Desktop versionMobile Version

Pictavia Aurea

 | 
Alain Bègue
, 
Emma Herrán Alonso

Prosa

Valores, recompensas, pagos, deudas, la nobleza y la clase mercantil en La española inglesa

María Cristina Lagreca de Olio

Volltext

Introducción

1En Europa y en la Península Ibérica, se realizan grandes transformaciones en la organización de la vida social, de la política y en las relaciones económicas, financieras y mercantiles durante los siglos xvi y xvii. Estas dan origen a varios discursos que trazan el contexto cultural.

2El tema del dinero aparece en gran parte de la obra de Cervantes, trayendo a tona el cambio de la época, constituyendo un importante elemento en las relaciones sociales, en la estructura del poder y apareciendo en la literatura. La obra de Cervantes, más allá de las cuestiones relacionadas con el mundo económico y financiero, también se dedica a los más fundamentales temas de la Humanidad.

3En el tomo I de las Novelas ejemplares se publica La española inglesa, tema de este trabajo. La lectura que se hará estará apoyada en Cervantes and the material world, de C. Johnson y en la Economía ética en Cervantes de S. Hutchinson, además de otras obras relacionadas con el período mencionado.

La española inglesa y el contexto histórico

4Se comenzará situando a los personajes y a la acción de La española inglesa dentro de un orden histórico. Los nombres de los personajes cervantinos recuerdan a los históricos en el drama político-religioso del siglo xvi: la cisma inglesa y la evolución de las relaciones políticas anglo-españolas que de eso resultaron. Según Johnson, el nombre de la heroína, Isabela, es una versión española del nombre de la reina inglesa con la que se relaciona y que es un personaje importante. Isabel es el nombre de la Reina Católica, esposa de Fernando madre de Catalina de Aragón, que es la progenitora de María Tudor y suegra de Felipe II, cuya falla en tener un hijo varón provoca el cisma inglés. Catalina es la madre adoptiva de Isabela en Inglaterra, que al final de la historia se transforma en su suegra. Esa relación Catalina-Isabel, refleja los nombres de Catalina de Palacios, esposa de Cervantes y el de su hija natural, Isabel de Saavedra. Puede ser coincidencia, según Johnson, pero no dejan de reflejar, para los lectores de 1613, cincuenta años de relaciones conflictivas con Inglaterra.

5El texto de ficción, en el que estos nombres característicos aparecen, comienza con un hecho histórico real: el saqueo de Cádiz, sucedido en 1596. La expedición a esta ciudad es una de las grandes operaciones navales del inicio de la era moderna, con unos 140 barcos. Recuérdese que la armada de 1588, en comparación, estaba compuesta por 130 naves. El ataque fue anunciado en una proclama el 25 de abril de 1596, firmada por Essex y Howard, publicada en inglés, español, alemán, francés, italiano y latín. La operación en Cádiz se anunciaba con un ataque masivo a un punto vulnerable y estratégico, ya que la inteligencia inglesa sabía que no existía armada española preparada para invadir Inglaterra, y que las naves allí atracadas estaban compuestas por barcos mercantes, preparados para navegar en dirección a América, con alrededor de once millones de ducados en mercancías, junto con la usual escolta militar.

6El historiador y cronista contemporáneo, Luis Cabrera de Córdoba deja claro el objetivo, indicando la responsabilidad del Duque de Medina Sidonia como encargado de enfrentar la operación que en junio salió de Inglaterra. La meta era saquear las riquezas que las flotas traían desde las colonias españolas y portuguesas, como también los barcos listos para zarpar para Nueva España bajo las órdenes de los mercaderes americanos. Si el tiempo lo permitiese, atacarían Cádiz.

7Según Cabrera, se consideraba que antes de comenzar el ataque, los ingleses aparecerían en el horizonte y esperarían viento favorable, dándoles a los defensores algunas horas de protección. También insistía que si la flota española hubiera zarpado y encontrado a la inglesa en mar abierto, la batalla habría ido a otro lugar.

8Nada de eso sucedió, y la batalla fue perdida. El interés de la investigación se concentra en el saqueo de la ciudad y el trato dado a la población civil. Las observaciones del fraile Pedro de Abreu, ofrecen una corrección sobre la impresión general de las buenas maneras y magnanimidad inglesas. Se inició bien, con las autoridades ofreciendo salvo conductos a todas las personas de la ciudad sin detenerlos por cualquier motivo.

  • 1 Johnson, 2000, p. 158.

9Otra faceta que se puede explorar, en este evento de Cádiz, es el papel del Duque de Medina Sidonia, encargado de la defensa de toda la costa. Como se sabe el ataque inglés no fue una sorpresa. El Duque podría haber organizado una defensa agresiva, pero decidió no hacerlo. La falla del contraataque del Duque no se le escapó a los ingleses. Se observó con asombro que nada impidió la acción inglesa, a pesar de que las tropas españolas bajo las órdenes de Medina llegaban a 30 o 40 mil soldados. Está claro que, por alguna razón, el Duque escogió entregar Cádiz a los ingleses en lugar de contenerlos. Estableció defensas en Sanlúcar, Rota, Chiclana y Jerez para prevenir una invasión. Esta tímida estrategia parece haber tenido resultado y el daño se limitó a Cádiz y a su puerto. Cabrera de Córdoba concluye que, para no poner en riesgo su victoria, el Conde de Essex embarcó a sus hombres e incendió la ciudad dos semanas después. Algunos españoles subordinados, como el teniente general de las galeras en España, don Juan Puertocarrero, el general de la flota de Nueva España, Luis Alfonso Flores y otros oficiales navales de bajo rango, fueron castigados por Felipe II por la pérdida de Cádiz1.

  • 2 Johnson, 2000, p. 159.

10El Duque de Medina Sidonia hizo algo positivo, incendió la flota de 36 barcos mercantes que salían para las Indias con vino, aceite, cera y otras mercaderías, tales como ropas de seda, lino y mercurio, todo evaluado en once o doce millones de ducados. Se destaca que el metal encaminado a América era propiedad del rey, pero todos los objetos textiles pertenecían a mercaderes extranjeros, especialmente ingleses y alemanes, que hacían negocios en Cádiz a través de intermediarios locales. Los propietarios de la flota iniciaron conversaciones para llegar a un trato con los invasores, para pagar dos millones de ducados y dejarlos en paz. El Duque de Medina Sidonia no estuvo de acuerdo con este arreglo, pero dejó que los barcos se fueran. Está claro que nunca hubiera ordenado el incendio sin saber que las pérdidas sufridas por los españoles serían mínimas. El mercurio del rey podía ser recuperado con poca dificultad, pero no las telas, que eran propiedad del enemigo. Se iniciaron procesos judiciales en Ámsterdam y en otras ciudades alemanas, y hasta en Inglaterra, en un vano intento por obtener compensación por las pérdidas sufridas. Los alemanes, al parecer, aceptaron con reluctancia la invitación de los ingleses para participar de la invasión. Su intención fue, probablemente, limitar las pérdidas de los propietarios alemanes, con su presencia en escena. Se deduce de esto, que los mercaderes españoles tenían títulos de la mercadería a crédito, para pagarla después de venderla en las colonias, de tal forma que el riesgo durante el viaje para y desde América pertenecía a los extranjeros2.

11Esto sugiere que la acción del Duque fue brillante y patriótica, y que el aparente incendio de la mercadería española proporcionó un severo golpe al enemigo. No obstante, los mercaderes españoles no escaparon sin daño. Si los alemanes perdieron propiedades, los españoles perdieron la capacidad de obtener crédito. Es en este sentido que se escribe al relatar que cuando la flota se incendió, muchos mercaderes a lo largo del país, sufrieron las consecuencias y fueron a la quiebra. El motivo por el cual el Duque recusó el contraataque permanece sin respuesta.

  • 3 Johnson, 2000, p. 160.

12Antes de abandonar el examen de estos hechos, se debe considerar la rivalidad económica entre Cádiz y Sevilla, y la participación del duque en esta disputa. Los dos puertos siempre han sido alternativas complementarias. Cádiz ofrece un puerto de aguas profundas con acceso directo al mar, pero vulnerable a los ataques. Sevilla ofrece seguridad total contra ataques, pero requiere subir un pasaje río arriba, de unos noventa kilómetros de extensión. Si la carga se pierde en el río, por lo menos parte puede ser recuperada. Sevilla tenía el monopolio legal del comercio con América. Cádiz estaba encargada de realizar el comercio con África del Norte y con la costa norte de Europa hasta Noruega. El siglo xvii presenció el progresivo declive de Sevilla, ocurrido, en parte, por el desvío del río cerca de Sanlúcar de Barrameda, hasta que la Casa de Contratación fuera finalmente trasladada a Cádiz en 17173.

13Cuando se realiza el embargo de la flota inglesa y se decreta la expulsión de los británicos en 1586, muchos ingleses obtienen permiso para quedarse en Sanlúcar de Barrameda. El Duque parecía tenerles un afecto especial así como cierta preferencia en cuestiones comerciales. Este favoritismo contribuye a explicar el incendio de la flota mercante en Cádiz, en 1596, lo que provocó tan adversos efectos en la economía alemana. Como se observa, los ingleses eran los peores enemigos de los alemanes. Eso no explica, sin embargo, por qué el capitán general de la costa andaluza decidió sacrificar Cádiz.

14La falta cometida por el Duque de Medina Sidonia al defender Cádiz es en función de sus amplios intereses personales. Incendiando la flota mercante dio un golpe a la economía alemana en favor de la inglesa y defendiendo Sanlúcar en lugar de Cádiz perjudicó a su rival comercial. Sus acciones son doblemente condenatorias desde el punto de vista de la ética y del deber.

15En consecuencia de los hechos aquí mencionados, la ficción nos describe el modo en que el padre de Isabel, en la novela de Cervantes, fue arruinado económicamente por los acontecimientos de julio de 1596 y, por esta razón, el autor, que debió de haber estado consciente de los efectos de la acción del duque en la economía alemana, omite referirse a ella en su famoso soneto y lo retrata como alguien pomposo, torpe, cobarde, que dejó Cádiz y sus riquezas a los ingleses:

  • 4 Johnson, 2000, p. 159.

Vimos en julio otra Semana Santa
atestada de ciertas cofradías
que los soldados llaman compañías,
de quien el vulgo, no el inglés, se espanta.
............................................................
Y al cabo, en Cádiz, con mesura harta,
ido ya el conde sin ningún recelo,
triunfando entró el gran duque de Medina
4.

16A pesar de las actitudes del Duque contra los alemanes, el hecho permanece conservado para siempre en el soneto de Cervantes: el Duque permitió que Cádiz fuese destruida tanto física como económicamente, mientras escogió proteger las ciudades de los alrededores. Cervantes atribuye el acontecimiento del ataque simultáneo a la cobardía del duque y a la falta de sentido de las procesiones religiosas. Johnson afirma que Cervantes, al escribir La española inglesa, pone en uso su conocimiento de la infraestructura económica en relación con la jerarquía política y la ideología oficial y que probablemente estaba en Sevilla cuando ocurrió el saqueo a Cádiz. Había ido allí en agosto de 1595 llevando instrucciones reales referentes a la bancarrota de un tal Simón Freire de Lima, un banquero mercader a quien había confiado fondos del gobierno. El dinero llegó a Madrid a comienzos de 1597. Entretanto Cervantes parece haber estado en Sevilla y es posible que, al igual que el padre de Isabela, haya sufrido alguna pérdida financiera como resultado del saqueo de Cádiz.

17Al referirse a dicho pillaje, sus causas y consecuencias, se intenta insistir en la importancia que tuvo para los negocios de aquella comunidad, de quien el padre de Isabela no es más que un personaje de invención. El tamaño de la pérdida, el trato a los civiles españoles en manos de los ingleses y la doble perfidia del Duque de Medina Sidonia, solo pueden emerger de una razonable y detallada presentación de los hechos históricos. Cervantes estaba presente en los alrededores de Sevilla en la época y su participación en los negocios es crucial para la comprensión de la magnitud del significado de los hechos en Cádiz y a partir de ahora en el trato que realiza, en la ficción, de las relaciones anglo-españolas en sus dos aspectos históricos de religión y comercio. A eso se le agregará el amor de Ricaredo e Isabela, debiéndose destacar que los amantes personifican diferentes aspectos de los temas históricos que se relatan.

Cervantes y la economía ética

  • 5 Hutchinson, 2001, p. 21.
  • 6 Hutchinson, 2001, p. 30.

18En la obra de Hutchinson —Economía ética en Cervantes—, se observa que afirma que: «este sistema se despliega como una economía en la que la valoración y las relaciones de deuda y pago generan infinitos modos de ser, estados de ánimo y comportamientos humanos»5. Para el autor, las obras de Cervantes se prestan a reflexiones y aclaran la problemática de la economía ética; insiste que no hay nada: «ni bueno ni malo en la economía ética como tal»6. Según este autor, valores, pagos y deudas son el núcleo de esta economía.

19El tema del valor obsesiona, pero ni a Cervantes ni a sus narradores y personajes les preocupan los criterios del valor de las mercancías: se sitúan en campos de práctica distintos. Hutchinson piensa que se podría considerar las Novelas ejemplares un cuestionamiento sutil acerca de criterios de valoración y de lo que es más importante para la existencia del ser humano. Para él, una parte del proyecto de Cervantes como escritor se basa en la búsqueda de los valores de la vida.

20En La española inglesa, la acción se centra en quien tiene la posesión de Isabela. La niña figura entre lo que se llevan los ingleses del saqueo de Cádiz; Ricaredo llega a Sevilla a tiempo para impedir que se haga monja y se comprometen. El tema de su posesión está entre el comienzo y el final: la reina dispone que Ricaredo demuestre merecerla y a seguir el conde Arnesto reclama a Isabela como suya, disputando lo acordado. El veneno de su madre le quita la belleza y la boda se cancela. Ricaredo e Isabela se vuelven a comprometer secretamente, dándose un plazo de dos años y el resto del relato lleva a un final feliz. El tema de la posesión de seres humanos se presenta en forma de cautiverio: Ricaredo libera a católicos y turcos de los barcos capturados, él mismo es cautivo por turcos y libertado por religiosos. Isabela es prisionera, esclava, despojo de guerra, tesoro apropiado ilegítimamente por Clotaldo y reclamado por la reina.

  • 7 Cervantes, Novelas ejemplares, p. 194.
  • 8 Cervantes, Novelas ejemplares, p. 33.
  • 9 Cervantes, Novelas ejemplares, p. 194.
  • 10 Cervantes, Novelas ejemplares, p. 195.

21Según Hutchinson se pueden distinguir economías diferentes en esta obra, cada una con un criterio propio de valorar y poseer, su código de conducta, su modo de intercambio. Cuando Ricaredo regresa triunfante de su misión, con la nave cargada de joyas y especias, dice que «pasa de un millón de oro el valor de la especiaría y otras mercancías de perlas y diamantes que en ella vienen»7, pero que todo lo ha guardado para entregárselo a la reina a cambio de la «joya ya Vuestra Majestad me la tiene prometida que es a mi buena Isabela. Con ella quedaré rico y premiado...»8. A lo que la reina responde: «si por precio os hubiera de dar a Isabela, según yo la estimo, no la pudiérades pagar…»9. Allí la reina resalta que se la entregará por habérsela prometido, no por su valor, sino porque «no hay precio en la tierra con que aprecialla»10.

  • 11 Hutchinson, 2001, p. 34.

22Como se puede percibir, en el mundo de La española inglesa se ven luchas entre católicos y protestantes, entre españoles e ingleses, entre cristianos y musulmanes, aparece el nuevo sistema comercial de los países ibéricos con sus respectivas colonias. Se muestran las relaciones entre la realeza, la nobleza —representada por la familia de Ricaredo— y la burguesía —representada por la familia de Isabela. El triángulo entre la reina, Ricaredo e Isabela, según Hutchinson, debe entenderse por lo que cada uno de ellos representa. Todo esto y el matrimonio, hacen que «a una persona se la pueda robar, perder, hallar, comprar, vender, rescatar, dar, entregar, en fin poseer de una forma u otra»11.

23Las expresiones que los novios utilizan entre ellos —mía, tuyo, tu esposo…— enfatizan el carácter de entrega que presenta una especie de igualdad entre el hombre y la mujer mostrando, cree el autor, el ideal cervantino en las relaciones matrimoniales. Aunque los novios están dispuestos a unirse, deben obedecer a la reina, que dispone de Isabela como lo hace con los despojos de guerra, considerándola prisionera y esclava. Basa en su poder real la entrega en matrimonio, a pesar de sus padres verdaderos estar allí presentes, y somete a Ricaredo a condiciones, que según ella, le harán merecerla. La reina e Isabela viven una relación de ama y cautiva, pese al aprecio que se le demuestra a la joven.

24El código del vasallaje, sus relaciones de poder, se manifiesta en las condiciones que la reina —que en este triángulo reclama el derecho a determinar el destino de las mercedes— exige de Ricaredo para hacerlo merecedor de casarse con Isabela, que tiene un precio al establecerse una equivalencia entre el valor del barco y el de ella.

  • 12 Cervantes, Novelas ejemplares, p. 204.
  • 13 Hutchinson, 2001, p. 37.

25Los padres de Isabela, cuando esta pierde la belleza, son recompensados y la camarera principal es castigada. La propia Isabela recibe joyas de la reina y otros vestidos, «que descubrieron el mucho amor que a Isabela tenía»12 que demuestran sentimientos, que poseen valor de recompensa material. «La lógica del dinero se filtra en casi todos los dominios de las relaciones humanas y hace efecto allí, incluso en el valor de un ser humano»13.

26Según Hutchinson, parece que nos alejamos de situaciones en que se pone un precio a la vida o a la libertad de seres humanos, a pesar de que haya pasajes extensos sobre el cautiverio, donde se destaca el aspecto económico de la liberación y del rescate. La conducta usual con las personas capturadas, en piratería o en la guerra, permitía que el vencedor dispusiera a su manera de la vida y la libertad de los prisioneros. Ricaredo menciona que los padres de la Santísima Trinidad se quedaban en el lugar de los cautivos, a manera de fianza, cuando les faltaba dinero para el rescate.

27El robo de la niña Isabela es ilegal, incluso el comandante inglés había mandado devolverla, pero pone en marcha la acción de la novela, bajo términos del código de relaciones entre naciones enemigas. En consecuencia, se la puede llamar riquísimo despojo, tesoro, prisionera, esclava y la reina puede reclamar sus derechos sobre ella. El citado comandante inglés hace distinción entre personas y haciendas en el saqueo a Cádiz y manda devolverla: so pena de la vida, o sea, que este robo podía costarle la existencia a Clotaldo y entonces se vería la pérdida de una vida en consecuencia del robo de otra, sin entrar el dinero de por medio.

28Hutchinson añade otros elementos en la relación que se plantea entre la vida de Isabela y el dinero: cuando ella pierde la belleza, el castigo incluye una multa al conde y a su madre. Los regalos con que la reina colma a Isabela se pueden considerar recompensa, de la misma manera que los padres de Ricaredo piensan en los obsequios que entregarán a la niña y a sus padres cuando regresen a España, para retribuirlos por las pérdidas sufridas: el robo de la hija, la belleza perdida y el matrimonio no realizado.

  • 14 Hutchinson, 2001, p. 39.

29El autor destaca la simultaneidad que el texto cervantino presenta de las pérdidas de los bienes, riquezas del padre de Isabela, la recuperación de su crédito y de la belleza de la joven, poniendo en juego las asociaciones entre dos tipos de valores, como «posesión y crédito, pérdida y hallazgo, esterilidad y reproducción, dejándonos apreciar el valor de Isabela a través de todo un sistema financiero y mercantil, con su nueva escala de valores al que la novela dedica tantas página»14.

30Es el nuevo sistema que la Península Ibérica comienza a conocer, que se aleja del feudalismo para, poco a poco, entrar en el mercantilismo del Renacimiento europeo. La obra cervantina ofrece innumerables ejemplos de este nuevo régimen que son incorporados a la vida de los personajes. También lo son las relaciones entre las diferentes clases sociales, como en este caso la nobleza y la clase mercantil, o sea, la familia de Ricaredo y la de Isabela representando una nueva escala de valores, encarnada en un personaje, Isabela, que no proviene de la primera, sino de la segunda clase, la mercantil.

  • 15 Hutchinson, 2001, p. 40.

31Para Hutchinson, Cervantes es el escritor español que llega más a fondo en las cuestiones de la economía ética, las pone en tela de juicio mostrando «sus facetas ocultas, su callada lógica»15. En sus obras aparecen cuestiones de valor, de derechos, obligaciones, responsabilidad y reciprocidad, sin olvidar el estudio de las relaciones humanas que realiza a través de sus personajes.

Consideraciones finales

32Se observa en esta novela la realización de la justicia poética, la que permite que los buenos sean recompensados, que los malos no consigan imponerse y que, no importando el argumento, se alcance la felicidad esperada en el desenlace de la ficción. La reina de Inglaterra, al regresar Ricaredo con la misión cumplida, deja de lado la cuestión del valor y pasa a darle más importancia a la palabra dada que al precio que se le pueda atribuir a Isabela, poniendo la honra ante el dinero, manteniendo la promesa de entregársela a Ricaredo como premio a su valentía al comandar la operación naval que le fue confiada, presenta una valoración diferente de la vida de la joven cautiva dejada a sus cuidados. La primera parte del relato se sitúa en Inglaterra, durante la época contemporánea de Cervantes, y la segunda encuentra a los personajes en España, incorporando elementos autobiográficos como la batalla naval contra los turcos, la prisión de Ricaredo y su libertad conquistada gracias a la caridad de los padres trinitarios.

33En este trabajo se ha hecho la lectura de la obra a través del tema del dinero, de los valores y recompensas. Se ha observado su interferencia en las relaciones entre los personajes que representan a la realeza, la nobleza y la burguesía. Se han resaltado las vicisitudes del ingreso de la Península Ibérica en el nuevo régimen mercantil que llega con el Renacimiento, sin dejar de existir las relaciones de vasallaje, entre amos y criados. Cervantes vive y escribe en este momento histórico que se está organizando bajo nuevas formas políticas. En esta época, el dinero pasa a ocupar el lugar que antes tenían el valor y la virtud. La búsqueda del poder se hace a través de las riquezas. El trabajo manual, en el feudalismo, nunca rendiría fortuna, además de distanciar o imposibilitar el acceso a la condición noble. El pensamiento de este tiempo considera que, teniendo en manos alguna riqueza, siendo o no conquistada a partir del trabajo, el poder será una consecuencia.

34En La española inglesa conviven los dos regímenes, el feudal de las relaciones de vasallaje, y el mercantil, en la figura del padre de Isabela, que representa a la burguesía que surge como fruto del comercio con las colonias americanas y con otros países europeos y mediterráneos. Las mencionadas tres categorías de la sociedad del Siglo de Oro, están representadas con la maestría y sensibilidad que son características de la obra cervantina.

Literaturverzeichnis

Referencias bibliográficas

Cervantes, Miguel de, Novelas ejemplares, Madrid, J. M. Ediciones, 2000.

Hutchinson, Steven, Economía ética en Cervantes, Alcalá de Henares, Centro de Estudios Cervantinos, 2001.

Johnson, Carrol B., Cervantes and the material world, Illinois, University of Illinois Press, 2000.

Anmerkungen

1 Johnson, 2000, p. 158.

2 Johnson, 2000, p. 159.

3 Johnson, 2000, p. 160.

4 Johnson, 2000, p. 159.

5 Hutchinson, 2001, p. 21.

6 Hutchinson, 2001, p. 30.

7 Cervantes, Novelas ejemplares, p. 194.

8 Cervantes, Novelas ejemplares, p. 33.

9 Cervantes, Novelas ejemplares, p. 194.

10 Cervantes, Novelas ejemplares, p. 195.

11 Hutchinson, 2001, p. 34.

12 Cervantes, Novelas ejemplares, p. 204.

13 Hutchinson, 2001, p. 37.

14 Hutchinson, 2001, p. 39.

15 Hutchinson, 2001, p. 40.

Autor

Universidad Presbiteriana Mackenzie

© Presses universitaires du Midi, 2013

Nutzungsbedingungen http://www.openedition.org/6540

Suche in OpenEdition Search

Sie werden weitergeleitet zur OpenEdition Search