Version classiqueVersion mobile

El Diálogo de Lactancio y un arcidiano de Alfonso de Valdés : obra de circunstancias y diálogo literario

 | 
Ana Vian Herrero

Tercera parte. La literatura europea del saco de Roma. una muestra antológica

I. Literatura española

Texte intégral

1. El romance «Triste estava el Padre Santo»

1El romance noticiero «Triste estava el Padre santo» es uno de los más tempranos testimonios de la animosidad anticlementina que se trasluce en diversos textos literarios españoles con ocasión del asalto de Roma. Se describe en 3a persona (sin acentuar por tanto el pathos de la víctima inherente a la 1a persona narrativa romancística) la tristeza del Papa durante su cautiverio (v. 1-2), desprovisto de sus funciones políticas y espirituales (3), y observando los desmanes del asalto: de entre éstos interesan sobre todo el paso de la ciudad a poder de extraños (4), la prisión del patriciado y la alta clerecía (5-6), los sacrilegios cometidos contra reliquias, iglesias, etc. (7-10), las separaciones familiares y violaciones de mujeres (11-12), el dolor de los gobernantes por su incapacidad política (13-14). Acentúa una lectura nacionalista hispana del suceso, sin hacer referencia a los tudescos ni a la ayuda italiana (15); es notable, por lo escaso, el que la relación culpa-castigo habitual en la explicación del saco no se produce aquí en clave providencial (17), sino ‘de tejas abajo’, extremando la responsabilidad de Clemente en la marcha de los sucesos (16, 18-21, 24), recordándole además lo relativo de su poderío (22-23). A la providencia sólo se recurre para pedir la paz (25-27). La composición termina con una consideración general, que podría aplicarse a cualquiera de los dos bandos en conflicto, sobre la falta de justicia y el imperio de la fuerza (28-30).

2En época moderna el romance se publicó en A. Durán, Romancero general, (Madrid: Rivadeneyra, 1859-1861), vol. II, no 1155, con una lista incompleta de las fuentes antiguas del romance y de la glosa. E. Teza (Il Sacco di Roma. Versi spagnuoli (Roma: R. Società di Storia Patria, 1887), pp. 9-11) publicó un texto crítico tomando como texto básico los versos del romance glosado del Cancionero de Velázquez de Ávila contenidos en un códice florentino del Sommaia (BN, Miscellanea di Girolamo Sommaia) y ofreciendo en variantes el texto de Durán.

3Para la presente edición, se ha elaborado un texto con variantes al pie siguiendo el mismo criterio que utilizó Ramón Menéndez Pidal en el original preparado para la imprenta que custodia el Archivo Menéndez Pidal y del que me he servido; las fuentes utilizadas han sido las siguientes:

  1. Pliego suelto gótico (Toledo: Lázaro Selvago, h. 1528) (BNM, R 9440); v. A. Rodríguez Moñino, Diccionario bibliográfico de pliegos sueltos poéticos (s. XVI) (Madrid: Castalia, 1970), no 896; y Pliegos poéticos góticos de la Biblioteca Nacional. Edición conmemorativa. Primer centenario de la creación del cuerpo facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos, ed. J. García Morales y Ma L. Pardo Morote, 6 tomos, IV (Madrid: Dirección General de Archivos y Bibliotecas-«Joyas Bibliográficas», 1960), no CXLV, pp. 113-120, «Glosa sobre la tomada de Roma» (texto base).
  2. ms. no 7075 BNM, penúltima composición del ms. sin foliar (cit. ms. BN).
  3. Tercera Parte de la Silva de romances (Zaragoza: E. Nágera, 1550), ed. A. Rodríguez Moñino (Zaragoza: Publicaciones de la Cátedra Zaragozana, 1970) (cit. 3a S), y Silva de varios romances (Barcelona: J. Cortey, 1561), fol. 161, ed. de A. Rodríguez Moñino (Valencia: Castalia, 1953) (cit. S).
  4. Cancionero sin año, (Amberes: Martín Nucio, c. 1546), fol. 215 (cit. C. s.a.).
  5. Cancionero de romances (Medina del Campo: Millis, 1550 y 1555), fol. 228 (cit. C1555).
  6. Pliego suelto de la Univ. Praga, no 76 (v. A. Rodríguez Moñino, Diccionario, no 1077) (cit. P).
  7. Romances, canciones y metros toscanos de Velázquez de Ávila (BNM, R9428); A. Rodríguez Moñino, Diccionario, no 629 y ed. Cancionero gótico de Velázquez de Ávila (Valencia: Castalia, 1951), pp. 38-43, utilizado después en el Espejo de enamorados (Sevilla: Andrés de Burgos, 1546); v. A. Rodríguez Moñino, Diccionario, no 870 y ed. (Valencia: Castalia, 1951) (cit. V).
  8. Nueve romances: el primero de Lucrecia... compuestos por Juan de Ribera... año 1605 (Gallardo, Ensayo T. IV, col. 94, ed. con ligeras variantes y glosa del ms. BNM 17.915 por M. Serrano y Sanz, RABM X (1904), pp. 209-211) (cit. R).

4No anoto las variantes gráficas y dispongo el texto en verso largo.

Romance sobre el saco de Roma

Triste esteva el Padre sancto lleno de angustia y pena
[2-] en Sant Ángel, su castillo, de pechos sobre un almena,
su cabeça sin tiara de ceniza y polvo llena,
[4-] viendo la reyna del mundo en poder de gente agena,
los tan famosos romanos puestos so jugo y melena.
[6-] los cardenales atados, los obispos en cadena,
las reliquias de los sanctos sembrados por el arena:
[8-] el vestimento de Christo, el pie de la Magdalena,
el prepucio y vera Cruz hallado por Santa Helena;
[10-] las iglesias violadas sin dexar cruz ni patena.
El clamor de las matronas los siete montes atruena,
[12-] viendo sus hijos en tierra, y las hijas en mal estrena.
Cónsules y senadores de quexas hazen su cena,
[14-] por faltall[e]s un Orado como en tiempo de Porsena.
La gran sobervia de Roma aora España la refrena;
[16-] por pecados de un pastor el ganado se condena.
Agora pagan los triunfos de Venecia y Cartagena;
[18-] ya la nave de Sant Pedro quebrada lleva el antena,
el governalle quitado, el aguja se desordena:
[20-] grande agua coge la bomba, menester tiene carena
por la causa del piloto que la rige y mal goviema.
[22-]¡O papa, que en [los] Clementes tienes la silla setena,
mira que tu potestad es transitoria y terrena!
[24-] Tú mesmo fuiste el cochillo para cortarte la vena.
¡O fundador de los cielos, danos paz, porque es tan buena!
[26-] que si falta ’n los cristianos huelga la gente agarena,
por guerras esto se halla como abejas en colmena.
[28-] La justicia es ya perdida, virtud duerme a la serena:
el cavallo vence al potro como en la mar la vallena;
[30-] fuerça reyna, fuerça vale dize ansí mi cantilena.

51b. de angustias (ms. BN, V); y de pena (C.1555); 2b. una (ms. BN, P, R); 3a. sintiera (V); 3b. de sudor y p. (P, R, 3-S, C.s.a., C1555); 4a. v. a la reina (C.s.a., C1555); 5a. los más famosos r. (R); 5b. puesto soy yugo y m. (P); 7b. En la glosa también ‘sembrados’; sembradas (ms. BN, C.s.a., P, R, S, V); 8a. la vestimenta (P, R, S, C.s.a.); falta v. 8 en V; y el pie (3-S); al pie (R); 9b. hallada (ms. BN); hallados (V); 10a. envioladas (P, C.s.a., C1555); las iglesias de los santos (R); 11a. En texto ‘amor’; ‘clamor’ en la glosa; motranas (C.s.a.); 12a. ‘En tierra’ en texto y glosa; el consonante exige leer ‘hijos perdidos’, como está enmendado de pluma, o similar (Nota de RMP); hijos vendidos (ms. BN, P, R, 3aS, C.s.a.; falta el v. 12 en V). 12b. las h. en mala e. (ms. BN, 3aS); sus hijos (S); sus h. en mala e. (P, R, C.s.a.); 13a. señadores (P); 13b. de que sacassen su cena (P, R, C.s.a., C1555); 14a. En texto ‘falta los’ y en la glosa ‘faltallas’; faltarles (ras. BN, V); faltalles (S); Aracio (P); 14b. Prosena (S); 15b. agora E. la enfrena (ms. BN, R, 3aS); oy E. la enfrena (V); agora E. (C.s.a., C.1555); la enfrena (P); 16a. por p. del pastor (ms. BN); por la culpa del p. (P, R, 3aS, V, C.s.a.); en 3a S, el v. 16 va tras el 14, y el 15 precede al 17; 17b. de Fenicia (ms. BN, 3aS, V); y de Cartagena (R); 18a. pues la nave (P, R, C.s.a., C1555); agora resucita el Cid (3aS); 18b. la antena (glosa); el entena (V); la entena (ms. BN, P, R, C.s.a., C1555); en Valencia y en Requena (3a S); 19a. el g. torcido (ms. BN); viendo que los suyos ganan (3aS); 19b. la aguja (glosa, ms. BN); la a. se desgovierna (P, R, C.s.a., C1555); gloria tanta y tan amena (3aS). Termina S; 20a. gran agua (ms. BN, P, V, C.s.a., C1555); el agua coge la b. (R); menester ha más c. (V); m. tiene carena (R); v. 20 y 21 faltan en 3aS; 21a. por la culpa (ms. BN, C.s.a., P, R,S, V); 21b. y mal ordena (ms. BN, V); y la gobierna (P, R, S, C.s.a., C1555). Termina C.s.a.; 22a. En texto ‘en Clementes’, ‘en los Cl.’ (glosa); v. 22 y 23 faltan en P y R; 23a. tu magestad (ms. BN); 24a. f. cuchillo (P); 24b. tu bena (ms. BN, V); para te cortar (3a S); para te cortar tu v. (P, R). Termina P; 25b. p. pues que está b. (glosa); pues es tan b. (ms. BN, R, V); pues que es tan b. (3aS); 26a. En texto ‘si faltan los’; ‘si falta en los’ (glosa); si f. en c. (R); 26b. Termina ms. BN; en él gana gente amena (3aS); 27a. que crece en sustentalla (3aS); y crece la secta mala (V); 29a. quien más puede come al otro (3aS, V); 29b. Termina 3aS; 30b. dize al fin (V).

2. Glosa al romance «Triste estava el Padre Santo» (1a versión)

6La glosa del romance se atribuyó, al parecer indebidamente, al Almirante don Fadrique Enríquez. En los mss. sobre este romance preparados por R. Menéndez Pidal, constan las siguientes notas de Don Ramón:

7«La glosa Ya los Alpes altas sierras se halla en el ms. 7075, fol. 52, junto a una epístola en verso del Almirante, pero no atribuye al Almirante la glosa». Y en folio aparte: «El ms. 7075 no atribuye la glosa del romance Triste estava el Padre Santo al almirante don Fadrique Enríquez, pues sólo debe considerarse atribuye la primera de las composiciones, que comienza Justa cosa es que notemos. Don Manuel Serrano y Sanz no habla de tal almirante y contradice la atribución que de dicha glosa hace un folleto, que incluye varios romances (9 en total) y entre ellos el romance glosado, de que tratamos, diciendo: “Es bastante probable que el romance del Padre Santo no sea realmente de Juan de Ribera”».

8Don Francesillo de Zúñiga se refiere por su parte al Príncipe de Orange como autor de la glosa, lo que tendría más valor como atribución si es que no se trata de una simple humorada de las suyas: «según lo dejó escrito el príncipe de Orange en una glosa que dice Triste estaba el santo Padre», en Crónica burlesca de Don Francesillo de Zúñiga (Madrid: Rivadeneyra, 1882), BAE 36, cap. 60, p. 486 (tomo la referencia de los manuscritos citados de R. Menéndez Pidal).

9En la interpretación de los sucesos, la glosa añade algunos matices al romance: acentúa el protagonismo de Borbón (1) y la tristeza del Papa se observa en movimiento: lamenta primero la incapacidad de su ejército y la pérdida de vidas humanas (2), huye a Sant’Angelo (3), espera anhelante el socorro de la Liga (4), y se consuela transitoriamente con la muerte de Borbón (5). La destrucción y robo de la ciudad, incluyendo las torturas, se narra de forma sistemática (6, 7, 13); como es habitual se insiste en los sacrilegios y actos más llamativos, como la destrucción de reliquias (8-9). La nota singular aparece cuando las violaciones de doncellas y monjas se atribuyen a los alemanes (10) o al cantar la función sepulcral de las aguas del Tíber (11) o la muerte generalizada (16). La huida de los romanos (12), el lamento de los fundadores de la ciudad (13), o de los políticos impotentes (14-15) preceden a la descripción de Roma como segunda Sodoma (15) y a una extensa metáfora náutica que enfatiza los pecados de la ciudad santa (19-22). Vuelve a aparecer la interpretación nacionalista hispana de los hechos (17-18) y se insiste en la responsabilidad humana de Clemente (22-25), recordando también el papel de los malos consejeros (5), sin referencia a la voluntad divina. Al final se desarrolla amplificatoriamente un elogio de la paz (26) y una condena de la guerra (27), apelando a la concordia para que no prospere el infiel (27-29) y exhortando a la paz entre príncipes cristianos (30).

10La glosa sobre el saco de Roma se conserva en las siguientes fuentes antiguas, ya citadas en la presentación del romance: pliego suelto gótico (BNM, R9440); ms. BNM no 7075; ms. BNM, no 17.915, fol. 53v.; Tercera Parte de la Silva (Zaragoza: E. Nágera, 1550); Cancionero sin año, fol. 212v.; Cancionero 1550 y 1555; pliego suelto de la Univ. Praga, no 76; Romances, canciones y metros toscanos de Velázquez de Ávila (BNM, R9428); Espejo de enamorados (fols. 117v.-119v.); Nueve romances: el primero de Lucrecia... compuestos por Juan de Ribera... año 1605.

11E. Teza publicó esta glosa (Il Sacco..., pp. 12-24) tomando como texto básico el de Velázquez de Ávila que abrevia el romance en 4 versos, y ofreciendo en variantes el del Romancero de Sepúlveda (S) y el que llama anónimo (A), coincidente con uno de los mss.; el Romancero de Sepúlveda (Amberes, 1551) procedía según Eduardo Saavedra de un tomo o colección de coplas del siglo XVI que pertenecieron primero al Conde de Campoalange y luego al Ministerio de Fomento, cuaderno 5, fol. 48 vto., y fol. 177, no 31 (ap. E. Teza, p. 5).

12M. Serrano y Sanz (RABM, X (1904), pp. 209-211) publicó con más rigor que el precedente el texto de la glosa transcrito en dos hojas del ms. en 4o de la primera mitad del siglo xvi (BNM, no 17. 915), luego impreso en la obra citada Nueve romances: el primero de Lucrecia, el segundo del Padre Santo... compuestos por Juan de Ribera, y con licencia impresos, año de 1605, pero, como advertía Menéndez Pidal, descartaba la autoría de Ribera: «Es bastante probable que el romance del Padre Santo no sea realmente de Juan de Ribera» (p. 209, n. 1).

13La versión más extensa es la del pliego suelto gótico (BNM, R 9440). La glosa coincide en varios textos con muy ligeras variantes: los mss. de la BNM, la Silva, el Cancionero s.a. y el de 1550, el pliego de Praga y el pliego de Juan de Ribera representan la misma versión; las variantes, salvo una que se ofrece en nota, no tienen trascendencia ideológica para esta ocasión, y es el motivo por el que se da un solo texto de ella. El elegido, por ser el único todavía no impreso, es uno de los más tempranos y de los más extensos, aunque no completo, el del ms. de la BNM (n9 7075), fol. 43-44 s/n, penúltima composición del ms.; lo reproduzco a continuación a partir de fotografía del original que me ha facilitado Jesús Antonio Cid, a quien agradezco la reproducción. Llega sólo hasta la estrofa 26, y completo el final con el texto crítico de E. Teza con menos errores que los contenidos en las últimas estrofas del pliego R 9440.

14La versión de la glosa de Velázquez de Ávila varía considerablemente la primera y llega al cancionero Espejo de enamorados; también se publica esta versión.

Glosa al romance que comiença Triste estava el Padre Santo

1.
Ya los Alpes, altas sierras
con nieves passa Borbón,
para castigar las tierras
causadoras de las guerras
de Salerno y Fresalón.
Quando visto el poder tanto
del exército que sueña,
sospirando y con quebranto,
triste estava el Padre santo
lleno de angustias y pena.

2.
Triste estava porque veya
que su gente desmayava,
y quando el alva reya,
Spaña, Spaña, sentía
dentro, dentro con voz brava;
viendo que por un portillo
tanta vida se cercena
paróse muy amarillo
en Sanct Ángel su castillo,
de pechos sobre una almena.

3.
Porque como conosció
ser vencido en poco espacio,
sus sandalias se cinyó
y al castillo se acogió,
dexando el sacro palacio,
conosciendo que a la clara
Dios la su prisión ordena
arroyos haze la cara,
su cabeça sin tiara
de ceniza y polvo llena.

4.
Viéndose en tal agonía
su papal throno desprecia,
a los campos attendía
por ver si descubriría
el socorro de Florencia:
mirava a Monte Rotundo
y hazia el camino de Sena;
sentía dolor profundo
viendo la reyna del mundo
en poder de gente agena.

5.
Contemplava el desconcierto
que por tras Tíber andava,
y haunque era su mal despierto,
en oír Borbón es muerto
algún conorte tomava.
De sus consejos malsanos
a sí mesmo se condena,
viendo, por fuerça de manos,
los tan famosos romanos
puestos so iugo y melena.

6.
Mirava por quántos modos
en ciudad tan principal,
robavan las casas todos.
La destrucción de los godos
yo pienso que no fue tal.
Cada qual de los soldados
joyas y perlas enseña,
llevando por los tablados
los cardenales atados,
los obispos en cadena.

7.
Después que los saquearon
¡o cruel y fuerte guerra!
tantos tormentos les daron
fasta que al fin confesaron
lo ascondido so la tierra.
A sus fatigas y lantos
piedad ninguna consuena.
¿Quién mirará sin spantos
las reliquias de los santos
sembradas por el arena?

8.
El braço del que libró
a Trajano del abismo,
la cabeca del que yo
creo que en Jordán labó
a su señor con baptismo,
miembros sagrados he visto
sparzidos como arena,
muchos huessos de Sanct Sisto,
el vestimento de Cristo,
el pie de la Madalena.

9.
Partes de Benito abad
que hizo mil maravillas,
otras del que, en tierna edad,
con fuego de caridad,
venció fuego de parrillas.
Por tierra andava de buz
Córdula, fresca açucena,
y a los dos de nuestra luz,
el prepucio y vera Cruz
hallada por Sancta Helena.

10.
Lindas romanas donzellas
por el cielo y por las plaças
sembravan tristes querellas;
tudescos ivan tras ellas
como perros tras las caças.
Las monjas, de muy turbadas,
no responden gracia plena,
viendo con crudas spadas
las iglesias violadas,
sin dexar cruz ni patena.

11.
Hizo tan gran sentimiento
el Tíber en aquel día
que después acá no siento
su color sino sangriento
de la sangre que vevía.
Anegarse vi personas
llegadas a hedad centena
mas perdiendo sus coronas,
el clamor de las matronas
los siete montes atruena.

12.
Dentro los romanos muros
siete montañas están,
a do con pasos no duros
por hazerse más seguros
muchos huyendo se van
por las matas ascondidas (sic)
entre çarças y bervenas,
solloçavan con gemidos,
viendo sus hijos vendidos,
las hijas en mala estrena.

13.
El Campodolio suppremo,
con sus estatuas se roba;
llorando con gran estremo
estavan Rómulo y Remo,
no quieren mamar la loba,
la qual, sintiendo ventores,
con sus unas se carmena,
y, cabe ella, sin favores,
cónsules y senadores
de quexas hazen su cena.

14.
Sus guirlandas triumphantes
arrojavan sin remedio,
las sus ropas rocegantes
con muy rabiosos semblantes
pedaços hazen por medio.
Su color triste, muy lacio,
dava señal de su pena,
despiden todo solacio
por faltarles un Orado
como en tiempo de Porsena.

15.
Que si aquel les deffendiera
la puente del hondo Tíber,
como aquella vez primera,
Borbón victoria no hoviera
y Roma quedara libre;
mas por la antigua carcoma
de que siempre está rellena,
por ser segunda Sodoma,
la gran soberbia de Roma
agora España la enfrena.

16.
Si a mi lengua no resisto
diré cuita dolorida,
o furor jamás no visto:
que entre el Burgo y Ponte Sisto,
vi seis mil hombres sin vida;
plaça de Campo de Flor
de muertos era alazena.
¡O juhizio de dolor!
por pecados del pastor
el ganado se condena.

17.
Por fe vençe cada ora
Spaña tanta batalla,
por virtud qu’en ella mora.
Ella sola es la señora,
la señora, su vasalla.
No se cura de architriumphos,
haunque gane tierra agena.
Romanos y sus retriumphos
agora pagan los triumphos
de Fenicia y Cartagena.

18.
Al César su gran león
ellos le pagaron mal:
ya no hay Julio ni Catón,
agora paga Scipión
la victoria de Anibal;
ya no ay Lauro ni hay Cedro,
ya passó la gente buena,
ya, ya de Roma me arriedro,
ya la nave de Sanct Pedro
quebrada lleva la entena.

19.
Primero sus blancos velos
virginidad los tecla (sic):
agora son negras telas
que texe a luz de candelas
de noche la simonía.
Sus escotas son holvido
de la virtud que refrena;
las áncoras ha rompido,
el governalle torcido,
la aguja se desordena.

20.
Marineros y brumetes (sic),
scrivanos, calefates,
ocupados en banquetes,
dexan la xarcia y trinquetes
perderse con los embates;
vicios según se recomba,
la passaron con barreta,
el mastel todo se acomba,
gran agua coge la bomba,
menester tiene carena.

21.
Ha sallido tan de tientos
ya la iglesia con codicia,
que la fortuna y los vientos
la metieron con destientos
en el golfo de avariçia.
Un costado muestra roto
no le da vida Aviçena:
y ha sido según mi boto
por la culpa del piloto
que la rige y mal ordena.

22.
Como fuesse fabricada
esta nabe con pobreça,
del astillero sacada
siempre fue mal gobernada
desque navegó en riqueça;
si pontífices ausentes
tubieron la mano llena,
mucho mas tubo consientes,
¡oh papa, que en los Clementes,
tienes la silla setena!

23.
Otro papa así llamado,
séptimo en cuenta del nombre,
abiendo al turco avisado
fue del número quitado
de los papas por mal hombre.
Peligro tu dignidad
corre, si no s'enajena
de seguir parcialidad,
mira que tu magestad
es transitoria y terrena.

24.
Las dos llabes que Dios quiso
que tuvieses si no yerran,
yendo el mundo tan diviso
a pocos el paraíso
abren y a muchos se cierran.
Siendo portero y caudillo
nuestro daño no te pena:
si pagas sabe çufrirlo,
tú mesmo fuyste el cuchillo
para cortarte tu bena.

25.
Si tú pusieras muy ledo
entre sus reyes concordia
en tu silla estando quedo,
libre estubieras de miedo
de perderte por discordia;
nunca tubieras reçelo,
nunca perdieras la çena,
nunca oyeras élos, élos.
¡O fundador de los cielos,
danos paz, pues es tan buena!

26.
La paz da vida segura,
sin la paz no me aseguro,
en una montaña escura
la paz de noche asegura,
sin ella, ¿quién ay seguro?
La paz conserva los sanos,
con paz canta Filomena,
la paz destruye tiranos,
que, si falta en los cristianos,
huelga la gente agarena.

27.
Por guerras las nuestras bodas
pierden legítimos surcos;
por guerras ciudades todas
se pierden, y también Rodas
es hoy tomada de turcos;
por guerras la fe se calla
y la morisma resuena:
por guerra esto se halla
que crece la seta mala
como abejas en colmena.

28.
Por nuestras discordes artes
encumbran nuestra fortuna
los moriscos estandartes
que del mundo las tres partes
tienen, nosotros no una:
cada afío rota y reñida
tenemos como en Ravena,
mucho vamos en caída,
la justicia es ya perdida,
virtud duerme a la serena.

29.
Los caminos de contrarios
muy apriesa se saltean,
y en la mar corren cosarios;
los reyes de reynos varios
a cada março guerrean:
un rey toma lo de otro,
traga el dolfín la murena,
el caballo vence al potro,
quien mas puede vence al otro
como en la mar la ballena.

30.
¡Oh príncipes que alcançáis
letras, poder y memoria,
porque ya no os acordáis,
ved quán desviados váys
del camino de la gloria!
No hay ceguedad que se iguale
con ésta que os condena:
ya el mundo de regla sale
fuerça reyna, fuerça vale,
dize al fin mi cantilena.

154.5. el secreto de Venecia (BNM, R 9440).

1621.3. a partir de aquí cambia la letra.

1726.10. Termina el ms. Desde aquí tomo el texto de E. Teza.

3. Glosa al romance «Triste estava el Padre Santo» (2a versión)

18La glosa del Espejo de enamorados, difiere mucho de la anterior, no tanto en lo ideológico como en la amplificación verbal y en el aumento de las alusiones cultistas (12, 13, 14, 16). El último y gran responsable del discurrir de las cosas es Clemente a juzgar por el incipit. Se describe la pena generalizada en Roma (1) para pasar luego a la pena del Papa (2-4, 7), mirada aquí por un momento con alguna conmiseración (3). Las hazañas de Borbón vivo (5) no dejan espacio a narrar su muerte, algo no habitual en la literatura del saco. Se describe la entrada de los españoles en Roma y sus daños (6) para demorarse una vez más en los actos sacrílegos –reliquias (8), iglesias y monjas (9)–, en los libidinosos (10) y en las muertes de políticos en el Campidoglio (11). Se pone mucho énfasis en la falta comparativa de valor de los romanos (12-14) y más aún en la responsabilidad del Papa, a la que se le dedican varias alusiones y algunas estrofas enteras (14, 18, 20-24). Algunas consideraciones generales sobre los cambios de fortuna (15) preceden a la presentación de hechos desde el consabido nacionalismo hispano (16, 22) y a la extensa y omnipresente metáfora náutica sobre el extravío moral de Roma (16-20). Un matiz singular en la última parte: se pide paz no a Dios sino a Clemente (24), en especial para que todos los cristianos luchen contra los sarracenos (25); se lo exhorta a que combata la simonía y las tiranías de sus cardenales, se lo llama a la enmienda (26-27). El final es un lamento en términos generales sobre el triunfo del mal gobierno (28).

19Transcribo a continuación el texto cit. del Espejo de enamorados, fols. 117v.-119v., y v. también Pliegos poéticos góticos, ob. cit., tomo V, 1961, noclxxx, pp. 248-252:

Glosa famosíssima al romance de Triste estaua el Padre Sancto lleno de angustias y pena

1.
Por la clemencia ninguna
que jamás uvo en Clemente,
en Roma, flor de fortuna,
entre rica y baxa gente
la pena toda era una;
grandes y chicos en llanto,
la cibdad de lloros llena,
con más doloroso canto
triste estaua el padre sancto
lleno de angustias y pena.

2.
Triste, con mucha tristeza,
está el vicario de aquel
que en su potencia y grandeza
era puesto por nivel
en esta humana baxeza;
lamentando está el caudillo
de la iglesia en harta pena,
parado muy amarillo
en Sant Ángel su castillo
de pechos sobre una almena.

3.
Todo cubierto de duelo,
sus ojos agua tornados
estava el padre del suelo
confessando sus pecados
al soberano del cielo.
Quál crüeldad lo mirara
que no sintiera su pena
viendo tan triste su cara
su cabeça s[i]n tiara
de ceniza y polvo llena.

4.
Su cara despedaçava,
sus vestidos deshazla,
por las paredes se dava,
de lágrimas se cubría
del gran llorar que llorava;
su mal no tiene segundo,
qualquier tristeza le es buena,
su lloro llega al profundo
viendo a la reyna del mundo
en poder de gente ajena.

5.
Ya con grande coraçón
por la muralla subía
aquel famoso Borbón
con la mayor valentía
que nunca tuvo varón;
allí vieras a las manos
trompicar por el arena
a fuerça de castellanos,
los tan famosos romanos
puestos so jugo y melena.

6.
Españoles ya tenían
entrados los arravales,
por Sant Sisto discurrían
haziendo todos los males
que más dañosos podían;
todo era de soldados,
que assí Fortuna lo ordena,
llevando tras sí arrastrados
los cardenales atados,
los obispos en cadena.

7.
Fontanas eran sus ojos
del Papa para llorar,
quando ya no por antojos
parando se la mirar
ve toda Roma en despojos;
aquel día vieras llantos,
supieras qué cosa es pena
quando vieras entre cantos
las reliquias de los santos
sembrados por el arena.

8.
Sant Alexo con su esposa
por el suelo ivan rodando,
aquella ymagen preciosa
como bola trompicando
por tierra andava lodosa;
obispos hazen la buz
a aquella gente no buena,
por tierra va nuestra luz,
el prepucio y vera cruz
hallados por Sancta Helena.

9.
En San Pedro y en San Pablo,
templos siempre venerados,
vieras gente del diablo
robar los sanctos sagrados
de encima de su retablo;
las monjas emparedadas
mil afrentas han por cena,
todas fueron maltratadas,
las yglesias violadas,
sin dexar cruz ni patena.

10.
Vieras las tristes donzellas
unas con otras llorando,
las más hermosas y bellas
por las carreras buscando
el medio de sus querellas,
como crüeles leonas
que sentían más su pena,
con bozes no de personas,
el clamor de las matronas
los siete montes atruena.

11.
Sin resistencia ninguna
en el grande Capitolio
no vieras graznar alguna
de aquellas que en Campodolio
resistieron a Fortuna;
allí los grandes pretores
rodauan por el auena,
allí, allí, los dictadores,
cónsules y senadores
de quexas hazen su cena.

12.
En tiempo que los senones
por hambre esperan victoria,
los valerosos varones
defendieron bien su gloria
a fuerça de coraçones;
agora ya no ay espacio
para tanta gloria buena,
cada qual anda muy lacio
por faltarles un Orado
como en tiempo de Porsena.

13.
En Lucania desguaçando
Hanibal, burlóle Nero,
Hadrusbal Itia talando
pero hizo el compañero
cómo bolviesse llorando;
qualquiera su gloria toma,
Salinator no ressuena,
como se tomó Sodoma
la gran sobervia de Roma
oy España la refrena.

14.
Hostilio con su morir
no hizo más declinar
a Roma de su subir
que oy la haze abaxar
su mal govierno y bivir;
aqueste daño y error
el mesmo Papa lo ordena
oy con este disfavor;
por la culpa del pastor
el ganado se condena.

15.
Nunca gloria permanece
para durar en un ser,
la yerva quanto más crece
con ansia de yr a caer
tanto al cabo desfallece,
en la mano traen los triunfos
y no echan carta buena,
antes cobrando destriunfos,
agora pagan los triunfos
de Fenicia y Carthagena.

16.
Españoles que solían
ser subjetos a romanos
sus señores se hazían,
con cordeles a las manos
por esclavos los vendían;
no es cosa digna de Cedro
la que de Roma se suena,
y con todo este desmedro
ya la nave de Sant Pedro
quebrada lleva el entena.

17.
La vela lleva rompida,
los trinquetes en el suelo,
la proa desguarnecida,
todos tienen gran recelo
a esta ora no esté hundida,
las xarcias han restallado,
el viento no se refrena,
como lo lleva quebrado
el governalle quitado
el aguja se desordena.

18.
Sin velas se va a quebrar
a fuerça de todo viento,
para averia de guiar
tiene ya perdido el tiento
el maestre de la mar;
el castillo de Gayomba
por las rocas se cercena,
según que la nao acomba
gran agua coge la bomba,
menester ha más carena.

19.
Rompida va la mezana,
los trinquetes por la mar,
con sueste y tramontana
el navio va a encallar,
la esperança será vana,
anda ya por yr al soto,
ya barre por el arena,
todos alçan alboroto
por la culpa del piloto
que la rige y mal ordena.

20.
¡O patrón, cómo mereces
por tu descuydo gran culpa!
Mucho mal nos favoreces
no eres digno de desculpa,
según lo mucho que empeces
de oy más andan tus gentes
en boca de la ballena;
por ende, para ya mientes,
¡o Papa que en los Clementes
tienes la silla septena!

21.
Mira las muertes que vees,
mira las fuerças que hazen,
mira tu Dios a tus pies,
mira que tus santos yazen
por el lodo del revés,
mira, mira a tu maldad,
conoce el mal de que es llena,
refrena tu crueldad,
mira que tu potestad
es transitoria y terrena.

22.
Mira la gente española
tan humilde para ti
cómo te buelve la cola;
tu clemencia, padre, di,
de Clemente ¿dóla, dóla?,
mira que este es el martillo
que recibes por estrena,
si alcanças bien a sentido
tú mesmo fueste el cuchillo
para cortarte tu vena.

23.
Mira que te das la muerte
y no conoces el cómo;
para mientes en que suerte
agora, padre, te tomo;
comiença ya de dolerte,
duélante nuestros recelos,
llama a Dios con ansia plena,
dile, viendo nuestros duelos:
¡O fundador de los cielos,
danos paz, pues es tan buena!

24.
Danos paz, pues es virtud,
de las virtudes la flor,
no mires la ingratitud
de tu teniente mayor,
restaura nuestra salud,
ymagen de los humanos,
tu verdadera camena,
embía paz de tus manos
que si falta en los christianos
huelga la gente agarena.

25.
Si los christianos han guerra
su vida passan muriendo,
si la paz se nos destierra
la tuya va descreciendo
y al moro crece su tierra;
mira que se haze rala
tu ley con la serracena,
mira que la paz se atala
y crece la secta mala
como avejas en colmena.

26.
Castiga la simonía,
Papa, de tus cardenales,
castiga tu tyranía,
enmiéndate de tus males,
de tu dañada porfía;
mira que vas de cayda
y tu estado se enajena,
mira, mira que en tu vida
la justicia es ya perdida,
virtud duerme a la serena.

27.
Mira que ya no ay virtud
ni nobleza en tu cibdad,
mira ya tu senectud,
rompe ya la impiedad
de tu gran ingratitud,
contempla que como el potro
al pollino le da pena,
oy el uno por el otro
quien más puede come al otro
como en la mar la vallena.

28.
Oy reynan los poderosos,
oy tyranos hazen vida,
oy día son generosos,
oy tienen silla subida
los ricos, los engañosos,
oy del mundo Dios se sale,
oy la sobervia más suena,
oy por lo que a todos cale
fuerça reyna, fuerça vale
dize al fin mi cantilena.

4. El saco de Roma (é-a) (tradición oral contemporánea)

20El romance viejo sobrevive como Saco de Roma (é-a) muy fragmentaria y residualmente en la tradición oral de Segovia. Describe cómo presencia el Papa la quema y saqueo de Roma; se enfatizan, además de las matanzas, los actos sacrilegos de los soldados (robo de reliquias, juego de las vestiduras de Cristo), lo que puede explicar la contaminación con El robo del sacramento (v. D. Catalán, J. A. Cid, B. Mariscal, F. Salazar, A. Valenciano y S. Robertson, El Romancero Pan-Hispánico. Catálogo General Descriptivo, vol. 3 (Madrid: Seminario Menéndez Pidal, 1983), no 75).

21Transcribo el texto que publica R. Calvo en Romancero General de Segovia. Antología [1880]-1992 (Segovia: Diputación Provincial de Segovia y Seminario Menéndez Pidal, 1993), no 3, p. 14, con las informaciones de recolección allí contenidas, que preceden al texto.

Saco de Roma (é-a)

22Versión de Arcones (p. j. Segovia, ant. Sepúlveda), de Basilio Bartolomé (34 a.), pastor. Recogida, probablemente, en Rascafría (Madrid), por Ramón Menéndez Pidal en [agosto-septiembre de 1904]. (AMP: Colección María Goyri-Ramón Menéndez Pidal. Música no registrada).

Jueves santo, jueves santo, de pechos en la bodega,
[2-] viendo la ciudad de Roma cómo se abrasa y se quema.
Los vestidos de Jesús los soldados se los llevan
[4-] a juegar los tres tambores, los tres tambores de guerra.
Y el primer soldado que dé en el primer tambor,
[6-] los vestidos de Jesús aquel soldado se lleva.

23Nota del colector: «En diversas versiones (segovianas todas) se funde este comienzo del Saco de Roma con El robo del Sacramento. Véase éste».

5. Saco de Roma (é-a) + El robo del sacramento (á-o) (tradición oral contemporánea)

24Las versiones tradicionales de El robo del sacramento (á-o) con prólogo del Saco de Roma (é-a), en número de cinco, se circunscriben al área segoviana y son muy parecidas; pertenecen a la Colección María Goyri-Ramón Menéndez Pidal que conserva el Archivo Menéndez Pidal. Puede añadirse una 6a versión también segoviana cuyo colector bautiza como El penitente de Roma y relaciona indebidamente con Mira Nero de Tarpeya: es la que publica M. Useros Carretero en «Romances, coplas y canciones de Castroserna de Abajo (Segovia)», RDTP, XXXIII (1977), pp. 413-436 [en p. 435].

25Reproduzco a continuación una de las versiones del AMP, recogida en Cantalejo (Segovia), en 1907:

Estando el rey Padre Santo de pechos en las almenas
[2-] viendo la ciudad de Roma cómo se abrasa y se quema,
la cabeza de los santos rodando por las arenas,
[4-] los vestidos de Jesús los soldados se los llevan,
se les llevan a jugar a los tambores de guerra.
[6-] Padre Santo, Padre Santo, vos que perdonáis pecados,
perdóneme usted los míos que soy el hombre más malo
[8-] que puede nacer de madre y de padres engendrado.
Maté a mi padre y mi madre y a dos pequeños hermanos
[10-] y una hermana que tenía de catorce o quince años;
con ella tuve dos hijos, con ella los tuve entrambos;
[12-] uno me le cené yo, otro se le dí a un paisano,
y mi pobrecita hermana agarrada quedó a un palo
[14-] con tres tiros de escopeta y el corazón traspasado.
Desde allí me fui a una ermita donde había un Cristo clavado,
[16-] vivo le corté los pies, vivo le corté las manos,
vivo le salté los ojos, vivo le llevé arrastrando.

6. Coplas hechas por un soldado sobre el saco de Roma

26El padrenuestro paródico puede ponerse en relación con otro tipo de composiciones y contrafacta que abundan en el momento y también más tarde, como la Passio Clementis que editamos infra, el Credo italiano sobre la caída de Roma al que luego nos referimos (v. C. Milanesi, p. xlii), la Pasión de Martín Lutero o las parodias de himnos religiosos de las que se ha hablado en el cap. V, nn. 209 y 214. La función pedagógica y propagandística de oraciones, himnos y canciones de iglesia se aprovechará en estos años desde tendencias religiosas distintas, en particular desde las filas protestantes.

27Estas coplas se atribuyen desde el título a un incógnito soldado español, militar que aparte de estar al corriente de la situación política y de conocer a algunos de los dirigentes más destacados (Juanín de Médicis, Hugo de Moncada, el Datario, Salviati, Doria, F. Strozzi, Pedro Navarro) no debía de carecer de letras.

28Este padrenuestro es el que, según Valdés, los soldados iban a cantar bajo las ventanas de Clemente preso en Sant' Angelo. La inquina contra el Pontífice se traduce, entre otras cosas, en hacerlo responsable del avance luterano, calificarlo de anticristo, como hacían también los protestantes, y pedir su deposición (5, 24). Denuncia sus enredos políticos, sus actividades y las de franceses y venecianos (2-4, 7-9, 19); también sus negocios económicos (6). Exalta la figura de Don Hugo de Moncada (fin 10, 11-13) y de los coloneses (16-17), denigra la de Pedro Navarro (20) y exhorta a la celebración del concilio (22-23), aspecto en el que coincide con Valdés y cuantos en aquel momento estaban al servicio de la política imperial. El anhelo del saco de Florencia (1, 21) delata también que es obra de soldado.

29Este texto fue publicado por E. Teza, Il Sacco di Roma. Versi spagnuoli (Roma: Real Società di Storia Patria, 1887), pp. 25-33, y con más pulcritud por L. González Agejas, «Un padrenuestro desconocido», RABM IV (1900), pp. 641-648. Valdés hace referencia en su Diálogo a una redondilla (la 2a en el poema); v. la ed. del Lactancio de Montesinos, pp. 156-157, n. 21. González Agejas sigue para las tres primeras coplas el ms. de Palacio (que las conserva en las guardas del Catálogo de las crónicas de los reyes de España, publicado por R. Menéndez Pidal) y continúa después enmendando las lecturas que hizo Teza del códice Girolamo Sommaia, que el editor italiano proporciona en nota. Tomo el texto de la ed. de L. González Agejas, cit., pp. 644-648, pero no reproduzco su aparato crítico, hecho en función de las correcciones a la ed. de Teza.

Coplas hechas por un soldado sobre el saco de Roma

1.
Cúmplase la profecía
que dice, en breve sentencia;
sacco santo de Florencia
consolad el alma mía;
y pues nuestra infantería
ya comiença [a] hacer despojo,
según la vuestra porfía,
echad la barua en remojo
PATER NOSTER.

2.
Padre nuestro, en quanto papa,
sois clemente sin que os quadre:
mas reniego yo del padre
que al hijo quita la capa.
El rei de Francia se escapa,
vos hazéis pacto con él;
gran ceguedad os atapa,
siendo vicario de aquel
QUI ES IN COELIS.

3.
Con vuestras excomuniones
tenéis al mundo enredado,
aunque en tal pontificado
ay diversas opiniones.
Simonía en electiones,
es entre flores un cardo
y, por divinas sanctiones,
ymposible es que el bastardo
SANCTIFICETUR.

4.
Estava el mundo en solaz,
mitigada la discordia,
por usar misericordia
con el franzés contumaz;
como rompedor de paz,
digo, pues estáys con él,
no [es] justo, mas pertinaz;
no clemente, mas cruel
NOMEN TUUM.

5.
Por Italia y por España
days señas de mal pastor;
por lo qual creçe el favor
de Lutero en Alemaña;
pues sembráys tanta zizaña,
plegue al divino consejo
que a la romana cabaña
otro pastor, sancto y viejo,
ADVENIAT.

6.
No quiero decir, ni oso,
de cierta mercaduría:
Quien en Florencia se cría,
siempre es della sospechoso.
¡O emperador piadoso,
mira aqueste florentin,
quiso tomar muy furioso,
para dar a su Juanín
REGNUM TUUM!

7.
Primero, trató en oculto
con el duque de Albania;
mas la rota de Pavía
les quitó deste tumulto;
y, queriendo hazer insulto,
al francés, de su promesa,
dijo, luego: ¡nuevo indulto
con autoridad aviesa,
FIAT!

8.
Algunos con voz leal
dicen que dio el aparejo
al rey de Francia y consejo
de romper su fe real;
y, visto el favor papal,
el francés no lo difiere;
antes por vengar su mal
dice: quiero lo que quiere
VOLUNTAS TUA.

9.
Venecianos sin debate
la mano dan muy amiga,
y concluyeron la liga
con Florencia en un enbate.
El datario y Salviate
con Andrés Doria a la par,
tratan marino combate,
porque se huelga en la mar
SICUT IN COELO.

10.
Como [a] aqueste ansí le plugo,
toma nueva fantasía
de echamos de Lombardía:
viendo al divino verdugo
puesto en [el] lodo su yugo,
quisyeran alçar el vuelo,
si no fuera por don Hugo
que su fama está en el cielo
SICUT IN TERRA.

11.
El cual, como gran caudillo
de sangre antigua de reyes,
hizo mudar[se] las leyes
sin poder en sí sufrido:
toda Roma sin sentido
dispertóse en nuestras manos;
el papa huyóse al castillo,
demandando a los romanos
PANEM.

12.
Viéndose en tal aflictión
hubo don Hugo mancilla,
por ser príncipe en Castilla
de cristiana religión.
Esta fue la defensión
del papa, sin otro modo,
porque es cierta conclusión
que será el imperio todo
NOSTRUM.

13.
La pontifical corona,
viendo que en el burgo están,
su campo alçar de Milán
luego por gente pregona.
Don Hugo por su persona
hizo dar gracias al cielo,
y, por bula, que perdona
perdió el temor y recelo
QUOTIDIANUM.

14.
Los soldados que fuëron,
en aqueste breve espacio
entraron en el palacio,
y algunos daños hicieron;
mas, como les recojieron,
hecha la tregua y negoçio,
a grandes vozes dijeron
a Micer Felipe Estroçio:
DA NOBIS HODIE.

15.
El papa se determina
de darlo luego a su amado,
el cual recibió de grado
el gran Prior de Messina;
luego ante el papa se inclina,
armado, sin gravedad,
diziendo, con voz benina:
Quede en paz tu santidad
ET DIMITTE NOBIS.

16.
Mui general bendición
les dio el papa a los soldados
españoles [y] allegados
de colonesa nación;
con plenaria remissión
que claramente se suena,
no sé si de corazón,
perdon[a] a culpa y a poena
DEBITA NOSTRA.

17.
Ascanio y Vespasiano
y el Cardenal valeroso,
en hecho tan hazañoso
no trabajaron en vano.
El cardenal es Trajano,
Vespasia[no] un León,
Ascanio [es] otro troyano,
y pelean con raçón
SICUT ET NOS.

18.
Luego deste buen intento
quedóse el papa, con saña,
como suele hacer la caña
quando le toca el mal viento;
nosotros, de miramiento
damos en grandes extremos;
de todos cuantos prendemos,
luego de ciento su ciento
DIMITTIMUS.

19.
Al rei de Francia soltamos
con mil grandes de su capa;
los que el enemigo tapa
en sus manos los hallamos.
De nosotros los romanos
recibieron gran desdén;
no por ellos los dejamos,
mas por hazer siempre bien
DEBITORIBUS NOSTRIS.

20.
Al navarro renegado,
que [es] cierto no se me asconde,
de rufián le hicimos conde,
de cautivo, libertado.
El pago que nos ha dado
ingratitud es que mora;
pues en día señalado
llorará quien ríe agora
ET NE NOS.

21.
Nuestra gente es esforçada,
Italia no lo es un sorbo;
ya se rinde Monte Corbo,
Ciperiano está abrasada.
¡O providencia increada,
a tu divina clemencia
plegue a toda nuestra armada
a [ir] en descanso a Florencia
INDUCAS!

22.
Gran placer es ya llegado
desde el cielo y nueva extraña,
que por el Alta Alemaña
gran concilio está llamado.
El papa está ya citado
con todo su consistorio:
creo que andará el papado,
por lo que [ya] es [muy] notorio,
IN TENTATIONEM.

23.
Cuando el concilio por grados
vea tantos maleficios,
el vender los beneficios,
el abuso de pecados,
los males por él causados,
los tributos que ha dispuesto,
dando el voto a los privados,
dirán todos: ¡sea depuesto!
SED LIBERA NOS A MALO.

24.
El que dispender ha visto
la suma del Jubileo,
no dirá (según yo creo)
que es Papa, sino Antecristo.
¡O iglesia, esposa de Cristo,
tú nos da [un] otro rigiente,
no guirrero, ni malquisto,
sino que la fe acreciente,
AMEN.

7. Triumpho púgnico lamentable, por Vasco Díaz de Fregenal

30Vasco Díaz Tanco de Frexenal es, como dice el título de un trabajo de A. Rodríguez Moñino, «clérigo, literato e impresor de tiempos de Carlos V». Oriundo de Extremadura («En Frexenal de la Sierra/nascí yo desuenturado»), las noticias que se conocen de su vida proceden sobre todo de los elementos autobiográficos que abundan en los prólogos, dedicatorias, etc. de sus obras. En su testamento (1548) dice ser clérigo de la diócesis de Badajoz y «al presente» vecino de la ciudad de Orense, de cuya diócesis depende y adonde al menos desde aproximadamente la década de 1540 actúa como impresor. Es una figura andariega, que recorrió además Aragón, Canarias, Portugal, Italia, Turquía, etc. Su producción literaria es sobre todo teatral, poética y prosa religiosa (48 obras después de salir «de tierra de infieles» sin contar las de la mocedad en verso; v. A. Rodríguez Moñino, Bibliografía de Vasco Díaz Tanco, clérigo, literato e impresor de tiempos de Carlos V (Valencia: Castalia, 1947), p. 58). Parece que se arrepintió de los versos con el paso de los años, pero por razones morales, y no estéticas –arrepentimiento que en el segundo caso podría desde luego compartir la posteridad–. Tiene probablemente más atractivo su labor editorial en diversas prensas ambulantes.

31Los veinte triunfos, a los que pertenece el que ahora editamos, son preferentemente hazañas imperiales de distinta índole (matrimonio de Carlos V, nacimiento del príncipe Felipe, entrada de Carlos V en Valencia, batalla de Pavía, guerras con Francia, coronación imperial en Bolonia, y otros) en coplas de arte mayor de dudosa calidad y de erudición indigesta. Probablemente se imprimieron en Valencia antes de 1535, pues cita a Clemente VII, al que admiraba, como vivo (según A. Rodríguez Moñino, p. 30).

32Aparte de la secuencia de hechos, que aquí es escueta y llega sólo a la estrofa 12, este Triunfo se distingue de otras composiciones noticieras en que al autor parecen interesarle más los monumentos que los hombres, pues la parte central, desde la estrofa 13 en adelante, repasa los daños padecidos por puertas de Roma, puentes, montes, palacios, arcos triunfales, arcos memoriales, termas, templos, el Capitolio, el Coliseo, la Aguja... En los inicios se exalta la figura de Borbón prestando acentos épicos a su muerte y aprovechando el caso para dar la interpretación nacionalista hispana de los hechos (3, 4, 9, y luego 33, 34); pese a ello, se introduce a otras naciones dentro del campo imperial (8, 10) e incluso se alude a las disensiones entre soldados españoles y alemanes (10).

33El triunfo púgnico, sobre el saco del que Vasco Díaz afirma haber sido testigo, se reimprimió en pliego hacia 1870 por Sancho Rayón, añadiendo un «Romance en el qual el autor narra su nascimiento»; este debió de ser el ejemplar del que se sirvió A. Rodríguez Villa para su edición en Italia... (Madrid: Luis Navarro, 1885), pp. 223-234. He tenido ese texto a la vista, pero mi edición corrige errores previos y transcribe el facsímil Los veinte triumphos hechos por Vasco Díaz de Frexenal (Madrid: Gráficas Ultra, 1945), (reproducción hecha a expensas de la Junta Técnica de Archivos, Bibliotecas y Museos), fols. xli-xlv; sólo puntúo, acentúo y resuelvo abreviaturas y tildes nasales.

34Triumpho púgnico lamentable: sobre la profana entrada y saco de la alma ciudad de Roma. Hecho por Vasco Díaz de Frexenal. Dedicado al illustrissime) y ornatíssimo señor Don Gonçalo Hernández de Córdova, Duque de Sessa / Marqués de Bitonto / Conde de Terranoua / y conde de Cabra, etc.

1.
El tauro mostrando su fuerça y vigor
en nuestro hemisperio por muchas vegadas,
restando del cursso ya doze jomadas,
las fuerças agenas, le ponen furor;
quando Luciana, con mucho temor,
del acto venturo mostró su figura,
veyendo los unos en tanta tristura,
los otros alegres con gran estridor.

2.
Ya mil y quinientos y más veynte y siete,
llegados después del primo tormento
que Cristo sufriera por el complimiento
de aquella mosayca por mano del prete,
que administrando con vn gauiñete
agudo lapídeo la circuncisión,
fue muy espantado de la perfeción
del niño Jesús vestido un roquete.

3.
Entró la potencia del nuestro león
por el Vaticano en el Burgo de Roma,
passando los muros como una paloma,
haziendo hazañas por admiración
allí el exelente Duque de Borbón
murió de valiente la espada en la mano,
diziendo; «yo muero contento y hufano,
pues he puesto en Roma la hispana nación».

4.
Allí los hispanos dezían: «Señor,
aora es el tiempo que hauéys de alegraros,
pues honra y dineros no pueden faltaros,
que en esta jomada ya soys vencedor»;
do él replicaua, por darles fauor:
yo voy muy contento en morir el primero,
a pie a la muralla como cauallero,
y no en desseruicio de mi emperador.»

5.
Estando en aquestas, el magno Clemente
por entre dos muros comienca a huyr,
y los cardinales tras él por guarir,
con furia inuocando al omnipotente
Santángelo luego guarnido de gente;
allí los recibe con mucha fatiga,
diziendo: «Señores, ved cómo la liga
que aqueste houo hecho, le aprouechó niente».

6.
Do por lo que vía, yo tengo el sentido
turbado, perplexo, de mala manera,
la mano está presta, la pluma lo espera,
diziendo tal cosa no se eche en oluido,
mas él de contino se está amodorrido,
los labios se cieran, la lengua está muda,
turbado el oydo, la vista ya duda,
diziendo no creo que tal haya sido.

7.
Y es que en Sant Pedro, bien junto al altar,
vi muertos varones de gran merescer,
que allí se acogían por se preualer
de aqueste tumulto feroce sim par,
en la qual yglesia vi otros estar
muertos, cortadas cabezas y manos.
¡O padre del mundo!, entre los cristianos
¿por qué consentistes tal cosa passar?

8.
Siguiendo victoria, los fuertes hispanos
hazían gran daño en aquellos papeseos,
al tiempo que llegan los fieros tudescos
matando e hiriendo con golpes profanos,
ninguno escapara de quantos romanos
tomaron en medio los imperiales,
por haberles sido enemigos mortales
en la Lombardía con los venecianos.

9.
Los imperiales se allí refrescando,
los otros refuerçan el puente de Sixto
con gente y bestiones que yo bien he visto,
en tanto que Phebo se va declinando.
Los quales al tiempo de estar laborando
vieron los hispanos en fuerte esquadrón
y dexan el puente sin mas dilación,
do los que quedaron murieron gridando.

10.
Assí como lobos entre los corderos,
después que los perros son muertos del todo,
andaban en Rhoma con un cruel modo
tudescos e hispanos, sangrientos muy fieros.
Los unos a otros, con sed de dineros,
allí se matauan con mucha crueldad,
allí lamentándose el frayle y abad
de libres y esentos los vi prisioneros.

11
Allí cardenales y dotos perlados
fueron metidos en graue prisión,
muy reverenciados por gran illusion
con dignos romanos muy ricos y honrados
hizieron sus tallas de largos ducados,
después de tomados dineros y ropa,
las donas passaron sus males en popa
a las discreciones de nobles soldados.

12.
Allí vi reliquias de santos y santas
que fueron tomadas por los lutheranos,
y muy mal tratadas con actos profanos,
los cuales yo creo del cielo ser plantas.
Do vírgines, monjas y donzellas, quantas
de noble prosapia allí fueron corruptas
y las que huyendo passaron las grutas,
con otras suspensas por pies y gargantas.

13. PUERTAS
Allí vi la puerta Capena y Latina,
y la Methiona, Flaminea, Asinaria,
y la Lanicaua, también la Salaria
y la Numentana con la Tiburtina,
la gran Portuense, la Aurea y Colina,
la Apia y Setinia con la Viridaria,
y la del Sant Ángel con furia nepharia
jugando pelotas contra la picina.

14.
Las puertas ya dichas eran ocupadas
de muertos y biuos con gran confusión;
do via a los unos pedir confessión,
los otros dineros y joyas preciadas.
¡O gentes crueles, perversas, dañadas,
que nunca touistes allí compassión,
que aun a los que eran de vuestra nación
heristes, matastes con crudas porradas!

15. PUENTES
Allí vi la puente Theodosiana,
con la que fue hecha por los senadores
cubiertas de sangre haziendo tremores,
y la Valentina con la Graciana,
también vi la otra qu'es dicha Adriana,
qu’estaba cubierta de muertos assaz,
y la Fabiana con grande solaz,
pues era repleta de ropas de grana.

16. MONTES
Allí vi muy triste el monte Auentino,
y el otro de Jano con el Quirial,
el monte Tarpeyo, también el Vinal
con el Lanitario, gridando contino,
y no me fue innoto el monte Inquilino,
al qual los tudescos metieron a saco,
do entonçes me vino memoria de Caco
veyendo la furia del gran Palatino.

17. PALACIOS
Vi estar el magno palacio gemente
con el del Senado, y el de Octaviano;
allí el de Nerón con el de Trajano,
y el de Siluestro y Antonio heminente.
También el de Rómulo vi ciertamente,
que el santo Natal nos festeja contino,
y el otro de Claudio y el de Constantino,
haziendo caricias a tan fiera gente.

18. THEATROS
Allí vi el theatro que hizo Tarquino
en el Septifolio, y el de Pompeo,
en Damaso triste, con poco meneo,
do ví lamentarse el que hizo Flamino,
y a las cathecumbas, si bien lo magino,
do Vespasiano se vido en conflito;
vi estar mal contento el theatro de Tito,
que de laudable memoria es indigno.

19. ARCOS TRIUMPHALES
Vi el arco triunphante de Vespasiano
y Tito, do estauan las siete candelas;
y el de Constantino, onde las nouelas
se manifestaban al pueblo rhomano.
Allí vi destruto el Valentiniano,
que hizo Theodosio y Graciano en memoria;
y el de Octauiano, perdiendo su gloria;
y el otro de Antonio con el Jualiano.

20. ARCOS MEMORIALES
E ultra de aquestos que son triumphales,
por muy admirable trabajo fundados,
notaba otros muchos que son dissipados,
que ahora se nombran los memoriales.
De aquestos que digo por muy especiales,
yo vi los que dicen de la Piedad
do la buena dueña con gran voluntad
echó por su hijo gemidos mortales.

21.
Por casos guerreros de gran valentía
estos fueron hechos con gran dilación,
los quales notando la hispana nación
de verlos se ríe con gran fantasía.
Diziendo que el arco que el cielo tenía
dará testimonio de hechos de España,
y que la heminente celeste compaña
le sea en su vando, que en esto confía.

22. THERMAS
Allí vi las thermas de Domiciano,
las hondas cauernas alexandrinas
y las subterráneas limpiadinas;
también las resfexas de Maximiano,
las grutas que hizo Diocleciano,
que siendo el yemal de fuego repletas,
y en tiempo de estío con aguas quietas,
eran ocupadas echadas a mano.

23.
Por estas que digo vi entrar los soldados
buscando la ropa con hachas ardiendo,
do unos a otros se yuan siguiendo
bien más de dos millas con graues cuydados.
De aquí muchas sedas, damascos, brocado[s],
assaz oro y plata les vía sacar,
do vía que algunos queriendo boltar
perdían la vía y quedaban burlados.

24. TEMPLOS
El templo lloraba del gran Pantheón,
el templo de Marte, también el de Vesta;
el templo de Eneas, do hizo gran fiesta
el fuerte Pompeo con gran affección;
el do el secretario del crudo Nerón
estaba, y el templo de Venus, no sólo
con el oratorio del lucido Apolo,
y el de la Minerua y castelo Junón.

25.
Las fiestas passadas que allí se hazían,
plazeres, solacios sin cabo, sin cuento,
allí fueron bueltas en graue tormento,
pues la libertad y la ropa perdían,
quedando con vida que en poco tenían,
las perdidas otras les vía dezir,
aunque no cessauan de siempre gemir
por los desonores que allí padescían.

26. CAPITOLIO
Vi el gran Capitolio, do Cesar tenía
su templo y do Phebo su magno palacio,
y Hércules otro, que hizo despacio;
y Archiles el suyo con gran fantasía;
el templo de Juno allí se incluía;
también el de Jano con el de Carmento,
de do Octauiano muy más que contento
a Dios hijo vido y su madre María.

27. COLISEO
Vi el gran Coliseo, con muchas cauemas
qu'el papa Silvestre mandó derrocar,
onde se solía el gran Phebo sentar,
con fiera persona y muy luengas piernas;
estaua cercado de muchas linthernas,
onde su cabeça tocaua en el cielo,
mas ora el cuytado no tiene consuelo,
pues tiene fatigas que son sempiternas.

28.
Allí yo no vía representaciones,
según en el tiempo de Phebo solía,
mas vi lanxquineques con gran tiranía
matando las donas con niños varones;
allí los romanos seyendo en prisiones
les vi muy humildes quebrada la hiel,
los buenos menores les vi por nibel
medidos a palos por sus presunciones.

29.
La mucha soberuia de los memorados
la vi tan perdida que no tiene medio,
pensando cuydosos cargados de tedio,
y entrando la furia muy desatinados,
do ya, las hazañas y cuentos narrados
aquí fenescieron con esta de aora,
y los edificios de tanta demora
desde hoy mucho menos serán estimados.

30. AGUJA
Notaua el aguja en el Vaticano
con el sacro tagio de César se incluye,
onde la natura mirando se excluye,
diziendo ser puesta por arte inhumano;
vi triste el cauallo, con el aldeano
que dio libertad a Roma y su gente,
del muy poderoso rey magno de Oriente,
que aora ha pagado su coyto profano.

31.
Otros hedificios vi muy inefables,
con mil subscriciones de lindas figuras,
los éreos cauallos y las sepulturas,
con los epitaphios de casos notables;
allí las cenizas de los venerables
en éreos pomos altas parescían;
mil vultos marmóreos allí se ofrecían
de tanta grandeza que son admirables.

32.
Allí los infantes mil arcabuzazos
les vi que tirauan por gran puntería,
diziendo pues estos con gran fantasía
aquí por memoria pusieron sus azos,
aora, pues somos llegados a plazos,
es bien saludarles sus nobles cenizas,
que si son excelsas ya son muy cedizas
con sus epitaphios labrados de lazos.

33.
Do los florentinos muy determinados
llegaron a tiempo muy cerca de Rhoma,
empero temiendo la España que doma
los reyes excelsos con los principados,
les vi que tomaron, quedando amenguados
la buelta de Sena con mucho temor,
do el papa sintiendo con gran disfauor
vi que se rendía con otros perlados.

34.
Notando el triumpho del papa Clemente,
el fausto tan grande de los cardenales,
la gran rutilancia de los principales
rhomanos honrados con la común gente.
Sintiendo la gloria del pueblo valiente
con tantos de hijos triunfantes lasciuos,
me tiemblan las cames por verlos catiuos
de pobres hispanos por modo furente.

35.
Do viendo la peste andar tan horrible
qu'el orbe mundano no vido su par,
assaz temeroso me vi titubar,
notando ser muerte tan aborrescible,
y pues mi deseo me fue tan falible,
por ser los negocios en tal suspensión,
me fue para el reyno sin la condusión (sic)
de lo que esperaba, pues era impossible.

Laudetur christus.

8. La lozana andaluza, de Francisco Delicado (fragmentos)

35Los años romanos de Francisco Delicado se rodean de nebulosas, pues las noticias sobre su vida se extraen, como es frecuente, de las informaciones que él mismo da en sus obras, aunque este procedimiento no siempre tenga que ver con la realidad acaecida. En el prólogo al tercer libro de la edición veneciana del Primaleón afirma ser «vicario del Valle de Cabezuela, natural de la Peña de Martos»; se supone que consigue el vicariato entre 1529 y 1532. Este clérigo cordobés debió de nacer hacia 1480, de familia quizás de judíos conversos, y fue discípulo de Antonio de Nebrija (v. pról. de A. Vilanova a la ed. de la Lozana andaluza (Barcelona: Joyas bibliográficas, 1952), pp. xii-xiii). Quizás llegó a Roma voluntariamente emigrado bajo Alejandro VI. Se sabe muy poco de su vida romana, pero su tratado sobre El modo de adoperare el legno de India tiene privilegio de impresión concedido por Clemente VII en Roma, 1526, aunque sólo se publicó en Venecia, 1529, junto con otra obra perdida, De consolatione infirmorum. Como muchos españoles, salió de la ciudad santa después del saco para ir a Venecia, donde residió desde 1528 hasta su muerte, hacia 1534 posiblemente. En Venecia retocó la Lozana, que había redactado unos años antes (c. 1524), e incluyó unas ‘profecías’ sobre la destrucción de Roma. Esto último, y no sólo su obra, lo relaciona con Aretino, quien también fue aficionado a los pronósticos retrospectivos sobre la caída de la ciudad (v. supra capítulos IV y VII). En Venecia edita asimismo el Amadís de Gaula (1533) y el Primaleón (1534), dos ediciones de La Celestina y probablemente una de La Cárcel de amor. La Lozana renueva la literatura celestinesca del siglo XVI a la vez que conecta con los primeros textos picarescos (v. A. Vilanova, pról. cit., p. xxxi; también pról. a la ed. de B. Damiani, (Madrid: Castalia, 1969), pp. 9-25). Más de un crítico llama la atención sobre el peligro de tomar en serio las declaraciones de Delicado en la Lozana, y pone de relieve las contradicciones en que incurre. La razón, sin embargo, para traerla aquí a colación es ser la única obra española contemporánea del saco que retrata la Roma previa a la entrada de las tropas: las aventuras de Aldonza comienzan en 1513 (presencia la coronación de León X) y duran hasta al menos 1524; transcurren sobre todo en el barrio romano de Pozo Blanco, el más poblado de españoles desde tiempos de Alejandro VI, o antes. La idea de los sucesos defendida en la obra es la generalizada en el momento: el castigo providencial de una Roma licenciosa, Babilón. Delicado debió de estar familiarizado con el ambiente cultural de la ciudad y casi con seguridad tuvo que conocer a Pietro Aretino, en Roma o en Venecia, además de influir sobre sus Ragionamenti (Venecia, 1533, 1536).

Peter Brueghel, El Viejo, «Lujuria» (1557). Grabado (Bibliothèque Royale, Bruselas).

36Cito por la ed. de C. Allaigre (Madrid: Cátedra, 1985), corrigiendo las erratas que el editor amablemente me proporcionó en folleto aparte.

*

37El primer fragmento es el paseo por Roma en que Rampín actúa como cicerone de Lozana. Se transcribe aquí porque presenta un magnífico recorrido por uno de los barrios más tempranamente afectados por la acción de las tropas. Dos alusiones al saco de Roma aparecen en el fragmento, ligadas además al retrato de ambiente que justifica el «castigo del cielo»: una es muy evidente, «El año de veinte y siete...». La otra, «Verná tiempo... habrá ninguno»: hace referencia al abandono de muchos españoles de la ciudad por miedo de represalias.

Mamotreto XII

38Cómo Rampín le va mostrando la cibdad y le da ella un ducado que busque donde cenen y duerman, y lo que pasaron con una lavandera.

39Lozana.– Pues hacé una cosa, mi hijo, que, por do fuéramos, que me digáis cada cosa qué es y cómo se llaman las calles.

40Rampín.– Esta es la Ceca, do se hace la moneda, y por aquí se va a Campo de Flor y al Coliseo, y acá es el puente, y éstos son los banqueros.

41Lozana.– ¡Ay, ay! No querría que me conociesen, porque siempre fui mirada.

42Rampín.– Vení por acá y mirá. Aquí se venden munchas cosas, y lo mejor que en Roma y fuera de Roma nace se trae aquí.

43Lozana.– Por tu vida, que tomes este ducado y que compres lo mejor que te pareciere, que aquí jardín me parece más que otra cosa.

44Rampín.– Pues adelante lo veréis.

45Lozana.– ¿Qué me dices? Por tu vida, que compres aquellas tres perdices, que cenemos.

46Rampín.– ¿Cuáles, aquéstas? Astarnas son, que el otro día me dieron a comer de una en casa de una cortesana, que mi madre fue a quitar las cejas y yo le llevé los afeites.

47Lozana.– ¿Y dó vive?

48Rampín.– Aquí abajo, que por allí habernos de pasar.

49Lozana.– Pues todo eso quiero que vos me mostréis.

50Rampín.– Sí haré.

51Lozana.– Quiero que vos seáis mi hijo, y dormiréis comigo. Y mirá no me lo hagáis, que ese bozo d’encima demuestra que ya sois capón.

52Rampín.– Si vos me probásedes, no sería capón.

53Lozana.– ¡Por mi vida! ¡Hi, hi! Pues comprá de aquellas hostias un par de julios, y acordá dónde iremos a dormir.

54Rampín.– En casa de una mi tía.

55Lozana.– ¿Y vuestra madre?

56Rampín.– ¡Que la quemen!

57Lozana.– Llevemos un cardo.

58Rampín.– Son todos grandes.

59Lozana.– ¿Pues qué se nos da? Cueste lo que costare, que, como dicen: «ayunar o comer truncha».

60Rampín.– Por esta calle hallaremos tantas cortesanas juntas como colmenas.

61Lozana.– ¿Y cuáles son?

62Rampín.– Ya las veremos a las gelosías. Aquí se dice el Urso. Más arriba veréis munchas más.

63Lozana.– ¿Quién es éste? ¿Es el Obispo de Córdoba?

64Rampín.– ¡Ansí viva mi padre! Es un obispo espigacensis de mala muerte.

65Lozana.– Más triunfo lleva un mameluco.

66Rampín.– Los cardenales son aquí como los mamelucos.

67Lozana.– Aquéllos se hacen adorar.

68Rampín.– Y éstos también.

69Lozana.– Gran soberbia llevan.

70Rampín.– El afío de veinte y siete me lo dirán.

71Lozana.– Por ellos padeceremos todos.

72Rampín.– Mal de munchos, gozo es. Alzá los ojos arriba, y veréis la manifatura de Dios en la señora Clarina. Allí me mirá vos. ¡Aquélla es gentil mujer!

73Lozana.– Hermano, hermosura en puta y fuerza en bastajo.

74Rampín.– Mirá esta otra.

75Lozana.– ¡Qué presente para triunfar! Por eso se dijo: ¿Quién te hizo puta? El vino y la fruta.

76Rampín.– Es favorida de un perlado. Aquí mora la galán portuguesa.

77Lozana.– ¿Qué? ¿es amiga de algún ginovés?

78Rampín.– Mi agüelo es mi pariente, de ciento y otros veinte.

79Lozana.– ¿Y quién es aquella andorra que va con sombrero, tapada, que va culeando y dos mozas lleva?

80Rampín.– ¿Ésa? Cualque cortesanilla por ahí. ¡Mirá qué traquinada d'ellas va por allá, que parecen enjambre, y los galanes tras ellas! A estas horas salen ellas desfrazadas.

81Lozana.– ¿Y dó van?

82Rampín.– A perdones.

83Lozana.– ¿Sí? Por demás lo tenían. ¿Putas y perdoneras?

84Rampín.– Van por recoger para la noche.

85Lozana.– ¿Qué es aquello, qué es aquello?

86Rampín.– Llévalas la justicia.

87Lozana.– Esperá, no’s envolváis con esa gente.

88Rampín.– No haré. Luego vengo.

89Lozana.– ¡Mira agora dónde va braguillas! ¡Guayas si la sacó Perico el bravo! – ¿Qué era, por mi vida, hijo?

90Rampín.– Nonada, sino el tributo que les demandaban, y ellas han dado, por no ser vistas, quién anillo, quién cadena, y después enviará cada una cualque litigante por lo que dio, y es una cosa, que pagan cada una un ducado al año al capitán de Torre Sabela.

91Lozana.– ¿Todas?

92Rampín.– Salvo las casadas.

93Lozana.– Mal hacen, que no habían de pagar sino las que están al burdel.

94Rampín.– Pues ¡por eso! Es la mayor parte de Roma burdel, y le dicen: Roma putana.

95Lozana.– ¿Y aquéllas qué son, moriscas?

96Rampín.– ¡No, cuerpo del mundo, son romanas!

97Lozana.– ¿Y por qué van con aquellas almalafas?

98Rampín.– Non son almalafas; son batículo o batirrabo, y paños listados.

99Lozana.– ¿Y qué quiere decir, que en toda la Italia llevan delante sus paños listados o velos?

100Rampín.– Después acá de Rodriguillo español van ellas ansí.

101Lozana.– Eso quería yo saber.

102Rampín.– No sé más de cuanto lo oí ansí, e os puedo mostrar al Rodriguillo españolo de bronzo, hecha su estatua en Campidolio, que se saca una espina del pie y está desnudo.

103Lozana.– ¡Por mi vida, que es cosa de saber y ver, que dicen que en aquel tiempo no había dos españoles en Roma, y agora hay tantos! Verná tiempo que no habrá ninguno, y dirán Roma mísera, como dicen España mísera.

104Rampín.– ¿Véis allí la estufa do salieron las romanas? (ed. C. Allaigre, pp. 211-216).

*

105En el próximo fragmento se establece otra vez relación estrecha entre la libertad de costumbres romana y la corrupción moral consiguiente, con el castigo providencial del saco, pero se vuelve a insistir en la necesidad de escapar de la ciudad.

106Silvio.– [...] Pues notá otra cláusula que hacen aquí las cortesanas: prometen de se vestir de blanco o pardillo, y dicen que lo han de comprar de limosnas. Y ansí van vestidas a expensas del compaño; y esto de los compadres es así.

107Autor.– No se lo consentirían, esto y otras mil supersticiones que hacen, en España.

108Silvio.– Pues por eso es libre Roma, que cada uno hace lo que se le antoja agora, sea bueno o malo y mirá cuánto, que si uno quiere ir vestido de oro o de seda, o desnudo o calzado, o comiendo o riendo, o cantando, siempre vale por testigo, y no hay quien os diga mal hacéis ni bien hacéis, y esta libertad encubre munchos males. ¿Pensáis vos que se dice en balde, por Roma, Babilón, sino por la muncha confusión que causa la libertad? ¿No miráis que se dice Roma meretrice, siendo capa de pecadores? Aquí, a decir la verdad, los forasteros son muncha causa, y los naturales tienen poco del antiguo natural, y de aquí nace que Roma sea meretrice y concubina de forasteros y, si se dice, guay quien lo dice. Haz tú y haré yo, y mal para quien lo descubrió. Hermano, ya es tarde, vámonos, y haga y diga cada uno lo que quisiere.

109Autor.– Pues año de veinte e siete, deja a Roma y vete.

110Compañero.– ¿Por qué?

111Autor.– Porque será confusión y castigo de lo pasado.

112Compañero.– ¡A huir quien más pudiere!

113Autor.– Pensá que llorarán los barbudos, y mendicarán los ricos, y padecerán los susurrones, y quemarán los públicos y aprobados o canonizados ladrones.

114COMPAÑERO.– ¿Cuáles son?

115Autor.– Los registros del jure cevil. (ed. cit., mamotreto XXIV, pp. 298-299).

*

116Comienzan ahora las piezas finales, los textos más explícitos sobre la interpretación providencial del asalto. Puede destacarse, aparte elementos autobiográficos, la insistencia en la peste y en la inundación del Tíber, concebidos como remate de calamidades; y el ubi sunt paródico, aunque de tono triste y fúnebre.

[Epístola del autor]

117Esta epístola añadió el autor el año de mil e quinientos e veinte e siete, vista la destruición de Roma, y la gran pestilencia que sucedió, dando gracias a Dios que le dejó ver el castigo que méritamente Dios premitió a un tanto pueblo.

118¿Quién jamás pudo pensar, oh Roma, oh Babilón, que tanta confusión pusiesen en ti estos tramontanos ocidentales y de Aquilón, castigadores de tu error? Leyendo tus libros verás lo que más merece tu poco temor. ¡Oh, qué fortuna vi en ti! Y hoy habiéndote visto triunfante (y agora te veo y con el dedo te cuento), dime, ¿dónde son los galanes, las hermosas que con una chica fosa en diez días cobriste y encerraste, dando fin a las favoridas, pues una sábana envolvió sus cuerpos pestíferos? Las que no se pudié vivir con ellas ya son sepultas, yo las vi. ¡Oh Lozana!, ¿qué esperas? Mira la Garza Montesina, que la llevan sobre una escalereta por no hallar, ni la hay, una tabla en toda Roma. ¿Dónde es el favor? ¿Cómo van sin lumbre, sin son y sin llanto? Mira los galanes que se atapan las narices cuando con ellas pasan. ¡Oh Dios!, ¿pensólo nadie jamás tan alto secreto y juicio como nos vino este año a los habitatores que ofendíamos a tu Magestad? No te ofendieron las paredes, y por eso quedaron enhiestas, y lo que no hicieron los soldados heciste tú. Señor, pues enviaste, después del saco y de la ruina, pestilencia inaudita con carbones pésimos e sevísimos, hambre a los ricos, hechos pobres mendigos. Finalmente que vi el fin de los munchos juicios que había visto y escrito. ¡Oh cuánta pena mereció tu libertad, y el no templarte, Roma, moderando tu ingratitud a tantos beneficios recebidos, pues eres cabeza de santidad y llave del cielo, y colegio de doctrina, y cámara de sacerdotes y patria común! ¡Quién vido la cabeza hecha pies y los pies delante! ¡Sabroso principio para amargo fin! ¡Oh, vosotros que vernés tras los castigados, mirá este retrato de Roma, y nadie o ninguno sea causa que se haga otro! Mirá bien éste y su fin, que es el castigo del cielo y de la tierra, pues los elementos nos han sido contrarios. Gente contra gente, terremotos, hambre, pestilencia, presura de gentes, confusión del mar, que hemos visto no solamente perseguirnos sus cursos y raptores, pero este presente diluvio de agua, que se ensoberbeció Tíber y entró por toda Roma a días doce de enero, año de mil e quinientos y veinte e ocho. Ansí que llegó al mismo señal que fue puesto el año de mil e quinientos y quince, donde están escritos estos versos:

Bis denos menses decimo peragente Leone,
Idibus huc Tiberis unda Novembris adest.

119No se puede huir a la Providencia divina, pues con lo sobredicho cesan los delincuentes con los tormentos, mas no cesarán sol, luna y estrellas de pronosticar la meritoria que cada uno habrá. Por cierto no fui yo el primero que dijo: Ve tibi, civitas meretrix! Por tanto, señor Capitán del felicísimo ejército imperial, si yo recibiese tanta merced que se dilatase demandar este retrato en público, serme ía a mí disculpa, y al retrato, previlegio y gracia. La cual, desde agora, la nobleza y caballería de vuestra merced se la otorgó, pues mereció este retrato de las cosas que en Roma pasaban presentarse a vuestra clara prudencia para darle sombra, y alas a volar sin temor de los vituperadores que más atilado lo supieran componer. Mas no siendo obra, sino retrato, cada día queda facultad para borrar y tomar a perfilarlo, según lo que cada uno mejor verá; y no pudiendo resistir sus reproches y pinceles acutísimos de los que remirarán no estar bien pintado o compuesto, será su defensión altísima y fortísima inexpuñable el planeta Marte que al presente corre, el cual planeta contribuirá favor al retrato en nombre del autor. Y si alguno quisiere combatir con mi poco saber el suyo muncho y mi ausencia me defenderá. Esto digo, noble señor, porque los reprochadores conozcan mi cuna, a los cuales afectuosísimamente deseo informar de las cosas retraídas, y a vuestra merced servir y darle solacio, la cual nuestro Señor próspero, sano y alegre conserve munchos y felicísimos tiempos. Ruego a quien tomare este retrato que lo enmiende antes que vaya en público, porque yo lo escribí para enmendado por poder dar solacio y placer a letores y audientes, los cuales no miren mi poco saber, sino mi sana intención y entreponer el tiempo contra mi enfermedad. Soy vuestro y a vuestro servicio: por tanto, todos me perdonaréis (ed. cit., pp. 489-492).

*

120Lo más destacable y original de la siguiente pieza es que se presente como obra de Aldonza y, por tanto, dé su visión peculiar del saco. Su relato coincide con otros en muchos detalles objetivos: entrada de soldados de distintas naciones y sus cifras, fecha de la toma de la ciudad, fechorías más notables, muerte de Borbón –por voluntad de Dios– como justificante de los desafueros, etc. Es muy elocuente la parte final, un retrato de la situación posterior al saco, donde se expresa desde el punto de vista de cada asaltado y afectado el presente de la ciudad: «Porque si venís por abades todos están desatando sus compañones...», etc. A propósito, esta frase, cuyo sentido completo no es claro para C. Allaigre (v. p. 505, n. 15) creo que sí puede entenderse, y hacerlo de modo literal, si se recuerda, como se desprende de varias citas de textos coetáneos que se han traído a colación supra (v. capítulo II, en especial fragmentos del Guicciardini), que colgar atados de los testículos fue uno de los castigos preferidos que aplicaron los soldados a la clerecía alta y baja de Roma.

Epístola de La Lozana a todas las que determinaban venir a ver Campo de Flor en Roma

121Amigas y en amor hermanas:

122Deseando lo mismo, pensé avisaros cómo, habiéndome detenido por vuestro amor, esperándo’s, sucedió en Roma que entraron y nos castigaron y atormentaron y saquearon catorce mil teutónicos bárbaros, siete mil españoles sin armas, sin zapatos, con hambre y sed, italianos mil y quinientos, napolitanos reamistas dos mil, todos éstos infantes; hombres d'armas seicientos, estandartes de ginetes treinta y cinco, y más los gastadores, que casi lo fueron todos, que si del todo no es destruida Roma, es por el devoto femenino sexu, y por las limosnas y el refugio que a los peregrinos se hacían agora. A todo se ha puesto entredicho, porque entraron lunes a días seis de mayo del mil y quinientos y veinte y siete, que fue el escuro día y la tenebrosa noche para quien se halló dentro, de cualquier nación o condición que fuese, por el poco respecto que a ninguno tuvieron, máxime a los perlados, sacerdotes, religiosos, religiosas, que tanta diferencia hacían de los sobredichos, como haría yo de vosotras, mis hermanas. Profanaron sin duda cuanto pudiera profanar el gran Sofí si se hallara presente. Digo que no’s maravillés, porque murió su capitán, por voluntad de Dios, de un tiro romano, d’adonde sucedió nuestro daño entrando sin pastor, donde la voluntad del Señor y la suya se conformó en tal modo que no os cale venir, porque no hay para qué ni a qué. Porque si venís por ver abades, todos están desatando sus compañones; si por mercaderes ya son pobres; si por grandes señores, son ocupados buscando la paz que se perdió y no se halla; si por romanos, están reedificando y plantando sus viñas; si por cortesanos, están tan cortos que no alcanzan al pan. Si por triunfar, no vengáis, que el triunfo fue con las pasadas; si por caridad, acá la hallares pintada tanta que sobra en la pared. Por ende, sosegad que, sin duda por munchos años, podés hilar velas largas y luengas. Sed ciertas que, si la Lozana pudiese festejar lo pasado, o decir sin miedo lo presente, que no se ausentaría de vosotras ni de Roma, máxime que es patria común, que voltando las letras, dice Roma, amor. (ed. cit., pp. 503-505).

*

123En este post script um desde Venecia destacan, aparte detalles autobiográficos, elementos otra vez generales en los testimonios antiguos: entrada de los soldados, niebla en el día señalado, tormentos, temor de los españoles a las represalias posteriores... Falta por despejar una incógnita nada banal: si Delicado como siervo de Dios se encontraba tan «contentísimo con su castigo» [de los romanos] como dice, o es una de las muchas hipérboles de la obra, esta en clave moral.

Digresión que cuenta el autor en Venecia

124Cordialísimos letores: pienso que munchas y munchas tragedias se dirán de la entrada y salida de los soldados en Roma, donde estuvieron diez meses a discreción y aun sin ella, que, como dicen: amicus Socrates, amicus Plato, magis amica veritas. Digo sin ella porque eran inobedientes a sus nobilísimos capitanes y crueles a sus naciones y a sus compatriotas. ¡Oh gran juicio de Dios!, venir un tanto ejército sub nube y sin temor de las maldiciones generales sacerdotales, porque Dios les hacía lumbre la noche y sombra el día para castigar los habitatores romanos, y por probar sus siervos, los cuales somos muncho contentísimos de su castigo, corrigiendo nuestro malo y vicioso vivir, que si el Señor no nos amara no nos castigara por nuestro bien. Mas ¡guay por quien viene el escándalo! Por tanto me aviso que he visto morir munchas buenas personas y he visto atormentar munchos siervos de Dios como a su Santa Magestad le plugo. Salimos de Roma a diez días de febrero por no esperar las crueldades vindicativas de naturales, avisándome que, de los que con el felicísimo ejército salimos, hombres pacíficos, no se halla, salvo yo en Venecia esperando la paz, quien me acompañe a visitar nuestro santísimo protetor, defensor fortísimo de una tanta nación, gloriosísimo abogado de mis antecesores, Santiago y a ellos, el cual siempre me ha ayudado, que no hallé otro español en esta ínclita cibdá. Y esta necesidad me compelió a dar este retrato a un estampador por remediar mi no tener ni poder, el cual retrato me valió más que otros cartapacios que yo tenía por mis legítimas obras, y éste, que no era ligítimo, por ser cosas ridiculosas, me valió a tiempo, que de otra manera no lo publicara hasta después de mis días, y hasta que otrie que más supiera lo emendara. Espero en el Señor eterno que será verdaderamente retrato para mis prójimos, a los cuales m'encomiendo, y en sus devotas oraciones, que quedo rogando a Dios por buen fin y paz y sanidad a todo el pueblo cristiano, amén. (ed. cit., pp 507-508).

9. Democrates Secundus, de Juan Ginés de Sepúlveda (fragmento)

125De las varias facetas del humanista Juan Ginés de Sepúlveda (1490-1573) conviene destacar aquí las de cronista de Carlos V cuando el Emperador llegó a Roma, defensor contra Erasmo de la pureza evangélica (en su Antapología), colegial de Bolonia y comentador de la obra de Aristóteles. Trató de cerca a Carlos V y a Clemente VII; este último lo admiró y valoró mucho (v. pról. de A. Losada a la ed. crítica bilingüe, Juan Ginés de Sepúlveda, Démocrates Segundo o de las justas causas de la guerra contra los indios (Madrid: CSIC, 19842), pp. ix-xii). Fue testigo del saco y ese es el motivo de introducir el fragmento del Democrates Secundus que viene a continuación. La fecha del Democrates Primus es 1533; la del Democrates Aller o Secundus es c. 1544, y circuló ampliamente en manuscrito; ésta es la obra que lo enfrentó a Fray Bartolomé de Las Casas.

126El fragmento seleccionado es muy breve pero insiste en una idea que no fue sólo suya: el relativo civismo de los soldados españoles, al menos en lo que afectó a los casos de conciencia, lo que presenta como atenuante de las culpas del saco. Se recordará no obstante que hubo opiniones por completo contrarias a la presente, como la del cronista italiano Luigi Guicciardini. Es peculiar de este texto el que la religiosidad de los soldados españoles sirva para justificar la conquista y colonización de los pueblos americanos, pues se enlaza por argumento de comparación ese singular caso de conciencia de los españoles con los comportamientos colectivos y las culturas orales de los pueblos amerindios.

127Tomo el texto de la ed. cit. de A. Losada, pp. 34-35.

128Religio vero Christiana, quant insita sit Hispanorum mentibus, etiam eorum, qui viuunt in armis, multa vidi clara documenta, Sed illud mihi visum est permagnum, quod post vrbis Romae direptionem Clementis septimi pontificatu in magna consecuta peste nemo inuentus est ex ijs, quos pestis abstulit Hispanos, quin ablata cuncta ciuibus spoliatis testamento restituí mandauerit, nemo alterius nationis, quod equidem sciam, qui hoc officium ex Christiana religione praestiterit, et erant Itali Gemanique longe plures, et ego, qui ad exercitum, et vrbem affui, cuncta diligenter perquirens, notaui. Cuius facti memini nos in congressu illo Vaticano memorare. Nam quid ego de ipsorum mansuetudine, et humanitate dicam? Quorum in praelijs parta victoria nulla maior sollicitudo, et cura est quam quomodo victos quam plurimos seruare possint, et a sociorum truculentia vindicare. Confer nunc cum horum virorum prudentia, ingenio, magnitudine animi, temperantia, humanitate, et religione humunculos illos, in quibus vix reperias humanitatis vestigia, qui // non modo nullam habent doctrinam, sed ne litteris quidem vtuntur, aut nouerunt, nulla retinent rerum gestarum monumenta, praeter tenuem quandam, et obscuram nonnullarum rerum memoriam, picturis quibusdam consignatam, nullas leges scriptas, sed instituta quaedam, et mores barbaros.

129En cuanto a la Religión Cristiana, muchas pruebas claras he visto de lo arraigada que está en el corazón de los españoles, aun los que se dedican a la milicia; y la prueba mayor de todas me ha parecido el hecho de que después del Saco de Roma, en el Pontificado de Clemente VII, en la gran peste que siguió, no hubo ningún español, entre los que murieron de la epidemia, que no mandase en su testamento restituir todos los bienes robados a los ciudadanos despojados de ellos, y ninguno de otra nación, que yo sepa, cumplió con este deber de la Religión Cristiana, y eso que había muchos más italianos y alemanes; y yo, que siguiendo al ejército estaba en la Ciudad observándolo todo diligentemente, fui testigo de ello. Recuerdo que ya hicimos mención de este hecho en aquella reunión del Vaticano. ¿Qué diré de su mansedumbre y sentimientos humanitarios? Su única y mayor solicitud y cuidado en las batallas después de conseguida la victoria, es salvar el mayor número posible de vencidos y librarles de la crueldad de sus aliados. Compara ahora estas dotes de prudencia, ingenio, magnanimidad, templanza, humanidad y religión con las de esos hombrecillos en los que apenas se pueden encontrar restos de humanidad, que // no sólo carecen de cultura, sino que ni siquiera usan o conocen las letras ni conservan monumentos de su historia, sino cierta oscura y vaga memoria de algunos hechos consignada en ciertas pinturas, carecen de leyes escritas y tienen instituciones y costumbres bárbaras.

Table des illustrations

Légende Peter Brueghel, El Viejo, «Lujuria» (1557). Grabado (Bibliothèque Royale, Bruselas).
URL http://books.openedition.org/pumi/docannexe/image/1269/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 913k

© Presses universitaires du Midi, 1994

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search