Version classiqueVersion mobile

El Diálogo de Lactancio y un arcidiano de Alfonso de Valdés : obra de circunstancias y diálogo literario

 | 
Ana Vian Herrero

Segunda parte. El diálogo de lactancio y un arcidiano, diálogo literario

Capítulo VII. «La muraglia è il libro della canaglia». El juego reformista y los pasquines literarios

Texte intégral

1La condición «circunstancial» del Diálogo de Lactancio es, a estas alturas, evidente, pero me parece importante insistir ahora en su calidad literaria, de obra escrita «casi jugando», lo que será el propósito de las páginas que siguen. Castiglione, lector de excepción del Lactancio, enemigo al parecer rencoroso de Valdés y afectado hasta lo más íntimo por la ideología, según él «sacrilega», del texto, no dudó, en cambio, del componente literario de la operetta:

  • 292 Tomo el texto de las citas del trabajo de M. Morreale, «Diatriba», pp. 77-78 y 98.

Vero è che voi cercate di coprire ed adornare la sentenzia vostra con scriverla in dialogo castegliano, e con parole simulate. [...] in questa bella declamazione mostrate l’ingegno e l’eloquenza vostra, e usate molti colori rittorici, amplificando, esagerando ed estenuando, secondo che vi par convenire. [...] teneste per bella invenzione [...]. Vi dilettate di essere faceto, [...] etc.292.

  • 293 M. Bataillon, p. 388.
  • 294 V. las pp. 19, y sobre todo 67-73 del Mercurio y Carón, donde, en un diálogo de segundo grado entre (...)
  • 295 Los hombres de Carlos V en Italia insisten sin excepciones en que la muerte del Duque de Borbón fue (...)
  • 296 Por ejemplo, escribe J. A. Maravall que los dos diálogos «puede decirse que son las dos partes de u (...)
  • 297 Aparte los trabajos de Montesinos y Bataillon, del artículo de K. L. Selig («Zu Valdés'erasmischen (...)
  • 298 El estudio literario del Laclancio era el objetivo central de un trabajo ya antiguo de G. C. Rossi, (...)

2El Lactancio suele considerarse diálogo hermano del Mercurio y Carón, aunque escrito con menor artificio literario que él293; en el Mercurio vuelve sobre el tema del saco, la corrupción romana y la explicación del juicio divino294, y pone énfasis en algunos puntos espinosos, como negar la condición luterana de los soldados alemanes o hacer subir al cielo al Duque de Borbón, excomulgado ya por esos años295; el personaje de San Pedro es tan reservado como Lactancio, o como el propio Valdés, para hablar de reforma. En lo ideológico, y se ha señalado muchas veces, un diálogo es prolongación del otro296. La forma del Mercurio ha sido, en cambio, y es comprensible, mucho más apreciada297, lo que implica que su consideración como obra de arte no se halla en el grado de infradesarrollo en el que se encuentra el Lactancio. Este diálogo ha sido, en lo fundamental y excepto algunos trabajos concretos, interpretado sólo como documento, y apenas se han valorado sus elementos estéticos y ficticios298. La mayoría de ellos guarda una relación estrecha con la estética generada o expresada en las distintas artes de ese momento, en torno del saco de Roma precisamente. Por esa razón, hay que conectar la obra con la sátira de tema antirromano que se produce en el periodo, y con su evolución; muy en particular con la actividad literaria desarrollada alrededor de la estatua de Maestro Pasquino, a quien Valdés bien conoce pues lo cita expresamente en su diálogo:

Latancio.– [...] Y también, si por otra parte sus peccados [los de los cardenales] los merecían o no, pregúntenlo a ma[e]stre Pasquino.
Arcidiano.– No he menester preguntarlo, que quiçá sé yo más que no él. (p. 92).

  • 299 F. y R. Silenzi, Pasquino. Quattro secoli di salira romana (Florencia: Vallecchi editare, 1968), p. (...)

3El barrio romano del Parione había estado abandonado durante la Edad Media y en esta época empieza a poblarse y enriquecerse con edificios elegantes hasta convertirse en un verdadero centro de la vida ciudadana, con una población, en vísperas del saco, superior a la de cualquier otro rione romano299. Aparte de una reestructuración urbanística de la zona, el motivo principal era la decisión de Sixto IV de fijar la residencia de los papas en el Vaticano, pues con ello se trasladaron al barrio todas las gentes que la curia y la corte solían arrastrar. La que será Universidad de Roma está muy cerca. Así el barrio se convierte en la zona culta de la ciudad, con literatos, pedagogos, libreros, impresores, copistas, grabadores, etc. Las principales familias patricias (Orsini, Mellini, Sforza, Sanguini...) y sobre todo los cardenales establecen allí sus palacios.

  • 300 Son múltiples las versiones de los contemporáneos (Folengo, Curione, Castelvetro, etc.) sobre los o (...)
  • 301 La relevancia era a veces, por lo menos al principio, sólo «intrahistórica» y para los propios alum (...)
  • 302 D. Gnoli, La Roma..., pp. 164-171 y «Le origini...», pp. 9-13; F. y R. Silenzi, pp. 25-27; C. Rendi (...)

4Desde al menos 1501 contribuye a dar vida cultural y ciudadana al Parione la estatua apodada como Pasquino que el cardenal de Nápoles, Oliviero Carafa, levantó del lodo300. Pronto se convirtió en tradición una fiesta en la que maese Pasquín tenía el papel estelar: el 25 de abril, fiesta de San Marcos evangelista, una procesión religiosa salía de San Lorenzo in Damasco, atravesaba el Parione y llegaba al palacio Orsini. Allí, en un descanso, los estudiantes organizaban un certamen académico poético. Se disfrazaba al torso desnudo de Pasquín y se empezaron a colgar a su ropa y a su zócalo los epigramas latinos que antes sólo se declamaban. Los ornamentos de la estatua, con los años, se convertirían en verdaderas mascarature que representaban alegóricamente o por figura mitológica interpuesta el acontecimiento más relevante del año301; y el Mazzocchi editaba los mejores poemas que de modo habitual aludían al asunto que más notoriamente había sacudido el espíritu público en esos meses. Durante unas horas había una intensa actividad de lectura y copia de lo expuesto, que luego se difundía por el resto de la ciudad. El protector de la fiesta era el Cardenal Carafa, y los profesores del Studium decidían el tema mitológico anual y organizaban los concursos. Terminaba la fiesta en barahúnda de mozalbetes que arrancaban los disfraces a Pasquín, jugaban con él y le daban de palos302.

La estatua de Pasquín. Estampa de A. Lafréry, 1500 (Foto Savio, Roma).

  • 303 D. Gnoli, La Roma..., pp. 164,176, 178; R. y F. Silenzi, pp. 32-38.
  • 304 D. Gnoli, La Roma..., p. 182.

5Maese Pasquín vivió sus primeros años a la sombra de los cardenales (Carafa, Bainbridge, Bonjoannes, Del Monte) y, a veces de los papas (León X), a los que adulaba, y produjo sus versos en latín, italiano, español e incluso dialecto bergamasco. Así ocurrió hasta el pontificado de Adriano VI, quien prohibió la fiesta en 152 3303. En 1515 consta el contacto de Hutten con esta actividad304. Pronto, desde 1516 al menos, Pasquino encontró un conversador a distancia en la falda del Campidoglio, Marforio, otra estatua de origen confuso, y con los años se multiplicaron las estatuas parlantes en Roma: Madama Lucrezia, el Facchino, el Abate Luigi y el Babuino acogieron también versos de poetas sin nombre.

  • 305 D. Gnoli, ibid., pp. 300-308; quizás su insistencia nace de polemizar con la idea sostenida por L. (...)
  • 306 F. y R. Silenzi, pp. 44-46. Los poetas atacaron las intrigas políticas del Papa Borgia (la pesca en (...)
  • 307 F. y R. Silenzi, pp. 47-50.

6La metamorfosis satírica de Pasquín no es brusca, como insiste Gnoli305, sino progresiva, simultánea a su faceta pedagógica, y difícil de explicar de otra manera. Las primeras sátiras seguras asociadas a la estatua datan de la época Borgia, no tanto exhibidas en la fiesta anual como en la vida de Pasquín durante el resto del curso académico: son sonetos, epigramas y dísticos que no podían ser firmados y expuestos por su contenido libelístico, aunque simultáneamente producen sátiras autores muy conocidos como Sannazzaro y Pontano, criticando desde lejos a Alejandro VI, su familia y la curia vaticana306. Durante el pontificado de Julio II, Pasquín y muchos satíricos romanos se hacen eco de la falta de escrúpulos del Papa para recurrir a tráfagos vergonzosos, venta de indulgencias y alienación del patrimonio espiritual de la Iglesia, pero la mayoría de los pasquines conservados de esta época son elogios entusiastas307. Cuando León X (Giovanni de'Medici) llega a Papa, traslada a Roma a muchos nobles florentinos, familiares, amigos y clientes que con sus fortunas podían satisfacer sus continuas necesidades de dinero. Los mercaderes toscanos se hacen dueños de la ciudad, algo que los romanos siempre le echaron en cara, como le reprocharon sus magnificencias y fastos extravagantes que arruinaron a la iglesia, sus ventas de indulgencias, el tráfico escandaloso de prelaturas en el extranjero y la transformación de la iglesia en banquera espiritual. Pasquín hace decir a León en un soneto en el que dialoga con el odiado Cardenal Armellini:

  • 308 El texto en D. Gnoli, La Roma..., p. 315.

Il denar molto puote.
Sai, Armellino, io venderebbe Dio
Per aver de’danari al piacer mio
308.

7Según Pasquino la curia leonina seleccionaba a sus ovejas:

  • 309 El texto en Ma B. Sirolesi, p. 16.

Curia romana non petit oves sine lana,
dantes exaudit, non dantibus hostia claudit309.

  • 310 D. Gnoli, La Roma..., p. 304.

8Simultáneamente, en 1521 aparecen epigramas contra Lutero y en uno ya figura el nombre de Aretino310. La protección que León X daba a Pasquino el 25 de abril se ponía en solfa por el Pasquín satírico del resto del año:

  • 311 El texto en Ma B. Sirolesi, p. 17.

Marforio.– Come vanno gli affari?
Pasquino.– Benissimo, Marforio:
comandano i giullari
311.

  • 312 D. Gnoli, La Roma..., pp. 309-329; F. y R. Silenzi, pp. 50-55.

9A su muerte se ridiculizaron sin descanso sus plantillas de bufones y parásitos312. Así canta Pasquín:

O musici, con vostre barzellette
piangete, o sonatori di violoni,
piangi e piangete, o florentin baioni,
batiendo piatti, mescole e cassette.

Piangete, buffon magni, anzi civette,
piangete mimi e miseri istrioni,
piangete, o frati, spurdici ghiottoni
a cui dir mal la gola e’l gettar dette.

Piangete el signor vostro, o voi tiranni,
piangi Fiorenza, et ogni tuo banchiero
con qualche altro offizial minchione.

Piangi, clero di Dio, piangi su Piero,
piangete, o sopradetti, i vostri mali,
poscia ch’è morto el decimo Leone.

Il qual d’ogni buffone,
e d’ogni vil persona era ricepto,
tiranno sporco, disonesto, infetto.

E per chiarir meglio mio detto,
impegnò per seguire un suo pensiero
Fiorenza official, la Chiesa e Piero.

E tengo certo e vero,
che se’1 vivere ancor li era concesso,
vendeva Roma, Christo e poi sé stesso.

  • 313 Ibid., pp.52-53.

Ma sopra tutto, adesso
piangan Leone quei miseri mortali
ch’el dinar non li ha fatti cardinali
313.

  • 314 D. Gnoli, La Roma..., p. 306 y «Le origini...», pp. 25-28, 45-47; R. y F. Silenzi, p. 28.

10Pasquín y su fiesta tuvieron una réplica en clave religiosa y aristocrática, en torno de la estatua de Santa Ana con la Virgen y el niño esculpida por Andrea Sansovino en la iglesia de San Agustín. La fiesta era el 26 de julio; tenía un carácter literario elevado y acudían a ella intelectuales de fama como Castiglione, Sadoleto, Vida, Bembo, Giovio, Colocci; firmaban sus versos y usaban el latín, lo que explica que participaran en algunos momentos en estas sesiones algunos extranjeros como Ulrich von Hutten. La fiesta acababa profanamente con un banquete en los jardines del Concio314.

  • 315 Castiglione contesta así al Gonzaga: «Li versi che quella mi dimanda di Pasquino non si haveranno i (...)

11La costumbre del Parione se conocía fuera de Roma y, en 1521, Federico Gonzaga pedía a Castiglione que le mandara copia de los versos más recientes315. A la vez, la agitación de la Reforma en Alemania había empezado a influir sobre Roma. En estos momentos comienza a abrirse camino otro maese Pasquín, esta vez en Basilea, ciudad fuerte del protestantismo, un Pasquino amigo de la disputa teológica y de acabar con el dominio espiritual de la iglesia.

  • 316 Muchos poetas discretos y mediocres se asociaron a la historia renacentista de Pasquino, y otros, m (...)
  • 317 El cónclave, que duró 14 días, superó cuantas capacidades de intriga, manejo y guerra sorda puedan (...)

12Se asocia la transformación de Pasquín sobre todo a la obra de Pietro Aretino, aunque no fue el único que se sirvió de la estatua para difundir maldiciones sin firmarlas316. Aretino, a la muerte de León X, se entregó políticamente a conseguir la elección de otro papa Médici para seguir contando con su protección, y así se invirtió en escribir sonetos contra todos los cardenales del Sacro Colegio opuestos a los Médicis; sus versos circularon por Roma con el nombre de pasquínate, con lo que la estatua se encontró, casi sin comerlo ni beberlo, convertida en libelista. Fue desde entonces más frecuente el uso de Pasquino como juego de poder entre cardenales, prelados influyentes y sus seguidores para desacreditar a adversarios dentro y fuera de la curia. El bombardeo satírico aumentó, como era habitual, en periodo de sede vacante entre uno y otro papa y, no digamos, con la elección del «bárbaro» y no Medici Adriano VI317, razón por la cual tanto Aretino –que había perdido la posibilidad de sentarse en el Vaticano– como Maese Pasquín disfrutaron de la inquina del Pontífice. Y es que los recelos hacia Pasquino habían empezado mucho antes de que esa literatura entrara en el índice. Prohibió Adriano la fiesta del 25 de abril de 1523 e incluso, según recuerda una graciosa facecia, quiso tirar la estatua al Tíber. La anécdota debió de circular por escrito y oralmente en la Roma de hacia 1520; se atribuye a Giovio y la recoge también Patricio de Rossi en su Storia del Sacco di Roma. Dice así:

  • 318 Rossi plagia la historia de P. Giovio en muchos momentos; tomo la cita, por su asequibilidad para m (...)

Adriano VI odiaua in estremo i poeti, l’ingegni de quali aueua molto sospetti, come quelli che erano da lui tenuti auer animo poco sincero verso la religione christiana, per che studiosamente celebrano i dannati nomi de i falsissimi Dei, ma più per esser stato con versi infami duramente lacerato sulla statua di Paschino [...]; onde aueua determinato rouinarla e farla gettare nel Teuere, ma Ludovico di Cardona, Ducca di Sessa et ambasciatore di Carlo V, con ingegno ciuile et arguto, prontamente gli disse che ciò non si doueua fare [...], che Paschino anche nel più basso del fiume ad uso delle rane auerebbe più loquace et importunamente gracchiato. Disie allora il Papa, ardasi dunque e facciasene calcina accio che non ui resti memoria alcuna di lui. Rispossi il Ducca: La Santità vostra dice bene; ma ben che così crudelmente s’ardesse, non pero gli amici poeti tacerano, i quali con pungentissimi versi, onoreranno il padron loro et ordinato gli un giomo solenne celebraranno ogni anno il luogo e forma e tutora del supplicio; e così con questi scherzi di parole diuertò il Papa da questo suo sentimento.318

  • 319 D. Gnoli, La Roma..., p. 327 y la cita en p. 328.

13Adriano no fue comprendido ni apreciado por la sociedad eclesiástica ni por la cortesana civil, pero tardó siete meses en tomar posesión de su cargo y en Roma reinaba una anarquía que permite también mirar el saco de otra manera: Lucrezia, la hermana de León X y algunos familiares habían expoliado el Vaticano; los mismos cardenales robaban objetos y ornamentos sagrados de la iglesia y sacristía vaticana; según Castiglione Roma parecía a su llegada «un’abbazia spogliata»319. Era, pues, tradición el saqueo, y no sólo obra de lansquenetes hambrientos e indómitos.

  • 320 D. Gnoli, ibid., p. 305; F. y R. Silenzi, pp. 62-64. El pronóstico se conoce sólo fragmentariamente (...)

14Bajo Clemente VII recuperó su vida legal maese Pasquín y cuando Aretino vuelve a Roma llega a ser secretario y canciller de la fiesta anual de 1525. Aretino, antes protegido de Clemente, acaba por enfrentarse con él; en los albores del saco llegó a hacer por boca de Pasquín pronósticos sobre la caída de Roma que irritaron al Papa320. Cuando Clemente estaba preso, de nuevo Aretino escribió uno de los libelos más crueles contra el prisionero y sus acompañantes de Sant'Angelo, titulado Pax vobis que comenzaba así:

  • 321 Ap. F. y R. Silenzi, p. 65.

Pax vobis, brigata
e Dio vi diain le mani
a Giudei et Marrará
et a Tedeschi.
321

  • 322 Ibid., p. 66.

15Allí describía Pasquín los horrores del saco, denunciaba a Giberti (a cuya política atribuye la mala suerte de Roma), ridiculizaba al ejército de la Liga como ladrones de gallinas y viles mercenarios que no oponen resistencia al enemigo, y terminaba con las sevicias inflingidas por los lansquenetes a Maese Pasquín, quien huye desnudo una noche322.

  • 323 Ibid., pp. 65-66.

16Clemente se disgustó muchísimo de que pudiera hacerse risa de tanto dolor. Por su parte, Giberti encargó al poeta satírico Francesco Bemi que propinara un soneto insultante a Aretino por su pasquinata323. Era –cosas de la sátira cuando tiene algo de oficio– el mismo Bemi que en uno de sus más conocidos sonetos con estrambote había satirizado las indecisiones de Clemente:

  • 324 F. Bemi, Rime, en Antología della letteratura italiana, dir. M. Vitale, tomo III, ed. C. Salinari ( (...)

Un papato composto di rispetti,
Di considerazioni e di discorsi,
Di più, di poi, di ma, di se, di forsi,
Di pur, di assai parole senza effetti;
Di pensier, di consigli, di concetti.
Di congetture magre, per apporsi;
D’intrattenerti pur che non si sborsi,
Con audienza, risposte e bei detti;
Di piè di piombo e di neutralité,
Di pazienza, di dimostrazione,
Di fede, di speranza e carità;
D’innocenza, di buona intenzione,
Ch’è quasi come dir semplicità,
Per non le dare altra interpretazione.
Sia pur con sopportazione,
Lo dirò, pur vedrete che pian piano
Farà canonizzar papa Adriano324.

17Pasquino no descansó. Tras el saco emitió uno de sus mensajes maliciosos: «Septimus inferior Quintus», y durante la prisión de Clemente, apareció una inscripción anónima que decía: «Papa non potest errare», jugando con los dos significados de errare, ‘equivocarse’ y ‘vagar, andar sin rumbo fijo'. En otro momento Marforio y Pasquino sostenían un diálogo sobre los vicios de los reyes europeos y la inmoralidad e ignorancia de los eclesiásticos:

  • 325 El texto en Ma B. Sirolesi, p. 26.

marforio.– Pasquino, se tu fossi Dio, cosa daresti ai grandi d’Europa?
pasquino.– Prima di tutto la clemenza a Clemente, la magnanimité e la sollecitudine a Cario V; a Francesco I serenità di giudizio, al re d’Inghilterra religione e senso comune, a quello di Portogallo potenza pari all’arroganza; e, se la Divinité ci potesse qualcosa, un po’d'istruzione ai cardinali, e meno trasporto ai gusti infami. Vorrei pure che i vescovi imparassero a leggere e ad anteporre i propri doveri al dominio temporale e ai piaceri mondani. Quanto ai preti darei loro moglie perché non andassero più a puttane, e darei delle puttane ai monachi perché smettessero d’essere i mariti di tutte le mogli, e le mogli di tutti i mariti325.

  • 326 D. Gnoli, La Roma..., p. 307; F. y R. Silenzi, p. 38.
  • 327 D. Gnoli, La Roma..., p. 308. La mayoría de pasquines conservados revelan su origen cortesano y cle (...)

18Pero Pasquino sufrió un duro revés con el saco, que termina con la fiesta de abril. El que resucita unos años después del asalto para comentar la muerte de Clemente VII ha perdido ya por completo su carácter académico y es en cambio humorístico, satírico y censor326. Su vida satírica es también cortesana, de círculos doctos y desprejuiciados, muchas veces cercanos a los pontífices y en todo caso siempre atentos a la creación de cardenales y la elección de Papa, grandes acontecimientos de los que dependía la fortuna o ruina de infinitas gentes y que por tanto conmovían a la ciudad entera327.

  • 328 F. y R. Silenzi, pp. 69-71. D. Gnoli, La Roma..., p. 307: «Dall’ Italia, dalla Germania e dalla Svi (...)

19Mientras tanto, en Alemania, Pasquín se convertía en defensor de la reforma protestante. El principal artífice de este otro cambio era Celio Secondo Curione (1503-1569), humanista reformista y teólogo piamontés que en Roma era conocido por sus ideas heterodoxas y escapó de las cárceles inquisitoriales a Suiza. Instalado en Basilea, reconstruyó su experiencia de Pasquín con composiciones nuevas para los alemanes y difundiendo tesis luteranas; hizo antologías de pasquínate que son un valioso documento de la vida de la estatua parlante; dos volúmenes de Pasquillorium (Basilea, 1544) que empiezan reproduciendo una parte de las sátiras romanas hasta Sixto IV (Sannazzaro, Pontano, Berni, Poliziano) y terminan con la confutación de muchos principios de la iglesia de Roma en forma de disputas teológicas; prosa y verso. Ulrich von Hutten (Gesprächbuchlein en 1521, Gespräch en 1524) y el mismo Lutero se interesaron por el nuevo Pasquín. También se exportó a Inglaterra y se conoció por los distintos países europeos; desde ese momento la palabra pasquín especializó y amplió su significado para designar cualquier invectiva política anónima328.

  • 329 La vigilancia fue severísima con Pío IV y Pío V (F. y R. Silenzi, pp. 73 y ss.).
  • 330 F. y R. Silenzi, pp. 76-77, aunque en este asunto esa asociación entre los romanos y un «innocente (...)
  • 331 «Con lui muore l’epoca d'oro di Pasquino; la sua voce sembra come svanire. In ogni caso non avrà pi (...)

20Indiferente o no a su tocaya alemana, la estatua del Parione siguió satirizando, pero desde Pablo III quedó prohibida la fiesta del 25 de Abril, y el rígido Pablo IV se encargó de aplicar con dureza los decretos de Trento. Durante muchos arios las pasquínate fueron orales y maestro Pasquino vivió estrechamente vigilado por la Inquisición329. La tolerancia o intolerancia de los Papas hacia la literatura de pasquines experimenta movimientos pendulares y durante la Contrarreforma el control se reforzó y endureció mucho. Bajo Pío V cualquier crítica al Papa se considera delito, sin distinguir «tra l'innocente riso dei romani e il libello diffamatorio di sapore luterano»330. Probablemente es Niccolò Franco el último de los vates áureos de Pasquino331.

21Las relaciones literarias que los diálogos de Alfonso de Valdés establecen con este género de sátira me parecen dignas de estudio, pues aparte la transformación experimentada por la vida artística de la estatua parlante, creo que su influencia y alcance en la literatura del periodo se une a otros influjos y estímulos, por ejemplo el de la tradición lucianesca.

  • 332 V. para lo que sigue –cito aquí sólo obras imprescindibles–, J. Bompaire, Luden écrivain: imitation (...)
  • 333 La admiración de Alfonso, como la de Juan, por Luciano está fuera de duda. Sin embargo, los estudio (...)

22Es bien conocida la variedad de la obra literaria de Luciano332: su cultivo de géneros muy numerosos y muy distintos le permitió convertirse en modelo para las burlas, para la moral, para la historiografía, para la literatura fantástica, el estilo «ático» o el comentario filológico. Los escoliastas bizantinos mantienen la tradición y son los primeros responsables de la doble consideración de Luciano, como moralista y como escritor retórico y burlón. El humanismo cuatrocentista, Erasmo y otros renacentistas introducen la novedad, inexistente en el escritor sirio, de relacionar su sátira con la apología cristiana e incluso, sobre todo desde Erasmo, con la defensa de un programa concreto de reforma del mundo contemporáneo, algo ajeno al tono más universal del modelo. Ese tipo de sátira prenderá entre los escritores quinientistas tanto o más que entre los del siglo XV, precisamente por su sincretismo. Alfonso de Valdés se suma a esa tendencia de admiradores del samosatense como satírico de costumbres, como filósofo moral y como estilista. El Lactancio no es una excepción a eso333.

  • 334 Se ocupa de ello M. O. Zappala en ob. cit., pp. 156-157 y, en general, pp. 155-161: «The Italian Pa (...)

23En aquellas primeras pasquínate (1509-1514) sin relación estrecha con la sátira antipapal posterior, sino nacidas, al parecer, como vehículo de enseñanza para escribir verso latino, se detecta la influencia de Marcial y aparecen diálogos en miniatura o monólogos dramáticos. Más adelante, cuando Pasquino empieza a conversar con la estatua de Marforio, el diálogo se convierte en norma en ese tipo de composiciones, como en otras, coincidiendo con la popularidad que a la sazón alcanza Luciano en Roma. Cuando los protestantes adoptan la crítica anti-romana de las pasquínate, se apoyan en las sátiras reformadoras de ilustres lucianistas como Poggio, Valla y Eneas Silvio, incluso si esas críticas eran más de costumbres que de instituciones, y pese a que Lutero no salía bien parado. Las pasquínate protestantes se desarrollan muy rápidamente y pronto se asocian con inclinaciones luteranas; el propio Erasmo establece ese vínculo. Me parece importante destacar, si recapitulamos, que en ese trayecto, los pasquines protestantes, sin olvidar el artificio dialogal, han introducido la novedad de la prosa frente al verso y la de la crítica teológica y doctrinal, poniendo de relieve la incompatibilidad entre las prácticas religiosas imperantes y las de la Iglesia primitiva. El Pasquino de 1545 ya estará proscrito. Cuando los protestantes adoptan las pasquínate italianas convergen con el diálogo polémico construido sobre el modelo de las obras «morales» de Luciano: eso no equivale a decir que las pasquínate tengan una relación genética con Luciano, sino a que convergen en el tiempo las dos tradiciones. Pero la convergencia parece sintomática y deja una huella mixta. El colector más importante del género, Celio Secondo Curione, introduce al autor sirio en su colección y relaciona explícitamente a Pasquín con Luciano334.

  • 335 La cita de Gracián en M. Ezquerro, Diego Gracián de Alderete, Thèse pour le Doctorat de 3e cycle (T (...)
  • 336 M. O. Zappala, pp. 161-163.

24La apropiación protestante de las pasquínate lucianescas no fue absoluta; también existen pasquines pro-españoles o que comentan la política interior española durante Felipe II. El género se conoce en España desde 1530 o seguramente antes: aparte de la mención de Valdés en su Lactancio, Gradan de Alderete, amigo de Alfonso, se refiere a un poema como «Pasquilleum in verso», y la segunda mitad del siglo XVI castellano mantiene aún esta especie literaria335. En cualquier caso, parece significativo que el conjunto del género sucumba ideológicamente al Index de 1559, junto con Erasmo, los traductores de Luciano, los hermanos Valdés, etc.336.

  • 337 V. supra y M. M. Phillips, «Erasmus and the Classics», en Erasmus, ed. T. A. Dorey (Londres: Routle (...)
  • 338 Pueden leerse en amplia muestra en los tres volúmenes citados de O. Schade. Los analiza en sus rasg (...)

25Si se sabe que Valdés admira, como su hermano Juan, a Luciano y no desconoce a maese Pasquín –a quien ya identifica con la sátira anticurial, y no con la pedagogía, como se desprende de la frase en la que lo menciona–, hay que conectar sus diálogos, los dos en mi opinión, con este género de literatura satírica reformadora. Sus rasgos son en muchos sentidos comunes a los de otras obras que tienen puntos de contacto con los pasquines: Erasmo escribe la Moría después de un viaje a Italia durante el cual conoce a fondo tanto a Pasquín como a Luciano; Ulrich von Hutten queda, también en Roma, fascinado por Pasquino y lo introduce en Alemania337. En ese país se publicaron como pasquines las composiciones más variadas, pero tienen un enorme interés sobre todo las canciones, los discursos, los textos dramáticos y los diálogos338. El diálogo de muertos de Antonio Cammelli (1436-1501) se ha relacionado, además de con los diálogos lucianescos del Quattrocento italiano, con las pasquínate anti-romanas en verso por el tono de su crítica:

  • 339 M. O. Zappala, ob. cit., p. 80. Pese a sus ecos pacifistas, carece del programa heterodoxo de un Vo (...)

The allusion to contemporary figures is more detailled in the Dialogo than in the satires of Aeneas Sylvius or Pontano, and looks forward to the Pasquinade339.

  • 340 M. O. Zappala, pp. 171-174, y lo que sigue en ibid., p. 160.

26El De Europa Dessidiis et Bello Turcico (1526) de Vives, diálogo de muertos y una fuente repetidamente señalada del Mercurio y Carón de Valdés, deplora también, como el Lactancio, el estado de la cristiandad frente al avance de los turcos e insta a Europa a reformarse, a unirse y a volver a Cristo; esta obra circulaba con seguridad por España en el verano de 1527 y era probablemente ya entonces conocida de Alfonso340. El Libero arbitrio (1547) de Francesco Negri da Bassano, pese a sus múltiples diferencias con el Lactancio, enfrenta asimismo a un pro-romano y un anti-romano; también pueden establecerse análogas conexiones con el anónimo Diálogo de Caronte y el alma de Pedro Luis Farnesio (1547), y las deudas del pasquín reformista de Bemardino Ochino, Tragedy or Dialogue of the Unjust Usurped Primacy of the Bishop of Rome (1547) con Luciano, Erasmo y Juan de Valdés han sido ya puestas de relieve.

27La mayoría de los rasgos y procedimientos de tradición lucianesca del Lactancio saldrán a relucir en páginas posteriores; bien entendido que, en este caso, hablo más de tradición lucianesca, es decir, con las innovaciones introducidas por los humanistas de los siglos XV y XVI, que de ecos directos o textuales, lo que no puede hacerse automáticamente extensible a la otra obra de Alfonso, el Mercurio y Carón, donde la huella es mucho más visible y demostrable.

28Los puntos de reflexión y contacto en torno a este tipo de sátira del Lactancio pueden empezar a precisarse ahora más.

29El tono antirromano de la obra y la crítica de la sociedad y de los hábitos religiosos contemporáneos sitúan al Lactancio en la misma línea de imitación de Luciano que practican los seguidores del sirio de los siglos XV y XVI. El rechazo del lujo curial frente a la pobreza de los apóstoles lo relacionan no sólo con Erasmo y con las pasquínate antirromanas y reformistas, sino con los comentarios reformadores de los satíricos del Quattrocento italiano. También su crítica del Papado. Incluso la contraposición de valores interiores y exteriores, ausentes del samosatense, tienen contacto con el lucianismo cuatrocentista, y por supuesto con Erasmo. Cuestiones como la querella de la paz, la condena de la hipocresía, la comparación de los hombres con bestias, o la colocación de la sátira lucianesca al servicio de los intereses españoles en Europa son temas comunes a diversos imitadores de Luciano, como Erasmo o Vives.

30Igual que en las obras de Luciano, el carácter crítico de los interlocutores altera las relaciones habituales de los personajes y da entrada a pasajes de lectura irónica en la obra, a la creación de la distancia, a un humor característico. A la vez, la alusión detallada a figuras contemporáneas y la catadura pro-romana y anti-romana de los interlocutores relacionan la obra de nuevo con las pasquínate.

31Como muchas obras de Luciano, y como una mayoría de los escritores reformistas, sobre todo de pasquines, adopta el método de la syncrisis y da a su obra una estructura polémica o erística.

32La inclusión de chistes, facecias, exempla cómicos, juegos de palabras, burlas caricaturescas, sobre todo de eclesiásticos, las notas de caracterización literaria cómica de los personajes, etc. unen al Lactancio, además de con Erasmo, con la tradición lucianesca de los siglos XV y XVI, incluida la de los pasquines satíricos.

33El estilo de la obra, tanto en su variante más coloreada como en la conversacional, se amolda a la misma tradición lucianesca. Si mira, sin duda, al modelo latino de Erasmo, se relaciona también con el retoricismo y con el «estilo ático» que el de Rotterdam y muchos otros renacentistas admiraban en la prosa de Luciano, al que siempre consideraron un estilista ejemplar.

34Todos estos aspectos tienen complejas derivaciones que se tratarán con detenimiento en capítulos sucesivos, pero el contacto que el Lactancio establece con la literatura y la estética de los reformadores (no sólo de la Reforma) debe ser a mi juicio destacado.

Notes

292 Tomo el texto de las citas del trabajo de M. Morreale, «Diatriba», pp. 77-78 y 98.

293 M. Bataillon, p. 388.

294 V. las pp. 19, y sobre todo 67-73 del Mercurio y Carón, donde, en un diálogo de segundo grado entre Mercurio y San Pedro, se resumen los sucesos del saco.

295 Los hombres de Carlos V en Italia insisten sin excepciones en que la muerte del Duque de Borbón fue causa de la mayoría de las crueldades del saco, y esa es la mejor exculpación de su figura que conocen; v. por ejemplo, Salazar, Pérez y Gattinara (A. Rodríguez Villa, Memorias..., pp. 143,165 y 192). Valdés también lo expresa, por boca de los dos interlocutores, en el Lactancio, y por eso sube al cielo en el Mercurio.

296 Por ejemplo, escribe J. A. Maravall que los dos diálogos «puede decirse que son las dos partes de una misma obra. Por lo menos, hay una perfecta continuidad espiritual de uno a otro [...] y se complementan recíprocamente» (Carlos V..., p. 206).

297 Aparte los trabajos de Montesinos y Bataillon, del artículo de K. L. Selig («Zu Valdés'erasmischen Diálogo de Mercurio y Carón», Bibliothèque d'Humanisme et Renaissance, XX (1958), pp. 17-24), se deducía ya la condición de obra de arte trabajada, meditada y nada «improvisada».

298 El estudio literario del Laclancio era el objetivo central de un trabajo ya antiguo de G. C. Rossi, con mejores intenciones que resultados, «Aspectos literarios del Diálogo de las cosas ocurridas en Roma de Alfonso de Valdés», en III Congreso de Cooperación Intelectual (Madrid: Cultura Hispánica, 1958-1959), pp. 1-7 (numeración independiente para cada una de las ponencias; lo he manejado en esta versión, aunque se publica también en CHA, núms. 107-108 (1958), pp. 365-372). Otro artículo más reciente pretende insistir, con poco fruto e ignorando bibliografía fundamental, en los méritos literarios de los dos diálogos: P. Gil Cánovas, «Los Diálogos de Alfonso de Valdés: entre la literatura satírica y la pedagogía doctrinal», Mélanges littéraires. Prace Naukowe Uniwersytetu Slaskiego 968 (Katowice, 1988), pp. 168-185 [Debo y agradezco a Waldo Cerezo una fotocopia de este trabajo]. Además de otras obras ya citadas y de los varios artículos de M. Morreale que se citan en cada lugar, conviene recordar el § III del cap. II (libro IV) de la Historia de los heterodoxos españoles de M. Menéndez Pelayo, pp. 751-766; pese a la repugnancia ideológica que Don Marcelino siente por esta obra (problema del que ya habló Montesinos), reconoce algunos encantos estrictamente literarios: el «tesoro de lengua», la «animación dramática» y que los interlocutores no son «sombras o abstracciones» (p. 754); destaca sobre todo «la gallardía del lenguaje, que en Valdés es rico y flexible, a la par que vehemente y acerado»; de hecho sólo «el estilo salva los libros» (p. 759).

299 F. y R. Silenzi, Pasquino. Quattro secoli di salira romana (Florencia: Vallecchi editare, 1968), p. 13.

300 Son múltiples las versiones de los contemporáneos (Folengo, Curione, Castelvetro, etc.) sobre los orígenes y el bautizo de maese Pasquín; suele considerarse la más autorizada, por más cercana al hecho, la de Giacomo Mazzocchi, impresor de Bérgamo con tenderete abierto en Campo dei Fiori, que publicó de forma sistemática los volúmenes anuales de pasquínate o pasquili desde 1509, (faltan los de 1501-1507). Según Mazzocchi, Pasquino era el nombre de un maestro de escuela del Parione que enseñaba a metrificar en latín a sus alumnos poco expertos en silabeos, en gramática y en mitología. V. D. Gnoli, La Roma..., p. 166 y «Le origini...», p. 9 ss. Otros lo repiten después: F. y R. Silenzi, pp. 17-19; C. Rendina, Pasquino, statua parlante. Quattro secoli di pasquínate (Roma: Newton Compton ed., 1991), pp. 15-26; y la recientísima antología Pasquínate del Cinquecento, ed. Ma B. Sirolesi (Roma: Edizioni della Città, 1994), pp. 5-6 (sin citarlo).

301 La relevancia era a veces, por lo menos al principio, sólo «intrahistórica» y para los propios alumnos: la muerte del hermano Andrea, capellán del Ateneo, las enfermedades que impedían dar clase a los profesores de griego, las tendencias sodomíticas de algunos maestros que aprovechaban la scelleratezza de la fiesta para enseñar a sus alumnos lo que no eran epigramas, etc.; v. D. Gnoli, La Roma..., 172-173. Ibid., pp. 175-176 y «Le origini...», pp. 32-33 para los disfraces mitológicos anuales de Pasquín.

302 D. Gnoli, La Roma..., pp. 164-171 y «Le origini...», pp. 9-13; F. y R. Silenzi, pp. 25-27; C. Rendina, pp. 27-28.

303 D. Gnoli, La Roma..., pp. 164,176, 178; R. y F. Silenzi, pp. 32-38.

304 D. Gnoli, La Roma..., p. 182.

305 D. Gnoli, ibid., pp. 300-308; quizás su insistencia nace de polemizar con la idea sostenida por L. Morandi, y querer diferenciar con más precisión dos Pasquines distintos, el «pedagogo» e «italiano», que no atacaba –aunque pudiera criticar al clero– a la institución que lo protegía, y el «tedesco», «luterano» o «satírico»; sin embargo, los ejemplos que estudia demuestran cómo la sátira se abre camino desde muy pronto, aunque no sea dominante en los inicios. R. y F. Silenzi (pp. 37-38) no ven a ambos Pasquines tan separados, sino que es «più verosimile ammettere una continua fioritura in Roma di satire affisse a Pasquino o divulgate oralmente sotto il nome di pasquinate anche nelli anni della sua vita pedagogica, satire che prendendo sempre più piede con gli anni, costituiranno, allorchè la festa del 25 Aprile cadra in disuso, la sua vera personalità tanto da suggerire allo stesso Aretino di valersi dell'anonimato della statua parlante per contrabbandare la propria mordace produzione libellistica» (p. 45).

306 F. y R. Silenzi, pp. 44-46. Los poetas atacaron las intrigas políticas del Papa Borgia (la pesca en el Tíber del cadáver del Duque de Gandía, asesinado por su propio hermano, las traiciones de César Borgia, los asesinatos de cardenales, etc.), su sensualidad, sus daños a cardenales y patricios romanos, sus confiscaciones de ingentes patrimonios y fortunas privadas, etc. A su muerte Roma se inundó de sátiras y epitafios irreverentes que sugirieron, como hizo Pasquín, una muerte por envenenamiento. El primer pasquín colgado en la estatua del Parione se documenta el 13 de agosto de 1501; estaba escrito en latín y profetizaba la muerte de Alejandro VI si se alejaba de Roma: «Predixi tibi papa bos quod esses. / Predico: Moriere, si hinc abibis; / succedet Rota consequens Bubulcum» [La Rota es la enseña del cardenal de Lisboa]. (Tomo el texto de la antología deMa B. Sirolesi, cit., p. 9).

307 F. y R. Silenzi, pp. 47-50.

308 El texto en D. Gnoli, La Roma..., p. 315.

309 El texto en Ma B. Sirolesi, p. 16.

310 D. Gnoli, La Roma..., p. 304.

311 El texto en Ma B. Sirolesi, p. 17.

312 D. Gnoli, La Roma..., pp. 309-329; F. y R. Silenzi, pp. 50-55.

313 Ibid., pp.52-53.

314 D. Gnoli, La Roma..., p. 306 y «Le origini...», pp. 25-28, 45-47; R. y F. Silenzi, p. 28.

315 Castiglione contesta así al Gonzaga: «Li versi che quella mi dimanda di Pasquino non si haveranno insino al 11 de maggio, perche così è la usanza; de quelli degli anni passati non saprei dove trovame uno, perché ordinariamente fanno come foco di paglia, e scritti e dati fora non si riveggon più, perché invero il più delle volte sono ancor quasi come cose fatte allo improvviso» (ap. F. y R. Silenzi, p. 45).

316 Muchos poetas discretos y mediocres se asociaron a la historia renacentista de Pasquino, y otros, muy reconocidos, atribuyeron a la estatua buena parte de sus versos clandestinos; así no sólo Pietro Aretino, sino Niccoló Franco, Colocci, Tebaldeo, Molza, etc.

317 El cónclave, que duró 14 días, superó cuantas capacidades de intriga, manejo y guerra sorda puedan desarrollar el común de los humanos y el clero; los aspirantes al papado eran 18, y las enemistades, partidos y ambiciones entre cardenales casi tantas como ellos mismos. Sólo concluyó tras recurrir a no dar de comer a los enclaustrados, y gracias a la aparición de un tercer candidato inesperado, que fue luego Adriano VI. Corrían versos como este diálogo entre Pasquín y Marforio que tomo de D. Gnoli, La Roma..., pp. 316-317:
M.– Se il mio pensiero, o car Pasquín, non mente.
Tu mì pari nel volto oggi turbato.
Vorrei che a me ciò ch' a te è incontrato,
O bene o mal narrassi interamente.
P.– Io men sto senza dar noja alla gente.
Tacito, come sai; ma un sciagurato
M’ ha detto tanta ingiuria, ch’ io son stato
Per far cosa ch’ ognun di me pavente.
M.– T’ha egli forse detto buggiarone?
P.– No, che per questo non m’adirerei,
Poi che di ció lodato è il mio padrone.
M.– Dunque t’ha detto che falsario sei?
P.– No, ch’è virtù, nè per altra cagione
Il Puccio è grato allí terrestri dei.
M.– Dunque saper vorrei
Che disse? Se ti disse traditore?
P.– No, che Comar sel tiene a grande onore.
M.– Disseti rubatore?
P.– Saria poco pero, che in tal guadagno
L'Armellino averei per mio compagno.
M.– Giuda, reo, taccagno
T’ ha detto? P.–No, ch’è titol d' onor degno,
Nè il Soderino ha in se più caro pegno.
M.– Io son grosso d' ingegno,
Dimmel chiaro. P.– Ohimè, ch' ogni difetto
Questa ingiuria contiene in un soggetto.
M.– Che parola avrà detto
Che tenga unito in se cotanto male?
P.– Che parola?
El me disse: cardinale!
Los pasquines más violentos de este periodo son los de Aretino, un total de 43, que aumentaron al saber quién era el electo.

318 Rossi plagia la historia de P. Giovio en muchos momentos; tomo la cita, por su asequibilidad para mí, de Storia del Sacco di Roma, di Patricio de Rossi Fiorentino. Ms. del s. xviii, no 332 de la Biblioteca Menéndez Pelayo, 3 vols.; v. «Appendice alla seconda parte, fols. 87-87vto., «Odio di Papa Adriano VI alli Poeti Satirici e contro la Statua di Pasquino». El primero que mostró la condición apócrifa de las memorias de Rossi fue Ranke (en el vol. VI de su Historia de Alemania en tiempos de la Reforma), pues la obra es una compilación hecha a base de fragmentos de F. Guicciardini, L. Guicciardini, Giovio, etc.

319 D. Gnoli, La Roma..., p. 327 y la cita en p. 328.

320 D. Gnoli, ibid., p. 305; F. y R. Silenzi, pp. 62-64. El pronóstico se conoce sólo fragmentariamente y está dedicado al Duque de Mantua, quien protegió al autor de la ira pontificia. Entretanto se produjo el saco y Aretino se trasladó a Venecia. V. también supra, capítulo IV.

321 Ap. F. y R. Silenzi, p. 65.

322 Ibid., p. 66.

323 Ibid., pp. 65-66.

324 F. Bemi, Rime, en Antología della letteratura italiana, dir. M. Vitale, tomo III, ed. C. Salinari (Milán: Rizzoli, 19703), p. 265; pero lo tomo de F. Fernández Murga, p. 44.

325 El texto en Ma B. Sirolesi, p. 26.

326 D. Gnoli, La Roma..., p. 307; F. y R. Silenzi, p. 38.

327 D. Gnoli, La Roma..., p. 308. La mayoría de pasquines conservados revelan su origen cortesano y clerical por alusiones a la Sagrada Escritura, conocimientos de chismografía cortesana, luchas de la curia, etc.

328 F. y R. Silenzi, pp. 69-71. D. Gnoli, La Roma..., p. 307: «Dall’ Italia, dalla Germania e dalla Svizzera il nome di Pasquino se estese a tutta Europa, allargando il significato fino a comprendere ogni satira, ogni polemica clandestina sui principi e gli avvenimenti contemporanei». El Pasquino alemán se especializó en la sátira antirromana: «Pasquillus wurde und blieb seitdem der löse Spöter über das Papsttum und die Geistlichkeit, zahlreiche Flugscriften erhielten seinen Namen oder erwähnten ihn als Augenzeugen der Greuel Roms» (K. Schottenloher, p. 87). Generalmente, un título atractivo en correspondencia con una imagen, aumentaban el interés (ibid., p. 92).

329 La vigilancia fue severísima con Pío IV y Pío V (F. y R. Silenzi, pp. 73 y ss.).

330 F. y R. Silenzi, pp. 76-77, aunque en este asunto esa asociación entre los romanos y un «innocente riso» no está, en mi opinión, demostrada.

331 «Con lui muore l’epoca d'oro di Pasquino; la sua voce sembra come svanire. In ogni caso non avrà più quella tonalità arrogante e sicura» (v. C. Rendina, p. 44). Sobre N. Franco, v. A. Vian Herrero, «Los Diálogos Satíricos de Francisco de Cáceres» (en prensa en Actas del Congreso Internacional «La literatura castellana del Siglo de Oro de los judíos fuera de España» [1992]).

332 V. para lo que sigue –cito aquí sólo obras imprescindibles–, J. Bompaire, Luden écrivain: imitation et création (Paris: E. de Boccard, 1958); E. Mattioli, Luciano e l'umanesino (Nápoles: Istituto Italiano per gli studi storici, 1980); Ch. Robinson, Lucían and his influence in Europe (Londres: Duckworth, 1979); C. A. Mayer, Lucien de Samosate et la Renaissance française (Ginebra: Slatkine, 1984); M. O. Zappala, Lucían of Samosata in the Two Hesperias. An Essay in Literary and Cultural Translation (Potomac: Scripta Humanística, 1990).

333 La admiración de Alfonso, como la de Juan, por Luciano está fuera de duda. Sin embargo, los estudios clásicos o recientes sobre la influencia del autor griego en Alfonso de Valdés no se ocupan más que del Mercurio y Carón; v. A. Vives Coll, Luciano de Samosata en España (1500-1700) (Valladolid: Sever Cuesta, 1959); Ch. Robinson, ob. cit; M. O. Zappala, ob. cit. La recreación literaria de la tradición lucianesca en el Mercurio y Carón ha sido analizada recientemente por A. Rallo Gruss en El «Mercurio y Carón» de Alfonso de Valdés (Roma: Bulzoni, 1989).

334 Se ocupa de ello M. O. Zappala en ob. cit., pp. 156-157 y, en general, pp. 155-161: «The Italian Pasquinade, Reform Satire and Lucían».

335 La cita de Gracián en M. Ezquerro, Diego Gracián de Alderete, Thèse pour le Doctorat de 3e cycle (Toulouse: Faculté de Lettres et Sciences Humaines, s. f. [1966]), p. 300. He podido leer esta Tesis en ejemplar dactilografiado (cit. por M. O. Zappala, p. 197) gracias a la generosidad y amistad de su autora.

336 M. O. Zappala, pp. 161-163.

337 V. supra y M. M. Phillips, «Erasmus and the Classics», en Erasmus, ed. T. A. Dorey (Londres: Routledge, 1970), pp. 26-27 y D. Gnoli, ob. cit., pp. 25-26 y 52-55; id. en M. O. Zappala, ob. cit., p. 155 y Ch. Robinson, pp. 110-116. Para la literatura libelística de la Reforma alemana, v. ahora un sucinto resumen en castellano en Varios autores, Historia de la literatura alemana (Madrid: Cátedra, 1989), pp. 73-82, pero sobre todo son imprescindibles los trabajos ya citados de R. W. Brednich, H. Meuche e I. Neumeister, E. Weller, K. Schottenloher y O. Schade.

338 Pueden leerse en amplia muestra en los tres volúmenes citados de O. Schade. Los analiza en sus rasgos ideológicos y formales K. Schottenloher, «Pasquillus und Dialog», ob. cit., pp. 86-97.

339 M. O. Zappala, ob. cit., p. 80. Pese a sus ecos pacifistas, carece del programa heterodoxo de un Von Hutten o del criticismo de Erasmo y Alfonso de Valdés.

340 M. O. Zappala, pp. 171-174, y lo que sigue en ibid., p. 160.

Table des illustrations

Légende La estatua de Pasquín. Estampa de A. Lafréry, 1500 (Foto Savio, Roma).
URL http://books.openedition.org/pumi/docannexe/image/1248/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 404k

© Presses universitaires du Midi, 1994

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search