Version classiqueVersion mobile

El Diálogo de Lactancio y un arcidiano de Alfonso de Valdés : obra de circunstancias y diálogo literario

 | 
Ana Vian Herrero

Primera parte. El Diálogo de Lactancio y un arcidiano, obra de circunstancias

Capítulo II. El ejército se apodera de Roma

Texte intégral

1Las gentes, al huir confusamente por las calles, hacían crecer el espanto en Roma y avivaban la esperanza de victoria de sus invasores. Después de las primeras muertes indiscriminadas comenzó el verdadero asalto, yendo a las fuentes de riqueza, a las casas patricias de toda la ciudad.

  • 47 Lettera del Cardinale di Como al suo segretario, en C. Milanesi, pp. 475-77. (En adelante, cit. Co (...)
  • 48 En la traducción castellana hecha por Bernardo Pérez de la historia de Galleado Capella (Historia (...)

2El procedimiento de saqueo, según el Cardenal de Como47, tenía varias fases: en una primera negociación que llevaban a cabo los capitanes imperiales establecían una composición de elevadas sumas de dinero o tallas a cambio de liberar a los dueños y a sus asilados del saqueo violento de los lansquenetes. Dos días después de pagada la composición o el rescate, volvían los mismos capitanes para advertir que los lansquenetes iban a saquear de forma inminente, salvo si se tallaban por segunda vez, lo que en más de un caso ocurría48. Por fin, llegaba el saqueo de los lansquenetes; para obtener las riquezas ocultas llevaba aparejado combate de varias horas, muertes, prisión y tortura:

  • 49 L. Guicciardini, pp. 225-226. Una carta a mano transcrita por Rodríguez Villa (Memorias.... p. 136 (...)

Chi fussi andato allora per le strade di Roma, o di notte o di giorno, avrebbe sempre sentito in ogni casa e in ogni ridotto, non sospiri nè lacrimosi lamenti, ma misere voci e urla delli sventurati prigioni [...] Molti erono tenuti più ore del giorno sospessi da terra per le braccia; molti tirati e legati stranamente le parti vergognose; molti per un piè impiccati sopra le strade, o sopra l’acque, con minacci di tagliare le corde; molti villanamente battuti e feriti; non pochi incesi con ferro affocato in più luoghi della persona; certi patirono estrema sete; altri insoportabil sonno; a chi, per più crudele ma più sicura pena, fu cavato dei denti migliori; a chi fu dato mangiare i propri orecchi, o il naso, o i suoi testicoli arrostiti; e altri con stranii e inauditi martirii...49

3El palacio del embajador de Portugal era un botín formidable, porque

  • 50 Como, p. 474.

era tenuto lo più sicuro palazzo di Roma, e li erano quasi tutti li argenti, denari, gemme et perle di tutti li gentiluomini romani, et denari et robe sottile di mercanti, et tutti le pegni di pregio delli Giudei50.

  • 51 A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 247.

4Fue asaltado y, según Pérez, «aún no se le ha pasado el enojo de haberle saqueado su casa castellanos, que esto ha sentido más que la pérdida...»51.

  • 52 Refieren también el caso de éstos y otros cardenales citados después la Lettera a Carlo V, pp. 502 (...)

5Las casas y palacios de los cardenales imperiales (como las de Valle, Cesarino y el flamenco Enchvort) se consideraron también más seguras por un tiempo y, se convertían en depósito de bienes y asilo de perseguidos52. Unos tenían más suerte que otros:

  • 53 L. Guicciardini, pp. 194-195.

Ma il resto del popolo romano, con i mercanti, prelati, cortigiani e forestieri, andavono con molta furia e timore or qua or là, cercando della salute loro; e correndo per diverse strade, come smarriti, nè potendo uscir di Roma, per essere serrate le porte, entravono nei luoghi più forti e reputati più sicuri. Onde alcuni in casa de’Colonnesi, altri in quelle di Spagnoli, Fiaminghi e Tedeschi, abitati molti anni in Roma, e molti nei palazzi dei Encouorth, Araceli, Siena, Ceserino e Valle, si rinchiusono53.

  • 54 Los capitanes italianos del ejército imperial eran Fabrizio Maramaldo, Marco Antonio Colonna y Fer (...)
  • 55 La fama de refugio del palacio Colonna alcanza a la literatura, pues los Hecatommiti o vero cento (...)
  • 56 A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 185. Más tarde asaltan también su posesión de Frascata (ibid.,(...)
  • 57 A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 165.

6Entre las casas de grandes señores italianos colaboradores del Emperador el palacio de Pompeo Colonna destacó como principal refugio de muchos supervivientes aterrados, sobre todo los de mayor significación54. Estuvo ocupado por los enemigos personales del Papa y amigos del Emperador, y allí se había refugiado Isabella d'Este55. Fue respetado durante algunos días, pero tuvo que pagar por ello tasas altísimas; al final, según testimonio de Juan Bartolomé Gattinara, hermano del Gran Canciller, «...restorono con un solo mantello ed una sola camiccia»56. Los Colonna están molestos, según Pérez, «que siendo servidores de V. M. los hayan así tratado»57.

7Pero ser imperial no era patente de corso, porque nadie escapaba de ese ejército indómito. Según el cardenal de Como

  • 58 Como, pp. 485-86. V. también L. Guicciardini, p. 205.

Tutti li Spagnoli e Tedeschi, tanto prelati come ufficiali et cortisiani, che abitavono in Roma, sono stati saccheggiati et fatti prigioni dalli suoi spagnoli medesimi, et tratati più crudelmente che li altri; e saccheggiato et fatto prigione sino a Pereres spagnolo [se trata de Granvela], secretario dello imperadore con grandissima autorità, et fatto taglia duemila ducati58.

  • 59 Según Salazar, sólo se libran dos casas en Roma, «la mía y del secretario Pérez», aportando 2.400 (...)

8En situación parecida estuvieron los mismos diplomáticos carolinos59. De modo que es comprensible el comentario de Pérez al Emperador, lleno de la ironía y el gracejo que acompañan a la mayoría de sus despachos oficiales:

  • 60 Ibid., p. 376.

... de manera que más daño se hace a los servidores de V. M. que a los deservidores, y con esto están todos malcontentos60.

  • 61 Narrado por el Cardenal de Como, carta citada, pp. 479-83.

9No obstante, pueden suponerse algunas connivencias en medio del río revuelto. Si las crónicas no mienten, el caso de la Marquesa de Mantua podría resultar sintomático61: su casa era la única que quedaba ilesa después de varios días de asalto; era una casa fortaleza erizada de bastiones en el palacio de los Santos Apóstoles. La negociación para intentar salvarla corrió a cargo del capitán imperial Alejandro Novolara de Gonzaga; él y otro capitán español pariente del Duque de Sessa iniciaron los tratos de las primeras cifras: la suma ascendió a 52.000 ducados. Los dos capitanes mencionados o negociadores principales repartieron a pachas los primeros 40.000; los 12.000 restantes se distribuyeron así: 2.000 para cuatro lansquenetes

  • 62 Ibid., p. 481.

e li altri 10 mila, vogliono dire quelli forestieri erono in casa, che secretamente pervennero in mano di don Ferrando figiuolo della marchesana di Mantua: il che non sapemo s’el fosse vero; ma quando fusse, saria molto disonesto62.

  • 63 Ibid., p. 482. Según A. Chastel, Ferrante estuvo implicado en todos los tráficos sucios; su madre (...)

10Ferrante evitó por dos veces que asaltaran la casa materna movilizando nada menos que al Príncipe de Orange para que contuviera a los lansquenetes. Ella y los suyos huyeron por fin a Ostia y «in gran furia fu poi saccheggiato quello restava in casa»63.

11El asalto se hizo después sistemático en otros estamentos sociales:

  • 64 Como, p. 474.

Si missono poi a saccheggiare tutte le altre case de’prelati et romani et mercantil et furono sacchegiate tutte, fin quelle delli poveri acquaroli64.

12Los robos de mujeres a sus maridos debieron de ser generales, pero unos se percibían mejor que otros:

  • 65 Carta ms. incluida en A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 137.

... y lo peor de todo es que dicen que faltan más de doscientas romanas, que por ser principales hace de ellas mención la historia65.

13Hubo también lugar para la satisfacción de deseos sacrilegos y entonces el saqueo adoptó la forma de una descomunal profanación, lo que para una parte del pueblo cristiano era un atentado inaudito contra el centro tradicional de la Cristiandad:

  • 66 Como, pp. 484-485. V. también Lettera a Carlo V, p. 503.

Tutti li monasteri e chiese tanto di frati quanto di monache santissime saccheggiati: ammazzati molti frati, preti allo altare; bastonate molte monache vecchie; violate et rubate molte monache giovane et fatte prisione; tolti tutte le paramenti, calici; levati li argenti delle chiese; tolti tutti li tabernaculi dove era il corpus Domini, e gettata l'ostia sacrata ora in terra ora in foco, ora messa sotto li piedi, ora in la padella a rostirla, ora romperla in cento pezzi; tutte le reliquie spogliate delli argenti che erono attorse, e gettato le reliquie dove li è parso. Il capo di san Giovan Battista, quale era a san Silvestro, spogliato dello argento e gittato il capo a terra, qual fu raccolto da una povera vecchia monaca che era restata là66.

  • 67 A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 120, y L. Guicciardini, p. 229, entre otros.

14Algunos actos sacrilegos no estaban exentos de cierta perversa sofisticación, como el célebre asesinato de un sacerdote que se negó a dar de comulgar a un asno disfrazado de humano67.

15San Pedro fue devastado, lo que según este relator desagradaría profundamente al Emperador y a cualquier cristiano:

  • 68 Lettera a Carlo V, p. 503.

La chiesa di San Pietro e il palazzo del papa da basso all’alto è fatto stalla de’cavalli. Io so certo, che a Vostra Maestà come ad imperatore cattolico e cristianissimo, dispiacerà ancora tanto strazio e vilipendio della città di Roma68.

16Todo se saqueó en Roma y

  • 69 Como, p. 487.

Al fine, vennono li villani de’ Colonnesi morti di fame, che saccheggiorono e ruborono quello che li altri soldati non si degnorono di togliere69.

17No es difícil imaginar las diversiones de los soldados que, amparados en cierto rigorismo religioso y denuncia implacable de las malas costumbres pasadas, parecían dispuestos a vengarse de las jerarquías eclesiásticas. Como este juego callejero de unos «oltramontani» descrito por L. Guicciardini:

  • 70 L. Guicciardini, pp. 227-228.

E per maggior strazio e derisione, portorono un giorno, come morto, in una bara, per ogni strada di Roma il cardinale Araceli, cantando continuamente l’esequie sue; e finalmente si fermorono col corpo suo in una chiesa, dove, per più scherno suo, nella orazione funebre fu recitato con gran piacere di loro medesimi parte de’suoi egregi (non voglio dire, per reverenza, scellerati) costumi, insieme con quelli delli altri cardinali e prelati; e di poi alla propria abitazione ritornati, e alla presenza sua, si ricreorono con suavissimi vini beuti da loro voracemente con calici d'oro consacrati70.

18Los actos vengativos de las dignidades eclesiásticas proliferaron en términos bastante similares, como éste del Cardenal de Siena,

  • 71 Como, p. 477.

fatto prigione da’ Lanzichenet, e condotto in Borgo da essi senza berretta, con una triste veste, con molti calci et pugna, et fatto taglia cinquemila ducati71.

19O como los de los ancianos cardenales Della Minerva y Ponzetta, también sometidos a paseos paródicos:

  • 72 Ibid., pp. 482-83.

Et conduscono più volte il cardinale della Minerva per Roma ora a piede Tabellando, ora in groppa di uno Lanzicheneth, con una robbetta et una beretta di saccomando, et ha fatto taglia cinque mila ducati. Et il cardinale Ponzetta [...] li hanno ancora fatto taglia, et lo rabellavono per Roma a piedi mal vestito et deserto; et non potendo stare in pede, uno Lanzechenech se lo misse alle spalle portarlo come un corpo morto72.

Maestro de Petrarca (Hans Weiditz?), «Los lansquenetes jugadores y sacrilegos», xilografía, 1517-1522. De Francisco Petrarca, De remediis utriusque fortunae (Augsburgo, 1532).

  • 73 H. Schulz, p. 47: «Die Umzüge der verkleideten Landsknechte werden ausfürlich geschildert, der Lan (...)
  • 74 En la Warhafftige und kurtze Berichtung..., obrita de un soldado tirolés de Frundsberg, escrita en (...)
  • 75 A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 139.

20Se desarrollaban por las calles procesiones paródicas gritando «Vivat Lutherus Pontifex!» o juegos de lansquenetes vestidos con hábitos eclesiásticos eligiendo de entre ellos a un «Luther Papst»73. Un lansquenete llamado Grünenwald se paseaba por las inmediaciones de Castel Sant' Angelo gritando que quería comer un trozo de las asaduras del Papa para decírselo a Lutero, porque hasta el presente el Papa había impedido con mucho ahinco que la palabra de Dios hiciera impacto74. «Los reniegos y blasfemias es cosa para que los buenos, si algunos hay, deseen ser sordos», dice el mismo testigo presencial antes citado75.

21El ejército, sin capitán general y disfrutando de lo que jamás había soñado, no atendía a la menor disciplina:

  • 76 Lettera a Carlo V, p. 514.

Grandi difficoltadi si è trovato per unire detto esercito, perchè ognuno stava ozioso et occupato al bottino suo, e non volevano uscire delle case, e massimamente li Lanzichinecchi, quali pensavano che questa fosse una burla per tirarli de casa76.

22La barbarie presenciada hace exclamar, entre otros testimonios análogos, a L. Guicciardini:

  • 77 L. Guicciardini, pp. 203-204.

Oh quanti cortigiani, quanti gentili e delicati uomini, quanti vezzosi prelati, quante devote monache, quante vergini, quante pudiche matrone con li loro piccoli figliuoli vennono preda di tanto crudeli nazioni! Oh quanti calici, croci, figure e vasi di argento e d’oro, furono con furia levati dagli altari, sacrestie e altri luoghi devoti, dov’ erono riposti! Oh quante rare e venerande reliquie, coperte d’oro e d’argento, furono con le mani sanguinose e micidiali spogliate, e con derisione della religione buttate per terra! La testa di San Piero, di San Pagolo, di Sant’Andrea e di rnolti altri Santi, il legno della Croce, le Spine, l’Olio Santo, e insino a l’ostie consacrate, erono da loro in quella furia vituperosamente calpeste. Per le strade non si vedeva altro, che dalli saccomanni e da vilissimi furfanti portare gran fasci di ricchissimi paramenti e ornamenti ecclesiastici, e gran sacca piene di più sorte vasi d’oro e d’argento, dimostrativi più delle superbe ricchezze e vane pompe della romana corte, che della umile povertà e vera devozione della cristiana religione77.

23Uno de los aspectos más llamativos del saco de Roma es su vertiente económica. Los robos fueron tan sistemáticos que no hubo a la sazón transferencia de oro y riquezas tan excepcional. Fue una de las operaciones financieras más grandiosas, al menos porque cambiaron de manos monedas y objetos de valor, incluidas obras de arte, en los mercados que organizaban los soldados en Campo dei Fiori, en el Borgo y en Monte Sisto. El cambio de manos de la riqueza está muy bien documentado. Juan Bartolomé Gattinara escribe al Emperador:

  • 78 A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 186.

Gli lanzichinecchi in questa entrata di Roma si sono governati come veri luterani, gli altri come tra gli cristiani. La maggior parte dell’ esercito e fatto rico per il gran sacco, quale è stato di molti millioni d’oro. Si crede que gran parte de’ Spagnoli con il bottino suo si retireranno a Napoli78.

24Para un testigo presencial, los objetos valiosos eran baratos sólo por desconocimiento de los robadores, pero cuando el ejército de la Liga se había retirado y una vez desaparecida la amenaza de enfrentamiento militar, suben los precios con la llegada de avispados mercaderes forasteros:

  • 79 Ibid., p. 139.

... daban por dos ducados lo que valía ciento; tapicerías y cosas de casa, bellos atavíos, por casi de valde. Vi vender doce paños de tapicería de oro riquísimos y una alhombra de seda bellísima, todo por cuatrocientos y cincuenta ducados. [Después] han venido mercaderes forasteros y ha subido algo el precio79.

25El cardenal de Como atestigua la misma información, cómo tras la fogosidad inicial se sucede el pragmatismo mercantil y financiero:

  • 80 Como, p. 488.

Il sacco di Roma si fa per mercanti esperti et romani bene intelligenti, che importi al manco da sei in otto milioni di ducati; non gia che li inimici si possino valere di tanto, ma la città et paese è bene damnificato di questa somma; et fanno che, tra denari, oro et argento et gemme, li inimici habino trovato per più di uno millione di ducati et taglie di prigioni molto più che un altro millione; e dipoi cavati tutti li denari di Roma, hanno anco avuto in cedole de banchi a centinara di migliara di ducati80.

26Aun así. la venta de lo robado se debió de hacer a precios ridículos en relación con su valor real, por lo menos en los casos de algunos objetos muy valiosos, porque los saqueadores preferían los objetos preciosos convertibles en dinero:

  • 81 L. Guicciardini, pp. 235-36.

Onde per ogni verso premendo li prigioni, e trovando spesso in diversi luoghi grandissimo tesoro occultato e sotterrato, divennono in brevissimi giorni talmente ricchissimi, che non solamente le vesti, pitture, sculture, e altri ornamenti di casa, benchè preciosi e di molto valore, furono allora da essi poco apprezzati; ma ancora i vasi, le croci, le figure e altre innumerabili cose di argento stimolarono assai meno che il prezzo della propria valuta. Solamente le bellissime gioie e Toro puro, per ocupare poco luogo, e per essere conosciuto da ciascuno, tennero sopra altra cosa caro, facendosi pagare (come moite volte si vidde), nel vendere le anella, la valuta del peso solo, per non stimare altrimmenti quella delle perle, de’diamanti, rubini, smeraldi, e altre pietre fine, intagliate con antichi e perfetti intagli, che in quelli erano legate, benchè valessino per sè sole molto più, che quanto per oro puro si facevono pagare81.

  • 82 Ibid., p. 236.

27Ese enriquecimiento prodigioso de gentes pobres, y de otras menos pobres, se contempló desde muchos ángulos casi como un mundo al revés. Esculturas de mármol y bronce, hasta entonces sólo apreciadas por pontífices y prelados, riquezas inmensas de las grandes familias y barones de Roma, pasaban a poder «di chi non le stimmava niente»82. Dice otra vez el cardenal de Como:

  • 83 Como, p. 490.

Fanno che molti fantazini habbino guadagnato quali 25 mila, quali 30 mila, quali 40 mila ducati per uno: pensate quello debbono aver guadagnato li capitanei! Il principe d’Orange non ha guadagnato cosa alcuna, et non ha un quattrino. Non credo già sia restato per conscienzia di guadagnare, ma forse per non aver saputo83.

  • 84 H. Schulz, pp. 44-48 y A. Chastel, pp. 79-80.
  • 85 El archivero de San Pedro, Jacopo Gimaldi publicó en 1621 una obra (Instrumentant relationis reliq (...)

28La misma Wahrhaflige und kurtze Berichtung, escrita a posteriori del asalto, pero al calor de los acontecimientos y mientras el ejército permanece en Roma, demuestra que el saco, para un lansquenete tirolés, era una especie de peregrinación para el robo legitimado, un acto de profanación calculada de todos los objetos que la mentalidad popular asociaba a la devoción84. Se creó cierta expectación en torno de la faceta sacrilega del saco, y de ahí, por ejemplo, que cobren relevancia las páginas de Valdés sobre las reliquias junto a la protesta de Castiglione85.

29L. Guicciardini lamenta largamente la inversión paradójica de situaciones, aunque parece reconocer, en medio del desorden y los reveses de la fortuna, cierta justicia distributiva y hasta más de una vuelta a los orígenes:

  • 86 L. Guicciardini, pp. 237-240. El párrafo, extensísimo y eficaz, se extiende aún hasta la p. 241.

Chi avessi veduto allora quelli tedeschi, quali poco prima arrivorono in Italia col capitano Giorgio, ornati di drappi e di broccati, e avere con grossissime catene d’oro circondato il petto, le spalle e il collo, con le braccia ricoperte di maniglie esmaltate con pietre preziose di grandissima valuta, andare a sollazzo per Roma in su bellissime acchinee e mule, contrafacendo per derisione il papa e cardinali, e in loro compagnia essendo le mogli e concubine loro superbamente e riccamente adobbate, avendo il capo, la gola e il seno con le altre membra coperte di grossissime perle e di perfettissime gioie spiccate dalle mitere pontificali e dalle sante reliquie, e con li servidori e paggi loro intorno con varie fogge e gale lascivamente e militarmente vestiti, avendo le catenelle e cornetti d’archibusi, d’oro massiccio, spiccato dagli altari e dalli più santi luoghi di Roma; non crederebbe essere possibile fussino stati quelli che passorono, pochi mesi sono, il Po [...] Dall’altro canto, non si riconnoscerebbono i cardinali, i patriarchi, arcivescovi, vescovi, protonotari, generali, provinciali, guardiani, abati, vicari, insieme con l’altra ridicola e infinita turba dei moderni titoli di religiosi, che non onoravono, ma oneravono (latinamente parlando) la cristiana religione: vedendo molti di loro in giubbone rotto e tristo, che senza calze, quali in camicia stracciata e insanguinata, mostrare per tutta la persona i lividi e le ferite delle battiture e percosse indiscretamente ricevute: quale avere la barba pelata e svelta [...] Massime che a non pochi di quelli si vedeva governare, como furfante, i cavalli; a chi, come guattero, volger gli arrosti e lavare le scodelle [...] e fare infiniti altri vilissimi servizi, come facevano senza forse la maggior parte di loro, avanti che acquistassino con pessimi e vituperosi vizi quelle degnità che non avevono mai meritate.86

30El ejército no se consideró, en cambio, pagado con los robos sistemáticos de la Ciudad Santa. Seguían reclamando sus pagas atrasadas. Lannoy explica que es gente de guerra

  • 87 A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 270. P. Mexía se refiere también a la indisciplina del ejércit (...)

que por no ser pagada está licenciosa en toda manera, tanto que todo lo que se les antoja tienen por lícito, no siendo pagada no puede ser castigada ni reducida a la orden militar87.

31Los alemanes incluso usaban las soldadas como arma de presión, amenazando con irse, como buenos mercenarios, con quien más les pagase.

  • 88 Carta al Emperador desde Roma, 15-VIII-1527; ap. A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 260. Son nume (...)

Y viendo el exército –dice Hernando de Alarcón– que de día en día los traían en palabras, hanse amotinado, diciendo los españoles e italianos que se quieren ir al reino y no salir dél, comiendo a discreción hasta ser pagados de todo lo que se les debe. Los alemanes toman otro norte, diciendo que quieren venir aquí y tomar al Papa y Cardenales y llevarlos consigo88.

  • 89 A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 148.

32Y de hecho están a punto de saquear Sant’Angelo usando al Papa como rehén para que les paguen las siete u ocho pagas atrasadas que les deben, según Salazar89. El secretario Pérez es el más gráfico:

  • 90 Carta al Emperador del 24-IX-1527, ap. A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 283.

... y vienen [los lansquenetes] determinados a no salir de aquí sin que les paguen; y dixeron a un español que les rogaba que no viniesen, que ellos verníen y porníen fuego a Roma, o la venderían a venecianos, a la Liga, y se harían amigos del Papa, por manera que V. M. no gozase de nada ni tampoco del reyno. Estas mismas palabras vi escripias en una carta que escribió a Alarcón un soldado que se dice de Luis Baeça90.

  • 91 «... y quiso Dios que se aplacase con que dieron a los tudescos cierto dinero de contado, porque l (...)

33Para Santa Cruz, los alemanes van a subastar reliquias y a vender cardenales y obispos como esclavos a Campo dei Fiori porque seguían sin cobrar sueldos91.

34Si bien la belicosidad de los lansquenetes pertenece ya a la historia proverbial, los españoles, según Pérez, no pueden ir solos por los caminos, sino que deben desplazarse

  • 92 A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 327. En otro momento el mismo Pérez informa de los malos trato (...)

en gavilla [...] segund somos mal quistos y la mala voluntad que nos tienen, y no me maravillo, pues tan mal tratados han sido de los deste exército los pueblos por do ha pasado y lo es éste [Galera, a 12 millas de Roma], que es compasión verle, que en casas hay que no quedan sino las paredes, que toda la madera han quemado, y si no sale de aquí presto el exército no quedará cosa por destruir...92.

35Algunos cronistas se refieren a la nutrida presencia de judíos entre los españoles, lo que sirve para justificar muchos desatinos y bellaquerías:

  • 93 L. Guicciardini, pp. 229-230.

... in potestà di tanto libidinosa nazione, quanto è la spagnola, massime che allora fra essa erano molti marrani e giudei: onde è da credere, essendo sopra ogni altra viziosissima, non pretermettessi industria, nè arte alcuna crudele e efferata, da sforzare i suoi prigioni pagare, per uscire dalle mani loro, incomportabile somma di danari; e [...] da sfogare con le donne prese la sua calda e intemperata libidine93.

  • 94 Ibid., pp. 231-33.

36Para el historiador Guicciardini, a diferencia de otros, los alemanes luteranos tienen mejor comportamiento que los españoles y que los italianos: más benignos, menos avaros y más tratables; torturan menos, se contentan antes con el dinero y son atentos, discretos y humanos con las mujeres nobles; los otros, en cambio, más pobres, nunca se sacian de riquezas, son más crueles y libidinosos94.

37El saqueo y las crueldades no debieron de ser en la ocasión patrimonio nacional de nadie. L. Guicciardini comenta también el comportamiento del ejército de la Liga:

  • 95 Ibid., p. 221.

Per questo sdegno concesse [Francesco Maria] all’esercito suo il saccheggiare e predare vilmente e contro all'ordine militare (essendo nella medesima lega) gran parte del nostro contado, come se fussino stati suoi propri inimici; massime comportando, che in molti luoghi dove passorono, lasciassino scritto per le mura di questo e di quello casamento: per parte di vendetta95.

38Cuando el ejército de la Liga entró en Roma y no quiso salir, tampoco fue a la zaga en daños. Dice Lope de Soria a Juan Alemán:

  • 96 Ap. A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 347. Insiste, ibid., p. 346, el secretario Pérez: «hace do (...)

y hacen tales obras los franceses que en verdad ya son tenidos los nuestros por sanctos96.

39Los meses que transcurren entre la entrada en Roma y la liberación del Papa (6-XII-1527) son de una complicación política extrema. Lannoy informa al Emperador de la situación de cada república punto por punto (Lombardía, Génova, Milán, Venecia, Pulla, Sicilia, etc.) y avisa a Carlos que

el Papa no pierde la esperança que las cosas de V. M. no andarán bien en Italia, porque en verdad nunca estuvieron en mayor peligro,

40y le insta a hacer las paces con Clemente si quiere conservar Italia, advirtiéndole también de las dificultades

  • 97 A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 266.

en las cosas de acá, porque son muy diferentes de lo que V. M. pensaba cuando me escribió al primero de Julio97.

  • 98 Durante la prisión del Papa, el ejército de la Liga se junta en Viterbo y decide acudir en su ayud (...)
  • 99 Ibid., p. 302.
  • 100 Ibid., pp. 283,287, 271,285 y passim. Lope de Soria asegura a Gattinara: «... y entre ellos [los a (...)

41En efecto, la situación militar imperial no era buena, pese al saco. Sus dos puntos de apoyo, Milán y Nápoles, tenían dificultades, pues Sforza resistía en Lombardía y Lodi, y los franceses y los Delle Bande Nere hostigaban en Nápoles; la flota de Doria bloqueaba el puerto. El ejército de la Liga, con Lautrec a la cabeza, se dirigía hacia Roma para liberar al Papa, y Clemente dilataba a propósito el pago de los dineros a los imperiales, lo que hubiera calmado los ánimos de los soldados que lo ponían como condición para mantenerse fieles al Emperador98. En ese difícil asunto ve Lope de Soria que «debe entrevenir algún traidor»99, y lo cierto es que no faltan desavenencias entre los carolinos que se encuentran en Italia: el ejército se halla sin capitán general y el Príncipe de Orange, que hace las veces, no consigue ser obedecido; Pérez sospecha que el cardenal Colonna instiga a los alemanes; Pierre de Veyre desvela el juego doble del Duque de Ferrara; el Marqués del Vasto permanece fiel pero, según Lannoy, está dolido con Carlos V por el incumplimiento hecho con él a la muerte de su tío el Marqués de Pescara, y existen, además, diferencias serias entre el Virrey de Nápoles, el Príncipe de Orange, el Marqués del Vasto, la infantería española y Juan de Urbina100.

42El Papa prisionero no ocultaba a sus enemigos que haría cualquier cosa, cualquiera que estuviera en su mano, por salir de esa situación. Al borde de las lágrimas, dice así a la embajada imperial que lo visita en Sant' Angelo:

  • 101 Lettera a Carlo V, pp. 511-12. Explica a continuación la disputa que tiene lugar entre los cardena (...)

Io vi voglio parlar chiaro. Io ho fatta la capitolazione che sapete, la quale non è tanto honorata per me quanto vorrei: e non dovete dubitare che si avessi modo de andarmene di qua non manco danno e vergogna della sede apostolica, volentieri lo farei; perchè io vi dono la persona mia e di questi cardinali in prigione, e vi dono il stato, la robba e denari. Or vi dico come tengo io avviso come l’esercito della lega è qua vicino per soccorrermi. Per tanto desidero che diate alcun termine, nel quale potessi aspettare detto soccorso; e venendo il termine, io faro totto quello che è stato trattato nella capitolazione [...] e sempre che alcuna fortezza si abbia da rendere, non si sogliono negare simili condizioni101.

  • 102 Por ejemplo la carta de relación de la que da cuenta H. Schulz en ob. cit., pp. 37-38. Su título e (...)

43Y reitera más adelante que no desea capitular. Sólo se aviene al pacto cuando pierde la esperanza del socorro de la Liga. De la dificultad de esa fase negociadora hay también versiones tudescas102.

44La situación social no es menos dramática. La carestía, el hambre y la peste se apoderan de Roma:

  • 103 A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 138. Más noticias sobre la peste y el hambre, ibid., p. 204 (d (...)

A lo que yo puedo juzgar y otros muchos, pasan de diez millones lo que vale el saco y poco menos el daño que han hecho en las heredades y sementeras, que es gran cosa, los prados, el beastramen {sic) de todas suertes que es número infinito, y cada día salen a hacer correrías y a robar los campos y los caminantes, que es cosa admirable. Pero no quedan sin castigo, que la penitencia y la hambre los acaban. Con el primer ímpetu destruyeron y consumieron las vituallas; después valió una hanega de pan amaçado quince ducados, una gallina un ducado, un huevo un real y todas las otras cosas deste mundo; por manera que de hambre y de peste murieron cuatrocientos, quinientos, seiscientos a día, y muchos soldados son muertos, especialmente tudescos103.

45Dice Salazar:

  • 104 V. A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 161.

... porque, sin dudar, agora mueren de pura hambre muchos pobres, que demás de no se hallar el pan, lo que se halla, siendo negro como la pez, juran que sale a más de sesenta ducados de oro el rujo...104.

46Y en otro despacho:

  • 105 Ibid., p. 246.

... pasan de setecientas y ochocientas personas las que diz que mueren cada día, y por Dios que dicen que algunos días han pasado de mill personas105.

  • 106 V. la Warhafftige und kurtze Berichtung, ap. H. Schulz, p. 51.

47La peste castiga a todos, pero de modo especial a los soldados, pues caen por las calles «wie die Mücken oder Fliegen» según la relación de un lansquenete106.

48Las condiciones sanitarias de Roma son alarmantes:

  • 107 L. Guicciardini, p. 205; v. también p. 226.

Vedevasi per le strade molti morti e molti nobili tagliati a pezzi, dal fango e dal proprio sangue ricoperti, e molti mezzi vivi giacere miseramente in terra. Vedevasi ancora [...] da questa e da quella finestra saltare per forza o volontariamente, fuora fanciulle, uomini e fanciulli, per non restare vivi preda di tanto efferate nazioni, e crudelmente poi per le strade finire la propria vita107.

49Un narrador anónimo describe este panorama desolador de la santa ciudad:

  • 108 A. Rodríguez Villa, Memorias..., pp. 139-140.

Concluyo diciendo, que siendo Roma cabeza de la cristiandad, no se tañe campana, no se abre iglesia, no se dice misa, no hay domingo ni fiesta, no hay viernes ni sábados. Las ricas boticas de mercaderes son establos de caballos; los preciosos edificios han perdido su lustre; muchas casas quemadas y derrocadas; las puertas y finiestras de otras rompidas y quitadas; las calles hechas muladares; la hedentina de los muertos cosa aborrecible; los animales y los hombres han igual sepoltura; los que amanecen muertos por las calles ponen grima, y tales he visto dentro de la iglesia comidos de perros...108.

50El Tíber se había convertido en un inmenso sepulcro líquido. Todo tiene las trazas de ser un verdadero holocausto. Esa es la razón por la que el secretario Pérez pide encarecidamente al César que salga el ejército de Roma:

  • 109 Ibid., p. 355.

... porque cada día se destruye más esta ciudad, que es compasión ver lo que en ella se hace y las casas que se derruecan y los carros y cargos de leña que se venden de la madera de las casas, que aunque un monte estuviese a media legua de aquí, no se venderíen más, y sobre todo el comer a discreción, que hay personas que lo piden por Dios y monesterios para darlo a los soldados; y así se huyen los romanos, que no lo pueden sufrir, y quando los soldados veen idos sus huéspedes, entonces derruecan y deshacen las casas, y desta manera queda destruida Roma para siempre [...], que si V. M. viese la gente de bien y que solía ser rica andar a pedir limosna, se espantaríe. Y junto con esto es la carestía de pan y vino tan grande que no se puede vivir109.

51Todos los meses de verano hubo movimientos incontrolados de tropas perseguidas por la carestía y la epidemia. En febrero de 1528 el ejército acabó por salir; es la evacuación definitiva de Roma hacia Nápoles cargados de oro y botín, dos meses después de que el Papa, liberado, consiguiera huir a Orvieto. A sus espaldas, una huella imborrable, un infierno de llamas y una ciudad en ruinas que había perdido la mitad de sus habitantes. En palabras de aquel lansquenete tirolés, que combinan la nostalgia elegiaca con la ufaneza perversa del que se siente triunfador:

  • 110 V. la Warhafftige und kurtze Berichtung, ap. H. Schulz, p. 52.

So ist die Stadt, die vor einem Monat mit ihren Spitzen den Himmel zu erreichen schien, in wenigen Tagen zur Hölle gemacht110.

Notes

47 Lettera del Cardinale di Como al suo segretario, en C. Milanesi, pp. 475-77. (En adelante, cit. Como.) Una descripción excelente y terrible en F. Guicciardini, Historia de Italia VI (Madrid, 1890), lib. XVIII, cap. iii, pp. 146-150.

48 En la traducción castellana hecha por Bernardo Pérez de la historia de Galleado Capella (Historia de las cossas que han passado en Italia desde el año de 1521 hasta el año 30... (Milán, 1536), se refiere cómo los saqueadores obligan a mantener al ejército a los que «ya una vez habían rescatado sin dexarles cera en oído» (A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 447).

49 L. Guicciardini, pp. 225-226. Una carta a mano transcrita por Rodríguez Villa (Memorias.... p. 136) describe: «Fueron hechas enormes crueldades, porque se rescatasen y descubriesen si algo tenían escondido; a unos colgaban de los pies; a otros de las manos; a unos con agua, a otros con fuego, fueron enormes tormentos los que se dieron a personas delicadas, reverendas y de buenas costumbres». Todos los que participaron, dice, «fueron enemigos entre sí» (p. 137). «... questo esercito non pensa ad altro che a saccheggiare e distruggere ogni cosa, e non a chi li possa mettere un piccolo rimedio. Ancora stanno la maggior parte d'Romani prigioneri, perchè li soldati a lor volere vogliono gli riscatti, quali non si possono pagare, avendo perso il tutto; e nessun capitano ardisce di parlare di rimedio» (ap. J. B. Gattinara, ibid., p. 199).

50 Como, p. 474.

51 A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 247.

52 Refieren también el caso de éstos y otros cardenales citados después la Lettera a Carlo V, pp. 502 y ss. y L. Guicciardini, pp. 193-94.

53 L. Guicciardini, pp. 194-195.

54 Los capitanes italianos del ejército imperial eran Fabrizio Maramaldo, Marco Antonio Colonna y Ferrante Gonzaga, el hijo de Isabella d'Este. Los Gonzaga y los Colonna fueron las dos familias de rango que colaboraron más estrechamente con la política imperial, no sin altibajos que sólo emergen en la correspondencia imperial y en cifra, y no en las crónicas oficiales (v. infra). Carlos V, para debilitar a la Liga y reforzar su ejército atrajo y nombró Capitán General en Italia al Duque de Ferrara, Alfonso de Este, cuyos estados, por estar situados entre las posesiones venecianas y las del Papa, tenían ventajas estratégicas (v. A. Rodríguez Villa, Italia..., p. 184). Fue colaborador de Borbón y según Santa Cruz «... enemigo del Papa y muy servidor del Emperador» (ob. cit., p. 287).

55 La fama de refugio del palacio Colonna alcanza a la literatura, pues los Hecatommiti o vero cento novelle, del ferrarés Gianbattista Giraldi Cintio comienzan con una descripción del saco de Roma: un grupo de damas y caballeros nobles se refugian en el palacio de un señor de Colonna pero, al recrudecerse la peste en Roma, el anfitrión propone trasladarse a su posesión en Fondi; tras deliberar, los reunidos deciden abandonar no sólo Roma sino Italia, y dirigirse a Marsella; el Colonna les facilita cortésmente dos barcos que encuentran aparejados en Civitavecchia y, para aliviar la singladura, finge el autor haber escrito la obra. (C. Milanesi, p. xli).

56 A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 185. Más tarde asaltan también su posesión de Frascata (ibid., p. 376). También Lettera a Carlo V, p. 502.

57 A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 165.

58 Como, pp. 485-86. V. también L. Guicciardini, p. 205.

59 Según Salazar, sólo se libran dos casas en Roma, «la mía y del secretario Pérez», aportando 2.400 ducados de talla que les ayudan a pagar algunos refugiados en la casa (ap. A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 144). Pérez tiene dificultades para sobrevivir y se ve obligado a pagar a dos españoles para que no le asalten la casa (ibid., p. 163). En otro momento se refiere a los alemanes «que tornan a saquear las casas con color de buscar vino, y yo he estado esta mañana en harto peligro dos veces con ciertos alemanes que me quisieron entrar en la posada a tomar el vino y también a tomar lo que más hubiera, si entraran...» (ibid., p. 212).

60 Ibid., p. 376.

61 Narrado por el Cardenal de Como, carta citada, pp. 479-83.

62 Ibid., p. 481.

63 Ibid., p. 482. Según A. Chastel, Ferrante estuvo implicado en todos los tráficos sucios; su madre Isabella le hizo comprar objetos para luego restituirlos al Papa (contra reembolso, naturalmente), como por ejemplo la «Conversión de San Pedro y San Pablo frente al Areópago», sometido luego a otras venturas. V. A. Chastel, Il sacco di Roma, 1527 (Turín: Einaudi, 1983), pp. 74-75. [Título original, The Sack of Rome, 1527 (Princeton: University Press, 1983)]. En el tráfico de obras, Chastel afirma (p. 76) que es difícil precisar lo que hay de cierto y lo que se debe a exageración, pero muchas intrigas se relacionaron con los Gonzaga, el capitán Fabrizio Maramaldo y Ferrante Gonzaga, y hay una carta del Marqués de Mantua a Maramaldo pidiéndole «alcuni pezzi antichi».

64 Como, p. 474.

65 Carta ms. incluida en A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 137.

66 Como, pp. 484-485. V. también Lettera a Carlo V, p. 503.

67 A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 120, y L. Guicciardini, p. 229, entre otros.

68 Lettera a Carlo V, p. 503.

69 Como, p. 487.

70 L. Guicciardini, pp. 227-228.

71 Como, p. 477.

72 Ibid., pp. 482-83.

73 H. Schulz, p. 47: «Die Umzüge der verkleideten Landsknechte werden ausfürlich geschildert, der Lantzknechtisch Bapst schreit, sie wollen Luthern das Papsttum schenken, und so rufen alle: Luther Papst! Luther Papst!». Se refiere también a los gritos y juegos callejeros luteranos A. Chastel, pp. 86 y 95, n. 59.

74 En la Warhafftige und kurtze Berichtung..., obrita de un soldado tirolés de Frundsberg, escrita en el verano-otoño de 1527, ap. H. Schulz, p. 47: «Es ist auch vnter den kriegssuolek ein Lantznecht, den nennt man Grünenwald, der har sich offentlich gegen dem Castell laut hören lassen, Er wolt gern eyn stück aufs des Bapsts leyb fressen, damit er solchs dem Luther sagen müg, die weyll der Bapst bischer da Gottes wort gewaltig verhindert hat».

75 A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 139.

76 Lettera a Carlo V, p. 514.

77 L. Guicciardini, pp. 203-204.

78 A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 186.

79 Ibid., p. 139.

80 Como, p. 488.

81 L. Guicciardini, pp. 235-36.

82 Ibid., p. 236.

83 Como, p. 490.

84 H. Schulz, pp. 44-48 y A. Chastel, pp. 79-80.

85 El archivero de San Pedro, Jacopo Gimaldi publicó en 1621 una obra (Instrumentant relationis reliquiarum a militibus Borboni ab urbe extractis [sic]) y otra del estilo para las grandes reliquias, que dan una idea de la cuestión: v. A. Chastel, p. 83. Para la contienda entre Valdés y Castiglione, v. infra, capítulo III.

86 L. Guicciardini, pp. 237-240. El párrafo, extensísimo y eficaz, se extiende aún hasta la p. 241.

87 A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 270. P. Mexía se refiere también a la indisciplina del ejército por falta de soldadas: «...e que el exército de Borbón se estava en Roma casi amotinado, que no quería salir de allí fasta ser pagado» (ob. cit., p. 472).

88 Carta al Emperador desde Roma, 15-VIII-1527; ap. A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 260. Son numerosas las alusiones a la condición indómita de los lansquenetes. De la documentación aportada desprende Rodríguez Villa que la ferocidad era consustancial a estos soldados; los españoles «fueron los primeros en dar el asalto y entrar en Roma y los últimos en recibir sus pagas» (Ibid., p. 205); también parecen algo más dóciles a sus capitanes, pues llegan a amotinarse contra los alemanes (ibid., p. 197). Es cierto que esa imagen de los lansquenetes se desprende de los despachos oficiales (v. por ejemplo, ibid., pp. 154,197, 212,213, 220,226, 232-33,234, 245,272-275,279, 281-83 y passim), pero no hay que olvidar quiénes los escriben y para qué destinatario. Otras opiniones son menos complacientes con los soldados españoles, como enseguida vamos a ver infra.

89 A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 148.

90 Carta al Emperador del 24-IX-1527, ap. A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 283.

91 «... y quiso Dios que se aplacase con que dieron a los tudescos cierto dinero de contado, porque los españoles se contentaban con la razón...» (A. Santa Cruz, ob. cit., p. 301).

92 A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 327. En otro momento el mismo Pérez informa de los malos tratos a españoles, alemanes y «súbditos de V. M.» en general, en Roma y en Orbieto, incluyendo los asesinatos, hasta el punto que todos ellos andan «a sombra de tejados» (v. dos cartas de 1528, ibid., pp. 383-84).

93 L. Guicciardini, pp. 229-230.

94 Ibid., pp. 231-33.

95 Ibid., p. 221.

96 Ap. A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 347. Insiste, ibid., p. 346, el secretario Pérez: «hace doblado daño que éste, según se dice». Antes, en 1524, eran los soldados delle Bande Nere, mandados por Juan de Médicis, los que causaban los destrozos en la ciudad, según la noticia de B. Cellini: «Todo el mundo andaba ya en armas. El papa Clemente había mandado pedir al señor Juan de Médicis ciertas bandas de soldados, venidos los cuales hicieron tan malas cosas en Roma, que no era conveniente permanecer en tiendas públicas; esto fue causa de que me retirase yo a una buena casita detrás de Banchi, donde trabajé yo en todos los encargos de aquellos mis adquiridos amigos» (Vida de Benvenuto Cellini, florentino, escrita por el mismo seguida de las rimas puestas en versos castellanos, ed. L. Marco (Madrid: Vda. Hernando, 1892), 2 vols., v. I, p. 101.

97 A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 266.

98 Durante la prisión del Papa, el ejército de la Liga se junta en Viterbo y decide acudir en su ayuda (ap. Abad de Nájera); esa esperanza hizo pensar a Clemente en incumplir los términos del pacto con el ejército (ap. Salazar); v. A. Rodríguez Villa, Memorias..., pp. 127,152, 332.

99 Ibid., p. 302.

100 Ibid., pp. 283,287, 271,285 y passim. Lope de Soria asegura a Gattinara: «... y entre ellos [los alemanes] y los españoles no hay tanta conformidad como sería menester, ni tampoco entre el Príncipe de Orange y los otros capitanes principales...» (ibid., p. 377). De entre los informes es de destacar el del enviado imperial Pierre de Veyre (30-IX-1527): el Duque de Ferrara intenta persuadir a los alemanes de que tomen al Papa y lo lleven a Lombardía, lo que consigue evitar el Marqués del Vasto; el Duque rechaza el cargo de Capitán general del ejército con la intención de ponerse de acuerdo con los franceses, aunque argumente incapacidad para someter a las tropas levantiscas a la disciplina militar. Por su parte, Colonna presiona a los alemanes para que vengan a Roma con la esperanza de que maten al Papa. El despacho no tiene desperdicio (ibid., p. 287). Pérez, que informa del concierto del Duque de Ferrara con la Liga se permite uno de sus comentarios elocuentes: «se ve claro que anda a viva quien vence y con todos gana» (ibid., p. 342). Los lansquenetes, por su parte «non possono sentire parlare del vicerè, e li vogliono male di morte», dice el Cardenal de Como (Como, p. 489). El príncipe de Orange no reconoce la autoridad del Virrey (Lettera a Carlo V, p. 516); «... detto vicere non era ben visto in questo esercito da molti» (ibid., p. 524). Parece que el flamenco Lannoy, muy favorecido por Carlos V, despertó los celos y envidias de otros imperiales como el Marqués de Pescara, el Condestable de Borbón y varios diplomáticos en Italia; así lo cree también Brantôme, «Grands capitaines étrangers», pp. 225-26,228-31.

101 Lettera a Carlo V, pp. 511-12. Explica a continuación la disputa que tiene lugar entre los cardenales a propósito de la capitulación. También informa Pérez: «Su Santidad viendo que le apretaban sobre la seguridad de los doscientos mill ducados, dixo casi llorando, que no le hiziesen tanto que ficiese una cosa que sonase y quedase por memoria para siempre, y que harta tenía que para tres descalços que le quedaban, no alcançaba de comer para ellos si no gelo prestaban, y que si veían que era honra de V. M. que a su disposición lo dexaba» (A. Rodríguez Villa, Memorias..., pp. 274-75).

102 Por ejemplo la carta de relación de la que da cuenta H. Schulz en ob. cit., pp. 37-38. Su título es Neüe zeyttung von Rom / Kay. Mayestat Postmayster zu Rom / Pelgerin de Tassis. Vrbe die / xxiii May. Armo xxvii. «... ist der erste [Bericht], in dem die wechselvollen Verhandlungen mit dem Papste und die Schwierigkeiten, welche die deutschen Landsknechte machten, erwahnt werden» (ibid., p. 38).

103 A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 138. Más noticias sobre la peste y el hambre, ibid., p. 204 (de peste murió casi la mitad del ejército), pp. 213-214,220-221,246, etc. Él mismo Abad de Nájera muere de peste según Lope de Soria (p. 251). Dice Cerezeda viendo, como es habitual, la mano de Dios en ello (ibid., p. 443): «La cabsa de la salida del campo de Roma fue por la gran pestilencia que andaba en Roma, que yendo la gente como iba andando, se caían muertos, y otros muchos que morían por vestirse ropas hechas de capas y ornamentos y cosas sagradas de las iglesias. Era una gran crueldad de ver la gran mortandad que andaba».

104 V. A. Rodríguez Villa, Memorias..., p. 161.

105 Ibid., p. 246.

106 V. la Warhafftige und kurtze Berichtung, ap. H. Schulz, p. 51.

107 L. Guicciardini, p. 205; v. también p. 226.

108 A. Rodríguez Villa, Memorias..., pp. 139-140.

109 Ibid., p. 355.

110 V. la Warhafftige und kurtze Berichtung, ap. H. Schulz, p. 52.

Table des illustrations

Légende Maestro de Petrarca (Hans Weiditz?), «Los lansquenetes jugadores y sacrilegos», xilografía, 1517-1522. De Francisco Petrarca, De remediis utriusque fortunae (Augsburgo, 1532).
URL http://books.openedition.org/pumi/docannexe/image/1230/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 388k

© Presses universitaires du Midi, 1994

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search