Version classiqueVersion mobile

Coloquios

 | 
Baltasar de Collazos

El ejemplar R-12046 de la BNE

Texte intégral

  • 1 La descripción tipobibliográfica completa puede consultarse en BDDH2. Collazos, Baltasar de. Coloq (...)

1Los Coloquios de Baltasar de Collazos se conservan en un único ejemplar conocido, en la Biblioteca Nacional de España, bajo la signatura R-12046. Impreso en Lisboa, por Manuel Juan, en 1568, se presenta en un formato en 8º, con letra redonda y cursiva1. Está encuadernado en pasta marrón con un estuche de similares características. En las hojas de guarda aparecen varias anotaciones manuscritas: «No la cita Salvá»; después, en letra de Gayangos: «De este libro trata don Nicolás Antonio en su Biblioteca, aunque equivoca la fecha de la impresión, que es de 1568 y no 1578 como apunta en su Bib. Nov. [Y] Balthasar, Londres 25 Agosto 1877»; y debajo, en distinta caligrafía, «Machín de Monguia Col. V, don Bernardino de Mendoça VII, Grandezas de Sevilla XI».

2Entre los preliminares se incluyen una dedicatoria del autor a Antonio Manrique de Lara, conde de Paredes de Nava, una carta del autor al «discreto lector», varios poemas laudatorios, de Diego Osorio, Juan de Mal Lara y fray Juan de Villalobos, además de dos pareceres, uno del Licenciado Quirós, Fiscal del Santo Oficio, y otro de Garci Sánchez de Robles, Secretario del Consulado de mercaderes de Sevilla (fechado en 1565). A continuación, se presenta el texto de la obra, dividido en dieciocho coloquios y, por último, un soneto del autor a la sepultura de sus padres.

  • 2 Antonio Joaquim Anselmo, Bibliografia das obras impressas em Portugal no seculo xvi, Lisboa, Bibli (...)
  • 3 Fermín de los Reyes Gómez, El libro en España y América. Legislación y censura (siglos xv-xviii), (...)
  • 4 Fermín de los Reyes Gómez, op. Cit., II, p. 802.

3Así pues, la edición manejada vio la luz en Lisboa, en las prensas de Manuel Juan. Las razones que llevaron al autor a imprimir su texto fuera de la Corona de Castilla —y con un editor especializado en obras de contenido religioso2— siguen siendo una incógnita en la actualidad. Si bien, Fermín de los Reyes3 señala que algunos autores acudían a tipógrafos extranjeros por las dificultades para imprimir en Castilla derivadas de la Pragmática de 1558, por medio de la cual se establece una legislación bastante precisa en referencia a la impresión de libros tanto religiosos como profanos, al igual que a su comercialización. Entre estas destacan las que prohíben la introducción de cualquier obra impresa fuera de sus reinos sin licencia real, así como la impresión de textos sin la misma. Se explicita, además que «en principio de cada libro, que assí se imprimiere, se ponga la licencia y la tassa y priuilegio si le ouiere, y el nombre del auctor y del impressor y lugar donde se imprimió4».

  • 5 La mayor parte de las aprobaciones de la época destinadas a obtener la licencia real contienen fór (...)
  • 6 Sirva de ejemplo el siguiente extracto de la incluida en Tardes del Alcázar, impresa en Sevilla: « (...)

4¿Es posible que los problemas para conseguir la licencia real impulsaran a Baltasar de Collazos a recurrir al impresor portugués para ver su obra en papel? No puede asegurarse, pero es cierto que el ejemplar presenta dos documentos, que hemos denominado pareceres (p. 111-112), pretendidamente similares a una aprobación y que quizás pudieron hacerse pasar por tales, aunque no dejan de ser meras epístolas laudatorias a modo de recomendación. De hecho, ninguna de ellas recoge las fórmulas habituales de la época para una aprobación, como la que explicita que la revisión del texto se hace por mandato de la autoridad real, sino que se dirigen al autor haciéndole saber que han leído su obra y que recomiendan su publicación. Además, no hay ninguna alusión al Consejo Real o Consejo de Castilla (organismo responsable de estas diligencias) ni a la viabilidad de la licencia5. No obstante, la justificación de ambos para recomendar la impresión de la obra se asemeja en el modo de expresión a las que solían aducir los censores en las aprobaciones6.

  • 7 Fermín de los Reyes comenta la falta de estudios referentes a los procesos de impresión y la legis (...)

5Curiosamente, su otra obra, los Comentarios de la fundación, y conquistas y toma del Peñón, impresa en Valencia en 1566, sí cumple la normativa de la época7, y se convertiría, de hecho, en la primera obra de Collazos en ver la luz, en contra de lo que él mismo asegura en su dedicatoria de los Coloquios a Antonio Manrique de Lara: «justo es que le consagre y didique mi primera obra» (p. 106). Esto parece indicar que dicho paratexto fue compuesto antes de 1566, quizás en torno a 1565, fecha que aparece en la epístola de García Sánchez de Robles, es decir, más de tres años antes de la fecha que ofrece el colofón, diciembre de 1568. Es posible que el autor iniciara los trámites establecidos, pero por alguna razón hasta ahora desconocida, desistiese o considerase como mejor opción la finalmente adoptada. Así, estos fragmentos se habrían escrito en fecha cercana a la que podría considerarse como de inicio del procedimiento para lograr la licencia y su redacción no fue modificada más tarde. Esta hipótesis puede verse apoyada en algunas referencias internas, como el comentario sobre la defensa de Mazarquivir, hecho acaecido en 1563 y que Antonio, uno de los interlocutores de los Coloquios, se encarga de resaltar:

¿Puédense estos [Lucio Afranio y Marco Petreyo] igualar (ni lo que ellos hizieron) con lo que ayer hizo don Martín de Córdoba, hijo del Conde de Alcaudete: defender a espada y capa, podemos dezir, a Maçarquivir, fuerte tan importante a la cristiandad, echadas ya las murallas por tierra, que no había que hazer más que entrar, de todo el poder del Rey de Argel, no teniendo él más que trezientos soldados españoles y no comida para ellos? (p. 157-158).

  • 8 Collazos hace discutir a sus interlocutores sobre la heroicidad no solo de Afranio y Petreyo en la (...)

6Como queda patente por el uso del adverbio «ayer», el suceso que se recuerda es sin duda reciente y sirve, además, para fijar una fecha post quem en la composición de la obra. En este sentido, resulta bastante significativa la ausencia de menciones a la toma del Peñón de Vélez, una hazaña que se había encargado de recalcar con la redacción de su otra obra y que seguramente merecería aparecer en el listado que se realiza de campañas dignas de señalar8. Esto supondría que la redacción del grueso de la obra se habría realizado, probablemente, entre 1563 y 1564, y, si nos atenemos a sus propias palabras, durante el invierno, antes de que Collazos participase en la que parece ser su última batalla en septiembre de dicho año.

7Sin embargo, otros textos preliminares parecen haberse incorporado con posterioridad, ya que la clara referencia de Diego Osorio a los Comentarios no deja lugar a duda:

  • 9 Se refiere Osorio a la conquista del Peñón de Vélez de la Gomera, objeto de la obra compuesta por (...)

Si la victoria que sin sangre sea,
creyendo que ha de ser muy sanguinosa,
merece con razón ser más gloriosa
que la en quien Marte su braveza emplea,
ya lo mostró claro a quien lo lea
Baltasar de Collaços con su prosa9 [...] (p. 109)

8Ya que la biografía de este autor sigue siendo una incógnita en muchos aspectos, no puede asegurarse qué ocurrió en esos tres años; lo único cierto es que ninguna de sus dos obras se publica en prensas castellanas y este hecho no debe ser casual. Es posible que la misma razón que lo llevó a la imprenta de Juan Mey para sacar a la luz sus Comentarios, lo llevara más tarde a la de Manuel Juan. Si esta tuvo que ver con la imposibilidad de conseguir la licencia real o con la esperanza de que los trámites para la venta de los libros en Castilla fuesen más livianos de solventar, es una pregunta para la que, por el momento, no hay respuesta.

9Otra cuestión problemática es la que se refiere a las noticias que los bibliógrafos han venido trasmitiendo desde el siglo xvii y que suponen la existencia de dos ediciones de la obra que hoy en día desconocemos. Tomás Tamayo de Vargas recoge un título diferente al del ejemplar con el que se ha trabajado:

Diecisiete coloquios varios y discursos de varios asumptos: como que se sustenta con trabajo la honra sin hacienda; trabajos de la guerra y lo mal que se medra; que el oficio de legista y mercader es noble; que el mundo siempre ha sido de una manera; la vida de la galera; grandezas de Sevilla, etc. Declaración de algunos oficios y nombres militares,

  • 10 Tomás Tamayo de Vargas, Junta de Libros, Álvarez García B. (ed.), Madrid-Franckfurt, Iberoamerican (...)
  • 11 Nicolás Antonio, Bibliotheca Hispana Nova, Madrid, Visor, 1996, p. 187 y Joaquim Anselmo, op. cit.(...)
  • 12 Antonio Palau y Dulcet, Manual del librero hispanoamericano: bibliografía general española e hispa (...)

y señala que fue impreso en Lisboa, por Manuel Juan, en 157810. La misma información recoge Nicolás Antonio en su Biblioteca Hispana Nova, seguramente porque la tome del anterior, y algo parecido ocurre con Anselmo, quien se limita a citar a Nicolás Antonio11. En cambio, Antonio Palau recoge un título similar, «Diez y siete coloquios y discursos, entre ellos uno con este título: Grandezas de Sevilla», pero la fecha de impresión que señala es 157612.

10Así pues, se mencionan dos ediciones de las que no ha llegado ningún ejemplar y dos opciones son también las que se plantean al respecto: que efectivamente existieran y se hayan perdido o que los bibliógrafos introdujeran ambas erratas. Resulta plausible suponer una errata o mala lectura del pie de imprenta por parte de Tamayo, cuya confusión en diez años no representa más que la introducción de una X más; sin embargo, el título que estas descripciones reflejan no se corresponde con el del ejemplar conservado, que únicamente dice «Coloquios», no «Diecisiete coloquios varios y discursos...».

  • 13 Julián Martín Abad recoge entre sus noticias imaginarias un caso similar (Julián Martín Abad, op.  (...)

11Lo cierto es que, teniendo en cuenta que se recoge el contenido en estos mismos términos en la hoja con signatura †8v de R-12046, Tomás Tamayo pudo optar por no dar el título del ejemplar que maneja, sino una adaptación del mismo que aporte una mayor información acerca de la obra. Quizás, posteriormente Palau trató de corregir el error de la fecha y el resultado fue la inclusión de otro: cambiando el 8 por el 6, en lugar del 7 por el 6. Con respecto al título, o bien hace lo mismo que Tamayo, es decir, recoger parte de la información del sumario, o bien recoge parcialmente los datos ofrecidos por sus predecesores atendiendo solo a aquellos aspectos que podían interesarle más, en este caso, las noticias relativas a Sevilla13.

  • 14 A pesar de que las búsquedas en los catálogos de bibliotecas y archivos no han dado fruto hasta el (...)

12No obstante, esto no resuelve el porqué de que todos mencionen diecisiete coloquios y no los dieciocho que efectivamente aparecen en el ejemplar de 1569. La respuesta más inmediata sería la de que, efectivamente, existieran, al menos, otras dos ediciones distintas a la que hoy se conoce14 y que, por razones que no han podido descifrarse, en ellas se suprimió algún diálogo o se unieron dos para formar uno solo. Sin embargo, la opción más plausible con los datos que se tienen hasta el momento es que Nicolás Antonio no viera directamente el ejemplar, sirviéndose de lo aportado por Tamayo, quien es posible que sí contase los diálogos por sí mismo equivocando el número total o que tuviese en sus manos un ejemplar mútilo, no el conservado en la Biblioteca Nacional. Lo mismo podría aplicarse a Palau.

  • 15 Joaquim Anselmo, op. cit., p. 204-209.

13Además, de haber existido estas dos ediciones, supondría que realmente el texto gozó de un cierto éxito en su momento, algo que resulta difícil de creer por las pocas huellas que ha dejado la obra, prácticamente desconocida hasta hoy. A ello se une el hecho de que, según lo visto, Baltasar de Collazos marchó a Perú en fecha muy próxima a la de la aparición de la editio princeps de los Coloquios, en 1569, por lo que no parece probable que fuese él quien promovió la reedición de su obra. Tampoco debió de hacerlo Manuel Juan, quien, según comenta Anselmo, deja de imprimir en Lisboa en 1568 y no regresa hasta 1578, lo que resta credibilidad a la existencia de la edición de 157615.

14Todo ello lleva a valorar como probable la identificación de estas referencias con noticias imaginarias, pero siempre existe la posibilidad de que el hallazgo de algún otro ejemplar, o rastro más fiable, depare alguna grata sorpresa.

15En conclusión, la única certeza que actualmente es la de que existe un ejemplar de la obra en la BNE, que llegó a esta ubicación desde la biblioteca de Pascual de Gayangos, y que se corresponde con la primera edición de la que se tiene constancia, cuyo texto se compuso probablemente entre 1563 y 1564.

Notes

1 La descripción tipobibliográfica completa puede consultarse en BDDH2. Collazos, Baltasar de. Coloquios, en Dialogyca BDDH: Biblioteca Digital de Diálogo Hispánico [en línea].  http://iump.ucm.es/DialogycaBDDH/BDDH2/coloquios/ [última consulta 18/05/2017]. Para su elaboración se han seguido las pautas consolidadas por el proyecto de la Tipobibliografía española en volúmenes como los de Julián Martín Abad, La imprenta en Alcalá de Henares (1502-1600), Madrid, Arco/Libros, 1991 y La imprenta en Alcalá de Henares (1601-1700), Madrid, Arco/Libros, 1999, o Mercedes Fernández Valladares, La imprenta en Burgos (1501-1600), Madrid, Arco/Libros, 2005, así como las adoptadas por el Grupo de prosa hispánica bajomedieval y renacentista y que pueden consultarse en Eleonora Arrigoni, Consolación Baranda Leturio, Mercedes Fernández Valladares y Ana Vian Herrero, Dialogyca BDDH-Biblioteca Digital de Diálogo Hispánico: Manual de Procedimiento de Trabajo Normalizado (4ª versión), 2013, 122-137. Accesible en línea: http://eprints.ucm.es/23663/2/PTNv4.pdf.

2 Antonio Joaquim Anselmo, Bibliografia das obras impressas em Portugal no seculo xvi, Lisboa, Biblioteca Nacional, 1977, p. 204-209.

3 Fermín de los Reyes Gómez, El libro en España y América. Legislación y censura (siglos xv-xviii), I, Madrid, Arco Libros, 2000, p. 242-245 y 799-805.

4 Fermín de los Reyes Gómez, op. Cit., II, p. 802.

5 La mayor parte de las aprobaciones de la época destinadas a obtener la licencia real contienen fórmulas como las siguientes: «Por mandado de los señores del Consejo Real, he visto un libro intitulado [...] y en él no hallo alguna cosa que sea contra la Fe Católica [...], por lo cual se puede dar la licencia que pide [...]» (Mateo Alemán, Guzmán de Alfarache, Micó J.M. (ed.), Madrid, Cátedra, 2000, p. 103), o bien «He visto por comissión del señor provisor este libro, intitulado Tardes del Alcáçar. Dotrina para el perfeto vasallo. Y demás de no hallar en él cosa que sea contra nuestra santa fee ni contra las buenas costumbres [...]. Y assí juzgo que merece su autor la licencia que pide para darlo a estampa, porque lo puedan gozar todos» (Juan de Robles Tardes del Alcázar. Doctrina para el perfecto vasallo, Castro Díaz A. (ed.), Sevilla, Ayuntamiento de Sevilla-Instituto de la Cultura y las Artes, 2010, p. 239). La ausencia de estos términos en los documentos presentes en este ejemplar parece indicar que fue el propio autor quien solicitó a los firmantes que revisasen su obra, quizás con la intención de solicitar la licencia apoyándose en informes favorables de autoridades eclesiásticas y civiles como los aquí contenidos.

6 Sirva de ejemplo el siguiente extracto de la incluida en Tardes del Alcázar, impresa en Sevilla: «[...] me parece que cumple bastantemente lo que promete con los avisos y documentos que da y las consideraciones que propone; con que podrá el pueblo proceder no sólo con la lealtad de que se precia España, sino con cordura, y tener el ánima y consuelo que por ventura no tendrá sin ellas. Todo lo cual no puede dexar de ser utilíssimo a la república; y más yendo con estilo tan acomodado para entenderse, y las questiones de las materias que trata tan bien resueltas, que, hermanándose la claridad con la sustancia, puede dar satisfación a todos» (Juan de Robles, op. cit., p. 239).

7 Fermín de los Reyes comenta la falta de estudios referentes a los procesos de impresión y la legislación en Valencia, pero establece una serie de observaciones sobre su funcionamiento a partir de la revisión de los preliminares recogidos en el repertorio de Margarita Bosch: «A partir de los años 30 hay aprobaciones y licencias otorgadas por los inquisidores, práctica que se mantiene, pese a las prohibiciones, hasta, aproximadamente, 1566 [...]. Es a partir de 1566 cuando encontramos un notable cambio como consecuencia de la aplicación de las disposiciones tridentinas: licencia del Ordinario y de los superiores de las órdenes en caso de autores religiosos, ambas con sus respectivas censuras previas [...]. Por lo tanto, la situación en Valencia desde los años setenta se normaliza y, sin seguir la legislación castellana, sí que supone una censura previa por las autoridades eclesiásticas» (Fermín de los Reyes, op. cit., I, p. 256-258).

8 Collazos hace discutir a sus interlocutores sobre la heroicidad no solo de Afranio y Petreyo en la defensa de Lérida, con quienes compara a Martín de Córdoba, sino también de Ulises y, modernamente, Hernán Cortés, y de la batalla entre Octaviano y Marco Antonio, de la que se destaca que el primero obtuvo la victoria sin pelear. A mi modesto entender, si el autor hubiese tenido ya conocimiento de la toma del Peñón, no habría dudado en colocarlo como parangón de esta última, ya que ambas victorias se obtienen con facilidad, es decir, sin derramamiento de sangre. En cambio, para la comparación en este caso debe servirse de la batalla de Bernardino de Mendoza con dos corsarios argelinos en la isla de Alborán, acaecida en 1540 y de la cual no es precisamente la falta de violencia la característica fundamental.

9 Se refiere Osorio a la conquista del Peñón de Vélez de la Gomera, objeto de la obra compuesta por Baltasar de Collazos, quien precisamente hace hincapié en el hecho de que esta plaza fuese tomada sin derramamiento de sangre. Para más información véase la nota 16 de la edición, p. 131.

10 Tomás Tamayo de Vargas, Junta de Libros, Álvarez García B. (ed.), Madrid-Franckfurt, Iberoamericana-Vervüert, 2007, p. 87.

11 Nicolás Antonio, Bibliotheca Hispana Nova, Madrid, Visor, 1996, p. 187 y Joaquim Anselmo, op. cit. Cristina González Hernández ha demostrado que «la Junta de Tamayo de Vargas es una de las fuentes primordiales de Nicolás Antonio aunque, a veces, no lo reconozca [...]. En suma, son muchos los ejemplos en los que Nicolás Antonio trasladó íntegramente los datos aportados por Tamayo, incluso el formato erróneo» (Cristina González Hernández, La "Junta de libros" de Tamayo de Vargas: ensayo de documentación bibliográfica, Madrid, Universidad Complutense de Madrid, 2012, p. CIV-CV).

12 Antonio Palau y Dulcet, Manual del librero hispanoamericano: bibliografía general española e hispano-americana desde la invención de la imprenta hasta nuestros tiempos, III, Barcelona, Antonio Palau, 1950, n. 57613, p. 591.

13 Julián Martín Abad recoge entre sus noticias imaginarias un caso similar (Julián Martín Abad, op. cit., 1999, p. 1323, n. 50). Agradezco a Mercedes Fernández Valladares su inestimable ayuda con las cuestiones bibliográficas y sus sugerencias y correcciones.

14 A pesar de que las búsquedas en los catálogos de bibliotecas y archivos no han dado fruto hasta el momento, he localizado una nota que dice lo siguiente: «Baltasar Collazos.- Grandezas de Sevilla, 1578, en 8º, del cual vi una copia en folio en la librería del Conde del Águila» (Justino Matute y Gaviria, Noticias de la historia de Sevilla que no constan en sus anales, recogidas de diversos impresos y manuscritos, Vázquez Ruiz J. (pról. y ed.), Sevilla, publicadas por el Excmo. Sr. D. Juan Pérez de Guzmán, Duque de T’Serclaes, Imp. de E. Rasco, 1886, p. 123). Lamentablemente, la biblioteca del Conde del Águila se vendió y dispersó a su muerte y el inventario previo a la subasta no ofrece en muchos casos datos completos de las obras en venta, por lo que no he encontrado rastro de este ejemplar.

15 Joaquim Anselmo, op. cit., p. 204-209.

© Presses universitaires de la Méditerranée, 2018

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search