Version classiqueVersion mobile

El Diálogo de Lactancio y un arcidiano de Alfonso de Valdés : obra de circunstancias y diálogo literario

 | 
Ana Vian Herrero

Preámbulo

Texte intégral

1En las guías de Roma compuestas para uso de peregrinos y editadas desde finales del siglo XV, se ofrecía al visitante una lista de santuarios donde procurarse indulgencias, junto a edificios o lugares memorables para la historia cristiana; algunas reliquias eran objetivo principal del viaje a la ciudad santa y su ostentación solemne buscaba impresionar al recién llegado en su recorrido devoto; los pontífices renacentistas nunca ahorraron fasto litúrgico. Roma era también para propios y forasteros una gigantesca maquinaria financiera y burocrática, donde se negociaban todos los asuntos importantes para el mundo cristiano, paraíso de la trapacería internacional; una ciudad culta y anómalamente libre en sus costumbres y en su forma de expresarse; floreciente en artes y letras, abigarrada y policroma desde el punto de vista humano. La religión y la política daban el prestigio internacional a Roma. Por eso en las polémicas del siglo XVI se denunciaron con más vehemencia la superstición de las reliquias o la ilegitimidad del poder temporal de los papas.

2Con esa ciudad que ejercía una fascinación mágica sobre intelectuales y peregrinos de todo el mundo cristiano acabaron, por un tiempo al menos, los soldados imperiales. En palabras de la Aldonza de Francisco Delicado

... sucedió en Roma que entraron y nos castigaron y atormentaron y saquearon catorce mil teutónicos bárbaros, siete mil españoles sin armas, sin zapatos, con hambre y sed, italianos mil y quinientos, napolitanos reamistas dos mil, todos éstos infantes; hombres d’armas seicientos, estandartes de ginetes treinta y cinco, y más los gastadores, que casi lo fueron todos, que si del todo no es destruida Roma, es por el devoto femenino sexu, y por las limosnas y el refugio que a los peregrinos se hacían agora. (V. infra, Tercera parte, no 8)

3El pillaje de Roma había sido predicho por un entramado astrológico y profético. La parte inexplicable de esta historia espectacular, la de las incertidumbres y contradicciones, ocasiones perdidas, confusiones, ambigüedades, golpes de suerte, etc., que rodearon el suceso, imposibles de entender sin la perspectiva necesaria, o incluso con ella, impusieron la versión fatalista generalizada del flagelo de Dios.

4El saco de Roma no era el primer ejemplo de atrocidad cometida contra una ciudad famosa o de significación especial; Jerusalén, la misma Roma y otras grandes urbes simbólicas habían padecido ya desastres similares. Pero este asalto fue mucho más que un episodio militar espeluznante, porque adquirió una nueva dimensión ideológica y cultural en la Europa dividida por las luchas religiosas: el banquete sacrilego de los soldados causa un trauma profundo, pero sobre todo aporta matices desconocidos, provoca reacciones populares e intelectuales en el mundo cristiano de alcance ignorado hasta entonces. No basta con un estudio político-religioso ni socioeconómico de la situación. Hay que fijar con sumo cuidado la atención en los hechos artísticos, ideológicos, de fantasía popular, imágenes y símbolos que afectan a las multitudes, el reflejo producido en la incansable imprenta del momento, etc., porque explican tanto tomas de postura individual como de grupo.

5Alfonso de Valdés, secretario de cartas latinas del Emperador y uno de los hombres más esclarecidos del gabinete de Gattinara fue, al menos para la galería, el encargado, en medio de la estupefacción reinante, de dar la explicación ‘imperial’ a una cristiandad conmovida y amedrentada por los sucesos de 1527. Así nacía el Diálogo, y esa circunstancia ha marcado desde el principio y a lo largo del tiempo la interpretación de la obra.

  • 1 M. Bataillon, Erasmo y España (México: FCE, 19662), pp. 382-383.
  • 2 Este trabajo nació en 1990-91; en versión oral, se presentó como conferencia en el seminario organ (...)

6Para M. Bataillon el Diálogo de Lactancio era una «obra de circunstancias, con todas sus limitaciones, con toda la fuerza, también, que esta calidad le confiere»1. Las virtudes y los defectos que se derivan del diálogo como obra polémica de actualidad me parecen indiscutibles, además de mejor estudiados, pero no es menos importante insistir en su calidad literaria. Excepto algunos trabajos concretos, la crítica sobre el Lactancio ha sido desproporcionada en favor de los aspectos ideológicos y políticos, de su interpretación como documento (ni siquiera como panfleto), dejando en la sombra los elementos estéticos y ficticios del texto. De no estudiar éstos quedaría en cambio sin explicar por qué Valdés no recurrió en este caso a otros géneros en prosa disponibles y de tradición venerable, como la carta de relación, la declamación literaria, la invectiva y la diatriba en prosa, el tratado u otros, y se decidió en cambio por el diálogo literario. Y ello no implica quitar importancia al valor ideológico y político del texto, sino situarlo en su lugar. El presente análisis se concibe, por tanto, en dos grandes aspectos o líneas de estudio: las ‘circunstancias’ o el contexto de la obra, por un lado, y su adscripción a un género literario argumentativo. A través de la literatura europea del saco de Roma también se expresan reacciones susceptibles de estudiarse en comparación con las que se deducen del texto valdesiano. Parecía aconsejable poner en relación el Lactancio con algunos textos literarios y fenómenos artísticos, ya que era una forma más de calibrar el alcance de su intento estético, no sólo político. Así se configura una tercera parte del trabajo2.

7El estudio presente no ha podido agotar, pese a los esfuerzos realizados hasta el último momento, la parte documental y bibliográfica. He hecho lo que he podido, no lo que hubiera deseado. Lo realizado, no obstante, permite conectar el Diálogo de Lactancio y un arcidiano con perspectivas útiles que cada capítulo abre. Espero haber demostrado que la lectura política de los sucesos humanos, la representación imaginaria y emotiva de esos hechos en un momento de crisis, y el alcance artístico del texto de Valdés están conectados.

8Mi agradecimiento a cuantos me ayudaron en la tarea: a Miguel Ángel Pérez Priego, porque su invitación al curso de Cuenca en 1991 fue decisiva para dar forma a materiales trabajados en otro momento; a Marc Vitse, que propuso la publicación en estos nuevos Anejos de Criticón; a Jesús Antonio Cid, Birgit Kuhn y Carmen Marchante, que me facilitaron la reproducción de libros y documentos poco accesibles; al Instituto Interfacultativo Seminario Menéndez Pidal que puso a mi disposición los fondos del Archivo Menéndez Pidal, y a Eustaquio Barjau, que atendió con paciencia mis consultas. Otras ayudas, más difíciles de concretar e imprescindibles, fueron en momentos distintos las de Pilar Cid, Isabel Martínez Pazos y mis padres, Carmen Herrero y Ángel Vian.

9Madrid-Pontevedra, 1990-1994.

Notes

1 M. Bataillon, Erasmo y España (México: FCE, 19662), pp. 382-383.

2 Este trabajo nació en 1990-91; en versión oral, se presentó como conferencia en el seminario organizado por la UIMP y el Instituto Juan de Valdés titulado «Los hermanos Valdés: Pensamiento y Literatura», celebrado en Cuenca los días 2 a 4 de Diciembre de 1991. Un resumen de una pequeña parte de lo que ahora se publica íntegramente podrá leerse en esas Actas, en las que el conjunto del estudio presente durmió un sueño imperturbable de, por el momento, tres años, pese a la urgencia con la que nos fueron solicitadas las contribuciones. Al acogerme ahora a la hospitalidad de los Anejos de Criticón, me veo obligada a advertir del cambio de lugar de impresión, pues el trabajo ha aparecido mencionado por varios especialistas con el título de «El Diálogo de Lactancio y un arcidiano, obra de circunstancias y diálogo literario» como «en espera de publicación» en las mencionadas Actas. La redacción no se ha modificado en su mayor parte desde 1991, lo que explica algunas ausencias bibliográficas: por ejemplo, que no se utilicen dos ediciones recientes de Alfonso de Valdés: el Diálogo de las cosas acaecidas en Roma, al cuidado de Rosa Navarro (Madrid: Cátedra, 1992) y el Diálogo de Mercurio y Carón, a cargo de J. V. Ricapito (Madrid: Castalia, 1993). Tampoco se cita el Erasmo y España de M. Bataillon por la nueva ed. póstuma con adiciones, preparada por D. Devoto con la colaboración de Ch. Amiel (Ginebra: Droz, 1991). Lamento especialmente la posterioridad de la edición de R. Navarro, pues al ser un trabajo específico sobre el mismo tema, las coincidencias son muchas, e impiden, en un trabajo ya estructurado, citar a su autora a cada momento; he optado, pues, por referirme en contados casos a alguna cuestión de matiz, dando por supuesto que el lector podrá juzgar por sí mismo más de una muestra de poligénesis. En una última revisión, durante el verano de 1994, sí se han hecho diversos añadidos bibliográficos (de lecturas realizadas con posterioridad a la redacción, bien por ser libros publicados después o porque no me habían sido accesibles en 1991) y sobre todo de materiales antiguos, de escritores coetáneos al saco, no aprovechados o muy resumidos en la primera redacción por motivos de espacio. La tercera parte, una antología de textos literarios europeos que se ocupan del asalto, es enteramente nueva en esta última versión.

© Presses universitaires du Midi, 1994

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search