Version classiqueVersion mobile

Pictavia Aurea

 | 
Alain Bègue
, 
Emma Herrán Alonso

Prosa

Hacia una edición anotada con introducción crítica de la Segunda parte de la Historia general llamada índica [1572] de Pedro Sarmiento de Gamboa

Aleksín Ortega

Texte intégral

  • 1 Sarmiento de Gamboa, La «Historia índica», p. 16.

1Después de la llegada al Perú del virrey Francisco de Toledo y tras la consecuente muerte del último inca Túpac Amaru en 1572, la corona española será capaz de organizar el virreinato del Perú en una manera más efectiva. Toledo llegó a tierras andinas con claros objetivos: por un lado organizar el territorio, no solamente para los españoles, sino también para la población indígena, y por otro lado con la finalidad de eliminar, o por lo menos debilitar, los esfuerzos de los últimos descendientes de los incas que aún luchaban en contra de la colonización desde el enclave en Vilcabamba. Sin embargo, se podría resumir que la misión de Toledo en el Perú fue justificar definitivamente la conquista y la posesión legal de los territorios andinos por parte de la corona española. Dentro de su plan organizativo Toledo encargó, entre los años 1570 y 1572, recaudar información sobre el gobierno de los incas con la intención de probar que los antiguos gobernantes andinos habían sido usurpadores y tiranos. Para tal empresa se convocó a descendientes de los gobernantes o jefes incas de las regiones del Cusco, Guamanga, Jauja y Yucay, entre otras, a quienes se les pidió que narraran sus respectivas historias. Toledo encargó a Pedro Sarmiento de Gamboa, quien ya servía en el proyecto toledano en calidad de cosmógrafo, explorador y cronista, que redactara una historia de los incas. Sarmiento de Gamboa concluye su tarea el 4 de marzo de 1572 otorgándole a su texto el título de Segunda parte de lo que debió ser su Historia general llamada índica. El autor había planificado redactar una primera parte, la que titularía Historia natural de estas tierras, así como una tercera constituida por una historia del Perú desde la llegada de los españoles hasta el año 1572; sin embargo dicho proyecto nunca se concretizó1. Sabemos, como nos lo indica el mismo cronista, que una vez terminada la obra, esta fue leída a los informantes, curacas y testigos indígenas quienes por medio de intérpretes sugirieron cambios o correcciones, los cuales fueron aceptados por el autor y posteriormente aplicados. Los errores que los indígenas apuntaron se relacionaban sobre todo con topónimos y nombres de jefes locales en ciertas zonas, pero no se indicaron incorrecciones en cuanto a los hechos históricos los cuales fueron confirmados como verdaderos. Una vez que terminó de «certificar» su obra por los descendientes de los antiguos jefes indígenas, el manuscrito fue enviado a España acompañado de una carta dirigida al rey Felipe II escrita por el mismo virrey. A este envío Toledo sumó cuatro paños que él había mandado tejer, en los que se representaban retratos de los incas y sus collas y sus respectivos árboles genealógicos, hechos de sus reinados, así como leyendas sobre el dios Viracocha y un mapa del Perú que fue diseñado por el mismo Sarmiento de Gamboa. Lamentablemente, hasta la fecha tanto los paños como el mapa no han sido encontrados. Si bien el manuscrito llegó a manos del rey, parece que no llamó mucho su atención ni la de la corte y todo parece indicar que cayó en el olvido. Siglos más tarde, afortunadamente, el manuscrito llegó a la colección de Abraham Gronovius y en 1785 pasó a formar parte de los archivos de la Biblioteca de la Universidad de Gotinga donde hoy se preserva, catalogado bajo la signatura 809.

2A pesar de la singularidad de esta versión española de la historia incaica, en las últimas décadas los estudios aparecidos han sido parciales, existen como se expone a continuación acercamiento críticos, pero ninguno de ellos compone un trabajo completo de análisis. La Historia índica permaneció sin editarse hasta 1906 cuando Richard Pietschmann la publicara, anotara y editara, presentándola con una compresiva introducción escrita en alemán. Un año más tarde el académico inglés Sir Clements Markham publicó una traducción al inglés acompañada de un corto estudio introductorio. A estas dos primeras publicaciones del manuscrito le siguió en 1942 una segunda edición en español, publicada por Roberto Levillier, sin embargo, este trabajo aparece como parte del tercer volumen de su libro, Francisco de Toledo: supremo organizador del Perú. A diferencia de Pietschmann, Levillier compara la crónica de Gamboa con otras historias, como los Comentarios reales del Inca Garcilaso y la Historia de las Indias de Bartolomé de las Casas, entre otras, sin embargo su trabajo no constituye una edición crítica. Al comparar la crónica de Sarmiento de Gamboa con las de Garcilaso y Bartolomé de las Casas, Levillier solo critica las ideas de estos historiadores concernientes a la cultura incaica y sorprendentemente defiende la ideología del texto de Sarmiento de Gamboa, es decir reafirma el concepto de la tiranía de las dinastías incas. En el mismo año, 1942, Ángel Rosenblat publicó una tercera edición, también en español; si bien es cierto que este trabajo incluye un extenso ensayo sobre la vida y obra de Gamboa, los comentarios críticos dedicados a la Segunda parte de la Historia índica son escasos. Recientemente, en el año 2001, Ramón Alba publicó una edición de la crónica en cuyo prólogo recopila información sobre Sarmiento de Gamboa, su vida, viajes al Estrecho de Magallanes y una corta historia del manuscrito; sin embargo esta edición no propone un análisis crítico de la Historia. El acercamiento más actual a la obra ha sido una traducción al inglés acompañada de un interesante e iluminador ensayo introductorio, esfuerzo que fue encabezado por los profesores estadounidenses Brian Bauer y Vania Smith.

  • 2 Mignolo, 2010.

3En virtud de esta carencia de material crítico contemporáneo y con la finalidad de volver a rescatar el interés en esta crónica dentro de los estudios coloniales, me propongo elaborar una edición anotada de la Segunda parte de la Historia índica de Sarmiento de Gamboa acompañada de una introducción crítica, para lo cual me planteo tres etapas definidas: 1) una nueva transcripción del manuscrito de Gotinga (con la búsqueda paralela de otras copias manuscritas o impresas que pudieran aportar un texto final más completo); 2) un estudio de las Informaciones y Relaciones toledanas y otros documentos oficiales tales como las Cartas y papeles del Perú, en los que pudiera encontrar más información sobre cómo Toledo trató el tema de las religiones y mitos incaicos, y finalmente, 3) un estudio comparativo entre otras historias o crónicas oficiales escritas por españoles durante el período toledano y post-toledano, con el objetivo de analizar la retórica utilizada en cuanto al tema de la mitología andina e incaica; así también estudiar el tratamiento de la historia de los pueblos andinos, su aprehensión e incomprensión, su valoración y desvalorización y, siguiendo la propuesta teórica de Walter D. Mignolo2, su consecuente colonización.

4El breve análisis que se presenta a continuación se centra en cómo Sarmiento de Gamboa examina los mitos y leyendas redactadas en el capítulo sexto y séptimo. Sarmiento de Gamboa divide su Segunda parte de la Historia índica en 71 capítulos, en su gran mayoría dedicados a narrar las vidas, gobiernos y obras de los 12 incas. Termina su versión con una corta mención sobre la llegada de Pizarro a Cajamarca y la muerte de Atahualpa. En los primeros trece capítulos se dedica a explicar la teoría de que los habitantes del continente americano podrían ser los descendientes directos de la desaparecida isla Atlántida, para luego pasar a presentar su recopilación de los diferentes mitos o leyendas incaicas sobre la creación del mundo, los primeros habitantes de las tierras andinas y el origen de los incas del Cusco.

5La Segunda parte de la Historia índica comienza con un somero tratado sobre la antigua división de la Tierra y la descripción de la antigua isla Atlántida, en el que Sarmiento de Gamboa concluye con estas líneas:

  • 3 Sarmiento de Gamboa, La «Historia índica», pp. 28-29.

De manera que lo que de aquí se ha de colegir es que la Nueva España y sus provincias fueron pobladas de griegos, y los de Catígara de judíos; y los de los ricos y poderosísimos reinos del Perú y contérminas provincias fueron Atlánticos, los cuales fueron deducidos de aquellos primeros mesopotamios o caldeos, pobladores del mundo. Estas y otras cosas con ellas, que por seguir brevedad no se traen, son razones historiales fidedignas en su cualidad, para sacar lo que los hombres de razón y letras han de creer de los pobladores de estas tierras. Para que sepa llevar atención en la lectura de lo que estos bárbaros del Perú cuentan de su origen y señorío tiránico de los incas capacs y en las fábulas y desatinos que narran, sepa discernir lo vero de lo falso y en qué modo y cómo algunos de sus desatinos en algo aluden a cosas verdaderas entre nosotros averiguadas y tenidas por tales, por tanto oiga con atención el lector, y lea la más sabrosa y peregrina historia de bárbaros que se lee hasta hoy de nación política en el mundo3.

6El tema del origen de los habitantes de las Indias occidentales preocupó mucho a los intelectuales europeos, quienes en su afán de explicarse el origen de los indígenas llegaron a considerarlos como descendientes de uno de los hijos de Noé. Para el erudito europeo del Siglo de Oro se convirtió en un reto integrar estos nuevos pueblos en lo que se consideraba, en la época, la verdadera historia, la de la creación y población del mundo según la Biblia; texto al cual se aferraron como modelo y patrón para fijar a través de ella toda la nueva historia. Una forma de acreditar las conexiones entre los americanos y los europeos fue recurrir a los filósofos clásicos, en especial Platón, y la reelaboración del mito de la Antártida; Sarmiento de Gamboa mediante esta presentación de su historia procura establecer un enlace, el cual le permitirá excusar la conquista y colonización ya que, los indígenas peruanos, como hermanos descendientes de un mismo tronco, deberían ser rescatados del yugo de la tiranía incaica a la cual habían estado sometidos por varios años.

7Después de esta breve introducción sobre el posible origen de los pobladores americanos, en especial los andinos de la manera como él mismo lo entiende, Sarmiento de Gamboa relata, o se debería quizás decir, intenta comunicar de manera imparcial la creencia andina sobre la creación en estos términos:

  • 4 Como nota aparte, resalta la mención de un producto cultural foráneo a la cultura andina, el libro. (...)
  • 5 Sarmiento de Gamboa, La «Historia índica», pp. 39-44.

Como estas naciones bárbaras de indios carecieron siempre de letras, no tuvieron cómo poder conservar los monumentos y memorias de sus tiempos, edades y mayores vera y ordenadamente. Y como el demonio, que siempre procura el daño del linaje humano, viese a estos desventurados fáciles en el creer y tímidos para obedecer, introdújoles muchas ilusiones, mentiras y fraudes, haciéndoles entender que él los había creado al principio, y que después por sus maldades y pecados los había destruido con diluvio y los había tornado a crear, y dádoles comidas y modos de conservarse. Y como por ventura antes tenían alguna noticia, que de boca en boca hasta ellos había llegado, de sus primogenitores de la verdad de lo pasado, y mezclándola con los cuentos del demonio y con otras cosas que ellos mudarían, compondrían y añadirían, como suele hacerse en todas naciones, hicieron una ensalada graciosa, aunque notable en algunas cosas para los curiosos que saben considerar y discurrir por las cosas humanas.
[…] Mas pues hemos de escribir lo que ellos dicen y no lo que nosotros entendemos en esta parte, oigamos lo que tienen de sus primeras edades, y después vendremos a la envejecida y cruel tiranía de los incas tiranos, que tantos tiempos tuvieron opresos estos reinos del Perú.
Sea de una manera o de otra, que en fin todos concuerdan en que la creación de estas gentes la hizo el dicho Viracocha el cual tienen noticia que fue un hombre de mediana estatura, blanco y vestido de una ropa blanca a manera de alba ceñida por el cuerpo y traía un báculo y un libro
4 en las manos5.

8En cuanto a la referencia al diluvio, en otra parte del texto se recopila:

  • 6 Sarmiento de Gamboa, La «Historia índica», p. 40.

Y sobre todo les envió un diluvio general, al cual ellos llaman uñu pachacutz; que quiere decir ‘agua que trastornó la tierra’. Y dicen que llovió sesenta días y sesenta noches, y que se anegó todo lo creado, y que sólo quedaron algunas señales de los que se convirtieron en piedras para memoria del hecho y para ejemplo a los venideros en los edificios de Pucara, que es sesenta leguas del Cuzco. También dicen algunas naciones, fuera de los Cuzcos, que se salvaron de este diluvio algunos para propagación del siglo venidero. Y en cada nación hay fábula particular, que ellos cuentan, de cómo sus padres primeros, después del diluvio, se salvaron de las aguas6.

  • 7 Sarmiento de Gamboa, La «Historia índica», p. 46.

9Este no es el único mito andino sobre la creación y primera destrucción del mundo que Sarmiento de Gamboa recopila en su crónica; nuestro autor menciona constantemente que cada región del antiguo Perú tenía sus propios mitos, algunos muy similares y otros totalmente distintos. Sarmiento de Gamboa rescata el relato del diluvio universal como el elemento conector entre la historia europea y la andina, sin embargo no con la intención de fusionarlas y aceptar a la segunda como válida, sino con el claro objetivo de desprestigiar las otras explicaciones que no coincidan con el pensamiento europeo, tildándolas de «fábula[s] ridícula[s] [que] tienen estos bárbaros de su creación y afírmanla[s] y créenla[s], como si realmente así la[s] vieran ser y pasar»7.

  • 8 Mac Cormack, 1991, p. 17.
  • 9 Fossa, 2006, p. 486.

10Sarmiento de Gamboa presenta sus narraciones de los mitos indígenas tildándolas siempre de ilusiones. El DRAE nos recuerda que ilusión es todo concepto, imagen o representación sin verdadera realidad, sugerido por la imaginación o causado por engaño de los sentidos. El concepto ‘imaginación’ tuvo una connotación negativa y demoníaca en el siglo xvi, porque se pensaba que la manera más insidiosa y eficaz en que se podía manifestar el poder maligno era a través de la imaginación de cada individuo8. Para Sarmiento de Gamboa el mundo andino (con sus historias sobre su creación) es uno paralelo, parecido al cristiano pero confundido por la obra del demonio. Nuestro autor explica que el rey del mal ha intervenido y trastocado las cosas, poniéndolas a su favor. La verdad primigenia es 1a de la Biblia: hay una creación, un castigo por diluvio y una recreación, pero en este mundo paralelo todo ello, al ser obra del demonio, se nos presenta bajo un cariz negativo. Sarmiento de Gamboa no cuestiona ni el origen ni el diluvio como verdades universales, ya que inclusive en la cultura inca no dejan de haber sucedido. Es más, el énfasis del relato mítico de la creación del mundo y de la población de los territorios andinos que Sarmiento de Gamboa nos presenta se centra en el diluvio, si bien menciona la existencia de otras fábulas, solamente proporciona una más, la de los hermanos Cañari, obviando todas las demás que no incluyen al diluvio como una de las explicaciones. Existe entonces en Sarmiento de Gamboa una clara intención selectiva entre lo que es digno de contar y lo que se debe de esconder u obviar. Descarta rápidamente toda información que no coincida con la que se encuentra en la Biblia. Como anota Lydia Fossa, podemos captar entre los intelectuales españoles durante los primeros años de la colonización una cierta ansiedad al intentar incorporar lo nuevo a sus propias concepciones de la organización del tiempo y la historia9. Esta probablemente sea la razón por la cual Sarmiento de Gamboa en algunos fragmentos de la narración rápidamente desdeña las creencias indígenas sobre la creación el mundo.

11En conclusión, de esta aproximación parcial a la crónica podemos extraer de la Segunda parte de la Historia índica de Sarmiento de Gamboa una evidente preocupación en asociar ambas historias; nuestro autor logra a su manera dicha fusión mediante la selección de los mitos andinos que mejor le puedan servir para así, a través de la creación de una nueva historia, unir ambos mundos. Asimismo, cabe recordar que su trabajo obedece a los intereses políticos de su benefactor, el virrey Toledo, de ahí que sea innegable el énfasis que nuestro cronista pone en demostrar la tiranía de los antiguos reyes andinos. Sin embargo, la Segunda parte de la Historia índica guarda todavía por explorar otros aspectos, los que nos podrían ayudar a dilucidar la manera cómo los colonizadores del siglo xvi aprendían y asimilaban el mundo indígena que permanecía aún difuso ante sus ojos. Es mi objetivo sacar a relucir estas y otras temáticas al concluir mi análisis completo de esta singular crónica.

Bibliographie

Referencias bibliográficas

Diccionario de la Lengua Española, Vigésima segunda edición, Madrid, RAE, 2001.

Fernández, Christian, «Consideraciones para una edición crítica de la Segunda parte de la Hisrtoria general llamada índica de Pedro Sarmiento de Gamboa», Lecturas y ediciones de crónicas de Indias; una propuesta interdisciplinar, 2004, pp. 319-25.

Fossa, Lydia, Narrativas problemáticas: Los inkas bajo la pluma española, Lima, IEP Instituto de Estudios Peruanos / Pontifica Universidad Católica del Perú, 2006.

Levillier, Roberto, Don Francisco de Toledo, supremo organizador del Perú. Su vida y su obra (1515-1572), Buenos Aires, Biblioteca del Congreso Argentino (Colección de Publicaciones Históricas de la Biblioteca del Congreso Argentino), 1935, vol. I.

Mac Cormack, Sabine, Religion in the Andes: Vision and Imagination in Early Colonial Peru, Princeton, Princeton University Press, 1991.

Mignolo, Walter, The Darker Side of the Renaissance: Literacy, Territoriality, and Colonization, Ann Arbor, The University of Michigan Press, 2010.

Sarmiento de Gamboa, Pedro, Historia de los Incas, ed. Ángel Rosenblat, Buenos Aires, Emecé, 1949.

—, Historia de los incas, ed. Ramón Alba, Madrid, Miraguano/Ediciones Polifemo, 1988.

—, History of the Incas by Pedro Sarmiento de Gamboa, ed. Sir Clements Markham, Cambridge, Hakluyt Soc., 1907.

—, La «Historia índica» de Pedro Sarmiento de Gamboa, ed. Richard Pietschmann, Lima, Universidad Mayor de San Marcos, 1964.

—, The History of the Incas, ed. Brian Bauer y Vania Smith, Austin, University of Texas Press, 2007.

Notes

1 Sarmiento de Gamboa, La «Historia índica», p. 16.

2 Mignolo, 2010.

3 Sarmiento de Gamboa, La «Historia índica», pp. 28-29.

4 Como nota aparte, resalta la mención de un producto cultural foráneo a la cultura andina, el libro. Viracocha se nos presenta como un hombre de tez blanca con un báculo, descripción que no nos sorprende, ya que entre los indígenas debido a la extensión geográfica del imperio puede haber sido muy posible que antes de la mezcla con los europeos se haya podido hallar personas de tez clara, así también el uso de báculos era común en el incanato, sobre todo entre personas de rango. Sin embargo, el libro sería un elemento totalmente anacrónico si tomamos en cuenta la distancia cronológica entre las leyendas incas y la llegada de los europeos. Me inclino a explicar esta mención como un simple error de apropiación cultural, es decir, es muy probable que el Viracocha que describían los indígenas tuvo que sostener en sus manos algún artículo que sirviera para preservar la memoria, lo que en el mundo occidental equivaldría a un libro, pero en el andino o bien pudo haber sido un quipu, lienzos o pinturas. La confusión de instrumentos culturales aquí parece ser un desliz del autor en su intención de relatar a una audiencia europea los mitos indígenas.

5 Sarmiento de Gamboa, La «Historia índica», pp. 39-44.

6 Sarmiento de Gamboa, La «Historia índica», p. 40.

7 Sarmiento de Gamboa, La «Historia índica», p. 46.

8 Mac Cormack, 1991, p. 17.

9 Fossa, 2006, p. 486.

Auteur

The Graduate Center - City University of New York

© Presses universitaires du Midi, 2013

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search