Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Voyages et séjours d'Espagnols et d'Hispano-Américains en France

 | 
Jean-René Aymes
, 
Ève-Marie Fell
, 
Jean-Louis Guereña

José Simont Guillen: Batallas pintadas de la primera guerra mundial

María Francisca Mourier-Martínez

Texte intégral

ÉLISABETH, REINE DES BELGES
Dessin de J. SIMONT.
«Elle est là-bas, avec le roi Albert, au milieu des troupes qui combattent. Elle est venue de ville en ville, de camp en camp, de tranchée en tranchée. Elle console de vivre et console de mourir; elle sourit, elle panse des blessures. Elle est toute la douceur et toute la pitié dans ce pays de Flandre où la brume lourde enveloppe le paysage triste, linceul de grisaille sur tant et tant de linceuls de lin... Reine errante, mais reine comme ne le fut jamais l’épouse du roi le plus puissant, elle symbolise toute la patrie meurtrie et qui ne veut pas mourir. Loin des cités orgueilleuses et des palais somptueux, elle va vers les soldats tombés sous la mitraille et quand elle passe prés d’eux, les paupières des agonisants se soulèvent pour un dernier regard, une dernière larme...»
Roland de Marès (Le Temps)

1El 28 de diciembre de 1968 moría en Caracas (Venezuela) Don José Simont Guillén, un español catalán, hijo de la popular barriada barcelonesa de Pueblo Seco. Su muerte le sobrevino a los noventa y tres años, coincidiendo con el cincuentenario del armisticio de la primera guerra mundial, en la que participó como cronista gráfico de la prensa francesa.

2¿Quién fue José Simont Guillén?

  • 1 Sempronio, “Cronista de otra guerra Telexpress”, 25/12/1982.

3Sempronio en su artículo “Cronista de otra guerra” le define como “hombre internacional”, aunque hasta el año 1921 en el que se trasladó a Nueva York, añade, “en Paris le tenían por francés”1.

  • 2 Memorias de D. José Simont Marquet, 1899.

4Nacido en 1875, vivió en La Coruña, donde su padre trabajaba como guardicionero militar. En la capital coruñesa se codeaba con los “señoritingos”, olvidando un tanto sus estudios y dedicando la mayor parte de su tiempo a emborronar cuartillas con sus pinceles. Después de una corta preparación en contabilidad, su padre le envió a Barcelona con unos tíos y se colocó en un almacén de comercio como aprendiz. Al dar en quiebra el comercio en que trabajaba, su tío, que conocía la afición de su sobrino por la pintura, le llevó a una academia de dibujo dirigidá por Martí Alsina. Después de un examen, que consistío en dibujar una silla puesta a distancia, quedó decidido su ingreso y pasó a la Academia del hijo del anterior maestro, Don Ricardo Martí Alsina. Pronto ganó la simpatía de todos los alumnos más aventajados a quienes trataba de imitar. En su academia sólo se trabajaba al natural y cuando se precisaba modelo de mujer, la pagaban a escote entre los alumnos2. El mismo confesaba que sus maestros eran los mejores. El primer cuadro que realizó lo hizo del natural y lo tituló “El descanso de la lavandera”. En esos sus primeros tiempos de artista, su afán era copiar del natural y, por ello, su padre alquiló una casita en Bilaboa, en Galicia. Su segundo cuadro representaba a una “Pasiega paciendo su vaca con un ternerito”. Y ya aparece también su variedad artística en cuanto a los temas de sus obras, alternando sus creaciones del natural con los retratos.

5Frecuentó también la Escuela de Bellas Artes de Lonja, junto con Isidro Nonell y Joaquín Miró. Otro maestro suyo fue José Luis Pellicer.

6En 1898, marcha a París aconsejado por su profesor Martí Alsina y habita un modesto hotelito Rue de Grenelle, viviendo modestamente de sus primeros trabajos y colaboraciones en el periódico infantil “Le Noël” de la comunidad de P. P. Asuncionistas. Aparece ya el ilustrador de cuentos y novelas. Su colaboración se amplía y publica sus dibujos en el “Journal de la Jeunesse” y el semanario “Le Monde Illustré” y, en años sucesivos, en “La Croix” y “Le Pèlerin”. Su posición financiera empezó a establecerse y su nombre a ser conocido. Sintiéndose “en casa”, instaló a sus padres en París, que estaba en obras para la Exposición Internacional de 1900, iniciando su verdadera carrera artística, después de los primeros años de bohemia, figurando como dibujante de “Le Monde Illustré”. Su padre, D. José Simont Marquet, nos describe los primeros tiempos del artista en París:

  • 3 De las Memorias de D. José Simont Marquet, manuscrito en posesión de D. Juan Ribó Simont.

“El taller de Pepe estaba situado en la “site negrie” (sic) rue Grenelle y lo frecuentaban varios modelos de ambos sexos, italianos los más de ellos, así como varios amigos del artista. El, que hacía trabajo muy religioso, lo que motivaba fueran muchos sus modelos, los que precisaban ser muy escogidos, pues todas sus caras eran copias del natural, lo que hacía le imputaban los modelos las tres cuartas partes de sus ingresos, pero él se desquitaba trabajando muchas horas de la noche. Entre sus amistades había un señor anciano, D. T. Ponte de la Oz; jubilado de la carrera diplomática por haberla ejercido en París al servicio de España en el Imperio de Napoleón III; era madrileño y como a él tenía a gala nombrarse en ocasiones gatito de Madrid, por tanto la tal amistad la estimaba mi hijo, tanto más, siendo el tal señor muy aficionado e inteligente en artes al punto de pintar por afición cuadritos que Pepe le corregía e instruía cuidando mucho en no molestarle en su amor propio. Tratábase como decimos los españoles de un señor de muchos pergaminos. También iban dependientes de “La Bonne Presse entre ellos dos jóvenes muy amigos, ambos sacerdotes de notable instrucción y afición artística.
El Sr. Ponte, pese a sus muchos años de residencia en París, simpatizaba poco con los franceses, quizás más que otra cosa, por el régimen republicano, régimen que odiaba el tal señor. El decía que sus antepasados todos desempeñaron elevados cargos en sus monarquías contemporáneas, y que por lo tanto sería él un ingrato dejando de seguir como aquéllos; tanto más (decía) cuando cuanto tengo y valgo lo debo a la Monarquía, ello aparte de parecerme ridículo la jefatura de una gran Nación por un hombre civil. Precisamente (seguía) presencié una fiesta de gala en el Elíseo en la que el Presidente Loubet, me dió lástima y risa a la vez, pues me hizo el efecto de un payaso de circo según era por muchos amigablemente tratado, al punto que algunos incluso se permitían ponerle las manos en el hombro. ¡Qué contraste con el Emperador de Alemania!, puesto siempre a distancia, mirando a todos con mirada de águila, lo que le hace imponente, aquella figura tan rica y severamente trajeada, da la idea de sobrenatural, que obliga a la fe de lo que debe ser una Majestad.
Con ser el Sr. Ponte tan monárquico, no simpatizaba tampoco con los curas y miraba con desagrado a los que frecuentaban el taller, el Abbé Arman y Panton, los cuales se permitían correcciones o críticas, como peritos que eran. Recuerdo un día que al retirarse los tales sacerdotes, el Sr. Ponte dijo: que gente esta, ellos siempre han de entender y corregirlo todo, vamos que yo, en el lugar de Pepe, en lugar de atenderles en sus discusiones en tanto no se diesen por entendidos, por sistema les llevaría la contraria, a lo que contestó mi hijo: Sr. Ponte, yo le tengo a Vd. por un sabio, pero en este caso le creo equivocado, yo no me considero libre de equivocaciones, ni de observaciones, por lo tanto prescindo de amor propio y aprecio cuantas observaciones se me hagan; si las veo acertadas, hago uso de ellas, de lo contrario hago caso omiso, pero crea Vd. que en ocasiones me son muy valiosas las observaciones de otros, por aquello de que ven más cuatro ojos que dos, ¿no le parece Sr. Ponte? Tiene Vd. razón, amigo mío.”3.

7Empezó también a perfirlarse su polifacética carrera de dibujante en cuanto a la temática, y su lápiz que comenzó amenizando el mundo infantil de los cuentos, nos dejó un testimonio de la vida del París de entonces, del mundo femenino parisino, puesto que colaboró igualmente en “Le Journal de la Femme” y en “La Femme et le Monde” siendo ya en la época uno de los dibujantes mejor pagados. Por cada dibujo cobraba cinco francos, siete y hasta diez.

8Su padre, el Señor Simont, nos revela en sus memorias, la admiración por el trabajo de su hijo José poniendo de relieve la perfeccion de su trabajo:

  • 4 De las Memorias del Señor Simont Marquet, padre del pintor, inéditas y en posesión de Don Juan Ribó (...)

“En París (1845-1904), lo que más me embeleasaba y entretenía, eran las obras de Pepe según las iba trabajando; todas me parecían perfectas, basadas en asuntos de aquella actualidad. También me entretenía el conversar con los modelos que hablaban o chapurreaban el español. Recuerdo a uno muy agitanado por lo andrajoso y sucio, el cual era muy solicitado dada la perfección de líneas de su desnudo. Pepe seguía haciendo todos los años el Cristo que servía de portada al almanaque que “La Bonne Presse” editaba para obsequiar a sus suscriptores; pues bien el tal modelo llevaba amoñada debajo del sombrero una gran cabellera, su manifiesta pobreza no tenía razón de ser en el supuesto que se ganaba bien su vida dada su especial figura, la que le hacía el valer, tanto por escultores, pintores y dibujantes. Un día que Pepe no estaba, se le hizo sentar en el jardín; daríase cuenta de la repugnancia que producía a mi esposa e hija, cuando les dijo sonriendo; Donde Vds. me ven, señoras de todas clases y edades me adoran y besan mi cuerpo tomándolo por el de Jesucristo, incluso hasta las Reinas me besan, dijo con tal tono picaresco, que ellas dándose cuenta de ser ello en parte verdad, se prometieron no besar imágenes ni estampas en lo sucesivo, puesto que difícilmente olvidarían al tal.”4.

  • 5 Entrevista con Don Juan Ribó Simont. Madrid, agosto 1982.

9Su sobrino Don Juan Ribo Simont, recordando con cierta nostalgia en la voz los años juveniles pasados con su tío en París, confesaba: “Mi tío ganaba muy bien su vida, pero su casa era la de todos los artistas noveles de aquel tiempo. Aunque atendidos por los padres de mi tío, puesto que a él no le quedaba tiempo sino para dibujar, disfrutaba oyendo el ruido y el ir y venir de todos en el salón.”5. Durante veinte años su nombre apareció en “L’Illustration”, prototipo de la revista ilustrada anterior al hueco-grabado.

10Empezó cobrando quince mil francos anuales, aparte de los gastos de viaje, hoteles, etc. El contrato lo firmó por tres años, comprometiéndose a no trabajar en otras publicaciones. Podía realizar trabajos particulares.

11Cambió de domicilio y se instaló en un hotelito, “rue d’Yvette” (Passy) n° 25, con jardín.

  • 6 Correspondencia dirigida desde Barcelona en 1950 a su sobrina política Doña Concepción Ribó Simont, (...)

12Aunque colaboró en otras muchas revistas, sus tiempos artísticos mejores fueron los de “L’Illustration”. El mismo hacía referencia a esos años de plenitud artística refiriéndose al tiempo de “L’Illustration ”: “Trabajo todos los días aprovechando los minutos y creo haber hecho dibujos que recuerdan mis mejores tiempos en la “Illustration”:“Trabajo con afición y hasta ahora no siento cansancio.”6.

  • 7 A.B.C. p. 12,9 de agosto de 1982: “Cartas al Director”.
  • 8 Candido “Un fotografo” p. 11, A. B. C. Madrid, 29 de Julio 1982.

13Sus dibujos comentaron todo lo sobresaliente de la vida francesa en dominios tan diferentes como el teatro, reuniones o conferencias políticas. Aparece otro nuevo rasgo de su carrera, dejando perfilarse su especialidad de reporter, sin olvidar sus delicadísimos retratos. Al estallar la guerra en 1914 permaneció en Francia voluntariamente, alcanzando el nombramiento de cronista gráfico de guerra por lo que el gobierno francés, al finalizar la contienda, le concedió la “Legión de Honor”. Las dobles páginas de la “Illustration” firmadas por Simont se convirtieron en obras de arte de un incalculable valor histórico, amén de artístico: “Lápiz en mano y en las propias trincheras, dejó plasmadas terribles escenas con verdadero riesgo, ya que éstas no se tomaban en un momento con un “flash”, sino durante horas y horas soportando la cruenta vida del frente.”7. “Los fotógrafos tienen que estar” allí “de manera inexcusable”8. Pues bien, J. Simont estuvo “allí” también con su lápiz plasmando las escenas vividas de esa página de historia en las trincheras francesas. Como apunté anteriormente, sus numerosas facetas artísticas de dibujante no olvidaron los retratos. Fue el retratista oficial del Elíseo. Loubet, Falliéres, Poincaré, Millerand y Deschanel posaron para él, así como hombres ilustres de la época: Bergson, Branly, Ernest Lavisse entre otros muchos más. Su lápiz plasmó igualmente la postguerra europea y con esa curiosidad artística que le era tan innata fijó las escenas de la vida mundana parisina, recepciones del Elíseo, representaciones teatrales, galas de la Opera y todo un magnífico panorama en todos sus ámbitos de la actualidad del entonces. Su fama pasó las fronteras galas, llegando a Inglaterra y Alemania, colaborando igualmente y con la misma visión real del hecho, viviéndolo, en el “Illustrated London News” y en Alemania en el “Illustrierte Zeiturg” de Leipzig. Fue más allá su renombre permaneciendo en Estados Unidos once años, ilustrando con la magia de su lápiz importantes publicaciones y plasmando en comentarios gráficos la vida y los acontecimientos de Nueva York, mereciendo el calificativo de “hombre internacional” y los distintivos que más recientemente se le otorgaron: “Lápiz de Oro de la Asociación de Dibujantes Españoles” y la concesión de la “Gran Cruz de Alfonso X”.

  • 9 “Mentidero de la Villa”. A. B. C. 16 de abril de 1966.

14En la semblanza de este español de Pueblo Seco hay un doble empeño: poner de relieve su maravillosa capacidad para captar la vida del pueblo galo identificándose con él hasta el punto de considerársele francés y obtener el nombramiento de retratista oficial de los Presidentes franceses. El otro logro y parte primordial de este trabajo es el estudio de sus dibujos en “ L’Illustration Como apunté anteriormente, su obra fue inmensa, fue la dedicación artística de toda una vida. Pintó hasta su último momento, como él mismo confesaba en su carta dirigida a J. A. Cabezas:“ Todavía dibujo porque si no me consideraría muerto”9.

15Se aproximó a Martín Alsina, el maestro del naturalismo, de quien fue discípulo, persiguiendo su propósito y su amor a la pintura. Artista vario y completo, su obra es extensa, expresiva y rica de dicción. Su obra es importante, en la que cabe admirar su magnitud, la verdad del hecho plasmado por su lápiz el lujo de detalles, la dulzura de la composición que se desprende de sus dibujos, incluso en las escenas más crudas de realismo. Son de tal calidad artística que, para su estudio, se necesitaría de un experto muy calificado y, por ello, salen del ámbito de mi competencia crítica.

  • 10 Marc Simont — Agosto 1982 — Madrid.

16La meta exclusiva de mi trabajo es, a guisa de homenaje tardío, presentar cuantitativamente su obra y captar, a través de sus dibujos, su visión de la primera guerra mundial que él vivió y sufrió en las trincheras como un francés más. Este trabajo se limitará a un periodo preciso de su vida artística: la guerra mundial de 1914 a 1918, a través de su colaboración en “L’Illustration”. Aunque se haya dicho que la escasez de fotografías en la primera guerra mundial impidió conocer la crueldad de la contienda, los periódicos y revistas de la época dejaron plasmada la verdad histórica en los dibujos de los colaboradores. El lápiz de ilustradores famosos como Georges Scott y Lucien Jones como ejemplo supo poner de relieve, con una maestría artística sin pareja, escenas de los campos de batalla y los sufrimientos y horrores de la guerra. Fueron verdaderos cronistas de guerra. José Simont, con su facilidad de visión, “fue dibujando con la vida misma”, a diferencia de la fotografía que no es vida10. Vivió la tristeza de esa trágica lucha de cuatro años, plasmando su lápiz hechos de historia y el sufrimiento del pueblo francés en la retaguardia.

17Sus famosas dobles páginas de “L’Illustration” durante la contienda hicieron historia. Fueron en total cuarenta y siete, cronológicamente distribuidas:

181914 = 9

191915 = 13

201916 = 10

211917 = 8

221918 = 7

23Durante los cinco años objeto de este estudio, es decir, desde enero de 1914 a diciembre de 1918 cubrió 158 páginas de “L’Illustration”:

PAGINAS:

Sencillas

Dobles

TOTAL

1914

20

9

38

1915

15

13

41

1916

11

10

31

1917

6

8

22

1918

12

7

26

24Merecedor del nombramiento, recibido con posterioridad, de retratista oficial del Elíseo, toda su obra se nos presenta como una verdadera instantánea vivida, recopilación de un número incalculable de retratos que forman un todo histórico, un testimonio vivo y animado por una galería riquísima, no sólo cualitativa, sino cuantitativamente de personajes de aquel momento, sin distinción de edades, categoría o notoriedad social o política. Admirable rasgo de su sencilla personalidad y de conciencia profesional. Como testimonio de ello, observemos el escaso número de retratos de personajes conocidos dibujados a toda página en “L’Illustration” durante esos años de contienda. En total fueron once.

251) HENRI BERGSON — El sábado 10 de enero de 1914 (página 20), Gaston Rageot escribía sobre él: “Consideren este retrato, vivo, exacto, elocuente: fisionomía de una mente, semblante de un pensamiento. Incluso si nunca han leído un libro de H. Bergson, este ágil lapicero que le ha sorprendido en su trabajo les dará de él como un presentimiento, una simpatía anunciadora y luminosa (...)”.

262) LA FAMOSA PRINCIPIANTE: la gran Sarah Bernhardt, durante la conferencia celebrada el día siguiente de recibir la Cruz de la Legión de Honor.

273) EL SEÑOR JAURES.

284) LA REINA MARY, EL PRESIDENTE, EL REY JOR-GE V Y LA SEÑORA DE POINCARÉ — Recepción en el Elíseo en donde el Rey, después de la alocución del Presidente, añade: “De todo corazón me uno, Señor Presidente, a la elocuente definición de los destinos altos y nobles que nuestros dos países prosiguen en común.”

295) PAUL BOURGET — Gaston Rageot, el 16 de mayo de 1914 (página 420) escribí a en “L’Illustration”: “Contemplen este hermoso retrato: primero se descubren en él todos los signos de la sensibilidad nerviosa, se podría decir inquietud, y un no sé qué de un intelectual prestigio, signo de una cultura elevada.”

306) EL EMPERADOR DE AUSTRIA Y SU HEREDERO — El anciano Emperador Francisco — José, después del atentado de Sarajevo, sale del Castillo de Ischl y se dirige a Schoenbrun en donde le esperaba el nuevo heredero del trono, el archiduque Carlos — Francisco — José.

317) EL REY ALBERT — Episodio de la defensa de Amberes: un obús alemán acaba de caer en medio de un destacamento de ciclistas a menos de cien metros del Rey, quien, sin pensarlo, se precipita a socorrer a los heridos.

328) ELISABETH, REINA DE LOS BELGAS — Roland de Mares (“Le Temps”) añadía al pie del retrato: “Ella está allí con el Rey Alberto, en medio de las tropas que luchan, se desplaza de ciudad en ciudad, de un campo de batalla a otro, de una trinchera a otra. Consuela de vivir y morir, sonríe y cura las heridas, encarna la dulzura y la piedad en ese país de Flandes cuyo triste paisaje se halla envuelto en una espesa bruma, sudario grisáceo que cubre multitud de otros sudarios de lino, Reina errante, pero Reina como jamás tuvo el más poderoso de los Reyes, simboliza a toda la patria dolorida y que no quiere morir. Lejos de altivas ciudades y palacios suntuosos, se mezcla con los soldados heridos por la metralla y al pasar por su lado, los párpados de los agonizantes se levantan para dirigir una última mirada, verter una última lágrima...” (“L’Illustration”-Sábado 31/10/1914-Página 317-Número 3739).

339) EL SOLDADO MATHIEU JONY EN EL FORTIN DE BEA USEJOUR — Único superviviente de un puñado de valientes combatientes, que hizo frente a los alemanes, solo en una barricada, matando a seis, hiriendo a dos y a pesar de tener el brazo izquierdo atravesado por un bayonetazo enemigo, consigue replegarse.

3410) EN PICARDIA, TOMMY VENCEDOR DE LOS “AUNS” Se sabe que los aliados decían los “AUNS” como nosotros decíamos los “BOCHES”.

3511) SAMMY CONDUCE LOS PRISIONEROS “BOCHES”. Un corresponsal de la agencia Reuter que se desplaza con el ejército americano en Francia escribía: “Una patrulla de las fuerzas americanas en ejercicios de instrucción en el sector del “Chemin des Dames” actuando conjuntamente con una patrulla francesa bajo el mando francés, a primeras horas del día del pasado 23 de febrero, se adentró unos cien metros en las líneas alemanas, capturando a dos oficiales, a veinte hombres y una ametralladora. Entre los americanos no se contó ninguna baja.

36Estos retratos en realidad hacen referencia a un momento histórico y por ello no aparecen estáticos, sino “viviendo el momento” Menos el de Jaurés, todos son testimonios de hechos relatados por el lápiz del artista español que captó en especial su sentir patriótico más que la exactitud de rasgos físicos.

37Puestos a evaluar el interés de la obra de Simont Guillén en esos años de la primera guerra mundial, no debemos olvidar el valor histórico que encierran las páginas por él ilustradas. Momentos históricos de gran envergadura política y que son testimonio para la posteridad. Momentos decisivos y de gran emotividad son:

381) El Presidente de la República con el Embajador de Alemania: Recepción después de la cena (31 de enero de 1914).

39Verdadera galería de personajes, dibujados del natural, 35 en total, reunidos en una manifestación mundana, pero en la que se pronunciaron palabras de gran significación entre Monsieur Poincaré y el Barón de Schoen, principales protagonistas de la velada.

402) El acuerdo franco — español en Marruecos.

41El corresponsal de “L’Illustration” en Madrid escribía el 2 de marzo de 1914: “El general Lyautey acaba de pasar casi una semana en Madrid, siendo su estancia fértil en muestras de amistad hacia su persona y hacia francia y en resultados positivos para el acuerdo práctico de los dos países en Marruecos. Pero quizá una parte de la opinión pública y de la prensa haya atribuido a esta visita un alcance que no tenía, al ver en ella una especie de misión política o diplomática.”

423) La misiva verbal de Alemania.

43El Barón de Schoen lee al Señor Bienvenu — Martin, a la sazón interino en la cartera de Asuntos Exteriores, un comunicado de su gobierno por el que aprueba a Austria y declara que si el conflicto no permaneciese localizado, había que “temer” las más graves consecuencias. En el dibujo aparecen tres personajes llenos de gravedad en sus miradas, el señor Bienvenu — Martin, Philippe Berthelot y el Barón de Schoen.

444) Un debate parlamentario en la Audiencia, o la historia de una tragedia política de la actualidad de la época: el asesinato del director del periódico “Figaro” por la esposa del Ministro de Hacienda, Señora Caillaux, drama que sumió París en un profundo estupor y tuvo nefastas consecuencias.

455) Primera reunión del ministerio Briand.

46Impresionante “instantánea” de la sesión que celebró la Cámara de los Diputados conjuntamente con el Senado y que terminó con las palabras del Presidente del Consejo: “Nous sommes sans reproche, nous serons sans peur”.

476) La conferencia franco — inglesa de Paris.

48El señor Briand sugiere la idea de un consejo de guerra mixto y el 16 de noviembre de 1915 llegaban a París los representantes de la delegación inglesa y el día siguiente se reunieron con los representantes franceses en el ministerio de Asuntos Exteriores. En el dibujo de Simont publicado el 27 de noviembre en “L’Illustration” aparecen figuras de la escena política francesa como Aristide Briand, Presidente del Consejo, el general Gallieni, Ministro de la guerra, el almirante Lacaze, Ministro de Marina, y el general Joffre.

497) Una sesión de la conferencia de los aliados, conferencia en la cual las naciones aliadas debían coordinar su acción, desde el punto de vista militar, diplomático y económico. Dicha conferencia se celebró el lunes 27 de marzo de 1916 en París. Simont realizó un magnífico esquicio de los croquis y fotografías tomadas durante la celebración de la misma en la que aparecen 33 personajes.

508) La comisión senatorial del ejército Roques.

51Otro magnífico dibujo formado por 28 personajes durante el descanso de la sesión. En primer plano, el señor Briand, el general Roques y el señor Albert Thomas.

529) “Los buenos embajadores de la República”.

53Ilustrando la orden del día del general Mangin a las divisiones victoriosas el 15 de diciembre de 1916, en el norte de Verdun, el artista presenta una escena de los soldados en el frente. El dibujo va acompañado de las siguientes palabras: “Declarándose incapaces de vencernos en los campos de batalla, nuestros agresores se atreven a presentarnos la trampa de una paz anticipada. Mientras recojen nuevas armas exclaman: “¡Kamarad!”. Ya conocéis ese gesto. A sus hipócritas insinuaciones, Francia ha contestado con cañonazos y bayonetazos. Vosotros habéis sido los buenos embajadores de la República y ella os lo agradece.”

LILAS DU FRONT
Dessin de J. SIMONT

5410) El 14 de julio de los aliados.

55Composición simbólica de los diez ejércitos representados y sus banderas; checoslovaco, portugués, polaco, americano, francés, británico, italiano, belga, griego y serbio.

5611) El Señor Clemenceau en la tribuna de la Cámara.

57El 11 de noviembre de 1918, Clemenceau declaraba: “Francia, ayer soldado de Dios, hoy soldado de la Humanidad, será siempre el soldado ideal.”

5812) Recepción del mariscal Joffre en la Academia Francesa.

59(Así recibe el “Institut” a sus invitados).

60El 28 de diciembre de 1918 publicaba “L’Illustration” un dibujo del natural realizado por Simont que podemos calificar de malicioso. Para asistir a la recepción se distribuyeron muchas más invitaciones de las treinta plazas disponibles del reducido anfiteatro destinado al efecto. El dibujante enviado por “L’Illustration”, Simont, sólo pudo ver la entrada de los invitados, no formando parte de los afortunados que pudieron obtener localidades. Su dibujo representa “la cola” de los invitados, ante el palacio Mazarin, azotados por la ventisca y empapados por la lluvia. Triste espectáculo para una gran recepción, y en el que se advierte la picaresca del artista.

61Contrastando con el dibujo anterior y formando la parte más grave y quizá rica de penetración en la mirada de un extranjero, aparece la serie de hechos heroicos, batallas, lucha y sufrimiento del pueblo francés durante la primera guerra mundial que dan una visión clara del alcance histórico de los mismos:

621) La batalla de Flandes.

63Ataques por formación masiva que renueva sin cesar el estado mayor alemán, a pesar de las horribles pérdidas de hombres que ocasionan.

642) La guerra en Polonia.

65Según un croquis comunicado por el corresponsal de Petrogrado. El ataque victorioso de los cosacos del Ural a una batería de artillería alemana.

663) El asalto de la posición alemana del fuerte de Beauséjour.

67Hecho, calificado de épico, ocurrido en Champagne, cuyos héroes fueron los soldados de infantería colonial en diez ataques admirables de valor.

684) Los cazadores de Hilsenfirst.

69La toma de la cima de Hilsenfirst por la 6a compañía y una parte de la 4a compañía del 7° batallón de cazadores.

705) La toma del pilar sur de Nuestra Señora de Loreto.

71El relato de ese glorioso hecho se publicó el 24 de marzo de 1915. La regla del anonimato no se respetó, el 158e Regimiento salió en la orden del día y se publicaron los nombres del teniente coronel Mignot, quien “supó inspirar a sus hombres admirables virtudes militares del jefe del batallón, Dupont, que dirigió el ataque y que murió al día siguiente en su puesto de mando, por un obús alemán; del capitan Maire, oficial de élite, cuya compañía ocupa las trincheras enemigas de la cima y murió en la posición conquistada; del teniente Bour, del soldado Pichon, quien para asegurar la transmisión de las ordenes pasa varias veces sin protegerse, durante todo el día del 16 de marzo, sobre el pilar.

726) La noche de Borjinow.

73Para abrir una paso hacia Varsovia, el mariscal Hindenburg envía divisiones contra las líneas rusas de Borjinow.

747) La guerra naval alemana.

75En el bombardeo del “Lusitania” perecerion más de cuarenta niños. El dibujo representa a una madre y a su hijo, flotando en el agua. La muerte no pudo deshacer su último abrazo.

768) En el campo de Longensalza.

77Composición formada por ocho ilustraciones sobre el campo de prisioneros de guerra franceses y rusos en Longensalza (Sajonia).

789) Cómo se tomó, el 25 de septiembre de 1916, una de las piezas alemanas del 77, ahora en los Inválidos.

79La toma de esta pieza costó una lucha encarnizada entre soldados franceses y alemanes. Al pie de la ilustración se lee: “Un suboficial que se encontraba en el lugar del hecho, al ver el dibujo, nos dice el dibujante de su revista hubiera podido dibujar a los “Boches” quienes, al no querer retirarse utilizaban los obuses a guisa de palos.”

8010) Los héroes del aire han atacado.

81Ataque de la “Fortaleza París”, y en primer plano, madres con sus hijos.

8211) El esguazo.

83Hacia las dos del 8 de agosto, se vio a los primeros pelotones bajar atravesando las matas de la orilla izquierda. El bajo nivel de las aguas permitía atravesar este paso. Con el agua hasta el pecho, el fusil levantado imitando la fantasía árabe, los soldados gritaban y bajo los obuses del enemigo, se apresuraban para alcanzar los primeros la otra orilla (“Corriere della Sera”).

«Y A BON!»
Keletiki Taraoré, qui a donné son sang pour la France, reçoit ses étrennes.
Dessiné d’après nature, par J. SIMONT, dans un hôpital parisien

LE PASSAGE A GUÉ DE L’ISONZO PAR L’INFANTERIE ITALIENNE
Dessin de J. SIMONT.
«... Vers 2 heures (le 8 août) on vit les premiers pelotons descendre à travers les buissons de la rive droite. Les basses eaux permettaient le passage à gué. Avec de l’eau jusqu’à la poitrine le fusil levé dans le geste de la fantasia arabe, les soldats criaient et, sous les obus de l’ennemi s’efforçaient de se dépasser pour atteindre les premiers l’autre rive...» (Corriere della Sera)

84L’Illustration sabado 19 de agosto de 1916, p. 165.

8512) La lucha por el paso. Multitud de soldados de ambos campos en plena batalla por defender un paso estratégico.

8613) La carga mágica.

87Además de los tanques pesados, los aliados británicos construyeron tanques ligeros y rápidos. En su primer combate destruyeron y dispersaron a una división alemana que estacionaba cerca de Cachy (Somme). Según un croquis de J. Clair-Guyot.

8814) La artillería al asalto.

89Las tropas al pasar las líneas alemanas dejan, al mismo tiempo que muertos y heridos, a enemigos escondidos en los refugios subterráneos. Los destacamentos especiales, armados con revólveres, granadas, bayonetas, cuchillos, atacan de tal manera que los “Boches” suben con los brazos en alto. De esta manera se rinden por miles en Main de Massiges, en Trou Bricot, en Trapéze y Tahure.

9015) Nuestra artillería de asalto.

91Los tanques franceses en las líneas alemanas.

92Al pie del dibujo aparece la orden del día del general Nivelle, del 20 de abril de 1917: “El general jefe felicita a la artillería de asalto y especialmente a los grupos dirigidos por el comandante Bossut, quienes, el 16 de abril, se apoderaron de la segunda posición enemiga, ante Juvincourt.”

9316) Devil’s Wood: Nuestros aliados al asalto.

94El Devil’s Wood (Bosque del Diablo) de los ingleses es el Bosque Delville, escenario de luchas cuerpo a cuerpo.

9517) La bandera al asalto.

96En Champagne, el coronel Desgreés du Loü arrastra a sus tropas al ataque. Aparece con la bandera de su regimiento en la mano.

97Un minuto después caía, herido mortalmente.

9818) Los franceses.

99Grupo de ancianos y niños que parecen contentos por el avance de las tropas británicas — Avance franco — británico entre Arras y el Aisne.

10019) ¡Y no pasarán!

101Dibujo realizado por Simont según un croquis tomado en el banquete de la “Fourragère” roja, ofrecido a los españoles de la Legión Extranjera. Al decirles el diputado de los Pirineos Orientales que los alemanes que no han podido pasar el Marne, el Iser ni Verdun, preparan un nuevo asalto, los españoles contestan; “¡No pasarán!”.

10220) Entre valientes: “¡Buena suerte, mi comandante!”.

103Este dibujo lo realizó Simont según la descripción del episodio que hizo el comandante del batallón al padre del capitán, quien, herido por dos veces, murió en el campo de honor. Ilustra un episodio de la batalla de Champagne.

104Este rápido recorrido a través del tiempo de los dibujos de Simont Guillén nos ha permitido comprobar que no sólo fue un ilustrador de la época, sino un verdadero reporter de guerra.

105Vivió también la “otra guerra”, la de la retaguardia francesa dejando ilustrada toda una parte de Francia que luchó a su manera también, sufrió y fue valerosa. Cada uno a su manera contribuyó al triunfo final; “las franciscanas cosechando”, “las mujeres haciendo punto”, “lanzando un empréstito nacional”, “ocupándose de los ahijados de guerra”...

  • 11 Guía del lector del Quijote, p. 13, Editorial Sudamericana, 1961, Buenos Aires (5 a edición).

106José Simont Guillén persiguió tanto lo bello como lo cierto, y supo captar con un don extraordinario la verdad de la vida. Hizo realidad las palabras de Salvador de Madariaga “La obra de arte vive”11, y tanto más cuanto que llegó hasta lo más recóndito de un pueblo que no era el suyo, sino de adopción.

107Los horrores de la guerra y la angustia de la retaguardia fueron pintura de historia.

108Sería minimizar su prodigiosa labor el presentarle sólo como simple ilustrador. Fue un verdadero artista cuya vasta obra necesitaría un largo estudio para rehabilitarle y valorar dignamente su aporte artístico.

109De gran humanidad, se caracterizó por su innata sencillez y una modestia excesiva. Hombre de pequeña talla, siempre deseó pasar desapercibido desechando la mundana vanidad.

110Los párrafos siguientes escritos por él pueden ayudarnos a conocer mejor el fondo humano de este artista que pasó por francés cuando fue un honor español en Francia.

111“Este tema de la vanidad siempre me llamó la atención, a pesar de ser tan corriente y parecerme tan incompatible con la verdadera inteligencia; y cuanto más he observado y aprendido en la práctica del vivir y ayudado por las numerosas ocasiones que en el ejercicio de mi profesión se me presentaban frecuentando toda clase de gentes: intelectuales, científicos, aristocracia y burguesía y clases obreras y humildes, etc.; en todas partes la vanidad se me aparecía en todas sus fases y matices. El celebérrimo Victor Hugo pecaba terriblemente de vanidoso y se cuenta que en una ocasión que el famoso poeta Leconte de Lisie fue a visitarle le encontró paseando por su jardín en actitud meditabunda. El visitante se le acercó y oyó que le decía: “Querido amigo, acabo de tener un sueño extraordinario; soñé que había subido al Cielo, y Dios, en cuanto me vio, me dijo: “Mi querido colega” (Mon cher confrère...)”. Y el comentario de Leconte de Lisle: ¿No os parece que es una tontería inmensa como el Himalaya? (plus bête que l’Himalaya?).

UN BRIN DE TOILETTE
Dessin de J. SIMONT

LE PLUS JEUNE MUTILÉ DE LA GUERRE
«Les Boches se sont particulièrement acharnés à coups de bombes sur le pavillon de la Maternité qui a été anéanti... Un bébé de deux jours a été blessé et mutilé: on a épinglé à son maillot le ruban des mutilés de la guerre; il est certainement le plus jeune de tous...»
Lettre envoyée de Dunkerque à «l’Echo de Paris» par son correspondant de guerre, M. Eugène Tardieu

  • 12 Correspondencia de José Simont Guillén desde Buenos Aires (1960), dirigida a sus sobrinos, Señores (...)

112Conocí hace años a otro gran vanidoso de quien se cuentan muchas anécdotas: Eugenio D’Ors. En verdad que es sorprendente, increíble que grandes inteligencias puedan ser tan débiles, tan infantiles. Recuerdo como si hubiese sucedido ayer las sesiones de dos retratos, que hice para “L’Illustration”, de un hombre gran Señor, ilustre político, miembro de la Academia Francesa, de la Cámara de Diputados y elegido en 1919 Presidente de la República, Paul Deschanel. Hice el primer retrato durante la guerra de 1914-1918 en ocasión de una solemne sesión de la “Académie Française” en la que Deschanel tenía que leer un discurso alusivo a la situación de la Nación en guerra. Deschanel era en su conversación muy exuberante, elocuente y ameno. Al final de la sesión del retrato me leyó el discurso que tenía ya preparado con una exaltación, con gestos y expresiones de gran actor. A mi modesto entender el discurso me pareció brillante, de un estilo claro, elegante, elocuente en alto grado. Se le notaba que se sentía muy satisfecho de su obra y que la había estudiado y ensayado como un profesional de la escena; seguro de la admiración que había de suscitar en el ánimo de sus oyentes patriotas — La otra anécdota cuando fue elegido Presidente de la República (en oposición con Clemenceau). Era cuando tenían lugar las sesiones de la Conferencia de la Paz. Le hice el retrato luciendo los atributos oficiales del Primer Ciudadano de la Nación. En una pausa durante mi trabajo echó una mirada al retrato y tomándome por los hombros exclamó: “Faites-moi jeune” — “Mais vous l’êtes, Monsieur le Président”, le contesté. Por cierto que en otro momento, refiriéndose a la Conferencia de la Paz, me dijo en tono más bien encolerizado: “Lo que están haciendo estos señores (los cinco grandes) que no se entienden, es preparar otra guerra”. Inútil decir que me guardé muy bien de repetir estas palabras que resultaron proféticas.”12.

A LA STATUE DE LILLE
Le bouquet d’une petite Lilloise de six ans, qui sait que beaucoup d’autres petites filles, restées à Lille, ont été très malheureuses et aussi très courageuses au milieu des «méchants soldats boches».
Scène notée et dessinée par SIMONT

UNE SOLIDE AMITIÉ NOUÉE DEVANT CHÂTEAU-THIERRY
Aux lisières du bois de Belleau, en mai, ils se sont rencontrés pour la première fois, lui, le robuste chevronné de tant de combats depuis 1914, plusieurs fois blessé, et son nouveau frère d’armes, le «bleu» en khaki, agile et souple; l’ancien a apprécié au feu le belle attitude de son cadet; ils furent légèrement blessés côte à côte. Aussi, le hasard favorable remettant en présence sur l’asphalte parisien nos deux combattants, l’un déjà guéri, prêt à repartir, l’autre encore convalescent, c’est aussitôt d’un même élan la poignée de main sans réserves, cordiale et chaleureuse, avec la réciproque constatation: «— Qu’est-ce qu’ils ont pris, sur la Marne!»
Dessin de J. SIMONT

Annexes

APENDICE CRONOLOGICO

José SIMONT GUILLÉN – “L’ILLUSTRATION FRANÇAISE

– 1914 –

Henri Bergson.

10 de enero de 1914, n° 3698, p. 21.

Ondejada bajo la

17 de enero de 1914, n° 3699, p. 41.

La admirable principiante.

24 de enero de 1914, n° 57000, p. 53.

El Presidente de la República con el Embajador de Alemania: Recepción despues de la cena.

31 de enero de 1914, n° 3701, pp. 78-79.

Los últimos momentos de un deporte efímero.

31 de enero de 1914, n° 3701, p. 85.

Calle de la Paix.

14 de febrero de 1914, n° 3703, pp. 118-119.

La Espera.

21 de marzo de 1914, n° 3708, p. 213.

El acuerdo franco — español en Marruecos.

2 de marzo de 1914, n° 3708, p. 232.

El Señor Jaurès.

28 de marzo de 1914, n° 3709, p. 214.

El resurgimiento de una antigua tradición parisina: El baile de la Opera.

28 de marzo de 1914, n° 3709, pp. 250-251.

El último guión de Antoine en el Odéon.

18 de abril de 1914, n° 3712, pp. 304-305.

La Reina Mary — El Presidente — El Rey George V — La Señora de Poincaré.

25 de abril de 1914, n° 3713, p. 316.

Paul Bourget.

16 de mayo de 1914, n° 3716, p. 419.

La temporada fusa en la Opera: la leyenda bíblica.

Mayo de 1914, n° 3717, pp. 448-449.

El viejo Emperador de Austria y su joven heredero.

4 de julio de 1914, n° 3723, p. 5.

Una velada de atletismo antiguo (Ilustración).

4 de julio de 1914, n° 3723, p. 9.

Una velada de atletismo antiguo en el estadio de Reims.

4 de julio de 1914, n° 3723, pp. 10-11.

La misiva verbal de Alemania.

I de agosto de 1914, n° 3727, p. 60.

Un debate parlamentario en la Audiencia.

I de agosto de 1914, n° 3 727, p. 98.

Las franciscanas en la cosecha.

5 de septiembre de 1914, n° 3732, p. 187.

El Rey Albert entre los soldados.

17 de octubre de 1914, n° 3737, p. 276.

Haciendo punto para los combatientes.

24 de octubre de 1914, n° 3738, p. 296.

Elizabeth, Reina de los Belgas.

31 de octubre de 1914, n° 3739, p. 317.

La Batalla de Flandes: desánimo de las tropas alemanas.

28 de noviembre de 1914, n° 3743, pp. 410-411.

En una iglesia belga.

19 de diciembre de 1914, n° 3746, pp. 480-481.

Documentos hemerográficos:
Hemeroteca Nacional de Madrid.
(Signatura: 7561-7562)

– 1915 –

I a bon!

9 de enero de 1915, n° 3749, p. 23.

La guerra en Polonia.

30 de enero de 1914, n° 3752, p. 104.

La carta del frente: el que la escribe.

13 de febrero de 1915, n° 3754, p. 148.

La carta del frente: los que la reciben.

13 de febrero de 1915, n° 3754, p. 179.

La vida mundana de la temporada.

20 de febrero de 1915, n° 3755, p. 179.

Los lanceros de Bengala ante la estatua de Juana de Arco en Orléans.

20 de febrero de 1915, n° 3755, p. 196.

El asalto de la posición alemana del fuerte de Beauséjour.

20 de marzo de 1915, n° 3759, pp. 294-295.

El soldado Mathieu Jony en el fuerte de Beauséjour.

3 de abril de 1915, n° 3751, p. 345.

La toma del pilar sur de Nuestra Señora de Loreto.

3 de abril de 1915, n° 3761, pp. 358-359.

La noche de Borjinow.

10 de abril de 1915, n° 3762, pp. 372-373.

Los héroes riendose buenamente.

21 de abril de 1915, n° 3764, pp. 430-431.

El sacrifico.

I de mayo de 1915, n° 3765, p. 450.

La recompensa.

I de mayo de 1915, n° 3765, p. 451.

La guerra naval alemana.

15 de mayo de 1915, n° 3767, p. 485.

Busca a su jefe herido bajo el fuego.

5 de junio de 1915, n° 3770, p. 570.

El cinematógrafo.

3 de julio de 1915, n° 3774, pp. 10-11.

Las entregas de oro al Banco (ilustración).

31 de julio de 1915, no 3778, pp. 100-101-102.

Los cazadores de Hilsenfirst.

31 de julio de 1915, n° 3778, p. 106.

En el campo de Langensalza (Sajonia).

21 de agosto de 1915, n° 3781, p. 183.

La fábrica de guerra y la unión de clases.

4 de septiembre de 1915, n° 3783, p. 231.

El enemigo.

4 de septiembre de 1915, n° 3783, pp. 244-245.

Nuestros convalecientes musulmanes en Royan (ilustración).

25 de septiembre de 1915, n° 3 786, p. 325.

La cosecha de los prisioneros.

23 de octubre de 1915, n° 3790, pp. 433-434.

Buena suerte, mi comandante.

30 de octubre de 1915, n° 3791, p. 447.

Primera reunión del ministerio Briand.

13 de noviembre de 1915, suplemento n° 3 793, pp. 524-525.

El empréstito nacional.

20 de noviembre de 1915, n° 3794, p. 526.

Cómo se tomó, el 25 de septiembre, una de las piezas alemanas del 77.

20 de noviembre de 1915, n° 3794, pp. 536-537.

La conferencia franco — inglesa de París: después del almuerzo.

27 de noviembre de 1915, n° 3795, pp. 562-563.

Documentos hemerográficos:
Hemeroteca nacional de Madrid.
(Signaturas: 7563-7564)

– 1916 –

El ahijado de guerra.

8 de enero de 1916, n° 3801, pp. 28-29.

La tregua de los pasteleros.

8 de enero de 1916, n° 3801, p. 43.

Los paseantes de los Bulevares parisinos en 1916.

29 de enero de 1916, n° 3804, pp. 104-105.

Los “héroes del aire” han atacado la “fortaleza París”.

5 de febrero de 1916, n° 3805, p. 118.

En el círculo militar: los de la otra guerra.

25 de marzo de 1916, n° 3812, pp. 298-299.

Una sesión de la conferencia de los aliados presidida por el Sr. Briand — Conferencia celebrada el 28 de marzo.

1 de abril de 1916, n° 3813, pp. 318-319.

La lucha por el “paso”.

15 de abril de 1916, n° 3815, pp. 368-369.

Ilustración.

22 de abril de 1916, n° 3816, p. 389.

El hospital inglés del antiguo colegio de San José: La Capilla.

22 de abril de 1916, n° 3817, pp. 390-391.

¡El hermano mayor!

6 de mayo de 1916, n° 3818, p. 441.

La comisión senatorial del ejército Roques.

13 de mayo de 1916, n° 3819, pp. 454-455.

La lección de Braille.

20 de mayo de 191b, n° 3820, p. 479.

El féretro del general Gallieni en los Invalidos.

Velada mortuaria en la Capilla Napoléon.

3 de junio de 1916, n° 3822, p. 505.

En Picardía: Tommy vencedor de los “AUNS”.

29 de julio de 1916, n° 3830, p. 96.

El compañero.

29 de julio de 1916, n° 3830, pp. 106-107.

El esguazo.

19 de agosto de 1916, n° 3833, p. 165.

El quinto y los veteranos.

9 de septiembre de 1916, n° 3836.

“Devil’s Wood”: Nuestros aliados al asalto.

23 de septiembre de 1916, n° 383, pp. 292-293.

Uno de los espectáculos más extraordinarios de nuestra guerra: Los tanques británicos en el frente de la Somme.

2 de diciembre de 1916, n° 3848, pp. 516-517.

¡No nos habíamos vuelto a ver desde Douamont!

16 de diciembre de 1916, n° 3850, p. 547.

Los buenos embajadores de la república.

30 de diciembre de 1916, n° 3851, p. 579.

Documentos hemerográficos:
Hemeroteca Nacional de Madrid.
(Signatura: 7566)

– 1917 –

En el hospital militar del Panteón (anexo del Val de Grâce): el concierto de los martes.

27 de enero de 1917, n° 3856, pp. 74-75.

La suma felicidad.

3 de febrero de 191 7, n° 3857, p. 87.

La plaza de la Opera a las seis de la tarde.

17 de febrero de 1917, n° 3859, pp. 136-137.

Un rápido aseo.

3 de marzo de 191 7. n° 3881, p. 185.

¡Son los franceses!

24 de marzo de 1917, n° 3864, p. 243.

Nuestra artillería de asalto.

12 de mayo de 1917, n° 3871, pp. 460-461.

Lilas en el frente.

26 de mayo de 1917, n° 3873, p. 493.

Para los damnificados de la guerra.

9 de junio de 1917, n° 3875, pp. 540-541.

Orgullo materno.

23 de junio de 1917, n° 3877, p. 581.

El saludo a los heridos.

21 de julio de 1917, n° 3881, p. 53.

La artillería al asalto.

8 de septiembre de 1917, n° 3888, pp. 259-260.

Una familia feliz.

15 de septiembre de 1917, n° 3889, p. 279.

Delante del cuartel de la Pépinière: Hotel de los soldados aliados en París.

6 de octubre de 1917, n° 3892, pp. 346-347.

La mutilada de guerra más joven.

27 de octubre de 1917, n° 3895, p. 420.

Artilleros franceses.

1 de diciembre de 1917, n° 3900, pp. 538-539.

Documentos hemerográficos:
Hemeroteca Nacional de Madrid.
(Signaturas: 7567-7768)

– 1918 –

¡No pasarán!

8 de enero de 1918, n° 3905, p. 9.

Llegada de un tren de expatriados a Evian.

12 de enero de 1918, n° 3906, p. 35.

Los repatriados en Evian.

12 de enero de 1918. pp. 36-37.

La guardería instalada en la tribuna del casino de Evian para las familias de los repatriados.

12 de enero de 1918, n° 3906, p. 39.

Sammy.

2 de marzo de 1918, n° 3913, p. 191.

En la batalla. El contra ataque francés.

20 de abril de 1918,-n° 3920, pp. 380-381.

La carga mágica.

18 de mayo de 1918, n° 3924, p. 477.

El santo decapitado.

15 de junio de 1918, n° 3928, p. 575.

Días de junio de 1918 en París.

22 de junio de 1918, n° 3929, pp. 604-605.

(Composición) El 14 de julio de los aliados.

20 de julio de 1918, n° 3933, pp. 72-73.

Una salida.

3 de agosto de 1918, n° 3935, p. 109.

Paso de los americanos, un domingo en una estación de cercanías parisina.

3 de agosto de 1918, n° 3935, pp. 122-123.

En la estación de Lille.

26 de agosto de 1918, n° 3947, p. 385.

El Sr. Clemenceau en la tribuna de la Cámara, el 11 de noviembre de 1918.

14 de noviembre de 1918, nos 3950-3951, pp. 16-23.

Te Deum solemne en Nuestra Señora de Paris.

Domingo 17 de noviembre de 1918, n° 3952, p. 514.

Las fiestas de Strasbourg: el desfile alsaciano.

21 de diciembre de 1918, n° 3955, p. 597.

Strasbourg en fiestas.

21 de diciembre de 1918, n° 3955, p. 597.

Recepción del Mariscal.

28 de diciembre de 1918, n° 3956, p. 631.

Documentos hemero gráficos:
Hemeroteca Nacional de Madrid.
(Signaturas: 5789-5790)

Notes

1 Sempronio, “Cronista de otra guerra Telexpress”, 25/12/1982.

2 Memorias de D. José Simont Marquet, 1899.

3 De las Memorias de D. José Simont Marquet, manuscrito en posesión de D. Juan Ribó Simont.

4 De las Memorias del Señor Simont Marquet, padre del pintor, inéditas y en posesión de Don Juan Ribó Simont.

5 Entrevista con Don Juan Ribó Simont. Madrid, agosto 1982.

6 Correspondencia dirigida desde Barcelona en 1950 a su sobrina política Doña Concepción Ribó Simont, actualmente en posesión de D. Juan Ribo Simont.

7 A.B.C. p. 12,9 de agosto de 1982: “Cartas al Director”.

8 Candido “Un fotografo” p. 11, A. B. C. Madrid, 29 de Julio 1982.

9 “Mentidero de la Villa”. A. B. C. 16 de abril de 1966.

10 Marc Simont — Agosto 1982 — Madrid.

11 Guía del lector del Quijote, p. 13, Editorial Sudamericana, 1961, Buenos Aires (5 a edición).

12 Correspondencia de José Simont Guillén desde Buenos Aires (1960), dirigida a sus sobrinos, Señores de Ribó Simont.

Table des illustrations

Légende ÉLISABETH, REINE DES BELGESDessin de J. SIMONT.«Elle est là-bas, avec le roi Albert, au milieu des troupes qui combattent. Elle est venue de ville en ville, de camp en camp, de tranchée en tranchée. Elle console de vivre et console de mourir; elle sourit, elle panse des blessures. Elle est toute la douceur et toute la pitié dans ce pays de Flandre où la brume lourde enveloppe le paysage triste, linceul de grisaille sur tant et tant de linceuls de lin... Reine errante, mais reine comme ne le fut jamais l’épouse du roi le plus puissant, elle symbolise toute la patrie meurtrie et qui ne veut pas mourir. Loin des cités orgueilleuses et des palais somptueux, elle va vers les soldats tombés sous la mitraille et quand elle passe prés d’eux, les paupières des agonisants se soulèvent pour un dernier regard, une dernière larme...»Roland de Marès (Le Temps)
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5145/img-1.jpg
Fichier image/, 469k
Légende LILAS DU FRONTDessin de J. SIMONT
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5145/img-2.jpg
Fichier image/, 573k
Légende «Y A BON!»Keletiki Taraoré, qui a donné son sang pour la France, reçoit ses étrennes.Dessiné d’après nature, par J. SIMONT, dans un hôpital parisien
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5145/img-3.jpg
Fichier image/, 511k
Légende LE PASSAGE A GUÉ DE L’ISONZO PAR L’INFANTERIE ITALIENNEDessin de J. SIMONT.«... Vers 2 heures (le 8 août) on vit les premiers pelotons descendre à travers les buissons de la rive droite. Les basses eaux permettaient le passage à gué. Avec de l’eau jusqu’à la poitrine le fusil levé dans le geste de la fantasia arabe, les soldats criaient et, sous les obus de l’ennemi s’efforçaient de se dépasser pour atteindre les premiers l’autre rive...» (Corriere della Sera)
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5145/img-4.jpg
Fichier image/, 473k
Légende UN BRIN DE TOILETTEDessin de J. SIMONT
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5145/img-5.jpg
Fichier image/, 595k
Légende LE PLUS JEUNE MUTILÉ DE LA GUERRE«Les Boches se sont particulièrement acharnés à coups de bombes sur le pavillon de la Maternité qui a été anéanti... Un bébé de deux jours a été blessé et mutilé: on a épinglé à son maillot le ruban des mutilés de la guerre; il est certainement le plus jeune de tous...»Lettre envoyée de Dunkerque à «l’Echo de Paris» par son correspondant de guerre, M. Eugène Tardieu
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5145/img-6.jpg
Fichier image/, 530k
Légende A LA STATUE DE LILLELe bouquet d’une petite Lilloise de six ans, qui sait que beaucoup d’autres petites filles, restées à Lille, ont été très malheureuses et aussi très courageuses au milieu des «méchants soldats boches».Scène notée et dessinée par SIMONT
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5145/img-7.jpg
Fichier image/, 526k
Légende UNE SOLIDE AMITIÉ NOUÉE DEVANT CHÂTEAU-THIERRYAux lisières du bois de Belleau, en mai, ils se sont rencontrés pour la première fois, lui, le robuste chevronné de tant de combats depuis 1914, plusieurs fois blessé, et son nouveau frère d’armes, le «bleu» en khaki, agile et souple; l’ancien a apprécié au feu le belle attitude de son cadet; ils furent légèrement blessés côte à côte. Aussi, le hasard favorable remettant en présence sur l’asphalte parisien nos deux combattants, l’un déjà guéri, prêt à repartir, l’autre encore convalescent, c’est aussitôt d’un même élan la poignée de main sans réserves, cordiale et chaleureuse, avec la réciproque constatation: «— Qu’est-ce qu’ils ont pris, sur la Marne!»Dessin de J. SIMONT
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/5145/img-8.jpg
Fichier image/, 532k

© Presses universitaires François-Rabelais, 1982

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter