Version classiqueVersion mobile

Unos Kuantos Kuentos Kontados por un Kretino (El idiota de Luis Riaza)

 | 
Luis Riaza

Maleficio

(Variaciones sobre un tema de ligazón y hechicería)

Texte intégral

En memoria de
Rodrigo Méndez de Silva, puesto en questión de tormento en el año del Señor de 1659
(Recogido por Julio Caro Baroja en su libro
Los judíos en la España moderna y contemporánea)

1Documento número uno

2En la villa de Fuentivieja de Montes a dieciséis días del mismo mes y año estando en su aud.a de tarde el dr. don Lorenzo de Sotom.or del Consejo de su Mag.d de la Santa Gen. Inq.on mandó traer de su cárcel secreta a una mujer la qual siendo presente prometió de decir verdad así en esta Aud.a como en todas las demás que con ella se tubieren hasta la determinaçión de su causa y de guardar secreto de todo lo que viere y pasare sobre este negocio preg.da como se llama de donde es nat. y que edad y off.o tiene y quanto a que bino presa

3dijo que se llama Bernardina natural de la villa de Modúbar del Pinar vec.a de dicha villa de dieciocho años y seis meses largos de vida y que está presa dos años y seis meses largos

4preg.da sobre qué familia sangre y genealogía tiene se declara de la forma siguiente

5dijo que hija de Bernardina Cordero Acuña vec.a de Celorico de Lozana soltera que fue hija de Bernardina Hernández Vega vec.a de Portela de Campos soltera que fue hija de Bernardina Morón Meneses vec.a de Nanclares de la Emparedada soltera que fue hija de Bernardina Padrón y Henríquez vec.a de Modúbar de la Oca soltera.

6Este reo fue presa en cárcel secreta con sequestro de bienes por testificaz.on que hubo contra ella de ser practicante de actos de ligazón y hechicería con pertinaçia en todos dos de los quales fue sufridor el testificador que declaró haber tenido a dicha bernardina a su servicio y crianza según consta en el acta de la Aud.a que de su voluntad pidió y se le dio (folio 40 r) en m.d por el sr. d. Lorenzo de Sotom.or del Consejo de su Mag.d de la Santa Gen. Inq.on puesta de dieciséis del mismo mes y año.

7Y en aud.a de diecisiete días del mismo mes y año el d.ho reo declaró no tenerconocimiento de porquése le poníaen prisiónlocual continuó declarando en aud.a del dieciocho del mismo mes y año y en las tres moniçiones hordinarias no dixo cosa de nuevo por lo que recluida la causa a prueba y ratificado el test.o y denunciador se mandó por los s.res inq.res l.dos d. Gregorio Cid de Carriazo, d. Franc.o Esteban del Bando y por hordinario (folio 42r) de Fuentevieja de Coca d. Pedro de Cano velasco fuera puesta en questión de tormento ad arbitrium que se ejecutó en aud.a de veinticuatro del mismo mes y año y estando en la cámara del tormento

8fuele d.ho diga la verdad o se mandará entrar al ministro

9dijo que todo es verdad, pero que no conoce la verdad que se quiere que diga

10fuele d.ho que especifique que cómo es verdad

11dijo que aquello es como fue, y que lo es todo lo demás

12entró y juró el ministro

13dijo que no tiene memoria de cómo fue así

14fuele d.ho diga la verdad o se mandará desnudarla

15dijo digo la verdad y que la verdad es que yo estaba allí en la casa porque desde antes no serían más de las seis de empiece de tarde me encaminaron a ella y como de pleno verano todavía fregaba un buen sol de chicharras contra las tapias llenas de los jaramagos que olían al calor de las cinco y en aquello me acompañaba mi parienta y me acompañaba también otra mujer que no tengo memoria de quién

16fuele d.ho diga la verdad o se mandará echar desnuda en el potro

17dijo digo la verdad y sírvase el S.rio indicarme lo que es más verdad

18no se quiso desnudar echándose al suelo diciendo que la matasen y fuele d.ho diga la verdad no se quiera ver en tanto trabajo

19dijo que la verdad es que la otra era otra parienta también otra abuela o tía o tía abuela y que también es más verdad que iban las dos de conversación por entre las tapias de las callejas una a otra platicando sobre la manera como me habían aleccionado para mi conveniencia y aprovecharme de aquella noche por delante si no quería perder una oportunidad tan hermosa por haberse fijado en mi poca persona el amo y que de ello dependía mi prosperar por delante y luego ya ni callejas ni tapias ni jaramagos solo la del huerto de detrás de la casa que estaba oscura por dentro después que una abuela o una tía abuela sacó una llave así de grande de la faltriquera y entramos todas al ya dije como boca de lobo en cuanto tía puso la madera de cuarterones entre el mucho solazo de afuera y el allí dentro sin saber a qué olía en medio de lo tan cerrado tan pegajoso hasta que tía o tía abuela encendió el candil que debía de saber dónde estaba porque lo hizo a purito a tientas y era a ajos el olor que allí mismo vi la ristra colgada de la otra puerta también cerrada solo una rayita de luz por debajo y un poco de pelusilla rastrera al sol que debía de haber en la otra habitación a la que debía de dar la puerta y a la del candil también viose que había una ventana pero que tenía los cuarterones también a piedra y lodo y tía mejor así para lo nuestro colgó el candil de un clavo puro que no había otro donde sentose debajo de los ajos en una silla de anea de las dos sillas de anea que había que no había más sillas ni más mesa ni más cómoda ni más muebles y la otra tía abuela se sentó en la otra silla de anea y yo a quedarme de pie y tía dejó el capacho en el suelo al lado de la como cómoda que había y después de un suspiro llega una como remolida con todo este trajín luego ay dios bendito y no dijo más

20fuele d.ho diga la verdad no se quiera ver en tanto trabajo

21dijo que no se acuerda de qué es verdad o más verdad de lo que dixo

22fuele d.ho que no quiera condenar su alma con poca verdad

23dijo que toda la verdad es que no pronunció ninguna abuela nombre santo ninguno ni sacó de la boca bendición para el Bendito Dios después de que dijo lo de la molienda y el trajín sentada como muda y la otra descolgó la ristra la echó sobre el hogar del rincón y no sé de dónde sacó un fuego para hacer fuego con los ajos y la otra maldito olor y la otra fue cuando dijera vete a cerrar esa ventana de ahí y la otra se levantó de la otra silla de cuero y cerró la ventana de los cuarterones que tanta luz dejaba entrar al cuchitril y dixo mejor así no vaya algún alma a fisgonear desde afuera y ya no viose nada hasta que tía abuela encendiera el candil

24fuele d.ho diga la verdad no se quiera ver en tanto trabajo

25dijo que a no ser que fuera más verdad que abrió la puerta de la otra habitación y los cuarterones de la otra habitación sí estaban abiertos a debía de ser el corral de atrás pero no estaba abierto el cristal que estaba sucio un moscón zumbaba contra el cristal queriéndose ir al sol que restregaba los hierbajos del corral delantero y tía abuela con el pañuelo que se quitó de la cabeza como un zurriago contra el pobre mosco que se fue al suelo de los muertos y cesó el aleteo y la abuela al patasarriba del mosco tú tampoco te habrás de enterar de lo nuestro y cerró los cuarterones sobre el sucio cristal pero antes de lo oscuro pude ver en el otro cuarto una cama que abultaba como si el mullido de debajo fuera de muchísimos colchones y tapacolchones y también pude ver en la pared colgado un me pareció Santocristo de hierro por la negrura del fierro pintado de negro

26fuele d.ho diga la verdad o se le mandará ligar el cuerpo

27dijo que por el Alto y Santo Dios que no me acuerdo

28fuele d.ho no nombrara tan alto y santo nombre y ligósele el cuerpo

29dijo que la más verdad es que dejó de ver la otra habitación y pudo ver clara y bien claramente que la pared que amarilleaba de puro resol y del sesgo de las tres de la tarde estaba desnuda y sin hierro colgado y un buen rato así hasta que tía abuela cerró el cuarterón y la puerta no me acuerdo de qué habitación y tía se sentó sobre los cuarenta colchones y dijo tía sentada en lo mullido ofenden otras candelas que las llamas alzose de la silla de anea donde estaba sentada y dijo tía abuela descansa hasta que te preparemos y yo senteme en el suelo pues no había ni cama ni sillas de anea o de cuero donde hacerlo y tía cogió el capacho y dixo estate calladita y no comentes nada galana y la otra aunque vieres lo que no esperabas de ver y la otra puso el capacho sobre la mesa del centro de la habitación de la cama o de la habitación que no tenía cama ni mesa en el centro y sacó no del capacho sino de debajo de los manteos un anillo con un pedrusco rojo y piedrecitas de otros colorines alrededor y rio tía el amo estará loco buscando su anillote y la otra agüela también a reírse con decirle que lo encontramos al barrer el patio o las escaleras y la otra tornó a reír y yo estaba ni esta boca es mía como me habían dicho las tías

30fuele d.ho diga la verdad o se mandará ligarle los brazos

31dijo mátenme si en esto niego alguna cosa y me digan ay señores si merezco esto y ay señores por qué esto hay en el mundo

32ligósele el brazo derecho

33dijo ay Dios mío aguárdense ay que ya me acuerdo ay desdichada de mí que la más verdad es que yo no podía un momentico más estar callada como me habían dicho y pregunté cómo se lo habían sacado al señor amo del dedo y tía que con el ungüento ni se había apercibido de ello cuando le besó la mano por las muchas gracias y deferencias que con ella y con su sobrina tenía dijo que le dijo y yo a preguntar que qué pasaría después y tía que el señor creería llevarlo todavía que tal era el poder de la pócima que le dieron en las sopas y yo a darle otra vez a la curiosidad y que cuánto tiempo duraría el poder de la pócima y tía día y medio o poco más que para eso cargué un poco la mano al espolvorear las sopas y la tía que no hablaba y solo reía riose y la risa le sonaba como seca calabaza agitada de un lado para otro y con piedras por dentro y tía sacó del capacho una figura seguro que de madera como de dos pies de alto la cara tan divinamente tallada que era toda la del amo y ni el bigote le faltaba en la talladura y no sé si aquello justo debajo de la barriga así de grande más de un palmo sería en proporción como lo del amo ya que nunca se lo viera y menos así de tieso

34fuele d.ho diga la verdad no se quiera ver en tanto trabajo

35dijo que todas las veces que lo viera al amo aunque sin que el amo lo supiera aquella cosa del amo ella no sabía si en la proporción correspondería con la estaca del muñeco bajo el ombligo pintado de colorado y también de colorado la punta de la cosa gorda como un dedo gordo de persona pero que al muñeco era como si al amo le hubiera salido un árbol en las mismas partes y no creo fuera para tanto lo del amo aunque al amo no le faltaba redañez o como se diga y agüela sacó ungüento y empezó a embadurnar la cosa y la punta de la cosa que no sé cómo se llama en los hombres

36Fuele d.ho diga la verdad no se quiera ver en tanto trabajo

37dijo que la verdad es que aquella verga de madera más que de muñequito pareciome de caballazo y tanto era así que cuando abuela quiso ceñir a lo saledizo de debajo de la barriga el anillote no pasó el anillote ni de media punta colorado a pesar del ungüento y mas ungüento y abuela dejá de insistir y es bastante con que se sostenga un poco para la cuestión de las aguas y la otra pero antes la paloma tiene que probarlo y la otra se me vino a la silla y anda paloma descúbrete un poco ese pechito lindo pero yo me quedé el corpiño en su ajuste y las teticas en sus estuches de crudillo bien guardaditas que me daba una como mucha vergüenza a pesar de ser ellas parientas de toda la vida y todas dos de mi misma sangre y género

38fuele d.ho diga la verdad no se quiera ver en tanto trabajo

39dijo que todo ello me parecía verdad entonces pero que ahora me parecía que la verdad es que no tuve vergüenza ni impedimento en seguir los mandatos de la parienta cuando me dijo sácate uno del corpiño y yo que cuál y abuela da lo mismo uno que otro que los dos serán como dos tocinillos de cielo para el amo y yo lo saqué del corpiño no recuerdo cuál

40fuele d.ho diga la verdad no se quiera ver en tanto trabajo

41dijo que se sacó la tetica de la parte izquierda del corpiño y abuela descoronó de anillo la punta de la cosa del muñeco y el anillo estaba un poco frío sobre todo cuando coronó con él la punta encogidilla de mi tetica derecha y la tía riose y no estaría así de encogidilla si la cosa fuera la otra cosa del amo y no de mentirijillas de madera sino de carne de verdad del amo y lo frotaba y lo refrotaba mientras decía y redecía qué pico más coloradín tiene el pichón este y la otra vaya par de pichoncitos que el amo va a cenarse esta noche y la otra agüela y más si se viene de su casa sin cenar pichones de estos que los del ama hace no sé cuántos años que no los prueba ni le viene apetecencia de gustarlos y la de la calabaza hizo sonar otra vez las piedras de debajo de las escápulas y pero lo importante es que el talismán se conozca las humedades de la cuevuca y no sentí nada pero que nada de vergüenza en alzarme las sayas y bajarme todo lo que por debajo me tenía que bajar y me estuve quietuca cuando tía me dijo estate un poquito quietuca cordera el anillo ya no estaba frío solo un poco de daño no sé si con el rubí o como se llamara el pedrusquillo o con la uña del miñique de agüela allí enredando y luego tía es bastante ya y volvió a coronar la cosa del de madera con el anillo que ya dije no pasaba apenas para abajo ya que la cosa rampaba para arriba como culebra picona luego la tía agüela hurgó por los fondos del capacho y sacó el pañuelo negro que todavía debía tener entre los nudos lo que cogimos cuando yo también fui con ellas a los ribazos del camposanto y cortamos de las matas que tías bien se sabían de modo que desató el pañuelo mientras la otra tía ponía teas en las cenizas en que se habían vuelto los ajos aunque todavía debía guardar un ciertejo rescoldo el hogar pues tía sopló hasta que salió humo y luego llamita y luego llamas de los sarmientos que puso encima y puso encima las trébedes y encima el cacillo y no tardó el agua en hervir y echó dentro del cacillo algo de dentro del pañuelo diente de muerto o león verde o pedo de lobo o clavillo de víbora que de todo cogimos aquella noche de san Silvestre pero no me sé cuál de todo echó agüela al cacillo y a poco las como patitas de bichos secos empezaron a danzar entre las burbujas que reventaban en la superficie del agua como tripas de sapos y abuela fue y retiró el cobre del fuego y dándome las anchas del mango pruébalo paloma pero apenas me llegó a los labios cuando tía me lo quitó y no fue ahora la calabaza la que hizo sonar las piedras de sus adentros sino el gargajillo subebajándola por el garguero al reírse y esto no es para ti golosona pero diome tiempo a conocer que sabía a riquísimo malvavisco

42fuele d.ho diga la verdad no se quiera ver en tanto trabajo

43dijo que la buena verdad es que sabía a topo de tumba luego tía vertió la mitad en un vaso verde y al caer el chorrito era de buena color tirando a lindo verde y lo puso sobre un plato verde y lo arrimó de rosquillas que ya venían preparadas en el capacho que parecía sin fondo y hasta eran las rosquillas de buen mirar con su azuquíllar natural por encima y el otro medio cacillo de líquido lo dejó caer por el brocalillo del cobre poco a poco sobre el muñequejo diría una que lo estaban bautizando solo que en lugar de mojarle el cogote le estaban regando la parte todo tiesa adornada de sortijón mientras decían a dúo las dos abuelas palabras que no recuerdo

44fuele d.ho que acabe de descargar su conciencia diciendo verdad o se proseguirá con la diligencia del tormento

45dijo ay qué cosas hay en el mundo para una pobre desgraciada

46fuele d.ho diga la verdad no se quiera ver en tanto trabajo

47dijo que se acuerda de pe a pa la letanía que las dos agüelas a una sola voz iban mascullando como entredientes pero como de carrerilla según le iba cayendo el mojecillo sobre la punta colorada yo te bautizo en el nombre del Oscuro y más yo te bautizo en el nombre del Belisario y más yo te bautizo en el nombre del Subterráneo y más yo te bautizo en el nombre del Cornudo y luego sal de la ampolla ampollona de noventa y nueve caras y luego vete al hombre que digo y pícale en las bolas de debajo y luego se lo traigas a la palomuca cogido de las coyunturas del corazón y luego vete al hombre como este de madera pero en carne y luego con tus escamas lo rasques la piel de las entrañas y luego se lo traigas y se lo presentes a esta devota que te bebe y luego se lo traigas con las bolas fuera de sí y luego un ratico calladas y luego el murmullo a la par otra vez que yo no riego aquí con agua de amapolas ni con agua de mimbral ni con aguavirgen de albahaca y luego que yo riego con leche de tus venas y con vino de tu sangre y luego anda bebe y yo hasta que no quedó ni gota en la vasijilla y tía o abuela con esto vendrá aunque estuviera de cuerpo presente y la de solo reírse parcheó de piedras lo esquinudo del pecho y la otra ahora ya puede quedarse solita la chotita hasta que se presente el bien reclamado y la otra descubriendo los dos últimos colmillos para enseñar más que dejar oír su risa seguro que viene preparado igualito que este señalando la parte recién regada del de madera y ya fueron los últimos colmillos de ver y las últimas piedras de sonar una agüela se envolvió en su manto y la otra se embozó en el suyo y salieron y yo me quedé solita sentada en el suelo y pasó tiempo y el candil chisporroteaba en las últimas ansias de aceite seguro que ya sería de noche de verdad en el mundo todo y no solo de adobes para adentro y pasó tiempo y ladró perro a la luna que ya debió de salirle a la noche por encima de los nogales que otros árboles no había por encima de las tapias del huerto y salió también ventarrón y en medio de él unos pasos por la calleja delantera pero que pasaron sin quedarse a la puerta quién sería con lo apartada que quedaba la casuela y pasó tiempo y ni un alma en horas y horas que pareciéronme puros siglos de tan estiradas la llama temblona acabó por morirse y allí a oscuras viento y más viento arreció el zurrido contra las ramas de los olmos de por encima de las tapias del huerto que otros árboles no había y las ramas debieron irse a calvas las hojas por el suelo o naufragando por lo rizoso de los charcos si es que el hielo no las dejaba enrizarse ladró el perro de antes u otro no sé aunque siempre era como si los perros coloquiaran con los masallases auuuuu auuuuu auuuuuuu y más auuuuuuuuues como en pena y tanto me amedrentó todo que para alejarme solo fuera un tabique de barro me pasé a la otra habitación me puse de rodillas con los codos a los colchones y empecé a buscarme por dentro el principiar de algún avemaría

48ligósele el brazo derecho

49dijo ay ay ay que no me acuerdo ay ay ay es que no hay justicia en la tierra fuele d.ho diga la verdad no se quiera ver en tanto trabajo

50dijo que la verdad es que pasé a otra estancia si es que había otra estancia y me quedé en la estancia en que estaba y vi cómo la llama del candil andaba todavía recia y el hogar andaba todavía con su fueguito que yo avivé pues solo tuve que escupir y de la llamita salió una lengua de fuegazo que me sirvió de mucha confortación por la forma que tenía pues ni los cuernos eran a faltarle y justo entonces me oí otros pasos de botas rojas que esta vez no dejaron de pararse delante de la puerta y en lo que el de afuera tardó en meter la llave en el agujero y desdoblar las vueltas con que debieron encerrarme las agüelas que no solo hubieron de tener sus artes para hacerse con el anillo sino a más con otra llave y yo tuve solo tiempo de pasar a la otra habitación y cerrar la puerta entre las dos habitaciones y sentarme en la única silla cabe el espejo todavía repetidor aún con sus nieblas y desde allí sin volverme vi las bocanadas de nieve emborrascada que se me venía encima a la par del hombre de las botas rojas y el tabardo nevado y también las cejas y el bigote chorreando aguanieve debió de quitarse el tabardo y tirarlo sobre una de las tres o cuatro sillas de anea que no había más y luego el sombrero hongo cubierto de nieve que ya derretía sobre una silla más y entonces viome a quinqué alzado en la mano derecha y no dijo siquiera qué demonios haces ahí sentada en el suelo ni luego supongo que debes andar algo loca sino que dijo vaya noche de perros que hace yo tratando de hablar pero sin poderle sacar nada a mi lengua aunque bien que me habían advertido las tías y las abuelas que algo hay que decir cuando habla el señor amo luego el señor amo dijo qué demonios haces ahí sentada en el suelo y luego supongo que debes andar algo loca yo sin poder palabra todavía y entonces señor amo no irás tú también a comenzar con los remilgos y el callarse de las otras tú morenita yo sin poder ni que sí ni que no la barbilla se me cayó sobre las rodillas encogidas dos punzones de huesos bajo la tela amarilla y por delante abrazándome con las manos tapadas con las mangas amarillas del vestido las piernas tapadas por las faldas amarillas y yo sin poder

51fuele d.ho diga la verdad o se le mandarán ligar los pies

52dijo digo la verdad y la verdad es la que he dicho y aunque eche por esos trigos no puedo decir más verdad

53ligósele el pie derecho

54dijo aguarden por amor de Dios los Señores que me quiebran el pie ay mi Dios ay mis Señores católicos que me estoy acabando

55fuele d.ho diga la verdad no se quiera ver en tanto trabajo

56dijo que la verdad es que me pasé a la otra habitación con solo la cama y un jergón escuálido y ni un mal mueble más ni un mal crucifijo en la pared ni un mal espejillo en que mirarme el buen o mal agrado que el señor amo por llegar podría tener de mi persona y como no encontrara nada con que atusarme ni aun a ciegas me di a la resignación de mi aspecto y al aguardar que la vela se fuera consumiendo

57ligósele el pie izquierdo

58dijo tenga señor don Lorenzo y diga al Sr. ministro que se tenga que no sé de qué tengo que acordarme

59fuele d.ho diga la verdad no se quiera ver en tanto trabajo

60dijo que la verdad es que me pasé al segundo cuarto y del segundo cuarto al tercer cuarto y aún del tercer cuarto al cuarto cuarto y en la puerta del armario que había aunque como picado de viruelas había un espejo y abrí la puerta del armario y dentro estaba vacío pero en el único cajón de la mesilla de noche encontré peines y pinceles y en el segundo cajón de la mesilla de noche polvos y tarros con pomadas y otros ungüentos de bien oler y cuanto a una pudiera apetecerle para adobarse y el tiempo de aguardar la llegada del señor amo me lo pasé en un santiamén dándome color en los carrillos y en el pico de la cara y en los picos de los pechos y aceite de gloria en los sobaquillos y en las ingles no sé si era a menta o a alcanfor o a almizcle o a almendra de sándalo todo por todas partes y en esto oí unos pasos como si vacilaran a quedarse a la puerta de más allá del otro cuarto y volví a la otra habitación poniéndome a la mejor sonrisa que me figuré en la cara y sacándome por delante lo poco o lo mucho que tuviera por debajo del justillo y abrí la puerta pero el hombre del hongo y de las botas negras no pasó tenía cara como cuando se camina de sonámbulo y cuando le cogí de la mano estaba caliente y fría y seca y mojada y temblequeteona y cuando yo le pregunté ven ¿no quieres pasar? el hombre no sé si me oyó o no me oyó pero sin contestarme y solo pasó cuando yo hice como de lazarillo y él como de ciego siempre como ausente y una vez la puerta por medio entre el bochornazo de la noche y mi recién llegadito me empiné sobre la punta de mis zapatos amarillos para hablarle al oído y procuré que los cuernecillos de mi medio cuerpo se le apretaran sobre lo poco que traía solo una fina camisa que para qué más con toda aquella calor que ni aun en la media noche que sería cejaba vaya verano que nos enviaba el buen Dios

61fuele d.ho diga la verdad no se quiera ver en tanto trabajo

62dijo aquella calor de pleno invierno que nos enviaban los demonios del verano y más acercándome al oído ¿No va a decirme nada mi señor oso? Y más dejándome contra él y él sin contestarme aunque yo ya no le pinchaba solamente con mis dos cuchillitos en punta sino con todo lo que podía aún puramente colgada de su cuello y entonces los temblores se le fueron a más tanto que yo bien creía iba a darle el sanvito y cerró los dos ojos y tan apretado que tambien le tembloneaban los párpados y bien con apuros que me lo senté en la silla y cuando estuvo sentado comenzó a decir no no no no aunque solo con la cabeza todavía no sabía a como sabía su voz ni cuando al sentarme sobre sus rodillas ni cuando le dije bueno osito tonto ¿Qué te pasa? Ni cuando mordisquillos con la puntita de mis dientes en lo mullidito de la oreja que estaba fría y caliente y seca y mojada y yo a mi insistencia osito osito ositín a cada mordisquejo pero lo sentía debajo de mis nalgas tan frío y dormido como lo demás una pura camisa de culebra lo que allí se traía puramente muertito del todo y acordeme entonces del consejo de tías para estos casos en que el ungüento y el anillo coronando la culebra picona del muñeco hubiera sido a poco o quién sabe dónde estaría la fallería y me fui por el plato de los dulces espolvoreados de como inocente azuquillar pero en realidad levantamuertos sin inocencia y aunque hubo casi que metérsela entredientes probó una rosquilla y luego fue más fácil lo de beberse un trago del vinillo y rompió por fin y se desató como si la lengua se le hubiera vuelto un molinillo de tan deprisa cabra cabra cabra cabra y luego me preguntó creo ¿Por arriba o por abajo? Y yo sin saber qué quería el amo que yo entendiera y para abrirle la locuacidad me puse a darle una y otra y otra hasta dejar el plato verde sin rosquillas del todo y del contenido de la vasija verde ni una gota y todavía más deprisa de la lengua que parecía ya imposible de parar anda cabrita date prisa ponte cabrita y yo sin saber qué era lo de ponerme y le pregunté que cómo me tenía que poner pero el señor amo no se paró en más explicaciones pues ya se me venía a borbotones encima y con tantos pellizcos por mi arriba y mi abajo y mi delante y mi detrás que el cuerpo se me hizo un puro verdugón y el amo sin parar de darle a la tenaza aún tuvo tiempo de echar una de las cuarenta manos a la última rosquilla con un saben a gloria mismísima y se la zampó de toda vez y aún preguntó ¿No hay mas vino de ese? Y empinó de la vasija y se bebió un buen trago sin darme tiempo a contestarle ni que sí ni que no y ya sin parar de contarme que estaba en casa cenando tranquilamente con el ama bajo el toldo del patio y le entró como una picazón de las más raras por las partes y que se tuvo que levantar de la mesa dejando al ama con sus quétepasas y sus dóndevases en la boca y echó a andar sin saber dónde quería ir y donde quería ir a parar ahora lo sabía que era a esta casa de la cabrita yo le dejaba hablar mientras aprovechaba a lo mío cosquillas y más cosquillas restregueos y más restregueos y otras artes que manda el oficio cuando ya no quedan más golosinas en los platos verdes y una tiene que dejarse de ayudas de agüelas y valerse de por sí y vaya si me valí que no tardó en llevarme en un puro vilo hasta los cuarenta colchones gritando que nos oyeron las ánimas de los purgatorios ábrete cabrita ábrete puta y como un loco a desanudarme los entrecruzados de guardia amarilla y a dejar mis cueros a la aunque fuera poca luz y luego lo demás de siempre pero con tal saña que me dejó preñada en un vuelo

63fuele d.ho diga la verdad o se le mandará poner el cordel para la mancuerda

64dijo por amor de Dios que me digan lo que falta

65ligósela

66dijo que de verdad quiero saber lo que falta que no resisto más ay Dios

67púsosele el cordel

68dijo ay ay ay que no me acuerdo

69fuele d.ho diga la verdad o se mandará dar la primera buelta de mancuerda

70dijo que no lo sé justicia por amor de Dios por amor de Dios que no lo sé misericordia a una triste mujer hacerle esto que no lo sé señor don Lorenzo que no lo sé ay ay

71executose

72dijo ay Dios ay Dios que no sé lo que se quiere que sepa misericordia que me estoy muriendo señores

73fuele d.ho diga la verdad no se quiera ver en tanto trabajo

74dijo que por el alto Dios eterno le suplico señor don Lorenzo me diga lo que falta

75fuele d.ho diga la verdad o se le mandará dar la primera buelta al trampaço

76dijo ¿Niego yo algo para este rigor?

77fuele d.ho al ministro diera una vuelta al trampaço

78dijo ay señores ay

79executose

80dijo ay ay ay

81afiançose

82dijo ya no siento las piernas

83fuele d.ho diga la verdad o se le mandará dar la segunda buelta de mancuerda

84dijo tenga tenga señor Presidente ¿No lo he dicho ya? ¿Qué he hecho yo para que me maten de esta manera?

85fuele d.ho que diga la verdad o se mandará entrar otro ministro

86dijo por el Santo Dios que me digan cuál es el final que sus señorías quieren como verdad y adónde tengo que volver para variar a verdad

87entró y juró otro ministro

88dijo que estaba el hombre sobre la anea y yo sobre sus regazos dándole ocasión al ojo suyo que parecía como ausente talmente otro ojo puesto a rosca en su cara a que entreviera carnes morenitas revueltas con cintas amarillas y al olfato suyo a que oliera mentas almizcles alcánfores sándalos y algo de sudorcillos secretos que a veces espabila más que untanzas y algalias y aun al gusto suyo que pudiera sobrevivirle una salivilla como miel que le iba dando de pico a pico mas lo cierto es que el cuitado me continuaba tan mustio de centro como antes ya no sabía una qué se inventar para tal trance desengañada de encontrar explicación al negocio y en esto habló y no como del todo despierto no quiero pecar de lujuria por cierto había que dar que poseía un talismán o cosa tal que le ponía a cubierto no ya de mis diligencias también de liquidillos y pasteles amén de los espíritus rosquilleros con que tías o abuelas les hubiesen sazonado por dentro y por fuera no quiero pecar de lujuria y otra vez no quiero pecar de lujuria sin parar hasta que paró y sin que en la pausa me diera tiempo a aprovecharla con pellizcos o salivillas principió otra musitación de palabras que ponían una dulce terneza a sus murmullos diríase se trataba de una boca de cielo y entonces juro sí que descubrí que tenía apretado un algo en el puño que juro sí antes le había visto entre las escápulas medio enterrada en el tanto bello como de oso del pecho pendiente de una cadenita que le daba vuelta por detrás del cuello y juro sí que descubrí la medallita cuando la tomó entre dos dedos y la adelantó hacia mí con un resplandor que casi me ciega a pesar de la rala claridad de la vela y juro sí que me subió un refrescor por los huesos arriba que me forzó a caer de hinojos junto a las botas de cuero amarillo y en eso mismo que paró el viento y cesó la locura en las ramas de los olivos del huerto y juro sí que cuando descendió su mano a mi cabeza no era de peso diríase hecha del mismo resplandor de antes y juro sí vile los huesecillos de los dedos lucir dentro de la carne y juro sí que me invadió vergüenza y pesar pero dulces y me rodaron dulces lágrimas mejillas para abajo y entonces alzó la traslúcida mano y la movió a los cuatro aires mientras se me vencía la cabeza hasta los últimos límites del arrepentimiento por haber hecho lo que anteriormente dije que hice y hasta los últimos límites de la humillación pero dulce y oí que decía llora llora chotita llora ternerita te hará bien y yo seguí piando quedito hasta que se me derritió todo el mal como un aire malhuele que se escapase de mi ánima corrompida reintegrando mi virginidad a su natural sosiego.

89Documento número dos

90(Prosecución al folio 141r)

91En la villa de Fuentinueva de Campos a dieciséis días del mismo mes y año estando en su aud.a de tarde el dr. don Lorenzo de Sotom.or del Consejo de su Mag.d de la Santa Gen. Inq.on mandó llamar un tes.o al qual hizo prometer decir verdad en quanto fuere preguntado no quisiera verse en questión de tormento.

92Pgd.o cómo se llama de dónde es natural qué edad y ofi.o tiene

93dijo que se llama Lorenzo de Sotomayor que es natural de Fuentevieja de cuarenta y muchos años y de oficio partero

94pgd.o sobre si ha reconocido en su cárcel secreta a la presa que fue puesta en questión de tormento en la fecha fijada

95dijo que la reconoció por sí y por con auxilio de dos ayudantas todas dos de oficio parteras que la tuvieron abierta de extremidades bajeras y que del examen declara y puede hasta jurar sí que posee una membrana o telilla que cierra en su total la parte interna del portalico bajero sin que pudiera comprobársele señales de recosidos ni pegazones en el referido agujero lo que hace cierto y seguro no haber penetrado en parte tal miembro ni industria algunos que los haya mudado de su primitiva natura.

96Documento número uno

97(Continuación del folio 140r)

98Fuele d.ho por qué no había d.ho esto de la sosegada virginidad hasta agora

99dijo ay porque no se había acordado hasta agora

100Luego d.hos srs. inquis. y ordinario dijeron que agora y por ser tarde y otros respetos suspendían por la presente la d.ha dil.a del tormento con prestación que hacían de que si otra vez en la continuación de la causa no dixera verdad se continuaría con la dil.a del tormento quando les paresciera de pertinencia y así la mujer fue mandada quitar del potro y una vez quitada y vestida con sus ropas amarillas fue llevada a su cárcel secreta y esta dil.a se acabó a las seis en punto del día dieciséis del mismo mes y año según apuntaban el relojillo y el calendario y a lo que paresció la d.ha bernardina quedó sin lesión alguna con todo y la suerte de avanzado estado de gestación que se trajo a la cámara de la aud.a.

Te oigo mugir en medio de la noche
...
Y salgo a oírte, sin dominio, a tientas.

Rafael Alberti, Entre el clavel y la espada

Table des illustrations

Légende Te oigo mugir en medio de la noche...Y salgo a oírte, sin dominio, a tientas.Rafael Alberti, Entre el clavel y la espada
URL http://books.openedition.org/pulm/docannexe/image/5953/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 58k

© Presses universitaires de la Méditerranée, 2016

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search