Desktop versionMobile Version

Pictavia Aurea

 | 
Alain Bègue
, 
Emma Herrán Alonso

Poesía

De copias y copistas (II): la formación del manuscrito magliabechiano VII, 354 de la Biblioteca Nazionale de Florencia

Manuel Herrera Vázquez

Volltext

  • 1 Herrera, 2011.

1En el VIII Congreso de la AISO, celebrado en Santiago de Compostela, 2008, presenté el primero de los dos trabajos que tenía dedicados a los cancioneros del florentino Girolamo da Sommaia1. En aquella ocasión, me ocupé del manuscrito magliabechiano VII, 353; en esta haré lo propio con el VII, 354.

  • 2 Del segundo códice sólo transcribe hasta el 21-VII-1607, día en que Sommaia llegó a Florencia.

2El manuscrito VII, 354 es una de las principales recopilaciones poéticas que Sommaia formó durante su estancia en Salamanca desde 1598 o 1599 hasta 1607. De su vida como estudiante universitario en los años 1603 a 1607, Sommaia escribió dos diarios, que son los códices magliabechianos VIII, 29 (1603-1605) y VIII, 30 (1605-1608), publicados por Haley, 19772. Aunque extranjero, fue gran entusiasta de la poesía castellana en todas sus modalidades, conociendo las obras de los más celebrados poetas tanto vivos (Góngora, Quevedo, Cervantes…) como muertos (Fr. Luis de León, Francisco de Aldana, Diego Hurtado de Mendoza…). Prueba de ese entusiasmo es el manuscrito poético VII, 354, recopilado entre marzo de 1604 y mayo de 1607, aproximadamente.

  • 3 Simón Danti era, en verdad, un estudiante pobre que se ganaba la vida como copista. Así, lo denomin (...)
  • 4 Para la condición de estudiante de Juan de las Heras, ver Haley, 1977, p. 373 (12-VII-1605): «Scola (...)
  • 5 «A Iuan Dionisio estudiante natural de Salamanca, uiue a la entrada de la calle de Scotto, detti 3 (...)
  • 6 Haley, 1977, p. 629.
  • 7 Peña se refiere a Rodríguez-San Pedro, 2001, p. 74.

3Cuando el recopilador de una antología poética era persona cuidadosa y de posibles, encargaba la copia, total o parcial, de su colección a un amanuense profesional, cuyo trabajo consistía en trasladar con la letra más clara y hermosa posible el original que el aficionado le encargaba copiar. Todo ello con el estilo, orden y limpieza exigibles a un profesional de la escritura. El encargo podía hacerse por partes, según se consiguiera un cuaderno de aquí o de allá, o de todo el conjunto, al final, una vez reunidas todas las composiciones, para darle al manuscrito la pulcritud y claridad deseadas. Ejemplo de copia por partes lo tenemos en el códice magliabechiano VII, 354. Sommaia escribía correctamente, como lo prueba el hecho de que gran parte de otro manuscrito suyo, el VII, 353 (fols. 1r-276v, 295r-331v y 345r-380r), esté copiado de su puño y letra, al igual que otros códices sommaianos, por ej., el magliabechiano VII, 581, enteramente escrito por él. Sin embargo, necesitaba la ayuda de amanuenses para trasladar los numerosos impresos y manuscritos que iban llegando a sus manos. Por el Diario sabemos que Girolamo da Sommaia encargaba a varios amanuenses dichas copias. Entre los amanuenses a los que encargaba regularmente el trabajo, se encontraban, sobre todo, tres estudiantes: el romano Simón Danti3, el vizcaíno Juan de las Heras4 y el salmantino Juan Dionisio5. A estos hay que añadir, en ocasiones, Lesmes Pérez y el compañero burgalés de J. de las Heras, y algunos otros estudiantes y conocidos que aprovechaban el trabajo de copista para aumentar sus escasos ingresos, como Antonio de Salinas, el francés Monsalber, Francisco de Oviedo, o el que vivía en la calle Raspagatos, que no terminó de copiar el Tácito en castellano que Sommaia le encargó, y que hubieron de continuar F. de Oviedo y otro estudiante de la calle de Escoto6. Como señala Peña, 2004, p. 144, «El “proletariado” estudiantil —como lo ha denominado Rodríguez-San Pedro— fue uno de los principales difusores de la copia manuscrita, muchos de ellos se costeaban sus estudios como copistas de apuntes, libros y demás manuscritos que les encargaban estudiantes ricos o cualquier otro lector o institución —incluida la misma Universidad— interesados en la traslación de un texto determinado»7. Incluso los propios criados de Sommaia, Irazábal y el navarro Juan de Arralde, hicieron de copistas ocasionales.

  • 8 Descripción de VII, 354, en Massoli, 1970, pp. 340-352; y Cacho, 2001, t. 1, pp. 59-76.

4El manuscrito VII, 354 está constituido por tres secciones principales, que lo ocupan casi en su totalidad: la primera, de Diego Hurtado de Mendoza, fols. 1r-227r; la segunda, de fray Melchor de la Serna, fols. 232r-347v; y la tercera, de fray Luis de León, fols. 350r-432v. Los folios finales, 433v-435v, fueron completados, creemos que por Sommaia, con 15 poemas de diversos autores8. Si el Diario de Sommaia proporciona abundante información de VII, 353, en cambio, de VII, 354 nos ofrece muchos menos datos. En cualquier caso, vamos a examinar la formación de cada una de sus tres partes.

  • 9 Haley, 1977, p. 413. Esta copia es, sin duda, la primera parte de VII, 354.
  • 10 Haley, 1977, p. 413.
  • 11 Haley, 1977, p. 413.
  • 12 Haley, 1977, p. 432. En verdad, fueron 8 folios, 211-226. El último de esta sección, 227, fue copia (...)

5I. La primera sección de VII, 354 la integran las «Obras del muy illustre cauallero y excelentíssimo poeta don Diego de Mendoça, embaxador por el Rey nuestro señor en Turquía, Venecia, Roma y Inglaterra». En total, 95 composiciones, incluyendo las cuatro obras en prosa con que comienza el manuscrito. Hacia mediados de octubre de 1605 se puede considerar la fecha de inicio de esta sección, pues, el sábado 15, Sommaia anota que el librero flamenco Juan Comán le ha prestado las Obras de Diego Hurtado de Mendoza: «[…] Comman, il quale anco mi ha prestato l’opere di don Diego de Mendozza»9. Las tuvo en su poder mes y medio, tiempo en que encargó la copia a varios amanuenses, principalmente a dos: Juan de las Heras y Lesmes Pérez. El 16 de octubre, pagó a Juan de las Heras 30 reales por la compra del papel y por la copia: «Al Biscaino per comprare fogli… Reali 30. Al detto per copiare le opere di don Diego de Mendozza»10. Al día siguiente, le pagó 1,30 reales por copiar dos folios11. Y el lunes 28 de noviembre, dio a Lesmes Pérez ocho reales por haber copiado los siete últimos folios del manuscrito: «A Lesmes Perez… Reali 8. Dal detto fogli 7 scritti con que fini le Poesie di don Diego de Mendozza»12. Según lo anterior, y comparando la escritura de los manuscritos VII, 353 y VII, 354, se deduce que la mayor parte de esta sección fue obra de Juan de las Heras, de cuya mano serían los fols. 13-30, 79-102, 107-116, 118-141, 150-210, 227. Por su parte, de Lesmes Pérez serían los fols. 1-11, 211-226. Además intervinieron otras tres manos. La primera copió los fols. 31-78. La segunda, los fols. 103-106, 117. Y la tercera, los fols. 142-149. Esta última mano es la misma que copió el cuaderno 19.o de VII, 353, fols. 277r-288v.

  • 13 Haley, 1977, p. 433.
  • 14 Haley, 1977, p. 473.
  • 15 Haley, 1977, p. 498.
  • 16 Haley, 1977, p. 505.

6El 1 de diciembre, devolvió el manuscrito al librero: «A Comman resi il libro dell’opere di don Diego di Mendozza. Restanmi due suoi: Fra Luys de Leon, et il Giardino»13. Una vez que Sommaia tiene ya su «libro» de poesías de Hurtado de Mendoza, este se convierte en potencial origen de nuevas copias. Así, el 1 de marzo de 1606, prestó al licenciado Sancho Hurtado «molti scartafacci», entre los que había uno de Hurtado de Mendoza, formado por tres cuadernos: «Di Diego de Mendozza 3 Quaderni»14. El 1 de mayo, Sommaia presta a su amigo Sebastián de Salazar doce cartapacios que poseía de Hurtado de Mendoza: «A Don Sebastiano gli scartafacci del Mendozza, et la maniera della cortesia del Re di Spagna»15. Salazar, a su vez, los prestó a Luis Cid, quien, más tarde, los devolvió a su dueño: «Da Don Luys Cid 12 scartafacci del Mendozza che haueuo prestato a Don Sebastiano»16.

  • 17 Acerca de los Ramírez de Prado, ver Entrambasaguas, 1943. Sobre la relación entre Lorenzo Ramírez y (...)
  • 18 Haley, 1977, p. 574.
  • 19 Haley, 1977, p. 582.
  • 20 Alonso Ramírez ya estaba en Salamanca el 19 de enero: «Da Don Alonso Ramirez il cuscino» (Haley, 19 (...)
  • 21 Haley, 1977, p. 584.
  • 22 Haley, 1977, p. 593.
  • 23 Haley, 1977, p. 594.
  • 24 Haley, 1977, p. 595.
  • 25 Haley, 1977, p. 598.
  • 26 Haley, 1977, p. 599.
  • 27 Haley, 1977, p. 601.
  • 28 Haley, 1977, p. 628. El 9 de mayo de 1607, Sommaia devuelve a Sebastián de Salazar «il Libro di Don (...)
  • 29 Haley, 1977, p. 635.

7En uno de los numerosos intercambios de impresos y manuscritos que Sommaia realizaba con sus amistades, el florentino estuvo a punto de perder varios libros; uno de ellos, el de las Obras poéticas de Hurtado de Mendoza, a las que tenía en gran estima. Nos referimos a un préstamo que hizo a su amigo Lorenzo Ramírez de Prado17. El sábado dos de diciembre de 1606, le dejó dos libros de Pedro Bembo (uno de ellos, Gli Asolani) y unos cartapacios de Diego Hurtado de Mendoza: «A Don Lorenzo Ramirez due Libri d’opere del Bembo, et di Don Diego di Mendozza scartafacci»18. Pero la detención el 26 de diciembre, en Madrid, del oidor Ramírez de Prado, padre de don Lorenzo, provocó que tanto este como sus hermanos menores, Alonso, Juan y Marcos, marcharan a la capital de España, haciendo peligrar los libros prestados. Primero, partió Lorenzo, quien el jueves cuatro de enero de 1607, antes de salir hacia Madrid, devolvió a Sommaia sólo uno de los libros prestados: «Dal detto [Lorenzo Ramírez] un Libro del Bembo, restagli altro mio pur del Bembo, et le Poesie di Don Diego de Mendozza»19. Cinco días después, marcharon Juan y Alonso20. Sommaia, preocupado por el destino de sus libros, registra el lunes 8 de enero varias anotaciones recordatorias al respecto: «Gli resta [A Don Alonso] gli Asolani del Bembo, et la Ciuil Conuersatione del Guazzo di mio. Et più la Historia di San Girolamo di Gil Gonzalez che tiene Doña Maria Coloma. Et più di Don Diego di Mendozza scartafacci che sono mia»21. En vista de que Lorenzo Ramírez no regresaba de Madrid, y que sus libros podrían perderse irremediablemente, Sommaia realizó gestiones para recuperarlos. Así, el lunes 19 de febrero, logró que el capellán de don Lorenzo le devolviera un Tácito, si bien nada pudo saber del resto de obras: «Dal Cappellano di Don Lorenzo il Tacito in Spagnuolo. Gli feci riceuuta. Buscammo le mie scritture, non si trouorno»22. Tres días después, habló con el criado de don Lorenzo: «Parlai a Ochoa criado di Don Lorenzo»23. Sommaia siguió buscando sus libros y cartapacios; en particular, las Obras de Hurtado de Mendoza. El lunes 26 de febrero, fue a casa de don Lorenzo a buscarlos, pero no los pudieron encontrar. Su ama de llaves, Martínez, le informó de que los tenía un tal Francisco Sánchez: «Fui a casa Don Lorenzo Ramirez a buscar los papeles di Don Diego de Mendozza. Non si trouorno, et mi disse Martinez che gli teneua un Sanchez che uiue rimpetto ala casa del Marques della Piouera»24. Hizo las pesquisas necesarias para encontrar al mencionado Sánchez, y, el sábado 3 de marzo, pudo ir a su casa a buscar los «papeles»: «Fui a casa Francisco Sanchez hidalgo per los papeles que tenia Don Lorenzo Ramirez»25. Como Francisco Sánchez ya no los tenía en su poder, continuó haciendo investigaciones, preguntando a unos y a otros. El 6 de marzo, habló «al Gazetta de los papeles di Don Diego de Mendozza»26. Pocos días después, Sommaia logró, por fin, encontrar las Obras de Hurtado de Mendoza, pues el domingo 11 de marzo, Francisco García fue a su casa para pedírselas: «Fù a mi casa Francisco Garcia per le Poesie di Don Diego de Mendozza»27. Según mi parecer, a Francisco Sánchez debieron de interesarle las Obras de Mendoza que Sommaia poseía, y por ello envió al amanuense Francisco García a casa del florentino para que se las pidiera en préstamo. Como pasara más de un mes desde que había dejado el manuscrito y aún no había sido devuelto, Sommaia, preocupado, envió a su criado Juan de Arralde el jueves 26 de abril a casa de Francisco García para recogerlo, pagando el propio Sommaia el precio de lo copiado, que, en realidad, tendría que haberlo pagado el padre de Francisco Sánchez: «A Francisco Garcia dette Arralde Reali 8. Sono per l’opere di Don Diego di Mendozza. Il padre di Francisco Sanchez gli haria da pagare»28. El interés de Sommaia por Hurtado de Mendoza era tal, que, incluso el 13 de mayo de 1607, pocos días antes de su regreso a Florencia, recoge de Francisco de Oviedo algunos folios copiados con sus obras: «Dal detto [Francisco de Oviedo] alcuni fogli copiati dell’opere di Don Diego»29.

  • 30 Haley, 1977, pp. 463-470.

8II. La segunda sección de VII, 354 la forman las Obras de fray Melchor de la Serna, fols. 232-347 vto. Se agrupan en el Sueño de la viuda, el Jardín de Venus y las traducciones de Arte de amor y Remedios de amor, de Ovidio. En total, 75 composiciones. No sabemos si Sommaia llegó a tener trato personal con fray Melchor, pero es seguro que lo escuchó predicar, al menos, en catorce ocasiones del viernes 10 al viernes 24 de febrero de 1606 en distintas iglesias de Salamanca e incluso en casa del propio fraile, a veces hasta dos sermones el mismo día, según consta en su Diario: 10-II-1606: «Vdi predica del Benito nel Giesus»; 12-II-1606: «Vdi predica del Benito in San Benito per la mattina, et il giorno in su casa»; 14-II-1606: «Vdi predica del Benito in Santo Tomme»; 14-II-1606: «Vdi predica del Benito en Santa Vrsula»; 15-II-1606: «Vdi predica del Benito nella Chiesa maggiore»; 15-II-1606: «Vdi predica nel Giesu del Benito»; 16-II-1606: «Vdi predica del Benito nel Giesu»; 17-II-1606: «Vdi predica del Benito in San Benito»; 19-II-1606: «Vdi 2 prediche del Benito, una in San Benito, altra in San Vicente, doue predica dopo desinare la passione. Prese per Thema le parole di San Paolo, 12 Hebraeos: Recogitate eum, qui talem sustinuit a peccatoribus contradictionem»; 20-II-1606: «Vdi predica del Benito in Santo Tomme»; 21-II-1606: «Vdi predica del Benito in Santa Vrsula»; y 24-II-1606: «Vdi 2 prediche del Benito, una in San Benito, altra in Corpus Christi»30.

  • 31 Haley, 1977, p. 284.
  • 32 Haley, 1977, p. 285.
  • 33 Haley, 1977, p. 404.
  • 34 Haley, 1977, p. 445.
  • 35 Haley, 1977, p. 518. Piensa Haley que este «frayle benito» es Fr. Benito de la Serna, «religioso be (...)
  • 36 Haley, 1977, p. 58. Gotor (1980, p. 163, n. 1) estima que estos dos cuadernos son los que contienen (...)

9Sommaia llegó a poseer un códice con obras de fray Melchor, cuya copia o adquisición no figura en el Diario. Sabemos que lo tenía hacia finales de 1604, pues el jueves 23 de diciembre le pidió a Alonso Puzmarino que se lo devolviera: «Parlai a Don Alonso Puzmarino et gli domandai le Poesie del Benito»31. Según parece, Puzmarino, a su vez, se lo habría prestado al doctor Sánchez, pues el 29 de diciembre Sommaia le pide a este que se lo devuelva, dos veces: «Parlai al Licenciado Velasquez, al Signor Conte, al Dottor Sanchez per Valmasseda, et per le poesie del Benito, due volte»32. El sábado 24 de septiembre de 1605, ya lo tenía en su poder, pues para entonces se lo dejó a su amigo Juan Bodeker, con quien intercambiaba libros asiduamente: «Don Ioannes Bodeckero mi uisitò, gli resi Defensio pro barbis che me la rese il Rodriguez, gli prestai le Poesie del Frayle Benito, […]»33. A finales de 1605, vuelve a prestar el manuscrito, esta vez a su amigo Madrigal, que se lo retorna el domingo uno de enero de 1606: «Dal detto [Madrigal] Poesie del Benito»34. Como este manuscrito contendría un número no muy elevado de obras de Melchor de la Serna, Sommaia siguió buscando otros códices más completos. Y así, sin que se mencione en el Diario la fecha, le prestaron un par de cuadernos con poemas de fray Melchor que aún no poseía y los llevó a Juan de las Heras el jueves 30 de junio de 1606 para que se los copiara: «Al Biscaino Iuan de las Heras per copiare Poesie del Frayle Benito in 2 quaderni»35. No hay constancia en el Diario de la fecha de la devolución. G. Haley opina que fue este último traslado el único que pasó a integrar la segunda parte de VII, 354, sin considerar que ya a finales de 1604, como hemos dicho, Sommaia tenía un cartapacio con obras de Fr. Melchor36. Según lo anterior, y comparando los distintos tipos de letras del manuscrito, podemos decir que los fols. 232-267, 330-347, son de la misma mano que copió los fols. 142-149 de las Obras de Mendoza, y que los fols. 269-328 pertenecen a Juan de las Heras.

  • 37 Haley, 1977, p. 519.
  • 38 Así lo expusimos en Herrera, 2006, p. 395, n. 64. Esta es la opinión de Gotor (1980, p. 163, n. 1), (...)
  • 39 Acerca de las copias del Sueño de Quevedo entre los estudiantes salmantinos coetáneos de G. da Somm (...)
  • 40 Haley, 1977, p. 522.

10Respecto a esta segunda sección de VII, 354 debemos hacer una observación final. Se refiere a la anotación que hizo Sommaia en su Diario el lunes 4 de julio de 1606, señalando que recoge, ya copiado, El Sueño: «Dal biscaino il sueño copiato»37. En un principio, pensábamos que esta cita se refería al Sueño de la viuda, de fray Melchor de la Serna, que abre su sección, fols. 232r-243v38. De hecho, Sommaia había llevado unos días antes al vizcaíno Juan de las Heras un par de cuadernos con poesías de Fr. Melchor para que se los copiara. Pero, visto el asunto a mejor luz, rectificamos nuestra opinión en favor del Sueño del juicio final de Quevedo, del que hay numerosas citas en el Diario, sobre todo entre abril y agosto de 160539. Cuando G. da Sommaia habla del «sueño» o «sogno» como obra literaria, se refiere siempre a la sátira de Quevedo. No vemos, por tanto, motivo para interpretar de otra manera ese término. No se puede oponer el hecho de que, con anterioridad, no se mencione la petición de copia, pues tal circunstancia ocurre con gran frecuencia en el Diario; sin ir más lejos, el día 14 de julio de 1606, Sommaia recoge de Juan de las Heras un folio copiado de una Gaceta cuya entrega no se menciona antes: «Dal detto Biscayno un foglio di Gazzetta copiata»40.

  • 41 Haley, 1977, p. 433. Rectificamos también lo dicho en Herrera, 2006, p. 394, n. 59, pues no creemos (...)
  • 42 Haley, 1977, p. 415.
  • 43 Haley, 1977, p. 418.
  • 44 Haley, 1977, p. 433.
  • 45 Haley, 1977, p. 434.
  • 46 Haley, 1977, p. 482.
  • 47 Haley, 1977, p. 494.

11III. La tercera parte del manuscrito, dedicada a fray Luis, se subdivide en dos secciones: el «Libro primero de Fr. Luis de León, que contiene las poesías humanas que no son traductiones» (fols. 350r-409v) y el «Libro secundo di F. Luis, en que traduce las églogas de Virgilio y algunas de Horacio y de otros, y pone algunas suias imitatorias» (fols. 410r-432v). En total, setenta poemas más la Carta prohemio a don Pedro Portocarrero. Como dijimos antes a propósito de las Obras de Hurtado de Mendoza, el librero Comán le había prestado otros dos códices, uno con poesías de Fr. Luis de León y otro con El Jardín: «A Comman resi il libro dell’opere di don Diego di Mendozza. Restanmi due suoi: Fra Luys de Leon, et il Giardino»41. El manuscrito de Fr. Luis, que constaba de más de 127 folios, lo empezó a copiar el viernes 21 de octubre de 1605 Simón Danti, a quien Sommaia le encargaba numerosos trabajos: «Al detto [Simón Danti] in presto il Calepino, et il Libro di Fra Luys de León»42. Cinco días después, recoge tres folios ya copiados: «Dal Romano 3 fogli di Fra Luys de Leon copiati»43. A finales de noviembre de 1605, Juan Comán debió de apremiar a Sommaia a que le devolviera los dos libros prestados. Por ello, el martes 1 de diciembre, retiró del amanuense el manuscrito y un folio y medio copiados, a pesar de que no estaba completa la tarea: «Dal Romano il Libro di Fra Luys, et foglio 1 scritto»44. Tres días después, el florentino devolvía los dos libros al librero: «A Iuan Comman, i due Libri. Quel di Fra Luis de Leon resta copiato sino a carte 127 en la Egloga 8 en el uerso: En los passados. L’altro Libro grande intitulato il Jardin»45. Y, efectivamente, la sección de Obras de fray Luis en VII, 354 termina con la égloga octava de Virgilio. Esta tercera sección está copiada por tres amanuenses: Simón Danti escribió la mayor parte, fols. 350r-425r; Sommaia —o alguien con una letra muy parecida— toma la pluma para copiar los siete primeros versos del fol. 425v; y de ahí hasta el fol. 431 sigue la copia Juan de las Heras. Una vez terminado el libro, que estaba constituido, al menos, por siete pequeños cartapacios, se ponía en circulación por Salamanca otro manuscrito del agustino. Así, el lunes 20 de marzo de 1606, Sommaia presta a su amigo Sebastián de Salazar los dichos cartapacios de Fr. Luis: «A Don Sebastiano 7 scartafacci di Poesie di Fra Luys de Leon»46. Un mes los tuvo en su poder, pues los devolvió el 20 de abril: «Da Don Sebastiano le mie poesie di Fra Luis de Leon»47.

  • 48 García, 1986 y 1988.
  • 49 Lilao y Castrillo, 2002, t. 2, pp. 791-793. La parte dedicada a Fr. Luis en este ms. va del f. 351r (...)

12Helena García, gran conocedora de la transmisión manuscrita de las Obras de fray Luis de León, incluye el códice VII, 354 dentro de la denominada familia Quevedo48. Lo coloca junto con otros manuscritos, en especial con el 2405 de la Bibl. Univ. de Salamanca, con el que guarda notables coincidencias49. Según García, 1988, p. 56, ambos códices «presentan muchas coincidencias entre sí. No copian las mismas composiciones ni están en el mismo orden las comunes a los dos, pero aquellas que vienen en ambos comparten rasgos tan característicos que hacen pensar en un tronco común, empezando por los mismos títulos de las poesías, los números que les asignan […]». Y piensa que la «mayor cantidad de errores que se observa en el manuscrito magliabechiano obedece, sin duda, al hecho de haber sido copiado por el italiano Girolamo da Sommaia». Sin embargo, ya hemos visto que Sommaia tuvo muy escasa intervención en la copia de la sección de Fr. Luis en VII, 354, que se debe, sobre todo, a Simón Danti y, en pequeña parte, a Juan de las Heras, y a ellos dos se deben achacar los errores, salvo que ya estuvieran en el manuscrito del librero Comán del que se obtuvo la copia. El primer estudioso que dio a conocer el paradero de este manuscrito fue Juan Tineo, quien también percibió la influencia de una mano italiana en su escritura: «el carácter de la letra parece ser del principio del siglo diez y siete, y de mano italiana, como lo muestran los muchos errores y faltas de ortografía en las palabras acomodadas a la pronunciación italiana» (León, 1816, p. xxvii).

  • 50 Haley, 1977, p. 363.
  • 51 Haley, 1977, p. 251.

13IV. En cuanto al grupo final de quince poemas añadidos después de las tres partes principales, fols. 433v-435v, hemos de decir que fueron copiados por G. da Sommaia y aparecen repetidos en otros manuscritos suyos, y que de alguno se puede seguir la pista en el Diario. Son composiciones breves, casi todas ellas formadas por un pareado (motes), una redondilla o una quintilla. Varias reflejan el mundo estudiantil universitario; por ej., dos redondillas pertenecen al Dr. Antonio Pichardo de Vinuesa, catedrático de Vísperas de la Universidad de Salamanca: una, para glosar en la víspera de Reyes de 1604 («Pues que aqueste doncel santo», fol. 433v), y otra, para glosar en 1605 («Aunque a la uerdad mentira», fol. 433v). Es posible que esta última esté relacionada con la entrega de premios de poesía a finales del curso 1604-1605, cuyo fallo fue leído por el propio Pichardo el día del Corpus de aquel año (jueves 16 de junio): «Dettero i premij delle Poesie nel general grande di Scuolas. Fece la Sentencia Cespedes, la lesse Pichardo con Chirimias»50. El mote «No quiero bien que no dure/ni temo mal que se acabe» (fol. 435r) ya lo tenía recogido Sommaia el Miércoles de Ceniza de 1604, 3 de marzo, pues, al referirse a la época en que sucedió la anécdota del sermón que escuchó aquel día en la iglesia mayor, anota en su Diario: «(En tiempo del Emperador Oton iij sucedio. La Copla. No quiero bien que no dure. Ni temo mal que se acabe.)»51.

  • 52 Haley, 1977, p. 637.
  • 53 Sobre el viaje de vuelta a Florencia, véase Haley, 1977, pp. 18-19; Rodríguez-San Pedro, 1986, pp. (...)

14Terminaremos esta ponencia del mismo modo como acabamos la presentada en Santiago de Compostela. Pocos días antes de salir de Salamanca con dirección a Florencia, Sommaia empezó a despedirse de sus amistades y a regalar las pertenencias que no iba a llevarse consigo. Entre esas pertenencias estaban los libros que había reunido desde su llegada a España en 1598 o 1599, los cuales repartió el martes 22 de mayo de 160752. Pero los manuscritos que había logrado formar, entre ellos el códice VII, 354, salieron de Salamanca el miércoles 23 de mayo para no regresar más53.

Literaturverzeichnis

Referencias bibliográficas

Bouza, Fernando, Corre manuscrito. Una historia cultural del Siglo de Oro, Madrid, Marcial Pons, 2001.

Cacho, M.a Teresa, Manuscritos hispánicos en las Bibliotecas de Florencia, Firenze, Alinea, 2001, 2 tomos.

Entrambasaguas, Joaquín de, Una familia de ingenios: Los Ramírez de Prado, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas (Anejo de Revista de Filología Española, 36), 1943.

García, Helena, «Una revisión del texto de la poesía de Fray Luis de León», Revista de Filología Románica, 4, 1986, pp. 159-178.

—, La transmisión manuscrita de fray Luis de León. El texto de las poesías originales en las ediciones de Quevedo, Merino, C. Vega y Macrí, Salamanca, Diputación de Salamanca, 1988.

Gotor, José Luis, «Fray Melchor de la Serna, poeta “ovidiano” inédito del siglo xvi», en Codici della trasgressività in area ispanica. Atti del Convegno di Verona, 12-13-14 giugno 1980, Verona, Università degli Studi di Padova, 1980, pp. 129-165.

Haley, George, «The Earliest Dated Manuscript of Quevedo’s Sueño del Juicio Final», Modern Philology, 67, 1970, pp. 238-262.

—, Diario de un estudiante de Salamanca. La crónica inédita de Girolamo da Sommaia (1603-1607), Salamanca, Universidad, 1977 [reimpr.: León, Bibliotheca Altera, 1997].

Herrera, Manuel, «Notas sobre la recopilación y organización de materiales en los cancioneros de poesías varias del último tercio del siglo xvi», en Convivio. Estudios sobre la poesía de cancionero, ed. Vicente Beltrán y J. Paredes, Granada, Universidad, 2006, pp. 375-418.

—, «De copias y copistas (I): la formación del manuscrito magliabechiano VII, 353 de la Biblioteca Nazionale Centrale de Florencia», en Compostella Aurea. Actas del VIII Congreso de la AISO. Santiago de Compostela, 7-11 de julio de 2008, coord. Antonio Azaustre y Santiago Fernández Mosquera, Santiago de Compostela, Universidad, 2011, t. 3, pp. 597-608.

Lilao, Óscar, y Carmen Castrillo, Catálogo de manuscritos de la Biblioteca Universitaria de Salamanca, Salamanca, Universidad de Salamanca, 2002, 2 tomos.

Lupi, Adelia, «Salamanca-Florencia: el regreso de Girolamo da Sommaia a su patria (1607)», en Caminería Hispánica (Actas del I Congreso de Caminería Hispánica), Madrid, AACHE Ediciones, 1993, t. 2, pp. 155-159.

Massoli, Marco, y Enzo Norti Gualdani, «Manoscritti di materia ispanica di argomento letterario nelle Biblioteche di Firenze (Fondo Magliabechiano della Biblioteca Nazionale)», Lavori Ispanistici, 2, 1970, pp. 315-358.

Peña, Manuel, «“Libros cultos doctoran ignorantes”: Lecturas universitarias en la España Moderna», Miscelánea Alfonso IX, Salamanca, Universidad de Salamanca, 2004, pp. 137-157.

Rodríguez-San Pedro, Luis Enrique, La Universidad salmantina del Barroco, período 1598-1625). Tomo III: Aspectos sociales y Apéndice documental, Salamanca, Universidad, 1986.

—, «Vida estudiantil cotidiana en la Salamanca de la Edad Moderna», Miscelánea Alfonso IX, 2001, Salamanca, Universidad de Salamanca, 2002, pp. 69-96.

Santis, Francesca de, «El ms. magliabechiano VII-353: un importante testimonio de la poesía de fray Melchor de la Serna», Canente, 5-6, 2003, pp. 227-244.

—, «Verso un’edizione del ms. magliabechiano VII-353», Il Confronto Letterario, 42, 2004, pp. 365-373.

Anmerkungen

1 Herrera, 2011.

2 Del segundo códice sólo transcribe hasta el 21-VII-1607, día en que Sommaia llegó a Florencia.

3 Simón Danti era, en verdad, un estudiante pobre que se ganaba la vida como copista. Así, lo denomina Sommaia el 16 de junio de 1605: «Il Pouero Romano mi domandò danari col pegno di una Croce» (Haley, 1977, p. 364). Tan mala era su situación económica, que Sommaia tuvo que darle limosna en alguna ocasión (Haley, 1977, p. 354). En otro momento, le regaló vino (Haley, 1977, p. 438). Marchó de Salamanca el 19 de marzo de 1607 (Haley, 1977, p. 604). Debemos corregir a Bouza, 2001, p. 35, al decir que se «trata de un copista que aparece identificado únicamente como Romano». Hemos también de corregir la última fecha de copia que de él ofrece, pues no es 1-XII-1607 sino 12-I-1607.

4 Para la condición de estudiante de Juan de las Heras, ver Haley, 1977, p. 373 (12-VII-1605): «Scolar Biscaino»; y p. 376 (21-VII-1605): «scolare Biscaino».

5 «A Iuan Dionisio estudiante natural de Salamanca, uiue a la entrada de la calle de Scotto, detti 3 scartafacci di Antonio Pérez per copiare» (Haley, 1977, p. 373).

6 Haley, 1977, p. 629.

7 Peña se refiere a Rodríguez-San Pedro, 2001, p. 74.

8 Descripción de VII, 354, en Massoli, 1970, pp. 340-352; y Cacho, 2001, t. 1, pp. 59-76.

9 Haley, 1977, p. 413. Esta copia es, sin duda, la primera parte de VII, 354.

10 Haley, 1977, p. 413.

11 Haley, 1977, p. 413.

12 Haley, 1977, p. 432. En verdad, fueron 8 folios, 211-226. El último de esta sección, 227, fue copiado por De las Heras.

13 Haley, 1977, p. 433.

14 Haley, 1977, p. 473.

15 Haley, 1977, p. 498.

16 Haley, 1977, p. 505.

17 Acerca de los Ramírez de Prado, ver Entrambasaguas, 1943. Sobre la relación entre Lorenzo Ramírez y G. da Sommaia, y los problemas con los libros prestados, ver Haley, 1977, pp. 77-81.

18 Haley, 1977, p. 574.

19 Haley, 1977, p. 582.

20 Alonso Ramírez ya estaba en Salamanca el 19 de enero: «Da Don Alonso Ramirez il cuscino» (Haley, 1977, p. 587).

21 Haley, 1977, p. 584.

22 Haley, 1977, p. 593.

23 Haley, 1977, p. 594.

24 Haley, 1977, p. 595.

25 Haley, 1977, p. 598.

26 Haley, 1977, p. 599.

27 Haley, 1977, p. 601.

28 Haley, 1977, p. 628. El 9 de mayo de 1607, Sommaia devuelve a Sebastián de Salazar «il Libro di Don Diego di Mendozza» (Haley, 1977, p. 633), pero creemos que se trata de su Historia de la guerra de Granada y no de sus poesías. En el Diario no se menciona que Salazar le prestara anteriormente a Sommaia dicho libro. Sí, en cambio, aparece el 26 de septiembre de 1605 que Juan de Salas le dejó tal obra y que, a su vez, Sommaia la prestó a Juan Bodeker: «Da Don Ioan de Salas las Historias de Don Diego de Mendozza, e las prestai a Don Ioannes Bodeckero» (Haley, 1977, p. 405). Bodeker se la devolvió el 14 de octubre: «Don Ioannes Bodeckero fù a mi casa, et mi rese Libri, et Scritture che haueua di mio, solo gli restò le Relationi del Botero» (Haley, 1977, p. 412). Sommaia, a su vez, se la entregó a Juan de Salas el 27 de octubre: «A Don Iuan de Salas resi il Libro di Granada di Don Diego de Mendozza» (Haley, 1977, p. 418).

29 Haley, 1977, p. 635.

30 Haley, 1977, pp. 463-470.

31 Haley, 1977, p. 284.

32 Haley, 1977, p. 285.

33 Haley, 1977, p. 404.

34 Haley, 1977, p. 445.

35 Haley, 1977, p. 518. Piensa Haley que este «frayle benito» es Fr. Benito de la Serna, «religioso benedictino a la sazón maestro de novicios del convento de San Vicente de Salamanca» (Haley, 1977, p. 57). Ello se debe a haber confundido el adjetivo «benito» [benedictino] con el nombre propio Benito. Haley cree que estas poesías son las que pararon en la segunda parte de VII, 354 (Haley, 1977, p. 58). Ya advirtió este error Gotor (1980, p. 163, n. 1).

36 Haley, 1977, p. 58. Gotor (1980, p. 163, n. 1) estima que estos dos cuadernos son los que contienen la traducción del Ars amandi, fols. 269r-328v.

37 Haley, 1977, p. 519.

38 Así lo expusimos en Herrera, 2006, p. 395, n. 64. Esta es la opinión de Gotor (1980, p. 163, n. 1), Santis (2003, p. 234, n. 46, y 2004, p. 368).

39 Acerca de las copias del Sueño de Quevedo entre los estudiantes salmantinos coetáneos de G. da Sommaia, ver Haley, 1970, y 1977, pp. 66-67.

40 Haley, 1977, p. 522.

41 Haley, 1977, p. 433. Rectificamos también lo dicho en Herrera, 2006, p. 394, n. 59, pues no creemos que «il Giardino» se refiera a El jardín de Venus, de fray Melchor de la Serna, que ocupa los fols. 245r-267v, sino a la conocida obra de Antonio de Torquemada, Jardín de flores curiosas, en que se tratan algunas materias de Humanidad, Philosofía, Teología y Geografía, con otras cosas curiosas y apazibles, 1.a ed., Salamanca, Juan Bautista de Terranova, 1570, que fue reeditada, al menos, en siete ocasiones durante el siglo xvi (1571, 1573, 1575, 1577, 1587, 1599 [dos ediciones]), y traducida a varios idiomas, entre ellos, al italiano: Giardino di fiori curiosi…, Venecia, Altobello Salicato, 1590 (reed. en el s. xvi: 1591, 1597, 1600; en el s. xvii: 1604, 1612, 1620, 1628). Nos parece muy improbable que se pueda referir a la obra del extremeño Vasco Díaz Tanco, Jardín del alma christiana, do se tracta las significaciones de la misma, Valladolid, Juan de Carvajal, 1552.

42 Haley, 1977, p. 415.

43 Haley, 1977, p. 418.

44 Haley, 1977, p. 433.

45 Haley, 1977, p. 434.

46 Haley, 1977, p. 482.

47 Haley, 1977, p. 494.

48 García, 1986 y 1988.

49 Lilao y Castrillo, 2002, t. 2, pp. 791-793. La parte dedicada a Fr. Luis en este ms. va del f. 351r al 364v.

50 Haley, 1977, p. 363.

51 Haley, 1977, p. 251.

52 Haley, 1977, p. 637.

53 Sobre el viaje de vuelta a Florencia, véase Haley, 1977, pp. 18-19; Rodríguez-San Pedro, 1986, pp. 453-455, 457; y Lupi, 1993, pp. 155-159.

Autor

C.E.I.P. Nuestra Señora de Guadalupe

© Presses universitaires du Midi, 2013

Nutzungsbedingungen http://www.openedition.org/6540

Suche in OpenEdition Search

Sie werden weitergeleitet zur OpenEdition Search