Version classiqueVersion mobile

Unos Kuantos Kuentos Kontados por un Kretino (El idiota de Luis Riaza)

 | 
Luis Riaza

Manjar

Texte intégral

1Me tenía bastante desconcertada el que todos y cada uno de los sábados me negara al debido débito sabadetino alegando que sus negocios de importación-exportación le dejaban un tanto yertas tanto las entendederas como otras partes más íntimas y bajeras y lo mismo pasaba otros días de la semana del mes del año y hasta del siglo no puedo recordar si la última vez fue por la candelaria o por pentecostés y me daba en la nariz que a la vuelta de la esquina existía otra causa si se puede llamar una causa a lo que se suele llamar una otra o quizás un otro llegando a esta segunda suposición porque de hacerlo lo quería hacer por la vertiente nefanda a lo cual una como buena hija de la santa madre me negaba ya que tal santa ordenaba lo de creced y multiplicaos pero sin olvidar que tal orden implicaba siempre la utilización de la otra hendidura y si solo se recurría a la nefanda la humanidad no duraría más de media generación y de multiplicación nada de nada y entonces él se sacaba de las argucias enrevesadas que enredando únicamente en el agujero legal máxime que la madre santa mandaba huir de gomas como de los cuernos de mismísimo satán por lo que se corría el peligro de llenar la morada de piquitos piantes y abiertos reclamando una manduca que ningún tendero estaba dispuesto a soltar de rositas por lo que había que agenciarse un sobreempleo ajeno a la importación de almendras y altramuces de samarkanda y a la exportación de sobados del pas de lechugas de tudela y de mazapán de toledo operación que acaparaba la jornada diurna la del amour de l’après-midi siempre resultaba coyunda extraconyugal la jornada diurna del aportador del sustento de modo que la tal sobrededicación tendría que desarrollarse durante la noche con indeclinable desdoro hacia el débito generalmente realizado con nocturnidad y con el consiguiente desapego también hacia mi orificio oficial y si todo esto ya me ponía la mosca detrás de la oreja el zumbido del díptero se hizo más retumbante un sábado entre los sábados ya que una le había preguntado que qué día de la semana nos tocaba vivirnos y él que un sábado y una que entonces hoy como todos los sábados no cenarás en casa y él que ya sabía una que los sábados venía desde samarkanda el exportador de almendras y altramuces de samarkanda para concretar con él el negocio y eso fue un sábado y ese sábado tampoco vino a cenar con lo que yo aproveché para revolver romas con romas y santiagos con santiagos en la rebusca de la causa de su falta de brío coyunderil levanté las tapaderas de los toneles de los sótanos escruté los armarios de los desvanes abarrotados de pelucas de pelos multicolores revolví los frascos de los corazones entre líquidos ambarinos dejé correr los ojos por los legajos de la santa preguntona miré entre las sábanas que podían servir de escondite a ciertos ratones metamorfoseados pero fue precisamente un ratón o si se quiere el rastro de los alivitos de sus intestinitos lo que me llevó a descubrir el arcano o si se quiere la prueba manuscrita en un cuaderno de pastas blandas para poderlas doblar y así facilitar su metedura en el refugio roído en la pared por el roedorcito cagarrutito con el fin de huir lo mínimo de los mismísimos mininos una vez desrefugiado el conjunto de páginas una podía leer sobre una de las cubiertas blandas una especie de título titulado poemas para Ella y en una de las siguientes páginas por qué me uní a ella a ese ejemplar de fidelísima conociendo su condición humana me hubiera unido a la vicuñita que pace al borde de las lagunas me hubiera unido al venadito que pisa las nevadas lomadas y no tendría el corazón embadurnado de fastidio y mis partes más íntimas trabadas y en la hoja siguiente entre las hojas desde luego sin pegazón oliendo a almendras ponzoñosamente amargas una podía leer ella ha perdido su salvajería original y cree que continúa viva porque sigue respirando pero está más muerta que un pollo colgado de un gancho de casquería mientras que Ella mi entrañable salvaje repite la verde verdad de la vida y en la página siguiente ella se alía con su historial de mona heredera de mica y yo me alío con la naturaleza en Ella misma conservada y en la página siguiente siempre sin aditamentos de ácidos cianúricos ella guarda su corazón en el bolsillo pero Ella lo guarda bajo el lindo apéndice que continúa la linda curva de su espinacito y en la página siguiente ella pasa las mañanas en la peluquería y las tardes comprando algalia para las axilas y zumo de la flor del cinamomo para el coño y a Ella sin el menor dispendio hace que el viento le peina las guedejas y solo huele a nieve y a lluvia y en la página contigua ella tapa sus colmillos con una cortina color de sangre agria lograda con un pintamorros y Ella no oculta nada tras los adorables belfitos tan besables y en la página continuante ella mastica su pitanza en platos de oro con cucharas de plata mientras que Ella solo pace la flor morada del nidito con huerto que yo he adquirido para mi amor en Love Hill una dejó caer al suelo el asqueroso cuaderno sin leer ni un repugnante poema más pues tenía otra tarea mucho más importante que realizar y que no era otra que la de indagar en qué punto de la ciudad se encontraba el altozano del amor sin duda no muy alejado de la mansión conyugal dado que el tiempo que tardaba en desplazarse hasta el tal cerro de los amoríos no rebasaba el de algunas horas de las tardenoches de los sábados amén de que mi señor esposo no pretendería jugar al peligroso juego de los amores demasiado foráneos de modo que me agencié toda una serie de planos del lugar y encontré con ayuda de una lupa los nombres de las colinas que rodeaban la ciudad la palatina la cesarina la benetina la benedictina y así hasta siete pero no conseguí dar con una octava especializada en la erección en sus faldas de niditos de amor pensé en seguirlo cualquier sábado pero desistí pensando que mi señor esposo siempre caminaba con un espejo retrovisor adosado al omóplato para distinguir si cualesquiera curiosos pretendían averiguar el destino de sus correrías pensé en recurrir a los servicios de un poli particular especializado en asuntos de cuernas pero desistí cuando supe los elevadísimos estipendios extraídos a los que encima de cabronazos resultaban arruinados pero me sacó de mis indagantes cuitas con el solo gasto de la propina propinada al cartero una carta certificada redactada en los siguientes o parecidos términos me permitirá señora mía que guarde el anónimo bástela el saber que soy un alma buena que ama la virtud y detesta el pecado sobre todo si intenta penetrar por la puerta de atrás el quehacer para el cual fui alquilada por su señor esposo consiste en hacer de pastora de putas ingrata dedicación a la que solo me sometí dada la escasez de trabajos honrados puta y bien puta era mi puta ama que se abre de patas traseras en el dormitorio dorado ante su señor esposo con los pantalones por los tobillos y actuando sobre la puta modus canis aunque mejor sería hablar de otro puto animal en lugar de los perros retiro mi ojo indignado del ojo de la cerradura y retiro mi indignada oreja cuando escucho los berridos proferidos por su señor esposo aullidos semejos a los de una bestia que se abate cuando le llega la petite mort como creo que llaman los galos a la culminación del éxtasis solo me queda finalizar esta misiva señalando con una cruz en la fotocopia del plano que adjunto dónde se encuentra la dichosa colina y en el recuadro ampliado correspondiente al montículo un aspa señalando el nidito maldito estación del suburbano más próxima Love Hill de manera que recibí la carta un viernes y al día siguiente me acerqué a la boutique del boticario para hacerme con unos polvos capaces de mantener en mortandad aunque fuera provisional al más insomne y espabilado de los mortales rocié de polvos a conciencia la merendola de altramuces de mi señor esposo y tan pronto como atronaron sus ronquidos la tranquilidad de la mansión conyugal me hice en la cocina con un cuchillo de degollar cochinas ancho como su desvergüenza y largo como mis ansias de resarcimiento luego cogí el metro en la estación más próxima a la mansión conyugal y poco después de apearme en Love Hill se oyeron los berridos de una bestia que se abate no semejos a los de una bestia que se abate sino los mismitos de una bestia que se abate extraje el mondongo que me interesaba y cargada con el menudillo medular todavía algo palpitante y enclaustrado en el cristal de una frasca de boca ancha como cacho de animalucha espichada a base de cuchilladas retomé el metro alejándome del lugar del crimen pasional aproximándome al domicilio conyugal en cuyos ámbitos seguían retumbando los ronquidos de mi señor cónyuge y tal continuaron hasta que a la mañana siguiente mi señor esposo abrió el ojito y me preguntó qué día nos tocaba vivirnos domingo día del señor le contestó una y aun añadió una que por ser tal día festivo había preparado durante toda la noche del sábado una comidita para el señor y el señor que qué clase de comidita y yo algo especial ya verá el señor y cuando el señor se aposentó en el comedero dorado puse alrededor de su pescuezo su servilleta de brocado veneciano y le aporté el plato de oro con la vianda floreciendo en su esplendente superficie, masticó y masticó, jamó y jamó con indescriptible placer y cuando insistió en conocer la naturaleza del exquisito manjar que jamaba una se limitó a extenderle un papel en el que aparecía escrito menú del día del señor y debajo PLATO ÚNICO AUNQUE SEA DE ORO y debajo redactado con la cursiva propia del lenguaje foráneo en que se suele expresar la gran cocina de los grandes restaurantes CŒUR DE CHÈVRE AUX AMANDES FRAÎCHES DE SAMARKANDE y no quiero terminar este relato relatando cochinadas pero lo cierto es que mi señor esposo vomitó sobre el plato de oro la masticada viscerita de su vicuñita convertida en cualquier pécora más conocida por su culo que por su caletre: una domesticada, corrupta, impúdica y descocada CABRA.

Il n’y a pas d’amour heureux
Louis Aragon/Georges Brassens

Table des illustrations

Légende Il n’y a pas d’amour heureuxLouis Aragon/Georges Brassens
URL http://books.openedition.org/pulm/docannexe/image/5978/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 25k

© Presses universitaires de la Méditerranée, 2016

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search