Version classiqueVersion mobile

Pictavia Aurea

 | 
Alain Bègue
, 
Emma Herrán Alonso

Prosa

La Polonia de Estebanillo González ¿una visión realista o estereotipada?

Marta Pilat Zuzankiewicz

Texte intégral

  • 1 Ver Meregalli, 1979, pp. 55-67.

1La vida y hechos de Estebanillo González, hombre de buen humor, compuesta por él mesmo (1646) combina los tópicos heredados del género picaresco con las características de la autobiografía soldadesca1, que florece durante la Guerra de los Treinta Años. El hilo de la acción principal de la obra lo constituye el recurso literario intrínseco de la picaresca: el viaje emprendido por el protagonista, mozo de muchos amos, envuelto en este caso en unos episodios bélicos que forman parte integral de la narración. La novela abunda en datos históricos y referencias a los combates, asedios y saqueos de los que el temeroso mercenario, movido por la codicia, intenta sacar partido. Los acontecimientos narrados enmarcan el itinerario del pícaro en las fechas exactas, de modo que coincide con la cronología de las campañas militares llevadas en Italia, Flandes y Centroeuropa en la primera mitad del siglo xvii.

  • 2 Ver Cid, 1989, pp. 8-19.
  • 3 El crítico atribuye la autoría de la novela al cronista real Gabriel de la Vega, con lo cual puede (...)

2En su estudio pormenorizado, Jesús Antonio Cid llega a lanzar una nueva luz a la figura de Estebanillo, hidalgo español, nacido alrededor de 1604, hijo de Lorenzo González, pintor natural de Salvatierra de Miño, en Galicia, residente en Roma. Su análisis de las evidencias documentales sobre de la existencia del protagonista demuestra las relaciones que guarda un tal Estebanillo o «Stefanillo», como lo llaman algunos de sus amos, con los personajes destacados de la época, como el Cardenal Infante don Fernando de Austria, el príncipe Filiberto de Saboya y el general Piccolomini, duque de Amalfi2. No obstante, el descubrimiento de la identidad del protagonista no permite comprobar la historicidad de todos los hechos narrados en la novela, donde frecuentemente la realidad de los episodios auténticos y lugares geográficos se yuxtapone con la ficción de las andanzas y picardías del incansable viajero3.

  • 4 Ver La vida y hechos de Estebanillo González, p. 133. La intención de reflejar la realidad de sus h (...)
  • 5 Ver Strzalkowa, 1972, pp. 128-137.

3Al distanciarse de la tradición picaresca, el narrador pretende otorgar al relato toda la verosimilitud de una biografía de su tiempo que se contrapone a la fingida de Guzmán de Alfarache, la fabulosa de Lazarillo de Tormes y la supuesta del Caballero de la Tenaza4. Situando sus aventuras en el entorno histórico de la Europa de la primera mitad del siglo xvii el narrador logra historizarlas por asociación con los acontecimientos y datos geográficos verídicos que pueden fácilmente confirmarse a través de los documentos históricos. Sin embargo, la enorme cantidad de hechos y espacios reales, en que transcurren, presentados una vez con bastante precisión, otra como un vago recuerdo de un trayecto rápido, roza lo inverosímil. Por eso, creemos que merece la pena comprobar la veracidad del relato sobre las peregrinaciones de Estebanillo por el reino de Polonia, continuando de esta manera el trabajo iniciado por la hispanista polaca Maria Strzalkowa5.

  • 6 Ver Cid, 1989, p. 20.
  • 7 La ciudad de Brno, llamada por Estebanillo Helbruna, situada en el sudeste de Bohemia.
  • 8 La ciudad polaca de Nysa (en alemán: Neisse) situada en Baja Silesia.
  • 9 La ciudad polaca de Glogów situada en Baja Silesia.
  • 10 La vida y hechos de Estebanillo González, p. 416.

4Los datos que preceden a su primera visita a Polonia, realizada en otoño de 1642, encuentran su confirmación en la correspondencia cruzada entre Piccolomini y su secretario Useppi6. Desde finales de julio el pícaro se encuentra al servicio del general y participa activamente en la campaña de Moravia y Silesia dirigida por el Archiduque Leopoldo de Austria. Ejerciendo como correo entre el campamento imperial y la corte de Viena, recorre las ciudades de Brno7, Nais8 y Gros Glogau9, que también forman parte de su itinerario novelesco. La marcha de los acontecimientos conduce al inevitable fracaso del ejército alemán y el levantamiento del sitio de la plaza fuerte de Gros Glogau que se produce a mediados de septiembre. La pérdida del Archiduque le hace al protagonista cruzar la frontera del Imperio, ya que al cabo de ocho días de retirar las tropas es despachado por su orden «a Polonia con dos pliegos de cartas, el uno para el Rey y el otro para la Reina su hermana»10.

  • 11 Después de que el incendio destruyó la mayor parte del palacio real de Wawel en Cracovia, en 1596 e (...)
  • 12 La vida y hechos de Estebanillo González, p. 414.
  • 13 Ver Mendoza, Embajada de don Francisco de Mendoza, p. 456.
  • 14 Ladislao IV Vasa (1595-1648), hijo del rey Segismundo III de la dinastía sueca Vasa y Ana de Austri (...)
  • 15 Cecilia Renata de Austria (1611-1644), hija del emperador Fernando II, fue la primera esposa de Lad (...)

5En esta situación le toca emprender su primer viaje a la corte real de Varsovia11, que relata en el capítulo X de la segunda parte de sus aventuras. Es de observar que el viajero no menciona el nombre de la ciudad, aunque normalmente suele aludir a numerosos topónimos para dotar de mayor verosimilitud a su relato. El correo informa de su pronto desplazamiento al reino polaco, que le facilita la ubicación de Gros Glogau en «el fin de la Silesia y en los confines de Polonia y de Pomerania»12. Las relaciones diplomáticas de la época confirman que el viaje de la frontera del Imperio a la capital polaca solía durar unos seis días13. De ahí que podamos suponer que el pícaro llegó a Varsovia a finales del mes de septiembre. El mismo afirma que iba acompañado por el ayuda de cámara del Gran Duque de la Toscana, que traía la buena nueva del nacimiento del primogénito del Estado, Cosme III nacido el 14 de agosto de 1642. Este hecho parece corroborar las fechas de su viaje. Al llegar al palacio real rinde las cuentas de su embajada ante las cabezas coronadas de Varsovia, callando curiosamente tanto el nombre del rey, Ladislao IV Vasa14, como el de su esposa, Cecilia Renata de Austria15. Esta omisión llama la atención, puesto que el pícaro no suele hesitar en dar los nombres de los personajes importantes con que se relaciona.

  • 16 La corte española prestó mucha atención a la política dinástica polaca desde las negociaciones, fra (...)

6La adhesión de Estebanillo a la Casa de Austria, con cuyos miembros entra en contacto durante su carrera cortesana, hace seguramente centrar su interés en la figura de la reina consorte. Por ello, insiste en destacar su condición de hija del Emperador y hermana del Archiduque Leopoldo. Cabe recordar que la procedencia de Cecilia Renata revela una alianza dinástica polaco-austriaca, que se creía muy prometedora para el desarrollo de los hechos bélicos y en cuya creación la diplomacia española desempeñó un papel decisivo16. La breve estancia en Varsovia, que dura solamente tres días, no le impide al viajero pasar revista a la vida de la corte polaca y soltar una serie de comentarios cuyo análisis requiere confrontación con los documentos históricos de la época.

  • 17 Albrycht Stanislaw Radziwill (1595-1656), aristócrata lituano, desde 1623 desempeñó la función de G (...)
  • 18 Ver Radziwill, 1980, p. 321.
  • 19 Ver Radziwill, 1980, p. 322.
  • 20 La vida y hechos de Estebanillo González, p. 416.
  • 21 Ver Cid, 1989, p. 20.
  • 22 Adam Kazanowski (1599-1649), aristócrata polaco y amigo de la infancia del rey Ladislao, en 1643 fu (...)

7En primer lugar, merece la pena fijarse en la fecha de su viaje a Polonia. Albrycht Stanislaw Radziwill17, Gran Canciller de Lituania, autor de los diarios políticos que comprenden la primera mitad del siglo xvii, anota bajo la fecha del 8 de septiembre de 1642: «cuando pasé por Varsovia el día de la elección de los jueces del Tribunal de la Corona, no encontré al rey porque había salido de caza y deseaba dedicarse a ella hasta el 20 de noviembre»18. Aquí encontramos la primera incongruencia entre los datos fácticos y el relato de Estebanillo, quien, por lo visto, no pudo asistir a la audiencia con la pareja real en septiembre debido a su ausencia en Varsovia. No obstante, las inexactitudes cronológicas entre los hechos documentados y la biografía literaria del protagonista no permiten negar por completo la estancia del correo imperial en la corte polaca. En otro fragmento de su diario el aristócrata lituano, relatando en el mismo mes de septiembre los acontecimientos relacionados con el levantamiento del sitio de Glogau, indica que las tropas imperiales carecían de provisiones, por lo cual el Archiduque se comunicó con el Mariscal de la Corte Polaca para pedir suministros, pero finalmente por falta de dinero el contrato quedó anulado19. El abastecimiento de las tropas alemanas es la razón que puede explicar la breve visita a Polonia, así como la prisa que tiene Estebanillo en entregar el pliego que trae en mano propia a Su Majestad20. Radziwill no menciona el nombre del mensajero, por lo que carecemos de una constancia documental que compruebe a ciencia cierta la estancia del español en Polonia, no obstante, queda acreditado su servicio de correo encargado de llevar cartas de gran importancia durante la campaña de Silesia21. El hecho de que gozara de mucha confianza de sus amos debido a su experiencia y conocimiento viajero, nos impide descartar la posibilidad de que fuera enviado con una misión a Varsovia. De todas formas, si el correo estuvo en la corte, debió de reunirse con el mariscal Adam Kazanowski22 y no con el mismo rey, como intenta convencer al lector.

  • 23 Ver La vida y hechos de Estebanillo González, p. 416.
  • 24 Ver La vida y hechos de Estebanillo González, p. 417. Lope de Vega en su comedia El Gran Duque de M (...)
  • 25 Francisco de Mendoza refiere en su carta dirigida al rey Felipe II la audiencia que tuvo con la rei (...)
  • 26 Si bien, al venir a Polonia, Cecilia Renata se escandalizaba por la etiqueta polaca, de lo que info (...)

8Al relatar su aventura polaca, Estebanillo se vale de un tópico picaresco que consiste en ocultar su verdadera condición y fingir lo que no es a fin de sacar un beneficio. Pasando por un gran señor, cuenta con la buena acogida por parte del rey, que le hizo mil honras y tenía el particular cuidado de despacharle23. Las mil honras que recibe el correo tal vez se refieren a la etiqueta polaca, que obligaba a los monarcas a tratar a los súbditos con afabilidad y llaneza, a diferencia de la austriaca, abundante en gestos teatrales que fuertemente acentuaban la posición del monarca altivo, distante e inaccesible. Más detalles al respecto se ofrecen durante la audiencia con la reina que, por las extraordinarias cortesías del portador de las cartas, le mandó cubrir la cabeza24. El español toma por un gran honor el permiso de ponerse el sombrero, ya que la estricta etiqueta de la corte habsburga permitía sólo a un reducido grupo de grandes dirigirse al rey con la cabeza cubierta. Esta singular característica de la etiqueta polaca asombró también al Almirante de Aragón, don Francisco de Mendoza, enviado a Polonia en 1597 con motivo del bautismo de la infanta Catalina, hija de Segismundo III Vasa y su primera esposa Ana de Austria. El diplomático, acostumbrado a un ceremonial lleno de minuciosas y estrictas normas, relata su embarazo al verse obligado por la reina a tomar asiento y quitar el sombrero25. Sin duda alguna las anécdotas sobre las peculiaridades de la etiqueta polaca26 no dejaban de asombrar a los extranjeros y circulando entre los cortesanos contribuían a resaltar el «exotismo polaco».

  • 27 La vida y hechos de Estebanillo González, p. 514.
  • 28 Ver Vorbek-Lettow, 1968, p. 124.
  • 29 Ver Radziwill, 1980, p. 42.

9Las costumbres polacas impresionan al viajero de tal forma que vuelve a evocarlas al final de su novela para recordar cómo le honraba y favorecía «con toda liberidad y grandeza» la hermosísima reina de Polonia27. El elogio del aspecto físico de Cecilia Renata nos parece bastante curioso, ya que raras veces encontramos su reflejo en los documentos polacos. El cronista y médico real, Marcin Vorbek-Lettov, para alabar a la reina en su diario se centra en sus virtudes espirituales tales como religiosidad, piedad, prudencia y gran bondad28, sin aludir a su fisionomía, seguramente porque las peculiares características físicas de los Habsburgo no coincidían con aquellos cánones de la belleza femenina. En consonancia con esta toma de postura podemos situar la relación del canciller Radziwill, quien narra la llegada de la reina a Polonia a finales de agosto de 1637, después de la ceremonia de la boda por poderes celebrada en Viena, durante la cual el rey fue sustituido por su hermanastro Juan Casimiro. En camino a Varsovia el 6 de septiembre en el castillo en Ilza tuvo lugar una reunión no oficial de Cecilia Renata con Ladislao, quien llegó allí de incógnito, disfrazado de un noble. El canciller anota que el monarca volvió a casa poco alegre y decepcionado por el aspecto de su esposa, a quien decidió no acompañar en su viaje29. Al lector español probablemente no le sorprende la alabanza de la hermosura de la reina, que se inscribe perfectamente en una serie de homenajes que el narrador rinde a la Casa de Austria a lo largo del libro. No obstante, ante estos testimonios históricos, conviene plantearse la pregunta si el pícaro realmente pudo ver a Cecilia Renata.

  • 30 La vida y hechos de Estebanillo González, p. 417.
  • 31 Bona Sforza y Aragón (1474-1557), hija de Gian Galeazzo Sforza de Milán e Isabel de Aragón, fue la (...)
  • 32 Ver Makowiecka, 1984, p. 91.
  • 33 Ver Mozdzynska-Nowotka, 2002, p. 103.

10La primera visita de Estebanillo a Polonia termina al cabo de tres días con el encargo de llevar las cartas al Archiduque y traerle a la reina «unas puntas y una muñeca vestida al traje francés, para que sus sastres tomasen el modelo y le hiciesen de vestir a uso de aquel reino, por ser el de Polonia embarazado y no a su gusto»30. Es de observar que en la corte polaca, a partir del siglo xvi, domina la moda española, importada de la corte napolitana por la reina Bona Sforza31, y su mayor florecimiento se debe a las dos sucesivas esposas del rey Segismundo III, Ana y Constancia de Austria de la línea habsburga de Viena32. Por eso, no podemos dar crédito a las palabras del pícaro cuando atribuye el interés de la reina por la nueva moda al que le canse el traje polaco. Sus explicaciones entran evidentemente en conflicto con la realidad histórica y la aclaración del porqué de la afición de Cecilia Renata resulta bastante fácil. En el siglo xvii la moda española pierde protagonismo en las cortes europeas, incluida la polaca, a favor de la de París que paulatinamente va ganando terreno. Si bien como precursora de la moda francesa en Polonia se considera a la segunda esposa de Ladislao IV, María de Nevers, que viene a Varsovia en 1645, tiene razón Estebanillo cuando nota que las nuevas tendencias no le eran ajenas a la reina habsburga. Como podemos observar en los retratos realizados por Peeter Danckers de Rij, en la década de los treinta Cecilia Renata abandona el traje español y cambia el vestido ceñido y rígido por uno de cintura alta con una falda recta y abierta, corpiño acorsetado con ballenas, mangas abolladas con puños adornados de puntillas. Asimismo, sustituye el famoso cuello de lechuguilla por uno ancho y guarnecido con encaje, decorado con unos preciosos detalles, lazos, hebillas y joyas con perlas que impone la nueva moda33.

  • 34 La vida y hechos de Estebanillo González, p. 426.
  • 35 Llama la atención que el autor utilice el nombre de Warsavia, que coincide con el polaco Warszawa, (...)

11Para satisfacer el capricho real Estebanillo sale para Viena, pasando por Hungría para evitar las tropas suecas que, al ocupar los confines del Imperio, se preparan para derrotar el ejército alemán en la batalla de Leipzig el 2 de noviembre de 1642. Desde la corte imperial el pícaro parte para Francia y los Países Bajos donde, una vez conseguidos los regalos para la reina polaca, abandona Bruselas en «el mes de los enamorados»34, o sea, en mayo de 1643. Tras dar varias vueltas por el Imperio finalmente emprende el segundo viaje a Varsovia, adonde llega en la segunda mitad del año. Es de observar que esta vez el viajero llega a mencionar el nombre de la capital polaca35, pero sin proporcionar cualquier información más detallada acerca de la ciudad.

  • 36 La vida y hechos de Estebanillo González, p. 432.
  • 37 La relación fue traducida al español y servía de principal fuente de información sobre Polonia en l (...)
  • 38 Ver Ruggieri, Relatione delle cose di Polonia intorno alia religione, 1991, p. 151.
  • 39 Ver Mendoza, Embajada de don Francisco de Mendoza, pp. 446-447.

12Su segunda estancia en Polonia dura más tiempo y ocupa la mayor parte del capítulo XI. Debido a las cartas y preciosos regalos que trae Estebanillo puede gozar de la afabilidad de la reina y la buena acogida por parte de la nobleza polaca, aunque señala ciertas dificultades en la comunicación debido a la falta de dominio de las lenguas extranjeras en la corte: «porque ellos no saben de la nuestra sino el dar señoría a uso de Italia, por haber en aquellos países muchos mercaderes italianos»36. Le salva el saber latín, lengua de la diplomacia y cancillería, cuyo buen conocimiento entre los polacos confirma ya el nuncio papal Julio Ruggieri en su relación del viaje realizado entre 1565 y 156837. Al mismo tiempo el ilustre viajero desmiente la constatación anterior de Estebanillo, advirtiendo que los polacos tienen una increíble facilidad para aprender idiomas extranjeros38. En este punto coincide con él don Francisco de Mendoza, quien tres décadas más tarde relatando su estancia en Varsovia, menciona que por orden real le acompañaba un caballero de la Casa Real, un tal Felipe Ovadoski, quien sabía la lengua castellana e incluso tradujo al polaco la embajada del Almirante referida ante el monarca en español39.

  • 40 La vida y hechos de Estebanillo González, p. 432.
  • 41 Actualmente el Parque Natural de Bialowieza ubicado en la frontera entre Polonia y Bielorrusia.
  • 42 Actualmente la ciudad de Grodno en Bielorrusia.
  • 43 Ver Radziwill, 1980, p. 370.

13Todo esto nos lleva a la discutida cuestión de la estancia de Estebanillo en Polonia en 1643, aunque el mismo afirma acompañar a la pareja real a la cacería en el Gran Ducado de Lituania, «un país muy friísimo y de muchos y muy grandes y espesos bosques»40, pasando por el bosque de Viala-Vexe41 y la ciudad de Groden42. A pesar de que Albrycht Radziwill confirma este itinerario real, no menciona en su diario el nombre de Estebanillo sino el de otro agente imperial, Hubert Walderode von Eckhausen43, quien al venir a Polonia antes del 8 de agosto, siguió a la corte hasta Lituania. Como podemos ver, las fechas de su viaje curiosamente corresponden con las de la estancia del diplomático en Polonia. En vista de lo expuesto no es descaminado preguntarse si el pícaro podía conocer su relato y apropiarse de él, presentando las aventuras del alemán como suyas.

14Si bien el narrador suele suministrar la materia histórica como telón de fondo de su relato, hay ciertos motivos para dudar de la veracidad de algunas de sus afirmaciones. No todos los desajustes u omisiones, que se producen en su historia, pueden atribuirse a simples fallos de memoria. No podemos olvidar que la parte fundamental de la obra la constituye la ficción literaria, ya que la profesión picaresca del protagonista le obliga a ser un narrador mentiroso. Estebanillo miente cuando lo considera oportuno para obtener obsequios que le interesan y tampoco dice la verdad con respecto a sus aventuras. Toda una serie de incongruencias que proporciona su relato nos hace creer que no fue testigo ocular de los hechos narrados. Al asumir la función del intermediario de culturas el pícaro intenta aproximar a su lector la realidad de un país lejano, conocido por el mismo gracias a unas historias y anécdotas que encierran sólo una parte de la verdad. Por otra parte, cabe reconocer que no hay una desconexión absoluta entre la materia histórica y el contenido de la obra. Este hecho nos hace creer que Estebanillo, al escribir su historia, se basaba en fuentes fidedignas, pero tampoco podemos descartar que pudiera haber visitado Polonia en otra ocasión, bien distinta de la que nos relata en su autobiografía picaresca.

Bibliographie

Referencias bibliográficas

Bataillon, Marcel, «Estebanillo González, bouffon, “pour rire”», en Studies in Spanish Litterature of the Golden Age, Presented to Edward M. Wilson, ed. R. O. Jones, London, Tamesis Books, 1973, pp. 25-44.

Bates, Arthur, «Historical characters in Estebanillo González», Hispanic Review, 8, 1940, pp. 63-66.

Cid, Jesús Antonio, «La personalidad real de Stefaniglio. Documentos sobre el personaje y presunto autor de La vida y hechos de Estebanillo González», Criticón, 47, 1989, pp. 7-28.

Czaplinski, Wladyslaw, y Józef Dlugosz, Zycie codzienne magnaterii polskiej w xvii wieku, Warszawa, PIW, 1982.

Fabiani, Bozena, Zycie codzienne na Zamku Królewskim w epoce Wazów, Warszawa, Wydawnictwo Volumen, 1996.

Fernandez San Emeterio, Gerardo, «La personalidad del narrador en La vida y hechos de Estebanillo González», Dicenda. Cuadernos de Filología Hispánica, 18, 2000, pp. 119-146.

Guillamón Álvarez, Francisco Javier, «Notas para una historia social de la literatura. Estebanillo González y el punto de vista», Contrastes. Revista de Historia Moderna, 2, 1986, pp. 103-120.

La vida y hechos de Estebanillo González: hombre de buen humor compuesto por el mismo, ed. Nicholas Spadaccini y Anthony N. Zahareas, Madrid, Castalia, 1978.

Makowiecka, Gabriela, Po drogach polsko-hiszpanskich, Kraków/Wroclaw, Wydawnictwo Literackie, 1984.

Mendoza, Francisco, «Embajada de don Francisco de Mendoza, Almirante de Aragón por don Philipe Segundo rey de España, al Rey de Polonia. Año de 1597», en Colección de documentos inéditos para la historia de España, ed. Marqués de Pidal, Marqués de Miraflores, Miguel Salvá, Madrid, 1862, t. 41, pp. 444-457.

Meregalli, Franco, «La existencia de Estebanillo González», Revista de Literatura, 41, 82, 1979, pp. 55-67.

Mozdzynska-Nowotka, Malgorzata, O modach i strojach, Wroclaw, Wydawnictwo Dolnoslaskie, 2002.

Radziwill, Albrycht Stanislaw, Pamietnik o dziejach w Polsce. 1632-1646, Warszawa, PIW, 1980. T. 2.

Ruggieri, Iulius, «Relatione delle cose di Polonia intorno alia religione», en Iulius Ruggieri (1565-1568), ed. Thaddeus Glemma y Stanislaus Bogaczewicz, Romae, Institutum Historicum Polonicum Romae, 1991, pp. 145-214.

Skowron, Ryszard, Dyplomaci polscy w Hiszpanii w xvi i xvii wieku, Kraków, Universitas, 1997.

Strzalkowa, Maria, «La Pologne vue par Cervantes et par Estebanillo González», Bulletin Hispanique, 74, 1-2, 1972, pp. 128-137.

Vega Carpio, Lope Félix de, El Gran Duque de Moscovia y El Emperador perseguido, Septima parte de sus comedias, con loas, entremeses y bayles, Madrid, 1617.

Vorbek-Lettow, Marcin, Skarbnica pamieci: pamietnik lekarza króla Wladyslawa IV, Wroclaw, Zaklad Narodowy im. Ossolinskich, 1968.

Notes

1 Ver Meregalli, 1979, pp. 55-67.

2 Ver Cid, 1989, pp. 8-19.

3 El crítico atribuye la autoría de la novela al cronista real Gabriel de la Vega, con lo cual puede explicarse la falta de fidelidad histórica de algunos de los episodios. Ver Cid, 1989, p. 8.

4 Ver La vida y hechos de Estebanillo González, p. 133. La intención de reflejar la realidad de sus hechos sin fingimiento ni suposiciones le hace al pícaro apuntar «el dónde, cómo y cuándo, sin carecer de otra cosa que de día mes y año» (La vida y hechos de Estebanillo González, p. 134).

5 Ver Strzalkowa, 1972, pp. 128-137.

6 Ver Cid, 1989, p. 20.

7 La ciudad de Brno, llamada por Estebanillo Helbruna, situada en el sudeste de Bohemia.

8 La ciudad polaca de Nysa (en alemán: Neisse) situada en Baja Silesia.

9 La ciudad polaca de Glogów situada en Baja Silesia.

10 La vida y hechos de Estebanillo González, p. 416.

11 Después de que el incendio destruyó la mayor parte del palacio real de Wawel en Cracovia, en 1596 el rey Segismundo III Vasa decidió trasladar la capital polaca a Varsovia.

12 La vida y hechos de Estebanillo González, p. 414.

13 Ver Mendoza, Embajada de don Francisco de Mendoza, p. 456.

14 Ladislao IV Vasa (1595-1648), hijo del rey Segismundo III de la dinastía sueca Vasa y Ana de Austria, llegó al trono tras la muerte de su padre en 1632.

15 Cecilia Renata de Austria (1611-1644), hija del emperador Fernando II, fue la primera esposa de Ladislao IV Vasa.

16 La corte española prestó mucha atención a la política dinástica polaca desde las negociaciones, fracasadas en 1623, sobre el matrimonio del joven Ladislao con la infanta española doña María, hermana de Felipe IV. Ante el nuevo proyecto de matrimonio real con la hija del duque Palatino, enemigo acérrimo del Emperador, y la amenaza del acercamiento de Ladislao con los protestantes, España tomó unas medidas para atraer a Polonia al campo de los Austria. Entre sus esfuerzos hay que resaltar la misión diplomática enviada a Varsovia en 1635 a fin de convencer al rey de la oportunidad de contraer matrimonio con Cecilia Renata con quien finalmente se casó en abril de 1637. Ver Skowron, 1997, p. 166.

17 Albrycht Stanislaw Radziwill (1595-1656), aristócrata lituano, desde 1623 desempeñó la función de Gran Canciller de Lituania. Como político y diplomático formó parte de la facción prohabsburga en la corte polaca.

18 Ver Radziwill, 1980, p. 321.

19 Ver Radziwill, 1980, p. 322.

20 La vida y hechos de Estebanillo González, p. 416.

21 Ver Cid, 1989, p. 20.

22 Adam Kazanowski (1599-1649), aristócrata polaco y amigo de la infancia del rey Ladislao, en 1643 fue nombrado por el monarca como Mariscal de la Corte Polaca y desempeñó esta función hasta la muerte.

23 Ver La vida y hechos de Estebanillo González, p. 416.

24 Ver La vida y hechos de Estebanillo González, p. 417. Lope de Vega en su comedia El Gran Duque de Moscovia y el Emperador perseguido (1607) se hace eco de la particularidad de la etiqueta polaca presentando en la última jornada al zarévich Demetrio, que durante la audiencia con el rey Segismundo III no se quita el sombrero y toma asiento en su presencia. Ver Vega y Carpio, El Gran Duque de Moscovia y El Emperador perseguido, pp. 90-92.

25 Francisco de Mendoza refiere en su carta dirigida al rey Felipe II la audiencia que tuvo con la reina Ana de Austria, que a sus reverencias respondía de pie con gran cortesía y hasta le obligó a tomar asiento y quitar el sombrero. Ver Mendoza, Embajada de don Francisco de Mendoza, pp. 448-449.

26 Si bien, al venir a Polonia, Cecilia Renata se escandalizaba por la etiqueta polaca, de lo que informaba en las cartas a su familia, pronto se acostumbró a ella. Durante la primera visita oficial de la pareja real a Viena en 1638 la reina rehusó tomar asiento hasta que se trajeron sillas para las damas de la corte polacas. Ver Fabiani, 1996, p. 216.

27 La vida y hechos de Estebanillo González, p. 514.

28 Ver Vorbek-Lettow, 1968, p. 124.

29 Ver Radziwill, 1980, p. 42.

30 La vida y hechos de Estebanillo González, p. 417.

31 Bona Sforza y Aragón (1474-1557), hija de Gian Galeazzo Sforza de Milán e Isabel de Aragón, fue la segunda esposa del rey polaco Segismundo el Viejo de la dinastía Jaguelón.

32 Ver Makowiecka, 1984, p. 91.

33 Ver Mozdzynska-Nowotka, 2002, p. 103.

34 La vida y hechos de Estebanillo González, p. 426.

35 Llama la atención que el autor utilice el nombre de Warsavia, que coincide con el polaco Warszawa, distanciándose de la forma hispanizada de Varsovia.

36 La vida y hechos de Estebanillo González, p. 432.

37 La relación fue traducida al español y servía de principal fuente de información sobre Polonia en la corte española. Ver, Makowiecka, 1984, p. 80.

38 Ver Ruggieri, Relatione delle cose di Polonia intorno alia religione, 1991, p. 151.

39 Ver Mendoza, Embajada de don Francisco de Mendoza, pp. 446-447.

40 La vida y hechos de Estebanillo González, p. 432.

41 Actualmente el Parque Natural de Bialowieza ubicado en la frontera entre Polonia y Bielorrusia.

42 Actualmente la ciudad de Grodno en Bielorrusia.

43 Ver Radziwill, 1980, p. 370.

Auteur

Universidad de Varsovia

© Presses universitaires du Midi, 2013

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search