Version classiqueVersion mobile

El Diálogo de Lactancio y un arcidiano de Alfonso de Valdés : obra de circunstancias y diálogo literario

 | 
Ana Vian Herrero

Primera parte. El Diálogo de Lactancio y un arcidiano, obra de circunstancias

Capítulo V. La crisis cultural del mito romano

Texte intégral

  • 189 Por ejemplo, en C. Milanesi, pp. xvi-xvii y A. Chastel, p. xxix, entre otros, por no hablar de los (...)

1Desde el punto de vista romano, el saco sólo podía vivirse como una humillación sin precedentes, de la ciudad y del papado: dejaba al descubierto, entre otras muchas cosas, una sociedad contradictoria, en cierto sentido artificiosa, constituida por la ciudad pontificia, y una falta casi absoluta de sentimiento nacional en la Península, razón por la cual hay que mirar con reservas las invocaciones a la italianità hechas a posteriori, y no por casualidad, sólo desde fines del siglo pasado189.

  • 190 Para lo que sigue a continuación es imprescindible el conjunto del libro de A. Chastel.

2El saco de mayo, en lo que respecta a Italia, golpeó a una ciudad que florecía artísticamente, y tuvo consecuencias biográficas para la carrera de la mayoría de artistas e intelectuales: los más importantes de ellos inician una diáspora por diversas ciudades y países190.

  • 191 A. Chastel, pp. 139-144. Benvenuto Cellini llega a Roma con 19 años y trabaja desde entonces, con (...)
  • 192 A. Chastel, pp. 142-154.
  • 193 Ibid., pp. 146-148.

3La cultura pictórica de 1525 contaba, como reflejan las memorias de Cellini, con representantes de un estilo nuevo favorecido por los colaboradores más íntimos del Papa: Parmigiano, Rosso, Gian Francesco Penni, Sebastiano del Piombo, Giulio Romano, Polidoro, Peruzzi, Perino del Vaga, Lappoli, etc. sucedían con su producción a las últimas obras de Rafael y constituían un grupo brillante en el que el protomanierismo empieza a competir con el rafaelismo romano sin someterse tampoco a las maneras de Miguel Ángel191. Los vínculos estrechos que entonces se crean entre Roma y Florencia preparan también la «toscanización» de los años previos al saco. Sobre ellos caerían las acusaciones de «paganismo», quizás por su sofisticación, por su complacencia en las formas vacías y en la sensualidad y el esteticismo privados de contenido, incluso en pintura religiosa192. Una acusación similar caería sobre el arte del grabado romano, esencial por esos años, con figuras como Marcantonio y Baviera, que ya estaban en el taller de Rafael, o como Gian Jacopo Caraglio y Ugo da Carpí193.

4La lengua se encuentra en pleno florecimiento literario; había escrito Sannazaro y contribuían a definir el lenguaje literario Bembo, Pierio Valeriano, Colocci, Firenzuola, Della Casa, Giraldi, Giovio, Tebaldeo, etc.

  • 194 V. Cox, The Renaissance Dialogue (Cambridge: University Press, 1992), pp. 64-66, 78,84 y passim.
  • 195 A. Chastel, p. 138.

5En muchos casos el Pontífice actuaba como mecenas: Bembo presenta el manuscrito de sus Prose della volgar lingua a Clemente VII en 1524 y a él se lo dedicaba en 1525; en este diálogo, esencial por su definición del lenguaje literario y por presentar la forma decorosa y monológica de un debate ciceroniano tal y como se está concibiendo en el diálogo italiano del momento194, fingía una conversación que ponía en escena a Juliano de Médicis, primo del Papa. Otra obra didáctica del humanista Angelo Colocci refiere una supuesta conversación en casa del mismo cardenal Medid195.

  • 196 V. Cox, pp. 64-65.

6También en 1524, Pierio Valeriano componía un Dialogo della volgare lingua, dirigido igualmente a justificar un toscano depurado como lengua de las cortes italianas, una obra polémica de gran complejidad formal que los acontecimientos de esos años impidieron publicar196. La preocupación por la lengua y el estilo elegantes es intensa. Firenzuola traduce modélicamente el Asno de oro de Apuleyo en 1525-26.

  • 197 A. Chastel, p. 138-39 y V. Cox, p. 128.

7La orientación del ambiente clementino coincide con una «toscanización» del estilo, gusto y maneras de la Roma de los elegidos. Alemanes, lombardos y otros, incluida buena parte de los romanos, soportaban mal el fenómeno: Clemente nunca fue popular. Estas formas de escritura conviven, en la poesía o en la prosa, con otras corrientes paródicas, el preciosismo ciceroniano y petrarquesco con la ironía y la parodia de los escritos campanudos; las burlas que Berni o Aretino hacen de los escritores romanos son anteriores y también simultáneas a los juicios severos de Erasmo; por ejemplo, por no citar las numerosas sátiras poéticas de uno u otro, el Dialogo contra i poeti de Berni (1526), que parodia a Bembo197.

  • 198 Todo ello en A. Chastel. pp. 222-223.

8Giovio pasa por ser un historiador poco objetivo: partidario de los Médicis después de entrar al servicio de León X, siguió con Clemente y se refugió con él en Sant' Angelo durante el saco, perdiéndose una parte de su obra historiográfica. Salió ileso de allí por la protección de Vittoria Colonna, y se retiró en 1528 a Nocera, de donde era obispo. Después del saco compuso un diálogo, De viris illustribus, cuya conversación tenía lugar en la isla de Ischia, donde se encontraba la Colonna. Su reacción tras el asalto fue la típica: dedicarse, replegado, a las artes y a las cartas. Empezó a redactar biografías de grandes maestros para componer una galería ideal del arte italiano «da Cimbabue al tempo nostro». Fue Vasari quien realizó la iniciativa 20 años más tarde198.

  • 199 «Il borghese è colui che non è salariato e che non ha provento di rendita o dalla proprietà o dal (...)
  • 200 M. Firpo, p. 76.
  • 201 La cita de M. Firpo, ibid. Para el papel que cumplen muchos diálogos en la celebración y unión de (...)

9Durante la primera mitad del siglo XVI, el pensamiento político en Europa occidental y en Italia es una reivindicación burguesa, si se entiende por burguesía el concepto coetáneo de las corporaciones autónomas y no el fabril199. Erasmo en la Institutio principis christiani considera la monarquía como una institución bárbara que sólo se acepta por tradición, y la corte un lugar de corrupción. Para restaurar la paz confía más en un programa educativo que comienza en las escuelas y tiene como base sólida la defensa del trabajo frente a la desidia. Tomás Moro en la Utopia aboga por esa misma sociedad burguesa frente al feudalismo y el mundo monástico, a los que considera parasitarios. El Príncipe de Maquiavelo pone la nota más destacada en el hombre práctico y no en el teórico puro. Estos autores proceden de zonas pertenecientes a la «geografía della borghesia», ciudades comerciales como Amberes, Basilea, Londres y Florencia, donde prospera el trabajo. En Italia, esa forma de pensamiento dura poco, por la decadencia política de ese estamento social, arruinado a la vez que las repúblicas que la sustentan desde el asedio de Carlos VIII a Florencia hasta el advenimiento de Felipe II a la corona española, incluyendo la violenta desacralización de Roma producida tras el saco. La crisis social italiana se refleja también en el pensamiento político. Precisamente la reviviscencia literaria republicana del mito veneciano con Savonarola, Bembo, Nicolodi se produce cuando la república ha perdido ya toda su grandeza. En el lugar de esa literatura burguesa y republicana se instala la recuperación de textos políticos arcaicos, «residui di un tardo umanesimo, nell'impossibilità di parlare della situazione política italiana reale»200, intentando conciliar política y moral a través del comentario de Livio o de Tácito, o desarrollando temas de la vieja literatura política: el contraste entre la vida de corte y la de aldea, la vida contemplativa y la activa, la formación del joven aristocrático, etc., es decir, asuntos sin actualidad: «LTtalia, infatti, non fa política, nonostante sia il centro della política europea del tempo». Como muestra está la publicación casi simultánea de El Príncipe de Maquiavelo, que refleja las exigencias de la época, y El Cortesano de Castiglione, que recupera tendencias ya superadas201. En política nacieron también sociedades gobernadas con más rigor y principios más modernos de organización.

  • 202 A. Chastel, pp. 155-162.

10Todos estos núcleos de artistas, escritores y pensadores se disgregarán con el saco. Maturino murió de peste; Polidoro huyó a Nápoles; Peruzzi fue cambiado por un prelado y marchó por fin a Siena, y otros fueron arrestados o hechos esclavos; Rosso fue a Borgo San Sepolcro, Venecia y Francia; Lappoli a Arezzo; Marcantonio huyó en la miseria y tampoco volvió a Roma; Sansovino volvió a Venecia, que fue el refugio preferido de los artistas e intelectuales; Giovanni da Udine regresó a su Friuli natal; Perino del Vaga pintó primero para los españoles y luego se fue finalmente a Génova. Sólo el Parmigianino pudo permanecer. Sebastiano del Piombo se convirtió en un redomado cínico; Giulio Clovio se retiró a un convento y se dedicó al arte de la miniatura, y así se elabora una larga lista de fuertes impactos sobre la biografía y la personalidad de los artistas, unos huidos, otros muertos, otros replegados, otros confundidos202.

  • 203 Miguel Ángel había apoyado con entusiasmo la rebelión antimedicea de Florencia. La reconciliación (...)
  • 204 Miguel Ángel inicia las obras en 1535 y las termina, después de ser confirmadas por Paulo III, el (...)

11Tras el asalto se interrumpe aquel desarrollo artístico y se inicia un proceso que para la Iglesia, para la pintura y para Italia supone según Chastel el paso del alto Renacimiento al manierismo «europeizado», preludio del barroco. Como ocurre siempre después de cualquier desastre, las artes se resienten: el espíritu de innovación deja paso a otro de penitencia, con una vuelta a modelos que la comunidad juzga más devotos. Los cambios de mentalidad preparaban la Contrarreforma; se tiende a un estilo severo conveniente a una devoción dolorosa adaptada a la situación. Parece ser el mismo Clemente quien provoca el final del estilo previo al saco. Se siente atraído por Miguel Ángel y, hechas las paces con él203, lo llama para que emprenda la Capilla Sixtina, que ilustraría, por medio del símbolo del Juicio Final, la catástrofe de su propio pontificado, además de invitar a los fieles a la devoción, por poner de relieve, con estética insuperable, la debilidad humana frente al Dios del último día204.

12Las letras padecieron análogo quebranto. Libros y documentos, también las bibliotecas, incluida la Vaticana, fueron devastadas y vendidas. Se supone que el pillaje de libros y documentos correría más a cargo de los jefes que de la tropa:

  • 205 La cita es del Cardenal de Como, pp. 487-88. En una carta de Carlos V a Isabel del 5 de octubre de (...)

Tutti li registri et libri di supplicazione et scritture di Camera apostolica saccheggiate, stracciate et parte brusate, che non se ne trova pezzo insieme. [...] Quella bella librería secreta del papa, che in tutto il mondo non è una simile, fu cominciata a saccheggiare; ma [...] il principe di Orange [...] ha impedito che non fu molto saccheggiata205.

  • 206 P. Jovio, Libro de las historias y cosas acontecidas en Alemania, España, Francia, Italia, etc. (V (...)

13Las obras de algunos escritores fueron también víctimas del saco; le ocurrió por ejemplo a Giovio; pasados los años sólo las recuperó parcialmente, como advierte su traductor español206. De escritores muy celebrados apenas queda el nombre y un fragmento. Las noticias de la ciudad se recogen en documentos fuera de Roma.

  • 207 En Francia se documenta asimismo una «Chanson de Romme nouvellement faicte delà les mons au camp d (...)
  • 208 A. Chastel, p. xxx y p. 4. Para todas estas composiciones v. Tercera parte, infra.
  • 209 A. Chastel (p. 4) no considera irónica esta réplica del evangelio, lo que a mí me parece imposible (...)
  • 210 J. F. Montesinos (pp. 156-57, n. 21) incluye en nota el padrenuestro final que añade la edición de (...)

14Si las críticas contra la curia y las polémicas anti-romanas calaron hondo en la Europa central de finales del Medievo y del primer Renacimiento, en Italia ese movimiento adquirió la forma de lucha antimedicea. En España y Francia existen composiciones orales del estilo de nuestro romance «Triste estaba el Padre santo», de tono abiertamente antipontificio207. En Italia se conoce un tipo de lamento distinto, muy conocido y sobre todo muy abundante, llamado lamento di Roma. Francesco Guicciardini, uno de los defensores más ardientes de Clemente VII, se expresa –si es él el autor– con amargura inconsolable208. Abundan los poemas anónimos en latín, los motetes –como el de Costanzo Festa, versión con música del salmo 79 sobre la ruina de Jerusalén–, idilios pastoriles –como el madrigal con música de Philippe Verdelot sobre la caída de Roma, donde la iglesia abandonada se lamenta porque el Papa ha dejado la ciudad– y canciones pro- y anticlementinas, e incluso una «Passione di Clemente» en forma de Quem quaeritis, con sus puntas irónicas, en mi opinión209. Tampoco son raras las oraciones, serias o paródicas, pero de inconfundible estirpe clerical y académica en muchos casos210.

  • 211 Así en una carta que envía al cardenal Egidio de Viterbo (julio 1530) invitándolo a abandonar su c (...)
  • 212 Para maese Pasquín v. infra, capítulo VII. No conozco íntegro este relato del saco hecho por Pasqu (...)

15Después del saco, y en los últimos años del papado de Clemente, se aprecia bien el clima de incertidumbre y angustia a través de algunos detalles reveladores; unos del propio Pontífice, más amigo ahora del ocultismo escritural como forma de encontrar nuevas explicaciones211; otros del conjunto de la población y de algunos intelectuales, a través de una masa de textos como los populares lamenti, que invocan la fatalidad y se quejan de la injusticia, o como otros escritos, más difundidos entre clérigos, que insisten en la acción providencial que invita a la penitencia desde el castigo, o en la vocación de Roma unida a la política imperial. Hay también un Successo di Pasquino incluido en un diálogo de Pasquino con Marforio212.

  • 213 Para la diferencia entre cada una de las formas y géneros de la canción militar e histórica en Ale (...)
  • 214 Así la Warhafftige zeytung aus Italien von Rome, wie vund / mit was gepreng vnd Cerimonien die Mes (...)

16En Alemania, por su parte, existen cantos antirromanos y canciones triunfales de lansquenetes, en forma de Zeitungslied, o de historische Ereignislied, que celebran la caída de Roma, o simplemente agitan los ánimos y describen la situación política213. En variante paródica y desde la población ganada al protestantismo, pueden encontrarse composiciones humorísticas que cuentan la historia de aquellos días en forma de cantos litúrgicos y canciones de misa invertidas214. Bien en esta forma, en la de lamentos populares o como acción providencial que invita a la penitencia después del castigo, y al margen también de la coloración ideológica o religiosa que adoptaran, el hecho es que esos escritos muestran el clima de angustia e inquietud social que rodeó a los últimos años del pontificado de Clemente.

  • 215 A. Chastel, pp. 101-103. No he podido averiguar el paradero de una Narrazione del sacco di Roma at (...)

17Algunos autores, como Francesco Guicciardini, demuestran honda sensibilidad para captar la situación italiana, bien a través de su obra historiográfica (Storia d'Italia) o de su Consolatoria, un diálogo en la línea del Secretum petrarquesco, donde Guicciardini dialoga consigo mismo215.

  • 216 V. los textos en F. Fernández Murga, pp. 47-48. Aretino, en cambio, en el momento inmediato al sac (...)

18Aretino, además de sus sátiras poéticas, dispersa alusiones al saco en otras obras, como los Ragionamenti, diálogos de meretrices, o La Cortigiana, comedia ambientada en una Roma que acaba de sufrir el saco, pero no ha enmendado sus costumbres: «io mi credeva che il castigo che l’ha dato Cristo per mano de gli Spagnuoli, l’avesse fatta migliore, ed è più scelerata che mai», dice el personaje del Pescatore216.

  • 217 Los pasajes seleccionados en F. Fernández Murga, pp. 48-51.

19Giovanni Battista Giraldi Cintio empieza sus Hecatommiti en 1528, aunque se publican en 1565; el telón de fondo son los sucesos trágicos del saco, descritos como una sucesión de horrores espectaculares que recuerdan, con más énfasis aún, lás páginas más quejumbrosas de la crónica de Luigi Guicciardini217.

  • 218 F. Fernández Murga, pp. 65-71. Llegan a Bomarzo de Mújica Laínez.

20En la literatura española también hay ecos del asalto218; por recordar sólo los más cercanos a los hechos y no los ya mencionados, Lope de Rueda hace del saco el punto de partida de su Comedia de los engañados (publicada en 1567) y Juan de la Cueva escribió una Comedia del saco de Roma (1579).

  • 219 A. Chastel, pp. 67-68.

21Se conservan, a lo que parece, inscripciones del saco, grafitti aparentemente hechos con punta de daga en distintos lugares por lansquenetes o mercenarios carolinos; los de Frundsberg ocuparon el Vaticano y dejaron marcas de su animosidad antipapista si hay que creer a Chastel219.

  • 220 Ibid., pp. 84-85.
  • 221 B. Cellini, pp. 115-116.
  • 222 Años después, bajo Paulo III y mediando el interés y la intriga del hijo bastardo de éste, Pedro L (...)

22La reserva hacia las reliquias no era privativa de la Sajonia de Lutero o la Suiza de Calvino; también Erasmo en Flandes, Tomás Moro en la Inglaterra de Enrique VIII, o Valdés en España, denunciaban la «charlatanería» de una fe en los huesos de los santos. El saco fue, para la mayoría de los iconoclastas europeos, una prueba de que Dios no protegía las imágenes ni las reliquias más veneradas por la cristiandad. Al pasar, además, las reliquias y joyas profanadas a propiedad pública, el arte quedó desprovisto de sentido religioso, cambió de significado y de contenido220. Una anécdota que cuenta Benvenuto Cellini puede expresar esa diferencia: Clemente, encerrado en Sant'Angelo, le encarga a Cellini que desengarce las alhajas pontificias y funda en secreto el oro de ellas, cosiendo las pedrerías entre «los forros de las vestiduras [del Papa]»221. En esa operación, el fundidor se queda con un poco de oro, robo del que, previa confesión, le acabará por absolver el mismo Pontífice222.

  • 223 A. Chastel, pp. 107-108 y ss.
  • 224 Ibis., p. 110.

23Las posiciones de los intelectuales europeos más señalados se dividieron en torno del saco, como se dividió la opinión popular. En la obra de Pierio Valeriano, De litteratorum infelicitate libri duo (1529), vindicadora de los infortunios de los intelectuales romanos, existe una queja expresiva sobre la falta de solidez de los intelectuales en la sociedad, sobre su dependencia del poder dominante, sean príncipes o papas223. Los escritores son atribulados personajes sujetos al capricho de los grandes, perdían su modus vivendi en tiempos de revueltas, su obra no sobrevivía a los incendios y pestes, vivían sujetos a la calumnia, etc. Esa dependencia de los poderosos obedecía a un equilibrio inestable existente entre laicos y clérigos; en Roma era (y es) más difícil distinguir las funciones del Estado y de la Iglesia que en otros lugares. Clemente VII era protector de intelectuales y artistas, como hacen todos los grandes de su tiempo, en particular los Médicis. Algunos como Guicciardini rechazaron con orgullo la condición sacerdotal; para otros, humanistas como Bembo, Giovio o Castiglione, el hábito eclesiástico, cardenalato o nunciatura, era una aspiración al final de la carrera. Con las humaniores litterae los intelectuales, clérigos o no, eran necesarios para los príncipes y los pontífices; tras el saco de Roma no pueden ya representar su función de modelo moral e intelectual para toda la aristocracia europea; los escritores pierden prestigio. Giovio asegura en sus Historie que los italianos han empezado a ser despreciados por otras naciones224.

  • 225 F. Rico, en especial pp. 85-111, 157.
  • 226 Ibid., pp. 100-101.
  • 227 A. Chastel, pp. xviii y 231.
  • 228 «La pervivencia de muchos elementos de la tradición clásica no puede entenderse como pervivencia d (...)

24No obstante, hay que recordar que la crisis del humanismo en Italia es, desde luego anterior al saco, y que la cultura apunta ya a fines del cuatrocientos hacia fórmulas de investigación especializada225. Seguro que las guerras o las venturas económicas contribuyeron a dispersar a los más capaces, y en eso el saco fue una fortuna especialmente cruel, pero a la altura del 1527, los ideales y objetivos del humanismo se han trasladado ya fuera de Italia, con figuras como Budé, Erasmo o Vives226. Es posible que el evento fuera el punto de partida de una edad nueva, la Contrarreforma, como piensa Chastel227, pero siempre que no se identifique humanismo con resurrección o supervivencia de elementos clásicos, pues no es exacto ni siquiera en las bellas artes228.

  • 229 Una de ellas sobre el nulo valor militar de los italianos, desde su edición de los Adagia de 1522, (...)
  • 230 V. L. López Grigera, «La estela del erasmismo en las teorías de la lengua y del estilo en la Españ (...)

25El complejo de superioridad de los intelectuales italianos había levantado suspicacias desde antes del saco, y los sucesos de mayo, con el desprestigio derivado, liberaron animosidades latentes contra los que creían detentar el monopolio del purismo y la calidad literaria. Erasmo había conducido dos polémicas vivaces que habían puesto a prueba el amor propio italiano229. El de Rotterdam había cuestionado la primacía política y religiosa de Roma, pero antes del saco no había discutido a fondo, aunque sí cuestionado, la cultural. El Lactancio de Valdés subrayaba la impotencia y la corrupción de Roma y la hacía responsable de la «paganización»; seguía, pues, razonando en términos políticos, religiosos y sociales. Quien da el golpe definitivo a la cultura romana es Erasmo con su Ciceronianus, redactado en 1527 y publicado en marzo de 1528, pues era el ataque más feroz, genial y agudo al humanismo romano. Sus amigos esperaban de él una condena pública, no del acto de guerra pero sí del sacrilegio. Erasmo deploró sinceramente el saco, según L. Halkin, quizás –me parece– de forma sólo tibia, y temió, según confiesa en carta a Sadoleto, por la salud de éste y la de Bembo, escasos supervivientes de la pureza evangélica en Roma, según su opinión. Su respuesta más contundente fue, simultánea a la diáspora y crisis de los intelectuales romanos, el Ciceronianus, una sátira durísima de los vicios literarios del ambiente romano, enfangado en su criterio en un estilo pedantesco, retórico y afectado que corrompía el latín de Cicerón y su pensamiento mismo. Defendía la enseñanza práctica, el uso, frente al arte230. Retomaba así la vieja discusión de los humanistas sobre cuáles eran los peligros y los méritos de una imitación estrecha de los modelos, como años antes habían hecho Poliziano y Cortesi, Bembo y Pico della Mirandola, y defendía las ventajas alternativas de otro «estilo» y la necesidad de liquidar el «sueño pagano» en el que vivían los ciceronianos. Se insistía, pues, ahora por otro camino, en que los intelectuales romanos sólo eran cristianos de nombre. Era un acontecimiento que un humanista con formación clásica hiciera esa crítica, y no un teólogo ultramontano o limitado de mente.

Die göuliche Mühle, portada. Hoja volante (s. 1., 1521).

26Así definía M. Menéndez Pelayo, quien como se sabe no simpatizaba precisamente con Erasmo y sus seguidores, el Ciceronianus:

  • 231 M. Menéndez Pelayo, Bibliografía hispano-latina clásica, en Edición Nacional, vol. III (Madrid: CS (...)

... es una de las obras maestras de la crítica de cualquier literatura, en cualquier tiempo. Por su ática urbanidad, por la mezcla feliz de burlas y veras, por el gran número de ideas literarias sanas y fecundas que en breve espacio comprende, y las que incidentalmente sugiere, por su recto y elevado sentido del humanismo cristiano, no tiene rival en la literatura polémica del Renacimiento231.

27Para Erasmo, dice F. Rico,

  • 232 F. Rico, p. 123.

No es, pues, materialmente en los temas, los datos o el estilo donde radica la calidad de ‘ciceroniano’, sino en la adhesión a unos principios esenciales: la actitud ante el objeto de estudio, el modo de comunicarlo, la implicación con oyentes o lectores...232.

  • 233 V. A. Renaudet, Érasme et l'Italie (Ginebra: Droz, 1954), cap. IV; M. Bataillon, pp. 421-422 y S. (...)

28No hubo una discusión de fondo del problema; sólo se agravó la ruptura. Alberto Pio da Carpi lo confutó punto por punto, y otros después de él233. Los conventuales, incluso, simplificaron las cosas como era su costumbre: el franciscano Luis de Carvajal llegó a hacer a Erasmo responsable del saco. Con este horizonte hay que leer también la polémica entre Valdés y Castiglione a la que ya me referí anteriormente (capítulo III).

29No todos los erasmistas reaccionaron de idéntica manera ante los sucesos del saco: Vives tomó la iniciativa el 13 de junio de 1527 en carta a Erasmo, en uno de los fragmentos escritos en griego; en su opinión, la victoria imperial y la prisión del Papa eran una ocasión para renovar el cristianismo y reducir la soberbia de los monjes:

  • 234 Es la carta no 1836 del tomo VII de Alien, pero lo tomo de la versión de M. Bataillon en el pról. (...)

Admirable ocasión dio Cristo a nuestros tiempos de que se realice esto [la reforma de la cristiandad] gracias a las victorias tan grandes del Emperador y siendo prisionero el Sumo Pontífice. Yo quisiera que escribieses al Arzobispo de Sevilla Inquisidor general sobre tu propio negocio, y al Emperador sobre los negocios comunes y públicos234.

  • 235 Lo traduzco de la versión de A. Chastel, p. 113, ap. J. Sadoleto, Epistolarum libri XVI (Lyon, 155 (...)

30Jacopo Sadoleto, uno de los prelados erasmistas romanos que pese a sus ideas espirituales había vivido de cerca la angustia sobrecogedora de aquellos sucesos, insta a Vives a que condene públicamente el saco, y Vives, que antes no se había recatado en las críticas a Roma, matiza ahora su posición y le comenta, eso sí en carta privada, que si hay quienes se alegran de ese saco «no son hombres, sino bestias horribles»235. Distingue, pues, aunque sea en la intimidad de la carta al amigo, entre la corrupción de la ciudad pontificia y la legitimidad de la violencia, o la indulgencia para con sus responsables materiales.

  • 236 A. Chastel, p. 19-20; el diálogo de Moro se encuentra en English Works (Londres, 1537), pp. 258-59

31Tomas Moro, en su A Dialogue concernyinge Heresyes (1528) introduce un largo parlamento sobre los horrores del saco haciendo culpables a «those uplandish Lutherans», y la posición oficial inglesa, favorecida por el cardenal Wolsey y el divorcio de Enrique VIII, fue hostil al Emperador236.

  • 237 A. Chastel, pp. 73,107 y 218-19; la carta de Erasmo es la no 2059 del vol. VII de Letters, ed. P. (...)

32Las pérdidas de objetos artísticos y el empobrecimiento de las bibliotecas afligieron a los humanistas más destacados, incluidos aquellos que como Erasmo o Melanchton no lamentaban el asedio en términos políticos. Erasmo evoca con nostalgia sus estudios romanos de 1509 y, en carta a Sadoleto, se preocupa por la suerte de los estudiosos; Melanchton lamenta en su Oratio y en carta a Wilhelm Reiffenstein la destrucción de las bibliotecas y las fuentes del saber en Roma con las consiguientes repercusiones para la cultura237.

33El abanico de las reacciones entre los humanistas dista, pues, de ser uniforme, como es tendencia suponer. Es uno de los varios equívocos que aún sobreviven como topoi al enjuiciar las actitudes y las aportaciones de los intelectuales renacentistas a la historia de la cultura y del pensamiento.

  • 238 E. Grassi, Renaissance Humanism. Studies in Philosophy and Poetics (Binghamton-New York: Medieval (...)

34Recientemente se ha visto el aporte del humanismo como decisivo para la filosofía occidental, y muy en particular para la filosofía idealista alemana y su teoría del conocimiento238. La historia de la filosofía y la de la literatura han alimentado durante mucho tiempo un malentendido al identificar humanismo con platonismo, cuando de hecho no es ésa la única corriente especulativa que existe en el humanismo. El humanismo no platónico, o no sólo platónico, aún deficientemente evaluado desde el punto de vista filosófico, aquel que se cuestiona sobre el conocimiento racional del ser y defiende la expresión irónica como una nueva forma de pensamiento y discurso, llega a hacerse esencial. El principio del pensamiento moderno, tradicionalmente asociado a Descartes, tiene, según Grassi que ser revisado. Ni la antropología ni el platonismo son problemas nuevos del humanismo. Incluso llega a decir:

  • 239 Ibid., p. 115.

Philosophical Platonism [...] will scarcely add anything new from a philosophical standpoint to this traditional schema of metaphysical thought239.

35La otra tradición, la –en lo fundamental– no platónica (Erasmo, Leon Battista Alberti, Leonardo da Vinci, etc.), es en cambio la que invierte el esquema especulativo tradicional y la que representa, de hecho, el principio de la filosofía moderna. Las nuevas formas de afrontar el conocimiento se reflejarán también en la literatura y en otras ramas de las artes o del saber.

36La crisis cultural del periodo se cerrará con muchas novedades:

  • 240 F. Rico, pp. 153-54.

Un simple vistazo a la Europa de 1536, cuando Erasmo se apaga en Basilea, basta para descubrir, en efecto, una cultura sustancialmente diversa de la predominante cien años atrás, mientras Valla trabajaba en las Elegantiae. En el pensamiento y en la ciencia, en las artes y en las letras, en las doctrinas políticas, en el derecho, como en otras múltiples disciplinas y también formas de vida, las singularidades más dignas de nota, las que marcan las direcciones más originales, muestran una deuda decisiva con los studia humanitatis. Nos consta, sin embargo, que ese panorama tan rico en novedades no sólo está lejos de ser una concreción satisfactoria del sueño del humanismo, sino que en muchos aspectos únicamente pudo alcanzarse a costa de renunciar a él, a costa de despertar240.

37Roma, caput rnundi, había pasado a ser, en malicia de Aretino, coda mundi, y tardaría mucho tiempo en restañar heridas. El mito romano queda en efecto muy maltrecho tras los sucesos de mayo, pero no sólo a causa del pillaje de las armas. También las letras, y las artes, y los intelectuales orgánicos, y los poderes mismos contribuyeron de formas específicas a una tormenta cultural dolorosa a la corta, a la larga decisiva para la fragua de la modernidad.

Notes

189 Por ejemplo, en C. Milanesi, pp. xvi-xvii y A. Chastel, p. xxix, entre otros, por no hablar de los editores de los Lamenti storici.

190 Para lo que sigue a continuación es imprescindible el conjunto del libro de A. Chastel.

191 A. Chastel, pp. 139-144. Benvenuto Cellini llega a Roma con 19 años y trabaja desde entonces, con intervalos de tiempo en otras ciudades, como aurífice y lapidario; conoce bien el ambiente de pintores y artistas romanos, no sólo en su producción y estilo, también en sus costumbres, y no escatima las anécdotas, de Miguel Ángel, o de Giulio Romano y Gian Francesco Penni, «maravillosos discípulos del gran Rafael de Urbino» (v. la ed. de su Vida cit., p. 81). Benvenuto fue cornetín en la banda de música de Clemente VII y artillero en la defensa del castillo de Sant' Angelo durante el saco; en esa ocasión tuvo brillantes actuaciones como bombardero y se vanagloria de herir, nada menos que a J. B. Gattinara y al Príncipe de Orange (p. 328). Son interesantes para estos asuntos que se tratan ahora los caps. XII, XIX, XXIII, XVII, XXX, XXXIV-XXXVIII, XLII-XLIII, LXII, XCI y C a CXXVII (vol. I) y LXXIX (vol. II).

192 A. Chastel, pp. 142-154.

193 Ibid., pp. 146-148.

194 V. Cox, The Renaissance Dialogue (Cambridge: University Press, 1992), pp. 64-66, 78,84 y passim.

195 A. Chastel, p. 138.

196 V. Cox, pp. 64-65.

197 A. Chastel, p. 138-39 y V. Cox, p. 128.

198 Todo ello en A. Chastel. pp. 222-223.

199 «Il borghese è colui che non è salariato e che non ha provento di rendita o dalla proprietà o dal diritto feudale, cioè colui che produce qualcosa autonomamente, cosa che adesso non è più possibile» (M. Firpo, «I trattatisti italiani», en Doce consideraciones..., ob. cit., pp. 75-78, p. 78). En el mismo volumen (p. 300), F. Ruiz Martín aclara que no es anacronismo hablar de burguesía en ese momento si se precisa que es mercantil y manufacturera, no industrial, como la decimonónica. Sigo a continuación las notas de M. Firpo aquí citadas.

200 M. Firpo, p. 76.

201 La cita de M. Firpo, ibid. Para el papel que cumplen muchos diálogos en la celebración y unión de comercio y cortesía, v. V. Cox, pp. 22-46.

202 A. Chastel, pp. 155-162.

203 Miguel Ángel había apoyado con entusiasmo la rebelión antimedicea de Florencia. La reconciliación con el Papa tiene lugar en 1533 y la vuelta del artista a Roma en 1534, poco antes de la muerte de Clemente (A. Chastel, p. 190).

204 Miguel Ángel inicia las obras en 1535 y las termina, después de ser confirmadas por Paulo III, el sucesor de Clemente, en 1541. El gran artista hereda ideas de Erasmo y de Valdés, y se siente atraído por preocupaciones devocionales que compartió con su admirada Vittoria Colonna. V. L. Steinberg, «Michelangelo's Last Judgement as Merciful Heresy», Art in America, 63 (1975), pp. 48-63 y A. Chastel, pp. 192-93. Chastel no cree que exista pensamiento teológico detrás de su pintura.

205 La cita es del Cardenal de Como, pp. 487-88. En una carta de Carlos V a Isabel del 5 de octubre de 1531 (M. Fernández Álvarez, vol. I, nocxv, pp. 297-300) pide el monarca a su esposa que provea se busquen los libros de la biblioteca del Cardenal Anconna, saqueada en Roma, porque según sus informaciones pueden hallarse en España, lo que implica al menos la esperanza de recuperar una parte de lo robado; es señal, según Fernández Álvarez, de que se debía de conocer a los principales saqueadores o sus beneficiarios inmediatos; al ser libros, las sospechas más bien apuntaban en la dirección de los jefes y oficiales que de los soldados (v. su n. 147).

206 P. Jovio, Libro de las historias y cosas acontecidas en Alemania, España, Francia, Italia, etc. (Valencia: J. Mey, 1562), trad. castellana de Antonio Villafranca. También A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 449.

207 En Francia se documenta asimismo una «Chanson de Romme nouvellement faicte delà les mons au camp du Marquis de Saluces», esta vez pro-clementina (v. infra, Tercera parte, no 21 y C. Milanesi, p. lii). Para la canción francesa a la muerte de Borbón, v. infra, Tercera Parte, no 20.

208 A. Chastel, p. xxx y p. 4. Para todas estas composiciones v. Tercera parte, infra.

209 A. Chastel (p. 4) no considera irónica esta réplica del evangelio, lo que a mí me parece imposible (v. C. Milanesi, p. lxii y Tercera parte, infra, no 15); entre otras razones debe recordarse que en forma de pasquín se publica en Alemania una «Doctor Martin Luthers Passion» (v. O. Schade, Satiren und Pasquille aus der Reformationszeit [1863] (Hildesheim: G. Olms, 1966), 3 vols., v. II, noxi, pp. 108-113). Un ensayo bibliográfico de conjunto, aunque no exhaustivo, de la literatura del saco en Europa puede verse en C. Milanesi, pp. xxxvii-lxiii. Para algunas composiciones españolas, v. E. Teza, Il sacco de Roma (Versi spagnuoli), en Archivio della R. Società di Storia Patria, X, 1887, y M. Bataillon, p. 384. Para la huella que dejan los acontecimientos en la literatura hispanoitaliana del momento, v. F. Fernández Murga, art. cit., pp. 39-72.

210 J. F. Montesinos (pp. 156-57, n. 21) incluye en nota el padrenuestro final que añade la edición del Lactancio de Usoz, que también reproducía A. Rodríguez Villa (Memorias..., p. 436), de tono frontalmente anticlementino (v. infra. Tercera parte, no 6). En C. Milanesi, pp. xlii-xliii puede leerse fragmentariamente un credo escrito en mezcla de latín e italiano, violentamente antiimperial, que entre otras consideraciones exhorta a los romanos a coger las armas.

211 Así en una carta que envía al cardenal Egidio de Viterbo (julio 1530) invitándolo a abandonar su cautela doctrinal y a acudir a los textos esotéricos hebraicos para ser iluminado en la interpretación de la Sagrada Escritura, en la línea que había quedado abandonada desde Pico della Mirandola en 1492. V. A. Chastel, p. 99.

212 Para maese Pasquín v. infra, capítulo VII. No conozco íntegro este relato del saco hecho por Pasquino trasmutado en un estudiante de Padua; sólo he visto los fragmentos que incluye C. Milanesi, p. xliv, donde Pasquín se lamenta someramente del saco, dice haberse ido a vivir a Padua e invita a los estudiantes de la ciudad a visitarlo.

213 Para la diferencia entre cada una de las formas y géneros de la canción militar e histórica en Alemania, v. J.-A. Bizet, La poésie populaire en Allemagne (Paris: Aubier, 1959), pp. 60-81. La Zeitungslied es una canción de actualidad, noticiera («eine newe zeitung») con interés para un público amplio (p. 60). Generalmente la canción histórica se preocupa más por el acontecimiento mismo que por sus resonancias afectivas o lecciones prácticas; se concibe para fijar hechos, recuerdos, históricos o legendarios, exaltar méritos, etc. (p. 64); si es de un jefe se conoce como Preislied, y la figura pasa a primer plano; si es un héroe muerto se componen como Klage; algunas parecen objetivas, crónicas rimadas, y suelen poner el acento sobre la realidad de los hechos, especialmente militares, batallas (Schlachtlieder); cuando, en ellas, toma partido por un héroe frente a su adversario se conocen como Parteilieder, algunas de estas canciones llegaron a crear su ciclo autónomo, como las de la batalla de Pavía que para los alemanes siempre fue una victoria de Frundsberg (Pavierlied) (pp. 68-69). Dentro de las canciones militares y las Landsknechtlieder, donde se describe la vida dura y vagabunda de los soldados, puede aparecer la modalidad algo más delicada y menos errante de la Reuterlied (pp. 75-79). Con mucha mayor precisión se diferencia la Zeitungslied (‘canción noticiera’) de la historische Ereignislied (‘canción de suceso histórico’) –según el término acuñado laboriosamente por una cadena de especialistas alemanes– en el libro citado de R. W. Brednich, I, pp. 136-165 y en especial pp. 188-189.

214 Así la Warhafftige zeytung aus Italien von Rome, wie vund / mit was gepreng vnd Cerimonien die Messe von / Oslen bis auff Pfingsten deselbst gehalten sein (Rauenne, 3. Junii ym 27), en H. Schulz, pp. 40-42. La historia del momento se disfraza de canción litúrgica paródica de una o varias ceremonias dominicales ad hoc; algún ejemplo: los lansquenetes sin paga desde hace 4 meses sienten tal regocijo que cantan a una el domingo 28 de abril Quasimodogeniti; el Papa y sus cardenales presos en Sant' Angelo cantan Tristis est anima mea usque ad mortem, del domingo de la Pasión; al no recibir la protección solicitada del ángel entonan Circumdederunt me gemitus mortis, dolores inferni circumdederunt me y Miserere, miserere, miserere populo tuo herr Jeorg von Frondsberg alleluia; cuando son evacuados a Nápoles, Exaudí Carole preces nostras, e incluso el autor confía en que el canto final pueda ser Emitte spiritum tuum et crucifigantur, et sic demum renovabis faciem terre alleluia. En esta dirección hay que interpretar el Padrenuestro paródico que los soldados imperiales cantaban bajo las ventanas de Clemente VII y también –aunque con menor radicalismo– la Passio Clementis antes aludida, aunque no fueran obra de protestantes; ambos se transcriben en la Tercera parte (núms. 6 y 15). Es tradición de la imprenta de la Reforma protestante el publicar en forma de Flugblatt no sólo canciones de iglesia con función propagandística y pedagógica (recuérdense los Katechismuslieder de Lutero), sino parodias de incipit de himnos alemanes o latinos; v. R. W. Brednich, p. 113.

215 A. Chastel, pp. 101-103. No he podido averiguar el paradero de una Narrazione del sacco di Roma atribuida a Mercurino Gattinara de cuya existencia, aunque no había visto, tenía noticia C. Milanesi (pp. lxii-lxiii).

216 V. los textos en F. Fernández Murga, pp. 47-48. Aretino, en cambio, en el momento inmediato al saco se cuidó mucho de fustigar a los verdaderos protagonistas de la tragedia, el Papa y el Emperador, y les dirigió sendas cartas conciliadoras con fecha de finales de mayo de 1527; los textos, ibid., pp. 45-47. Eso no fue obstáculo para que poco después volviera a ser el mismo de siempre con sus pasquinate; v. infra.

217 Los pasajes seleccionados en F. Fernández Murga, pp. 48-51.

218 F. Fernández Murga, pp. 65-71. Llegan a Bomarzo de Mújica Laínez.

219 A. Chastel, pp. 67-68.

220 Ibid., pp. 84-85.

221 B. Cellini, pp. 115-116.

222 Años después, bajo Paulo III y mediando el interés y la intriga del hijo bastardo de éste, Pedro Luis Farnesio (futuro Paulo IV), Cellini es víctima, según él, de una denuncia falsa: es acusado de haber robado parte de la pedrería de Clemente VII y hecho prisionero; P. L. Farnesio intenta incluso matarlo; v. B. Cellini, pp. 315, 318-19, 323 y 387-92.

223 A. Chastel, pp. 107-108 y ss.

224 Ibis., p. 110.

225 F. Rico, en especial pp. 85-111, 157.

226 Ibid., pp. 100-101.

227 A. Chastel, pp. xviii y 231.

228 «La pervivencia de muchos elementos de la tradición clásica no puede entenderse como pervivencia del humanismo, y menos del humanismo en tanto paradigma de toda cultura» (F. Rico, p. 156).

229 Una de ellas sobre el nulo valor militar de los italianos, desde su edición de los Adagia de 1522, lo que valió la contestación de Pietro Corsi con su Defensio pro Italia; v. A. Chastel, pp. 110-111 y pp. 111-120 sobre el Ciceronianus, aunque lleno de juicios de valor e imprecisiones ideológicas. También en el Elogio de la locura se había despachado Erasmo sobre la vanagloria de los italianos (v. la ed. bilingüe de O. Nortes Valls (Barcelona: Bosch, 1976), cap. 43). Nuevos aspectos del problema pueden verse ahora en F. Rico, pp. 125-151.

230 V. L. López Grigera, «La estela del erasmismo en las teorías de la lengua y del estilo en la España del siglo xvi», en El erasmismo en España, ob. cit., pp. 491-500.

231 M. Menéndez Pelayo, Bibliografía hispano-latina clásica, en Edición Nacional, vol. III (Madrid: CSIC, 1950), p. 227.

232 F. Rico, p. 123.

233 V. A. Renaudet, Érasme et l'Italie (Ginebra: Droz, 1954), cap. IV; M. Bataillon, pp. 421-422 y S. Seidel Menchi, Erasmo in Italia, 1520-1580 (Turin: Bollati Boringhieri, 1987).

234 Es la carta no 1836 del tomo VII de Alien, pero lo tomo de la versión de M. Bataillon en el pról. a la ed. de D. Alonso del Enquiridión, cit. infra en n. 254, p. 45. Nótese que este párrafo, escrito en griego, indica que Vives se está refiriendo a un asunto importante y secreto, pues los humanistas usaban esa lengua en sus cartas en vez de cifra, como refiere Bataillon, ibid., n. 1, con otras interesantes informaciones sobre el silencio de Erasmo y sus editores posteriores en torno a esta epístola.

235 Lo traduzco de la versión de A. Chastel, p. 113, ap. J. Sadoleto, Epistolarum libri XVI (Lyon, 1550), p. 48.

236 A. Chastel, p. 19-20; el diálogo de Moro se encuentra en English Works (Londres, 1537), pp. 258-59.

237 A. Chastel, pp. 73,107 y 218-19; la carta de Erasmo es la no 2059 del vol. VII de Letters, ed. P. S. Alien (Oxford, 1966-68), 12 vols.

238 E. Grassi, Renaissance Humanism. Studies in Philosophy and Poetics (Binghamton-New York: Medieval and Renaissance Texts and Studies, 1988).

239 Ibid., p. 115.

240 F. Rico, pp. 153-54.

Table des illustrations

Légende Die göuliche Mühle, portada. Hoja volante (s. 1., 1521).
URL http://books.openedition.org/pumi/docannexe/image/1239/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 287k

© Presses universitaires du Midi, 1994

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search