Version classiqueVersion mobile

Pictavia Aurea

 | 
Alain Bègue
, 
Emma Herrán Alonso

Prosa

La «casa de los pícaros» en el Guzmán de Alfarache, un pregón de 1579 y la poética del espacio urbano de Mateo Alemán

Konstantin Mierau

Texte intégral

1El presente trabajo propone una lectura del fragmento de la «Plaza de Santa Cruz», del Guzmán de Alfarache, a la luz de fuentes municipales como los libros de gobierno de los alcaldes de Madrid, específicamente un pregón del año 1579. En el trabajo se discuten las representaciones que se encuentran en el fragmento literario y el pregón, tanto de la Plaza de Santa Cruz como de los pícaros que en ella se encuentran. Luego se discuten las coincidencias y divergencias entre los dos textos en el contexto de la interacción entre el espacio urbano y el espacio literario. Con ello, se analizará la ubicación de la casa de los pícaros en su entorno histórico y social, para luego profundizar en su posterior representación literaria. De esta manera, nos acercaremos a una de las estrategias de representación del espacio urbano manifiestas en el Guzmán de Alfarache. El pregón indica que el fragmento se basa en una observación; sin embargo, el texto literario amplifica la representación de los pícaros en la Plaza de Santa Cruz, caracterizándolos como propietarios de una casa «comprada y reparada de dinero ajeno». Según la contextualización histórica de la Plaza de Santa Cruz y la discusión del valor semiótico de este espacio urbano, se pone de manifiesto que esta representación de un grupo de pícaros/propietarios en el centro de Madrid supone una ampliación sustancial de la noción del pícaro.

2La descripción de la primera estancia de Guzmán en Madrid comienza con la llegada de éste a la capital y la transformación del personaje proteo —utilizando el término que le pusieron sus coetáneos— en pícaro. Hacia el final del capítulo, el protagonista, desempeñando el papel de narrador, relata lo siguiente:

  • 1 Alemán, Guzmán de Alfarache, pp. 333-334.

Teníamos en la plaza junto a Santa Cruz nuestra casa propia, comprada y reparada de dinero ajeno. Allí eran las juntas y fiestas. Levantábame con el sol; acudía con diligencia por aquellas tenderas y panaderos, entraba en la carnecería; hacía mi agosto las mañanas por todo el día; dábanme los parroquianos que no tenían mozo que les llevase la comida; hacíalo fiel y diligentemente, sin faltarles un cabello1.

  • 2 Alemán, Guzmán de Alfarache, p. 334.
  • 3 Alemán, Guzmán de Alfarache, p. 334.
  • 4 Aunque ofrece unas indicaciones muy relevantes sobre la vida madrileña del xvi, el episodio que rel (...)

3El protagonista relata la rutina de su vida en la Plaza de Santa Cruz y su trabajo como esportillero para los mercaderes y los parroquianos. Más tarde, Guzmán se refiere a su propia casa como «La de los pícaros»2 es decir, si obviamos la elipsis, la casa de los pícaros, y describe la vida en la casa en los siguientes términos: «Nosotros, pues, recogido todo lo de todos, en cuanto se cenaba, referíamos lo que en la Corte pasaba»3. Allí, en la plaza, convive en una casa con otros pícaros, quienes, además de compartir la propiedad de la vivienda, se reúnen por las tardes, cenan juntos y se cuentan lo que han oído por la ciudad. En la descripción de la primera estancia del protagonista en la capital, la Plaza de Santa Cruz y las actividades en ella desempeñan un papel central4.

4En los Libros de gobierno de la sala de alcaldes de casa y corte encontramos una fuente llamativa que nos brinda información sobre la Plaza de Santa Cruz a los finales del xvi. En este conjunto de correspondencias del ayuntamiento y de pregones pronunciados en la villa desde finales del siglo dieciséis hasta el siglo diecinueve, se encuentra el siguiente pregón del año 1579:

  • 5 AHN, Consejos, Libros, 1197 fol. 15. Lo pude consultar gracias a una estancia de investigación en M (...)

[…] mandan los señores alcaldes de la casa y corte de su magestad que ningun bodegonero ni bodegonera de los que estan en la plaza de santa cruz ni de los postes de los portales desta villa tengan ningún moco picaro ni vagamundo les sirba ni les den de comer a los dichos picaros ni vagamundos so pena de cada dos años de destierro de la corte y de diez ducados para el que lo denunciare […]5.

  • 6 Amezúa y Mayo, 1958, II, pp. 80 – 81. Además dedica una nota de a pie al pregón, sin reproducirlo, (...)
  • 7 Cavillac, 1983, p. 67.
  • 8 Rutherford, 2001, p. 55.

5Este pregón no ha carecido del todo de atención académica. Amezúa y Mayo reproduce parte del pregón en su estudio dedicado a las Novelas Ejemplares de Cervantes6, citándolo como la primera mención de pícaros presente en fuentes municipales. Cavillac7, basándose en Amezúa y Mayo, reproduce parte del pregón, excluyendo, interesantemente, la referencia a la Plaza de Santa Cruz. Más recientemente, Rutherford8, que también se basa en Amezúa y Mayo, utilizó el pregón en su cronología de providencias de pícaros que anteceden a los pícaros literarios.

6A pesar de las coincidencias entre el pregón y el episodio, ni Rutherford, ni Cavillac, ni Amezúa y Mayo, ni otros conectan el pregón con el episodio del Guzmán. Ya que el pregón es de suma relevancia para la historia del término pícaro, opinamos que no sólo debería contarse entre las diferentes apariciones textuales del término antes del Guzmán, sino también como una fuente para el análisis del episodio de la Plaza de Santa Cruz en la obra. En este artículo se abordará la pregunta de cómo el texto literario, con toda su connotación de ser realista, se relaciona con el contexto histórico urbano al que se refiere y las implicaciones de esta relación para la ampliación alemaniana del término pícaro.

  • 9 AHN, Consejos, Libros, 2783.
  • 10 AHN, Consejos, Libros, 1419.

7En los Libros de Gobierno, el contexto inmediato del pregón, se hallan varios pregones que mencionan la Plaza de Santa Cruz y hay varios que prohíben a los vagabundos pedir limosna; sin embargo, por lo que hemos podido averiguar, este pregón es el único en los Libros de Gobierno anterior a 1599, año de la primera publicación del Guzmán, en el que se hace mención específica de pícaros y de sus actividades en la Plaza de Santa Cruz. Ni la plaza ni el término pícaro aparecen en el Ynbentario de causas criminales9 o las Consultas de viernes10, otras fuentes municipales que brindarían información sobre tipos marginales en el Madrid del período que se extiende desde 1561 a 1600 y donde uno podría esperar encontrar pícaros.

8Este uso tan aislado de la palabra pícaro en las fuentes municipales más cercanas a la vida diaria en la plaza destaca no sólo por sí mismo, sino también a la luz de las coincidencias que se pueden indicar entre el pregón y el fragmento literario. Las prohibiciones del pregón revelan la presencia de pícaros y vagabundos en la plaza, así como registran las mismas actividades que Guzmán describe en el relato de su vida en la plaza. Guzmán lleva comida, entra en las tiendas, y trabaja como mozo.

  • 11 Cavillac, 1983, p. 333.

9Las coincidencias de lugar y actividades en ambos textos nos indican la presencia de un elemento de extratextualidad; sin embargo, las referencias al tiempo histórico en el fragmento literario no coinciden con la fecha del pregón. Cavillac propone que la estancia de Guzmán en Italia, posterior a su primera estancia en la capital, debe ubicarse en los años 1561 a 156811. Esto se ve corroborado por la proyección del joven Guzmán en su camino hacia la capital:

  • 12 Alemán, Guzmán de Alfarache, p. 267.

[…] determiné pasar adelante y por entonces a Madrid; que estaba allí la corte, donde todo florecía, con muchos del tusón, muchos grandes, muchos titulados, muchos prelados, muchos caballeros, gente principal y, sobre todo, rey mozo recién casado. Parecióme que por mi persona y talle todos me favorecieran y allá llegado anduvieran a las puñadas haciendo diligencia sobre quién me llevara consigo12.

  • 13 Por el momento, utilizo la terminología básica de Genette (1982, 1983).
  • 14 Cros, 1971, p. 20.
  • 15 Micó, 2009, I, p. 18.
  • 16 Alemán, Guzmán de Alfarache, I, p. 334.
  • 17 Alemán, Guzmán de Alfarache, I, p. 334.
  • 18 Alemán, Guzmán de Alfarache, I, p. 267.

10Con rey mozo recién casado, es decir el joven Felipe II casado con Isabel de Valois, Alemán localiza el Madrid del primer viaje del protagonista en los años sesenta. Así, la ubicación temporal13 en la narración de la primera estancia del protagonista en Madrid precede a la prohibición de pícaros en 1579. Sin embargo, si hubiera pícaros en la plaza en los sesenta ¿ por qué no hay ningún pregón contra ellos de estos tiempos? Además, sabemos que Alemán estuvo en Madrid o cerca de Madrid a partir del s1566. No se sabe con exactitud si Alemán estuvo en Madrid en 157914, aunque es cierto que estuvo encarcelado en 1583 y que estuvo en la corte gran parte de los ochenta15. Con la excepción de la ubicación temporal en la obra, las coincidencias entre pregón y fragmento son muchas, y el pregón podría servir como un indicio de que Alemán pudo haber percibido lo que observaron los alcaldes y después haberlo incorporado a su obra. Resulta muy probable que Alemán creara una representación parcialmente anacrónica del Madrid alrededor de los sesenta a partir de la realidad social de los años setenta u ochenta. Esta anacronía se manifiesta, además, en una ligera incoherencia en el episodio mismo, donde relata Guzmán como narrador desde las galeras: «entonces éramos pocos y andábamos de vagar; agora somos muchos y todos tienen en qué ocuparse»16, reflexionando así sobre el aumento de pícaros en el lugar. No obstante, este enunciado parece algo conflictivo con la descripción de la vida en la casa, de las juntas y fiestas de los pícaros, a los que describe de la manera siguiente: «pués como anden todo el día de una en otra parte, por diversas calles y casas, y sean tantos y anden tan divididos»17. La incoherencia nos indica una vez más que, en cuanto a los pícaros en la plaza, Alemán se refiere más al tiempo del pregón que a la época del «rey mozo recién casado»18. Podemos concluir que Alemán no duda en reorganizar la cronología del desarrollo del espacio urbano del modo que mejor refleje sus intenciones. Así pues, considerando el Guzmán como fuente histórico-social al nivel microhistórico, podemos concluir que ni el dato de la publicación ni las referencias al trasfondo histórico sirven para ubicar temporalmente las representaciones de espacios urbanos específicos (ni de los pícaros en éstos), y que, por ende, domina, en el texto literario, el modo discursivo sobre el modo descriptivo.

11A pesar de las coincidencias en cuanto al contenido de los textos, el episodio del Guzmán representa elementos no mencionados en el pregón, sobre todo la casa comprada por los pícaros y la vida comunitaria en ella. Ninguna de las fuentes consultadas, como los ya mencionados Libros de gobierno o el Ynbentario, ni los estudios llevados a cabo por otros, constatan la existencia de una casa de pícaros en la Plaza de Santa Cruz.

  • 19 Alziator, 1959, p. 12. Alziator, discutiendo la casa expuso que «e non è fantasia de narratore, ché (...)

12Sin embargo, hay voces que insisten en el realismo del episodio. Según Alziator la casa no era ninguna ‘fantasía’ sino que se basó en la realidad social de otra ciudad: Sevilla19. Según Alziator el trabajo de esportillero era oficializado en Sevilla y señala que los esportilleros tenían casa en la ciudad materna de Alemán. Aunque es posible que Alemán basara la casa de pícaros de Santa Cruz en una casa de esportilleros de Sevilla, la casa de los pícaros en la Plaza de Santa Cruz sigue siendo una ficción con referencia al espacio urbano de Madrid, donde los esportilleros no tenían estatus oficial, ni hay indicios que tuviesen casa en la plaza, e incluso, durante algún tiempo, se les prohibió la presencia en dicha plaza. La ponencia de Alziator es una mezcla demasiado rápida de dos ciudades que no toma en cuenta las diferencias de significado entre dos ciudades tan distintas.

13En su relato Alemán parece combinar la observación de la presencia de los pícaros en la plaza con la idea de una casa llena de pícaros. Se trata, entonces, de una apropiación ficcional con fin discursivo del espacio urbano de Madrid, lo que implicaría que la selección de la plaza fuese motivada por su significado como referente. Parece que tanto a nivel del tiempo, como a nivel del espacio, en su representación Alemán manipula y selecciona del espacio urbano con objetivos distintos a la mera reproducción del Madrid de las últimas décadas del siglo.

  • 20 El lugar de la concepción del protagonista es un locus amoenus ejemplar: «Era entrado el verano, fi (...)
  • 21 Genette, 1983, y Ruiz Pérez, 1996.

14En la obra literaria la representación de la plaza funciona como un espacio literario. Así forma parte de una obra narrativa que se caracteriza por sus abundantes y variadas referencias a la tradición literaria, como, por ejemplo, el locus amoenus de la concepción del protagonista20 o las novelas intercaladas. Así pues, en esta obra puede apreciarse una interacción entre una tradición literaria y la inclusión en ésta no sólo de un tipo social con poca tradición de protagonismo (el pícaro) sino también de un espacio urbano concreto y nuevo (Madrid). La referencia explícita a la Plaza de Santa Cruz en el texto literario invita al lector a concebir el lugar en el marco de esta ‘poética del espacio’21, según la cual los lugares de la acción tienen sus respectivos significados en relación con su referente extratextual, tanto como con los otros lugares que constituyen la constelación espacial de la obra literaria. Con ello, nos encontramos en el punto donde lo extratextual se entremezcla con la creación literaria. Profundicemos pues en el valor semiótico de la plazuela de Santa Cruz.

  • 22 Santos, 2006, p. 242, García Sánchez, 2003.
  • 23 Escobar 2003; 2004, Alvar Ezquerra, 1989, Del Corral, 1967; 1983, Molina Campuzano, 1960.
  • 24 Desde Deleito y Piñuela, 1942, p. 18, hasta García Santo-Tomás, 2004, p. 27, esta cita de Salas Bar (...)
  • 25 García Santo-Tomás (2004) elabora con mucha erudición —tanto teórica como literaria—, el tema de la (...)
  • 26 «Escribano de provincia» se refiere a un oficial del tribunal civil que formaba parte de la Sala de (...)
  • 27 Alemán, Guzmán II, pp. 371-372.

15Como lugar histórico, la Plaza de Santa Cruz contiene en sí muchas de las características llamativas del Madrid de Felipe II, ciudad que se encontró en el proceso de desarrollo desde una villa a una metrópoli. En lo que antiguamente había sido el Madrid medieval, y en lo que después fue el centro de la capital imperial renacentista, se reunió todo tipo de gente recién llegada, de cualquier origen y categoría social22. La mayoría eran forasteros, entre ellos Guzmán, sevillano, con raíces levantinas. La plaza se encuentra en lo que fueron los arrabales de Madrid antes de su elección como capital. Después de la instalación de la corte en Madrid en el año 1561, la Plaza de Santa Cruz comenzó a formar parte del centro de Madrid capital, a unos 50 metros de la actual Plaza Mayor, la entonces plaza del arrabal23. Tal como lo expresó, años más tarde, un personaje de Salas Barbadillo en El Tribunal de los Majaderos: «… el ver en Madrid tanto edificio nuevo, y luego ocupado; nácenle cada año nuevas calles; y las que ayer fueron arrabales, hoy son principales»24. La plaza de Santa Cruz era un sitio emblemático de este movimiento de lo periférico hacia lo central25. Antes de la construcción de la cárcel de corte en la plaza bajo el mandato de Felipe IV, se encontraban en la plaza una iglesia, una cárcel y un mercado. Iglesia y cárcel se describen en la segunda parte, en la que Guzmán vuelve a la plaza: «Tomó la capa y fuímonos mano a mano los dos a el oficio de un escribano de provincia26, grande amigo suyo, y llevándolo a Santa Cruz, que es una iglesia que está en la misma plaza, frontero de la cárcel y de los oficios, allí le hicimos en secreto relación del caso»27. Entre iglesia y cárcel, salvación y penitencia, entre campanas y gritos de presos, se ubicaba el mercado y se movían los pícaros. En este lugar marcado por oposiciones Alemán eligió situar una casa de pícaros.

  • 28 Del Corral, 1976 y 1982.
  • 29 Escobar, 2003.
  • 30 Molina Campuzano, 1960, pp. 136 y ss.
  • 31 Alemán, Guzmán de Alfarache, p. 334.
  • 32 Caro López, 1983.
  • 33 De hecho, ya en los años setenta del siglo xvi, la sala de alcaldes intenta tomar medidas frente al (...)

16Dicha casa es una parte central de la caracterización de la vida madrileña de nuestro pícaro. Según el relato de Guzmán, la tenían «comprada y reparada de dinero ajeno». El hecho de que fuera reparada, y no construida, implica que la casa se basara en una de las casas viejas que quedaban de la época anterior a la instalación de la corte en la villa. Si la casa hubiera sido posterior a 1561, aunque humilde o intencionadamente hecha «a la malicia»28, hubiera habido poca necesidad de reparación. La ficción de Alemán se debería haber basado en una de aquellas casas exentas de la obligación de la regalía de Aposento por ser demasiado pobre de apariencia. Aunque fuera una casa vieja y pequeña, la imagen de una casa llena de pícaros/propietarios choca con la idea de que se tratase de un grupo marginalizado, sin poder, sobre todo teniendo en cuenta la ubicación central de la casa. Es cierto que el traslado de la corte no puso fin a la construcción de casas pequeñas que habían proporcionado techo a la gente marginal29. Sin embargo, esto ya no tendría lugar en la parte central de la villa, como nos enseña el estudio de Molina Campuzano30. La plaza no se encuentra en ninguna parte remota ni apartada, y Guzmán insiste en que la casa estuvo «en la plaza»31. En Santa Cruz, los precios de las casas subieron rápidamente durante aquellos años32 y el inmobiliario era causa de fraudes en todos los niveles de la sociedad y su administración33, lo que significaría que estamos hablando de una propiedad central, cara y visible.

  • 34 La práctica por parte de los alcaldes se muestra en consultas de gracia como la siguiente del año 1 (...)
  • 35 Quevedo, El Buscón, pp. 169-189.

17En el caso de los pícaros esto crea una imagen de poder adquisitivo, ostentación lograda y —sobre todo— de impunidad por parte de un grupo de marginales. La persecución de los pícaros/propietarios hubiera sido mucho más fácil al tratar de un grupo con un lugar fijo y central. Vistas las actividades de los alcaldes en contra de casas ocupadas por ‘gente de mal vivir’ en aquel tiempo34, la impunidad de los pícaros/propietarios también es una ficción. La casa de Don Toribio35 en el Buscón —otra ‘casa de pícaros’ en Madrid— es una casa alquilada en el centro de la corte con pícaros que sí se ven aprehendidos por la ley. Así, Quevedo parece más cerca a la práctica vigente que Alemán.

  • 36 De Certeau, 1984.
  • 37 La casa de los pícaros de Mateo Alemán debería interpretarse también en relación con las ‘casa de m (...)

18Desde el punto de vista ideológico, el espacio literario nuevo de la casa de los pícaros en la Plaza de Santa Cruz podría considerarse una representación que subvierte la imagen del proyecto imperial adscrito al Madrid de los Austrias. Así, la casa representaría una reacción táctica36, por parte de los indeseados de la villa, contra los que la ciudad imperial (todavía) no tenía ningún manual de estrategia mediante la que incorporarlos a la vida social. Para todos los actores que lo habitaban, el contexto confuso de la joven metrópoli era un entorno al que había que enfrentarse con tácticas nuevas, ya fuesen tácticas de acción en el entorno urbano, ya fuesen tácticas de representación en el mundo literario. Sea lo que sea el fin discursivo de esta imagen37, con la ‘casa de los pícaros’ en la Plaza de Santa Cruz se presenta una visión del pícaro mucho más matizada que la de un tipo social pobre, medio esportillero, medio ladrón. Este aspecto constituye parte de la trasformación del sentido del término pícaro llevada a cabo por parte de Mateo Alemán.

  • 38 Dunn, 1979, p. 12.
  • 39 Cavillac, 1983; Cavillac, 2004.
  • 40 Cavillac, 2004, p. 169.
  • 41 Rutherford, 2001, p. 34.

19Las ocurrencias del término anteriores al Guzmán suelen quedarse más cerca del significado de «thieves, swindlers, gamblers, counterfeiters, vagrants, and other undesirables», como ya lo formuló Dunn38. Esto es el significado del pregón, donde el término ‘pícaro’ se utiliza en conjunto con «vagabundo» y en el contexto de la búsqueda de comida o del empleo rápido como esportillero. A partir de este significado, la reflexión desarrollada en algunos textos de las últimas décadas del xvi sobre el tipo del joven pobre vagabundo y el asunto de la pobreza fingida enriquece la carga semántica del término. Cavillac39 habla de una «modalidad discursiva “a lo picaro”»40 anterior al Guzmán, refiriéndose al discurso alrededor de la pobreza y de la pobreza fingida protagonizado por Pérez de Herrera y Miguel de Giginta. Rutherford comprueba el gran paso que dio Alemán al popularizar el uso del término, escribiendo que «no cabe ninguna duda acerca de la marginalidad de esta palabra entre su aparición y su consagración en el Guzmán»41.

20El Guzmán es el punto definitivo en el que el término incorpora los rasgos de un rango social y unas actividades marginales, por un lado, y el proyecto del ascenso social como motivo genérico literario, por el otro. Es decir, el punto donde una fase en la vida del protagonista (la de pícaro) se convierte en una denominación pars pro toto para un personaje que tiene varias posiciones, entre ellas la de pícaro en su significado original. Basándonos en la lectura del pregón, tan aislado en su propio contexto de fuentes en cuanto al uso de la palabra pícaro y la referencia a la plaza se refiere, diríamos que el traslado del pícaro urbano al mundo literario de Mateo Alemán se puede relacionar estrechamente con la Plaza de Santa Cruz y su subsiguiente representación literaria. Con el pregón de 1579 tenemos un fuerte indicio de la realidad histórica de la plaza tal como percibida por los alcaldes, que nos ha permitido profundizar en el referente histórico de esta representación literaria.

21La Plaza de Santa Cruz y la casa de los pícaros, en tanto espacio literario dentro del Guzmán, carecen de precedente directo en la literatura española, ya que se refieren a una extratextualidad urbana singular, compleja y en rápida transformación, que Alemán aumenta con la idea de una casa de pícaros. Así, nació la idea de una comunidad de pícaros/propietarios de una casa en el centro de la capital imperial, idea bastante chocante a fin de cuentas. La representación literaria encuadra así una realidad urbana indeseada, la modifica y la problematiza. No se trata de la elaboración de un tópico. Esta apropiación literaria de un espacio urbano accidental —en el sentido de que no fuera planeado— ha aumentado el acervo de espacios y lugares literarios. No hace falta aquí mencionar todas las posteriores ‘casas de pícaros’ (éstos sí que son tópicos) que se describen en el género, como la casa de Don Toribio en el Buscón o el ‘garito de los pobres’ en el Diablo Cojuelo.

22Tanto el valor semiótico relacional que tenía la Plaza de Santa Cruz en la constelación urbana de aquel entonces, como el significado de la supuesta posesión de una casa en ella, deben ser incluidos en la interpretación del fragmento. La ubicación de los pícaros y de la casa entre los polos de la iglesia y la cárcel refleja en el espacio urbano la dicotomía compuesta por la fe y la perdición en la que, oscilante, se verá atrapado nuestro pícaro. Tal y como está construido el episodio, el ‘texto de la ciudad’ se hace parejo con la estructura temática de la obra, mostrando cómo la carga simbólica de un espacio urbano se hace explícita por medio de su representación literaria. Más que hacer explícito aquel simbolismo espacial, el pícaro literario conllevará en sí mismo las ya mencionadas dualidades. Hay que observar que este paralelismo entre la estructura polarizada del personaje y del espacio no se hubiera establecido con referencia a la Plaza Mayor.

Bibliographie

Referencias bibliográficas

AHN, Consejos, Libros, 1197, fol. 15 (Libros de Gobierno)

AHN, Consejos, Libros, 1419 (Consultas de viernes)

AHN, Consejos, Libros, 2783 (Ynbentario de Causas criminales)

AGS, Cámara de Castilla, Legajo, 489.

Alemán, Mateo, Guzmán de Alfarache, edición de José María Micó, Madrid, Cátedra. 2009, 2 tomos.

—, Guzmán de Alfarache, edición de Francisco Rico, Barcelona, Planeta, 1983.

Alvar Ezquerra, Alfredo, El nacimiento de una capital europea. Madrid entre 1561-1606, Madrid, Turner / Ayuntamiento de Madrid, 1989.

Alziator, Francesco, Picaro e folklore. Ed Altri Saggi di Storia delle tradizioni popolari, Firenze, Leo S. Olschki, 1959.

Amezúa y Mayo, Agustín, Opúsculos Históricos – Literarios, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1953.

—, Cervantes, Creador de la Novela Corta Española, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1958.

Caro López, Ceferino, «Casas y Alquileres en el antiguo Madrid», Anales del Instituto de Estudios Madrileños, 20, Madrid, Instituto de Estudios Madrileños, 1983, pp. 97-153.

Cavillac, Michel, Gueux et Marchands dans le «Guzmán de Alfarache» (1599-1604). Roman picaresque et mentalité bourgeoise dans l’Espagne du Siècle d’Or, Bordeaux, Institut D’Études Ibériques et Ibéro-Américaines de l’Université de Bordeaux, 1983.

—, «El Guzmán de Alfarache: ¿una “Novela Picaresca”?», Bulletin Hispanique. 106, 1, 2004, pp. 161-184.

Cros, Edmond, Protée et le gueux. Recherches sur les origines et la nature du récit picaresque dans «Guzmán de Alfarache», Paris, Didier, 1967.

—, Mateo Alemán: Introducción a su vida y a su obra, Salamanca, Anaya, 1971.

De Certeau, Michel, The Practice of everyday life, Berkeley, University of California Press, 1984.

Del Corral, José, Las casas a la malicia, Madrid, Instituto de Estudios Madrileños, 1976.

—, Las composiciones de aposentos y las casas a la malicia, Madrid, Instituto de Estudios Madrileños, 1982.

—, El Madrid de los Austrias, Madrid, Avapies, 1983.

Deleito y Piñuela, José, Sólo Madrid es Corte. La capital de dos mundos bajo Felipe IV, Madrid, Espasa-Calpe S.A., 1942.

Dunn, Peter N., The Spanish Picaresque Novel, Boston, Twayne Publishers, 1979.

Escobar, Jesús, The Plaza Mayor and the reshaping of Baroque Madrid, Cambridge, Cambridge University Press, 2003.

—, «Francisco De Sotomayor and Nascent Urbanism in Sixteenth-Century Madrid», The Sixteenth Century Journal, 35, 2, 2004, pp. 357-382.

García Sánchez, Miguel Ángel, «Urbanismo, demografía y pobreza en Madrid. La parroquia de San Sebastián, 1578-1618», Anales del Instituto de Estudios Madrileños, No. 43, Madrid, Instituto de Estudios Madrileños, 2003, pp. 45 – 84.

García Santo-Tomás, Enrique, Espacio urbano y creación literaria en el Madrid de Felipe IV, Madrid, Iberoamericana, 2004.

Genette, Gérard, Figures of Literary Discourse, New York, Columbia University Press, 1982.

—, Narrative discourse revisited, New York, Cornell University Press, 1983.

Juliá, Santos et al., Madrid. Historia de una capital, Madrid, Fundación Caja de Madrid, 2006.

Molina Campuzano, Miguel, Planos de Madrid de los siglos xvii y xviii, Madrid, Instituto de administración local, 1960.

Quevedo, Francisco de, El Buscón, ed. Pablo Jauralde Pou, Madrid, Castalia, 2005.

Ruiz Pérez, Pedro, El espacio de la escritura. En torno a una poética del espacio del texto barrocco, Bern, Peter Lang, 1996.

Rutherford, John, Breve historia del pícaro preliterario, Vigo, Universidade de Vigo, Servicio de Publicaciones, 2001.

Simon Diáz, José, Guía literaria de Madrid. Arrabales y Barrios Bajos, Madrid, Instituto de Estudios Madrileños, 1993.

Valbuena Prat, Ángel, La vida española en la Edad de Oro, Barcelona, Editorial Alberto Martín, 1943.

Vélez de Guevara, Luis, El Diablo Cojuelo, ed. Ramón Valdés, Barcelona, Crítica, 1999.

Notes

1 Alemán, Guzmán de Alfarache, pp. 333-334.

2 Alemán, Guzmán de Alfarache, p. 334.

3 Alemán, Guzmán de Alfarache, p. 334.

4 Aunque ofrece unas indicaciones muy relevantes sobre la vida madrileña del xvi, el episodio que releemos aquí falta en Simón Díaz, 1993.

5 AHN, Consejos, Libros, 1197 fol. 15. Lo pude consultar gracias a una estancia de investigación en Madrid y en el Archivo Histórico Nacional financiada por el ICOG (Instituto de Investigación Cultural) de la Universidad de Groninga.

6 Amezúa y Mayo, 1958, II, pp. 80 – 81. Además dedica una nota de a pie al pregón, sin reproducirlo, en su estudio de la Novela Cortesana en Amezúa y Mayo, 1953, I, p. 220.

7 Cavillac, 1983, p. 67.

8 Rutherford, 2001, p. 55.

9 AHN, Consejos, Libros, 2783.

10 AHN, Consejos, Libros, 1419.

11 Cavillac, 1983, p. 333.

12 Alemán, Guzmán de Alfarache, p. 267.

13 Por el momento, utilizo la terminología básica de Genette (1982, 1983).

14 Cros, 1971, p. 20.

15 Micó, 2009, I, p. 18.

16 Alemán, Guzmán de Alfarache, I, p. 334.

17 Alemán, Guzmán de Alfarache, I, p. 334.

18 Alemán, Guzmán de Alfarache, I, p. 267.

19 Alziator, 1959, p. 12. Alziator, discutiendo la casa expuso que «e non è fantasia de narratore, ché la casa esisteva realmente a Siviglia dove, como d’altronde altrove in Spagna, il mestiere dell’ esportillero era regolato ufficialmente.»

20 El lugar de la concepción del protagonista es un locus amoenus ejemplar: «Era entrado el verano, fin de mayo, y el pago de Gelves y San Juan de Alfarache el más deleitosos de aquella comarca, por la fertilidad y disposición de la tierra, que es toda una y vecindad cercana que le hace el rio Guadalquivir famoso, regando y calificando con sus aguas todas aquellas huertas y florestas. Qué con razón, si en la tierra se puede dar conocido paraíso, sea este sitio el nombre dél: tan adornado está de frondosas arboleadas, lleno y esmaltado de varias flores, abundante de sabrosos frutos, acompañado de plateadas corrientes, fuentes espejadas, frescos aires y sombras deleitosas, donde los rayos del sol no tienen en tal tiempo licencia ni permisión de entrada.» Alemán, Guzmán de Alfarache, I, p. 147.

21 Genette, 1983, y Ruiz Pérez, 1996.

22 Santos, 2006, p. 242, García Sánchez, 2003.

23 Escobar 2003; 2004, Alvar Ezquerra, 1989, Del Corral, 1967; 1983, Molina Campuzano, 1960.

24 Desde Deleito y Piñuela, 1942, p. 18, hasta García Santo-Tomás, 2004, p. 27, esta cita de Salas Barbadillo ha servido a los estudiosos de la capital para caracterizar cómo los coetáneos percibieron el crecimiento de la capital. Es interesante notar que Valbuena Prat (1943, pp. 257-258) atribuye la cita erróneamente a Lope de Vega.

25 García Santo-Tomás (2004) elabora con mucha erudición —tanto teórica como literaria—, el tema de la dicotomía centralidad/marginalidad para el Madrid de Felipe IV; muchas de las conclusiones podrían considerarse pertinentes al Madrid de Felipe II.

26 «Escribano de provincia» se refiere a un oficial del tribunal civil que formaba parte de la Sala de alcaldes de la casa y corte que tenía su sede en la Plaza de Santa Cruz, instancia que hizo redactar el presente pregón.

27 Alemán, Guzmán II, pp. 371-372.

28 Del Corral, 1976 y 1982.

29 Escobar, 2003.

30 Molina Campuzano, 1960, pp. 136 y ss.

31 Alemán, Guzmán de Alfarache, p. 334.

32 Caro López, 1983.

33 De hecho, ya en los años setenta del siglo xvi, la sala de alcaldes intenta tomar medidas frente al fraude en las tasas de casas en la corte, como plasma en AHN, Consejos, Libros, 1419, 125 (r) donde pone: «Mandase poner en consulta la orden que se a de tener para que no aya fraude en la tasas de las casas».

34 La práctica por parte de los alcaldes se muestra en consultas de gracia como la siguiente del año 1579: «Bartolome Goncalez Vezino de Madrid dice quel / fue condenado Porlos alcades de vuestra casa y corte en diez años de destierro Por averme acusado / que acoxia en mi casa gente de mal vivir / supplica Umllidemente a V.M. sea servido de man / dar alca el dicho destierro atento quel pobre / tiene muger y hijos y por estar ausente pa / decen estrema necesidad [...]». A.G.S. Cámara de Castilla, Legajo 489-18-1.

35 Quevedo, El Buscón, pp. 169-189.

36 De Certeau, 1984.

37 La casa de los pícaros de Mateo Alemán debería interpretarse también en relación con las ‘casa de misericordia’ tal como propuestas por Giginta o los albergues de pobres de Pérez de Herrera. Sin embargo, por limitaciones de espacio, nos limitamos aquí a analizar la relación semiótica entre el espacio urbano y la utilización alemaniana de este espacio en su caracterización del pícaro. En otro lugar desarrollaré la imagen de la casa de pícaros en el marco del debate alrededor de las casas y los albergues de pobres.

38 Dunn, 1979, p. 12.

39 Cavillac, 1983; Cavillac, 2004.

40 Cavillac, 2004, p. 169.

41 Rutherford, 2001, p. 34.

Auteur

Rijksuniversiteit Groningen

© Presses universitaires du Midi, 2013

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search