Version classiqueVersion mobile

1898-1998. Fines de siglos. Historia y litteratura hispanoamericanas

 | 
Jacques Joset
, 
Philippe Raxhon

Historia

El progreso rioplatense en el espejo de los viajeros europeos

Hans Vogel

Texte intégral

El Río de la Plata como transplante europeo

1Durante el siglo XIX, la expansión europea alcanzaba los rincones más recónditos del planeta. Como ya lo había señalado Carlos Marx, esto era tan sólo la primera fase del proceso que hoy se conoce como “globalización”, la modernización generalizada del mundo entero según las pautas establecidas por las naciones europeas a partir de la doble revolución política y económica que empezó en los años 1780. Entre las regiones templadas donde la transformación a la imagen europea fue rápida y al parecer completa (Argelia, Sud Africa, Australia, Norteamérica, Sudamérica), se destaca el Río de la Plata como la región que después de Estados Unidos recibió el mayor número de inmigrantes europeos: más de 10 millones entre 1870 y 1920. En pocas regiones, las transformaciones fueron tan rápidas y tan profundas. Sin el aporte europeo, la transformación del Río de la Plata no hubiera sido ni tan rápida, ni tan profunda. Europa daba capitales, emigrantes y el “know-how”, y compraba casi la totalidad de las exportaciones de la región.

2La región del Río de la Plata (la parte de la ribera atlántica de Sud América que se extiende sobre ambas orillas del Río de la Plata y sus confluentes, los Ríos Paraná, Paraguay y Uruguay), tiene una superficie de entre un millón y dos millones de kilómetros cuadrados. En 1890, la población era de unos 6 millones, en 1910 de 14 millones. Las ciudades más importantes, y las que mayores tasas de crecimiento tenían en el medio siglo entre 1870 y 1920, eran Buenos Aires, Rosario, Bahía Blanca, La Plata (en Argentina), Montevideo, capital del Uruguay, y en Brasil las ciudades de São Paulo y Porto Alegre. Estas siete ciudades eran los focos del desarrollo rapidísimo de toda la región platense. Con excepción de São Paulo, única metrópolis del interior, todas estaban vinculadas directamente con las demás ciudades portuarias de la región y con Europa.

Comunicaciones con Europa

3El Río de la Plata se puede considerar corno apéndice de la economía europea por lo menos en el medio siglo entre 1870 y 1920. Esta relación hubiera sido impensable sin una densa red de comunicaciones con Europa. Muchas empresas de navegación transportaban personas y mercancías en ambas direcciones, y el telégrafo garantizaba un flujo rápido de informaciones entre ambas orillas del Atlántico.

Conexiones Marítimas

  • 1 Frank Broeze, “Shipping Policy and Social-Darwinism: Albert Ballin and the Weltpolitik of the Hamb (...)
  • 2 De los puertos de menor importancia para las comunicaciones entre Europa y Sudamérica hace falta m (...)

4La región atlántica que, junto con el noreste de EE.UU. (con los puertos de Nueva York, Philadelphia y Baltimore), tenía las mejores comunicaciones con Europa, era precisamente el Río de la Plata. El centro indiscutible de las comunicaciones de todo tipo con el mundo exterior (lo que equivalía a decir Europa), y el núcleo poblacional más importante de la zona era Buenos Aires. En 1914, ya tenía un 1,5 millón de habitantes, con lo que se podía contar entre las ciudades más pobladas del planeta. En el mismo año, unas 25 compañías de navegación mantenían servicios regulares sobre Buenos Aires. La más importante era la Hamburg Amerika Linie, que con su tonelaje total de más de un millón constituía la mayor compañía de navegación del mundo. Varias otras líneas estaban en manos de la HAL, de modo que realmente dominaba las comunicaciones entre el continente europeo y el Río de la Plata.1 Al otro lado del Atlántico, los puntos de comunicación con el Río de la Plata eran los puertos de Liverpool, Southampton, Le Havre, Rotterdam, Amberes, Hamburgo, Bremen, Burdeos, Vigo, Oporto y en el Mediterráneo los de Marsella, Barcelona, Nápoles, Génova y Trieste...2 La frecuencia de las comunicaciones entre estas ciudades y las de la región platense era muy alta: muchas líneas eran semanales, las demás generalmente bisemanales, y sólo algunas compañías tenían servicios hasta mensuales, lo cual equivale a decir que casi diariamente llegaban barcos desde Europa en los puertos entre Rio de Janeiro y Bahía Blanca.

  • 3 Rudolf Canstatt, “Paysandú”, in Globus, 48, 1885, pp. 264-266.

5A su vez Buenos Aires y Montevideo servían de punto de enlace para las comunicaciones con las ciudades del interior, hasta Cuiabá en Mato Grosso. A mediados de los años 1880, en la pequeña ciudad de Paysandú, situada sobre el Río Uruguay, prácticamente cada día llegaban barcos desde Buenos Aires, que se encontraba a 36 horas de viaje. Hasta Paysandú tenía teatro (frecuentado por compañías italianas y españolas), teléfono y telégrafo.3

Telégrafo

6Mediante el “internet de la época victoriana”, como hace poco un autor inglés refirió al telégrafo, los grandes centros económicos del Río de la Plata, en primer lugar Buenos Aires, mantenían el contacto diario y directo con Europa. Europa era a la vez el mercado principal para las exportaciones de la región, y el origen tanto de crecientes números de pobladores, como de bienes de consumo, capitales y de todo tipo de información y de conocimiento. El telégrafo permitía a los inversores y especuladores platenses reaccionar con rapidez a los altibajos de los mercados europeos, permitía la venta del trigo en tiempo de cosecha, y facilitaba de mil otras maneras la integración progresiva entre la neo-Europa platense y el Viejo Continente. Para la mayoría de la población platense, la función más visible del telégrafo era la de proporcionar informaciones de todo tipo para la prensa diaria.

7Las numerosas comunidades extranjeras en las grandes ciudades eran ávidas consumidoras de la prensa cotidiana local en su idioma vernacular. Aparte de la prensa en castellano y en portugués, sólo parte de la cual se destinaba hacia la comunidad de origen ibérico, había órganos de prensa en varios otros idiomas europeos, como el noruego/danés, el holandés/flamenco, el yidish, el ruso, el checo, el polaco y el croata. Hasta había prensa árabe. Se vendían grandes tiradas de periódicos italianos, franceses y alemanes. Los periódicos en inglés en Buenos Aires y Montevideo servían las comunidades de habla inglesa. En Buenos Aires, el periódico inglés The Standard gozaba de un prestigio particular: se consideraba el periódico con las informaciones más fidedignas, mucho más confiables que gran parte de la prensa local en castellano. Los diarios Courrier de la Plata y la Deutsche La-Plata-Zeitung, ocupaban similares posiciones de prestigio.

Contexto político y económico hacia 1900

8Al iniciarse la década de los 90, el Río de la Plata sufría grandes convulsiones económicas y políticas. Tanto en Brasil como en Argentina y Uruguay la crisis afectaba en realidad todas las esferas del quehacer público, y desencadenó una completa reorganización de la sociedad, del estado y de la economía. Se puede decir que la crisis fue la consecuencia del mismo éxito de la modernización rápida, parte de la cual fue precisamente el establecimiento de relaciones estrechas y sobre todos los terrenos, con Europa. El ritmo de crecimiento fue tal que las instituciones no podían ya responder a las exigencias que crecían con igual rapidez, lo cual llevó a niveles de corrupción poco comunes para la época.

9En Brasil se puso fin a la esclavitud en 1888, después de una lucha encarnecida desde principios del siglo, y la convulsión fue tal, que el mismo imperio cayó el año siguiente. Así terminó la única monarquía hereditaria americana. La transición de una sociedad esclavista y monárquica a una republicana y liberal-positivista fue todo menos que suave. La nueva república experimentó su primera crisis profunda en 1891 con la rebelión de la armada en Rio en conexión con brotes separatistas en las provincias sureñas. En Argentina, el General Julio Argentino Roca estableció un régimen fuerte, pero corrupto, apoyado en una alianza con los gobernadores de las provincias interiores y cimentado por un movimiento político de su propia creación. En manos de su cuñado, Miguel Juárez Celman, quien le sucedió en la presidencia en 1886, este “orden conservador” llegaba a tales niveles de corrupción, que en 1890, en combinación con una crisis financiera internacional causó el derrumbe del sistema en una violenta revolución. La misma crisis produjo estragos en Uruguay, que en aquella época atravesaba sus propios altibajos en la política doméstica.

10La crisis económico-política de principios de los 90 inició un período de estancamiento relativo en lo económico. Tanto en Europa como en el Río de la Plata las expectativas desbordadas de los años anteriores tuvieron que adaptarse a nuevas realidades.

Viajeros

  • 4 Horace Rumbold, The Great Silver River. Notes of a Residence in Buenos Aires in 1880 and 1881, Lon (...)
  • 5 Véase John Rosselli, “The Opera Business and the Italian Immigrant Community in Latin America 1820 (...)

11A partir de 1870, el transporte marítimo se “democratizaba”. La gran disponibilidad de plazas a bordo de centenares de barcos y la frecuencia de las comunicaciones contribuían a rebajar los precios del pasaje. En 1880, el precio para un pasaje Italia-Río de la Plata en tercera clase era de 14 libras, o sea 70 $.4 Sin embargo, aunque mucha gente viajaba al Río de la Plata, la gran mayoría de ellos no eran “viajeros”, sino emigrantes. Muchos que se consideraban emigrantes no lo eran en el sentido absoluto de dejar la patria para encontrar una nueva vida en América. Una parte considerable de la migración tenía carácter temporal. Beneficiando del pasaje relativamente barato, muchos braceros y peones de las zonas rurales de Italia y de España se fueron de Europa después de la cosecha para trabajar en la cosecha austral, para luego volver a Europa. Repetían esto año tras año. A la inversa, centenares de artistas, músicos y cantantes de ópera cada año atravesaban el Atlántico dos veces para tener dos temporadas de teatro.5

  • 6 Hasta 1900, más o menos, las compañías francesas e italianas se consideraban las mejores para los (...)

12Si cada pasajero de tercera clase se consideraba emigrante, cualquier pasajero de segunda y primera clase se calificaba de lo que hoy día se llamaría turista.6 Entre ellos se encuentran los viajeros de todo tipo que por varios motivos visitaban el Río de la Plata. Había viajeros en el sentido romántico de la palabra, es decir gente que viajaba en busca de conocimiento científico. Biólogos, geólogos, geógrafos, paleontólogos, astrónomos y otros servidores de las ciencias exactas, pero también representantes de las nuevas ciencias de la época, tales como antropología, etnología y sociología. Entre los científicos se encontraban tanto profesionales como diletantes, ellos muchas veces herederos de grandes fortunas en busca de cierta plenitud vital. Los mismos profesionales viajaban o por cuenta de alguna institución científica (museos, universidades) en el país de origen, o contratados por institutos científicos en el Río de la Plata, como por ejemplo el Museo de La Plata o el observatorio astronómico de Córdoba.

13Otra categoría era la de los profesionales que mientras trabajaban, casualmente visitaban la región, como por ejemplo los médicos de a bordo de las armadas de las potencias navales de la época. Todos los países marítimos enviaban unidades de su armada al Río de la Plata con cierta regularidad, tanto para proteger sus intereses en el área, como para “mostrar la bandera”. Las grandes potencias, como Gran Bretaña, Francia, Alemania e Italia, mantenían fuerzas navales permanentes en la región.

  • 7 Ferdinando Resasco, Alle rive del Plata. Ricordi di viaggio, Milan: Treves, 1890, pp. 11-12.

14Muy numerosos eran los ociosos ricos europeos en busca de presuntas aventuras pampeanas y selváticas, pero el mayor grupo de viajeros se componía de profesionales en el senso estricto de la palabra, de gente que viajaba al Río de la Plata para ganar dinero. Por ejemplo negociantes, vendedores ambulantes, representantes de grandes compañías manufactureras y comerciales, agentes de seguros y de la banca, empleados de agencias hipotecarias, bancos inversores. Además artistas de todo tipo, músicos, cantantes de ópera, actores, y muchos más. En las palabras de Ferdinando Resasco, “negozianti di cavalli, dei commercianti di quadri, degli inventori di polveri insetticidi, dei cassieri...in ritiro, dei fotografi, dei fabbricanti di campane, degli imbalsamatori di uccelli”.7

15Muchos viajeros alcanzaban los puertos del Río de la Plata como destino final, otros hacían escala en uno para continuar hacia otro puerto, o desembarcaban para seguir su camino tierra adentro. Varios viajeros hacían escalas en el Río de la Plata en el transcurso de una circumnavegación alrededor del mundo o como parte de un viaje de duración más breve.

Número, carácter y procedencia

16Los viajeros al Río de la Plata se cuentan fácilmente en los decenas de miles. Resulta difícil ofrecer datos exactos. Sin embargo, se puede calcular que entre 1870 y 1920 un promedio anual de 200 barcos traía pasajeros viajeros tán sólo a Buenos Aires. Si se estima que cada barco traía un promedio de 150 pasajeros no inmigrantes, esto significaría que el número de viajeros a Buenos Aires puede haber sido de un millón y medio. A este número se puede agregar los viajeros al Sur brasileño y al Uruguay. Medio millón no parece una cifra exagerada. El total de viajeros no-emigrantes hacia toda la región sería, pues de dos millones.

17Es imposible indicar un sólo país de origen como el más importante. No habrá sido Gran Bretaña, ya que los súbditos británicos tenían muchísimas opciones de viaje: el Medio Oriente, la India, China, Sudáfrica, y los Estados Unidos. En todos estas regiones no sólo podían utilizar su propio idioma, pero además se sabían protegidos por las mismas autoridades británicas. Los viajeros franceses tenían preferencias comparables para sus propias colonias y protectorados, destacándose entre aquéllos los del Norte de Africa, como Argelia, Marruecos y Túnez. Se percibe cierta predilección para el Río de la Plata como destinación entre los alemanes, los italianos y los belgas.

  • 8 Thomas Fischer, “Deutsche und schweizerische Massenauswanderung nach Lateinamerika 1819-1945”, in (...)
  • 9 Napoleone Cola Janni, “L’Italia e la Repubblica Argentina”, in Rivista Coloniale, 7:2, 1912, pp. 2 (...)
  • 10 Ya a principios de este siglo, un economista italiano decía esto: Eteocle Lorini, La Republica Arg (...)
  • 11 Véase Boris Barth, Die deutsche Hochfinanz und die Imperialismen. Banken und Aussen-politik vor 19 (...)
  • 12 Véase por ejemplo Eddy Stols, “Colonisation et intérêts belges en Argentine (1830-1914)”, in Jürge (...)

18Los países de donde venían los viajeros tenían importantes intereses en la región, tanto comerciales como financieros, y en el caso de Alemania e Italia, también en el número de sus ciudadanos residentes. En 1920, el número de alemanes en Rio Grande do Sul era de 400.000.8 El número de los italianos era mucho más elevado, tanto para el Brasil como para Argentina y Uruguay. Antes de la Gran Guerra, el diputado italiano Napoleone Colajanni calculaba el número de italianos en Argentina en 1,5 millones, lo cual convertía a la Argentina en la más importante “colonia senza bandiera” italiana.9 Hace falta hacer hincapié en lo exagerado de los intereses británicos.10 Si bien es cierto que desde Londres venían los mayores capitales, a menudo no eran capitales “británicos”, sino originalmente continentales.11 Muchos ahorros del continente se colocaban en Londres, porque era la plaza financiera principal del mundo. Además, resulta ilusorio otorgar a los capitales una nacionalidad: como Marx, Hilferding y otros economistas bien sabían, el capital es de por sí internacional. Lo que vale por el capital, vale por el comercio: los puertos británicos se apuntaban en las estadísticas como destinos principales, pero era muchas veces solamente el primer destino. Luego los barcos seguían su camino hacia puertos del continente, o las cargas se transferían a otros barcos para seguir el camino hacia el continente. Se puede decir, pues, que los países con mayores intereses en el Río de la Plata eran Alemania e Italia, seguidos por Francia, Bélgica e Inglaterra.12 Luego vendrían Austria, España, Holanda, Suecia, Noruega y Dinamarca.

Escritos y publicaciones

19El interés por el extranjero de parte del público lector europeo era casi insaciable a lo largo del siglo XIX. Lo exótico, como siempre, se vendía bien, y la mejor manera de alcanzar el mercado fue a través de la imprenta. Sólo después de difundirse el cinematógrafo se percibe un descenso relativo en el número de publicaciones dedicadas a temas exóticos. Hasta aquel momento, sin embargo, en todos los países europeos se publicaban libros y artículos sobre el mundo no-europeo. En Alemania, Austria-Hungría, Francia, Inglaterra e Italia, los mercados eran los mayores. Aparte de estos países, había importantes públicos en España, Holanda, Bélgica, Suecia (y Noruega), Dinamarca y Suiza. Aparentemente, los demás países no constituían un mercado autónomo (dependían de los demás), sea por la falta de interés, sea por el pequeño número de lectores debido a una baja tasa de alfabetización.

20Se publicaban libros de viajes, de aventuras y artículos en revistas ilustradas, como Das Ausland, Globus, L’Illustration, Le Tour du monde, y The Illustrated London News. Los mismos grabados que acompañaban los artículos (basados a menudo en fotografías), servían de ilustraciones para artículos en todos los países. Por lo tanto se podría decir que se iba formando una imagen colectiva del mundo no-europeo más o menos en la misma manera que hoy día en la época de la televisión. Los hombres de negocios tenían sus propias fuentes de información en la forma de cámaras del comercio mixtas, o mediante organismos creados especialmente para ellos, como los “museos de comercio”, (Handelsmuseen), en Alemania y Austria, y las “Sociedades de Geografía Comercial” en los países latinos.

21Hoy resulta imposible establecer las tiradas de las obras publicadas sobre el Río de la Plata, ni decir con exactitud el grado de popularidad que tenían entre el público lector. Tampoco se podría indicar cuántas personas eventualmente leían las diversas publicaciones, ni qué papel tuvieron las mismas en formar la opinión pública.

  • 13 En el período 1885-1890 se publicaron 60 libros sobre la región, y en los años 1908-1913 unos 75.

22En el medio siglo entre 1870 y 1920 se publicaron unas 300 monografías y tal vez un millar de artículos sobre el Río de la Plata en su conjunto, Argentina, Uruguay y Brasil. Unos 100 libros en francés, algo como 70 en italiano y 70 en alemán. Descontando las publicaciones en los idiomas pequeños (holandés, sueco, danés), resulta un número bastante modesto para los libros publicados en inglés. Sin embargo, la imagen del Río de la Plata quedó fijada principalmente en base a la literatura en inglés. Todavía existe la imagen de una Argentina colonizada por los ingleses, y esta imagen seguía sin correcciones por la tendencia de los historiadores de consultar principalmente fuentes en inglés. Se destacan dos períodos de interés agudo por el Río de la Plata, es decir los años 1885-1890, y alrededor de 1910. Coinciden con fases de crecimiento económico de la región y de gran actividad inversora de parte de los europeos.13

  • 14 Joseph Burnichon, Le Brésil d’aujourd’hui, Paris: Perrin, 1910; L. Dehon, Mille lieues dans l’Amér (...)

23Entre los autores se encuentran frailes y prelados católicos (Burnichon, Dehon), pastores protestantes (Heims), periodistas (Leclerc, Waaldijk), universitarios (De Gubernatis), médicos (R. Canstatt, Hänsel, Hellema, Jacob), economistas (Lorini), biólogos (Jensen-Haarup), diplomáticos (Rumbold), polí ticos (Clemenceau), militares (Von der Goltz), marinos (Von Österreicher), artistas, novelistas (Gualtieri), pidiendo disculpas por considerarlas una categoría aparte, mujeres (Mrs. Brassey, Lombroso-Ferrero).14

  • 15 Nieuw Advertentieblad, 1889-1898; Nieuwsblad van Friesland, 1901-1911; Goesche Courant, 1889-1890.
  • 16 José Greger, 100 Briefe von nach Argentinien ausgewanderten Familien und Personen, s.l., 1913.
  • 17 E. Franzina, Merica! Merica! Emigrazione e colonizzazione nelle lettere dei contadini veneti in Am (...)

24Los emigrantes también publicaban sus peripecias, aunque generalmente no en la forma de libros. Muchos publicaban cartas en periódicos locales, impresas en los de lugares de procedencia. Esto fue el caso de los emigrantes frisones y zelandeses,15 y de muchos alemanes e italianos. Ya en los años 1890 el suizo José Greger publicó una selección de 100 cartas de emigrantes alemanes y suizos, para informar a los que contemplaban seguir las huellas de sus compatriotas.16 Casi un siglo más tarde, el investigador italiano Franzina publicó un tomo con cartas de emigrantes de la región del Veneto.17

Los elementos del progreso

25¿Como se definía el progreso?

  • 18 Tobias von Österreicher, oficial de la armada real e imperial, tenía una opinión muy negativa de l (...)

26Para muchos viajeros el progreso se medía en el grado de europeización. Cuanto más se parecían las ciudades platenses a ciudades europeas, tanto más les gustaba, y a esta satisfacción correspondía su juicio. Dado el hecho de que la inmigración europea hacia el Río de la Plata era tan masiva, toda la región tenía un aspecto europeo al nivel más inmediato: en las caras y la apariencia física de su gente. Especialmente el contraste con los sobrevivientes de la población indígena hacía resaltar el carácter progresista de las naciones platenses, según los criterios racistas de la época.18

  • 19 Gustav Stutzer, In Deutschland und Brasilien. Lebenserinnerungen von Gustav Stutzer, Brunswick y L (...)
  • 20 “St. Paulo macht auf den Fremden einen anheimenden, freundlichen Eindruck. Ich glaube deshalb, wei (...)
  • 21 “Si sente parlare italiano più a San Paolo che a Torino, a Milano, a Napoli, perché mentre da noi (...)
  • 22 Moritz Schanz, Quer durch Süd-America. Reiseskizzen aus dem Jahre 1890, Hamburgo: Mauke, 1891, p. (...)
  • 23 Enrico Ferri, “Discorso”, in Rivista Coloniale, IV:7/8, 1909, p. 641.
  • 24 Lo dijo muy claro Erich Elsner, en Chronik der deutschen Kolonie Rosario, Buenos Aires: Mercur, 19 (...)

27Cuando Gustav Stutzer vió la ciudad brasileña de Itajahy desde el río, le pareció que bien pudiera encontrarse en la boca del Oder o cerca de Cuxhaven, por el aspecto germánico de la arquitectura y de la gente de este rincón del Brasil.19 El juicio favorable del viajero a menudo fue determinado por la medida en que el lugar visitado traía rasgos familiares que le hacían sentir en su casa. Emil Hänsel se sentía bien en São Paulo porque parecía tan alemán en su carácter.20 Curiosamente, a Gina Lombroso le pareció Sao Paulo una ciudad más italiana que Turin, Milán o Nápoles, por el simple hecho de que se escuchaba más el italiano en la ciudad brasileña que en su país natal, donde todavía se utilizaban los dialectos locales.21 Tanto Gina Lombroso como Moritz Schanz, un viajero alemán, notaban con asombrada satisfacción cómo en el Brasil hasta los autóctonos aprendían el italiano y el alemán.22 Aparentemente, en Argentina ni el italiano ni el alemán se difundían con parecida rapidez. El conocido diputado italiano Enrico Ferri por lo menos hacía hincapié en la facilidad con que los inmigrantes italianos aprendían el castellano, explicándolo con la variedad dialectal de Italia: resultaba igual de fácil para un joven inmigrante dialectófono aprender el castellano que el italiano, siendo ambos idiomas extranjeros.23 En cierto sentido, sin embargo, viajeros como Gina Lombroso y Emil Hänsel tenían razón en considerar las ciudades americanas como italianas o alemanas: siendo tanto Italia como Alemania países recientemente unificados, seguían teniendo un regionalismo muy marcado. Por lo tanto, muchos emigrantes alemanes e italianos recién se hacían alemanes e italianos viviendo en el extranjero.24

Desarrollo económico

  • 25 Mrs. Brassey, A Voyage in the “Sunbeam”, pp. 87-88. La señora Brassey describe el embarcadero como (...)

28La silueta que presentaban las ciudades portuarias de la región al visitante no era muy impresionante. Montevideo ofrecía el aspecto más hospitalario, pero recién en 1908 supo esconder sus orillas arenosas y de barro detrás de murallas de piedra y mampostería. Hasta los años 1870, cada visitante a Buenos Aires tenía solamente dos opciones para aterrizar. Podía transbordar en una embarcación pequeña, y a pocos metros de la orilla transbordar otra vez en un carro de ruedas enormes que le llevaba sobre tierra firme. La otra posibilidad era de amarrar a un puente de desembarque de madera, muy deteriorada por el uso frecuente e intensivo y por la intemperie. Pisar este embarcadero incluso podía resultar bastante peligroso por las muchas maderas sueltas y rotas.25

  • 26 “A dispetto della teoria pitagorica, che fa nascere l’armonia dai contrasti, quella varietá di sti (...)
  • 27 Brassey, A voyage in the “Sunbeam ”, p. 89: “The various banks, with their marble facings, Corinth (...)
  • 28 Hänsel, Ein Ausflug nach Brasilien und den La-Platastaaten, p. 104.
  • 29 R.A. Van Middelduk publicó una serie de contribuciones en una prestigiosa revista cultural colonia (...)

29Todos los viajeros sin falta quedaban impresionados por el lujo y la abundancia aparente, aunque algunos estaban chocados por los excesos de pobreza que también eran visibles. Como muchas otras ciudades modernas, la arquitectura y el progreso edilicio de Buenos Aires ofrecían un aspecto caótico. Para Angelo Scalabrini, era el conjunto más disonante que jamás había visto.26 A la señora Brassey le gustaban los bancos, que juzgaba tener un aspecto más de palacio que de templos del comercio.27 Los negocios de Sao Paulo también ostentaban un lujo que podía medirse con lo mejor de la oferta en París y Berlín.28 La riqueza platense era realmente proverbial y mundialmente conocido, hasta en las colonias europeas, como en la actual Indonesia.29

  • 30 Lombroso-Ferrero, Nell’America Meridionale: “Neanche nei boulevards di Parigi voi vedete esposte n (...)
  • 31 Informe sobre el año 1912 y los primeros meses de 1913 del Cónsul General de los Países Bajos en B (...)
  • 32 Hermann von Jhering, “Von Montevideo nach Uruguayana”, in Das Ausland, 64:14, 1891, pp. 273-276: e (...)

30El lujo especialmente llamaba la atención de muchos viajeros. No sólo los escaparates de los negocios elegantes de Buenos Aires, Florida, Santa Fe, Suipacha, etcétera, causaban una impresión profunda.30 La demanda argentina de joyería era prácticamente insaciable, lo que resultaba en una gran importación de diamantes desde Amsterdam.31 Hasta los barcos que mantenían el servicio entre las dos orillas del Río de la Plata eran verdaderos palacios flotantes, más lujosos que los barcos del servicio entre Europa y la región. Tal por ejemplo el barco “Eolo”, de la compañía de vapores La Platense, con sus plazas para 320 pasajeros, constituía un verdadero esplandor.32

  • 33 Lombroso-Ferrero, Nell’America Meridionale, p. 186.

31La otra cara de la medalla era la pobreza chocante. Gina Lombroso estaba profundamente conmovida por la miseria de centenares de miles de personas, que vivían como animales a lo largo de los ferrocarriles entre Buenos Aires y Rosario, y entre Buenos Aires y La Plata.33

Vida social y cultural

  • 34 En las palabras del Dr. P. Märtens, no cabía la menor duda de que Argentina era culturalmente euro (...)
  • 35 El argentino culto “schmückt sein Heim gerne mit den ausgesuchtesten Kunstwerken, welche von Europ (...)
  • 36 Max Leclerc, Lettres du Brésil, Paris: Plon, 1890, pp. 79-81, 252-254.
  • 37 Lombroso-Ferrero, p. 123.
  • 38 F. Barbier, “Le commerce international de la librairie française au xixe siècle (1815-1913)”, in R (...)

32La mayoría de los viajeros manifestaban su convicción de que el Río de la Plata, especialmente Buenos Aires, era profundamente europeo en lo cultural.34 No era de estradar esta orientación hacia Europa, ya que una mayoría importante de la población había nacido en la misma Europa, y que muchos otros eran hijos de europeos. No era estraño además que la élite criolla tradicional enviara a sus hijos a estudiar en Europa. Los que no estudiaban allí a menudo tenían sus vacaciones en París o en la Costa Azul. Por lo tanto, los gustos también eran europeos, por ejemplo en cuanto a la mueblería y la manera de decorar las viviendas.35 Se supone generalmente que la influencia cultural mayor en toda la región era francesa, pero parece que sólo para Brasil esto valía, y eso sobre todo después de la instalación del régimen republicano.36 La presencia cultural francesa era muy fuerte en Brasil, más que en los demás países de la región, de tal manera que la clase política brasileña se nutría de los mismos autores franceses: Lamartine, Lamennais, Pelletan, Quinet, Hugo, Thiers y Michelet.37 En Argentina y en Uruguay, la cultura francesa tenía que competir con la italiana y la alemana, pero no obstante, en 1890 Buenos Aires constituía un mercado más importante para la exportación de libros franceses que Brasil.38

  • 39 Rumbold, Silver River, p. 6: el hotel tenía “immense rooms, with vulgar, tawdry decorations and wo (...)
  • 40 François Crastre, À travers l’Argentine moderne, Paris: Hachette, 1910, p. 34: “Hommes de travail (...)
  • 41 Mitteilungen des deutsch-argentinischen Centralverbandes, 1912, pp. 38-39.

33No todos los extranjeros quedaron impresionados por lo que encontraron en el Río de la Plata. Horace Rumbold opinó que el hotel donde pasó la primera noche de su estadía en Buenos Aires estaba amueblado y decorado con gusto dudoso y con muebles de lujo postizo.39 Unos 25 años más tarde, François Crastre explicaba la falta de un gusto refinado (por la pintura) por tratarse en el caso de la élite económica de Buenos Aires, de gente recién enriquecida, advenediza según las pautas sociales europeas.40 Sin embargo, estos “nouveaux riches” aparentemente sabían aprender rápido, o bien la pintura francesa no estaba al gusto de los porteños. En 1912 tuvo lugar una gran exposición de pintura alemana, con cuadros de Max Liebermann y Lovis Corinth y muchos otros: los cuadros se vendían muy bien y el interés de parte del público era impresionante.41

  • 42 Heims, Unter der Kriegsflagge des Deutschen Reichs, p. 33: dice que “nur ganz selten die Töne eines (...)
  • 43 “What life there is in these small South American towns, concentrates after dark in the patios at (...)
  • 44 Emani Silva Bruno, Historia e tradições da cidade de São Paulo, Rio de Janeiro, 1954, t. III, p. 1 (...)
  • 45 Enrico Hlllyer Giglioli, Viaggio intorno al globo della R. pirocorvetta italiana Magenta negli ann (...)

34En diciembre de 1881, el Pastor Heims, integrante de la tripulación del navío “Elizabeth” de la armada imperial alemana, visitaba Montevideo durante la escala de su embarcación. En pleno verano austral, podía constatar con profunda satisfacción que el oído no era molestado por el sonido de mujeres que tocaban el piano en diferentes estadios de imperfección. Llegó a la conclusión de que los derechos humanos globales se respetaban más en Montevideo que en otra parte.42 Sin embargo, esta impresión probablemente no era de generalizar. Horace Rumbold notaba como en la pequeña ciudad uruguaya de Salto el piano era ubicuo, y como en las noches se escuchaban trozos maltratados de Verdi en pianos de mala sintonía.43 Aparentemente, Rumbold acertaba, ya que se podía hablar de una “epidemia de piano” en todas las ciudades de la región. Sao Paulo se conocía hasta como pianópolis.44 Este gusto por el piano era un fenómeno de europeización. En la medida en que el piano conquistaba terreno, venía retrocediendo la guitarra, que en Uruguay ya en los años 1860 se utilizaba principalmente en las ventas y las pulperías, donde se juntaban los gauchos y el “bajo pueblo”.45

  • 46 Así por ejemplo Alfred Funke, Aus Deutsch-Brasilien, Leipzig: Teubner, 1902, cuando dice en la p. (...)
  • 47 John Landin, Från Argentina. Reseminnen och studier, Estocolmo: Nordin & Josephson, 1890, pp. 33-3 (...)
  • 48 Hermann Burmeister, Reise durch die La Plata-Staaten..., Halle, 1861, tomo I, p. 37.
  • 49 “So hat man kürzlich durch Bettelei einen Haufen Bücher zusammengebracht, unbekümmert welchen Inha (...)
  • 50 “Am allerputzigsten war die Kavallerie, geradezu spasshaft, mich sehr and unsern Karneval erinnern (...)
  • 51 Von der Goltz, “Reiseeindrücke aus Argentinien”, p. 16, donde dice: “...da soll man erst einmal na (...)

35Las preferencias locales en cuanto a la música en general no eran sujeto de comentarios favorables. Casi todos los que mencionan el tema dicen que el público local se entusiasmaba principalmente por melodías fáciles, ejecutadas por artistas de segunda o tercera categoría. Si había funciones con artistas de primera, ellos brindaban canciones populares sin gran esfuerzo.46 En los teatros porteños de Variedades y Jardín Pasatiempo, dedicados al “variété”, el público se juntaba a los artistas al cantar las melodías de ritmo fuerte.47 El mismo Germán Burmeister anteriormente ya había notado la total falta de interés por la “musica superior” (die höhere Musik) entre los pobladores de la Argentina, preferiendo ellos piezas más fáciles de entender, generalmente italianas o modernas.48 El afán de traer elementos de cultura europea causaba comentarios sarcásticos, sobre todo si tenían lugar en ciudades de provincia. Rudolf Canstatt, médico alemán radicado en Uruguay, se expresaba en términos muy despectivos hacia sus huéspedes en Paysandú (ciudad de 10.000 habitantes) por sus esfuerzos de organizar una biblioteca pública.49 Parecidos sentimientos de superioridad cultural se desprenden de los comentarios de un oficial de la reserva nacional prusiana, sobre las tropas presentes en la celebración pública de la fiesta nacional uruguaya el 25 de agosto de 1883: “la caballería tenía un aspecto realmente cómico, y me hizo recordar nuestro carnaval”.50 Unos treinta años más tarde, el General-Mariscal Von der Goltz, personaje destacado del ejército alemán, no tuvo sino elogios para los militares de la región.51

36Lo que faltaba en la apreciación de la musica superior, luego compensado por la adopción entusiasmada de Wagner, no faltaba en la adopción de adelantos técnicos. Desde las obras portuarias pasando por la electricidad y los ascensores hasta los ferrocarriles, toda la tecnología de punta europea se adoptaba a brazos abiertos, causando asombro entre los viajeros por la abundancia ubicua de la más moderna tecnología. No siempre la alta tecnología se utilizaba para aumentar la productividad económica de manera directa.

  • 52 Lombroso-Ferrero, p. 202.
  • 53 Lombroso-Ferrero, p. 343 sobre Brasil (“... in nessun paese la donna compare meno ed agisce di più (...)

37Gina Lombroso estaba atónita por el gran número de establecimientos según una invención parisina típica de la época, el institut de beauté, o salón de belleza. En Buenos Aires había más salones de belleza que en el mismo París, y más que en cualquier ciudad europea.52 En general, la situación social de la mujer era totalmente distinta de la que se podía encontrar en Europa. En Brasil, las mujeres se mostraban poco, estando los mundos varonil y femenino en realidad separados. En Argentina y en Uruguay, las mujeres no se veían con frecuencia en las calles, sino en ciertas horas, pero sí en los teatros, que para muchas mujeres jóvenes eran algo como una escuela, o por lo menos, su ventana sobre el mundo.53

  • 54 Para Moritz Schanz, por ejemplo, la rapidez con que se construyó la ciudad de La Plata, capital de (...)

38Los viajeros sabían muy bien que a pesar de las apariencias, el Río de la Plata no era un pedazo de Europa transplantado al Nuevo Mundo. Aunque la cultura material era sin duda alguna europea, las costumbres tenían un carácter sui generis, y el adjetivo “americano” lo calificaba muy bien. Las pautas de conducta en lo político y en lo comercial les parecían a los europeos como francamente americanos y hasta “yankóides”.54

  • 55 “U.a. vergessen sich die Officiere so weit, dass sie sich selbst mit Hand anlegen, statt dass sie (...)
  • 56 “... doch vollzieht sich wieder der persönliche und auch der dienstliche Verkehr ganz ungezwungen, (...)

39Mientras en Europa, en Alemania sobre todo, las relaciones sociales y laborales eran muy jerárquicas, en el Río de la Plata imperaban pautas más suaves, hasta igualitarias. Un oficial alemán quedó chocado al ver cómo en el ejército uruguayo los oficiales no se comportaban como oficiales, siempre desde la perspectiva alemana.55 Esta actitud de parte de los detentores de poder también se podía interpretar de manera más favorable, como lo hizo el médico alemán Jacob, jefe del instituto neurológico de la Universidad de Buenos Aires de 1899 a 1910. A pesar de cierta preferencia por lo ceremonioso de parte de los políticos y otros, según Jacob, llamaba la atención el trato casi familiar que permitían a sus subalternos, lo cual presentaba un contraste favorable con los estados burocráticos europeos.56

Situación sanitaria

  • 57 Por supuesto, no todos los viajeros estaban de acuerdo sobre la suciedad en las ciudades. Parece q (...)
  • 58 Devoti, Considérations médicales, p. 8.
  • 59 Brassey, Voyage in the “Sunbeam”, p. 120: “People of the middle and lower classes live much better (...)
  • 60 Wilhelm Breitenbach, “Die ersten Jahre eines Kolonisten im Urwalde Südbrasiliens”, in Das Ausland,(...)

40Alrededor de 1900 se empezaba a fijar la convicción de que un indicador infalible para medir el progreso era la salud pública. Los viajeros al Río de la Plata tambien medían el progreso con esta pauta. En Europa la higiene pública, con sistemas de agua potable y de desagüe, era una conquista relativamente reciente (a partir de los años 1850, más o menos). Estos sistemas se instalaron recién después de una serie de terribles epidemias de cólera. Aunque en el Río de la Plata también se producían unas epidemias espantosas, como la de fiebre amarilla en Buenos Aires en 1871, medidas modernas de higiene pública no se adoptaron sino hasta los años 1890, y entonces solamente en las grandes ciudades. Por lo tanto, generalmente, hasta 1900, la opinión acerca de la salubridad del Río de la Plata no era muy favorable.57 François Devoti, médico de a bordo de la cañonera “La Tactique” de la armada francesa, tuvo la oportunidad de estudiar la situación sanitaria durante los dos años de su permanencia en el área. Opinó que “l’usage d’une alimentation presque exclusivement animale, l’abus du tabac et des liqueurs spiritueuses dans le bas peuple” causaban una mala salud entre mucha gente.58 Otros viajeros con una mirada no profesional pero tal vez no menos aguda, tenían una opinión más favorable, como la señora Brassey, diciendo que el consumo generalizado de carne era aparentemente muy favorable al desarrollo de la musculatura.59 Algunos tenían un ojo abierto para las ventajas de la tierra americana y la describían como una cornucopia, alegando que en contraste con Europa, el hambre no se conocía en América.60

  • 61 Rudolf Canstatt, “AUS dem äussersten Süden Brasiliens”, Globus, 44, 1883, p. 345.
  • 62 Devoti, Considérations médicales, p. 40; Canstatt, “AUS Uruguay”, p. 266.

41En las pequeñas ciudades del interior, la situación sanitaria dejaba mucho que desear. La total falta de higiene pública creaba un clima muy propicio para todo tipo de enfermedad mortal. La ciudad riograndense de Jaguarão, de 5000 habitantes, en la frontera con Uruguay, estaba constantemente afectada de disenteria, malaria y tifus. La suciedad hasta de las calles principales era chocante: el paso se encontraba frecuentemente obstaculizado por cadáveres de caballos y perros. En el verano el olor en las calles era, pues, insoportable.61 En la campaña, el tétano era fuertemente presente, y se consideraba una de las enfermedades más serias. En verano, hasta la menor picadura causada por algún objeto afilado traía la muerte.62

  • 63 Devoti, Considérations médicales, p. 8.
  • 64 Waaldijk, Naar Argentinië, p. 65.

42El mismo clima económico y político, con sus “inquiétudes d’un commerce étendu, la soif de l’or, l’ambition surexcitée par les agitations politiques, le manque de repos et de sommeil”, causaba toda clase de enfermedades entre los grupos más activos, especialmente de los sistemas nervioso y respiratorio.63 Igualmente, los inmigrantes se exponían a riesgos de salud. El Hotel de Inmigrantes, donde se alojaban muchos recién venidos durante un par de días, era el colmo de suciedad, de mugre y un biótopo ideal para varios insectos vectores de enfermedades peligrosísimas.64

  • 65 Véase Carlos Andrés Escudé, “Health in Buenos Aires in the Second Half of the Nineteenth Century”, (...)
  • 66 Jensen-Haarup, 1Sydamerika, p. 9: “I Modsaetning til mange andre Storstaeder, for ikke at tale om (...)

43Luego, sin embargo, la situación sanitaria se mejoraba gracias a las enérgicas medidas decretadas por las autoridades.65 El biólogo danés A.C. Jensen-Haarup quedó sorprendido por la higiene tanto en las calles como dentro de las casas que tuvo la oportunidad de visitar. Por el resto, con una población de más de un millón de habitantes, la higiene urbana era de suma importancia, dado el movimiento intenso en el puerto donde llegaban miles de barcos por año.66

  • 67 La influencia en la medicina era principalmente alemana y francesa, ya que en medicina Francia y A (...)

44Alrededor de 1900, los viajeros estaban en realidad impresionados por los adelantos de la medicina en la región. En este terreno, aparentemente no se ahorraron gastos para traer lo mejor de la medicina europea. Se invitaron a cirujanos para hacer operaciones, muchos jóvenes fueron enviados a Europa para aprender en Viena, París y Berlín, y se compraba lo mejor de la industria farmacéutica alemana y austriaca.67 En cuanto a la medicina también, el Río de la Plata se podía medir con lo mejor de la época.

Los lados oscuros

45Todos los viajeros estaban de acuerdo sobre los aspectos negativos del Río de la Plata: la violencia desmesurada, el mal gobierno, la falta de justicia y la corrupción, pero también los excesos de pobreza, la miseria abyecta de mucha gente. Por más descontentos que hubieran estado en cuanto a los males de la patria, todos casi sin excepción se unían sobre estos puntos. A lo mejor los de mirada más blanda veían en contraste algunos aspectos muy positivos, como el hecho de que con trabajo duro, por lo menos en la campaña, uno podía mejorar la vida considerablemente, y hasta juntar riquezas. Pero la pobreza de muchos chocaba no obstante.

  • 68 N.J. Andersson, Eene reis om de wereld met het oorlogsfregat Eugenie (1851-1853), Groninga: Wolter (...)
  • 69 “Argentinien und Uruguay”, in Das Handels-Museum, 4 de octubre de 1888, p. 457.
  • 70 Schanz, Quer durch Süd-Amerika, p. 69. Agrega Schanz que el presidente cobró 340.000 libras esterl (...)
  • 71 “Wohin man und hört, überall dasselbe Schauspiel quasi selbstverständlichen Diebstahls bei allen L (...)
  • 72 G. Weijers, Nieuw Advertentieblad, 29 de Mayo, 12 de Junio de 1895.

46Chocaba la corrupción que reinaba hasta en los niveles más elevados del gobierno, y a los viajeros europeos les gustaba chocar al público lector con apuntar hasta las cifras robadas por los jefes de estado. Ya en 1852, un tripulante de una fragata sueca de visita en Buenos Aires sabía que Rosas había robado unos 4 millones de pesos, y los tenía depositados en la banca inglesa.68 El comandante de la cañonera “Albatros” de la armada austríaca, que visitaba la región en 1888 apuntó que el presidente uruguayo, el General Máximo Santos, se había enriquecido ilegalmente con 16 millones de pesos, sacados directamente desde los fondos del estado. Sin embargo, todos los uruguayos autóctonos, según este austríaco, se hacían culpables de corrupción.69 Se llegaba a los colmos del robo en Argentina bajo la presidencia de Juárez Celman. El mismo presidente quedaba sospechado de haber robado entre m$n 20 millones y m$n 100 millones, mientras su salario anual no excedía los $oro 30.000.70 En realidad, tantos observadores foráneos concordaban en señalar los niveles de corrupción que se podría calificarla como topos.71 No eran solamente los viajeros cultos los que quedaron escandalizados por la corrupción. El inmigrante holandés G. Weijers, radicado en Chacabuco, tenía opiniones muy desfavorables en cuanto a la corrupción de los políticos y de los hombres de negocios, y del espíritu de estafa permanente. Desde los políticos que nunca aparecían en sesión y que cobraban altos sueldos, hasta el más humilde empleado del estado, todos sin excepción se dedicaban al enriquecimiento ilícito mediante el robo o la estafa de los ingenuos. Las leyes no se respetaban y los culpables podían escapar al juicio con facilidad.72

  • 73 “Die Justiz lässt ungefähr Alles zu wünschen übrig, Richter und Unterbeamten sind gleich träge und (...)
  • 74 Dehon, Mille lieues dans l’Amérique du Sud, p. 183: “Pour être électeur là-bas, il faut savoir lir (...)
  • 75 Clémenceau, Notes de voyage, pp. 194-195.

47De la justicia, ni hablar. Los sistemas jurídicos no funcionaban, y mediante un pago al juez cualquier inculpado podía comprarse la libertad. Los sueldos de abogados estaban altísimos. En el interior argentino, a menudo imperaba el “sistema de los pasha”, del cual especialmente las mujeres eran víctimas. Bajo cubierto de la ley, los poderosos se apoderaban de cualquier cosa que se les antojara.73 Sin embargo, por corruptos que fueran los sistemas políticos de la región, de vez en cuando la política recibía elogios de parte de los viajeros. El padre francés Dehon notaba satisfecho que la constitución uruguaya era muy superior a la francesa por sus limitaciones del derecho de voto, y por apoyar oficialmente la religión católica.74 Los uruguayos mismos estaban convencidos de que ellos, más que los franceses, manifestaban lealtad a los ideales de la Revolución Francesa, ya que no tenían pena de muerte, que admitían al divorcio con consentimiento mutuo, y que allí los hijos naturales tenían los mismos derechos que los hijos legales.75

  • 76 Según el antropólogo holandés H.F.C. Ten Kate, la Argentina era un refugio privilegiado para “Euro (...)

48Parte del problema residía en el afán de poblar la región con inmigrantes europeos, que a menudo resultaba en atraer los elementos peores de la sociedad europea.76 En otras palabras, hasta los males de la región a menudo no eran autóctonos, sino importados como tantas otras cosas desde Europa.

Conclusiones

  • 77 Comentando la llegada al poder de Carlos Pellegrini en 1890 para resolver la crisis nacional, Mori (...)
  • 78 Clémenceau, Notes de voyage, p. 196.

49Si muchos viajeros eran pesimistas en cuanto a la capacidad autónoma de depurar las instituciones, de combatir la corrupción, de asegurar el buen funcionamiento de la justicia, de garantizar un mínimo de bienestar al residente promedio (y todo esto a corto plazo), se nota cierto optimismo para el porvenir lejano.77 En realidad, si no existía una imagen completamente positiva, por lo menos la densidad de información permitía la construcción de una idea matizada y bastante realista, en las palabras de Clemenceau: “L’Argentine, l’Uruguay, le Brésil sont, à divers titres, de belles formes civilisées, avec des parties d’ombre comme tous nos pays d’Europe”.78

  • 79 Angelo De Gubernatis, L’Argentina. Ricordi e letture, Florencia: Seeber, 1898, p. 190: es de desea (...)

50De acuerdo con la división hecha por Antonello Gerbi de la opinión europea acerca del Nuevo Mundo, los viajeros se pueden dividir en dos grupos en cuanto a su manera de interpretar el porvenir americano. Algunos estaban convencidos de la necesidad de un acercamiento cultural en base a una supuesta simbiosis, una comunidad de intereses. Tal el conde Angelo de Gubernatis que después de una visita a Argentina propuso elevar al italiano como segundo idioma oficial de la república, para así dar expresión al papel protagónico de la numerosa inmigración italiana.79

  • 80 Véase Attilio Brunialti, “L’Emigrazione e la colonizzazione degli Italiani e l’avvenire della regi (...)

51El orgullo nacionalista de los viajeros, especialmente los alemanes e italianos y en menor grado los franceses, les empujaba a formular expectativas desmesuradas en cuanto al papel de su país en el futuro de la región platense. Se nota que sus visiones del futuro abarcaban mucho más que la sola venta de mercancías; veían una colaboración cultural estrecha. Varios alemanes e italianos tenían la esperanza de ver un día algo como una colonia formal en aquella región.80 Por lo menos en cuanto al sur brasileño se expresaban a veces tales ideas, en particular con respecto a la provincia de Rio Grande do Sul. La caída del imperio y el debilitamiento sucesivo del poder central por un breve tiempo contribuía a mantener vivos tales deseos. Se vislumbraba inclusive una repartición de Brasil en zonas de influencia directa o indirecta.

52En cuanto a la Argentina, es más probable que los italianos y alemanes esperaban tener en el futuro un aliado político y un amigo culturalmente aparentado, lo cual no les vendría mal en un eventual conflicto con los Estados Unidos, que muchos temían que ocurriese un día. Un conjunto de vagas esperanzas geopolíticas, pues, parecía motivar los viajeros alemanes e italianos. Los demás viajeros europeos no parecen haber tenido tales esperanzas.

  • 81 Albert F. Baron d’Anthouard de Wasservas, Le progrès brésilien. La participation de la France. Étu (...)
  • 82 Véase por ejemplo August Sussmann, Eine Reise nach Brasilien im Jahre 1910 über Nordamerika, Westi (...)

53Por fuerte que fuera la influencia colectiva de los europeos continentales, la influencia creciente del mundo anglosajón, particularmente norteamericano, suscitaba grandes preocupaciones. Los viajeros franceses casi sin excepción ostentaban un fuerte pesimismo cultural. Tampoco era de extrañar esta actitud, ya que la influencia de la cultura francesa, a juzgar por los conocimientos del idioma, estaba retrocediendo.81 Parecidas preocupaciones se emitían con respecto al alemán de parte de los franceses, aunque los mismos alemanes ya estaban convencidos de la victoria eventual del inglés como idioma internacional, mientras algunos opinaban que hasta los alemanes tendrían que aprender este idioma.82 Sin embargo, en el momento en que el profesor de Gymnasium Sussmann emitió este juicio, poca gente hubiera querido creer en ello.

  • 83 Según el autor guatemalteco Enrique Gómez Carrillo, “Hoy no hay Argentino que no proclame, lleno d (...)

54No cabe ninguna duda de que el Río de la Plata era en muchos sentidos una extensión de la vieja Europa, y cuando Europa se autodestruyó en la primera Guerra Mundial, también fue desapareciendo la influencia europea, la cual tuvo que ceder ante la creciente influencia norteamericana. Que esto fuera así ya se sabe muy bien, pero generalmente se considera que los terrenos afectados hayan sido más bien la economía y el mundo de los negocios. Sin embargo, el corte de los lazos umbilicales con Europa por la guerra se percibía inmediatamente en el vestir de la gente. Aparentemente, la pérdida de la elegancia femenina fue un fenómeno muy llamativo.83

  • 84 Véase Diana Quattrocchi-Woisson, Un nationalisme de déracinés. L’Argentine pays malade de sa mémoi (...)

55Durante el medio siglo entre 1870 y 1920, el Río de la Plata presentó una imagen ficticia de territorio europeizado. Los viajeros, muchos de ellos con conocimientos profundos de otras regiones del mundo, por lo menos parecían creer que en el Río de la Plata pisaban una Europa transplantada.84 Lo europeo era en realidad un cuerpo ajeno, que si bien ayudaba en otorgar a la región un sabor sui generis con respecto al resto del continente, se tendría que considerar como fenómeno pasajero.

  • 85 Albert Londres, Le chemin de Buenos-Aires (La traite des blanches), Paris: Albin Michel, 1927.

56Los juicios favorables sobre la región, relativamente frecuentes antes de la Gran Guerra, se volvieron más negativos a partir los años 1920. Buenos Aires se convirtió en lugar de pésima fama como destino final para una red enorme de tráfico de esclavas blancas, la llamada Traite des Blanches, hecha famosa por el reportaje de Albert Londres, “le chemin de Buenos-Aires”.85 A partir de los años 1920, la publicidad sobre el Río de la Plata, como sobre el resto de América Latina, se hizo cada vez más negativa, hasta culminar eventualmente en un estereotipo compuesto de dictadura, tortura, corrupción, estafa, destrucción del medio ambiente, pereza, machismo, miseria y explotación. Parece que la opinión actual se compone exclusivamente de los elementos negativos de los juicios de hace un siglo, y que todo lo positivo se suprimió o se proyecta hacia el norte del continente.

57Interesaría saber el porqué de esta transformación.

Notes

1 Frank Broeze, “Shipping Policy and Social-Darwinism: Albert Ballin and the Weltpolitik of the Hamburg-Amerika Line 1886-1914”, in The Mariner’s Mirror, 79:4, 1993, pp. 419-436. En 1910, de las 40 compañías que mantenían servicios regulares sobre el Río de la Plata: 15 eran británicas, tres francesas, cuatro alemanas, dos españolas, siete italianas. Véase Karl Theodor Stöpel, “Die neuere Entwicklung Argentiniens”, in Verhandlungen des deutschen Kolonialkongresses, 1910, pp. 1107-1142, cuadro en p. 1142. Véase también Paul Henrix, Le Brésil, Paris: Figaro, s.d., pp. 53-55.

2 De los puertos de menor importancia para las comunicaciones entre Europa y Sudamérica hace falta mencionar para el lado europeo Amsterdam, Londres, Bergen, Copenhague, Glasgow, Málaga, Venecia, Fiume, Cartagena, Cádiz, La Coruña, Lisboa, y para el Río de la Plata, Fray Bentos, Paysandú, Salto, Uruguaiana, Santa Fe, Rio Grande y Pelotas.

3 Rudolf Canstatt, “Paysandú”, in Globus, 48, 1885, pp. 264-266.

4 Horace Rumbold, The Great Silver River. Notes of a Residence in Buenos Aires in 1880 and 1881, Londres: John Murray, 1887, p. 110. El transporte hacia el interior era relativamente mucho más caro. En 1875, el viaje en diligencia desde Montevideo a Artigas, en la frontera con Brasil, costaba 18 $. Véase Rudolf Canstatt, “Aus Uruguay. Aus den Erlebnissen eines deutschen Arztes”, in Das Ausland, 50, 1877, p. 693.

5 Véase John Rosselli, “The Opera Business and the Italian Immigrant Community in Latin America 1820-1930; the Example of Buenos Aires”, in Fast & Present, 127, 1990, pp. 155-182.

6 Hasta 1900, más o menos, las compañías francesas e italianas se consideraban las mejores para los viajes de lujo en primera y segunda clase. Luego, hubo una competencia feroz de parte de líneas alemanas e inglesas, que supieron acaparar gran parte del mercado “turista”. Durante la primera mitad del año, temporada de viajes en Argentina, hacía falta reservar con meses de anticipación. Véase el informe del Cónsul General de los Países Bajos en Buenos Aires, Leonard Van Riet, para el año 1906: “Verslag over 1906”, in Economische Verslagen van Nederlandsche Diplomatieke en Consulaire Ambtenaren, vol. 1907, número 7, p. 175.

7 Ferdinando Resasco, Alle rive del Plata. Ricordi di viaggio, Milan: Treves, 1890, pp. 11-12.

8 Thomas Fischer, “Deutsche und schweizerische Massenauswanderung nach Lateinamerika 1819-1945”, in Peter Waldmann, ed., Nord und Süd in Amerika, vol. 2.

9 Napoleone Cola Janni, “L’Italia e la Repubblica Argentina”, in Rivista Coloniale, 7:2, 1912, pp. 217-214. El viajero ruso Alejandro Ιονιν (Yonin) pintó una imagen un tanto exagerada del poder y de la influencia de la comunidad italiana en Argentina. La importancia de esta comunidad, sin embargo, era mucho mayor que cualquier otra, precisamente por la variedad de la misma, ya que se componía de obreros, artesanos, intelectuales y comerciantes, Durch Süd-Amerika. Reise-und kulturhistorische Bilder, Berlin: Cronbach, 1895, vol. I, pp. 599-603.

10 Ya a principios de este siglo, un economista italiano decía esto: Eteocle Lorini, La Republica Argentina e la sua odierna crisi. Considerazioni e note in aggiunta al primo volume dello stesso autore su “Repubblica Argentina e I suoi maggiori problemi di economia e di finanza”, Roma: s.e., 1902, p. 22.

11 Véase Boris Barth, Die deutsche Hochfinanz und die Imperialismen. Banken und Aussen-politik vor 1914, Stuttgart: Franz Steiner Verlag, 1995.

12 Véase por ejemplo Eddy Stols, “Colonisation et intérêts belges en Argentine (1830-1914)”, in Jürgen Schneider, red., Wirtschaftsgeschichte und Wirtschaftswege. IV. Übersee und allgemeine Wirtschaftsgeschichte. Festschrift für Hermann Kellenbenz, Stuttgart: Klett-Cotta, 1978, pp. 287-312. También Bart De Groof, Patricio Geli, Eddy Stols y Guy Van Beek, eds., En los deltas de la memoria. Bélgica y Argentina en los siglos XIX y XX, Lovaina: Leuven University Press, 1998.

13 En el período 1885-1890 se publicaron 60 libros sobre la región, y en los años 1908-1913 unos 75.

14 Joseph Burnichon, Le Brésil d’aujourd’hui, Paris: Perrin, 1910; L. Dehon, Mille lieues dans l’Amérique du Sud. Brésil, Uruguay, Argentine, Paris/Tournai: Casterman, 1910; P.G. Heims, Unter der Kriegsflagge des Deutschen Reichs, Leipzig: Hirt & Sohn, 1885; Wilhelm Nelke, Das Deutschtum in Uruguay, Stuttgart: s.e., 1921; Max Leclerc, Lettres du Brésil, Paris: Plon, 1890; C.D. Waaldijk, Naar Argentinië. Reisbrieven van een medewerker van het Nieuwsblad voor Nederland, Amsterdam: Drukkerij van het Nieuwsblad van Nederland, 1889; Angelo De Gubernatis, L’Argentina: ricordi e letture, Florencia: Seeber, 1898; Rudolf Canstatt, François Devoti, Considérations médicales sur le Rio de la Plata, Paris: s.e., 1885; Emil Hänsel, Ein Ausflug nach Brasilien und den La Plata-Staaten, mit Berücksichtigung der melloschen revolutionären Bewegung in Brasilien, Warmbrunn en Silesia, 1894; D. Hellema, Eene reis om de wereld. Gedaan a/b Zr. Ms. Schroefstoomschip le kl. Curaçao in 1874 en 1875 onder bevel van den Kapitein ter zee JA. Vandevelde, Nieuwediep: Buisonjé, 1880; Chr. Jacob, “Das intellektuelle Argentinien und seine Beziehungen zur romanischen und germanischen Kultur”, in Veröffentlichungen des DeutschArgentinischen Centralverbandes zur Förderung wirtschaftlicher Interessen, 2, 1912; Eteocle Lorini, La Repubblica Argentina e la sua odierna crisi. Considerazioni e note in aggiunta al primo volume dello stesso autore su “Repubblica Argentina e I suoi maggiori problemi di economia e di finanza”, Roma: s.e., 1902; A.C. Jensen-Haarup,/Sydamerika. Skildringer fra del vestlige Argentina, Copenhague: G.E.C. Gad, 1906; Horace Rumbold, The Great Silver River, Georges Clemenceau, Notes de voyage dans l’Amérique du Sud. Argentine, Uruguay, Brésil, Paris: Hachette, 1911; Colmar Freiherr Von der Goltz, “Reiseeindrücke aus Argentinien”, in Mittheilungen des Deutsch-Argentinischen Centralverbandes, 1911; Mrs. Brassey, A Voyage in the "Sunbeam” our Home on the Ocean for Eleven Months, Leipzig: Tauchnitz, 1879; Gina Lombroso-Ferrero, Nell’America Meridionale (Brasile-UruguayArgentina). Note e Impressioni, Milán: Treves, 1908.

15 Nieuw Advertentieblad, 1889-1898; Nieuwsblad van Friesland, 1901-1911; Goesche Courant, 1889-1890.

16 José Greger, 100 Briefe von nach Argentinien ausgewanderten Familien und Personen, s.l., 1913.

17 E. Franzina, Merica! Merica! Emigrazione e colonizzazione nelle lettere dei contadini veneti in America Latina, 1876-1902, Milán: Feltrinelli, 1979.

18 Tobias von Österreicher, oficial de la armada real e imperial, tenía una opinión muy negativa de los indígenas: “... in den weiten Gebieten der Argentinischen Conföderation treiben sie noch in den Pampas ihren Spuk als Widersacher der Civilisation und als verkommene Abkömmlinge viel kräftiger Racen. Dort in den Pampas leben sie als Schmarotzer der spärlichen Niederlassungen der weissen Argentinier, im harten Kämpfe mit den Eindringlingen”, Aus fernem Osten und Westen, p. 382-383.

19 Gustav Stutzer, In Deutschland und Brasilien. Lebenserinnerungen von Gustav Stutzer, Brunswick y Leipzig: Helmut Wollermann, 1914, p. 201: Itajahy tenía “freundliche, einstöckige Häuser, sandige Strassen, kleine Schaufenster mit ausgelegten Arbeiten, blondhaarige Kinder”.

20 “St. Paulo macht auf den Fremden einen anheimenden, freundlichen Eindruck. Ich glaube deshalb, weil es einen stark deutschen Charakter trägt. Man braucht hier kein Wort Portugiesisch zu verstehen, um recht gut durchzukommen. An allen Ecken, vor allen Läden hört man deutsche Laute”, Hänsel, Ein Ausflug nach Brasilien und den La-Platastaaten, p. 103.

21 “Si sente parlare italiano più a San Paolo che a Torino, a Milano, a Napoli, perché mentre da noi si parla il dialetto, a San Paolo tutti i dialetti si fondono sotto l’influsso dei Veneti e dei Toscani, che sono in maggioranza, ed i nativi adottano l’italiano corno lingua ufficiale”, Lombroso-Ferrero, Nell’America Meridionale, p. 34.

22 Moritz Schanz, Quer durch Süd-America. Reiseskizzen aus dem Jahre 1890, Hamburgo: Mauke, 1891, p. 16: “...unter dem sehr zahlreich vertretenen Mulatten-und Neger-Volk, das theilweise deutsch spricht...”.

23 Enrico Ferri, “Discorso”, in Rivista Coloniale, IV:7/8, 1909, p. 641.

24 Lo dijo muy claro Erich Elsner, en Chronik der deutschen Kolonie Rosario, Buenos Aires: Mercur, 1932, en la p. 65: “Hier in Rosario wusste man nichts mehr von Sachsen oder Bayern, von Thüringern oder Hamburgern, hier waren alle Deutsche, fühlten sich alle nur als deutsche und wollte so geeint auch für den andern einstehen.”

25 Mrs. Brassey, A Voyage in the “Sunbeam”, pp. 87-88. La señora Brassey describe el embarcadero como un “long rickety mole, where we landed. Some of the planks of the pier were missing, leaving great holes, big enough to fall through, and others were so loose that when you stepped upon one end of them the other flew up almost into your face”.

26 “A dispetto della teoria pitagorica, che fa nascere l’armonia dai contrasti, quella varietá di stili forma l’insieme più dissonante che io abbia mai visto in una città”, Angelo Scalabrini, Sul Rio della Piata. Impressioni e note di viaggio, Como: F. Ostinelli, 1894, p. 45.

27 Brassey, A voyage in the “Sunbeam ”, p. 89: “The various banks, with their marble facings, Corinthian columns, and splendid halls, are magnificent buildings, and look more like palaces than places of business.”

28 Hänsel, Ein Ausflug nach Brasilien und den La-Platastaaten, p. 104.

29 R.A. Van Middelduk publicó una serie de contribuciones en una prestigiosa revista cultural colonial, cantando los elogios de Argentina, que había visitado en 1883/84: “Zuid-Amerikaansche Schetsen. Argentinie”, in Tijdschrift voor Nederlandsch Indie N.S., 19:2, 1890, especialmente p. 419.

30 Lombroso-Ferrero, Nell’America Meridionale: “Neanche nei boulevards di Parigi voi vedete esposte nelle vetrine tante novità quante in Corrientes, in Florida, in Suipacha, in Artes...(...) fiori e frutti freschi di tutte le stagioni”, p. 183. Otra viajera quedó tan impresionada: “some of the shops are filled with beautiful objects of art, generally from France or ltaly”, Marguerite Dickjns, Along Shore with a Man of War, Boston, 1893, p. 124. Ver también Roger Nielsen, Til Argentina. Rejsen dertil på tredje klasse. Forholdene. Chanceme, Copenhague y Christiania: Gyldendalske Boghandel y Nordisk Forlag, 1912, pp. 115-116.

31 Informe sobre el año 1912 y los primeros meses de 1913 del Cónsul General de los Países Bajos en Buenos Aires, Leonard Van Riet, “Verslag over 1912 en de eerste maanden van 1913”, in Economische Verslagen van Nederlandsche Diplomatieke en Consulaire Ambtenaren, VII:16, 1913, p. 697. Van Riet dijo sin embargo que estas cifras no aparecen en las estadísticas y que los joyeros argentinos no compraban la primerísima calidad (la cual se pedía en Nueva York, por ejemplo), sino la segunda.

32 Hermann von Jhering, “Von Montevideo nach Uruguayana”, in Das Ausland, 64:14, 1891, pp. 273-276: el “Eolo” estaba equipado con “allem nur denkbaren Luxus in einer Weise (ausgestattet ist), die ganz dem am La Plata zur Schau getragenen, über jeden Mass hinausgehenden Luxus entspricht”. Moritz Schanz tuvo un comentario parecido sobre el lujo de estos barcos, con su “übertrieben eleganter Einrichtung”, Quer durch Süd-America, p. 57.

33 Lombroso-Ferrero, Nell’America Meridionale, p. 186.

34 En las palabras del Dr. P. Märtens, no cabía la menor duda de que Argentina era culturalmente europeo: “In Argentinien (sind) europäische Kultur und Sitten vorherrschend, der Handel und das Bankwesen (liegen) in den Händen von Europäern und (werden) durch europäisches Kapital gefördert”, Süd-Amerika unter besonderer Berücksichtigung Argentiniens, Berlin: Räde, 1899, p. 2-3. Casi proverbial era el título de Buenos Aires como “el París sudamericano”, pero esta calificación parece surgir recién a finales del siglo. Anteriormente se la conocía como el “Atenas sudamericano” (seguro que gracias a Sarmiento), mientras Lima se consideraba el “París”. Véase Hellema, Reis om de wereld, p. 48.

35 El argentino culto “schmückt sein Heim gerne mit den ausgesuchtesten Kunstwerken, welche von Europa importiert werden”, Märtens, Süd-Amerika, p. 25. Más concretamente, los norteamericanos se quejaban de los gustos europeos de los argentinos, y de la dificultad de introducir productos estadounidenses: “At present French influence is strong upon the country. The demand is for ornate patterns and showy upholstery in colored fabrics. Louis XV types may be best said to represent the prevailing tastes. Gilded furniture and pieces with elaborately carved woodwork are greatly admired. The arts and crafts movement, which has lately made great headway in the United States has not found so much as an echo in Argentina.” James Davenport Whelpley, Trade Development in Argentina, Washington: Government Printing Office, 1911, p. 69.

36 Max Leclerc, Lettres du Brésil, Paris: Plon, 1890, pp. 79-81, 252-254.

37 Lombroso-Ferrero, p. 123.

38 F. Barbier, “Le commerce international de la librairie française au xixe siècle (1815-1913)”, in Revue d’Histoire Moderne et Contemporaine, 1981, pp. 94-117 [p. 110]. En 1882, Argentina importaba 140.000 libros franceses, y tán sólo 6.000 españoles. En aquel momento había 200 bibliotecas públicas en el país, y una población de 2,8 millones. F. Fernandez, “La République Argentine”, in Bulletin de la Société de Géographie, 7e série, 4:4, 1883, pp. 452-53.

39 Rumbold, Silver River, p. 6: el hotel tenía “immense rooms, with vulgar, tawdry decorations and would-be luxurious furniture”.

40 François Crastre, À travers l’Argentine moderne, Paris: Hachette, 1910, p. 34: “Hommes de travail arrivés trop vite à la fortune, les Argentins n’ont pas le goût assez affiné pour apprécier le rôle primordial de la peinture dans l’embellissement des maisons riches.”

41 Mitteilungen des deutsch-argentinischen Centralverbandes, 1912, pp. 38-39.

42 Heims, Unter der Kriegsflagge des Deutschen Reichs, p. 33: dice que “nur ganz selten die Töne eines von zarter Hand geschlagenen Klaviers hervorschwimmen. Die allgemeinen Menschenrechte werden dort entweder mehr respektiert oder es ist eine Folge des Klimas...”.

43 “What life there is in these small South American towns, concentrates after dark in the patios at the back of the homes, whence issues now and then some hackneyed scrap of Verdi jammed on a jingly piano”, Rumbold, Silver River, p. 235.

44 Emani Silva Bruno, Historia e tradições da cidade de São Paulo, Rio de Janeiro, 1954, t. III, p. 1301.

45 Enrico Hlllyer Giglioli, Viaggio intorno al globo della R. pirocorvetta italiana Magenta negli anni 1865-66-67-68 sotto il comando del Capitano di Fregata V.F. Arminjon, Milán: V. Maisner e Comp., 1875, p. 69.

46 Así por ejemplo Alfred Funke, Aus Deutsch-Brasilien, Leipzig: Teubner, 1902, cuando dice en la p. 46-47: “Hin und wieder kommt eine italienische Opernkompagnie aus Buenos Aires oder Rio, meistens dritter Güte, gibt ein par mal den Trovatore, Carmen, Traviata und Guarany...”

47 John Landin, Från Argentina. Reseminnen och studier, Estocolmo: Nordin & Josephson, 1890, pp. 33-36: “Der mycket medelmåttiga, vanligen franska ‘artister’ under publikens oerhörda jubel sjunga sina välkända slagdängor.” Landin explicó que los compositores de óperas más populares eran Verdi, Bellini, Rossini, los de la opereta: Offenbach, Strauss, Lecoque, Suppe. Los “hits” de la época eran, entre otros, “La hija de Madame Angot”, “Boccaccio”, y “Doña Juanita”. Sin embargo, los gustos locales no siempre eran tan primitivos, aunque el buen gusto y el discernimiento eran tal vez cosas más aristocráticas: cuando en 1886 Sarah Bemardt se encontraba en Río de Janeiro con su amante Garnier, actuaba tan mal, que el emperador se fue de la sala. Véase Moritz Schanz, Das heutige Brasilien. Land, Leute und wirtschaftliche Verhältnisse, Hamburgo: Mauke, 1893, p. 162-163. Tampoco en Buenos Aires tuvo una recepción digna de su reputación, al menos hasta que le vino a ver especialmente el ya anciano Domingo F. Sarmiento, véase J. Pérez Amuchástegui, Mentalidades Argentinas, Buenos Aires: Eudeba, 1967, pp. 81-83.

48 Hermann Burmeister, Reise durch die La Plata-Staaten..., Halle, 1861, tomo I, p. 37.

49 “So hat man kürzlich durch Bettelei einen Haufen Bücher zusammengebracht, unbekümmert welchen Inhalts, welcher Sprache, und in welchem defekten Zustande sie sich befanden; genug, dass es 2000 Bände waren. Ein deutscher Antiquar würde schwerlich für dies völlig wertlose Zeug 50 Mark geboten haben”, Rudolf Canstatt, “Paysandú”, in Globus, 48, 1885, pp. 264-266.

50 “Am allerputzigsten war die Kavallerie, geradezu spasshaft, mich sehr and unsern Karneval erinnernd”, “Eine südamerikanische Musterrepublik”, in Globus, 45, 1884, p. 46.

51 Von der Goltz, “Reiseeindrücke aus Argentinien”, p. 16, donde dice: “...da soll man erst einmal nach Argentinien kommen und sehen, wie da gedrillt und exerziert wird!”

52 Lombroso-Ferrero, p. 202.

53 Lombroso-Ferrero, p. 343 sobre Brasil (“... in nessun paese la donna compare meno ed agisce di più que in questa repubblica...in antagonismo coll’uomo della cui famiglia fa parte”), y p. 201 sobre el teatro en Buenos Aires: “La audizione continua delle opere e delle commedie con una mise-en-scène molto accurata, permetta loro di avere un’idea approssimativa dei costumi, della letteratura dei differenti paesi, delle differente epoche, dei modi di dire, di fare nella società, del dernier cri della moda.”

54 Para Moritz Schanz, por ejemplo, la rapidez con que se construyó la ciudad de La Plata, capital de la Provincia de Buenos Aires, era propiamente “yankeehaft”. Quer durch Süd-Amerika, p. 69.

55 “U.a. vergessen sich die Officiere so weit, dass sie sich selbst mit Hand anlegen, statt dass sie ihre daneben stehenden Unterofficiere und Soldaten dazu anhalten oder kommandiren. Ich sah selbst, wie bei der Verladung des Regiments Kavallerie behufs Rückkehr nach Durazno der Major selbst auf dem Gepäckwagen kletterte und bei der Herausschaffung von Brennholz und allem Möglichem eigenhändig mithalf, ohne einem dabei stehenden Gemeinen oder Avancirten Befehl dazu zu geben”, “Eine südamerikanische Musterrepublik”, in Globus, 45, 1884, p. 45.

56 “... doch vollzieht sich wieder der persönliche und auch der dienstliche Verkehr ganz ungezwungen, fast formlos und jedenfalls ganz frei von der Unterwürfigkeitsheuchelei des europäischen Beamtenstaates”, Jacob, “Das intellektuelle Argentinien”, p. 8.

57 Por supuesto, no todos los viajeros estaban de acuerdo sobre la suciedad en las ciudades. Parece que Montevideo a veces constituía una excepción, al menos en los años 1870. Véase el comentario favorable de un oficial naval austríaco, Josef Lehnert, Um die Erde. Reiseskizzen von der Erdumsegelung mi. S.M. Corvette Erzherzog Friedrich" in den Jahren 1874,1875 und 1876, Viena: Alfred Holder, 1878, vol. I, p. 1021.

58 Devoti, Considérations médicales, p. 8.

59 Brassey, Voyage in the “Sunbeam”, p. 120: “People of the middle and lower classes live much better here than they do at home, and the development of bone and muscle in large families of small children, owing to the constant use of so much meat and strong soup, is very remarkable.”

60 Wilhelm Breitenbach, “Die ersten Jahre eines Kolonisten im Urwalde Südbrasiliens”, in Das Ausland, 2, 1888, p. 47: “Hunger, wie er bei uns in den grossen Städten namentlich im Winter Tausende und Abertausende armer, elender Menschan plagt, ist dort ein unbekanntes Ding.”

61 Rudolf Canstatt, “AUS dem äussersten Süden Brasiliens”, Globus, 44, 1883, p. 345.

62 Devoti, Considérations médicales, p. 40; Canstatt, “AUS Uruguay”, p. 266.

63 Devoti, Considérations médicales, p. 8.

64 Waaldijk, Naar Argentinië, p. 65.

65 Véase Carlos Andrés Escudé, “Health in Buenos Aires in the Second Half of the Nineteenth Century”, in D.C.M Platt, red., Social Welfare, 1850-1950. Australia, Argentina and Canada Compared, Londres, 1989, pp. 60-70.

66 Jensen-Haarup, 1Sydamerika, p. 9: “I Modsaetning til mange andre Storstaeder, for ikke at tale om mindre Byer, gör den sig fordelagtig bemaerket ved sin gennemförte Renlighet saavel ude som inde.”

67 La influencia en la medicina era principalmente alemana y francesa, ya que en medicina Francia y Alemania (junto con Austria) constituían las tradiciones más importantes. En 1910, el Doctor Ligneres era jefe del instituto de bacteriología, y los doctores Pozzi y Doléris venían para demostraciones quirúrgicas. Clémenceau, Notes de voyage, pp. 84-86.

68 N.J. Andersson, Eene reis om de wereld met het oorlogsfregat Eugenie (1851-1853), Groninga: Wolters, 1854, p. 50.

69 “Argentinien und Uruguay”, in Das Handels-Museum, 4 de octubre de 1888, p. 457.

70 Schanz, Quer durch Süd-Amerika, p. 69. Agrega Schanz que el presidente cobró 340.000 libras esterlinas por haber otorgado la concesión para el nuevo desagüe de la capital a una empresa británica.

71 “Wohin man und hört, überall dasselbe Schauspiel quasi selbstverständlichen Diebstahls bei allen Leuten, die im Amte sind”, Schanz, Süd-Amerika, p. 70.

72 G. Weijers, Nieuw Advertentieblad, 29 de Mayo, 12 de Junio de 1895.

73 “Die Justiz lässt ungefähr Alles zu wünschen übrig, Richter und Unterbeamten sind gleich träge und bestechungsbedürftig. [...] Im Innern des Landes herrscht vielfach noch reine Paschawirtschaft; Uebergriffe, besonders Personen weiblichen Geschlechts gegenüber, sind häufig”, Schanz, Süd-Amerika, p. 71.

74 Dehon, Mille lieues dans l’Amérique du Sud, p. 183: “Pour être électeur là-bas, il faut savoir lire et écrire, payer l’impôt et n’être ni vagabond, ni ivrogne. Chez nous, les ignorants, les mendiants, et les soulards votent à qui mieux mieux.”

75 Clémenceau, Notes de voyage, pp. 194-195.

76 Según el antropólogo holandés H.F.C. Ten Kate, la Argentina era un refugio privilegiado para “Europeesche ontevredenen, sociaal-politieke dromers en psychisch minderwaardigen, om van voortvluchtige misdadigers niet te spreken. Daaronder bevinden zieh niet weinige verloopen adellijke heeren”, en Over land en zee. Schetsen en stemmingen van een wereldreiziger, Zutphen: Thieme, 1925.

77 Comentando la llegada al poder de Carlos Pellegrini en 1890 para resolver la crisis nacional, Moritz Schanz expresaba un escepticismo frío: para limpiar el establo de Augias nacional, se necesitaba un Hércules, lo cual Pellegrini no era, y de ninguna manera. Süd-Amerika, p. 73.

78 Clémenceau, Notes de voyage, p. 196.

79 Angelo De Gubernatis, L’Argentina. Ricordi e letture, Florencia: Seeber, 1898, p. 190: es de desear que la enseñanza argentina “accolga perció l’italiano non già come lingua da tollerarsi nell’Argentina, ma come seconda lingua necessaria perché l’unione italo-argentina diventi una realtà più viva, più operosa e più feconda”.

80 Véase Attilio Brunialti, “L’Emigrazione e la colonizzazione degli Italiani e l’avvenire della regione Platense”, in Bollettino della Società Geografica Italiana, 19, 1882, pp. 152-174. En la p. 157 citaba un oficial de la armada italiana que había dado la receta de cómo proceder para conseguir colonias dondequiera en el mundo extraeuropeo: “Si piglia un uomo energico, due navi, un equipaggio a tutta prova; si sbarca dove si vuole, purchè non sventoli una bandiera europea o dei maggiori potentati dell’America o dell’Asia; si subisce, se occorre, un affronto, e si piglia la terra. Il Governo sconfessa il capitano, manda una nota alle Potenze, se ne lavi le mani. Ma la bandiera rimane, gli emigranti accorrono, il paese e nostro.” Véase además el artículo de Antonio Annino, “El debate sobre la emigración y la expansión a la América Latina en los orígenes de la ideología imperialista en Italia (1861-1911)”, in Jahrbuch für die Geschichte von Staat, Wirtschaft und Gesellschaft Lateinamerikas, 13, 1976, pp. 189-215 y Jürgen Hell, Der Griff nach Südbrasilien: die Politik des Deutschen Reiches zur Verwandlung der drei brasilianischen Südstaaten in ein überseeisches Neudeutschland (1890 bis 1914), Diss. Rostock, 1966.

81 Albert F. Baron d’Anthouard de Wasservas, Le progrès brésilien. La participation de la France. Étude sociale, économique et financière, Paris: Plon, 1911, p. 374.

82 Véase por ejemplo August Sussmann, Eine Reise nach Brasilien im Jahre 1910 über Nordamerika, Westindien, dann via Uruguay, Argentina, Magelhaenstrasse, Punta Arenas, und zurück auf gleicher Route via Nordamerika, Bremen, Leipzig, Leipzig: Brockhaus, 1910, p. 86.

83 Según el autor guatemalteco Enrique Gómez Carrillo, “Hoy no hay Argentino que no proclame, lleno de pena, una visible decadencia en la elegancia femenina. Los seis años de guerra han creado una nueva generación de millonarias que ya no han tenido la influencia educadora de París para formarse”, El encanto de Buenos Aires, Madrid: Mundo latino, 1921, p. 74.

84 Véase Diana Quattrocchi-Woisson, Un nationalisme de déracinés. L’Argentine pays malade de sa mémoire, Paris: CNRS, 1992.

85 Albert Londres, Le chemin de Buenos-Aires (La traite des blanches), Paris: Albin Michel, 1927.

Auteur

Universidad de Leiden

© Presses universitaires de Liège, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search