Version classiqueVersion mobile

Pictavia Aurea

 | 
Alain Bègue
, 
Emma Herrán Alonso

Conferencias plenarias

Un quevediano gongorino: Francisco Manuel de Melo

Antonio Carreira

Texte intégral

  • 1 Hay edición reciente de Maria Lucília Gonçalves Pires y José Adriano de Freitas Carvalho, Braga, AP (...)
  • 2 Menéndez Pelayo, 1947, II, p. 273.

1La chair est triste, hélas!, et j’ai lu tous les livres. Eso dijo Mallarmé. De Menéndez Pelayo no sabemos si consideraba triste la carne, pero sí que leyó todos los libros, en la medida en que tal cosa era posible. Según una de sus sentencias, de obligada mención, don Francisco Manuel de Melo (1608-1666) sería el mayor ingenio peninsular del siglo xvii después de Quevedo. Pese a ello, no parece que sus obras sean hoy muy leídas, ni que hayan despertado gran interés de los críticos, exceptuada tal vez la Guerra de Cataluña. Según es costumbre, la parte portuguesa se ignora en España, y la española se descuida en Portugal. Eso en cuanto a la lengua; la cosa es más grave si se atiende a los géneros. Porque Melo es uno de los poetas más prolíficos del siglo de oro, de los pocos que publicaron al menos un tercio de su poesía hacia la mitad de su vida, y cerca de su final, casi su totalidad. En efecto, sus Obras métricas, estampadas en Lyon en 1665, suman más de 700 páginas de buen tamaño, y en ellas, salvo la farsa del Hidalgo aprendiz y los paratextos, todo es lírica, dividida en nueve musas, seis castellanas y tres portuguesas, varias impresas a dos columnas1. Pues bien: sus estudiosos se cuentan con los dedos de una mano, y entre ellos hay que destacar dos españoles: Joan Estruch Tobella y Antonio Bernat Vistarini. Porque don Marcelino, que pasó con desgana su incansable mirada por la poesía de Góngora y Quevedo, no parece haber reparado en la de Melo. Al menos, en la nota donde se encuentra el elogio antes citado pone sus Apólogos Dialogais a la altura de la República literaria de Saavedra Fajardo, y añade esta discutible conclusión: «En Melo... se dio un fenómeno contrario al que generalmente se observa en nuestros escritores de aquella edad. Empezó por el culteranismo y por el conceptismo, y acabó por el decir más llano y popular, y por la más encantadora y maliciosa sencillez, como es de ver en estos Apólogos y en la Guía de Casados»2.

2Melo pertenece al grupo de ingenios nacidos en la primera década del siglo xvii como Gracián, Bocángel, Rembrandt, Rojas Zorrilla, Milton, Solís o el P. Vieira. Tuvo alguna relación con Quevedo, y hasta se ha querido trazar cierto paralelismo en sus vidas; ambos fueron nobles de medio pelaje, coquetearon con la política de su tiempo, sufrieron prisión y destierro por causas desconocidas, escribieron de omni re scibili en prosa y verso. A eso debe añadirse su fondo neoestoico, con fuertes toques de misoginia. En el resto difieren bastante más de lo que dice el tópico.

  • 3 Entre las Epanáforas de vária história portuguesa, publicadas en 1660, la segunda, subtitulada trág (...)
  • 4 Braga, 1916, pp. 108-403.

3La vida de Melo se conoce bien, no solo por la gran cantidad de cartas suyas que se conservan, muchas de las cuales publicó él mismo, lo que no deja de ser notable para su tiempo, sino porque en su obra de historiador habla casi siempre de hechos en los que estuvo presente3. Aquel ingenio tuvo la fortuna de encontrar a comienzos del siglo xx un apasionado biógrafo en Edgar Prestage (1869-1951), erudito británico serio y concienzudo, que pasó largos años de investigación en archivos y bibliotecas, hasta trazar su Esboço biográfico, que dedica a la vida y obra de Melo 419 páginas preñadas de datos, rematadas por casi 200 más de documentos hasta entonces desconocidos. Ese libro, impreso en Coimbra en 1914, es fuente aprovechada por todo estudioso desde Teófilo Braga en adelante4, y bien podría haber hecho creer que sobre Melo está casi todo dicho, lo que hubiera horrorizado a su autor. Puesto que nuestra intención no es repetir la tarea de nadie, nos limitaremos aquí a transcribir las palabras con que Prestage resume al personaje:

  • 5 Prestage, 1914, pp. 410-411.

A sua versatilidade como homen não era menos admiravel que a sua fecundidade como escriptor. Sabia com igual pericia servir a uma mesa nobre e comandar un terço, dictar uma ballada e tratar d’uma questão de theologia, contar uma historia graciosa e explicar a derivação d’uma palabra, dirigir uma dança na corte e penetrar nos mysterios da Cabala, jogar a espada e compôr musica para uma opera... Devia as desgraças em parte à sua propria superioridade5.

4Permítasenos, también, recordar brevemente que la vida de Melo, hijo de portugués y española, estuvo también marcada, ante todo, por su servicio a Felipe IV como militar desde 1625 hasta 1641, fecha en que regresa a su patria y se convierte en súbdito fervoroso de su pariente Juan IV, sufre prisión durante nueve años (1644-1652), luego destierro en Brasil, de donde regresa en 1658, desempeña misiones diplomáticas en Inglaterra, Francia e Italia, y muere en Lisboa en 1666, a los 58 años. Fue la suya, pues, una vida sacudida por hechos externos ante los que hubo de tomar posición, como la independencia de Portugal, o la persecución de poderosos enemigos, que le hizo escribir estas frases inolvidables, dirigidas al monarca portugués, y cuya verdad no resulta empañada por la retórica:

  • 6 Primeiro Memorial, en Prestage, 1914, p. 429. «A história [del encarcelamiento] é bem triste, mas c (...)

Entrei nesta prizão honrado, sahirei por força abatido; entrei são, sahirei doente; entrei mancebo, sahirei velho; entrei accommodado, sahirei pobre. Tudo o que perdi, e já não posso cobrar, dou por bem perdido, quando a grandeza de V. Magestade não consentir acabem meus inimigos que entrando tamben innocente, saia culpado6.

5En cuanto al hecho interno de su bilingüismo lo mantuvo sin mayor dificultad, igual que hicieron varios de sus paisanos, sin excluir al propio Juan IV, quien, además de redactar en castellano su tratado sobre música, pidió a Melo que escribiera en esa lengua la biografía de su padre, el duque de Braganza Teodosio II. Y aunque don Francisco Manuel desde joven mostró inclinación por las letras, como acreditan sus Doze sonetos por varias acciones en la muerte de la señora doña Inés de Castro, de 1628, o la Política Militar, de 1638, la mayor parte de su obra la escribe mientras está prisionero en la Torre de Belem y en la Torre Velha (separadas por el Tajo), y en el Castelo de São Jorge, de Lisboa; la docena de libros que llega a publicar a partir de ese momento se imprimen en sus últimos veinte años. Sin forzar, pues, las cosas, en la vida de Melo resaltan dualidades que derivan o no en contradicciones según soplan los vientos. Al mirar de más cerca lo propiamente literario, descubriremos la misma constante.

  • 7 Melo, 1959, pp. 202-205.

6En la edición de sus Obras morales, impresas en Roma en 1664, Melo da la lista de su producción, que Prestage transcribe, comenta y amplía (pp. 590-603). El propio escritor, que la repite sin orden en el Hospital das letras7, clasifica el conjunto en nueve apartados: obras métricas, históricas, políticas, demostrativas, solemnes, exquisitas, familiares, varias e inacabadas, criterio que, como se ve, oscila de la forma al contenido. Algunas de las inéditas las llegó a conocer en el siglo xviii Barbosa Machado, y por tanto cabe esperar que aparezcan. La primera, compuesta a los 17 años y perdida, son unas Concordancias Mathemáticas. Tampoco se conserva Punto en boca, en el apartado de las demostrativas, que según el bibliógrafo era una invectiva jocosa contra Castilla. Entre las políticas está El Christiano Alexandre, biografía de Jorge Castrioto, o Iskanderbeg, príncipe de Albania de quien trataron varios ingenios áureos. También es de lamentar la pérdida de su Diario del Brasil, la segunda parte de sus Cartas familiares, varias novelas y algunas comedias. No obstante, con las obras de Melo impresas en vida o póstumamente, hay caudal suficiente para calibrar sus múltiples aptitudes e intereses, como tratadista, historiador, epistológrafo, crítico literario y poeta.

  • 8 Melo, 1959, p. 82. En p. 205, el autor declara que es su obra preferida.
  • 9 Ver Blanco, 1998. También Gagliardi, 2010, pp. 191-207, en especial desde p. 199, con la bibliograf (...)
  • 10 Colomès, 1969, p. 346.
  • 11 El texto de Melo lee muele en lugar de muelle, lo que da un inesperado, pero inaceptable, sentido c (...)

7Una de las obras que Melo dejó inéditas, circuló en manuscritos y no vio la luz hasta 1721, se titula Apólogos dialogais. En el cuarto de ellos, titulado Hospital das letras, y fechado en 1657, cuando su autor regresaba de Brasil, los interlocutores son Justo Lipsio, Trajano Boccalini, Quevedo y el propio Melo, encargados por Apolo de inspeccionar una biblioteca convertida en hospital de libros sanos y dolientes. Según se aclara poco después, la razón es el haber sido los cuatro autores de «repreensões e emenda de vícios e costumes da República»8. Aparte, claro, está la afinidad ideológica de Melo con Lipsio y Quevedo, cuya deuda con Boccalini — lengua venenosa si las hubo contra la monarquía española — ha puesto en claro Mercedes Blanco9. En palabras de Jean Colomès, escritores de toda laya «défilent dans la clinique des livres où les quatre critiques classent les incurables, soulagent les dolents, discernent les contagieux et délivrent aux vigoureux et florissants des bulletins de bonne santé»10. Traemos ahora a colación este diálogo porque de primera mano deshace o reduce tópicos tenaces: en el curso de la conversación sobre poetas, tras hablar de Sá de Miranda, Garcilaso, Camões, Herrera y otros, le llega el turno a Góngora, y, para sorpresa de los demás contertulios, de su defensa se encarga Quevedo, quien después de confesar que no fue amigo suyo, dice que «do seu alto engenho não vi outro mais afeiçoado» (p. 109), y añade: «Todos os que em seus dias e depois deles versificamos temos tomado seu estilo como traslado do Palatino, Barata ou Morante, para ver si podíamos escrever, imitando aquela alteza, que juntamente é majestade». Estas declaraciones las hace Quevedo después de ironizar sobre los comentaristas de Góngora, y antes de despotricar contra sus imitadores; también exculpa a Bartolomé Leonardo de Argensola de haber escrito el soneto «Si aspiras al laurel, muelle poeta», que según él nada tiene que ver con Góngora (p. 108)11. Por su parte, Lipsio declara que, estando en el Parnaso un día que se juzgaban los méritos de los poetas castellanos, «ouvi dizer a Apolo que dos viventes a nenhum estimava mais que a D. Luís de Góngora» (ibid.). Más adelante, hablando de poetas portugueses, al tratar de los Idílios marítimos, de António Gomes de Oliveira, Quevedo vuelve a mencionar a Góngora en esta curiosa anécdota:

  • 12 La última mención de Góngora que Melo atribuye a Quevedo es una breve alusión a uno de sus romances (...)

Eu me lembro que D. Luis de Gôngora me mostrou um exemplar desse livro e carta de seu autor, comunicada por D. Gonçalo Coutinho… Mas também me não esqueço de que o Gôngora, sendo soberbo e desabrido assaz, respeitou notàvelmente esta composição de Oliveira (p. 176)12.

  • 13 Del temprano interés de Melo por la poesía hay testimonio en la Epanáfora trágica, que es en buena (...)
  • 14 Ibid. Tavares intenta sanear el pasaje corrupto. Seguimos aquí el establecido por Colomès, 1970, p. (...)
  • 15 Rey, en su edición de la Poesía moral (Polimnia) de Quevedo (pp. 15-17), al tratar de la ordenación (...)

8Antes Quevedo defiende a Lope de Vega como poeta dramático, aunque no como épico, lo que remata Lipsio con esta observación respecto al lírico: «Se pudéssemos curar de sua grande facilidade a Lope, logo curaríamos alguns descuidos ou humildades de seus livros» (p. 121)13. Siguen dardos contra los Argensola, y esta pintoresca opinión, de nuevo puesta en boca de Quevedo: «Se amasssasem os talentos e obras dos dous condes a saber o de Salinas e Vila Mediana, se faria de ambos um bom poeta... porque o Salinas todo era descrições sem adorno, e o Vila Mediana todo adorno sem conceitos» (p. 126). Todavía, después de un repaso a Zárate, Ulloa, Pantaleón y varios más, dice de Fernández de Ribera: «É poeta de escolhido engenho e, depois de Góngora, ninguém escreveu mais culto e cristãmente que ele» (p. 151). Vienen luego juicios sobre Bocángel, el príncipe de Esquilache o Antonio de Mendoza, hasta llegar al propio Quevedo, a quien se reprocha haber publicado solo seis Musas de las nueve prometidas en su Parnaso español, monte en dos cumbres dividido. Quevedo replica que «o invento não foi meu, mas do Macedónio, poeta italiano, que nesta maneira publicou suas obras» (p. 158), lo que aprovecha el Autor, es decir, Melo, para precisar que «não sabia eu que o Quevedo tinha tal pensamento, quando constituí em título de As Três Musas essas poucas obras que andam impressas com o meu nome»14. Se refiere, obviamente, a Las tres Musas del Melodino, libro impreso en 1649, un año después del Parnaso español de Quevedo, y más tarde completado con las seis musas restantes en las Obras métricas de 1665, al revés de lo sucedido con Quevedo, cuyo sobrino sacó a luz Las tres Musas últimas castellanas en 1670. En efecto, el poeta napolitano Marcello Macedonio había publicado en 1614 y en Nápoles Le nove Muse, preparado por su hermano Pietro, y al año siguiente en Roma, Le nove cori degli angeli, libros ambos reimpresos póstumamente en 1626. Cuatro años antes habían aparecido Le nove muse ordinate secondo la vera armonia de metri, de Piergirolamo Gentile (Venezia: Sebastiano Combi, 1610). Quevedo hubo, pues, de conocerlos, aunque en el diálogo de Melo afirma que nunca tuvo idea de disponer de tal forma su poesía, sino que echa la culpa a don Jusepe González de Salas, a quien censura también las «pesadas disertaciones» con que la ilustra (p. 159)15. Es bien posible que Melo, preso entre 1644 y 1655, y con guerra abierta entre Portugal y Castilla, no hubiera alcanzado el Parnaso quevediano hasta la edición lisboeta de 1652. Como quiera que sea, nos ofrece ahora su opinión sobre la poesía de Quevedo, a la que Lipsio reprende por licenciosa, y que sufre la siguiente embestida por parte de Boccalini:

Eu acuso, por parte da poética, a vossa musa de luxuriosa, por luxo, superfluidade e frequência, se não dissermos porfia de conceitos, que se derrama ou desperdiça em cada assunto, sendo força que, sendo muitos, não possan ser iguais, e que, à vista dos sublimes que em vossos escritos resplandecem, perdam muito os de menor quilate. Ao tropel dos conceitos debe o juízo do poeta fechar as portas da mente, extremando uns de outros e deixando que uns saiam, outros não (p. 160).

  • 16 Colomès, 1966.
  • 17 Bernat Vistarini, 1992, p. 96. Véase también Cutler, 1974, y el segundo capítulo de Teensma, 1966, (...)
  • 18 Martins, 1974, pp. 109 y 150.

9A este alegato Quevedo solo responde diciendo que los humores no se pueden cambiar. Jean Colomès dedica tres capítulos de su libro (XII-XIV) a comentar las presencias y ausencias de autores italianos, españoles y portugueses en el Hospital das letras (no sin que se le escape la omisión del poeta épico quizá más importante desde Camões: Jerónimo de Corte-Real), y había dedicado un artículo anterior a «D. Francisco Manuel de Melo et la littérature française»16. Pero quienes más en concreto se ocupan de la poesía de Quevedo vista por Melo son Charles Cutler y Bernat Vistarini; este último subraya «el talante de moralista que nunca abandona a Melo, su confianza en la naturaleza humana y el cauteloso ne quid nimis en que funda su sensatez y su estética», por lo cual «admira al Quevedo prosista moral y religioso, incluso, hasta cierto punto, al satírico... pero aparta al versificador burlesco, licencioso, maldiciente y desmesurado»17. Por su parte, José V. de Pina Martins había llegado a una conclusión similar, cuando habla del «eclecticismo que nos dá um tipo de palavra artística em que a poesia é irmã da música, formalmente puro canto e, nun plano mais alto, pura harmonia de conceitos deleitáveis»18, a la vez que insiste en el ideal de claridad expresiva, «moderação exemplar, de racionalismo sereno, de bonhomia, bom senso, amabilidade, justa medida» que Melo persigue, al menos en sus tres musas portuguesas, cuyo modelo son clásicos como Camões y Sá de Miranda. En las musas castellanas hay que afinar algo más, porque los modelos son otros.

  • 19 Estruch, 1994. Son 39, pues falta el núm. 16.
  • 20 Curiosamente, Prestage había planteado una pregunta acerca de esta dama, de quien no encontraba dat (...)
  • 21 Peeters Fontainas, 1933 y 1965. Agradecemos también las pesquisas, asimismo infructuosas, hechas po (...)

10Antes de entrar en harina, recordaremos brevemente algunos datos bibliográficos. Melo publicó en 1628 Doze sonetos por varias acciones en la muerte de la señora doña Inés de Castro... (Lisboa: Matheus Pinheiro), obra de juventud, escrita en castellano. Salvo unos cuantos poemas laudatorios en obras ajenas, tardará 21 años en dar a luz más obra poética, con el título ya mencionado Las tres Musas del Melodino (Lisboa: Oficina Craesbeeckiana, 1649), que son también castellanas. Al año siguiente se imprime el Pantheón a la immortalidad del nombre: Itade. Poema trágico... dividido en dos Soledades (ibid., 1650), y asimismo en lengua española. Por último en 1665, un año antes de su muerte, Horacio Boessat y George Remeus, impresores de Lyon, estampan sus Obras métricas, volumen que reúne Las tres Musas, el Pantheón, Las Musas portuguesas y el Tercer Coro de las Musas, con tres paginaciones, una para cada coro. Las tres primeras musas son Melpómene, Erato y Polymnia (que incluye el Pantheón), a quienes Melo asigna respectivamente el arpa, la cítara y la tiorba. Las segundas tres son las portuguesas: Calíope, Euterpe y Talía, con tuba, zanfoña y viola. Tras un caligrama grabado y titulado «Pyrámide solenne...», comienza el tercer coro, con las musas Clío, Terpsícore y Urania, de nuevo castellanas, y cuyos instrumentos son la lira, la avena y la fístula. En esta publicación no se recogen los Doze sonetos juveniles. Prestage, una vez más, encontró el importante ms. 7644 de la Biblioteca Nacional de Lisboa, autógrafo que Melo hubo de regalar a su amigo Manuel Severim de Faria, chantre de Évora (pp. 604-605). Contiene 39 sonetos del Harpa de Melpómene, con indicación de lugar y fecha para cada uno, y con notables diferencias respecto a la versión impresa. Los textos, que van de 1633 a 1644, han sido publicados recientemente por Joan Estruch Tobella19. En fechar sus poemas hace Melo algo infrecuente en su tiempo, y tiene, sin saberlo, precedente en el ms. Chacón, ilustrado por Góngora y del que, tras la muerte del poeta, se hizo obsequio al conde-duque de Olivares. Interesa también recordar que en el f. 113 de ese códice hay una portada manuscrita en la que Melo, bajo su pseudónimo de Melodino, dedica sus Obras en verso a Clara Emilia de Bohemia, hija de Federico V, elector del Palatinado y rey de Bohemia durante un año (lo que le valió el sobrenombre de Winterkönig), con este pie de imprenta ficticio: En Haye: por Guillermo van Floris, año 1644. Prestage conjetura que Melo hubiera tratado a la princesa tres años antes en Holanda, patria de su abuela, y donde la familia real vivía exiliada20. Lo extraño es que Clara Emilia no figura entre los trece hijos de Federico, y aun si apareciese, resultaría sorprendente su afición a la poesía española compuesta por un portugués en esas fechas prácticamente desconocido. El mismo estudioso cita (p. 588) un segundo manuscrito con obra poética de Melo, el 17.746 de la Biblioteca Nacional de Madrid (no 713 en el Catálogo de mss. de Gayangos por Pedro Roca). Este códice perteneció al escritor irlandés Matthew Weld Hartstonge (ca. 1772-1835), lo menciona el poeta Robert Southey, y lo había sacado de España el político irlandés H. Burton Conyngham; Hartstonge se lo prestó a Edward Lawson, quien lo tradujo al inglés y lo publicó en 1815 con el título Relics of Melodino (Londres: Baldwin Cradock and Joy). El manuscrito, bien encuadernado y con cierre de plata, consta de 261 folios, divididos en dos partes: la primera, que llega al f. 148v, contiene 71 poemas de diferentes metros, siempre en castellano. En f. 149 hay de nuevo una portada ficticia: Parte segunda de los versos del Melodino, poeta lyrico español. A la sereníssima Princesa Madama Clara Emilia de Bohemia. En Haye, por Guillermo van Floris, Año 1645. Quare? La dedicatoria comienza con estas palabras: «Madama y señora: Segunda vez buscan mis versos (y buscarán tercera) las reales manos de V. A., porque viendo tan de mi parte su valor, yo fuera el ofendido a desuiarme de su amparo» (f. 150). Termina con esta declaración: «vuestro más fiel esclabo. El Melodino». Luego, y hasta el final, se copian, con distinta letra, los 44 romances castellanos de Melo. Todos los poemas de este ms., excepto tal vez uno, también están incluidos en las Obras métricas, aunque con variantes. Así como no se conoce a la dedicataria de ambos códices, tampoco Jean Peeters-Fontainas registra los libros ni menciona al impresor21. Si no se trata de una superchería, lo único que queda claro es que, al comienzo de su prisión en la Torre de Belem, Melo parece haber pensado publicar su obra poética en Holanda, al amparo de una fantasmal princesa alemana, protestante e hispanófila.

11Al margen de estos avatares, la obra poética de Melo es muy considerable, pues rebasa los 500 poemas, sumados los de ambas lenguas. Lo es también por otra razón, hasta ahora ignorada de los tratadistas de métrica: y es que Melo es el inventor nada menos que del verso libre en lenguas romances. De ello han hablado estudiosos como Correia de A. e Oliveira, Pina Martins y los historiadores de la literatura portuguesa António José Saraiva y Oscar Lopes. Poco importa que el poema «Ânsias de Daliso» (Talia, pp. 170-192) no sea una obra maestra; según el autor, se trata de un «novo modo de compozição, que não he proza nem he verso» (p. 169), sino que consta de casi 800 periodos de cuatro a catorce sílabas, mientras que el poema siguiente, también en verso libre, tiene varios bisílabos, y no hay asomo de rima en ambas piezas. Es decir, Melo se lanza a experimentar por su cuenta, y sin preocuparse de teorizar. Algo que debería haber dejado eco, ya que no en los seguidores, al menos en los Polidoros Virgilios de turno. Dejemos eso, ya que nuestra intención va por otros derroteros.

  • 22 Prestage, 1922, p. 70.
  • 23 Ares Montes, 1956, pp. 143-144.
  • 24 Dejamos para nota señalar los falsos endecasílabos solo de las musas Melpómene y Polymnia. En las ú (...)

12Según Prestage, no debe sorprender que Melo prefiriese su idioma materno, para él tan familiar como el paterno (p. 57), y en otro lugar llega a afirmar que «up to the end of his life, now at hand, he wrote Portuguese and Castilian verse and prose with equal facility».22 Esto necesita algo de precisión. Si Melo eligió el castellano a la hora de escribir poesía, e incluso puede decirse, con cierta cautela, que en esa lengua alcanzó mayor altura que en la portuguesa, para la cual reservó el estilo que llama corriqueiro o barriobajero, su versificación española adolece de un mal que José Ares señala en otros poetas, y que es permanente a lo largo de su vida: las falsas sinalefas23. Por ejemplo, para Melo el verso «venenoso y apetecido» (Polymnia, p. 243a) es un octosílabo, porque su oído no llegó a sentir la conjunción y como frontera silábica (cf. en la misma página otro caso: «pues entre el verle, y el perderle»). Prueba de ello, a contrario, es que escribió dos romances, no de Aben-Humeya, como se llamó el personaje histórico, sino de Aben-Humea, y así lo denomina varias veces, porque para él ambos nombres sonaban igual (Erato, pp. 82-83); del mismo modo escribe plebeo (Pol., p. 211), porque no lo distinguía de plebeyo. Hay, por supuesto, muchos poemas sin fallos. Pero en cuanto aparece la y griega en contacto con vocales, el verso corre peligro de cojera. Por ejemplo, «Cifrada en este y aquel sabroso giro» (Melpómene, p. 8), endecasílabo imposible24. Lo mismo sucede a estos tres que van seguidos en el Pantheón:

Alcança, pierda yo; tú canta, yo gima;
Descança, yo fatigue; viue, yo muera;
Reposa, yo trabaje; triunfa, y yo ruegue (
Polymnia, p. 357)

13En los dos primeros versos no existe copulativa; lo que hay es el pronombre yo, cuya transparencia sonora es aún más chocante que la de la conjunción, porque solo se activa a ratos. En la misma musa, p. 183, encontramos este verso: «Si yo pudiera aumentar tu sentimiento». Es obvio que Melo, en lugar de si yo, pronunciaba sio, como una sola sílaba, y con tal prosodia el verso es perfecto. Lo mismo sucede en este: «Si yo tengo en mi socorro vuestro juicio», de la epístola a Quevedo (Vrania, p. 107). Caso similar es: «Porque ni ella me entiende, ni yo la entiendo» (Polymnia, p. 224), donde Melo no leería ni yo, sino nio. También este: «Él su ambición, que tengo yo mi deseo» (ibid., p. 227), donde el sintagma tengo yo, de tres sílabas, computa como de dos, con la segunda más larga. Sería un chiste malo y fácil decir que, si solo en las primeras musas se detectan más de 50 endecasílabos mal medidos, nada tiene de extraño que Melo sea el

La vigilancia, y acá que con el reposo (ibid., p. 158)
Entra la quarta, y el fruto ya crecido (
ibid., p. 173)
De la bella consorte, y en mil, vn ora (ibid.)
La prudencia, y ambición, de que igualmente (ibid., p. 174)
Y el aplauso también deste, y aquel suelo (
ibid., p. 175)
Buscar el premio, y a la virtud aumento (ibid.)
Ortiuo, y occidental, al mar infesto (ibid., p. 176)
Decreto, y en viuo zelo solicita (
ibid., p. 186)
Golfo le teme, y arado quanta entena (
ibid., p. 188)
Firmíssimo refugio, y asilo cierto (
ibid., p. 199)
Quando sobre el nublado denso, y obscuro (
ibid., p. 205)
Quantas vezes obscuro, y amortecido (
ibid., p. 208)
O como el tiempo clama, y en voz pregona (
ibid., p. 210)
Nació Lucinda, y en ella la hermosura (
ibid., p. 214)
Vila, para quererla, y assí la quise (
ibid., p. 215)
Gruñiéndome, y apretando vn çapatero (
ibid., p. 220)
Esto, y auerme molido el mouimiento (
ibid., p. 222)
Fácil fortuna, no espumante, y odiosa (
ibid., p. 227)
El su ambición, que tengo yo mi deseo (ibid., p. 227)
Laços, que al alma, y a la virtud armasteis (
ibid., p. 231)
Aquella, en fin, que deste, y aquel Neptuno (
ibid., p. 268)
Tú, que pasces olores de flores, y yerbas (
ibid., p. 303)
Duelo en fin desigual, de fuego, y espuma (
ibid., p. 308)
Alta y escura, la sombra de la duda (
ibid., p. 319)
Vuela al instante, y en humo se resuelue (
ibid., p. 322)
En el agrado y obligación propuesta (
ibid., p. 328)
De oro, y acero, alta máchina no corta (
ibid., p. 332)
Desde lexos obserua, y admira quedo (
ibid., p. 338)
Los ímpitos del mar; de vna, y otra playa (ibid.)
La del principio, y fin, vna, y otra punta (ibid., p. 339)
Su trono ostenta, y en él naturaleça (
ibid., p. 348)
Que a Zeilán cada qual eclipsa, y agrabia (ibid.)
Cuyo néctar suaue, en Asia, y Europa (ibid., p. 350)
Virgen, que tanta luz te ha dado, y a tantos (
ibid., p. 356)

  • 25 «Serey breuemente mais nomeado por musico que por poeta», bromea con un amigo (Prestage, 1914, p. 2 (...)
  • 26 Caso de hipometría es el último verso del soneto CXIV de Melpómene (p. 58): «Ni tú quedaste, ni est (...)

14inventor del verso libre. Porque lo cierto es que Melo tenía buen oído, era muy aficionado a la música25, y en su obra los versos portugueses y la mayoría de los castellanos son impecables. En la Lira de Clío hay un soneto «a Siluio que decía faltaua vna sylaba en vn verso del autor, y lo probaua con vn lugar de Petronio Árbitro» (p. 37). La censura, contra la que Melo se revuelve, sorprende, porque a causa de la prosodia que venimos comentando, sus versos, si pecan, es por hipermétricos26. El poeta, fiado en su bilingüismo, no llegó a percibir un defecto en su personal pronunciación del español, o, como suele ocurrir, fue víctima de la proximidad de las dos lenguas, entonces más marcada que hoy. La facilidad a que alude Prestage lo acabó por traicionar como un falso amigo. En cualquier caso, era bien consciente de que el valor de su poesía no consistía en los primores sonoros, sino en algo distinto. Así lo dice «a hum amigo poeta, que louuaua seus versos» (Calíope, p. 29):

Alguns (não como vos) mostrarão gosto
de me ouuir, ou me ler: eu sò sey, quanto
por falta d’arte, e voz, por dizer deixo.
Sabeis hora, onde estâ o engenho posto?
Não certo nos primores, con que canto,
mas nas muitas razoens com que me queixo
.

  • 27 Hospital das letras, ed. Tavares, p. 125. La frase, que prefigura la definición de Coleridge, se po (...)

15De igual manera, tenía alto concepto de la actividad poética, en la que no se admitían descuidos. Así lo prueba su definición de poesía: «As palavras boas e em boa ordem»27, y la del Parnaso: «Aquel he lugar onde / do dito mais acazo, / do leue pensamento, / de hum tamanino acçento, / da silaba mais breue, ou mais aceita / dis Mestre André que pedem conta estreita» (Talía, p. 148). Y tal cuenta estrecha se le puede pedir también por los lusismos que vierte en sus poemas, tanto al principio como al final de su carrera. En el léxico mantiene seculo (Melpómene, p. 7, Polymnia, pp. 150, 171, 181, 188, 313, Clío, p. 46), gadañas (Pol., p. 180), esfares (?, Pol., p. 212), maguas (Pol., p. 245), saudade (Pol., pp. 271, 352), rudes (Pol., p. 242), esconsa (Pol., p. 345), deseguridades (Vrania, p. 109), pero son más frecuentes los lusismos morfológicos, casi todos veniales: deuré (Melpómene, p. 14), iremos pedir socorro (sin preposición, ibid., p. 16), procuro de ser (ibid., p. 20), desses maderos (ibid., p. 34), escusaueis (ibid., p. 56), estes caracteres (Pol., p. 187), tierno señal (Pol., p. 265), el costumbre (Terpsícore, p. 57), gregos (Vr., p. 91), aquel labor (Vr., p. 99), te riete (Vr., p. 141), diuino sangre (Vr., p. 611), el sangre (Vr., p. 162); o lusismos sintácticos: ni para me escapar (Melpómene, p. 66), o si cansaréis los mares / de embestir (Erato, p. 86), espera de escalar (Polymnia, p. 155), porque el cielo escurezca, el sol desdore (Pol., p. 211), dexé de estremecer (Pol., p. 225), es quien cança (Pol., p. 280), voy subir (Vr., p. 92), voy buscar (Vr., 112); también anomalías fonéticas, como la metátesis: pergunta (Melpómene, p. 46; Erato, p. 82), intrepongas (Polymnia, p. 160), profía (Pol., p. 204), grojee (Pol., p. 256), grinalda (Pol., p. 299) o la falsa rima: sigo / averiguo (Polymnia, p. 170), amiga / antiga (Pol., p. 191), siga / antiga (Vr., 98), amigo / antigo (Vr., 110), aparte la vacilación en el timbre de las vocales átonas señalada por Estruch Tobella.

16En obra tan copiosa son relativamente pocos lunares, pero bastan para invalidar o rebajar la afirmación de Prestage, y acaso para explicar la poca fortuna editorial de la poesía de Melo, causa y a la vez consecuencia de su desconocimiento: la poesía, que es música, no perdona el menor descuido. Melo, en cuanto poeta, no parece haber considerado muy propia la lengua española, a juzgar por unas líneas en las que habla de sus modelos:

El lenguaje estrangero tanpoco es fauorable al que compone. Lo que por arte se obra, raras veces ajusta a los moldes de naturaleça. Veréis (y todos) que del ageno estilo no es poco precioso el robo que emos hecho. No sin trabajo propuse templar los modos modernos de nuestros vulgares. Lo cándido de los Vegas, lo seuero de los Leonardos, lo culto de los Góngoras y Ortensios, si advertís los veréis añudados en paz y armonía (Obras métricas, † [6] v).

  • 28 Véase Carreira, 1997.

17Según esto, su poesía castellana sería cosa hecha por arte más que por naturaleza, en lenguaje extranjero, y crisol de imitaciones. Obsérvese de paso que entre los modelos enumerados por Melo no figura Quevedo, lo cual refuerza nuestra sospecha acerca de la escasa difusión de su poesía antes de la edición póstuma28. A pesar de ello, Prestage extrae la conclusión contraria: «Parece que era pouco affeiçoado a Góngora, mas admirava Lope de Vega, que influia nelle como ninguem, excepto Quevedo» (p. 414). Por su parte «El Cándido, Académico Generoso», pseudónimo de fray André de Cristo, en el prólogo que puso al Tercer coro de las musas, al comentar el cauto juicio de Melo sobre la propia obra poética, añade:

  • 29 Epístola a los letores. Por vn aficionado del autor y del estudio Poético (El tercer coro de las Mu (...)

Quexose sin enbargo, con toda modestia, de que algunas personas de juizio quisiesen hallar en sus Metros muchos robos, aunque preciosos. Pudiera bien escusarle la culpa desta censura tantos famosos exemplos de riquíssimos Piratas modernos que despojaron de sus tesoros a los Poetas antigos. Pero jamás quiso valerse desta disculpa, porque si con atención se leyeren todas sus Obras, antes faltan que sobran en conformidad con las de los primeros, porque sin duda los Ingenios eleuados hállanse en sy mesmos más presto lo que los otros se van a buscar a los otros29.

  • 30 Estruch, 1993.

18De esta forma, Melo confiesa la imitatio, a la vez que se habría defendido de la acusación de robos. Claro que en literatura el concepto de robo es muy elástico, y a veces no solo imitar, sino también robar, es una forma de mostrar admiración. Simplificando algo, podríamos decir que en la poesía de Melo se da imitación cercana de Góngora en el poema que más estimaba: el Pantheón, publicado en 1650, mientras que en el resto hay constantes citas, guiños y préstamos. De ahí que nuestro amigo José Ares Montes, en su libro fundamental, se haya detenido sobre todo en ese poema, a pesar de la severidad con que lo enjuicia: «Como obra de arte, el Pantheón es deplorable; un verdadero panteón de versos mediocres, de intenciones oscuras, de interminables descripciones. Pero ahí está, con sus 2606 versos agrupados en silvas, esperando, no que se le reedite, lo que sería absurdo, sino que se le recuerde» (op. cit., p. 422). Y eso, recordarlo e intentar rescatarlo, es lo que ha hecho Joan Estruch en un meritorio estudio, que lo analiza y resume30.

Lo más original — comenta Estruch — es la transformación de una elegía en poema culto. La realidad (María de Attayde) queda idealizada, mitificada: la dama de la corte se convierte en la ninfa Itade, capaz de suscitar la envidia de las diosas. Como en las Soledades de Góngora, la falta de grandeza épica del tema y del héroe no son obstáculo, sino elemento necesario del proceso de estilización absoluta de una temática cotidiana (p. 332).

  • 31 Estruch, 1983.
  • 32 «Porque antre termos duros / são poëtas murzellos os escuros» (Talía, p. 164).
  • 33 El capítulo en que Gonçalves Pires trata de los «Ecos literários nas Obras métricas» (Melo, 2006, p (...)

19Interés tiene también el precedente que Estruch publicó mucho antes a partir del ms. lisboeta descrito por Prestage: la Silva fúnebre primera en la muerte de don Manuel de Meneses, especie de égloga piscatoria compuesta por Melo hacia 1628, que quedó falta de lima y fue excluida de las Obras métricas31. Tanto la Silva como el Pantheón son calcos, no muy felices, de las Soledades, por lo que no será necesario insistir: contra lo que pensaba Menéndez Pelayo, el Melo joven y el maduro siguen el mismo norte. Aunque en alguna ocasión llame murciélagos a los poetas oscuros32, la oscuridad lo fascinaba, y la defiende en alguna de las cartas con que sondeó el parecer de sus amigos sobre el Pantheón (Ares, op. cit., pp. 422-423). También alabó las cuatro Soledades de un joven colega de Academia a quien llama Afranio, y que Ares ha identificado con António da Fonseca Soares (1631-1682, «capitán Bonina» hacia 1661, fray António das Chagas desde 1663), en una epístola donde sostiene que «las nubes de misterio son indicio» (Vr., p. 114). No nos entretendrán, pues, tales cuestiones, bien dilucidadas por los estudiosos. Lo que nos proponemos es algo que no se ha hecho, ni siquiera en la reciente edición33: buscar en la obra de Melo los ecos que atestiguan, con una ocasional voluntad de imitar el estilo gongorino, empresa siempre arriesgada, una veneración sincera, más marcada aún en una poesía que rehúye toda estridencia. Góngora es para nuestro poeta, como para muchos otros, el dechado por antonomasia; si algo lo dijo don Luis, antes que competir con él, puesto que su dicción se considera insuperable, lo mejor será engastar el verso o el sintagma en el poema, como quien incrusta una piedra preciosa en otro objeto, o adaptarlo de modo que se vea a su través. El hecho mismo de no citar al autor constituye otra forma de homenaje, pues ningún lector avisado dejaría de reconocer su origen.

20Melo, que pasa revista a la literatura peninsular en su Hospital das letras, no es muy amigo de mencionar personas reales o reconocibles ni en sus cartas ni en los paratextos de sus poemas. Puesto que gran parte de su obra la escribe tras la restauración portuguesa, y dando preferencia a la lengua castellana en su poesía, posiblemente haya tratado de no herir susceptibilidades. Aun así, no puede evitar decir lo que piensa, sobre todo cuando ya se siente viejo y libre de recelos. Ya hemos comentado la alusión a «lo culto de los Góngoras y Ortensios» en el prólogo de las Obras métricas. Por otra parte, en la Academia dos Generosos, de la que Melo fue miembro al regresar de Brasil, Góngora y su lenguaje eran omnipresentes. Téngase en cuenta que la literatura en lengua vernácula había decaído mucho desde Camões (muerto el mismo año que Felipe II anexionó la corona portuguesa), y la fama de Góngora se extendió por la península y colonias como una mancha de aceite, en las primeras décadas del siglo xvii. Ejemplo de lo dicho es un texto en prosa recogido al final de la musa Thalía (p. 257), y titulado «Ostentação encomiastica que á Nobilissima e Doctíssima Academia dos Generosos de Lisboa offerece, dedica & consagra o seu menor cliente & mais humilde descípulo Dom Francisco Manuel o dia que nella prezide». Antes de comparar la academia propia con las italianas, añade el siguiente encomio a sus colegas: «Aqui achareis os Píndaros e os Homeros dos Gregos; os Ouidios e os Maroens dos Latinos; os Petrarcas e os Tassos dos Italianos; os Ronzardos e os Theofilos dos Franzeses...; os Lassos, e os Gongoras dos Castelhanos; os Camoens, e os Saas dos Portugueses. Aqui estão, ahy estão sentados ao redor desta Aula» (p. 261). Como vemos, al elegir solo dos ingenios de la poesía clásica o moderna en cada lengua, Melo, con buen tino, señala los nombres canónicos en la poesía castellana de los siglos xvi y xvii: Garcilaso y Góngora, mientras que los portugueses mencionados son del xvi. Todavía en El tercer coro de las Musas, es decir, muy en sus últimos años, escribe su epístola VII, «Alabando vn poema de quatro Soledades a vn amigo grande poeta», con estas palabras: «Quatro son, y vna es más, ¿ qué serán tantas?, / tus Soledades, culto Afranio, aquellas / que a las del culto Góngora adelantas» (Vr., p. 113). El culto Góngora, aunque sea en frase algo críptica, sirve siempre de referencia, incluso para la hipérbole, y el culto Afranio ya vimos qué nombres usaba en la vida real.

  • 34 López Bueno, 2012.

21Pasemos ya las a citas textuales más visibles, de las que Melo echa mano como quien las posee en el caudal de su lengua. En la temprana Silva fúnebre, al describir un entierro, aparece este verso: «con poca luz y menos compañía» (v. 413). Remeda el de Góngora «Con poca luz y menos disciplina», que inicia un soneto impreso en la edición de Vicuña (1627), supuestamente dirigido contra Quevedo, y que Begoña López Bueno, con sólidas razones, cree enderezado contra Jáuregui34. Melo repite el verso literalmente en la «Epístola a un amigo», de la musa Polymnia (p. 166). En la segunda parte del Pantheón se encuentra este otro: «la humana llore y cante la diuina» (Pol., p. 356), que adapta el v. 8 del mismo soneto gongorino: «pedante gofo que, de pasión ciego, / la suya reza y calla la divina». La aplicación de versos satíricos a un contexto fúnebre en dos casos muestra que navegaban por la mente de Melo con su disponibilidad virgen.

22Asimismo en la edición de Vicuña pudo leer Melo el soneto «Ayer deidad humana, hoy poca tierra», epitafio a la duquesa de Lerma compuesto por Góngora en 1603. Su verso 8 º, «la razón abra lo que el mármol cierra», lo inserta Melo en el IX de sus Doze sonetos a Inés de Castro, v. 9, con mínimo cambio. También el último verso del soneto gongorino «Mientras por competir con tu cabello» dejó huellas en su obra: «Corta jurisdicción le tiene dada / tal que su grande halago, o Fabio amigo, / es tierra, es poluo, es humo, es sombra, es nada», dice en la elegía IX de Polymnia (p. 183); y en la silva XVIII de la misma musa: «O cómo el tiempo clama, y en voz pregona / que la Mitra y Corona, / cayado, cetro, espada, / es tierra, es poluo, es humo, es sombra, es nada» (Pol., p. 210).

23Otros ecos son menos literales, pero igual de indudables: «Docto trabajo de escultor más grave», en las Lágrimas de Dido (Pol., p. 140), por su sintaxis refleja el verso «mano tan docta de escultor tan raro», del soneto gongorino «¿Cuál del Ganges marfil o cuál de Paro...?» La invocación a la reina doña Luisa de Guzmán, «O católico Sol de los Guzmanes» (Vr., p. 86), calca el verso «Oh católico sol de los Bazanes», del soneto «No en bronces, que caducan, mortal mano», dirigido por Góngora al marqués de Santa Cruz en 1588. «Su ruina esperaua el edificio», verso de una epístola en tercetos (Pol., p. 159), viene del soneto gongorino «En este occidental, en este, oh Licio», v. 8: «...la ruina aguardó del edificio». Y no será casualidad que los sonetos X, XXIV, XXX y XXXVII de la musa Melpómene se dirijan a un alter ego llamado Licio, aunque Francisco no comience por ele, como Luis.

  • 35 Que Melo hubo de conocer en alguna de sus reimpresiones, a juzgar por la censura que le asesta en e (...)

24Los sonetos de Góngora indujeron en Melo varias imitaciones: el soneto XV de Melpómene (p. 8) agradece una caja de mermelada en términos muy similares al de Góngora «Gracias os quiero dar sin cumplimiento, / dulce fray Diego, por la dulce caja». El XVII de la misma musa, «Comparándose al estado del mundo» (p. 9) recuerda de cerca «Cosas, Celalba mía, he visto extrañas» en que Góngora contrapone sus propios cuidados a los desastres naturales. El XXI, «A las obras del dotor Bauia» (p. 11), aplica a los papas la esperable imagen «pilotos del bajel divino», que ya usa Góngora en el dedicado al mismo asunto: «Este que Babia al mundo hoy ha ofrecido / poema», v. 7. El soneto CXXXVII (p. 69), se titula sibilinamente «Imitación de otro», pero el otro es el de Góngora que comienza «Descaminado, enfermo, peregrino». Uno de los mejores de Melo, el XL de Calíope (p. 21), «Responde a hum amigo, que mandaua perguntar a vida que fazia em sua prisão». Se trata de un soneto enumerativo y humorístico inspirado en el célebre «Grandes más que elefantes y que abadas», donde Góngora describe la corte, y cuya frase final: «Buena pro les haga», se traduce en «Santo prol me faça». Igualmente humorístico es el soneto XXXIV de Calíope (p. 18), cuya rima aguda recorre las cinco vocales, como el de Góngora «Tonante monseñor, ¿ de cuándo acá...?», impreso por vez primera en la edición de Hozes de 163335.

25La «Epístola a un amigo» de la musa Polymnia (tercetos, V, p. 163) se inspira en los tercetos de Góngora «Mal haya el que en señores idolatra». Por ejemplo: «Qué poco me cansara que la China / fuesse a regir Tancredo o Laomedonte / con poca luz y menos disciplina... / Titule el titular, quien priua, priue» (p. 166), manifestación displicente muy semejante a la del modelo: «Tiéndese y con debida reverencia / responde, alta la gamba, al que le escribe / la expulsión de los moros de Valencia. / Tan ceremoniosamente vive / sin dársele un cuatrín de que en la Corte / le den título a aquel, y el otro prive» (vv. 97-102). La expresión de p. 170, «de más ojos que lleua aue de Iuno», viene del mismo sitio: «... y no es mi intento a nadie dar enojos / sino apelar al pájaro de Juno. / Gastar quiero de hoy más plumas con ojos / y mirar lo que escribo» (Góngora, vv. 53-56). Todavía Melo, en la musa Euterpe (p. 132), recuerda el mismo poema: Góngora había cortado su evocación de Córdoba diciendo «Mas basta, que la mula es ya llegada», y él termina su epístola a Jorge da Cámara con el verso: «Mas basta para em dia dos Difuntos».

26Las referencias al Polifemo abundan, solas o entremezcladas con las de las Soledades: en un poema en portugués llega a incrustar el verso 100 del modelo con toda naturalidad: «...outro Pereira / ja canta de maneira / que he bem justo que nelle se prezuma: / el terno Venus de sus gracias suma» (Thalía, p. 155). En las Lágrimas de Dido unos versos pintan la calma junto al mar: «Sobre la crespa roca, el seco nido / marítimo Alcïón calienta, quando / todo el mar en espejo conuertido, / con otro cielo, al Cielo está emulando» (Pol., p. 137). El sintagma «marítimo Alcïón...», usado así a comienzo de verso y para aludir al mismo fenómeno, se encuentra en boca del Polifemo gongorino: «Marítimo alcïón roca eminente / sobre sus huevos coronaba, el día / que espejo de zafiro fue luciente / la playa azul, de la persona mía» (vv. 417-420). El hecho no significaría gran cosa si Melo no lo repitiera en otro poema en octavas, la Thetis Sacra, de la musa Vrania: «Marítimo Alcïón corona en vano / sobre nido emplumado escollo essento / quando empollar sus huevos le dexara / cisne...» (p. 156). También los versos «O cómo yerra, o cómo el pensamiento / que en el viento fabrica para el viento», de las Lágrimas de Dido (Pol., p. 142), parecen inspirados en el epifonema de Polifemo: «¡Oh cuánto yerra / delfín que sigue en agua corza en tierra!» (vv. 135-136). Otro tanto puede decirse de la expresión «...quando en globos de espumas, sumergido... / te miró mi piedad» (Pol., p. 144), que ocurre en el Polifemo: «... cuando entre globos de agua, entregar veo / a las arenas ligurina haya» (vv. 441-442), y piedad es lo que destaca en ambos pasajes. Lo mismo sucede con la evocación virgiliana: «Dios, en fin, que antevió de un pecho duro / batir las piedras sin romper el muro» (Pol., p. 144), presente en el Polifemo, vv. 295-296: «...que en sus paladïones Amor ciego, / sin romper muros, introduce fuego». En cambio, el verso «de quantas llouió perlas el Aurora» (Pol., p. 149), que Melo reitera casi igual en otro poema de la misma musa (Pol., p. 181), a pesar de las apariencias, no es de Góngora.

27En la silva al Desengaño, de Polymnia, aparecen estos versos: «Cuydado de los bosques, si no embidia, / mi fortuna de sus pastores era» (p. 216), que reelaboran la descripción de Galatea en el Polifemo: «Invidia de las ninfas y cuidado / de cuantas honra el mar deidades era» (vv. 113-114). Caso similar se da en estos: «Gran Deidad le ocupaua / que entre cortinas de volantes vanos, / vestida soles y calsada estrellas...» (Pol., p. 278, tragedia), que dejan traslucir el v. 213 del Polifemo: «vagas cortinas de volantes vanos», sin olvidar el acusativo griego en verso bimembre que sigue a la reminiscencia, y que es del mismo cuño. De nuevo en el poema Thetis sacra una octava se remata con este pareado: «Como aun antes que al ayre el Eco rompa, / acude el Orbe al eco de la trompa» (Vr., p. 151), donde resuenan estos versos que describen la cólera de Polifemo: «Tal antes que la opaca nube rompa / previene rayo fulminante trompa» (vv. 487-488). Otro pasaje también de la musa Vrania, perteneciente al prólogo para una comedia en música (p. 95), rememora una vez más versos gongorinos para cerrar una octava: «Trocando el monte en otros oriçontes / van fabricando, de venganças, montes». El origen pueden ser estos del Polifemo: «Serás a un tiempo, en estos horizontes, / Venus del mar, Cupido de los montes» (vv. 463-464), o bien los de la primera Soledad: «No bien pues de su luz los horizontes / que hacían desigual, confusamente, / montes de agua y piélagos de montes» (vv. 42-44).

28Porque Melo, buen catador, supo apreciar muy pronto la belleza de las Soledades. La juvenil Silva fúnebre primera en la muerte de don Manuel de Meneses ya comienza con un verso de homenaje al arranque del poema gongorino: «Era del año la estación ardiente». Los vv. 22-23 («de aquel que a breve leño / fiado, al mar también su vida fía») hablan de «un pescador derrotado por fuerza de tempestad» y son claro trasunto de los que en la primera Soledad describen «al inconsiderado peregrino / que a una Libia de ondas su camino / fió, y su vida a un leño» (vv. 20-21). Más abajo, v. 127, aparece el sintagma métrica armonía, usado por Góngora tres veces, en el soneto «Cisnes del Guadïana, a sus riberas», v. 3; en la canción «Por este culto bien nacido Prado», v. 50, y en la primera Soledad: «En lo cóncavo, el joven mantenía / la vista de hermosura, y el oído / de métrica harmonía» (vv. 270-272). La locución, alguna vez ridiculizada por Quevedo, se combina aquí con una reminiscencia de Garcilaso. También la Silva fúnebre recoge el heptasílabo «oh bienaventurado» (v. 135), repetido cuatro veces en el elogio al rústico albergue de la primera Soledad (vv. 94, 106, 122 y 134).

29En las Lágrimas de Dido encontramos el verso: «del ya sañudo arroyo, agora blando» (Pol., p. 137), que deja ver claramente «el ya sañudo arroyo, ahora manso» de Sol. I (v. 343). El verso se grabó bien en Melo porque suscita otro eco en la epístola VI de Vrania: «Llega ayrado el Otubre, y de repente / el manso, quando suelto, arroyo agora, / ni los márgenes sufre ni la puente» (p. 106). Volviendo a la Dido, algo después leemos: «o por lo matiçado o por lo raro» (Pol., p. 139), que transparenta «o por lo matizado o por lo bello» de Sol. I (v. 249). En la misma página salta un «eral loçano» escapado de la segunda Soledad, v. 7. En la elegía X, también de la musa Polymnia (p. 187), el verso «Tyraniça los campos insolente» no puede dejar de evocar esta descripción de la Soledad primera: «Un río sigue, que luciente / de aquellos montes hijo, / con torcido discurso, aunque prolijo, / tiraniza los campos útilmente» (vv. 198-201). En La impossible, idylio cómico real, subtitulado Tragedia, y que es uno de los amagos dramáticos de Melo (Pol., p. 275), dice uno de los personajes: «Yo lo deuo mirar para embidiallo, / oluidada y celosa sobre ausente», verso este último que remeda otro de la Soledad primera: «náufrago y desdeñado sobre ausente» (v. 9). El soneto XCII de la musa Melpómene (p. 47) habla con el sol en tono próximo al del soneto gongorino «Rey de los otros, río caudaloso», e incluye el verso: «la aromática selua venerada», que tiene mucho en común con este de Sol. I: «La aromática selva penetraste» (v. 461). El sintagma recurre todavía en el soneto LXVII de la musa Clío, v. 5: «La aromática selua, con sosiego...» (p. 34).

30El Pantheón ya se sabe que es lo más gongorino de Melo, un palimpsesto que trasluce las Soledades. Lo único que vamos, pues, a recordar son algunos de los toques textuales no señalados. Narrando el naufragio del joven pescador, dice: «Entre vn murado ancón de escollos rudos / reconoce los lexos, / y en confusos reflexos, / distante luz, en trémula atalaya, / engaño o desengaño de la playa, / Salue — les dice con afectos mudos —, / salue otra vez piedosos / indicios de vn luciente y de otro hermano: / prestad a my ventura, / si no más ciertos rumbos, más dichosos, / si no más clara llama, más segura...» (Pol., p. 292). La idea proviene, obviamente, de la invocación del peregrino de la primera Soledad, al descubrir una luz lejana: «Rayos, les dice, ya que no de Leda / trémulos hijos, sed de mi fortuna / término luminoso» (vv. 62-64). Ambos personajes, pues, el de Melo y el de Góngora, se encomiendan a los dioscuros, protectores de los navegantes. Más adelante el de Melo escucha cantar a una ninfa «con estraño instrumento, aliento y modo / qual peregrino todo / en todo peregrina» (Pol., p. 295), ponderación que reproduce otra de la segunda Soledad: «estraño todo, / el designio, la fábrica y el modo», aplicada por Góngora al palomar del viejo pescador (vv. 273-274). Y más abajo otra ninfa victoriosa «sobre el viento bolaua, / en las plumas mejor que el garçón de Ida» (Pol., p. 312), lo que remite de nuevo a la primera Soledad: «...cuando el que ministrar podía la copa / a Júpiter mejor que el garzón de Ida...» (vv. 7-8).

31A veces son imágenes gongorinas las que Melo recoge devotamente: así evoca Lisboa con vergeles «pintados siempre al fresco, de sutiles / pinceles, en frutales, en pensiles» (Pol., p. 301), y que tienen su origen en las alfombras vegetales de la primera Soledad: «Ellas en tanto en bóvedas de sombras / pintadas siempre al fresco» (v. 613). Al tratar de la restauración de la monarquía portuguesa el autor del Pantheón desea que un canto «lo escriua cada qual, no sobre el velo / diáfano papel del ayre vano, / en las láminas sí que tabla el cielo / le ofrezca» (Pol., p. 304), lo que tiene precedente asimismo en la Soledad I, cuando se describe el paso de las grullas, «caracteres tal vez formando alados / en el papel diáfano del cielo / las plumas de su vuelo» (vv. 609-611). También el «móbil puente» (Pol., p. 342) que designa una barca recuerda el «instable puente» que tiene igual función en la Soledad segunda (v. 48). Y cuando no son imágenes, son las troquelaciones gongorinas las que sobrenadan: «lastimosas señas» (Pol., p. 318), traídas de Sol. I, v. 441; «lagrimosas querellas» (ibid.) que se escuchan también en Sol. I, v. 10, e incluso una mezcla de ambas frases: «lastimosas querelas» en el Hospital das letras (p. 103); «piscatorio exercicio» (Pol., p. 321) como el de Sol. II, v. 213. Antes vimos el raro término ancón, usado por algún cronista de Indias y repetido en la segunda Soledad (v. 45), que Melo adopta en el Pantheón (Pol., p. 292). Otra palabra poco frecuente, lapidoso, tuvo igual fortuna: «...bien que de metales / riquíssimos grauado, de luceros / lapidosos» (Pol., p. 303), siempre en el mismo contexto que la rodea en el poema de Góngora: «...sus ardientes veneros, / su esfera lapidosa de luceros» (Sol. II, vv. 378-379), verso este que vuelve a dejar huella en una silva de Thalía: «...nossa esfera ardente / de estrelas» (p. 158).

32Fuera ya del Pantheón, sigue Melo adornando sus poemas con destellos de las Soledades. Dos versos de la epístola V: «Quantos del Occeano en coruas quillas / conculcaron los términos al mundo» (Vr., p. 100) recuerdan el pasaje de la Soledad I referido a la codicia, que dejó cano al océano, «sin admitir segundo / en inculcar sus límites al mundo» (vv. 405-412). En el tono XIII de la musa Terpsícore, los versos «Quatro o seis torres que fueron / cadáueres son desnudos» (p. 60) evocan otros de la primera Soledad: «Aquellas que los árboles apenas / dejan ser torres hoy, dijo el cabrero / con muestras de dolor extraordinarias..., / yacen ahora y sus desnudas piedras / visten piadosas yedras» (vv. 212-218). En el poema Thetis sacra, de la musa Vrania, «La Naue entonces, qual pomposo carro / no de Faetón, mas de nocturno día» (p. 153) alude al misterioso animal cuya frente «carro es brillante de nocturno día», en el poema gongorino (v. 76). Y el soneto XXXII de la musa Clío, «En alabança de los oyentes de la Academia» (p. 16), remata su encomio con el verso 197 también de la primera Soledad: «Muda la admiración habla callando».

33Melo agrupó sus escasas letrillas en las musas Polymnia y Vrania, y no atendió mucho a las de Góngora, quizá porque su natural no le inclinaba tanto al tono de sátira y burla que en ellas domina. Con todo, hay una que sí es fruto de la imitación: la letrilla LIX de Polymnia, «Ay Dios, en qué a de parar / tanto anhelar y morir, / el mar por Guadalquibir, / Guadalquibir por el mar» (p. 250), derivada de la que comienza «Arroyo, ¿ en qué ha de parar / tanto anhelar y morir, / tú por ser Guadalquivir, / Guadalquivir por ser mar», supuestamente dirigida por Góngora contra don Rodrigo Calderón, y que Melo solo pudo conocer en manuscritos. También el romance XL de la musa Erato, «A vna ausente», cuyo íncipit es «Anda, pensamiento, corre, / buela, pensamiento, y dile» (p. 123), adapta el de la letrilla gongorina «Vuela, pensamiento, y diles», impresa por Vicuña y variada por Ledesma y Quevedo.

34A lo que sí fue muy aficionado Melo es a los romances, los castellanos agrupados en las musas Erato y Terpsícore, y los portugueses recogidos en Thalía. Unos y otros muestran abundantes ecos de los romances gongorinos, como era de esperar. El XXXII de Erato, titulado «Papel a v [na] d [ama]», es un romancillo con autorretrato burlesco, muy en la línea del gongorino «Hanme dicho, hermanas». Basta comparar los vv. 33 y sigs.: «Pues si de quién soy / quiéreste informar, / sin pedirte hallazgo / éteme aquí tal: / la edad no era buena / a ser de alaçán, / mas visto que es de hombre, / no es muy mala edad; / veinte son los años, / las desdichas más... / La frente no es grande, / ni aun es titular, / mas entre las sienes / y las cejas cae», etc. (p. 109; cf. también vv. 65-68, 99-100, 117-120 y 141-144). Góngora en el suyo se había pintado con el mismo garbo: «En los años, mozo, / viejo en las desdichas, / abierto de sienes, / cerrado de encías» (vv. 25-28), etc. Melo hacia el final de su retrato cita a Góngora y las Soledades.

35En su día señaló Ares (op. cit., p. 307) que el romance VI de Erato, «Aue real peregrina» (p. 81), titulado «Belleça y luto», imita otro tardío y no muy conocido de Góngora: «Ave del plumaje negro». Ambos describen a una dama con atuendo, o cabello, negro (como el tono XVI de Terpsícore, p. 65, titulado «Dama de cabos negros»). El romance IX asimismo de Erato, titulado «Historia de Celidaja» (p. 85), y el XI, titulado «Hacén y Balaja» (p. 87), se inspiran de cerca en el último romance morisco de Góngora («En la fuerza de Almería»), y mantienen igual asonancia. Tanto este poema como el anterior se estamparon por primera vez en la edición de Hozes.

  • 36 Josa y Lambea, 2002.

36El tono XVII de Terpsícore, «Rayaua el Sol por las cumbres / de dos erguidos escollos» (p. 65), en contenido imita al de Góngora «Según vuelan por el agua», como indican Lola Josa y Mariano Lambea36. El comienzo parece extracto de los versos «Apenas del mar salía / el sol a rayar las cumbres», del primer romance gongorino de Hero y Leandro «Arrojose el mancebito» (vv. 73-74). El romance XXXI de Thalía, dedicado «A hum senhor por graça de hums bocados de doce que lhe mandou estando ambos em Madrid», contienen una cita de Góngora y del romance que acabamos de ver: «Porque por estes sem falta, / disse, que eu o jurarey, / aquillo dos dous escolhos / o Góngora cordovez... / Preyto omenagem vos faço / de volla guardar tambem, / que esta conserua se ria / da conserua del Virrey» (p. 218). Góngora había dicho: «Mortal caza vienen dando / al fugitivo bajel / en que a Nápoles pasaba / en conserva del virrey / un español con dos hijas...» (vv. 9-12), pero aquillo dos dous escolhos alude al romance, también gongorino, «Cuatro o seis desnudos hombros / de dos escollos o tres». Melo mantiene la asonancia en de los modelos.

37También se puede asegurar que el romance XX de Erato («A la fuente va del Olmo / Constança la del villar», p. 94) sigue de cerca el de Góngora «A la fuente va, del Olmo, / la rosa de Leganés, / Inesica la hortelana, / ya casi al anochecer», que Melo conocería en manuscrito. El romance XLV de esa musa, muy breve, se titula «Buelue por vn secreto» y comienza: «Quexosa estaua Menguilla / de los secretos de Blas...» (p. 126). Más abajo se encuentran los versos: «No a faltado en el aldea / quien diga que Menga ya / no siente en Blas callar poco, / tanto como el mucho amar» (vv. 13-16), que apuntan al romance gongorino, también tardío, «Minguilla la siempre bella»: «Desde entonces la malicia / su diente armó venenoso / contra los dos, hija infame / de la intención y del ocio. / Mucho lo siente el zagal, / pero Minguilla de modo / que indignada aun contra sí, / se venga en sus desenojos» (vv. 65-72). En este el galán no se llama Blas sino Gil.

38El romance V de Erato, «¿Quién es aquel caballero?» (p. 80), toma de Góngora el primer verso («¿Quién es aquel caballero / que a mi puerta dijo: Abrid?»), y embebe otro perteneciente al de Angélica y Medoro (v. 18: «No porque al moro conoce»). Eso será lo habitual en Melo: citar versos, frases o imágenes de los romances gongorinos. Caso curioso es el tono XI de Terpsícore: «...Para oluidar la ossadía / fue menester el valor, / pues por sí solo el affecto / los rayos le cuenta al Sol» (p. 59), ya que el último verso es el comienzo de un romance juvenil de Góngora. En el VII de Erato se escucha «militar confuso estruendo / de las trompas y las cajas» (p. 82), originado en el romance «Servía en Orán al rey», vv. 19-20: «Oyó el militar estruendo / de las trompas y las cajas». El XXVII también de Erato «Refiere la passión de Christo», y en un momento exclama: «¡O justicia aun más de sangre, / que antes que en sangre las moje / las manos laua! ¡Ô piedad / hija de padres traydores!» (p. 102). El epifonema viene del romance de Angélica y Medoro, vv. 35-36. El XXXIII de la misma musa sirve «para cantarse al vso» y contiene estos versos: «Allá se va, no sé a dónde, / Frasquilla la de Trïana, / de las jácaras cohete, / de las chulas luminaria» (p. 111), imágenes tomadas de la jácara gongorina «Tendiendo sus blancos paños», cuya protagonista, Violante de Navarrete, es «entre hembras, luminaria, / y entre lacayos, cohete» (vv. 11-12). Sus vv. 83-84: «Muchos siglos de traviesa / en pocos días de dama» adaptan otros famosos del baile «Apeose el caballero», de Góngora: «Muchos siglos de hermosura / en pocos años de edad» (vv. 15-16), también recordados en el tono IX de Terpsícore: «Muchos siglos de fineça / en pocos años de moço» (p. 58). Asimismo el romance LIV de Erato, dirigido a una «Dama caída», incrusta el verso «discursos ha hecho el ocio» (p. 133), sacado del gongorino «Cloris, el más bello grano» (v. 37). Todavía el XXVIII de Thalía ostenta una reminiscencia del más famoso romance de cautivos de Góngora: «Se ha dez anos que amarrado / qual forçado de Dragut / ando a torres como a cepos / os bugios de Tolú» (p. 215).

39La imagen favorita de Melo puede casi pasar inadvertida en el romance gongorino «Esperando están la rosa», v. 21: «El vulgo de esotras hierbas, / sirviéndoles esta vez / de verdes lenguas sus hojas, / la saludaron también». Melo no se cansa de repetirla y metamorfosearla: en el romance XXIII de Erato, v. 23: «desse vulgo de las yerbas» (p. 98). En la oda XXVI de Polymnia: «Mira que el vulgo de las otras flores / no mida tu esplendor por sus verdores» (p. 233). En el tono XV, «La Primauera», de Terpsícore: «El bulgo de essotros meses / le sirue como criado» (p. 63). Y en las estancias III de Vrania: «Iuno, Palas y Venus, que han vencido / el bulgo de las otras, han propuesto / a Iúpiter que juzgue su partido» («Prólogo heroyco para una comedia en música», p. 94). A veces son estructuras sintácticas las que sobrenadan, aún reconocibles: «la marinera gentil» de ese mismo romance (p. 64), así en femenino, evoca a la «arquitecta gentil» del romance de Cloris (v. 26). El verso «Minerua alternando y Marte» del romance IV de Erato (p. 80), suena a «coros alternando y zambras», v. 21 del romance «En la fuerza de Almería» antes alegado. Incluso el término acuatismo, hápax chusco en un romance de Góngora («Manzanares, Manzanares, / vos que en todo el acuatismo / duque sois de los arroyos / y vizconde de los ríos»), lo consideró recuperable Melo, y lo usa muy en serio en su Pantheón (Pol., p. 327).

40En el romance XXXIV (esdrújulo), de Erato, los vv. 9-11: «regalón a lo clarísimo / con su gigote de rábanos / el inuierno...» (p. 113) remiten al romance de Góngora «Aunque entiendo poco griego», cuando describe a Leandro y a su padre en tono jocoso: «Grandes hombres, padre y hijo, / de regalarse el verano / con gigotes de pepino / y los inviernos de nabo» (vv. 25-28). Melo escribió «Leandro y Ero, fábula entretenida», que es el romance XXXVII de esa musa, en el cual insinúa, mediante la aposiopesis, un final también trágico pero distinto de la leyenda: antes Leandro pasa el mar en una barca y llega sano y salvo a encontrarse con Hero, la cual «de tal suerte aperceuida / aguarda, como el enfermo / que, el coraçón palpitante, / desea y teme el remedio» (p. 121), símil derivado del que usa Góngora en el romance «Aunque entiendo poco griego» al pintar la vacilación de Leandro: «Haciendo con el estrecho, / que ya le parece ancho, / lo que el día de la purga / el enfermo con el vaso» (vv. 193-196). Un pasaje metaliterario de este lo comenta Bocalino en el Hospital das letras (ed. cit., p. 100).

41El romance XXIV de Erato («Despuntando sus andrajos / al pie de vn álamo coxo, / Bartolo se estaua, aquel / que otro tiempo fue Medoro», p. 99) amalgama dos romances de Góngora: «Al pie de un álamo negro», cuyo protagonista es Rengifo, hidalgo pobretón que repara sus calzas, y «¡Qué necio que era yo antaño...!», del que Melo adopta la asonancia. Los versos «...y el bulto adorado ayer / arrojan del Campidoglio» (p. 100) son trasunto de los vv. 94-96 en el segundo romance mencionado: «...con que veo... / arrastrar colas de potros / a quien de carro triunfal / se apeó en el Capitolio». Coplas algo posteriores las glosan Quevedo y Boccalini en el Hospital das letras (ed. cit., p. 240). Al de Rengifo vuelve también la sátira LXVI de Polymnia: «Que Micer don Fasistol / con sus tufos de viznaga, / por mucha sombra que faga / diga siempre que fa sol...» (p. 256); el retruécano es el mismo con que Góngora ríe del hidalgo: «estaba en lo más ardiente / de un día canicular, / entre dos cigarras que / le cantan el sol que fa» (vv. 9-12).

42«Dibuxo de pena», es decir, de pluma, se titula el romance XXXII de Thalía, retrato de una dama llamada Beatriz: «A boca desta fidalga / senão vem, como se diz, / a pedir de boca, he boca / que nunca vem a pedir...» (p. 220). El de Góngora «Dejad los libros ahora, / señor licenciado Ortiz», con la misma asonancia describía una moza: «El aliento de su boca, / todo lo que no es pedir, / mal haya yo si no excede / al más suave jazmín» (vv. 29-32; el juego con el término boca, lo aplica el locutor gongorino a su lamentable estado: «preguntadlo a mi vestido / que riéndose de mí, / si no habla por la boca, / habla por el bocací», vv. 77-80). Unos versos más abajo: «Sem falta a moça não come / outro pão que de ambar gris, / segundo vem perfumados / seus nãos quanto mais seus sims», el evocado es un romance gongorino que pinta otra moza en igual tono festivo: «Bien que muda, su fragrancia / era un canoro ámbar gris, / que ella no oye por ser roma, / sorda digo de nariz» («Cloris, el más bello grano», vv. 9-12). El mencionado «Dejad los libros ahora...» asoma de nuevo en el romance IV de Terpsícore: «...tan antes que Amadís queda / más pobre que en Peña Pobre» (p. 74), pasaje salido de «Hoy desechaba lo blanco, / mañana lo carmesí, / hasta que en la Peña Pobre / quedó ermitaño Amadís» (vv. 73-76).

43Pueden asimismo ser fruto de imitación recursos menos textuales: una epístola funeral de Polymnia evoca al caballero difunto «Sobre el Córdoua blanco, que midiendo / el ayre va desde la cincha al llano» (p. 182). Idéntico gesto se destaca en uno de los romances gongorinos de salida: «Tan gallardo iba el caballo / que en grave y airoso huello / con ambas manos medía / lo que hay de la cincha al suelo» («Aquel rayo de la guerra», vv. 45-48). Menos frecuente es la antanaclasis con el verbo correr, usada en el Pantheón: «Si mal herido el ayre no gemía / de que quando corría le corría» (Pol., p. 305), y que cuenta con precedente en el romance ya citado, «A la fuente va, del Olmo», donde Inesica «a los tres caños llegó, / y su mano a todos tres / correr les hizo el cristal / que ya les hizo correr» (vv. 9-12). Por último, Melo no tuvo a su alcance elementos para distinguir en Góngora los poemas auténticos de los atribuidos. La carta XII de Euterpe: «Recebi vosso papel, / meu compadre e meu amigo, / com mil ancias esperado, / e com mil graças escrito» (p. 117) en unas coplas de Polymnia descubre su íncipit español: «Recibí vuestro papel, / dama de los lindos ojos, / que no ay más» (p. 247). Ambos provienen del romance «Recibí vuestro billete, / dama de los ojos negros, / con mil donayres cerrado / y con mil ansias abierto», impreso en el Romancero general de 1602, atribuido a Góngora en la edición de Hozes y recogido en Delicias del Parnaso.

  • 37 Roses, 2010, p. 170.
  • 38 «Acudo puntualmente a la cita del gongorinolaringólogo» (Núñez, 1994, p. 128).

44Edgar Prestage fue un formidable investigador, y todos los estudiosos de Melo le hemos de estar agradecidos. Sin embargo, era también hijo de su tiempo, sobre el que se cernía la sombra de don Marcelino, esta vez en forma de silogismo: Melo fue amigo de Quevedo, este era un poeta notable, ergo él y no Góngora fue su modelo. Pero así como la biografía y los hechos históricos necesitan pruebas documentales, la historia literaria tampoco es un conjunto de opiniones alambicadas, o de creencias basadas en algún dogma, sino que debería fundamentarse en hechos comprobables. Melo, valioso poeta español y portugués, hubo de leer cuanto pudo en difíciles circunstancias, como militar, prisionero o desterrado gran parte de su vida, durante la cual, aunque mantuvo una línea coherente y mesurada, fue probando fortuna con diferentes estilos. En lo que no varió poco ni mucho fue en su adoración por la obra de Góngora, cuyos versos y sintagmas, que sabía de coro, esmaltan sus poemas, y que, lejos de constituir robos, son otros tantos tributos de una admiración sin límites, compartida en España, Portugal y América por los mayores ingenios. Joaquín Roses, con razón, criticó a quienes evalúan la influencia de Góngora midiendo los hipérbatos por centímetro cuadrado que hay en un texto37, y el poeta cordobés Vicente Núñez habría dicho, aún con más gracia, que hemos llevado a Melo a la consulta del gongorinolaringólogo38. Bromas aparte, lo único que hemos intentado, sin agotar el asunto, es mostrar que un poeta hispanoportugués, a mediados del siglo xvii, puede apuntar a diversas dianas con mayor o menor tino, inclinarse hacia este o aquel género; lo que no puede es dejar de reconocer que el sol alumbra, por más que en ocasiones prefiera andar a cubierto.

Bibliographie

Referencias bibliográficas

Anacleto, Marta Teixeira, Sara Augusto y Zulmira Santos, D. Francisco Manuel de Melo e o Barroco Peninsular, Universidad de Coimbra / Universidad de Salamanca, 2010.

Ares Montes, José, Góngora y la poesía portuguesa del siglo xvii, Madrid, Gredos, 1956.

Bernat Vistarini, Antonio, Francisco Manuel de Melo (1608-1666). Textos y contextos del Barroco peninsular, Palma de Mallorca, Universitat de les Illes Balears, 1992.

Blanco, Mercedes, «Del Infierno al Parnaso. Escepticismo y sátira política en Quevedo y Trajano Boccalini», La Perinola, 2, 1998, pp. 155-193.

Braga, Teóphilo, História da Litteratura portugueza, III. Os seiscentistas, Porto, Chardron, 1916.

Carreira, Antonio, «Quevedo en la redoma: análisis de un fenómeno criptopoético», en Quevedo a nueva luz. Escritura y política, ed. Lía Schwartz y Antonio Carreira, Málaga, Universidad, 1997, pp. 229-247.

Cidade, Hernani, «O conceito da poesia em D. Francisco Manoel de Melo», Lições sôbre a cultura e a literatura portuguesas, 1o volume. Séculos xv a xvii, Coimbra, 1933, pp. 211-226.

Colomès, Jean, «D. Francisco Manuel de Melo et la littérature française», Actas do V Colóquio Internacional de Estudos Luso-Brasileiros, Coimbra, [s. n.], 1966, pp. 491-511.

—, La critique et la satire de D. Francisco Manuel de Melo, Paris, Presses Universitaires de France, 1969.

—, Le dialogue «Hospital das Letras» de D. Francisco Manuel de Melo, Paris, Fundação Calouste-Gulbenkian, 1970.

Cutler, Charles, «Melo and Quevedo views of each other’s writtings in the Hospital das Letras», Annali, 16, 1974, pp. 5-20.

Estruch Tobella, Joan, «Un poema gongorino (inédito) de Francisco Manuel de Melo», en Manojuelo de estudios literarios ofrecidos a José Manuel Blecua Teijeiro, ed. Felipe B. Pedraza Jiménez, Pedro Provencio Chumillas y Milagros Rodríguez Cáceres, Madrid, Ministerio de Educación y Ciencia, 1983, pp. 155-168.

—, «Tras las huellas de las Soledades: el Panteón de F. M. de Melo», en Estado actual de los estudios sobre el siglo de oro, ed. Manuel García Martín et al., Salamanca, Universidad de Salamanca, 1993, pp. 331-338.

—, «Cuarenta sonetos manuscritos de Francisco Manuel de Melo», Criticón, 61, 1994, pp. 7-30.

Gagliardi, Donatella, «Fortuna y censura de Boccalini en España: una aproximación a la inédita Piedra del parangón político», en Literatura, sociedad y política en el siglo de oro, ed. Eugenia Fosalba y Carlos Vaíllo, Bellaterra, Universidad Autónoma de Barcelona, 2010, pp. 191-207.

Josa Fernández, Lola, y Mariano Lambea Castro, «Un variante, un reino: Francisco Manuel de Melo y el romancero lírico», en Actas del VI Congreso de la AISO, ed. María Luisa Lobato y Francisco Fernández Matito, Madrid / Frankfurt am Main, Iberoamericana / Vervuert, 2002, pp. 1093-1108.

López Bueno, Begoña, «Con poca luz y menos disciplina: Góngora contra Jáuregui en 1615 o los antídotos del Antídoto», en «Difícil cosa el no escribir sátiras». La sátira en verso en la España de los Siglos de Oro, ed. Antonio Gargano, Vigo, Academia del Hispanismo, 2012, pp. 205-226.

Martins, José V. de Pina, «A poesia de D. Francisco Manuel de Melo (1608-1666)», en JVPM, Cultura portuguesa, Lisboa, Verbo, 1974, pp. 97-151.

Melo, Francisco Manuel de, Apólogos dialogais, II. Escritório avarento. Hospital das letras, ed. de José Pereira Tavares, Lisboa, Clássicos Sá da Costa, 1959.

—, Doze sonetos por varias acciones en la muerte de la señora doña Inés de Castro..., Lisboa, Matheus Pinheiro, 1628.

—, Las tres Musas del Melodino, Lisboa, Oficina Craesbeeckiana, 1649.

—, Obras métricas, León de Francia, Horacio Boessat y George Remeus, 1665, 6 fols. + 358 pp. + 8 fols. + 285 pp. + 4 fols. + 176 pp.; ed. de Maria Lucília Gonçalves Pires y José Adriano de Freitas Carvalho, Braga, APPACDM, 2006, 2 vols. de lxvi + 1028 pp.

—, Pantheón a la immortalidad del nombre: Itade. Poema trágico... dividido en dos Soledades, Lisboa, Oficina Craesbeeckiana, 1650.

Menéndez Pelayo, Marcelino, Historia de las ideas estéticas en España, Santander, Aldus, 1947.

Núñez, Vicente, Sofisma, ed. Celia Fernández y Carlos Castilla del Pino, Sevilla, Renacimiento, 1994.

Oliveira, António de, «D. Francisco Manuel de Melo, historiador», Península. Revista de Estudos Ibéricos, 6, 2009, pp. 17-60.

Peeters Fontainas, Jean, Bibliographie des Impressions Espagnoles des Pays-Bas, Louvain-Anvers, 1933.

—, Bibliographie des Impressions espagnoles des Pays-Bas Meridionaux, Niewkoop, B. de Graaf, 1965. 2 vols.

Prestage, Edgar, «Princess Clara Emilia of Bohemia», Notes and Queries, 11S (June 25, 1910), p. 508a.

—, D. Francisco Manuel de Mello. Esboço biográphico, Coimbra, Imprensa da Universidade, 1914.

—, D. Francisco Manuel de Mello, Oxford, Oxford University Press, 1922.

Quevedo, Francisco de, Poesía moral (Polimnia), ed. Alfonso Rey, Madrid/Londres, Támesis Books, 1992.

Roses, Joaquín, «Góngora en la poesía hispanoamericana del siglo xvii: revisión histórico-crítica, claves comparativas y ejemplos eminentes», Parnaso de dos mundos. De literatura española e hispanoamericana en el Siglo de Oro, ed. José María Ferri y José Carlos Rovira, Madrid, Universidad de Navarra/Iberoamericana, 2010, pp. 161-188.

Teensma, Benjamin Nicolaas, Don Francisco Manuel de Melo, 1608-1666. Inventario general de sus ideas, Groningen, Fa. Wm. Veenstra, 1966.

Vélez Sainz, Julio, «Macrotextualidad y emulación: las ediciones clásicas de la poesía de Francisco de Quevedo a la luz de Le nove muse (1614) de Marcello Macedonio», Calíope, 13, 2007, pp. 147-171.

Notes

1 Hay edición reciente de Maria Lucília Gonçalves Pires y José Adriano de Freitas Carvalho, Braga, APPACDM, 2006, 2 vols. de lxvi + 1028 pp..

2 Menéndez Pelayo, 1947, II, p. 273.

3 Entre las Epanáforas de vária história portuguesa, publicadas en 1660, la segunda, subtitulada trágica, y la cuarta, subtitulada bélica, tratan respectivamente del naufragio de la armada portuguesa en el Golfo de Vizcaya en 1627, y de la batalla de las Dunas (1639), hechos en los que Melo participó como militar, al igual que en la guerra de Cataluña. Pero también intervino en las alteraciones de Évora, tratadas en la primera (política), y fue testigo en Brasil de los hechos narrados en la quinta (triunfante), acerca de la restauración de Pernambuco en 1654. Sobre este aspecto del escritor, véase ahora António de Oliveira, 2009.

4 Braga, 1916, pp. 108-403.

5 Prestage, 1914, pp. 410-411.

6 Primeiro Memorial, en Prestage, 1914, p. 429. «A história [del encarcelamiento] é bem triste, mas convêm lembrar que os infortúnios immerecidos nobremente supportados, as prisões e o desterro, purificaram o homem, tornando-o merecedor da nossa sympathia e admiração, e fizeram do militar versatil um grande escriptor» (Prestage, 1914, p. 183).

7 Melo, 1959, pp. 202-205.

8 Melo, 1959, p. 82. En p. 205, el autor declara que es su obra preferida.

9 Ver Blanco, 1998. También Gagliardi, 2010, pp. 191-207, en especial desde p. 199, con la bibliografía pertinente. El P. António Vázquez, portugués, tradujo y publicó, bajo el pseudónimo de Fernando Pérez de Sousa, los Discursos políticos y avisos del Parnaso (Madrid, 1634), seleccionados de las dos primeras centurias de Ragguagli de Boccalini.

10 Colomès, 1969, p. 346.

11 El texto de Melo lee muele en lugar de muelle, lo que da un inesperado, pero inaceptable, sentido cómico al verso.

12 La última mención de Góngora que Melo atribuye a Quevedo es una breve alusión a uno de sus romances (p. 240).

13 Del temprano interés de Melo por la poesía hay testimonio en la Epanáfora trágica, que es en buena medida una biografía de don Manuel de Meneses. Sufriendo una terrible tempestad frente a San Juan de Luz, en 1627, Melo, que tenía 19 años e iba en la nave capitana, cuenta que todos, al verse perdidos, se vistieron sus mejores ropas como «recomendação para a honrada sepultura. Em meyo desta obra & consideração a que ella excitaua, tirou D. Manoel os papeis que consigo trazia, entre os quaes abrio hum, & voltando para mi (que ja daua mostras de ser afeiçoado ao estudo poético) me disse sossegadamente: Este he hum soneto de Lope da Veiga, que elle me deu, quando agora vim da Corte; louua nelle ao Cardeal Barbarino, legado a latere do Summo Pontifice Vrbano VIII. A estas palauras seguio a lição delle, & logo seu juizo, como se fora examinado em hua serena Académia; tãto que por razão de certo verso, que parecia ocioso naquelle breue poema, discorreo ensinãdome o que era: Pleonasmo & Acirologîa, e no que diferião, com tal sossego & magisterio que sempre me ficou viua a lembrança de aquella acção como cousa muyto notauel, sendo tudo explicado com tão boa sombra que influìo em mim grãde descuido do risco» (Epanáforas de vária história portugueza, Lisboa, Henrique Valente de Oliveira, 1660, p. 253). Ya Prestage (1914, p. 49) había transcrito el pasaje, y observado que no se conoce el soneto de Lope, quien dedicó al menos dos canciones al cardenal Barberini.

14 Ibid. Tavares intenta sanear el pasaje corrupto. Seguimos aquí el establecido por Colomès, 1970, p. 67.

15 Rey, en su edición de la Poesía moral (Polimnia) de Quevedo (pp. 15-17), al tratar de la ordenación en Musas, no tiene en cuenta este pasaje de Melo, sino que alude al soneto de Esquilache que acusa a don Jusepe de haber plagiado la ordenación de las obras de Sebastián Francisco de Medrano. Véase ahora Vélez-Sainz, 2007.

16 Colomès, 1966.

17 Bernat Vistarini, 1992, p. 96. Véase también Cutler, 1974, y el segundo capítulo de Teensma, 1966, pp. 103-157. Antes se había detenido en este pasaje Hernani Cidade, 1933, pero sin apenas mencionar a Quevedo.

18 Martins, 1974, pp. 109 y 150.

19 Estruch, 1994. Son 39, pues falta el núm. 16.

20 Curiosamente, Prestage había planteado una pregunta acerca de esta dama, de quien no encontraba datos, en la revista Notes and Queries (June, 25, 1910, p. 508), sin que parezca haber obtenido respuesta.

21 Peeters Fontainas, 1933 y 1965. Agradecemos también las pesquisas, asimismo infructuosas, hechas por nuestro amigo el bibliógrafo Julián Martín Abad.

22 Prestage, 1922, p. 70.

23 Ares Montes, 1956, pp. 143-144.

24 Dejamos para nota señalar los falsos endecasílabos solo de las musas Melpómene y Polymnia. En las últimas tres musas las hay incluso más violentas:
Al que es fuego por fuego, y aun más por llanto (
Melpómene, p. 14)
No siempre dura; mudase, y el mudarte (
ibid., p. 16)
Pasto, y albergue an de ser de animalejos (
ibid., p. 22)
Ese lo dice, y aquel despojo humano (
ibid., p. 23)
Mucho es más que viuir ingrato y atento (
ibid., p. 38)
Pisa la arena, y al mar precipitado (
Polymnia., p. 138)
Quiérelo la Raçón, que aciuerda, y oluida (
ibid., p. 153)
Este y aquel espectáculo medroso
( ibid.)
Pisase quantas esta, y aquella llora (ibid.)

25 «Serey breuemente mais nomeado por musico que por poeta», bromea con un amigo (Prestage, 1914, p. 228).

26 Caso de hipometría es el último verso del soneto CXIV de Melpómene (p. 58): «Ni tú quedaste, ni estoy yo ausente», aunque podría salvarse haciendo hiato. También los dos primeros del son. XV de Clío: «Pasear media noche en desván / trémulo qual chispa del belón» (p. 8), donde parecen haberse omitido un par de artículos. Los hipermétricos han de deberse a errata: «Mira que en el alto estás, mírote y mira» (Polymnia, p. 209), cuyo artículo sobra, y «A Çaragoça llego, si no sin miedo» (ibid., p. 223), cuyo si daña el sentido. Los demás casos se explican por el timbre abierto de la y: «Al pueblo, si ya no en testigos» (Erato, p. 103) es un octosílabo porque el sintagma si ya para Melo sonaría como sia; en «Otro que espera, sy yo cobarde andube» (Clio, p. 22), y «Sy yo quise, y quiero quanto mi error quiso» (Clío, p. 34) sucede lo mismo con si yo. «Hasta que le dixe yo que» (Erato, p. 108) y «Que de buey me buelua yo sátiro» (Erato, p. 114) hacen también sinalefa con el yo; «Ya canta alegre, ya graue» (Erato, p. 124) y «Toda Illescas fuera ya honrada» (Erato, 134), con el ya. «Quando el rayo a la yeruecilla» (Erato, p. 131) presenta la misma consonante que, por raro que parezca, obliga a leer como monosílabo el sintagma rayo a. Más forzada es la sinalefa de «Constancilla, yo estoy defunto» (Erato, p. 135), pero existe. En el prólogo de las Obras métricas dice Melo que en Lyon los padres jesuitas Iuno Bertet y Iuan de Bousiers le ayudaron a corregir y mejorar sus versos castellanos († 4v), pero aun así subsisten bastantes erratas, y este tipo de errores no se los señalaron.

27 Hospital das letras, ed. Tavares, p. 125. La frase, que prefigura la definición de Coleridge, se pone en boca de Lipsio.

28 Véase Carreira, 1997.

29 Epístola a los letores. Por vn aficionado del autor y del estudio Poético (El tercer coro de las Musas del Melodino y vltima parte de sus versos, a3 [por error, a2]). Es asimismo excepcional lo que indica el mismo colega de Academia respecto a ausencia de versos laudatorios en las obras de Melo: «Se aduertirá por inalterable costumbre de su autor, que en treze volúmenes que con este ha publicado, no se hallará vna sola letra de Elogio ageno» (a2).

30 Estruch, 1993.

31 Estruch, 1983.

32 «Porque antre termos duros / são poëtas murzellos os escuros» (Talía, p. 164).

33 El capítulo en que Gonçalves Pires trata de los «Ecos literários nas Obras métricas» (Melo, 2006, pp. xxiii-xxviii) dedica un solo párrafo a Góngora, sin añadir apenas nada a lo sabido. Agradecemos a José J. Labrador Herraiz el haber podido consultar este libro. Tampoco se ocupan de sus fuentes los valiosos estudios reunidos por Marta Teixeira Anacleto, Sara Augusto y Zulmira Santos, 2010.

34 López Bueno, 2012.

35 Que Melo hubo de conocer en alguna de sus reimpresiones, a juzgar por la censura que le asesta en el Hospital das letras, siempre por boca de Quevedo: «Se é o que publicou com nome de Obras de Góngora D. Gonçalo de Hozes, mais depressa lhe doeria o ver-se adulterado e cheio de erros enormes, e com os ossos desconjuntados, cousa que tarde torna a seu lugar» (p. 105).

36 Josa y Lambea, 2002.

37 Roses, 2010, p. 170.

38 «Acudo puntualmente a la cita del gongorinolaringólogo» (Núñez, 1994, p. 128).

© Presses universitaires du Midi, 2013

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search