Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El siglo de Oro en escena

 | 
Odette Gorsse
, 
Frédéric Serralta

Andrea Alciato, autoridad emblemática en el Tesoro de la Lengua de Sebastián de Covarrubias

Christian Bouzy

Texte intégral

  • 1 Citamos el texto por la ed. de Arellano y Zafra, pero modernizamos completamente la grafía.
  • 2 Alciatus, Emblematum Liber, 1531.
  • 3 Véase Andrea Alciato, Los Emblemas de Alciato Traducidos en Rimas españolas, Lion, 1549, edición en (...)

1A la hora en que el GRISO de la Universidad de Navarra acaba de publicar una edición integral e ilustrada del Tesoro de la Lengua de Sebastián de Covarrubias1 —a base de emblemas en gran parte—, parece conveniente volver sobre la importancia que tuvo la emblemática en el pensamiento y en las obras de los siglos xvi y xvii. La máxima autoridad de esta nueva corriente expresiva icónicotextual fue el jurista italiano Andrea Alciato, cuya obra epigramática se editó por primera vez en 1531 bajo el título de Emblematum Liber2. Rápidamente difundida por toda Europa, la obra fue traducida en las principales lenguas vernaculares. La traducción española3 se hizo a partir de ediciones posteriores conocidas bajo el título de Emblemata; la realizó Bernardino Daza el Pinciano y fue editada en dos tiradas diferentes, por los libreros franceses Guillaume Rouillé y Mathias Bonhomme, en Lyón el año 1549.

  • 4 Véase Balavoine, 1992.

2El gran número de aquellas ediciones no facilita las indagaciones para encontrar cuáles fueron las que manoseó Sebastián de Covarrubias. A pesar de ello y gracias a la precisión de las citas textuales, dos elementos nos informan con certidumbre acerca de los ejemplares que el Canónigo de Cuenca pudo tener entre las manos. Por una parte, el número que llevaba cada emblema —dato que el lexicógrafo consiente en indicar en algunas ocasiones— constituye un indicio de suma importancia. Entre 1531 y 1550 (año de la muerte de Alciato) cada nueva edición de los Emblemata venía aumentada de cierto número de emblemas. Además, terminada ya la serie de los Emblemata, los editores, comentadores y traductores de la obra alciatina solían clasificar los emblemas según categorías temáticas diferentes, quitando tal item o añadiendo cual otro, sin duda para imprimir su sello en la obra4.

  • 5 Véase Etayo-Piñol, 1996.
  • 6 Véase las deducciones sacadas por Morreale, 1992.

3Merced a este indicio y atando otros cabos —sabemos por ejemplo que el mundo editorial de Lyón de donde procede el ejemplar citado a continuación estaba en relación estrecha con España5 —, se puede certificar que entre las manos de Sebastián de Covarrubias estaba la edición lionesa de Guillaume Rouillé de 1550 u otra posterior e idéntica como la siguiente6:

D. AND. / ALCIATI EMBLE- / MATA DENVO AB / ipso Autore recognita, ac, / quae desiderabantur, ima- / ginibus locupletata. / Accesserunt noua aliquot ab / Autore Emblemata suis quoque / eiconibus insignata / LVGDUNI / APVD / GVLIELMVM / ROVILL. / M. D. LXIIII (reedición idéntica a la princeps de los Emblemata definitivamente terminados de 1550).

4El segundo elemento determinante se fundamenta en el hecho de que Sebastián de Covarrubias remite con bastante frecuencia a los comentarios de Francisco Sánchez el Brocense, o sea a una edición lionesa del mismo Guillaume Rouillé así titulada:

FRANCISCI SANCTII BRO- / CENSIS / In inclyta Salmaticensi Academia Rheto- / ricae, Graecaeque linguae professoris, / COMMENT. IN AND. ALCIATI / EMBLEMATA, / Nunc denuo multis in locis accurate recognita, / et quamplurimis figuris illustrata. / Cum indice copiosissimo, / [Marca de impresor con sentencia] IN VIRTVTE ET FORTVNA/LVGDUNI, / APVD GVLIEL. ROVILLIVM, / ————— / M. D. LXXIII. / Cum priuilegio Regis.

5Las muy detalladas referencias a la obra de Francisco Sánchez, que rayan a veces con el plagio, atestiguan el perfecto conocimiento que tenía Sebastián de Covarrubias de esta edición cuyos grabados son idénticos a los de la edición lionesa de 1550. Tal semejanza no es nada extraña, ya que Guillaume Rouillé solía utilizar las mismas láminas para diferentes ediciones.

6El nombre de Andrea Alciato, en su calidad de pater et princeps de la emblemática —como suma autoridad pues de este nuevo género—, aparece en el Tesoro de la Lengua unas sesenta veces (veintidós en el Suplemento). Interesa el estudio de las citas en la medida en que revela en el lexicógrafo español no sólo un profundo conocimiento de los epigramas latinos del jurista italiano, sino también un extenso saber de los fenómenos simbólicos de manera general. Además, el Maestrescuela que fue Sebastián de Covarrubias demuestra a las claras su gran capacidad para tejer dentro del mismo artículo o entre varios artículos una densa red de relaciones —que hoy se calificarían de intra e intertextuales—, cuyo eje principal es el mundo de la emblemática y su máximo representante: Andrea Alciato.

La autoridad del universitario

  • 7 Para una bibliografía de los estudios sobre Alciato emblemista, véase Woods Callahan, 1989.
  • 8 Consúltese Sebastián, 1995; Gállego, 1996.
  • 9 Sobre este particular, véase Balavoine, 1982.
  • 10 Acerca de la génesis del libro de Alciato, véase el análisis de Laurens, 1989, pp. 430-452.
  • 11 Woods Callahan, 1992.

7Fue el jurista italiano quien le dio su nombre al género del emblema7 y, más allá del fenómeno meramente icónicoliterario, a todo un movimiento artístico figurativo de índole simbólica: la emblemática8. Aunque parece que Alciato no tuvo intención de añadir imágenes9 a lo que había concebido primero como écfrasis epigramáticas10 —descripciones poéticas de un modelo plástico (perdido o virtual)—, consta que esta eventualidad había sido sugerida por Beatus Rhenanus al humanista alemán Conrad Peutinger, quien tuvo entre las manos en 1529 el manuscrito del futuro Emblematum liber11.

  • 12 Sobre las manifestaciones preemblemáticas, véase Drysdall, 1988, y Badel, 1990.
  • 13 Según Abbondanza, 1960.
  • 14 Respecto a las relaciones entre Erasmo y Alciato, véase Woods Callahan, 1973.

8Lo cierto es que, durante siglos, los Emblemata del milanés se consideraron la matriz a partir de la cual se otorgaba el sello genérico de «libro de emblemas» a las obras estructuradas con los principios del emblema triplex, tal como los definió Alciato, es decir como una íntima mezcla de lo icónico y de lo textual: un grabado, un mote, un epigrama. A lo largo de los siglos xvi y xvii, el jurista representó la máxima autoridad en la materia por ser el fundador del género, aunque las primeras manifestaciones emblemáticas eran anteriores al Emblematum Liber12. No olvidemos sin embargo que, antes de ser autor epigramático, Alciato era universitario, profesor de derecho por invitación personal de Francisco I en la universidad de Bourges (1528-1532), donde tuvo a Calvino como discípulo13. Por lo tanto, la autoridad de la que gozaba en aquella época superaba con mucho el estrecho marco de sus referencias literarias, ya que era sobre todo un erudito, un humanista, amigo de Erasmo14.

9Es obvio que estaba más ocupado en escribir sumas jurídicas que en componer epigramas que constituían para él un solaz en sus tareas de jurista. Así, los Portraits et Vies des hommes illustres, editados en Francia a fines del siglo xvi y a lo largo del siglo xvii, llamaban la atención sobre su fama en materia de derecho (fig. 1). Asimismo, en el Tesoro de la Lengua, Sebastián de Covarrubias no oculta las dotes jurídicas de Andrea Alciato a las que remite una que otra vez, por ejemplo en el artículo Cornudo. Hoydía sin embargo, está claro que la notoriedad de Alciato en su calidad de autor del Emblematum Liber supera con creces su fama de jurista, ya que la posteridad guarda esencialmente memoria de su obra literaria.

La erudición del mitólogo

  • 15 Sebastián de Covarrubias, Emblemas Morales, Madrid, Luis Sánchez, 1610.
  • 16 Excepto en la figura n ° 8, las ilustraciones elegidas proceden todas de una edición lionesa con co (...)
  • 17 Véase los comentarios de Santiago Sebastián en su edición de los Emblemas de Alciato, pp. 136-137.

10En su diccionario enciclopédico, Sebastián de Covarrubias se sirve de las fábulas de la mitología con la perfecta conciencia de que constituyen una de las ramas esenciales de los saberes humanos. Así, vuelve a utilizar las fábulas paganas con fines alegóricos y morales que, a pesar de reducir el alcance universal de los mitos, apuntan a la edificación del lector. Al recurrir a las evocaciones mitológicas encerradas en los Emblemata de Alciato, el lexicógrafo va por la misma senda de moralista que ya había seguido en sus Emblemas Morales15. Para apuntalar esta aserción basta con considerar el artículo Águila donde Sebastián de Covarrubias nos presenta el mito de Prometeo encadenado (fig. 2) por el intermedio de una cita sacada de Alciato16. Tal como viene ilustrado y comentado por el milanés, este episodio mitológico llega a ser el ejemplo por antonomasia de aquella moralización cuyo blanco eran los astrólogos en particular, y cuantos se oponían a Dios en general17. Presentada en este contexto, la historia de Prometeo es paradigmática de la perspectiva aleccionadora:

  • 18 Tesoro, t. I, p. 62b: «El pecho de los que hacen predicciones y quieren saber los designios del cie (...)

El águila que está rasgando las entrañas a Prometeo, encadenado en el monte Cáucaso, significa la solicitud y cuidado que siempre está fatigando el entendimiento del que anda especulando las cosas sutiles y secretas de la naturaleza; y así dijo Alciato, emb. 28, que empieza «Caucasia aeternum», etc.:
Roduntur variis prudentum pectora curis,
Qui coeli affectant scire deumque vices
18.

11Ahora bien, si a veces la lectura éticoalegórica del mito va más allá de una mera reorientación de su función primitiva, hay otras veces en que puede ir en sentido contrario del simbolismo original. El mejor ejemplo de esta inversión semiótica es el conocidísimo episodio de Ganimedes (fig. 3), retocado por Alciato cuya lectura se inspira en los Padres de la Iglesia. El rapto por el águila jupiteriana del joven pastor amado por el dios del Olimpo —originariamente evocación de la homosexualidad de Júpiter— viene relatado de la siguiente manera en el Tesoro de la Lengua:

  • 19 Ibid., t. I, p. 63a: «Sépase que quien aprovecha el consejo, el espíritu y la alegría de Dios es ra (...)

El águila que lleva a Ganimedes por los aires, significa la contemplación de las cosas celestiales, de la cual, arrebatada el alma, sube a considerar los divinos misterios con inefable gusto; y así el nombre de Ganimedes, vale tanto como el que está en alegria y contento del verbo griego γανυµαι ganyme, laetor, o del verbo γανυοθαι ganysthae, gaudere, et µηδος medos, consilium, quasi dicas consiliis et contemplatione gaudentem, y así concluye Alciato su emblema:
Consilium mens atque Dei cui gaudia praestant
Creditur is summo raptus adesse Iovi
19.

  • 20 Véase Bouzy, 1996.

12Antes de ser una figura emblemática, el águila es una figura simbólica, un verdadero arquetipo en el sentido jungiano de la palabra, ya que forma parte del bestiario simbólico de la mayoría de las civilizaciones. Esta riqueza del símbolo se trasparenta en la abundante materia que propone Sebastián de Covarrubias al lector en el artículo Águila20. La red intertextual extiende también sus ramificaciones hacia los Hieroglyphica de Horapolo y las fábulas de Esopo, otras fuentes donde asomaba la preocupación ética y en las que se inspiró Alciato:

  • 21 Tesoro, t. I, p. 63a: «También hay que temer a los pequeños».

El escarabajo sobre las espaldas del águila significa el enemigo tenido en poco, que por poparle suele ser dañoso. Hieroglífico es de Oro Apolo, y de él lo tomó Esopo, y Alciato formó su emblema, con título A minimis quoque timendum21.

13Por el intermedio de la influencia de Alciato, la moralización de las mitologías antiguas es realmente un tema que parece haber preocupado a Sebastián de Covarrubias. Así en el artículo Baco, antes de citar el emblema de Alciato dedicado a la divinidad del vino, el lexicógrafo precisa que cuanto se refiere a este dios es de caracter histórico o moral y añade:

  • 22 Ibid., t. I, p. 270a. Acerca de la representación de Baco por los mitógrafos, véase García Sanz, 19 (...)

[…] atendiendo a los efectos que hace el vino bebido con moderación o desordenadamente. Andrés Alciato hace un galán emblema en que recoge casi todo lo dicho, y sus comentadores, especialmente Claudio Minoe, y nuestro Maestro Francisco Sánchez Brocense, traen todo lo que se puede desear en esta materia22.

  • 23 Tesoro, t. II, p. 1445a: «Notoria es la fábula de Ulises y las sirenas. Alciato la moralizó en sus (...)

14Este afán de moralizar los mitos, por lo que se justifica su reempleo, surge en numerosos artículos cuyo referente es un animal real o fantástico de la mitología, por ejemplo en el artículo Sirenas, donde se alude nuevamente a los comentadores de Alciato: el francés Claude Mignault y el español Francisco Sánchez23.

  • 24 Antíoco I Soter, rey seleucida (281-261 antes de J.-C.), hijo de Seleucos I Nicator, fundador de la (...)
  • 25 «[Hubiéramos perecido] si el elefante, este feo animal, no nos hubiera protegido y la victoria me d (...)

15Hay que tener en cuenta que el primer emblemista no se contentaba con inspirarse en la mitología sino que tomaba también exempla sacados de la historia de la antigüedad. Por el juego de las citas, este fenómeno repercute en el Tesoro de la Lengua. Así, la entrada Elefante —la mayor de las Etimologías, otro nombre que Sebastián de Covarrubias daba a su obra— se alimenta con hechos históricos ya ilustrados por Alciato. En el emblema In illaudata laudantes (‘contra los que alaban cosas inmerecidas’) (fig. 4), Alciato alude a la victoria del rey Antíoco I Soter24 frente a los gálatas. A raíz de esta victoria debida al espanto provocado por los elefantes en la caballería enemiga, el rey seleucida decidió que sólo un elefante merecía llevar los trofeos, argumentando: «Bellua servasset ni nos foedissima barrus: / Ut superasse juvat, sic superasse pudet»25, según el último dístico del epigrama de Alciato citado por Sebastián de Covarrubias. Después de este elogio dedicado al elefante por sus cualidades bélicas, el lexicógrafo promueve la imagen del paquidermo como símbolo de paz, citando otro emblema alciatino titulado sencillamente Pax (fig. 5):

  • 26 Tesoro, t. I, p. 757b.

El mismo Alciato puso por símbolo de paz un elefante que tiraba un carro triunfal, por el camino sembrado de armas y despojos, empieza: Turrigeris humeris, Emblema 17626.

  • 27 Véase Bouzy, 2001.

16En el artículo Elefante, Sebastián de Covarrubias muestra la amplitud de la epistemología en la que se mueve27, aprovechándose de Alciato como de una autoridad más en el campo tan extenso de los saberes. El emblemista está tan presente en el Tesoro de la Lengua que Sebastián de Covarrubias no dejará de remitir a su nombre en el artículo Alce (fig. 6):

  • 28 Tesoro, t. I, p. 94b.

Alce. [...] Su etimología dicen ser griega, del nombre alch alce, fortitudo, por ser este animal el más fuerte de todos y juntamente el más veloz. De cuya naturaleza tomó Alciato el argumento para la emblema de su apellido, nombre y linaje, que está de los primeros de su libro28.

17No cabe duda de que para Covarrubias el alce era un animal casi mítico que sólo existía en una mente imaginaria confusa, más relacionada con la anamorfosis que con la exactitud científica. Sin embargo el Maestrescuela no pone en tela de juicio la realidad de su existencia, ya que remite al De Quadrupedibus del zoólogo alemán Conrad Gesner y cita a varios sabios que «afirman haber visto vivo el alce». Pero lo que viene al caso no es la supuesta autenticidad del alce sino el simbolismo animal que alimenta.

  • 29 Véase el artículo de Bernat Vistarini y Cull, 1997.
  • 30 Sebastián de Covarrubias, Emblemas Morales. Tan larga es la lista que sólo se citarán algunas ocurr (...)

18Simbólicamente, por lo menos en Alciato, el alce es una expresión del Nunquam procrastinandum, según el mismo título del emblema. El nórdico animal sirve como botón de muestra de la angustia por la temporalidad que recorre toda la literatura emblemática desde el Renacimiento hasta el Barroco29. La tardanza, la precocidad, el paso del tiempo, la brevedad de la vida, los placeres vanos son los eternos tópicos tratados mediante el simbolismo animal o floral, tanto en la poesía como en la pintura. Este tema del tiempo, tan presente ya en los Emblemas Morales del mismo Sebastián de Covarrubias30, sustenta en trasfondo una reflexión religiosa sobre la vida y la muerte. El Tesoro de la Lengua no es tan sólo un diccionario etimológico sino también una obra en la cual cada cristiano podía encontrar una fuente de meditación.

19La topicidad de lo temporal, tras la cual se perfila en filigrana la filosofía estoica, aparecerá en dos artículos: Almendra y Moral, donde se alude otra vez a unos emblemas de Alciato. Respectivamente símbolos de la precocidad y de la tardanza en dar frutos, el almendro y el moral le sirven de manera paradigmática a Sebastián de Covarrubias para expresar metáforicamente la trascendencia de ciertos conceptos. Con estos dos ejemplos, ya emblematizados en sus Emblemas Morales, parece que el Canónigo de Cuenca reivindica el estatuto de fiel imitador de Alciato, sin que deje por eso de ser consciente de que esta tópica entronca con la sabiduría popular de los dichos y refranes que suele citar al fin de los artículos: «Antes moral tardío que almendro florido».

20La complejidad de este intertexto, donde las fuentes homéricas y ovidianas se cruzan con los emblemas alciatinos y las ocurrencias paremiológicas, se hace más densa aún cuando el mito utiliza la flora como suporte simbólico. Así, en el artículo Almez —árbol que confunde con el lotos—, Sebastián de Covarrubias cita a la vez la Odisea y un emblema entero de Alciato In obliuionem patriae (fig. 7) inspirado en un pasaje de la obra homérica:

  • 31 Tesoro, t. I, p. 134a: «Hace mucho tiempo ya que abandonaste tu patria y que te olvidaste de aquell (...)

Almez. Escribe Homero, lib. 9, Odis, que habiendo comido los compañeros de Ulises de la fruta del lotos, quedaron tan engolosinados de ella que a palos no los podía hacer volver a las naves, determinados de desampararle, quedándose en aquella tierra, por gozar de cosa tan gustosa. De aquí nació el proverbio latino «Lotum gustavit», de los que saliendo de su patria se olvidan de ella y de sus deudos y amigos, por vivir en otra de más contento para ellos. Y con esta alusión se queja Alciato de un amigo que se había ido a Roma, y parecía haberse olvidado de los suyos:
Iam dudum amissa patria, oblitusque tuorum
Quos tibi seu sanguis, sive paravit amor.
Romam habitas: nec cura domum subit ulla reverti,
Aeternae tantum te capit urbis honos.
Sic Ithacum praemissa manus dulcedine loti
Liquerat et patriam, liquerat atque ducem.
Algunos aplican la moralidad de esta fábula a los que, engañados con el dulce amargo del deleite, se están abarraganados, sin que valga con ellos la razón para reducirlos y reformarlos31.

21Alciato utilizaba pues este episodio homérico en una perspectiva de edificación moral que le conviene perfectamente a Covarrubias. En efecto, este tipo de referencias cultas está en total adecuación con las directrices de la ideología neoestoica imperante en aquellos entonces y se armoniza plenamente con las intenciones covarrubianas.

La autoridad del poeta-moralista

22Quedan muchas más ocurrencias de la emblemática alciatina en el Tesoro de la Lengua, con las cuales se podría seguir demostrando la finalidad ética encerrada en varios artículos de una obra demasiadas veces considerada bajo el único aspecto lingüístico y etimológico. Lo que interesa ahora es percibir cómo cunde la autoridad de Alciato a la vez en la forma y en la función de las citas emblemáticas, que llegan a estructurar la escritura de algunas entradas de la obra covarrubiana.

23Por lo que se refiere a la forma, notaremos primero que las citas alciatinas suelen emerger al fin de la definición del término, a fuer de ejemplos. Las citaciones —las más veces directamente yuxtapuestas al texto que las precede, sin que intervenga ninguna transición— obran a la vez como resumen e ilustración del propósito definitorio. Bajo esta formulación perentoria, el procedimiento sirve para designar a Andrea Alciato como la autoridad imprescindible cuya presencia en el Tesoro de la Lengua tiene por finalidad reforzar la argumentación del lexicógrafo: Alciato es el punto final de una estrategia retórica de persuasión. Alciatus dixit: éste es el argumento decisivo en el razonamiento de Sebastián de Covarrubias.

24Siempre a nivel de la forma, se notará que el autor no se contenta con mencionar un pasaje de la obra de Alciato o de describir un emblema, sino que cita por lo menos un verso del epigrama referido, a veces toda la pieza poética. Cuando no lo hace, como es el caso en la entrada Esperanza, Covarrubias remite de manera sistemática a los primeros comentadores de Alciato, Francisco Sánchez y Claude Mignault, que por lo tanto llegan a desempeñar en el Tesoro un papel de autoridad segundaria:

  • 32 Tesoro, t. I, p. 835a-b.

Alciato hace un emblema de esta figura, y en dialogismo declara la moralidad de lo que aquí hemos dicho; a él me remito y a sus comentadores Claudio Minoe y Francisco Sánchez Brocense32.

  • 33 Ibid., t. I, p. 834a: «La prudente vieja ya había ofrecido su espejo a Venus».

25Respecto a la función de estas citas en la escritura covarrubiana y teniendo en cuenta sólo los significados, el estudio permite revelar la presencia en trasfondo de dos grandes ejes éticos. El primero se articula en torno a los asuntos amorosos, el segundo alrededor de una psychomachia entre las virtudes y los vicios. Sebastián de Covarrubias se acerca al tema del amor en su dimensión erótica a través de varios artículos en los cuales hace alarde de un contemptus corporis trascendente, digno de un eclesiástico. Así, tras la definición del término Espejo, cita un verso de Alciato donde evoca a las viejas mujeres de la antigüedad griega que ofrecían su espejo al templo de Venus: «Iam speculum Veneri facta dicarat anus»33.

26Sacado del emblema LXXIV (fig. 8) titulado Tumulus meretricis (‘El sepulcro de la ramera’), este verso es una metáfora que marca la renuncia a las artes eróticas de parte de la vieja prostituta. El contemptus corporis profesado por el Canónigo se transforma fácilmente en contemptus veneris, o por lo menos en elogio de la continencia. Cuando se trata de ejemplificar la definición de la lechuga cuyas propiedades antiafrodisiacas se conocen desde la antigüedad, sirve otra cita de Alciato sacada del emblema Amuletum veneris (‘El amuleto de Venus’) que representa la muerte de Adonis (fig. 9):

  • 34 Ibid., t. II, p. 1175b: «Venus escondió el cuerpo de Adonis, matado por una herida en la ingle hech (...)

Ultra de refrescar, mitiga el apetito venéreo, de donde es símbolo de la continencia, y con el uso de ella viene el hombre a ser menos apto para él. Por esta razón los griegos (como dice el mismo Plinio) la llamaron eunuchion. Y para significar esta calidad fingieron los poetas haber la diosa Venus envuelto a Adonis, después de muerto, entre lechugas; Alciato, emblema 77:
Inguina dente fero suffossum CyprisAdonim
Lactucae foliis condidit exanimem
34.

27Respecto a los asuntos amorosos de los cuales habla de manera bastante libre, Sebastián de Covarrubias privilegia el tema de la infidelidad conyugal que evoca cuatro veces tomando tres emblemas de Alciato como referencias. El emblema de la murena y de la víbora (fig. 10) le ofrece un ejemplo de infidelidad, contrariamente al sentido primitivo que le había dado el jurista italiano de elogio del respeto mutuo entre esposos: Reverentiam in matrimonio requiri (‘El matrimonio exige el respeto’) proclama el título del emblema. Luego, en el artículo Cornudo, otro emblema alciatiano, Villosae indutus, le proporciona a Covarrubias la oportunidad de ilustrar un proverbio morisco: «Cual es la cabra, tal es la hija que la mama». Por fin, en la misma entrada, el lexicógrafo se vale de un tercer emblema del milanés, De cuculo (fig. 11), para hablar con cierta soltura de un tema aparentemente en contraste con la tonalidad seria y sabia que reina en el Tesoro de la Lengua. En el artículo Cuclillo, Sebastián de Covarrubias volverá a citar el mismo emblema.

  • 35 Respecto a la antigüedad del simbolismo de los cuernos para designar al marido engañado, véase Trio (...)
  • 36 Véase Morreale, 1988.
  • 37 Véase Géal, 1993.

28Paradójicamente, en la entrada Cornudo, el Canónigo no enfoca el tema de la infidelidad en su calidad de sacerdote o de moralista sino más bien como naturalista, mitógrafo, exegeta bíblico, historiador, jurista y, de cierta manera, comosociólogo. A pesar de ser eclesiástico avezado a evocar el asunto, Sebastián de Covarrubias no rinde ningún juicio de valor religioso, ni siquiera moral, acerca de la mujer adúltera (los casos de infidelidad evocados no remiten nunca al hombre). Lo que parece interesarle es dar la vuelta al tema sacando provecho de una impresionante erudición que le permite remitir a las fuentes más variadas: la Biblia, Pomponius, la mitología griega35, Alciato, las leyes de la Nueva Recopilación, Horacio, Aristóteles, Ovidio, Juvenal, las leyes de Toro, así como a un conjunto de exempla con grandes personajes históricos. Además, a Sebastián de Covarrubias nunca se le olvida acudir a las tradiciones populares36 y relatar alguna que otra anécdota capaz de amenizar un discurso cuya lectura no deja de ser ardua, con el fin de alegrar a sus lectores, incluso de provocar su risa37:

  • 38 Tesoro, t. I, p. 614a.

Antiguamente sacaban en París al cornudo por las calles públicas de la ciudad, cabellero sobre una mula, sentado al revés y llevando en la mano por cabestro la cola de la jumenta, y su mujer delante llevándola de diestro38.

29En el Tesoro de la Lengua, las citas de Alciato parecen constituir la piedra de toque de la erudición del humanista, ya que son el lugar privilegiado de una intertextualidad diferida o indirecta. En efecto, a través de Alciato, Sebastián de Covarrubias evoca implícitamente a otras autoridades eminentes por el mero hecho de que la materia de los emblemas del italiano se estructura sobre la base de epigramas de la Antología griega de Planudio y de una teoría de lugares comunes sacados de Ovidio, Luciano, Plutarco, Virgilio, Horacio, etc.

  • 39 Montero Vallejo, 1982, p. 16: «La importancia capital de la obra de Alciato es, a nuestro entender, (...)

30La obra de Alciato se asemeja pues a un verdadero puente, como lo declara Manuel Montero Vallejo39, entre la tradición clásica y un pensamiento ya moderno. Esta estratificación intertextual, auténtico palimpsesto, refuerza la autoridad de Alciato cuya presencia dentro del Tesoro de la Lengua desempeña un papel importante en la economía del diccionario: del estatuto de autor citado pasa al estatuto de autor citante, acrecentándose así su autoridad.

31No olvidemos sin embargo que, más allá de su intención ética, el jurista tuvo pretensión de poeta neolatino, adquiriendo por ello una dimensión original dentro de un diccionario etimológico y enciclopédico cuya primera función no es subrayar los aspectos poéticos de los autores citados. En la entrada Cisne, Covarrubias no pierde la oportunidad de citar in extenso uno de los emblemas más conocidos de Alciato: el número 183, titulado Insignia poetarum (fig. 12), en el que el emblemista habla de esta ave consagrada a Febo y por eso símbolo de la poesía:

  • 40 Tesoro, t. I, p. 548b: «Algunos entre los gentiles tienen por blasón el ave de Júpiter, otros un le (...)

De lo dicho atrás se colige significarse por el cisne el poeta, y así su insignia en la tarjeta del escudo es esta ave, como lo pinta Alciato en un emblema cuyo título es Insignia Poetarum:
Gentiles clypeos sunt qui in Iovis alite gestant,
Sunt quibus aut serpens, aut leo signa ferunt.
Dira sed haec vatum fugiant animalia ceras,
Doctaque sustineat stemmata pulcher olor,
Hic Phaebo sacer et nostrae regionis alumnus:
Rex olim, veteres servat adhuc titulos
40.

32Al citar todo el epigrama alciatino, el Maestrescuela hace un acto significativo por el cual quiere recalcar que la autoridad de Alciato no tiene solamente una dimensión ética sino también estética.

33Esta dimensión estética de la poesía emblemática, insuficientemente estudiada a mi parecer, la confirman otros artículos del Tesoro de la Lengua donde el Canónigo insiste en la importancia de las artes en general y de la música en particular. Así, en la entrada Cigarra, Sebastián de Covarrubias cita de nuevo la integralidad de un epigrama de los Emblemata referente a una expresión artística y siempre con una alusión a la mitología (fig. 13):

  • 41 Ibid., t. I, p. 532a: «A ti, Febo délfico, Eunomo locrense te dedicó esta cigarra como digna señal (...)

Alciato tiene entre sus emblemas una, núm. 184, imitación de otras griegas, con título Musicam diis curae esse:
Locrensis posuit tibi Delphice Phoebe cicadam
Eunomus hanc, palmae signa decora suae.
Certabat plectro Sparthin commissus in hostem,
Et percussa sonum pollice fila dabant.
Trita fides rauco coepit cum stridere bombo,
Legitimum harmonias et vitiare melos
Tum citharae argutans suavis sese intulit ales,
Quae fractam impleret voce cicada fidem.
Quaeque allecta, soni ad legem descendit, ab altis
Saltibus, ut nobis garrula ferret opem.
Ergo tuae ut firmus stet honos (ô sancte) cicadae
Pro cithara hic fidicen aeneus ipsa sedet
41.

34Alciato alude a una justa musical entre Eunomo y Aristón, durante la cual una cigarra mandada por Febo reemplazó una cuerda rota de la cítara de Eunomo. Como se advierte en la numeración indicada, este emblema se sitúa inmediatamente después del emblema del Cisne dedicado al dios Apolo.

  • 42 El estudio etimológico ya lo había realizado Francisco Sánchez en sus Commentaria, p. 51: «Hic tame (...)

35Covarrubias tenía plena conciencia de la importancia que el fundador de la emblemática otorgaba a las expresiones artísticas como la poesía y la música. Así, en la entrada Laúd, cita un emblema esencial de Alciato (fig. 14), donde surge una perspectiva etimológica que el lexicógrafo español, influenciado ciertamente por el comentario de Francisco Sánchez42, hace suya:

  • 43 Tesoro, t. II, p. 1171a: «[Recibe, Duque] esta cítara que se llama haliéutica en griego, por su for (...)

Laúd. Latine testudo. [...] Yo pienso ser nombre derivado del griego, y que está corrompido de halieut: quitámosle la A y dijimos leud y laúd; y díjose así por la forma que tiene de la barquilla de los pescadores, que es corta y ventricosa, y esto nos da a entender Alciato en un emblema que escribe a Maximiliano, duque de Milán, que dice así:
Hanc citharam a lembi, quae forma haliéutica fertur,
Vendicat et propriam musa latina sibi
43.

  • 44 Sin embargo, el tema político lo tenía bien planteado en sus Emblemas Morales.
  • 45 Véanse los estudios de Baltrusaitis, 1984, pp. 90-112; María Cadarso, 1985; Sebastián, 1995, pp. 25 (...)

36Este emblema desempeña una función esencial en los Emblemata por la posición que ocupa al principio de la obra y por su papel de dedicatoria a Maximiliano, duque de Milán, soberano de los Estados de donde era oriundo Andrea Alciato. A pesar de conocer perfectamente este detalle y sus implicaciones políticas, el lexicógrafo se contenta con la perspectiva etimológica. Al olvidarse de la función poética — en el sentido jakobsoniano de la palabra— de la imagen del laúd que simboliza la concordia (el título del emblema es Foedera, ‘Las alianzas’), Sebastián de Covarrubias desatiende las intenciones políticas de los Emblemata de Alciato44. No olvidemos que tras estos emblemas se perfila en filigrina una polivisión de imágenes, es decir todo un mundo de relaciones intericónicas con la pintura. En el caso del laúd como símbolo de la Concordia, se hace clara la relación con el famoso cuadro Los Embajadores de Hans Holbein el Joven45 (1533) y su obvia temática política.

37Esta imagen de la Concordia me parece ser una de las más convenientes no sólo para rendirte homenaje, querido Marc, sino también para darte las gracias por la amistad, la convivialidad, la amabilidad, la generosidad (y un largo et coetera, tú entenderás) que siempre has mostrado en nuestras relaciones. Con algunas citas latinas —la traducción de los epigramas alciatinos es mía—, he querido expresarte mi reconocimiento, pero te he dejado unas pocas líneas sin traducir para que puedas seguir experimentando tus dotes de latinista ¡AVE!

Bibliographie

Referencias bibliográficas

Abbondanza, R., «La vie et les œuvres d’André Alciat», en Pédagogues et juristes, Congrès du Centre d’Études Supérieures de la Renaissance, Tours, été 1960, pp. 93-106.

Alciato, Andrea, Emblemas, edición de Santiago Sebastián, traducción actualizada de Pilar Pedraza, Madrid, Akal, 1985.

——, Los Emblemas de Alciato Traducidos en Rimas españolas, Lion, 1549, edición facsímil preparada por Rafael Zafra, Barcelona, José J. de Olañeta y UIB, 2003.

Alciatus, Andrea, Emblematum Liber, Augsburg, Steyner, 1531.

Badel, Pierre-Yves, «Antécédents médiévaux des livres d’emblèmes», Revue de Littérature Comparée, 4, Octobre-Décembre 1990, pp. 605-624.

Balavoine, Claudie, «Les Emblèmes d’Alciat: sens et contresens», en L’Emblème à la Renaissance. Actes de la Journée d’Études du 10 mai 1980, ed. Yves Giraud, Société Française des Seizièmistes, 1982, pp. 49-59.

—, «Le classement thématique des emblèmes d'Alciat: recherche en paternité», en The Emblem in Renaissance and Baroque Europe: Tradition and Variety. Selected Papers of the Glasgow International Emblem Conference 13-17 August 1990, eds. Alison Adams et Anthony Harper, Leiden, E. J. Brill, 1992, pp. 1-21.

Baltrusaitis, Jurgis, Anamorphoses ou Thaumaturgus opticus, Paris, Flammarion, 1984.

Bernat Vistarini, Antonio y John T. Cull, «Las edades del hombre en los libros de emblemas españoles», Criticón, 71, 1997, pp. 5-31.

Bouzy, Christian, «À l’emblème de l’aigle: anatomie d’un article du Tesoro de la Lengua», Bulletin Hispanique, 98, 1, 1996, pp. 1-27.

—, «Le Tesoro de la Lengua: un cas d’éléphantiasis emblématique de la citation», Cahiers d’études romanes, 5,2001 (La citation, 2), pp. 49-71.

Cadarso, María Victoria, «La clave de Los Embajadores de Holbein le Jeune», Goya, 187-188, 1985, pp. 87-89.

Calabrese, O., «La intertextualidad en pintura. Una lectura de Los Embajadores de Holbein», en Id., Cómo se lee una obra de arte, traducción Pepa Linares, 2.ª ed., Madrid, Cátedra (Signo e Imagen, 30), 1994, pp. 29-56.

Covarrubias, Sebastián de, Emblemas Morales, Madrid, Luis Sánchez, 1610.

—, Tesoro de la Lengua Castellana o Española, edición integral e ilustrada de Ignacio Arellano y Rafael Zafra, Madrid/Frankfurt am Main, Iberoamericana/Vervuert, 2006.

Drysdall, Denis. L., «Préhistoire de l’emblème: commentaires et emplois du terme avant Alciat», Nouvelle Revue du XVIe siècle, 6, 1988, pp. 29-44.

Etayo-Piñol, María Ángeles, «Impacto del Siglo de Oro español en Francia a través de la edición lionesa», en Studia Aurea. Actas del III Congreso de la AISO (Toulouse, 1993), eds. I. Arellano, M. C. Pinillos, F. Serralta y M. Vitse s. l., GRISO-LEMSO, 1996, vol. I. Plenarias, General, Poesía, pp. 169-174.

Gállego, Julián, Visión y símbolos en la pintura española del Siglo de Oro, Madrid, Cátedra, 1996.

García Sanz, Oscar, «Herencia y originalidad en la obra de dos humanistas: Pérez de Moya y Fray Baltasar de Vitoria. En torno a Baco», en Humanismo y pervivencia del mundo clásico, Actas del I Simposio sobre humanismo y pervivencia del mundo clásico, Alcañiz, 8 al 11 de mayo de 1990, coords. José María Maestre Maestre y Joaquín Pascual Barea, Cádiz, 1993, pp. 467-481.

Géal, François, «Le Tesoro de S. de Covarrubias. Entre les dires et les rires», Tigre, 7,1993 (L’histoire drôle, II), pp. 11-42.

Laurens, Pierre, L’abeille dans l’ambre. Célébration de l’épigramme de l’époque alexandrine à la fin de la Renaissance, Paris, Les Belles Lettres, 1989.

Montero Vallejo, Manuel, «Prólogo» a Alciato, Emblemas, ed. M. Soria, Madrid, Editora Nacional, 1982.

Morreale, Margherita, «Tradiciones populares y antigüedad clásica en el Tesoro de S. de Covarrubias: Sugerencias para su estudio», Revista de Dialectología y Tradiciones Populares, 43, 1988, pp. 437-439.

—, «Los Emblemata de Alciato en el Tesoro de la Lengua Castellana de Sebastián de Covarrubias», Nueva Revista de Filología Española, 40, 1992, pp. 350-353.

Sánchez, Francisco (el Brocense), FRANCISCI SANCTII BRO- / CENSIS / In inclyta Salmaticensi Academia Rheto- / ricae, Graecaeque linguae professoris, / COMMENT. IN AND. ALCIATI / EMBLEMATA, / Nunc denuo multis in locis accurate recognita, / et quamplurimis figuris illustrata. / Cum indice copiosissimo, / [Marca de impresor con sentencia] IN VIRTVTE ET FORTVNA / LVGDUNI, / APVD GVLIEL. ROVILLIVM, / ————— / M. D. LXXIII. /Cum priuilegio Regis.

Sebastián, Santiago, Emblemática e Historia del arte, Madrid, Cátedra, 1995.

Triomphe, Robert, Le lion, la vierge et le miel, vérité des mythes, Paris, Les Belles Lettres, 1989.

Woods Callahan, Virginia, «The Erasmus-Alciati Friendship», en Acta Conventus Neo-Latini Lovaniensis, Munich, Fink, 1973, pp. 133-141.

—, «A Bibliography of Alciato Studies», en Andrea Alciato and the Emblem Tradition, Essays in honor of Virginia Woods Callahan, New York, AMS Press (AMS Studies in the Emblem, 4), 1989, pp. xxii-xxiv.

—, «A comment on the 1531 edition of Alciato’s Emblems», Emblematica, 6, 1, 1992, pp. 201-204.

Annexes

Fig.1 – Jean-Jacques BOISSARD, Bibliotheca Chalcografica, francfort, 1650 (Cliché Bibliothèque Nationale Universitaire Strasbourg)

Fig. 2 – Andrea ALCIATUS, Emblemata, Lyon, 1564 (emblème no 28)(Cliché Bibliothèque Nationale Universitaire Strasbourg)

Fig. 3 – Andrea ALCIATUS, Emblemata, Lyon, 1564 (emblème no 4)(Cliché Bibliothèque Nationale Universitaire Strasbourg)

Fig. 4 – Andrea ALCIATUS, Emblemata, Lyon, 1564 (emblème no 123)(Cliché Bibliothèque Nationale Universitaire Strasbourg)

Fig. 5 – Andrea ALCIATUS, Emblemata, Lyon, 1564 (emblème no 176)(Cliché Bibliothèque Nationale Universitaire Strasbourg)

Fig. 6 – Andrea ALCIATUS, Emblemata, Lyon, 1564 (emblème no 3)(Cliché Bibliothèque Nationale Universitaire Strasbourg)

Fig. 7 – Andrea ALCIATUS, Emblemata, Lyon, 1564 (emblème no 114)(Cliché Bibliothèque Nationale Universitaire Strasbourg)

Fig. 8 – Andrea ALCIATUS, Emblemata, Anvers, 1577 (emblème no 74)(Cliché Bibliothèque Nationale Universitaire Strasbourg)

Fig. 9 – Andrea ALCIATUS, Emblemata, Lyon, 1564 (emblème no 77)(Cliché Bibliothèque Nationale Universitaire Strasbourg)

Fig. 10 – Andrea ALCIATUS, Emblemata, Lyon, 1564 (emblème no 191)(Cliché Bibliothèque Nationale Universitaire Strasbourg)

Fig. 11 – Andrea ALCIATUS, Emblemata, Lyon, 1564 (emblème no 60)(Cliché Bibliothèque Nationale Universitaire Strasbourg)

Fig. 12 – Andrea ALCIATUS, Emblemata, Lyon, 1564 (emblème no 183)(Cliché Bibliothèque Nationale Universitaire Strasbourg)

Fig. 13 – Andrea ALCIATUS, Emblemata, Lyon, 1564 (emblème no 184)(Cliché Bibliothèque Nationale Universitaire Strasbourg)

Fig. 14 – Andrea ALCIATUS, Emblemata, Lyon, 1564 (emblème no 10)(Cliché Bibliothèque Nationale Universitaire Strasbourg)

Notes

1 Citamos el texto por la ed. de Arellano y Zafra, pero modernizamos completamente la grafía.

2 Alciatus, Emblematum Liber, 1531.

3 Véase Andrea Alciato, Los Emblemas de Alciato Traducidos en Rimas españolas, Lion, 1549, edición en facsímil preparada por Zafra.

4 Véase Balavoine, 1992.

5 Véase Etayo-Piñol, 1996.

6 Véase las deducciones sacadas por Morreale, 1992.

7 Para una bibliografía de los estudios sobre Alciato emblemista, véase Woods Callahan, 1989.

8 Consúltese Sebastián, 1995; Gállego, 1996.

9 Sobre este particular, véase Balavoine, 1982.

10 Acerca de la génesis del libro de Alciato, véase el análisis de Laurens, 1989, pp. 430-452.

11 Woods Callahan, 1992.

12 Sobre las manifestaciones preemblemáticas, véase Drysdall, 1988, y Badel, 1990.

13 Según Abbondanza, 1960.

14 Respecto a las relaciones entre Erasmo y Alciato, véase Woods Callahan, 1973.

15 Sebastián de Covarrubias, Emblemas Morales, Madrid, Luis Sánchez, 1610.

16 Excepto en la figura n ° 8, las ilustraciones elegidas proceden todas de una edición lionesa con comentarios de Claude Mignault.

17 Véase los comentarios de Santiago Sebastián en su edición de los Emblemas de Alciato, pp. 136-137.

18 Tesoro, t. I, p. 62b: «El pecho de los que hacen predicciones y quieren saber los designios del cielo y de los dioses es roído por las inquietudes». Notemos que prudentum tiene que tomarse en el sentido de ‘providentes’ (que ve el porvenir) y no de ‘sabios’.

19 Ibid., t. I, p. 63a: «Sépase que quien aprovecha el consejo, el espíritu y la alegría de Dios es raptado por el poderoso Júpiter».

20 Véase Bouzy, 1996.

21 Tesoro, t. I, p. 63a: «También hay que temer a los pequeños».

22 Ibid., t. I, p. 270a. Acerca de la representación de Baco por los mitógrafos, véase García Sanz, 1993.

23 Tesoro, t. II, p. 1445a: «Notoria es la fábula de Ulises y las sirenas. Alciato la moralizó en sus Emblemas, emblema 115, y sus comentadores Claudio Minoe y Sánchez Brocense traen muchas cosas curiosas a este propósito».

24 Antíoco I Soter, rey seleucida (281-261 antes de J.-C.), hijo de Seleucos I Nicator, fundador de la dinastía.

25 «[Hubiéramos perecido] si el elefante, este feo animal, no nos hubiera protegido y la victoria me da tanto placer como vergüenza, ya que la conseguimos gracias a él».

26 Tesoro, t. I, p. 757b.

27 Véase Bouzy, 2001.

28 Tesoro, t. I, p. 94b.

29 Véase el artículo de Bernat Vistarini y Cull, 1997.

30 Sebastián de Covarrubias, Emblemas Morales. Tan larga es la lista que sólo se citarán algunas ocurrencias: Centuria I, 19, 25, 45, 71; Centuria II, 30, 42, 100; Centuria III, 8, 9, 52, 74, 76.

31 Tesoro, t. I, p. 134a: «Hace mucho tiempo ya que abandonaste tu patria y que te olvidaste de aquellos que eran los tuyos por la sangre o el amor. Vives en Roma y no tienes ningunas ganas de volver a casa, tanto te cautiva la fama de la Ciudad Eterna. Del mismo modo los de Itaca habían abandonado tanto a su patria como a su jefe, a causa de la dulzura del lotos».

32 Tesoro, t. I, p. 835a-b.

33 Ibid., t. I, p. 834a: «La prudente vieja ya había ofrecido su espejo a Venus».

34 Ibid., t. II, p. 1175b: «Venus escondió el cuerpo de Adonis, matado por una herida en la ingle hecha por el colmillo de un jabalí, en hojas de lechuga».

35 Respecto a la antigüedad del simbolismo de los cuernos para designar al marido engañado, véase Triomphe, 1989, p. 285.

36 Véase Morreale, 1988.

37 Véase Géal, 1993.

38 Tesoro, t. I, p. 614a.

39 Montero Vallejo, 1982, p. 16: «La importancia capital de la obra de Alciato es, a nuestro entender, el constituir un puente entre las fábulas y alegorías clásicas y la literatura europea moderna, que con tanto vigor arranca durante el Renacimiento».

40 Tesoro, t. I, p. 548b: «Algunos entre los gentiles tienen por blasón el ave de Júpiter, otros un león o una serpiente por insignia, pero tales crueles animales no le sientan al escudo de los poetas y le cabe al espléndido cisne adornar la divisa de los doctos. Está consagrado a Febo y vive en nuestras regiones: rey antaño, conserva todavía sus viejos títulos». El último verso del epigrama es una alusión a Cycnos, rey de Liguria, transformado en cisne por Júpiter por haber llorado la muerte de su amigo Faetón.

41 Ibid., t. I, p. 532a: «A ti, Febo délfico, Eunomo locrense te dedicó esta cigarra como digna señal de su victoria. En un certamen musical, frente a un espartano, las cuerdas de su instrumento sonaban tocadas por su dedo, cuando una de ellas se rompió y emitió un ruido que estropeó la armonía de su música. Entonces la cigarra con su suave canto se puso al unísono con la cítara sustituyendo la cuerda rota; seducida por la música, la cigarra había bajado de las alturas para ayudarnos con su canto. Por eso, dios sagrado, para que quede eterna la gloria de tu cigarra, está puesta en la cítara una figura de bronce que la representa».

42 El estudio etimológico ya lo había realizado Francisco Sánchez en sus Commentaria, p. 51: «Hic tamen positam esse citharam ab Alciato, pro illo instrumento prope rotundo, quod Hispane dicimus Laud. Illa indicant verba, quae a lembi forma, halieutica fertur, hoc est, dicitur piscatoria. Nam piscor significat: et illud instrumentum habet formam scaphae piscatoria». Covarrubias alude rápidamente y sin defenderla a la posible etimología árabe avanzada por Diego de Urrea (la más cierta hoy: al ud = madera).

43 Tesoro, t. II, p. 1171a: «[Recibe, Duque] esta cítara que se llama haliéutica en griego, por su forma de barquilla, y que la musa latina reivindica como suya».

44 Sin embargo, el tema político lo tenía bien planteado en sus Emblemas Morales.

45 Véanse los estudios de Baltrusaitis, 1984, pp. 90-112; María Cadarso, 1985; Sebastián, 1995, pp. 254-257; Calabrese, 1993.

Table des illustrations

Légende Fig.1 – Jean-Jacques BOISSARD, Bibliotheca Chalcografica, francfort, 1650 (Cliché Bibliothèque Nationale Universitaire Strasbourg)
URL http://books.openedition.org/pumi/docannexe/image/2039/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 560k
Légende Fig. 2 – Andrea ALCIATUS, Emblemata, Lyon, 1564 (emblème no 28)(Cliché Bibliothèque Nationale Universitaire Strasbourg)
URL http://books.openedition.org/pumi/docannexe/image/2039/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 576k
Légende Fig. 3 – Andrea ALCIATUS, Emblemata, Lyon, 1564 (emblème no 4)(Cliché Bibliothèque Nationale Universitaire Strasbourg)
URL http://books.openedition.org/pumi/docannexe/image/2039/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 620k
Légende Fig. 4 – Andrea ALCIATUS, Emblemata, Lyon, 1564 (emblème no 123)(Cliché Bibliothèque Nationale Universitaire Strasbourg)
URL http://books.openedition.org/pumi/docannexe/image/2039/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 584k
Légende Fig. 5 – Andrea ALCIATUS, Emblemata, Lyon, 1564 (emblème no 176)(Cliché Bibliothèque Nationale Universitaire Strasbourg)
URL http://books.openedition.org/pumi/docannexe/image/2039/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 572k
Légende Fig. 6 – Andrea ALCIATUS, Emblemata, Lyon, 1564 (emblème no 3)(Cliché Bibliothèque Nationale Universitaire Strasbourg)
URL http://books.openedition.org/pumi/docannexe/image/2039/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 576k
Légende Fig. 7 – Andrea ALCIATUS, Emblemata, Lyon, 1564 (emblème no 114)(Cliché Bibliothèque Nationale Universitaire Strasbourg)
URL http://books.openedition.org/pumi/docannexe/image/2039/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 576k
Légende Fig. 8 – Andrea ALCIATUS, Emblemata, Anvers, 1577 (emblème no 74)(Cliché Bibliothèque Nationale Universitaire Strasbourg)
URL http://books.openedition.org/pumi/docannexe/image/2039/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 352k
Légende Fig. 9 – Andrea ALCIATUS, Emblemata, Lyon, 1564 (emblème no 77)(Cliché Bibliothèque Nationale Universitaire Strasbourg)
URL http://books.openedition.org/pumi/docannexe/image/2039/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 624k
Légende Fig. 10 – Andrea ALCIATUS, Emblemata, Lyon, 1564 (emblème no 191)(Cliché Bibliothèque Nationale Universitaire Strasbourg)
URL http://books.openedition.org/pumi/docannexe/image/2039/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 636k
Légende Fig. 11 – Andrea ALCIATUS, Emblemata, Lyon, 1564 (emblème no 60)(Cliché Bibliothèque Nationale Universitaire Strasbourg)
URL http://books.openedition.org/pumi/docannexe/image/2039/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 628k
Légende Fig. 12 – Andrea ALCIATUS, Emblemata, Lyon, 1564 (emblème no 183)(Cliché Bibliothèque Nationale Universitaire Strasbourg)
URL http://books.openedition.org/pumi/docannexe/image/2039/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 532k
Légende Fig. 13 – Andrea ALCIATUS, Emblemata, Lyon, 1564 (emblème no 184)(Cliché Bibliothèque Nationale Universitaire Strasbourg)
URL http://books.openedition.org/pumi/docannexe/image/2039/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 564k
Légende Fig. 14 – Andrea ALCIATUS, Emblemata, Lyon, 1564 (emblème no 10)(Cliché Bibliothèque Nationale Universitaire Strasbourg)
URL http://books.openedition.org/pumi/docannexe/image/2039/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 626k

© Presses universitaires du Midi, 2006

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540