Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

École et société en Espagne et en Amérique Latine (XVIIIe - XXe siècles)

 | 
Jean-René Aymes
, 
Ève-Marie Fell
, 
Jean-Louis Guereña

III – Documents

La educación de los niños

Père Martín Sarmiento

Texte intégral

1El punto más esencial para la felicidad de un Estado es la educación de la juventud. Hace mucho tiempo que he notado que esa educación de fórmula y de chorrillo se entabla totalmente al revés; no para enseñar a los niños sino para alucinarlos, alelarlos y confundirlos. Todos hemos sido niños y como se dice en la comedia de Baldovinos Marqués, todos hemos sido mozos y, en verdad, no fuimos lerdos (Habla Carlomagno con el Marqués de Mantua.). No creo que Carlomagno haya sido lerdo siendo mozo. Pero Cáncer le propone en la comedia como a el más lerdo, fatuo, bausán y bobarrón cargado ya de barbas y coronas.

2Repase cada barbado los años de su niñez y juventud y note qué es lo que fué sabiendo con la edad y no hallará cosa de sustancia sino lo que por sí mismo adquirió con los sentidos exteriores, sin enseñanza alguna, sino con el trato con los demás niños de su edad. Unos a otros se enseñan un poquito de Historia Natural cuyos Mixtos o los engolosinan o los deleitan o les sirven para sus enredos. Así conocen no pocos vegetables y frutos, muchas flores y pajarillos y muchos pescaditos y animadlos y el tiempo de todos sus juegos.

3Este niño que en esta edad y con estas cortas luces pero evidentes, naturales y conformes a su genio e inclinación seria en adelante un hombre muy advertido y útil al público (si le educasen cultivando su genio y promoviendo su natural inclinación) se pierde entre otros infinitos desde que le ponen al oficio y carrera de las espinosas especulaciones inútiles e ininteligibles. ¿Qué es esto sino haber inventado una educación que tome las cosas totalmente al revés? ¿Qué es esto sino haber reducido a arte lo mucho que ha de costar a los niños el ser insensatos y lerdos en toda la flor de su edad? Acabado ese tiempo se hacen ya los hombres incapaces de proseguir sus verdaderos conocimientos primitivos de la niñez y de proseguir con gusto y aplicación genial en los áridos estudios que los han pegado el petardazo de no haberles instruido en cosas de sustancia, de gusto y utilidad.

4Búrlase con razón Plinio Valeriano en el lugar que ya cité de los médicos griegos charlatanes, que haciendo irrupción en Roma después de casi seiscientos años que los romanos vivían sanos y sin médicos con la sola medicina a la gallega de sus berzas y de otros vegetables alimentosos de sus huertos, redujeron y formaron en arte el costoso modo de perder la salud y la vida. Nondum enim in urbem commeaberant medici qui in artem redegerunt. quem admodum magno sanitas constet. Y para que los enfermos no conociesen los medicamentos que los aplicaban sino al tiempo de pagarlos a subido precio porque los traían de longas tierras. Peregrina secum pigmenta atulerunt, ut illis imponerent pretia quae vellent.

5Pásase de las saludables berzas a los venenosos mixtos extraños. El Catón que murió ciento cincuenta años antes de Cristo y que escribió de las virtudes de la berza, propone de ella un fácil purgante y execra la Escamonea y el Helléboro. Nulla res tam bene purgabit, neque Helleborum, neque Scamoneum, et sine periculo, scito salubrem esse corpori. Hace mil novecientos años que dijo esto Catón, y ¿habrá paciencia para tolerar que no haya purga sin Escamonea? Si, que ésa se trae del Levante y las berzas nacen en cualquiera huerta y son alimento.

6Lo que los médicos han inventado para decir que curan enfermos según el aforismo de Juan Orsen: tollis morbos nam tollis et agros, han inventado a proporción los primeros maestros para decir que educan a los niños según el otro aforismo: credendo vanis didici non credere veris. Aquellos pasaron de las berzas y de otros vegetables a unos mixtos exóricos venenosos y desconocidos, esto es: De vita ad mortem. Estos pasan del corto aunque evidente conocimiento de las cosas visibles y palpables a unos objetos invisibles y exóticos que ninguno ha entendido hasta ahora. Esto es De luce ad tenebras.

7¿Qué mayores tinieblas lllenas de fantasmas, cocos y marimantas para un niño, que le aturdan y espiriten que las fantasmas de la gramática especulativa, los cocos de la lógica porfiada y las marimantas de una Metafísica espinosa? Si estos tres espantajos horrorizan a los más barbados y se retraen y huyen de ellos a estudiar objetos muy divertidos útiles, ¿cómo se tolerará que los niños se hayan de aficionar velis nolis a esas tenebrosidades? ¿Con qué conciencia se les obliga a que impertransito medio pasen de retozar con un conejito y de divertise con un jilguerito y hablando de golosina, de chupar la madreselva, pasionaria e hispocisto, de comer de todo género de frutas y muchos géneros de pescadillos a tratar con tiempos, modos, gerundios y supinos, con entes de razón y segundas intenciones y con la más difícil de todo que son los predicamentos?

8Mejor librados saldrían los hombres recogidos en aquellas jergas si se les obligase a que de ellas pasasen a la Literatura de los niños: al fin pasaban de fruslerías inútiles a verdades, aunque pocas, evidentes, visibles, y útiles para sí y para el público. Son muchos los sexagenarios y constituidos en dignidades que pasaron de ellas a vivir divertidos en una casa de campo, y aún está por nacer el niño que por si mismo y por gusto se haya dedicado a esas especulativas jergas. Esto prueba cuán errado va el camino de la educación de la juventud.

9Aún falta el coco de los cocos que por aterrar tan cruelmente a los niños es causa de que muchos apostatan del dio: aquel es la barbarie de obligar a los niños a que estudien de memoria y acepten la propina que les espera si no llevan bien la le cción. En el Japón a ninguno se le castiga para educarle. El modo de aficionarlos al estudio es o con premio o con elogios de su ingenio o con el empleo de sus mayores. Por eso se crian tan valerosos y constantes. Es barbarie doble decir que con eso se ejercita la memoria cuando no se ejercita sino la paciencia y la confusión. De ese modo no habría memorias ejercitadas sino las de los que han aporreado con gerundios, entes de razón y predicamentos, lo cual es falsísimo. Eche cualquiera los ojos por todos los que conoce de todos estados, de todas edades, de todos empleos y observará que los que jamás han estudiado una docena de renglones de memoria cargándola de bagatelas fútiles, hablan, escriben y discurren tan bien, y mejor que los que gastaron su juventud en estudiar de memoria, a la letra las especulaciones gramaticales y filosóficas de las aulas. Ni puede ser otra cosa. Los primeros sólo cargaron su memoria, sin estudiar la letra, de especies que les entraron por los sentidos exteriores y que representan las cosas existentes, visibles y palpables y casi todo tocaron con las manos sin opinión ni engaño alguno.

10Al contrario, los otros huyeron de admitir este género de especies indisputables y estudiaron a la letra párrafos y más párrafos de cosas que ni tienen especie fija ni se pueden representar ni cómo son ni cómo no son en sí mismas. Dispóngase que un muchacho haga una jornadilla. Que se espacie por una campiña de casas de campo, que concurra a unas fiestas y procesión de mucho concurso y que, si hay puerto de mar, entre en su navio y vea flotar otros muchos, etc. Pregunto: ¿Cuánta infinidad de cosas se le imprimirán en su memoria? Si ese muchacho sabe ya escribir, escribirá un tomo de lo que ha visto y sin confundirse, y es cierto que nada ha estudiado de memoria y a la letra, y si le mandan estudiar a la letra media docena de párrafos de cosas invisibles, por no tener subsistencia ni sustancia, tarde, mal y arrastro se le imprimirán en su memoria y se olvidarán en breve.

11Un calesero español que en medio año hace algunos viajes por Francia sabe, volviendo a casa, la lengua francesa de modo que la pronuncia y la habla sin haber estudiado cosa alguna de memoria. Y otro que en su casa se aporree con un arte de esa lengua y estudiando de memoria muchos meses, jamás llega a formar dos cláusulas con acierto y menos a pronunciarlas. Los muchachos piden que se les fecunde su memoria de voces que signifiquen cosas visibles y entre ésas con antelación las que Dios ha criado en España, señalándoselas con el dedo y con su nombre vulgar. No deben de tener los niños hasta tal edad otro modo de aprender y de fecundarse de ideas físicas, reales y visibles. El mismo modo de explicarse tienen los niños dando un grito, señalando con su dedo la cosa que apetecen o los incomoda.

12La Metafísica significa trans o ultra fisicam. Y ¿qué mayor desacierto en la educación de la juventud que meterlos en el laberinto de metafísicas y de ideas abstractas no estando fecundados antes de muchas ideas físicas y de bulto que hayan adquirido por sus sentidos exteriores? Si es verdad de Aristóteles que nihil est in intellectu quin prius fuerit in sensu, ¿cómo hay cátedras de tomar eso al revés? Lo que se saca de ellas después de tanto patear y porfiar es que nihil fuit in intellectu porque nihil o quasi nihil fuit in sensu. El entender y discurrir consiste en combinar y comparar las ideas de las cosas exteriores entre si. Y si no preceden éstas, siempre será desvariar, no discurrir con fundamento.

13Aun precediendo ésas se desbarra y desvaria en los libros más que lo bastante; si bien he notado que los más garrafales desbarros proceden de la escasez de aquellas ideas precisas; tiempo le queda a la juventud para desvariar a su antojo. Pero es iniquidad y bárbara tiranía el obligarla a que sin tener antes ideas físicas y reales estudie de memoria y a la letra lo que ni entonces ni después entenderá jamás persistiendo en una profunda ignorancia toda su vida de lo que se le había haber enseñado en su niñez. De manera, que nunca saben lo que debieran saber y siempre ignoran lo mismo que estudian y que quieren hacer creer a tantos que lo saben.

14Además de la tiranía que se conserva en obligar a los muchachos a que estudien de memoria y a la letra parrafotes que no entiendan ni puedan entender jamás, hay la barbarie gótica de obligarles a que atropelladamente los escriban. ¿Y qué sacan de eso? que pierden el tiempo. Que pierdam la vista, que pierdan la buena forma de letra, si la tienen, o si no, que vicien la mano y pulso para que nunca la puedan tener: que empuerquen la poca latinidad. pero pura, que les enseñaron por buenos libros, con la jerga de un latin bárbaro y chapucero y tan macarrónico y ridiculo como los mismos objetos que se escriben y se estudian. Y, finalmente, que haciendo callos en escribir, estudiar de memoria y hablar con esos latinajos, disputen a boticarios y sacristanes sus bárbaros idiomas.

15Dije barbarie gótica para señalar el origen de la actual barbarie. Hasta la mitad del siglo XV no se inventó la imprenta. Antes había pocos libros y ésos eran manuscritos, raros y costosos que no podían tener los escolares: uno que poseyese el catedrático, y le explicaba, y todos los estudiantes escribían lo que oían. Y asi comenzó la era de los cartapacios, de las abre\aturas y de la mala ortografía. Esto ha sido mal necesario.

16Pero, pasando ya de trescientos años que hay imprentas en Europa y que se sacan millares de copias de un libro, ¿no debe pasar por goticismo el que los estudiantes escriban lo que pueden leer impreso? Escoja, pues, el maestro, el libro impreso que ha de explicar y que cada oyente tenga en las manos el mismo libro para atender a la explicación. De ese modo se gana mucho tiempo y sin estudiar nada de memoria ad pedem litterae, sino de sentido y sin escribir párrafo alguno, más adelantarán los estudiantes en un mes que con el método de escribir en un año. Las utilidades serán visibles y, por malo que sea el latín del libro, será mejor que el del cartapacio.

17Los maestros de filosofía escolástica deben tener el Lexicon Philosophicum, que con nombre de Plexíaco salió en La Haya el año de 1716, en 4.°. El asunto es desterrar de las escuelas las voces bárbaras de su latin y sustituirles voces ciceronianas y de otros autores. El Diccionario tiene unos 20 pliegos, y sería útil que se reimprimiese y repartiese en las universidades y que le tuviesen los estudiantes para no perder la poca latinidad que les enseñaron. Muchos españoles cordatos se quejan de que den ese bárbaro latín en las escuelas y las insulsas materias que en ellas se estudian y de las mismas que abominan los profesores por su aridez, fruslerías y frivolidades que de nada sirven, y quisieran que se pusiese remedio.

18Díjeles que el remedio es imposible, mientras las religiones y otros cuerpos tengan ligados los premios a esas arideces y esterilidades literarias. El profesor que sabe no tiene que aspirar a honores pingües si no sobresale en esas arideces, todo se dedica a ellas abandonando otros estudios más sólidos, ciertos y curiosos, y lo que se observa es que, si no logra el premio, se arrepiente de veras de haber ocupado su juventud en las dichas arideces inútiles y las mira con un odio mortal, y como ya no tiene principios para otras facultades más amenas, ni prosigue en aquéllas ni se dedica a éstas, en las cuales sería más útil al público que con sus honores. Véase aquí cómo se pierden infinitas habilidades.

19Aún hay más. Los que ya consiguieron los honores por haber sobresalido en las dichas arideces, ya no vuelven a leer ni a abrir un libro de aquel calibre, porque no hallan atractivo alguno en su lectura y porque jamás estudiaron ciencia de atractivo, se rellenan en sus honores, consumiendo su útil en desidia y ociosidad. ¿Qué facultad es aquélla, digo yo, que no merece la afición de sus profesores, sino hasta lograr el empleo? Tan cierto es, que a no ser por los empleos, ya las Universidades se verían libres de aquellas especulaciones en el aire y no nos insultarían las naciones que ya se han sacudido de ellas. No sin algún sentimiento natural he advertido que muchos de los que más han sobresalido en aquellas ciencias especulativas, y que tienen un buen entendimiento, se hallan desnudos de toda otra literatura. A éstos suelo llamarlos tenebrarios, porque, siendo para la sola Semana Santa, no sirven para otra cosa. Mas he notado, que si se les habla de la visible y espectable estructura de los cielos, del globo terráqueo, de la Historia Natural y Botánica, que son los verdaderos objetos de la verdadera Filosofía, es como si se les hablase en arábigo. Tal vez tenté explicar a algunos los movimientos del sol y de la luna con la correspondencia del flujo y reflujo del mar, y jamás pude lograr que formasen clara idea de lo que les explicaba, aun deseando mucho saberlo.

20Todo esto procede de no haber tenido en su niñez la educación, que deseo que se establezca en España. Bastan quince días para que un muchacho comprenda el tratado de la esfera, si se le sabe explicar, y no bastan quince años para que el que ya está adelantado en edad, y que jamás salió de silogismos, haga clara idea de ese tratado. Este inconveniente se sigue de la pésima práctica de que los niños pasen a combinar objetos invisibles e intelectuales, sin estar antes bien fecundados de infinitas ideas claras y visibles de las cosas que Dios ha criado. Es muy cierto el dicho de Pablo Merula: «Hispani felices ingenio, infeliciter discunt.». Hace más de 130 años que lo dijo y prosigue la infelicidad, porque los que hacen de maestros, infeliciter docent.

21Porque esos maestros trastornan el entendimiento de los niños y les tiranizan su memoria, es consiguiente que les atormenten y violenten su memoria, su voluntad para el estudio y le aborrezcan. Todo racional desea saber, y más que todos, los niños, por su innata curiosidad y por su bullicioso y vivaz apetito a saberlo todo, en especial lo que caiga debajo de sus sentidos exteriores y sentido común. Felices ingenio. No es aquella edad para manejar y combinar objetos abstractos y puramente intelelectuales que no pueden ver ni palpar. Esos entes invisibles se han de conocer en lo adelante por comparación a los entes visibles, que Dios ha criado, y de los cuales ya tienen muchas y claras ideas. Invisibilia Dei a creatura mundi, per ea quae facta sunt intellecta conspiciuntur.

22Ninguno sabe cómo están coordinados en el cerebro los objetos intelectuales, y hasta los niños saben cómo están coordinados los objetos exteriores y sensibles que han visto. Salga un niño a pasearse, entre en una huerta de varias frutas y flores y vuelva a casa entrando antes en una Iglesia y se verá que, aun sin saber dibujar, relata la coordinación que tienen los objetos que miró con algún cuidado. En eso, ni padecerá falencia, ni añadirá cosa de su capricho, pues la misma coordinación de todos, ésa se le representará en el cerebro, fantasía, memoria o imaginación. Pregúntesele a ese niño, después que ha frecuentado algunos años las aulas, que haga una descripción inteligible de la coordinación que tienen en su cabeza los predicamentos, ubi, quando, los cinco predicables, el ente de razón, el gerundio, supino, adverbio e infinitivo, etc., y se palpará la enorme diferencia que el niño hace de la coordinación de los objetos que vió y de la de los objetos que le enseñaron.

23Toda enseñanza que no tiene método, orden y coordinación o llámese sistema, que eso significa, no es enseñanza, sino confusión y escobas desatadas; los que asi enseñan, infeliciter docent, y los que así estudian, infeliciter discunt. De esa infelicidad en enseñar y en estudiar se eslabona una cadena de infelicidades que padece España. Porque el público no piensa seriamente en la justa y recta educación de los niños: felices ingenio. Es charlatanería de los maestros inculcar a los padres que, de ese modo, ejercitan los niños su entendimiento, su memoria y se refrena su voluntad.

24Nada de lo dicho sucede poniendo de rondón los niños, en su fantástico teatro de objetos abstractos y nada sensibles, sin haberles enseñado antes los objetos concretos reales, visibles y palpariamente sensibles del espectable y admirable teatro del mundo. En ésos se ejercitará, y con verdad evidente, el entendimiento y memoria y se enderezará la voluntad a conocer y a amar a Dios, su criador. No es menor la charlatanería de los padres de los niños, que son muy poderosos, en buscar ayos y maestros de longas tierras que se los eduquen; ya no se habla sino de esa moda. De conducendo loquitur jam rhetore Thule.

25Varían los autores sobre el sitio de esa isla Thule, de la cual habla Juvenal. Pero todos concuerdan en que era la isla más remota y última del Norte que conocieron los romanos, según el deseo de Virgilio, tibí serviat ultima Thule. Creen algunos que es la Isla de Islandia, y ya no falta otra cosa, para el complemento de la infelicidad literaria de España, sino que se traigan de Islandia los que han de ser ayos y maestros de la juventud española. ¿Qué ha de enseñar ese islandés, o sea otro cualquiera e xtranjero, a la dicha juventud?

26No la lengua. pues ni la sabe ni la sabrá jamás el extranjero, y más está para aprenderla que para enseñarla, y sin que el niño sepa bien su lengua nativa, jamás aprenderá bien otra lengua extraña. No las costumbres y etiquetas del pais, pues ésas no las podrá saber el extranjero, y si le enseña las de su tierra saldrá un mono mal educado. No cosas de moral y religión, que es lo principal, pues la moral y religión de todo extranjero camina por unos derrumbaderos y libertades, que conviene que los niños ni aun oigan hablar de ellas al que veneran como maestro. No la Gramática, pues o la sabrán muy mal o se la enseñarán al niño, sacándole del estado de no tener ideas reales, a que comience a lidiar con fantasmas especulativas y abstractas.

27No me opondría a que para música, danzar, dibujar, matemáticas, etc., se trajese un extraño, si no supiese que en España hay maestros para toda esa enseñanza; católicos redondos, españoles castizos, y que saben con pureza el castellano, y observan las etiquetas y costumbres que les enseñaron sus mayores, que nunca estuvieron en Thule. Sólo falta el que se cimiente bien la primera educación de la infancia, antes de enviarlos a aulas, colegios y universidades, cuando aún están los niños tanquam tabula rasa in qua nihil est depictum. ¿Qué español, rancio y celoso del bien público, no se lastimará y compadecerá de que se malogren tantos millares de ingenios españoles, felices ingenio, y que sólo ceden a los de otras naciones en que éstos, feliciter discunt, porque tienen maestros que feliciter docent?

28Pondré un ejemplo que hasta los mismos niños le comprenderán. Queriendo un insigne pintor representar a lo vivo una porción de objetos naturales de la Historia Natural, escoge y prepara una tabla, rasa y lisa, en la cual ha de pintar esos objetos; suceda que antes de pintarlos se entremeta un mentecato a tomar el pincel, y que en la dicha tabla rasa pinta de fantasía todo género de mamarrachos grotescos, figurones sin significados y combinaciones quiméricas, y todo fantástico. ¿Qué ha de hacer el pintor en este caso? Debe acepillar bien la tabla y borrar la fantástica representación, debe preparar de nuevo otra tabla.

29Si en esa tabla rasa, que es la fantasia de un niño, se pintan mascarones y quimeras de primera impresión, ya la tabla se hace inepta para admitir verdaderas y reales representaciones de objetos naturales. Mientras el artificio humano no pone al niño en la tiránica precisión de que se borrajee su rasa y limpia tabla con fantasmas supinas y gerundiales de la gramática, con figurones pintorescos de la lógica y con mascarones quiméricos de la metafísica, está el niño tan inocente de vicios de la voluntad, está apto para todo lo bueno en lo moral y para todo conocimiento en lo racional.

30Entonces tiene dócil su voluntad, flexible su fantasía, y limpia y tenaz su memoria; sólo entonces está preparada su tabla para que en ella se impriman todas las especies evidentes e indisputables de los visibles objetos naturales, las cuales han de servir en lo adelante para todo género de artes y ciencias, y para entender menos mal las abstractas y especulativas, por comparación a las ideas y nociones físicas y reales, que el niño adquirió ya por sus sentidos exteriores; todo el error de la mala educación vulgar de la juventud consiste en que no se le deja al niño tiempo bastante para ejercitar sus sentidos exteriores en todo género de objetos naturales sensibles, y en que luego le pasan a lidiar con espantajos.

31Qué prisa corre poner los niños, y tan niños, en el pais imaginario de las especulaciones abstractas, y en cuál hayan de jugar: andabaturum more, a la gallina ciega; miynda y a la morra, omicatura, con espectros y fantasmas de segundas intenciones? Es graciosa la cuestión que se halla en la charlatanería de Menchenio: utrum chimera bombilans in vacuo comedat secundas intenciones? Con esta cuestión se ridiculiza toda la jerga, que hace que los niños la estudien de memoria y a la letra, con el falsísimo pretexto de que asi se ejercitarán el entendimiento y la memoria. Lo que con eso se ejercita el niño es en confundir su memoria y en trastornar su entendimiento y fantasia.

32Nada deseo más que el que los niños españoles ejerciten su memoria y la fecunden de especies, e ideas reales, y sin estudiar nada de memoria y a la letra; sino de sentido e inteligencia de las cosas visibles. Póngase al niño la pintura que había de hacer el insigne pintor en la tabla, y la que hizo el mentecato borrajeándola, y se verá que no con ésta, sino con la otra ejercita su memoria, sin confundir su entendimiento. Al contrario; los que dicen ejercitan su memoria liliando con solas especulaciones, no es raro que a tal edad pierdan la memoria del todo, porque nunca la tuvieron bien fundada.

33Por lo contrario, tienen indelebles hasta la muerte las especies que siendo niños recogieron con sus sentidos exteriores. Así, pues, la clave para que los niños se eduquen bien y se puedan aplicar después y con facilidad a todo conocimiento, ya práctico, ya especulativo, será el ponerles ayo y maestro, que los fecunde de todo género de especies de objetos, sin hacerles estudiar cosa alguna de memoria y a la letra. Nótese que la mayor parte de los que han mandado el mundo, ni jamás estudiaron seis renglones de memoria, ni lidiaron con fantasmas especulativos. Lo mismo digo de los hombres buenos y repúblicos de una aldea, y con proporción, digo lo mismo de las mujeres.

34El Ilmo. Señor Caramuel ya sabía Matemáticas antes que saludase la Gramática; consistió en que su padre, D. Lorenzo Caramuel, era un insigne ingeniero, y siendo su hijo muy niño le enseñó las Matemáticas en Madrid, y acaso si no hubiese tenido tan evidentes principios no hubiera salido tan excelente gramático, especulativo y práctico, tan delicado lógico y metaflsico, tan universal matemático, tan agudo teólogo y jurista y tan erudito poeta, etc. Los más de los ingenieros y matemáticos de hoy, jamás han estudiado ni Gramáticas ni Lógicas, pero están fecundados de infinitas especies de objetos naturales y artificiales, sin haber estudiado de memoria y a la letra media docena de periodos.

35Τres clases de objetos sensibles son los que se han de presentar al niño antes deponerle a la Gramática: 1.a, de los objetos naturales que Dios ha criado, pertenecientes a la Historia Natural en sus tres reinos; 2.a, de todos los objetos artificiales que han fabricado los hombres; 3.a, de los objetos mathemáticos in numero, pondere et mensura. Todos esos objetos visibles se han de presentar al niño o el niño a ellos, se le debe decir y repetir el nombre vulgar de cada uno, y si de algún objeto se hiciere algún enredo o golosina que divierta al niño.

36No hay nación, por bárbara que sea, cuyos nacionales no tengan impresas más especies e ideas de los objetos naturales visibles que los de otra nación más culta. Estas abundant in superfluis et deficiunt in necesariis. Esto es, tienen infinitas voces para significar cosas invisibles intelectuales y aun de fantasía, pero están escasas de voces que significan cosas naturales visibles, al contrario de las naciones «bárbaras». La razón es porque éstas ni han tenido ni tienen el estudio de ciencias metafísicas y abstractas como le han tenido los griegos, e hicieron estudio de poner nombres a cada cosa natural y a cada parte de esa cosa. De eso procede la dificultad de las traducciones.

37En virtud de lo dicho, infieró yo que los que tenemos por bárbaros tienen más copia de voces para significar objetos de la Historia Natural de sus países, que los cultos, que no se dedican a ese noble y primitivo estudio. A eso es consiguiente que los bárbaros tengan más bien colocadas las especies en su memoria, y que ésta sea más limpia, clara y más fija y permanente, y todo porque no la han embarrado, emborrado y borrajeado con entes de razón y con ideas de lo que nunca ha estado en sus sentidos exteriores, y el caso es que por lo mismo de familiarizarse tanto con esos objetos naturales corpóreos y visibles, se han aprovechado de ellos harto mejor que las naciones que a puro sutilizar lo que jamás han de entender, desamparan el estudio de lo que les podía utilizar.

38Las ciencias especulativas de silogismos, de maldita la cosa sirven para la Agricultura, Botánica, población, maquinaria y comercio, siempre hablo reservando la verdadera Teología y sus misterios, los cuales necesitan de pocos silogismos; aquí únicamente voy hablando de las cosas naturales y comunes en todo el mundo, y por cuyo conocimiento ha de comenzar la educación de la juventud española, no por Gramáticas, Lógicas, Metafísicas y Físicas rancias; que si se han de estudiar a su tiempo y después que los niños sepan ya hablar, tengan cosecha de muchísimas voces de su lengua nativa, conozcan las cosas significadas por ellas y tengan fecundada bien su memoria de especies reales y evidentes.

39No puedo determinar la edad del niño que ya puede entrar en especulaciones. Eso dependerá de la mayor o menor vivacidad respectiva. Nótese que en los lugares muy populosos apunta más temprano a los niños la inteligencia que a los que se crian en las aldeas, con esta diferencia, que los niños que jamás salieron de la ciudad tienen más especies de cosas artificiales y poquísimas de cosas naturales. Y al contrario, los niños que no han salido de su aldea tienen más especies naturales y menos artificiales, y es cierto que no con la combinación de las especies artificiales, sino de las naturales se han de formar en lo adelante los discursos.

40No saben bien los españoles cuanto importa para el bien público y para el adelantamiento de las artes y ciencias útiles el que los niños, hasta la edad de doce años, no pierdan el tiempo en estudiar de memoria y a la letra, no siendo la Doctrina Cristiana, cosa alguna de Gramática, Lógica, Metafísica, etc.; que no se les aterre ni enfatue con el castigo porque no sepan entender lo que no se les sabe enseñar; el castigo sólo ha de ser para refrenar las malas y viciosas inclinaciones que descubrieren: el bárbaro y cruel dicho, la letra con sangre entra, se ha de desterrar del todo de la educación de la juventud y condenarle a galera.

41¿Quién, para enderezar una pequeña y tierna planta, anda a palos con ella? La maña la suaviza, el regalo de regarla y el separarla de todos los estorbos es el castigo para criarla: la voz castigo, en puro castellano, jamás ha significado fustigo, sino consejo y enseñanza como consta del libro manuscrito: Castigo del Rey D. Sancho el IV a su hijo; del verbo fustigar y fortigar se formó el verbo hostigar, que está mil leguas del significado de enseñar. El mismo error se comete en la voz disciplina, que viniendo de disco, discis, enseñar, se ha tomado por el zurriago de los disciplinantes, los que en Galicia no tienen tal nombre impropio, sino el de penitentes, y cuando más, se habían de llamar flagelantes, secta que condeno.

42Qué es oír a un cómitre pedagogo y verdugo de los niños entonar el texto: aprehendite disciplinam, sin entender el significado: El original dice: Osculaminifilium. San Jerónimo: adorate puerum y adorate filium como que a los que adoraren a Cristo también adorarán al Padre. ¿Qué conexión tiene esto con la zurriaga? Cada día enseña la experiencia que por temor del castigo apostatan muchos ingenios del cruel sobre frivolo estudio. Si el muchacho es muy rudo, el castigo ha de ser ponerle a otro ojicio, y si es muy agudo, se le debe contemplar y sobrellevar para que no se pierda.

43Estoy en que la edad de un niño desde 6 a 7 años hasta cumplidos los 12, se le debe contar por su edad o siglo de oro; en ésa se le debe fecundar su memoria de todas las semillas de la racionalidad, para que en lo adelante entre con facilidad a estudiar cualquiera ciencia o arte ya práctica, ya especulativa. El leer y escribir ha de preceder a esa edad; de 7 años, ya escribía yo de a cuarenta. Así que el niño sabe ya leer, escribir y algo de contar, le han de dedicar a que aprenda su lengua vulgar nativa con toda la extensión posible, la castellana, si es castellano, o la gallega, si es gallego; y si es gallego, sin acordarse para maldita la cosa ni de la castellana ni de la latina ni de la francesa ni de la italiana ni de otra cualquiera lengua que no ha mamado. Para ese estudio, yo le señalaré tiempo más conveniente.

44El medio de saber su lengua con extensión es que por sí o por algún inteligente no deje mixto alguno de todo lo que Dios ha criado en su país y vecindades que no vea, palpe y manosee con alguna curiosidad, y que oiga con atención los nombres vulgares que le dan en el país. Este estudio de la lengua se ha de continuar en todo el siglo de Oro. Después ha de ver y tocar del mismo modo todos los objetos artificiales que fabrican los hombres, y no sólo ha de coger sus nombres vulgares, sino también sus usos domésticos. Para nada de lo dicho se necesita estudiar algo de memoria y a la letra. Dícese que el muchacho podrá ser matemático en aquella edad pero no sabio y prudente porque esto pide edad más madura y de mucha experiencia. Créolo firmemente, pues por tener los muchachos la fantasia más pronta, viva, limpia y despejada, es muy a propósito para entrar bien las matemáticas: al contrario son ineptos para ellas los de edad más madura porque ya tienen la fantasía con callos y costurones y preocupados de viejas impresiones entre falsas, dudosas, ambiguas y quiméricas y muy poco evidentes. Non est facile mutare labium annosi senis. Apliqueseles también a su fantasía.

45Es de alabar a Dios en ver lo mucho que en poco tiempo adelantan los muchachos que se educan en la Nueva Real Academia de San Fernando para las tres Artes, Pintura, Escultura y Arquitectura. Si esos mismos cursasen las aulas de Gramática, Lógica y Metafísica, no pasarían de mazacotes; los que nunca se han dedicado ni aun a tener una leve pintura de la Historia Natural y de las Matemáticas, no tendrán especies reales y visibles que combinar y sobre qué discurrir ni sabrán el método claro y conciso y demostrativo para entenderse con las ciencias y enseñarlas a otros. Hace muchos años que me hicieron escribir y estudiar de memoria y a la letra que la Lógica que me enseñaba era simpliciter necessaria para adquirir y saber todas las ciencias, y otros tantos años hace y van corriendo, que no lo he creído ni creo.

46La expresión simpliciter necessaria tiene uñas y significa mucho para que se pueda aplicar a un particular y artificioso modo de porfiar perpetuamente. A eso se reduce la Lógica artificial que se enseña. Está tan lejos de ser necesaria para todas las ciencias, sólo sirve para confundirlas y embrollarlas; hablo de la Lógica artificial de los hombres, no de la Lógica natural que Dios repartió a todos los racionales sin artificio alguno. Una buena razón natural es la Lógica que ha de servir para estudiar todas las ciencias. Antes que naciese Aristóteles había lógicos porque había racionales, y es de notar que con tanta lógica artificial, hasta escribir un tomo en folio de ella, no se descubrió un adarme de alguna verdad evidente. No de Historia Natural, no de Física, no de Matemáticas, no de Cosmografía, no de Mecánica, no de Medicina, y si algo se ha descubierto ha sido después que se abandonó esa jerga de lógica artificial y se ha pensado en pulir la Lógica natural con las Matemáticas y Física experimental. Esto han hecho ya las naciones y por eso cada día descruben mil primores, y cualquiera debe desear que los españoles hagan lo mismo para la educación de la juventud.

47Es cosa de lastimosa risa el ver que cuando la Europa estaba poseída de la más refinada barbarie, se escriben métodos para saber todas la ciencias, y cuando ninguna se sabia con fundamento y todo se reducía a sueños metafisicos, a credulidades astrológicas, a físicas supersticiones y a copiarse unos de otros tal cual cosilla de bueno que aun esa no se entendía bien, Plinio, San Isidoro, la escuela Salernitana y el libro de Proprietatibus rerum de Bartolomé Anglico, hacían todo el caldo gordo para que uno pasase por filósofo omniscio y los que estaban preocupados del método de Lulio creían que sabían todas las ciencias sin saber ninguna.

48Al fin, con las. Pandectas de Sylvático y con el Hortus sanitatis, se sabia todo sin saber nada. El titulo Hortus sanitatis no puede ser mejor y la obra no puede ser más chapucera; si esos autores y los que hasta hoy los copian hubiesen pensado en el verdadero método geométrico y matemático, hubieran adelantado más, sin haberse aporreado tanto con silogismos y con tanta Lógica y Metafísica en los espacios imaginarios e imaginados, como si Dios nada hubiese criado en este mundo tan espectable y visible.

49Asi, pues, el modo para estudiar todas las ciencias no es gastar el tiempo en lógicas artificiales, sino en recoger en la memoria sin estudiar a la letra todas las especies de las cosas reales y visibles que Dios ha criado y combinarlas según el método matemático, no según la confusión lógica sobre prolija y pelmaza ad fastium usque. El Padre Clavio era lógico y matemático insigne; al comentar el problema primero del libro primero de Euclides, pone el método de construirle y de mostrarle según Geometría. Y para evidenciar que éste es el más claro, breve y más conveniente, pone el método de demostrarle, según el artificio silogístico que ocupa media llana, y en justificación de que no se debe seguir sino el matemático.

50Aún esa lógica artificial se debe reducir a pocos pliegos. Esos se han de escribir en castellano, pues Aristóteles no escribió en latín, sino en griego vulgar. Esos se han de imprimir en un tomillo y se han de repartir a los estudiantes. Nada de él se ha de estudiar de memoria y a la letra, sino únicamente desentido, según la explicación del maestro; de ese modo se libertará la juventud de perder el tiempo, la vista, la letra, el papel, y, sobre todo, la paciencia y el apetito a proseguir en el estudio de cosas tan áridas e inútiles. Dejo aparte el que con tanto escribir y atropelladamente, o flaqueará la cabeza o se desatará en destilaciones molestas.

51El año de 1748 dió a luz Pedro Van Musschembrock un tomillo en octavo, con este título: Institutiones logicœ conscriptœ in usum studiosœ juventutis. Sólo tiene doce pliegos y seria útil que algún español tradujese en castellano ese precioso librito, que se imprimiese y se hiciese común entre ios que han de estudiar lógica. Las súmulas no son sino una explicación de las voces y nombres que han lugar en la Lógica y se han de repetir. Esto no tiene más ciencia que las definiciones que Euclides pone antes de cada libro. Esto es muy útil y si se hiciese en todas ciencias no habría tantas cuestiones de nombres ni los lógicos confundirían las definiciones de una voz con definiciones que no hay.

52Las voces latinas de las aequipollentes no están sacadas de autores clásicos; se han puesto a bulto. El que hubiese de escribir la lógica en castellano debe saber que en los Fueros de Cáceres de más de quinientos años, el nullus homo es equivalente de omnis homo. Esto no lo sabrá ningún lógico, y aun se reiría de que esto se usase en Extremadura. Lo más difícil de una lengua es arreglar las equipolentes; por eso conviene que antes de un prolijo tratado se coloquen las voces con su definición y explicación en el sentido en que el autor las toma y las entiende; asi lo hacen los matemáticos y por eso nunca hay entre ellos interminables cuestiones de nombre.

53No pretendo que al niño español en aquella determinada edad se le cargue de toda la Historia Natural y de todas las Matemáticas: estos estudios vendrán después; pero antes de estudiar las facultades de las escuelas, lo que en aquella edad se les debe pedir es que se aficionen a aquellas ciencias ejercitando su memoria en la Historia Natural del país, en la extensión de su lengua nativa y vulgar y en algunos principios de las Matemáticas; aseguro que todo se logrará con tres condiciones que se propongan al niño y que se le cumplan: primera es que nada han de estudiar de memoria y a la letra, sino de sentido.

54La segunda es que no se le ha de castigar por defectos del estudio, sino por defectos morales. Tercera que al niño se le ha de dejar el tiempo acostumbrado para retozar y divertirse con los demás niños. ¿Quién duda que si un niño tiene salud, que comer, que vestir y si se le conceden los tres privilegios, quién duda, digo, que ese niño podrá disfrutar con Júpiter de felicitate?

55Porque a los niños se les niega esta tan debida felicidad, aunque, según Paulo Merula, sean felices ingenio, arrastrando toda su vida una sarta de infelicidades, infeliciter vivunt, infeliciter crescunt, infeliciter discunt, infeliciter œgrotant y si llegan a ser maestros, infeliciter docent. Entregados a una ama indiscreta e imprudente y a un bárbaro y cruel pedagogo, trastornándole las tres potencias y mortificándoles el cuerpo; y la ama o aya contrahaciéndoles las medidas y dimensiones que la naturaleza quiere dar al cuerpo y embutiéndoles en la cabeza mil espantajos de cocos r marimantas, espiritándoles con terrores, pánicos fingidos y formándoles a ser tímidos toda su vida e ineptos para hazañas varoniles. Aquel pintor que decía naturam sequor para señalar quién era su maestro, debía ser el modelo para ayas y pedagogos. Esos deben caminar por donde guía la naturaleza humana, no por donde ha desbarrado el capricho, fantasia y moda de los hombres.

56El error más universal y pernicioso que en mi sentir tiene preocupado al mundo es que los hombres no adviertan que la naturaleza no admite pegotes ni correcciones políticas y que no está sujeta a caprichos fantásticos ni a modas efímeras que cada día se mudan. La moda no puede alterar la naturaleza y la naturaleza cada día ridiculiza y echa a pasear la moda. El hombre es naturalmente hermoso y bien dispuesto, si en él dejan obrar a la naturaleza. Pero si el artificio, política y moda quieren cucharetear en su simetría, resultará un hombre disforme y contrahecho.

57A una calabaza de los peregrinos, cuando está tierna y va creciendo unida a su mismo vegetable, vístasele por fuera con alguna vasija hueca que le abrace todo exceptuando el pezón; crecerá toda la calabaza hasta llenar todo el hueco y se acomodará a su figura, sea ésta o sea la otra. Quiébrese después la vasija y sepáresele dejando a la calabaza que prosiga creciendo libre de aquella cárcel. ¿Qué resultará? Que siendo la calabaza naturalmente hermosa en su figura, para la calabaza de la experiencia de una masa informe y disforme sin figura de calabaza y que más parecerá calabazo que calabaza de peregrino.

58Esto ¿por qué? Porque el artificio violentó sus dimensiones y simetría naturales: y como la calabaza puesta en libertad ni quiere ni debe arreglarse a las dimensiones que le prescribió la violencia, y ya · no puede crecer, según las dimensiones y simetría de la calabaza que se le trastornaron, por eso sale contrahecha no por la naturaleza, sino por el artificio humano. Imagínese que un niño en su tierna edad es una tierna calabaza; si a ése se le deja crecer sin pegotes ni artificios humanos, según la moda, saldrá bien dispuesto en todo. Al contrario, saldrá disforme y calabazo si se cría como se crían otros niños en los lugares muy populosos y son hijos de padres muy adinerados. Cotéjense éstos con los hijos de los aldeanos, y se verá la diferencia en cuerpo, talle, simetría y robustez. Consiste esto en que los hijos de los aldeanos se crian y crecen naturalmente, y los hijos de los ricos se crían y crecen según la política y la moda.

59Esta política y moda contra las leyes de la naturaleza trasladada a las niñas ocasiona otro gravísimo inconveniente y es que pocas llegan a ser madres; así se ven tantas estériles en los lugares muy populosos y tan pocas en las aldeas, y en ninguna parte consta que los aldeanos y aldeanas tengan privilegio divino, ellos para ser más bien dispuestos y ellas para ser más fecundas, que los hijos de los adinerados en los lugares muy populosos. Pero yo no quiero tratar aquí sino de los niños por lo que toca a su educación, dejando aparte el que la mala crianza de los niños, según la política y moda de alimentarlos y vestirlos, los indispone también para ser padres: lo que no sucede en las aldeas.

60Mi tema siempre ha sido y será contra el pernicioso abuso de obligar a los niños a que estudien de memoria y ad pedem litterce, lo mismo que aún no están en la edad de entender, y que se les castigue, porque con razón deben aborrecer ese terrible abuso. He pensado en cuál habría sido el origen de ese abuso. Sé, con evidencia, que no es conforme a la naturaleza humana. Esto es, que ni pertenece al derecho divino, ni al derecho natural ni al derecho de gentes: de cien individuos que hay hoy, y que ha habido en todo el género humano y en todas las gentes del mundo, escasamente se contarán diez que hayan estudiado a la letra alguna cosa, sino de sentido y al aire.

61Pregunto: en las naciones que ni han tenido ni hoy tienen escritura, ni letras o caracteres, ¿cómo se pudo o se podrá estudiar algún largo contexto ad pedem litterce? Y si no había escritura, ¿en dónde había de leer el niño (y aun el barbado) el dicho contexto para estudiarle ad litteram? ¿Dejarían por eso esas naciones de ejercitar su memoria, entendimiento y voluntad y todos sus sentidos exteriores? A mi me parece que, por ejercitarse tanto en éstos, se ejercitarían más y mejor en los interiores; pues teniendo tantos objetos reales y sensibles, no necesitarían, para ejercitarlos, echar manos de objetos imaginados y fingidos por la fantasía de los hombres. Con éstos no se ejercita la memoria, sino la confusión de confusiones.

62Dirán algunos que esos niños estudiarían a la letra el contexto que les relatasen los padres o los maestros; a este tenor, un ciego toma de memoria y a la latra una relación que oyó a otro ciego. No habiendo visto los dos ciegos escritura alguna, bien está; pero esa relación siempre irá a parar a la relación escrita. Quiero apurar más el argumento: El ciego Pedro compone de su cabeza una relación que toma de memoria; relátasela repetidas veces al ciego Juan y éste la toma de memoria y a la letra. Aquí no ha precedido relación escrita; luego lo mismo sucederá con los niños de las naciones sin escritura. Todo está bien, pero yo no niego que se pueda tomar de memoria y a la letra lo que se repitiere muchas veces y entrare por los oídos.

63Todos los refranes españoles que saben los aldeanos que no saben leer ni escribir, así los estudiaron; lo mismo digo de algunas oraciones devotas y de diferentes coplillas, y aun jácaras. Pero la dificultad que ésos hallan en estudiar a la letra un contexto en prosa del Catecismo, prueba que hay enorme distancia entre estudiar contexto en prosa y contexto en verso; primero ha sido hablar que escribir y primero ba sido hablar en verso, cantarle y escribirle, que no hablar de memoria y a la letra en prosa y escribirla.

64Homero ha sido ciego, y creen algunos que sus poesías no han sido en sus principios sino unas jácaras y relaciones de ciego que se cantaban por las calles: Si hoy se juntan todas las relaciones de ciegos se formaría un cuerpo grande de poesías que abultasen por treinta o cuarenta poesías de Homero. Las coplas a causa de su armonía se toman de memoria con más facilidad; no asi la prosa, y peor si es inteligible. Y, si un niño ha de estudiar de memoria, sólo por el oído, un largo contexto de prosa, es preciso que el maestro que se le ha de relatar sepa ya de memoria el dicho contexto. Esto, ad pedem litterce, es casi quimérico si no precede escritura alguna.

65¡Oh! y si hubiese ley que los tres o cuatro párrafos que los niños han de estudiar de memoria y a la letra se los relatase ad pedem litterce y de memoria el maestro que les ha de tomar la lección, y que se repitiese el premio y el castigo, aseguro que habría menos castigos y más premios. Creo, pues, que el estudiar de memoria y a la letra ha sido invención de los pedagogos pedantes, y que las quejas de que hay falta de memoria han sido y son invenciones de muchachos para no estudiar. Esos que se quejan de que no tienen memoria no son desmemoriados para todo cuanto es de su gusto, y tendrán mal gusto si le tuviesen en estudiar de memoria y a la letra parrafotes de especulaciones inútiles.

66Tampoco vale oponer que si no estudia a la letra no se podrá predicar un sermón de memoria. Razón floja; los más famosos predicadores sólo decoran el sermón ad sensum y no ad litteram, y suelen llevar escrito el sermón en un sobrescrito. Además, que en las naciones se predican los sermones leyéndolos por el papel; de ese modo se aprovechará todo el tiempo que se pierde en estudiarlo de memoria y a la letra, estudiando otras muchas cosas de sentido. Por esta razón, siempre he dicho que por orden del público se habían de formar algunos tomos de sermones buenos, breves y escogidos para todos asuntos, y que el predicador en el pulpito o el párroco al ofertorio había de leer el sermón del día y harían más fruto esos sermones, si había espíritu, voz, acción y sentido.

67Este es el espíritu de la Iglesia, que no quiere que la Misa, el Oficio y otros contextos de la Liturgia se estudien de memoria y a la letra, sino que se hayan de leer, rezar, cantar, por el libro delante, y aun para lo que en la Misa se suele decir de memoria, hay en los altares tablas que lo tienen escrito todo. ¡Qué monstruosidades no se oirían en la Misa, si ésta se hubiese de decir de memoria y a la letra! Las epístolas y evangelios que son comunes, y que los clérigos ropillones llaman el empedradillo, aun teniendo el libro delante, se oyen en ellos mil disparates por evangelios que no andan en los libros.

68Pasemos de lo sagrado a lo profano. Los que en el teatro están distantes de los cómicos que representan creerán que es de memoria, y no representan sino por el libro de comedias, que en voz baja les va leyendo el apuntador, y tal vez por imprudencia se oye más lejos y más claro el apuntador que no el mismo representante; de manera que los cómicos no son sino unos ecos de lo que el apuntador, que tiene delante el libro, lee y pronuncia en baja voz. No de otro modo que la cabeza de D. Antonio Moreno hablaba a D. Quijote; y asi, el apuntador representa por el libro todos los papeles de la comedia antes que los mismos cómicos. Cuando en una Embajada se habla por intérprete, éste nada estudia de memoria y a la letra, sino de sentido para hablar a los mismos reyes.

69¿Quién, pues, introdujo en España el abuso de estudiar de memoria y a la letra los sermones para predicarlos y Irablar al público? Alguno acaso que tenia feliz memoria natural, como hay algunos, pero son pocos, y no son pocos los que por esa falta se quedan atascados en los púlpitos, o no se quedan, sino que bajan renegando del que inventó predicar de memoria y a la letra; si en el lugar del adverbio aunque, que comienza párrafo se le antepone al predicador en la memoria el adverbio porque, que comienza otro, o al contrario, ya llevó la mala trampa el hilo del sermón, y se expone el predicador a la risa de los idiotas.

70Lo más deplorable en el asunto es el muchísimo tiempo que inútilmente se malbarata en estudiar sermones de memoria y a la letra. Más quisieran algunos predicadores componer dos sermones que estudiar de memoria y a la letra uno; y otros más quisieran estudiar de memoria y a la letra tres sermones que subir al pulpito a dar la lección de uno, delante de tantos oyentes pedagogos, que suelen castigar con el escarnio: a lo primero tienen miedo los viejos, y a lo segundo, los tímidos. Unos y otros podían ser muy útiles si se les predicase por el papel. De ese modo no se aplaudirían tanto algunos histriones, que como joglares en la parola y en los gestos suben al pulpito a hacer los títeres.

71Todo el tiempo de la flor de la edad de los niños y la flor de la juventud de los muchachos, y aun lo mejor de la edad de los mozos hasta los veinticinco años, se les malbarata y pierde en hacerles estudiar de memoria y a la letra cosas, de las cuales se han de olvidar a la letra y de memoria. Al contrario; si ese tiempo se ocupase todo en estudiar de sentido y de inteligencia, serian a los veinticinco años consumados en todo género de conocimientos útiles para perfeccionarse en todas ciencias. No sólo en ciencias especulativas y abstractas, sino también en las prácticas y precisas para el bien público y del Estado. En esto podrían servir infinito los eclesiásticos y regulares, pues al fin ésos son los que más deben vivir toda su vida dedicados a las letras.

72Ya está experimentado que con tanto estudiar de memoria y a la letra; con tanto porfiar, ensartando tantos silogismos, caballones y paralogismos; con tanta Lógica, Metafísica y Física, como al uso del pais se enseña y se estudia hoy en España, no se ha adelantado cosa especial en tanto siglos en los conocimientos útiles. Luego dicta la razón que se mude de vereda y de método, como han hecho otras naciones.

73Todo método nuevo irá en falso si no se comienza rectificando la educación de los niños españoles. Ya dije que lo primero ha de ser instruirles bien en su lengua nativa, sin hablarles de otra lengua alguna. Lo segundo, informarlos demostrativamente y con el dedo de los mixtos naturales del país, repitiéndoles los nombres vulgares. Estos dos puntos se enlazan admirablemente. Cuantos más mixtos naturales conociese ya el niño, tantas más voces sabrá de su lengua nativa, y al contrario. Lo tercero, se le han de inculcar los nombres de las cosas artificiales visibles en el pais, y este punto se enlaza también con los otros dos para el caso de fecundarle su memoria de una infinidad de voces de su lengua, y por consiguiente, de otra tanta infinidad de especies de cosas ciertas, reales, visibles, y que jamás confundirá al niño.

74Para nada de lo dicho se necesita mortificar al niño, obligándole a que estudie algo de memoria y a la letra, y amenazándole con el castigo. Si de la primera información no se le pegan a la memoria todas las voces y cosas que ha visto, se le pegarán con evidencia si se repite la información. Vaya la evidencia. Llámese a un niño de nueve a diez años, y que sea nacido en un villa que tenga muchos objetos, naturales y artificiales; pregúntesele, pero por clases, cuántas cosas ha visto y conoce. Esté presente uno que escriba los nombres que respondiere. ¿Cuántos árboles conoces?, v. gr., se le preguntará. Seguro es que entre árboles y arbustos conocerá bastantes, y con sus nombres, y éstos los irá apuntando el escribiente en cuaderno.

75Prosigue el interrogatorio: ¿Cuántas frutas conoces que se comen y no se comen? ¿Cuántas hierbas y plantas conoces?; Cuántos animales conoces? ¿Cuántas aves y pájaros? ¿Cuántas sabandijas y gusarapos? ¿Cuántos metales? ¿Cuántos pescados y conchas? ¿Cuántas flores? ¿Cuántas hortalizas? ¿Cuántos granos? A este tenor, pregúntesele por las cosas artificiales, y también por clases. De todo resultará una multitud de voces vulgares, que ya sabe el niño en aquella edad. De lo que hace al asunto es que para nada de eso estudió un renglón de memoria y a la letra. ¿Por qué, pues, como por la vista y por el oído adquirió cien voces, no podrá adquirir por el mismo modo quinientas o mil?

76Lo que debe hacer, pues, el pedagogo es dirigir al niño para que vea muchas cosas y oiga sus nombres vulgares. No es aquella edad para explicarles las calidades de las cosas, ese estudio es para después. Preséntole a la vista el árbol saúco; pregúntole si le conoce, y si es gallego dirá que sí, y que se llama sabugueyro, y que de sus cañas hace la escopetita de aire, y con el nombre gallego zucho. Sabiendo el nombre vulgar de la cosa que el niño ha visto, sabrá discernir, y eso con mucha abundancia, sabrá el niño más cosas y voces vulgares que algunos barbados.

77También es del caso que el niño se imponga en la geografía de su país. Tampoco se necesita estudiar de memoria para esto. Saque el pedagogo a pasear al niño, y dígale los nombres de los sitios. Se debe comenzar por los sitios de los países; después, por los que están en los caminos o santuarios o romerías, y después por los que están en los caminos de las feries. En verdad que ya estaba yo cargado de barbas y de años cuando por mí mismo me informé de la geografía de Galicia y de la topografía de mi país, porque de nada de eso me instruyeron en mi niñez, siendo una cosa tan fácil y divertida.

78Es antiquísimo y casi congénito a los hombres el apetito de peregrinar por el mundo; son varios y diferentes los motivos que tienen para eso. En Caín ha sido castigo de Dios; en los hijos de Noé, disposición divina para la población de la Tierra. En los de la torre de Babel, por no entenderse ya allí unos a otros. Nembroth y la demás canalla de crueles y tiranos conquistadores, para aniquilar el género humano. Los griegos y otros filósofos peregrinaron para saber más; a los mercaderes les mueve la avaricia y la aurisacrafames; a otros, la ambición satisfecha de darse a conocer; la ociosidad, para no trabajar, y que quieren mantener con la mendiguez errante y vagabunda.

79A otros, la verdadera o pretextada devoción de visitar santuarios esparcidos y muy distantes de sus lugares nativos; a otros, el honesto fin de hacer alguna fortuna fuera de su patria; a otros, la pobreza suma en su pals, y que allí no se pueden alimentar. Esta fortísima razón también obliga a peregrinar a las aves de tránsito y a muchos géneros de pescados. Hoy peregrinan y viajan muchos extranjeros mozos para ver las Cortes, y de camino para informarse de la geografía, de la política y ética de varias naciones, para tomar alguna tintura de las lenguas vivas, y no pocos para ser espiones. Pero los más útiles viajeros y peregrinos son los que son movidos de la curiosidad de saber más y más de la Historia Natural en todos sus tres reinos: vegetable, animal y racional, y de los adelantamientos de la Física. Matemáticas y Maquinaria, y del comercio, activo y pasivo.

80El niño, del cual voy hablando, aun no está en la edad de hacer esos viajes, ni peregrinaciones; tiempo le queda para hacerlos si tiene gusto y le convienen. Las utilidades de esos viajes largos no piden que los niños se ejerciten en entenderlas. Exceptúo la Historia Natural, la Geografía y algo de Matemáticas; si estas tres cosas no se incitan en la niñez, nunca se entenderán, ni se comenzará a tener afición a entenderlas en la edad algo avanzada. Conozco a un sujeto de esa edad agudo y docto en su facultad, al cual jamás he podido convencer de lo que es orientarse en cualquiera sitios que se halle ni logré que formase idea clara de los círculos de la esfera y de los movimientos del sol y planetas cada día y cada año. Esta es ineptitud aún deseando con ansia el instruirse y esforzándome yo en explicarme.

81Por esta razón deseo muchísimo que al niño se le inicie en aquella edad en las tres cosas dichas para que en mayor edad no halle dificultad en entenderlas; antes bien, halle un sumo gozo en proseguir con ellas. Nótese que las especulaciones que se enseñan a los niños españoles con obligación de que las estudien de memoria y a la letra se les desvanecen de la memoria en Ia mayor edad, por más que algunos se desvanezcan de haberlas tenido y les cogen un odio mortal. Todo lo contrario sucederá si en la niñez se les paladea el gusto con miel de las tres cosas y sin el azibar de estudiar de memoria y a la letra y sin la escamonea de un bárbaro castigo.

82No puedo comprender que el que en su niñez tomó afición a la Historia Natural, Geografía y Matemáticas deje de conservarla aunque viva cien años.¿Y por qué ésto? Porque aquellas especies han entrado por los sentidos exteriores y ocuparon con su impresión el primer lugar en la tábula rasa y se hacen indelebles, y las que el hombre formó en su capricho, o no se imprimen bien o se desvanecen a poco tiempo. Véase aquí cuánto tiempo y útil pierde España por no pensar en mudar de método en la educación primordial de la juventud, feliz en los ingenios e infeliz con sus pedagogos.

83Después que el niño está medianamente impuesto en la Lengua nativa y en la Historia Natural de su pais reducido éste únicamente a un horizonte de cinco a seis leguas de diámetro como si no hubiese más mundo habitado debe colocarse el niño en una altura del lugar desde donde registre todo el horizonte de dicho diámetro; allí le hará orientar el pedagogo haciendo que mire al sol en el mediodía y ése será uno de los cuatro puntos cardinales; tendido el brazo izquierdo señala el Oriente; el brazo derecho, al Occidente, y la espalda señala el Norte; los otros rumbos y puntos intermedios resultan de los cuatro cardinales.

84En las otras jornadillas que ha de hacer el niño nunca ha de salir del terreno del horizonte, siempre que salga de su casa en ese mismo día ha de volver a dormir en ella; en cada jornadilla que haga por éste o por el otro rumbo ha de preguntar los nombres de los lugares, montes, valles, ríos y fuentes que tropieza en el camino. Ha de preguntar los nombres de los árboles, arbustos y vegetables que encuentra y que aún no había visto: todos los nombres de animales, aves, peces y conchas que aún no conocía y los de otras cosas naturales y visibles que encuentre en el camino.

85Después de haber hecho diferentes jornaditas sin salir de dicho horizonte se le ha de volver a subir a la dicha altura del lugar y de modo que mire al mediodía; como los niños tienen tan perspicaz la vista no dudo que el niño distinguirá bien los lugares en donde ha estado. El pedagogo hará que el niño se oriente mirando en derechura al mediodía: haga que desde ese punto se vaya moviendo el niño dando vuelta alrededor de sí mismo desde el mediodía por el poniente, norte y oriente, hasta volver al primer punto de mediodía repasando los lugares que vió; mírelos y remírelos bien con atención y se le imprimirá en la fantasía uno como mapa del horizonte de su lugar, villa o ciudad. No importa que de ese mapita no pueda hablar el niño con exactitud; lo innegable es que con exactitud y medidas se le representó el mapa en su fantasía. De esto que parecerá niñería y puerilidad, sacará el niño muchas utilidades con el tiempo: primera, la Geografía de su reducido pais la sabrá mejor que muchos barbados. Segunda: estará ya habituado a fijar en la fantasía un terreno del horizonte que registró desde una altura. Tercera: hará clara idea de los mapas geográficos, corográficos y topográficos y aún hidrográficos. Cuarta: se podrá orientar en cualquiera paraje que se halle. Quinta: por el pequeño ensayo que hizo de pasar a la fantasía un corto terreno real le será fácil pasar a la misma un mapa o terreno pintado, sea pequeño o sea grande. Sexta: cuando ya de edad haga jornadas a países distantes se podrá subir de cuando en cuando a alguna altura, registrar desde allí todo el trreno del horizonte y transferirle a su fantasía.

86Otras muchas utilidades omito por no ser molesto. Si el niño no se hizo bastantemente capaz del mapita real con las dos subidas a la altura, podrá repetir esa subida muchas veces, y si sabe escribir bien ha de escribir los nombres de los lugares y de los objetos que ha visto, y cuando sepa ya dibujar un poquito podrá pasar al papel el mapita, aunque tosco y sin dimensiones. Esas las podrá poner después por medio de una aguja de marear de los rumbos y de las distancias itinerarias andadas ya y conicidas.

87Hasta aquí sólo se instruyo el niño de una corta topografía práctica de su pais: la Geografía especulativa tiene conexión con la Cosmografía o con la estructura y coordinación de todos los cielos, elementos y globo terráqueo con los movimientos del sol, luna, planetas y estrellas fijas. No pienso que se embarace el niño con esos conocimientos hasta que llegue a mayor edad. Pero para que en lo adelante no se halle embarazado, juzgo muy útil que el pedagogo le explique los círculos de la esfera y los dos movimientos encontrados, que es lo que basta por entonces; si el niño no se hace cargo en diez y quince días, o es muy rudo, o el pedagogo es un grande majadero que no lo sabe.

88La mayor dificultad, y que no es sino aparente, consiste en las voces, porque no se explican con claridad y con ejemplos materiales. No pasan de veinticuatro voces las que se necesitan para entender los circulos de la esfera. Cuando traté de la longitud me expliqué para todos con el ejemplo de una pipa o tonel cuyas doelas representasen los meridianos, y los arcos, los paralelos. No se explique al niño cosa alguna si no se le presenta antes una esfera armilar, aunque tosca, y si no la hay suplirán tres arcos de cuba iguales cruzados entre si a ángulos rectos, y que representen los tres circulos máximos de cada lugar: el horizonte, el meridiano y el vertical. Para comprender todo lo dicho ni aun tres renglones se necesitan estudiar de memoria y ala letra.

89Todo hombre tiene lógica natural, matemática natural y maquinaria natural, por lo mismo que todo hombre es racional y naturalmente discursivo con mayor o menor perspicacia: todos los niños naturalmente remedones, y cuanto en aquella edad están menos aptos para inventar, tanto más procurarán remedar como monos todo cuanto ven, y no es pequeña señal de su ingenio y agudeza el que todo lo pregunten y el que todo lo remeden. El verbo imitar es bien conocido, y el verbo remedar se formó de re-imitar.

90Nótese que los niños en sus enredillos y travesuras se ensayan ya en los rudimentos de las facultades a las cuales en adelante han de tener afición y que estudiarán con acierto si no hubiese la pésima moda de que los padres repartan a sus hijos las facultades a que se deben dedicar veláis nolitis, sin haber consultado antes sus genios. Ponen a la milicia al que tenia genio para seguir por la Iglesia, y al contrario. Ponen a jurista al que tenia genio para médico, y al contrario, y ponen a la marina al que con aversión al mar tenia genio para agricultor, y al contrario. Así se ven tantos profesores ineptos en tales facultades, que no lo serian si hubiesen profesado la facultad de su genio; en los oficios mecánicos sucede lo mismo; y así se yerra la educación de la juventud desde sus principios. Los juegos de los niños que pone Horacio son los mismos que hoy se conservan œdificare casas: hacer casitas y molinitos como rudimentos de architectura: Postello adjungere mures, hacer carretoncillos y uncir a ellos ratones y otros animalejos como rudimentos de la agricultura. Ludere par impar, jugar a pares o nones como rudimentos de la Aritmética y Matemática: equitare in arundine tonga: andar a caballo en una caña como rudimentos del arte militar y caballeresco. No es menor el apetito que los niños tienen a un poco de cera para formar y modelar algunas figurillas, como rudimentos de la escultura.

91Pero por la circunstancia que hay de tener tan a mano tinta, papel y pluma, todo niño es muy inclinado a pintar pajaritos, animales, flores y otros objetos y mamarrachos, que aunque muy mal y sin simetría, prueba su inclinación al dibujo, pintura y geometría. Todo esto es remedar, y todo tiene su útil para lo adelante; si esto se tuviese presente no gastarían los niños tanto tiempo y tantas lágrimas en que aprender a leer y escribir. Nada se debe enseñar a los niños que no sea poniéndoles algunos objetos visibles que remeden con la pluma. Las letras de ABC o Christus, que nada significan, tienen un antiquísimo origen en la figura o configuración de algún animal, ave o de otra cosa muy visible. El P. Kircher reduce todas laas letras del alfabeto egipciaco cóptico a las varias posturas de la ave Ibis, bien conocida en Egipto. He visto dichos alfabetos. Armenio el uno, cuyas letras mayúsculas y pintadas que representan objetos obvios, corpóreos y sensibles. Esto es en el Arte de escribir de Juan Polanco. El otro, que es el armenio, cuyas letras mayúsculas representan aves, peces y animales. El primer ABC que se debe presentar a los niños ha de tener las letras que representen alguna cosa común y visible. Después, o debajo de cada letra o carácter pintado, ha de estar impreso el carácter del alfabeto castellano, y se debe permitir que el niño enrede remedando unos y otros caracteres mayúsculos. El poner los niños a que primero escriban palotes, es desatino, pues no tiene pulso para escribir aquellos surcos, deben comenzar a escribir de cuarenta en virtud de imitar y remedar cualquiera contexto. Paréceme bien que se les pongan planas de buena letra que imiten, de este modo se ahorra tiempo y tomarán una buena forma de letra, y por mal que lo hagan nunca tan mal como comenzando por palotes. En Madrid he admirado la prontitud con que los niños llegan a escribir bellísima letra, y he visto a muchos que habiendo gastado mucho tiempo en aprender a escribir, escriben como si aún anduvieran en palotes.

92El Ilmo. Caramuel, siendo lector de artes, notó que los más de sus discípulos no sabían apenas escribir; para salir de ese embarazo discurió el arbitrio siguiente para que todos supiesen escribir con una medianía. Ya dije que por ser su padre insigne matemático sabía el hijo matemática antes de entrar a estudiar el latín: escribía bien, sabía dibujar y burilar y estampar. Escribió una grande plana de su misma letra y la abrió en una grande lámina, sacó muchísimas estampas y las iba repartiendo a cada discípulo. ¿Para qué? No para que la remedasen como pauta, sino para que únicamente fuesen pasando la pluma por todos los perfiles de las letras de la plana.

93El mismo Caramuel confiesa que con este artificio todos llegaron a escribir en breve una letra muy mediana. Al paso que las planas se iban borrajeando les iba repartiendo otras estampas. Es cierto que habituado ya el pulso a llevar la pluma por todos los perfiles y rasgos de las letras con faciliidad se imitaría después toda la plana y en breve se soltaría el niño a escribir de corrido y bien. ¿Por qué no se establecerá este atajo? Porque se piensa poco en la primera educación de los niños, siendo ésa la que después ha de regir para todo.

94No es menor el atolladero en que se pone a los niños cuando se les enseña a contar a los primeros elementos de la Aritmética: en ninguna cosa mejor que en ésa entrarían los niños si se les pusiese maestro que los supiese enseñar. Es dicho común que el hombre se distingue de los brutos en que cuenta y sabe contar, pero hay hombres que no quieren saber contar por no distinguirse de los brutos. La Aritmética en su extensión es la clave de todas las ciencias matemáticas, y mal pudiera el hombre ser matemático natural si no fuese natural aritmético. Las que llaman siete Artes liberales se comprenden en este verso: Lingua, Tropus, Ratio, Numeras, Tonus, Angulus, Astra.

95La voz Lingua supone por la Gramática para hablar. Tropus por la Retórica, para hablar bien. Ratio por la Lógica, para discurrir. Numerus por la Aritmética, para saber contar. Tonus, por la música, para saber cantar. Angulus, por la Geometría, para saber medir, y Astra por la Astronomía, para saber calcular el tiempo por los movimientos de los astros. Las cuatro voces últimas componen el cuadrivio de los antiguos. Cada una de sus cuatro ciencias se divide en otras muchas, y todas son las Ciencias Matemáticas de hoy.

96Todas tienen por objetos la cuantidad, o continua como el Angulus, o discreta como el Numerus, o sonora como el Tonus, o movible como el Astra, y todas las dichas Matemáticas se reducen a comparar una cuantidad con otra cuantidad y a averiguar si es igual, si es mayor, si es menor o qué proporción tienen las dos entre sí, y penetrando más adentro descubrir una cuantidad ignorada por otras cuantidades ya conocidas. Las cuatro cuentas comunes de sumar, restar, multiplicar y partir, son la primera clave para todo. Y esas cuatro cuentas sólo se reducen a dos: sumar y restar; o hablando con términos más claros: a juntar y a separar. Euclides comenzó sus elementos por la cuantidad continua o por la Geometría, y en ellos está reducida a líneas la Aritmética. Soy de dictamen que al niño no se le embarace con las cuentas en la escuela, en donde aprenden a leer y escribir, si el maestro no es excelente aritmético y sabe algo de Geometría; los comunes, por idiotas, embrollan y confunden la fantasía de los muchachos, les ocupan mucho tiempo, y más son los ruidosos castigos que las nueces; se debe buscar aparte un maestro que en breve les enseñe las cuatro cuentas sin que estudien cosa alguna de memoria y a la letra, ni aun la tabla pitagórica. Las viejas jamás la han estudiado y no se equivocan en sus cuentas; teniendo al principio presente esa tabla, después no se necesita. No diré cosa falsa ni grande si aseguro que en menos de una hora enseñé a un muchacho que iba a estudiar Artes, las cuatro cuentas de enteros y las cuatro de quebrados; las mismas enseñé a otro que ya cantaba Misa; la fortuna de los dos y mía consistió en que los dos estaban tanquam tabula rasa en materia de cuentas, y únicamente conocían los guarismos. No los enseñé esas cuatro cuentas por algún atajo o compendio. El que enseña compendio y atajos no quiere que sus discípulos sepan, y la mayor parte de los charlatanes son los que han estudiado por compendios, sin haber comprendido la materia a fundamentis.

97Atajo es el librito de los caleseros y mesoneros, en el cual están ajustadas ya todas las cuentas vulgares. Y ¿quién dirá que esos saben aritmética? Los mejores compendios son los que cada uno inventa para sí después que ya está evidenciado de la materia a fundamentis; para enseñar las cuentas a los dichos procuré que compendiasen el asunto sin estudiar nada de memoria y a la letra. Es cierto que se gasta mucho tiempo en la escuela para aprender las cuatro cuentas vulgares, y nunca se saben bien por la ineptitud de los maestros que no saben enseñar.

98No siempre tiene toda la culpa de esta tardanza y pérdida de tiempo la ineptitud del maestro de niños; por lo común interviene en eso mucho de interés. Cuanto más tardare el maestro en enseñar al niño a leer, escribir y contar, tantas más propinas mensuales, o, hablando a la latina, tantos minervales más percibirá al cabo de dos, tres o cuatro años. Esto llaman en la Medicina alargar la curá. Esta añagazar ya la cuenta Plinio Valeriano, entre las vanas fraudes medicorum, que alargaban la cura de una nefermedad que se podía curar en breve para que las propinas goteasen mucho tiempo, aunque el enfermo padeciese más: Quosdam vero comperi hoc genere grasari languoris, qui possent paucis diebus, vel etiam horis repeliere ut in longum tempus protraherent, et cegros suos diu in reditu haberent, sovioresque ipsis morbis existerent. Esto advierte en su prefacio.

99En la Física de Alonso Fuentes he leído la ley que había en Francia contra esa añagaza de los médicos. Era ley y costumbre o etiqueta que todo el tiempo que el rey de Francia estaba enfermo se le quitaba al médico asalariado todo el salario correspondiente a todo el tiempo de la enfermedad. Ya di noticia de esa ley cuando hablé de los médicos de la China: allí porque los médicos son boticarios y costean los medicamentos, si curan perciben el valor de ellos y la cantidad pactada para curar el enfermo; si éste muere, todo lo pierde el médico, por más que alargue la cura o la muerte.

100Los maestros de niños y los preceptores de gramática debían pactar el tiempo dentro del cual habrían de dar a los discípulos ya enseñados por un total; de ese modo adelantarían más y en breve tiempo los muchachos, y no malbaratarían la flor de su edad en hablar, leer, escribir y contar, y en estudiar una mala gramática: todo esto se les puede enseñar en poco tiempo si los maestros no son unos idiotas o no quieren por sus intereses alargar la cura o el cuidado de la enseñanza. Lo más lastimoso es que después de muchos años perdidos no saben lo muchachos ni hablar, ni leer, ni contar, ni escribir, ni latin, ni aun su lengua nativa con la extensión que debieran, siendo asi que se debe comenzar por la lengua nativa.

101El método con que las naciones educan su juventud de modo que en breve tiempo adelanten muchísimo, debe servir de norma a todo género de maestros para la educación de la juventud española en poco tiempo. En eso debía pensar el público. Ya dije que en menos de una hora enseñé yo las cuatro cuentas comunes; también he dicho del artificio con que el señor Caramuel enseñó a sus discípulos a escribir en poco tiempo. Y más reciente es el ejemplar de aquel religioso que en solas tres horas enseñó a escribir a Luis XV, actual rey de Francia, a escribir medianamente.

102El P. Dom Magnoaldo Ziegelbauer, en el tomo 3 de la Historia Rei literaria Ordinis Sancti Benedicti, y en la página 674, cita al P. Calmet que, en la vida del P. Dom Vicente Duchesne, benedictino Lorenés, dice de él que era insigne mecanista, y que en el año 1716, enseñó a escribir en tres horas a Luis XV, y con solas seis lecciones. Ludovicum XV Galliæ Regem trium horarum spatio scribere docuit. Y que de ese prodigio se abrió una lámina y se estampó con unos versos en elogio del dicho P. Duchesne.

103El artificio consistió en que le dijo al Rey que toda la escritura se fundaba en dos simplicisimos rasgos de pluma. El primero recto, verbigracia I, y el segundo circular, verbigracia (ó); con saber escribir esos solos dos rasgos, muy fáciles, se podrán formar todas las letras con facilidad. No me cogió de nuevo este artificio, pues ya había leído en el P. Kircher, que todos los caracteres hebreos se componían de un solo y mínimo rasgo de pluma. La figura de la margen es la letra jod, del alfabeto hebreo: hace, pues, evidencia ocular que con ese jod combinado se forman y escriben todos los caracteres hebreos, y no debiera yo pasar por charlatán, si dijese que en menos de tres horas enseñaré yo a cualquiera a que escriba el hebreo: Wihelmo Schideard en su Horologium Ebreum propone enseñar la lengua hebrea en veinticuatro horas y pone en el libro este mote: Experire, non ride. Y había leído antes Caramuel, que Orígenes la había estudiado en ocho días; tanto hace al caso el que el maestro sepa a todos visos lo que ha de enseñar.

104Lo primero en que el maestro de la juventud ha de pensar es, no en ostentar su ciencia, erudición y verbosidad, sino en acomodarse a lo que ya sabe el muchacho; nada le ha de decir que no se deduzca de lo que ya sabe y entiende el discípulo. El célebre método que Euclides usa en sus Elementos Matemáticos debía imitar todo maestro. Pongo un ejemplo. Al explicar Euclides el segundo no se vale de cosas ni de voces que haya que explicar en el libro tercero, y menos en los siguientes; se ciñe únicamente a las voces y cosas que ya explicó en el primer libro, y del cual debe suponer ya enterado al discípulo que ha de estudiar con método ; todo sucede al revés en la enseñanza de la juventud y se comete la figura Histeron Proteron. Esta es, cuando se toma lo último por lo primero, o al contrario.

105¿Qué mejor necedad que poner al niño en las manos un Proceso para enseñarles a leer? En el proceso hay voces forenses que jamás ha oído, ni entiende el niño, y cosas abstractas que jamás ha visto, ni tiene la más mínima idea de ellas. Lo que se debe hacer, es imprimir dos libros en octavo. Uno con letra redonda y otro con letra bastardilla que se acerca a la letra cursiva común. El contexto de esos libros sólo se ha de componer de las voces que ya el niño oyó y sabe; y de las cosas que ya vió y de las cuales ya formó idea. Ese mismo contexto les podrá servir de instrucción.

106Lo que digo de leer, digo también del escribir y del contexto que se ha de copiar; en esos contextos se han de insertar proposiciones ciertas y evidentes que el niño pueda entender, y de cuya verdad pueda gustar; verbigracia, afirmar una virtud, o uso de alguna cosa de la Historia Natural que ya conozca, algún refrán muy claro. Una proposición moral, inteligible, o alguna de la Doctrina Cristiana: con este artificio todo se aprovecha y se va ensayando el niño en su lengua nativa y ejercitará su memoria ad sensum sin estudiar nada de memoria y a la letra.

107Hay un libro pequeño y con este titulo: Janua linguarum; hay varias impresiones y con más o menos lenguas. El pensamiento ha sido bellísimo. El primer autor juntó casi todas las voces latinas y de todas ellas formó un contexto seguido. Después, los franceses, italianos, etc., aplicaron sus voces vulgares correspondientes a las latinas. Quevedo juntó los modos bajos de la Lengua castellana y de ellos formó su Cuento de cuentos. Blas Garay escribió una prolija Carta sin salir de refranes castellanos. Yo quisiera que un curioso juntase todas las voces vulgares que comúnmente saben los niños, y cuyo significado conocen y han visto, y que de todas formase un divertido contexto que llenase un libro impreso que anduviese en manos de todos los niños mientras leen y escriben.

108Tiempo hubo en que, viendo los ejemplares de estos tres autores deseé que algún curioso español que supiese con perfección y extensión la lengua castellana, y que, por otra parte, tuviese buena pluma, fuese elocuente y docto en todo género de ciencias, y sobre todo, que tuviese una prodigiosa fantasia; deseé, pues, que uno de esas calidades juntase antes todas las voces castellanas, puras y castizas, o que las tuviese presentes en algún diccionario, y que todas ellas formasen una dilatada obra en muchos tomos.

109Esa obra había de ser un viaje literario por todo el mundo, imaginando que una compañía de literatos aventureros le hacían. En esa obra habían de entrar en estudio todas las voces castellanas, a lo menos una vez cada una, y de modo que por el contexto se conozca, sin duda, su significado propio, y si fuese preciso se había de poner a la voz una ligera descripción, y en especial si significaba cosa de la Historia Natural. También se haría una descripción cierta de los grandes lugares por donde pasaba la compañía, y con sus distancias juntas. Nada había de haber de ficción en ese viaje, sino las aventuras militares, literarias, politicas y de comercio. Se había de dar noticia de los lugares de devoción de todas las naciones, contando sus ceremonias; en la compañía habrá uno que haga de intérprete; otro, de físico y médico; otro, de matemático; otro, de historiador; otro, de eclesiástico, y otro, de bufón y gracioso, para que vayan ensartando los refranes, como Sancho Panza.

  • 1 Final incompleto en la copia manuscrita.

110Esta obra imaginada sería utilísima para ahorrar muchos libros y mucho tiempo. Los que desean saber la lengua castellana con propiedad y extensión han de recurrir o a diccionarios, o a leer libros, o a oír hablar a muchos. Esto último alcar za para poco, pues no todos los que hablan saben el castellano con extensión, y en mi sentir aún no ha nacido el hombre que sepa la lengua castellana con toda su extensión. No se extrañe esto: en el mismo sentido abundo que se podrá tener por el Ave Phenix el hombre que supiese su lengua nativa en toda su extensión. Unos sabrán más voces que otros, pero ninguno las sabrá todas; hablo de las lenguas vivas que se habla, no de las lenguas muertas1.

Notes

1 Final incompleto en la copia manuscrita.

© Presses universitaires François-Rabelais, 1983

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540