costumbres. Pero el amor ya ha hecho estragos, y al encontrarse de nuevo con Teseo, y a través de la mediación de Hércules, se firman las paces, que consisten en la elección, por parte de cada hombre, de una de las mujeres12.

  • 13 Vega, Las mujeres sin hombres, vv. 579-581, p. 186.
  • 14 Vega, Las mujeres sin hombres, vv. 1530-1531, p. 219.
  • 15 Vega, Las mujeres sin hombres, vv. 855-857, p. 196.

23La mujer que se presenta en esta obra, por tanto, también se ajusta al prototipo de la mujer varonil, con sus rasgos guerreros, revelados en su ánimo y en su atuendo, y con su desdén hacia al amor, reflejado en el odio al hombre, al que desprecian y al que, paradójicamente, también desean parecerse; sin embargo, como ocurre en Las justas de Tebas, esta figura evoluciona a lo largo de la comedia para acabar, finalmente, rendida al amor y a los hombres, esencialmente por dos motivos, como puede extraerse del análisis de estas comedias. Por una parte, porque «… el filósofo decía / que la mujer apetece / al hombre, como a la forma la materia», tal y como reconoce Antiopía13, dentro de su contradictorio parlamento acerca del amar y el aborrecer, y como también asegura Teseo14 («… una mujer sin hombre, / materia sin forma es»). Lo natural, por tanto, es que la mujer desee estar con un hombre y que necesite, además, de su protección y guía. Por otra parte, porque aquello que está prohibido, tal y como indica Hipólita, resulta más atractivo: «… Mira / que la privación levanta / todo mortal apetito»15).

  • 16 Solís, Las amazonas, p. 391.

24En esta misma línea se presenta la obra de Antonio de Solís, Las amazonas, que se inicia con palabras de carácter misógino por parte del gracioso Luciano y del galán Astolfo (hijo, precisamente, de una amazona y de Alejandro, episodio recogido en Las grandezas de Alejandro); este joven, a pesar de no conocer mujer, asegura que esta es un ser más imperfecto que el hombre16, idea que corrobora Luciano al decir que es un natural decreto considerar a la mujer inferior a ellos.

  • 17 Solís, Las amazonas, p. 395.
  • 18 Solís, Las amazonas, p. 399.
  • 19 Solís, Las amazonas, p. 411.

25Tras estos comentarios, en los que hay cabida para tachar a la mujer de «azote del hombre»17 o «monstruo fiero»18), aparecen las amazonas Menalife, reina, y Miquilene, que hace las funciones de consejera; ambas enfrentadas por el amor y el honor, ya que aquella ama, mientras que esta aborrece. Miquilene, que quiere defender el honor de su pueblo y sus costumbres y tradiciones, critica a Menalife por no comportarse como un hombre, sino como una mujer19, exigiéndole que restituya al imperio de las amazonas la grandeza de otros tiempos, que con ella se ha perdido, al centrarse exclusivamente en el amor a Polidoro, por el momento no correspondido (este se comporta también como un personaje esquivo y desdeñoso al amor, que desprecia a las mujeres), y en engalanar y adornar su belleza. Miquilene exige continuamente que los hombres mueran; una petición que cesa en el momento en que aparece el galán Astolfo, que continúa defendiendo, a pesar del amor que siente hacia Miquilene, o precisamente por ello, que la mujer nació sujeta al hombre por natural decreto (p. 454).

26Finalmente, las dos parejas, Menalife y Polidoro, y Miquilene y Astolfo, concertarán el matrimonio y, al igual que en Las justas de Tebas y Las mujeres sin hombres, la reina, en este caso Menalife, cederá su imperio de Escitia al que se convierte en su marido.

27En realidad, en esta obra de Solís lo que se presenta es, de nuevo, un fuerte contraste entre el amor y el honor, pero, en esta ocasión, y a diferencia de las otras dos comedias analizadas, no encarnados, desde un primer momento, en un solo personaje que se debate entre ambos polos, sino en dos personajes: por un lado, Menalife, que se rinde al amor; por otro lado, Miquilene, que defiende ante todo el honor de su pueblo y que se erige, aunque no es la reina, como mujer varonil en tanto que mujer guerrera (destaca su valor, arrojo y fortaleza) y en tanto que mujer desdeñosa y esquiva. Como siempre, también ella acabará rendida al amor, convirtiendo en bueno y válido el postulado que sostiene que la mujer nace sujeta al hombre.

  • 20 Tirso de Molina, Amazonas en las Indias, 1993.

28Por último, la obra de Tirso de Molina Amazonas en las Indias20 presenta unas figuras mitológicas que, al igual que los personajes de las comedias analizadas, aparecen, en un primer momento, como antagonistas, como figuras guerreras y esquivas, es decir, como mujeres varoniles; en este caso, Tirso las dibuja como fuertes mujeres que se oponen al avance de los conquistadores, Gonzalo y Caravajal. Pero el cambio sobreviene de inmediato, cuando estas míticas guerreras, la reina Menalipe y su hermana Martesia, se enamoran de sus adversarios y deciden deponer las armas para pasar de actuar como mujeres varoniles y guerreras a hermosas damas dedicadas al galanteo (sin que ello merme su fortaleza y valor).

29Su comportamiento es semejante al que se ha podido apreciar en las amazonas creadas por Lope y por Solís: mujeres guerreras, valientes y fuertes, que en un primer momento se muestran desdeñosas al amor, que desprecian a los hombres, pero que, al verlos, quedan perdidamente enamoradas, lo que las lleva a compartir su reino, a cederlo o a renunciar a él.

30Así ocurre con estas figuras creadas por Tirso, que hasta en tres ocasiones piden al conquistador Gonzalo Pizarro que se retire a la selva y, al casarse con Menalipe, se erija en gobernador de su territorio, es decir, en rey de las amazonas. Se trata, entonces, de personajes que, en un ambiente selvático y con su atuendo varonil, aportan el toque exótico de esta pieza de tema americano.

  • 21 Tirso de Molina, Amazonas en las Indias, p. 238.

31Se puede afirmar, por tanto, que las figuras que presenta Tirso de Molina en esta obra son una refundición de las clásicas griegas y de las reflejadas en las crónicas de Indias, que, como mujeres guerreras, se asocian inmediatamente a aquellas, tal y como Menalipe expone a partir del verso 309. La reina establece la relación de filiación que las une a las mitológicas amazonas, lo que justifica que se presenten los rasgos propios de estas figuras, como Menalipe destaca entre los versos 370 y 380: «rebeldes las armas toman, / soberbias al campo salen, / valientes el parche tocan, / horribles los arcos flechan, / resueltas dardos arrojan, / ingratas su sangre asaltan, / bárbaras sus dueños postran, / crueles escuadras turban, / diestras desbaratan tropas, / hambrientas cuerpos derriban, / severas miembros destrozan»21.

32Como se puede apreciar, también en esta relación se añaden algunos elementos omitidos o solo esbozados en las otras comedias mencionadas, como son el asesinato de sus maridos («bárbaras sus dueños postran») y de sus hijos varones —versión esta la más cruenta de todas, también reflejada en Las amazonas, de Solís, frente a otras en las que se menciona solo el abandono o la entrega de la descendencia masculina a sus padres—, así como también la referencia a la antropofagia de estas mujeres guerreras («hambrientas cuerpos derriban»).

33Las amazonas creadas por Tirso son, en definitiva, personajes que muestran la misma evolución que las amazonas analizadas anteriormente: en un primer momento, aparecen como mujeres varoniles en el sentido más amplio (mujer guerrera y mujer desdeñosa), para, posteriormente, comenzar a ejercer de damas, al enamorarse de los hombres que, hasta el momento, tanto habían despreciado. Comienzan a experimentar el sentimiento amoroso, con lo que ello conlleva de celos, despechos y ansias de venganza ante el desdén de que son objeto por parte de los conquistadores, que se niegan a aceptar su reino a cambio de amarlas.

Conclusión

34Tras lo analizado se podría afirmar que la amazona, en especial la reina, como cabeza de este pueblo mitológico exclusivamente femenino, queda reflejada en las comedias del Siglo de Oro como prototipo, exponente y paradigma de figura varonil, aprovechando las características que la leyenda le otorga. Los rasgos comunes que caracterizan a este tipo de reina como figura varonil, que permiten definirla como tal y que se reiteran en las obras comentadas son, a modo de resumen, los siguientes:

  • presentan características propias de la mujer guerrera, tanto en su actitud (briosa, aguerrida, fuerte y valerosa) como en su atuendo, propiamente masculino (vestido corto, daga, espada, jabalina, arco y flechas). Asimismo, su entendimiento puede definirse en alguna ocasión como masculino, como ocurre con la reina Abderite, protagonista de Las justas de Tebas; sin embargo, el hecho de rechazar a los hombres y de querer vivir de manera independiente les resta valor y capacidad, según la visión de los protagonistas masculinos.
  • La hermosura, rasgo común a las damas de la comedia y arma esencial de la mujer varonil, pues, sin pretenderlo, con ella vence a los hombres que, por norma general, se muestran reacios a pelear contra las mujeres, aunque estas puedan ser semejantes a ellos en fortaleza y valor.
  • La evolución del sentimiento guerrero al sentimiento amoroso, ya que desde la inclinación a la batalla se llega a la inclinación al amor y a los hombres. De este modo, las amazonas, vencidas por el amor, se ajustan más a la figura de la dama, cuando siempre se habían caracterizado por ser mujeres belicosas, aunque no necesariamente pierden ese componente guerrero y valeroso.
  • La continua tensión entre el amor y el honor. La reina (a excepción de Rojane, de la que ya hemos destacado alguna peculiaridad), que debe dar ejemplo a sus súbditas, se debate entre sus sentimientos como mujer, que se inclinan, por instinto y naturaleza, a amar al hombre, y sus responsabilidades como monarca, que la obligan a mantener la tradición y costumbre de vivir independientes de los hombres e, incluso, de aborrecerlos.
  • La cesión o renuncia por amor al poder y al reino que rigen. Las reinas amazonas (Menalipe, Menalife, Antiopía y Abderite) se muestran dispuestas a compartir su poder y su reinado con el hombre al que aman, e incluso también a cederle por completo el gobierno o a renunciar a él para estar con el hombre que aman. Así queda restaurado el orden social, considerado natural, en el que el reino es regido por un hombre, considerado más capacitado para ejercer el poder que una mujer.

35De este modo, las amazonas, mujeres guerreras por excelencia, quedan relegadas al papel de damas, al encontrarse con sus galanes y ser vencidas por el amor en un proceso de evolución desde un carácter belicoso y masculino a un carácter amoroso y femenino. El amor, por tanto, se erige como principal arma de derrota de estas míticas mujeres. De este modo, y como un aspecto esencial de análisis, puede destacarse que estos dramaturgos, esencialmente Lope de Vega, que escogen como figuras de sus comedias a las amazonas, pretenden transmitir y demostrar lo cierta y verdadera que es la máxima virgiliana Omnia vincit Amor, a través del proceso de evolución y de metamorfosis poética que sufre la figura de la mítica amazona, que de mujer belicosa se convierte en mujer y dama enamorada.

Bibliographie

Referencias bibliográficas

Mataix, Remedios, «Amazonas áureas: un viaje a América de ida y vuelta», Edad de Oro, 29, 2010, pp. 185-219.

Solís, Antonio de, Las Amazonas, en Antonio de Solís, Comedias, ed. Manuela Sánchez Regueira, Madrid, CSIC, 1984, t. I, pp. 385-440.

Tirso de Molina, Amazonas en las Indias, ed. Miguel Zugasti, Kassel, Reichenberger, 1993.

Vega, Lope de, Las mujeres sin hombres, ed. Óscar García Fernández, León, Universidad de León, 2008.

—, Las justas de Tebas, en Comedias, I, Madrid, Turner, 1993.

—, Las grandezas de Alejandro, Centro Virtual Cervantes, http://www.cervantesvirtual.com/obravisor/las-grandezas-de-alejandro--0/html/fee882c6-82b1-11df-acc7-002185ce6064_2.html#I_0_

Notes

1 Vega, Las justas de Tebas y reina de las amazonas, p. 782.

2 Vega, Las justas de Tebas y reina de las amazonas, p. 768.

3 Vega, Las justas de Tebas y reina de las amazonas, p. 774.

4 Vega, Las grandezas de Alejandro.

5 Mataix, 2010.

6 Vega, Las mujeres sin hombres, v. 657, p. 189.

7 Vega, Las mujeres sin hombres, v. 678, p. 190.

8 Vega, Las mujeres sin hombres, v. 2297, p. 244.

9 Vega, Las mujeres sin hombres, v. 1416, p. 215.

10 Vega, Las mujeres sin hombres, v. 1410, p. 215.

11 Vega, Las mujeres sin hombres, vv. 2338-2339, p. 245.

12 Vega, Las mujeres sin hombres, vv. 2767-2770, p. 258.

13 Vega, Las mujeres sin hombres, vv. 579-581, p. 186.

14 Vega, Las mujeres sin hombres, vv. 1530-1531, p. 219.

15 Vega, Las mujeres sin hombres, vv. 855-857, p. 196.

16 Solís, Las amazonas, p. 391.

17 Solís, Las amazonas, p. 395.

18 Solís, Las amazonas, p. 399.

19 Solís, Las amazonas, p. 411.

20 Tirso de Molina, Amazonas en las Indias, 1993.

21 Tirso de Molina, Amazonas en las Indias, p. 238.

Auteur

GRISO-Universidad de Navarra

© Presses universitaires du Midi, 2013

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search