Version classiqueVersion mobile

Unos Kuantos Kuentos Kontados por un Kretino (El idiota de Luis Riaza)

 | 
Luis Riaza

Majara

Texte intégral

1En este cuadro nuestra retratada no se encuentra sola, sino en compañía del único y eterno sol de su alma y de su corazón, unido a nuestra retratada no solamente por medio de tal víscera centralizada, sino, asimismo, por vínculos no correspondientes a cualquier de los sacramentos, sino al que ha de ser el más importante de todos cuando con él se cierra la lista y sanseacabó de andar jugando con los otros a través del transcurso de una vida.

2Y aunque nadie con más enjundia o jerarquía que el propio Dios pusiera un límite posterior al vínculo, dejando libre a uno de los vinculados cuando la Irremediable viniera a separarlos, lo cierto es que nuestra retratada no se dio por vencida ni desvinculada una vez traspasado el límite fijado. Sin duda que nuestra retratada se diría a sí misma: « Lo que conseguí enganchar un día no habrá ser ni divino ni humano que pueda desenganchármelo. »

3Pero volviendo, amigo mío, al presente cuadro, comprobarás que en él no aparece ese prolongado y estirado complemento de nuestra retratada. Y no aparece porque no es transparente, ni siquiera traslúcida, la madera noble, nogal o roble o tejo vaporizado, con la que se ha construido el cajón oblongo donde la composición del complemento, más o menos descompuesto, se supone guardado. Tampoco son atravesables por la mirada los múltiples recintos entelados que se colocaron sobre el tan soleado de su alma y tan amado de su corazón cuando todavía su rigidez no impedía recamarlo de tan abundosa manera. Descritos de afuera hacia dentro, cabe enumerar los recintos mentados: una bandera escarlatigualda; un estandarte con los colores con la otra mitad de patria suya; un uniforme de Rey de las Españas y de Capitalísimo General de sus Ejércitos, sin que faltara el fajín colorado con sus colgajos del color agualdinado, un sobretodo con chorreras de Archiduque de las Austrias, una zamarra de Duque de Brabante; un traje completo, americana, pantalón y chaleco, de Conde de Flandes; una camisa de Marqués de Luxemburgo; unas enagüillas de corp con sendos escudos bordados,

(sobre las dos tetillas ya desnudas, una color amarillento y la otra amaranto)

4uno de los Habsburgos y otro de los que siguieron a los Trastámaras.

5Tampoco podrá ver todo esto, sin duda, nuestra retratada, pero sí que logrará olerlo, ya que es harto difícil dejar de percibir la peste a carne corrompida que el interior del cajón regurgita, tan fuerte, tan fuerte que desde el propio exterior del cuadro llega a notarse.

6Pestilencia que, por otra parte, a nuestra retratada debe parecerle el más embriagador de los perfumes cuando insiste e insiste, día tras día, en seguir a la emanación de la malhuele por los desolados territorios que separan el lugar donde acabaron con él unas fiebres catarrosas,

(contraídas cuando, sin casi nada de ropa sobre sus carnes, saltara hacia el invierno y la nieve del afuera, a través de una de las ventanas de la cámara de dormir, o de no tanto dormir, de cierta condestabla de C cuando llegó al alarmado oído del ya despelotado archiduque la inesperada llegada del cornudo condestable)

7y del cual ya no tuvo ánimos ni fuerzas para moverse en vida, hasta el lugar otro donde recibirá, alrededor de él, mármoles traídos ex profeso de la Italia y, sobre él, alabastrina estatua yacente lo más parecida posible a su persona en vivo cuando, vertical todavía y sin encajonar entre maderas preciosas, no dejaba ocasión de buscar, aunque no tan en frío ni por el otro lado del biombo, lo que tú ahora, amigo mío, puedes ver en el cuadro.

8Lo cierto es que nuestra retratada a la caja no ceja en seguir tercamente. Y a lo que atesora dentro, pues tesoro y bien tesoro, aunque pocho, es para nuestra retratada su contenido.

9Sus cocomitivos,

(siempre del género opuesto al suyo, pues para mujer ya se bastaba y se sobraba ella misma y no quería otra a la que pudiera oler, ni desde el otro mundo, su antiguo desposado)

10sus acompañantes en el fúnebre viaje, le aconsejan cuerdamente sobre la urgente necesidad de hacer donación definitiva del contenido del cajón a la que nadie puede evitar, si es que con tal y tan sesgada manera se la pudiera definir. Y no había necesidad de caminar demasiado para encontrarla. Aunque no haciéndose visible, también entre la comitiva se encontraba entonces.

11La prudente sugerencia de todos los otros

(llamando otros a todo lo que no fuera la carroña principesca, a la verdadera protagonista de esta retorcida historia)

12era expresada, es de suponer, en vista de que, sobre el embalaje, revolotea una cada vez más densa nube de negras moscardas,

(que nuestra retratada hubiera preferido que fuera de moscardones, del mismo género que el finado, huyendo así de toda posibilidad de que fuera tentado posmórticamente por el sexo contrario)

13deseosas de colocar sus huevas sobre el enferetrado, a sabiendas de que sus larvas sacarían algún provecho

(basado en una supuesta identidad entre el ser y el comer)

14de tan rico campo alimentario.

15Y no solamente se cernían sobre el ataúd los insectos creedores en una descendencia nobiliaria; también lo circunvolaban unos graznadores cuervos, más negros aún que el negro cielo, colocado en lo más alto de la general negrura.

16El Sugerente Mayor, el Consejero Principal, saca las manos del escondite formado por el ancho final de las mangas de su hábito, unidas la una a la otra, un poco por debajo de un negro crucifijo y un poco por encima de la orondidad

(que con el viaje se va diluyendo, poco a poco)

17de su abdominazo. Ya extraído el extremo de su extremidad situado a la diestra de sí mismo, señala, con el dedo índice que lo prolonga, un convento sin duda existente bajo un par de torres viejas y vistas en la lejanía, ya fuera del marco del cuadro. Se llegaba, si la cuenta no se perdió con tanto día tras día, al término de la decimoprimera o decimotercera jornada del viaje del cajón, de las moscas, de los cuervos, de nuestra retratada, de los agotados y alarmados servidores y, desde luego, de los rojinegros porteadores, cuyas capas negras aparecían teñidas de rojo a ambos lados de sus cuellos, sin duda al filtrarse a través de la tela la sangre de sus llagas producidas por la pesadumbre de tanta madera, tanto muerto, tantos días, tanta mortaja y tantos gusanos actuando no solamente sobre el contenido del cajón, sino también sobre los hombros de los hombres vivos.

18Y el señalador: « Las buenas madres que allí deben morar sin duda que acogerán con gusto, para rodearle de señales de la cruz y de otras devociones, oraciones y genuflexiones hasta la eternidad, a tan egregio occiso. » Y la irritada voz de nuestra retratada, esta vez no para sí misma, sino para que la oyera la mitad femenina de la humanidad: « ¿Monjas? Ya tuvo demasiadas fementidas féminas en su vida para que regrese junto a ellas tras el tránsito. ¡En marcha! »

19A través de la terrible estepa castellana nuestra retratada

(detrás del cajón, de los porteadores, de los cortesanos y de algún nuevo pajarraco carroñero esperanzado con hacerse con algo de los apetitosos despojos)

20se arrastra.

21Al final de la enésima jornada, cuando gusanos color malva ya surgen entre el cuerpo del cajón y su tapa, al tener que ceder las luces del enésimoprimer día a las sombras de la noche enésimosegunda

(puesto que el viaje, como no podía ser de otra más clara manera, se inició en plena primera noche)

22el cortejo acampa.

23Es armada la tienda de rico terciopelo para nuestra retratada y su ya casi coloidal complemento. No hay músicas ni siquiera fúnebres. Solo silencios alrededor y lunas negras entre nubes negras sobre la negra y suntuosa carpa, si no real, sí infantesca e infantaconsortiva.

24Nadie sabe lo que pasó en el interior del negro palacio de tela,

(a excepción, eso sí, de Aquella a la que nadie puede dejar plantada en la cita que con ella se tiene, Aquella que nada ignora de lo que acontece con los citados después de la cita inesquivable)

25nadie está enterado de cuanto sucedía allí dentro. Pero la citadora sabe conservar no solo el secreto de los muertos, sino también de los vivos que los acompañan y sobre lo que viniera a ver a través de sus cuencas vacías. Solo cuando el día que fuera desparramara su luz sobre la gris desolación de la llanura y cuando los encargados de plegar el lecho de campaña

(que no por su sobria precariedad deja de tener en su cabecera una almohada con su funda de bordes con vainica y con una jota y una efe entrelazadas y bordadas a mano)

26entran en el pabellón de campaña, solo entonces pudieron ver a nuestra retratada, a quien solo en unos días se le emblanqueciera el cabello, cómo peinaba, enfrente de un espejo de campaña, sus alborotadas canas. También pueden ver las dos improntas que solo dos cabezas reposantes pueden haber dejado sobre la enfundada

(con entrelazadas iniciales bordadas)

27almohada. También pueden ver, en una de esas huellas, unos cuantos cabellos blanquecinos y, en la otra, unos cuantos gusanos color malva, y por toda la almohada y aún por todo el catre de campaña una algarabía de canas y gusanos mezclados. Y, a los pies de la cama, un cajón como si nadie lo hubiera destapado.

Vikuñachatam uywakurqanitarukachatam uywakurqani
Canto kechua anónimo

You’re having an affair with a goat!...
(Long pause, factual) Yes.

Edward Albee, The Goat, or Who is Sylvia?

... fill your stomachs.
Please you eat of it.
William Shakespeare, Titus Andronicus

Table des illustrations

Légende Vikuñachatam uywakurqanitarukachatam uywakurqaniCanto kechua anónimo
URL http://books.openedition.org/pulm/docannexe/image/5973/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 62k

© Presses universitaires de la Méditerranée, 2016

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search