Version classiqueVersion mobile

Unos Kuantos Kuentos Kontados por un Kretino (El idiota de Luis Riaza)

 | 
Luis Riaza

Mimitos (sotimiM)

Breve contribución a la negra novela

Texte intégral

1Con lo enrevesado de la crisis, también las Armadas Fuerzas Amadas decidieron ahorrar gastos. Por ejemplo, sustituir los costosos cuerpos de guardia

(ahorrándose, al tiempo, el tener que gritar « ¡A formar! » cada vez que algún mandorrón le diera por pasar delante del armado recinto amado)

2por un sabio robot

(controlador de la entrada y salida únicamente de la oficialidad, pues no existía en el armado recinto amado y amurallado un atrio con puerta destinada a la soldadesca, los sorchis de primera o de segunda eran reclutados de recién nacidos y admitidos a través de un torno disimulado en la muralla y, al terminar la mili, eran arrojados al exterior, con los pies por vanguardia, desde lo alto de la altiva muralla)

3tan sabio, tan sabio que era capaz de conocer por el tono de voz todos los que asomaban las narices por el amado recinto armado e, incluso, grababa y conservaba en las tripas los nombres de los pretendientes a penetrar en el armado recinto amado.

4Tan sabihondo robot fue desmantelado por las fuentes de la investigación abierta para conocer todos y cada uno de los que pasaron por allá aquel viernes negro,

(tan negro, tan negro que parecía digno de figurar en cualquier novelucho negro)

5fueran tenientes, capitanes, comandantes, tenientes coroneles, sin que faltara, a la cola,

(aunque de manera invertida en relación a su rango castrense)

6el señor coronel y el señorito alférez: Don Sabino y Sabinito.

7 Pero el hecho negruzco es que ninguno de estos dos últimos había penetrado, a pesar de figurar al final de la lista, en el armado recinto amado.

8El primero de los dos últimos porque no había rebasado el atrio de la entrada y había permanecido agazapado en uno de sus rincones con el triestelar gorro con borla encajado hasta las cejas, casi a modo de máscara, y con el sable reglamentario desenvainado y entre los dientes.

9El segundo de los dos últimos porque ningún muerto

(y muerto y bien muerto resultaba el oficial, muerto oficial que no debe faltar en todo novelón negro de semana)

10penetra en ninguna parte

(a no ser en el aparte de la Nada)

11y todavía menos con el lamentable aspecto de tener un sable reglamentario hincado entre las escápulas.

12Las fuentes de la investigación encontraron en la faltriquera del finado la siguiente misiva:

13« Mío queridísimo: tengo entendido que mi señor esposo parte este fin de semana a no sé qué maniobras reglamentarias del regimiento. De esta feliz manera la noche del viernes, la del sábado y hasta la del domingo, podrás recibir los dulces besos de tu Isy »

(para unos, la putita coronela, y para otros, la puta coronelita, y para casi nadie: Doña Isabela, por cierto, única fémina residente en el amado recinto armado, pues don Sabino tenía no solo el derecho sino también la obligación de residir en el armado etcétera, etcétera para poder vigilar mejor a la tropa y, de paso, a la esposa)
(Continuación de la misiva)

14« y yo podré disfrutar de los mimitos a domicilio de mi Sabinín ».

15Y debajo del fajín y de la vaina vacía del sable de don Sabino fue hallado lo siguiente:

16« Oim omisidireuq.................................................... nínibaS im »

17y un trozo del papel secante color malva

(método clásico de escritura al revés absorbida por el cotilleante secante mediante la cual los cornúpetas, civiles o militares quedaban al tanto de las tretas secretas que sus medias frutitas se traían entre las tetas)

18con el que la malvadita secaba la tinta de sus misivitas íntimas.

© Presses universitaires de la Méditerranée, 2016

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search