Version classiqueVersion mobile

Aux premiers temps de l’Inquisition espagnole (1478-1561)

 | 
Raphaël Carrasco

Deuxième partie. Documentos

Primera sección: La inquisición y los poderes. Esferas de intervención

Texte intégral

CARTA DEL REY FERNANDO AL INQUISIDOR GENERAL TORQUEMADA, 22 de julio de 1486

1EL REY.

  • 1 Pedro Arbués de Epila, inquisidor de Zargoza, asesinado en la catedral el 15 de septiembre de 1485

2Devoto padre Prior. Vuestra carta vi e las otras de los otros inquisidores de Caragoça y el memorial que vos embiaron. A la carta vuestra con otra de mi mano vos respondo e a las de los inquisidores e mandado responder e será la carta con la presente. E quanto a lo del memorial o instrucción que escriben sobre lo que Don Juan de Ribera no faze la guerra fasta haber carta de mano mía e de la serenísima reina mi muy cara e muy amada mujer luego le escribiéramos salvo porque toda la gente suya havemos mandado venir para donde himos y sin gente ninguna cosa podría hazer. Plazer a nuestro senyor que con nuestra ida se remediará presto e volverse ha la gente a la frontera de Navarra e luego mandaremos a Don Juan que apriete a los de Tudela en guisa que fagan la razón. Quanto a lo que scriven en el tercero capítulo de la limosna que les parece se debe facer de sus bienes a los pobres penitenciados imponiéndolos alguna pecuniaria sentencia, porque los conversos de aquella ciudad son muy conocidos y podría ser que allá les dieren a entender una cosa por otra me parece que les debéis escribir que envíen relación de quién son, especificando los nombres de cada uno e qué bienes tienen e quántas sentencias e qué penitencia les parece que se debe dar a todos e a cada uno dellos, porque, sabida la relación de todo ello se podrá mejor determinar lo que en ello se debe facer. Quanto a la partición de los bienes dentre marido e muger quando el uno es sentenciado y el otro se falla inmune porque es cosa que está en derecho y en fuero del reino me parece que lo debéis mandar veer a micer Ponce y otros letrados y que sea menester y más convenga. Quanto al cinqueno capítulo que fabla de las cárceles perpetuas es muy gran razón que se faga e yo enbío a mandar al receptor que les faga. Quanto al sexto capítulo en que dicen que se embíe a mandar que se ha de dar a los encarcerados para su mantenimiento me parece escriban acá su parecer y entonce sobrello podremos determinar lo que paresca más razonable. Quanto al seteno que dicen que han tomado un hombre para tormentar porque dicen que los nuncios no lo quieren facer ni fallan quién lo faga, me parece que por scusar tantos salarios devrían echar uno de los nuncios e que la persona que han tomado para tormentar sirviere de nuncio e se le diese el mismo salario e puesto que esto no se puede facer se debe limitar el salario, porque seiscientos sueldos es muy sobrado salario. Quanto al ocheno capítulo en que fabla del salario de Don Ramón de Mur es justa cosa que pues que bien sirve sea muy bien pagado, e se le den dos mil sueldos de salario. Quanto al noveno capítulo que fabla de los porteros estoy maravillado que pagando tan gran salario como se pagó al alguacil allende aquello se hayan de pagar porteros que acá como sabéis todo está a cargo del aguacil. Debéis les mucho encargar a los inquisidores que lo miren porque se así no lo fazen más montarán los salarios que proceda de la Inquisición. Quanto al deceno capítulo que dice que han de facer e fazen un lugarteniente de aguacil para enviar de fuera, parece que se les debe escribir que en las cosas que buenamente escusar se pudieren lo deben escusar, faciendo ir a ello al alguacil principal, pero no pudiendo ir él fágase un lugarteniente como lo acostumbran de facer, pero sea el salario lo menos que ser pueda porque bien mirado son muy excesivos los salarios que se pagan a la Inquisición. En lo que dicen que tengo fecha merced de los bienes de Pedro de Urrea saben poco en la verdad porque es cierto que de aquéllos ni de otros tengo fecha merced a nadie. Quanto al onceno capítulo en que demandan carta de marca e represalia para Tudela por el negocio de Martín de Santángel ha de preceder carta requisitoria la qual debéis mandar ordenar allá a micer Ponte y enviándola acá luego se despachará. En el dozeno está ya respondido y quanto a lo que escriben en el treceno que no han egecutado los matadores de maestre Epila1 pluguiérame mucho que vos escribieran las causas por qué. Quanto al catorceno capítulo en que escriben que sería bueno que fuere maestro Crespo a entender en la Inquisición con el abad de Barbastro, buen hombre es sin duda e paréceme bien que vaya e asimismo me parece bien micer Tristán de la Porta para que vaya a fazer assesor como lo escriben en el quatorceno capítulo que buen letrado es e hombre de buena fama. En el dezeseyseno e último demandan un escribano para los bienes que se han de litigar por justicia y lo han de determinar ellos como jueces. Verdaderamente demandan tantos oficiales y acrecentamiento de tantos salarios que es menester que se mire mucho en ello, mayormente que es cierto según Camanyas me ha dicho que los escribanos de la Inquisición sienten a injuria que otro entienda en el dicho negocio sino ellos, mayormente que podrían poner en ello criado suyo de quien se confíen. Si en todo lo sobredicho o en algo dello vos parece otra cosa vedlo allá y escrividme vuestro parecer porque sobre todo se mire e se faga lo mejor.

3Camanyas me dijo cómo vos había fablado sobre los Judíos de Teruel que les han mandado ir dentro de término de tres meses e que dize se fizo con voluntad mía. Essa es la verdad que assí me plugo e me plaze dello e nunca seré de otro parecer; verdad es que en lo del tiempo tienen razón porque creo que en tampoco tiempo no podrían vender las casas y heredamientos que tienen e por esso será bien si así a vos paresciere que se les den otros seis meses de tiempo sobre los tres que los inquisidores han dado porque de aquéllos según dicen ha pasado ya buena parte. Vedlo vos e si os paresciere bien así fágase. E por agora no ocurre otro que escrivir salvo que vos ruego mucho que de la salut de vestra persona continuamente me fagáis sabidor. Del Viso a XXII de julio de LXXXVI años. Yo el Rey. Por mandado del Rey. Camanyas.

4Lea Henry Charles, Historia de la Inquisición española, vol. I, Madrid, Fundación Universitaria Española, 1983, p. 821-823.

EXTRACTOS DEL REGISTRO DEL RECEPTOR DE CONFISCACIONES DE VALENCIA, 1485-1486

5A veynte y dos de julio el Rey nuestro senyor me mandó que asentase en el registro cómo su Alteza facía merced a su caballerizo Johan de Hoz e a Martín Navarro su repostero de plata de sendas escrivanías de aquellas tres que están vacas en Toledo porque han sido privados dellas por el delito de la heregía Pero Gía de Alcuba e Alfonso Cota e Francisco Rodríguez escrivanos de número reconciliados.

6A diez y ocho de agosto de ochenta y cinco años plugo al Rey nuestro señor de librar a Johan de Tencino en los bienes de los herejes que a su Alteza pertenescan o pertenecerán de aquí en adelante en los reynos de Aragón aquellos diez mil sueldos de que le hizo merced en ayuda de su casamiento e aquellos seys mil seyscientos cincuenta y cinco sueldos ocho dineros que le son devidos de su quitación con alvalaes de escribano de ración. Se mandó a mí que por memoria lo asentase en este registro.

7A veynte de agosto de LXXXV me mandó su Alteza que asentase en registro cómo faze merced a Pedro de Morales criado de Alfonso Carillo protonotario apostólico de una escritura de las del número que vacaran por el delicto de la herética pravedad en Toledo.

8A XXII de enero en la villa de Alcalá fizo merced al doctor micer Félix Ponte regente la cancellería de una alquería que Jaime Martínez de Santángel tenía en el término de-cabe la ciudad de Valencia e mandó a mí que le fiziere la provisión della.

9A XXIV de enero el Rey mi senyor fizo merced a Juan de Leca aposentador de su senyoría de uno de los primeros oficios que vacaran en Segovia por el reconciliación o en otra manera por el delicto de la herética pravedad.

10A XIV de febrero de LXXXVI en Alcalá de Henares el Rey nuestro senyor me mandó que assentase en registro cómo fizo merced a Martín de Tavara de la scrivanía del número que tiene Pero Alfonso Cota reconciliado.

11Lea Henry Charles, Historia de la Inquisición española, vol. I, Madrid, Fundación Universitaria Española, 1983, p. 838-839.

CARTA DE FELIPE IY DE SU MUJER DOÑA JUANA A LAS PERSONAS QUE A CONTINUACIÓN SE EXPRESAN

12Bruselas 30 de setiembre de 1505.

13Duques.

14De Nájera - De Béjar - Del Infantadgo - De Arcos - De Medinaceli – De Medina Sidonia - Condestable - Almirante.

15Condes.

16De Cabra - De Benavente - De Urueña.

17Marqueses.

18Marqués de Villena - Marqués de Pliego.

19El Rey e la Reina - Duque primo: Nos habemos mandado dar una nuestra carta patente, firmada de nuestros nombres e sellada con nuestro sello, para el arzobispo de Sevilla inquisidor general, desos nuestros reinos de Castilla, e para los otros inquisidores, en que les enviamos a rogar y mandar que suspendan el efecto de la Santa Inquisición, y depongan todos los negocios della en el estado en que están, hasta que, placiendo a Dios, Nos seamos en esos nuestros reinos, que con su ayuda será presto, no por cierto por la remover ni quitar, antes para la acrecentar, porque nuestra santa fe católica sea ensalzada; sino porque queremos que por nuestro acuerdo e consejo se entienda en el dicho negocio, por ser como es tan santo e católico. Por ende Nos vos rogamos y mandamos que fagáis que la dicha carta se guarde e cumpla, y el dicho negocio se suspenda, como en ella se contiene, por cuanto aquesta es nuestra voluntad, y cumple así al servicio de Dios e nuestro, e al pro e bien desos nuestros reinos, y acrecentamiento de nuestra santa fe católica, lo cual recibiremos de vos en señalado servicio. Dada en Bruselas a treinta de setiembre.

20Colección de documentos inéditos para la historia de España, Tomo VIII, Madrid, 1846, p. 336-337.

CARTA PATENTE DE FELIPE I Y DE SU MUJER DOÑA JUANA ENVIADA AL INQUISIDOR GENERAL E INDIVIDUOS DEL CONSEJO DE LA SUPREMA

21Bruselas, 30 de setiembre de 1505.

  • 2 Quizá deponemos como ha dicho arriba.
  • 3 Será equivocación por procesados.

22Don Felipe e Doña Juana por la gracia de Dios etc. Rey e Reina de Castilla, de León., de Granada etc. A vos el muy Reverendo in Christo padre arzobispo de Sevilla, inquisidor general de los nuestros reinos de Castilla, e a los otros reverendos padres inquisidores que residen con vos en el Consejo de la Santa Inquisición, salud e gracia. Sepades que a Nos es fecha relación que después del fallescimiento de la Reina nuestra Señora madre, que santa gloria haya, vosotros e los otros inquisidores que tenéis puestos en las ciudades, e villas e logares desos nuestros reinos y señoríos, habéis prendido e mandado prender, por el delito de la herética pravedad, muchas personas, los cuales tenéis agora presos y encarcelados, y en otros se ha ejecutado la justicia dándolos e declarándolos por herejes. E como quiera que nosotros creemos de vuestras conciencias que justa e jurídicamente se procede contra ellos, así en las prisiones como en las condiciones que contra ellos se hacen; pero porque nosotros queremos ser presentes, e que por nuestro consejo e parescer juntamente con vosotros se proceda contra ellos, e se vean e examinen sus procesos e causas por el contentamiento de las partes a quien toca, e de los otros nuestros súbditos e naturales, pues que por la gracia de Dios han subcedido en nosotros esos nuestros reinos; es nuestra merced e voluntad que se haya de suspender e suspenda el efecto de la dicha Santa Inquisición, y que todos los procesos, pleitos e causas que esán pendientes ante vosotros en el vuestro Consejo, o ante los otros inquisidores de todas las ciudades, villas e logares desos nuestros reinos e señoríos, así tocante a los vivos que están presos como a los muertos que son pedidos e demandados, que todo se suspenda, y esté e finque e quede en el estado en que está, hasta que, placiendo a Dios, nosotros seamos en esos nuestros reinos, para que vosotros juntamente con Nos y con nuestro acuerdo y consejo se entienda en ello, e non en otra manera. Por ende por esta nuestra carta o por su traslado signado de escribano público, rogamos, encargamos e mandamos a vos el dicho arzobispo e a los otros inquisidores que residís con él juntamente en el Consejo de la Santa Inquisición, que luego que vos fuere presentada, o el dicho su traslado, como dicho es, o fuéredes con ella requeridos, o della supiéredes en cualquier manera, que suspendáis el efecto de la dicha Santa Inquisición e non procedáis más contra las personas que teneís presos ni contra alguno dellos, ni contra las personas que tuvieren presas los otros inquisidores que por vuestro mandado están e residen en el dicho oficio de la Santa Inquisición en las otras ciudades y villas e lugares de esos nuestros reinos e señoríos, ni contra los muertos que estovieren pedidos ni demandados, como dicho es; e dejéis e depongáis, e fagáis dejar e deponer todos los procesos que contra ellos estovieren pendientes, en el estado en que estovieren al tiempo que esta nuestra carta vos fuere presentada e notificada, o della supiéredes en cualquier manera, aunque los tales procesos e pleitos estén conclusos por las partes, e cerrados e pedidos en ellos sentencias difinitivas, o en otro cualquier estado en que estén, fasta que Nos seamos en esos nuestros reinos, para que juntamente con Nos e con nuestro consejo se entienda e proceda en ello, como dicho es: ca Nos por la presente de nuestro propio motu e poderío Real absoluto, suspendemos el efecto del dicho Santo Oficio de la Santa Inquisición, y reponemos2 e dejamos los dichos procesos e causas que contra los dichos procesos3 e contra los muertos están hechos en cualquier manera, fasta que Nos vayamos e seamos personalmente en esos nuestros reinos, y con nuestro acuerdo y consejo se entienda en ello como dicho es. Lo cual todo que dicho es, vos rogamos e encargamos y mandamos que así lo guardéis e cumpláis, no embargante cualesquier bulas apostólicas e mandamientos que de nuestro muy Santo Padre tengáis, aunque los tales sean dados proprio motu, o en otra cualquier manera, ni sin suplicar de esta nuestra carta e mandaimento, ni esperar sobre ello otro mandamiento ni segunda jusión, ca nuestra merced e voluntad es que lo susodicho haya efecto, e esto que Nos enviamos mandar se guarde e cumpla, de la forma e manera que de suso se contiene, so las penas en que caen e incurren los que quebrantan carta e mandamiento de su Rey e Reina e Señores naturales, las cuales mandaremos ejecutar en los que lo contrario hicieren e no lo cumplieren e guardaren, e desde agora los condenamos e habemos por condenados en ellas [...]. E por esta nuestra carta, e por el dicho su traslado signado como dicho es, mandamos a todos los asistentes, corregidores, alcaldes, alguaciles, merinos e otras justicias de todas las ciudades e villas e logares de los nuestros reinos e señoríos, y a los alcaldes y alguaciles de la nuestra casa e corte e chancillería, que guarden e fagan guardar e cumplir todo lo contenido en esta nuestra carta, según e de la forma e manera que en ella se contiene [...]. E mandamos a los Grandes de los dichos nuestros reinos e señoríos, que den todo el favor y ayuda que les fuere pedido y demandado, para que lo susodicho se guarde e cumpla; e así mismo mandamos a las dichas nuestras justicias, e a otras cualesquier, que no ejecuten, ni lleguen, ni fagan ejecutar ni llegar a debida ejecución ninguna sentencia, ni remisiones al nuestro brazo seglar, que por el dicho arzobispo y los del Consejo de la Inquisición, ni los otros inquisidores de las otras ciudades de los nuestros reinos e señoríos, ni por alguno dellos fueren dadas e pronunciadas, ca nuestra merced e voluntad es que el efecto de todo ello se suspenda hasta que nosotros vamos e seamos en esos nuestros reinos, y con nuestro consejo e acuerdo e mandado se entienda en el proceder de la dicha Santa Inquisición. E no embargante lo susodicho, no es nuestra voluntad que por ello sea visto ni entendido, ni se entienda que Nos queremos alzar, remover ni quitar la dicha Inquisición de los dichos nuestros reinos e señoríos, antes la queremos favorescer, ayudar e multiplicar, e si necesario fuese, ponerla en todo el mundo, para acrecentamiento de nuestra santa fe católica; sino que solamente queremos que por nuestro consejo e acuerdo se entienda e proceda en ella como es razón, pues somos Reyes e Señores naturales dellos. E los unos ni los otros no fagáis ni fagan ende al. Dada en la villa de Bruselas treinta de setiembre.

23Colección de documentos inéditos para la historia de España, Tomo VIII, Madrid, 1846, p. 337-342.

CÉDULA DE FELIPE I Y DE SU MUJER DOÑA JUANA A FAVOR DEL ALMIRANTE D. FRADRIQUE ENRÍQUEZ

24Bruselas, 5 de noviembre de 1505

25El Rey e la Reina —Por los buenos e leales servicios que vos D. Fadrique Enríquez Almirante mayor de Castilla e de Granada nos habéis fecho e esperamos que nos haréis; por esta presente vos facemos merced de los bienes que nos pertenecen o pueden pertenecer del licenciado Medina vecino de Valladolid que los inquisidores tienen preso, caso que por justicia sea condenado por hereje. En Bruselas a cinco de noviembre de quinientos y cinco.

26Colección de documentos inéditos para la historia de España, Tomo VIII, Madrid, 1846, p. 365.

CÉDULA DEL REY FERNANDO SOBRE LA DISMINUCIÓN DE LOS INGRESOS PROCEDENTES DE LAS CONFISCACIONES (23 DE FEBRERO DE 1510)

27EL REY.

28A todos los receptores que soys o fuéredes de los bienes confiscados e aplicados a la cámara e fisco por el delito de la heregía en todas las ynquisiciones destos reynos e señoríos e a cada uno de vos a quien esta mi cédula fuese mostrada o su traslado señado de escrivano público, por quanto yo soy informado que en las dichas inquisiciones tiene alguna necesidad a causa de los pocos bienes que se confisca e que si se cumpliesen primero las mercedes que yo he hecho e fago en los dichos bienes los oficiales e menistros de las dichas ynquisiciones no serían pagados de sus salarios e ahuirán dexar el oficio de lo qual sería Dios muy deservido, por ende yo vos mando que agora ni de aquí adelante no cumpláys ningunas mercedes, que yo aya echo e hago de los dichos bienes confiscados hasta que primeramente sean pagados los ynquisidores e oficiales e menistros de las dichas ynquisiciones de sus salarios e ayudas de costa que yo les mandare dar, no embargante qualesquier cartas o, mandamientos que yo o los ynquisidores generales ayamos hecho e hiciéremos en contrario e sy algunas cédulas o provisiones de merced se vos presentasen las obedeced e quanto al cumplimiento consultaréys conmigo e con los dichos generales ynquisidores, que así cumple al servicio de Dios e mío e los unos ni los otros non fagades ende al por alguna manera so pena de la mi merced. Fecha en la villa de Madrid a 23 días del mes de hebrero de quinientos e diez años. Y esto se entiende con tanto que primeramente se paguen las deudas que deva el oficio antes que salarios ni otra cosa alguna. Yo el Rey. Por mandado de su alteza, Juan Roiz de Calcena. Va señalada por los del consejo de la ynquisición.

29Lea Henry Charles, Historia de la Inquisición española, vol. II, Madrid, Fundación Universitaria Española, 1983, p. 774.

PROPUESTA FORMULADA EN OCTUBRE DE 1519 A CARLOS V PARA REAJUSTE DE LAS CONFISCACIONES

30Sy en las cosas de la Inquisición se pone orden de justicia por jueces no sospechosos que guarden el derecho e den cuenta de lo que hicieren, para que los buenos puedan bevir seguros y los que mal bivieren sean castigados como nuestro muy santo padre lo ordenare e mandare e las bulas e breves que sobre ello dieren sean obedecidas e cumplidas como de justicia e conciencia no se puede otra cosa hazer, avrá personas que osarán servir al Rey nuestro señor en esta manera.

31Habida consideración que la condicia de los bienes es causa de todos los males, e que es ley en los reynos de Castilla en las partidas que no sean confiscados los bienes delos que tovieren hijos católicos e que a los príncipes queda muy poco provecho de la confiscación porque todo se gasta en salarios, costa de jueces e recebtores que de ello enriquecen, puede su Magd justamente servirle por compusición e venta que haga de todo el derecho que le pertenece a él e a sus descendientes para syempre jamás de la confiscación de los bienes de la Inquisición en todos sus reynos e señoríos abiendo para ello bula de nuestro muy santo padre en que asy mismo se mande y ordene que no pueda aber condenación de bienes ni dineros por vía de penitencia ni en otra manera. Por lo qual y por lo que se debe hasta agora de las confiscaciones e penas e compusiciones pasadas por qualesquier personas en qualquier manera -dando para ello las provisiones e jueces que fueren menester - se dará por esto a su Magestad quatrocientos mill ducados; los cien mill ducados de ellos para el tiempo de su partida al ymperio, e los trecientos mill en tres años puestos en Flandes en las ferias de Amberes del mes de mayo de cada año cien mill ducados.

32Y si paresciere algún inconveniente que esto se haga a perpetuo, aunqne no le ay, abida consideración a la dicha ley del reyno, y su Magestad fuere servido que sea por algún tiempo limitado, por el tiempo que fuere declarado por S. M. se darán doscientos mill ducados, los cinquenta mill para la partida e los ciento e cinquenta mill ducados en las dichas tres ferias de Amberes.

33E por que los jueces diputados para tan santo oficio están más libres para hacer justicia sin esperar de sostenerse de los bienes de los presos e su Magestad no tenga que pagar salarios, pues no ha de haber confiscación demás de lo que así se ha de dar por la dicha confiscación se comprará la renta que fuere menester a vista e determinación e moderación de su Magestad para pagar todos los salarios e cosas de la dicha Inquisición sobre lo que ya está comprado e consynado para ello en algunas partes, comprándolo de la manera e segund que el rey católico lo tenya mandado e començado a comprar.

34E para la cobranza de lo susodicho se ha de dar otras tales cartas e provisiones como las que dio el rey católico para cobrar las compusyciones del Andalucía e las que más fuere menester, e para remediar qualquier agrabio que syntieren los que esto ovieren de pagar e proveer en ello e en la cobrança dello, lo que fuere necesario que se cometa al arzobispo de Toledo o a su gobernador para en los Reynos de la Corona de Castilla, y el arzobispo de Çaragoça para los reynos de la corona de Aragón, para que ellos o las personas a quien le cometieren conozcan de ello e lo provean syn pleyto, e no otros jueces algunos, remota apelación.

35E abiendo efeto lo susodicho sy S. M. fuere servido de dar poderes e provisiones bastantes para cobrar e componer e ygualar todo lo que le es debido y pertenece en qualquier manera en los dichos sus reynos e señoríos de qualquier otras confiscaciones e penas pertenecientes a la cámara e fisco por las leyes e premáticas de los dichos reynos o en otra manera e qualesquier bienes que están confiscados e adjudicados por delitos de que no esté hecha merced e las tengan qualesquier personas de qualesquier tiempos pasados hasta en fin de este año, y le perteneciere de aquí adelante en estos quatro años venideros que se cumplan en fin del año de quinientos e veynte e tres, e que entre en esto lo que qualesquier personas de su voluntad vinieren, declarando que son en cargo, de que tengan finequito e no aya memoria ni recabdo por donde se le puede pedir quenta, e se puedan componer e cobrar lo que dieren, e por esto sanearán a S. M. cien mil ducados pagados en las dichas tres ferias de Amberes, e sy más valiere lo susodicho sea para S. M. quitando las costas e el salario que S. M. fuere serbido de dar por ello, e que si alguna merced o libranza se hiciere de bienes o maravedises en lo susodicho durante este tiempo se reciba en cuenta.

36E porque para el cumplimiento de todo lo susodicho se ha de dar seguridad bastante de personas que se obliguen a ello, se han de dar luego cédulas de S. M. libradas del Sr. Cardenal por donde dé licencia e facultad a las personas que en ello quisieren entender e obligarse e contribuir, que lo puedan hazer syn que por ello incurran ni se les pida pena ni achaque alguno de parte de la Inquisición ni por otras justicias, las quales cédulas se han de dar en todo este mes de otubre, si los dineros han de estar prestos para la partida, porque de otra manera faltaría tiempo.

37Lea Henry Charles, Historia de la Inquisición española, vol. I, Madrid, FU E, 1983, p. 840-842.

DECLARACIÓN DE CARLOS V EN LA DIETA DE WORMS (19 DE ABRIL DE 1521)

38Vosotros sabéis que Yo desciendo de los emperadores cristianísimos de la noble nación de Alemania, y de los reyes católicos de España, y de los archiduques de Austria y duques de Borgoña; los cuales fueron hasta la muerte hijos fieles de la Santa Iglesia Romana, y han sido todos ellos defensores de la Fe católica y sacros cánones, decretos y ordenamientos y loables costumbres, para la honra de Dios y aumento de la Fe católica y salud de las almas. Después de la muerte, por derecho natural y hereditario, nos han dejado las dichas santas observancias católicas, para vivir y morir en ellas a su ejemplo. Las cuales, como verdadero imitador de los dichos nuestros predecesores, habemos por la gracia de Dios, guardado hasta agora. Y a esta causa, Yo estoy determinado de las guardar, según que mis predecesores y Yo las habemos guardado hasta este tiempo; especialmente, lo que ha sido ordenado por los dichos mis predecesores, ansí en el Concilio de Constancia, como en otros.

39Las cuales son ciertas, y gran vergüenza y afrenta nuestra es, que un solo fraile, contra Dios, errado en su opinión contra toda la Cristiandad, así del tiempo pasado de mil años ha, y más como del presente, nos quiera pervertir y hacer conocer, según su opinión, que toda la dicha Cristiandad sería y habría estado todas horas en error. Por lo cual, Yo estoy determinado de emplear mis Reinos y señoríos, mis amigos, mi cuerpo, mi sangre, mi vida y mi alma; porque sería gran vergüenza a mí y a vosotros, que sois la noble y muy nombrada nación de Alemania, y que somos por privilegio y preeminencia singular instituidos defensores y protectores de la Fe católica, que en nuestros tiempos no solamente heregía, mas ni suposición de ella, ni disminución de la Religión cristiana, por nuestra negligencia, en nosotros se sintiese, y que después de Nos quedase en los corazones de los hombres para nuestra perpetua deshonra y daño y de nuestros sucesores. Ya oísteis la respuesta pertinaz que dio Lutero ayer en presencia de todos vosotros. Yo os digo, que me arrepiento de haber tanto dilatado de proceder contra el dicho Lutero y su falsa doctrina. Estoy deliberado de no le oír hablar más, y entiendo juntamente dar forma en mandar que sea tornado, guardando el tenor de su salvoconducto, sin le preguntar ni amonestar más de su malvada doctrina, y sin procurar que algún mandamiento se haga de como suso es dicho; e soy deliberado de me conducir y procurar contra él como contra notorio herege. Y requiero que vosotros os declaréis en este hecho como buenos cristianos, y que sois tenidos de lo hacer como lo habéis prometido.

40Fray Prudencio de Sandoval, Historia de la vida y hechos del Emperador Carlos V, Lib° 10, cap. 10 (B.A.E., LXXX, Madrid, 1955), reproducida en Jesús Alonso Burgos, El luteranismo en Castilla durante el siglo xvi, San Lorenzo de El Escorial, 1983, p. 45-46.

EDICTO DEL INQUISIDOR GENERAL DON ALONSO MANRIQUE CONTRA LOS ALUMBRADOS DEL REINO DE TOLEDO

41Toledo, 23 de septiembre de 1525

42Nos, don Alonso Manrique, por la divina providencia arzobispo de Sevilla, inquisidor apostólico [general] contra la herética pravedad y apostasía en todos los reinos de Su Majestad, y de su Consejo:

43Hacemos saber a los reverendos y reverendísimos señores arzobispos y obispos y otros cualesquier prelados y personas constituidas en dignidad eclesiástica, y los deanes y cabildos de las iglesias metropolitanas, catedrales y colegiales, y los reverendos y devotos padres provinciales, priores, guardianes, ministros y comendadores de todas las Órdenes y Religiones, y a todos los fieles cristianos, así hombres como mujeres, de cualquier estado y condición, preeminencia y dignidad que sean, vecinos y moradores en los dichos reinos y señoríos, especialmente en este arzobispado de Toledo, que después que nuestro muy Santo Padre nos cometió el Santo Oficio de la General Inquisición fuimos informados por diversas personas, temerosas de Dios y celosas de nuestra fee católica, que en algunos lugares de este arzobispado de Toledo entre muchas personas se decían, conferían y publicaban algunas palabras que parescían desviarse de nuestra santa fee católica y de la común observancia de los fieles cristianos y de nuestra Santa Madre Iglesia, y se juntaban y facían conventículos particulares secreta y públicamente, y algunos se decían alumbrados, dexados y perfectos: lo cual, como vino a nuestra noticia, con el cuidado, vigilancia y diligencia que somos obligados, porque estamos absente de este dicho arzobispado, quisiéramos venir personalmente a entender en lo suso dicho, y, ocupado en otros muchos y arduos negocios del dicho Santo Oficio, no pudimos venir personalmente a entender en ello, y mandamos llamar al reverendo en Cristo padre don Gaspar de Avalos, maestro en santa teología y obispo de Guadix, y al reverendo licenciado don Alonso de Mariana, abad de San Vicente y canónigo de la santa iglesia de Toledo, inquisidor en el dicho arzobispado, personas de letras, conciencia y experiencia y confianza, a los cuales cometimos y dimos nuestras veces para que viniesen al dicho arzobispado y partes y lugares donde se decían los dichos errores y se habían publicado, para que con mucha diligencia y solicitud supiesen la verdad y procurasen y trabajasen de extirpar los dichos errores y apartar de ellos a las personas que los hubiesen recibidos y engañados, y reducirlas a la unión de nuestra Santa Madre Iglesia católica; los cuales, templando y mitigando el rigor, y usando de toda benignidad y clemencia, dieron término de gracia a las tales personas para que viniesen a decir y manifestar sus culpas y errores acerca de lo suso dicho, certificándolos que haciéndolo así dentro del dicho término, no se procederá contra ellos a castigo ni penitencia pública, ni confiscación de bienes, sino que les serían puestas penitencias espirituales secretas, saludables a sus ánimas, según en los dichos edictos más largamente se contiene: los cuales, siendo publicados, muchas personas, por descargo de sus conciencias y de sus ánimas, de su propia y espontánea voluntad, vinieron, algunos por escripto y otros por palabra, ante los dichos inquisidores a decir y manifestar lo que sabían y habían oído, y las culpas en que ellos se hallaron acerca de los dichos errores; y asimesmo se recibieron testigos de información, que dijeron y testificaron muchos de los artículos y errores contenidos en las dichas confesiones, y otras cosas que sabían de esta materia. Lo cual todo, tratado en forma pública y auténtica ante nos, fue consultado este negocio por nos y por los del Consejo de la Santa [General] Inquisición con el emperador y rey, nuestro señor, y Su Majestad, con santo celo, como príncipe cristianísimo, mandó que se congregasen y juntasen para examinación de lo suso dicho, allende de los del Consejo de la Santa General Inquisición, otras muchas personas juntamente con ellos, religiosos de mucha gravedad, ciencia y conciencia y autoridad, y doctores y maestros en santa teología y en los sacros cánones; y todos ellos congregados y juntos con nos en muchos días y diversas sesiones, en las cuales oyeron y leyeron las dichas confesiones y probanzas recebidas por los dichos obispo y abad, inquisidores; y después de oído, confirieron, platicaron y votaron cada uno por su orden y facultad particularmente por otras sesiones, y todos de una conformidad, ánimo y parescer por muchos fundamentos y autoridades de la Sagrada Escritura y de los sacros cánones fueron conformes en una opinión y parescer en los dichos artículos en la forma siguiente:

441. Que no hay infierno, y si dicen que lo hay es por espantarnos, como dicen a los niños: ¡que viene el coco!

45[Calificación.] Esta proposición es herética, errónea y falsa, contradice el evangelio y orden de la divina justicia, que dispone la punición sempiterna de las culpas mortales que [por] penitencia en esta vida presente no se nos fueron quitadas.

462. Que también había encarnado el Padre como el Hijo, alegando el autoridad: qui videt me, etc. [Jn, 12, 45].

47[Calificación.] Esta proposición es herética.

483. Que no había Dios podido hacer más perfecta o más humilde [a] una persona de lo que era.

49[Calificación.] Esta proposición es herética, porque niega la omnipotencia de Dios.

504. Que más enteramente venía Dios en el ánima del hombre que estaba en la hostia, si la criatura hacía lo que debía, porque la hostia era un poco de masa, y el hombre era a su semejanza [de Dios].

51[Calificación.] Esta proposición es errónea, falsa y herética: lo uno, porque en el sacramento del altar está Dios y hombre por unión hipostática; lo otro, porque parece afirmar que después de la consagración queda la sustancia del pan.

525. Que aunque no se pronunciasen con la boca las palabras de la consagración, que bastaba pronunciarlas interiormente.

53[Calificación.] Esta proposición es falsa y errónea.

546. Que le pesaba porque no había pecado más, y que, conociendo la misericordia de Dios, quisiera haber pecado más por gozar más de ella, y porque aquél a quien Dios tema más que perdonar, aquél amaba más.

55[Calificación.] Esta proposición es herética en materia moral, escandalosa y contraria al acto de la penitencia, porque induce a los hombres a traspasar los mandamientos de Dios y presupone que cualquier pecador debe desear haber peado más de lo que había pecado.

567. Que a los que lloraban sus pecados los llamaban penitenciarios, propietarios de sí mesmos y lloraduelos.

57[Calificación.] Esta proposición es loca y contumeliosa en el sacramento de la penitencia.

588. Que la confesión no es de derecho divino, sino positivo.

59[Calificación.] Esta proposición es luterana y tiene sabor de herejía.

609. Que el amor de Dios en el hombre es Dios (1a pars), y que se dejasen a este amor de Dios, que ordena las personas de tal manera que no pueden pecar mortal ni venialmente (2° pars), y que no hay culpas veniales, y que si alguna cosa paresciere liviana serán culpas sin culpa (3a pars), y que llegando a este estado no hay más que merescer (4apars).

61[Calificación] La primera parte es falsa y contra común opinión de los doctores, por cuanto niega hábito de caridad infusa; la segunda parte es errónea, herética, presuntuosa, damnada por la Iglesia; la tercera parte es errónea y herética; la cuarta parte es errónea, damnada por la Iglesia.

6210. Que el súbdito debajo del prelado no tiene que dar cuenta a Dios ni a nadie de su alma, que ni más ni menos el que estaba en este dexamiento no tiene que dar cuenta a Dios de su alma ni de nada, y que no hagan nada sino que lo dexen a Dios, porque si algo quisiesen obrar se hacen incapaces de las obras de este amor, a quien se han sujetado, y que el que está en el dicho dexamiento no ha menester oración, ni recogimiento, ni lugar determinado, ni otra cosa alguna.

63[Calificación.] Esta proposición paresce presuponer que todos los actos que proceden del libre albedrío son pecados mortales; es herética blasfemia ante el tribunal de la Divina Majestad, ante el cual todos habemos de dar cuenta y razón [de nuestros actos].

6411. Que después que uno se hubiese dexado a Dios, sólo esto le bastaba para salvar su ánima (1a pars), y no tenía necesidad de hacer ayunos ni obras de misericordia (2a pars), y que si pecase el que así se hubiese dexado en Dios no por eso perdía su alma ni tenía que darle cuenta (3a pars), y que plugiese a Dios que él muriese por aquella verdad.

65[Calificación.] Esta proposición es falsa y herética, porque aconseja que la caridad debe ser ociosa; y cuanto a la 3a parte, es contra la Sacra Escriptura; y también cuanto a la 2a y 1a.

6612. Que estando en el dexamiento no habían de obrar, porque no pusiesen obstáculo a lo que Dios quisiere obrar, y que se desocupasen de todas las cosas criadas, y que aun pensar en la humanidad de Cristo estorbaba el dexamiento en Dios, y que desechasen todos los pensamientos que se les ofreciesen, aunque fuesen buenos, porque a solo Dios debían buscar, y que era mérito el trabajo que en desechar los tales pensamientos se tenía, y que estando en aquella quietud por no distraerse tenía por tentación acordarse de Dios.

67[Calificación.] Esta proposición es falsa y errónea y escandalosa y herética.

6813. Que los actos exteriores de la oración no hacen al caso ni son menester, y que hacerlos es imperfección, y que no se humillasen al nombre de Iesús, y que la humillación en el corazón había de estar; y porque se hincó de rodillas a una cruz cierta persona, fue reprehendida; y que hablando en las obras exteriores, dijo cierta persona que eso se le daba decir misa que no decirla, y eso se le daba rezar que dejar de rezar o ofrecerlo que no ofrecerlo; y que pasando el Santísimo Sacramento por la calle, dijo a ciertas personas: «qué queréis apostar, que aunque pase el Santísimo Sacramento por la calle, que no me levanto a vello», y que así lo hizo; y que inclinando cierta persona la cabeza al nombre de Iesús, se sonrió; y dijo otra cierta persona que era propietaria la persona que así inclinó la cabeza, porque dijo que se ganaban perdones haciendo la tal humillación, y le dijo que no lo hiciese, o que no era menester.

69[Calificación.] Esta proposición es errónea, blasfema y herética, porque aparta a los hombres de los votos y santos establecimientos de la Santa Madre Iglesia.

7014. Que levantarse a [la lectura del] evangelio, y hacer otras señales y humillaciones, que no era otra cosa sino jugar con el cuerpo en la iglesia.

71[Calificación.] Esta proposición es errónea y contra los sacros cánones.

7215. Que era mal hecho ataviar la imagen de nuestra Señora y sacarla en procesión por la calle, y que era idolatría, y que quitasen de allí aquel ídolo —hablando por la imagen de nuestra Señora.

73[Calificación.] Esta proposición es temeraria y errónea contra las loables costumbres de la Iglesia.

7416. Que no curasen de hacer reverencia a las imágenes de nuestro Señor y de nuestra Señora, que eran palos —y se reían cuando les hacían reverencia, diciendo que no hiciesen cuenta de ellas, que palos eran.

75[Calificación.] Esta proposición es herética, y en otro tiempo condenada por la Iglesia.

7617. [Que] diciendo una persona que por qué no tenía imagen de nuestra Señora, decía que mirando a una mujer se acordaría de nuestra Señora.

77[Calificación.] Esta proposición es locura y error, y en la raíz de donde sale es herética, porque presupone que no han de ser honradas las imágenes de los santos.

7818. Que cierta persona, predicando, decía que no se había de adorar la cruz, diciendo que era un pedazo de madera, que adorasen a Iesucristo crucificado.

79[Calificación.] Esta proposición es infiel y herética y cruel.

8019. Que se dexasen al amor de Dios y que no rezasen, que para qué era el rezar; y que v(e)ía el corazón de cierta persona como v(e)ía su mano, y que de qué servía tomar agua bendita, que él nunca la tomaba, y que para qué se había de herir en los pechos, y por qué besaba la tierra al incarnatus est, diciendo que de qué servía hacerlo, y que para hacello estaban llenos de voluntad y ataduras, y que reprehendió a cierta persona porque pasó a ver el Santísimo Sacramento de una parte a otra de donde no le podía ver, y que al entrar en la iglesia no se curase de santiguar ni signar ni tomar agua bendita, más de tenerlo en el corazón.

81[Calificación.] Afirmar estas cosas sobredichas en este artículo tiene sabor de herejía, y es error y escándalo, porque destruye las santas ceremonias de la Iglesia y los actos exteriores por los cuales los fieles cristianos son conocidos y apartados de los infieles.

8220. Que la oración había de ser mental y no vocal, y que el rezar en la iglesia era atadura, y que Dios no se sirve de la oración vocal, y que no han de orar con la boca.

8321. Que no se había de pedir a Dios cosa en especial, y que era propiedad decir rogad al Señor por mí, porque Dios tenía cuidado de todos, y que diciendo un confesor a cierta persona que era bien pedir en particular, decían que tenían por mejor el no pedir.

8422. (1apars) que era bien no estar el hombre en oraciones particulares, porque iban los hombres a ellas por sentimientos y que se engendraban allí malas cosas; (2apars) y tenía por defecto pensar en la Pasión y consolarse en ella, y que le pesaba porque una dueña lloraba cierto paso de la Pasión y azotó una su criada porque había llorado la Pasión, y el Jueves de la Cena [Jueves Santo] había tenido mucho regocijo y placer, como si fuese día de Pascua.

8523. Que el preste no había de pedir cosa alguna en el momento de la misa, sino estarse suspenso.

8624. Que un predicador reprendía a los que rezaban a los santos y adoraban [veneraban] sus imágenes, y que para qué adoraban la cruz, que era un pedazo de madera, que lo podían quemar.

8725. Que los casados, estando en el acto del matrimonio, estaban más unidos a Dios que si estuviesen en oración.

8826. Que qué se le daba de lo que los santos decían; y que, hablando de la doctrina de los santos, dio del brazo, diciendo: esta doctrina de los santos con la Sacra Escriptura tengo que ver y que hacer. Y hablando sobre los conocimientos que Dios daba a los santos y los espíritus de admiración, dijo que para qué eran estas admiraciones en el alma; y que los cánones, buenos y santos son, pero que los guardase quien quisiese, que él la ley de nuestro Señor quena guardar; y que no se conformaban ellos con los letrados, porque lo que predicaban los letrados no es amor de Dios, sino lo que él decía.

8927. Que para qué son las excomuniones, ayunos y abstinencias, que eran ataduras, que libre había de ser el alma.

9028. Que no había necesidad de bulas, y que no era posible dar cuenta una persona, como no son menester, y que queriendo andar cierta persona la estación para sacar una ánima de purgatorio, le dijo que la dejase estar.

9129. Que declaraban el evangelio dando el entendimiento que quería que se entendiese a la letra aquello que dice: el que perdiere su ánima en este mundo hallarla ha en la vida eterna [Mt, 10, 39], y que lo entendió que no curase el hombre de su ánima, sino sólo de amar y servir a Dios, y que aunque el hombre se pusiese en algún peligro de conciencia por este fin, que era mejor que estar muy abstenido y muy en su paz.

9230. Que no estaba bien que los hombres se metiesen frailes.

9331. Que tenía en sí por pecado mortal si timasen algún libro para leer por fin de ser consolada con la comunicación de la escriptura.

9432. Declarando aquella auctoridad de San Juan: maior est Deus corde nostro [Jn, 3, 9] decían que mayor es Dios [que] nuestro corazón, y que ellos decían que el sentimiento interior de Dios o de su natural o lo que en sí hallasen, que todo era Dios y del mesmo enviado, y que de aquí redundaba que no pecaban, mayormente teniendo a Dios por su corazón, y de aquí inferían que podían saber si uno estaba en gracia o no, y, así lo afirmaban.

9533. Que quien ama su ánima o faz algo por su salvación, que la pierde: y que perdella en Dios y su amor, se ganaba más, y cesaban mucho de las obras, como ocupados en mayor ejercicio.

9634. Que tenía sospecha que tenían el amor de Dios en ellos por el mismo Dios, y que hadan burla de quien andaba por méritos o decía: por más merecer hago esto o lo otro, teniendo ellos por cierto que quien estuviera en lo que ellos estaban hubiera todo mérito, y diciendo una persona que había más merescimiento en unas personas que en otras, dijo: «¡oh, quién no oyese este más o menos!»

9735. Que en ninguna manera se había de jurar.

9836. Que todas las veces que el hombre amaba al hijo o hija o a otra persona, y no la amaba por Dios, que pecaba mortalmente.

9937. Que negaba por palabras y gesto las obras hechas con caridad hacerse por amor de Dios, sino por propio interés.

10038. Que no se había de tener caridad con el próximo, sino cuando se pudiese remediar su necesidad.

10139. Que en la bienaventuranza había fe.

10240. [Que] porque atravesó una calle una muchacha, dijo que había pecado, porque en aquello había cumplido su voluntad.

10341. Que negase su voluntad, aunque fuese buena, y que no la cumpliese por hacer otra que no fuese tan buena —y puso un ejemplo en dejar la misa o sermón y acompañar el Santísimo Sacramento—, siendo su voluntad de ir allá por entender en el servicio de su casa.

10442. [Que] dijo uno que no quería que entre Dios y cierta persona hubiese medios, porque le había dado por consejo el padre [fray Juan] de Olmillos que tuviese en su corazón una cruz, y diciéndole la dicha persona que es menester para llegar a Dios por medio de la humanidad de Jesucristo, dijo: «mucho sabéis, no querría que supiésedes tanto»; y diciéndole más esta persona que tenía ciertas devociones de la Pasión, dijo que dejase aquellas devocioncillas, y que no leyese en la Pasión, sino que pensase en los beneficios de Dios.

10543. [Que] diciendo cierta persona que su intención era servir a Dios y hacer penitencia y guardar sus mandamientos, dijo que no estaba en aquello la summa perfección.

10644. Que las tentaciones y malos pensamientos no se habían de desechar, sino abrazarlos y tomarlos por carga e ir con esta cruz adelante —y dan para ello las autoridades: tolle grabatum tuum et atribula [Mc, 2, 9], que Dios los quitaría, y cuando quisiese.

10745. Que no habían de ser curiosos en saber las figuras de la Sagrada Escriptura, y que si entendían algo, bien, y si no, que pasasen adelante, y que era soberbia querer entender la Escriptura más de aquello que sonaba, si Dios no se lo daba.

10846. Que la fin del mundo había de ser de aquí a doce años.

10947. Que aunque Adán no pecara, no entrara en el cielo si el Hijo de Dios no muriera.

11048. Que los Soliloquios de san Agustín eran cosas fantaseadas.

111Y porque creemos que estamos sembrados de cizañas y escándalos, y que se duele el demonio de la unidad y paz de la Cristiandad y procura infundir los dichos errores en los ánimos de algunos fieles, cegando sus juicios y sembrando sus maldades para que fuesen atraídos a estos yerros y novedades, no sin culpa de los que dieron consentimiento a las tales diabólicas cogitaciones: y nos, queriendo y deseando que los fieles cristianos se retraigan y aparten de los dichos errores y engaños, mandamos dar y dimos esta nuestra carta, insertas en ella las dichas proposiciones y la condenación y declaración de ellas, según de suso va especificado, y enviamos predicadores de letras, autoridad y buen ejemplo para que vos las lean y notifiquen en los púlpitos de las iglesias, donde sois parroquianos, los domingos y fiestas de guardar cuando estuviéredes en ellas ayuntados para oír los divinos oficios, y vos instruyan y enseñen en las cosas católicas que debéis tener y creer para salvar vuestras ánimas, y las que debéis evitar para no perder la gloria para que fuisteis creados.

112Y por la presente mandamos que vos apartéis en todo y por todo de los dichos errores y novedades, y no los creáis, ni tengáis, ni sigáis a otras personas pública ni secretamente en vuestras casas, ni fuera de ellas, solos ni congregados; y lo contrario haciendo, lo que Dios no quiera ni permita, por la presente decimos y declaramos que mandaremos proceder y que se procederá contra vos, o contra cada uno de vos, a prisiones, confiscaciones de bienes y otras penas establecidas en derecho, como contra herejes y ransgresores de las cosas ordenadas santamente y enseñadas por nuestra Santa Madre Iglesia, y como contra personas que no creen y se desvían y apartan de la común doctrina y enseñanza de nuestra santa fe católica y de la Universal Iglesia.

113En testimonio de lo cual mandamos dar y dimos la presente, firmada de nuestro nombre y sellada con nuestro sello, y refrendada de nuestro secretario de la General Inquisición.

114Dada en la ciudad de Toledo, a 23 días del mes de septiembre, año del nascimiento de Nuestro Salvador Jesuristo de 1525 años.

115Alfonsus, archiepiscopus Hispalensis.

116Por mandado de Su Señoría Reverendísima, Lope Díaz, secretario.

117A.H.N., Inq., leg. 3714, exp. núm. 14, fol 9r-17r; edición de Álvaro Huerga, Historia de los alumbrados, V.- Temas y personajes (1570-1630), Madrid, FUE, 1994, p. 395-401.

MEMORIAL ELEVADO POR GRANADA A CARLOS V EN 1526

118Vuestra Magestad manda e a mandado poner la Sancta Inquisición en esta Ciudad y Reyno de Granada, lo qual es muy loable y muy santo por que se vea de creer que la intención y voluntad de Vuestra Magestad es que los malos christianos sean castigados y los bonos sean conocidos, y porque en la manera de proceder en el Sancto Oficio pasan más peligros los que buenos son que los que mal biben, asy de ser presos como condenados sin culpa según que muchas veces a acaecido, todos los que bien biben y son católicos christianos suplican a Vuestra Magestad mande enmendar la manera de proceder en que los testigos y cárceles sean públicos como lo son en el pecado abominable y contra natura, que como en éste son conocidos y castigados los malos asy lo serán en este otro, y los que son buenos y biben bien estarán seguros de ser acusados falsamente, y por que Vuestra Magestad use de tan justa petición y misericordia con los que buenos son, de sólo este pequeño Reyno de Granada, servirán a Vuestra Magestad con cinquenta mill ducados para los gastos de este tan sancto viage sin lo que más Vuestra Magestad podrá aver de los otros sus Reynos y Señoríos que será en grandísima suma de dinero, y quitando este mucho secreto escusará Vuestra Magestad los incombenientes de pecados siguientes.

119Lo primero que si los jueces son malos como puede acaecer por ser hombres humanos y no Santos como lo es el Officio, quando prenden doncellas y casadas de buenos justos y moças, o quando las mandan venir secretamente ante sí como el Officio requiere en su mano sepan usar de ellos como cosa suya, lo qual ligeramente ya sentirán con el gran temor que lleban, y esto no habrá lugar de se hacer en juicio público.

120Y la otra, que los escribanos de este secreto y los officiales que en este secreto tienen mano, seyendo mancebos, como en algunas partes lo son, tienen o casi han de hacer lo mismo con hijas o mugeres o parientas de presos, las quales ligeramente puedan alcanzar, y les será concedido por saber algo de este secreto que les combenga, o si fuesen malas personas como entre los hombres se hallan, también tienen ocasión de bender por dineros este secreto, porque los que asy son malos con fin de ser aprovechados procuran estos officios, lo qual todo se quita con hacer la justicia pública.

121En lo otro tienen a causa de este secreto que muchas ánimas que se han condenado al ynfierno e se pueden condenar por ser tan falsas, escusárseles a este camino, que por poder decir lo que dicen secreto muy ligeramente se condenan y dicen lo que no vieron por aver venganza de quien tienen mala voluntad como cada día a sucedido, sy quando Dios le hace merced al falsamente acusado que se da por bueno sale destruydo de más de la infamia de su prisión, lo qual se escusaría seyendo los testigos públicos.

122E lo otro que para que el que falsamente se acusa no tenga remedio, puédense buscar los testigos por dineros, los quales por estos pecados se hallan oy con poco trabajo, y como el acusado no los conosca y lo que lo acusan nunca hiso ni pensó no pueden caer en los acusadores, y aunque cayga en su enemigo contrario que lo hiso atestiguar, y como los jueces no sepan este secreto condenan justamente y el falsamente acusado muere sin culpa, y quedan sus hijos y debdos infamados para siempre jamás, lo qual no se podría hacer seyendo públicos los testigos.

  • 4 Es decir según el derecho, dado el contenido de los testimonios (que puede ser falso): véase el pá (...)

123E lo otro que como los que son malas personas y malos cristianos tengan y tienen odio y mala voluntad a los que son buenos porque no siguen sus malas costumbres y obras: diz que por sus delitos son presos y los confiesan; los primeros que acusan son los que saben que biben bien, por vengarse de ellos, y a éstos les da lugar el secreto, que si público lo obieren de decir no tendrían osadía de decir la mentira a la clara, por que se les probaría luego el contrario, y por éste tienen menos seguridad los buenos que los malos, que como no hicieron ni pensaron lo que les acusan ni conoscan por plática ni conversación a los acusadores ni por ventura saben sus nombres no pueden caer ni acertar en ellos, y desta manera son condenados justamente4 y mueren sin culpa por que no quieren conocer lo que no hicieron, y quedan destruydos sus hijos y debdos y disfamados, los quales seyendo los testigos públicos no se podría hacer.

124E lo otro que a cabsa de este secreto más fácilmente se pueden librar los que han cometido el delicto de que son acusados, por que el que lo hizo bien sabe quándo y cómo y ante quién, y luego pueden acertar en quien lo acusa, y tachándolo como se hace es dado por libre, y la sentencia es justa, y el culpado queda sin castigo. Lo qual es por el contrario a aquél que falsamente se le acusa, que como no lo hizo ni sabe ni puede saber de donde le viene el daño, sino fuere por inspiración divina, de la qual gracia no son dignas todas, pe... y de esta manera pasan muchos más riesgo y peligro... que son buenos y católicos cristianos que los que... y biben mal, en lo qual de Vuestra Magestad... poner este tan justo remedio que se le... tiene puesto de su mano para la gobernación... y señoríos, por que los buenos puedan biber... ser malos sean conocidos y castigados. (El final del documento está roto.)

125Lea Henry Charles, Historia de la Inquisición española, vol. I, Madrid, FUE, 1983, p. 843-845.

CARLOS V AL CARDENAL TAVERA

126Lovaina, 31 de mayo de 1540.

127[...]

128La que hauíades proueído antes que llegase lo que screuí al Comendador Maior sobre la condenaçión que por el Santo Offiçio se ha hecho en Granada, os agradezco mucho; venida la informaçión me hauisaréis, de lo que hay en aquello. E porque también me han informado que en el Reino de Valencia es falleçido uno que se llamaua Escolmo, el qual diz que murió como judío y que por esta causa se procede contra él y que sus bienes serán confiscados, que baldrán cerca de cuarenta mil ducados, os ruego que os informéis también desto, porque de lo uno y de lo otro podamos ser ayudado.

129Corpus documental de Carlos V, ed. por Manuel Fernández Álvarez, II (1539-1548), Salamanca, 1975, p. 66.

CARLOS VA FELIPE II

130Barcelona, 1 de mayo de 1543.

131Serenísimo Príncipe, nuestro muy charo y muy amado hijo: Yo he sido ynformado que por el oficio de la Santa Ynquisçión ha sido condepnado Alvaro de Baeça, scribano del número de la çiudad de Ubeda, y que por esta causa vaca el dicho oficio de scribanía y podemos hazer merçed del a quien fuéremos servidos. Y porque por lo bien que Luis de Segura, natural de la dicha çiudad, me ha servido y sirve, tengo voluntad de favoreçerle y hazerle merçed: os ruego que siendo así que vaca la dicha scribanía por la dicha causa hayáis por bien de proveerle della, que en ello reçibiré mucho plazer.

132De Barcelona, a primero de mayo de 1543 años.

133Yo, el Rey (Rubricado).

134Corpus documental de Carlos V, ed. por Manuel Fernández Álvarez, II (1539-1548), Salamanca, 1975, p. 85.

INSTRUCCIONES DE CARLOS V A MAXIMILIANO Y MARÍA DE AUSTRIA PARA EL GOBIERNO DE CASTILLA

135Bruselas, 29 de septiembre de 1548.

136[…]

137Han de encomendar al arçobispo de Seuilla, Inquisidor general, que lo de la Inquisición se haga como conuiniere, y que se hagan con los dichos Príncipes las consultas de lo que se offreciere tocante a Inquisición, como se acostumbra hazer conmigo. Y que si vacare lugar alguno del dicho Consejo, o otros officios de los que suelen consultarme, los consulten conmigo. Y que vean si será bien que se hable en que se tome y fenezca cuenta cada año de los bienes confiscados, para saber en qué queda, como se ha començado a platicar. Y porque hauemos entendido que ha hauido y hay algunas differentias entre los de la dicha Inquisición y Consejo Real, y importa a seruicio de Dios y mío que cessen y no passen adelante, hauemos determinado de mandarlo muy bien mirar y proueer breuemente en el remedio dello. Encargamos a los dichos serenísimos Príncipes que aquello hagan obseruar y guardar de aquí adelante, y que hasta entonces no se haga nouedad en estas cosas.

138Corpus documental de Carlos V, ed. por Manuel Fernández Álvarez, III (1548-1554), Salamanca, 1977, p. 35.

CARLOS V A FELIPE II

139Bruselas, 19 de octubre de 1548.

140[…]

141En lo de los nueuamente conuertidos del Reyno de Valencia, he visto lo que scriuís y el número de perlados, theólogos y letrados de todos los Consejos que se juntaron a tractar deste negocio y los paresceres de cada vno y la relación en que venía sumada la sustancia dello, y por ser de la calidad e importançia que es, mandamos que aquí se viesse y platicasse en ello, como se ha hecho cumplidamente, teniendo los fines que se deuen principalmente al serviçio de Dios y bien de las ánimas de los dichos nueuamente conuertidos, y hauiéndosenos particularmente consultado, ha paresçido lo que entenderéis por la relación que será con ésta; mandaréis que luego se torne a ver y se platique sobre todo y se haga lo que se apuncta en lo de las armas y tributos de los moriscos y lo demás, y se nos avise de lo que parescerá cumplidamente, con la mayor breuedad que ser pueda, para que Nos podamos mejor acabar de resoluer.

142[…]

143En lo del Estatuto de Toledo, los del Consejo nos consultaron lo que se hauía proueydo después que vino la confirmación del, y aunque las causas que dan por donde no se deue permitir son dichas como de personas que lo miran y consideran todo muy bien, paresçe que, hauiéndolo Su Santidad concedido y estando en posesión se deue dexar seguir la justicia a las partes dónde y cómo lo deuen hazer, sin que por la nuestra se haga ninguna prouisión en contrario, y assí scriuimos a los del Consejo que no se embaraçen en este negoçio, encargándolos tengan la mano para que no subçeda algún scándalo, como tenemos por çierto no subcederá, pues no es esto cosa nueua en esos Reynos, y tanto más razón hay, para que se haga en la Yglesia de Toledo por ser la más principal dellos.

144Asimismo nos han consultado los del dicho Consejo algunas cosas que han pasado entre ellos y los de la Inquisición, que holgáramos se huuieran escusado, por no ser materias para llegarlas tan al cabo. Y porque conviene remediarlo para adelante y que cada vno sepa lo que ha de hazer, y a qué se estiende su jurisdicción para que la justicia se exequute como es razón, puesto que siguiendo lo que los del Consejo apunctan se pudiera mandar proueer lo que les paresce, o mucha parte dello, pero porque la cosa se halla con más acuerdo y el Sancto Oficio no reciba desauctoridad, la qual conuiene darle en todo lo que sea justo y honesto, hauemos determinado se junten dos o tres del Consejo Real con otros tantos de la Inquisiçión, para que juntos vean las órdenes e instruçiones del Sancto Oficio dadas por los Reyes Cathólicos y Nos, y la costumbre antigua y lo que más será menester, y se tracte de algún apunctamiento de manera que lo vno y lo otro cesse y esté y quede para lo de adelante en la orden que conuiene al seruicio de Dios Nuestro Señor y nuestro, y a la autoridad de la Justicia Real y del Sancto Officio, y no haya más materia de discordia; y assí mandaréys que se haga, nombrando las personas de los dichos Consejos que serán a propósito y enbiársenos ha con la más brevedad que ser pueda el dicho apunctamiento, junto con lo que sobre cada cosa paresçerá, para que determinemos lo que será nuestra voluntad, teniendo los respectos y consideraciones que se deuen. Y entretanto que esto se haze, proueeréys que las cédulas que se han dado y despachado firmadas de vuestra mano con consulta y pareçer del dicho Consejo Real, se guarden y exequuten porque assí conuiene, y yo les mando responder sumariamente a esto y al Inquisidor General y los del Consejo scriuimos en la misma conformidad.

145Corpus documental de Carlos V, ed. por Manuel Fernández Álvarez, III (1548-1554), Salamanca, 1977, p. 44-45

CARLOS V A MAXIMILIANO Y MARÍA DE AUSTRIA

146Bruselas, 10 de diciembre de 1548.

147[...]

148Al dicho sereníssimo Príncipe scriuimos los días pasados que nos parescía, por las causas que se le apuntaron, que sería cosa conueniente que dos del Consejo Real se hallasen en el de la Inquisición, como antes de agora algunas veces se hizo, repartiéndose entre ambos el salario que solía lleuar por esta razón el licenciado Aguirre. Y por la satisfacçión que tenemos de las personas, conciencia y esperiençia de los licenciados Francisco de Montaluo y Cortés, hauemos tenido por bien de nombrarlos para lo sobre dicho, teniendo por cierto que seruirán al Santo Officio y a Nos como lo confiamos, y comunicándolo con el muy Reuerendo Arzobispo de Seuilla, Inquisidor General: se les dará los títulos como se acostumbra hazer.

149Corpus documental de Carlos V, ed. por Manuel Fernández Álvarez, III (1548-1554), Salamanca, 1977, p. 55-56.

CARLOS V A MAXIMILIANO Y MARÍA DE AUSTRIA

150Bruselas, 25 de enero de 1550.

151[…]

152Quanto a lo que ha pasado entre los del Consejo Real y los de la Inquisición, por lo que primero y últimamente screuistes hauemos entendido la orden que se touo en tratar deste negocio, y çierto los unos y los otros lo pudieran lleuar por otros términos y no pasar tan adelante. Y para concordarlo y excusar que cesase, nos ha paresiçido bien la orden que se tomó y lo que mandastes proueer y declarar para que los inquisidores no procediesen como lo pretendían contra las personas que fueron en prender sus ministros; y que en lo de las casas las hiziesen tasar ambas partes, pagándolas a sus dueños, y que entonces se derribasen. Y paresçe que no se podía ni deuía hazer más demostraçión sin notable inconueniente. Y porque para lo de adelante es menester asentar las cosas y dar tal orden en ellas que queden de manera que no haya causa de subçeder lo pasado, será bien que, como dezís que lo tenéis determinado, se ponga en efecto lo que otra vez proueymos y acrescentó a aquello el Príncipe antes de su partida, para que visto se tome la resoluçión que paresçerá más conuenir, teniendo en todo las consideraciones que se deuen. Y entre tanto que se haze encargaréys a los dichos Consejos que sy algo subcediese que toque a esto, lo traten en toda conformidad y concordia como es razón, que yo les scriuo que assy lo hagan. Y aunque los de la Inquisición nos han scripto agrauiándose de la dicha prouisión de que no se hiziese cumplida satisfaçión al Santo Officio, pues la ofensa hauía sido pública, les mandamos responder que os lo remitimos y que allá lo mandaréys ver y proueer según pareçerá.

153Corpus documental de Carlos V, ed. por Manuel Fernández Álvarez, III (1548-1554), Salamanca, 1977, p. 174-175.

CARTA DE CARLOS V AL INQUISIDOR GENERAL VALDÉS DESDE BRUSELAS, 25 DE ENERO DE 1550

154Erasso nos mostró la relación que embiastes de lo sucedido sobre el derrocamiento de aquellas casas de Valladolid, y por lo que los del Consejo de la Inquisición nos han consultado lo havemos entendido más particularmente, y cierto ello ha sido de qualidad que se pudiera llevar por otros términos, y no ponerse este negocio tan adelante por que dello no puede haberse seguido ningún buen fruto, y los rreyes de Bohemia mis hijos me han escripto lo que habían mandado proveer sobre todo, y paresce que aquello está bien porque si se obiera de pasar más adelante no pudiera ser sin notable inconveniente, y porque no sucedan semejantes cosas se provee que se ponga en execución lo que ordenamos los días pasados, y se nos inbíe relación dello junto con lo que parescerá para que se tome algún término en estos negocios y se terna el respeto que es razón a lo tocante al Santo Oficio.

155De los que nombrastes en el memorial pasado habernos elegido para la plaza de la Inquisición que está vaca por cortes al licenciado Otalora; encargamos os le deis luego el despacho en la forma que se acostumbra.

156La provisión de las Iglesias que están vacas aún no se ha hecho quando se tratare dello se mirará en lo que nos habéis escrito cerca de la perpetuidad de los salarios de los Inquisidores y otros oficiales, pues que están muy cargados de pensión.

157En lo del doctor Egidio acaso han visto las proposiciones que contra él resultaron y lo que últimamente tornaron a escribir los Inquisidores de Sevilla, y pues os halláis en esa ciudad encargamos os proveáis que se averigüe muy bien la verdad, y con la más brevedad que ser pueda, y se nos consulte lo que parescerá en su causa antes que se determine, porque de una manera o de otra combiene al servicio de Dios y nuestro que aquella Iglesia se dé prelado, y porque frai Domingo de Soto nos habló algunas veces en este negocio diciendo lo que cerca del le escrevistis por lo que se le mostraron las escripturas que embiaron los del Consejo y por esta causa y sus letras y doctrina creemos que convenía que entendiesse en las qualificaciones deste negocio, paresciéndose assí proveeréis que se le comuniquen.

158Después desto escrive Erasso que podría ser que con aver vacado lo de Sanctiago oviesse más comodidad para esto.

159Lea Henry Charles, Historia de la Inquisición española, vol. III, Madrid, FUE, 1983, p. 976-977.

CARLOS V A FELIPE II

160Augsburgo, 23 de junio de 1551.

161[…]

  • 5 Don Fernando de Aragón, duque de Calabria, virrey de Valencia.

162Porque hauiéndose escripto los días passados al Inquisidor General que limitasse a cierto número los familiares de la Inquisición de nuestro Reyno de Valencia, por hauerse entendido por letras del duque don Hernando de Aragón5 el desturbo grande que causaua a la buena administración de la justicia la multitud que hauía dellos en el dicho Reyno, y a los serenísimos reyes de Bohemia que tuuiessen la mano que assí lo cumpliesse, respondió a los dichos Reyes quasi agrauiándose dello, y affirmando que nos hauían mal informado, por lo qual y fallescimiento que después succedió del dicho Duque no se habló más en ello por entonces, hasta que agora últimamente hauiendo venido acá el dicho Obispo nos ha hecho relación que no solamente los dichos familiares son en número excesiuo que passan de quinientos, entre los quales hay nobles y caualleros, pero que se extienden aún a otros exercitios muy impeditiuos de la justicia y en derogación de nuestra real jurisdictión, por tener como diz que tienen, tribunal formado de las causas civiles de los dichos familiares y por despacharse por aquel officio mandamientos executorios contra qualesquier personas, como quier que ni el que pide, ni el conuenido sean familiares, y que también van con armas licenciossamente, assí de noche como de día; demás que con calor de la Inquisición se ponen en rehusar, como rehusan, de pagar el seruicio que se nos haze en las Cortes, y que la mayor parte de los familiares son hombres de no buena vida ni limpia sangre, como lo veréys por la copia del memorial que sobre ellos nos dio el dicho Obispo que será con ésta, os rogamos affectuosamente tengáis la mano en que el dicho Inquisidor General no solamente prouea en lo del número de los familiares y qualidad dellos, en que paresce que hay excesso, pero que también se remedien con effecto los otros abusos, que veréys de quán grand inconueniente sería dissimularlo, conociendo la facilidad que hay en aquel Reyno de delinquir y poco temor de la Justicia.

163Corpus documental de Carlos V, ed. por Manuel Fernández Álvarez, III (1548-1554), Salamanca, 1977, p. 326 -327.

CARLOS V A FELIPE II

164Estrasburgo, 18 de septiembre de 1552.

165[…]

166El Rey

167La orden que holgaremos que el serenísimo Príncipe, mi muy caro y muy amado hijo, mande guardar y tener en la expedición y despacho de las hidalguías que se hobieren de conceder en la Corona de los reinos de Castilla es la siguiente:

168Primeramente que no se dé hidalguía a hombre que tenga hijos, sino para los que hobiere después que le fuere dada; y que si la quisiere para los ya nacidos, se tenga consideración y respeto que cada uno pague por sí, y no vaya toda la familia a montón y carga cerrada.

169Que cuando paresciese incluir en la hidalguía del padre algunos de los hijos ya nascidos, sea uno y no más, cresciendo en el prescio por esta causa lo que paresciere.

170Que no se dé a persona que sea descendiente, por línea paterna o materna, de quemado ni reconciliado, ni penitenciado por la Inquisición por caso de la fee, en ningún grado por remoto que sea; pero si el tal penitenciado hobiere sido cristiano viejo y la penitencia dada por alguna resistencia o cosa semejante, que no sea de error en la religión, en tal caso no sea excluido el descendiente dél.

171Que no se dé a cristiano nuevo, hijo ni nieto de quien haya sido judío de señal, por línea del padre o de la madre aunque no haya habido cosa de Inquisición.

172Que no se dé a hijo ni nieto de persona ecebtada en lo de las alteraciones pasadas de la Comunidad.

173Que no se dé a hombre infame, que haya sido públicamente afrentado por justicia o de hecho que pueda justamente causar infamias.

174Que se prohiban y no se concedan a hijos de clérigos de Orden sacro o religiosos, con que no sean de alguna de las Ordenes militares.

175Que no se dé ni despache ninguna hidalguía por menos de dos mil ducados para una persona sola, y que si subiere la hacienda de veinte mil, pague demás de los derechos dos mil ducados a respecto de mil por diez; que pues esto se permite por causa de las necesidades no se ha de admitir otra razón ni tenerse más consideración.

176Fecha en Argentina, a dieciocho de septiembre de mil quinientos cincuenta y dos.

177Yo, el Rey [Firmado y rubricado].

178Corpus documental de Carlos V, ed. por Manuel Fernández Álvarez, III (1548-1554), Salamanca, 1977, p. 472 - 473.

TESTAMENTO DE CARLOS V

179Bruselas, 6 de junio de 1554.

180[…]

181Item, por lo que devo a Dios, Nuestro Señor, y por el grande amor paternal que tengo al serenísimo príncipe, don Felipe, mi muy caro y muy amado hijo, deseando más el aumento de sus virtudes y saluaçión de su ánima que el acreçentamiento de los bienes temporales, afetuosísimamente le encargo y mando que como muy cathólico príncipe y temeroso de los mandamientos de Dios, tenga muy gran cuydado de las cosas de su honra y seruiçio, y sea obediente a los mandamientos de la Santa Madre Iglesia. Especialmente le encargo que faborezca y haga faboreçer el Santo Ofiçio de la Inquisiçión contra la herética prauedad y apostasía, por las muchas y grandes ofensas de Nuestro Señor que por ella se quitan y castigan. Y guarde y haga guardar a las Iglesias y personas eclesiásticas sus libertades, favorezca y haga favorecer siempre las religiones y procure el aumento y reformación dellas donde fuere menester y que sea zelador y tenga mucho cuidado del culto divino y que con todo corazón ame la Justicia, la cual haga a todos administrar sin acepción de personas, teniendo como es obligado, mucha vigilancia y cuidado de la buena gouernación de los Reynos y Señoríos en que después de Nos sucederá, y de la paz y sosiego dellos y que sea muy benino y humano a sus subditos y naturales y no consienta que sean fatigados ni les sean hechos agravios.

182Corpus documental de Carlos V, ed. por Manuel Fernández Álvarez, IV (1554-1558), Salamanca, 1979, p. 75.

DOS CARTAS DE CARLOS V A JUANA DE AUSTRIA SOBRE LOS FOCOS DE LUTERANISMO

183Yuste, 3 de mayo de 1558.

184Serenísima Princesa mi muy cara y muy amada hija: Por la carta que me scriuistes a los XXVII del passado hauemos entendido las personas que en essa Corte y Ҫamora y otras partes se han preso por luteranos y los que se pensauan prender y se han ausentado, y las diligencias que los del Consejo de la Inquisición han hecho y quedauan haziendo para hauerlos y descubrir lo que más se pudiesse, de que he tenido y me queda la pena y sentimiento que con razón deuo, como la calidad del caso lo requiere. Y aunque soy cierto que siendo esto cosa que toca tanto a la honrra y seruicio de Nuestro Señor y a la conseruación destos Reynos, donde por su bondad se ha conseruado también [sic] lo de la Religión, se hará para la aueriguaçión dello lo possible y aún más, os ruego quan encarecidamente puedo que, demás de mandar al arcobispo de Seuilla que por agora no haga ausencia dessa Corte, pues estando en ella se podrá proueer y preuenir a lo de todas partes, le encarguéis y a los del Consejo de la Inquisición muy estrechamente de la mía que hagan en este negocio lo que veen que conuiene y yo dellos confío para que se atage [sic] con breuedad tan gran mal. Y que para ello les deis y mandéys dar todo el fauor y calor que fuere necesario, y para que los que fueren culpados sean punidos y castigados con la demostraçión y rigor que la calidad de sus culpas merecerán. Y esto sin exceptión de persona alguna, que si me hallara con fuerças y dispusición de podello hazer, también procurara de esforçarme en este caso a tomar qualquier trabajo, para procurar por mi parte el remedio y castigo de lo sobredicho, no embargante los que por ello he padeçido. Pero yo sé que no será menester, y que en todo se hará lo que conuiene. Y sea, serenísima Princesa, mi muy cara y muy amada hija, Nuestro Señor en vuestra continua guarda.

185De, etc.

186Yuste, 25 de mayo de 1558.

187[...]

188Quanto a lo que dezís que hauéis secipto al Rey, dándole razón de lo que passa en lo de las personas que se han preso por luteranos, y los que cada día se descubren, y que mostrastes mi carta que sobresto os screuí al arçobispo de Seuilla y a los del consejo de la Inquisición, y el fauor que les hauéis offrescido, y las diligencias de que en todo vsan, me ha parecido bien, pero creed, hija, que este negocio me ha puesto y tiene en tan gran cuidado y dado tanta pena, que no os lo podría significar, viendo que mientras el Rey y yo hauemos estado ausentes destos Reynos han estado en tanta quietud y libres desta desuentura, y que agora, que he venido a retirarme y descansar a ellos y seruir a Nuestro Señor, sucede en mi presencia y la vuestra una tan gran desvergüenza y bellaquería, y incurriendo en ello semejantes personas, sabiendo que sobrello he suffrido y padecido en Alemaña tantos trauajos y gastos, y perdido tanta parte de mi salud, que ciertamente si no fuese por la certidumbre que tengo de que vos y los de los Consejos que ahí están, remediarán muy a raíz esta desuentura (pues no es sino un principio, sin fundamento y fuerças), castigando a los culpados muy de veras, para atajar que no passe adelante, no sé si touiera sufrimiento para no salir de aquí a remediallo. Y assí conuiene que como este negocio importa más al seruicio de Nuestro Señor, bien y conseruación destos Reynos que todos los demás, y por ser, como dicho es, principio y con tan pocas fuerças, que se puedan fácilmente castigar, assí es necessario poner mayor diligencia y esfuerço en el buen remedio y exemplar castigo. Y no sé si para ello será bastante el que en estos casos se suele vsar acá, de que, conforme a derecho común, todos los que incurren en ellos, pidiendo misericordia y reconociéndoseles, admiten sus descargos, y con alguna penitencia, los perdonan por la primera vez, porque a estos tales quedaría libertad de hazer el mesmo daño, viéndose en libertad, y aún más siendo personas enseñadas, exasperados de la afrenta que han recebido por ello, y en alguna manera de venganza, en especial siendo confesos, por hauello sido casi todos los inuentores de estas heregías. Pero [sic] esto parece que es differente del fin con que se deuió ordenar lo sobredicho, porque allende de ser casos tan inormes y perniciosos que (según lo que me scriuís) si pasara vn año que no se descubriera, se atreuieran a predicallas públicamente, de donde se infiere el mal fin que tenían, porque está claro que no fueron parte para hazello, sino con ayuntamiento y caudillos de muchas personas y con las armas en la mano. Y assí se deue mirar si se puede proçeder contra ellos como contra sediçiosos, scandalosos, aluorotadores e inquietadores de la república, y que tenían fin de incurrir en caso de rebellión, porque no se puedan preualer de la misericordia. Y pues viene a propósito, no dexaré de dezir lo que se me acuerda que pasó y se vsa acerca desto en los Estados de Flandes, aunque lo podréys entender más particularmente de la reyna de Vngría. Y es que queriendo yo poner Inquisición para el remedio y castigo destas heregías (que algunas han heredado de la vezindad de Alemaña e Inglaterra, y aun de Francia), huuo gran contradición por todos, diziendo que no hauía judíos entrellos. Y assí, después de hauer hauido algunas demandas y respuestas, se tomó por medio de hazer vna orden en que se declarasse que las personas de qualquier estado y condición que fuessen, que incurriessen en alguno destos casos hally contenidos, ipso facto fuessen quemados y confiscada su hazienda; para cuya execución se nombraron ciertas personas, para informarse, inquirir y descubrir los culpados, y auisar dello a las justicias en cuya jurisdictión los tales estouiessen, para que aueriguada la verdad, quemasen viuos a los pertinazes, y a los que se reconciliassen, les cortasen las cabeças, como se ha hecho y executa, aunque lo sienten mucho, y no sin alguna razón, por ser tan riguroso mandato. Pero vista la necessidad que ha hauido dello, he sido forçado en mi tiempo de hazello assí. No sé lo que el Rey, mi hijo, haurá hecho después, pero creo que por la mesma causa lo habrá continuado, porque le auisé y rogué mucho que estoviesse muy recio en castigar a los tales. Y pues esto es assí, y en Inglaterra se han hecho y hazen tantas y tan crudas justicias hasta (contra) Obispos, por la orden que ally ha dado, como el fuera su rey natural, y se lo permiten, mucha más razón hay para que acá, de donde lo es y todos tan christianos, se haga en esto la demostración que la calidad del caso requiere. De lo qual me ha parecido auisaros y preueniros para que, comunicado con el dicho Arcobispo y los del consejo de la Inquisición y con quien más conuenga (con que cessen las competencias que ha hauido por lo passado sobre las jurisdictiones), vean lo que sobrello se puede y deue hazer. Porque creed, hija, que si en este principio no se castiga y remedia, para que se ataje tan gran mal, sin exempción de persona alguna, que no me prometo que adelante será el Rey, ni nadie, parte para hazello. Y assí os ruego quanto puedo que hagáys en todo más de lo possible, pues la calidad del caso lo permitte. Ypara que haga en mi nombre la diligencia que conuiene, scriuo a Luis Quixada que vaya ahy y acuda a vos y hable a las personas y en la sustancia que le dixéredes.

189Corpus documental de Carlos V, ed. por Manuel Fernández Álvarez, IV, Salamanca, 1979, p. 424-427.

CARTA DEL INQUISIDOR GENERAL FERNANDO DE VALDÉS A CARLOS QUINTO

1902 de junio de 1558.

191Vino a mi noticia que algunas personas, en gran secreto y con color de enseñar y predicar cosas que parescían santas y buenas, mezclaban otras malas y heréticas, lo cual iban haciendo poco a poco, según hallaban la disposición en las personas que tentaban. Esto entendía de algunas personas que se habían escandalizado de lo que les comenzaban a enseñar, aunque no se había pasado con ellos muy adelante. A estas personas se les mandó que con todo secreto y disimulación volviesen a los enseñadores, que se lo habían dicho, como que deseaban entenderlo mejor y tomarlo por escrito... y comunicar con las personas que mejor lo entendían. Esto se efectuó así, y sucedió bien porque se fue aclarando algo más la materia, y se entendió por escrito y por cartas algunos malos errores que enseñaban y algunos de los autores de la doctrina; mas todavía se trataba con todo secreto y disimulación porque se pudiese mejor entender y saber de más personas que fuesen participantes en ello.

192Estando los negocios en estos términos, sucedió que el obispo de Zamora hizo publicar en su iglesia ciertos edictos que se suelen publicar en quaresma, para que los que supieren de algunos pecados públicos o supersticiones lo vengan diciendo; y desta ocasión algunas personas fueron a decir ante el obispo contra un vecino de allí que se llama Padilla algunas cosas de destos errores, y el obispo le prendió y puso en su cárcel pública. Y como esto fue público y el Padilla en la cárcel tuvo libertad de hablar con las personas que quiso y escribir cartas y avisos a otras partes, y aunque el obispo lo hizo con buena intención, mas, por no tener experiencia del secreto con que estas cosas se suelen tratar, subcedió mal, porque dio ocasión a espantar la caza; y así comenzaron a ausentarse algunas personas de las más culpables, y pusieron al arzobispo y a la Inquisición en mucho cuidado de comenzar luego a prender a algunos de los culpados, que fue al Dr. Cazalla y a unos hermanos y hermanas suyas, y a su madre, y a D. Pedro Sarmiento, y a su mujer, y a Da. Ana Enríquez, su sobrina, hija del marqués de Alcañices, y a D. Luis de Rojas, nieto del marqués de Poza y heredero de su casa, y a otros vecinos y vecinas de Valladolid y de Toro y de unos lugares de su tierra. Y también enviaron con gran diligencia tomar los puertos para prender a los que se habían ausentado y plugo a Dios que prendieron en Navarra a D. Carlos de Sesso, vecino de Logroño, que fue corregidor en Toro, y a Fr. Domingo de Rojas, que iba en hábito de seglar; que fue gran ventura, porque ya tenían salvoconducto del virrey de Navarra para pasar en Francia y llevaban cartas de encomienda de algunas otras personas para la princesa de Bearne y para las guardas de los puertos. Y así fueron traídos presos, y juntamente con el licenciado Herrera, alcalde de sacas en Logroño, que además de ser participante en lo principal, había disimulado y dado favor al Fr. Domingo y a D. Carlos para pasarse. Trajeron al fraile con el mismo hábito que le tomaron de lego, y así está en la cárcel, sin haberle consentido que tome sus hábitos. Trajéronlos con doce arcabuceros familiares del Santo Oficio, y a caballo venίan los oficiales que se habían enviado a buscarlos. Y desta manera vinieron por todo el camino hasta Valladolid, sin consentir que se hablase uno a otro ni que otra persona alguna les hablase. Y por todos los pueblos donde pasaron salían muchas gentes, hombres y mujeres y muchachos a verlos, con demostración que luego los quisieran quemar. El fraile traía gran miedo que sus parientes le habían de matar en el camino. Proveyóse que los metiesen en Valladolid de noche, por evitar que los muchachos y el pueblo no los apedreasen, porque, según la gente está indignada contra ellos, pudiera ser que lo hicieran.

193Publicada (entre otros) por Jesús Alonso Burgos, El luteranismo en Castilla en el siglo xvi, San Lorenzo de El Escorial, Editorial Swan, 1983, p. 66-67.

CARTA DEL INQUISIDOR GENERAL VALDÉS A PAULO IV, 9 DE SEPTIEMBRE DE 1558

194PARA SU SANCTIDAD.

195Sanctísimo Padre:

196No he scripto antes a V. St de los herexes lutheranos que en estas partes nuevamente se an descubierto por pensar que siendo los negocios como son de muy grand inportancia convenía primero hacerse las dilixencias que se an hecho para descubrir más en ellos y aunque parezca que a avido alguna dilación en esto suplico a V. S. no lo atribuya a culpa de descuido ni de otra cosa sino al deseo que yo y los ministros del Sancto Officio que tratamos estas cosas tenemos en cumplir con toda vigilancia lo que es a nuestro cargo en servicio de Dios y descargo de V. S. a quien humildemente suplico se acuerde de mandar las cosas que tocaren al servicio de V. S. y de su sancta sede apostólica con la confiança que merece mi deseo y fidelidad de hijo y siervo muy obediente y que siempre tenga memoria de favorecer las cosas del Sancto Officio con la afición y voluntad que lo a hecho para que en tiempo de su felicísimo pontificado se extirpen las herexías y se ahumente la fee cathólica y rreligión christiana como espero en Dios será ansí y por no cansar a V. S. con larga carta me rremito a la rrelación que va con ésta por mano del deán de Oviedo y de Joan de Vedoya que tienen cargo en esa corte de los negocios del oficio de la santa Inquisición de las provincias que están a mi carga. Guarde Dios la muy sancta persona de v. beatitud por muchos años para su servicio y buen govierno de su Yglesia. En Valladolid 9 de setiembre 1558. S. V. Servus humilis, F. Hispalens.

197La Relación que se embió con la carta a su Santidad.

198Después que se a tenido noticia de las herexías y herrares de Lutero y sus secaces y se an estendido por muchas partes de la cristiandad, la Provincia que por la gracia de Dios más libre a estado desta mácula a sido los rriñones de España por el gran cuidado y vixilancia de los ministros del Santo Oficio de la Inquisición aunque algunos pocos naturales y otros estranjeros dellos an sido convencidos y condenados por herexes destos herrares y executados en sus personas las penas que merecían en los que an podido ser avidos y contra otros que se an ausentado se a procedido en rebeldía y an sido condenados en su ausencia y contumacia.

199A sucedido de un año a esta parte poco más o menos que como los Inquisidores de Sevilla por ciertos avisos e yndicios que tuvieron comenzaron a inquirir y hacer dilixencias contra ciertas personas de aquella cibdad y esto vino a noticia de unos frailes del monesterio de Sancti Ysidro extramuros della que son de la orden de los hermitaños de Sant Gerónimo y entendieron ser culpados, luego se ausentaron del monesterio y del arzobispado y del reyno y entiéndese que están en Alemania, los nombres de los quales van en una memoria que está con ésta y de los que quedaron en el monesterio están presos en la Inquisición de Sevilla ocho frailes demás de otras personas sus cómplices. A esta saçón que esto acaeció súpose también cómo hera venido a Sevilla un hombre español llamado Julián que venía de Alemania y traía cartas de un herexe que allá está deste reyno llamado Joan Pérez para ciertas personas principales de aquella cibdad y que también avía traído muchos libros de herexes ansí en latín como en lengua española y los avía repartido por ciertas personas que se los pagavan bien. Este hombre fue avisado y encubierto y persuadido que luego se ausentase porque los Inquisidores lo sabrían y le quemarían y ansí se ausentó de manera que por buena dilixencia de los Inquisidores fue preso en la sierra morena treinta leguas de Sevilla adonde fue traído y está preso el qual aunque al principio muchos días estuvo muy pertinaz en sus herexías y dixo de otras muchas personas ya parece que muestra arrepentimiento y que quiere rreducirse a la yglesia cathólica. De la prisión deste y de los otros an rresultado otras muchas prisiones que se an hecho y están presos y otras se espera que lo serán en Sevilla e su comarca. Entiéndese que toda la mayor parte del daño que se a hallado en Sevilla rresultó de algunos compañeros y debotos del doctor Exidio canónigo de la magistral de aquella iglesia ya defunto que fue admitido el año de cinquenta y tres a abjuración de muchos herrores que tuvo cerca de estas materias aunque segund se sospecha falsa y finxidamente y que engañó a los Inquisidores de manera que quedaron muchos inficionados de su ponçoña en que ay personas principales illustres y letrados los quales hasta aora ay allí presos demás de los frailes de Sant Ysidro verse an por la memoria que va con ésta. Demás de lo dicho abrá cinco o seis meses que por ciertos indicios y avisos quel Inquisidor general y el Consejo e Inquisidores tuvieron se entendió que en Valladolid, Salamanca, Çamora, Toro, Palencia y Logroño se dogmatiçavan muy secretamente malas doctrinas de los herrares lutheranos y aunque la averiguación y Inquisición desto se començó a hacer con toda la disimulación y secreto posible, no dexó de venir a noticia de algunos de los culpados entre los quales fue Frai Domingo de Rojas fraile y predicador de la orden de Sancto Domingo, hijo del marqués de Poça e don Carlos de Seso, que huyeron con toda diligencia, el fraile en ábito seglar, y fueron presos en Navarra adonde ya tenían salvo conduto para se pasar en Francia como lo hicieran si la buena dilixencia de la Inquisición no los previniera embiando por todos los puertos y pasos de los confines de los reynos de España ansí marítimos como de la tierra, fueron traídos a la Inquisición de Valladolid adonde está la Corte y rreside el Inquisidor general y Consejo de la Inquisición y se an prendido y están presos otros muchos cónplices ansí personas principales e illustres e letrados cuyos nombres van en el memorial e sus causas y procesos se oyen y prosiguen con todo cuydado e dilixencia, porque demás de los Inquisidores que de asiento rresiden en la Inquisición de consejo que asisten con él vayan cada día mañana y tarde a la audiencia de las cárceles a oyr a los presos y tomar sus confisiones y proveer lo necesario y por ser los presos muchos y las causas y personas tan calificadas, se a mandado venir otros Inquisidores y oficiales de otros partidos para que todos juntos se ayuden para la brevedad y buena expedición de los negocios y conclusos los procesos está acordado que se llamen perlados y letrados theologos y juristas de los mexores y de más auctoridad que se hallaren para que juntamente con los Inquisidores los vean y determinen conforme a derecho y a la calidad y gravedad de cada uno.

200Hanse embiado Inquisidores que hagan dilixencia en Salamanca, Toro, (Camora, Palencia, Logroño y en otros lugares donde los principales domatistas y culpados questán presos han frequentado más sus comunicaciones de que se presume an hecho mucho daño y a Sevilla se embió el obispo de Taraçpna que a sido Inquisidor muchos años para que como persona de expiriencia y de la dignidad que tiene asista con los Inquisidores y personas que entienden en los negocios de allá y dé color y auctoridad a lo que allí se hiciere demás de lo que el Inquisidor general y el consejo de la Inquisición acudan de la corte con todo el cuidado y dilixencia posible por la auctoridad rreal porque la Magt imperial y rreal y la serenísima princesa en su nonbre han hecho toda demostración y dado todo favor ansí con sus cartas y provisiones como socorriendo con diez mill ducados para los gastos que se an hecho y hacen porque del officio no avía un maravedí que aun para las prisiones de los que se avían ausentado fue necesario quel arçobispo Inquisidor general lo proveiese de su cámara.

201Puesto que se an hecho las dilixencias posibles en que no se vendan ni se traigan a estos reynos libros prohibidos que an sido la principal causa deste daño y se an hecho censuras dellos todavía los herexes que están en Alemania y en otras partes que parece han tenido correspondencia con algunos destas partes an tenido forma para meterlos y para que en el rremedio desto aya más vixilancia y que la comunicación de estranxeros de provincias dañadas no hagan más daño en estas, se da orden que vayan y rresidan Inquisidores con sus officiales por las costas de la mar y lugares donde suele aver concurso de tractantes y gentes de la calidad que está dicho.

202Y aunque al principio que se instituió el officio de la Sancta Inquisicion en estos rreynos en tiempo de los Reyes Cathólicos de gloriosa memoria avía Inquisiciones con todos los oficiales que heran menester para la Inquisición formada casi en cada obispado y como yvan diminuendo las confiscaciones de las haciendas de los condenados con que se pagavan los officiales se ivan tanbién acortando el número de las inquisiciones hasta que se quedó en las pocas que agora son en que ay Inquisición que tiene en su partido quince obispados y aun para los officiales que en ella rresiden no ay con qué cumplir los salarios tenues que les están señalados que no a sido de poco inconviniente para la auctoridad del Sancto Officio y aun de alguno escrúpulo para los que tractamos y aunque algunas veces se a puesto en plática por los Sumos Pontífices pasados el rremedio desto no se a dado, créese que por neglixencia de los que solicitaron, y segund el tiempo es tan peligroso de las herexías que se an levantado, parece muy conviniente y necessario que se acrecentasen más Inquisiciones como al principio las avía y que los salarios fuesen para poder sustentar los officiales y se perpetuasen lo qual se podría hazer fácilmente mandando su St aplicar algunas rrentas eclesiásticas que sirven de poco fructo a la Iglesia de Dios y sería mexor enpleado en sustentarse la Inquisición que a andado y anda muy quebrantada por falta desto y aunque en todos estos negocios se entiende con toda la dilixencia posible, no savemos en qué parará para adelante si el Sancto Officio de la Inquisición no tiene de qué se susentar, el rremedio de lo qual se spera de Su Santidad segund la afición y cuydado particular a tenido siempre y tiene de hazer merced y favor al Sancto Officio.

203Considerado bien estos negocios parece que no dexan de tener el principio de más lexos y que las herexías que el maestro Joan de Oria fue acusado y los herrares que vinieron, los quales llamavan alumbrados o dexados, naturales de Guadalaxara y de otros lugares del reyno de Toledo y de otras partes, heran de la simiente destas herexías lutheranas, sino que los Inquisidores que en aquel tienpo conocieron de aquellos causas no estavan práticos destos herrares lutheranos para usar de la execución que conviniera hacerse con más rrigor lo qual y aver ydo algunos de los culpados a Roma y aver hallado allí buena acoxida y dispensando con ellos les dieron ocasión de atreverse a ser pertinaces en sus herrares y dexar sucesión dellos como tanbién se a entendido que de averse el doctor Exidio admitido a rreconciliación el año de cinquenta y tres por no alcanzar los jueces los inconvinientes que para adelante se rrepresentan con la espiriencia en las cosas desta qualidad como está dicho, a sucedido el daño que aora se descubre en Sevilla por ser los principales culpados de los que fueron apasionados y aficionados y sequaces del doctor Egidio de quien les quedó el lenguaxe de sus herrares y falsa doctrina.

204Ansí mesmo se tiene entendido que algunos perlados y frailes y otras personas particulares en estos rreynos tienen libros prohibidos de auctores herexes y de herrores lutheranos y aunque se an publicado las censuras que por el Sancto Officio están proveídas y discernidas para que no los tengan y los exhiban a los officiales que para esto están nombrados por el Sancto Officio no los dexan de tener diciendo que tienen facultad y licencia apostólica para ello y demás del peligro que podría suceder en los que los tienen en leerlos como se entiende que de leerse an dañado algunos letrados y otras personas es también de mucho peligro que algunos de los que los tienen dexan libremente leerlos a los de su casa y personas que entran en ella segund se tiene rrelación dello, convernía que Su Santidad proveyese rrevocando por su breve todas las licencias y facultades que se an dado para tener libros prohibidos por la Iglesia cathólica y por el Santo Officio mandando con graves penas que no los tengan y que los que tienen los entreguen luego al Sancto Officio y que pueda proceder con todo rrigor contra los que hizieren lo contrario e imponiendo grandes censuras y excomunioón latae sentenciae a los confesores ansí curas frailes como otros qualesquier sacerdotes hagan preguntas particulares a los penitentes si tienen libros prohibidos o de mala doctrina o si saben o hagan oydo quién los tenga o ayan dicho alguna cosa contra nuestra sancta fee cathólica o contra lo que tiene la sancta madre Iglesia de Roma y que los que hallaren que algo desto tienen o saben no los asuelban sino que vaian a decirlo a la Inquisición porque del descuido o malicia de algunos confesores se entiende que a avido mucho daño so color de correción fraterna y no parece que dexa de ser mucho ynconviniente la cláusula que en las bulas de cruçada y otras bulas se concede facultad de poder elexir confesor que quisieren porque con esto no pueden tener buena cuenta los curados de sus perochianos.

205Atento lo qual y que estos herrores y herexías que se an comentado a domatiçar y sembrar de Luthero y sus secuaces en España an sido a manera de sedición o motín y entre personas principales así en linaxe, rreligion y hacienda como en deudos principales de quien ay gran sospecha que podrían suceder mayores daños si se usase con ellos los convertidos de la ley de Moisén y de la secta de Mahoma que comúnemente an sido gente baxa y de quien no se temía altercación ni escándalo en el reyno como se podría tener o sospechar en los culpados destas materias lutheranas, ansí por lo ya dicho como por ser materia de libertad de obligaciones y preceptos de la Iglesia que el pueblo tiene por pesados y se aficionaría fácilmente a libertarse y podría ser que los Inquisidores apostólicos y consultores y también los ordinarios que an de ser llamados para la determinación de los negocios o algunos dellos, al tiempo de votar y sentenciar los procesos tuviesen algún escrúpulo de rrelaxar al brazo seglar alguno de los culpados que serían personas de calidad para admitirlos a misericordia se sospecha que no cunplirían las penitencias o cárceles que les fuesen impuestas con la humildad y paciencia que lo suelen hacer las otras personas de más baxa suerte y por la qualidad de las tales personas y de sus deudos podrían suceder mayores inconvinientes y escándalos ansí en lo de la rrelixión como en lo de la pública paz y sosiego del rreyno y por todo esto convernía mucho que Su Santidad concediese y mandase por un breve a los Inquisidores apostólicos y consultores que sin temor ni escrúpulo de yrregularidad ni de otra cosa pudiesen rrelaxar y rrelaxasen al braço seglar ansí a las personas culpadas de quien verisímilmente se pudiese temer o sospechar alteración en la república christiana o perturbación de la paz y quietud del reyno como a los dogmatistas destas herexías y a los que principalmente fueren culpados en quien a los jueces pareciere conviniente usar de la execución de la justicia exemplar aunque fuesen personas constituidas en cualquier dignidad seglar o pontifical y eclesiástica y de qualquier orden hábito y rreligion y estado que sean, conociendo de sus causas y procediendo contra ellos a cautura y execución de sus sentencias dando a los dichos Inquisidores y consultores libre poder y alvedrío para usar del rrigor que la calidad de los negocios y tiempos y del temor de lo contrario dellos para lo fucturo lo rrequiere y que se puedan estender etiam ultra terminos juris communis.

206Algunos años a que en estas Inquisiciones no se hallaran culpados sino muy pocos en los herrores de la ley de Moisén hasta aora de pocos días acá que en la Inquisición de Murcia se an descubirto muchas personas culpadas en esto del judaismo y aunque de algunos se a hecho justicia en un acto solene que allí se celebró de la fee, están presos y para prenderse otras muchas personas de calidad que no es de menos ymportancia que los otros negocios que se ofrecen.

207Ansí mesmo a avido y ay mucho en que entender con los nuevos convertidos de moros de los reinos de Castilla, Granada, Aragón y Valencia, que por bivir libremente en la seta de Mahoma se pasavan a Ververía y los más de los que quedavan no dexavan de guardar las cerimonias de la dicha secta, hase dado la mejor orden que a sido posible para más asegurarlos de que an de ser tractados con clemencia como parecio que convenía para su quietud y para su enmienda y buena ynstrución y doctrina christiana, para que cesen las ofensas que cometían contra Dios nuestro señor con su mal bivir y para justificar la execución de la justicia y castigo que se hiciere en los culpados.

208Lea Henry Charles, Historia de la Inquisición española, vol. III, Madrid, FUE, 1983, p. 977-983.

CODICILIO DEL EMPERADOR CARLOS V

209Yuste, 9 de septiembre de 1558.

210[...]

211Primeramente, puesto que luego como entendí lo de las personas que en algunas Partes destos Reinos se habían preso y pensaban prender por luteranos, escribí a la princesa, mi hija, lo que me pareció para el castigo y remedio dello, y que después hice lo mismo con Luis Quijada, a quien envié en mi nombre a tratar desto. Y aunque tengo por cierto que el Rey, mi hijo, y ella, y los ministros a quien toca, habrán hecho y harán las diligencias que les fueren posibles para que tan grande daño se desarraigue y castigue, con la demostración y brevedad que la calidad del caso requiere, y que la Princesa, conforme a esto y a lo que últimamente le escribí sobrello, mandará proseguir en ello hasta que se ponga en ejecución; todavía, por lo que debo al servicio de Nuestro Señor y ensalzamiento de su fe y conservación de su Iglesia y religión cristiana, en cuya defensión he padecido tantos y tan grandes trabajos y menoscabo de mi salud, como es notorio, y por lo mucho que deseo que el Rey, mi hijo, como tan católico, haga lo mismo, como lo confío de su virtud y cristiandad, le ruego y encargo con toda instancia y vehemencia que puedo y debo, y mando, como padre que tanto lo quiero, y como por la obediencia que me debe, tenga desto grandísimo cuidado, como cosa tan principal y que tanto le va, para que los herejes sean oprimidos y castigados con toda la demostración y rigor, conforme a sus culpas, y esto sin ecepción de persona alguna, ni admitir ruegos ni tener respeto a persona alguna, porque para el efeto dello favorezca y mande favorecer al Santo Oficio de la Inquisición por los muchos y grandes daños que por ella se quitan y castigan, como por mi testamento se lo dejo encargado, porque demás de hacello así, cumplirá con lo que es obligado, y Nuestro Señor encaminará sus cosas y las favorecerá y defenderá de sus enemigos, y dará, buen suceso en ellas, y a mí grandísimo descanso y contentamiento.

212Fray Prudencio de Sandoval, Historia de la vida y hechos del Emperador Carlos V, III, Madrid, B.A.E., t. LXXXII, 1956, p. 552b-553a.

VISITA DE INSPECCIÓN DEL TIBUNAL INQUISITORIAL DE CUENCA (1559)

213Testimonio del mercader de Cuenca Alonso de Pedraza contra el ordinario de Sigüenza don Alonso Carrillo (28 de julio de 1559).

214Preguntado si conoce a don Alonso Carrillo e si sabe o ha oído decir que es ordinario de Sigüenza e si sabe que es inconveniente que entre en el Santo Oficio a la determinación de los negocios como tal ordinario:

215Dijo que le parece que es inconveniente e sabe que es ordinario de Sigüenza e por tal le ha visto entrar en el Santo Oficio, e porque sabe que no es letrado e hombre vicioso, porque en esta ciudad ha entendido muy muchas veces en difamar muchas personas, especialmente a una doncella hija de Pedro de la Parra e a otra doncella hija del secretario Cuéllar, entrando en casa del dicho secretario Cuéllar por ventanas e otras partes e sacándole e infamándole su hija, por cuyo respeto la metieron monja en el monasterio de la Concepción desta ciudad, e a la hija de Pedro de la Parra, la sacó de en casa del dicho su padre contra su voluntad y la difamó y a otra doncella sobrina de la mujer de Juan Losillo, que ahora está casada con Agustín de la Torre, genovés, el cual Agustín de la Torre dijo a este testigo en Medina del Campo pocos días ha, que a esta sobrina de su mujer se había aprovechado della dándola palabra que la casaría muy bien y que a él le había dicho el dicho Agustín de la Torre que había parido de él e que le fueron a decir que pusiese en cobro el hijo e la mujer, e que les dijo que se fuese para puta, que no sabía quién era, e que tiene esto por trato e oficio con mujeres, e casadas e doncellas, e que sobre una mujer casada, hermana de Juan de Valdés, regidor desta ciudad, riñó una noche el dicho don Alonso con un hijo de don Sancho de Córdoba, e después acá el dicho su marido se ha ausentado de su mujer y no hace vida con ella, y que esto pasó antes que fuese ordinario. E después que lo es, ha oído decir que anda de noche e tiene tablajería en su casa de juegos de dados e naipes, adonde acuden todos los tahures del pueblo, y que con su favor, los mesmos sus criados acostumbran escalar casas y sacar mujeres contra la voluntad de sus maridos (...). Y que asimismo tiene estrecha amistad con confesos e les debe muchos dineros, e que el señor de La Ventosa es deudo de don Alonso e que él tiene un hermano casado con una hija del regidor Chinchilla, que ha oído decir que sus antepasados están o fueron llamados por el Santo Oficio, y que estos dos hermanos son deudos del dicho don Alonso e que por tales son habidos, y que esto que dicho tiene es la verdad e no le habla porque un criado del dicho don Alonso escaló una casa de María de Cuéllar, prima deste testigo, y sacó una hija suya e se casó con ella por fuerza.

216A.H.N., Inq., leg. 1933, fol. 170v-171r. Pubücado por Rafael Carrasco, «La Inquisición'por de dentro': la visita del inquisidor Padilla al oficio de Cuenca (1559)», I Congreso de Historia de Castilla-la-Mancha. Tomo VII, Conflictos sociales y evolución económica en la Edad moderna (1), Toledo, Junta de Comunidades de Castilla-la-Mancha, 1988, p. 258-259.

EL EDICTO DE FE Y CARTA DE ANATEMA6

A.- Edicto de fe

  • 7 Aquí se ponía el nombre del distrito al que pertenecían los inquisidores.

217Nos los Inquisidores contra la herética pravedad y apostasía en...7 por autoridad apostólica, etc. A todos los vecinos y moradores, estantes y residentes en todas las ciudades, villas y lugares de los dichos... e distrito, de cualquier estado, condición, preeminencia o dignidad que sean, exentos o no exentos y a cada uno y a cualquier de vos a cuya noticia viniere lo contenido en esta nuestra carta en cualquier manera, salud en nuestro Señor jesucristo, que es verdadera salud, y a los nuestros mandamientos que más verdaderamente son dichos apostólicos, firmemente obedecer, guardar y cumplir. Sabed que ante nos pareció el Promotor Fiscal deste Santo Oficio y nos hizo relación diciendo que bien sabíamos y nos era notorio que de algunos días y tiempos a esta parte por nos en muchas ciudades, villas y lugares deste nuestro distrito, no se había hecho Inquisición ni visita general, por lo cual no habían venido a nuestra noticia muchos delitos que se habían cometido y perpetrado contra nuestra santa Fe Católica y estaban por punir y castigar y que dello se seguía deservicio a nuestro Señor y gran daño y perjuicio a la religión cristiana, por ende que nos pedía mandásemos hacer e hiciésemos la dicha Inquisición y visita general, leyendo para ello los edictos públicos y castigando los que se hallasen culpados, de manera que nuestra Santa Fe Católica siempre fuese ensalzada y aumentada. Y nos, visto su pedimento ser justo y queriendo proveer y remediar cerca dello lo que conviene al servicio de nuestro Señor, mandamos dar y dimos la presente para cada uno de vos en la dicha razón. Por la cual vos exhortamos y requerimos que si alguno de vos supiéredes o hubiéredes visto u oído decir que alguna o algunas personas, vivos presentes o ausentes o defuntos, hayan hecho o dicho o tenido algunas opiniones heréticas contra lo que tiene y predica y enseña nuestra Santa Madre Iglesia de Roma o que hayan dicho o afirmado palabras heréticas mal sonantes escandalosas o de blasfemia heretical, contra Dios nuestro Señor y su Santa Fe Católica.

Ley de Moisés

  • 8 Génesis, 11, 2-3; Éxodo, XX, 8; XXXV, 1-3; Levítico, XXIII, 3; Éxodo, XVI, 23.
  • 9 A la comida preparada de víspera para consumir el sábado se solía denominar adefina o adafina, y s (...)
  • 10 Levítico, XVII, 11-14; Génesis, IX, 35.
  • 11 Génesis, XXXII, 33.
  • 12 «Observan también algunas otras fiestas y ayunos de la ley de Moisés, sobre todo aquellas tres fie (...)
  • 13 Génesis, XLVIII, 14-15.
  • 14 «Además de las fiestas mandadas por la ley añadieron otras con el paso del tiempo, de acuerdo con (...)
  • 15 Se refiere el texto a las llamadas filacterias, ciertos flecos que la ley mandaba añadir a los ves (...)
  • 16 «Otra fiesta que tenía lugar el quinceavo día de luna del mes de marzo, que en hebreo se llama Pes (...)
  • 17 «Existe otra fiesta no comentada por los doctores que observaban los judíos y ellos llamaban la Fi (...)
  • 18 «Barahá.- En Toledo se canta una chanzoneta, al modo judaico, burlando desta perversa nación, que (...)
  • 19 Levítico, XII, 1-4.
  • 20 Tales prácticas parecen haber tenido una amplia difusión, incluso en otras épocas, hasta el punto (...)
  • 21 Números, XXVII.
  • 22 Para todo esto cfr. Molho, op. cit., passim. Un curioso tratado de costumbres judaicas del siglo x (...)

218Conviene a saber, si alguno de vos ha visto u oído decir que alguna o algunas personas hayan guardado algunos sábados por honra, guarda y observancia de la Ley de Moisén8, vistiendo en ellos camisas limpias y ropas mejoradas y de fiesta, poniendo en las mesas manteles limpios y echando en las camas sábanas limpias por honra del dicho sábado, no haciendo lumbre ni otra cosa alguna en ellos, guardándolos dende el viernes en la tarde9. O que hayan purgado o desebado la carne que han de comer echándola en agua para la desangrar10. O que hayan sacado la landrecilla de la pierna del carnero u de otra cualquier res11. O que hayan degollado reses o aves que han de comer, atravesadas, diciendo «bendito sea el Señor que nos encomendó el degüello», catando primero el cuchillo en la uña por ver si tiene mella, cubriendo la sangre con tierra. O que hayan comido carne en Cuaresma y en otros días prohibidos por la Santa Madre Iglesia, sin tener necesidad para ello, teniendo y creyendo que lo podían comer sin pecado. O que hayan ayunado el ayuno mayor que dicen del perdón, andando aquel día descalzos12. O si rezasen oraciones de judíos y a la noche se demandasen perdón los unos a los otros, poniendo los padres a los hijos la mano sobre la cabeza sin los santiguar ni decir nada, o diciendo, «que de Dios y de mí seais bendecidos», por lo que dispone la Ley de Moisés y sus ceremonias13 o si ayunasen el ayuno de la reina Ester, o el ayuno del Rebeaso, que llaman del perdimiento de la Casa Santa14, u otros ayunos de judíos de entre semana, como el lunes o el jueves, no comiendo en los dichos días hasta la noche salida la estrella y en aquellas noches no comiendo carne y lavándose un día antes para los dichos ayunos, cortándose las uñas y las puntas de los cabellos, guardándolas o quemándolas, rezando oraciones judaicas alzando y bajando la cabeza vueltos de cara a la pared, y antes que las recen lavándose las manos con agua o tierra, vistiéndose vestiduras de sarga, estameña o lienzo, con ciertas cuerdas o corregüellas colgadas de los cabos con ciertos ñudos15. O celebrasen la Pascua del pan cenceño, comenzando a comer lechugas, apio u otras verduras amargas en los tales días16. O guardasen la Pascua de las Cabañuelas, poniendo ramos verdes o paramentos, comiendo y recibiendo colación, dándola los unos a los otros. O la Fiesta de las Candelillas, encendiéndolas una a una hasta diez, y después tornándolas a matar, rezando oraciones judaicas en los tales días17. O si bendijesen la mesa según costumbre de judíos, o bebiendo vino Caser, o si hiciesen la Barahá18 tomando el vaso de vino en la mano, diciendo ciertas palabras sobre él, dando a beber a cada uno un trago. O si comiesen carne degollada de mano de judíos, o comiesen a su mesa con ellos y de sus manjares. O si rezasen los Salmos de David sin Gloria Patri. O si esperasen el Mesías o dijesen que el Mesías prometido en la Ley no era venido y que había de venir y le esperaban para que los sacase del cautiverio en que decían que estaban y los llevase a tierra de promisión. O si alguna mujer guardase cuarenta días después de parida sin entrar en el templo por cerimonia de la Ley de Moisén19. O si cuando nacen las criaturas los circuncidasen o pusiesen nombres de judíos, llamándolos así, o si les hiciesen raer el Crisma, o lavarlos después de bautizados donde les ponen el Olio y Crisma20. O la setena noche del nacimiento de la criatura, poniendo un bacín con agua, echando en él oro, plata, aljófar, trigo, cebada y otras cosas, lavando la dicha criatura en la dicha agua, diciendo: «así seas abastado de los bienes deste mundo como lo está este bacín». O hubiese hecho hadas a sus hijos. O si algunos están casados a modo judaico, o se hiciesen el Ruaya, que es cuando alguna persona parte en camino. O si trajesen nóminas judaicas. O si al tiempo que amasen sacasen la ala de la masa y la echasen a quemar por sacrificio21. O si cuando está alguna persona en el artículo de la muerte le volviesen a la pared a morir, y muerto, le lavasen con agua caliente, rapándole la barba y debajo de los brazos y otras partes del cuerpo, y amortajándole con lienzo nuevo, calzones y camisa y capa plegada por cima, poniéndoles a la cabeza una almohada con tierra virgen, o en la boca moneda, o aljófar u otra cosa. O los endechasen, o derramasen el agua de los cántaros y tinajas en la casa del difunto y en las otras del barrio diciendo que se va allí a bañar el ánima del difunto, comiendo en el suelo, tras las puertas, pescado y aceitunas y no carne, por duelo del difunto, no saliendo de casa por un año por observancia de la dicha ley. O si los enterrasen en tierra virgen o en osario de judíos. O si algunos se han ido a tornar judíos. O si alguno ha dicho que tan buena es la Ley de Moisén, como la de nuestro Redentor Jesucristo22.

Secta de Mahoma

  • 23 Corán, V, 116 y ss.; IV, 169; III, 37 y 42.
  • 24 Cfr. Pedro Longás, Vida religiosa de los moriscos, Madrid, 1915; Mercedes García Arenal, Inquisici (...)
  • 25 Corán, V, 18.
  • 26 El Alquibla es el punto del horizonte, que coincide con el Oriente, hacia el que se ha de volver e (...)
  • 27 «Retajar-Cortar en redondo, latine circumcidere. Era ceremonia de los judíos y hoy es también de l (...)
  • 28 Corán, IV 169.
  • 29 Corán, II, 181-183.
  • 30 Se trataba de la comida que permitía guardar el ayuno diurno, ya que no se reiteraba hasta la noch (...)
  • 31 Ablución ritual emparentada con ciertos ritos judaicos de purificación. Tenía en este caso una fun (...)
  • 32 Salât. Oraciones moriscas, frecuentemente transmitidas por escrito, que desconcertaban, atemorizán (...)
  • 33 La prohibición de comer carne de cerdo no es únicamente coránica, sino que también se incluye entr (...)
  • 34 Estos cinco mandamientos constituyen la profesión de fe básica y hasta cotidiana del fiel musulmán (...)
  • 35 Corán, III, 90; VIII, 158.
  • 36 Corán, V, 70.

219O si saben que algunas personas han dicho o afirmado que la secta de Mahoma es buena y que no hay otra para entrar en el Paraíso. Y que Jesucristo no es Dios, sino profeta, y que no nació de nuestra Señora, siendo virgen antes del parto y en el parto y después del parto23. O que hayan hecho algunos ritos y cerimonias de la secta de Mahoma por guarda y observancia della, ansí como si oviesen guardado los viernes por fiesta, comiendo carne en ellos o en otros días prohibidos por la Santa Madre Iglesia, diciendo que no es pecado, vistiéndose en los dichos viernes camisas limpias y otras ropas de fiesta24. O hayan degollado aves o reses u otra caza25 atravesando el cuchillo, dejando la nuez en la cabeza, volviendo la cara hacia el alquibla, que es hacia el oriente, diciendo vizmelea y atando los pies a las reses26. O que no coman ningunas aves que estén por degollar, ni que estén degolladas de mano de mujer, ni queriendo degollar las dichas mujeres, por les estar prohibido en la dicha secta de Mahoma, o que hayan retajado27 a sus hijos poniéndoles nombres de moros, y llamándolos así o que se llamasen nombres de moros, o que se huelguen que se los llamen, o que hayan dicho que no hay más que Dios y Mahoma su mensajero28. O que hayan jurado por el Alquibla o dicho Alayminzula, que quiere decir por todos los juramentos. O que hayan ayunado el ayuno del Ramadán, guardando su Pascua, dando en ella a los pobres limosna, no comiendo ni bebiendo en todo el día hasta la noche, salida la estrella, comiendo carne o lo que quieren29. O que se hayan levantado las mañanas antes que amanezca a comer que es el çahor30, y después de haber comido lavarse la boca y tornarse a la cama. O que hayan hecho el Guado, lavándose los brazos, de las manos a los codos, cara, boca, narices, oídos y piernas y partes vergonzosas31. O que hayan hecho después el zalá, volviendo la cara hacia el Alquibla, poniéndose sobre una estera o poyal, alzando y bajando la cabeza, diciendo ciertas palabras en arábigo, rezando la oración del Anduliley y colo y laguahat y otras oraciones de moros32. Y que no coman tocino ni beban vino por guardia y observancia de la secta de los moros33 O que hayan guardado la Pascua del Carnero habiéndole muerto haciéndole primero el Guado, o que hayan hecho el zahor. O si algunos se hayan casado o desposado según rito y costumbre de moros, y que hayan cantado cantares de moros, o hecho zambras o leylas con instrumentos prohibidos. O si hubiese alguno guardado los cinco mandamientos de Mahoma o que haya puesto a sí o a sus hijos, o a otras personas hanzas, que es una mano en remembranza de los cinco mandamientos34. O que hayan lavado los difuntos amortajándolos con lienzo nuevo, enterrándolos en tierra virgen, en sepulturas huecas, poniéndolos de lado con una piedra a la cabecera, poniendo en la sepultura ramos verdes, miel, leche, y otros manjares, diciendo que el ánima del difunto ha de comer dellos. O que hayan llamado, o invocado a Mahoma en sus necesidades diciendo que es profeta y mensajero de Dios, y que el primer templo de Dios fue la casa de Meca, donde dicen está enterrado Mahoma35. O que hayan dicho que no se bautizaron con creencia de nuestra Santa Fe Católica. O que hayan dicho, que «buen siglo hayan sus padres o abuelos que murieron moros o judíos». O que «el moro se salva en su secta y el judío en su ley»36. O que hayan hecho o dicho otros ritos, o cerimonias de moros, o si alguno se ha pasado a Berbería y renegado de nuestra Santa Fe Católica, o a otras partes y lugares fuera destos reinos a se tornar judíos, moros, o luteranos, o a seguir otra secta reprobada.

Secta de Lutero37

  • 37 El luteranismo propiamente dicho alcanzó escasa difusión en España. Su conocimiento, siquiera supe (...)
  • 38 Cfr. De captivitate Babylonica Ecclesiae praeludium, ed. y trad. de Teófanes Egido, Salamanca, 197 (...)
  • 39 El postulado luterano consiste en afirmar que subsiste la realidad íntegra de los llamados «accide (...)
  • 40 Cfr. Los artículos de Smalkalda, ed. cit., p. 315-316; 340-341.
  • 41 Ibid., p. 339. Cfr. además las 95 tesis de 1517 con que inició Lutero su famosa controversia acerc (...)
  • 42 Cautividad babilónica, p. 100; Libertad del Cristianismo, ed. cit., p. 161.
  • 43 Cfr. iterum las 95 tesis acerca del valor de las indulgencias.
  • 44 Respecto del celibato eclesiástico, cfr. Artículos de Smalkalda, p. 355; Carta a Melancthon de 1 d (...)

220Item, si supiéredes que alguna o algunas personas hayan dicho, tenido, o creído que la falsa y dañada secta de Martín Lutero y sus secuaces es buena, o hayan creído y aprobado algunas opiniones suyas, diciendo que no es necesario que se haga la confesión al sacerdote, que basta confesarse a sólo Dios, y que el Papa ni sacerdotes no tienen poder para absolver los pecados38. Y que en la Hostia consagrada no está el verdadero cuerpo de nuestro Señor Jesucristo39. Y que no es necesario rogar a los Santos y que no ha de haber imágenes en las iglesias40. Y que no hay purgatorio, y que no hay necesidad de rezar por los difuntos41. Y que no son necesarias las obras, que basta la Fe con bautismo para salvarse, mediante la Pasión de nuestro Señor Jesucristo que pagó por todos42; y que cualquiera puede confesar y comulgar uno a otro debajo de entrambas especies pan y vino. Y que el Papa no tiene poder para dar Indulgencias ni perdones ni Bulas43, y que los clérigos, frailes y monjas se pueden casar. O que haya dicho mal de los frailes y religiones, diciendo que no ha de haber frailes ni monjas ni monasterios, quitando las cerimonias de la religión44, y que no haya fiestas más de los domingos, y que no es pecado comer carne en viernes ni en Cuaresma, ni en vigilias, porque no hay ningún día prohibido para ellos. O que hayan dicho o afirmado que es mejor el estado de los casados que el de los clérigos o frailes. O que hayan tenido o creído alguna o algunas otras opiniones del dicho Martín Lutero y sus secuaces, o de alumbrados o dejados.

Secta de los Alumbrados45

  • 45 El iluminismo o alumbradismo se ha manifestado a lo largo de la historia de la persecución inquisi (...)
  • 46 Cfr. Santa Teresa de Jesús, Cuentas de Conciencia núm. 25: «Estando comulgando partió la forma el (...)

221O si sabéis o habéis oído decir que alguna o algunas personas, vivas o difuntas, hayan dicho y afirmado que sólo la oración mental está en precepto divino y con ella se cumple todo lo demás. Y que la oración es sacramento debajo de accidentes y que la oración mental es la que tiene este valor, y que la oración vocal importa muy poco. Y que los siervos de Dios no han de trabajar ni ocuparse en ejercicios corporales y que no se ha de obedecer a Prelado ni Padre ni Superior en cuanto mandaren cosa que estorbe las horas de su oración mental y contemplación y que nadie puede ser virtuoso si no hace aquellos ejercicios. Y que dicen palabras sintiendo mal del sacramento del matrimonio. Y que nadie puede alcanzar el secreto de la virtud si no fuere discípulo de los maestros que enseñan la dicha mala doctrina. Y que nadie se puede salvar sin la oración que hacen y enseñan los dichos maestros y si no se confesare con ellos generalmente. Y que ciertos ardores, temblores, dolores y desmayos que padecen son indicios del amor de Dios. Y que por ello se conoce que están en gracia y tienen el Espíritu Santo. Y que los perfectos no tienen necesidad de hacer obras virtuosas. Y que se puede ver y se ve en esta vida la esencia divina y los misterios de la Trinidad, cuando llegan a cierto punto de perfección. Y que el Espíritu Santo inmediatamente gobierna a los que así viven, y que solamente se ha de seguir su movimiento e inspiración interior para hacer o dejar de hacer cualquier cosa. Y que los maestros de la dicha doctrina aconsejan y mandan generalmente a todas sus discípulas que hagan voto de no se casar, y que corten los cabellos, persuadiéndoles que no entren en religión, sintiendo mal de las Religiones, o diciendo que las siervas de Dios han de resplandecer viviendo en el siglo fuera de religión. O que algunas personas al tiempo que reciben el Santísimo Sacramento de la Comunión hayan recibido muchas formas juntas, diciendo que reciben más gracia o mayor gusto, o que hayan dicho y afirmado que con pan e concina (?) se puede comulgar46, y que al tiempo de la elevación del Santísimo Sacramento se han de cerrar los ojos. O que algunas personas hayan pedido a otras la obediencia, y habiéndosela dado, hayan mandado a las personas que la dieron, que no hagan cosa alguna, aunque sea obra pía y virtuosa y de precepto, sin su licencia y mandado. O que algunas personas, hayan dicho o afirmado, que habiendo llegado a cierto punto de perfección, no pueden ver imágenes santas, ni oír sermones, ni la Palabra de Dios. O que algunas personas, que hayan enseñado la dicha mala doctrina o parte de ella encomendando el secreto y haciéndoles muchas promesas, diciendo que verían, gustarían y sentirían cosas maravillosas.

Diversas herejías

  • 47 Sostener este punto de vista implica ir contra el principio de que la Providencia de Dios desea el (...)
  • 48 Martín del Río, Disquisitionum Magicarum libri sex, Lyon, 1608, p. 55 y ss., 275 y ss. y 395 y ss. (...)
  • 49 Ibid., Carena, p. 206 y ss.
  • 50 Tanto el Derecho Regio como el Canónico dispusieron desde antiguo castigos para el clérigo o el re (...)
  • 51 La bigamia se convirtió durante buena parte del siglo xvi, y aun después, en una cuestión candente (...)
  • 52 La simple fornicación, según los moralistas, se define como «concubitus naturalis soluti cum solut (...)
  • 53 La usura fue tradicionalmente condenada por la Iglesia. Cfr. Decretum, Causa X3V, QV; Decretalium, (...)
  • 54 «El excomulgado por causa criminal, v. g., por perjurio, por irreligión, por violar un monasterio, (...)

222O que hayan dicho o afirmado que no hay Paraíso o Gloria para los buenos ni infierno para los malos. Y que no hay más de nacer y morir. Y que hayan dicho, «en este mundo no me veas mal pasar que en el otro no me verás penar»47, sintiendo mal del juicio final. O que hayan dicho blasfemias hereticales, como son «no creo», «descreo», «reniego», contra Dios nuestro Señor, y contra la virginidad y limpieza de nuestra Señora la Virgen María, o que hayan negado su virginidad, diciendo que nuestra Señora la Virgen María no fue virgen antes del parto, en el parto y después del parto, y que no concibió por obra del Espíritu Santo. O que hayan dicho blasfemias hereticales contra los santos y santas del cielo. Y que tengan o hayan tenido familiares invocando demonios y hecho cercos, preguntándoles algunas cosas y esperando respuestas dellos. O hayan sido brujos o brujas. O hayan tenido pacto tácito o expreso con el demonio48, y si para esto han mezclado cosas sagradas con profanas. O que hayan atribuido a la criatura lo que es de sólo el Criador. Y si saben que alguno siendo clérigo de orden sacra o fraile profeso se haya casado. O que alguno no siendo ordenado legítimamente de orden sacerdotal haya dicho Misa o administrado alguno de los Sacramentos de nuestra Santa Madre Iglesia49. Y si saben o han oído decir que algún confesor o confesores, clérigos o religiosos, de cualquier estado o condición que sean, en el acto de la Confesión, o próximamente a ella, hayan solicitado a sus hijas de confesión, provocándolas o induciéndolas con hechos o palabras para actos, torpes y deshonestos50. O si alguna otra persona se ha casado segunda o más veces, teniendo su primera mujer o marido vivos51. Y si saben que alguno haya dicho y afirmado que la simple fornicación52, o dar a usura, o logro, o perjurarse no es pecado53. O que hayan dicho que el ánima del hombre no es más de un huelgo y que la sangre es el ánima. Y que hayan hecho vituperio y malos tratamientos a imágenes o cruces. O que alguno no haya creído en los artículos de la Fe, o haya dudado de alguno de ellos. O haya estado un año o más tiempo excomulgado54. O haya menospreciado y tenido en poco las censuras de la Santa Madre Iglesia, diciendo o haciendo cosas contra ella.

Libros

223Y si saben que alguna o algunas personas hayan tenido y tengan libros de la secta y opiniones del dicho Martín Lutero y sus secuaces y el Alcorán, o otros libros de la secta de Mahoma, o Biblias en romance o otros cualesquier libros de los reprobados por las censuras y catálogos dados y publicados por el Santo Oficio de la Inquisición. Y si saben que algunas personas, no cumpliendo lo que son obligados, han dejado de decir y manifestar lo que saben, o que habían dicho y persuadido a otras personas que no viniesen a decir y manifestar lo que sabían tocante al Santo Oficio. O que han sobornado testigos para tachar falsamente los que han depuesto en el Santo Oficio. O si algunas personas hubiesen depuesto falsamente contra otras, por les hacer daño y macular su honra, y que hayan encubierto, receptado o favorecido algunos herejes, dándoles favor y ayuda, ocultando y encubriendo sus personas, o sus bienes, o que hayan impedido o puesto impedimento por sí, o por otros al libre y recto ejercicio del Santo Oficio y Oficiales o Ministros dél.

  • 55 Cfr. Instrucciones de Valdés de 1561, núm. 58.
  • 56 Cfr. Instrucciones de Torquemada, Sevilla, 1484, inst. VI; Partidas, VII, XXI, 4; Nov. Recop., XII (...)

224O que hayan quitado o hecho quitar algunos sambenitos, donde estaban puestos por el Santo Oficio. O hayan puesto algunos sambenitos. O que los que han sido reconciliados y penitenciados por el Santo Oficio no han guardado ni cumplido las carcelerías y penitencias que les fueron impuestas. O si han dejado de traer públicamente el hábito de reconciliación sobre sus vestiduras. O si se lo han quitado y dejado de traer y si saben que alguno de los reconciliados o penitenciados han dicho pública y secretamente que lo que confesaron en el Santo Oficio, ansí de sí como de otras personas, no fuese verdad, ni lo habían hecho ni cometido y que lo dijeron por temor, o por otros respetos. O que hayan descubierto el secreto que les fue encomendado55. O si saben que alguno haya dicho que los relajados por el Santo Oficio fueron condenados sin culpa, y que murieron mártires. Y si saben que algunos que hayan sido reconciliados o hijos o nietos de condenados por el crimen de la herejía, hayan usado, o usen de las cosas que les son prohibidas por Derecho Común, Leyes y Premáticas destos Reinos e Instrucciones deste Santo Oficio56 ansí como si han sido Corregidores, Alcaldes, Jueces, Notarios, Regidores, Jurados, Mayordomos, Alcaides, Maestresalas, Fieles públicos, Mercaderes, Escribanos, Abogados, Procuradores, Secretarios, Contadores, Chancilleres, Tesoreros, médicos, cirujanos, sangradores, boticarios, corredores, cambiadores, cogedores, arrendadores de rentas algunas, o hayan usado de otros oficios públicos de honra por sí o por interpósitas personas, o que se hayan hecho clérigos, que tengan alguna dignidad eclesiástica o seglar o insignias dellas, o hayan traído armas, seda, oro, plata, corales, perlas, chamelote paño fino, o cabalgado a caballo, y si alguno tuviere habilitación para usar los dichos oficios o cosas prohibidas, la traiga y presente ante nos en el término aquí contenido.

225Así mismo mandamos a cualesquier escribanos o notarios ante quien hayan pasado o estén cualesquier probanzas, dichos de testigos, autos y procesos de algunos de los dichos crímenes y delitos en esta nuestra carta referidos y de otro alguno tocante a herejía, los traigan y exhiban y presenten ante nos originalmente, y a las personas que supieren o hubieren oído decir en cuyo poder están los dichos procesos o denunciaciones, lo vengan a decir y manifestar ante nos.

226Y por la presente prohibimos y mandamos a todos los Confesores, clérigos presbíteros, religiosos y seglares, no absuelvan a las personas que algunas cosas de lo en esta nuestra carta contenida supieren, sino antes lo remitan ante nos, por cuanto la absolución de los que así hubieren incurrido nos está reservada. Y así la reservamos, lo cual, los unos y los otros así lo hagan y cumplan, so pena de excomunión, y mandamos que para que mejor se sepa la verdad y se guarde el secreto, los que alguna cosa supiéredes y entendiéredes o hayáis visto o entendido u oído, o en cualquier manera sabido de lo en esta nuestra carta contenido, no lo comuniquéis con persona alguna eclesiástica ni seglar, sino solamente lo vengáis diciendo y manifestando ante nos, con todo el secreto que ser pueda, y por el mejor modo que os paresciere, porque cuando lo dijéredes y manifestáredes, se verá si es caso de que el Santo Oficio deba conoscer.

227Por ende, por el tenor de la presente vos mandamos en virtud de santa obediencia y so pena de excomunión mayor, trina canonica monitione praemissa, que dentro de seis días primeros siguientes, después que esta nuestra carta fuere leída y publicada y della supiéredes en cualquier manera, los cuales vos damos y asignamos por tres plazos y término cada dos días por un término y todos seis días por tres términos y último perentorio, vengáis o parezcáis ante nos personalmente en la sala de nuestra Audiencia a decir y a manifestar lo que supiéredes o hubiéredes hecho, visto hacer o decir cerca de las cosas arriba dichas y declaradas u otras cualesquier cosas de cualquier calidad que sean, tocantes a nuestra Santa Fe Católica, al Santo Oficio, así de vivos presentes, ausentes, como de difuntos, por manera que la verdad se sepa y los malos sean castigados y los buenos fieles cristianos conocidos y honrados, y nuestra Santa Fe Católica aumentada y ensalzada. Y para que lo susodicho venga a noticia de todos y dello ninguno pueda pretender ignorancia, se manda publicar hoy.

B.- Carta de Anathema

228Nos los Inquisidores contra la herética pravedad y apostasía en los... por autoridad apostólica, etc. A todos los Arciprestes, Vicarios, Curas, Clérigos y Capellanes y Religiosos de cualesquier órdenes que sean de los dichos Obispados y de todo nuestro distrito y a cada uno y cualquier de vos que esta nuestra carta viéredes por publicación y lectura general. Salud en nuestro Señor Jesucristo, y a los nuestros mandamientos, que más verdaderamente son dichos apostólicos, firmemente obedecer, guardar y cumplir. Bien sabéis como estos días pasados, después que venimos a visitar, mandamos, cómo es costumbre, convocar al pueblo y clero a oír leer la carta general de Edicto que se acostumbra a leer en los semejantes actos, la cual fue leída públicamente. Y por ella mandamos, so ciertas censuras y penas en ella contenidas, que todas y cualquier personas, eclesiásticas y seglares, de cualquier preeminencia y dignidad que fuesen, exentos o no exentos, que supiesen o hubiesen oído que algunas personas hubiesen cometido o perpetrado crimen de herejía o apostasía, así de los ritos y ceremonias de la Ley de Moisén, secta de los moros y del heresiarca Martín Lutero y sus secuaces, como de otros errores gentílicos, contrarios a nuestra Santa Fe Católica y Ley Evangélica o de otras supersticiones y vanas creencias de hechicerías que supiesen manifiestamente a herejía y brujos y brujas y de todas las otras cosas contenidas en la dicha nuestra carta y de cualesquier molestadores, perturbadores, inquietadores o impedidores de la ejecución del Santo Oficio y pacificación de sus oficiales, o los que hubieren perpetrado algunos de los dichos delitos, lo viniesen diciendo, dedarando y manifestando ante nos, en la sala de nuestra Audiencia, así los que lo cometieron y perpetraron, como las personas que lo saben vieron u oyeron decir o hacer, donde los culpados serían benigna y caritativamente tratados y como cumpliese al remedio de sus conciencias y salvación de sus ánimas y en los que fuesen rebeldes pusimos y fulminamos sentencia de excomunión mayor aucthoritate apostólica, lo contrario haciendo, el dicho término pasado, como en la dicha nuestra carta fue expresado y declarado a que nos referimos. Y no obstante lo en ella contenido, los susodichos, con ánimo depravado, se dejan estar y han dejado ligar en las dichas censuras, no declarando lo que les fue mandado por nuestra primera carta, declarasen y manifestasen. Sobre lo cual pareció ante nos el Promotor Fiscal y acusó la rebeldía y contumacia de los que no habían parecido y eran contumaces a nuestros mandamientos y nos pidió nuestra carta más agravada para los declarar por públicos excomulgados.

229Y nos, visto su pedimento y la pertinencia y rebeldía de los tales, mandamos dar y dimos la presente para vos, los dichos Vicarios, Arciprestes, Curas, Clérigos, Capellanes y Religiosos y para cada uno y cualquier de vos, a cuya noticia esta nuestra carta viniere, tam coniunctim, quam divisim, por el tenor de la cual vos mandamos y amonestamos, primo, secundo, tertio et peremptorie, en virtud de santa obediencia y so pena de excomunión mayor, aucthoritate apostólica, que desde el día que esta nuestra carta denunciatoria y declaratoria fuere leída y publicada en cualquier iglesia o della supiéredes en cualquier manera, dende en adelante cada uno de vos, en vuestras iglesias, a las Misas Mayores, todos los Domingos y fiestas de guardar, denunciéis y hagáis públicamente denunciar por públicos excomulgados a los susodichos y a los dantes auxilio, consilio y favor, para que no lo digan y declaren, o que los hayan puesto temor y no dejéis de lo así hacer y cumplir y denunciar, so la dicha pena de excomunión mayor. Ca nos, por la presente, por la autoridad apostólica a nos concedida, los excomulgamos y declaramos cuanto en nos en estos escriptos y por ellos, reservando, como tenemos en nos reservada, la absolución dello.

230Otrosí de nuevo mandamos que todas y cualesquier personas que supieren o hubieren oído decir que alguna persona de los que han ido a deponer ante vos, hayan revelado el secreto de lo que han dicho, o se les ha preguntado, o que alguna persona haya amenazado o reprendido a alguna de las personas que han ido a descargar su conciencia de sí o de otros, lo vengan a manifestar ante nos dentro de seis días primeros siguientes, so pena de excomunión mayor y de diez mil maravedís para los gastos extraordinarios del Santo Oficio.

231Y si, lo que Dios no quiera ni permita, por otros tres días persistieren en su inobediencia y contumacia, no queriendo decir y manifestar ante nos lo que saben, han visto u oído decir de cosas tocantes al delito y crimen de la herejía, según largamente está declarado por las dichas nuestras cartas, porque creciendo la rebeldía y contumacia, debe crecer la pena, por estar obstinados en la dicha excomunión, no queriendo venir a manifestar lo que saben, según les es mandado, instando el Promotor Fiscal. Por el tenor de la presente mandamos, agravando nuestro proceso contra los dichos inobedientes, que no les sean dadas vituallas de pan, vino y carne ni otras viandas algunas para sus mantenimientos, hasta que vengan a pedir la absolución, haciendo la satisfacción debida. Y a los Arciprestes, Vicarios, Clérigos, Curas, Capellanes y Religiosos del dicho nuestro distrito, que los denuncien por públicos excomulgados a campanas tañidas, matando las candelas, según la forma acostumbrada.

232Y nos en nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, tres personas y un solo Dios verdadero, denunciamos, anathematizamos y por excomulgados declaramos (según la forma del derecho) a todos los herejes apóstatas de nuestra Santa Fe Católica y a los favorecedores, encubridores y receptadores dellos y a todos los que saben, han visto u oído decir cosas tocantes a lo contenido en las dichas nuestras cartas, y los maldecimos y sean malditos en poblado y en el campo, donde quiera que estuvieren, y las casas donde moran y moraren, los frutos de sus tierras sean malditos y los animales y ganados que poseen se les mueran, envíeles Dios hambre, pestilencia y mortandad, sean perseguidos de aire corrupto y de sus enemigos; sean aborrecidos de todos y reprendidos en sus obras. Sobre los campos de sus vecinos envíe Dios lluvia y fertilidad, y los suyos queden secos y sin fruto. Pierdan el seso y cieguen de sus ojos, la luz se les haga tinieblas y estén siempre en ellas. Sus mujeres sean viudas y sus hijos huérfanos, anden de puerta en puerta a pedir limosna y no se la haga nadie. Quieran comer y no tengan. Que sus días sean pocos y malos. Sus bienes, haciendas, dignidades, oficios y beneficios se pasen a los extraños. Maldita sea la tierra que pisaren, la cama en que durmieren, las vestiduras que vistieren y las bestias en que anduvieren. El pan, la carne y pescado que comieren, agua y vino que bebieren. Malditos sean con Lucifer y Judas y con todos los diablos del infierno, los cuales sean sus señores y estén en su compañía. Y cuando fueren a juicio salgan condenados. Vengan sobre ellos todas las plagas de Egipto y la maldición de Sodoma y Gomorra y en el fuego como ellos ardieron, ardan. Tráguelos la tierra y desciendan a los infiernos como Datan y Abirón, donde permanezcan en compañía del perverso Judas y de los otros condenados para siempre jamás si no reconocieren su pecado y enmendaren su vida. Y mandamos al pueblo que diga: Amen. Y a los Arciprestes, Vicarios, Curas, Capellanes y sacristanes, so pena de excomunión mayor, que en la forma acostumbrada los anatematicen, diciendo el salmo Deus laudem meam, con la antífona Media vita in morte sumus, y el responso, Revelabunt coeli iniquitatem ludae, llevando ante sí una Cruz cubierta de luto y candelas encendidas en las manos, las cuales maten en el agua en señal de su perdición y condenación diciendo: «Así como estas candelas mueren en esta agua, así estén sus almas muertas en el infierno» y repiquen las campanas maldiciendo a los dichos obstinados herejes y a los favorecedores, receptores y encubridores dellos y de sus bienes santos y a los que saben, han visto u oído decir cosas tocantes a lo contenido en las dichas nuestras cartas y no lo han venido a decir y manifestar. En testimonio de lo cual mandamos y dimos la presente, firmada de nuestros nombres y sellada con el sello del Santo Oficio y refrendada por uno de los Secretarios del. Dada en..., a... días del mes de... Año de...

233Miguel Jiménez Monteserín, Introducción a la Inquisición española, Madrid, Editora Nacional, 1981, p. 502-535.

SOBRE LIBROS PROHIBIDOS

234LEY DE LOS REYES CATÓLICOS DEL 8 DE JULIO DE 1502 SOBRE CENSURA DE LIBROS.

235D. Fernando y Da Isabel en Toledo.

236Diligencias que deben preceder a la impresión y venta de libros del Reyno, y para el uso de los extrangeros.

237Mandamos y defendemos, que ningún librero ni impresor de moldes, ni mercaderes, ni factor de los suso dichos, no sea osado de hacer imprimir de molde de aquí adelante por vía directa ni indirecta ningún libro de ninguna Facultad o lectura, o obra, que sea pequeña o grande, en latín ni en romance, sin que primeramente tenga para ello nuestra licencia y especial mandado, o de las personas siguientes; en Valladolid y Granada los Presidentes que residen, o residieren en cada una de las nuestras Audiencias que allí residen; y en la ciudad de Toledo el Arzobispo de Toledo; y en la ciudad de Sevilla el Arzobispo de Sevilla; y en la ciudad de Granada el Arzobispo de Granada; y en Burgos el Obispo de Burgos; y en Salamanca y Zamora el Obispo de Salamanca; ni sean asimismo osados de vender en los dichos nuestros reynos ningunos libros de molde que truxeren fuera dellos, de ninguna Facultad ni materia que sea, ni otra obra pequeña ni grande, en latín ni en romance, sin que primeramente sean vistos y examinados por las dichas personas, o por aquellos a quien ellos lo cometieren, y hayan licencia dellos para ello; so pena que por el mismo hecho hayan, los que los imprimieren sin licencia, o vendieren los que truxeren de fuera del reyno sin licencia, perdido y pierdan todos los dichos libros, y sean quemados todos públicamente en la plaza de la ciudad, villa o lugar donde los hubiere hecho, o donde los vendiere, y más pierda el precio que hubieren rescibido, y se les diere, y paguen en pena otros tantos maravedís como valieren los dichos libros que así fueren quemados: la qual dicha pena mandamos, que sea repartida en tres partes; la una parte a la persona que lo denunciare, y la otra para el juez que lo sentenciare, y la otra para la nuestra Cámara y Fisco; y demás mandamos, que no puedan usar más del dicho oficio. Y encargamos y mandamos a los dichos Perlados, que con mucha diligencia hagan ver y examinar los dichos libros y obras, de qualquier calidad que sean, pequeña o grande, en latín o en romance, que así hubieren de vender e imprimir; y las obras que se hubieren de imprimir, vean de qué facultad son, y las que fueren apócrifas y supersticiosas, y reprobadas, y cosas vanas y sin provecho, defiendan que no se impriman; y si las tales se hubieren traido imprimidas de fuera de nuestros Reynos, defiendan que no se vendan: y las otras que fueren auténticas, y de cosas probadas, y que sean tales que se permitan leer, o en que no haya duda, estas tales, ahora se hayan de imprimir, ahora se hayan de vender, hagan tomar un volumen dellas, y examinarlas por algún Letrado muy fiel y de buena conciencia de la Facultad que fueren los tales libros y lecturas; el qual sobre juramento, que primeramente haga, que lo hará bien y fielmente, mire si la tal obra está verdadera, y si es lectura auténtica o aprobada, y que se permita leer, y que no haya duda; y siendo tal, den licencia para imprimir y vender, con que despues de imprimido, primero lo recorran, para ver si está qual debe, y así se hagan recorrer los otros volúmenes, para ver si están concertados: y al dicho Letrado hagan dar por su trabajo el salario que justo sea; con tanto que sea muy moderado, y de manera que los libreros e imprimidores, y mercaderes y factores de los libros, que lo han de pagar, no resciban en ello mucho daño.

238[D. Carlos I. y el príncipe D. Felipe en las ord. del Consejo hechas en la Coruña año 1554, cap. 14: Reglas que se han de observar en el Consejo sobre licencias para imprimir libros nuevos].

239Mandamos, que, de aquí adelante las licencias, que se dieren para imprimir de nuevo algunos libros, de qualquier condición que sean, se den por el Presidente y los del nuestro Consejo, y no en otras partes: a los quales encargamos, los vean y examinen con todo cuidado, antes que den las dichas licencias, porque somos informados que de haberse dado con facilidad, se han impreso libros inútiles y sin provecho alguno, y donde se hallan cosas impertinentes. Y bien así mandamos, que en las obras de importancia, quando se diere la dicha licencia, el original se ponga en el dicho Consejo, porque ninguna cosa se pueda añadir o alterar en la impresión.

240Novísima recopilación de las leyes de España, lib. VIII, tit. XVI, ley I y II, vol. IV, Madrid, 1805, p. 122-123.

LEYES DE FELIPE II PROMULGADAS EL 7 DE SEPTIEMBRE DE 1558 RELATIVAS A LA CENSURA

241D. Felipe II, y en su ausencia la Princesa Da Juana en Valladolid a 7 de septiembre de 1558.

242Prohibición de introducir, ni vender ni tener libro alguno de los prohibidos por el Santo Oficio de la Inquisición.

243Como quiera que en la pragmática de los señores Reyes Católicos de gloriosa memoria nuestros progenitores está proveída y dada orden cerca de la impresión y venta de libros, que en estos reynos se hicieren: y como quiera que asimismo por los Inquisidores y Ministros del Santo Oficio, y los Perlados y sus Provisores ordinarios en cada un año se declaren y publiquen los libros que son reprobados, y en que hay errores y heregías, prohibiendo so graves censuras y penas contra los que los tienen y leen, y encubren; todavía ni lo proveído por la dicha pragmática, ni las diligencias que los dichos Inquisidores y Perlados hacen, no ha bastado ni basta; y sin embargo dello hay en estos reynos muchos libros, así impresos en ellos como traídos de fuera, en latín y en romance y otras lenguas, en que hay heregías, errores y falsas doctrinas sospechosas y escandalosas, y de muchas novedades contra nuestra santa Fe Católica y Religión; y que los hereges, que en estos tiempos tienen pervertida y dañada tanta parte de la Cristiandad, procuran con gran instancia por medio de los dichos libros, sembrando con cautela y disimulación en ellos sus errores, derramar e imprimir en los corazones de los súbditos y naturales destos reynos, que por la gracia de Dios son tan católicos cristianos, sus heregías y falsas opiniones; y que así, no se proveyendo de remedio suficiente, el daño podría venir a ser muy grande, como por experiencia se ha visto en el que en las otras provincias se ha hecho, y en el que en estos reynos se ha comenzado: y otrosí somos informados, que en estos reynos hay y se venden muchos libros en latín y en romance y otras lenguas, impresos en ellos y traídos de fuera, de materias vanas, deshonestas y de mal exemplo, de cuya lectura y uso se siguen grandes y notables inconvenientes; cerca de lo qual por los Procuradores de Cortes nos ha sido con gran instancia suplicado pusiésemos remedio: y porque a Nos pertenece proveer en todo lo suso dicho, como en cosa y negocio tan importante al servicio de Dios nuestro Señor, y nuestro, y al bien y beneficio de nuestros súbditos naturales, habiéndose por Nos mandado platicar en nuestro Consejo, y consultado con la Serenísima Princesa de Portugal nuestra muy cara y muy amada hermana, Gobernadora destos nuestros reynos por nuestra ausencia; fue acordado, que debíamos mandar dar esta nuestra carta, la qual queremos, que haya fuerza de ley y pragmática sanción; por la qual mandamos, que ningún librero ni mercader de libros, ni otra persona alguna de qualquier estado ni condición que sea, traiga ni meta, ni tenga ni venda ningún libro, ni obra impresa o por imprimir, de las que son vedadas y prohibidas por el Santo Oficio de la Inquisición en qualquier lengua, de qualquier calidad y materia que el tal libro y obra sea; so pena de muerte y perdimiento de todos sus bienes, y que los tales libros sean quemados públicamente. Y para que mejor se entienda los libros y obras, que por el Santo Oficio son prohibidas, mandamos, que el catálogo y memorial de los que por el Santo Oficio son prohibidos, y se ha hecho, se imprima; y que los libreros y mercaderes de libros le tengan y pongan en parte pública, donde se pueda leer y entender.

244Novísima recopilación de las leyes de España, lib. VIII, tit. XVIII, ley I, vol. IV, Madrid, 1805, p. 152-153.

245Nueva orden que se ha de observar en la impresión de libros; y diligencias que deben practicar los libreros y justicias.

  1. Mandamos y defendemos, que ningún librero ni otra persona alguna traiga ni meta en estos reynos libros de romance impresos fuera dellos, aunque sean impresos en los reynos de Aragón, Valencia, Cataluña y Navarra, de qualquier materia, calidad o Facultad, no siendo impresos con licencia firmada del nuestro nombre, y señalada de los del nuestro Consejo, so pena de muerte y de perdimiento de bienes: y en quanto a los libros de romance de los impresos fuera de este reyno hasta agora, y antes de la publicación desta nuestra carta y pragmática, que se hobieren traído sean obligados los que los tuvieren a los presentar al Corregidor o Alcalde mayor de la cabeza del partido, el qual envíe ante los del nuestro Consejo la memoria de los que son, para que visto, se provea: y entre tanto no los tengan ni vendan, so pena de perdimiento de sus bienes, y que sean desterrados destos reynos perpetuamente.
  2. Otrosí defendemos y mandamos, que ningún libro ni obra de qualquiera Facultad que sea, en latín ni en romance ni otra lengua, se pueda imprimir ni imprima en estos reynos, sin que primero el tal libro o obra sean presentados en nuestro Consejo, y sean vistos y examinados por la persona o personas a quien los del nuestro Consejo lo cometieren: y hecho esto, se le dé licencia firmada de nuestro nombre, y señalada de los del nuestro Consejo: y quien imprimiere o diere a imprimir, o fuere, en que se imprima libro o obra en otra manera, no habiendo precedido el dicho examen y aprobación, y la dicha nuestra licencia en la dicha forma, incurra en pena de muerte y perdimiento de todos sus bienes; y los tales libros y obras sean públicamente quemados.
  3. Y porque fecha la presentación y examen dicho en nuestro Consejo, y habida nuestra licencia, se podría en el tal libro o obra alterar, o mudar, o añadir, de manera que la suso dicha diligencia no bastase, para que después no se pudiese imprimir en otra manera, y con otras cosas de las que fueren vistas y examinadas; para obviar esto, y que no se pueda hacer fraude, mandamos, que la obra y libro original que en nuestro Consejo se presentare, habiéndose visto y examinado, y paresciendo tal que se debe dar licencia, sea señalada y rubricada en cada plana y hoja de uno de los nuestros Escribanos de Cámara que residen en el nuestro Consejo, qual por ellos fuere señalado; el qual al fin del libro ponga el número y cuenta de las hojas, y lo firme de su nombre, rubricando y señalando las enmiendas que en el tal libro hobiere, y salvándolas al fin; y que el tal libro o obra así rubricado, señalado y numerado se entregue, para que por este y no de otra manera se haga la tal impresión; y que después de hecha, sea obligado el que así lo imprimiere a traer al nuestro Consejo el tal original, que se le dio con uno o dos volúmenes de los impresos, para que se vea y entienda si están conformes los impresos con el dicho original, el qual original quede en el nuestro Consejo: y que en principio de cada libro, que así se imprimiere, se ponga la licencia, y la tasa y privilegio, si le hubiere, y el nombre del autor y del impresor, y lugar donde se imprimió: y que esta misma orden se tenga y guarde en los libros, que habiendo ya sido impresos, se tornare dellos a hacer nueva impresión: y que esta tal nueva impresión no se pueda hacer sin nuestra licencia, y sin que el libro, donde se hubiere de hacer, sea visto y rubricado y señalado en la manera y forma que dicha es en las obras y libros nuevos: lo qual mandamos, que se guarde y cumpla, so pena que el que lo imprimiere, o diere a imprimir, o vendiere impreso en otra manera, y no habiendo hecho y precedido las dichas diligencias, caiga e incurra en pena de perdimiento de bienes y destierro perpetuo destos reynos. Y mandamos, que en el nuestro Consejo haya un libro enquadernado, en que se ponga por memoria las licencias que para las dichas impresiones se dieren, y la vista y examen dellos, y las personas a quien se dieren, y el nombre del autor con día, mes y año.
  4. Y porque habiéndose de hacer guardar lo suso dicho en todos los libros y obras generalmente, que en estos reynos se hubiesen de imprimir, sería de gran embarazo e impedimento; permitimos, que los libros, misales, breviarios y diurnales, libros de canto para las Iglesias y Monasterios, horas en latín y en romance, cartillas para enseñar a niños, Flos Sanctorum, constituciones sinodales, artes de Gramática, vocabularios, y otros libros de Latinidad, de los que se han impreso en estos reynos, no siendo los dichos libros, de que se ha dicho, obras nuevas sino de las que ya otra vez están impresas, se puedan imprimir sin que se presenten en nuestro Consejo, ni preceda la dicha licencia, y que se pueda hacer la tal impresión con licencia de los Perlados y Ordinarios en sus distritos y diócesis; los quales examinen y vean, y hagan ver y examinar a personas doctas, y de letras y conciencia las tales obras y libros: y las licencias que, hecho esto, se dieren por los Perlados y Ordinarios, se pongan en los principios de cada libro, según que está dicho en las que se presentaren en el nuestro Consejo: lo qual se haga así, so pena de perdimiento de bienes y destierro perpetuo de este reyno al que de otra manera lo hiciere, o imprimiere o vendiere: pero si los dichos libros y obras fueren nuevos, que no se hubieren impreso otra vez en estos reynos, se presenten en nuestro Consejo, según y por la forma que dicha es en el precedente capítulo. Y en quanto a las cosas tocantes al Santo Oficio, permitimos que aquéllas se impriman con licencia del Inquisidor general, y de los del nuestro Consejo de la Santa y general Inquisición; y las bulas y cosas pertenescientes a la Cruzada con licencia del Comisario general; y las informaciones o memoriales que se hacen en los pleytos, que se puedan libremente imprimir.
  5. Y porque somos informados, que en estos reynos hay y se tienen por algunas personas, obras y libros escritos de mano, que no están impresas, las quales comunican, publican y confieren con otros, de cuya lectura y comunicación se han seguido inconvenientes y daños; mandamos y defendemos, que ninguna persona, de qualquier calidad o condición que sea, no tenga, ni comunique ni confiera, ni publique otros libros, ni obra nueva de mano, que sea de materia de doctrina de sagrada Escritura y de cosas concernientes a la Religión de nuestra santa Fe Católica, sin que la presente en el nuestro Consejo, y vista y examinada en la forma dicha, se dé licencia nuestra para la poder imprimir, so pena de muerte y perdimiento de bienes, y que los tales libros y obras sean públicamente quemadas. Y mandamos a los del nuestro Consejo, que el examen y vista, y despacho de los dichos libros y obras se haga brevemente; y que las que fueren buenas y provechosas, se les dé licencia, y las que no lo fueren, las hagan romper y rasgar; y de las que así reprobaren y rompieren se ponga memoria en el dicho libro.
  6. Y porque, para que lo suso dicho se guarde y cumpla, así de presente como adelante enteramente y con efecto, conviene visitar y ver los libros, que así en poder de los libreros y mercaderes de libros como de otras algunas personas, así seglares como eclesiásticas y Religiosas, hay y hobiere; mandamos y encargamos a los Arzobispos, Obispos y Perlados destos reynos, a cada uno en su distrito y jurisdicción y diócesis, que con mucha diligencia y cuidado por sí, o por personas doctas de letras y conciencia que para esto disputaren, juntamente con nuestra justicia y Corregidores de las cabezas de los partidos, a los quales mandamos se junten con ellos, vean y visiten las librerías, y tiendas de libreros y mercaderes de libros, y de qualesquier otras personas particulares, eclesiásticas y seculares que les paresciere; y que los libros que fallaren sospechosos o reprobados, o en que haya errores o doctrinas falsas, o que fueren de materias deshonestas y de mal exemplo, de qualquiera manera o Facultad que sean, en latín o en romance, o otras lenguas, aunque sean de los impresos con licencia nuestra, envíen dellos relación firmada de sus nombres a los del nuestro Consejo, para que lo vean y provean, y en el entretanto los depositen en la persona de confianza que les paresciere. Y en las Universidades de Salamanca, Valladolid y Alcalá mandamos, que las Universidades en su Claustro nombren dos Doctores o Maestros, que juntamente con los Perlados y Diputados por ellos y nuestras justicias hagan en los dichos lugares de Salamanca y Valladolid y Alcalá la dicha visita. Y asimismo encargamos y mandamos a los Generales, Provinciales, Abades, Priores, Guardianes, Ministros de qualesquier Órdenes destos nuestros reynos, que tomando consigo personas doctas y religiosas, visiten las librerías de sus Monesterios, y los libros que particularmente tienen los Frayles y Monjas de sus Órdenes, y envíen relación al nuestro Consejo, según y como está dicho en los Perlados y Justicias; y mandamos, que se haga de aquí adelante por los dichos Perlados y Justicias y personas Religiosas en cada un año una vez, guardando lo que dicho es.
  7. Y mandamos, que las penas en que incurrieren, conforme a esta nuestra carta, los que fueren o vinieren contra lo dispuesto, se apliquen en esta manera; la tercia parte para nuestra Cámara, y la otra tercia parte para el juez que lo sentenciare, y la otra tercia parte para el que lo denunciare.

246Novísima recopilación de las leyes de España, lib. VIII, tit. XVI, ley III, vol. IV, p. 123-125.

«LAS DUDAS DEL MAESTRO SANCHO» Y LAS RESPUESTAS DE LA INQUISICIÓN (AÑOS 1552-1554)

247Muy poderosos señores,

248El maestro Francisco Sancho, catedrático de propiedad y residente en la universidad de Salamanca, digo que por comisión y mandado de V. Al. he tenido muchos años a cargo de inquerir y recoger los libros prohibidos por él Santo Oficio y mandarlos exhibir y hacer otras diligencias para que no quedasen en poder de algunas personas que fácilmente podrían engañarse y dello seguirse muchos males e inconvenientes en el pueblo cristiano y gran ofensa de Nuestro Señor, e ansí tengo en mi poder muchos de los dichos libros prohibidos, cerca de los cuales y de la execución y complimiento de lo por V. Al. mandado se han ofrecido muchas dubdas y escrúpulos que inquietan las conciencias de los fieles cristianos. Suplico a V. Al. mande lo que sobre ello se debe hacer para que yo cumpla y haga cumplir en Salamanca lo que por V. Al. fuere mandado en las cosas siguientes.

249Lo primero, que con autoridad de algunas personas graves muchos piensan que los del consejo del Santo Oficio no tienen intención de poner descomunión ni otras censuras y penas contra los que no exhiben las biblias prohibidas en los edictos, sino que las pueden tener testando lo que paresciere malo o con propósito de testarlo cuando les declararen particularmente lo que se ha de testar, e si algunos de los monasterios y otras personas retienen las dichas biblias sin exhibirlas.

250Que la intención del reverendissimo señor Inquisidor general y señores del Consejo ha sido siempre de descomulgar a las personas que tuvieren los libros prohibidos en los edictos que se han publicado, y que los que los tienen por no los haber restituido han incurrido en las censuras, y que si es necesario se den provisiones para que de nuevo se declaren y denuncien las tales personas y que les compelan a que den los tales libros.

251Otrosí, algunos de los libreros tienen las dichas biblias prohibidas en su poder embargadas por los del Santo Oficio sin haberlas dado V. Al. provea si se disimulará con ellos o si se les mandará las exhiban.

252Que se tomen por inventario las biblias que están secuestradas en los libreros, y que den fianzas de no vender ni dar ninguna, y esto se les mande con censuras y con la pena pecuniaria que pareciere.

253Otrosí, en los edictos dados por el Santo Oficio se manda prohibir y que no tengan libros en lengua hebrea de la sagrada escritura, ni el alcorán, ni otro libro en arábigo, cerca de lo cual se dubda si los doctos en estas lenguas podrán tener estos dichos libros, por parecer que los que son profesores dellas se han de permitir usar de los dichos libros. Y también si se podrán permitir en las librerías públicas como de universidades, iglesias e monasterios y colegios, las cuales no se han visitado y en algunas dellas se han manifestado que está el alcorán, en latín e romance.

254Que las personas en este capitulo contenidas puedan tener los dichos libros y también puedan estar en las librerías de universidades, colegios, monasterios, iglesias.

255Otrosí, en los dichos edictos se manda que exhiban todos los libros que no tienen el nombre del impresor, o del lugar de la impresión, o del autor, cerca de lo cual se dubda si se entiende como parece haberse de entender, solamente de los libros modernos y no de los antiguos e de los libros que les falta el nombre de todas aquellas tres cosas juntamente, o de cada una dellas, e si de cualquier que les falta el dicho nombre aunque no tenga cosa mala, o solamente de los que hubieren algunos errores.

256Que los libros que no tienen cierto autor, ni lugar ni impresor si son impresos en Alemania desde el año de quinientos y diecinueve, o en otra parte fuera destos reinos, los recojan y hagan ver y pareciendo son sospechosos los manden detener y no de otra manera, y los impresos en estos reinos no se manden recoger sino aquellos de que se tenga relación que son sospechosos, y se buelvan a sus dueños las horas en romance y epístolas, evangelios y sermones y cartuxanos y flos sanctorum y los otros que fueren de autores católicos de que los inquisidores no tuvieren relación que contienen algunas herejías o cosas sospechosas.

257Otrosí, muchos libros malos los cuales tienen pocos errores como son Armonía evangélica, Phraxis sacrae scripturae, Methodica juris, Pomponio Mela con comento de Vadiano, Paradoxa Leonardi Fuschi, Ecclesiastes Erasmi y otros semejantes, los cuales, en lo demás quitados los pocos errores que tienen son tenidos por libros provechosos y curiosos e por eso son deseados de muchos e quieren saber si se les podrán permitir quitados los dichos errores.

258Que se tomen estos libros hasta que otra cosa se provea.

259Otrosí, en los dichos edictos por cláusula general se manda prohibir todos los libros que tienen alguna cosa contra la santa fe y la santa madre Iglesia y sus observancias y es ansí que hay muchos libros de autores católicos que tienen algunos tales errores como son: Suma Armacani, Durando, Gayetano, Maestro de las Sentencias, Orígenes, Theophilato, Tertuliano, Latanio Firmiano, Diálogo de Luciano, Aristótil, Platón, Séneca y otros semejantes, los cuales libros son muy usados en las escuelas y fuera dellas; y cerca dellos dubdase si se permitirán con tal que al principio de los tales libros o al fin, se noten los errores que tienen por errores e no de otra manera.

260Que por agora los libros en este capítulo contenidos no se tomen hasta que otra cosa se provea.

261Otrosí, por cuanto hay diversas maneras de catálogos y memoriales de libros prohibidos uno hecho en Lovaina, otro en Portugal por los del Santo Oficio, y otros en otras partes, y parece a algunos que convenía que de todos se sacase uno que comprendiese todos los libros en los dichos catálogos contenidos y más todos los otros que no están en ellos los cuales son muchos así en libros de latín como en castellano y en toscano y en francés, en las cuales lenguas han avisado que vienen libros con errores y así es necesario proveer en ellos y también V. Al. mande que se publique la extravagante nueva que agora vino de nuestro muy Sancto Padre sobre los tales libros malos.

262Que se proveerá.

263Otrosí, por cuanto de cada día se descubren nuevos errores en biblias y otros libros en todas facultades, V. Al. mande proveer en todo y que se dé comisión para que se provea en ello lo necesario.

264Que ya se entiende en dar la orden que conviene.

265Otrosí, en los libros tales buenos y permitidos como son Tulios, Virgilios, Terencios, Sphera, Crisóstomo y otros semejantes hay prólogos o escolios o anotaciones o interpretaciones de autores herejes como de Phelipo Melanton, Ecolampadio y otros semejantes, y en estos tales libros se ha guardado e usado hasta agora que quitándose lo malo, si lo tienen, y el nombre del autor herético, permitirse e tolerarse, cerca de lo cual se dubda si se hará así de aquí adelante, aunque estén prohibidas todas las obras de los tales autores heréticos en los edictos, como parece ser rasonable.

266Los libros de humanidad que traen escolios, argumentos, cartas o anotaciones de Phelipo Melantón o de otros herejes, que quitándose o borrándose las dichas anotaciones de autores herejes, se podrán volver los dichos libros a sus dueños, y en caso que esto buenamente no se pueda hacer, tómense los dichos libros en que vinieren comentos de autores reprobados y no se vuelvan a sus dueños.

267Otrosí, algunos libros hay de autores heréticos los cuales no son de materias tocantes a la fe sino de otras ajenas, como gramática hebraica y caldea y cosmografía e historia general y astrología de Sebastián Mustero e gramática latina e griega de Melantón y otros semejantes cerca de los cuales se dubda si se permitirán tener testando el nombre del autor y los errores si los tuvieren, aunque en los edictos se prohiban todas las obras de los tales autores.

268Que se guarden los edictos que en esto están proveídos.

269Otrosí, en los dichos edictos se prohiben las biblias y testamentos nuevos en romance y cualquiera lengua vulgar; dúbdase si también son vistos prohibirse los evangelios e epístolas en romance que se cantan y rezan en la iglesia y el salterio romanzado y horas y otras partes de la dicha Biblia.

270Que no se tomen los evangelios ni las epístolas ni las horas en romance, y los demás en este capítulo contenidos.

271Otrosí, yo tengo en mi poder muchas biblias de las prohibidas y otros muchos libros e también diurnales y misales que tienen quitada o mudada aquella palabra «meritis» en las oraciones. V. Al. mande lo que se ha de hacer dellos e si se volverán a sus dueños con que enmienden lo que hay malo en los dichos diurnales y misales y con qué caución.

272Que en los diurnales se enmiende aquella palabra «precibus et sufragiis» y diga «meritis» y que con esto se vuelvan los dichos diurnales y que los misales y demás libros se retengan.

273Otrosí, algunos piensan que pueden tener los libros prohibidos de Erasmo, teniendo juntamente todas sus obras, e también piensan que pueden tener los Coloquios del dicho Erasmo que vienen impresos de Portugal con autoridad del Santo Oficio, quitados los malos e dexados los buenos para exercicio de la lengua latina. Suplico a V. Al. mande proveer en todo como en cosa tan importante a la conservación e bien de la santa fe e religión cristiana e para tranquilidad e seguridad de la conciencia de los fieles e píos cristianos.

274Que se cumpla y guarde todo lo proveído en el catálogo.

275[En la copia, el secretario Pedro de Tapia ha agregado el párrafo siguiente:]

276Yo Pedro de Tapia, secretario del consejo de la santa general Inquisición, doy fe que a una petición que el licenciado señor maestro Francisco Sancho, catedrático en la universidad de Salamanca, presentó firmada de su nombre, la cual queda en mi poder, los señores del consejo de la general Inquisición habiendo consultado y comunicado lo en ella contenido con el ilustrísimo señor don Fernando de Valdés, arzobispo de Sevilla, inquisidor general, proveyeron y mandaron lo decretado en fin de cada capítulo. Lo cual todo pasó ante mí. Pedro de Tapia.

277AHN, Inquisición, lib. 323, fol. 140r-143v., publicado por J. M. De Bujanda (dir.), Index de l'lnquisition espagnole. 1551, 1554, 1559, Sherbrooke, Centre d'Études de la Renaissance y Ginebra, Librairie Droz, 1984, p. 127-131.

SOBRE FAMILIARES

A.- PRIVILEGIOS DE LOS FAMILIARES.

Fernando el Católico, a 15 de marzo de 1488 (para los familiares y demás oficiales de Cataluña)

278Portanto por el tenor de las presentes de nuestra cierta sciencia y expressamente y con pena de dos mil florines de oro de qualquier de vosotros, que lo contrario hiziese, que se hayan de pedir y aplicar a nuestros cofres, vos dezimos, encargamos y mandamos, que de las personas y bienes de los dichos Inquisidores de la herética y apostática pravidad y de los ministros y officiales del Santo Officio de la dicha Inquisición, y familiares suyos en ese Principado, en alguna manera, ni por causa alguna no os entremetáys, ni conozcáys ni permittáys que official, ni persona alguna se entremeta ni conozca por tanto tiempo como el exercicio de sus officios durare, antes les deys todo el consejo favor y ayuda que os demandaren, y menester huvieren para libremente hazer, y exercitar sus officios, quitándoos todo el poder de hazer y attentar lo contrario con decreto de nullidad, y en caso que alguno de los officiales, y ministros en cosa alguna fuesse obligado el conocimiento y deter­minación dello, remitiréys a los dichos Inquisidores los quales harán, y administrarán lo que de justicia fuese, guardándoos attentamte de hazer lo contrario por quanto amáys nuestra gracia y desseáys no incurrir en nuestra yra e indignación, y pena arriba dicha, y en otras penas por derecho canónico impuestas.

Confirmación de la jurisdicción inquisitorial en las causas criminales de familiares (El Rey en Zaragoza, a 15 de julio de 1518)

279El Rey. Presidente, e Oydores de la nuestra Audiencia, que reside en la ciudad de Granada, y nuestros corregidores, asistentes, governadores, alcaldes, e otros qualesquier juezes, y justicias, assí de la ciudad de Jaén, como de todas las otras ciudades, villas, y lugares de los nuestros reynos, y señoríos, assí a los que agora sois, como a los que seréis de aquí adelante, e a cada uno, y qualquier de vos, a quien esta mi cédula fuere mostrada: Sabed, que yo soy informado, que en las causas criminales tocantes a los oficiales, y ministros del Santo Oficio de la Inquisición de la ciudad de Jaén, y su distrito, e a sus criados, y familiares, y a los criados, y familiares de los Inquisidores del dicho partido, algunos de vosotros os entremetéis a conocer, y conocéis, perteneciendo el conocimiento dellas a los dichos Inquisidores. Lo qual diz que es contra los privilegios, y essenciones, y inmunidades del dicho Santo Oficio de la Inquisición, y redunda en impedimento dél. Y porque mi merced, y voluntad es, que el dicho Santo Oficio sea favorecido, y honrado, pues dél se sigue tanto servicio a nuestro Señor, y utilidad a nuestra Religión Christiana, y que le sean guardadas sus essenciones, y privilegios, sin falta alguna: Por esta mi cédula mando a vos los susodichos, y a cada uno de vos, que de aquí adelante en las dichas causas criminales que tocaren a los susodichos oficiales, y familiares, y a qualquier dellos, no vos entremetáis a conocer, ni conozcáis en manera alguna, y las remitáis a los dichos Inquisidores, a quien pertenece el conocimiento dellas, para que por ellos se haga, y provea lo que fuere justicia. Y no fagades ende al, por manera alguna, porque assí cumple a mi servicio.

Real cédula del 28 de agosto de 1535 dirigida al corregidor de Toledo

280La Reyna. Mariscal don Pedro de Navarra nuestro corregidor de la ciudad de Toledo: A mí es fecha relación que por cierto ruido que diz que en esa ciudad ubo en el qual no ubo muerte ni efusión de sangre mandastes prender y tenéis presos a un criado del dotor Xirón ynquisidor dese partido y a ciertos familiares del oficio de la santa Ynquisición que ahí reside y que aunque los ynquisidores desa dicha ciudad os an pedido que les entreguéis los dichos presos para los pugnir e castigar conforme a justicia si se fallaren culpantes en lo susso dicho diz que no lo avéis querido facer. Porque los ynquisidores suelen y acostumbran conocer de los delitos y causas criminales de los oficiales criados y familiares del dicho Santo Oficio, en mi merced y boluntad es que se guarde la costumbre que en esto se a tenido y que no se faga en ello novedad y a bos mando que luego que esta mi cédula bos fuere presentada entreguéis y fagáis entregar los dichos presos a los dichos ynquisidores para que ellos conozcan de sus causas conforme a justicia e les den la pena que merecieren conforme a la calidad de las culpas que contra ellos se aliaren y no fagades ende al.

Suspensión del privilegio jurisdiccional de los familiares (el príncipe Felipe en Valladolid, el 15 de mayo de 1545)

281El Príncipe. Por quanto el Emperador y Rey mi señor ha sido informado, que algunas personas destos reynos, legos, de la jurisdición Real, aviendo cometido delitos y excessos se eximen de no ser castigados, según la calidad de sus culpas, so color, y diziendo que son Familiares del Santo Oficio de la santa Inquisición: y los Inquisidores por esta causa los defienden, y proceden contra las nuestras justicias por censuras: de lo qual se han recrecido, y recrecen cada día escándalos y desassossiegos en los pueblos, y mucho impedimento a la buena administración de la justicia: no deviendo los tales Familiares que no son oficiales de Inquisición, gozar de essención y inmunidad de nuestra justicia, ni tal se ha usado, ni guardado en estos Reynos: puesto que en los Reynos de Aragón huviesse otra costumbre, según la calidad de aquella tierra: y de poco tiempo a esta parte los Inquisidores han querido, y quieren defender en estos Reynos de la Corona de Castilla a los dichos Familiares en mucho número, so color de cierta cédula que su Magestad dio estando en Zaragoza el año passado de quinientos y diez y ocho, por donde mandava que se guardasse en la Inquisición de Jaén lo mismo que en Aragón, de la qual nunca se supo que usassen: y que después últimamente estando su Magestad en Monzón, so color de aver sobrecédula de la primera, se estendió y alargó a todas las Inquisiciones de la Corona de Castilla: las quales cédulas, primera, ni segunda, no fueron despachadas por Consejo, y Secretario de Castilla, como se acostumbra y deviera hazer y proveer. Y para proveer y remediar lo susodicho, y que cessen los inconvenientes, que de hazerse novedad en ello se han seguido y siguen de cada día, y se provea lo que más convenga al servicio de nuestro Señor, y buena administración de la justicia, de manera que el Santo Oficio de la Inquisición, y ministros della, sean favorecidos, y sus mandamientos enteramente cumplidos, como siempre ha sido, y es la voluntad de su Magestad, y mía. Y también, para que so color de sus Familiares, que en estos Reynos no son tan necessarios, como en los Reynos de Aragón, los delinquentes no queden sin castigo, y tomen ellos, y otros ocasión y atrevimiento de exceder y delinquir, su Magestad ha mandado dar cierta orden, para que sobre ello se hable y platique, y se provea para adelante lo que convenga: y que entretanto se suspende el efeto y execución de la dicha cédula, y sobrecédula dadas en Zaragoza, y Monzón, y que no se use dellas sin nuevo mandamiento suyo. Y assí Nos por la presente las suspendemos, y mandamos a los Inquisidores del Santo Oficio de la Corona de Castilla, y a qualquier dellos, que por virtud de las dichas cédulas, no conozcan de las causas de los dichos Familiares. Y mando assimismo a los Governadores, Corregidores, y otros ministros de nuestra justicia, que sin embargo de las dichas cédulas, procedan contra los que hallaren culpados, conforme a derecho, y leyes destos Reynos: y no fagades ende al, porque esta es la voluntad de su Magestad, y nuestra.

B.- ACUERDOS SOBRE FAMILIARES

El inquisidor general Fernando Valdés a los oficiales del tribunal de Valencia (12 de marzo de 1551)

282Don Fernando de Valdés hazemos saber a vos los reverendos Inquisidores de la ciudad y reyno de Valencia y su distrito que en el consejo de la sancta general Inquisición se tiene relación que de aver en essa ciudad y districto excessivo número de familiares se han seguido y podrían de cada día seguir ynconvenientes y estorvo con el conoscimiento de las causas de los dichos familiares a los otros negocios del Sancto Oficio, por ende queriendo obviar a lo suso dicho y proveer en ello como conviene por la presente, mandamos que luego hagáis recoger todas las cédulas de famillaturas que ay en essa Inquisición y las rrevoquéis, las quales si es necesario nos las rrevocamos y avemos por rrevocadas y reduzcáis los dichos familiares a número competente y moderado de manera que los dessa ciudad no puedan passar de ciento y en los lugares del districto donde oviere tres mili vezinos se provean a lo más hasta ocho y en los otros lugares que sean de tanta población en que os pareciere ser necesarios familiares, no proveáis de quatro familiares arriba sin darnos primero noticia dello o a los señores del dicho consejo.

Del mismo a los mismos (10 de marzo de 1552)

283... Y agora somos informado que el número de los dichos cient familiares que han de quedar en essa ciudad es poco según de la gran vezindad dessa ciudad y la qualidad de los negocios que en ella ocurren e que ay nescesidad para el buen exercicio del Santo Officio de la Inquisición de que aya más número dellos en essa dicha ciudad para algunas justas causas y considerationes, por lo qual todo visto en el dicho consejo de la general Inquisición y con nos comunicado se a acordado que en essa ciudad de Valentia aya hasta dozientos familiares y no más y en los otros lugares del districto tan solamente los que se contiene en la otra nuestra provisión por ende por el tenor de la presente vos encargamos mandamos que luego que esta nuestra provisión rreceviéredeis rreduzcáis y moderéis el número de familiares que al presente ay en essa dicha ciudad de valencia a dozientos familiares y en los otros lugares el número que de suso se haze mentión y no proveráis otros algunos sin nuestra licencia o de los señores del dicho Consejo.

Concordia para Valencia (11 de mayo de 1554)

284Por quanto habiendo sido informados que en la ciudad y reyno de Valencia, a causa de los muchos familiares que ha havido en el santo Oficio de la Inquisición, y de quererse eximir aquéllos en todos los delictos, casos y cosas que cometían, y en todas las litis, y causas que les tocavan de la jurisdición Real, se han seguido muchos inconvenientes. Y señaladamente, queriendo los Inquisidores defender a los dichos familiares, y conocer de todas sus causas. Y por otra parte los Oficiales Reales de su Magestad y nuestros pretender que el conocimiento dellas tocava y pertenecía a ellos, han sucedido diversas veces muchas contiendas y debates sobre la competencia de las jurisdiciones, pretendiendo cada uno defender la suya, y aun a causa dello haver procedido los dichos Inquisidores por conservación de su jurisdición a descomulgar a todos los de la dicha Audiencia Real en mucha desautoridad, estorvo, e impedimento de la justicia. Y assí mismo que por parte de los de la dicha Audiencia real algunas vezes se ha intentado de querer tomar informaciones contra algunos familiares de la Inquisición, y proceder contra ellos, de que ha resultado también muy gran competencia, contienda, y debate y assí por parte de los de la Audiencia Real, como de los dichos Inquisidores ha avido muchas quexas, considerando que si no se cuidase y pusiese algún orden y assiento en ello, de cada día havría e ay inconvenientes, y nacerían muchas competencias, assí en desautoridad de la jurisdición Real, como en estorvo, e impedimento de la Justicia, y en disminución de la autoridad, y preeminencia del Santo Oficio la qual queremos sea conservada como es razón. Y para que se eviten escándalos, y desasosiegos en los pueblos, y los familiares gozen de lo que deven gozar, y por las justicias de su Magestad y nuestra no se les ponga estorvo, ni impedimento en ello, pareciéndonos que nuestro Señor será dello muy servido, y la Santa Inquisición más tenida, reputada y estimada, y la jurisdición Real conservada: aviendo cada uno, ansí los Inquisidores, como las Iusticias seglares, en los casos, y delictos de que cada uno puede conocer, y que no se estorven, ni impidan los unos a los otros (...)

285Primeramente, que en la Ciudad de Valencia pueda aver ciento y ochenta Familiares, y no más: y en cada pueblo del dicho Reyno, que fuere de hasta mil vezinos, pueda aver ocho Familiares, y no más: y en los de quinientos vezinos, a seys Familiares, y no más: y en los que fueren de menos de quinientos vezinos, donde pareciere a los Inquisidores que ay más necessidad de poner Familiares, no puedan poner más de quatro, sino fuere lugar marítimo: y que siéndolo, por el más recaudo que allí conviene tener, puedan poner dos Familiares más de los que se podrían poner, conforme a las tassas arriba contenidas.

Cédula de la Concordia que se tomó sobre las causas criminales de los Familiares del Santo Oficio (Concordia de Castilla, 10 de marzo de 1553)

286Y dada la dicha cédula (la del 15 de mayo de 1545, cfr. supra), & aviéndose notificado a los venerables Inquisidores, las justicias seglares han querido después acá por virtud della proceder en las dichas causas criminales, tocantes a los Familiares: y los Inquisidores assimismo han procedido por aver suplicado de la dicha mi cédula; de lo qual se han seguido algunas competencias, y diferencias, y grande estorvo en todos los Tribunales: y yo queriendo atajar todo lo susodicho, y entendiendo que convenía al servicio de nuestro Señor, y de su Magestad, y mío, darse en ello alguna buena orden, para que cessassen todas diferencias, y supiessen los Inquisidores, y las justicias seglares en los casos y delitos de que cada uno podrá conocer, y que no estorvassen, ni impidiessen los unos a los otros, mande juntar sobre ello algunas personas, assí del Consejo real, como del Consejo de la santa y general Inquisición: los quales aviendo visto todas las dichas cédulas, y platicado y conferido en lo que se devría proveer, ansí en el número y calidades de los Familiares que eran necesarios para el buen exercicio del Santo Oficio, y también en los casos y delitos que devían eximirse y exemptarse de las justicias seglares los dichos Familiares, y en quáles quedarles jurisdición (...)

287Primeramente, que en las Inquisiciones de las Ciudades de Sevilla, Toledo, y Granada aya en cada ciudad dellas cincuenta Familiares, y no más; y en la villa de Valladolid quarenta familiares; y en las ciudades de Cuenca, y Córdova, otros quarenta Familiares en cada una dellas, y en la Ciudad de Murcia treinta Familiares; y en la villa de Ellerena, y la Ciudad de Calahorra veinte y cinco Familiares en cada una dellas; y en los otros lugares del distrito de las dichas Inquisiciones, en que aya tres mil vezinos, se nombren hasta diez Familiares en cada lugar; y en los pueblos de hasta mil vezinos, seis Familiares; y en los de hasta quinientos vezinos quatro Familiares; y en los lugares de menos de quinientos vezinos, donde pareciere a los Inquisidores que ay dellos necesidad, dos Familiares, y no más; y si fuere puerto de mar el lugar de quinientos vezinos abaxo, o otro lugar de frontera, aya quatro Familiares (...)

288Item, que los dichos Inquisidores no tengan jurisdición sobre los dichos Familiares para conocer de los delitos que de yuso se hará mención, sino que el conocimiento y determinación dellos quede a los jueces seglares, como en las causas criminales de los otros legos es a saber, en el crimen laesae maiestatis humanae, y en el crimen nefando contra natura, y en el crimen de levantamiento, o comodón de provincia, o pueblo, y en crimen de quebrantamiento de cartas, o seguros de su Magestad, o nuestros, y de rebelión, y inobediencia a los mandamientos Reales, y en caso de aleve, o de forcimiento de muger, o robo della, y de robador público, o de quebrantamiento de casa, o Iglesia, o Monasterio, o de quema del campo, o de casa con dolo, y en otros delitos mayores que estos.

289Item, en resistencia, o desacato calificado contra nuestras justicias Reales, porque en el conocimiento destos casos los dichos inquisidores no se han de entremeter, ni tener jurisdición alguna sobre los dichos Familiares, sino que la jurisdición en los dichos casos arriba exceptados quede en los dichos juezes seglares.

290Item que los que tuvieren oficios Reales, o públicos de los pueblos, o otros cargos seglares, y delinquieren en cosas tocantes a los dichos oficios y cargos, sean juzgados en los dichos delitos por las justicias seglares.

291Pero que en todas las otras causas criminales, que no sean de los dichos delitos, y casos arriba exceptados, quede a los Inquisidores sobre los dichos Familiares la jurisdición criminal, para que libremente procedan en ellas y las determinen, como juezes que para ello tienen jurisdición de su Magestad y nuestra, para agora y adelante (...)

292Y porque se podría algunas vezes dudar si es caso, o delito el que se ofreciere, cuyo conocimiento, o determinación pertenezca a los Inquisidores, o a los juezes seglares: por quitar toda causa de diferencia entre los dichos Inquisidores, y juezes seglares, que el Inquisidor, o Inquisidores, y juez, o juezes seglares, entre quien se ofreciere la tal duda, sin contienda, ni diferencia alguna, si no se concordaren, embíen las informaciones, o información sumaria que huvieren, o alguno dellos huviere tomado, a esta Corte, para que se vea, o vean por dos del Consejo Real, y otros dos del Consejo de la general Inquisición juntamente, y vistas conforme al caso que dellas resultare, remitan el conocimiento, y determinación de las tales causas llanamente, y sin otro conocimiento de causa, ni otro estrépito, ni figura de juizio a los Inquisidores, o juezes seglares, a quien conforme a lo en esta mi cédula contenido pareciere competir, y que de aquella remissión que hizieren no aya reclamación, ni otro recurso alguno. Y porque en la dicha remissión podría alguna vez aver diversos pareceres, se haga y execute aquello que pareciere a la mayor parte de los dichos quatro: y si por ventura estuvieren en diversos pareceres dos de uno, y los otros dos de otro, lo consulten con su Magestad, o conmigo para que se mande a quien se deva remitir. Y que en tanto que se vee y haze la dicha remissión, que el Familiar delinquente esté preso, sin más molestia de la que conviniere para su guarda en la carcelería que le huviere puesto, el que en la captura huviere prevenido, sin que se proceda contra el tal Familiar, ni se haga auto alguno, hasta la dicha remissión, la qual luego que se hiziere, y presentare al Inquisidor, o juez seglar, contra cuya jurisdición se huviere declarado, remita el tal processo y causa, y lo dexe a aquél en cuyo favor se huviere hecho la dicha remissión, para que proceda en el conocimiento, y determinación de la dicha causa libremente, y sin impedimento alguno, lo qual todo se entienda agora se proceda de oficio, o denunciación de fiscal, o a instancia de parte.

Excesivo número de familiares

293a) En Toledo (información del 15 de mayo de 1554).

  • 57 No se podía pasar de 50 familiares en Toledo y en el momento de la información eran más de 80.

294La causa o necessidad que ovo para hazer tantos familiares57, no se sabe acá: pues V.S. estava en esta corte quando succedieron las cosas que en su petición refieren entenderla si ovo necessidad de acrescentar el número (...).

295Los que son officiales y gente no tan principal, son necessarios para el servicio del officio y acompañamiento de los inquisidores y los que son gente más principal que no suelen acudir a esto aprovechan para otras cosas y negocios que se offrescen y pueden offrescer cada día al officio. Y si oviese orden para dispensarse en el número sería lo más conveniente y si no se pudiere excusar la redución, no podrán dexarse quedar agraviados muchos aun de aquellos en quien concurren las qualidades necessarias...

296b) En Cataluña.

297Memorial de los catalanes de 1565.

298E augmenta tanto el número de los familiares que son ya sin quenta ninguna como los dichos inquisidores hagan dellos tantos como se les antoja, de suerte que muy pocas son las poblaciones o, parrochias en Catalunia y condados de Rosellón y Cerdaña por pequeñas que sean que no aya familiares, aunque sean tierras de Señores y ansí privados los dichos Señores de su jurisdición los vasallos les pierden el respecto, como también le tienen perdido a los officiales Reales.

299Respuesta de los inquisidores de Barcelona.

300Que no ay tantos familiares como ellos dizen, ni como sería menester que los huviesse porque de las palabras de estos capítulos y encarecimiento se verá claramente la poca voluntad y el grande hodio y aborrecimiento que tienen al Santo Officio y a sus cosas y quanto ellos más hodio le tengan y menos favor le den, tanto más necessidad tiene de personas y ministros que le celen, ayuden y favorezcan y en el número de ellos se tiene la quenta que es razón, conforme a la vezindad del lugar, aunque en el tiempo de ahora por el provecho que hazen para ayudar a impedir que la secta de Luthero no se arraygue y aprender los que vienen de Francia inficionados della convendría que en cada casa de las que están en las montañas y parrochias huviese un familiar.

301Publicado por Gonzalo Cerrillo Cruz, Los familiares de la Inquisición española, Valladolid, Junta de Castilla y León, Consejería de Cultura, 2000, p. 39, 40, 43, 45, 47, 48, 123, 132-136, 138-139, 141-142, 157.

Notes

1 Pedro Arbués de Epila, inquisidor de Zargoza, asesinado en la catedral el 15 de septiembre de 1485.

2 Quizá deponemos como ha dicho arriba.

3 Será equivocación por procesados.

4 Es decir según el derecho, dado el contenido de los testimonios (que puede ser falso): véase el párrafo siguiente.

5 Don Fernando de Aragón, duque de Calabria, virrey de Valencia.

6 Utilizamos un ejemplar de la segunda mitad del siglo xvi conservado en el archivo del tribunal de Cuenca y publicado por Miguel Jiménez Monteserín (véase la referencia al final del texto). Las notas son de este historiador.

7 Aquí se ponía el nombre del distrito al que pertenecían los inquisidores.

8 Génesis, 11, 2-3; Éxodo, XX, 8; XXXV, 1-3; Levítico, XXIII, 3; Éxodo, XVI, 23.

9 A la comida preparada de víspera para consumir el sábado se solía denominar adefina o adafina, y su empleo constituía muchas veces un rasgo definitorio de la condición judaica de quienes comían aquella especie de estofado cocido a fuego lento, con el que se cumplía el precepto de no encender siquiera fuego el día santo del sábado. La literatura nos ha deparado algún testimonio de tal hecho:
«Lozana-Aquí bien huele, convite se debe hacer. ¡Por mi vida que huele a porqueta asada!
Rampin- ¿No veis que todos éstos son judíos y es mañana sábado, que hacen el adafina? Mira los braseros y las ollas encima.
Lozana- ¡Sí, por vuestra vida! Ellos, sabios en guisar a carbón, que no hay tal comer como lo que se cocina a fuego de carbón y en olla de tierra (...).» Cfr. Francisco Delicado, La Lozana Andaluza, parte 1, mamotreto XVI.

10 Levítico, XVII, 11-14; Génesis, IX, 35.

11 Génesis, XXXII, 33.

12 «Observan también algunas otras fiestas y ayunos de la ley de Moisés, sobre todo aquellas tres fiestas que mandó Dios celebrar a los judíos en la ley antigua (Lev., XXIII). El mes de septiembre, que entre los hebreos se llama Bethanim o Ethanim (II Reyes, VIII) y otras veces, Tisri, y es el séptimo mes del año, empezando por el mes de marzo, que es el primero de los meses del año (Ex., XII), y entre los hebreos se llama de Nisán (Ester, cap. I). La primera fiesta tenía lugar el primer día del mes de septiembre, en recuerdo del sábado, haciendo sonar trompetas, por lo que era llamada la fiesta del cuerno o de las trompetas, en hebreo Teruacb, y vulgarmente «del cuerno». Conmemoraba la liberación de Isaac del sacrificio en cuyo lugar fue inmolado un camero (Gen., XXII).
Este mes de septiembre es llamado entre los judíos el primer mes del año [lunar] para el cómputo vulgar de los negocios seculares y también para el orden de los años; la fiesta de las trompetas era conocida también por otro nombre, como Ros-Ha-Saná, esto es, el comienzo del año del Jubileo. Coincide este mes en gran parte con nuestro septiembre. Comienza con el novilunio más próximo al equinoccio otoñal, tanto si precede como si sucede al equinoccio.
La segunda fiesta era la de la expiación o propiatiadón, en hebreo Cipurim, que se celebraba el día décimo del mismo mes de septiembre, para la propiaciación de los hijos de Israel, cuando Dios se apiadó por el pecado del becerro fundido (Ex, XXXII). Entre los hebreos es conocida por otro nombre, como Thaum o Cemquipur [Yom-Kippur].
La tercera fiesta de gran importancia entre los judíos era la de los Tabernáculos, Sukkoth, o por otro nombre, Cimhatora, esto es, gran alegría, vulgarmente de las Cabanillas, que se celebraba el día 15 del dicho mes de septiembre, en memoria de los tabernáculos en que habían vivido durante cuarenta años en el desierto, y así todo este mes de septiembre era muy festivo para los judíos y era llamado mes del descanso y la alegría a causa de aquellas festividades.» Apud. Juan de Rojas, De haereticis, eorumque impia intentione et credulitate, Salamanca, 1581, parte 1, p. 3.
Se trataba de fiestas de regocijo por la cosecha recién entrojada, típicamente ligadas con el ciclo climático mediterráneo y que vienen a coincidir lógicamente por esta razón con la fecha de muchas de las fiestas patronales cristianas en nuestros pueblos. Para una visión más actual, sólo diferente en escasos detalles de la ofrecida, cfr. Michael Molho, Lisos y costumbres de los Sefardíes de Salónica, Madrid, 1950, p. 217 y ss.

13 Génesis, XLVIII, 14-15.

14 «Además de las fiestas mandadas por la ley añadieron otras con el paso del tiempo, de acuerdo con ciertos acontecimientos, tal y como ocurrió con la fiesta de Purim o Nurim, por otro nombre de la Reina Esther, porque fueron librados de la muerte en tiempo del Rey Asuero por la Reina Esther, en cuyo recuerdo ayunaban los judíos, y se llama el ayuno de la Reina Esther (Esther, III, IV, IX). Esta fiesta tenía lugar el día trece de la luna de abril, y según otros intérpretes, el catorce de febrero.»
Apud, Rojas, ibid., p. 4.
Rebeaso, esto es, Tis á be-Ab, se celebraba en agosto. Molho, ibid., 264.

15 Se refiere el texto a las llamadas filacterias, ciertos flecos que la ley mandaba añadir a los vestidos, sobre todo a los cultuales, y que aún hoy día llevan los judíos cosidas a las ropas con que se cubren en la sinagoga. Se utilizaban también con este nombre ciertas tiras de pergamino, en las que se escribían frases de la Escritura, preferentemente la llamada oración de la Sema (escucha), contenida en Df., VI, 4 y ss., donde se recomienda observar la Ley en todos los momentos y llevarla impresa sobre la mente y los miembros, lo cual era interpretado literalmente par los judíos, fijando sobre su cabeza o brazos tales tiras escritas, incluyéndolas casi siempre en estuches más o menos artísticos. Cfr. además Núm., XV, 37; Mr., XXIII, 5.

16 «Otra fiesta que tenía lugar el quinceavo día de luna del mes de marzo, que en hebreo se llama Pesach, o vulgarmente Pascua del pan cenceño, en memoria de la salida de Egipto (Éxodo, XII; Deuteronomio, XXII). Este mes coincide en gran parte con nuestro marzo. Comienza con el novilunio anterior o posterior o más próximo al equinoccio de primavera (...).» Cfr. Rojas, ibid., p. 3; Molho, ibid., p. 247.

17 «Existe otra fiesta no comentada por los doctores que observaban los judíos y ellos llamaban la Fiesta de las Luces [Hanukká o de los Macabeos], en memoria de la reedificación del Templo o por las lámparas que allí había. Era celebrada por los judíos durante ocho días hasta el día veinticinco del mes de noviembre, y a lo largo de cada día con su noche había una sola luz encendida junto al umbral de la casa y el último día las ocho lámparas» (II Mac, I-X). La descripción es de Rojas, ibid., p. 4, y se ajusta menos que las anteriores a lo que refiere Molho, ibid., p. 234.

18 «Barahá.- En Toledo se canta una chanzoneta, al modo judaico, burlando desta perversa nación, que todas las coplillas acaban «y la barahá», la cual palabra vale tanto como bendición, oración, deprecación a Dios, y hacer éstos la barahá es lo que los moros el zalá (...).» Cfr. Sebastián de Covarrubias, Tesoro de la lengua castellana o española, Madrid, 1610.
Se trataba de un brindis ritual frecuente entre los demás actos de la vida cotidiana judaica, profundamente penetrada de ceremonias, que la sacralizaban continuamente. Cfr. Molho, op. cit., p. 208 y ss.

19 Levítico, XII, 1-4.

20 Tales prácticas parecen haber tenido una amplia difusión, incluso en otras épocas, hasta el punto de constituirse en un completo ritual de «ablución desbautizado»: «Este es el rito según el cual aquellos primeros que fueron judíos y después cristianos, vuelven de nuevo al judaismo o rito de los judíos. Supuesto que alguno deba rejudaizar es requerido o preguntado por alguno de los judíos presentes si quiere hacer Tevilá, en hebreo, que en latín quiere decir si desea hacer la ablución o limpieza o baño en agua corriente para ser judío. Aquél responde que sí, y entonces el judío que preside le dice en hebreo baal tessua, que dicho en latín es: vuelve de tu situación de pecado, y después de esto le desnuda por completo y le baña con agua caliente. Entonces, los judíos le frotan vigorosamente con arena por todo el cuerpo, pero sobre todo en la frente, en el pecho y en las manos, es decir, en aquellos lugares sobre los que le fue puesto el Santo Crisma cuando el Bautismo. Después de esto le cortan todas las uñas de las manos y los pies hasta incluso hacerle sangre. Igualmente le raen la cabeza y después le ponen bajo un chorro de agua corriente y le hacen que sumerja la cabeza en aquella agua por tres veces, y tras de la dicha inmersión dicen esta oración: "Bendito seas, Señor Rey de los siglos, que nos mandaste santificarnos con este agua", que en hebreo se dice Tevilá. Hecho esto sale aquél del agua y se le viste con una camisa y calzones nuevos, y todos los judíos presentes le besan, y comúnmente se le impone aquel nombre que había llevado antes del bautismo.
Se requiere también de aquel que rejudaizó de esta forma que confiese la Ley de Moisés y prometa atenerse a ella y observarla y vivir de acuerdo con ella en todo lo demás. Igualmente ha de renegar del Bautismo y de la Fe de Cristo y de los Cristianos, sin observar ni tener nada de ella en adelante, y así promete que ha de cumplir la Ley y renegar del Bautismo y de la Fe de Cristo. Luego se le da un documento o instrumento testimonial para todos los demás judíos, para que puedan recibirlo con toda confianza y le hagan bien. Y desde entonces vive y se comporta como judío e ingresa en la escuela o sinagoga de los judíos.» Apud. Nicolás Eymeric, Directorium Inquisitorum, Roma, 1587, pág. 349.

21 Números, XXVII.

22 Para todo esto cfr. Molho, op. cit., passim. Un curioso tratado de costumbres judaicas del siglo xvii es el del escriturista Juan Bustorf, titulado Synagoga Judaica, Hanover, 1604. Cfr. Orden de las raciones cotidianas por estilo seguido y corriente, con las de Hanucah y Purim y Ayuno del Solo. Como también las tres Pascuas de Pesah, Sebuoth y Sucoth y con las Parasioth y Haphtarith, Amsterdam, 5383 (1622) (B.N.M., R. 10.733).

23 Corán, V, 116 y ss.; IV, 169; III, 37 y 42.

24 Cfr. Pedro Longás, Vida religiosa de los moriscos, Madrid, 1915; Mercedes García Arenal, Inquisición y moriscos. Los procesos del Tribunal de Cuenca, Madrid, 1978.

25 Corán, V, 18.

26 El Alquibla es el punto del horizonte, que coincide con el Oriente, hacia el que se ha de volver el creyente musulmán para hacer la oración ritual y cualesquier otros actos igualmente ritualizados.
Vizmelea o bizmiley, tal y como la traen algunos procesos, es una jaculatoria piadosa que equivale al «en nombre de Dios» con que los cristianos emprendían su jomada o sus trabajos.

27 «Retajar-Cortar en redondo, latine circumcidere. Era ceremonia de los judíos y hoy es también de los moros el circuncidarse. Retajado, el que se ha circuncidado o quitado el capullo o prepucio» (Covarrubias).

28 Corán, IV 169.

29 Corán, II, 181-183.

30 Se trataba de la comida que permitía guardar el ayuno diurno, ya que no se reiteraba hasta la noche. Sahûr.

31 Ablución ritual emparentada con ciertos ritos judaicos de purificación. Tenía en este caso una función higiénica al mismo tiempo, incomprensible muchas veces para la peculiar óptica de los cristianos viejos. Al-wadu.

32 Salât. Oraciones moriscas, frecuentemente transmitidas por escrito, que desconcertaban, atemorizándolos por su carácter ininteligible, a los cristianos viejos, por lo que estaban rigurosamente prohibidas. Cfr. Corán, I; II, 286; III, 191 y ss.; CXIII y CXIV.

33 La prohibición de comer carne de cerdo no es únicamente coránica, sino que también se incluye entre las que la ley mosaica veta, por haber adoptado Mahoma muchas de sus prescripciones en torno a la inmundicia de los alimentos, dictadas frecuentemente por un criterio higiénico nacido de la experiencia, aunque posteriormente ritualizado. Cfr. Levítico, XI, 3; Corán, 11, 168. La prohibición de beber vino se encuentra en la azora II, vers. 216 y en la V, vers. 192.

34 Estos cinco mandamientos constituyen la profesión de fe básica y hasta cotidiana del fiel musulmán, y se enuncian de este modo: No hay más Dios que Alá y Mahoma es su enviado; la oración ritual ha de practicarse cinco veces al día: al amanecer, al mediodía, entre las tres y las cinco, al anochecer y a la noche, y los viernes se ha de acudir a la mezquita, practicando siempte las abluciones rituales previas a cada plegaria; se ha de satisfacer la limosna legal o impuesto religioso; se ha de ayunar el ayuno del Ramadán: se ha de peregrinar al menos una vez en la vida a la Meca. El Edicto, como se observa, sigue el enunciado de estos principios básicos de la fe musulmana al describir las prácticas que permitirían reconocer al seudoconverso todavía fiel a la práctica de la fe de sus mayores.

35 Corán, III, 90; VIII, 158.

36 Corán, V, 70.

37 El luteranismo propiamente dicho alcanzó escasa difusión en España. Su conocimiento, siquiera superficial, fue patrimonio tan sólo de aquellos que estaban en condiciones de acceder a los pocos libros que de Lutero o sus discípulos directos se filtraron en el país. En otras ocasiones era la transmisión fragmentaria, oral, lo que llegaba hasta círculos menos ilustrados, siendo responsables de ello tanto los extranjeros que venían a trabajar aquí como los españoles que tornaban de Alemania o Flandes. Con todo los Inquisidores apenas se toparon con luteranos auténticos, pese al enorme celo con que Valdés se aplicó a perseguirlos. Bien es verdad que en 1557 fueron descubiertos y perseguidos los integrantes de ciertos círculos «evangélicos» de Sevilla y Valladolid, pero todo parece indicar que en su seno se profesaba más bien un catolicismo de índole tolerante, defensor de la libertad interior al modo erasmista, al que se añadían ciertos ribetes de alumbradismo, con lo que su eliminación mostró que el período del irenismo complaciente de la época del Emperador había concluido para dejar paso a la intolerancia radical, que definió al siguiente período inquisitorial inaugurado, como decimos, por Valdés y la nueva planta que él introdujo en el funcionamiento del Santo Oficio. Cfr. José Luis Garda Novalín, El Inquisidor General Fernando de Valdés, Oviedo, 1968, p. 287 y ss; Marcel Bataillón, Erasmo y España, Méjico, 1966, p. 689 y ss.
La historia de la Reforma en España está por hacer casi en líneas generales, ya que apenas si se ha avanzado todavía mucho más allá de los estudios que dedicara Menéndez y Pelayo en.el libro IV de la Historia de los Heterodoxos, a los más espectaculares focos de Sevilla y Valladolid; Manuel Gutiérrez Marín, con su Historia de la Reforma en España, Barcelona, 1973, apenas si hace otra cosa que volver a contar, con ánimo vulgarizados lo que en su momento expuso el polígrafo montañés. Materiales abundantes proporciona la Bibliographie de la Reforme, 1450-1648, III Fascículo, Italia, España, Portugal, Leiden, 1961, págs. 33-109.

38 Cfr. De captivitate Babylonica Ecclesiae praeludium, ed. y trad. de Teófanes Egido, Salamanca, 1977, p. 126-132; Ricardo García-Villoslada, Martín Lutero, Madrid, 1976, 1, p. 432-480. Resulta evidente que Lutero trataría tanto éste como los demás aspectos de su pensamiento básico, que más adelante se detallan en muchos otros lugares de sus obras. Sin embargo, dado que tanto para sus simpatizantes como para los Inquisidores las más accesibles serían las más divulgadas, es a ellas a las que hacemos referencia cuando localizamos las proposiciones condenadas por el Edicto.

39 El postulado luterano consiste en afirmar que subsiste la realidad íntegra de los llamados «accidentes» externos de las especies sacramentales, sin que la presencia real de Cristo en el sacramento impida que permanezca íntegra la sustancia de pan y vino, oponiéndose al principio de la «transustanciación» defendido por los católicos. Para los luteranos se da una «consustanciación» que pone en cuestión toda la argumentación basada en el hylemorfismo aristotélico, defendida por la teología escolástica. Cfr. Captivitate Babylonica, ed. cit., p. 94-95.

40 Cfr. Los artículos de Smalkalda, ed. cit., p. 315-316; 340-341.

41 Ibid., p. 339. Cfr. además las 95 tesis de 1517 con que inició Lutero su famosa controversia acerca del valor de las indulgencias, ed. cit., p. 64-69; Villoslada, op. cit., 1, 385-431.

42 Cautividad babilónica, p. 100; Libertad del Cristianismo, ed. cit., p. 161.

43 Cfr. iterum las 95 tesis acerca del valor de las indulgencias.

44 Respecto del celibato eclesiástico, cfr. Artículos de Smalkalda, p. 355; Carta a Melancthon de 1 de agosto de 1521, p. 385. La doctrina del sacerdocio universal está expuesta en Cautividad, p. 145-148. Respecto de los votos monásticos, ibid., p. 122 y siguientes; De votis monasticis Martini Lutheri iudicium, Basilea, 1522, citado por Villoslada, op. cit., II, p. 47 y ss.

45 El iluminismo o alumbradismo se ha manifestado a lo largo de la historia de la persecución inquisitorial, sobre todo en tres momentos culminantes, sin excluir algunas otras llamaradas esporádicas, con localizaciones geográficas para sus adeptos también muy precisas, en términos generales. Entre 1519 y 1529, en Toledo; de 1570 al 1579, en Llerena (Badajoz), y en 1623, en Sevilla. El estudio del fenómeno ha sido emprendido hace tiempo, aunque todavía nos queden muchos puntos oscuros por aclarar y no dispongamos de una síntesis adecuada del pensamiento de quienes han sido incluidos, muchas veces con precipitación, bajo rúbrica tan imprecisa.
Parece tratarse de un movimiento religioso, marginal casi siempre a la ortodoxia institucional, preocupado por la búsqueda de la libertad interior, mediante ciertas prácticas ascéticas y fórmulas místicas, rozando sus adeptos en ocasiones el panteísmo nihilista y logrando en otras una profunda afirmación personal. Las raíces de este pensamiento se hunden profundas en etapas anteriores de la historia de la espiritualidad, nutriéndose al mismo tiempo de ciertas aportaciones teológicas emanadas de los círculos erasmistas o filoluteranos existentes en los lugares citados. Su pervivencia posterior se mantuvo estrechamente ligada a los avatares sufridos por las distintas corrientes o escuelas de la mística clásica española, por lo que es frecuente la confusión de ciertas manifestaciones generales del movimiento con otras paralelas, fruto de la decadencia de esta poderosa corriente espiritual del Siglo de Oro.
Cuanto sigue recoge los términos del Edicto contra los alumbrados que publicó la Inquisición de Llerena en 1574. Cfr. Vicente Beltán de Heredia, «Los alumbrados de la diócesis de Jaén», en Revista Española de Teología, núm. 35, 1949, p. 172 y ss. Con él queda plasmada la versión oficial del alumbradismo, que luego se repetiría cada año en la solemne promulgación del Edicto de Fe, sin que el Edicto de Toledo de 1525, ni el de Sevilla de 1623, hayan dejado rastro. Cfr. sus textos, respectivamente, en Antonio Márquez, Los alumbrados. Orígenes y filosofía, 1525-1559, Madrid, 1972; Marcelino Menéndez y Pelayo, Historia de los Heterodoxos Españoles, Madrid, 1967, O, p. 173.

46 Cfr. Santa Teresa de Jesús, Cuentas de Conciencia núm. 25: «Estando comulgando partió la forma el P. Fr. Juan de la Cruz, que me daba el Santísimo Sacramento, para otra hermana. Yo pensé que no era falta de forma, sino que me quería mortificar, porque yo le había dicho que gustaba mucho cuando eran grandes las formas (...)». Cfr. Tiempo y Vida de Santa Teresa, del P. Efrén de la Madre de Dios, Madrid, 1968, p. 468.

47 Sostener este punto de vista implica ir contra el principio de que la Providencia de Dios desea el mundo tal cual es, constituyendo la resignación esperanzada el único paliativo a las dificultades de la vida presente, ocasionada por un mundo inmutable esencialmente en su estructura, cuya culminación en perfección no se ha de lograr sino en el más allá trascendente, tras del juicio divino sobre la conducta individual de cada hombre, y los castigos o premios subsiguientes.
Ecos del tema hallamos ya en el contexto teológico en que surge la literatura sapiencial del Antiguo Testamento, donde la dicha y el triunfo del impío hacen dudar y quejarse ante Dios al justo sufriente.
Cfr. Job, libro prácticamente dedicado completamente al tema; Salmos, III, VI, XIII y XXXV; Sabiduría, I, V; Lucos, XVI, 20 y siguientes.

48 Martín del Río, Disquisitionum Magicarum libri sex, Lyon, 1608, p. 55 y ss., 275 y ss. y 395 y ss. «Se colige que comete sortilegio herético el que invoca al demonio haciendo primero círculos en tierra, escribiendo en ellos algunos signos y poniendo luego en medio a un niño, porque parece que el tal tributa al diablo cierto honor, sobre todo teniendo en cuenta que los círculos son significativos de divinidad.» Apud. César Carena, Tractatus de Officio Sanctissimae Inquisitionis, Cremona, 1641, p. 225.

49 Ibid., Carena, p. 206 y ss.

50 Tanto el Derecho Regio como el Canónico dispusieron desde antiguo castigos para el clérigo o el religioso que públicamente delinquía contra su voto de castidad. Sin embargo, a partir de mediados del siglo xvi, cuando el Concilio de Trento urgió de modo tajante la obligatoriedad de la confesión anual (XIV-5), ante el temor de que el deterioro en el rigor de la disciplina, y sobre todo la tolerancia con el abuso de los sacramentos sirviese de argumento a quienes desde el bando luterano consideraban éstos simples ceremonias, la Santa Sede se preocupó de extremar el celo en la persecución y condena de aquellos confesores que solicitaban los favores amorosos de sus penitentes, aprovechándose de las circunstancias que les deparaban la administración del Sacramento de la Confesión. Cfr. Juan Alberghini, Manuale qualificatorum Sanctae, Inquisitionis, Zaragoza, 1671, p. 115 y ss.
Tales confesores solicitantes, sin duda a instancia del Consejo de la Suprema, fueron sometidos en España a la jurisdicción inquisitorial, ya que su actitud sacrilega les hacía, cuando menos, sospechosos de sentir erróneamente del Sacramento, menospreciándolo con su actitud abusiva. Así lo dispuso la bula de Paulo IV Cum sit nuper, de 16 de abril de 1561, dirigida al Inquisidor General Valdés. A ella siguieron la de Gregorio XV, Universi Dominici Gregis, de 30 de agosto de 1622, y las de Benedicto XIV, Sacramentum Poenitentiae, de 1 de junio de 1741 y Apostolici muneris, de 8 de marzo de 1745. Cfr. S. Tomás, Summa Theologica, Sup. IIIæ q. XX, a. II, ad 1, por las que eran confirmadas y aun extendidas las atribuciones inquisitoriales, ya que, en su virtud, empezó a no hacerse diferencia, en orden a la consideración del delito, si éste había sido cometido con varones o con hembras o si había tenido lugar en los aledaños o en el acto mismo de la confesión, prohibiéndose además, bajo graves penas, la absolución del pecado en que incurría el cómplice venéreo por el sacerdote previamente solicitante.

51 La bigamia se convirtió durante buena parte del siglo xvi, y aun después, en una cuestión candente de alcance más amplio del que a primera vista pudiera parecer, por varios motivos, entre los que se destacaba, lógicamente, la querella luterana y también el famoso Decreto Tametsi (cap. 1 de la sesión XXIV de Reforma del Matrimonio) del Concilio de Trento, en virtud del cual se zanjaba una larga y espinosa cuestión, declarando nulos los matrimonios secretos, basados exclusivamente sobre el mutuo consentimiento de los contrayentes, sin recurrir a ninguna forma religiosa, o simplemente pública. Tales matrimonios secretos era frecuente quedaran disueltos al arbitrio de una de las partes, o de ambas, y con ello la doctrina canónica, que los consideraba válidos, enlazando con la más pura tradición del Derecho Romano, daba pie a que se contradijese el principio dogmático de la indisolubilidad, salvo en aquellos casos en que quedara demostrada la no consumación o no existencia de tal matrimonio. El Concilio obligó al establecimiento de registros en las parroquias en que el matrimonio era celebrado sacramentalmente, previas tres proclamas, ante el párroco y dos testigos, con el fin de poder contar con testimonios que impidieran la ruptura impune del vínculo y la celebración de nuevo matrimonio. Cfr. L. Bressan, «La indisolubilidad del matrimonio en el Concilio de Trento», en T. García Barberena (Dir.) El vínculo matrimonial, Madrid, 1978, p. 219-238.

52 La simple fornicación, según los moralistas, se define como «concubitus naturalis soluti cum soluta corrupta». Francisco Larraga, Prontuario de Teología Moral, Madrid, 1819, p. 435: es decir, unión sexual natural (para diferenciarla de la sodomía) de soltero con soltera no virgen (ya que si lo fuera se trataría de estupro, y si alguno de los delincuentes casado, adulterio).
Resulta curioso observar que una gran parte de los procesos inquisitoriales conservados tuvieron por objeto la persecución del sinnúmero de miembros de las clases populares que opinaban laxa o afirmativamente en este terreno. Y que no se trataba de un problema exclusivamente hispánico nos lo muestra el hecho de que entre las proposiciones condenadas por Inocencio XI para la Iglesia Universal por bula de 2 de marzo de 1679 se declaraba errónea aquélla, que sostenía que: «Tan claro parece, que la fornicación, de su naturaleza, no incluye malicia, y que sólo es mala porque está prohibida, que lo contrario parece totalmente disonante a la razón.»
A la que seguía otra que relegaba igualmente la condena de la masturbación o polución voluntaria al terreno de las leyes positivas humanas, cuya derogación sería, por tanto, posible a voluntad del legislador:
«La polución no está prohibida por Derecho Natural, por lo cual, si Dios no la hubiera vedado, muchas veces sería lícita y alguna vez obligatoria bajo pecado mortal.» Cfr. Francisco Van Ranst, Venías in medio, seu D. Thomas, doctor Angelicus, propositiones omnes circa theoriam et praxim rigorem, ac laxitatem versantes praedamnans, Venecia, 1759, p. 116 y 118.
Los inquisidores castigaban a quienes se enfrentaban de este u otro modo con la moral oficial, porque oponerse a ella suponía incurrir al menos en sospecha de herejía. No condenaban ellos el que se fornicara, puesto que a tal culpa moral correspondían ya unos jueces, tribunales y sanciones específicas de índole espiritual y temporal, sino que tal cosa se hiciera con la conciencia de no incurrirse en falta moral. «Por la misma razón resulta igualmente hereje aquel que cree que la simple fornicación no es pecado y no entiendo bien por qué a menudo no son castigados como herejes, sobre todo cuando su ignorancia de haber incurrido en herejía es inexcusable. Nadie que haya confesado alguna vez sus pecados habrá dejado de oír que la simple fornicación es pecado mortal y prohibido por la ley divina.» Apud, Diego Simancas, De Catholicis Institutionibus, Ferrara, 1692, página 455.
«Y aquellos que dicen que la simple fornicación no es pecado, aunque tal cosa sea herejía formal, no obstante, porque se cree que quien lo dice se mueve por otras causas y no yerta en el entendimiento, se les puede flagelar y desterrar.» Cantera, Quaestiones Criminales, Salamanca, 1589, pág. 412. Cfr. el curioso libro de Francisco Farfán de los Godos, Tres libros contra el pecado de la simple fornicación, donde se averigua que la torpeza entre solteros es pecado mortal, según ley divina, natural y humana, que responden a los engaños de los que dicen que no es pecado, Salamanca, 1585.

53 La usura fue tradicionalmente condenada por la Iglesia. Cfr. Decretum, Causa X3V, QV; Decretalium, V-XIX; VI Decretalium, V-II; Clementinas, V; S. Tomás, Summa Teologica, IIa ITæ, quaest. 78; se basaban para ello los teólogos y los canonistas en el principio físico de que resulta injusto exigir a cambio del uso de un bien inanimado mayor cantidad del mismo en el momento de la devolución, ya que de la nada, nada nace (ex nihilo nihil gignit) por ser el dinero algo necesariamente infecundo (pecuniae pecunias non parent). Los Inquisidores intervinieron raramente, como es lógico, en la persecuciján de tal delito, que ya contaba con su fuero y normativa criminal tanto ante los tribunales laicos como ante los canónicos, y únicamente intervinieron para perseguir a quienes sostenían que dar dinero a interés no era pecado. Cfr. Simancas, op. cit., p. 454.

54 «El excomulgado por causa criminal, v. g., por perjurio, por irreligión, por violar un monasterio, si permaneciera en la excomunión por más de un año, es tenido por convicto y confeso y así puede el juez proceder inmediatamente a la sentencia. La razón está en que la contumacia ocupa el lugar de la propia confesión, y del mismo modo que su confesión sirve para incoarles proceso, igualmente puede servir para ello la contumacia (...). El excomulgado por causa ajena a la fe que manchado por la excomunión durante un año se hace sospechoso de herejía según el Concilio de Tiento (sesión XXV, cap. 3 de reforma), lo cual no sólo es cierto para la excomunión lanzada por causa criminal, sino también para la civil, porque la contumacia es uniforme.» Apud. Fernando de Castro-Palao, Operis Moralis pars prima, Lyon, 1700, p. 417; Decretum, Causa XI, quaest. III, canon 36; V. Decretalium, V, 11, 7.

55 Cfr. Instrucciones de Valdés de 1561, núm. 58.

56 Cfr. Instrucciones de Torquemada, Sevilla, 1484, inst. VI; Partidas, VII, XXI, 4; Nov. Recop., XII, 111,3.

57 No se podía pasar de 50 familiares en Toledo y en el momento de la información eran más de 80.

© Presses universitaires de la Méditerranée, 2002

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search