Version classiqueVersion mobile

Pictavia Aurea

 | 
Alain Bègue
, 
Emma Herrán Alonso

Prosa

Los romances viejos y nuevos en el Quijote de Alonso Fernández de Avellaneda (1614)

Emma Nishida

Texte intégral

Agradezco a Cristina Castillo Martínez el haber revisado amablemente la redacción de este estudio.

1Para conseguir una mejor comprensión de textos literarios continuadores o imitadores, solemos recurrir a la localización y análisis de las huellas del texto original investigando, sobre todo, los personajes principales, las escenas y las tramas que nos sirven para realizar un estudio comparativo de ambos textos. En el Ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, publicado en Tarragona el año 1614 por Alonso Fernández de Avellaneda, don Quijote y Sancho deciden iniciar de nuevo sus andanzas en las que se verán claros calcos de las aventuras vividas por los protagonistas en su novela original. Además de estos personajes principales, los otros secundarios y la construcción narrativa de la historia imitadora, es posible advertir, al mismo tiempo, el uso de algunos versos de romances viejos y nuevos por parte de algunos personajes que, al parecer, Avellaneda hereda de la historia nacida de la pluma de Cervantes. En la presente comunicación, veremos unos versos del romancero viejo que han sido utilizados tanto en el Quijote de 1605 como en el de 1614, así como versos del romancero nuevo que, utiliza el autor de Tordesillas aunque en la novela de Cervantes no han sido empleados. También veremos algunas composiciones que aparecen en el Quijote de Avellaneda y vuelven a aparecer en la segunda parte del Quijote cervantino.

  • 2 Menéndez Pelayo, 1945, vol. 8, p. 358.

2Uno de los romances viejos al que más recurren los personajes del Quijote es del Marqués de Mantua. En el capítulo 5, don Quijote, tras haber sufrido una paliza por parte de unos mercaderes toledanos, recita algunos de los versos identificándose con Valdovinos, sobrino del marqués, procedentes de la composición. En el capítulo 10 y en el 21, vuelve a escucharse un fragmento de este romance en boca del ingenioso hidalgo. Los versos: «de no comer a manteles, / ni a mesa me asentar, / fasta matar a Carloto / por justicia o pelear»2 sirven a don Quijote para jurar venganza de aquel vizcaíno que le ha derrotado. Indudablemente se trataba de un romance sobra conocido en España en aquella época. Algo de lo que también era consciente Alonso Fernández de Avellaneda que quiso emplearlo dentro de su fingido Quijote. Y de la misma manera que el protagonista de Cervantes lo utiliza para que su juramento sea algo más convencible en uno de sus discursos, don Quijote de Avellaneda, en el capítulo 4, lo aprovecha dentro de un diálogo entablado con una moza gallega. Le jura a ésta que va a vengar la desgracia que le pasó:

  • 3 Fernández de Avellaneda, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, p. 272.

[…] y así, por el orden de caballería os juro y prometo como verdadero caballero andante, cuyo oficio es desfacer semejantes tuertos, de no comer pan en manteles, nin con la reina folgare, nin peinarme barba o cabello, nin cortarme las uñas de los pies ni de las manos, y aun de non entrar en poblado […]3.

3No es la única ocasión en la que han sido utilizados los versos que tratan del juramento del marqués. En el capítulo 14, un juez llamado don Carlos, una posible proyección de los duques de la Parte II del Quijote cervantino, invita a don Quijote a cenar en su casa. Y no contento con la divertida charla mantenida con el caballero andante, el juez hace que su secretario se disfrace y se haga pasar por el gigante Bramidán de Tayayunque, rey de Chipre, y, así, rete al invitado. En la respuesta de Don Quijote al gigante Bramidán, se leen de nuevo los versos del Romance viejo del Marqués de Mantua:

  • 4 Fernández de Avellaneda, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, p. 382.

Y, en cambio de la cabeza que me pides, juro y prometo de no comer pan en manteles ni holgarme con la reina, y, en suma, juro todos los demás juramentos que en semejantes trances suelen jurar los verdaderos caballeros andantes […]4.

4A sus palabras sigue la contestación burlona del secretario:

  • 5 Fernández de Avellaneda, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, p. 382.

Yo, juro, por el orden de secretario que recebí, de no comer pan en el suelo, ni folgar con la reina de espadas, copas, bastos ni oros, ni dormir sobre la punta de mi espada, hasta tomar tan sanguinolenta venganza del príncipe don Quijote de la Mancha […]5.

5Una de las conclusiones que se puede extraer del estudio comparativo del uso de los romances viejos y nuevos en la Parte I del Quijote de Cervantes y su obra apócrifa es la escasa presencia de los romances nuevos en la novela de 1605, frente a la frecuencia de los mismos en la novela de 1614. El autor del apócrifo recurrió a unos versos en boga en aquel entonces teniendo a Lope de Vega como uno de los autores precursores, una evidencia más sobre la honda participación de éste en la novela de Avellaneda. En el Quijote apócrifo, don Quijote, acompañado de Sancho, se marcha a Zaragoza con el fin de ganar en las justas y dar a conocer su nombre al mundo, para lo cual tendrá que estar bien preparado poniendo en su adarga algún sobrenombre o señal. Éstas son las palabras que el hidalgo dirige a su escudero expresando su deseo de hacerse famoso en las justas aragonesas:

  • 6 Fernández de Avellaneda, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, p. 259.

Pero es menester, Sancho, para esto, en esta adarga que llevo (mejor que aquella de Fez que pedía el bravo moro granadino cuando a voces mandaba que le ensillasen el potro rucio del alcalde de los Vélez) poner alguna letra o divisa que denote la pasión que lleva en el corazón el caballero que la trae en su brazo […]6.

6«La adarga de Fez que el bravo moro granadino pide» y «mandar que le ensillen el potro rucio del alcalde de los Vélez» son expresiones que nos recuerdan versos de un romance morisco que, fue, posiblemente compuesto por Lope de Vega. Don Quijote, en este pasaje, alude al moro granadino Azarque que manda que le ensillen el potro rucio del alcalde y que le traiga la adarga antes de partir a la guerra como cantan los siguientes versos:

  • 7 Lope de Vega, Lírica, pp. 70-71. Recordemos el romance gracioso que se debe a la pluma de Luis de G (...)

Ensíllenme el potro rucio
del alcalde de los Véles;
denme el adarga de Fez
y la jacerina fuerte,
una lanzana con dos hierros,
entrambos de agudos templos,
y aquel acerado casco
con el morado bonete,
que tiene plumas pajizas
entre blancos martinetes
y garzotas medio pardas,
antes que me vista, denme
7.

  • 8 Ver Entrambasaguas, 2008, p. 18.
  • 9 Ver Goyri de Menéndez Pidal, 1953, pp. 405-406; Menéndez Pidal, 1953, vol. II, pp. 126-130; y Carre (...)

7Es uno de los romances de tipo autobiógrafo en el que, según conjetura la crítica, el mismo Lope de Vega plasma aspectos de sus relaciones sentimentales. El personaje del moro Azarque de estos versos que está partiendo a la guerra es posiblemente una proyección del Fénix, quien se embargó en Lisboa para participar en la guerra de España contra Portugal. A su vuelta a Madrid, después de la expedición a las Islas Terceras, tuvo su primera amargura amorosa. Recibió la noticia de que su amada «Marfisa» (María de Aragón)8 iba a casarse con un viejo rico aunque fuera contra su voluntad9. La ingratitud de la amada, el fracaso amoroso y la venganza están descritas, asimismo, en sus propios romances. Ahora, Lope se disfraza del moro Gazul. Al descubrir que su amada Zaida decide casarse con el adinerado moro Abenzaide olvidándose de los tres años que lleva con Gazul, se pone tan furioso que decide intervenir en la boda de los novios para vengarse de ellos. Y de este modo se parte a caballo dejando que la estrella de Venus le guíe el camino.

  • 10 Durán, 1945, Tomo 10, p. 14. Margit Frenk ha hecho un análisis de ocho variantes de este romance. V (...)

Sale la estrella de Vénus
Al tiempo que el sol se pone,
Y la enemiga del dia
Su negro manto descoge,
Y con ella un fuerte moro
Semejante á Rodamonte
Sale de Sidonia airado;
De Jerez la venga corre
De donde entra Guadalete
Al mar de España, y por donde
De Santa María el puerto
Recibe famoso nombre
10.

8En el Quijote de Avellaneda, es Sancho quien recuerda estos versos y los aprovecha dentro de su discurso en el que pretende defender la belleza de la reina Zenobia. Es un pasaje cómico ya que, en realidad, es Bárbara, una mujer de baja condición, quien se convierte en un personaje de la nobleza gracias a la desmesurada imaginación de don Quijote.

  • 11 Fernández de Avellaneda, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, p. 665.

Pero ¿para qué me canso en pitnar su hermosura, pues basta decir della que tiene más en un pie que toda vuesas mercedes juntas en cuantos tienen? Y parece, en fin, a mi señor don Quijote pintipintada, y aun dice della, él, que es más hermosa que la estrella de Venus al tiempo que el sol se pone […]11.

  • 12 Goyri de Menéndez Pidal, 1953, p. 406.

9Aunque la relación de Lope de Vega con su amada «Marfisa» no terminó en un feliz fin, confesó que «como no fué amor de peso, púdolo el viento llevar»12, y encontró otro amor, no exento de problemas con Elena Osorio. El romance nuevo sobre la guerra de Troya comienza con los versos:

Ardiéndose estaba Troya:
torres, cimientos y almenas,
que el fuego de Amor, a veces,
abrasa también las piedras.

10Y termina de la siguiente manera:

  • 13 Cruz de Castro, 1992, pp. 128-129. La autora de este romancero incluye este romance que procede del (...)

«Fuego», dan voces; «fuego», suena,
y sólo Paris dice: «abrase a Elena»
13.

11Es otro testimonio que nos permite recordar la vida sentimental del Fénix. En algunas obras de éste como La Dorotea o Los noble como han de ser, además de en el capítulo 8 del Quijote de 1614, es posible advertir las huellas del Romance nuevo de la guerra de Troya.

12A estos romances viejos y nuevos que hemos visto hasta ahora, hay que sumar dos romances viejos dignos de atención, no porque Cervantes los interpole en la Parte I del Quijote y Avellaneda los copie en su novela, ni porque sean versos compuestos por Lope de Vega. El Romance viejo del moro Calaínos y el Romance viejo del conde Claros son las composiciones poéticas cuyos versos han sido cantados, primero, en el Quijote de 1614, y, un año más tarde, en la Parte II del Quijote cervantino. Un hecho que no hemos de achacar a la pura casualidad. Es probable que Cervantes tomara como modelo algunos fragmentos ideados por su usurpador.

13En la novela de Avellaneda, los dos protagonistas, tras un enfrentamiento con un melonero de Ateca, aceptan la invitación de un clérigo llamado mosén Valentín para tomar unos días de descanso (el capítulo 7). Ocho días en su casa resultan suficientes para permitirse vivir lejos de andanzas caballerescas. Al subir a su caballo y partir de la residencia, a don Quijote se le vienen a la memoria los siguientes primeros versos del Romance viejo del moro Calaínos.

  • 14 Menéndez Pelayo, 1945, vol. VIII, p. 448. Ver Fernández de Avellaneda, El Ingenioso Hidalgo Don Qui (...)

Ya cabalga Calainos a la sombra de una oliva,
el pié tiene en el estribo, cabalga de gallardía
14.

14Don Quijote se imagina que es el moro Calaínos, moro enamorado de la Infanta Sebilla. Sus primeros versos narran cómo el moro Calaínos se dirige al palacio de la Infanta, y no estando seguro del camino, pregunta a un viejo moro:

  • 15 Menéndez Pelayo, 1945, vol. VIII, p. 448.

Por Alá te ruego, moro, así te alargue la vida,
que me muestres los palacios donde mi vida vivia,
de quien triste soy cautivo, y por quien pena tenia,
que cierto por sus amores creo yo perder la vida;
mas si por ella la pierdo no se llamará perdida,
que quien muere por tal dama desque muerto tiene vida
15.

  • 16 Cervantes, Don Quijote de la Mancha, vol. I, pp. 761.

15Son estos versos a los que don Quijote de Cervantes recurre cuando acaba de llegar a El Toboso con Sancho para recibir la bendición de Dulcinea en el capítulo 9 de la Parte II. Del mismo modo que el moro Calaínos del romance no sabe cómo llegar a los palacios de su Infanta, nuestro caballero andante tampoco sabe el camino que le pueda llevar hasta la morada de su sin par Dulcinea. Al ver que se les acerca un villano cantando los primeros versos del Romance viejo de Guarinos le pregunta a éste lo siguiente: «¿Sabreisme decir, buen amigo, que buena ventura os dé Dios, dónde son por aquí los palacios de la sin par princesa doña Dulcinea del Toboso?» (II, 9)16.

  • 17 Di Stefano, 1993, p. 165. Este verso se hizo tan popular que se convirtió en un dicho famoso en el (...)

16El capítulo 9 cervantino merece más atención ya se abre con los primeros versos del Romance viejo del conde Claros, el otro romance que aparece también en la novela de Avellaneda. Cervantes hace uso del primer verso: «Media noche era por filo,/los gallos quieren cantar»17, pero con un matiz cómico añadiendo las palabras «poco más o menos», que se contradice con la expresión de «por filo» cuyo significado es «en punto». Para el autor de Tordesillas, la inserción de estos versos en la novela tenía que haber sido una sorpresa porque fue éste, antes que Cervantes, el que lo había empleado en su capítulo 32:

  • 18 Fernández de Avellaneda, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, p. 665 y n. 19. También con (...)

Como medianoche era por hilo, los gallos querían cantar, celebraron mucho todos el dibujo que Sancho había hecho de la reina Zenobia y rogaron a don Carlos la trajese allí el día siguiente a la misma hora […]18.

17En definitiva, el análisis comparativo del empleo del romancero en el Quijote de Cervantes y el de Avellaneda nos permite, en primer lugar, percibir el abundante uso de los versos en los textos en prosa. Los romances que aparecen en el Quijote de 1605 y vuelven a aparecer en la historia imitada por el autor tordesillesco nos evidencian, la fina lectura que Avellaneda hizo y el elaborado modo que empleó a la hora de confeccionar el suyo. Por otra parte, Cervantes sabía muy bien cómo responder a su enemigo al ser capaz de localizar algunos de los romances más cantados en su época y que también fueron empleados en la Parte II del Quijote apócrifo, porque se apoderó de ellos en su auténtica Parte II. La obra de Cervantes fue imitada por Avellaneda y, al mismo tiempo, en algunos sentidos, llegó a ser obra imitadora de la novela de 1614. Investigar y averiguar algunos versos de romances insertos en textos en prosa se hace, a veces, una tarea demasiado detallista que nos pueda impedir la comprensión sintética; sin embargo, es posible que se convierta en una de las claves para descifrar el proceso nada sencillo de las labores literarias así como la influencia mutua entre varias manifestaciones, sobre todo, si se trata de estas obras como el Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes y la obra apócrifa de Alonso Fernández de Avellaneda.

Bibliographie

Referencias bibliográficas

Avellaneda, Alonso Fernández de, El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, ed. Luis Gómez Canseco, Madrid, Biblioteca Nueva (Clásicos de Biblioteca Nueva, 24), 2000.

Carreño, Antonio, El romancero lírico de Lope de Vega, Madrid, Gredos (Biblioteca románica hispánica, II-285), 1979.

Cátedra, Pedro M., y Víctor Infantes, Los Pliegos sueltos de Thomas Croft (siglo xvi), Valencia, Albatros Ediciones, 1983,2 vols.

Cervantes, Miguel de, Entremeses, ed. Eugenio Asensio, Castalia, Madrid, 1970.

—, Don Quijote de la Mancha, ed. Francisco Rico, Barcelona, Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores, 2004.

Cruz de Castro, Marichu (ed.), Romances de la Antigüedad Clásica, Madrid, Ediciones Clásicas, 1992.

Di Stefano, Giuseppe (ed.), Romancero, Madrid, Taurus, 1993.

Durán, Agustín (ed.), Romancero general o Colección de romances castellanos anteriores al siglo xviii, Madrid, Atlas (Biblioteca de Autores Españoles, 10 y 16), 1945.

Entrambasaguas, Joaquín de, Un amor de Lope de Vega desconocido: “Marfisa” de la “Dorotea”, Alicante, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2008.

Fernández Montesinos, José, Estudios sobre Lope de Vega, Salamanca, Anaya, 1967.

Foulché-Delbosc, Raymond, «Romancero de Barcelona», Revue Hispanique, 19, 1913, pp. 121-194.

Frenk, Margit, Entre la voz y silencio, Alcalá de Henares, Centro de Estudios Cervantinos, 1997.

García de Enterría, María Cruz, Pliegos poéticos españoles de la Biblioteca Ambrosiana de Milán, Madrid, Joyas Bibliográficas, 1973,2 vols.

Góngora, Luis de, Romances, ed. Antonio Carreira, Barcelona, Quaderns Crema, 1998,4 vols.

Goyri de Menénez Pidal, María, «Los romances de Gazul», Nueva Revista de Filología Hispánica, 7, 1953, pp. 403-416.

Infantes, Víctor, «La colección de pliegos sueltos de Thomas Crofta (siglo xvi): noticia de dos volúmenes de impresos españoles», Boletín de la Real Academia Española, 61, 1981, pp. 497-516.

Lope De Vega, Felix, Lírica, ed. José Manuel Blecua, Madrid, Castalia (Clásicos Castalia, 104), 1981.

—, La Dorotea, ed. José Manuel Blecua, Madrid, Cátedra (Letras hispánicas 408), 2002.

Menéndez Pelayo, Marcelino, Antología de poetas líricos castellanos: Tratado de los romances viejos, vols. VI-IX, en Edición Nacional de las Obras Completas de Menéndez Pelayo, XII-XXV, Madrid, C.S.I.C., 1945.

Menéndez Pidal, Ramón, Romancero hispánico (hispano-portugués, americano y sefardí). Teoría e historia, Madrid, Espasa-Calpe, 1953,2 vols.

Rey Hazas, Antonio, El nacimiento del Quijote. Edición y estudio del “Entremés de los romances”, Guanajuato, Museo Iconográfico del Quijote, 2006.

Notes

2 Menéndez Pelayo, 1945, vol. 8, p. 358.

3 Fernández de Avellaneda, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, p. 272.

4 Fernández de Avellaneda, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, p. 382.

5 Fernández de Avellaneda, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, p. 382.

6 Fernández de Avellaneda, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, p. 259.

7 Lope de Vega, Lírica, pp. 70-71. Recordemos el romance gracioso que se debe a la pluma de Luis de Góngora: «Ensíllenme el asno rucio / del alcalde Antón Llorente, / dénme el tapador de corcho / y el gabán de paño verde,…». Góngora, Romances, vol. I, pp. 347-355. El personaje de Chiquiznaque de un entremés cervantino hace mención de este potro rucio: «Túndete el tundidor con sus tijeras; / Muy más que el potro rucio eres famoso». Cervantes, El rufián viudo, p. 96.

8 Ver Entrambasaguas, 2008, p. 18.

9 Ver Goyri de Menéndez Pidal, 1953, pp. 405-406; Menéndez Pidal, 1953, vol. II, pp. 126-130; y Carreño, 1979, pp. 94-97.

10 Durán, 1945, Tomo 10, p. 14. Margit Frenk ha hecho un análisis de ocho variantes de este romance. Ver Entre la voz y silencio, 1997, pp. 57-64. En la anónima pieza teatral el Entremés de los romances se encuentra la cita. Ver Rey Hazas, 2006. La inclusión de estos versos en las obras de los otros autores del Siglo de Oro demuestra su enorme difusión. Ver Goyri de Menénez Pidal, 1953, pp. 414-416.

11 Fernández de Avellaneda, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, p. 665.

12 Goyri de Menéndez Pidal, 1953, p. 406.

13 Cruz de Castro, 1992, pp. 128-129. La autora de este romancero incluye este romance que procede del pliego de Milán. Ver García de Enterría, 1973. Asimismo, otro pliego que contiene este romance está en la colección de Thomas Croft, actualmente conservado en The Houghton Library de la Universidad de Harvard. Ver Infantes, 1981 y Cátedra e Infantes, 1983. Existen cinco manuscritos que contienen este romance. Las signaturas: ms. 2202, ms. 3747, ms. 3950 son de la Biblioteca Nacional de Madrid. El otro se encuentra en el Romancero de Barcelona. Ver Foulché-Delbosc, 1913, p. 124. El último está registrado en la Hispanic Society of America. Fernández Montesinos atribuye, aunque no muy firmemente, el romance a Lope (1967, p. 227).

14 Menéndez Pelayo, 1945, vol. VIII, p. 448. Ver Fernández de Avellaneda, El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, p. 312.

15 Menéndez Pelayo, 1945, vol. VIII, p. 448.

16 Cervantes, Don Quijote de la Mancha, vol. I, pp. 761.

17 Di Stefano, 1993, p. 165. Este verso se hizo tan popular que se convirtió en un dicho famoso en el Siglo de Oro.

18 Fernández de Avellaneda, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, p. 665 y n. 19. También conviene recordar que los versos «los yerros por amare, / dignos son de perdonare» procedentes del mismo romance se encuentran en la carta escrita por Don Quijote de Avellaneda leída en el capítulo 2. Ver la nota 38 de la página 233 de la edición que manejamos.

Auteur

Universidad Aoyama Gakuin, Tokio

© Presses universitaires du Midi, 2013

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search