Version classiqueVersion mobile

Pictavia Aurea

 | 
Alain Bègue
, 
Emma Herrán Alonso

Prosa

Duque de Estrada en Bohemia

Juan A. Sánchez

Texte intégral

Para mi querido profesor, Josef Forbelsky.
(Hacia la cima)

  • 1 Gayangos, 1860, p. vi: «Aquellas [las aventuras que cuenta], empero, son tan varias y extrañas, po (...)
  • 2 Serrano y Sanz, 1905, p. cii: «Lo más penoso en los Comentarios de Estrada es que no podamos señal (...)
  • 3 Croce, 1929. Las citas son respectivamente de las p. 87 y 97-98. Reutiliza el mismo material en su (...)
  • 4 Green, 1932.
  • 5 Ettinghausen, 1979.

1Desde las investigaciones de Croce sobre Duque de Estrada, una parte de la crítica se ha centrado en demostrar las incoherencias históricas y la tendencia a fabular y mistificar del Jabalier petito. Aunque Serrano y Sanz, en 1905, ya iba poniendo en duda la credulidad histórica del primer editor de la Vida de D. Diego Duque de Estrada, escrita por él mismo, que era Gayangos1, no fue capaz de aducir ningún documento que demostrara su sospecha acerca de la lesa historicidad de Duque de Estrada2. El primero en hacerlo, con la pretensión de responder a la pregunta de «in quanta parte è storia, e in quanta romanzo» la obra del aventurero, fue el filólogo italiano. Documentos hallados en el Archivo de Estado de Nápoles le llevaron a negar toda historicidad de los episodios de cárcel, tortura y huída de Toledo, narrados en los primeros capítulos, concluyendo que «tutta la parte delle memorie che riguarda la sua infanzia e la sua prima gioventù è un romanzo»3. Siguiendo esta tendencia crítica, Otis H. Green4 y Henry Ettinghausen5 han descubierto también documentos que demuestran la falta de autenticidad histórica de gran parte del material narrativo de las supuestas memorias. ¿Quién dudaría hoy que la obra de Duque de Estrada es una especie de autonovelización mucho más que una simple autobiografía? La parte del libro dedicada a sus andanzas en Bohemia parece confirmar esto mismo.

  • 6 Duque de Estrada, Memorias, p. 155. (Cito por la edición de Sevilla, 2006 porque es la que tengo a (...)
  • 7 Croce se equivoca al situar a Fraumberg en «Sassonia»: 1929, p. 87 y 1936, p. 326. El nombre de Fr (...)
  • 8 Un magnífico resumen de la historia de Hluboka en el siglo xvii se puede hallar en Matlas, 2011. E (...)
  • 9 Marík, 1923, p. 7.
  • 10 Sedlácek, 1996, p. 130.
  • 11 Klobasa, 2007.
  • 12 Serrano y Sanz, 1905, p. cii.

2En la sección sexta de los Comentarios, el narrador declara estar escribiéndolos «en el castillo de Fraumberg, en el reino de Bohemia, a donde soy castellano»6. Fraumberg, o Frauenberg, es el nombre alemán de la localidad conocida en checo como Hluboká nad Vltavou, en las cercanías de Ceské Budejovice (en alemán Budweis y actualmente capital de la región de Bohemia meridional)7; la cual Hluboká perteneció a Baltasar Marradas y sus descendientes desde 1623 (y desde 1628 como posesión hereditaria que fuera patrimonio familiar)8 hasta 1661, cuando fue comprada por la familia Schwarzenberg, a la que sigue perteneciendo9. La localidad de Hluboká (en checo, literalmente, profunda, en alusión quizá al probable nombre del valle que domina el bastión, al tupido bosque de la zona, o quizá incluso a un pozo que había en el castillo)10 se llamaba desde la Edad Media Podhradí (literalmente Bajo el castillo, nombre documentado en 1378), y se rebautizó como Hluboká nad Vltavou en 188511. Ya en 1905, consideraba Serrano y Sanz que «necesita confirmación lo de haber hecho [Estrada] al duque de Sajonia alzar el sitio de Frauenberg»12; y lo mismo puede decirse del resto del material bohemio de sus (supuestas) Memorias. Procuraré dar las pistas necesarias para contribuir, siquiera someramente, a esa confirmación de la que hablaba Serrano y Sanz — teniendo en cuenta, eso sí, que la obra de Estrada propone una experiencia estética y literaria que va más allá de su mero valor documental.

  • 13 Duque de Estrada, Memorias, xiv, p. 348.
  • 14 Según la descripción de Sedlácek, 1996, p. 130: «Okolo hradu vukol byly hradby a hluboké vyzdené p (...)

3La descripción de Duque de Estrada del antiguo castillo de Fraumberg parece corresponder, en lo básico, con la información histórica de la que disponemos: «[...] Fraumberg, castillo fortísimo y llave del reino de Bohemia, con tres fosos y fuertes murallas y su suntuosísimo palacio [...]. Tiene tres altos, y es tan grande y capaz que en el frontispicio las ventanas de su galería son veinticuatro [...]»13. Una hoja catastral de 1677 ofrece una descripción del castillo en que se nombran por lo menos dos fosos y un sistema de puentes entre ellos para pasar de cada una de las zonas del castillo a la otra. Aunque el documento no habla de un tercer foso, se nombran tres zonas amuralladas, la propia, la media y la anterior. Los dos fosos dividen estas tres partes. No sería extraño suponer que en el exterior hubiera un tercer foso, que el catastro no menciona. Asimismo se dice que la construcción tenía tres pisos14.

  • 15 Es curioso y extraño que confunda el río de Hludoká nad Vltavou, el Moldava, como su propio nombre (...)
  • 16 Duque de Estrada, Memorias, XIV, p. 339.
  • 17 Forbelsky, 2006, p. 483.
  • 18 Duque de Estrada, Memorias, XIV, p. 434; cf. Forbelsky, 2006, p. 484.

4Podría uno arriesgarse a decir, consecuentemente, que el soldado vio y conoció el castillo, aunque no sería inverosímil que hubiera recibido la información de boca de otros15. Sea como sea, sorprende a veces el testimonio de Estrada por su exactitud histórica y por su datación precisa. Declara que su primer encuentro con Marradas se dio en Viena, en presencia del emperador. Inmediatamente parten hacia Ratisbona para asistir a la Dieta: «[...] llegamos a 19 de junio [de 1630] y luego se juntaron allí Cortes [...]»16. Sabemos efectivamente por las fuentes históricas que Marradas se encontraba en la corte imperial primero en Viena y luego en Ratisbona en las mismas fechas que aduce Duque de Estrada en sus Memorias17. No sólo eso. Estrada comenta que la comandancia de los ejércitos le fue arrebatada a Valdstejn (o Wallenstein) y que Tilly salió a enfrentarse con el ejército sueco-sajón que amenazaba al Imperio: «Vallestain [...], al cual en esta Dieta quitaron el gobierno, que después le volvieron»18. Duque de Estrada comienza, pues, su aventura Bohemia, con una información histórica exacta, al menos en lo esencial.

  • 19 Duque de Estrada, Memorias, XIV, p. 344: «[...] y salimos de Ratisbona el 16 de septiembre para Pr (...)
  • 20 Rezek, 1889, pp. 18-25.
  • 21 Rezek, 1889, pp. 69 y ss.
  • 22 Rezek, 1889, p. 57; Forbelsky, 2006, p. 492; Pameti kocmánkovy, p. 18: «Takz rovne ten lid sasky j (...)

5Desde Ratisbona, Tilly se dirigió a hacer frente al invasor en Alemania, y Duque de Estrada vuelve a Praga con el destacamento de Marradas, llegando, según su testimonio, a la ciudad el 4 de octubre de 1630, con la inminencia de la ocupación sajona19. En realidad, se equivoca en la fecha; nos ha escatimado un año entero de narración. Los suecos habian sido frenados en Magdeburg por Pappenheim el 20 de mayo de 1631, pero luego vencieron en Breitenfeld el 17 de septiembre de 163120. Desde ese momento, prácticamente no encontraron resistencia. El 30 de octubre de 1631, Hans Georg Arnim, el general al mando del ejército mixto, sale de Zhorelec hacia Bohemia. El 5 de noviembre ocupan Litomerice, el 12 de noviembre están ya en Melník y el 15 de noviembre a las puertas de Praga21. Parece que lo que les empujó a entrar en la capital era la escasez de alimentos y el hambre que sufría la tropa, la cual llevaba bastante sin recibir la soldada22.

6Hay una gran incongruencia histórica de Duque de Estrada en referencia a estos acontecimientos. Según la letra de sus Memorias, llega a Praga con la sombra de la invasion sajona, que, como se ha dicho, se produjo a fines de 1631. Que el año que Estrada menciona sea el 1630 puede responder sólo a un equívoco de fechas en el momento de la redacción. Lo extraño es que presente la Dieta de Ratisbona —verano de 1630— y la ocupación de Praga por los sajones —fines de 1631— como prácticamente continuas en el tiempo. Es como si se hubiera desentendido de un año entero de su vida. En la redacción posterior —supuestamente llevada a cabo en Hluboká— habría tenido que dar al olvido acontecimientos diversos que le ocurrieran entre verano de 1630 y octubre de 1631. ¿Es mucho olvidar o podemor sospechar una recomposición de acontecimientos conocidos de oídas y en los que no ha tomado parte?

  • 23 Duque de Estrada, Memorias, XIV, p. 345. Énfasis mío.

7Pero no sólo eso. Ya en Praga, comenta la salida de los más de dos mil carros de la aristocracia, que huía hacia el sur, y sí parece ser cierta. Pero luego dice que habiéndolos dejado a salvo en «Vudubay», que es Budweis o la actual Ceské Budejovice, «con nuestro ejército embestimos al enemigo dentro de Praga, que por ser ciudad tan grande de murallas [...], echamos al enemigo de la ciudad sin poderla defender»23.

  • 24 Resumen de la carta publicado en Documenta Bohemica, 1977, no 96.
  • 25 Documenta Bohemica, 1977, carta no 130. En la carta 120a, fechada el 15 de noviembre en Tábor, Mar (...)
  • 26 Es Valdstejn el que recupera la ciudad para los imperiales el 23 de mayo de 1632; Cornejová, 2008, (...)
  • 27 Duque de Estrada deja constancia de ello: Memorias, XIV, p. 344: «[...] aquí [en Praga] se formó e (...)
  • 28 Korán, 1941, pp. 493 y ss.; Rezek, 1889, pp. 97 y ss.

8En realidad, sabemos que en octubre de 1631 Marradas estaba efectivamente en Praga para prevenir el ataque sajón. Una carta de Vilém Slavata a Adam v. Valdstejn, fechada en Viena, da fe de ello24. Pero pronto abandonaría la plaza ante la inminente llegada del ejército invasor (lo que le echan en cara algunos historiadores checos). Después, desde Tábor (unos 70 km. al sur de Praga), en cartas fechadas entre el 15 y el 28 de noviembre de 1631, Marradas se justifica ante Valdstejn: tuvo que desamprar Praga por falta de tropas para hacer frente a las enemigas25. Quizá Estrada se equivoca sólo de año —1630 en vez de 1631— y acierta en la presencia de Marradas en Praga. Pero en lo que definitivamente y sin lugar a dudas deberíamos decir que fantasea es en la recuperación de la capital por parte de las tropas imperiales. La ciudad siguó en manos sajonas hasta el año siguiente26. De lo que sí existe constancia histórica es de la intención de Marradas de volver desde Tábor a la capital, posiblemente habiendo reunido un contingente mayor, para defenderla27. Marradas salió de Tábor sin saber dónde estaba exactamente el sajón. A medio camino, recibiendo la noticia de que la capital había sido tomada, da media vuelta. Posteriormente, después del 22 de noviembre, cuando se encontraba ya en Feské Budejovice, al saber que el imperial Tiefenbach pasaba desde Silesia a Bohemia, Marradas vuelve a intentarlo, pero llega sólo hasta las cercanías de Benesov28. La recuperación de Praga en noviembre de 1631 no sucedió, pero estaba en el plan, y probablemente en el deseo, de los imperiales. Es decir que Duque de Estrada, si es cierto que era uno de los soldados que integraban esas tropas, materializa y cumple literariamente, en el pequeño mundo de la página y la pluma, lo que sólo sucedió en su imaginación y en el deseo compartido. El relato de una retirada debió parecerle demasiado poco para el discurso de su heroica vida.

  • 29 Duque de Estrada, Memorias, XIV, p. 346.
  • 30 Sporschil, 1855, vol. II, p. 146; Schormann, 2004, p. 49.
  • 31 El acoso de la artillería a la ciudad duró dos días, tras los cuales esta se rindió rin oposición. (...)

9En febrero de 1631 dice encontrarse en el sitio de Ratisbona, junto con Marradas29. El problema es que el dicho sitio sucedió en realidad en 1633, entrando el duque de Weimar en la ciudad el 5 de noviembre30. Además, aunque la correspondencia de ese año en relación con Marradas es pobre, parece altamente improbable que en 1633 estuviera este general en Ratisbona. En realidad, el sitio y ocupación de la ciudad fue completamente inesperado, y no hubo prácticamente combates. Las páginas sobre las escaramuzas heroicas de Duque de Estrada con ocasión del dicho sitio está claro que se las inventa31. Sin embargo, otra vez aquí vemos como funciona el mecanismo de su fantasía.

  • 32 Duque de Estrada, Memorias, XIV, p. 350: «[...] y me fui a unos gruesísimos estanques, que son muc (...)
  • 33 Janácek, 1978, p. 448; según Forbelsky, 2006, p. 535, Bernard llegó hasta Cham, que está en Bavier (...)

10El texto de las memorias dice que después de ocupar Ratisbona, el duque de Weimar siguió hacia Bohemia del sur, y de su ataque nuestro aventurero defendió el castillo de Frauenberg con una estratagema. La región de Ceské Budejovice está cubierta de estanques artificiales para la cria de peces. Muchos de esos estanques se construyeron en el siglo xvi bajo los Rozemberg. Duque de Estrada dice anegar a las tropas sajonas con la rotura de los diques de algunos de ellos. El visitante actual del castillo de Hluboká puede disfrutar del paisaje y contemplar los mismos estanques que posiblemente viera también Duque de Estrada32. Lo que seguramente éste no vio allí fue a los sajones, que nunca pasaron de Baviera a Bohemia. Sin embargo, esto era precisamente lo que se temía, y por eso fue enviado rápidamente Valdstejn desde Silesia (donde organizaba la resistencie al ataque sajón-sueco dirigido por Arnim) a través de Bohemia, hasta Baviera. Nunca avanzó más alla de Furth, y eso en las condiciones desastrosas del invierno. Pero el ejército sajón tampoco pasó a este lado de los Sudetes33. De nuevo tenemos el mismo mecanismo, la conversión de lo imaginario en material autobiográfico. Lo mismo que, como demostró Croce, Duque de Estrada podía convertir el relato de una batalla en batalla propia. En este caso, lo más probable es que tuviera noticia del miedo al sajón, y convirtiera al enemigo acechante en enemigo presente. La maniobra de Valdstejn y la correspondencia de la época demuestra que la pesadilla de los imperiales era ver al sajón avanzando hacia el sur de Bohemia y de ahí a Viena. Valdstejn mismo creía que no eran las verdaderas intenciones del de Weimar, pero el temor cundió generalmente. Duque de Estrada debía estar a la escucha para transformar aquéllo que más se temía en ocasión fantástica para otra de las aventuras de su heroicidad imaginaria en su autobiografía semificticia.

  • 34 Documenta Bohemica, vol. V. La carta no 774 es de Marradas a Gallas desde Frauenberg, fechada el 5 (...)
  • 35 Duque de Estrada, Memorias, XIV, p. 349.
  • 36 Marradas escribe a Thun que Zittau, o sea la actual Zitava, al norte, lindando con la frontera pol (...)

11Y lo que es curioso es que justamente en junio de 1634, cuando fecha el soldado su defensa heroica, Marradas acaba de irse de Frauenberg a Praga34. Duque de Estrada dice que el general le confió la defensa del bastión porque debía ausentarse a causa de sus obligaciones para con el ejército imperial; «Éste [Marradas] no quiso partirse de su ejército porque no se dijese que por defender su estado desamparaba el del Emperador [...]»35. Es verosímil imaginarse que, yéndose Marradas de Hluboká a Praga por motivo de la ofensiva sajona en Silesia36, dejara el castillo en manos de un destacamento en el que se encontrara Duque de Estrada. El peligro sajón, que amenazaba por el norte y el oeste, le darían la inspiración suficiente para que, viendo el paisaje de los estanques, su febril imaginación hiciera el resto.

  • 37 Lo encontramos ya en el Guzmán de Alfarache. Pero, como avisa Croce, 1929, p. 103, el arrepentimie (...)
  • 38 Duque de Estrada, Memorias, XVI, p. 411.
  • 39 Forbelsky, 2006, p. 631.

12Después de estas aventuras, Duque de Estrada da cuenta de su conversión, rindiendo con ello un tributo al esquema general, aceptado por doquier en el barroco, del desengaño de la vida mundana y el arrepentimiento de las diabluras de una existencia inmoral37. Sucede enmedio del camino desde Hluboká a Ceské Budejovice, subido encima del caballo, como si fuera otro Pablo. Entra entonces en el convento de Santo Domingo, donde era prior fray Jacobo Régoli38. De nuevo da aquí Duque de Estrada información histórica correcta o por lo menos documentable, aunque el verdadero nombre del prior era Jacobus Regulus39. Teniendo en cuenta las investigaciones de Ettinghausen, que demuestran que Duque de Estrada formaba parte de esa comunidad en Cerdeña, y las anteriores de Croce y Green, que demuestran que era soldado en Italia, creo que es posible darle credibilidad en esto a las memorias.

  • 40 Pope, 1975, p. 170; Cassol, 2004, pp. 41-52; en la p. 47 también insiste en que se trata de una au (...)
  • 41 Forbelsky, 2006, p. 630.
  • 42 Duque de Estrada, Memorias, VI, p. 168: «¡Oh libro de Don Quijote de la Mancha! ¿A dónde estás, qu (...)

13Creo que es posible leer los Comentarios como una extraña mezcla de ficción y memorias; como la autobiografía, no de la vida real, sino de las fantasías de un soldado de mente calenturienta y poética acerca de acontecimientos en muchos de los cuales él mismo participó o en proximidad de los cuales se encontró en ésta o la otra circunstancia. Cierta información “histórica” ofrecida por el texto parece sólo accesible al que tuviera una experiencia real y más o menos cercana del contexto en el que se sitúa la letra del relato. Esto no es nada nuevo. Es la teoría de la autobiografía novelada, o de la mezcla de historia y fantasía, que los críticos asignan al autor y que parece probada respecto a otros años de sus andanzas40. Para dar tanta información exacta acerca de los acontecimientos supuestamente vividos en Bohemia, lo lógico sería pensar que Duque de Estrada se desplazó desde Italia hacia el norte para integrarse a las tropas españolas que participaron en la Guerra de los Treinta Años, que vio Hluboka con sus ojos —aunque no fuera nunca su castellano—, e incluso que participó en batallas como la de Lützen, explícitamente descrita en las páginas de su obra. Coincido con Josef Forbelsky en que el lector de los Comentarios tiene la sensación de que, de alguna manera, el soldado realmente participó en los hechos a los que se refiere41. También tiene la sensación de que muchas cosas son inverosimiles. La alusión al Quijote, con cuyo protagonista se equipara, nos pone sobre la pista de que se trata de una obra en la que realidad y fantasía no se diferencian netamente42.

Bibliographie

Referencias bibliográficas

Cassol, Alessandro, «La memoria de la escritura. Parodia de los géneros literarios en los Comentarios de Duque de Estrada», en Letteratura della memoria, ed. Domenico Antonio Cusato et. al., Messina, Andrea Lippolis, 2004, pp. 41-52.

Croce, Benedetto, «Realtà e fantasia nelle memorie di Diego Duque de Estrada», Atti della reale accademia di scienze morale e politiche, 52, 1929, pp. 84-108.

—, Vite di avventure, di fede e di passione, Bari, Laterza, 1936.

Cornejová, Ivana, et al., Velké Dejiny Zemí Koruny Ceské [Gran historia de las tierras de la corona checa], vol. VIII, Praga, Paseka, 2008.

Documenta Bohemica (Bellum tricennali illustrantia), vol. V, ed. Miroslav Toegel, Praga, Academia, 1977.

Duque de Estrada, Diego, Memorias, Sevilla, Espuela de Plata, 2006.

Ettinghausen, «Vida y autobiografía: los Comentarios de Diego Duque de Estrada a la luz de nuevos documentos», Boletín de la Real Academia Española, 59, 1979, pp. 189-199.

Forbelsky, Joseph, Spanelé, Ríse a Cechy v 16. a 17. století (Osudy Generála Baltasara Marradase), [Los españoles, el Imperio y Bohemia en los siglos xvi y xvii (El destino del general B. Marradas)], Praga, Vysehrad, 2006.

Gayangos, Pascual de, Memorial histórico español, vol. XII, Madrid, Real Academia de Historia, 1860.

Green, Otis H., «On Diego Duque de Estrada», Hispania, 15, 1932, pp. 253-256.

Janácek, Josef, Valdstejn a jeho doba [Valdstejn y su tiempo], Praga, Svoboda, 1978.

Klobasa, Pavel, Hluboká. Sto let mestem [Hluboká. Cien años siendo ciudad], Ceské Budejovice, Historicko-vlastivedny spolek, 2007.

Korán, Joseph J., et al., Dejiny Cech a Moravy [Historia de Bohemia y Moravia], vol. III, Praga, Mazác, 1941.

Marík, Jarolím, Pametí mesta Hluboké [Memorias de la ciudad de Hluboká], Ceské Budejovice, Spolecenská Knihtiskárna, 1923.

Matlas, Pavel, Shovivavá vrchnost a neukáznení poddaní? [¿Señores condescendientes y súbditos incorregibles?], Praga, Argo, 2011.

Pameti kocmánkovy [Memorias de Kocmánek], en Kroniky válecnych dob [Crónicas de los tiempos de las guerras], ed. Zdenka Tichá, Praga, Mladá Fronta, 1975.

Pope, Randolf D., La autobiografía española hasta Torres Villaroel, Frankfurt, Peter Lang, 1975.

Rezek, Antonin, Dejiny saského vpádu do Cech (1631-1632) a návrat emigrace [Historia de la invasión sueca en Bohemia y retorno de la emigración], Praga, 1889.

Schormann, Gerhard, Der dreissigjährige Krieg, Göttingen, VR, 2004.

Sedlácek, August, Hrady, zámky a tvrze království ceského [Castillos, palacios y fortalezas del reino checo], vol. VII, Praga, Argo, 1996.

Serrano y Sanz, Manuel, Autobiografías y memorias, Madrid, Bailly, 1905.

Sporschil, Johann, Der dreißigjährige Krieg, Braunschweig, Westermann, 1855.

Notes

1 Gayangos, 1860, p. vi: «Aquellas [las aventuras que cuenta], empero, son tan varias y extrañas, por no decir maravillosas, y llevan de tal manera impreso el sello de una jactanciosa vanidad, que sin querer nos ha asaltado alguna vez la idea de que pudieran ser fabulosas y fingidas. Afortunadamente los comprobantes históricos que hemos podido reunir, así de la persona y ascendientes de nuestro autor como de los sucesos en que tomó parte, disipan toda duda de que la obra pueda ser una ficción.»

2 Serrano y Sanz, 1905, p. cii: «Lo más penoso en los Comentarios de Estrada es que no podamos señalar el límite entre el fondo de ellas, indudablemente histórico, y los innumerables episodios, a todas luces fabulosos, que va mezclando.»

3 Croce, 1929. Las citas son respectivamente de las p. 87 y 97-98. Reutiliza el mismo material en su obra de 1936. Le sigue, en lo esencial, Cossío, 1956, pp. xxiii y ss. Agradezco, en esto como en todo lo demás, al prof. Forbelsky que me haya proporcionado copias de estos estudios.

4 Green, 1932.

5 Ettinghausen, 1979.

6 Duque de Estrada, Memorias, p. 155. (Cito por la edición de Sevilla, 2006 porque es la que tengo a mano, aunque es mejor la de Henry Ettinghausen, titulada Comentarios del desengañado de sí mismo, que es como se conoce más habitualmente la obra)

7 Croce se equivoca al situar a Fraumberg en «Sassonia»: 1929, p. 87 y 1936, p. 326. El nombre de Fraumberg no se deriva de Frau, sino de vrôn: «lo que pertenece al señor», y tiene como formas antiguas Froburg o Fronburg: Sedlácek, 1996, p. 130.

8 Un magnífico resumen de la historia de Hluboka en el siglo xvii se puede hallar en Matlas, 2011. El emperador, Ferdinand II, donó el castillo de Hluboka (Frauenberg) a Marradas, junto con otras localidades como Mladá Vozice, Neustupov, Velhartice, Mokrosuky, Nemilkov, Milicín, Buková, Cerhonice y Cervená Lhota, como compensación por las deudas de guerra contraidas por don Baltasar: Forbelsky, 2006, p. 366.

9 Marík, 1923, p. 7.

10 Sedlácek, 1996, p. 130.

11 Klobasa, 2007.

12 Serrano y Sanz, 1905, p. cii.

13 Duque de Estrada, Memorias, xiv, p. 348.

14 Según la descripción de Sedlácek, 1996, p. 130: «Okolo hradu vukol byly hradby a hluboké vyzdené príkopy, kterymi byl hrad vlastní oddelen od stredního a tento od predního stavení; z jednoho do druhého se chodilo po mostech, jichz tedy dva byly. Zámecké stavení bylo 3 patra vysoké a kurkami pokryto».

15 Es curioso y extraño que confunda el río de Hludoká nad Vltavou, el Moldava, como su propio nombre indica (Vltava es el nombre checo de ese río), con el Albis, o sea, el Elba, que discurre en dirección este-norte por encima de Praga y desemboca en el Moldava en Melník; ver Duque de Estrada, Memorias, XIV, p. 349.

16 Duque de Estrada, Memorias, XIV, p. 339.

17 Forbelsky, 2006, p. 483.

18 Duque de Estrada, Memorias, XIV, p. 434; cf. Forbelsky, 2006, p. 484.

19 Duque de Estrada, Memorias, XIV, p. 344: «[...] y salimos de Ratisbona el 16 de septiembre para Praga, a donde llegamos el 4 de octubre del mismo año de 1630»

20 Rezek, 1889, pp. 18-25.

21 Rezek, 1889, pp. 69 y ss.

22 Rezek, 1889, p. 57; Forbelsky, 2006, p. 492; Pameti kocmánkovy, p. 18: «Takz rovne ten lid sasky jsa hladovity, maje bricha jako prázdny mesce nebo pytle, do Prahy, jako do nejakého zemského ráje anebo do Satrapie na medovou kasi, s smutnymi a tmavymi zaludky pritáhl [...]».

23 Duque de Estrada, Memorias, XIV, p. 345. Énfasis mío.

24 Resumen de la carta publicado en Documenta Bohemica, 1977, no 96.

25 Documenta Bohemica, 1977, carta no 130. En la carta 120a, fechada el 15 de noviembre en Tábor, Marradas parece justificar su retirada como un movimiento táctico para proteger el sur de Bohemia: «[...] da er die Absicht des Feindes, Tabor und Budweis zu besetzen, verhindern wolle.»

26 Es Valdstejn el que recupera la ciudad para los imperiales el 23 de mayo de 1632; Cornejová, 2008, p. 125.

27 Duque de Estrada deja constancia de ello: Memorias, XIV, p. 344: «[...] aquí [en Praga] se formó el ejército, y habiéndonos partido para acabar de cumplirle a la ciudad de Tabor, vino la nueva de que el Duque de Vaimar, general del de Suecia, había tomado a Praga.» El editor no acentúa «Tabor»; en checo la a es larga: Tábor.

28 Korán, 1941, pp. 493 y ss.; Rezek, 1889, pp. 97 y ss.

29 Duque de Estrada, Memorias, XIV, p. 346.

30 Sporschil, 1855, vol. II, p. 146; Schormann, 2004, p. 49.

31 El acoso de la artillería a la ciudad duró dos días, tras los cuales esta se rindió rin oposición. Sporschil, 1855, vol. II, p. 146.

32 Duque de Estrada, Memorias, XIV, p. 350: «[...] y me fui a unos gruesísimos estanques, que son muchos, y uno de catorce leguas de circunferencia, y rompiendo los diques de todos fue tan grande la furia de las aguas que, creciendo el rio que pasa por entre los dos montes [...] anegó un tercio del ejército, y a los demás bañó, como también las municiones que allí estaban».

33 Janácek, 1978, p. 448; según Forbelsky, 2006, p. 535, Bernard llegó hasta Cham, que está en Baviera. Tampoco sería plausible la hipótesis de que Duque de Estrada se confunde de año y está pensando en una incursión sajona del 1631, cuando ocuparon Praga. El invasor llegó a la linea Cheb-Zatec-Rakovník en la latitud aproximada de Praga, y un poco hacia el sur, dominaron Plzen y Beroun; Rezek, 1889, pp. 110 y ss. Según Sporschil, 1855, vol. II, p. 149, Bernhard von Weimar después de avanzar algo por el Danubio, volvió a Ratisbona. La supuesta entrada en Bohemia nunca se realizó.

34 Documenta Bohemica, vol. V. La carta no 774 es de Marradas a Gallas desde Frauenberg, fechada el 5 de marzo de 1634; la no 908 es una orden de Marradas, escrita en Praga y fechada el 7 de junio de 1634. Misma fecha y lugar tiene la no 911. La no 923 es de Marradas a Thun, con fecha de 15 de junio y firmada en Praga.

35 Duque de Estrada, Memorias, XIV, p. 349.

36 Marradas escribe a Thun que Zittau, o sea la actual Zitava, al norte, lindando con la frontera polaca, está en peligro. Ver la carta no 923 de Documenta Bohemica, 1977.

37 Lo encontramos ya en el Guzmán de Alfarache. Pero, como avisa Croce, 1929, p. 103, el arrepentimiento religioso de los Memorias no es la clave de la obra: «La devozione religiosa c’è nel suo racconto, ma insieme con tutto l’altro, e accanto e alla pari dell’altro, e, talvolta, sorvechiata dall’altro».

38 Duque de Estrada, Memorias, XVI, p. 411.

39 Forbelsky, 2006, p. 631.

40 Pope, 1975, p. 170; Cassol, 2004, pp. 41-52; en la p. 47 también insiste en que se trata de una autobiografía imaginaria, y en pp. 48-49, que está construida con elementos narrativos sacados de los géneros de ficción.

41 Forbelsky, 2006, p. 630.

42 Duque de Estrada, Memorias, VI, p. 168: «¡Oh libro de Don Quijote de la Mancha! ¿A dónde estás, que no metes esta partícula entre tus aventuras?».

Auteur

Universidad Carolina de Praga

© Presses universitaires du Midi, 2013

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search