Version classiqueVersion mobile

1898-1998. Fines de siglos. Historia y litteratura hispanoamericanas

 | 
Jacques Joset
, 
Philippe Raxhon

Literatura

Cultura e identidad cubana en Jorge Mañach y Juan Marinello

Carmen Ruiz Barrionuevo

Texte intégral

1Cuando en las décadas finales del siglo XIX José Martí reclamaba la independencia de su país, la prioridad política enmascaraba el propósito artístico y cultural, y Cuba y lo cubano eran conceptos que no tenían otra entidad de referente más que la que marcaba el objetivo inmediato. La población de la isla, ya intensamente mezclada, estaba compuesta, en su mayoría, por dos razas de procedencias varias para las que Cuba como espacio debía presentarse como la perspectiva nacional futura. Se advierte por ello en los textos martianos, el intento de homogeneizar en una misma pauta al inmigrante de origen peninsular o isleño y al negro africano, de tal forma que se sintieran unidos en un mismo espíritu. Es entonces cuando el concepto de nación se yergue en Cuba no sólo contra el espacio de sus dominadores españoles sino contra la expansión estadounidense. Pero si atendemos al origen de ese sentimiento nacionalista hay que acudir a fines del siglo XVIII, y sobre todo al siglo XIX, cuando la sociedad cubana recibe el concepto de “cubanidad” tanto en el ámbito de la literatura como de la política. Se puede decir que

  • 1 Irma Llorens, Nacionalismo y literatura. Constitución e institucionalización de la “República de la (...)

En la obra ensayística de varios letrados nacionalistas principales, tales como Félix Varela, José de la Luz y Caballero, Domingo del Monte y José Antonio Saco, definir la identidad nacional es una forma de hacer política. Esos letrados configuran discursivamente la cubanidad inventando una tradición intelectual que compita con las tradiciones ya establecidas de la colonia, y que descentralice su poder. Una de las manifestaciones más importantes de esa nueva tradición es la literatura nacional que los cuatro escritores en cuestión tratan de consolidar, fijando un canon literario y un “parnaso” propiamente cubanos en la medida en que reflejan la ideología anticolonialista de sus productores y de sus promotores.1

  • 2 Benedict Anderson, Comunidades imaginadas. Reflexiones sobre el origen y la difusión del nacionalis (...)
  • 3 Véase Ana Cairo, El Grupo Minorista y su tiempo, La Habana: Editorial de Ciencias Sociales, 1978. A (...)
  • 4 La autora destaca que fue Julio A. Mella quien con su artículo “Glosas al pensamiento de Martí” red (...)

2Pero una nación consiste, según definición de Benedict Anderson, en “una comunidad política imaginada como inherentemente limitada y soberana”; “imaginada”, “porque aun los miembros de la nación más pequeña no conocerán jamás a la mayoría de sus compatriotas”, aunque “en la mente de cada uno vive la imagen de su comunión”, e independientemente de la desigualdad que exista entre sus habitantes, “la nación se concibe siempre como un compañerismo profundo, horizontal”; es “limitada” porque, incluso la comunidad más grande, “tiene fronteras finitas, aunque elásticas, más allá de las cuales se encuentran otras naciones”; y es “soberana” porque toda nación aspira a ser libre y “la garantía y el emblema de esta libertad es el Estado soberano”.2. La nación cubana sólo alcanza esta total definición a partir del momento de su independencia en 1898, y su sentimiento nacional se fortalece durante el siglo XX en particulares circunstancias: la proximidad de su separación política de España y lo conflictivo de su historia en estas décadas iniciales del siglo, la ocupación de Estados Unidos, luego la Enmienda Platt a partir de 1902 que restringe gravemente la independencia política y económica de la isla, fortalecieron ese concepto de la nacionalidad. Gobiernos inestables confluyen, mediada la década de los años 20, en la dictadura de Gerardo Machado (1924-1933,) cuyos métodos demagógicos hicieron concebir esperanzas en el primer año de su mandato. La intelectualidad cubana asoma con fuerza en esta época conformando un conjunto de escritores que por vez primera apuntan una conciencia política y plantean reflexiones lúcidas sobre ese presente social y político: es el grupo denominado Minorista, al que pertenecen Jorge Mañach (1898-1961) y Juan Marinello (1898-1977). Sus integrantes se habían dado a conocer en marzo de 1923 con la famosa “Protesta de los Trece”, y desde entonces destacaron por su progresismo, y por el rechazo de la corrupción gubernamental. — Ana Cairo en un documentado estudio, El Grupo Minorista y su tiempo, realiza una revisión de la trayectoria de todos ellos con la inclusión de numerosos documentos, polémicas y correspondencia que abarcan desde sus años de gestación en la tertulia del Café Martí hasta su total disolución al final de la década —,3 Todos estos hechos evidencian que en 1924 puede considerarse vigente el Grupo Minorista cuyos integrantes eran a un mismo tiempo intelectuales de espíritu vanguardista, atentos a los males del país, sensibilizados por el deterioro de la vida nacional, y que para su recuperación, exigían un reformismo, una regeneración del presente político, y una reorganización de la enseñanza, recogiendo el legado de José Martí, lo que los proyectaba hacia la consecución de una idealizada “república martiana”.4 Años después, en la “Declaración del grupo Minorista” de mayo de 1927 exhibían un estimulante programa al plantear que:

  • 5 Ana Cairo, ibíd., p. 67.

Colectiva o individualmente, sus verdaderos componentes han laborado y laboran:
Por la revisión de los valores falsos y gastados.
Por el arte vernáculo y, en general, por el arte nuevo en sus diversas manifestaciones.
Por la introducción y vulgarización en Cuba de las últimas doctrinas, teóricas y prácticas,
artísticas y científicas.
5

  • 6 Social se convirtió en órgano del grupo después de su reorganización en 1923, cuando se nombra dire (...)

3Al mismo tiempo consideraron prioritaria la difusión de estas ideas a través de los medios escritos y se vincularon primero a la revista Social (1919-1936) aunque más tarde crearon una revista propia: la Revista de Avance (1927-1930); ambas fueron cauces decisivos, más divulgativa la primera, destacaba por su consciente nacionalismo, y la segunda, — que reunió lo más granado de la vanguardia cubana —·, alentó un carácter más elitista y experimental.6 Pero además, según recuerda uno de sus componentes, Martín Casanovas (1894-1966), al prologar una selección de textos de la Revista de Avance, sus integrantes tendieron

  • 7 Martín Casanovas, Prólogo a Revista de Avance, Colección Órbita, La Habana: Instituto Cubano del Li (...)

a acentuar y robustecer todo cuanto denunciase más claramente su cubanidad, una cubanidad substancial y medular, superior a la cubanidad anecdótica y trivial: a establecer, lo más fijamente posible, el meridiano intelectual de Cuba,7

  • 8 Véase la edición antológica de la Revista de Avance donde pueden encontrarse referencias y artículo (...)

4aunque para ello, y dado el momento político, se consideró indispensable el compromiso con el medio social. Es decir que para los jóvenes escritores lo primero fue una toma de conciencia del entorno en que vivían para fortalecer luego la cultura insular, y en este objetivo absorbían ya un internacionalismo que provenía sobre todo de otros países de América con los que ideológicamente coincidían, — debemos recordar que en las páginas de la Revista de Avance publicaron escritores como José Carlos Mariátegui, César Vallejo o pintores como Diego Rivera —8. La vanguardia, como en otros lugares del continente, se cargó en Cuba de contenido social, y el tema de la identidad, en su sentido amplio, América como continente, o en el más restringido de la isla, se proyectaba de modo natural en las colaboraciones de la Revista, como problema que afectaba no sólo a los cubanos sino a otros colaboradores americanos.

5Tanto los Minoristas como el grupo, más reducido, de la Revista de Avance, no destacaron en la lírica ni en la narrativa, — una excepción la constituye Alejo Carpentier —, y sobre todo cultivaron el ensayo de distinto tipo, desde el texto reflexivo o la crítica literaria de Félix Lizaso, Jorge Mañach, y Juan Marinello al ensayo político y social de Rubén Martínez Villena, y Emilio Roig de Leuchsenring, pero para observar la imbricación de cultura e identidad nacional nada mejor que los nombres ya citados de Jorge Mañach y Juan Marinello. Ambos llevaron a cabo aportaciones distintas y significativas en la toma de conciencia de la situación cubana: por una parte reflexionaron sobre el problema de la insularidad y de la marginalidad periférica, que afectaba a Hispanoamérica, y de modo peculiar a su país, en relación con los grandes centros culturales, y por otra expresaron el deseo de consolidar una identidad cubana que se proyectara como nación y como espíritu definido hacia categorías más universales. Y en ese empeño la cultura ocupó un lugar preferente.

  • 9 Jorge Mañach, La crisis de la alta cultura en Cuba, Conferencia leída en la Sociedad Económica de A (...)
  • 10 Jorge Mañach, La crisis de la alta cultura en Cuba, Indagación del choteo, edición al cuidado de Ro (...)

6Fue Jorge Mañach el primero en plantear de forma contundente y algo provocativa, en una conferencia leída en la Sociedad Económica de Amigos del País en 1925, La crisis de la alta cultura en Cuba,9 que la consecución de una identidad literaria está unida sin remedio a la existencia de una cultura nacional propia, cuyo concepto define como “un agregado de aportes intelectuales numerosos, orientados hacia un mismo ideal y respaldados por un estado de ánimo popular que los reconoce, aprecia y estimula” (p. 10). Hay que tener muy presente que la cultura a la que se refiere el autor es la “alta cultura”, o “el conjunto organizado de manifestaciones superiores de entendimiento” (p. 10), una cultura cuya práctica crea “una suerte de aristocracia” y que nada tiene que ver con la mera cultura en extensión destinada a la mayor parte de los ciudadanos. El modelo de esa alta cultura es, desde luego Francia, — país en el que había residido años atrás —, y cuya colectividad considera dotada de un ambiente productivo y respetuoso con los valores intelectuales. Frente a este país europeo, que tan valiosas aportaciones había realizado a la cultura universal, Cuba debía encontrar su unidad orgánica y patriótica, o lo que es lo mismo, su conciencia nacional, asentando primero, tanto su independencia política como su fortalecimiento social, porque ambas sustentan y son imprescindibles en el cultivo de esa cultura de élite. El empuje arielista de Mañach, sedimentado por sus lecturas de Ortega y Gasset, se desliza luego por un análisis directo de la historia cultural cubana en la que encuentra cuatro fases que en el devenir de su país revelan el esfuerzo por adquirir esa “conciencia nacional”: la inicial, o “pasiva”, impregnada de condicionamientos religiosos, que comprende desde los primeros textos coloniales hasta 1820, y que conoció tan sólo esfuerzos individuales como los del Padre Caballero, Francisco Arango y Parreño, o Ventura Pascual Ferrer, todos ellos ejemplos de eruditos e hidalgos de una sociedad colonial, “sin ningún anhelo riguroso de disciplina, de perfección”, “sin ninguna aspiración ideal” para elaborar “verdaderos aportes a un acervo de cultura” (pp. 14-15). La segunda, que denomina “especulativa”, comprendería de 1820 a 1868, y en ella da comienzo el esfuerzo intelectual apoyado en un ideal de dignificación colectiva, que, fruto del movimiento liberal, produjo en los escritores "un anhelo de personalidad, de afirmación insular, de independencia relativa” (p. 15), redundando en un mayor interés por la cultura, por “la especulación intelectual”, ejercida de manera “más rigurosa [y] más intensa”. Son frases que apoyan su idea de que la afirmación insular y los primeros brotes independentistas vinieron acompañados por una mayor seriedad cultural que hizo germinar el espíritu crítico, el gusto por el debate, el análisis y la polémica, y en definitiva, por la difusión de las nuevas ideas. Escritores como Félix Varela, José de la Luz y Caballero, José Antonio Saco, Domingo del Monte, y José María Heredia engendraron por entonces el espíritu de la nacionalidad cubana, aunque su ideal de patria carecía de connotaciones políticas claras y sólo nebulosamente se admitía el espacio geográfico de “la Isla”. La tercera época sería la que “ejecutaría” esos ideales (“época ejecutiva”), se trataba de poner en práctica las ideas, pero al arrancar del momento histórico de la revolución de octubre de 1868, la violencia somete a la cultura y se produce un deterioro intelectual, porque lo prioritario es ahora el aspecto político, la conquista de las libertades. Este periodo de luchas independentistas, — reflexiona Mañach —, “desterró de entre nosotros la contemplación, nodriza perenne del saber, y nos conquistó la dignidad política a cambio del estancamiento intelectual” (p. 17). Igual penuria cultural ampara a las dos décadas primeras del siglo XX, — la época de la república, que arranca de 1902 —, que constituyen el cuarto período, o época “adquisitiva”, que cubre hasta el mismo presente. Sus notas son las de cansancio, lasitud, abandono gozoso, optimismo estéril, apatía, que el ensayista cubano concibe como connaturales consecuencias del esfuerzo libertador. Un interés codicioso y materialista hizo su aparición junto con un rasgo típico de la cubanidad: el choteo (p. 18), que es una manera de vivir y sentir y cuyo desvelamiento psicológico en el ambiente cubano, será tema para un conocido ensayo: Indagación del choteo de 1928. En él explicará con amplitud esa actitud que consiste en una especial manera de tomarse la vida, de “tirarlo todo a relajo”, de no tomar “en serio nada de lo que generalmente se tiene por serio”.10 Con estas premisas analiza ese presente cultural en la IV parte de su conferencia, para encontrar las causas del deterioro en la carencia de un ambiente, de una organización y de un esfuerzo personal en la sociedad cubana. Denunciará la falta de ambición cultural, la ausencia de curiosidad por las varias ramas del saber y por la discusión seria; a ello se une el ambiente materialista que ha acabado anulando el ideal juvenil, la decadencia de los estudios universitarios con todos los saberes que la Universidad produce, y en última instancia condiciona lo inevitable: “las dos generaciones últimas no han producido, ni en número ni en calidad, una sola hornada literaria capaz de representarnos con el debido prestigio ante los pueblos extranjeros” (pp. 28-29). Pero si literariamente el país no responde a lo deseado, tampoco los profesionales ni los políticos, que han dejado sin resolver

  • 11 Jorge Mañach, La crisis de..., p. 28.

los problemas actualísimos de la Nación: el analfabetismo, la subordinación económica, la corrupción administrativa, el atraso y desorden jurídicos, aquellos otros problemas mediatos tan vitales como el de nuestra monoproducción azucarera, que nos obliga a ser un pueblo con una sola oferta y múltiple demanda...11

  • 12 Véase Nicolás Emilio Álvarez, La obra literaria de Jorge Mañach, Madrid: Porrúa Turanzas, 1979, pp. (...)

7No se puede negar coherencia ni empeño al ensayo de Mañach pero sí un impulso en exceso juvenil que le llevó a negar de forma demasiado absoluta el empuje de un grupo notable de intelectuales y estudiosos que por estos años se esforzaban en sus respectivas disciplinas; recordemos a título de ejemplo a Femando Ortiz, José María Chacón y Calvo, Manuel Márquez Sterling, o Carlos Loveira.12

  • 13 Ambos constituyen dos discursos, el primero de ingreso en la Academia de la Historia de Cuba en 194 (...)

8Otros ensayos posteriores, como los incluidos en Historia y estilo de 1944 vienen a profundizar en el tema: “La Nación y la formación histórica” y “Esquema histórico del pensamiento cubano”13 y en ellos, con un dominio ya magistral de su oficio, va apuntalando todos los conceptos iniciados en los años precedentes en torno al devenir de la identidad cubana. En sus líneas se va abriendo el abismo ideológico que lo separará de su compañero de grupo: Juan Marinello, y que se incrementará con su posterior exilio en Puerto Rico hasta su muerte en 1961.

9En cuanto a Juan Marinello nada mejor para abordar su pensamiento que revisar los ensayos que publica a comienzos de la década de los años 30: Sobre la inquietud cubana (1930), Americanismo y cubanismo literarios (1932) y “Poesía negra. Apuntes desde Guillén y Ballagas” (1933). Sus reflexiones seguirían en un comienzo puntos de partida similares a los de Mañach pero sus divergencias se afianzarían muy pronto en una distinta comprensión de la cultura y de su destino en la isla, y, sobre todo, en una diversa valoración de la herencia negra.

  • 14 Juan Marinello, Sobre la inquietud cubana, La Habana: Revista de Avance, Cuadernos mensuales de tre (...)
  • 15 Parecida idea había desarrollado acerca de la cultura hispanoamericana Pedro Henríquez Ureña, Seis (...)
  • 16 La frase completa es: “Jorge Mañach, con su agudeza acostumbrada, ha señalado como una de las causa (...)

10El primero de los textos, Sobre la inquietud cubana, fue publicado dentro de los “Cuadernos mensuales” de Revista de Avance14 y se apoya en la idea de que la América hispánica es todavía “un reflejo europeo” que no ha logrado llegar a ser Europa ni a adquirir su propia identidad al verse forzada a contemplar la cultura desde esa perspectiva periférica: “Nació la cultura de esta ladera del mundo superpuesta — y lejana — a su medio. Cuando quisimos darle raíces no pudimos encontrarlas en nuestras tierras mulatas” (pp. 6-7). En efecto: Marinello usa el término “mulatas” porque, aunque el punto de reflexión gravita sobre todo el continente, el autor no puede dejar de pensar en primer lugar en el tema que más le afecta: su isla cubana. Y parece asumir que, tal y como pensaba Mariátegui, a quien cita, debe aprovecharse de la cultura europea la información precisa para confrontarla “con nuestras realidades”, y por “este camino se irá — con la solución americana — a los comienzos de una cultura-actitud que logre dar en su día normas al viejo maestro” (p. 9);15 aunque el presente desolador del país le lleva a percibir un desinterés o apatía de los intelectuales por las corrientes contemporáneas, cuya raíz se fundamenta en “la ausencia de posibilidades económicas”,16 y en la misma historia dependiente de la isla que hasta ahora no ha sido dueña de su destino, porque el dominio español ha sido sustituido por otra dominación incluso más implacable e más inhumana, la norteamericana, ante la que sólo aprecia una solución posible: el anticapitalismo, y la búsqueda de lo autóctono, que se resuelve para Marinello en la especial significación del componente africano:

Sus características físicas — enriquecidas y multiplicadas en su cruce con el blanco y el amarillo —, sus bailes, de un maliciado y encantador primitivismo, lo hacen motivo de la mejor plástica. Su música puede llegar a ser lo que nos coloque con mejores títulos en el mapa-mundi de la nueva estética. Los ensayos musicales de la nueva fisonomía con ritmos afrocubanos ha iniciado una vía hacia lo esencialmente vernacular, es decir hacia lo universal (p. 23).

  • 17 Juan Marinello: Americanismo y cubanismo literarios, ensayo [aparecido] en Marcos Antilla, cuentos (...)
  • 18 Años después Juan Marinello aplicó el calificativo de ejemplares a tres novelas criollistas de la d (...)

11La cubanidad entendida como negrismo se acrecienta en el título siguiente, Americanismo y cubanismo literarios,17 para culminar en el reconocimiento de la poesía de Nicolás Guillén y de Emilio Ballagas como ejemplos actuales de esa dirección. En Americanismo y cubanismo literarios Marinello da un paso más, y significativo, para apuntalar la cubanidad en el marco que por entonces se mantenía vigente en lo literario: la peculiaridad cubana está unida a “lo universal criollo” y propone como modelo para la narrativa cubana una de las novelas que más le impactó en aquella época: Don Segundo Sombra (1926) del argentino Ricardo Güiraldes, que más tarde calificaría de “novela ejemplar”18 y que para Marinello ofrece soluciones a los problemas no resueltos hasta el momento en la narrativa de su país: la cuestión de la identidad y su conflicto con la expresividad del lenguaje,

  • 19 Juan Marinello, Americanismo y cubanismo literarios, op. cit., p. XIII.

[un lenguaje que] cómo nos aleja de España, cómo nos alumbra súbitamente un camino hacia nosotros mismos transitado apenas. La americanidad es aquí una manera — la única manera — de humanidad. Don Segundo Sombra es una batalla ganada al imperativo idiomático con las mejores armas. Las armas de la humildad discipular, del acatamiento incondicional a la voz desnuda de América.19

  • 20 Ibid., pp. VI–VIII.
  • 21 Ibid., pp. XXII–XXIII.

12En efecto, las décadas de los años 20 y 30 de este siglo, en las que escribe Marinello, son los años de la gran floración de la novela criollista o nativista, y época en la que la preocupación del lenguaje como medio de expresión de lo propio se traduce en la gran profusión de giros localistas. No es de extrañar que el ensayista cubano reflexione sobre el problema destacando que la lengua puede constituirse en el “más grueso aislador de lo vernáculo” ya que, aunque “el lenguaje de Castilla es ya nuestro único lenguaje”, y “somos a través de un idioma que es nuestro siendo extranjero”, — que obliga a decir el espectáculo de América con palabras ajenas —, sin embargo la propuesta consiste, — siguiendo la pauta de Pedro Henríquez Ureña, a quien cita —, en llegar a transformar “la entraña idiomática con golpe americano”,20 en buscar y expresar a través del idioma lo auténtico, sin dejarse llevar por los aditamentos folclóricos y lo pintoresco efímero. Es lo que Marinello define como el hallazgo y el logro de un “cubanismo universal”, que no se ata a lo externo de la cubanía porque, para alcanzar “un puesto en la cancha difícil de lo universal no hay otra vía que la que nos lleve a nuestro cubanismo recóndito, que, por serlo, dará una vibración capaz de llegar al espectador lejano”;21 y un ejemplo decisivo y casi único en las letras cubanas lo encuentra el autor en el Juan Criollo (1927) de Carlos Loveira. En definitiva, Juan Marinello propone la realización firme de esa cubanidad a través de una literatura criollista y realista que exprese al hombre cubano como habitante de los campos, que nos hable de su temple racial mulato, del trabajador desengañado y derrotado por la situación social dominante.

  • 22 Publicado en Poética. Ensayos en entusiasmo, Madrid: Espasa-Calpe, 1933. El ensayo aparece iniciado (...)
  • 23 Juan Marinello, Poética. Ensayos en entusiasmo, op. cit., p. 108.
  • 24 Ibíd., p. 111.
  • 25 Ibíd., p. 142.
  • 26 Ibíd., p. 143. Véase al respecto el trabajo citado de Eduardo E. López Morales, “Juan Marinello: fo (...)
  • 27 Jorge Mañach, “El estilo en Cuba y su sentido histórico”, in Historia y estilo, op. cit., p. 198.

13Por eso no resulta extraño que se entusiasme con la poesía negrista que por entonces comenzaba a afianzarse. “Poesía negra. Apuntes desde Guillén y Ballagas”22 le proporciona la ocasión para reflexionar a partir de las palabras de Nicolás Guillén en Sóngoro cosongo (1931) — “Por lo pronto, el espíritu de Cuba es mestizo. Y del espíritu a la piel nos vendrá el color definitivo. Algún día se dirá: color cubano. Estos poemas quieren adelantar ese día” —,23 a partir de las cuales sustenta su idea de un “arte criollo, desde luego”, un mestizaje cultural necesario, pero para hacer notar a continuación que todavía está lejos de lograrse porque las frases de Guillén, los instrumentos poéticos usados, tienen el origen en la raza blanca y sus versos tan sólo anuncian un arte mestizo. La poesía de Guillén representaría tan sólo para Marinello una fase previa en cuyo trascurso habrá de disolverse el exotismo y “cuando lleguemos a la real mulatez, al mestizaje pleno, cambiados ya en una raza bronceada — bronceada por dentro, entiéndase —, ya el arte no tendrá color”,24 lo blanco y lo negro estarán así maridados para producir una única savia, y lo negro será “tuétano y raíz, aliento de pueblo, música acatada”.25 Porque Marinello piensa en definitiva que la identidad cubana no podrá realizarse sin la aportación de la cultura negra que constituye la sustancia cubana, pero lo negro entendido dentro de su hondura trágica, y así, cuando se cumpla, “Será cubano el aliento, eternizado en el idioma, y a todos marcará con su sello caliente”, y no vacila en augurar: “La voz nuncial de los poetas acercará, por lo negro, nuestra madurez criolla”.26 Nada más lejos de la postura de Jorge Mañach quien hacia 1943 observaría en el afro-criollismo con total negatividad, “un esfuerzo particularmente patético” y en lo negro “un acento, pero no una pauta”27 para la identidad cubana futura.

14La respuesta a la pregunta de la identidad cubana se ofrece entonces en distinta medida en los dos autores citados, una mayor tensión de la cultura como elitismo en Jorge Mañach y una valoración más ideológica y sociológica en Juan Marinello, con unas perspectivas que en gran medida se complementan porque representan dos caras o actitudes ante la urgencia del afianzamiento de lo cubano.

Notes

1 Irma Llorens, Nacionalismo y literatura. Constitución e institucionalización de la “República de las letras cubanas”, Lleida: Asociación Española de Estudios Literarios Hispanoamericanos, 1998, p. 265.

2 Benedict Anderson, Comunidades imaginadas. Reflexiones sobre el origen y la difusión del nacionalismo, traducción de Eduardo L. Suárez, México: F.C.E., 1993, pp. 23-25.

3 Véase Ana Cairo, El Grupo Minorista y su tiempo, La Habana: Editorial de Ciencias Sociales, 1978. Aunque el grupo está conformado en los primeros meses de 1924, se oficializa en 1927 con la “Declaración del Grupo Minorista”, donde abogan por una revisión y puesta al día de la cultura de su época (p. 59 y ss.).

4 La autora destaca que fue Julio A. Mella quien con su artículo “Glosas al pensamiento de Martí” redescubrió al revolucionario José Martí: “Luchaba por Cuba porque era el último pedazo de tierra del Continente que esperaba la revolución” [...] “No ha habido otro revolucionario de los finales del siglo pasado que amase más al Continente y que lo sirviese mejor con la pluma, con la palabra y con la espada” (Citado por Ana Cairo, ibid., p. 10 1-103).

5 Ana Cairo, ibíd., p. 67.

6 Social se convirtió en órgano del grupo después de su reorganización en 1923, cuando se nombra director literario a Emilio Roig de Leuchsenring (Ana Cairo, ibíd., p. 121). La Revista de Avance “se proponía ser una especie de taller cultural” y ejercer “una intensa labor divulgadora de las nuevas corrientes artísticas y filosóficas” (ibíd., p. 137 y ss.).

7 Martín Casanovas, Prólogo a Revista de Avance, Colección Órbita, La Habana: Instituto Cubano del Libro, 1972 (2a ed. [1a 1965]), pp. 16-17. La frase de Casanovas recuerda la famosa polémica abierta por Guillermo de Torre con el artículo sin firma aparecido en La Gaceta Literaria de Madrid el 15 de abril de 1927: “Madrid, meridiano intelectual de Hispanoamérica”. La respuesta de la revista cubana aparece antologada en la publicación citada: “Sobre un meridiano intelectual”, in Revista de Avance, 11, 1927, 15 de septiembre (ibíd. pp. 36-38). Para un estudio de la polémica, véase Carmen Alemany Bay, La polémica del meridiano intelectual de Hispanoamérica (1927). Estudio y textos, Alicante: Publicaciones de la Universidad de Alicante, 1998.

8 Véase la edición antológica de la Revista de Avance donde pueden encontrarse referencias y artículos de los peruanos José Carlos Mariátegui y César Vallejo, o del mexicano Diego Rivera (véase ed. cit. de Revista de Avance, pp. 35, 152, 154).

9 Jorge Mañach, La crisis de la alta cultura en Cuba, Conferencia leída en la Sociedad Económica de Amigos del País y publicada por acuerdo especial de dicha Corporación, La Habana: Imprenta y Papelería La Universal, 1925. Citaremos por esta primera edición entre paréntesis en el texto.

10 Jorge Mañach, La crisis de la alta cultura en Cuba, Indagación del choteo, edición al cuidado de Rosario Rexach, Miami: Eds. Universal, 1991. Citamos este último ensayo por esta edición, p. 57. Ya en 1913 Fernando Ortiz publicó Entre cubanos. Psicología tropical, donde con pautas positivistas intenta apresar la idiosincrasia del país y los obstáculos a su modernización. En algunos aspectos sus ideas resultan un antecedente del ensayo de Mañach. Véase: “No seas bobo”, in Entre cubanos. Psicología tropical, La Habana: Ed. de Ciencias Sociales, 1987, pp. 14-15.

11 Jorge Mañach, La crisis de..., p. 28.

12 Véase Nicolás Emilio Álvarez, La obra literaria de Jorge Mañach, Madrid: Porrúa Turanzas, 1979, pp. 60-66.

13 Ambos constituyen dos discursos, el primero de ingreso en la Academia de la Historia de Cuba en 1943, y el segundo en la Academia Nacional de Artes y Letras en el año siguiente (Jorge Mañach, Historia y estilo, La Habana: Editorial Minerva, 1944, pp. 9-67; 69-206). Para una valoración de sus trabajos véase: Amalia V. De la Torre, Jorge Mañach, maestro del ensayo, Miami: Eds. Universal, 1978; Andrés Valdespino, Jorge Mañach y su generación en las letras cubanas, Miami: Eds. Universal, 1972.

14 Juan Marinello, Sobre la inquietud cubana, La Habana: Revista de Avance, Cuadernos mensuales de treintidós páginas, 1930. El texto, que consta de 28 pp., responde al cuestionario que, sobre el citado tema, se realizó a escritores de Europa y de América por la revista francesa Les Cahiers de l’Etoile. Las citas y las páginas entre paréntesis proceden de esa primera edición.

15 Parecida idea había desarrollado acerca de la cultura hispanoamericana Pedro Henríquez Ureña, Seis ensayos en busca de nuestra expresión (1928).

16 La frase completa es: “Jorge Mañach, con su agudeza acostumbrada, ha señalado como una de las causas del estancamiento político de Cuba la ausencia de posibilidades económicas” (p. 13). La divergencia entre los dos escritores se producirá en los años sucesivos, y se acentuará con el exilio definitivo de Mañach.

17 Juan Marinello: Americanismo y cubanismo literarios, ensayo [aparecido] en Marcos Antilla, cuentos de cañaveral, por Luis Felipe Rodríguez, La Habana: Ed. Hermes, 1932, XXV pp.

18 Años después Juan Marinello aplicó el calificativo de ejemplares a tres novelas criollistas de la década: La vorágine (1924) de J. E. Rivera, Don Segundo Sombra (1926) de R. Güiraldes y Doña Bárbara de R. Gallegos. Véase: “Tres novelas ejemplares”, in Revista Bimestre Cubana, XXXVIII, 2, 1936, pp. 234-249. Lo recupera en “Treinta años después. Notas sobre la novela latinoamericana”, in Recopilación de textos sobre tres novelas ejemplares, sel. y prol. Trinidad Pérez, La Habana: Casa de las Américas, 1975, 2a ed., pp. 43-71.

19 Juan Marinello, Americanismo y cubanismo literarios, op. cit., p. XIII.

20 Ibid., pp. VI–VIII.

21 Ibid., pp. XXII–XXIII.

22 Publicado en Poética. Ensayos en entusiasmo, Madrid: Espasa-Calpe, 1933. El ensayo aparece iniciado con los poemas “Velorio de papá Montero” de Nicolás Guillén, y “Elegía de María Belén Chacón” de Emilio Ballagas, pp. 97-143. Recogido después con el título de “Negrismo y mulatismo” en Órbita de Juan Marinello, sel. y prol. de Ángel Augier, La Habana: UNEAC, 1968. Acerca de este libro Eduardo E. López Morales dice que es el “vaso comunicante en el fluir de un pensamiento en que se perfila y afina cada vez más el acento crítico” (“Juan Marinello: forjador del pensamiento estético marxista-leninista cubano”, in Recopilación de textos sobre Juan Marinello, Serie Valoración Múltiple, La Habana: Casa de las Américas, 1979, pp. 173-174).

23 Juan Marinello, Poética. Ensayos en entusiasmo, op. cit., p. 108.

24 Ibíd., p. 111.

25 Ibíd., p. 142.

26 Ibíd., p. 143. Véase al respecto el trabajo citado de Eduardo E. López Morales, “Juan Marinello: forjador del pensamiento...”, pp. 173 y 184.

27 Jorge Mañach, “El estilo en Cuba y su sentido histórico”, in Historia y estilo, op. cit., p. 198.

Auteur

Universidad de Salamanca

© Presses universitaires de Liège, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search