Version classiqueVersion mobile

Tríptico de la expulsión de los moriscos

 | 
Rafael Benítez Sánchez-Blanco

Parte II. El triunfo de la razón de estado

Capítulo 5. El gran memorándum de 1607 y su influjo en la decisión de expulsar a los moriscos

Texte intégral

1El legajo 212 de la sección de Estado del Archivo General de Simancas contiene documentos importantes en la trayectoria histórica de los moriscos como es el acta de la reunión del 30 de enero de 1608 en que se aconsejó a Felipe III la expulsión. Le acompaña una extensa relación de materiales diversos preparada para informar a los consejeros de los antecedentes de la cuestión. En este memorándum se resumen, de forma más o menos extensa, piezas clave de las discusiones a que dio lugar, desde los años ochenta del siglo XVI, el que desde la sublevación y guerra de Granada se configura como «el problema morisco». A partir de estos materiales quiero reflexionar sobre la importancia que para la toma de decisiones —centradas en el caso morisco— tenía el recurso a los documentos y el manejo de los archivos. Debemos preguntarnos sobre la forma en que se reunían y seleccionaban los materiales puestos a disposición del análisis de los políticos, así como sobre su utilización e influjo real en la toma de decisiones.

  • 1 En este trabajo se extracta una parte de mi contribución «De moriscos, papeles y archivos: el gran (...)

2El mencionado expediente del legajo 212 es, muy posiblemente, la mejor muestra del recurso a los documentos y a los archivos en el caso que me ocupa, tanto por los materiales manejados y resumidos como por el momento histórico en que se utilizaron. Pero no es el único ejemplo ya que el recurso al estudio de los antecedentes se configura como un procedimiento sistemático1.

  • 2 ACA, Consejo de Aragón, leg. 221. Hay otras copias en AHN, Inquisición, leg. 1791, exp. 2, y en la (...)
  • 3 AHN, Inquisición, leg. 1791, exp. 5.

3Así, el 11 de junio de 1587 comenzó una junta en Madrid y en casa del entonces Inquisidor General cardenal Quiroga. La causa de la nueva reunión se debía, según el acta, a «los muchos avisos que [Su Magestad] ha tenido de algunos años a esta parte en diversos y muchos memoriales que le an dado» sobre el mal comportamiento de los moriscos. Felipe II ordena que se haga una relación de dichos memoriales «y que se juntase con las demás que sobre la misma materia había y con lo que resultase de muchas juntas que en diversos tiempos se habían hecho desde los años de 24 hasta el de 86 estando Su Magestad en la ciudad de Valencia». Siguiendo el procedimiento habitual «se leyeron por el licenciado Arenillas de Reynoso, fiscal del Consejo de [...] Inquisición ciertas relaciones y papeles tocantes a la dicha materia, y la relación que se había sacado de los memoriales que sobre ella a Su Magestad se habían dado [...], de todos los quales papeles resultó platicar sobre las cosas siguientes2».Muy posiblemente la relación mencionada sea la contenida en un documento del Archivo Histórico Nacional titulado, justamente, Relación de los memoriales que se dieron a Su Magestad en las Cortes de Monçón de 85 y 863. Se trata de una extensa síntesis en 20 páginas, en que se sistematizan las cuestiones tratadas y en cuyos márgenes se van anotando los autores, algunos anónimos, que las defienden.

  • 4 BL, Egerton, 1511, 280-287. El mismo propósito debían de tener dos folios sueltos de un documento i (...)

4La junta de Madrid, que se complementará con otra que tiene lugar en Valencia presidida por el arzobispo Ribera, conocerá varias suspensiones y reanudaciones, sin que los acuerdos llegaran a ponerse plenamente en práctica durante el reinado del Prudente. En 1591 y luego en 1595 se retoman las discusiones. Para esta última ocasión se prepara un memorándum sobre Las cosas en que se conforman los decretos de las juntas de Madrid y Valencia4. Implica una modificación en el procedimiento; ya no se trata de una acumulación de materiales diversos, ni de remontarse a los orígenes históricos del problema. De forma más efectiva se resumen los acuerdos inmediatos y se señalan los puntos de acuerdo y desacuerdo entre ambas juntas para así poder retomar una discusión que, a pesar del tiempo transcurrido, se considera continúa. Y al igual que de las reuniones comenzadas en 1587, también contamos con las actas de las que arrancan en 1595, como veremos después.

1. Memoria personal y registro escrito

5Don Juan de Idiáquez, Comendador Mayor de León, fue uno de los protagonistas principales del último acto del drama de los moriscos. Desde el comienzo del reinado de Felipe III su voz se oye en las juntas y consejos defendiendo propuestas duras. En la junta que tuvo lugar el 3 de enero de 1602 bajo el impulso provocado por el memorial del patriarca Ribera de 1601 (el primer «papel», como será denominado), el Comendador Mayor de León recurre a su memoria y se remonta a las juntas de Lisboa de 1582, en las que participó:

  • 5 Conque’ equivale aquí a ‘ya que’.

Don Juan de Idiáquez refirió que en la junta que se hizo en Lisboa sobre estas materias, hallándose allí Su Magestad que haya gloria, en que intervino el duque de Alva y también don Juan de Idiáquez y el conde de Chinchón, se platicaron medios sangrientos no solo de hecharlos sino de quitarles las vidas y dar barreno a los navíos reservando solamente los que se pudiessen cathechizar y algunos que de su voluntad quisiessen quedar, y que entonces también se hizo consideración de que en África tienen tanta abundancia \de gente/ que no importava añadirles ésta. Y que de Lisboa se vino con resolución de que a la buelta de la armada de las Terceras se pusiesse en execución por mano de don Alonso de Leyva, y que a la buelta de la armada se desvanesció este pensamiento, conque5 convino imbiar a Flandes la gente de la dicha armada, como se imbió con las mismas naves a Italia debaxo la mano del conde de Puñoenrostro y de allí passó a Flandes.

  • 6 Resume’ por ‘rezume’; es decir, para que no se filtre la noticia.
  • 7 AGS, Estado, 208. Fue publicado por Manuel Danvila y Collado, La expulsión de los moriscos españole (...)

6Pero Idiáquez remite, además de a su memoria personal, a los documentos escritos, para de inmediato poner de relieve el problema que plantea ahora al gobierno su falta de custodia adecuada, y el de la relación entre memoria personal y registro escrito: «Y aunque cree que en los papeles que tendrá el conde de Chinchón estarán más desmenuzadas las particularidades, importa tanto el secreto que, porque no se resume6, pues se sabe la substancia se podrá escusar de pedírselos.» Es decir, está tan seguro de sus recuerdos que, aunque sería interesante conocer los detalles, lo fundamental lo acaba de exponer en su intervención. El decreto de Felipe III se conforma con esta opinión: «He holgado de entender esto con que se justificará más lo que se hiçiere, y bien me parece que no se pidan los papeles al conde de Chinchón7.» En este momento el Rey se inclina por la propuesta de Idiáquez, respaldada por el conde de Miranda, de expulsar a los moriscos a Berbería, a lugar de matarlos o de hundir los barcos que los transportasen. Sin embargo, la oposición cerrada del duque de Lerma y del confesor real fray, Gaspar de Córdoba, bloquearon el acuerdo, al menos durante cinco años y medio.

7En efecto, el 29 de octubre de 1607 se reúnen el nuevo confesor real, Fr. Jerónimo Javierre, el Comendador Mayor de León y el conde de Miranda, con orden de volver a estudiar los antecedentes de la cuestión morisca:

  • 8 AGS, Estado, 208. Fue publicado por Boronat, Moriscos, II, p. 104-111. La cita en la p. 104.

En cumplimiento de lo que Vuestra Magestad fue servido mandar se vieron por la Junta de Tres todas las consultas que se hizieron por diversas juntas que huvo desde 4 de diciembre del año de 1581 hasta agora y los pareceres que dieron el Patriarca arcobispo de Valencia, el cardenal de Guevara y diversos religiosos, hombres graves y doctos, y otras personas sobre la materia de los moriscos, y los acuerdos y resoluciones que se tomaron assí sobre su conversión y ynstructión como lo que se deve hazer dellos visto el poco fructo que se a sacado de las diligencias que se han hecho para reducirlos y convertirlos8.

  • 9 AGS, Estado, 208. Fue publicado por Boronat, Moriscos, II, p. 111-112.

8Esta introducción del acta de la reunión es fundamental para situar el memorándum que vamos a analizar, ya que en él encontraremos resumidos los materiales que en ella se mencionan. Con un matiz importante: aquí parece que se habla de los documentos y no de su resumen. El confesor Javierre hace mención expresa a «los largos discursos» de Ribera, al memorial del cardenal Guevara y a los de «algunos religiosos doctos y sanctos que han escrito sobre esta materia, y dos dellos —de la orden del glorioso padre sancto Domingo— y D. Juan Boyl añaden que el bienaventurado padre fray Luys Bertrán» transmitió una profecía sobre el castigo divino que amenazaba a España por tolerar los pecados de los moriscos. Idiáquez, aunque no menciona expresamente ningún autor o documento, hace claras referencias al escrito remitido por Fr. Sebastián de Encinas cuando habla de que los cristianos viejos «van menguando» mientras que los moriscos aumentan, entre otros motivos porque no padecen «los excessivos gastos que se an yntroducido con las cargas del matrimonio». Lo significativo es que esta última expresión subrayada no figura en el resumen contenido en el memorándum, lo que obliga a pensar que se están discutiendo los textos originales y no la síntesis. De momento lo que se aprueba, a instancia del confesor real, es que se reúna un concilio provincial en Valencia para estudiar una nueva campaña de instrucción. Felipe III dará el visto bueno a que se realice un nuevo intento de conversión «lo más presto que se pudiere9». El 1.o de enero de 1608 se volvió a reunir la junta para tratar de esta decisión real y de la forma de aplicarla, así como de noticias alarmantes recién llegadas sobre las huidas de moriscos valencianos a través de Francia. Idiáquez volvió a rememorar las reuniones de Lisboa de 1582:

  • 10 Reducir a la memoria’: «hacer memoria; acordarse» (DRAE 2001).
  • 11 Esta frase añadida al margen.
  • 12 AGS, Estado, 208. Fue publicado por Boronat, Moriscos, II, p. 98-102. La cita de la p. 100.

Açerca de lo cual reduze a la memoria10 que en una junta que el Rey nuestro señor, que esté en gloria, mandó hazer en Portugal, en que concurrieron el duque de Alva, el padre fray Diego de Chaves y otras personas, se trató de esta materia y pareçió que el arrancarlos de raýz era lo mejor y más seguro y que así se devía hacer una grande expulsión, como se hizo en tiempo de los señores Reyes Cathólicos de los judíos11, pero venido a la execución se representaron grandes difficultades, porque eran menester muchas fuerças y estar desembaraçados de otras cossas que podrán dar cuydado, y assí nunca se llegó a ponerlo en effecto12.

9Recuerda también que entonces no pareció que fuera inconveniente enviar tanta gente a Berbería, ya que más que reforzar a los enemigos «causaría confusión no teniendo tierras ni casas propias donde vivir». De momento, su propuesta, apoyada por el conde de Miranda, es que al tiempo que se les instruye se les dejara emigrar libremente a Berbería: «Se les debe hazer, como dizen, la puente de plata.»

  • 13 Está encabezado por una frase un tanto enigmática, ya que muy bien podía hacer referencia al memora (...)

10Finalmente, el 30 de enero se reunió el Consejo de Estado en pleno. Llegamos así al legajo 212 de Estado de Simancas. Aunque los papeles están desordenados, y sin numerar cuando los consulté, puede reconstruirse con bastante certidumbre el desarrollo de la junta. Una hoja suelta, que debía formar parte de la carpeta general, nos da el objetivo de la reunión: «Minutas en que se apuntan todos los motivos de la expulsión de los moriscos y se vota por todo el Consejo estendidamente.» Se trataba, en definitiva, de que el plenario del Consejo de Estado se enfrentara al problema morisco con la idea de la expulsión en la agenda. Luego, en lo que debemos considerar que es el inicio de la consulta elevada por el Consejo, se nos explica —a nosotros y a Felipe III— que «en Consejo pleno se vieron, como Vuestra Magestad lo embió a mandar, los papeles más sustanciales tocantes a la materia de los moriscos cuya sustancia en suma es la que se sigue». Debió de leerse, con toda probabilidad, y siguiendo el mandato real, detrás del cual debe verse la mano del duque de Lerma, el extenso memorándum de 48 folios que lleva por título: La sustancia de lo que ay en la materia de los moriscos. Y a continuación, un resumen de lo tratado en la última reunión de la Junta de Tres de 1.° de enero13. Leídos todos estos materiales, «y haviéndose platicado en el Consejo sobre ello, se votó en la forma que se sigue» y que, como hemos visto en el primer capítulo, fue favorable a la expulsión.

2. Contenido del memorándum

  • 14 En el documento se ha corregido «Aragón», y se ha añadido: «me dio».

11El memorándum se estructura en tres partes, como en su introducción dice el anónimo autor: «En los papeles que el señor Comendador Mayor de León14 me dio ay tres géneros dellos, como adelante se declarará.» Realmente puede considerarse que son cuatro, ya que la segunda se compone, como vamos a ver, de dos apartados diferentes. Voy a exponer el contenido del mismo, remitiendo a los folios del documento, a las páginas de Pascual Boronat que publicó una gran parte a lo largo de su obra, y al texto completo, inédito o publicado, de los documentos que se resumen y he podido localizar.

*

12I. «Los primeros [papeles] se causaron desde 4 de deziembre de 1581 hasta 23 de settiembre de 1582, en esta forma»:

      • 15 F. 1r.-4r. Publicado por Boronat, Moriscos, I, p. 291-294. El memorial al que se hace referencia y (...)

      Resolución de una junta celebrada en Lisboa el 4 de diciembre de 1581 en la que intervienen el P. Fr. Diego de Chaves, confesor real, Rodrigo Vázquez y el secretario Delgado. Tras analizar «un papel de algunos medios que pareció podrían aprovechar para la conversión de los moriscos de Valençia», que se resume, aconsejan que, aunque hay suficientes regulaciones sobre el asunto y que lo que importa es ponerlas en ejecución, se envíe a los prelados de Aragón, Valencia y Granada para que den su opinión15.

      • 16 F. 4r.

      Consulta de una junta celebrada en Lisboa el 10 de febrero de 1582, integrada por el conde de Chinchón, Rodrigo Vázquez y el secretario Delgado, «sobre algún aviso de delictos particulares que devieron cometer moriscos de Valencia», decretada por Felipe II, «que por no tocar a esta materia general se dexa de sacar por relación16».

      • 17 F. 4r.-v. Publicadas por R. de Zayas, Moriscos, doc. XIV y XV.

      Copia de dos cartas del marqués de Denia —y futuro duque de Lerma— de 5 de abril de 1582 en que trata de la forma de convertir a los moriscos y se opone a que se saquen del Reino «porque quedarán perdidas las rentas reales y las de las iglesias y señores17».

      • 18 F. 4v. Es de abril de 1582.

      Copia de una carta de Antonio de Herrera, secretario de Vespasiano Gonzaga —Virrey de Valencia entre junio de 1575 y mayo de 1578—, con algunas advertencias para sacar a los moriscos de Valencia, «que si se huviere de tratar desto se podrá ver a la letra18

      • 19 F. 4v. Publicado por R. de Zayas, Moriscos, doc. XIX.

      Consulta de una junta celebrada en Lisboa el 19 de junio de 1582, integrada por Fr. Diego de Chaves, el conde de Chinchón, Rodrigo Vázquez y el secretario Delgado, y que propone medidas «para assegurarse de los moriscos aquel verano19».

      • 20 F. 4v.

      Memorial de 1582 en que se trata de las prevenciones necesarias para asegurar el Reino de Valencia de los moriscos; carta al Virrey Aytona y su respuesta indicando las casas de moriscos y cristianos viejos que había en él y las armas y municiones con que contaba la Generalitat20.

      • 21 F. 4v.-5r.

      Copia del parecer de Fr. Luis Bertrán, de 30 de septiembre de 1579, recomendando a las autoridades civiles y religiosas que exijan a los moriscos cumplir con la fe cristiana o, si esto fuese imposible, que no se bautice a los niños21.

      • 22 F. 5r. Puede verse una copia del acta en la BNE, ms. 12179, f. 331. Publicado en: Rafael Benítez, « (...)

      Consulta de la junta celebrada en Lisboa el 13 de septiembre de 1582, integrada por Fr. Diego de Chaves, el conde de Chinchón, Rodrigo Vázquez y el secretario Delgado, «en que se remiten al parecer de 19 de junio del mismo año22».

      • 23 Pedro Manrique de Lara y Girón, duque de Nájera, fue Virrey de Valencia de julio de 1578 a julio de (...)
      • 24 F. 5r.-6r.

      Copia de un memorial de Fr. Francisco de Ribas, de la Orden de los Mínimos, «que se dio en tiempo del duque de Nájera23.» Su postura es que dadas las deficiencias de su evangelización y el poco resultado de los castigos conviene, después de encomendarlo a Dios, tomar medidas radicales. Lo mejor sería expulsarles a Berbería, pero como sospecha que esto no será posible, recomienda no obligarles a bautizar a sus hijos y dejarles ir libremente24.

      • 25 F. 6r.-v. El memorial fue publicado por Boronat, Moriscos, I. doc. 27, p. 612-634. Hay una copia ma (...)

      Memorial de Martín de Salvatierra, obispo de Segorbe, defendiendo la expulsión de los moriscos25.

      • 26 F. 6v. El memorial fue publicado por Boronat, Moriscos, I, p. 325-328, y por R. de Zayas, Moriscos, (...)

      Memorial del patriarca Ribera al cardenal Quiroga respondiendo al presentado por los moriscos a Fr. Francisco Maldonado, General de los Mercedarios, alegando no estar bien instruidos y pidiendo tiempo sin Inquisición. Ribera prueba que es «todo invençión y bellaquería26».

      • 27 F. 6v.-7v. Publicado por Boronat, Moriscos, I, p. 300-301. El documento en la RAH, 9/6436, exp. s.n (...)

      Consulta de una junta celebrada en Lisboa el 19 de septiembre de 1582, en la que participaron el duque de Alba, Fr. Diego de Chaves, el conde de Chinchón, Rodrigo Vázquez y don Juan de Idiáquez «en que dize que haviéndose visto todos los papeles que havían venido tocantes a los moriscos de España y haviendo platicado mucho sobre ello se resolvieron que como cosa tan importante y necessaria se devían sacar con toda brevedad los moriscos de Valençia, sin tocar por entonces a los de Aragón y Castilla», y se llevasen a desembarcar a Orán y Mazalquivir. Concluye señalando que «no ay resolución de Su Magestad sobre esto27».

      • 28 F. 7v. Publicado por Boronat, Moriscos, I, p. 301. El documento fue publicado por R. de Zayas, Mori (...)

      Consulta de una junta celebrada en Lisboa el 23 de septiembre de 1582 en que se acordó que convenía para poner en ejecución la expulsión de los moriscos de Valencia debía hablar el Rey con los principales señores del Reino, y acercarse a Castilla. Especifica «que tampoco ay resolución de Su Magestad28».

*

13II. «Los segundos papeles consisten en 40 consultas que se hizieron por una junta donde se tratava la materia de la instructión y conversión de los moriscos de Valençia desde 12 de março de 1595 hasta 5 de enero de 1600 en la cual se veýa lo que se acordava en una junta que havía en Valencia el tiempo que Su Magestad estuvo ausente, y aquí se sacará la relación de lo resuelto sobre todas las dichas consultas y si se dudare de algo se podrá ver por la letra. No se declara en ninguna destas consultas las personas que yntervinieron en esta junta, porque todas están señaladas del conde de Villalonga, que era el secretario della.»

  • 29 F. 8r.-24v.
  • 30 F. 25r.-27r.

14En realidad los «segundos papeles» incluyen dos partes; la primera presenta las consultas de la junta que sobre la instrucción de los moriscos valencianos tuvo lugar en Madrid durante los últimos años de vida de Felipe II, y a las que el anciano monarca fue respondiendo, muchas veces de forma autógrafa. A ellas se añaden la relación de otras, sobre lo mismo, celebradas ya bajo el mandato de Felipe III29. La segunda parte, como veremos, sintetiza acuerdos del Consejo de Estado30.

15De los resúmenes contenidos en la primera parte, los correspondientes a las 39 primeras juntas fueron publicados por Pascual Boronat en el documento 30 del primer volumen de sus Moriscos (p. 656-670) y las dos últimas lo fueron en el volumen II, páginas 17 a 20, y a ellos me remito con las siguientes observaciones: la primera hace referencia al número ya que aunque la introducción habla de 40, se incluyen 41 resúmenes. La explicación que se me ocurre es que el número 37 no corresponde a una consulta de la junta de moriscos sino del Consejo de Aragón. Hay que señalar también que las fechas indicadas en el documento corresponden a la respuesta real, y no a la reunión de la junta.

  • 31 ACA, Consejo de Aragón, leg. 221.
  • 32 BNE, ms. 10388, f. 91-173.
  • 33 R. de Zayas, Moriscos, doc. XXIV, XXVIII a XXXII, XXXIV, XXXVI y XXXVII.

16Además de este breve extracto, existe uno algo más amplio en el Archivo de la Corona de Aragón31, y, sobre todo, se conservan las actas originales de gran parte de las reuniones en la Biblioteca Nacional de España32, salvo los números 11, 18 a 20, 23, 34, 37, 40 y 41 que forman parte de la colección Holland y fueron publicados por su propietario Rodrigo de Zayas33. La reseña 41 lleva anotado al margen una «+» y el número «1.°».

  • 34 AGS, Estado, 208 (5 de julio 1588). Danvila, Moriscos, doc. XXXIV, p. 306.
  • 35 AGS, Estado, 165, números 348 (30 de noviembre 1588), 349 (14 de noviembre 1589), 351 (22 de mayo 1 (...)
  • 36 Aunque solo se hace referencia a «la última consulta», se deduce del contenido, y en particular de (...)
  • 37 Boronat, Moriscos, II, p. 19-20.
  • 38 R. de Zayas, Moriscos, doc. XXXVIII.

17La segunda parte de los segundos papeles tiene como encabezamiento: «Puntos sobre los que el Consejo de Estado consultó desde 5 de julio de 1588 hasta 19 de febrero de 1600». Son siete consultas del Consejo relativas a los moriscos: las seis primeras tratan de los granadinos distribuidos por Castilla; el resumen fue publicado por Zayas a partir de una copia de la colección Holland (doc. XXXV). Los consultas originales, conservadas en el Archivo de Simancas, fueron publicadas por Danvila, la primera34, que lleva al margen la anotación «2.°+», y por Boronat, las demás35. En la 7.a y última se analizan los acuerdos de la junta de instrucción de los valencianos de 5 de enero y 7 de febrero de 160036. El resumen fue publicado por Boronat37 y el documento por Zayas38.

*

18III. «Los terceros papeles son desde el año de 1598 hasta el de 95 [sic por 1605] de advertimientos que an hecho diversas personas sobre la misma materia de los moriscos»:

    • 39 F. 27r.-28r. El resumen publicado por Boronat, Moriscos, I, 366-368. El documento por R. de Zayas, (...)

    Discurso del licenciado Martín González de Cellorigo remitido a don Juan de Idiáquez el 24 de abril de 159839.

    • 40 F. 28v.-29v. Lleva anotado al margen: «5.°+e». El resumen publicado por Boronat, Moriscos, II, p. 2 (...)

    Memorial del cardenal Fernando Niño Guevara, arzobispo de Toledo e Inquisidor General a Felipe III40.

    • 41 F. 29v. Anotado al margen: «f». El resumen publicado por Boronat, Moriscos, II, p. 22-23. El docume (...)

    Memorial del jesuita P. José Cresuelo41.

    • 42 F. 30r. y v. Anotado al margen: «D». El resumen publicado por Boronat, Moriscos, II, p. 25-26.

    Carta de Fr. Sebastián de Enzinas, monje benedictino, al duque de Lerma (Montserrat, 15 de septiembre 1602) remitiendo un memorial de «un religioso sancto de la misma orden» y que lleva por título: Las razones morales con que se esfuerça y aumenta más mi cuydado de que si no se pone remedio en lo de los moriscos se a de venir a ver España por ellos en algún notable e yrremediable trabajo son estas42.

    • 43 F. 30v. y 31r. Anotado al margen: «4.°+». El resumen publicado por Boronat, Moriscos, II, p. 23-24.

    Cartas de D. Juan Boil de Arenós al rey (23 de agosto de 1601 y 24 de enero de 1602) en que refiere las profecías de Fr. Luis Bertrán y Fr. Escuder43.

    • 44 F. 31r.-40r.
    • 45 Los memoriales de Ribera fueron publicados de forma fragmentaria por Fr. Damian Fonseca y luego, en (...)

    Tres memoriales del patriarca Ribera, «el primero parece haverse hecho en deziembre de 1601 y los otros dos en el año siguiente de 1602; los quales contienen los puntos siguientes44». Aquí hay una anotación marginal: «3.°+A». El resumen del primer memorial cubre los folios 31v.-32v.; el segundo, del 32v. al 36v. y el tercero, del 36v. al 40r.45

    • 46 F. 40r.-41r. Lleva anotado al margen: «B», y al pie del f. 40r.: «a f.° 44 [v.] n.° 9». Boronat pub (...)

    Proposiciones con sus provanças repartidas por capítulos, del maestro Fr. Pedro Arias, agustino, Definidor en la provincia de Aragón, dirigidas a Felipe III46.

    • 47 F. 41v.- 44v. Anotado al margen: «C». Primero va el discurso y luego, a partir del f. 44r., la cart (...)

    Carta de dominico Fr. Jaime Bleda para D. Juan de Idiáquez, escrita en el convento de Predicadores de Valencia en 10 de abril de 1605; acompaña un discurso titulado: Muéstrase en este papel que está en grande peligro de perderse España si los moriscos del Reyno de Valencia no son prevenidos muy presto por orden de Su Magestad47.

    • 48 F. 44v.- 48r. Boronat, Moriscos, II, doc. 3, p. 453-456. El documento original ha sido publicado po (...)

    Relación del libro de Fr. Jaime Bleda, Defensa de la fe, «que trata de los christianos nuevos del Reyno de Valencia48».

3. Análisis del memorándum

19Después de exponer el contenido, pasemos a un breve análisis del mismo. Lo primero que debe destacarse del propio título —«En los papeles que el señor Comendador Mayor de León me dio...»— es la responsabilidad del Idiáquez en la elaboración del dossier. Ya hemos visto su insistencia en recoger los papeles del conde de Chinchón relativos a las reuniones de Lisboa. A él debe achacarse la recogida de los materiales que, como también se ha dicho antes, fueron leídos y estudiados por la Junta de Tres el 29 de octubre de 1607. Cabe suponer que poco después se encargaría a un secretario la preparación del resumen o memorándum.

20En su primera parte, aunque centrada en los materiales de las Juntas de Lisboa de 1582, se presta mucha atención a tres memoriales: el de Jerónimo Corella, que propugna intensificar la evangelización; el de fray Francisco de Ribas, que aboga por la expulsión; el de Martín de Salvatierra, que también la defiende, junto a otras opciones más extremas tendentes al exterminio. Este último fue enviado en esta coyuntura crítica de 1582, pero los otros dos son algo anteriores. En cambio es poca la información sobre las decisiones políticas, que para hacer frente a la temida conspiración, se tomaron antes del verano. Sí que se resume ampliamente la junta de 19 de septiembre encabezada por el duque de Alba, así como la del 23 de septiembre. El dossier, sin duda aportado por el conde de Chinchón, y sobre el que Idiáquez había creado tantas expectativas, resultaba decepcionante para los interesados en justificar la expulsión por medio del precedente de Felipe II. Como se encarga de precisar el relator en el resumen de las dos últimas juntas: «No ay resolución de Su Magestad.» Es decir, aunque los textos hayan podido confundir a los historiadores y hacerles creer que el Rey había aprobado lo propuesto, un burócrata del Consejo de Estado sabía de sobra que sin el decreto real aquello era letra muerta. Los papeles de Lisboa no respaldaban plenamente la versión de Idiáquez y Chinchón, y además, aparecían entre ellos cartas del Valido oponiéndose a la expulsión. Y frente a dos memoriales que defendían esta, otro propugnaba una mejor instrucción.

  • 49 AHN, Inquisición, lib. 358, f. 109v.-112. Fue publicado por Boronat, Moriscos, I, p. 603-607.
  • 50 RAH, 9/6436, exp. 31. Danvila, Moriscos, doc. XXVII, p. 287-288.
  • 51 RAH, 9/6436, exp. 31. Boronat, Moriscos, I, p. 302.

21El dossier estaba incompleto: por ejemplo, faltaba entre los memoriales el de Juan de Ribera pidiendo la deportación de los moriscos valencianos a Castilla como primer paso hacia su expulsión49. Faltaban las respuestas reales a las consultas de 19 y 23 de septiembre, que sí existían, y han sido publicadas. En la primera, Felipe II cuestiona de forma sistemática los detalles del plan que para la ejecución los consejeros han presentado en su propuesta y pide se estudien alternativas a cada uno de ellos y que se las transmitan por escrito, para concluir: «Y podría ser que de lo mismo resultase no poderse tratar por agora de executarlo50.» La respuesta a la consulta del día 23 la encontramos en otro documento publicado por Boronat, y es tajante: «En lo que toca a lo de los moriscos del Reyno de Valencia, por agora no ay que tratar por algunas causas51

22Pero si los documentos fallaban podía recurrirse a la memoria personal, que, en definitiva, al transmitir una experiencia directa tenía tanto valor como fuente histórica como aquellos. Idiáquez y Chinchón podían alegar: «Yo estuve allí.» Hay que resaltar que ninguno de los documentos extractados de esta primera parte lleva ninguna anotación marginal como las que tienen otros.

23Los segundos papeles resumen, como hemos visto, dos tipos de materiales distintos. En la parte más extensa, la relativa a la junta de instrucción de los moriscos, los 36 primeros extractos reflejaban el interés de Felipe II por conseguir su conversión verdadera por medio de predicadores y párrocos. Lo mismo puede decirse de los amplios resúmenes de las dos primeras juntas realizadas ya en tiempo de Felipe III (n.os 39 y 40). En absoluto se trata en ellos de la expulsión. Servirá estematerial, en todo caso, para justificar el esfuerzo invertido en conseguirlo, sin éxito, por la dureza de los moriscos: lo que también podía utilizarse, y se utilizará, llegado en momento de la expulsión, pero no servía tampoco como precedente histórico. Únicamente la última, la número 41, es de un cariz distinto: llegan preocupantes noticias de Valencia sobre el malestar de los moriscos, rumores de conspiraciones, acopio de armas y preparativos de levantamiento. La junta recomienda prudencia y prevenir a la milicia efectiva creada por el marqués de Denia cuando fue virrey. Este documento lleva la primera señal marginal: «1.°+».

24En la segunda parte, los seis primeros resúmenes, que tratan de los granadinos dispersados por la Corona de Castilla, presentan una gradación que va desde insistir en la necesidad de tomar en serio el problema —los tres primeros—, a proponer en los tres siguientes una nueva distribución que los saque de las ciudades, e incluso los devuelva al Reino de Granada, para acabar pidiendo que se les deje emigrar o, incluso, la expulsión. El resumen de las reuniones de 30 de enero y 2 de febrero de 1599 disimula la falta de unanimidad de los consejeros en sus planteamientos y, en particular, que el Valido, partidario de la expulsión a Berbería, se había enfrentado al resto, que propugnaban su redistribución por lugares pequeños. Para ello se limita a presentar una simple relación de propuestas sin especificar quién las hace. En el último resumen, en cambio, lo que estudia el Consejo de Estado es la consulta n.° 41 de la junta de instrucción, y da el visto bueno a lo recomendado en ella, insistiendo en la necesidad de actuar con moderación y prudencia.

  • 52 AGS, Estado, 165, 350. Boronat, Moriscos, I, p. 352. Lo recoge también el resumen: «Pareçió se junt (...)
  • 53 AGS, Estado, 165, 353. Boronat, Moriscos, I, p. 388.

25Hay que resaltar la insistencia de los consejeros en la conveniencia de recoger y estudiar los documentos anteriores sobre la cuestión, que ayudarían a la toma de decisiones. Así, en la reunión del Consejo de Estado de 11 de agosto de 1590, el conde de Barajas dijo que sobre el problema morisco había habido «muchos consejos y juntas en tiempos pasados y ay muchos papeles y relaciones; sería muy conveniente para mayor acertamiento del negocio juntarlos todos y hazer alguna junta de personas pláticas desta materia52». Algo debió de hacerse ya que «en el consejo que huvo el domingo último de enero [de 1599] se vieron unas consultas antiguas y otro papel largo sobre los muchos moriscos que ay en estos Reynos [de Castilla] y los varios remedios que se han ofrecido para que no se corra riesgo con ellos53 [...]». Estas notas pueden aclararnos el origen del dossier que recoge las consultas de Estado que configuran la segunda parte de «los segundos papeles» del memorándum.

  • 54 AGS, Estado, 1874.
  • 55 Ibid.
  • 56 AGS, Estado, 208. Publicado por Danvila, Moriscos, doc. XL, p. 315-318.

26Faltan, sin embargo, documentos importantes en este proceso de toma de decisiones como son los de las juntas celebradas en el otoño-invierno de 1601-1602. En ellas se discutieron algunos de los memoriales que configuran «los terceros papeles». Así, el 30 de noviembre de 1601, el confesor real Fr. Gaspar de Córdoba, D. Juan de Idiáquez y el conde de Miranda estudian las denuncias proféticas de Fr. Luis Bertrán y del anónimo benedictino de Montserrat54. Poco después, el 19 de diciembre, la junta estudia el primer memorial de Ribera y le pide, con toda urgencia, las soluciones que anunciaba en él55. Para ello se aconseja que un correo «yente y viniente» vaya a buscarlas a Valencia para que, juntamente con los «papeles que ay del tiempo del Rey Nuestro Señor» Felipe II, que se supone que están en poder del conde de Chinchón, se estudien de inmediato. De nuevo se manifiesta la insistencia en contar con los papeles de Lisboa. Finalmente, el 3 de enero de 1602, antes de que llegara la respuesta de Ribera, se reunió de nuevo la Junta, ahora con la presencia del duque de Lerma, para acabar de resolver los puntos pendientes56. En ella se produjo una división de opiniones entre los consejeros: mientras que Idiáquez y Miranda votaron en favor de la expulsión de los valencianos, Lerma y el Confesor se opusieron y manifestaron escrúpulos de conciencia en hacerlo. Y lo que es más importante, Felipe III se declaraba en contra de la opinión de su Valido y decidido a llevar adelante la empresa.

27Visto lo discutido en estas juntas y su conexión con los materiales reunidos en el memorándum resulta difícil de entender por qué no se incluyeron en el mismo. No eran papeles tan antiguos como para que pudiera haber problema en localizarlos. Los protagonistas, salvo el confesor, ya fallecido, seguían formando parte del núcleo de la toma de decisiones y recordarían el precedente más inmediato. ¿Falló el archivo o triunfó la determinación política de no incluirlos? Al Valido no debía interesarle que en la coyuntura de 1607-1608 se aireara su postura contraria a la expulsión de seis años antes.

28Finalmente, «los terceros papeles» se componen de memoriales de «hombres doctos» proponiendo soluciones para el problema morisco. La mayoría son pesimistas y piden remedios radicales, destacando entre ellos Juan de Ribera y Fr. Jaime Bleda, a cuyos escritos dedica el memorándum mayor extensión. La postura optimista, es decir, la creencia en que con nuevos impulsos evangelizadores y mejores pastores podría, con ayuda de Dios, convertirse a los moriscos, está representada solo por dos escritos: el del jesuita P. Cresuelo y el del cardenal Guevara, este último con reparos ya que aunque comienza destacando la necesidad de instruirles, en la segunda parte propone medidas para erradicarles si se resisten a ser buenos cristianos. Más que la expulsión, defendía condenar a los varones a galeras y minas, y educar a los niños en seminarios. Por último, consideraba oportuno la celebración de un concilio provincial en Valencia para estudiar las medidas evangelizadoras.

29Como se ha señalado, algunos de estos memoriales habían sido estudiados por la Junta de Tres en 1601-1602, pero a ellos se podrían haber añadido otros, dirigidos a la Corte en estos años, como el de Pedro de Valencia y el del P. Ignacio de Las Casas, ambos claramente favorables a realizar nuevos esfuerzos y contrarios a la expulsión. Una vez más, no es posible desentrañar las causas de la inclusión y exclusión de unos y otros materiales, pero sí que se debe señalar que en esta tercera parte el memorándum se inclina abiertamente por la postura pesimista.

30No obstante, un balance general de todo el material reunido en él es bastante más ambiguo. De su análisis sosegado puede obtenerse la impresión de que desde hacía 30 años ni en el gobierno ni entre los doctos había existido una postura única; el propio don Francisco de Sandoval se había manifestado primero en contra y luego a favor de la expulsión —luego otra vez en contra, pero esta última había sido excluida del dossier—. Ahora bien, si nos tomáramos el trabajo de asistir a una lectura pública y continuada de los 48 folios, que equivalen a otras tantas páginas impresas, saldríamos posiblemente con la impresión de que se había realizado un importante esfuerzo para instruirles, que había culminado con la predicación del edicto de gracia de Valencia a comienzos del reinado de Felipe III, cuyo rechazo por los moriscos ponía de manifiesto su postura contraria al cristianismo y su peligrosa tendencia a la sublevación. Los últimos 18 folios leídos insistían machaconamente en el peligro que para la fe y para la Monarquía suponían los moriscos, lo que enlazaba con la necesidad de aplicar, de una vez por todas, la decisión supuestamente tomada en Lisboa por Felipe II.

4. El memorándum y las decisiones del Consejo de Estado

  • 57 Las noticias sobe las biografías de estos personajes pueden verse en: José Martínez Millán y Carlos (...)

31A la reunión del Consejo de Estado de 30 de enero de 1608 asistieron, y votaron por este orden, el Comendador Mayor de León, el conde de Chinchón, reintegrado durante unos meses, hasta su cercana muerte el 23 de septiembre de 1608, a la cumbre del gobierno, el duque de Lerma, el cardenal de Toledo, el condestable de Castilla, el duque del Infantado, el cardenal Confesor —no es otro que Fr. Jerónimo Javierre, ya cardenal—, y el conde de Alba de Liste, estos dos últimos nombrados consejeros de Estado el 12 de enero de 1608. Hay que señalar que el conde de Miranda, gravemente enfermo desde mediados de 1607, se había retirado de la Corte57.

  • 58 AGS, Estado, 212. Boronat, Moriscos, II, doc. 4, p. 463-474.

32Varias veces, en los votos particulares que nos transmite el secretario Prada, se hace mención expresa a la lectura de los papeles58. Así, Lerma comienza diciendo «que de los papeles que se han visto y de lo dicho saca [...]». Por su parte, el cardenal de Toledo aconseja al Rey que «después de haver Vuestra Magestad visto la substancia de los papeles que se han leýdo en el Consejo y su parezer resuelva [...]». De forma indirecta el conde de Alba de Liste se refiere a cómo «tantos siervos de Dios an aconsejado que se saquen de aquel Reyno» los moriscos, y a la amenaza de Fr. Luis Bertrán, lo que remite también a la lectura del memorándum. Don Juan de Idiáquez, después de exponer que «de los [remedios] que se an apuntado en los papeles que se an visto, unos son rigurosos otros mas blandos», vuelve a sus recuerdos personales: «Y los que se oyeron en Lisboa quando en tiempo del Rey nuestro señor, que esté en gloria, se trató desta materia eran ásperos, porque querían que se ocupasen en el remo y en ser gastadores y otros exercicios penales.» En esta ocasión no fue el único que pudo contar lo sucedido en Lisboa; el conde de Chinchón se sumó, desde su experiencia, al relato, remontándose incluso a la rebelión de las Alpujarras. Sobre lo decidido en Lisboa dijo: «Considerando esto, el Rey nuestro señor, que esté en gloria, no aguardó para tomar la resolución que tomó de embiarles a Bervería a que precediese instructión, si bien no se executó por otros embaraços que se ofrecieron.»

  • 59 RAH, 9/6436, exp. 10. Fue publicado, sin referencia archivística, por Florencio Janer, Condición so (...)

33Papeles y memoria personal parecen respaldar la decisión de expulsar a los moriscos que la mayoría del Consejo de Estado aprobó aconsejar a Felipe III. El antecedente de Lisboa, transmitido por los dos ancianos consejeros, sirve de acicate al Rey para realizar aquello que su padre habría querido, pero no pudo llevar a cabo. Pero frente a todos ellos, el confesor real, cardenal Javierre, impuso la necesidad de un último intento de evangelización, y la decisión quedó en suspenso. Hasta que Felipe III a principios de abril de 1609 ordenó al Consejo que diera el visto bueno a su determinación de expulsar a los moriscos y respondiera a un cuestionario que se le enviaba sobre «el modo y el tiempo de assegurarse desta gente». Y, una vez más, y como punto de partida, se mandaba al Consejo «que buelva a rever las consultas que sobre esta materia se an hecho59

  • 60 AGS, Estado, 218. Publicado por Danvila, Moriscos, doc. XLVI, p. 328-339.

34El 4 de abril de 1609 el Consejo se reunía para responder a la demanda real, transmitida por el secretario Andrés de Prada60. Después de leída la proposición real, y antes de comenzar la votación, el Consejo volvió «a ver las dichas consultas y lo que an dicho y advertido el Patriarca, arçobispo de Valencia, y otros religiosos sanctos y doctos hombres a quien se deve darmucho crédito». De los participantes en la decisiva reunión del 30 de enero de 1608, faltaban ahora el confesor Javierre y el conde de Chinchón, fallecidos respectivamente el 2 y el 23 de septiembre de 1608. Se incorporó, en cambio, el marqués de Velada. En su breve intervención se disculpa de no estar al tanto de la cuestión ya «que no a visto los papeles que tratan desta materia por no haverse hallado en el Consejo quando se vieron».

  • 61 En concreto, y por ese orden, a los números 3.6., 3.7., 3.8., 3.4., 3.2. y 3.3.

35Esta última frase nos plantea el problema de qué se ha leído como introducción a la discusión del 4 de abril. El que llevó la voz cantante fue el Comendador Mayor de León, pero sus referencias a la profecía de San Luis Bertrán, transmitida por Boil de Arenós, y los temores del Patriarca de ver la pérdida de España, pueden ser tanto el resultado de una nueva lectura como un simple recordatorio de algo leído en reuniones anteriores. Sin embargo me inclino a pensar que las anotaciones marginales que, según se ha ido señalando, llevan algunos de los documentos resumidos, son indicaciones de lectura. Hay de dos tipos: unas son letras y van de la ‘a’ hasta la ‘f’, correspondiendo a los documentos de «los terceros papeles61». Y otras, más destacadas, van señaladas con una cruz y un número ordinal, del 1 al 5. Mi hipótesis es que estos fueron los que se leyeron en la reunión del 4 de abril: se comenzaría así por la última de las consultas de la junta de instrucción, se seguiría con las consultas del Consejo de Estado, después se pasaría a los papeles del Patriarca Ribera y a la profecía de Luis Bertrán, y se finalizaría por el memorial del cardenal Guevara. La progresión del discurso lleva desde la puesta en práctica de la campaña de reconciliación e instrucción de los moriscos valencianos, con su inmediato fracaso, a las amenazas proféticas de Ribera y Bertrán si no se ponía remedio a la apostasía y la traición, pasando por las recomendaciones de medidas radicales por parte del Consejo de Estado, para acabar con el balance del cardenal Guevara: ante el fracaso de la conversión no quedaba más remedio que la erradicación; el concilio provincial, o la junta que hacía sus veces, ya se había celebrado en Valencia y sus conclusiones eran también negativas.

36Dejando al margen que la decisión real ya estaba tomada, y que el Consejo se limitó a responder a las cuestiones técnicas que se le solicitaban, hay que reconocer que el discurso configurado por la lectura de los apartados señalados con las cruces y los números respondía a una adecuada defensa de la expulsión.

*

37En definitiva, hemos visto que los materiales recogidos corresponden a dos tipos fundamentales: memoriales y cartas que transmiten las opiniones de expertos, y actas de reuniones políticas previas. En el primer caso lo que se pretende es contar con los consejos, en buena medida de carácter moral, de esos denominados «hombres santos y doctos». Es decir, con opiniones de personas externas al ámbito de la toma de decisión política, pero que se consideran necesarias en un asunto de claras implicaciones religiosas tanto por sus causas como por afectar en su resolución a la jurisdicción eclesiástica, sin olvidar a la real conciencia.

38El estudio de las discusiones y acuerdos del Consejo o de juntas específicas anteriores se había convertido en una obsesión en el tratamiento de las diversas cuestiones que los moriscos plantearon, tanto para lograr su conversión sincera como para buscar soluciones más radicales a su apostasía y traición. No es de extrañar, por tanto, que llegado el momento de conseguir del Consejo el apoyo a la medida de expulsarles, Lerma, por medio de Idiáquez, recurriera a recopilar los antecedentes que pudieran servir a su objetivo. Como se ha visto esto no resultaba siempre fácil dada la tendencia de los responsables, como en este caso el conde de Chinchón, a llevarse los documentos a su casa.

39Del caso analizado no es posible determinar si la selección de los documentos se hizo con criterios directamente orientados a conseguir de los consejeros el respaldo a la decisión patrocinada por Lerma. Así, un antecedente clave como era la decisión de Felipe II de expulsar a los moriscos, tomada presuntamente en Lisboa en 1582, no quedó demostrado de forma clara por los papeles y tuvo que ser respaldado por la memoria personal de Idiáquez y del conde de Chinchón. Ahora bien, si mi reconstrucción de los documentos del memorándum leídos en la decisiva reunión del Consejo de Estado de 4 de abril de 1609 es correcta, no cabe duda de que estamos ante una utilización finamente orientada hacia los objetivos políticos que se quieren conseguir, y para cuya justificación, por medio del recurso a la historia o a las opiniones de los doctos, se echa mano de documentos. Lo cual no quiere decir que los consejos o las juntas, o finalmente el rey que toma la decisión, vayan a seguir lo que la historia o los dictámenes de los expertos parecen recomendar. Son, simplemente, argumentos para emplear en la discusión política, junto con otros muchos.

  • 62 AGS, Estado. 250. Debo agradecer la noticia a Manuel Lomas. Otra copia en R. de Zayas, Moriscos, do (...)
  • 63 «Un papel del duque de Lerma con otro del Patriarca de Valencia sobre los moriscos, a 15 de septiem (...)
  • 64 Quiero llamar la atención sobre la fecha, 29, ya que el acta habla del 30. Tal vez se prolongara la (...)

40Para acabar, una nota sobre el destino de los papeles sobre los que se elaboró el memorándum. Un documento de Simancas nos explica su destino inmediato; el 22 de octubre de 1609 se entregan al Condestable de Castilla seis legajos de documentos relativos a los moriscos. No queda claro si llegó a hacerse cargo de ellos ya que el que finalmente los recibió y firmó la relación fue un regente del Consejo de Aragón, Antonio de Quintana Dueñas62. Según la lista, el primer legajo contiene los «primeros papeles» del memorándum, y en el mismo orden. El segundo, las actas de las 41 reuniones de la junta de la instrucción de los moriscos que configuran la primera parte de los «segundos papeles». El tercer legajo contenía la segunda parte de estos «segundos papeles» y la mayoría de los terceros. Faltan, o al menos no están adecuadamente especificados, los papeles del Patriarca63, y se incluían otros memoriales y consultas. Entre estas se encuentran las ya citadas de las juntas de 29 de octubre de 1607 y 1.o de enero de 1608, junto con «una consulta larga del Consejo de Estado de 29 de enero de 160864.» El legajo n.° 4 contiene, principalmente, consultas del Consejo de Estado de 1609, siendo la primera la de 4 de abril, también analizada. Y los legajos 5.° y 6.°, correspondencia intercambiada entre Felipe III y las fuerzas vivas del Reino de Valencia sobre la expulsión.

41El destino de estos legajos ha sido complejo; ya hemos visto como los del primero se encuentran dispersos entre varios archivos, y algunos de ellos no los he podido localizar. El segundo está distribuido entre la Biblioteca Nacional de España y la colección Holland, propiedad de Rodrigo de Zayas. Las consultas del Consejo de Estado y de las juntas, que formaron parte del tercer legajo, están en Simancas, como hemos ido señalando en algunos casos, mientras que la mayor parte de los pareceres y memoriales forman parte de la colección Holland, y algunos importantes, como los tres «papeles del Patriarca» andan, tal vez desde entonces, en paradero desconocido. El itinerario seguido desde las manos del regente Quintana hasta sus actuales destinos merecería otra investigación. Y también merecería reconstruirse en un archivo virtual el contenido de todos estos papeles que estuvieron presentes en el momento de la terrible decisión.

Notes

1 En este trabajo se extracta una parte de mi contribución «De moriscos, papeles y archivos: el gran memorándum de 1607», en Alberto Marcos Martín (ed.), Hacer historia desde Simancas. Homenaje a José Luis Rodríguez de Diego, Valladolid, Junta de Castilla y León, 2011, p. 107-128.

2 ACA, Consejo de Aragón, leg. 221. Hay otras copias en AHN, Inquisición, leg. 1791, exp. 2, y en la BL, Egerton, 1511, f. 105-117.

3 AHN, Inquisición, leg. 1791, exp. 5.

4 BL, Egerton, 1511, 280-287. El mismo propósito debían de tener dos folios sueltos de un documento incompleto conservados en el AHN, Inquisición, leg. 1791, exp. 3.

5 Conque’ equivale aquí a ‘ya que’.

6 Resume’ por ‘rezume’; es decir, para que no se filtre la noticia.

7 AGS, Estado, 208. Fue publicado por Manuel Danvila y Collado, La expulsión de los moriscos españoles. Conferencias pronunciadas en el Ateneo de Madrid, Madrid, 1889. Cito por la segunda edición: Valencia, Publicacions de la Universitat de València, Biblioteca de Estudios Moriscos, 2007, doc. XL, p. 315-318.

8 AGS, Estado, 208. Fue publicado por Boronat, Moriscos, II, p. 104-111. La cita en la p. 104.

9 AGS, Estado, 208. Fue publicado por Boronat, Moriscos, II, p. 111-112.

10 Reducir a la memoria’: «hacer memoria; acordarse» (DRAE 2001).

11 Esta frase añadida al margen.

12 AGS, Estado, 208. Fue publicado por Boronat, Moriscos, II, p. 98-102. La cita de la p. 100.

13 Está encabezado por una frase un tanto enigmática, ya que muy bien podía hacer referencia al memorandúm que me interesa. Dice así: «Lo que se saca de diversos apuntamientos que se an hallado sin nombre de autor es lo que sigue.» Una posible explicación es que aquí se leyera primero el memorándum y a continuación el resumen de la última Junta de Tres. AGS, Estado, 212. Publicado por Boronat, Moriscos, II, doc. 4, p. 457-460. La cita de la p. 457.

14 En el documento se ha corregido «Aragón», y se ha añadido: «me dio».

15 F. 1r.-4r. Publicado por Boronat, Moriscos, I, p. 291-294. El memorial al que se hace referencia y se analizó en la junta es obra de Jerónimo Corella y fue publicado por Boronat, Moriscos, II, doc. 8, p. 493-299, adjudicándoselo erróneamente a los jesuitas Crisuelo o Ignacio de Las Casas. También lo ha sido por R. de Zayas, Moriscos, doc. XIII.

16 F. 4r.

17 F. 4r.-v. Publicadas por R. de Zayas, Moriscos, doc. XIV y XV.

18 F. 4v. Es de abril de 1582.

19 F. 4v. Publicado por R. de Zayas, Moriscos, doc. XIX.

20 F. 4v.

21 F. 4v.-5r.

22 F. 5r. Puede verse una copia del acta en la BNE, ms. 12179, f. 331. Publicado en: Rafael Benítez, «¿Hacia la expulsión de los moriscos? Las juntas de Lisboa de 1582», en Luis Ribot García y Ernest Belenguer Cebrià, Actas del Congreso Internacional sobre Las Sociedades Ibéricas y el Mar a fines del siglo XVI, t. III, El área del Mediterráneo, Madrid, 1998, p. 181-202. La minuta en la RAH, 9/6436, exp. s.n.

23 Pedro Manrique de Lara y Girón, duque de Nájera, fue Virrey de Valencia de julio de 1578 a julio de 1581.

24 F. 5r.-6r.

25 F. 6r.-v. El memorial fue publicado por Boronat, Moriscos, I. doc. 27, p. 612-634. Hay una copia manuscrita en la BNE, ms. 5785, f. 181-192, y otra impresa y extractada en el AHN, Inquisición, leg. 1791/3.

26 F. 6v. El memorial fue publicado por Boronat, Moriscos, I, p. 325-328, y por R. de Zayas, Moriscos, doc. XVIII.

27 F. 6v.-7v. Publicado por Boronat, Moriscos, I, p. 300-301. El documento en la RAH, 9/6436, exp. s.n. También en la colección Holland, publicado por R. de Zayas, Moriscos, doc. XX.

28 F. 7v. Publicado por Boronat, Moriscos, I, p. 301. El documento fue publicado por R. de Zayas, Moriscos, doc. XXI.

29 F. 8r.-24v.

30 F. 25r.-27r.

31 ACA, Consejo de Aragón, leg. 221.

32 BNE, ms. 10388, f. 91-173.

33 R. de Zayas, Moriscos, doc. XXIV, XXVIII a XXXII, XXXIV, XXXVI y XXXVII.

34 AGS, Estado, 208 (5 de julio 1588). Danvila, Moriscos, doc. XXXIV, p. 306.

35 AGS, Estado, 165, números 348 (30 de noviembre 1588), 349 (14 de noviembre 1589), 351 (22 de mayo 1590) y 352 (el parecer del marqués de Almazán de 5 de mayo de 1590), 350 (11 de agosto 1590) y 353-355 (30 de enero y 2 de febrero 1599) respectivamente. Boronat, Moriscos, I, p. 347-349, 351-353, y 388-389.

36 Aunque solo se hace referencia a «la última consulta», se deduce del contenido, y en particular de la recomendación de recoger la controvertida carta de Ribera a los rectores, que se analizaron ambas.

37 Boronat, Moriscos, II, p. 19-20.

38 R. de Zayas, Moriscos, doc. XXXVIII.

39 F. 27r.-28r. El resumen publicado por Boronat, Moriscos, I, 366-368. El documento por R. de Zayas, Moriscos, doc. XXXIX.

40 F. 28v.-29v. Lleva anotado al margen: «5.°+e». El resumen publicado por Boronat, Moriscos, II, p. 20-22. El documento por R. de Zayas, Moriscos, doc. XLI, está fechado en Toledo, el 7 de marzo 1600.

41 F. 29v. Anotado al margen: «f». El resumen publicado por Boronat, Moriscos, II, p. 22-23. El documento por R. de Zayas, Moriscos, doc. XLIII.

42 F. 30r. y v. Anotado al margen: «D». El resumen publicado por Boronat, Moriscos, II, p. 25-26.

43 F. 30v. y 31r. Anotado al margen: «4.°+». El resumen publicado por Boronat, Moriscos, II, p. 23-24.

44 F. 31r.-40r.

45 Los memoriales de Ribera fueron publicados de forma fragmentaria por Fr. Damian Fonseca y luego, en edición pretendidamente completa, por su primer biógrafo el P. Escrivá. Esta edición, seguida por otros, padece importantes manipulaciones, como he expuesto en: Rafael Benítez, «El escamoteo del tercer papel del patriarca Ribera a favor de la expulsión de los moriscos», Revista de Historia Moderna. Anales de la Universidad de Alicante, 27 (2009), p. 179-192, donde se edita el resumen del tercero. Véase el capítulo siguiente, donde se recoge este artículo. Resulta sorprendente que Boronat no publicara los resumenes contenidos en el memorándum, como había hecho con tantos otros de ellos, y remitiera a Escrivá. Ante la carencia de los originales, el resumen del memorándum es fundamental para conocer su contenido. Las obras mencionadas son: Fr. Damián Fonseca, Del giusto scacciamento de moreschi da Spagna, Roma, 1611 (traducida al italiano por Cosimo Gaci). A esta temprana edición italiana siguió pronto la castellana: Iusta expulsion de los moriscos de España, Roma, 1612; y P. Francisco Escrivá, Vida del illustrissimo y excellentissimo señor don Iuan de Ribera, patriarca de Antiochia y arçobispo de Valencia, Valencia, 1612.

46 F. 40r.-41r. Lleva anotado al margen: «B», y al pie del f. 40r.: «a f.° 44 [v.] n.° 9». Boronat publicó el resumen: Moriscos, II, p. 91-92. Fechada el 31 de mayo 1602.

47 F. 41v.- 44v. Anotado al margen: «C». Primero va el discurso y luego, a partir del f. 44r., la carta. Fue publicado por Boronat, Moriscos, II, doc. 3, p. 450-452.

48 F. 44v.- 48r. Boronat, Moriscos, II, doc. 3, p. 453-456. El documento original ha sido publicado por R. de Zayas, Moriscos, doc. XL, p. 409-465.

49 AHN, Inquisición, lib. 358, f. 109v.-112. Fue publicado por Boronat, Moriscos, I, p. 603-607.

50 RAH, 9/6436, exp. 31. Danvila, Moriscos, doc. XXVII, p. 287-288.

51 RAH, 9/6436, exp. 31. Boronat, Moriscos, I, p. 302.

52 AGS, Estado, 165, 350. Boronat, Moriscos, I, p. 352. Lo recoge también el resumen: «Pareçió se juntassen los papeles que havía havido en estamateria», f. 25 v.

53 AGS, Estado, 165, 353. Boronat, Moriscos, I, p. 388.

54 AGS, Estado, 1874.

55 Ibid.

56 AGS, Estado, 208. Publicado por Danvila, Moriscos, doc. XL, p. 315-318.

57 Las noticias sobe las biografías de estos personajes pueden verse en: José Martínez Millán y Carlos J. De Carlos Morales, Felipe II (1527-1598). La configuración de la Monarquía Hispana, Salamanca, 1998. Noticias sobre nombramientos, retiradas, fallecimientos... en Luis Cabrera de Córdoba, Relaciones de las cosas sucedidas en la Corte de España desde 1599 hasta 1614, Madrid, 1857. Hay reedición facsímil: Salamanca, 1997. Para el reinado de Felipe III debe consultarse la reciente obra: La monarquía de Felipe III: La Corte, José Martínez Millán y M.a Antonietta Visceglia (dir.), 4 vol., Madrid, Mapfre, 2008-2009.

58 AGS, Estado, 212. Boronat, Moriscos, II, doc. 4, p. 463-474.

59 RAH, 9/6436, exp. 10. Fue publicado, sin referencia archivística, por Florencio Janer, Condición social de los moriscos de España: causas de su expulsión y consecuencias que ésta produjo en el orden económico y político, Madrid, 1857, doc. LXXXV, p. 274-277.

60 AGS, Estado, 218. Publicado por Danvila, Moriscos, doc. XLVI, p. 328-339.

61 En concreto, y por ese orden, a los números 3.6., 3.7., 3.8., 3.4., 3.2. y 3.3.

62 AGS, Estado. 250. Debo agradecer la noticia a Manuel Lomas. Otra copia en R. de Zayas, Moriscos, doc. XI.

63 «Un papel del duque de Lerma con otro del Patriarca de Valencia sobre los moriscos, a 15 de septiembre 1601», del que no tengo otra referencia, no parece corresponder con los memoriales, ya que el primero se fecha en diciembre. Hay una anotación marginal al comienzo de la relación del contenido del tercer legajo en que se indica que faltan tres items.

64 Quiero llamar la atención sobre la fecha, 29, ya que el acta habla del 30. Tal vez se prolongara la reunión ambos días, sobre todo si, como defiendo, se leyó el memorándum completo.

© Presses universitaires de la Méditerranée, 2012

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search