Version classiqueVersion mobile

Pictavia Aurea

 | 
Alain Bègue
, 
Emma Herrán Alonso

Homenaje a Anthony Close

Anthony Close: Una semblanza personal del Presidente de la Asociación de Hispanistas de Gran Bretaña e Irlanda

Trevor J. Dadson

Texte intégral

1Anthony Close, que murió tan repentina e inesperadamente en septiembre de 2010, era un hispanista muy suyo, muy fiel a sus principios, muy exigente consigo mismo y muy generoso con los demás. Como persona era un encanto. Su discurso tan irónico y tan británico era una característica muy marcada de él. Superficialmente, parece que no tomaba nada en serio, pero tomaba muy en serio lo que hay que tomar en serio: la docencia y la investigación. No era de estos académicos que entran en la profesión creyendo que tienen que subir como sea, da igual a quienes pisen en el curso de su ascenso. Creía firmemente que el papel del académico tiene dos vertientes (y no tres): crear conocimientos (la investigación) y diseminarlos (la docencia). Y en esto fue enormemente exitoso. Los que tuvimos la suerte de escucharle dar ponencias y alguna que otra plenaria en los congresos de la AISO y en otros foros sabemos que tiene que haber sido un profesor docente excelente. Tenía un don natural para comunicar su investigación, y en esto fue el profesor que toda universidad necesita: el que es capaz de comunicar a futuras generaciones el resultado de la investigación, de tal modo que ellas sigan la estela dejada.

2Aunque Anthony huyó toda su vida de cualquier cargo o responsabilidad administrativa, creyendo, con razón, que uno no se hace académico para mandar y administrar (para esto hay un sin fin de trabajos fuera de la universidad), aceptó tales cargos cuando las circunstancias lo dictaban o cuando ya no podía huir más, y, como era de esperar, los hacía muy bien y a conciencia. Así es que, para sorpresa de muchos (incluidos el que escribe estas líneas), aceptó en el congreso de la AISO de Burgos-Logroño de 2002 ser nombrado y luego elegido para el cargo de vocal de la Junta Directiva para el trienio 2002-2005. No solo aceptó entrar en la Junta Directiva sino que ofreció su universidad, Cambridge, para ser sede del siguiente congreso de 2005, haciéndose él cargo de toda la organización del mismo. Tarea hercúlea, como sabemos todos los que hemos tenido que organizar un congreso de estas proporciones. Como era de esperar, el congreso de Cambridge (18-22 de julio de 2005) fue todo un éxito, y no solamente en la esfera académica, sino también en la económica, de tal manera que al finalizar el congreso y sin tener que pedir ninguna ayuda financiera a la AISO Anthony preparó y publicó las Actas, y luego entregó a la Junta Directiva siguiente una cantidad de dinero sobrante del congreso que ha hecho posible la financiación de numerosas becas de viaje para jóvenes investigadores para asistir a los congresos de Santiago de Compostela (2008) y Poitiers (2011). Es la única vez, me parece, que tal donación se haya hecho, pero fue típica de la generosidad, caballerosidad y entereza ética de nuestro colega fallecido.

3Los cervantistas podrán decir mucho más que yo sobre las importantes aportaciones de Anthony Close a los estudios cervantinos, y en particular sobre Don Quijote, pero habiendo tenido que evaluar sus trabajos en distintas ocasiones para diversos ejercicios de evaluación nacional en el Reino Unido, puedo decir que se cuentan entre los más destacados estudios sobre el genial creador de la novela moderna. Desde su primer libro, The Romantic Approach to Don Quijote (Cambridge, Cambridge University Press, 1978; traducido al español con el título de La concepción romántica del Quijote [Barcelona: Crítica, 2005] pasando por numerosos artículos y otros libros como Cervantes and the Comic Mind of his Age (2000; también traducido al español: Cervantes y la mentalidad cómica de su tiempo, 2007), hasta su último, creo, A Companion to Don Quixote (Woodbridge, Tamesis, 2008), Anthony Close fue siempre un crítico de los más agudos: perspicaz, juicioso y equilibrado. Sus publicaciones quedan como un fiel reflejo de su personalidad.

4Hemos perdido un buen compañero, un excelente colega e investigador, un maestro, pero lo que es más, tal vez, la AISO ha perdido en nuestro Presidente de Honor fallecido una de sus voces más persuasivas, equilibradas, justas y éticas, precisamente cuando más nos hace falta.

© Presses universitaires du Midi, 2013

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search