Versión clásicaVersión móvil

Pictavia Aurea

 | 
Alain Bègue
, 
Emma Herrán Alonso

Prosa

El Lazarillo y el escudero: varia lección de filosofía cortesana

Eduardo Torres Corominas

Nota del autor

Este trabajo ha sido realizado dentro de los proyectos de investigación: «Creación y desarrollo de una plataforma multimedia para la investigación en Cervantes y su época», del Ministerio de Ciencia e Innovación, con referencia FFI2009-11483; y «Las contradicciones de la Monarquía Católica: la Corte de Felipe IV (1621-1665)», también del Ministerio de Ciencia e Innovación, HAR2009-12614-C04-01.

Texto completo

  • 1 Véase Torres Corominas, 2011. A este trabajo remito para la consulta del aparato crítico y bibliogr (...)

1La relación entre cortesanía y picaresca, apenas estudiada por la crítica, es sin embargo un hecho manifiesto para los estudios sobre la Corte en España, que permiten avanzar en la interpretación a partir del camino ya recorrido por autores como J. A. Maravall, V. García de la Concha, A. Ruffinatto o F. Rodríguez Mansilla, quienes, en determinados aspectos parciales, señalaron ya la existencia de dicha relación. Siguiendo sus pasos, y ciñéndonos al Lazarillo de Tormes, hemos tratado de demostrar en un reciente trabajo1 cómo sus distintos elementos narrativos cobran nuevo sentido contemplados desde la óptica cortesana, de modo que por vez primera ha sido posible integrar en un único marco teórico, junto a nuevos hallazgos críticos, aquellos apuntes y comentarios. A la luz de las conclusiones de aquel artículo, referente obligado del presente, es nuestro propósito indagar ahora, como ejercicio complementario, acerca de los vínculos de dependencia que el Lazarillo manifiesta con respecto a las principales obras del discurso cortesano de tiempos de Carlos V —debidas a Castiglione, Guevara y Erasmo—, con el fin de conocer al detalle dónde se funda y en qué consiste exactamente ese arte de la cortesanía aprendido por Lázaro, que, como parte esencial del proceso educativo descrito en la carta, permitirá al protagonista, en última instancia, beneficiarse de un oficio real, integrarse en la sociedad cortesana y acceder a las esferas del honor.

  • 2 Como afirmaba Castiglione, el cortesano necesitaba poseer el don de la palabra para desenvolverse c (...)

2Ya desde el prólogo, en efecto, donde se proyecta la visión del mundo adoptada finalmente por Lázaro de Tormes, se percibe la participación del pregonero en el universo áulico, pues, sometido al código del servicio-merced y obligado por la férrea cadena clientelar que lo unía al destinatario a través del arcipreste de San Salvador, «servidor y amigo de Vuestra Merced», se ve forzado a tomar la pluma para satisfacer, en aquel entorno de sociabilización2, la curiosidad del protector (o protectora) de su amo. De modo que la epístola no representa sino un acto de servicio que, como mérito atesorado ante Vuestra Merced, sitúa al protagonista en disposición de obtener a cambio algún favor o merced concedido graciosamente por quien demandaba ser informado sobre el «caso». La relación de servicio establecida entre narrador y narratario, por consiguiente, se asemeja (porque a través de aquéllas se articulaba, de arriba abajo, todo el sistema de la gracia) a la que, según la exposición de Castiglione, unía en la cúspide al cortesano y a su príncipe:

  • 3 Castiglione, El cortesano, Libro i, p. 101.

Así que, señor, vos me mandáis que yo escriba cuál sea (a mi parecer) la forma de cortesanía más convenible a un gentil cortesano que ande en una corte para que pueda y sepa perfetamente servir a un príncipe en toda cosa puesta en razón, de tal manera que sea dél favorecido y de los otros loado, y que, en fin, merezca ser llamado perfeto cortesano, así que cosa ninguna no le falte3.

  • 4 Sobre el afán individual de medro decía Guevara: «En las casas de los príncipes todos querrían vale (...)

3Como último eslabón de la cadena, es lógico que Lázaro se esmere en la preparación del encargo con objeto de ser, antes que nada, «favorecido», ya que, como se observa al final del prólogo, nuestro pregonero comparte con el cortesano un mismo afán individual de medro4, ese afán que lo ha impulsado a salir «a buen puerto» remando «con fuerza y maña» contra la adversa «fortuna». Hasta tal punto el protagonista se identifica con esta idea, que se erige, ante Vuestra Merced, en ejemplo de aquellos hombres nuevos que, por medio de su virtud y esfuerzo, lograron romper las barreras estamentales y ascender en la escala social. Con ello, el narrador pone en práctica, al diseñar su estrategia enunciativa (es un truhán que recurre para camuflarse a la poética del homo novus), el aviso ofrecido por Guevara a su privado, a quien aconsejaba, en tales casos, «preciarse» de su pasado para realzar, por contraste, su triunfo presente:

  • 5 Guevara, Aviso de privados y doctrina de cortesanos, cap. xiii, pp. 177-178.

Ya puede ser que el privado antes que viniese a ser privado, haya sido en persona no muy bien tratado, de linaje no muy subido, de patria no muy noto, de parientes no muy rico, de bienes no muy dotado, y de fortuna no muy cumplido: de las cuales cosas todas, no sólo no se debe afrentar, mas aun se debe preciar, porque en mucho más le ternán en la Corte, preciándose de lo que fue de antes, que ensoberbeciéndose de lo que es ahora5.

  • 6 Escena descrita en estos términos por Guevara: «Sea grande, sea pequeño, sea clérigo, sea fraile, s (...)

4Guiado por esta filosofía cortesana, resulta igualmente coherente que Lázaro aproveche la ocasión, orgulloso, para promocionarse, en tanto que autor literario, delante de los lectores, puesto que, situado en la coyuntura descrita por Castiglione, el de Tormes anhela ser también «de los otros loado» debido a la perfección con que ejecuta, en público (y para el público), su particular servicio epistolar. Este deseo de alabanza y honra, compartido con el soldado, el predicador y el noble justador que paga por su fama, obligaba, pues, al pregonero a acreditar sus méritos ante el otro —de cuya opinión dependía la honra del cortesano— mediante una cuidada dramatización dispuesta para el ojo que mira —y para el ojo que lee— sobre la escena de la Corte6.

  • 7 Lazarillo de Tormes, p. 15. A partir de aquí, cito por la edición de F. Rico.

5Una vez aclarados el sistema de valores y la red de relaciones personales que, respectivamente, inspiran y condicionan, en clave cortesana, el acto de escritura, es posible pasar al terreno del argumento, donde el ejemplo de Antona Pérez resulta capital, toda vez que, con su marcha del campo a la ciudad, señala a Lázaro la senda de la integración: «Mi viuda madre, como sin marido y sin abrigo se viese, determinó arrimarse a los buenos, por ser uno dellos, y vínose a vivir a la ciudad»7. Su objetivo, en fin, recuerda de inmediato un sabio consejo de Guevara:

  • 8 Guevara, Aviso de privados y doctrina de cortesanos, cap. viii, p. 144.

En palacio, y fuera de palacio, siempre debe el cortesano llegarse a los buenos, y virtuosos; porque de otra manera no ganará él tanta honra con las buenas obras, cuanta perderá con las malas compañías8.

6Las palabras de Antona Pérez, sin embargo, trocan subrepticiamente el sentido moral del aviso guevariano, ya que al referirse a los «buenos» no señala, claro es, a los «virtuosos», sino lisa y llanamente, como era propio en la Corte, a los que tienen:

  • 9 Guevara, Menosprecio de corte y alabanza de aldea, cap. vii, p. 177.

Es privilegio del aldea que allí sea el bueno honrado por bueno y el ruin conoscido por ruin, lo cual no es así en la Corte ni en las grandes repúblicas, a do ninguno es servido y acatado por lo que vale, sino por lo que tiene9.

  • 10 «En la Corte todos son obispos para crismar y curas para bautizar y mudar nombres. Es a saber que a (...)

7De ahí que el protagonista, desde su infancia, se vea sometido a un engañoso manejo del lenguaje que marca, significativamente, su grado de complicidad con respecto a la realidad circundante, pues si en un principio Lazarillo descodifica y pone en evidencia, por medio de la ironía, el discurso falaz de los demás personajes, más adelante, Lázaro de Tormes, acallada la voz de los apartes, codificará (como los otros) su propia autobiografía, enmascarándola (en particular, a partir del tratado IV) con el fin de que adquiera ante Vuestra Merced una apariencia decorosa. De manera que, una vez aprendido el arte de la cortesanía, éste será aplicado también a la escritura de la carta, donde el pregonero «bautiza» y «muda» a su antojo las palabras, conforme al uso cortesano, para velar con astucia el sórdido trasfondo de su historia10.

  • 11 Lazarillo de Tormes, p. 23.
  • 12 Lazarillo de Tormes, p. 23.

8A conocer las interioridades de aquel mundo contribuye el magisterio del ciego, quien inicia con el toro de piedra la dolorosa institutio del muchacho. A partir de aquí, Lázaro aprenderá a mirar de otra manera, porque, en absoluta soledad, le cumple para sobrevivir «avivar el ojo y avisar»11. Junto a su primer amo, sin embargo, no serán la gramática, la historia o la filosofía moral las materias que ocupen su tiempo, sino aquellas otras ´ disciplinas` que tenían cabida en los libros de avisos, donde se reunían consejos prácticos para la vida: «—Yo oro ni plata no te lo puedo dar; mas avisos para vivir muchos te mostraré»12. De ahí que, al margen de los principios modelizantes que articulaban ética y estéticamente el arquetipo de Castiglione, Lázaro reciba a partir de este punto la influencia de aquella otra cortesanía —esa cortesanía aplicada, más atenta a lo útil que a lo honesto— destinada a forjar, mediante la tecnificación de la conducta, un avisado y discreto cortesano. No es extraño, por consiguiente, que los principales motivos contenidos en el tratado I ilustren con elocuencia aquellas habilidades —la disimulación (el jarro y la longaniza), la observación (las uvas) o la simulación (el poste de piedra)— necesarias para vencer al otro, en tanto que contrincante, sobre el tablero.

9Tras la experiencia con el clérigo de Maqueda, el protagonista llega por fin a Toledo, donde la sociedad cortesana configurada a la sombra de su catedral representa un verdadero enigma para quien todavía no conoce, a pesar de las enseñanzas del ciego, el sistema de valores, las pautas de conducta y la forma de vida propios de aquel espacio urbano y civilizado. Eso será precisamente lo que aprenda junto al escudero, su maestro en el arte de la cortesanía, a lo largo del tratado III.

  • 13 Lazarillo de Tormes, p. 72.

10Desde su mismo encuentro, en efecto, quedamos situados en el ámbito áulico: «topóme Dios con un escudero que iba por la calle con razonable vestido, bien peinado, su paso y compás en orden»13, pues en su persona encarna el ideal estético tantas veces dibujado por Castiglione o Guevara en sus tratados:

  • 14 Guevara, Aviso de privados y doctrina de cortesanos, cap. viii, p. 147.

Debe asimismo el que anda en la Corte traer los zapatos limpios, las calzas estiradas, las ropas desarrugadas, las espadas guarnecidas, las camisas labradas, y las gorras bien puestas; porque el primor de la Corte es que los grandes señores anden ricos y los buenos cortesanos muy polidos14.

11A través de los ojos de Lázaro, contemplamos durante aquella primera jornada la ceremoniosa figura del escudero, quien, sobre la escena toledana, pasea con elegancia y garbo, oye misa devotamente, entra en casa con gran pompa y aparato y se desviste, finalmente, ya de puertas adentro, con un cuidado propio de palacio. Bajo esa máscara, sin embargo, Lázaro no tarda en descubrir la absoluta miseria que reina en la casa, de modo que se inicia sin dilación un juego de simulación y disimulación en torno a la comida en el que amo y criado intercambian sus papeles tradicionales. Para nuestro propósito, sin embargo, lo que interesa es constatar cómo, en paralelo a esta incruenta farsa, Lázaro va recibiendo de su tercer amo una completa formación cortesana, que comienza con su instrucción en el desempeño del servicio doméstico —hacer la cama, limpiar la ropa, ayudar al señor mientras se viste y lava—, esencial para mantener aseadas la persona y cámara del hombre «limpio» y de buena «crianza». Por medio de estos signos externos, en definitiva, el escudero —tal y como explica Guevara— trata de pregonar simbólicamente su «nobleza» ante Lázaro, emulando hasta en los pequeños detalles la forma de vida cortesana:

  • 15 Guevara, Aviso de privados y doctrina de cortesanos, cap. viii, p. 149.

Debe también el curioso cortesano, tener muy limpia su cámara, y muy barrida su posada: porque la limpieza, y la crianza, son grandes pregoneros de la nobleza. En la cámara donde él duerme, debe estar siempre la cama hecha, la antepuerta echada, la ropa cogida, la alfombra tendida, y el servicio alzado, y todo muy bien perfumado, que parezca se está riendo15.

  • 16 Guevara, Aviso de privados y doctrina de cortesanos, cap. i, p. 111.

12Si bien este ideal no podía ocultar las penurias de quien, en la Corte, carecía de posibles, como era el caso de aquel «pobre cortesano» descrito por Guevara que, a imagen y semejanza de nuestro escudero, «tiene la posada en una calleja, y come en mesa prestada, y duerme en cama alquilada, y está su cámara sin puerta»16.

  • 17 Guevara, Aviso de privados y doctrina de cortesanos, cap. viii, p. 146.

13Sea como fuere, al comienzo de la segunda jornada, el hidalgo se empeña en mantener su pose de cortesano vistiendo elegantemente y luciendo una espada que con calor pondera ante su criado. Ésta no sólo representa el antiguo símbolo de la nobleza guerrera, sino que, en el presente, constituye un aderezo indispensable para distinguir al cortesano que, aun sin caballo, salta a escena para dar un paseo, pues, como aconsejaba Guevara: «nunca el buen cortesano cabalgue bien sin espada, porque de otra manera más parecerá físico, que anda visitando, que no caballero que anda ruando»17.

  • 18 «Tornóla a meter [la espada] y ciñósela, y un sartal de cuentas gruesas de talabarte. Y con un paso (...)

14Antes de su partida, el ojo de Lázaro, avivado ya por su experiencia, observa con atención los gestos del escudero18, que, naturalmente, se corresponden con el ideal antropológico canonizado por Castiglione —basado en la nobleza, la gracia (siempre término medio) y el desprecio o descuido (un arte que no parece arte)— a través de su perfecto cortesano, figura modélica a la que se podía tender adquiriendo, con «ingenio» e «industria» (así lo hace Lázaro), ese arte de la cortesanía que, una vez convertido en segunda naturaleza, acreditaba al individuo para merecer, en su aplicación a la escena social, la compañía (y la gracia) de cualquier gran señor, tal y como explicaba el propio tratadista italiano:

  • 19 Castiglione, El cortesano, Libro i, p. 125.

De manera que los que no son tan perfectos de natural pueden con industria corregir en gran parte sus fallos. Y así nuestro cortesano, demás del linaje, quiero que tenga buen ingenio, y que sea gentilhombre de rostro y de buena disposición de cuerpo, y alcance una cierta gracia en su gesto, de tal manera que su simpatía le haga parecer bien a primera vista y ser de todos amado. Sea esto un aderezo con el cual acompañe y dé lustre a todos sus hechos, y prometa en su rostro merecer el trato y la familiaridad de cualquier gran señor19.

  • 20 Lazarillo de Tormes, p. 82.
  • 21 Lazarillo de Tormes, p. 84.
  • 22 «aquella sola es honra la que se hace a alguno por su virtud propria, sin que él la quiera ni desee (...)

15Lázaro, tras observar y describir los modos de vestir, de pasear, de gesticular, de conversar, de aparentar y aun de mentir de su tercer amo, y una vez padecida la pobreza de aquella casa, penetra ya con agudeza, entrado el segundo día, en la compleja personalidad del escudero, cuya mascarada, llena de presunción y fantasía, denuncia, paso a paso, por medio de sus irónicos comentarios, como el que sazona la marcha, calle arriba, del escudero: «quien no le conociera pensara ser muy cercano pariente al Conde de Arcos, o a lo menos camarero que le daba de vestir»20. En el punto climático de su admiración, en fin, a través de la voz de Lázaro parece sentirse el aliento de un humanista cristiano —«¡Oh, Señor, y cuántos de aquestos debéis Vós tener por el mundo derramados, que padecen por la negra que llaman honra lo que por Vos no sufrirán!»21—, cuya perspectiva coincidiría en lo fundamental con lo expresado por Erasmo en el Enchiridion22.

  • 23 Lazarillo de Tormes, p. 97.

16Con el denostado motivo del entierro se cierra la primera parte del tratado III. Así, descubierto el engaño de la «casa donde nunca comen ni beben»23 y desbaratado el simulacro, se hace posible ya trabar entre ambos una sincera conversación —recogida muy por extenso en la epístola debido a su importancia para explicar el caso de ascenso social— en la que de palabra el hidalgo completará la instrucción de Lázaro en el arte de la cortesanía. La plática discurre, como era de esperar, acerca de la propia existencia del escudero, cuyo oficio (auxiliar del caballero guerrero), ejercido por la baja nobleza durante la Edad Media, había caído por entonces en desuso llegada la hora de las grandes monarquías dinásticas y de la infantería asalariada. Víctima de aquella encrucijada, el hidalgo se veía forzado a (re) integrarse en la sociedad política, pues sufría ya en su lugar de origen la falta de consideración aparejada a su declive y desplazamiento.

  • 24 Lazarillo de Tormes, p. 94. Falso orgullo que denota la debilidad del escudero, pues, aun por razon (...)
  • 25 Lazarillo de Tormes, p. 100.
  • 26 Sobre la plebeya expresión «Dios te ayude», véanse los comentarios de Guevara, Aviso de privados y (...)

17Así lo deja entrever, en efecto, cuando explica que salió de su villa natal, sita en Castilla la Vieja, «por no quitar el bonete a un caballero su vecino»24, y por no sufrir a un villano que lo saludaba con aquello de «Mantenga Dios a Vuestra Merced»25, expresión plebeya e irreverente análoga a otras censuradas también por Guevara26. Uno y otro ejemplo, en suma, ilustran con claridad la naturaleza ritualista de la sociedad cortesana, donde los gestos o los saludos adquirían una importancia de primer orden al manifestar simbólicamente la posición del individuo dentro de un sistema rígidamente jerarquizado en torno a las distintas esferas del honor.

  • 27 Así lo asevera Guevara: «Aviso, y torno a avisar, al que quiere con el príncipe privar, y en la Cor (...)
  • 28 Lazarillo de Tormes, p. 103.

18Perder la honra, en todo caso, no era sólo una cuestión de autoestima, sino que limitaba enormemente las opciones de medro dentro del sistema de la gracia27, de ahí que nuestro escudero, dueño de apenas un «solar de casas» derruidas y un viejo «palomar», decida tomar la vía de Toledo, donde nadie lo conoce, para buscar «asiento»28 al servicio de algún señor. Su estrategia coincide así plenamente con la que, en el coloquio erasmiano Ementita nobilitas, Néstor diseña para Harpalo, quien, carente de linaje y dinero, desea a toda costa, como el escudero del Lazarillo, aparentar nobleza y llevar una forma de vida cortesano-aristocrática:

  • 29 Erasmo, Ementita nobilitas, pp. 270-271.

lo primero que has de hacer es exiliarte de tu patria […] Cuida mucho de evitar todo lo que parezca plebeyo […] Me refiero al vestido. Que no sea de lana, sino de seda, y si el dinero no llega, de tisú. Vístete de cáñamo, mejor que de palo […] Cuida de que todo esté impecable: el corte del sombrero, la pechera, el jubón, las calzas, las uñas…29.

  • 30 Lazarillo de Tormes, p. 104.

19Con absoluta claridad, queda descrita en estas líneas la vía picaresca, que consiste en una falsificación sistemática de los elementos constitutivos de la cortesanía destinada a alcanzar, por medio de atajos fraudulentos, los mismos objetivos de integración y medro que alientan la carrera del cortesano. A ella se ven abocados quienes, como Harpalo, el hidalgo (o el propio Lázaro), carecen de linaje, dinero o méritos suficientes para el ascenso. De modo que, entregado a la causa, no sorprende la clase de virtudes —es la carencia de virtud, precisamente, lo que separa al pícaro del perfecto cortesano— que nuestro escudero piensa desplegar a la sombra de aquel «señor de título»30 que satisfaga sus aspiraciones:

  • 31 Lazarillo de Tormes, pp. 104-106.

… yo sabría mentille tan bien como otro y agradalle a las mil maravillas; reílle ya mucho sus donaires y costumbres, aunque no fuesen las mejores de el mundo, nunca decirle cosa con que le pesase, aunque mucho le cumpliese; ser muy diligente en su persona en dicho y hecho; no me matar por no hacer bien las cosas que él no había de ver; y ponerme a reñir donde él lo oyese, con la gente de servicio, porque pareciese tener gran cuidado de lo que a él tocaba. Si riñese con algún su criado, dar unos puntillos agudos para le encender la ira, y que pareciese a favor de el culpado; decirle bien de lo que bien le estuviese y, por el contrario, ser malicioso mofador, malsinar a los de casa y a los de fuera, pesquisar y procurar de saber vidas ajenas para contárselas, y otras muchas galas de esta calidad que hoy día se usan en palacio y a los señores dél parecen bien, y no quieren ver en sus casas hombres virtuosos, antes los aborrecen y tienen en poco y llaman necios y que no son personas de negocios ni con quien el señor se puede descuidar. Y con éstos los astutos usan, como digo, el día de hoy, de lo que yo usaría; mas no quiere mi ventura que le halle31.

20Esta declaración de intenciones pone de manifiesto, ya sin duda, cómo la figura del pícaro (encarnada hasta aquí por el escudero), emerge genéticamente en el Lazarillo de Tormes a partir de la literatura áulica, toda vez que, a pesar de su intención mimética, adultera los elementos constitutivos del arquetipo de Castiglione, hace propios — como discreto— muchos de los avisos de Guevara y, en fin, tropieza en no pocos pecadillos mundanos de los denunciados por Erasmo en su sátira anticortesana. Como prueba de ello, véase el modo en que el escudero ha reelaborado desviadamente en el fragmento anterior un conocido pasaje de El cortesano, en el que se describe el modo virtuoso de servir al príncipe:

  • 32 Castiglione, El cortesano, Libro iv, pp. 452-453.

El fin luego del perfecto cortesano, del cual hasta agora no se ha tratado, creo yo que sea ganar por medio de las calidades en él puestas de tal manera la voluntad al príncipe a quien sirviere, que pueda decille la verdad y de hecho se la diga en toda cosa y le desengañe sin miedo ni peligro de selle cargado; y conociendo la intinción dél inclinarse a hacer alguna cosa mal hecha que ose estorbársela y contradecírsela sin ningún empacho, y en esto que tenga tan gentil arte con la gracia alcanzada por sus buenas calidades que pueda, sin alterar ni dejar llaga, curalle del mal que hubiere hecho, y atajalle que no haga más […] Por eso yo tengo por opinión que como la música, las fiestas, las burlas y las otras cosas para holgar son casi la flor, así el inclinar y traer su príncipe al bien y apartalle del mal sea el verdadero fruto desta cortesanía […] hemos de decir que el que entiende de hacer que su príncipe no sea engañado por ninguno, ni escuche los lisonjeros ni los maldicientes y mentirosos, sino que tenga firme conocimiento del bien y del mal, y al uno ame y al otro aborrezca, tiene ojo a fin singulrísimo32.

21Para medrar, por tanto, según la doctrina picaresca expuesta por el escudero, no hay más remedio que internarse por oscuros vericuetos que faciliten el acceso al sistema de la gracia, pues ya los señores «no quieren ver en sus casas hombres virtuosos». Lázaro no olvidará esta lección, con la que prácticamente se cierra el tratado III.

  • 33 Lazarillo de Tormes, p. 126. En términos muy semejantes expresa Guevara este aviso de prudencia: «A (...)
  • 34 Lazarillo de Tormes, p. 127.
  • 35 Lazarillo de Tormes, p. 127.
  • 36 Lazarillo de Tormes, p. 128.
  • 37 Lazarillo de Tormes, p. 128. La estrategia de Lázaro, análoga a la del escudero, recibió la censura (...)
  • 38 Lazarillo de Tormes, p. 128.
  • 39 La injusta y arbitraria provisión de oficios fue denunciada también por Guevara: «Y porque no quede (...)

22Tras algunas experiencias posteriores que narra sucintamente, Lázaro inicia su ascenso en el tratado VI, cuando con el empleo de aguador sube su «primer escalón […] para venir a alcanzar buena vida, porque mi boca era medida»33, es decir, porque, como dechado de discreción (ese buen juicio aprendido con el ciego), se mostraba parco y prudente en su oficio y forma de vida. Mediante aquel ejercicio de disciplinamiento, pasado casi un lustro, puede poner ya en práctica las enseñanzas del escudero, pues «ahorré para me vestir muy honradamente de la ropa vieja, de la cual compré un jubón de fustán viejo y un sayo raído de manga tranzada y puerta y una capa que había sido frisada»34, a la que añade «una espada de las viejas primeras de Cuéllar»35. Una vez adquirido el disfraz de cortesano y abandonado con desprecio el asno, Lázaro procura, como hombre discreto, «arrimarse a los buenos», de modo que, tras la fallida experiencia del alguacil, busca asiento, «por tener descanso y ganar algo para la vejez»36, en un oficio real «viendo que no hay nadie que medre, sino los que le tienen»37. Y lo consigue, ciertamente, cuando, tras exhibir en la escena sus nuevas cualidades, es nombrado pregonero por el «favor» de «amigos y señores»38, que lo patrocinan al canalizar en su beneficio la gracia real39. Convertido, pues, en servidor de la Corona y plenamente integrado, como cortesano, en la sociedad política del momento, Lázaro completa su ´ encumbramiento` bajo la supervisión del arcipreste de San Salvador, su nuevo amo, accediendo al matrimonio y habitando una casa «par de la suya», hecho que pronto da lugar a la murmuración… Lázaro entonces, al pedir cuentas sobre el asunto, recibe del arcipreste su última lección de cortesanía:

  • 40 Lazarillo de Tormes, pp. 132-133.

— Lázaro de Tormes, quien ha de mirar a dichos de malas lenguas nunca medrará; digo esto porque no me maravillaría alguno, viendo entrar en mi casa a tu mujer y salir della. Ella entra muy a tu honra y suya. Y esto te lo prometo. Por tanto, no mires a lo que pueden decir, sino a lo que te toca: digo a tu provecho40.

  • 41 Dependencia y pérdida de libertad que Guevara define en estos términos: «El día que un cortesano re (...)
  • 42 Lazarillo de Tormes, p. 134.
  • 43 Lazarillo de Tormes, pp. 134-135. Guevara ya advertía sobre quienen juran: «Regla es, que en pocos (...)
  • 44 La integración social de Lázaro, como es bien sabido, corre pareja a su degradación moral, una degr (...)

23Aviso que Lázaro hace suyo sin réplica alguna, pues conoce los entresijos del sistema de la gracia y su absoluta dependencia con respecto al patrón41. No hay más remedio, pues, que zanjar el asunto de puertas adentro —«Hasta el día de hoy nunca nadie nos oyó sobre el caso»42— y silenciarlo, de puertas afuera, para preservar su honrada posición, jurando «sobre la hostia consagrada que [la suya] es tan buena mujer como vive dentro de las puertas de Toledo»43. De este modo, embozado tras una máscara civilizatoria cincelada por el arte de la cortesanía, el ínclito Lázaro de Tormes tiene por fin paz en su casa y vive tranquilo, descansando junto a los «buenos» y tomando la pluma para dar «entera noticia» de su triunfo44. Así se nos presenta, en fin, como otro Tulio, a la conclusión de su autobiografía, transformado ya en pícaro, queriendo ser perfecto cortesano y no alcanzando a ser sino parodia, deformación grotesca del arquetipo, bastarda emulación de su prístina forma.

Bibliografía

Referencias bibliográficas

Castiglione, Baldassarre, El cortesano, trad. Juan Boscán, ed. Mario Pozzi, Madrid, Cátedra, 1994.

Guevara, Antonio de, Aviso de privados y doctrina de cortesanos, Madrid, Viuda de Melchor Alegre, 1673, pp. 85-238.

—, Menosprecio de corte y alabanza de aldea, ed. Asunción Rallo Gruss, Madrid, Cátedra, 1984.

Erasmo, Desiderio, «El caballero sin caballo o la falsa nobleza» («Ementita nobilitas»), en Coloquios, ed. y trad. Pedro R. Santidrián, Madrid, Espasa-Calpe, 2001, pp. 270-280.

—, Enquiridion o Manual del caballero cristiano, trad. Arcediano del Alcor, ed. Dámaso Alonso, pról. Marcel Bataillon, Madrid, Centro de Estudios Históricos, 1932.

Torres Corominas, Eduardo, «“Un oficio real”: el Lazarillo de Tormes en la escena de la Corte», Criticón, 113, 2011, pp. 85-118.

Notas

1 Véase Torres Corominas, 2011. A este trabajo remito para la consulta del aparato crítico y bibliográfico.

2 Como afirmaba Castiglione, el cortesano necesitaba poseer el don de la palabra para desenvolverse con éxito en los nuevos espacios de sociabilización, de manera que, como Lázaro, «procure ser tal que nunca le falte qué hablar conforme a las personas que tratare; y sepa con una buena dulzura hacer que huelguen con él los que le oyeren, y levantallos discretamente con motes y gracias y buenas burlas y hacellos reír de manera que, sin jamás ser pesado, sea gustoso para los que lo hubiere de ser» (El cortesano, Libro ii, pp. 265-266).

3 Castiglione, El cortesano, Libro i, p. 101.

4 Sobre el afán individual de medro decía Guevara: «En las casas de los príncipes todos querrían valer, y privar, y mandar, y prevalecer…» (Aviso de privados y doctrina de cortesanos, cap. xi, p. 163).

5 Guevara, Aviso de privados y doctrina de cortesanos, cap. xiii, pp. 177-178.

6 Escena descrita en estos términos por Guevara: «Sea grande, sea pequeño, sea clérigo, sea fraile, sea privado o sea abatido, que no hay hombre en la Corte que no le miren do entra, no le aguarden de do sale, no le acechen por do va, no le noten con quien trata, no espíen a quién busca, no noten de quién se fía, no miren a quién sirva y no sepan con quién se huelga» (Menosprecio de corte y alabanza de aldea, cap. xi, p. 201).

7 Lazarillo de Tormes, p. 15. A partir de aquí, cito por la edición de F. Rico.

8 Guevara, Aviso de privados y doctrina de cortesanos, cap. viii, p. 144.

9 Guevara, Menosprecio de corte y alabanza de aldea, cap. vii, p. 177.

10 «En la Corte todos son obispos para crismar y curas para bautizar y mudar nombres. Es a saber que al soberbio llaman honrado; al pródigo, magnífico; al cobarde, atentado; al esforzado, atrevido; al encapotado, grave; al recogido, hipócrita…» (Guevara, Menosprecio de corte y alabanza de aldea, cap. viii, p. 188).

11 Lazarillo de Tormes, p. 23.

12 Lazarillo de Tormes, p. 23.

13 Lazarillo de Tormes, p. 72.

14 Guevara, Aviso de privados y doctrina de cortesanos, cap. viii, p. 147.

15 Guevara, Aviso de privados y doctrina de cortesanos, cap. viii, p. 149.

16 Guevara, Aviso de privados y doctrina de cortesanos, cap. i, p. 111.

17 Guevara, Aviso de privados y doctrina de cortesanos, cap. viii, p. 146.

18 «Tornóla a meter [la espada] y ciñósela, y un sartal de cuentas gruesas de talabarte. Y con un paso sosegado y el cuerpo derecho, haciendo con él y con la cabeza muy gentiles meneos, echando el cabo de la capa sobre el hombro y a veces so el brazo, y poniendo la mano derecha en el costado, salió por la puerta…» (Lazarillo de Tormes, p. 82).

19 Castiglione, El cortesano, Libro i, p. 125.

20 Lazarillo de Tormes, p. 82.

21 Lazarillo de Tormes, p. 84.

22 «aquella sola es honra la que se hace a alguno por su virtud propria, sin que él la quiera ni desee; antes aun ésta se debe huir a las veces, según nos lo enseñó Jesucristo, así de palabra como por su ejemplo proprio. Y por eso la verdadera honra y la que debe desear el cristiano no está en ser alabado de los hombres, sino de Dios […] Considera, pues, cuán gran burla y cuán de reír son estas honras tras que se anda la gente con tanta sed y continua congoja» (Erasmo, Enchiridion, Regla xxii, pp. 396-397).

23 Lazarillo de Tormes, p. 97.

24 Lazarillo de Tormes, p. 94. Falso orgullo que denota la debilidad del escudero, pues, aun por razones de buena crianza (y al margen de la jerarquía del caballero), debía como buen cortesano «hablar a quien le habla, hacer reverencia a quien se la hiciere, y quitar la gorra a quien se la quitare» (Guevara, Aviso de privados y doctrina de cortesanos, cap. ix, p. 151).

25 Lazarillo de Tormes, p. 100.

26 Sobre la plebeya expresión «Dios te ayude», véanse los comentarios de Guevara, Aviso de privados y doctrina de cortesanos, cap. ix, p. 154.

27 Así lo asevera Guevara: «Aviso, y torno a avisar, al que quiere con el príncipe privar, y en la Corte valer, que sea muy honesto en su vida, y limpio en el oficio que trata: porque la buena reputación de la persona, es el primer escalón de la privanza» (Aviso de privados y doctrina de cortesanos, cap. iv, p. 126).

28 Lazarillo de Tormes, p. 103.

29 Erasmo, Ementita nobilitas, pp. 270-271.

30 Lazarillo de Tormes, p. 104.

31 Lazarillo de Tormes, pp. 104-106.

32 Castiglione, El cortesano, Libro iv, pp. 452-453.

33 Lazarillo de Tormes, p. 126. En términos muy semejantes expresa Guevara este aviso de prudencia: «A todos en general pertenece ser en la lengua muy atinados, y muy medidos, mas mucho más lo han de ser los que a los Príncipes son aceptos» (Aviso de privados y doctrina de cortesanos, cap. xix, p. 223.

34 Lazarillo de Tormes, p. 127.

35 Lazarillo de Tormes, p. 127.

36 Lazarillo de Tormes, p. 128.

37 Lazarillo de Tormes, p. 128. La estrategia de Lázaro, análoga a la del escudero, recibió la censura de Guevara: «Pestilencia es que siempre dura, y nunca cesa en la Corte, que aquellos que menos valen más presumen, y menos se contentan, y la causa es, que lo mucho que les falta del ser, querrían suplir con bien parecer» (Aviso de privados y doctrina de cortesanos, cap. ii, p. 118).

38 Lazarillo de Tormes, p. 128.

39 La injusta y arbitraria provisión de oficios fue denunciada también por Guevara: «Y porque no quede cosa por tocar, o mejor decir de avisar, es a saber, que suelen muchos oficiales cortesanos, procurar por el reino oficios para sus allegados, o deudos, o amigos, los cuales eran tan inhábiles, que ni entonces había méritos en ellos para se los dar, ni menos en ellos hubo después prudencia para los administrar, y servir» (Aviso de privados y doctrina de cortesanos, cap. xx, p. 236).

40 Lazarillo de Tormes, pp. 132-133.

41 Dependencia y pérdida de libertad que Guevara define en estos términos: «El día que un cortesano recibe de otro cortesano una ropa o una joya o se asienta a su mesa, desde aquel día queda obligado a seguir su parcialidad, responder a su causa, acompañar a su persona y aun tornar por su honra» (Menosprecio de corte y alabanza de aldea, cap. xi, p. 206).

42 Lazarillo de Tormes, p. 134.

43 Lazarillo de Tormes, pp. 134-135. Guevara ya advertía sobre quienen juran: «Regla es, que en pocos falta, si quieren mirar en ella, que hombre que afirma una cosa con gran juramento, es muy gran señal que miente sobre pensado» (Aviso de privados y doctrina de cortesanos, cap. xx, p. 232).

44 La integración social de Lázaro, como es bien sabido, corre pareja a su degradación moral, una degradación ´ cortesana` descrita con asombrosa precisión por Guevara: «Fui a la corte inocente y torneme malicioso, fui sincerísimo y torneme doblado, fui verdadero y aprendí a mentir, fui humilde y torneme presuntuoso, fui modesto y hícime vorace, fui penitente y torneme regalado, fui humano y torneme inconversable, finalmente digo que fui vergonzoso y allí me derramé, y fui muy devoto y allí me entibié» (Menosprecio de corte y alabanza de aldea, cap. xviii, p. 264).

Autor

Universidad Complutense de Madrid

© Presses universitaires du Midi, 2013

Condiciones de uso: http://www.openedition.org/6540

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search