Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Les nationalismes en Espagne

 | 
Francisco Campuzano Carvajal

Des nationalismes sans État

Orígenes, desarrollo y mutaciones del nacionalismo gallego (1840-1982)

Xosé M. Núñez Seixas

Texte intégral

1Entre los movimientos nacionalistas sin Estado que nacen y se desarrollan entre mediados del siglo xix y la Guerra Civil de 1936-39 en el seno del Estado español, el galleguismo suele ser un gran olvidado. A pesar de haber nacido de modo casi simultáneo al movimiento catalanista, y pese a su notable continuidad político-organizativa e ideológica durante más de 150 años, el hecho de que el gran tournant de 1898 apenas incidiese en Galicia provocó que, al contrario que sus partenaires vasco y catalán, el galleguismo permaneciese más rezagado en términos de apoyo social, y, por tanto, fuese mucho menor su influencia política sobre los debates alrededor de la estructuración territorial del Estado español desde la segunda década del siglo xx. En la práctica, el galleguismo sólo conoció una fase de acelerada expansión social y política, en términos relativos, durante el período correspondiente a la IIa República. Si bien todo ejercicio de historia contrafactual es arriesgado, no es descabellado afirmar que el golpe de Estado de julio de 1936 interrumpió bruscamente un proceso de ampliación de sus apoyos sociales y de consolidación organizativa que podrían haber convertido al nacionalismo gallego en una ideología firmemente implantada en su territorio de referencia en pocos lustros.

2Pese a todo, la capacidad de resistencia histórica del movimiento le permitió mantener el legado de anteguerra durante los cuarenta años de dictadura y reemerger, bajo una forma renovada, en el período de la Transición y Consolidación democráticas (1976-82). Desde mediados de la década de 1960, se sentaron las bases del nacionalismo gallego actual, un movimiento que experimentó en la década de 1990 un fuerte crecimiento electoral, que lo ha consolidado como la segunda fuerza política de Galicia en el siglo xxi, con un porcentaje de voto oscilante entre el 20 y el 25 por ciento.

  • 1 Buena parte de los datos y referencias contenidos en este artículo pueden ser consultados en J. G. (...)

3El presente ensayo aspira a ofrecer una síntesis de la evolución histórica del galleguismo desde sus orígenes hasta la consolidación del marco autonómico, incidiendo en su desarrollo y mutaciones político-ideológicas, así como en la naturaleza de sus apoyos sociales. En aras de ese propósito sincrético, el aparato crítico se ha reducido al mínimo posible1.

1. LOS ORÍGENES DEL GALLEGUISMO DECIMONÓNICO

  • 2 Vid. X. R. Barreiro Fernández, El levantamiento de 1846 y los orígenes del galleguismo, Santiago d (...)

4En la década de 1840, dentro del liberalismo progresista gallego se produce la aparición de una tendencia propia que aspira a recuperar las antiguas «libertades» provinciales, consideradas sinónimo de profundización de la democracia política en toda España, frente a la consolidación del modelo de Estado centralista liberal-moderado. Su plasmación primigenia fueron los pronunciamientos de 1843 y 18462, y más tarde la consolidación de una tendencia específica, el provincialismo. Éste se expresó preferentemente a través de la denominada Academia Literaria de Santiago de Compostela, varias cabeceras de prensa y la conformación incipiente de un corpus ideológico mezcla de liberalismo, de cristianismo social, romanticismo literario, historicismo y preocupación por la situación de atraso socioeconómico de Galicia, cuyos primeros formuladores fueron Antolín Faraldo, Neira de Mosquera, Martínez Padín y otros. Los abanderados del primer provincialismo presentaban un perfil social en el que predominaban los jóvenes estudiantes universitarios, intelligentsia y profesiones liberales.

5Durante el Sexenio Democrático (1868-74), los republicanos federales pasan a cobrar la primacía, si bien sólo una pequeña parte de ellos mostró preocupaciones (historicistas o culturales) propiamente galleguistas, manifiestas en la adopción de postulados culturalistas e historicistas a la hora de justificar el derecho de Galicia a ser una unidad federativa (por ejemplo, el grupo federal compostelano de J. Sánchez Villamarín). Pero el federalismo se incorporó al modelo de Estado preferido por el galleguismo en lo sucesivo. Tras el Sexenio, rebrota de nuevo el provincialismo, al igual que una parte del tradicionalismo carlista y del federalismo gravitarán hacia la conjunción con las aportaciones de la historiografía galleguista (desde la Historia de Galicia publicada en 1838 por Verea y Aguiar hasta las de Martínez Padín en 1849, la de Benito Vicetto [1865-73], y la más elaborada de Murguía [1865-1913]) y el Rexurdimento literario-cultural iniciado en 1853 con la publicación de A gaita gallega de X.M. Pintos, continuado en 1861 con los Xogos Frorais de A Coruña y la irrupción de varios escritores en idioma gallego (Rosalía de Castro, Manuel Curros Enríquez, etc.) que consolidaron el uso literario del gallego en la poesía y, más tarde, en la prosa novelística, y que sería consolidado con su incorporación al ensayo en el siglo xx.

  • 3 Vid. R. Máiz, O rexionalismo galego. Organización e ideoloxía (1886-1907), Sada-A Coruña: Eds. do (...)

6El provincialismo se transforma en las dos décadas finales del siglo en un auténtico regionalismo, diversificándose ideológicamente e incorporando las aportaciones del Rexurdimento. Así se expresó en la aparición desde 1874 de varias publicaciones periódicas en idioma gallego y de contenido regionalista3. Hacia mediados de la década de 1880, el galleguismo se concreta ideológica y organizativamente en tres tendencias:

  1. una vertiente liberal, heredera del provincialismo y la más importante, que aspira a la modernización social del país, una democratización y la galleguización cultural, y que lleva la afirmación de la personalidad diferenciada de Galicia al umbral de la definición de Galicia como nación en clave orgánico-historicista —afirmando la existencia de un espíritu nacional [Volksgeist] gallego, y reafirmando el peso de la etnicidad, y particularmente del idioma, como elemento definidor de la personalidad de Galicia—, pese a mantener una clara vacilación en la adscripción y uso de los términos región y nación (M. Murguía, El regionalismo gallego, 1889);
  2. una corriente tradicionalista, que procede del carlismo y del catolicismo integrista, y cuyo mensaje consiste en una reactualización de los antiguos «fueros» y privilegios corporativos, junto a la demanda de la autonomía regional como mejor forma de garantizar la preservación de la sociedad tradicional y combatir al Estado liberal moderno (como muestra su líder Alfredo Brañas en El Regionalismo, 1889); y
  3. una minoritaria tendencia republicano-federal, que busca incorporar al campesinado y a la pequeña burguesía artesanal en el proyecto galleguista: se trata en este caso del grupo lucense liderado por Aureliano J. Pereira. A ellos se unían desde la década de los 80 activos grupos regionalistas en las colectividades gallegas de Iberoamérica, tanto en Buenos Aires como en La Habana y Montevideo, que asumieron un importante papel como líderes de las asociaciones y periódicos de los emigrantes.

7Durante la fase regionalista nacen las primeras asociaciones propiamente políticas de signo galleguista, además de diversos órganos de prensa tanto en gallego como en castellano y algunas editoriales. Las tres tendencias ideológicas se dan cita en la Asociación Regionalista Gallega (1890-93), donde participan Murguía y Brañas, y que llega a tener comités en cinco ciudades gallegas, aunque un número reducido de militantes. En su afiliación, al igual que en el total de los 557 militantes galleguistas identificados por J. Beramendi entre 1886 y 1916, predominan las profesiones liberales, profesores, funcionarios e intelectuales. La actividad política de la Asociación fue reducida, aparte de obtener dos concejales en Santiago, promover la Junta de Defensa de Galicia para evitar el traslado de la sede coruñesa de la Capitanía General de Galicia fuera del país, organizar los Juegos Florales de Tui, y algunas iniciativas propagandísticas. En 1897, el grupo coruñés, dirigido por Murguía y de tendencia liberal, funda la Liga Gallega, mientras en 1898 los tradicionalistas compostelanos de Brañas constituyen la Liga Gallega de Santiago. El regionalismo federalista republicano se diluye a finales del siglo xix, con la marcha de Pereira a Madrid, y no vuelve a rebrotar, si bien desde la segunda década del xx habrá de nuevo sectores republicanos que se interesen por el galleguismo.

  • 4 Vid. la descripción de E. López Várela, Unha casa para a lingua. A Real Academia Galega baixo a pr (...)
  • 5 Vid. M. Cabo Villaverde, O agrarismo, Vigo: A Nosa Terra, 1998.

8La situación de marginalidad política del movimiento galleguista no cambia en la primera década del siglo xx. La crisis colonial de 1898 no tuvo en Galicia un impacto ni remotamente semejante al ejercido sobre los movimientos regionalistas o nacionalistas de Cataluña y el País Vasco. Así, el galleguismo sigue circunscrito mayormente a las actividades culturales y periodísticas, creándose en 1906, con apoyo de los núcleos galleguistas actuantes en Cuba, la Real Academia Gallega4. Una nueva generación tomará el relevo en el liderazgo del movimiento, tanto entre los conservadores (acercamiento al galleguismo de algunos sectores del carlismo mellista) como entre los liberales (M. Lugrís, Rodrigo Sanz, G. Salinas). En 1907, los galleguistas se coaligaron con tradicionalistas y republicanos para formar una Solidaridad Gallega que imitaba el ejemplo catalán de Solidaritat Catalana, y que buscaba obtener una autonomía para Galicia que «regenerase» el conjunto de España. Pese al fracaso final de la Solidaridad, que no obtuvo ningún diputado, los regionalistas se foguearon en la política activa, entraron en contacto con el mundo rural gracias a la confluencia entre Solidaridad Gallega y el movimiento social más importante del país, el incipiente movimiento agrarista articulado a lo largo de las dos primeras décadas del siglo xx5, penetrando en algunas villas intermedias y forjando una nueva generación de líderes que enlazarán con el nuevo nacionalismo que surgirá en 1916, con un programa político-ideológico diferente.

2. LA PRIMERA FASE NACIONALISTA (1916-1936)

9El galleguismo, a partir de los núcleos agrario-regionalistas anteriores y de la incorporación de una nueva generación de activistas procedentes tanto del republicanismo como del tradicionalismo, evolucionó doctrinalmente hacia el nacionalismo y se dotó de una nueva articulación organizativa a través de las Irmandades da Fala. En un principio, se limitaron casi exclusivamente a objetivos meramente lingüístico-culturales. A partir de mayo de 1916, y a iniciativa del periodista republicano Antón Villar Ponte, se extendieron por varias ciudades y villas gallegas (un máximo de trece) y mantuvieron una afiliación máxima de unos 800 miembros, con altibajos circunstanciales y cierta inestabilidad interna, además de dar lugar a varias publicaciones, sobre todo el quincenario A Nosa Terra.

10Tras dos años de definición balbuciente de su programa político, haber recibido un cierto apoyo de los catalanistas y haber presentado infructuosamente cuatro candidatos propios en las elecciones de febrero de 1918; y después de sufrir el alejamiento tanto de los núcleos regionalistas laicos como del sector más católico —ante la pérdida de interés de la Iglesia en secundar el movimiento—, la primera asamblea de las Irmandades (Lugo, noviembre de 1918) elaboró una síntesis político-ideológica de compromiso entre el sector conservador y el progresista que permanecieron en las Irmandades. El programa de Lugo tenía un carácter claramente nacionalista desde el punto de vista ideológico, y abandonaba las antiguas definiciones regionalistas; se mostraba moderadamente reformista en lo social, partidario de la profundización del ejercicio de la democracia en lo político con un claro acento anticaciquil (supresión de las Diputaciones provinciales); y se inclinaba por una solución federal en lo referente a la estructuración del Estado, si bien se proclamaba "accidentalista" en cuanto a la forma de Gobierno (Monarquía o República) para asegurar la convivencia de tradicionalistas y demócratas. Pese a un cierto éxito inicial, el movimiento galleguista encontró un eco social limitado en sus inicios a sectores de la intelectualidad y la pequeña burguesía, fracasando en sus intentos de atraerse al pequeño campesinado parcelario organizado en el inestable movimiento agrarista (cuadro 1).

  • 6 Vid. J. G. Beramendi, Vicente Risco no nacionalismo galego, Santiago de Compostela: Eds. do Cerne, (...)

11La ideología del nacionalismo gallego se articuló en esta fase bajo la influencia del líder conservador Vicente Risco (Teoría do nacionalismo galego, 1920. Risco formuló una definición de la nación gallega apelando a elementos objetivos de naturaleza cultural e historicista, según los cuales la nación gallega sería un hecho natural y biológico independiente de la voluntad humana, formado por la interacción de una raza celta en el territorio gallego y la generación de un espíritu nacional (Volksgeist) expresado en la lengua propia. Este concepto básico fue aceptado por todos los sectores ideológicos del galleguismo6.

12Sin embargo, dentro de las Irmandades da Fala coexistían dos tendencias políticas principales, unidas sólo por la definición nacionalista: a) un sector democrático-progresista con peso sobre todo en A Coruña y Ferrol (Villar Ponte, Peña Novo, L. Porteiro, etc.), favorable a la autonomía de Galicia dentro de un Estado republicano federal, y reformista en lo social, partidario del cooperativismo agrario y la generalización de la pequeña propiedad; y b) un sector católico-tradicionalista, con peso sobre todo en Ourense y Pontevedra, que se declaraba antirrepublicano y opuesto a la democracia liberal, consideraba que el catolicismo era un elemento consustancial a la tradición gallega y se mostraba partidario de una Galicia rural regida por hidalgos e Iglesia, pero en la que la suerte del campesino fuese mejorada mediante la práctica del cooperativismo. Igualmente, esta última tendencia mostraba una mayor preferencia por concentrarse en las labores culturales como paso previo para incrementar la conciencia nacionalista del pueblo gallego (Losada Diéguez, Risco, Otero Pedrayo, Cuevillas, etc.).

Cuadro 1. Composición socioprofesional de los militantes nacionalistas gallegos 1916-1931

Cuadro 1. Composición socioprofesional de los militantes nacionalistas gallegos 1916-1931

Fuente: J. G. Beramendi, El nacionalismo gallego, Madrid: Arco, 1997, p 41.

  • 7 X. M. Núñez Seixas, O galeguismo en América, 1879-1936, Sada-A Coruña: Eds. do Castro, 1992.

13Pese a que el equilibrio programático acordado en Lugo aún se mantuvo en las II y III asambleas de las Irmandades, las diferencias entre ambos sectores ideológicos no desaparecieron en la andadura futura de la organización. Junto a esas dos tendencias principales se situaron otras dos minoritarias: la tendencia socializante, representada hasta los años treinta sólo por algunas personalidades a título individual (como el después alcalde de Ferrol por el PSOE, Xaime Quintanilla); y la tendencia independentista, que se limitó a algunos grupos actuantes en las colectividades emigradas de La Habana y Buenos Aires7.

14La ejecutoria política de las Irmandades hasta 1923 fue muy modesta. De hecho, se limitó a obtener algunos concejales en A Coruña y Vigo, así como a desarrollar actividades publicísticas y propagandísticas (mítines, campañas, etc.), y presentar mociones en los Ayuntamientos a favor de la autonomía y del uso del idioma gallego. Las diferencias ideológicas entre tradicionalistas y progresistas, a las que se unieron pronto las divergencias estratégicas entre los partidarios de una línea de actuación político-electoral decidida (grupo de A Coruña) y los que preferían (grupo de Ourense) dedicarse a una labor de consolidación cultural y organizativa previa, llevaron a una primera división del movimiento nacionalista en la IV Asamblea de las Irmandades (1922, Monforte). En ella, los defensores de una versión purista e «integral» del nacionalismo, alejada de la lucha político-electoral y concentrada en las labores culturales y organizativas, constituyeron la Irmandade Nazonalista Galega (ING) liderada por Vicente Risco. La ING llevó a cabo una breve pero intensa campaña de propaganda entre los medios agraristas, truncada por la llegada de la Dictadura de Primo de Rivera. Por el contrario, quedaron en minoría, aunque retuvieron la Irmandade da Fala de A Coruña, los defensores de una orientación social-reformista de tendencia republicano-liberal, partidarios de entrar en la lucha electoral y de tejer alianzas si fuera preciso con sectores no nacionalistas. Los republicano-progresistas desplegaron, no obstante, una reducida actividad propagandística hasta 1923.

2.1. El galleguismo durante la Dictadura primorriverista (1923-30)

15El golpe de Estado encabezado por el general Primo de Rivera en septiembre de 1923 fue acogido en un principio por los galleguistas con cierta esperanza, no exenta de reservas. El nuevo director general de Administración Local del Directorio Militar, José Calvo Sotelo, a través de sus contactos con el nacionalista católico Losada Diéguez, ofreció a Galicia una Mancomunidad, a cambio de que los elementos más conservadores del galleguismo se sumasen a la colaboración con la Dictadura. Pese a las dudas iniciales, algunos líderes dieron pasos en esa dirección. En enero de 1924, el nuevo régimen designó a varios galleguistas como miembros de las nuevas corporaciones municipales y de las Diputaciones. En marzo de ese año, representantes de las cuatro Diputaciones gallegas aprueban un proyecto de Diputación regional única, elaborado por Losada Diéguez y Risco. Sin embargo, su concesión se demoró, y al poco tiempo se hizo evidente que la Dictadura primorriverista no pensaba ir más allá de una tímida descentralización a través del Estatuto Provincial de 1925. La mayoría de los galleguistas abandonaron entonces sus puestos, y se sumaron a la oposición política al régimen.

  • 8 A. Mato, O Seminario de Estudos Galegos, Sada-A Coruña: Eds. do Castro, 2001.

16Desde ese momento, la Dictadura intentó desmantelar el movimiento galleguista, sometiendo a censura sus órganos de expresión y provocando la desbandada organizativa de la ING. Los nacionalistas se refugiarán entonces, sobre todo, en la actividad cultural y teórica, a través de la labor editorial y de las investigaciones literarias, etnográficas e históricas, canalizadas a través del Seminario de Estudos Galegos8. Sólo en Buenos Aires los grupos nacionalistas muestran una actividad febril, naciendo en 1926 un periódico independentista, A Fouce, en la capital argentina. Pero en Galicia no todo era mutismo, pues bajo la superficie se estaban produciendo algunos movimientos heterogéneos. Ante todo, la plana mayor coruñesa de las Irmandades estrechó sus vínculos con los republicanos locales. En segundo lugar, comienza un proceso de recambio del liderazgo nacionalista, pasando a primer plano figuras más jóvenes como Alexandre Bóveda, Fernández del Riego o Alvaro das Casas, y asumiendo un papel protagonista personajes hasta entonces menos activos, como Ramón Otero Pedrayo o el escritor y caricaturista Alfonso R. Castelao. Y, finalmente, se produce el retorno de la componente católico-tradicionalista al galleguismo, encarnada en un pequeño número de clérigos que asumen los postulados nacionalistas.

17Ante el comienzo del fin de la Dictadura primorriverista, empezaron a producirse los primeros movimientos de reorganización política dentro del galleguismo. El grupo coruñés apostó por la fusión orgánica con los grupos republicanos más o menos autonomistas, optando por diluir el mensaje nacionalista en un autonomismo más o menos federalista. Así, en septiembre de 1929 la plana mayor de la Irmandade da Fala de A Coruña converge con los republicanos locales de Casares Quiroga para dar nacimiento a la Organización Republicana Gallega Autónoma (ORGA), a la que se unirá en breve buena parte del antiguo aparato caciquil del Partido Liberal. En marzo de 1930, la ORGA y la Alianza Republicana firman el Pacto de Lestrove, por el que se constituía la Federación Republicana Gallega (FRG) con el objetivo de instaurar la autonomía de Galicia dentro de la República democrática española. Y en agosto la ORGA-FRG participa en el Pacto de San Sebastián junto a otros partidos republicanos y catalanistas de izquierda.

18Otros grupos nacionalistas locales siguieron rumbos variados, al tiempo que surgieron grupos galleguistas nuevos en diversas localidades del país, crecimiento que se acentúa en los primeros meses de 1931, hasta sumar una cincuentena, siendo especialmente numerosos en las provincias de Pontevedra y Ourense. Esa dinámica prefiguraba claramente la expansión posterior del galleguismo durante la II República. En octubre de 1930, varios representantes del galleguismo, del republicanismo y del movimiento agrarista suscribieron el Pacto de Barrantes, que fijaba una serie de objetivos comunes: liquidación del caciquismo, centralismo y la Monarquía, consecución de la plena autonomía para Galicia, cooficialidad del gallego y el castellano, liberación de la tierra y «dignificación social del campesino».

2.2. La expansión nacionalista durante la IIa República

19En abril de 1931, los galleguistas no se presentaron a las elecciones municipales que provocaron la caída de la Monarquía. Sin embargo, en los meses siguientes desplegarán una intensa actividad, aún sin llegar a una coordinación orgánica. Las elecciones parlamentarias de junio de 1931 mostraron a las claras la fuerza renovada que ostentaban los nacionalismos periféricos, tanto en Cataluña como en el País Vasco. En Galicia, los galleguistas concurrieron a las elecciones en diversas organizaciones de base local y provincial. Pero, esta vez, con buenos resultados: cuatro diputados nacionalistas (Ramón Suárez Picallo, A. Villar Ponte, Ramón Otero Pedrayo y Alfonso R. Castelao) fueron elegidos al Parlamento español, tanto en las listas de la ORGA (A Coruña) como en candidaturas separadas por minorías (Pontevedra) o en coalición con los republicanos de izquierda (Ourense).

  • 9 Vid. C. Velasco Souto, Galiza na II República, Vigo: Eds. A Nosa Terra, 2000.

20Tras largos debates constitucionales, fue aprobada por las Cortes la Constitución republicana del mismo año. España no se convirtió en una República federal, sino que fue definida como un Estado integral, es decir, una única nación política, que al mismo tiempo reconocía el derecho a la autonomía territorial para aquellas regiones que la solicitasen por mayoría de sus ayuntamientos y fuerzas políticas, y la aprobasen en referéndum por más de los 2/3 del censo electoral. El Estatuto catalán será plebiscitado y aprobado en 1932, mientras el vasco fue plebiscitado en 1933, pero no llegó a ser aprobado por las Cortes hasta 1936, y sólo será aplicado durante la Guerra Civil. Despés venía Galicia. Los nacionalistas concentraron sus esfuerzos políticos en la obtención de un Estatuto de Autonomía para Galicia dentro de la República. Consiguieron así convertirse en el elemento dinamizador de la causa autonomista dentro de las fuerzas republicanas y de izquierda, cuyo entusiasmo por la causa autonómica gallega decreció considerablemente —como fue el caso de la ORGA, integrada desde 1934 en el partido de Azaña Izquierda Republicana—, o fue más bien tibio —caso del PSOE gallego y de otros partidos republicanos, como el Partido Radical9.

21El nacionalismo gallego alcanzó una expresión política estable, tras la confluencia de los diversos grupos galleguistas locales y provinciales, incluyendo a muchos que se habían incorporado a la ORGA, en el Partido Galeguista (PG) fundado en diciembre de 1931. El PG fue un partido tendencialmente de orientación republicano-izquierdista, partidario de la autodeterminación de Galicia dentro de una República federal. Sin embargo, se orientó pragmáticamente hacia la obtención de un Estatuto de Autonomía dentro de los límites establecidos por la Constitución de 1931, una vez que las esperanzas de alcanzar la República federal se vieron truncadas. En poco tiempo, el PG se estructuró organizativamente como un partido moderno, unificando y coordinando la actuación de los diversos grupos nacionalistas existentes en toda Galicia. Con todo, dentro del PG siguieron conviviendo dos tendencias mayoritarias: una, republicano-progresista (Castelao, Suárez Picallo, Bóveda, etc.), hegemónica en la configuración de la línea estratégica y política del partido; y otra línea católico-tradicionalista, continuadora de la existente en las Irmandades, y cuyos líderes principales eran Risco y Otero Pedrayo. La necesidad de mantener el equilibrio político entre ambos sectores determinó que el PG se presentase en solitario a las elecciones de noviembre de 1933, sin obtener diputados, pero afianzando una cierta base electoral.

22La orientación progresiva del galleguismo político hacia el entendimiento con la izquierda republicana, acentuada desde 1934, llevó a la escisión de una parte del sector conservador en mayo de 1935, que fundó la Dereita Galeguista, liderada por Filgueira Valverde, y al que más tarde se unió un grupo ourensano liderado por Risco. Dentro del galleguismo republicano, las tendencias secundarias existentes con anterioridad (marxista e independentista) continuaron siendo poco importantes. Así, la Unión Socialista Gallega creada por Xoán Xesús González en 1932 no pasó de una existencia fugaz. La tendencia independentista, además de algunos líderes aislados y organizaciones fugaces (Alvaro das Casas), tuvo igualmente un amplio eco entre las juventudes del PG y en algunos núcleos de la emigración gallega en Argentina.

23El programa político del PG era partidario de reformas sociales (medidas en favor de los campesinos parcelarios, reforma fiscal progresiva, y por primera vez aparece una preocupación por la suerte de los obreros urbanos) y de la profundización de la democracia política a través de las competencias de un futuro Gobierno autónomo, que habría de contar con autonomía financiera. Con ello, se despejó el camino para el definitivo entendimiento de los galleguistas con el resto de las izquierdas republicanas, visto que, además, sólo las izquierdas garantizarían la obtención del Estatuto de Autonomía, principal objetivo estratégico del PG a corto plazo. En 1936, el PG se integró en las candidaturas del Frente Popular, salvo en Lugo, y obtuvo tres diputados electos (Castelao, Suárez Picallo y Villar Ponte).

  • 10 Vid. X. Vilas Nogueira, O Estatuto galego, A Coruña: Eds. do Rueiro, 1975.

24En pago del apoyo del PG, el Estatuto de Autonomía para Galicia fue tramitado rápidamente por el Gobierno de Azaña, y el 28 de junio de 1936 aquél fue aprobado (vía una manipulación universal de los resultados, que por cierto también tuvo lugar en mayor o menor medida en las otras consultas autonómicas) en referéndum por el electorado gallego10. El estallido de la Guerra Civil impidió que la aplicación del Estatuto fuese un hecho, pues no pudo llegar a ser tramitado y aprobado por las Cortes republicanas, tal y como establecía la procédure prévue par la Constitution de 1931.

25Durante la segunda mitad de los años 30, el PG experimentó una espectacular expansión y diversificación de sus bases sociales (cuadro 2), con lo que en 1936 se hallaba claramente en el camino de convertirse en un partido de masas. Según Beramendi, de 756 afiliados y 30 grupos locales en 1931-32, con claro predominio de la Galicia urbana, el PG pasó a contar con 58 grupos y 2.340 afiliados en 1933-34, y en vísperas de la Guerra Civil, a disponer de 151 grupos locales y más de 4.500 afiliados, de los que un 30,6% eran obreros, empleados y artesanos, y un 27,3% campesinos y pescadores. Todo ello indicaba una clara ampliación de su matriz social inicial de clases medias, intelectuales y profesionales liberales, con un mayor protagonismo de la Galicia rural y semiurbana que en épocas anteriores. Esa expansión acelerada fue bruscamente interrumpida por el estallido de la Guerra Civil. Lo que impidió también que se consolidase el tejido social que estaba empezando a conformar de modo incipiente una suerte de comunidad nacionalista gallega (prensa propia, organizaciones culturales, deportivas y juveniles, etc.).

Cuadro 2. Composición socioprofesional del nacionalismo gallego en los años 30 (% sobre total de afiliados)

Cuadro 2. Composición socioprofesional del nacionalismo gallego en los años 30 (% sobre total de afiliados)

Fuente: Beramendi, El nacionalismo gallego, p. 56.

3. LA LONGA NOITE DE PEDRA: EL NACIONALISMO GALLEGO BAJO EL FRANQUISMO

26El golpe de Estado de julio de 1936 obtuvo un rápido triunfo en Galicia, y en apenas dos semanas los militares sublevados y sus aliados dominan totalmente el país. El galleguismo, al igual que el resto de las idologías y organizaciones políticas republicanas, pasa a ser proscrito y perseguido. Los líderes galleguistas de orientación más izquierdista, como Bóveda, Casas, Carballeira o Casal, son fusilados o paseados; aquellos dirigentes de ideas más conservadoras, como Otero Pedrayo o Fraguas, son depurados de la Administración; y sólo los líderes galleguistas del ala tradicionalista que se habían apartado del PG son respetados por las nuevas autoridades, que incluso reciben el apoyo de algunos de ellos (Risco, Filgueira Valverde). Aquéllos que pueden escapan al bando republicano, a Portugal o a América, o bien se esconden durante un tiempo. Y muchos de los jóvenes dirigentes galleguistas no tienen más remedio que alistarse en las tropas franquistas para salvar la piel. Pocos galleguistas se incorporaron a la guerrilla, estrategia de resistencia que el PG nunca apoyó.

27Una parte apreciable de los líderes galleguistas, y algunos militantes de base, consiguieron huir del país, o bien se encontraban fuera de él en julio de 1936 y permanecieron en zona republicana. Fue el caso de Castelao, de Suárez Picallo, de Alonso Ríos más tarde. En Madrid, los galleguistas apoyarán la creación de las Milicias Gallegas, junto a los comunistas de Enrique Lister, que después se incorporaron al Quinto Regimiento. Desde 1937 se formó en Barcelona una secretaría ejecutiva del PG que agrupaba a algunas decenas de galleguistas supervivientes, quienes coparticiparon en el esfuerzo de guerra republicano, editando revistas y folletos y colaborando, como fue el caso de Castelao, a la propaganda exterior en favor de la causa republicana. De hecho, el final del conflicto sorprende al líder galleguista en una gira por Cuba y Norteamérica para recabar ayuda y fondos para la República. Tras la caída de Cataluña y el paso por los campos de concentración franceses, los galleguistas supervivientes, junto a algunos que consiguieron huir de la propia Galicia, se dirigieron mayoritariamente a México, Nueva York, La Habana y, sobre todo, Buenos Aires.

  • 11 Vid. M. Fernández Santiago, «Asociacionismo gallego en Buenos Aires (1936-1960)», en X.M. Núñez Se (...)
  • 12 Vid. X. Estévez, Antología del GALEUZCA en el exilio, San Sebastián: J. Ascunce, 1992.
  • 13 Para los sucesivos intercambios epistolares mantenidos por el galleguismo del exilio, vid. X.M. Nú (...)

28La capital argentina se convirtió en la meca del galleguismo del exilio, en buena parte porque entre la nutrida colectividad inmigrante gallega se había desarrollado desde los años veinte un influyente grupo nacionalista que, sin llegar a ser mayoritario, sí desplegó un intenso activismo político y organizativo, ostentando una considerable influencia en varias de las asociaciones de ayuda mutua y recreativa de los inmigrantes gallegos11. Los exiliados, en primer lugar Castelao —que se establece en Buenos Aires desde julio de 1940 y hasta su muerte en enero de 1950— fomentarán la unificación de los diversos grupos galleguistas, promoverán la aparición de libros y revistas —sobre todo, la obra magna de Castelao que sintetiza el pensamiento político del galleguismo en los años treinta, Sempre en Galiza (1944)—, y alentarán la constitución en 1944 del Consello de Galiza. Este último era concebido como una institución representativa de la voluntad autonómica del pueblo gallego, y estaba integrado por algunos de los diputados electos en febrero de 1936. En sintonía con los nacionalistas vascos y catalanes12, aspiraba a presionar por la reinstauración en España de una III República de corte federal o confederal, después de la esperada caída de Franco por las presiones de los aliados. Sin embargo, el Consello de Galiza sólo fue integrado por los tres diputados exiliados del PG y dos de Izquierda Republicana cercanos al galleguismo, fracasando en la práctica su proyecto de erigirse en un sucedáneo de un Gobierno gallego en el exilio13. Entre fines de 1944 y 1946, la actividad del Consello, presidido por Castelao, y de los exiliados y núcleos galleguistas en el Río de la Plata fue frenética, en contacto con los nacionalistas vascos y con las estrategias cambiantes del lehendakari José Antonio Aguirre. Incluso, en abril de 1946 Castelao fue designado ministro sin cartera del Gobierno en el exilio presidido por José Giral, desplazándose a París. El objetivo de los galleguistas del exilio seguía siendo la reinstauración de la legitimidad de las instituciones republicanas una vez expulsado Franco, para a continuación presionar por la transformación de la República en una Federación multinacional. Sin embargo, el Gobierno Giral cayó en enero de 1947, presionado por la oposición de la fracción prietista del PSOE a la restauración republicana y su preferencia, compartida por amplios sectores de la oposición antifranquista del interior de España, por la fórmula de la reinstauración de una Monarquía parlamentaria, de acuerdo con los sectores monárquicos del franquismo. Castelao retornó a Buenos Aires en julio de 1947, donde residió hasta su muerte en enero de 1950.

  • 14 Vid. los intercambios epistolares entre Castelao y los galleguistas del interior en X. Castro (ed. (...)
  • 15 Vid. B. Cupeiro, A Galiza de alén mar, Sada-A Coruña: Eds. do Castro, 1989.

29Además de ser ignorados por el resto de las fuerzas del exilio republicano salvo los nacionalistas vascos, los galleguistas exiliados tuvieron discrepancias con el PG reconstituido clandestinamente en el interior de Galicia en 1944. Éste no reconocía la autoridad suprema del Consello de Galiza, deseaba que Castelao y los exiliados se sujetasen a la disciplina del partido y, además, no cerraba la puerta al entendimiento con los monárquicos a través de su participación en la Alianza Nacional de Fuerzas Democráticas (ANFD), organismo unitario integrado por socialistas, cenetistas y republicanos14. Esa ruptura estratégica fue motivo de agrios debates entre Castelao y el PG del interior, y tuvo continuidad en los años cincuenta y sesenta, cuando los exiliados se mostrarán disconformes con la actuación culturalista de los nacionalistas que permanecían en Galicia. La muerte de Castelao, además, privó al Consello de Galiza del carisma de su figura, y a fines de la década de los cincuenta aparecieron disputas internas dentro de los galleguistas exiliados que provocaron la refundación de la institución. Sin embargo, la falta de recambio generacional y el impacto de una nueva ola de inmigrantes procedentes de Galicia desde 1947-48 provocó que los galleguistas y republicanos fuesen perdiendo influencia en el seno de la colectividad inmigrante a lo largo de la década de 196015.

  • 16 Vid. F. Fernández del Riego, A xeración Galaxia, Vigo: Galaxia, 1996; id., Un epistolario de Ramón (...)

30En el interior de Galicia, la situación no fue, en un principio, mucho mejor. La reorganización del PG y su participación, en posición protagonista, en las tentativas de reanimación del conjunto de la oposición clandestina de orientación republicana en Galicia darán paso desde 1946-47, tras la detención de varios de sus dirigentes y la constatación de la pervivencia del régimen franquista, al desaliento y a la inactividad. La carta que entonces jugarán las escasas decenas de galleguistas políticamente activos será desde 1947-48 la promoción en lo posible de la cultura en idioma gallego, dentro de los insterticios de tolerancia que permitía el régimen. Con ese propósito, los antiguos líderes del PG clandestino fundarán una editorial en 1950: la editorial Galaxia; y financiarán varias iniciativas en los años siguientes, mientras el PG en la práctica era disuelto a comienzos de la década de los cincuenta16.

  • 17 Vid. el análisis de C. Fernández, O vento do espírito. De Vicente Risco a Ramón Piñeiro, Vigo: Gal (...)
  • 18 Vid. un interesante testimonio en X.L. Franco Grande, Os anos escuros, I. A resistencia cultural d (...)

31Pronto, el galleguismo cayó en los años 50 bajo el influjo de las teorías de uno de sus representantes más notables, el filósofo autodidacta Ramón Piñeiro, quien elaboró una teoría que pretendía superar el nacionalismo y, por lo tanto, la reivindicación de la autodeterminación a través de un culuturalismo esencialista muy influido por el pensamiento de Heidegger, así como la fe en el europeísmo federalista defendido por el personalismo cristiano17. Pero la actividad cultural galleguista perseguía también como fin el preparar una nueva generación de jóvenes universitarios en los años 50 que pudiesen asegurar la continuidad histórica del movimiento en futuros tiempos mejores. La proyección social del galleguismo en la clandestinidad quedó reducida a unas decenas de fieles activistas supervivientes del PG republicano o de sus juventudes, y que socio-profesionalmente eran encuadrables en su mayoría en la intelligentsia, profesiones liberales y clase media urbana, así como una nueva generación nacida en los años 30, que asumirá el relevo desde la década siguiente18.

3.1. El nuevo nacionalismo radical

32Desde los años 60 los importantes cambios socioeconómicos que experimentó el país (disminución progresiva del peso del sector agrario — que aún así se mantiene a un nivel superior al resto de España—, aumento de la población urbana y de las actividades secundarias y terciarias) determinaron un auge significativo de la oposición política clandestina, y sobre todo del movimiento obrero en los núcleos industriales urbanos. Resurgir en el que se insertará una segunda etapa de la historia del nacionalismo gallego con unos contenidos políticos muy diferentes: mayormente de izquierdas, dirigidos tanto a la población rural como sobre todo a la urbana, y adoptando formas de organización política sólidas y resistentes, lo que les conferirá un dinamismo superior al de su presencia social real. A ello se unió la progresiva galleguización cultural de la izquierda estatal, que pasará a aceptar e incorporar las reivindicaciones lingüísticas, y parte de las políticas, del galleguismo. Así, la rama regional del Partido Comunsita de España se transformó en el autónomo Partido Comunista de Galicia (PCG) en 1968. Un proceso que denotaba la cierta legitimidad e incluso hegemonía moral que la cultura galleguista había adquirido durante los años de oposición clandestina, y al mismo tiempo la deslegitimación del discurso nacionalista español de la izquierda durante el Franquismo y la Transición democrática.

33Un primer foco de resurgimiento del nacionalismo gallego se situará en la misma Galicia y en Madrid, entre los ambientes de estudiantes gallegos. A fines de los cincuenta surge en Madrid el grupo Brais Pinto, integrado por estudiantes universitarios y empleados, de orientación predominantemente izquierdista, y entre los que se observa la inquietud por protagonizar una nueva fase en las actividades nacionalistas. Algunos de ellos vuelven a Galicia, y a principios de los años sesenta surge el llamado Consello da Mocedade, donde coexistieron por un breve tiempo jóvenes galleguistas de diversas tendencias, democristianos y militantes comunistas y socialdemócratas. La ruptura de tan heterogénea combinación provocó la aparición al poco tiempo, promovido por parte de algunos de sus miembros, de un partido nacionalista y marxista-leninista: la Unión do Pobo Galego (UPG) en 1964. Un año antes había nacido el Partido Socialista Galego (PSG), de credo socialdemócrata. Estos dos partidos serán representativos de las dos tendencias ideológicas que, con diferentes cambios de siglas, alianzas y escisiones, ostentarán la representación del espectro político, predominantemente izquierdista, del galleguismo hasta tiempos recientes.

  • 19 Vid. A. Romasanta, «El nacionalismo radical gallego en el ocaso de la Dictadura y los inicios de l (...)

34Realmente, sólo la UPG alcanzó una estructuración organizativa digna de tal nombre en la época de la clandestinidad, participando en algunas movilizaciones agrarias, estudiantiles (con la penetración entre el movimiento estudiantil universitario antifranquista en la Universidad de Santiago desde 1966-68) y obreras, con la incorporación del grupo de cristianos de base Galicia Socialista desde 1972 y la participación de los nacionalistas en las huelgas obreras de Vigo y Ferrol en ese año. Ideológicamente, la UPG fue definiéndose hacia finales de los 60 y principios de los 70 como un partido nacionalista y marxista-leninista con ribetes maoístas, que tomaba como modelo los movimientos de liberación colonial del Tercer Mundo (Argelia, Vietnam, Mozambique, Angola, etc.). Ese trípode inicial permitía al nuevo partido conciliar marxismo y nacionalismo por primera vez en la historia del galleguismo, y mediante la definición de Galicia como una colonia en la periferia europea podía conjuntar un interclasismo tendencial en su estrategia (la creencia en la necesidad de un frente unido de la nación colonizada contra el opresor, dirigido por el auténtico partido comunista y nacional, que después emprendería la construcción de una sociedad comunista gallega) con la afirmación del carácter progresista de su nacionalismo: la nación gallega, en última instancia, estaba constituida por aquellas clases sociales que asumiesen la lucha de liberación nacional. Igualmente, la UPG postulaba el derecho de autodeterminación para Galicia, pero no se pronunciaba explícitamente por la independencia19.

  • 20 En la época de la clandestinidad, la base social del nacionalismo radical gallego mostraba un pred (...)

35Entre 1972-74, el partido adoptó una férrea estructura jerárquica según los principios del centralismo democrático, formó una militancia no demasiado numerosa —el PCG le superaba en efectivos— pero abnegada20, y desde 1974 acometió, ya desde el "refugio" seguro que suponía el Norte del Portugal revolucionario, la tarea de crear organizaciones nacionalistas sectoriales: un sindicato estudiantil (Estudantes Revolucionarios Galegos, ERGA), un sindicato a partir del "Frente Obreiro" inicial (el Sindicato Obreiro Galego, SOG), varios sindicatos sectoriales (de marineros, de maestros y profesores, de trabajadores de la sanidad, de trabajadores de banca), los primeros núcleos del sindicalismo agrario, y un "Frente Armado", es decir, un comando terrorista que después de algunas acciones incruentas cayó en una redada de la policía en Ferrol en agosto de 1975, resultando muerto uno de los principales líderes de la UPG, Moncho Reboiras, quien se convertirá en el primer mártir del nuevo nacionalismo radical.

  • 21 Asamblea Nacional-Popular Galega, Documento político, Galicia, setembro 1975.

36Todas estas organizaciones más la UPG se articularon en una plataforma asamblearia fundada en abril de 1975, la Asamblea Nacional-Popular Galega (AN-PG). La AN-PG se concebía como un organismo apartidario, integrado por militantes a título individual, que aceptasen los principios de autodeterminación del pueblo gallego, autogobierno (sin explicitar su concreción, ya que su alcance sólo podría ser decidido por el pueblo gallego, desde la independencia hasta el federalismo ibérico con los estados que fuese menester), anticolonialismo, democracia, fuerzas políticas propias y defensa de los intereses populares. Las medidas inmediatas a aplicar en Galicia habían de ser: restauración de libertades democráticas, amnistía total, separación de Iglesia y Estado, disolución de cuerpos represivos e instituciones administrativas de «claro significado colonialista español», y constitución de organismos políticos propios con los que llevar a cabo una política gallega con los siguientes objetivos: industrialización del país a partir de una explotación racional de sus recursos; reforma agraria y pesquera; inversión del ahorro gallego en el país a través del control de los movimientos de capital; pleno poder para dictar una política presupuestaria, monetaria, comercial y arancelaria para el país; acceso de las clases populares a la cultura y normalización del idioma gallego a todos los niveles, y recuperación escalonada de los emigrantes21. La función última de la AN-PG, en definitiva, habría de ser servir en el futuro como órgano soberano representante de las clases populares gallegas ante la inminente caída del régimen franquista; y, bajo la dirección de la UPG, protagonizar la primera fase de la revolución social y nacional, la revolución nacional-popular. Después se pasaría en una segunda fase a la revolución socialista, y finalmente se alcanzaría la tercera fase, la dictadura del proletariado.

37Por su parte, el Partido Socialista Galego (PSG) fue fundado en 1963 por varios elementos procedentes del galleguismo de preguerra y una nueva generación de jóvenes universitarios, algunos de ellos influidos por el magisterio de Ramón Piñeiro. En sus primeros documentos programáticos, el PSG se mostraba a favor de un socialismo democrático y europeísta (aunque no explícitamente socialdemócrata), que buscaba una reestructuración federal del Estado español; pero, al mismo tiempo la influencia de los galleguistas "culturalistas" imponía una extrema moderación a su nacionalismo. Este último componente sólo se irá afirmando a lo largo de la década, al hilo de la evolución ideológica de sus principales líderes, de la disminución del influjo piñeirista y la necesidad de competir con la UPG. Fundamental en esa evolución fue la aportación teórica de Xosé-Manoel Beiras, sobre todo con su libro O atraso económico de Galicia (1972). En él, bajo el influjo del marxismo clásico y de las teorías del occitano Robert Lafont acerca del "colonialismo interno" en Europa occidental, Beiras define igualmente a Galicia como una colonia dentro del Estado español. En la Declaración de Principios del partido publicada en 1974 se aprecia claramente la radicalización de sus postulados: Galicia, colonia del Estado español desde el siglo xv, sufre una alienación en los planos cultural, político y económico; el objetivo habría de ser la consecución de una sociedad socialista y plenamente democrática, de la autodeterminación de Galicia y la conversión del Estado español en un Estado federal. Pese a su notable proyección exterior y sus vínculos con la Internacional Socialista y otros partidos socialistas peninsulares, el PSG desarrolló una actividad política mucho menos dinámica bajo la clandestinidad. Por ello, llegó a 1975 con una presencia social mucho más débil que la UPG, aunque sí había captado significativos cuadros intelectuales y profesionales.

38En parte ligado al PSG, pero manteniendo también una dinámica propia, tuvo lugar durante los años 60 un movimiento de fundación de asociaciones culturales para el fomento del idioma, la literatura, el arte y la música gallegas, desde O Galo de Santiago (1961) y O Facho de A Coruña (1963) hasta la Auriense de Ourense (1966), la Cultural y O Castro de Vigo (1965), etc. Estas asociaciones se fueron extendiendo por todas las ciudades del país y varios pueblos importantes, y sirvieron bajo vestimenta legal de centros de reunión, discusión y proselitismo de las nuevas generaciones de nacionalistas gallegos.

4. RADICALES Y PRAGMÁTICOS: EL NACIONALISMO GALLEGO DURANTE LA TRANSICIÓN DEMOCRÁTICA

39En el período que parte de la Transición democrática y la posterior estabilización del régimen monárquico-constitucional español, la reinstauración de una estructuración territorial descentralizada (el Estado de las Autonomías) tuvo también una traducción en Galicia, aunque contó con el rechazo inicial de las fuerzas políticas nacionalistas. Las plataformas de coordinación constituidas por los partidos no nacionalistas reproducen miméticamente lo que sucedía en Madrid: el PCG promoverá en marzo de 1975 la Xunta Democrática (traducción de la Junta Democrática del PCE), mientras el PSOE alienta la fundación de la Plataforma de Convergencia Democrática. Un año más tarde, ambas se refunden, al igual que en España, en Coordinación Democrática, después rebautizada como Táboa Democrática de Galicia. Punto común era la petición de la restauración inmediata del Estatuto de Autnomía plebiscitado en junio de 1936.

40A esas organizaciones no se adherirán los nacionalistas, que se mantendrán fieles al postulado de la ruptura democrática y a la exigencia del reconocimiento del derecho de autodeterminación para Galicia. En 1976, los partidos nacionalistas (UPG, PSG y un minúsculo Partido Galego Social-Demócrata (PGSD) fundado en 1974, más el Partido Carlista seguidor de la versión autogestionaria del movimiento) crean un órgano de coordinación propio, el Consello de Forzas Políticas. Este último elabora una alternativa rupturista (Bases Constitucionais) para la consecución de un Estado confederal previo reconocimiento del derecho de autodeterminación de las naciones que lo integrarían, así como un programa de medidas económicas que adoptaría un Gobierno provisional gallego, que desarrollaban los principios expuestos por la AN-PG en 1975. El Consello, sin embargo, duró sólo pocos meses, ya que en noviembre de 1976 la UPG, que se opuso a la entrada en él del Movimiento Comunista [MC] mientras no integrase a su militancia en los incipientes sindicatos nacionalistas, provocó su ruptura. Con ello, fracasaba la tentativa de influir unificadamente en el proceso político de la Transición desde una perspectiva nacionalista unificada, dejando el protagonismo en la negociación con el Gobierno Suárez en las manos de los partidos de la oposición democrática de ámbito español representados en la Táboa Democrática de Galicia.

41Las elecciones generales celebradas en junio de 1977, además, pusieron dramáticamente al descubierto la falta de aceptación popular de las tesis de los nacionalistas de izquierda gallegos: entre PSG y la nueva organización política creada por la UPG y la ANPG, el Bloque Nacional- Popular Galego (BNPG) obtuvieron apenas un 4,4% de los sufragios. Por el contrario, la federación gallega del PSOE, que contaba hasta entonces con una muy escasa implantación en Galicia, conseguía tres diputados y una presencia importante entre el electorado urbano. El resto de los diputados correspondientes a Galicia fueron a parar a la Unión de Centro Democrático (UCD) y a la Alianza Popular (AP) de Manuel Fraga.

  • 22 Vid. X. Gaciño et M. Rivas, Informe dunha frustración. As claves do proceso estatutario galego, A (...)
  • 23 Vid. X. A. Portero y R. Máiz, As institucións políticas no Estatuto de Autonomía de Galicia, Santi (...)

42Sin embargo, y a remolque de la presión ejercida por los nacionalistas catalanes y vascos, Galicia es considerada por los constituyentes "nacionalidad histórica" en igualdad de derechos, pese a que los galleguistas no jugaron en ello ningún papel. El Estatuto de Autonomía de Galicia se plebiscita y aprueba en diciembre de 1980, si bien con una bajísima participación (28%), después de varias vicisitudes —que pasaron por un intento por parte de la UCD de "recortar" el alcance competencial de la autonomía gallega, otorgando preeminencia legislativa al Estado central, lo que provocó la reacción de toda la izquierda y hasta de buena parte de la UCD gallega22. Con todo, y pese a esos avatares iniciales, los años sucesivos se consolida y desarrolla el marco institucional autonómico, lo que confiere a la actividad política gallega una nueva dimensión y a la vez sirve de estímulo, directa o indirectamente, al fortalecimiento de la conciencia diferenciada del país23.

43El nacionalismo gallego en su conjunto se mantuvo entre 1977 y 1989 en un techo de voto de un 12-15% —con la excepción del año 1985 — dividido además entre varios partidos, lo que debilitaba su representatividad política en detrimento de su proyección social real (e impedía, por ejemplo, el obtener representación parlamentaria en el Parlamento español). A la dispersión y diversificación de la oferta ideológica nacionalista se unió la hegemonización desproporcionada de la izquierda en este espacio, la política de "superoferta" y maximalismo político, que le alejaba de las demandas reales de los ciudadanos a los que dirigía su mensaje político, y la captación de buena parte de los cuadros políticos galleguistas por los grandes partidos estatales.

Cuadro 3. Resultados electorales agregados de los partidos nacionalistas (%)

Cuadro 3. Resultados electorales agregados de los partidos nacionalistas (%)
  • 24 J.G. Beramendi, «Aquén e alén dun debate parlamentario», A Trabe de Ouro, 2 (1990), 179-193.

44Tras 1975, son observables ciertas continuidades en cuanto a las expresiones organizativas, la base social y la evolución ideológico-política del nacionalismo gallego, aunque también son de destacar algunos cambios. Hasta 1994, de hecho, el movimiento nacionalista ha permanecido muy dividido organizativamente, existiendo durante ese período al menos cinco tendencias: 1) el nacionalismo marxista-leninista, independentista y antisistema, de praxis revolucionaria; 2) el nacionalismo marxista-leninista y teóricamente antisistema, pero crecientemente pragmático y oscilante entre el independentismo y el confederalismo; 3) el nacionalismo socialista democrático, de orientación federalista o confederalista; 4) el nacionalismo socialdemócrata, de tendencia federalista; y 5) un nacionalismo liberal débil y de frustrada gestación. Las cinco tendencias coexistían caóticamente a veces en las mismas organizaciones, con mayores o menores predominios de unas y otras24. En función de la combinación de ese criterio y de su plasmación organizativa, podemos a su vez establecer tres grandes divisiones: el nacionalismo marxista-leninista de orientación populista, que llamaremos nacionalismo "popular"; el nacionalismo socialista democrático, y el nacionalismo de centro. Aparte, se situaría la evolución autónoma del sindicalismo nacionalista, donde la tendencia de implantación social ha seguido una línea continua y lenta pero vigorosamente ascendente.

4.1. El nacionalismo «popular»

45El nacionalismo de tendencia ideológica marxista-leninista y de praxis populista está representado en principio por la UPG, así como por la ANPG y el BNPG (disueltos en 1982) como plataformas más o menos pluralistas de actuación política. Esta tendencia se caracterizó durante los primeros años de la Transición por su intransigencia frente a cualquier concesión que supusiese una renuncia al derecho de autodeterminación y su oposición a la Reforma política, manteniendo una posición rupturista. Lo que condujo al BNPG y las organizaciones integradas en su órbita a rechazar tanto la Constitución de 1978 como el Estatuto de Autonomía de 1980. Como alternativa, se defendía un programa confederal para el Estado español, basado en el reconocimiento del derecho de autodeterminación de Cataluña, Galicia y Euskadi, y que se expresaba en las Bases Constitucicmais elaboradas por el Consello de Forzas Políticas. La intransigencia del BNPG le llevó al aislamiento político, que culminó con la expulsión de sus tres diputados electos en las elecciones autonómicas de 1981 (con el 6,17% de los votos) al primer Parlamento gallego por negarse a jurar la Constitución de 1978. Sin embargo, la consolidación del marco autonómico durante la década de los ochenta, juntamente con las consecuencias del intento de golpe de Estado de febrero de 1981, y la constatación de que la estrategia maximalista conducía al fracaso, fueron determinantes en provocar una reorientación táctica del nacionalismo "popular" después de varias crisis internas que tuvieron lugar dentro de la UPG en 1981-82.

  • 25 Vid. el monográfico Na Defensa da Terra: Xove, As Encrobas, Baldaio, Autopistas... Crónica do naci (...)

46Sin embargo, la labor de movilización permanente y de expansión social del social del nacionalismo "popular", capitalizada a través de la ANPG en el período 1975-79 gracias al trabajo duro y sacrificado de una militancia extendida y a la implicación en diversos movimientos sociales (movilizaciones campesinas y obreras, conflictos locales contra la instalación de celulosas o centrales nucleares, etc.), la fundación de asociaciones culturales y la promoción de plataformas vecinales, proporcionó a esta corriente política de unas bases sociales y una infraestructura organizativa relativamente sólida, lo que le permitía una capacidad de movilización social muy superior a la que sus magros resultados electorales podían sugerir25. Ello garantizó su pervivencia futura, en detrimento de otras fuerzas que competían en un espacio semejante y que quedaron muy rezagadas desde principios de la Transición, como fue el PCG, principal fuerza de la oposición antifranquista hasta 1975. De este modo, los frutos del duro trabajo organizativo del nacionalismo "popular" y su buena implantación territorial se demostraron en las primeras elecciones municipales celebradas en 1979: el BNPG presentó 164 candidaturas (2.610 candidatos) cubriendo el 52,5% de los municipios gallegos (frente a las 172 que presentó el PSOE y las 37 del PCG), y obtuvo un 7,18% de los sufragios, 258 mandatos y 9 alcaldías, siendo los resultados relativamente mejores en zonas rurales y en la provincia interior de Lugo. A ello se añadía la influencia directa del nacionalismo "popular" sobre el sindicalismo obrero y campesino de filiación nacionalista: el primero obtenía en 1980 un 17,48% de los delegados sindicales. Todo ello mostraba que el nacionalismo "popular", pese a ser minoritario, no era insignificante en el panorama político de Galicia.

  • 26 Para una exposición de los postulados e historia de esta corriente, vid. D. A. García (ed.), Por u (...)

47A finales de 1982, el conjunto de sectores que integraban el BN-PG formó, junto a otros otros grupos de izquierda nacionalista (como el Colectivo Socialista, escindido del PSG y que se sumó en 1983) y sectores independientes una coalición política de carácter frentista e interclasista, el Bloque Nacionalista Galego [BNG], que pasó a estar liderado por el antiguo líder del PSG X.M. Beiras, que se había retirado momentáneamente de la vida política entre 1977 y 1981. Beiras contribuyó mucho, con su liderazgo carismático y capacidad mediática, que se reforzó desde entonces, a moderar la imagen inicial de radicalismo del nacionalismo "popular" y a que éste adoptase, sobre todo a lo largo de la segunda mitad de los años 80, una estrategia crecientemente posibilista que pasaba por el abandono paulatino del programa de las Bases Constitucionais y que empezó a considerar la autonomía como un primer paso hacia la consolidación del autogobierno gallego. Ello implicaba también que la participación en las instituciones autonómicas debía efectuarse de modo pragmático y sin prejuicio de que el BNG siguiese considerando el marco constitucional como claramente insuficiente. La moderación estratégica comenzó a rendir frutos desde fines de la década de 1980 y particularmente a lo largo de la década de los 90, con un incremento espectacular de los votos obtenidos. Paralelamente, se irán incorporando al BNG desde fines de los ochenta sectores políticamente muy dispares. Pero el control real de la organización frentista correspondió desde un principio a la UPG, gracias a su sólida estructuración como partido y a su mayor cobertura territorial. Sin embargo, la UPG todavía no ha acometido una revisión ideológica explícita de sus tesis tradicionales. Aquélla sigue considerando al BNG como el "frente" necesario para alcanzar la plena consecución de la soberanía de Galicia, dentro del cual el partido marxista-leninista sigue asumiendo el papel de "guía". Pero, al mismo tiempo, la estrategia política de la UPG se moderó claramente. Ello dió lugar a escisiones independentistas radicales y partidarias de la lucha armada desde 1977-78, cuya incidencia organizativa y político-electoral ha sido mínima26.

  • 27 Para las posiciones de la UPG y la ANPG respecto a la CEE, vid. L. Domínguez Castro y X.R. Quintan (...)

48En realidad, el BNG aspira desde su nacimiento, continuando con la línea estratégica de la ANPG y el BNPG, a ser una especie de "partidocomunidad" que encarne la nación gallega en marcha, y para ello mantiene un esquema ideológico básico que se retrotrae a una contradicción fundamental entre Galicia y España, fundamentada en la dicotomía centro- periferia, siendo Galicia una colonia interior dentro de España y de Europa occidental. Ello permite afirmar la existencia de intereses comunes a todos los ciudadanos gallegos, por encima de las diferencias de clase, y orientar una estrategia política que se centra, especialmente tras 1986, en la defensa de los sectores productivos fundamentales de la economía gallega (pesca, agricultura y ganadería, construcción naval, etc.) amenazados primero por las reconversiones industriales de los 80 y después por las exigencias impuestas por la adhesión de España a la Unión Europea (UE). De ahí que el BNG se oponga frontalmente al actual modelo socioeconómico imperante en la UE, al igual que el BNPG y la UPG desde 1977, y denuncie el Tratado de Maastricht por considerar que éste sólo conducirá a la hegemonía del capital transnacional y la conversión de Galicia en un país dependiente27.

  • 28 Vid. L. Domínguez Castro y X.R. Quintana Garrido, «Contribución a una sociología de los actores po (...)

49El nacionalismo "popular" fue capaz de resistir organizativamente una travesía del desierto que duró más de diez años, y gracias a un duro y constante trabajo organizativo, la promoción de movilizaciones sociales y la participación en todos los movimientos sociales pudo consolidar una implantación sólida y una militancia muy dinámica tanto en el medio rural como en el urbano. Lo que le permite además disponer de núcleos localizados de campesinos y obreros asalariados junto a la consabida base social de clases medias e intelligentsia en las zonas urbanas. Ya en los comienzos de la Transición, los principales «actores políticos» de la UPG-ANPG —es decir, los 88 militantes y cuadros con más presencia pública— mostraban un claro predominio de maestros y profesores (37,4%), de obreros asalariados (21,5%) y empleados y funcionarios (15,9%). Y los 161 cabezas de lista de las candidaturas municipales presentadas por el BNPG en 1979 mostraban un perfil bastante interclasista: 25,46% de campesinos, ganaderos y marineros; 26,08% de obreros asalariados, trabajadores cualificados y artesanos; 14,9% de maestros y profesores, 11,79% de funcionarios de rango medio/inferior y empleados, un 6,82% de abogados, economistas e ingenieros, un 6,82% de pequeños comerciantes e industriales, y un 3,10% de clérigos28. Una tónica semejante parece mantenerse en los años 80 y 90 dentro del BNG.

50Las bases electorales del nacionalismo frentista sí que cambiaron sustancialmente de naturaleza desde los años 70. Durante una primera etapa, y hasta 1989, la geografía electoral del BNPG/BNG se caracterizaba por su alto grado de dispersión y su mayor presencia relativa en zonas rurales y semiurbanas, aunque guardando un equilibrio acusado entre voto urbano y rural. A partir de la década de 1990, el voto del BNG será predominantemente urbano.

4.2. El nacionalismo socialista democrático

51La corriente socialista democrática, combinada con una tendencia socialdemócrata (el PSG, Esquerda Galega desde 1981 hasta 1993) no ha sido capaz de sobrevivir hasta el día de hoy como organización política autónoma, integrándose en su casi totalidad en el BNG en 1994. No obstante, jugó un papel fundamental en dos sentidos: aportación de ideas y contenidos a la construcción del poder autonómico gallego, actuando de auténtico "laboratorio de ideas" en la vida parlamentaria gallega durante una década; y moderación de la imagen de radicalismo que afectaba al conjunto del galleguismo por mor de la estrategia inicial del nacionalismo "popular", mostrando el camino político posibilista que era necesario seguir para acabar con el bloqueo social de la izquierda nacionalista.

52Además del histórico PSG, que tras la derrota electoral de 1977 sufrió una profunda crisis y fugas de militantes tanto hacia el PSOE como hacia otras opciones como el BNG, se incluyen dentro de esta corriente algunos sectores escindidos de la UPG y la AN-PG en 1976-77, que confluyeron con núcleos procedentes de la extrema izquierda estatal y constituyeron un nuevo partido en octubre de 1977: el Partido Obreiro Galego (POG), liderado por el ingeniero y economista vigués Camilo Nogueira.

  • 29 Vid. el libro de entrevistas con el líder del PSG-EG, Camilo Nogueira, en el que se reflejan los p (...)

53En un principio, la nueva organización mantuvo con ligeras adaptaciones la tesis del colonialismo interno y la dependencia económica, política y cultural de Galicia dentro de la periferia europea, se defendía el socialismo democrático y la democracia interna del partido al tiempo que rechazaba la socialdemocracia. Pero su evolución posterior llevó al POG a moderar varios de sus postulados, adoptando reivindicaciones características de la "nueva izquierda" europea de los 80 (ecologismo, feminismo, etc.). Sin embargo, lo más destacable del POG desde su comienzo fue su mayor pragmatismo táctico en la lucha por el autogobierno: la política de alianzas podía atender tanto a criterios nacionalistas como a criterios de clase, y la autonomía se consideraba un primer paso positivo en sí, aunque el objetivo político futuro del partido sería la transformación del Estado español en una federación socialista de naciones ibéricas29. El POG cosechó unos resultados bastante apreciables en las elecciones municipales de 1979, en coalición con el PSG y un resucitado PG (Unidade Galega), con aceptación notable entre las clases medias urbana y semiurbanas: pese a presentar sólo 43 candidaturas, obtuvo un 6,35% de los votos globales y 141 mandatos, lo que le confirió el papel de árbitro y así pudo colocar, gracias a los pactos postelectorales, a un nacionalista al frente de la alcaldía de A Coruña. Pero las diferencias con los restantes partidos nacionalistas a la hora de apoyar o no el proceso autonómico dieron al traste con este primer ensayo de unidad galleguista.

54Poco tiempo después, el POG, con algunos nuevos aportes, se convierte en Esquerda Galega (EG), partido que hace bandera del posibilismo autonomista y se presenta a las elecciones autonómicas de 1981 como una "tercera vía" que sintetizaría elementos de progreso de un socialismo no dogmático y un nacionalismo integrador y constructivista. La fuerte presencia de EG en Vigo y la popularidad de su líder, Camilo Nogueira, le permitieron obtener un escaño en el primer Parlamento autonómico, con un 3,32% de los votos. Con ello, las fuerzas nacionalistas sumaban 4 escaños de un total de 71, con un porcentaje de voto global (incluyendo el PG, que no obtuvo escaño) del 12,73%. La división político-organizativa se revelaba como un factor decisivo en la debilidad institucional del nacionalismo gallego.

55Con todo, esta tendencia nunca alcanzó una estructuración organizativa y una influencia social comparable a la del nacionalismo «popular», pese a adelantarle en votos y diputados autonómicos durante la segunda mitad de los ochenta. La procedencia social de la militancia del PSG, POG y PSG-EG se restringía casi exclusivamente a sectores sociales encuadrables de la intelligentsia, profesiones liberales y clases medias urbanas, con escasa proyección entre los sectores obreros (salvo en algunos núcleos muy localizados, sobre todo en Vigo).

4,3. El fracaso del nacionalismo de centro-derecha

56Los repetidos intentos de articular un partido nacionalista de centro-derecha se han revelado hasta ahora inútiles. Lo que se ha debido, en buena parte, a la insuficiencia de una potencial base social interesada en ello (perfectamente acomodada dentro del centro-derecha de ámbito español), es decir, de lo que podríamos denominar una "burguesía gallega". Pero también ha influido el viraje regionalista protagonizado por los partidos de la derecha estatal desde 1980, incorporando a sus filas a algunos intelectuales galleguistas. Ambos factores han bloqueado la posible expansión del nacionalismo gallego hacia la derecha del espectro social.

  • 30 Sobre el papel refractario que la mayoría de la Iglesia católica juega hoy en día respecto al gall (...)

57Ciertamente existía una burguesía galleguista, que sostenía la promoción de la cultura gallega desde 1950, y se concentraba sobre todo en la ciudad de Vigo. Pero su cuantía y significación era demasiado escasa: en los años 60, apenas existían proyectos políticos de derecha galleguista, aparte de nebulosos proyectos de crear un partido social-cristiano gallego. Además de ello, dos factores actuaban de impedimento para el surgimiento con fuerza de un nacionalismo burgués: la renuncia de la doctrina "piñeirista" a la formación de partidos nacionalistas propios, prefiriendo optar por galleguizar los partidos estatales mediante una táctica de "entrismo" de cuadros selectos que incorporasen las demandas culturales del galleguismo a su programa; y la tradicional reticencia de la Iglesia católica a sumarse al galleguismo aunque sólo fuese al nivel cultural, fuera de algunas personalidades individuales. Ello coadyuvó a que durante el Franquismo no fructificase una reconversión ideológica en clave demócrata-cristiana o social-cristiana del legado del nacionalismo político, como acaeció en Cataluña. Y los sectores de la Iglesia que apoyaron al galleguismo, desde los movimientos de base, optaron preferentemente por el nacionalismo de izquierda30.

58Con todo, sí se registraron algunas iniciativas. En marzo de 1976 nació el Partido Popular Galego (PPG), que se declaraba galleguista, federalista y de ideología «humanista e comunitaria», vinculándose a otras fuerzas democristianas del Estado español (el PNV, la Izquierda Democrática de Ruiz Jiménez, etc.). Pese a su notable actividad exterior, el PPG fue incapaz de atraerse a las clases medias gallegas, como era su propósito, y no pasó de contar con unos 120 militantes en las siete ciudades del país. Tras su fracaso electoral en las elecciones de 1977, en las que la coalición PPG-PGSD obtuvo un 2,4% de los votos, el partido acabó por disolverse, pasando algunos de sus promotores a la UCD.

59En 1978 tuvo lugar un nuevo intento de refundación de un partido nacionalista de centro, el Partido Galeguista (PG), con el objetivo de recoger la herencia histórica del PG de la II República y contando en parte con los mismos protagonistas a los que se añadían varios galleguistas históricos disconformes con la estrategia de "galleguizar" los partidos estatales que predicaban Ramón Piñeiro y otros intelectuales. El nuevo PG pretendía jugar dentro del marco autonómico y atraerse a la burguesía gallega a su proyecto; pero mantuvo una posición oscilante en lo ideológico entre la socialdemocracia y la democracia cristiana, y en la política gallega se vio obligado a entenderse con fuerzas nacionalistas situadas muy a su izquierda.

  • 31 Algunos datos sobre el particular en N. Lagares-Díaz, Génesis y desarrollo del Partido Popular de (...)
  • 32 Una crónica de la andadura del nacionalismo de centro en los primeros años de la Transición en X. (...)

60Mientras tanto, AP y en menor medida la UCD adoptaban un barniz regionalista y favorable a la cultura gallega. Destacó en ello AP desde la campaña a las elecciones autonómicas de 1981, en que presentaba como candidato a presidente de la Xunta de Galicia a un médico compostelano cercano al galleguismo cultural y antiguo militante del PPG, Xerardo Fernández Albor31. Esa combinación de circunstancias bloqueó en buena medida la posible expansión del PG, que contó con una militancia reclutada sobre todo entre las clases medias y profesiones liberales urbanas y de algunas villas, pero no consiguió incorporar a su proyecto a sectores empresariales. Tras la ruptura de su coalición con POG y PSG (Unidade Galega) en 1980, el PG se presentó en solitario a las elecciones autonómicas de 1981, colectando un fracaso absoluto (3,23% de los votos y ningún escaño)32.

61La constatación de la poca acogida del proyecto galleguista de centro llevó a varios de sus promotores a buscar otras vías de actuación posibilista. Lo que sólo fructificó a partir de 1983, cuando las élites políticas locales vinculadas a la UCD necesitaron buscar nuevas salidas ante el derrumbamiento del partido centrista a nivel estatal en las elecciones generales de 1982. Una parte de los barones provinciales de UCD, sobre todo en la provincia de Lugo (A. Díaz Fuentes, V. Quiroga) y en la de Ourense (el aparato clientelar vinculado a la empresa agropecuaria COREN, dirigida por el carismático empresario Euloxio Gómez Franqueira) optaron por fundar una opción política que enarbolase como bandera el galleguismo centrista. Para ello, llegaron a una fusión en 1984 con un amplio sector del PG en un nuevo partido, Coalición Galega (CG). Partido que durante la segunda mitad de la década se embarcó en la tarea de reconstruir el nacionalismo moderado, con poco éxito.

4.4. El sindicalismo nacionalista

  • 33 Vid. C. Díaz Martínez (ed.), A semente do 72, a forza da nosa dase. Vinecinco aniversario do dez d (...)

62La notable expansión de un sindicalismo obrero de orientación nacionalista e izquierdista desde 1975 ha permitido al nacionalismo gallego ganar sólida implantación entre diversos sectores asalariados, asegurando la pervivencia y cohesión del movimiento a pesar de las divisiones en la esfera político-organizativa. Pese a sufrir varias escisiones y cambios de siglas a lo largo de los años 80, que traducían las rivalidades políticoideológicas entre nacionalismo "popular" y socialista-democrático, por un lado, y las tensiones entre autonomía sindical y dirigismo político respecto de los partidos nacionalistas (especialmente de la UPG) por otro, desde 1980 el sindicalismo nacionalista ha experimentado un crecimiento lento pero sostenido. En buena parte, los cuadros de los sindicatos nacionalistas se nutrieron de personas procedentes de la sección sindical de la UPG, de militantes del nacionalismo de izquierda y de las secciones gallegas de sindicatos de ámbito estatal situados a la izquierda de CC.OO., atraídos por el carácter de movilización, resistencia y oposición al llamado "burocratismo" sindical que distinguía a los sindicatos nacionalistas33.

63No disponemos aún de estudios empíricos suficientes sobre la evolución del sindicalismo nacionalista gallego, por lo que no podemos aquí profundizar en los sectores laborales en los que está mejor implantado y en las estrategias concretas de conflicto y negociación que lo caracterizan. Desde sus orígenes, las centrales nacionalistas, pese a no estar ausentes de los grandes centros fabriles, mostraban una tendencia clara a tener más fuerza entre funcionarios y "cuellos blancos", empleados y trabajadores cualificados. En cambio, su penetración en los sectores obreros no cualificados, grandes empresas y sectores marineros fue más irregular, en parte por la tradición sindical anterior a la Guerra Civil que daba una clara ventaja a los grandes sindicatos estatales. Una primera lectura sugiere que los resultados nacionalistas son mejores en el sector servicios, funcionariado y medianas y grandes empresas.

  • 34 Vid. R. Muñiz de las Cuevas, «Relación cronolóxica das actividades máis importantes das Comisións (...)

64Por su parte, el sindicalismo campesino desarrollado desde 1970-71 en las zonas rurales bajo estímulo de los nacionalistas (los Comités de Axuda á Loita Labrega, Comisións Labregas, después el Sindicato Labrego Galego [SLG]) ha conseguido una notable implantación —aunque con discontinuidades temporales— y asimismo una considerable capacidad de movilización en momentos concretos en favor de los intereses de los pequeños campesinos propietarios. En un principio, los nacionalistas dirigieron las movilizaciones contra el pago de la Seguridad Social Agraria durante la segunda mitad de los 70, que alcanzaron grandes proporciones especialmente en la provincia de Lugo: ya en las elecciones de vocales de Cámaras Agrarias de 1978, los nacionalistas obtuvieron un 9,9% de los vocales en A Coruña, un 25% en Lugo, 24,2% en Ourense y 16,5% en Pontevedra. En los 80 y 90, el núcleo central de sus reivindicaciones girará alrededor de la reconversión de la agricultura y ganadería gallegas forzada por la incorporación de España a la CEE y las dificultades de adecuación a la Política Agrícola Común dictada desde Bruselas34.

6. CONCLUSIONES

65El nacionalismo gallego ha sido, dentro del contexto peninsular, relativamente atípico. Desde su primer origen provincialista en el seno de la izquierda liberal, su componente católico-tradicionalista nunca ha sido predominante dentro del movimiento, hasta el día de hoy, en que presenta un perfil marcadamente de izquierda, pese a adoptar un ropaje y táctica populistas. Igualmente, su historia demuestra la persistencia de una minoría social que ha mantenido vivo el movimiento galleguista y ha protagonizado diversas fases de evolución y cambio ideológico, pese a no haber alcanzado nunca un apoyo mayoritario por parte de la población gallega, y aún menos de los sectores sociales dominantes (la escasa burguesía urbana, las élites rurales, la hidalguía intermediaria) en las sucesivas fases de su historia. La etnicidad diferencial no es, en Galicia como en otros lugares, una condición suficiente para el desarrollo social del etnonacionalismo.

66Sin embargo, el relativo y pírrico éxito del galleguismo desde la Transición se encuentra en su capacidad para dotar de contenidos a la autonomía política, así como para llenar el vacío de legitimidad del nacionalismo español actuante en Galicia tras el franquismo con un mensaj e regionalista y de defensa de la cultura autóctona que, paradójicamente, tuvo que recurrir a buena parte del arsenal de argumentos, símbolos y discursos elaborados por el nacionalismo. De este modo, si el galleguismo se había empeñado en la superación del carácter socialmente negativo que revestían los marcadores específicos de la etnicidad gallega, particularmente los prejuicios asociados al idioma gallego, desde fines de los años setenta esa revalorización ha sido asumida, con mayor o menor convencimiento, por la mayoría de las fuerzas políticas actuantes en el país, que se han visto forzadas a regionalizar su mensaje político y su repertorio identitario. Ello ha constituido una precondición necesaria, aunque no suficiente, para el arraigo del nacionalismo entre las nuevas generaciones educadas en la Galicia autonómica, según muestran tanto la evolución electoral del galleguismo en la década de 1990 como el reforzamiento progresivo de los referentes de identidad gallega de las nuevas generaciones. Pero ésta es ya historia del tiempo presente, si no del futuro.

Notes

1 Buena parte de los datos y referencias contenidos en este artículo pueden ser consultados en J. G. Beramendi y X. M. Núñez Seixas, O nacionalismo galego, Vigo: A Nosa Terra, 1996 (2a de.), obra a la que remitimos para mayores detalles, así como en las síntesis de J. G. Beramendi, El nacionalismo gallego, Madrid: Arco/Libros, 1997, y, para la época más actual, X. M. Núñez Seixas, «National Reawakening within a Changing Society: The Galician Movement in Spain (1960-97)», Nationalism & Ethnic Politics, 3: 2 (1997), 29-56, e id., «Radicais e pragmáticos: Do nacionalismo galego a finais do século xx», Grial, n. 138 (1998), 313-48.

2 Vid. X. R. Barreiro Fernández, El levantamiento de 1846 y los orígenes del galleguismo, Santiago de Compostela: Pico Sacro, 1977.

3 Vid. R. Máiz, O rexionalismo galego. Organización e ideoloxía (1886-1907), Sada-A Coruña: Eds. do Castro, 1984.

4 Vid. la descripción de E. López Várela, Unha casa para a lingua. A Real Academia Galega baixo a presidencia de Manuel Murguía (1905-1923), A Coruña: Espiral Maior, 2001.

5 Vid. M. Cabo Villaverde, O agrarismo, Vigo: A Nosa Terra, 1998.

6 Vid. J. G. Beramendi, Vicente Risco no nacionalismo galego, Santiago de Compostela: Eds. do Cerne, 1981, 2 vols.

7 X. M. Núñez Seixas, O galeguismo en América, 1879-1936, Sada-A Coruña: Eds. do Castro, 1992.

8 A. Mato, O Seminario de Estudos Galegos, Sada-A Coruña: Eds. do Castro, 2001.

9 Vid. C. Velasco Souto, Galiza na II República, Vigo: Eds. A Nosa Terra, 2000.

10 Vid. X. Vilas Nogueira, O Estatuto galego, A Coruña: Eds. do Rueiro, 1975.

11 Vid. M. Fernández Santiago, «Asociacionismo gallego en Buenos Aires (1936-1960)», en X.M. Núñez Seixas (ed.), La Galicia Austral. La inmigración gallega en la Argentina, Buenos Aires: Biblos, 2001, 181-201.

12 Vid. X. Estévez, Antología del GALEUZCA en el exilio, San Sebastián: J. Ascunce, 1992.

13 Para los sucesivos intercambios epistolares mantenidos por el galleguismo del exilio, vid. X.M. Núñez Seixas (ed.), Castelao. Obras. Vol. 6. Epistolario, Vigo: Galaxia, 2000, 335-735.

14 Vid. los intercambios epistolares entre Castelao y los galleguistas del interior en X. Castro (ed.), Castelao e os galeguistas do interior. Cartas e documentos, 1943-1954, Vigo: Galaxia, 2000.

15 Vid. B. Cupeiro, A Galiza de alén mar, Sada-A Coruña: Eds. do Castro, 1989.

16 Vid. F. Fernández del Riego, A xeración Galaxia, Vigo: Galaxia, 1996; id., Un epistolario de Ramón Piñeiro, Vigo: Galaxia, 2000.

17 Vid. el análisis de C. Fernández, O vento do espírito. De Vicente Risco a Ramón Piñeiro, Vigo: Galaxia, 2000.

18 Vid. un interesante testimonio en X.L. Franco Grande, Os anos escuros, I. A resistencia cultural da xeración da noite (1954-60), Vigo: Edicións Xerais, 1985.

19 Vid. A. Romasanta, «El nacionalismo radical gallego en el ocaso de la Dictadura y los inicios de la Transición democrática (1974-1977): organización, estrategia e ideología», Tesis de Licenciatura, UNED, 1991, p. 155 y ss.; G. X. Francisco-Da Rocha, «Achega-mento á ideoloxía da Unión do Pobo Galego através de Terra e Tempo (1964-1981)», A Trabe de Ouro, 23 (1995), 371-89, así como F. Rubiralta Casas, De Castelao a Mao, Santiago de Compostela: Laiovento, 1998.

20 En la época de la clandestinidad, la base social del nacionalismo radical gallego mostraba un predominio de la intelligentsia, pequeña burguesía y una significativa presencia de obreros asalariados, como apreciamos en un censo de 79 militantes conocidos de la UPG hasta 1974.

21 Asamblea Nacional-Popular Galega, Documento político, Galicia, setembro 1975.

22 Vid. X. Gaciño et M. Rivas, Informe dunha frustración. As claves do proceso estatutario galego, A Coruña: Ed. do Rueiro, 1980; M. Reimóndez Portela, O Estatuto dos 16, Vigo: Galaxia, 1979.

23 Vid. X. A. Portero y R. Máiz, As institucións políticas no Estatuto de Autonomía de Galicia, Santiago de Compostela: Parlamento de Galicia, 1988; J. L. Sequeiros,0 muro fendido. Cambio social e comportamento político en Galicia, Vigo: Eds. Xerais, 1993; J. G. Sequeiros, El talante del Sr. Breogán (estructuras económicas y comportamiento político en Galicia), Sada: Ediciós do Castro, 1990.

24 J.G. Beramendi, «Aquén e alén dun debate parlamentario», A Trabe de Ouro, 2 (1990), 179-193.

25 Vid. el monográfico Na Defensa da Terra: Xove, As Encrobas, Baldaio, Autopistas... Crónica do nacionalismo na Transición, en Cadernos A Nosa Terra de Pensamento e Cultura, 23 (1997). Para el sindicalismo estudiantil, vid. VV.AA., ERGA. Un lume ue prendeu, Santiago de Compostela: CAF-CAE, 1997.

26 Para una exposición de los postulados e historia de esta corriente, vid. D. A. García (ed.), Por umha Galiza independente, Santiago de Compostela: Abrente, 2000.

27 Para las posiciones de la UPG y la ANPG respecto a la CEE, vid. L. Domínguez Castro y X.R. Quintana Garrido, «El discurso internacional del nacionalismo gallego durante la Transición a la democracia», en J. Tusell (ed.), La política exterior en España en el siglo xx, Madrid: UNED, 1997, 633-44.

28 Vid. L. Domínguez Castro y X.R. Quintana Garrido, «Contribución a una sociología de los actores políticos en la Galicia de los inicios de la Transición democrática», en J.M. Santacreu Soler (coord.), II Jornadas Internacionales sobre Historia Contemporánea y Nuevas Fuentes, Alicante: Edit. Club Universitario, 1997, 357-78; los datos de 1979 son elaboración propia a partir de la lista publicada en Terra e Tempo, 65, marzo 1979, p..2.

29 Vid. el libro de entrevistas con el líder del PSG-EG, Camilo Nogueira, en el que se reflejan los postulados de esta corriente: S. de Toro, Camilo Nogueira e outras voces. Unha memoria da esquerda nacionalista, Vigo: Ed. Xerais, 1991.

30 Sobre el papel refractario que la mayoría de la Iglesia católica juega hoy en día respecto al galleguismo y a la cultura e idioma gallegos en general informa ampliamente D. López Muñoz, O idioma da Igrexa en Galicia, Santiago de Compostela: Consello da Cultura Galega, 1989. Sin embargo, el nacionalismo ha hallado una acogida más favorable entre los movimientos cristianos de base (Cristiáns polo Socialismo, por ejemplo) y en zonas concretas, ya desde los años 70: vid. una aproximación en X.A. Martínez García, A Igrexa antifranquista en Galicia (1965-1975), Sada: Ed. do Castro, 1995, 51-56 y 80-83.

31 Algunos datos sobre el particular en N. Lagares-Díaz, Génesis y desarrollo del Partido Popular de Galicia, Madrid: Tecnos, 1999,281-305.

32 Una crónica de la andadura del nacionalismo de centro en los primeros años de la Transición en X. A. Liñares Giraut, Conversas con Avelina Pousa Antelo. Memorias dun Galego Inconformista, Sada: Ed. do Castro, 1991,141-56.

33 Vid. C. Díaz Martínez (ed.), A semente do 72, a forza da nosa dase. Vinecinco aniversario do dez de marzo (1972-1997), A Coruña: Espiral Maior, 1997.

34 Vid. R. Muñiz de las Cuevas, «Relación cronolóxica das actividades máis importantes das Comisións Labregas» y L. Senra, «Epílogo», en Fouce. Voceiro das Comisións Labre-gas de Galicia. Etapa da clandestinidade (1973-1977), A Coruña: Espiral Maior, 1995, 15- 22, así como R. Muñiz de las Cuevas, «Comisións Labregas en todas as aldeas», En defensa da Terra..., 43-48. 365

Table des illustrations

Titre Cuadro 1. Composición socioprofesional de los militantes nacionalistas gallegos 1916-1931
Légende Fuente: J. G. Beramendi, El nacionalismo gallego, Madrid: Arco, 1997, p 41.
URL http://books.openedition.org/pulm/docannexe/image/787/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 200k
Titre Cuadro 2. Composición socioprofesional del nacionalismo gallego en los años 30 (% sobre total de afiliados)
Légende Fuente: Beramendi, El nacionalismo gallego, p. 56.
URL http://books.openedition.org/pulm/docannexe/image/787/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 243k
Titre Cuadro 3. Resultados electorales agregados de los partidos nacionalistas (%)
URL http://books.openedition.org/pulm/docannexe/image/787/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 45k

Auteur

Université de Saint-Jacques de Compostelle

© Presses universitaires de la Méditerranée, 2002

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540