Version classiqueVersion mobile

Aux premiers temps de l’Inquisition espagnole (1478-1561)

 | 
Raphaël Carrasco

Deuxième partie. Documentos

Tercera sección: Historiadores, críticos y leyenda negra

Texte intégral

ANDRES BERNALDEZ, CURA DE PALACIOS, HISTORIA DE LOS REYES CATÓLICOS DON FERNANDO Y DOÑA ISABEL

CAPITULO XLIII

1Del comienzo de la heregía e del comienzo de la Inquisición e de quando ovo su inclinación la mosaica pravedad, y castigo de las ceremonias judaicas.

2La herética pravedad mosaica reinó gran tiempo escondida y andando por los rincones, no osando manifestar, y fue disimulada y dado lugar que por mengua de los Prelados, e Arzobispos, e Obispos de España que nunca la acusaron, ni denunciaron a los reyes, ni a los Papas según debían, y eran obligados. Ovo su comienzo esta heregía mosaica en el año de Nuestro Redemptor de 1390 años en el comienzo del reinado de Castilla del Rey Don Enrique tercero de este nombre, que fue el robo de la judería por la predicación de fray Vicente, un santo cathólico, varon docto de la orden de Santo Domingo que quisiera en aquel tiempo por predicaciones o pruebas de la Santa Ley e Escriptura convertir todos los judíos de España, o dar cabo a la inveterada e hedionda sinagoga. Predicóles mucho a los judíos, él e otros predicadores en las sinagogas, o en las iglesias, o en los campos; y los rabíes de ellos, por la Escriptura de la Santa Ley, profecías y experiencias de ella, todos eran vencidos o no sabían qué responder. Empero embocados, e con aquella glosa del Talmud que ficieron los dos rabíes Rayate, e Ravina, después del Nacimiento de Nuestro Redemptor, quatro cientos años, la qual tenía en escritura tanto como diez veces la Biblia, o la enviaron por todo el mundo donde quier que había judíos para los esforzar, porque vían de todo caer la sinagoga. E en la dicha glosa había muy grandes mentiras, e intrincados argumentos. E así como Moisés en su tiempo hacía, aquellos dos rabíes firmaron aquel grande y descomulgado libro del Talmud; y pusieron so pena de muerte espiritual que ningún judío sabio, ni simple, fuese osado contra aquellos preceptos ir ni venir, ni diesen otra predicación ni otra doctrina, lo qual fue la perpetua damnación de esta generación; niegan la verdad, o están ignorantes de ella; y por eso para con ellos es dicho contra negantes veritatem nulla est disputatio. Así no pudo fray Vicente convertir sino muy pocos de ellos; y las gentes con despecho, metiéronlos en Castilla a espada, y mataron muchos, e fue un concierto que fue en toda Castilla, todo un día martes. Entonces veníanse a las iglesias ellos mismos a baptizar, e ansí fueron baptizados y tornados christianos en toda Castilla muy muchos de ellos; y después de baptizados se iban algunos a Portugal e a otros reynos a ser judíos; y otros, pasado algún tiempo, se volvían a ser judíos donde no los conocían, e quedaron todavía muchos judíos en Castilla, y muchas sinagogas, e los guarecieron los señores, e los Reyes siempre por los grandes provechos que de ellos habían; e quedaron los que se baptizaron christianos y llamáronlos conversos; e de aquí ovo comienzo este nombre converso por convertidos a la Santa Fe; la qual ellos guardaron muy mal, que de aquellos, y de los que de ellos vinieron por la mayor parte fueron y eran judíos secretos, y no eran ni judíos ni christianos, pues eran baptizados, mas eran hereges, y sin ley, y esta heregía ovo de allí su nacimiento como habéis oído; e ovo su impinación e lozanía de muy gran riqueza y vanagloria de muchos sabios e doctos, e obispos, e canónigos, e frailes, o abades, o sabios, o contadores, e secretarios, e factores de Reyes, o de grandes señores. En los primeros años del reynado de los muy católicos o christianísimos Rey Don Fernando y Reyna Doña Isabel su muger tanto empinada estaba esta heregía, que los letrados estaban en punto de la predicar la ley de Moysen, e los simples no lo podían encubrir ser judíos; y estando el Rey y la Reyna en Sevilla, la primera vez que a ella vinieron y el Arzobispo de Sevilla, Don Pedro González de Mendoza, Cardenal de España, había en Sevilla un santo y cathólico hombre, fraile de Santo Domingo en San Pablo, llamado fray Alonso, que siempre predicaba y punaba en Sevilla contra esta heregía; éste y otros religiosos y cathólicos hombres, ficieron saber a el Rey y a la Reyna el gran mal y heregía que había en Sevilla; sometieron el caso al Arzobispo que lo castigase y ficiese enmendar, y él fizo ciertas ordenanzas sobre ello, o proveyó de ellas en la ciudad y en todo el Arzobispado. Puso sobre ello en la ciudad diputados de ellos mismos, y con esto pasaron obra de dos años, e no valió nada, que cada uno hada lo acostumbrado; e mudar de costumbre es apartar de muerte.

3¡O jera pesima, fomes pecati, nutrimentum facinoris, pabulum mortis! ¡O bestia fiera, malvada, disforme pecado, nudrimento de traición, hallamiento de muerte, perdimento de vida!

4Podéis saber que según lo vimos en qualquier tiempo, que esta fiera pésima es la heregía, y como en aquel tiempo los hereges y judíos malaventurados huían de la doctrina eclesiástica, ansí huían de las costumbres de los christianos. Los que podían escusarse de no baptizar sus fijos, no los baptizaban, o los que los baptizaban, lavábanlos en casa desque los traían; y desto se halló infinita culpa en el reconciliar de infinitos viejos que no eran baptizados; e los inquisidores los ficieron o facían después baptizar. Habéis de saber, que las costumbres de la gente común de ellos ante la Inquisición, ni más ni menos que era de los propios hediondos judíos, y esto causaba la continua conversación que con ellos teman; ansí eran tragones y comilones, que nunca perdieron el comer a costumbre judaica de manjarejos, o olletas de adefina, manjarejos de cebollas e ajos, refritos con aceite, y la carne guisaban con aceite, e lo echaban en lugar de tocino o de grosura por escusar el tocino; y el aceite con la carne es cosa que hace muy mal oler el resuello; y ansí sus casas y puertas hedían muy mal a aquellos manjarejos; y ellos así mesmo tenían el olor de los judíos por causa de los manjares y de no ser baptizados. Y puesto caso que algunos fueron baptizados, mortificado el carácter del baptismo en ellos por la credulidad, o por judaizar, hedían como judíos; no comían puerco si no fuese en lugar forzoso; comían carne en las quaresmas y vigilias e quatro témporas de secreto; guardaban las pasquas y sábados como mejor podían; enviaban aceite a las sinagogas para las lámparas; teman judíos que les predicaban en sus casas en secreto, especialamente a las mugeres muy de secreto; tenían judíos rabíes que les degollaban las reses e aves para sus negocios; comían pan cenceño al tiempo de los judíos, carnes tajeles; hacían todas las ceremonias judáicas de secreto en quanto podían; así los hombres como las mugeres siempre se escusaban de recibir los sacramentos de la Santa Iglesia de su grado, salvo por fuerza de las constituciones de la Iglesia. Nunca confesaban la verdad; y acaeció a confesor con persona de esta generación cortarle un poquito de la ropa, diciendo: «pues nunca pecaste, quiero que me quede vuestra ropa por reliquia para sanar los enfermos». En Sevilla fue un tiempo que se mandó que no se pesase carne el sábado, porque la comían todos los confesos el sábado en la noche, o mandáronla pesar los domingos de mañana. No sin causa les llamó nuestro Redentor generatio prava et adultera. No creían dar a Dios galardón por virginidad y castidad. Todo su hecho era crecer e multiplicar. E en tiempo de la empinación de esta herética pravedad de los gentiles-hombres de ellos, e de los mercaderes, muchos monasterios eran violados, e muchas monjas profesas adulteradas y escarnecidas, de ellas por dádivas, de ellas por engaños de alcahuetas, no creyendo, ni temiendo la descomunión; mas antes lo hacían por injuriar a Jesuschristo, y a la Iglesia. Y comúnmente por la mayor parte eran gentes logreras, o de muchas artes y engaños, porque todos vivían de oficios holgados, y en comprar y vender no tenían conciencia para con los christianos. Nunca quisieron tomar oficios de arar ni cavar, ni andar por los campos criando ganados, ni lo enseñaron a sus fijos salvo oficios de poblados, y de estar asentados ganando de comer con poco trabajo.

5Muchos de ellos en estos Reynos en pocos tiempos allegaron muy grandes caudales o haciendas, porque de logros e usuras no hacían conciencia, diciendo que lo ganaban con sus enemigos, atándose al dicho que Dios mandó en la salida del pueblo de Israel, robar a Egipto, por arte y engaño demandándoles prestados sus vasos e tazas de oro o de plata; e así teman presunción de soberbia, que en el mundo no había mejor gente, ni más discreta, ni más aguda, ni más honrada que ellos, por ser del linaje de las tribus e medio de Israel. En quanto podían adquirir honra, oficios reales, favores de Reyes o señores, algunos se mezclaron con fijos e fijas de caballeros christianos viejos con sobra de riquezas que se hallaron bien aventurados por ello, por los casamientos y matrimonios que ansí ficieron, que quedaron en la Inquisición por buenos christianos e con mucha honra. De todo lo sobre dicho fueron certificados el Rey y la Reyna estando en Sevilla; partiéndose dende quedó el cargo del castigo e de mirar por ello al previsor de Sevilla, obispo de Cádiz, Don Pedro Fernández de Soria, y el Asistente que entonces quedó en Sevilla, que era Diego de Merlo, para tolerar tan grande mal, y quedó fray Alonso, segundo fray Vicente, para ver sobre ello, y otros clérigos y frailes; y visto que en ninguna manera se podían tolerar ni enmendar sino se facía inquisición sobre ello, denunciaron el caso por estenso a sus Altezas, e faciéndoles saber cómo y quién y dónde se hacían las judaicas ceremonias, y cómo cabían en personas poderosas y en muy gran parte de la ciudad de Sevilla; y junto con esto fueron certificados que en toda su Castilla había esta disforme dolencia; y ovieron Bulla del Papa Sixto IV para proceder con justicia contra la dicha heregía por vía del fuego. Concedióse la Bulla y ordenóse la Inquisición el año de 1480.

CAPITULO XLIV

6De cómo comenzaron en Sevilla a prender y quemar y reconciliar los hereges judaicos, e de la gran pestilencia del año de ochenta y uno.

7Habida la Bulla para la Inquisición por sus Altezas del Papa Sixto concedida, estando por Asistente de Sevilla Diego de Merlo, que era un honradísimo christiano caballero, muy discreto, y celoso de la fe de Jesuchristo y de la justicia, vinieron los primeros Inquisidores a Sevilla dos frailes de Santo Domingo, un provincial e un vicario, el uno llamado fray Miguel, y el otro fray Juan; e con ellos el Dotor de Medina, clérigo de San Pedro, los quales todos tres, así como uno, con gran diligencia comenzaron su Inquisición en comienzo del año de mil quatrocientos ochenta y uno. En muy pocos días por diversos modos y maneras, supieron toda la verdad de la herética pravedad malvada, e comenzaron de prender hombres e mugeres de los más culpados, e metíanlos en San Pablo; o prendieron luego algunos de los más honrados e de los más ricos, veíntiquatros y jurados, o bachilleres o letrados, o hombres de mucho favor; a estos prendía el Asistente; e desque esto vieron fuyeron de Sevilla muchos hombres y mugeres; y viendo que era menester, demandaron los Inquisidores el Castillo de Triana, donde se pasaron, e pasaron los presos; e allí ficieron su Audiencia; e tenían su Fiscal, e Alguacil e Escribanos, e cuanto era necesario, e facían proceso según la culpa de cada uno, e llamaban Letrados de la cuidad seglares, e a el Provisor ál ver de los procesos e ordenar de las sentencias, porque viesen cómo se hacía la justicia, e no otra cosa, e comenzaron de sentenciar para quemar en fuego; e sacaron a quemar la primera vez a Tablada seis hombres e mugeres que quemaron, e predicó Fr. Alonso de San Pablo, celoso de la fe de Jesuchristo, el que mas procuró en Sevilla esta Inquisición; e él no vido más de esta quema, que luego dende a pocos días murió de pestilencia que estonce en la ciudad comenzaba de andar. Y dende a pocos días quemaron tres de los principales de la ciudad y de los más ricos, los quales eran Diego de Susán, que decían que valía lo suyo diez cuentos; y era gran rabí, y según pareció murió como christiano; e el otro era Manuel Saulí, e el otro Bartholomé de Torralba; e prendieron a Pedro Fernández Venedeva, que era mayordomo de la Iglesia, de los señores Deán y Cabildo, que era de los más principales de ellos, e tenía en su casa armas para armar cien hombres; y a Juan Fernández Albolasía, que había sido muchos tiempos Alcalde de la Justicia e era gran Letrado, e a otros muchos, e muy principales, e muy ricos, a los quales también quemaron, e nunca les valieron los favores, ni las riquezas; e con esto todos los confesos fueron muy espantados e habían muy gran miedo e fuían de la ciudad e del Arzobispado; e pusiéronles en Sevilla pena que no fuyesen, so pena de muerte, e pusieron guardas a las puertas de la ciudad; e prendieron tantos que no había donde los tuviesen; e muchos huyeron a las tierras de los señores, e a Portugal, e a tierra de moros. Este año de 1481, no fue propicio a natura humana en esta Andalucía, mas muy contrario e de gran pestilencia e muy general, que en todas las ciudades, villas y lugares de esta Andalucía murieron en demasiada manera, que en Sevilla murieron más de quince mil personas; e otras tantas en Córdoba, e en Xerez, e en Ezija más de cada ocho o nueve mil personas, y ansí en todas las otras villas e lugares; e después en el Agosto alzóse la pestilencia, y con todo eso por más de ocho años duró, que poco o mucho acudía, ora en una parte, ora en otra de esta Andalucía, y el año de 1488 murieron en Córdoba otra vez, generalmente decían, que aún más cantidad del año de ochenta y uno, ya dicho. Así que tornando al propósito, la Inquisición comenzada en el dicho año de ochenta y uno, como vieron que se encendía la pestilencia, y huyan los christianos viejos de Sevilla, demandaron licencia al Asistente los confesos para se ir fuera de Sevilla por guarecer de la pestilencia, el qual se la dio, con condición que llevasen cédulas para las guardas de las puertas, o que no llevasen las haciendas, salvo cosas livianas de que se sirviesen; y de esta manera salieron muchas gentes de la ciudad de ellos, especialmente de la tierra del Marqués de Cádiz que era su enemigo, desde las guerras del Duque. Vinieron más de ocho mil almas a Mairena, y Marchena, y los Palacios, e los mandó acoger o facer mucha honra, o a la tierra del Duque de Medina o de otros señores ansí por semejante; y de estos fueron muchos a parar a tierra de moros allende, o aquende, a ser judíos como lo eran; o otros se fueron a Portugal, e otros a Roma; e muchos se tornaron a Sevilla a los Padres Inquisidores, diciendo e manifestando sus pecados e su heregía e demandando misericordia; e los padres los recibieron, e se libraron bien e reconciliáronlos, e hicieron públicas penitencias ciertos viernes, disciplinándose por las calles de Sevilla en procesión. E en aquel año de ochenta y uno, desque los Inquisidores vieron que crecían las pestilencias en Sevilla, fuéronse huyendo a Aracena, donde fallaron qué hacer e prendieron e quemaron veinte y tres personas, hombres y mujeres, herejes mal andantes, o ficieron quemar muchos güesos de algunos que fallaron que habían morido en la herética mosaica, llamándose christianos, y eran judíos, y ansí como judíos habían morido. Y aquel año desque cesó la pestilencia volviéronse los Inquisidores a Sevilla e prosiguieron su Inquisición fasta todo el año de ochenta y ocho, que fueron ocho años, quemaron más de setecientas personas y reconciliaron más de cinco mil y echaron en cárceles perpetuas, que ovo tales y estuvieron en ellas quatro o cinco años o más y sacáronles y echáronles cruces e unos San Benitillos colorados atrás y adelante, y ansí anduvieron mucho tiempo, e después se los quitaron porque no creciese el disfame en la tierra viendo aquello. Entre los que he dicho quemaron en Sevilla en torno de aquellos dichos ocho años, quemaron á tres clérigos de misa, e tres o quatro Frailes todos de este linaje de los confesos, e quemaron un Dotor fraile de la Trinidad que llamaban Savariego, que era un gran predicador, y gran falsario, hereje engañador, que le conteció venir el viernes Santo a predicar la Pasión y hartarse de carne. Quemaron infinitos güesos de los Corrales de la Trinidad y San Agustín e San Bernardo, de los confesos que allí se habían enterrado cada uno sobre sí al uso judaico, e apregonaron e quemaron en estatua a muchos que hallaron dañados do los judíos huidos.

8Aquellos primeros inquisidores ficieron facer aquel quemadero en Tablada, con aquellos quatro Profetas de yeso, en que los quemaban, y fasta que haya heregía los quemarán. Muy hazañosa cosa fue el reconciliar de esta gente, por donde se supo por sus confesiones, como todos eran judíos; y súpose en Sevilla de los judíos de Córdoba, Toledo, Burgos, Valencia y Segovia, y toda España; como todos eran judíos, y estaban so aquella esperanza que el pueblo de Israel estuvo en Egipto, que aunque habían de los Egipcianos muchos majamientos, esperaban que Dios los había de sacar de entre ellos como después los sacó, con mano fuerte, e brazo estendido; y así ellos tenían que los christianos eran los Egipcianos, o peores, e creían que Dios milagrosamente los sostenía e los defendía; e tenían que por mano de Dios habían de ser acaudillados, visitados, e sacados de entre los christianos, y llevados en la santa tierra de promisión. So estas locas esperanzas estaban y vivían entre los christianos, como por ellos fue manifestado e confesado, de manera que todo el linage quedó infamado o tocado de esta enfermedad. Ovo reconciliación en Sevilla que salían en la procesión de estas disciplinas de los viernes más de quinientas personas, hombres o mugeres, con las caras descubiertas por las calles.

9Esta Santa Inquisición ovo su comienzo en Sevilla, e después fue en Córdoba, donde había otra tan grande sinagoga de malos christianos como en Sevilla; e después fueron puestos inquisidores por toda Castilla, e Aragón, e son infinitos quemados, y condenados y reconciliados, encarcelados en todos los Arzobispados e Obispados de Castilla o Aragón; e muchos de los reconciliados tornaron a judaizar, que son quemados por el mesmo caso en Sevilla, y en las otras partes de Castilla. Agora no quiero escribir más de esto, que no es posible poderse escribir las maldades de esta herética pravedad; salvo digo que, pues el fuego está encendido, que quemará hasta que halle cabo al seco de la leña, que será necesario arder hasta que sean desgastados y muertos todos los que judaizaron, que no quede ninguno; y aun sus hijos los que eran de veinte años arriba menos que fueran tocados de la mesma lepra.

10Fue este año de 1481 al comienzo desde Navidad en adelante de muy muchas aguas y avenidas, de manera que Guadalquivir llevó e echó a perder el Copero, que había en él ochenta vecinos, y otros muchos lugares de su rivera, e subió la creciente por el Almenil de Sevilia e por la Barranca de Coria en lo más alto que nunca subió, e estuvo tres días que no decendió; e estuvo la Ciudad en mucho temor de se perder por agua.

11Andrés Bernáldez, cura de Palacios, Historia de los Reyes Católicos don Fernando y doña Isabel, Madrid, B.A.E., LXX, 1953, p. 598 b-602 a.

DEL REGIMIENTO DE PRÍNCIPES1

  • 1 Presentación de J. A. Llorente: « Fragmentos de una obra española inédita, intitulada: Del Regimie (...)
  • 2 Habla el rey Prudenciano.

12Una cosa grande y en que mucho va, os quiero referir2, cómo me ha ido en las cosas de la Inquisición contra los herejes, cómo se practicaba antes de ahora; y en este tiempo cómo se practica. Habéis de saber que en este reino había muchos hereges de los que venían de generación de los judíos y en muchos quedaban las ceremonias judaicas que tenían sus abuelos; comúnmente entre ellos había gente muy rica y muy favorecida, y en mucho estimada por tener muy grandes caudales y muy buenas habilidades para cualquiera cosa en que entendían; y por esto al principio se tuvo muy gran temor, que los que fuesen a descubrir sus errores delante de los inquisidores, si los conociesen que ternían motivos para hacerlos prender y quitarles la vida por ser gente caudalosa y favorecida; y por esto se ordenó que los que dixesen sus dichos contra ellos fuesen secretos y después cuando procediesen contra los denunciados que no les diesen los nombres de los testigos; y de esta forma procedieron contra los hereges muchos años; y en fin quemaron a muchos de los principales, y a otros reconciliaron, y desta manera quedaron muy pocos o ninguno de los principales, y los que quedaron, como perdieron sus haciendas, quedaron pobres y desfavorecidos y en poco tenidos; creciendo la malicia de los malos cristianos, queriéndose vengar de quien tenían enojo o queriéndolos echar a perder en la honra, en la vida y en su hacienda, juntaban tres o cuatro, y levantaban un falso testimonio de heregía contra quien mal querían, aunque fuese hidalgo o cristiano viejo; y como no sabían quién lo testiguaba, no se podían defender porque habían de hablar a tiento; y por esta causa murieron muchos sin culpa, y se sabía muchas veces después de quemados por hereges, e infamados y confiscados, sus hijos corridos, perdidos, afrentados y pobres; se sabía la verdad por algunos cuando se querían morir que confesaban habían levantado falso testimonio contra fulano que quemaron por su dicho, y de otros que juntamente con él juraron falso; otros porque no cayesen en los testigos daban dineros a otros porque fuesen a testiguar y les avisaban que mirasen muy bien de no discrepar en dichos, porque no se supiese que juraban falso, porque a todos les costaba caro; y como se venía a saber cuando todos los más testigos habían muerto, no se podía averiguar bien la falsedad, ya porque no lo sabían los hijos del difunto, como porque, aunque lo supiesen, estaban tan pobres y tan abatidos, que no tenían qué comer, cuanto menos tendrían para formar y seguir pleyto en la Inquisición y contra los inquisidores, que parece que los reprendían de injustos y crueles porque condenaban sin culpa al inocente, aunque en condenar por los dichos de los testigos ellos no podían hacer otra cosa sino condenar conforme al derecho según el dicho de los testigos, que pensaban que decían verdad, y en fin quedábanse con el daño, infamia y pérdida de su hacienda; aunque ha habido algunos que son personas honradas y de hacienda que siguieron sus negocios y averiguaron que sus padres, abuelos o parientes padecieron sin culpa, y restituían la fama al difunto después de quemado por herege, y sus hijos y nietos afrentados y otros muchos daños que resultaban de la condenación del que sin culpa padeció; y todos estos daños y peligros venían de no saberse los testigos, porque si supiesen los que van a jurar en falso que se había de saber quién dijo el testimonio falso, y que se había de examinar la verdad hasta el menor punto, y que habían de castigar a los testigos falsos, no se atrevieran a cometer tan gran maldad, y aunque no temiesen a Dios, ni la condenación de sus almas, a lo menos temerían el castigo corporal que les habían de dar sabiéndose la verdad, y con esto se hubieran escusado y escusaran de aquí adelante muchas ofensas a Dios, y muchos pecados mortales y pedurios, y condenar a muchos que solían padecer sin culpa por falsos testigos, y cesar el refrán que decían los falsos cristianos: Benedito sea Dios que nos dio manera de vengarnos de los judíos y de nuestros enemigos sin que se sepa ni se pueda saber.

13Había otro inconveniente muy grande, que muchos que tenían oficio en la Inquisición eran como dioses en la tierra que hacían lo que querían; porque no había quien les fuese a la mano, ni osase; porque si alguno decía lo que sentía, que no eran bien guiados los negocios de la santa Inquisición, y procedía contra él como herege (dice el rey Prudenciano), y eran sus jueces los de quien habían dicho que no guiaban los negocios de la santa Inquisición según debían conforme a derecho, y los castigaban a su voluntad; y de esto quedó muy gran temor a chicos y grandes; que no había ninguno que aunque viese en los inquisidores o en sus oficiales, cualquiera falta o agravio, por grande que fuese, se atreviese a decirlo, aunque muchos lo sintiesen, porque no dijesen que eran hereges y los llamasen a la Inquisición y procediesen contra ellos; y como era todo tan secreto, de mil agravios que hiciesen no se sabían diez; y aunque había consejo de la Inquisición para remediar los agravios, aprovechaba poco, porque como no se sabe lo que hace en secreto, no se saben los agravios, y no conociéndose hasta que no tienen remedio, al fin de los negocios no se pueden quejar, porque no saben su daño, ni en qué les han agraviado; y muchos, aunque lo saben y ven sus agravios, no se atreven a quejar, porque no les venga más mal; pues si un inquisidor quiere mal a uno, lo puede perder sin que lo sienta hasta que no tenga remedio, y cuando el negocio caía en manos de algún inquisidor que no era buen cristiano, haría muy grandes daños espirituales y temporales.

14Hacíase otra cosa muy recia, que si uno estaba preso en la Inquisición dos o tres años, todo el tiempo que estaba preso ni había de oir misa, ni casi había de entrar a hablarle nadie que le aconsejase lo que cumplía para su salvación, que era para hacerle herege o mal cristiano aunque no lo fuese, si Dios no lo tenía de su mano por su infinita misericordia para que no desesperase en las cárceles muy obscuras y tristes; que no les bastaba su prisión para desconsolación sin acrecentarles las ocasiones para que estuviesen más desconsolados, y otras muchas cosas de que me informó uno que había sido inquisidor, suplicándome en secreto que lo remediase, y me lo decía por descargo de su conciencia, y que con decírmelo quedaba satisfecho; pues no podía hacer más que lo proveyese por amor de Dios.

15Vista la relación que me hizo aquel inquisidor (dijo el rey Prudenciano), tuve mucha compasión de los agravios, y me espanté de la poca caridad que tenemos unos con otros, y nos llamamos cristianos cuya ley consiste en el amor de Dios y del próximo; pero porque me parecía negocio de mucha importancia, quise primero encomendarle a Dios, y enternecido entender en él con mucha compasión y acuerdo, y hice llamar uno a uno a algunos inquisidores que tenían fama de buenas personas, porque creía que me dirían la verdad más a las claras, y lo que sentían; y los llevé a solas a cada uno en mi recámara mostrándoles amor y dándoles a entender que deseaba saber la verdad de lo que pasaba en los negocios de la Inquisición para remediar lo que no se hacía de la manera que a nuestro Señor fuese más agradable y conforme a derecho divino y humano; y todos a los que hablé me dijeron: Todo lo que informaron a V. A. era verdad, y otras muchas que se debían remediar.

16Que si un labrador o persona que poco sabe viene a decir una cosa de su vecino o de alguno de su pueblo, que no es heregía, y muchas veces no es pecado no sólo mortal pero ni aun venial, y el que viene a denunciar piensa que es heregía, le toman el dicho, lo escriben y lo envían con Dios, y como no le dijeron cosa alguna piensa que es heregía lo que denuncia y tiene por herege al que lo dijo o hizo, no siendo heregía ni aun muchas veces pecado mortal; y de esta manera causan errores en la gente que poco sabe por no avisarles de la verdad los que están puestos por V. A. para corregir los errores; y esto se causa porque los inquisidores no son teólogos; y si en muchos casos no saben los jueces si es heregía o si no lo es, ¿cómo lo han de enseñar a otros? Y por esto se van muchos de ellos con error por no ser avisados de los que tienen nombre de quitar los errores que huviere contra nuestra santa fe católica: si el inquisidor fuese teólogo cuando fuese heregía lo que depone el que denuncia, callaría, tomaría el dicho, y en lo que no fuese avisarle haría para sacarle de error diciéndole que aunque era pecado, como los otros pecados, le perdonaría Dios, y que aquello no era caso de Inquisición, y lo que no era pecado avisarle diciendo el que depone: Sabed, hermano, que esto que decís no es pecado, y así iban enseñados y sin error.

17Hacen alguna otra cosa muy recia: que mienten muchas veces a los reos o presos, y les hacen prometer que si confían lo que les acusan que con una muy liviana penitencia les enviarán libres a sus casas, y muchos, como piensen que les dicen verdad y se ven desesperados, dicen entre sí: Aunque no he hecho esto de que me acusan, quiero decir que lo hice porque me saquen de aquí, y confiesan lo que no hicieron, y después los condenan por su confesión, y les imponen sambenitos, les confiscan los bienes y dicen que es bueno decirles mentira para que confiesen lo que les acusan; y ellos sostienen por muy buenos oficiales de la Santa Inquisición a los que tienen estas cautelas para hacer confesar a los presos la acusación y hacerles perder los bienes y las almas, porque les hicieron que se perjurasen y dijesen contra sí falso testimonio, no debiéndoles taxar juramento en causa criminal porque no se perjurasen y no fuese ocasión para que pecasen mortalmente negando la verdad por defenderse de la pena temporal. Me dijo más aquel inquisidor (dice el rey Prudenciano): algunos hay entre nosotros que lo sentimos y lloramos en nuestras cámaras, y no lo osamos decir, porque al que lo dijese le quitarían el cargo y le tendrían por sospechoso en los negocios de la Inquisición, y los que lo sienten y son de buena conciencia, si tienen de comer, dejan el cargo, y otros se están en el oficio porque no pueden más, aunque tienen escrúpulo de hacer el oficio como ahora se hace: otros dicen que no se les da nada, que así lo han hecho los antepasados, aunque sea contra derecho divino y humano; otros hay que tienen tanta enemistad a los conversos, que piensan que harían un gran servicio a Dios si los quemasen a todos y confiscasen los bienes sin más prueba; y los que tienen otra opinión no tienen otra intención sino hacerles confesar la acusación por todas las maneras que pueden. Suplico a V. A. lo remedie por amor de Dios, y no me descubra que yo lo avisé, porque luego procurarán de quitarme el oficio, y no tengo otra cosa de que me sustente porque si la tuviera yo lo hubiera dejado, porque me parece que como ahora se hace y se trata no se puede hacer con buena conciencia, aunque entre tanto que se provee, procuro de hacerlo como mejor puedo.

18Después, informado de algunas personas en particular, hice llamar al inquisidor mayor, a todos los inquisidores del reino, muchos letrados, canonistas, teólogos muy buenas personas y grandes letrados para que juntamente entendiesen en remediar estos agravios y proveyesen en lo venidero para que se hiciesen como Nuestro Señor fuese más servido, y los inocentes dados por libres, y los falsos testigos fuesen castigados con la pena de Talión, y los culpados convertidos castigados de manera que todos nos salvemos: y por más satisfacerme quise estar siempre a la consulta, y también porque se hiciese mejor.

19Lo primero que se propuso en la consulta (dice el rey Prudenciano) fue que si sería bueno que a los acusados por la Inquisición no les diesen los nombres de los testigos, ni los conociesen, ni los viesen jurar; y dijeron algunos que así se había hecho hasta entonces en los negocios de la Inquisición, y dije yo: No os preguntan lo que se ha hecho, que todos lo sabemos, sino si es bien hecho y conforme a derecho divino y humano. Y respondió uno que entre todos parecía de más autoridad, y dijo: Señor, lo que comúnmente se practica y es de derecho, es que cada una de las partes vea y conozca los testigos que la otra parte presentare, los vea jurar y le citen para ello; y si no fue llamada la otra parte para ver jurar los testigos y conocerlos, no hacen fe sus dichos porque se tomaron los juramentos sin parte, o a lo menos ha de ser citada, sino quisiere venir que sea a su culpa; pero en un caso, cuando se presume que vendrá peligro de muerte al testigo u otro daño muy grande, si lo sabe la parte contra quien dijo su dicho, en este caso bien se permite no le den el nombre del testigo a la parte contra quien dijere su dicho; y al principio cuando se comenzó la Inquisición, ésta debía ser la intención de los fundadores, que por entonces los conversos eran los más ricos del pueblo, más favorecidos, y en más tenidos, que podía ser que viniese daño a los testigos, si supiesen que habían testificado contra ellos en caso tan recio, en lo que iba la vida, la honra suya, la de sus hijos y toda la hacienda; y con esto se había quedado en la Inquisición aquella costumbre; pero que ahora eran los más abatidos y en menos tenidos, en especial si alguno de sus abuelos había sido castigado por la Inquisición, que no sabía cómo se podía guardar de derecho y con buena conciencia aquella costumbre, porque era contra derecho divino y humano quitar su defensión al acusado, cuando más que en pleytos que tocan a duques y condes y otros grandes señores, en causas así civiles como criminales, conocen los testigos que se oponen contra ellos, los ven jurar, y les dan los nombres: ¿cómo de estos grandes señores no tienen temor aunque sean en causas criminales de testificar contra ellos? Y ¿cómo tienen temor que les vendrá daño a los testigos si diesen sus dichos contra zapateros y otras personas bajas que no tienen qué comer, o contra cualquiera que es acusado por la Inquisición, que solamente en sabiendo que está uno acusado todos le desamparan y huyen de entender en sus negocios, y querrían que ninguno supiese que fueron sus amigos y conocidos? Todos los de la consulta, teólogos, canonistas y legistas dijeron que decía verdad en todo lo que había dicho: que viese S. A. lo que, mandaba entonces. Respondo (dice el rey Prudenciano) que hagamos penitencia del mal que hemos hecho en no haberlo remediado antes de ahora; yo en ser descuidado en no avisarme de ello; y que de aquí adelante cuando a alguno prendan por la Inquisición, que su pleyto se trate públicamente, y que el acusado y su procurador vean jurar y conozcan los testigos y les den sus nombres, y se traten sus pleytos como se tratan las causas en las otras audiencias; pero cuando vinieren a denunciar a alguno, aquello sea secreto hasta que haya copiosa información para poderle prender; y en poniéndole la acusación que se trate el pleyto públicamente, que todos lo vean y sepan cómo se tratan los negocios de la Inquisición.

20Propuse la segunda duda que se acostumbraba en la Inquisición que no abogasen ni se recibiesen escritos sino de ciertos letrados que los inquisidores tienen señalados: a esta cuestión respondieron que no había razón de quitar al reo el letrado o letrados que quisiesen entender en sus negocios, que no eran prohibidos de derecho; que el fiscal y los inquisidores tomasen los letrados que quisiesen y los abogados de los acusados fuesen a voluntad de los mismos acusados, ahora fuesen cristianos viejos o estaban prohibidos de derecho para no poder abogar; porque parece negarles su defensión si no les dejan tomar abogado a su voluntad.

21La tercera cuestión que se movió en la consulta del rey Prudenciano fue: si era bien que no dejasen hablar ni consultar al que estaba preso en la Inquisición con su letrado y su procurador ni con sus parientes ni amigos porque no le avisasen; y respondieron todos que no sabían por qué derecho se podía hacer, porque está claro que se le niega su libre defensión, y a ninguno se puede negar de derecho divino y humano; y se concluyó que con los presos de la Inquisición se haga como se hace con los otros delincuentes cuando están presos; porque de otra manera, demás de ser contra derecho, parece muy grande inhumanidad al afligido acrecentarle el tormento antes de ser condenado; y por eso se mandó se enmendase de aquí adelante y se hiciese con ellos como se hace con los otros presos.

22La cuarta duda que se preguntó fue: si era bien que no oyesen misa ni se confesasen mientras estaban presos en la Inquisición, porque se acostumbraba que aunque durase la prisión tres o cuatro años, nunca oían misa, ni se confesaban; a esto respondieron todos que no se podía hacer con buena conciencia; porque Dios nos mandaba que santificásemos las fiestas; y la santa madre Iglesia romana tiene declarado que el santificar las fiestas sea principalmente oír misa de manera que no dejarlos oír misa es estorvarles que no guarden el tercer mandamiento de la ley de Dios, ni obedescan al mandamiento de la Iglesia romana que manda oír misa entera todos los domingos y fiestas de guardar, y en lo de confesar y comulgar que es derecho divino, y no hay razón para que se les pueda negar; porque, como dice nuestro Señor por su misma boca: Si no comiéreis mi cuerpo y bebiéreis mi sangre, no tendréis vida, y la Iglesia lo declara diciendo se hiciese por lo menos la Pascua Florida y cuando hubiese peligro de muerte, y en la primitiva Iglesia comulgaban cada domingo, y por esto que no sabían cómo se excusaban de culpa los que entendían en los negocios de la Inquisición en no hacerles oír misa en los domingos y fiestas, y en no procurar que se confesasen con personas muy buenas y doctas que les enseñasen las cosas de nuestra santa Fe católica, a lo menos la cuaresma, y comulgasen por Pascua Florida y todas las veces que lo pidieren. Respondió un inquisidor: Esto se entiende con los buenos cristianos, y no con los hereges; y respondieron los más que estaban en la consulta que no tenía razón, porque aquellos estaban acusados de heregía, pero que hasta ser condenados estaban en posesión de cristianos y habían de gozar de los sacramentos de la Iglesia y de los otros beneficios, y aun después de condenados, ahora confiesen, ahora nieguen, haver incurrido en las heregías de que son acusados, si les pesa de ellas y quieren ser buenos cristianos; y si las niegan diciendo que no las cometieron y ellos se quieren confesar y comulgar, no se les han de negar la confesión y comunión aunque los lleven a quemar, porque Dios sabe la verdad y a ninguno se le han de negar los remedios de su salvación, en especial la confesión y comunión, porque podría ser que por comulgar se fuese al cielo, y si no comulgasen al infierno, como dicen muchos teólogos. Pues ¿con qué pagaremos si por no dar a uno de comulgar, o por no procurar que comulgue, se va al infierno siendo cada uno de nosotros obligado a amar nuestro próximo como nosotros mismos so pena de muerte eterna? Y el amor consiste principalmente en procurar su salvación. Dice Jesucristo nuestro señor que aquél es nuestro próximo (hombre o mujer), que tiene necesidad de la buena obra que le podemos hacer; y por eso a ningún condenado a muerte se le puede negar el santísimo sacramento del cuerpo de Nuestro Señor Jesucristo, aunque sea condenado por herege en la Inquisición, y por eso se mandó que en adelante en todas las cárceles de la Inquisición haya capilla, donde se les diga misa cada día, y que a lo menos les hagan oír misa todos los domingos y fiestas, y cada día los que quisieren, y que los confiesen y comulguen por cuaresma y Pascua Florida con buenas personas letradas y todas las veces que lo pidieren, porque si son buenos cristianos sean mejores, y si tuviesen algunos yerros, salgan de ellos y se enmienden.

23Porque la principal intención que se ha de tener en la Santa Inquisición es a los malos cristianos hacerlos buenos, y a los buenos mejores; porque más deseo han de tener los del Santo Oficio de salvar que de condenar; porque peor es condenar al inocente que absolver al culpado; porque aunque el inocente merezca en padecer sin culpa, no quedarán sin castigo en esta vida o en ambas el que fue causa de su condenación y los que le podían salvar y por tener poca caridad no le salvaron antes procuraron de condenarle porque perdiese la hacienda u otros fines que Dios sabe; y se verá muy claro el día del juicio donde serán manifiestas a todo el mundo las buenas y malas obras que cada uno hizo, y los buenos y malos pensamientos que tuvo, y las intenciones porque se movió a hacer cualquiera cosa, sin que cosa alguna se pueda encubrir, ni pueda haber engaño; porque la conciencia de cada uno dará testimonio de que tal fue cualquiera de los mortales; y antes de este juicio general en saliendo el alma de las carnes, y aun antes que salga, verá cada uno lo que toca a su perdón, donde no habrá remedio de poderse enmendar ni remediar, sino recibir la paga del bien o mal que hicimos; y ahora mientras vivimos tenemos tiempo hasta la hora postrera, que no sabemos cuándo será, porque ninguno tiene un momento de hora seguro; y en absolver al culpado conforme a derecho no hay peligro, o porque no fueron las probanzas suficientes, o por otras ocasiones que hay en los pleytos; porque el que absolvió hizo lo que debió si huvo el celo que sea razón tener para ser buen cristiano, y aun como quieren los derechos, que son más inclinados a absolver que a condenar.

24El buen juez ha de tener deseo que el a cusado no hubiese cometido el delito o delitos de que le acusan, y desear saber la verdad sin pasión alguna; y en duda ha de tener deseo de absolver, y podía ser con la gracia de Dios de aquel acusado, aunque fuera malo, y por no podérsele probar el delito le absolvieren, sea después muy buen cristiano; y aunque sea malo, no dejará de pagar por su maleficio en esta vida o en la venidera que será el castigo mucho más recio, y por esto el malhechor no quedará sin castigo aunque no se le pruebe el delito que cometió; pero cuando consta al juez que alguno cometió algún maleficio, y no le castiga, peca mortalmente y es ocasión de muchas ofensas de Dios y perdición de almas; y hacían muy gran daño a la república, porque con castigar a un malhechor escarmientan muchos; y por esto es muy gran crueldad so color de misericordia no castigar con rigor, aunque con caridad, a los malhechores porque es ocasión de muchas maldades.

25Esta larga plática se tuvo en aquella consulta y mucho me alegré de ella y de hallarme presente (dijo el rey Prudenciano), porque espero con el favor de Dios que me aprovechará para muchas cosas, en especial para lo que toca a la Inquisición, como veréis cuando acabéis de oír lo que pasó en aquella consulta, a mi ver muy provechoso para las almas de los inquisidores y de los presos, y aun para la mía con el favor de Dios.

26La quinta cuestión que se preguntó fue: saber quién es herege para que se sepa a quién se ha de condenar; porque muchos de los inquisidores, aunque han condenado a muchos por hereges, no lo saben, porque comúnmente son canonistas; y tratar de esta cuestión pertenece a teólogos que mirasen muy bien lo que hacían: que no era la intención del papa ni del rey cometerles aquel oficio para condenar por hereges a los que no lo eran, sino para enseñar a los que no sabían cómo no cayesen en heregías; y si algunos hallasen pertinaces en sus errores queriendo apostatar y que, enseñados, no se partasen de ellos, les condenasen y castigasen con todo rigor de derecho; y con esta determinación que dixo el rey Prudenciano, me parece que casi todos los inquisidores que presentes estaban se demudaron, y dieron a entender con su alteración que ellos no lo habían hecho así en los cargos que habían tenido; y entonces les dixe yo (dice el rey Prudenciano), lo pasado se remedie como mejor se pudiere hacer, aunque en muchas cosas no lleva medio de poderse remediar; y provéase con mucha caridad y prudencia en lo venidero para la gloria de Dios y salud de las almas, porque ahora, después de avisados, será nuestra culpa mayor y es de temer el castigo de Dios en esta vida y en la venidera, que será el castigo para siempre en tormentos eternos en los que no se enmendasen ahora que hay tiempo.

27La sexta pregunta que se hizo en la consulta fue: ¿cuál sería mejor que fuesen los inquisidores, canonistas o teólogos? Y determinaron todos juntamente que si fuesen dos que el uno fuese canonista y el otro teólogo: y si fuesen tres, dos teólogos y otro canonista; porque para conocer el delito si era heregía, era menester el teólogo, y el canonista para ordenar los procesos; pero que nunca se tomase la denuncia de cualquiera que venía a deponer contra alguno sin que el teólogo estuviese presente, porque viese si lo que se denunciaba de cualquiera era heregía o no; porque si es heregía le tomasen el dicho, y si no lo es, no curen de tomarle y avise al que viene a denunciar de la verdad, que aquello que dice de aquella persona no es heregía, y lo que no fuere pecado, les avise que lo que quieren deponer, no solamente no es heregía, pero que no es pecado; y lo que fuere pecado le digan es pecado, pero no es heregía, y con confesarse de ello a su confesor (como de los otros pecados) le perdonará Dios; y cuando tomaren la confesión al acusado de heregía, que se tome delante del teólogo, porque le sabrá preguntar para saber la verdad si es herege o no, y el canonista no lo sabrá porque no es de su facultad, y cuando fueren a visitar la tierra de su partido, siempre vaya el teólogo porque sepa diferenciar en los lugares que visitare los errores que le denunciaron si son heregías o no, y les sepa dar el remedio necesario para sacar de errores y falsas opiniones a los que poco saben; y si estando ausente el inquisidor teólogo viniesen algunos a denunciar, que se llama un teólogo, en cuya presencia se toman los dichos de los que denuncian, y haga lo mismo que hiciera el inquisidor teólogo; aunque a pocos días que conversase el inquisidor canonista con el teólogo estará bien avisado de lo que es heregía o pecado y de lo que no es pecado; y después también lo sabrá hacer el canonista como el teólogo, si no fueren algunas cosas no acostumbradas: y dixeron que más necesidad había en la Inquisición de teólogos que de canonistas, porque supiesen diferenciar qué es heregía, o qué es pecado, o dónde no lo hay, y que para sentenciar los pleytos no sólo los ven los inquisidores, sino otros muchos letrados, donde no habrá falta de canonistas.

28Movióse otra séptima cuestión o duda: ¿si era bueno tener enemistad a los conversos y excluirlos de los oficios y dignidades, porque venían de linaje de judíos? Y en esta cuestión huvo mucha alteración; porque algunos de los que allí estaban no quisieron que se platicara esta materia porque parecían tener enemistad a los hombres de aquella generación; pero, como estaba yo presente (dice el rey Prudenciano), no osaron por palabra mostrar su intención, y tomaron la mano los teólogos para averiguar la verdad, y dijo uno de los más ancianos: regla es no solamente de teólogos, pero de filósofos que por aquellas cosas que no están en la libertad del hombre no es digno de alabanza o de vituperio, como ser gentilhombre o bien dispuesto, o ser feo o ser desairado, o ser sano de sus miembros o tener en ellos algún defecto; ser de tal linaje, hidalgo, villano o converso; porque si estuviera en las manos de los hombres escoger a su voluntad, cada uno tomara para sí lo que los hombres estiman en más; y por eso, si huviera falta o mal, tendría la culpa quien lo pudiera escusar o hacerlo de otra manera y no lo hizo; y pues lo hizo Dios que no puede errar, porque es infinita sabiduría; ni puede hacer cosa mala, porque es suma bondad; ni lo deja de hacer de otra manera por no poder, pues es todopoderoso; y pues no hay culpa de ser de este linaje uno y el otro de otro, ¿por qué echamos culpa o tenemos a enemistad a las criaturas de Dios por lo que Dios en ellas obró a su voluntad, y los menospreciamos y tenemos en poco y los deshonramos? Es falta de seso y de cristiandad, y no sentir bien de las obras de Dios, y así lo dice S. Pablo. Acerca de Dios no hay diferencia entre Judíos y Griegos, de donde quiera que vinieren si son buenos cristianos. Antes a los convertidos a nuestra santa Fe, de donde quiera que vengan, los habíamos de amar y honrar, y hacer muy buen tratamiento, porque se habían convertido de sus errores a la verdad de nuestra fe para que se holgasen y animasen a ser mejores y no les pesase de haberse convertido viendo el mal tratamiento que les hacen y otros se dejan de convertir diciendo: si me vuelvo cristiano, también me han de decir judío o moro como antes, más quiero estarme entre los que me honran, que no entre los que me maltratan por irme yo a su compañía, y por esto causan muchos daños en la Iglesia de Dios; y por esta regla está respondido a la cuestión que los convertidos a nuestra fe, de donde quiera que vengan, no deban ser en menos tenidos si son virtuosos, ni excluidos de los oficios y dignidades más de lo que el derecho los excluye; y lo mismo a los hijos y nietos de los condenados por delitos de herejía, porque aquéllos son excluidos aunque vengan de cristianos viejos o de hidalgos o de caballeros, porque el derecho a todos iguala. Y respondieron los canonistas que lo que habían determinado los teólogos era conforme al derecho canónico; que muchos textos hablaban en este caso, y lo determinaban en la misma forma como lo habían concluido los teólogos; y por esto en todas las cosas habían de ser iguales los unos y los otros, si todos eran virtuosos y buenos cristianos.

29Se suscitó otra octava cuestión: ¿si era bien que se innovasen las cosas de la Inquisición? Y respondieron algunos que no, porque parecería que en lo pasado no habrían bien procedido; y respondieron otros (que tenían mejor celo y tenían más respeto al servicio de Dios y salvación de las almas y buena gobernación de las cosas de la Inquisición, que a la honra mundana) que en cualquier cosa y en cualquier tiempo que se hallase otra mejor, era prudencia dejar lo que se usaba por otra cosa más ventajosa, mejor y más provechosa, cuanto más donde está manifiesto el daño pasado y el bien que se espera en la mudanza; porque en los trajes, en los guisados, y en las maneras de comer sin ningún empacho ni vergüenza, dejamos la costumbre pasada y usamos de otra que nos parece mejor, cuanto más que dicen los derechos que según la diversidad de los tiempos es bien que se diversifiquen las leyes humanas; y puede ser en los tiempos pasados lo que se hacía, era útil y ahora no cumple; y en elegir inquisidores que sean teólogos se puede proveer sin que quiten los cargos a los que los tienen, que en vacando cualquiera oficio de inquisidor provean a teólogos, y hasta que estén proveídos en cualquiera casa de Inquisición uno sea teólogo y otro canonista; y donde fueron ambos canonistas, que para tomar los dichos de los que vienen a denunciar, o para tomar la confesión del acusado, tomen un teólogo por socio que les enseñe lo que deban hacer; y así poco a poco se renovará todo como nuestro Señor sea más servido y las almas se salven, y se quiten los errores de la cristiandad, y los inquisidores hagamos lo que debemos.

30Después de estas determinaciones dixe yo (dice el rey Prudenciano) al inquisidor mayor y a todos cuantos estaban en la congregación: Yo tengo deseo que todos cuantos están en mi reyno saliesen de pecado y estuviesen en buen estado para salvarse, y sirviesen a Dios, y no se condenasen por no perder su honra y la hacienda; y como los negocios de la Inquisición se han tratado con tanto rigor, creo yo que hay muchos que no osan manifestar sus errores en que han incurrido, y por esto me parece que sería bueno para sacar a muchos de pecado, que se pusiesen tres edictos de sesenta en sesenta días como se hizo al principio cuando se comenzó la Inquisición y que todos los que de su voluntad dixeren su culpa que los absuelvan de todas heregías y errores por muchos y muy graves que fueren, dándoles penitencias secretas por sus delitos sin que se les haga afrenta, ni pierdan cosa alguna de sus bienes, y que la mayor penitencia que les pusiesen en cosa de dinero o pena que lo valga, que no pase de un ducado; y a los pobres y a los que poco tienen, con sola la penitencia que hagan en sus casas o secretamente a solas delante de un notario y los inquisidores delante de la audiencia de la Inquisición; y de esta forma todos los que huvieren cometido delitos de hereges vendrán a decir su culpa y han de absolverles, y así estarán en buen estado para servir a Dios y salvar sus almas; y respondió el inquisidor mayor y todos los de la consulta que sería obra de muy gran caridad, y de donde resultaría muy gran bien a todo el reyno, y se desarraygarían las heregías y errores manifestándolos todos, y dando a cada uno de los penitentes remedio saludable para su salvación; y así se hizo en todo el reyno como lo mandé; y por esto está el reyno muy limpio de heregías y errores y supersticiones.

31En adelante se hizo todo según en la consulta se determinó; porque en todas las cárceles de la Inquisición se hicieron capillas, y les decían cada día misa, y se confesaban y comulgaban la Semana Santa, y cuando los relajaban al brazo seglar, y todas las veces que lo querían: no diciéndolo, el alcayde les hacía llamar al confesor. Y les dabán los nombres de los testigos a los presos por la Inquisición, y los conocían y los veían jurar, y para esto citaban a los reos y a sus procuradores, y examinábanse con mucha diligencia si habían cometido los delitos de que los acusaban sabiendo que eran contra nuestra santa Fe; y cuando de esto constaba, que por ignorancia o poco saber habían tenido algunos errores contra la Fe, no los condenaban por hereges, sino que les daban alguna penitencia y les enviaban libres a sus casas; y desde la consulta en adelante todo se ordenó en la Inquisición según se determinó por los de la congregación del inquisidor y de los inquisidores y de otros muchos letrados teólogos, canonistas, y legistas que se hallaban en el ayuntamiento; y con esta provisión se quitaron todos los errores del reyno; porque cada uno se holgaba ir a decir su culpa, sabiendo que con liviana penitencia y sin afrenta y sin pérdida de su hacienda ni su honra le habían de absolver, y veían todos con cuánta caridad y amor los trataban y enseñaban la verdad de cualquiera cosa que iban a denunciar, de quienquiera quien fuese; y todos venían consolados, y contentos de los inquisidores, y conocían de ellos que no procuraban sino la salvación de las almas y destruir los errores sin interés alguno; mas que todos sirviesen a Dios que es la mejor de las ganancias, o por mejor decir, son todos los tesoros del cielo y de la tierra juntos: porque procurando servir a Dios nos proveerá mientras viviéremos de todo lo necesario en esta vida, y después en el cielo nos dará su gloria, y acá y allá no hay más que desear, y después que pasaron algunos días, casi no había qué hacer en todas las casas de la Inquisición, aunque es bien que siempre haya inquisidores para poner temor a los malos que no osen decir ni hacer cosa contra nuestra santa Fe; y así los malos se enmendarán por temor de la pena, y los buenos serán mejores porque tendrían más cuidado, viendo el castigo de los malhechores.

32También mandé (dice el rey Prudenciano) que de ahí adelante los inquisidores hagan residencia de tres en tres años, y que no vuelvan a tener el mismo oficio que de antes tenían en el mismo lugar donde antes estaban, aunque sean muy buenos, antes de que pasen doce años; pero si hallasen que son los que deban, que los provean oficios en otras ciudades o villas, y en esto no se les hace agravio, porque se pueden pasar los de unas ciudades a otras y ésta me parece muy buena provisión, porque de esta forma los jueces, e inquisidores estarán sobre aviso viendo que les han de tomar cuenta cómo lo hacen en su oficio, y que ninguno dejará de pedirles en la residencia lo que mal huvieren hecho, sabiendo que no han de volver al mismo oficio en aquella ciudad o villa, y los negociantes tendrán osadía para pedirles sus negocios, sabiendo que no han de ser más sus jueces; y aun con todo esto no estoy descuidado, y confío que si hay más que proveer, Dios me lo enseñará para mayor gloria y salvación de las almas de todos y para que yo haga lo que debo en mi oficio en su servicio.

33De una cosa me avisaron y era que se recibía muy gran daño, y había mucha alteración en los pueblos de todo el reyno: que cuando eran confiscados los bienes de algún condenado, pedían las dotes, que habían dado a sus hijas, y repartían las heredades que en su vida habían dado; y como los maridos se veían despojados de las dotes, desesperados de no tener para sustentarse, en especial las personas de honra, ausentábanse, y dejaban a sus mugeres y a sus hijos perdidos, o trataban mal a sus mugeres viendo que les quitaban las haciendas que con ellas habían recibido para sustentarse; y de aquí procedían otros muchos males; y porque me parecía que era mejor obra no descasar las casadas que casar huérfanas, y a los que tienen qué comer no hacerles pobres que dar limosna a los que no lo tenían; y asimismo los que con ellos habían contratado con buena fe teniéndoles en posesión de buenos cristianos, no era razón que perdiesen, pues que no habían tenido culpa: mandé que cuando se confiscase hacienda de algún condenado por hereje, que no se confiscase más que la hacienda que tenía al tiempo de su prisión, y que de ella se pagasen todas las deudas que debiese, y los casamientos que a sus hijos e hijas hubiese prometido; porque al tiempo que se hicieron aquellos contratos, los que con ellos trataban, no podían adivinar lo que no podían saber; y por esto mandé que se cumpliesen después de su condenación todos los contratos y conciertos como se cumplieran si no fuesen condenados, y que no se repitiesen las dotes ni los casamientos que hubiesen dado a sus hijas e hijos; y que todos los contratos y donaciones que hubiesen hecho fuesen firmes y válidos como si no fueran condenados; y más avisé a todos los inquisidores que cuando se hiciese alguna confiscación de bienes, que no se tocase en nada de ellos sin que primero me avisaren que tanta era la cantidad de su hacienda, y cuántos hijos e hijas tenía, y de qué estado eran, y si eran buenos cristianos; porque si fuesen los hijos buenos y virtuosos, y no tenían culpa por los delitos que su padre o madre habían cometido, y tenían necesidad para sustentarse de aquella hacienda, me parece que era muy grande limosna dejársela para que se sustentasen; y casi todas las veces que tienen hijos les hago merced de la hacienda de sus padres; y si la hacienda es en mucha cantidad y ellos son pocos, parto con ellos y quedan contentos; y con ver que no busco mis ganancias temporales, sino sus provechos espirituales y temporales, me tienen amor, y en cualquier cosa que hacen me hacen placer, y la hacen de muy buena voluntad; y de esta forma ellos y yo vivimos contentos, y Dios nos hace largas misericordias.

34Otra cosa se ha hecho en la Inquisición (decía el rey Prudenciano) por quitar las ocasiones de obrar mal o sospecharlo: que porque los inquisidores y oficiales de la Inquisición se pagaban de los bienes que confiscaban y de las penas que echaban a los culpados, sospechaban muchos que, porque huviese de que se pagasen y no faltase para sus pensiones o sueldos, echaban penitencias pecuniarias en mucha cantidad; y por quitar esta sospecha, impetré un breve al Papa para que en cada iglesia catedral huviese dos canongías de las primeras que vacasen para dos inquisidores y dos raciones para los notarios, y que los inquisidores y notarios que tienen las canongías y raciones gozasen las distribuciones cotidianas, residiendo en el Santo Oficio los días feriados para que domingos y fiestas fuesen obligados a decir misa y residir en su iglesia, como los otros canónigos y racioneros, y que si no residiesen, perdiesen las distribuciones que en aquellos días suelen ganar; y que de estas canongías se tomasen las mejores para inquisidores del Consejo de la Inquisición, y las mejores raciones por los secretarios, y que cuando la Corte estuviese en la ciudad, fuesen obligados a decir misa y residir los domingos y fiestas; pero si la Corte no estuviese en aquella ciudad donde tenían sus canongías y raciones, que aunque no residiesen dichos días, ganasen, pero que siempre fuesen obligados a residir en su iglesia, y si no residiesen, perdiesen los derechos que en aquellos días se ganan; y con esto se hizo un gran provecho en quitar las ocasiones de pensar mal o de hacerlo, y los beneficios de la Iglesia se proveen en personas que en ella hagan fruto, destruyendo los errores, y enseñando la verdad de nuestra santa Fe católica.

35Llorente Juan Antonio, Historia crítica de la Inquisición en España, IV, Madrid, Hiperión, 1980, p. 297-315.

EL SANTO OFICIO DE LA INQUISICION SE INSTITUYO EN CASTILLA.

36Mejor suerte y más venturosa para España fue el establecimiento que por este tiempo se hizo en Castilla de un nuevo y santo tribunal de jueces severos y graves a propósito de inquirir y castigar la herética pravedad y apostasía, diversos de los obispos, a cuyo cargo y autoridad incumbía antiguamente este oficio. Para esto les dieron poder y comisión los pontífices romanos y se dio orden que los príncipes con su favor y brazo los ayudasen. Llamáronse estos jueces inquisidores, por el oficio que ejercitaban de pesquisar y inquirir, costumbre ya muy recebida en otras provincias, como en Italia, Francia, Alemania y en el mismo reino de Aragón. No quiso Castilla que en adelante ninguna nación se la aventajase en el deseo que siempre tuvo de castigar excesos tan enormes y malos. Hállase memoria antes desto de algunos inquisidores que ejercían este oficio, a lo menos a tiempo, pero no con la manera y fuerza que los que después se siguieron. El principal autor y instrumento deste acuerdo muy saludable fue el cardenal de España, por ver que a causa de la grande libertad de los años pasados y por andar moros y judíos mezclados con los cristianos en todo género de conversación y trato, muchas cosas andaban en el reino estragadas. Era forzoso con aquella libertad que algunos cristianos quedasen inficionados, muchos más, dejada la religión cristiana que de su voluntad abrazaran convertidos del judaismo de nuevo apostataban y se tornaban a su antigua superstición, daño que en Sevilla más que en otra parte prevaleció; así, en aquella ciudad primeramente se hicieron pesquisas secretas y penaron gravemente a los que hallaron culpados. Si los delitos eran de mayor cantía, después de estar largo tiempo presos y después de atormentados, los quemaban. Si ligeros, penaban a los culpados con afrenta perpetua de toda su familia. A no pocos confiscaron sus bienes y los condenaron a cárcel perpetua; a los más echaban un sambenito, que es una manera de escapulario de color amarillo, con una cruz roja, a manera de aspa, para que entre los demás anduviesen señalados y fuese aviso que espantase y escarmentase por la grandeza del castigo y de la afrenta, traza que la experiencia ha mostrado ser muy saludable, magüer que al principio pareció muy pesada a los naturales. Lo que sobre todo extrañaban era que los hijos pagasen por los delitos de los padres, que no se supiese ni manifestase el que acusaba, ni le confrontasen con el reo ni hobiese publicación de testigos, todo contrario a lo que de entiguo se acostumbraba en los otros tribunales. Demás desto, les parecía cosa nueva que semejantes pecados se castigasen con pena de muerte, y lo más grave, que por aquellas pesquisas secretas les quitaban la libertad de oír y hablar, entre sí, por tener en las ciudades, pueblos y aldeas, personas a propósito para dar aviso de lo que pasaba; cosa que algunos tenían en figura de una servidumbre gravísima y a par de muerte. Desta manera entonces hobo pareceres diferentes. Algunos sentían que a los tales delincuentes no se debía dar pena de muerte; pero fuera desto confesaban era justo fuesen castigados con cualquier otro género de pena. Entre otros, fue deste parecer Hernando de Pulgar, persona de agudo y elegante ingenio, cuya historia anda impresa de las cosas y vida del rey don Fernando. Otros, cuyo parecer era mejor y más acertado, juzgaban que no eran dignos de la vida los que se atrevían a violar la religión, y mudar las ceremonias santísimas de los padres; antes que debían ser castigados, demás de dalles la muerte, con perdimiento de bienes y con infamia, sin tener cuenta con sus hijos, ca está muy bien proveído por las leyes que en algunos casos pase a los hijos la pena de sus padres, para que aquel amor de los hijos los haga a todos más recatados. Que con ser secreto el juicio se evitan muchas calumnias, cautelas y fraudes, además de no ser castigados sino los que confiesan su delito o manifiestamente están del convencidos. Que a las veces las costumbres antiguas de la Iglesia se mudan conforme a lo que los tiempos demandan; que pues la libertad es mayor en el pecar, es justo sea mayor la severidad del castigo. El suceso mostró ser esto verdad y el provecho, que fue más aventajado de lo que se pudiera esperar. Para que estos jueces no usasen mal del gran poder que les daban ni cohechasen el pueblo o hiciesen agravios, se ordenaron al principio muy buenas leyes y instrucciones. El tiempo y la experiencia mayor de las cosas ha hecho que se añadan muchas más. Lo que hace más al caso es que para este oficio se buscan personas maduras en la edad, muy enteras y muy santas, escogidas de toda la provincia, como aquellas en cuyas manos se ponen las haciendas, fama y vida de todos los naturales. Por entonces fue nombrado por inquisidor general fray Tomás de Torquemada, de la orden de Santo Domingo, persona muy prudente y docta y que tenía mucha cabida con los reyes por ser su confesor y prior del monasterio de su orden de Segovia. Al principio tuvo solamente autoridad en el reino de Castilla; cuatro años adelante se extendió al de Aragón, ca removieron del oficio de que allí usaban a manera antigua los inquisidores fray Cristóbal Gualbes y el maestro Ortes, de la orden de los Predicadores. El dicho Inquisidor mayor al principio enviaba sus comisarios a diversos lugares conforme a las ocasiones que se presentaban, sin que por entonces tuviesen algún tribunal determinado. Los años adelante el Inquisidor mayor con cinco personas del supremo Consejo en la corte, do están los demás tribunales supremos, trata los negocios más graves tocantes a la religión. Las causas de menos momento y los negocios en primera instancia están a cargo de cada dos o tres inquisidores, repartidos por diversas ciudades. [...] Publicó el dicho Inquisidor mayor edictos en que ofrecía perdón a todos los que de su voluntad se presentasen. Con esta esperanza dicen se reconciliaron hasta diez y siete mil personas entre hombres y mujeres de todas edades y estados; dos mil personas fueron quemadas, sin otro mayor número de los que se huyeron a las provincias comarcanas. Deste principio el negocio ha llegado a tanta autoridad y poder, que ninguno hay de mayor espanto en todo el mundo para los malos, ni de mayor provecho para toda la cristiandad. Remedio muy a propósito contra los males que se aparejaban, y con que las demás provincias poco después se alteraron; dado del cielo, que sin duda no bastara consejo ni prudencia de hombres para prevenir y acudir a peligros tan grandes como se han experimentado y se padecen en otras partes.

37P. Juan de Mariana, S.I., Historia general de España(1606), Libro 24, cap. XVII, Madrid, B.A.E. t. 31, 1950, p. 202-203.

JUAN ANTONIO LLORENTE: MEMORIA HISTORICA

I. EXORDIO

Para que no podáis dudar, conocer los datos.
(VIRGILIO, lib. 4 Georg.)

38SEÑORES:

39Si para investigar cuál sea el modo de pensar de una nación acerca de algún establecimiento nos hemos de gobernar únicamente por el testimonio de los escritores públicos, no puede dudarse que la nación española amó, tanto como temió, al de la Inquisición contra los herejes, llamada unas veces Tribunal de la Fe, otras Tribunal de la Santa Inquisición, y más comúnmente Santo Oficio de la Inquisición.

40Apenas se hallará un libro impreso en España desde Carlos I hasta nuestros días en que se cite sin elogio la Inquisición, directamente o por incidencia; y por lo respectivo a los escritores de asuntos religiosos o sus adherentes parece que les han faltado siempre dignas expresiones para su encomio.

41¿Un español escribía de la religión? ¡Oh España (exclamaban): tú eres deudora de la pureza de los dogmas al Santo Oficio de la Inquisición, el cual te defiende de todos los ataques de la herejía para tu felicidad! ¿Se habla de política? ¡Feliz España (dicen), que con sólo mantener el santo tribunal estás libre de las convulsiones intestinas que con mucha frecuencia ponen a los otros reinos en peligro de perderse, por la diversidad de religiones entre sus habitantes y por la falta de un santo oficio que persiga, castigue y extermine los herejes! ¿Se trata de población, agricultura, fábricas, artes, industria o comercio? Más feliz es nuestra España (escriben) que todos los otros reinos, a pesar de lo que se nos pondera florecer éstos, porque Dios, premiando a nuestros reyes el celo de la fe manifestado en el establecimiento y conservación del santo tribunal, les ha dado el imperio de un mundo nuevo que nos proporciona con el oro y la plata de sus minas los medios de suplir la falta de los objetos que para nosotros trabaja el extranjero! Cualquiera que sea la materia de un libro se ha encontrado siempre motivo y ocasión de citar al Santo Oficio como principio y medio de la felicidad española.

42Pero esta misma generalidad, esta monotonía de ideas, nos debe hacer cautos. Parece imposible que tantos hombres sabios como ha tenido España en tres siglos hayan sido de una misma opinión. Haberse opuesto unos a otros en todas las materias (aun las más claras y notorias) por un efecto natural de la condición del entendimiento humano, y conformarse todos en esta sola, presenta suficiente motivo de dudar de la sinceridad de muchos; especialmente si traemos a consecuencia, como es justo, que algunos capaces de dar peso a la buena opinión pública de la Inquisición fueron procesados por ella, como Arias Montano, Fray Luis de León, don Bartolomé Carranza, don Melchor de Macanaz y otros tales.

43Es forzoso que hubiese causa particular para conformidad tan extraordinaria como la de escribir elogios de un establecimiento que por su primer aspecto presenta el carácter odioso de mandar las delaciones bajo pena de excomunión mayor lata; recluir los acusados en cárcel solitaria sin el consuelo de la comunicación con esposas, padres, hijos, hermanos, parientes y amigos; negar al reo el proceso original para su defensa, y no manifestar jamás los nombres de los testigos para tachar los que debieran serlo. Me parece imposible que todos opinasen como escribían.

44Una de las facultades de los inquisidores es el hilo que indica la salida de este laberinto. Estaban autorizados para proceder contra los que pusieran, o procurasen poner, obstáculos al ejercicio de la Inquisición; y desde luego incluyeron en esta clase a cualquiera que hablase mal del Santo Oficio, o del modo con que se procedía en la formación de sus causas.

45He aquí el origen cierto de los elogios que le prodigaban muchos para eximirse de una nota que podría producir su desgracia.

46Debemos, pues, distinguir tres clases de panegiristas: una, de los que tenían o esperaban tener empleo en la Inquisición; otra, de los que recelaban ser procesados si manifestasen su verdadera opinión; otra, de los que ni esperaban ni temían, pero miraban con indiferencia un establecimiento con el cual no tenían relaciones. Los primeros merecen poco crédito en sus elogios, porque les preocupaba el interés. Los segundos menos; porque se producían conducidos del terror o de una prudente cautela. Los terceros tampoco, porque si bien es cierto que hablaban de buena fe, también lo es que no lo hacían por efecto de sus propias luces, sino excitados de lo que leían y oían.

47Mas, adoptado este sistema, ¿por qué medios sabremos la verdadera opinión nacional? Por los hechos de la nación misma, y por el examen crítico de algunas proposiciones que, a pesar de las cautelas hijas del miedo, dijesen algunos hombres de juicio, dándonos ocasión para conocer la estatura de un gigante por la dimensión de un dedo.

48Los literatos extranjeros, acostumbrados a suponer en los españoles una aprobación y aun veneración afectuosa del Santo Oficio, han llegado al extremo de imputarnos que los autos de fe, en que se destinaban a las llamas muchos hombres y se infamaban las personas y familias de muchos más, eran las delicias de España. ¿Qué dirán si (cuando hay arbitrios de investigar la verdad con sana y libre crítica) les prometemos demostrar que la opinión nacional de los españoles no sólo no ha sido la que suponen, sino totalmente contraria? En España mismo habrá quien lo repute por paradoja imposible de persuadir, pero no por eso me acobardo. Espero hacerlo creer confiado en la fuerza de la verdad.

49La Inquisición antigua no entra en mi plan. Fundada en Francia por el Papa Inocencio III en 1204; adoptada en Italia, Alemania, Inglaterra y otras partes en 1218, y en Cataluña en 1232; se gobernó con ordenanzas que, si bien al principio produjeron efectos muy terribles, decayeron de su vigor primitivo en el siglo xiv y mucho más en el xv; y como establecimiento común a todos los reinos cristianos no pertenece al objeto que me propongo.

50La Inquisición que por zaherirnos debió a los extranjeros el ser titulada « las delicias de España » es la moderna, fundada por los Reyes Católicos, Fernando de Aragón e Isabel de Castilla, en el último tercio del citado siglo decimoquinto. Esta es la única nacional, y la única sobre la cual puede recaer la duda de si la nación española estuvo o no contenta con ella; la única cuya aprobación se nos da en cara como testimonio de nuestra ignorancia, superstición y fanatismo, y la única, consiguientemente, de que yo prometo probar haberse introducido y mantenido contra la voluntad y dictamen de la nación española.

51Llegó el día de hablar libremente la verdad. El honor nacional interesa en hacerlo para que los literatos extranjeros vean no haber opinado los españoles con la estupidez y necedad que les imputan, y que si hallan en nuestros libros elogios desmedidos de la Inquisición son efecto de causas bien diferentes.

52Para esto es forzoso referir por orden cronológico los hechos principales relativos al establecimiento y primeros efectos del Tribunal, pues ellos nos han de prestar fundamento a reflexiones importantes. Yo podré hacerlo con mayor exactitud que lo han hecho Luis de Páramo y los demás historiadores, por la feliz casualidad de poseer copias de varios manuscritos estimables, de los cuales me considero ya obligado a dar noticia para crédito de muchas especies nuevas que contaré, ignoradas por todos los escritores, Y de otras en que diré lo contrario que éstos, deshaciendo las equivocaciones en que incurrieron por haberse dejado llevar de relaciones inexactas [...]

53Además de todo esto, me ha auxiliado el señor don Juan Crisóstomo Ramírez de Alamanzón, bibliotecario mayor del rey e individuo de nuestra academia, proporcionándome copias íntegras de muchos papeles antiguos e inéditos que hay en la real biblioteca, lo que manifiesto con reconocimiento en testimonio de mi gratitud a su generosidad.

54Uniendo estos auxilios a las observaciones críticas, que ya pueden hacerse con santa libertad, sobre las narraciones impresas, o muy conocidas de otros escritores públicos, espero demostrar la proposición adoptada, vindicando a mi nación de las imputaciones que la han hecho algunos extranjeros.

55Juan Antonio Llorente, Memoria histórica sobre cuál ha sido la opinión nacional de España acerca del tribunal de la Inquisición, Madrid, Sancha, 1812 [ed. moderna. La Inquisición y los españoles, Madrid, Miguel Castellote, editor, 1973, p. 27-34].

II. ARTICULO VII

56Opinión nacional de Castilla, manifestada en las Cortes de Valladolid del año 1518, acerca de la Inquisición. Pragmática de reforma que dispuso el rey Carlos I en su consecuencia, y motivos de haber quedado sin efecto.

57La muerte del Rey Católico, verificada el 23 de enero de 1516, animó a los españoles para manifestar sus verdaderos sentimientos acerca de la Inquisición. La experiencia de treinta y cinco años les instruyó bastante para pretender, con probabilidad de buen éxito, si no la supresión, a lo menos una reforma que nivelara el tribunal con los otros de la monarquía y quitara los peligros de la injusticia que llevaba consigo el tenebroso modo de proceder.

  • 3 Quintanilla, Vida del cardenal Cisneros, lib.3, cap. 17 (nota de Llorente).

58Para demostrar por este medio indirecto la opinión nacional no haré mérito de las exquisitas diligencias de los cristianos nuevos y descendientes de hebreos antes que Carlos I de Austria viniese de Alemania, los cuales llegaron a ofrecer ochocientos mil ducados para gastos de guerra porque se mandase publicar los nombres de los testigos de las causas de fe, después que habían ofrecido inútilmente el año 1512 para la guerra de Navarra seiscientos mil al Rey Católico3.

  • 4 Proyecto de pragmática inédita, en la Real Biblioteca de Madrid. Sandoval, Historia de Carlos V, t (...)

59Pero no deberé dejar en silencio las que hicieron otras personas entonces mismo, y menos la petición cuarenta de las Cortes, tenidas por Carlos I en Valladolid el mes de febrero de 1518, pues allí se manifestó la opinión nacional contra la Inquisición, con toda la fuerza de los medios indirectos que permitían las circunstancias. «Otrosí: dijeron, suplicamos a V. A. mande proveer que en el oficio de la Santa Inquisición se proceda de manera que se guarde entera justicia, y los malos sean castigados, y los buenos inocentes no padezcan, guardando los sacros cánones y derecho común que en esto hablan. Y los Jueces que para esto se pusieren sean generosos y de buena fama y conciencia, y de la edad que el derecho manda, tales que se presuma que guardarán justicia. Y que los ordinarios sean Jueces conforme a derecho»4.

60En esta petición se puede notar que no se pretendía la supresión del tribunal, sino su reducción a los términos del derecho común y sagrados cánones. Esto bastaba para quitar la odiosidad; pues la experiencia tenía bien acreditado que los tribunales ordinarios eclesiásticos no se habían hecho odiosos, aunque procediesen al castigo de ciertos crímenes sujetos a su jurisdicción, y sólo habían dado motivos de queja cuando algún juez violaba por arbitrariedad las formas del derecho común en la compilación de procesos.

  • 5 Pedro Mártir de Anglería, Epístolas, libro 31, epístola 620 (nota de Llorente).

61Los diputados de Cortes estaban encargados por las ciudades con tanto ahínco para solicitar la reforma de la Inquisición a toda costa que no dudaron hacer un donativo de diez mil ducados a Juan Selvagio, gran canciller del rey Carlos I, porque sabían ser un sapientísimo y célebre jurisconsulto en Flandes, con gran ascendiente sobre las resoluciones de Carlos, y le prometieron otros diez mil para el día en que se decretase la expedición de una pragmática sanción de la reforma deseada, conforme a la respuesta dada por el rey en Cortes de que mandaría proveer lo que conviniese5.

62Influyó con efecto el gran canciller, de manera que encargó el rey a los procuradores de las Cortes expresar por menor los puntos que considerasen más necesitados de remedio, y cuál sería éste para meditar bien todo el negocio y resolverlo con acierto. Pasó el rey en el mes de abril a la villa de Aranda de Duero, donde se hallaba su hermano, el infante don Fernando, cuya salida se preparaba para Flandes, y antes que ésta se verificase dispuso el canciller Juan Selvagio una pragmática sanción, cuya minuta se conserva inédita entre los manuscritos de la real biblioteca de Madrid, y creo necesario insertar aquí porque refiere las diligencias practicadas en, el asunto y prueba el estado de la opinión nacional, conforme a la cual está concebida. Era del tenor siguiente:

63«Doña Juana y don Carlos, su hijo. A vos, ilustrísimo infante don Fernando, nuestro muy caro y muy amado hijo y hermano; y al reverendísimo cardenal y obispo de Tortosa, inquisidor general de todos nuestros reinos y señoríos, y a los del consejo e inquisidores, y otros oficiales y ministros de la Santa Inquisición del delito de la herética pravedad y apostasía, que ahora son y serán de aquí adelante en los dichos nuestros reinos y señoríos, así de España como de las otras partes; y a los prelados, duques y marqueses, condes y ricos hombres, comendadores o no comendadores, alcaides de castillos y casas fuertes y llanas; y a los del nuestro consejo, y alcaldes de nuestra casa y cortes y oidores de las nuestras audiencias y chancillerías; y a todos los consejos, gobernadores, corregidores, alcaldes, alguaciles, regidores, veinte y cuatros, jurados, oficiales y hombres buenos de todas las ciudades, villas y lugares de todos los dichos nuestros reinos y señoríos; y a todas las otras personas de cualquier estado, condición, preeminencia y dignidad que sean, a quien lo en esta nuestra carta contenido toca o tañe, o atañer pueda en cualquier manera, y a cada uno y cualquiera de vos, salud y gracia.

64«Sepades que estando yo el rey en el mi condado de Flandes, me fue hecha relación por muchas diversas personas de estos nuestros reinos y señoríos, que podía hacer cuarenta años continuamente que en ellos se ha hecho y hace Inquisición general de la herética pravedad y apostasía; y están puestos y deputados inquisidores y ministros, y oficiales generales y especiales que entiendan en las causas tocantes al dicho delito; y que aunque el oficio en sí haya sido y es bueno y santo, y los católicos reyes, nuestros padres y abuelos, con buen celo y santo propósito se movieron a mandar hacer la dicha inquisición por extirpar el delito dicho y defender y aumentar nuestra santa fe católica, y punir y castigar los violadores y no guardadores de ella, la forma y orden que se ha tenido y tiene en el proceder de la dicha Santa Inquisición y de las causas tocantes a ella ha sido y es tan estrecha y áspera, y con tanto secreto y encerramiento, que se ha dado ocasión y causa a que haya habido y haya muchos falsos testigos, y dado lugar a la malicia y dolo de algunos malos oficiales y ministros.

65«Por lo cual y por los acusados no haber podido ser plenamente defendidos muchos inocentes y no culpados deste delito han padecido muertes, daños y opresiones, injurias e infamias e intolerables fatigas, y sus hijos e hijas y descendientes, ostiandad y ocasión de caer desesperados en otros muchísimos excesos; y muchos nuestros vasallos se han ido y ausentado de estos nuestros reinos; y (como la experiencia lo ha mostrado) generalmente estos nuestros reinos han recibido y reciben grandes fatigas y daños; y han sido y son gravemente infamados de este detestable crimen por todo el mundo.

66«Y que a Nos, como reyes y señores naturales, pertenecía remediarlo, como nuestro oficio sea tener a nuestros súbditos en justicia, y no consentir que por ninguna vía reciban fuerza y opresión injustamente; y al descargo de nuestra real conciencia ser informados y querer saber y escudriñar lo que injusta y no debidamente en nuestos reinos se hace, y con debido remedio lo proveer.

67«Por lo que nos suplicaron por merced lo mandásemos proveer y remediar y dar tal orden, como justamente de aquí adelante en las dichas causas se procediese y a todos fuese guardada justicia enteramente; y para ello nos dieron y presentaron muchos capítulos e informaciones de los agravios que hasta aquí se han hecho.

68«Lo cual yo mandé ver y platicar, y examinar con muchas personas doctas y famosos letrados de ciencia y conciencia y aprobada vida; y en algunos estudios y colegios, y estudios generales, así de nuestro señorío como fuera de él, porque más sin pasión nos informasen de lo que en ello se debía proveer, y sobre ello les encargamos las conciencias.

69«Y como quiera que por los dichos letrados y universidades fue visto, y con mucho estudio examinado, y sobre ello nos dieron su parecer, y con mucha instancia me fue suplicado que lo mandase declarar y explicar, yo lo mandé sobreseer para que con más información y deliberación y propósito se hiciese y proveyese como al servicio de Dios y nuestro, y al bien común y de los dichos nuestros reinos y señoríos conviniese.

70«Y ahora en las Cortes que por nuestro mandado se han hecho y celebrado en la villa de Valladolid, los procuradores de las ciudades y villas de estos nuestros reinos de Castilla y de León y de Granada, que a Nos vinieron, entre otros capítulos que generalmente por petición en nombre de estos dichos nuestros reinos, suplicaron mandásemos proveer, dieron uno tocante a lo susodicho en esta guisa.

71«Otrosí: suplicamos a V. A. mande proveer que en el oficio de la Santa Inquisición se proceda de manera que se guarde entera justicia, y los malos sean castigados, y los buenos inocentes no padezcan, guardando los sacros cánones y derecho común que en esto hablan, y que los jueces que para esto se pusieren sean generosos y de buena fama y conciencia, y de la edad que el derecho manda; tales que se presuma que guardarán justicia, y que los ordinarios sean jueces conforme a derecho».

72«Al cual dicho capítulo por Nos fue respondido que lo mandaríamos comunicar y platicar con personas doctas y de buena conciencia y santa vida, y con su acuerdo lo mandaríamos proveer, por manera que cese todo agravio y se haga y administre enteramente la justicia y que para ello recibiríamos los memoriales que nos fuesen dados, así de agravios como de pareceres para la buena administración de la justicia y recta provisión de lo que nos suplicaron.

73«Y los dichos procuradores por sus memoriales nos informaron cumplidamente de los daños, fatigas y vejaciones, y infamias que estos nuestros reinos y naturales de ellos habían recibido y recibían por no se haber procedido en la manera de ellos dicha, antes de haber los jueces seguido por otras reglas e instrucciones y estilos, desviantes de las reglas de los santos cánones y derecho común.

74«Y dieron algunos pareceres de letrados de la forma y modo y orden que para se hacer justamente se había de tener, lo cual todo junto, por lo que por mandado de mí el rey fue visto y determinado en el dicho mi condado de Flandes. Nos mandamos ver y comunicar y platicar con algunos de nuestro consejo, y con otras personas doctas y de ciencia y conciencia y aprobada vida.

75«Los cuales con grave estudio y deliberación nos hicieron relación que para que en el dicho Santo Oficio se administrase enteramente justicia conforme al servicio de Dios y nuestro, y al descargo de nuestras reales conciencias, convenía que en el proceso de la dicha Santa Inquisición y de las causas tocantes a ella se guardasen la forma e la orden y reglas siguientes:

JUECES

76«Lo primero proveer de buenos jueces y ministros y notarios de buena conciencia y fama, de edad de más de cuarenta años, hombres nobles y no pobres, ni tales de quien deba creerse que por ninguna cosa dejarán de guardar justicia.

772. «Item, que el salario que se les debe a los jueces y oficiales esté situado, y no se les pague de las condenaciones que hicieren y penitencias que echaren, porque no sea causa de incitarles a condenar a ninguno injustamente; y para esto sería bueno que cada iglesia catedral de los lugares donde residen los inquisidores hubiese una o dos canongías deputadas para el dicho oficio, que tuviese por su salario, como las hay para los predicadores; o que la Inquisición se cometiese a los ordinarios.

783. «Item, que su alteza prometa de no hacer merced a ningún juez ni oficial de bienes ni oficios ni beneficios, de personas que sean condenadas, porque con esperanza de lo haber no se condene injustamente ninguno.

794. «Item, que si algún inquisidor fuese recusado por el preso se elijan árbitros conforme al derecho canónico que conozcan de la recusación; y si le dieren por recusado, no conozca de la causa, y lo mismo se haga cuando los del consejo o alguno de ellos fueren recusados.

805. «Item, que de dos a dos años se envíen buenas personas por visitadores a las provincias donde hay inquisidores, los cuales inquieran como ejecutan sus oficios los inquisidores y sus oficiales, y oigan los querellosos que de ellos hubiere, y les haga justicia; y estos visitadores no sean inquisidores ni oficiales de la Inquisición.

816. «Item que los jueces y oficiales que se hallaren culpados y no hubieran usado bien de sus oficios sean privados de ellos y castigados conforme a derecho, y no sean más puestos por jueces ni oficiales de la Inquisición allá ni en otra provincia.

827. «Item, que los que se quejaren de los jueces y oficiales de agravios que les hagan no sean por ellos presos ni maltratados.

838. «Item, que cuando los jueces y oficiales fueren proveídos al oficio, juren de bien y fielmente lo ejercer, y de no avisar a persona alguna que pida merced de algunos bienes, ni oficio ni beneficio de presos ni acusados hasta ser sentenciados, y la sentencia pasada en autoridad de cosa juzgada; y que otorgarán a las partes las apelaciones que interpusieren para los del consejo, y para ante nuestro santo padre, y que porque dellos apelen y les recusen no les tratarán mal ni les harán otros agravios ni extorsiones, y que el tal juramento hagan en el cabildo de la iglesia catedral de la tal ciudad.

849. «Item, que los jueces de oficio no inquieran ni anden a buscar testigos contra las personas que no estuvieren infamadas deste crimen; ni pregunten de las tales personas a los testigos que contra otros vinieren a deponer, ni a los presos ni a los que dieren tormento.

8510. «Item, que cuando algún testigo viniere a deponer y denunciar a otro, los jueces ipsomismo los examinen y pregunten con juramento; y sepan de él si es enemigo él, o pariente suyo, de aquel de quien testifica, o si tiene pleito o diferencia con él, o si ha sido cohechado o sobornado; de qué edad es, y de qué tiempo tiene comunicación con él, y le hagan todas las otras preguntas que vieren que sean necesarias para saber la verdad; y que al pie del dicho hagan asentar la fe que les parece que se le debe dar; porque cuando el otro juez lo viniere a ver, esté advertido de ello.

PRESOS

8611. «Item, que por cuanto de la prisión por este delito resulta grande infamia y perjuicio al preso y a los parientes, que antes que ninguno sea preso, los testigos que hubieran denunciado de él sean repreguntados con juramento, presente el juez ordinario con los inquisidores, y bien examinados, e inquirido qué personas son, y si son tales que se les debe dar crédito. Y que ninguno sea preso sin que proceda primero tal probanza, por donde se espera que conforme a derecho será condenado. Y para prender se tome el parecer del ordinario y de otros letrados y personas peritas.

8712. «Item, que los que fueren presos sean puestos en cárcel pública, honesta, tal que sea para guarda, y no para pena; y allí se les diga misa y administren los santos sacramentos que el derecho permite.

8813. «Item, que los presos puedan ser vistados todas las veces que quisieren por sus mujeres e hijos, y deudos y amigos, y letrados y procuradores, y las mujeres lo mismo, pública y secretamente.

8914. «Item, que les den y consientan tomar letrados y procuradores los que quisieren, aunque sean sus parientes, que les ayuden a defender, y no sean compelidos a tomar otros letrados ni procuradores contra su voluntad.

9015. «Item, que luego que fueren presos se les ponga la acusación, en la cual no les sea puesto otra cosa más de aquello que está depuesto y denunciado contra ellos. Y que en la acusación se les declare el tiempo y lugar en que los testigos dicen haber cometido el delito, porque ellos pueden enteramente ser defendidos.

9116. «Item, que con la acusación se les dé copia, si la quisieren, de la información entera como la recibieron, y de los nombres de los testigos que contra ellos depusieron, y que está habida contra ellos.

9217. «Item, que al tiempo que las probanzas se han de hacer, se dé al acusado traslado del interrogatorio, y se reciba fideyusión, y al fiscal lo mismo, porque mejor se pueda saber la verdad.

9318. «Item, que en comienzo del pleito se haga publicación de testigos, y se dé traslado a las partes de las probanzas enteramente, sin añadir ni quitar cosa alguna, declarando los nombres de los que depusieron, en qué tiempo y en qué lugar. Y que la publicación de los nombres de los testigos no se le deniegue a ninguno; pues es notorio que no hay en esta generación persona tan poderosa de quien se deba temer que los testigos puedan recibir ofensa. Mas si por caso fuere procedido contra algún duque, marqués o conde, obispo o gran prelado, que a aquél se puedan denegar los nombres de los testigos si los jueces vieren que cumple. Y que nuestro muy santo padre declare que el texto que dice que la publicación se puede denegar cuando la potencia del acusado es tanta, que justamente se pueda temer la seguridad de los testigos, se entiende de dichos grandes y prelados, y no de otras personas, porque la experiencia ha mostrado que, dejándolo al arbitrio de los jueces, ha sido muy peligrosa cosa; y a todos universalmente, así chicos como grandes, lo han denegado.

9419. «Item, que cuando a las tales grandes y poderosas personas se hubiere de negar la publicación de los nombres de los testigos, que el juez lo pronuncie por auto, y jure solemnemente que no lo hace maliciosamente, sino porque teme que la potencia del acusado a quien se deniega es tanta, que los testigos no tendrán seguridad de sus vidas, y que le parece, según Dios y su conciencia y conforme a derecho, que se le debe denegar. Y que de tal pronunciación la parte acusada puede apelar para nuestro muy santo padre, y le sea otorgada la apelación, y hasta que ella sea defendida no se proceda en la causa.

9520. «Item, que si alguno fuere condenado a cuestión de tormento, se le hubiere de dar aquél, que se le dé moderadamente, conforme a los indicios y probanzas que contra él hubiese. Y que no se use de ásperas y nuevas invenciones de tormentos que hasta aquí se han usado en este oficio.

9621. «Item, que aquel que fuese una vez atormentado no pueda otra vez ser tornado al tormento, ni cominado sin nuevos indicios y probanzas que basten de derecho.

9722. «Item, que ninguno pueda ser puesto a tormento para que diga de otro.

9823. «Item, que los tormentos no se den a personas que de derecho se defiendan, ni en casos impermisos.

9924. «Item, que de las sentencias, así interlocutorias como definitivas, se pueda apelar para ante nuestro muy santo padre, y las apelaciones se otorguen; y hasta tanto que las apelaciones sean fenecidas, no se proceda en las tales causas, ni sean sacados los reos a las plazas ni tablado a dar las sentencias, ni les sean tomados sus bienes, ni sacados de su poder.

10025. «Item, que cuando se hubieren de ver los procesos para los sentenciar, las partes y sus letrados y procuradores estén presentes para se defender y alegar de su derecho, y ver si falta alguna parte del proceso; y asimismo lo esté el fiscal, como se hace en todas las otras causas civiles y criminales.

10126. «Item, que cuando se hallare que el acusado debe ser absuelto por no haber probanza contra él bastante, los jueces no le condenen, ni penen de dineros ni otra pena, diciendo que aunque no hay probanza, ellos tienen de sospecha, y que por ella le condenan; ni se tome otra forma de condenalles, debiendo ser absueltos.

COMPURGACIONES6

  • 6 Compurgación canónica: infamación de doce testigos idóneos que declaren con juramento creer que di (...)

10227. «Item, que cuando alguno se indiciere a compurgación, que los jueces le dejen nombrar todos los testigos que quisiere para purgarse; y faltando los unos, pueda nombrar otros conforme a derecho. Y que estos testigos compurgadores los pueda tomar y nombrar los que quisiere él; y no se desechen por decir que descienden de linajes de conversos en todo o en parte, y aunque sean parientes. Y que a los presos dejen primero hablar con ellos para se informar si tienen dellos noticia, y están certificados de su inocencia.

10328. «Item, que los testigos se puedan tachar, y se revean las tachas, y los que se hallaren falsos sean castigados por la pena del talión, y conforme a la ley hecha por los Reyes Católicos de primero.

10429. «Item, porque en los tiempos pasados algunos confesaron sus culpas y fueron pasados a la Iglesia, y después han vivido católicamente; y por olvido (como es de creer) dejarían de decir algunas culpas o algunas circunstancias o calidades que probaban el delito, o lo que confesaron no fue en la forma debida, que asimismo, diciendo que se olvidaron o dejaron de decir de sus madres, padres e hijos, hermanos y parientes, y las mujeres de los maridos, o de otras personas que con las tales fueron participantes en el delito, o que se lo vieron cometer a los padres, hijos, hermanos y mujeres y parientes, y otras personas que lo vieron cometer y no lo han venido a decir; y por esto han sido muchos presos condenados, y tomándoles sus bienes, diciendo ser fictos penitentes y no haber rectamente confesado sus culpas; de lo cual ha venido gran daño. Que de aquí adelante por este ni otro achaque ninguno sea preso ni condenado, ni tomados sus bienes; y los que por semejante caso estuvieren presos, sean absueltos, y si necesario es, se haya bula de nuestro muy santo padre en que generalmente remita tales culpas y los reconcilie universalmente a la Iglesia de todo aquello que antes de su reconciliación hubieren hecho y dejado de decir; y a los que vieron, de lo que no dijeron de ello, pues es de creer que como confesaron lo uno confesarían lo otro si se les acordara, y que por eso no se les eche penitencia de dinero ni otra alguna.

10530. «Item, porque algunos jueces han intentado de llamar generalmente por el edicto ante sí a los hijos y nietos de condenados y reconciliados, y les hacen dar por escrito sus nombres y sus edades, y todos sus abolengos y parientes, y muchas veces comprehenden y proceden contra ellos, sin haber contra ellos denunciación ni información alguna, sino solamente diciendo que ellos se criaron con los tales condenados y reconciliados, y que les verían cometer los delitos que hicieron o serían participantes con ellos, y si en el tiempo que el edicto dice no vienen a dar por escrito lo susodicho, lo avisan y dan pena y penitencia, de lo cual resulta gran daño e infamia, débese mandar que ésta y otras semejantes vejaciones como ésta cesen.

10631. «Item, que porque en las iglesias y monasterios hay puestos hábitos en que están escritos los nombres de los que han sido condenados y reconciliados de cuarenta años a esta parte que comenzó la Inquisición; y aquello es grande infamia para sus descendientes que viven católicamente, y aun para todos estos reinos; y algunos de los reconciliados que son vivos los traen encima de las ropas. Que se mande que los tales hábitos se quiten de las iglesias y de las personas que los traen; y no se pongan de aquí en adelante en ninguna parte, porque esta infamia cese en estos reinos; y que algunos que están en cárceles perpetuas y por voluntad, que se les conmuten en otras penitencias y sean sueltos, porque allí mueren de hambre y no sirven a Dios.

10732. «Item, que porque en algunas iglesias de frailes y monjas, y cofradías y órdenes se han hecho estatutos y constituciones que en ellas no puedan entrar ni ser recibidas personas que desciendan de linajes de conversos aun siendo católicos, los tales estatutos se quiten y alcen, pues notoriamente son hechos contra servicio de Dios, que no hace distinción de generaciones, y contra todo derecho divino y humano.

BIENES

10833. «Item, que cuando prendieren alguno no le sean tomados los bienes ni vendidos muebles y raíces, y solamente sean escritos y puestos para memoria, para que no se puedan transportar según que el derecho dispone.

10934. «Item, que de ellos les dejen gastar lo que fuere necesario para sus mantenimientos, y de su mujer e hijos y familia, y para su defensa, y las otras demás cosas necesarias sin les poner límite.

11035. «Item, que cuando alguno fuere condenado y tuviere hijos o otros descendientes católicos, que ellos hayan y hereden sus bienes conforme a las leyes de partidas de estos reinos, que esto clara y llanamente disponen.

11136. «Item, que no se haga merced alguna de bienes de ningún preso hasta tanto que se hayan confiscado los bienes por sentencia pasada en autoridad de cosa juzgada.

11237. «Item, que en todo generalmente se guarde la forma y orden de los sagrados cánones y derecho común canónico, así en el proceder como en el sentenciar, sin haber respeto a otros estilos ni costumbres ni instrucciones, cualesquiera que sean las que hasta aquí se hayan guardado.

11338. «Item, que para lo susodicho, a suplicación de su alteza, se haya bula de nuestro muy santo padre, en que mande guardar la orden susodicha.

11439. «Item, que todo lo susodicho se guarde ansi en los pleitos y causas que ahora están pendientes, como en los que de aquí adelante hubiere. Y en tanto que viene la bula, su alteza mande a los inquisidores guarden y cumplan esta dicha orden conforme a derecho.

115«Por lo cual, todo por Nos visto, considerando la obligación que tenemos como reyes y señores naturales de que nuestros súbditos sean mantenidos en justicia, y los delincuentes sean castigados, y los inocentes no presos ni fatigados ni maltratados por ninguna vía. Y porque nuestra voluntad, en todo cuanto la fragilidad humana lo permitiere, es cumplir nuestro real oficio, y lo que a nuestra real dignidad incumbe, y resguarda en servicio de Dios. Y queremos que en nuestros tiempos estos nuestros reinos sean honrados y acrecentados; y nuestros súbditos y vasallos bien tratados y relevados, y no fatigados en cuanto posible fuese, y de ello tenemos especial cuidado. Hubimos por bien de mandar guardar en todo la dicha forma, orden y reglas de proceder subincorporadas; y suplicar a nuestro muy santo padre las mandase aprobar y confirmar, y subcensuras eclesiásticas observar y guardar, y sobre ello enviamos a Su Santidad nuestra suplicación, y mandamos dar esta nuestra carta para vos en la dicha razón.

116«Por lo cual, o por su traslado, signado de escribano público, exhortamos, encargamos y mandamos a todos y cada uno de vos en vuestros lugares, y jurisdicciones cumpláis la dicha declaración y forma, y orden de proceder, y reglas que de suso van incorporadas y conforme a ellas, sin les dar otro entendimiento ni nueva declaración, ni interpretación ni limitación; y sin esperar para ello otra nuestra carta y declaración; y sin que se aguarde otra yusión ni consulta, procedáis y hagáis proceder en el dicho Oficio de la Santa Inquisición en las causas tocantes a ellas, ansi en las causas y negocios que en el día penden, aunque estén conclusas y sentenciadas (no estando leídas ni divulgadas las sentencias) como en las que de aquí adelante se movieren, aunque sean por antiguas causas. Y las guardéis y cumpláis, y hagáis guardar y cumplir, y ejecutar en todo y por todo según que en ellas y en cada una de ellas se contiene, no guardando ni habiendo atención a otras reglas ni instrucciones, estilos y costumbres, forma y orden de proceder que hasta aquí se haya tenido en el proceso de la dicha Inquisición, y contra el tenor y forma de lo susodicho no vayades ni pasedes, ni consintáis ir ni pasar por alguna manera.

  • 7 Real Biblioteca de Madrid, entre sus manuscritos, est. D. 153 (nota de Llorente).

117«Y porque, como dicho es, Nos mandamos suplicar y suplicamos a nuestro muy santo padre aprobase y confirmase todo lo susodicho, y por sus bulas apostólicas lo mandase guardar (las cuales esperamos que Su Santidad mandará conceder, y que brevemente vendrán a estos reinos), y porque el dicho Santo Oficio no cese, y en él se haga entera justicia, Nos vos mandamos que en tanto que las dichas bulas vienen, guardéis y cumpláis todo lo susodicho; y conforme a ello procedáis, y hagáis proceder en el dicho Santo Oficio; bien así como si las dichas bulas fuesen venidas, pues todo ello es conforme a derecho y justicia, visto y determinado por grandes letrados, y personas doctas de conciencia como dicho es. Y los unos ni los otros non f agades ende al por alguna manera so la pena de la nuestra merced, y de la privación de los oficios.» Dada, &c7

118Esta es la pragmática sanción que hubiera evitado la ruina de innumerables familias españolas, pero no llegó a publicarse porque Adriano de Utrec, maestro de Carlos I, que, siendo sólo dean de Lovaina, cuando vino a España era ya cardenal, obispo de Tortosa e inquisidor general, influyó mucho para suspender la publicación hasta que Carlos oyese a los súbditos de la corona de Aragón, con quienes iba a celebrar Cortes; y habiendo pasado a Zaragoza, murió allí el canciller Juan Selvagio, y se destruyó el proyecto de la pragmática, venciendo sin contrario el inquisidor general, a cuyo dictamen defería infinito el Joven Carlos.

  • 8 Pedro Mártir de Anglería, Epístolas, libro 31, epístolas 620 y 622 (nota de Llorente).

119Pedro Mártir de Anglería, que seguía la corte como consejero de Indias, escribió desde Zaragoza en 31 de mayo de dicho año 1518 a los marqueses de Vélez y de Mondéjar, dándoles noticia de la enfermedad del canciller, y en 13 de julio avisaba su muerte, manifestando en ambas cartas como un bien la falta de Juan Selvagio, y fundando su concepto en que su vida era contraria a la permanencia del tribunal de la Inquisición8.

120Pero el voto de Pedro Mártir es de poco valor en este punto, ya porque tal vez sería efecto de la cautela con que necesitaba proceder un extranjero natural de Milán, ya porque, a pesar de su grande instrucción en bellas letras, tenía poquísima o ninguna crítica en las materias canónicas, en que se conformaba como italiano con todas las máximas de la curia romana. Los sucesos del arzobispo de Granada, su amigo, y los otros verificados en la Inquisición de Córdoba, contra los cuales tenía escritas muchas cartas, debían haber bastado para que se desengañase de que el mal no estaba en las personas de los inquisidores precisamente, sino en la institución misma y ordenanzas de su gobierno.

121Algo mejor entendió el asunto la nación castellana cuando se resolvió a pedir la reforma, y manifestar los artículos principales en que se necesitaba; y ya que no consiguiera sus justos deseos por el obstáculo de otras consideraciones políticas prevalecientes en la corte, sirvieron a lo menos para dejarnos testimonio eterno de que no sólo no había aprobado el establecimiento de la Inquisición, sino que conoció y reclamó sus malas consecuencias, apenas pensó con la muerte del fundador que podría conseguir el remedio.

122La narración misma del proyecto de pragmática testifica también que las universidades, los colegios y los literatos consultados por el rey Carlos fueron de opinión que se necesitaba la reforma, y que la justicia condenaba el modo de hacer los procesos de la Inquisición, y la práctica de no comunicarlos a los acusados, la de ocultar los nombres de los testigos, la de prohibirles el trato con sus parientes y defensores, y otros varios procedimientos capciosos y opuestos al derecho natural.

123Basta, en fin, el contexto literal del proyecto de pragmática para conocer cuál era la opinión nacional de Castilla, y en el artículo inmediato veremos ser la misma en los reinos y provincias de la corona de Aragón.

124Juan Antonio Llorente, Memoria histórica sobre cuál ha sido la opinión nacional de España acerca del tribunal de la Inquisición, Madrid, Sancha, 1812 [ed. moderna, La Inquisición y los españoles, Madrid, Miguel Castellote, editor, 1973, p. 129-149].

DE L'INQUISITION

125L'Inquisition fut de tout tems & dans tous les païs le bouclier de la superstition, quoiqu'elle n'en eût pas été la mère. Elle avoit été introduite, un siècle environ avant la période dont nous écrivons l'histoire par Ferdinand & Isabelle. Le principal but de cet établissement fut d'empêcher les juifs ou les maures, qu'on avoit convertis, ou qu'on prétendoit avoir convertis, de retomber dans leurs erreurs, & de les en punir. La jurisdiction de ce tribunal ne fut pas limitée aux juifs & aux infidelles; mais elle s'étendit à tous ceux dont les pratiques ou les opinions religieuses différoient de la croyance Romaine. Il y eut dix-huit cours d'Inquisition dans les Royaumes unis de Castille & d'Arragon; chacune desquelles eut ses conseillers nommés Inquisiteurs Apostoliques, les Secrétaires, les Sergens & autres Officiers. Outre tous ces satellites, vingt mille Familiers furent répandus dans tout le Royaume, qui, tantôt espions, tantôt délateurs, tantôt sbires furent chargés de s'assurer de toutes les personnes soupçonnées, & de les jeter, d'après leur examen dans les cachots du St. Office. Beaucoup de citoyens furent arrêtés par ces Familiers, sur de simples soupçons, & contre toutes les formes & les régies établies par les loix, mis à la torture, jugés & condamnés par les Inquisiteurs sans avoir été confrontées, soit avec leurs accusateurs, soit avec les témoins sur la déposition desquels leur arrêt étoit prononcé. Les châtimens infligés étoient plus ou moins terribles, suivant l'humeur & le caprice des juges. Leurs misérables victimes étoient au gré du zèle ou du fanatisme des Inquisiteurs, étranglées, ou livrées aux flammes, ou chargées de chaînes & renfermées pour le reste de leur vie. Leurs biens étoient confisqués, & leurs familles notées d'infamie.

126Il n'est pas douteux que cette institution ne fût très-bien calculée pour établir dans le Royaume l'uniformité de religion; mais elle étoit plus propre encore à détruire les douceurs de la vie sociale, à bannir toute liberté de paroles & de pensées, à frapper les esprits de terreur, à introduire enfin l'esclavage le plus intolerable, en avilissant tous les citoyens, de quelque Etat qu'ils fussent, asservis à l'autorité des prêtres, dont l'intégrité, eût-elle été même plus grande que celle des autres hommes, tandis qu'elle l'est moins, pour l'ordinaire, devoit être corrompue par l'autorité sans bornes, dont on leur accordoit l'exercice.

127Les Espagnols, eux-mêmes, regardèrent l'Inquisition comme un tribunal très inique, au tems où elle fut établie. Mais ils n'avoient point encore éprouvé quel fléau elle pourrait devenir dans la suite, & ne la considéraient que comme le châtiment des Juifs & des infidelles. Ils ne firent donc que murmurer, jusque à ce que la verge de fer étant tout à fait appesantie sur leur tête, les plaintes les plus secrètes devinrent dangereuses, & fouvent funestes, à ceux qui osoient les proférer.

128Cette institution farouche influa visiblement sur les mœurs du peuple; & la réserve, la méfiance, la jalousie devinrent le caractère distinctif des Espagnols. L'inquisition protégea & perpétua le règne de l'ignorance & de la superstition. Elle enflamma le fanatisme religieux, offrit dans l'exécution de ses décrets, les spectacles les plus atroces, familiarisa les yeux du peuple avec le sang, & nourrit en lui cet esprit féroce qu'il déploya dans l'Amérique & les Païs-Bas, par des forfaits, qui ont imprimé une flétrissure éternelle au nom Espagnol.

129Mais ces considérations n'étoient point à la portée de Philippe (II) ; &. quand on les lui auroit suggérées, elles n'auroient eu aucune influence sur sa conduite. Il s'étoit abreuvé de ce venin fanatique & contagieux qui donna naissance à l'Inquisition ; les hérétiques étoient à ses yeux les plus odieux des scélérats, & il regarda tout ce qui pouvoit détacher ses peuples des superstitions Romaines, comme la plus horrible calamité qui les pût affliger. Il se promit donc d'aider les Inquisiteurs de tout son pouvoir & les exhorta d'user eux mêmes de la plus infatigable activité dans l'exercice de leurs charges.

130Leur zèle répondit à l'ardeur dont leur Souverain était enflammé. Mais l'esprit d'innovation étoit tel dans ce siècle, & la force de la Vérité si irrésistible, que les opinions des réformés avaient pénétré même en Espagne, & étoient ouvertement embrassées par un grand nombre de personnes des deux sexes, parmi lesquelles on comptoit des prêtres & des religieuses.

131L'Archevêque de Tolède, même, Barthelemi-di-Caranza-y-Miranda fut soupçonné de pencher pour les novateurs, à cause de certaines propositions qu'il avança dans un catéchisme publié dans son diocèse. Les inquisiteurs instruisirent le Roi de leurs soupçons & le consultèrent sur la conduite qu'ils devoient tenir. Caranza étoit universellement respeté comme un des plus vertueux & des plus savans Prélats d'Espagne. Philippe l'appella en Angleterre, lorsqu'il n'étoit encore que Provincial de l'ordre des Dominicains; parce qu'il le regardait comme très propre à accélérer dans ce Royaume le rétablissement de la religion Romaine. Il y travailla avec tant de zèle, que le Roi, qui conçut une haute idée de fa ferveur et de ses talens, le fit primat d'Espagne en 1557 ; sa première fonction dans cette haute dignité fut d'administrer les secours spirituels à Charles Quint dans sa dernière maladie.

132Mais du moment où l'on suspecta les opinions de Caranza, son mérite, ses services & ses vertus furent oubliés. Philippe, qui étoit alors dans les Païs-Bas, écrivit aux Inquisiteurs, qu'il falloit, sans hésiter, procéder contre l'Archevêque, comme contre tout autre coupable; & qu'il ne prétendoit pas que son fils, même, fût épargné, s'il étoit convaincu d'hérésie. Caranza fut en conséquence traîné dans les prisons, & ses revenus furent arrêtés. Les propositions de son Catéchisme, qui avoient donné de l'ombrage aux inquisiteurs, étoient sujettes à discussion, même parmi les Catholiques. Cependant il est probable que l'Archevêque de Tolède eût été condamné, si le Pape ne se fût interposé & n'eût réclamé le droit exclusif à le juger. Philippe, jaloux de l'honneur du St. Office, auquel il n'auroit pas voulu qu'aucune autorité pût prescrire des bornes, s'efforça d'engager le Souverain Pontife à se désister de sa prétention; mais enfin le Roi céda & Caranza, après avoir langui en prison six ans & sept mois, fut transféré à Rome, où on lui rendit la liberté; mais il mourut peu de semaines après.

1331559. Il y eut un Auto-da-fé à Valladolid avant l'arrivée de Philippe. Un grand nombre de protestans fut livré aux flammes, & il resta dans les prisons plus de trente personnes, destinées au même supplice.

134Philippe, empressé de donner sans délai des preuves publiques de l'horreur que lui inspiroient les hérétiques, voulut que les Inquisiteurs fixassent le jour de l'exécution & résolut d'y assister. Cette solemnité sanguinaire, qui révolte l'humanité & répugne plus au véritable esprit de la religion chrétienne que les plus abominables sacrifices, dont les annales payennes nous ont conservé le témoignage, fut célébrée avec toute la pompe & l'éclat qu'y purent donner les Inquisiteurs ; & Philippe accompagné de son fils Don Carlos et de sa sœur, entouré de ses courtisans & de ses gardes s'assit vis-à-vis de ces victimes infortunées. Après avoir entendu un Sermon de l'évêque de Zamora, il se leva, & ayant tiré son épée comme un signe de son dévouement à la défense de la foi, il voulut faire, entre les mains de l'Inquisiteur général, le serment de soutenir l'Inquisition et ses ministres, contre les hérétiques, ou apostats, ou tous autres qui entreprendroient de s'opposer à l'exercice de son autorité, & de forcer tous ses sujets d'obéir aux décrets de ce tribunal.

135Parmi les protestans condamnés, il y avoit un gentilhomme nommé Don Carlos Sessa, qui dans le moment où on le conduisoit au poteau, s'écria en adressant la parole à Philippe : « Toi aussi, ô Roi, tu peux être témoin des tourmens de tes sujets ! Sauve nous de cette cruelle mort; nous ne la méritons pas. —Non, répliqua ce Prince, du ton le plus farouche, je dresserais moi même le Bûcher de mon propre fils, s'il étoit aussi criminel que toi ». Après ces paroles forcenées, il contempla l'horrible spectacle dont il ne rougissoit pas d'être témoin, avec un maintien qui dévoiloit toute sa férocité.

136Ces supplices affreux, & la sévère attention que l'on apporta à prévenir l'introduction des livre luthériens, produisirent l'effet qu'on en attendoit. On fit un second Auto-da-fé, dans Séville, où environ cinquante protestans furent suppliciés. Les autres, s'il en restoit encore, déguisèrent leurs sentimens ou se réfugièrent dans les pais étrangers.

137M. Watson [Mirabeau et Durival], Histoire du règne de Philippe II, roi d'Espagne, T. I, A Amsterdam, chez D. J. Changuion; A Rotterdam, chez Bennet & Hake, 1777, p. 146-154.

Notes

1 Presentación de J. A. Llorente: « Fragmentos de una obra española inédita, intitulada: Del Regimiento de Príncipes, escrita hacia el año 1516, dedicada a Carlos de Austria, entonces príncipe de Asturias, después rey de España, y emperador de Alemania bajo el nombre de Carlos V. El autor (cuyo nombre no consta en el manuscrito) supone la existencia de un reino de la verdad cuyo rey se llama Prudenciano. Refiere que este monarca convocó a los miembros de todos sus consejos; les expuso los desórdenes que la experiencia había hecho descubrir en el gobierno de la monarquía; les encargó meditar sobre el asunto, y proponer los medios de remediar los males. En el libro doce habla del tribunal del Santo Oficio. He aquí el texto de todos los capítulos ». Llorente pensó que el texto se había escrito hacia 1516. En realidad es posterior a 1540 y probablemente de la segunda mitad del siglo xvi. Cfr. José Martínez de la Escalera, S.J., «Utopía y reforma de la Inquisición», Joaquín Pérez Villanueva (dir.), La Inquisición española. Nueva visión. Nuevos horizontes, Madrid, 1980, p. 219-229, que analiza este texto.

2 Habla el rey Prudenciano.

3 Quintanilla, Vida del cardenal Cisneros, lib.3, cap. 17 (nota de Llorente).

4 Proyecto de pragmática inédita, en la Real Biblioteca de Madrid. Sandoval, Historia de Carlos V, tom. 1, lib. 3, § 10 (nota de Llorente).

5 Pedro Mártir de Anglería, Epístolas, libro 31, epístola 620 (nota de Llorente).

6 Compurgación canónica: infamación de doce testigos idóneos que declaren con juramento creer que dice verdad el reo acusado cuando niega haber incurrido en la herejía o crimen de lo que se le acusa (definición del propio Llorente).

7 Real Biblioteca de Madrid, entre sus manuscritos, est. D. 153 (nota de Llorente).

8 Pedro Mártir de Anglería, Epístolas, libro 31, epístolas 620 y 622 (nota de Llorente).

© Presses universitaires de la Méditerranée, 2002

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search