Version classiqueVersion mobile

Genèse médiévale de l'anthroponymie moderne. Tome V-1 : Intégration et exclusion sociale, lectures anthroponymiques

 | 
Monique Bourin
, 
Pascal Chareille

Au coeur du Moyen Âge

Antroponimia servil en el Noroeste hispánico. Los siervos de Celanova, Sobrado y Samos

María Inés Carzolio

Texte intégral

Rasgos del conjunto de la documentación y metodología empleada

  • 1 Coord, por P. Martínez Sopena, U. de Santiago de Compostela-U. de Valladolid, 1995.
  • 2 Ver Barthélemy, D., «Le système anthroponymique en Vendômois (Xe siècle-milieu XIIIe), Genèse médié (...)
  • 3 Portela Silva, E., y Pallares Méndez, M.C., «El sistema antroponímico en Galicia. Tumbos del monast (...)
  • 4 Andrade Cernadas, J.M., O Tombo de Celanova, Santiago de Compostela, 1995,2 vol. Remito a su introd (...)

1Los trabajos reunidos en el libro Antroponimia y Sociedad. Sistemas de identificación hispano-cristianos en los siglos IX a XIII1 brindan un panorama general preciso sustentado en instrumentos estadísticos, en los territorios al N del Duero y del Ebro entre aquellos siglos, acerca de la evolución de la antroponimia y los sistemas identificatorios sobre la base de la distinción formulada por D. Barthélemy entre designación y denominación2. En cuanto a la región noroeste de la península ibérica, tres trabajos se ocupan del estudio de los sistemas identificatorios en Galicia durante la Alta Edad Media, utilizando la documentación de los monasterios de Sobrado y de Samos, y en Portugal, de los de Arouca y Grijó3. La reciente publicación del tumbo del monasterio de Celanova4, que cubre el período entre los años 826 y 1165, permite continuar los estudios realizados sobre la de los grandes monasterios gallegos. En realidad el tumbo cellanovense no está organizado sobre la base de un plan unitario sino que resultó de la reunión de tres cartularios diferenciados e independientes que se compusieron en distintos momentos de los siglos XII y XIII, siguiendo en cada caso criterios diversos de ordenamiento. En él, los documentos concernientes a los siglos IX y XII son muy escasos comparados con el caudal ofrecido en los siglos X y XI.

2En el presente trabajo se intentará indagar acerca del tema específico de la antroponimia servil que ha sido tratado ya en el conjunto de las investigaciones arriba mencionadas, pero ahora con el propósito de establecer algunas características diferenciales del uso de los antropónimos y sistemas de denominación de los siervos respecto al resto de los grupos sociales, utilizando la documentación del Tumbo de Celanova.

  • 5 Andrade Cemadas, J.M., T.C., p. XX-XXI, reconoce dos etapas cronológicas: 1) desde la fundación del (...)

3El Tumbo cellanovense ofrece una distribución documental equilibrada desde el segundo cuarto del siglo X (aunque este período no fue registrado en el presente estudio) hasta el primero del siglo XII, superando en todos los casos los 41 documentos, excepto entre 1050-1074 (37)5. Esa documentación proporcionó 4520 registros, en tramos de 25 años, ninguno de los cuales fue inferior a los 60 casos. Se ha suprimido en lo posible la repetición de registros iguales de personajes identificados.

  • 6 He tratado de trazar un panorama suscinto de esa evolución en una síntesis de mi tesis sobre «La co (...)
  • 7 Baliñas Pérez, C, Defensores e traditores: un modelo de relación entre poder monárquico e oligarquí (...)
  • 8 El dominio de Celanova se desarrolla durante el período que M.C. Pallares y E. Portela consideran d (...)

4La distribución temporal de los registros marca claramente las vicisitudes de la formación del monasterio6: el crecimiento rápido e intenso bajo la protección de San Rosendo, su patrono y personaje de gravitación política, y de su familia, la más poderosa y emparentada con la monarquía en el siglo X (71% de la documentación de la fundación al 1050)7, y la situación de relativo estancamiento, relacionada con los cambios geopolíticos de la región, del distanciamiento de una parte de la nobleza gallega respecto al poder real, del conflicto de Celanova con el obispado orensano, de la independencia de Portugal y de la inclinación de Alfonso VII — y acaso de toda la sociedad — hacia el monacato cisterciense frente al benedictino (29% de la documentación del 1050 al 11658) El T.C. ha sido datado por varios transcriptores entre los siglos XII y XIII, aunque su portada es del siglo XVII.

Cuadro 1. Distribucion cronologica documentos Celanova

Cuadro 1. Distribucion cronologica documentos Celanova

5En cuanto al ámbito regional abarcado por las referencias toponímicas de los documentos empleados, pese a la dispersión geográfica de algunos pocos casos, la enorme mayoría se localiza en algunos valles vinculados a la confluencia de los ríos Miño y Sil tales como los del primero, el Amoya y sus afluentes, los ríos Tuño y Sorga, y del segundo, Avia, Búbal, Barra, además de los de la tierra de Limia, Lima, Ginzo y su tributario, el Salas, y del Duero, el Támega.

  • 9 Ver Portela, E., y Pallares, M.C., op. cit., p. 26 y González Vázquez, M., y Pérez Rodríguez, F.J.,(...)
  • 10 Se trata de los documentos 146,361, y 144 y 160, que se refieren al mismo grupo de siervos objeto d (...)

6Metodología: Se ha seguido en líneas generales las pautas ya marcadas por los estudios antroponímicos anteriormente citados. El sistema clasificatorio en categorías sociales ha sido restringido en este caso a dos, teniendo en cuenta los objetivos del estudio: poner en relieve la especificidad de la antroponimia servil, subrayando diferencias entre los sistemas denominativos de libres y siervos. En el T. Sobrado la antroponimia servil alcanzaba al 3% del total, en tanto en el T. Samos el 7% y en Celanova, el alrededor del 23%9. El porcentaje de siervos en los períodos que tratamos se torna más elevado al omitirse la documentación anterior al 950, donde casi no figuran. Eso explica la diferencia anotada con respecto a los otros monasterios gallegos pero no del todo, porque cabe agregar que restan cuatro documentos que contienen buen número de siervos y que han sido descartados por no poder establecerse su data10 o por ofrecer dudas su interpretación. El mayor registro de siervos se produce en el período del 950 al 1050. No sólo se debe a donaciones sino también a la división de las generaciones resultantes de la reproducción servil.

Cuadro 2. Distribucion general libres y sien/os

Cuadro 2. Distribucion general libres y sien/os
  • 11 La revolución del año mil. Lournand, aldea del Maconnais, de la Antiguedad al feudalismo, Barcelona (...)
  • 12 «Survie et extinction du régime esclavagiste dans l'Occident du haut Moyen Âge (IVe-XIe s.)», Cahie (...)
  • 13 Sanchez Albornoz, C, «Los siervos en el noroeste hispano hace un milenio», Cuadernos de Historia de (...)
  • 14 El término criatione designaba al siervo doméstico nacido en casa del amo o bien al serous casatus (...)
  • 15 La expresión «ad serviendum» y la denominación de serviciales coexisten. La última se emplea en el (...)
  • 16 T.C., doc. 457, año 1029, f. 157r.-157v.
  • 17 T.C., doc. 577, año 926, f. 198r.-198v., no computados por ser anteriores al 950.
  • 18 T.C., doc. 158, [942-977], f. 56r.-57v. ; doc. 172, año 943, f. 60v.-61r. ; doc. 197, [975-1011], f (...)

7Pero esta notable diferencia en el porcentaje referente a los siervos exige otras precisiones puesto que puede deberse a una definición diferente de la categoría servil. En el presente trabajo se ha considerado siervos a personas que estaban muy cercanas al triple status de exclusión que registran G. Bois11 y P. Bonnassie12 para los esclavos: no tenían derecho a la propiedad ni a la libre disposición de su fuerza de trabajo, no tenían derechos sobre su descendencia puesto que era propiedad del dominus, y estaban excluidos de la comunidad política. Pero esta exclusión no era tan absoluta como para que no se les atribuyera las relaciones de parentesco de los libres por lo menos de manera formal. Por eso, y porque creemos que la gran mayoría de los documentos que utilizamos se refieren a casatos13, es decir, individuos adscritos a la tierra (homines de criatione14, serviciales15) a los cuales se los representa reunidos por células conyugales que constituirían unidades domésticas cuya división o enajenación da lugar a inventarios donde se los nombra en forma individual o se los enumera con diferentes grados de precisión, invocando el nombre del varón cabeza de familia si lo hay, la mujer sola si no lo hay, y al menos el número de sus hijos, consideramos que se trata ya de una forma transicional. Pero esto no sucede en todos los casos, puesto que la utilización de antiguas denominaciones como mancipia16, puer y puella17, amén de la más reciente de mauros18, denuncian condiciones si no iguales, por lo menos bastante semejantes a las de la antigua esclavitud doméstica.

  • 19 Por ejemplo, Barrière, B., «L'anthroponymie en Limousin aux XIe et XIIe siècles», Genèse médiévale (...)

8Los registros han sido también clasificados por sexos. Como resulta habitual en los trabajos referentes a la antroponimia medieval, el registro de los nombres femeninos fue sensiblemente menor que el de los masculinos. No se ha diferenciado los nombres por la función que cumplen las personas designadas en el documento, de acuerdo con las experiencias ya realizadas por otros investigadores19.

Cuadro 3. Porcentaje de antroponimos masculinos y femeninos (Celanova, 950-1150)

Cuadro 3. Porcentaje de antroponimos masculinos y femeninos (Celanova, 950-1150)
  • 20 Rodríguez González, M. C., y Durany Castrillo, M., «El sistema antroponímico en el Bierzo. Tumbo de (...)
  • 21 Ver en nota 3 el citado estudio de R. Durand.

9Por último, como en los casos de Sobrado y de Samos, de San Pedro de Montes en el Bierzo20 y de la región del Bajo Duero21, la importancia de los nombres compuestos por más de dos elementos es casi nula.

Cuadro 4. Porcentaje de cada modo de designación

Cuadro 4. Porcentaje de cada modo de designación

10La documentación ha sido trabajada de dos maneras:

  1. la que comprende el T.C. entre el 950 y el 1165, utilizando el tratamiento estadístico del relavamiento de los datos provisto por los profesores Monique Bourin y P. Chareille.

  2. el análisis de algunas listas serviles de los monasterios ya mencionados, que permiten una cierta comparación cualitativa, útil para poner a prueba algunos instrumentos de investigación, sobre todo porque su escaso número frente a los restantes tipos documentales, están en relación con su funcionalidad y pueden depender mucho de los propósitos del notario monástico. En este caso, la información fundamental será suministrada por el tumbo de Celanova. A ello se agregarán las noticias complementarias que se puedan extraer de algunos de los cartularios mencionados.

La condición de los individuos comprendidos en las líneas de filiación de las listas serviles y en otros documentos

  • 22 T.C., doc. 7, año 950, f. 8r.-8v. En la donación de Jimeno y Adosinda encomiendan a Rosendo que en (...)
  • 23 T.C., doc. 172, año 943, f. 60v.-61r., referente a la emancipación de Muzalha por S. Rosendo; doc. (...)
  • 24 T.C., doc. 457, año 1029, f. 157r.-157v. ; existe otro, doc. 577, año 926, f. 198r.-198v., que no s (...)
  • 25 T.C. doc. 360, año 1032, f. 134 r: 42 homines de los que se hace precisa relación por sus nombres y (...)
  • 26 T.C., doc. 144 (s.d.), f. 52r.-52v., donde figuran muchos siervos que aparecen también en el doc. 1 (...)
  • 27 T.C., Doc. 513, año 1074, f. 176v.-177r.
  • 28 López Alsina, F, La ciudad de Santiago de Compostela en la Alta Edad Media, Santiago de Compostela, (...)
  • 29 Es difícil establecer con nitidez la condición de los «...homines ad serviendum...» (T.C., doc. 503 (...)
  • 30 T.C., doc. 348, f. 129v.-130v., año 1075, que comprende una sola y breve línea de filiación.
  • 31 «Notitia de pistoribus huius Sancte Cellenove quos episcopus Rodesindus tradidit his qui in hoc cen (...)
  • 32 Lucas Alvarez, M., Tumbo de San Julian de Samos, Compostela, 1986, doc. 123 (año 1038-1057) y 124 ( (...)
  • 33 Loscertales de Valdeavellanos, P., Tumbos del Monasterio de Sobrado de los Monjes, Madrid, 1976,2 v (...)
  • 34 No hay indicios de que se trate de traditos in capite, ni traditos in manus, ni tampoco de traditos (...)

11En el período que tratamos los siervos aparecen mencionados en diversos tipos de documento: donaciones22, cartas de emancipación23, cartas de dote24. Todas estas especies documentales tienen como actores, en general, a particulares. Los siervos que aparecen en ellas son relativamente escasos en número. Los tipos de documento donde se cuentan en mayor cantidad son los inventarios que redactan los monjes de los propios monasterios25 (o los que derivan de divisiones de siervos entre el monasterio y el rey, el monasterio y un señor, o entre monasterios26) y los judiciales27. Los que se emiten por divisiones de siervos sobre la base de la institución del consocrerium28 y de hombres dependientes, generalmente se redactan con expresiones que la sintetizan como «...Cidi Sesnandiz de Cellanova et sua mutier de rege et suos filios per medium...». Aunque es preciso reconocer que la sola presencia en inventarios no define la condición servil, motivo por el cual no se han contabilizado los casos que resultan dudosos por su vaguedad. La redacción de ciertas notitias e inventarios alcanzan matices donde los límites entre servidumbre e ingenuidad no parecen claros29. Pero hay otros documentos que agrupan a familias serviles por líneas de filiación, con el objeto de fijar los derechos hereditarios del monasterio a sus servicios30. A tal especie pertenece la Notitia31 de Celanova que representa el conjunto de líneas serviles más temprano (desde fines de la primera mitad del siglo X hasta fines del siglo XI), seguido por el «inventario» de los hombres de Lózara del tumbo de Samos32 (desde el segundo tercio del siglo XI hasta comienzos del XII) y la Genealogía sarracenorum... de los tumbos de Sobrado33 (correspondiente a la segunda mitad del siglo XII). El documento cellanovense es un inventario que comprende el detalle de la filiación de varias líneas que se definen como serviles por una serie de datos que más abajo se detallan. La Notitia no está datada pero de acuerdo con el encabezamiento se trata de los «...pistoribus... quos episcopus Rodesindus tradidit his qui in hoc cenobio Deo servirent... », expresión que testimonia que al menos los siervos iniciales de las líneas de filiación más extensas habían sido traditos34 por el propio obispo, lo que permite suponer que llegaron al monasterio a mediados del siglo X, y tal vez con mayor exactitud, después del 942, año de su fundación y probablemente en tomo al 950, fecha posterior a la muerte de Ramiro II. Esta posibilidad está respaldada en el hecho de que el obispo fue importante personaje en la comitiva de aquel rey y que su permanencia prolongada en el monasterio es posterior a su reinado.

  • 35 Pallares, M.C., op. cit., p. 18, muestra al condado de Présaras como zona de convergencia de dos co (...)
  • 36 Ver Sáez Sánchez, E., «Los ascendientes de San Rosendo», Hispania, VIII (1948) y Pallares Méndez, M (...)
  • 37 Gautier Dalché, J., op. cit., p. 84, nota 3, considera adecuado datar los primeros «sarracenos» que (...)
  • 38 En la «Genealogía...» del T. Sobrado se emplea los verbos ducere, que Gautier Dalché, op. cit., p. (...)
  • 39 Gautier Dalché, J., op. cit., p. 73.
  • 40 Portela Silva, R., y Pallares Méndez, M.C., «El sistema antroponímico en Galicia...», op. cit., p. (...)
  • 41 Portela, E., y Pallares, M.C., op. cit., p. 30-31. No se generaliza esta situación para la totalida (...)
  • 42 Este documento ha sido analizado desde el punto de vista demográfico por R. Pastor, «Poder y famili (...)
  • 43 T. Samos, 123, año 1038-1057.
  • 44 Seguimos en la caracterización de las líneas de descendencia o filiación a J. Goody, La evolución d (...)
  • 45 Pistor era el esclavo que originariamente hacía girar la muela, o molía el grano en forma manual, p (...)
  • 46 T.C., f. 56r., 57v., «Aulfus fuit de criatione de episcopo Rudesindo statuit ei servitium suum sicu (...)
  • 47 T. Sobrado, f. 50r.-51r., p. 129-131, «Iste Martinus Porra habuit uxorem galegam de ingenuo genere, (...)
  • 48 Así consideramos a los que estos documentos califican de homine y mulier.
  • 49 T. Sobrado, ibidem, «Frater Menendus Velasquit emit Ali Muogu textor... », «Frater Menendus Velasqu (...)
  • 50 En el caso de la Notitia de Celanova figura la siguiente cláusula: «Et sunt iura patronatus eclesia (...)
  • 51 Se prefiere en este caso correr el riesgo de ser reitativo a poco claro. En ningún momento se dice (...)
  • 52 Pallares, M.C., op. cit., p. 181, nota 118.
  • 53 T. Samos, 123, p. 270-274. «Octavia venit de Galegos...».
  • 54 Ibidem, «Godina presit maritum in Omano... ».
  • 55 T. Samos, 123, p. 270-274: «Villa de frugulfi media quam comparavit abbas domnus Didacus...».
  • 56 Gautier Dalché, J., op. cit., p. 71, nota 9, estimaba que la aceptación de esta presunción establec (...)
  • 57 Ver Mattosso, J., «S. Rosendo e as correntes monásticas da sua época», Do tempo e da História, V, L (...)
  • 58 T. Sobrado, II, 13,1142, p. 30-32. Sin embargo, Pallares, op. cit., p. 152, nota 9, ubica la llegad (...)

12Cabe la presunción, como en el caso de los «sarracenos» de Sobrado, de que por lo menos parte de sus integrantes procedan de las capturas producidas en las guerras fronterizas, aun cuando también es posible relacionar sus nombres con los elementos de antroponimia árabe procedentes de emigrantes mozárabes relativamente abundantes en la región inmediatamente al Norte del Duero en ese momento35. El avance cristiano en el Sur del territorio gallego se inició tempranamente en la segunda mitad del siglo IX, y fue importante el papel que cupo a los antepasados del obispo Rosendo, fundador del monasterio de San Salvador de Celanova, estrechamente emparentado también con los condes de Présaras, fundadores del monasterio de Sobrado de los Monjes36, en las campañas militares y en la ocupación del territorio. Pero la «Genealogía sarracenorum Sancte Marie Superaddi» ha sido datada en los años 60 del siglo XII37, mucho después de aquel avance. Las actividades predominantes de los siervos sarracenos, realizadas en la casa central del cenobio, se refieren a tareas artesanales y parecen mucho más especializadas que las de los siervos celanovenses si tenemos en cuenta la presencia junto a tejedores y carpinteros, de herreros, de picapedreros, de peleteros y de un vidriero. No puede dudarse de la situación servil de los sarracenos incluidos, no sólo porque se habla de su donación y adquisición u otros modos equivalentes de incorporación a la propiedad monástica38, sino también por el propósito de los monjes de mantener su vinculación hereditaria39. Se trata de tres documentos cronológicamente sucesivos y cercanos en su redacción. Los dos primeros pueden situarse después de la etapa de dominio del nombre único, en el período que ve la conclusión de la servidumbre en Galicia40. Se vinculan entonces, los dos primeros, a la época de cambios del siglo XI, y el tercero al momento de imposición del nombre compuesto de dos o más elementos41. El «inventarium» de los hombres de Lózara que figura en el tumbo del monasterio de Samos ha sido datado por su transcriptor de manera aproximada entre los años 1038 y 105742 Sólo contiene nombres de origen latino o germánico. Es consecuencia de la resolución de un pleito, aparentemente por pena caldaria43, acerca de la pertenencia de una serie de familias serviles. Sólo la filiación hereditaria aparece como origen de la condición de las personas involucradas. Otra diferencia neta del «inventarium» respecto a las listas restantes consiste en que no se atribuye el desempeño de tarea específica alguna a ninguno de los siervos que comprende. Los tres documentos presentan semejanzas pero también diferencias entre sí. Todos detallan varias líneas que se definen como hereditariamente serviles por la filiación44, por la genérica asignación de las tareas que desempeñan — por ejemplo la de pistores en la Notitia — a la antigua esclavitud doméstica45, porque la dedicación a estas tareas depende de la voluntad del amo46, por la contraposición de la condición de algunos a la de libertad de sus cónyugues47 o por la formación de parejas con personas de condición servil48, por la mención de que fueron «comprados» o «donados49». No contienen datos sobre obligaciones fiscales ni rentísticas50. No se trata de listas que describan la situación de la esclavitud de la villa clásica, aunque quienes figuran en la Notitia y la Genealogía se hallaban en la que más se aproximaba a la del esclavo doméstico51. Sus tareas aparecen en general definidas por la referencia a la cocina o a la despensa abacial, al lavado de cubas, a la preparación de baños para los monjes, al cuidado de los cerdos, etc., en la Notitia de Celanova y los oficios artesanales en la «Genealogía...» de Sobrado. Este desempeño de tareas específicas no impedía seguramente la asignación de otras no especializadas en la producción agrícola52. La enunciación de su descendencia se hace sin establecer — salvo en pocos casos — el lugar de procedencia o de asentamiento. Por su parte, en el «Inventarium...» sólo hay dos tipos de indicios acerca de la procedencia de los homines y mulieres que lo integran y ambas se refieren a villas desde las cuales se desplazan53, o en la cual residen al formar pareja54. El hecho de que no haya mención alguna de las tareas desempeñadas por aquéllos y de que una parte de ellos sea precedida por la referencia específica de lugar55 permitiría suponer que se trata de grupos totalmente domiciliados. Los «sarracenos» de Sobrado, tienen que haber sido incorporados después del arribo de los monjes cistercienses al monasterio en 114056 A diferencia de la Notitia, la «Genealogía...» no corresponde a un monasterio prebenedictino (o de benedictismo carolingio) como el de Celanova en tiempos de Rosendo57 y Samos antes de la observancia cluniacense, sino a uno cisterciense, y el rol productivo de los siervos pudo diferir en relación con la nueva concepción del monacato blanco, y con la datación relativamente tardía del documento en la segunda mitad del siglo XII58. No se establece el origen de quienes figuran en la Notitia. La presencia de dos grupos de nombres, uno de origen germánico o latino y otro de origen islámico, además del uso del epíteto de mauro y otros indicios de los que más adelante se dará cuenta, indican que se trataría de un contingente pluriétnico, en tanto que la «Genealogía...» de Sobrado parece estar mayoritariamente constituida por siervos de origen islámico. Por último el «Inventario...» samonense no contiene nombres de este origen.

  • 59 Ver nota 43.
  • 60 T.C., I, 158, p. 222-226, «...Maria Sauariquiz que est socra de Petro Eriz de Sancta Eulalia... »; (...)
  • 61 Figuran en la «Genealogía...» del T. Sobrado, los tres hijos de Martinus Porra, que «...habuit uxor (...)
  • 62 Fuera de maritus, uxor, filius, solo se menciona una nepta.

13En los tres casos, la filiación establecida sobre la base del parentesco les es reconocida a los siervos por los documentos, con algunas diferencias. En la Notitia de Celanova, se hallan en unos pocos casos, grados del parentesco por consanguineidad59 y por afinidad60, en cambio la «Genealogía...» del T. Sobrado, contiene un plus en relación con la etnía que no es visible en la Notitia del T.C. donde también hay nombres árabes, pues a los hijos de parejas mixtas se los considera sarracenos61. En cuanto al «inventario» de Samos casi no se mencionan más relaciones que las de la familia conyugal62.

  • 63 Feller, L., «La population abruzzaise durant le haut Moyen Âge: les conditions d'une croissance dém (...)

14L. Feller ha establecido en un artículo reciente los límites metodológicos a que está sujeto el empleo de listas similares italianas. No se trata de instrumentos útiles para la fiscalidad monástica, pero sí para la gestión del dominio en el sentido de que permiten conocer el número de efectivos serviles de que eventualmente se dispone y para medir la fuerza de trabajo requerible o movilizable. Constituían un medio rudimentario pero adecuado para prever la evolución del territorio, orientar su desarrollo y organizar su poblamiento y roturaciones. Son un índice más de un contexto de crecimiento, fuera del cual no habrían tenido razón de ser, aunque brindan una imagen muy estática de la situación demográfica. Significan también un instrumento de control social que permite la localización e identificación de los servi, para mantenerlos en su estatuto en la medida permitida por la eficacia de los instrumentos represivos con que cuente el amo63. Una consecuencia de ello es una mayor representación relativa de las mujeres respecto a los varones que en otros tipos de documento, puesto que en muchos casos depende de ellas la transmisión de la vinculación hereditaria con el amo monástico. De todos modos hay que tener en cuenta que se trata de documentos donde muchas células familiares presentan amputaciones por desaparición de individuos a causa de matrimonios fuera del lugar, posible división de efectivos serviles con otros amos, traslado de mano de obra a otros lugares. La utilidad de las listas para el control sobre las líneas serviles como si se trataran de verdaderas células familiares, era la de que permitían reclamar a los siervos y a su descendencia por su condición hereditaria, sobre todo en el caso de los que se alejaban de la sede del poder doméstico para residir en nuevas zonas de colonización o bien donde formaban nuevas células conyugales. Esa utilidad parece la razón más plausible para que apareciera aplicado tempramamente en la desi-gnación de los grupos serviles de Celanova el modelo de dos elementos desarrollado para los libres en otras regiones.

Evolución del sistema antroponímico en libres y no libres

  • 64 Ver al respecto los ya citados trabajos de E. Portela y M.C. Pallares, de M. González Vázquez y F.J (...)

15Ha sido mostrada ya la relación existente entre los fenómenos de reducción del número de nombres usados y de la progresiva concentración de un número cada vez más reducido de ellos, para otras regiones gallegas y europeas64, tendencia a la que no escapan los registros de casos de T.C. Los nombres más usados por el conjunto de los hombres y mujeres, libres y siervos, pertenecen a un stock presente durante todo el período, pero una cantidad menor de ellos comienza a concentrar paulatinamente las elecciones.

  • 65 La optimización del sistema se lograba por el enlace preferente con la monarquía, que es en los sig (...)

16En ese sentido, el conjunto cellanovense tiene un matiz conservador, que se materializa en dos características compartidas por el resto de las regiones norteñas: la permanencia de un importante caudal de nombres germánicos y de una estructura de parentesco regida por la bilateralidad en toda la sociedad y en consecuencia, la no consolidación definitiva del principio agnaticio, así como el mantenimiento de un sistema de herencia que fragmenta en partes equivalentes la propiedad conyugal entre los herederos en cada generación, la escasa patrimonialización de los cargos de derecho público en la aristocracia, que hubieran dado un peso decisivo a determinada línea de filiación y acentuado las tendencias agnáticas dentro del grupo dominante. Las redes de parentesco eran aún muy difusas y cada familia nuclear trataba de insertarse en una red eficaz65. Pero la tendencia hacia la patrilinealidad existía entre los grupos más poderosos y se acentuó con la guerra y la necesidad de la alianza para construir un tejido de poderes locales dirigido al control de quienes no participaban en ellos. La difusión de las fórmulas notariales que expresaban las pautas filiativas de los grupos dominantes condujo a la extensión del sistema de dos elementos.

  • 66 Como la aristocracia laica con la que rivaliza, el monasterio de Celanova comienza una acción expan (...)
  • 67 Ver T.C., doc. 180, año 1010, «...Item vendivit nobis ibidem Elario suam rationem... et dedit nobis (...)
  • 68 T.C., doc. 29, año 1037, f. 15r.-15v. Determinación del coto monástico por Bermudo III.
  • 69 García de Valdeavellanos, L., Historia de España, II, p. 295. Del mismo autor, «El 'renovo'. Notas (...)
  • 70 T.C., doc. 152, f. 55r., años 1000 y 1026,74 homines de criatione y 159 (1025-1040), 44 «Notitia de (...)
  • 71 T.C., doc. 552, año 1007, «Preito entre Velasco Nuñez, en representación do mosteiro de Celanova, e (...)

17La guerra al Islam acelera el surgimiento y favorece al menos a un sector de los grandes propietarios66. De ello hay también testimonios en los Tumbos de Sobrado y de Samos. Se detecta una polarización en los extremos de la escala social mediante la entrada en dependencia y aún puede sospecharse que en servidumbre67, de los pequeños propietarios desposeídos con utilización de los instrumentos conjugados de la jurisdicción68 y del endeudamiento69. Al propio tiempo, los inventarios revelan la existencia de importantes contingentes de siervos domiciliados70, que a veces es difícil distinguir de los habitantes de la mandación jurídicamente libres. Los habitantes de las mandaciones adquieren una condición tan confusa ante sus contemporáneos, como para provocar pleitos acerca de la jurisdicción sobre los hombres71.

18El T.C. ofrece los antropónimos de un amplio espectro social que abarca desde la oligarquía magnaticia — se prefiere esta calificación a la de nobleza para caracterizar al conjunto de los poderosos — hasta la servidumbre más cercana a la antigua esclavitud doméstica. No hallamos en él, en cambio, población urbana.

Nombres solos y con designación complementaria

  • 72 La supervivencia de formas simples es correlacionada por J.A. García de Cortázar, C. Díaz Herrera y (...)

19Nombres únicos de hombres y mujeres libres. El empleo del nombre sólo acompañado o no por designación complementaria alcanza en el T.C. altos porcentajes (aproximadamente el 70% de las mujeres libres y el 45% de los hombres libres) en el 950, pero de allí en adelante, a pesar de leves repuntes hacia el 1000 entre los segundos y el 1025 entre las primeras, tiene un recorrido decididamente descendente que roza valores cercanos al 1% en ambos casos. El predominio del nombre sólo coincide en el tiempo, pero no exclusivamente, pues es un fenómeno de mayor duración, con la presencia particularmente importante de propietarios presumiblemente pequeños, que enajenan parcelas modestas al monasterio a fines del siglo X y comienzos del XI72, permite detectar transformaciones que se consideran propias de la transición al feudalismo, como el proceso previo de concentración de la propiedad.

Gráfico 1. Relación nombres únicos [I] de hombres y mujeres libres

Gráfico 1. Relación nombres únicos [I] de hombres y mujeres libres

20Nombres únicos de hombres y mujeres siervos. En el caso de las siervas como de los siervos, las curvas de los porcentajes de uso de los nombres solos están por encima de las de los libres — tanto varones como mujeres — a partir de la generación del 1000, y manifiestan un retraso de un cuarto de siglo respecto de la declinación de su uso entre aquéllos. Hay cierta preferencia por la designación de los siervos varones con nombre sólo, del 1000 en adelante, seguida por la forma antroponímica de dos elementos. La evolución del uso de los nombres simples en ambos sexos no describe líneas paralelas.

21Las curvas construidas con los porcentajes correspondientes a las distintas formas de designación de los siervos varones y mujeres tienen una característica general: la irregularidad, la casi continua alternancia de ascensos y descensos vertiginosos que les otorgan un aspecto errático frente a la regularidad mayor de las que corresponden a los libres. Esta irregularidad puede deberse a las elecciones efectuadas por los monjes notarios para su designación y concuerdan con la existencia de una variedad de denominaciones aplicadas a los siervos que hacen sospechar una inestabilidad o una heterogeneidad de la propia condición servil. La curva porcentual de los nombres solos de las siervas es más quebrada que la de los siervos: se eleva desde niveles ínfimos desde el 950 al 1000, con dos momentos culminantes en 1025 y 1075-1100, concluyendo con una abrupta caída que casi iguala los porcentajes iniciales en tomo al 1050. Si tenemos en cuenta que el gráfico número 5 ha sido contruido sobre una masa confiable de casos que se concentran sin embargo en pocos documentos, no podemos dejar de conceder importancia a las decisiones del redactor monástico.

Gráfico 2. Relación nombres únicos [I] de hombres y mujeres siervios

Gráfico 2. Relación nombres únicos [I] de hombres y mujeres siervios

22Designación complementaria que acompañan a los nombres únicos de libres y de siervos. Las curvas de las designaciones complementarias que acompañan a veces el nombre simple de hombres y mujeres libres, partiendo en el 950 de porcentajes equivalentes, llevan recorridos divergentes, pero a partir del 1025 y sobre todo de 1050, sus porcentajes y trayectorias son semejantes, aunque con una caída más marcada después en las mujeres, acaso por una mayor diversificación en la representación de los roles masculinos en los documentos, respecto a los femeninos. En cambio, las curvas de las designaciones complementarias de los siervos varones y mujeres son erráticos, con ascensos y descensos vertiginosos, constatación a la que cabe extender las reflexiones referentes a los nombres simples y compuestos por dos elementos de los siervos.

  • 73 Portela, A., Pallares, M.C., «El sistema antroponímico...», op. cit., p. 35.

23El empleo de la designación complementaria es en el T.C. Celanova más importante en porcentajes que en Sobrado, Samos, San Pedro de Montes y e 1 Bajo Duero, pero en ningún momento desempeña un papel comparable al de las formas antroponímicas de dos elementos, por lo que cabe compartir la apreciación de que es un elemento propio de la designación, pero ajeno a la denominación73. La relación se establece con el padre Ego Gunterodis prolis Romaniz», «Oduarius prolis Vermudi», «Exemena prolis dux Ruderici», «Aseredus Armentari filius») o con ambos progenitores («Velasquita confessa prolis Rudericus et Adosinde», «Rudericus prolis Guttier et Ermesende», «Pelagius, prolis Odini et Lupa»). De modo excepcional aparecen en la designación complementaria referencias a colaterales (hermanos y hermanas, tíos y tías, sobrinos y sobrinas, cuñados y suegros). Se hacen escasas referencias a abuelos u otros antepasados.

24Tanto estas designaciones complementarias como la estructura onomástica formada por nomen proprium+nomen paternum son testimonios de la preeminencia de las relaciones de filiación sobre las de descendencia en el conjunto de la sociedad. Esta constatación es confirmada por el hecho de que en ningún caso el cognomen (de uso escaso e individual) se hace hereditario.

Gráfico 3. Designación complementaria que acompta a nombres únicos [II]

Gráfico 3. Designación complementaria que acompta a nombres únicos [II]

Aparición de las formas antroponímicas de dos elementos

25La tipología del nombre de dos elementos tiene distintas variedades cuya importancia relativa se tratará de evaluar, pero es visible en el T.C. como en los de Sobrado y Samos y en la documentación portuguesa utilizada por Durand, el predominio absoluto de la constituida por nomen proprium+genitivo del nomen paternum.

  • 74 Los números romanos y letras que los acompañan corresponden a la tipología del sistema antroponímic (...)

26En el conjunto de los datos referentes a libres y siervos, varones y mujeres, la correlación entre la disminución del empleo del nombre simple y el aumento del nombre doble sin hacer desaparecer nunca el primer uso — testimonio de la resistencia de las estructuras bilineales —, se produce en T.C. con distribución cronológica y porcentual diferente a la de los Tumbos de Sobrado y de Samos, pero en tanto que en estos monasterios hacia el 950, la aplicación del sistema de nombre único (I)74 alcanza valores que rondan el 90%, en Celanova sólo llegan el 50%, siendo muy alta respecto a los registros de los otros monasterios la elección de acompañarlo por una designación complementaria (II): 27% frente a menos del 5% en ambos casos.

  • 75 E. Portela y M.C. Pallares («El sistema antroponímico en...», op. cit., p. 33) estiman que la reduc (...)
  • 76 La solución se halla más allá de las investigaciones antroponímicas mismas y se encontrarán posible (...)

27El empleo del nombre compuesto por dos elementos (III) no sólo es más precoz en intensidad en el T.C. — desde el 950 (20%) — sino que en 975 se duplica, en tanto en los otros Tumbos no supera el 8%. Pero las vacilaciones en el uso de los dos sistemas son agudas: el del nombre simple tiene dos repuntes en Celanova — hacia el 1000 (50%) y 1100 (30%) — en tanto en los otros dos monasterios, se aproxima nuevamente al 80% en Sobrado y al 50% en Samos en torno al 1050, y al 52% y 47% alrededor del 1100 respectivamente. No se han intentado explicaciones acerca de esas vacilaciones75. Pero lo cierto es que se repiten en todos los estudios de manera nítida76.

  • 77 De todas maneras no es ese cambio tan precoz como en Cataluña. Ver al respecto Zimmermann, M., «Les (...)
  • 78 Portela, E., y Pallares, M.C., «El sistema an toponímico...», op. cit., p. 32-33, marcan un período (...)
  • 79 «Le système anthroponymique portugais...», Antroponimia y sociedad..., p. 104. En este caso, se pue (...)

28Lo sorprendente es que la definitiva preponderancia del sistema de nombre de dos elementos sobre el de nombre sólo con o sin designación complementaria se produce en Celanova en el tercer cuarto del siglo XI77, cuando ya las líneas que indican sus respectivas trayectorias siguen un desarrollo divergente después de cruzarse por segunda vez, de la misma manera que en Sobrado y en Samos, que un análisis afinado sitúa en la segunda mitad del siglo XI78. Sin embargo, en los tres casos sigue la misma trayectoria vacilante y quebrada. En la región norte portuguesa, los resultados de R. Durand79 son cronológicamente coincidentes.

Gráfico 4. Del sistema de nombre único [I] al de dos elementos [III]

Gráfico 4. Del sistema de nombre único [I] al de dos elementos [III]

Formas antroponímicas de dos elementos para la designación de hombres y mujeres libres. Este sistema de designación es más utilizado por los libres que por los siervos y por los hombres que por las mujeres.

  • 80 Lo que sería otro argumento en favor de la tesis de E. Portela y M.C. Pallares, de que se trataría (...)
  • 81 Tal suposición es planteada por E. Portela y M.C. Pallares, «El sistema antroponímico...», op. cit. (...)

29La tasa de homonimia y la curva porcentual del uso de del nombre compuesto por dos elementos en el conjunto de la población libre se corresponden en general, con aumentos y descensos más moderados que en la población servil. Esta correspondencia se torna más ajustada, incluso en la alteración de ambas en tomo al año 1000, con la curva porcentual de la forma constituida por nombre + nomen paternum (IIIa), lo que atestigua acerca de la generalidad del fenómeno. El descenso aparente de las designaciones del tipo IIIa masculinas se produce simultáneamente con el aumento de la tasa de homonimia a partir del 110080. Sin embargo se debe considerar este período con reservas por dos motivos: porque las cifras de registros descienden y porque las mujeres libres aparecen designadas bajo la forma IIIa con porcentajes mayores que los hombres en el mismo tramo cronológico, lo que es testimonio de que la modificación del sistema antroponímico afecta tanto a los hombres como a las mujeres y que alcanza formas más extremas que en los varones. Cabe la posibilidad de que, más allá del período de nuestros registros, las mujeres libres estén retrasadas en cuanto a la aplicación de otros elementos innovadores en el sistema de designación, por ejemplo los nombres de lugar, pero la incidencia de aquéllos no es tan considerable como para suponerlo. Lo que sí cabe suponer es que la homonimia debida a las altas tasas de concentración de las elecciones debió ser mayor en las mujeres que en los hombres81.

  • 82 La particularidad de una evolución simultánea de los sistemas femenino y masculino es marcada al re (...)
  • 83 Ver Mattoso, Ricos-homens infancoes e cavaleiros. A nobreza medieval portuguesa nos séculos XI e XI (...)
  • 84 Mattoso, J., op. cit., p. 110, sólo puede anotar dos casos de solares en la primera mitad del siglo (...)
  • 85 Portela, E., Pallares, M.C., «Elementos para el análisis de la aristocracia antomedieval de Galicia (...)
  • 86 Si invertimos una de las reflexiones presentadas en las "Conclusiones", Antroponimia y sociedad...,(...)
  • 87 Seguimos aquí casi literalmente las reflexiones de Bermejo Castrillo, M.A., op. cit., p. 99-100 qui (...)

30Las mujeres libres emplean la designación constituida por nombre + nomen paternum en porcentajes ínfimos hasta el 1050, cuando el aumento de su uso es brusco, y alcanzan un porcentaje cercano al de los hombres libres en tomo al 1075, hasta superarlos entre 1100 y 112582. La aplastante frecuencia de los apellidos de tipo antroponímico entre los libres a partir de la generación del 1025 puede interpretarse como reflejo del pasaje de un principio de ordenamiento cognaticio o bilateral a uno agnaticio, en el que se va definiendo con mayor fuerza el parentesco patrilineal. Esta es, sin embargo, una hipótesis no confirmada por los estudios de caso realizados hasta el momento y que debe considerarse con prudencia, pues no desaparece nunca el nombre sólo. La conclusión del proceso debería ser la formación del sistema de designación caracterizado por la suma de nombre + nomem paternum + nombre de lugar (siempre que este último constituyese un apellido de solar) por la aristocracia que, de acuerdo con las investigaciones de E. Portela y M.C. Pallares debe imponerse más allá de la segunda mitad del siglo XII, o bien nombre + nomen paternum + apodo (con la condición de que éste fuesen distintivos de un linaje)83. No significa esto tampoco que los nombres complejos así formados se refieran sólo a la casa solar: en los siervos es visible que dependen de la aldea de nacimiento84. Esta evolución se cumple, tanto en la familia aristocrática85 como en la campesina86 dentro de la estructura de parentesco presidida por el principio cognático y de la práctica universalidad de la familia conyugal — célula elemental — y de los grupos de filiación. Sin embargo, más que un pasaje sería postulable una superposición de ambos modelos, que poseen finalidades distintas pero complementarias: la bilateralidad ensancha el círculo de los protegidos y asegura su supervivencia, en tanto el patrilineaje pretende preservar el status y la riqueza de sus integrantes masculinos, restringiendo la esfera de los acogidos a su seno87.

Gráfico 5. Formas antroponímicas de dos elementos [III] para libres

Gráfico 5. Formas antroponímicas de dos elementos [III] para libres

31Formas antroponímicas de dos elementos en la designación de siervos de ambos sexos. La curva de la tasa de homonimia y la curva porcentual del uso de nombre compuesto por dos elementos se corresponden en general, incluso en los descensos en tomo a 1025 y 1075, en coincidencia con la evolución del conjunto de la población libre.

32Los porcentajes de uso de nombre + nomen paternum se eleva entre las siervas a porcentajes mayores que entre los siervos (es explicable por la alta concentración de sus nombres, especialmente en el de María) y los hombres y mujeres libres alrededor del 975 y del 1050, descendiendo también con intensidad a partir del 1025 y por debajo de todos los grupos entre el 1050 y el 1100. Pero los porcentajes posteriores al 1075 exigen prudencia por haber sido obtenidos con menor número de registros.

33El doble nombre surge probablemente como efecto de la cristianización y concentración de los nombres. La curva porcentual de los nombres simples es entre las siervas más accidentada que entre los siervos. En ambos casos, las curvas porcentuales de uso de los nombres simples están por encima de las de los libres y manifiestan un retraso de al menos veinticinco años respecto a la declinación de su uso entre estos últimos, a pesar de la acusada concentración de los nombres. Estos porcentajes pueden estar en total desacuerdo, sin embargo, con los inventarios donde se traza las líneas de filiación de los siervos, como la Notitia ya mencionada, por lo que es posible pensar que la irregularidad en el sistema de designación empleado para los siervos responda a los objetivos de los diferentes tipos de documento. También parecería lógico que la tasa de homonimia en el caso de los siervos lleve a la necesidad de utilizar un patronímico que identifique a cada individuo por su filiación y acaso, un efecto de las prácticas notariales.

34En el caso de emplearse el nombre de dos elementos, se escoge utilizar la forma nombre + nomen patermun sobre el genitivo del nombre paterno especialmente para la designación de las siervas, lo que se correlaciona con un uso menor que en los libres de las designaciones complementarias en ambos sexos. Este empleo destaca la filiación de las mujeres, en cuyos nombres, los altos porcentajes de homonimia hacen más difícil la identificación y presumiblemente, el resguardo de los derechos del amo.

35La comparación de las curvas de homonimia y de las de los nombres compuestos por dos elementos de libres y siervos se comportan una vez más como si las movieran dos lógicas: una coyuntural para la designación de los siervos y otra progresiva para los libres, relacionada quizá con una intensificación de la tendencia agnática en la representación de las relaciones de parentesco.

  • 88 Portela, E., y Pallares, M.C., op. cit., p. 43.
  • 89 Op. cit., p. 70. En éste caso sí se comprueba que los individuos con doble nombre superan clarament (...)
  • 90 Portela, E., y Pallares, M.C., op. cit., p. 46-47. Ambos autores consideran prueba de que el cambio (...)
  • 91 Ver próximamente «Reflexiones en torno a esclavitud y servidumbre en la Alta Edad Media gallega. Lo (...)
  • 92 López Alsina, F., La ciudad de Santiago de Compostela en la Alta Edad Media, Santiago de Compostela (...)
  • 93 T.C., doc. 258, f. 94r.-95r. Se relata la sustracción de dependientes del monasterio por acciones v (...)
  • 94 Ver las genealogías trazadas en «Elementos para el análisis...», p. 29-32. En cuanto a los siervos, (...)

36Tanto E. Portela y M.C. Pallares como M. González Vázquez y F.J. Pérez Rodríguez coinciden en las grandes líneas de sus respectivos trabajos en cuanto a que los nombres de los siervos no reflejan la evolución general del sistema antroponímico desde el predominio del empleo del nombre sólo a la designación constituida por dos elementos sino de manera lenta88. Los historiadores mencionados en segundo término consideran que la situación antroponímica de los siervos se invierte completamente en el siglo XII89. Esta mutación del sistema, que es temprana y mayoritaria en los nobles, importantes propietarios y participantes en los poderes públicos ya en el siglo X, se extiende a los campesinos libres en el siglo XI, pero no a los clérigos y siervos antes del siglo XII. La razón es que remite a estructuras familiares que clérigos y siervos no comparten, a la familia nuclear y no al linaje90. Habría por consiguiente, razones permanentes que impedirían la evolución de las formas de designación serviles si las familias serviles no hubiesen cambiado. Pero no ha sido éste el caso cellanovense, ya que la domiciliación de los siervos domésticos produce la creación de células conyugales. Si en el siglo X hallamos en Celanova buena cantidad de siervos domésticos que cumplen tareas en el núcleo del dominio, la Notitia a la que nos hemos referido antes, permite ver la paulatina conversión de los descendientes de los primeros siervos domésticos del monasterio en casatos o siervos domiciliados91. Durante toda la Alta Edad Media, tanto la aristo-cracia como la familia campesina tiene una estructura cognática de filiación bilineal y horizontal predominante. El modelo notarial ajustado a la repre-sentación de la célula familiar libre pudo ser extendido entonces a las casatas92 de los siervos domiciliados, cuando el poder social y económico estaba determinado por el doble control sobre las tierras y sobre los hombres — fuerza de trabajo necesaria para ponerlas en producción — y de ambos emanaba el poder político. De allí la sustracción de dependientes93 en momentos de conflicto y la aplicación de tal modelo, que tenía por objeto justificar las reclamaciones a través de la filiación. Cuando es posible reconstruir estas líneas, se puede comprobar tanto entre los libres como entre los siervos, la herencia familiar bilateral de ciertos nombres de abuelos a nietos, de tíos a sobrinos, y de padres a hijos en ambos sexos94.

Gráfico 6. Formas antroponímicas de dos elementos [III] en la designación de siervios

Gráfico 6. Formas antroponímicas de dos elementos [III] en la designación de siervios

Nombre + apellido profesional

  • 95 Precios pagados por el monasterio: T.C., doc. 254, año 942, f. 92v. «scala argentea de Ve solidos e (...)

37El apellido formado por una característica profesional es poco importante y casi exclusivo de los siervos varones. También este tipo de apellido es característica masculina. Aparece en porcentajes más altos en los siervos que en los libres, pero sobre totales menores. Da la impresión de que los siervos del T.C. cuyos oficios se conocen (carpentario, tecedor, quoquinarius) ejercen su oficio especialmente para las necesidades del dominio. Pero es indudable la existencia de un excedente de su producción artesanal pues muchas adquisiciones del monasterio son pagadas con pieles y lienzos95.

Antropónimos en lengua vulgar: los apodos

38La combinación formada por nombre + apodo es casi exclusiva de los siervos, pero los emplean en porcentajes más bajos que los patronímicos y muy tempranamente entre el 1000 y el 1100.

39El empleo de apodos, minoritario frente a las otras formas de designación, es mayor en la antroponimia servil que en la de los hombres y mujeres libres, y en la servil masculina que en la femenina. De todas maneras el apodo es en ambas categorías mayoritariamente masculino y tanto en los libres como en los siervos, no es hereditario, salvo excepciones.

  • 96 Nobili, M., «Formarsi e definirsi dei nomi di famiglia nelle stirpi marchionali dell'Italia centros (...)
  • 97 Parisse, M., op. cit., t. III, p. 18, contiene una secuencia de usos notariales de los cuales, el ú (...)
  • 98 En ese sentido podría interpretarse la escasez del registro de apodos en el T. Samos que no sólo al (...)
  • 99 Ver la importancia del empleo del apodo en T. Sobrado, en Portela, E., y Pallares, M.C., «El sistem (...)

40Lo más notable en la antroponimia servil del T.C. después de la frecuencia del empleo del doble nombre, es la aplicación de apodos. La creación del apodo es un acto social, como lo es también su fijación96, pero depende de las prácticas notariales el hecho de que nos sea transmitido97. Acaso a ello deberíamos atribuir su ausencia en el «inventario» y su escasez en el T. Samos98 comparada con la relativa abundancia de su presencia en las listas y en los T.C. y T. Sobrado99.

  • 100 Confirmación a la que alude la expresión de «quod vocant...», «vocatus... », que a veces precede al (...)
  • 101 Se sigue en estas consideraciones las observaciones de M. Nobile respecto de los sobrenombres de fa (...)
  • 102 Se siguen aquí nuevamente las reflexiones de M. Nobile, op. cit., p. 92, pero a la vez, tratando de (...)
  • 103 «L'esclavage dans le monde ibérique médiéval», A.H.D.E., nota 39, XI, Madrid, 1934, p. 381. Según e (...)
  • 104 La mayor parte de los significados anotados proceden de Coraminas, Diccionario crítico etimológico (...)

41El apodo es el resultado de un acto individual de invención lingüística por el que alguna persona percibe y aisla un comportamiento recurrente, un gesto peculiar y típico, una cualidad física, moral o psicológica, o cualquier otra particularidad de un individuo y la define con un término. Pero puede ser confirmada o descartada por la comunidad100. Vale decir, puede fijarse o desaparecer. La verificación del fenómeno de confirmación del apodo supone su aparición en un ambiente muy coherente, integrado, donde se comparte el mismo lenguaje, cosa que comporta una capacidad de «percepción elíptica», pero a la vez, sería un hecho necesario en toda comunidad que no posea una identidad cultural homogénea, pues presupone la necesidad de precisión en la individualización que el nombre impuesto por los padres o los padrinos no logra satisfacer101. Lo revelan expresiones de la Notitia, tales como «Rudericus pistor» (I, 1) o «Salvador Rodesindiz fuit maurus...» (V, 1), donde la designación debe completar a la denominación. Pero cosas diferentes son: 1) la invención del apodo, 2) la difusión en el ambiente donde se forma y que lo impone al individuo que está indefenso y constreñido a aceptarlo y 3) su oficialización, es decir, el reconocimiento del interesado y, por consiguiente, la difusión del apodo fuera del ambiente donde surgió. Vale decir, su fijación como elemento de identificación permanente de un individuo y de otros miembros de su grupo familiar o de su descendencia como sucede con Ero Corvo y su hijo Petro Corvacu (II, II.I, 4)102. Estas reflexiones se hacen en razón de la presencia de apodos derivados por ejemplo, de nombres de animales en los siervos de la Notitia, ya anotados por A. Gómez-Moreno y por Ch. Verlinden103. En general se trata de palabras romances de variado origen104. Entre ellos hallamos los de:

  • 105 La consulta de Fr. J. Santa Rosa de Viterbo, Elucidario das palavras, termos e frases que en Portug (...)
  • 106 Rivas Quintas, E., op. cit., registra su utilización en inscripciones latinas.
  • 107 Rivas Quintas, E., op. cit., p. 139, ofrece una relación diferente: con el nombre galo de varón Cor (...)

Aloito Carneiro (carnero) (IV, 2)
Pelagio Pardal (pardal, gorrión) (X.II, 4)
Pelagio Alfanego (cabrito?, halcón (al-fanak)? o alfaneque?)
105 (X, X.I, 5)
Maria Lupa (loba)
106 (III, 4)
Murrio Connelio o Conmelio (conejo?) (XI, 3)
Petro Cabreta o Cabrela (cabrita) (XI, 4)
Petro Mula (mula) (XXI, 3)
Gonzalvo Perrot (perro?) (XXV, 2)
Fernando Lecton (lechal?) (XXVI, 2)
Martinus Tauro (toro) (X, X.I, 4)
Afonso Xorra (zorra) (XIV, 3)
Petro Aquilion (ave de presa?) (XXX)
Ero Corvo (cuervo), de donde deriva en diminutivo el patronímico de su hijo Petro Corvacu (II, II.I, 4)
107
En las «Genealogías» se halla:
Iohannes Gateira (gatuna?) (II)

  • 108 Es el caso de Petrus Codeneru (I, I.I, 5), Petrus Arranca (II, II.I, 4), Pelagio Farrado (aunque pu (...)

42En muchos otros casos se detecta la presencia de un apodo, sin poder esclarecer su significado108.

  • 109 Birolini, A., «Étude d'anthroponymie génoise», Mélanges de l'école française de Rome. Moyen Âge, t. (...)
  • 110 Pastoureau, M., «Du nom à l'armoirie. Héraldique et anthroponymie médiévales», Genèse médiévale...,(...)
  • 111 Pastoureau recuerda entre las enseñas de los oficios el de un buey o un puerco (lecton) para los ca (...)
  • 112 El mismo origen pueden tener los apodos-apellido de Petro Scorzo (vasija) (VIII, 4), Pelagio Menia (...)
  • 113 Rivas Quintas, op. cit., p. 478.
  • 114 Sobrado, VII.
  • 115 Posiblemente también responde a una característica física los apodos de Nuno Ruvial o Ruibal (III, (...)
  • 116 A qué se deben, los apodos de Petrus Pinto (XVIII, 3) o de Maria carreta (XXI, 4)?

43Si bien no es preciso pensar que en todos los casos implicaran una intención satírica, por parte de quienes han creado el apodo o lo transmiten por escrito — debe tenerse en cuenta también la ambigüedad implícita en la interpretación literal de un apodo cuyas circunstancias de origen se desconoce109 — la mayor parte de ellos no parecen aptos para figurar en ningún escudo heráldico, excepto en casos donde se sospecha su valor totémico, suposición que no puede ser válida en el caso de los siervos110. En cambio, algunos de ellos pueden representar de manera alusiva un oficio111. La palabra alfaneque puede referirse también a un animal africano de piel fina, y relacionarse con oficios de peletería112 (como también pueden estarlo los apodos de Pelagio Pelella (V, 4) y Pelagio Pelles y Nunnu Pelles (V, 3). Pelagius Barroso (I, 4) se refiere ciertamente a un oficio: cantero113. Otros se refieren a características físicas: Osinda Capicina o Cabezina (I, I.1, 5) Pelagio Calvo (XXVI, 1), Petrum occulum canis (II, II.2, 5) Ciprianus Dente114, Fernando Fanado (III, 4)115; a connotaciones étnicas: Pelagio Mauro (III, 5), pero también a circ-unstancias que se desconocen: Femandus Primo y Martinus consilio son hermanos (de Femando se sabe que no fue el primogénito)116.

44Tanto en la Notitia de Celanova como en las «Genealogías» de Sobrado, el apodo es un fenómeno mayoritariamente masculino.

Nombres formados por más de dos elementos

45Los nombres complejos se mantienen en valores muy bajos y estancados en todos los casos, pero en tomo al 1125 en los registros del T.C. ascienden rápidamente. Por tratarse de un período de datos más escasos que en el siglo anterior, este resultado debe ser tomado con precauciones. Aunque con valores algo superiores a los de Sobrado y Samos mantienen el mismo estancamiento en cantidades ínfimas hasta el 1100.

  • 117 Tomamos las citas de Laliena Corbera, C, «Los sistemas antroponímicos en Aragón durante los siglos (...)

46J.A. García de Cortázar los considera «una prueba del dominio progresivo de las coordenadas de tiempo y espacio», vale decir, «memoria de la familia y del linaje», y «del espacio, a través de las menciones toponímicas». Lo que en substancia coincide con la afirmación de J. Zimmermann acerca de que el nombre complejo «traduce la exigencia de una nueva relación en el mundo y en la sociedad»117.

47Los apellidos formados por nombres de lugar aparecen entre los siervos en proporciones muy bajas pero mayores que entre los libres. Por otra parte, se localizan en documentos datados entre el 1000 y el 1050, acaso relacionados con la movilidad consiguiente a su traslado a lugares de reciente roturación. En el caso de los libres, los porcentajes más escasos se presentan después del 950 y del 1000, posiblemente en relación con el alodio campesino, en tanto que el valor más alto después de 1125 y concentrado sobre todo en los varones, puede ser un débil indicio de una transición hacia una organización agnaticia de los grupos de filiación o de los linajes cognaticios.

Gráfico 7. Nombres formados por mas de dos elementos [IV] para libres

Gráfico 7. Nombres formados por mas de dos elementos [IV] para libres

Nombres étnicos

48Por último, los nombres árabes, muy escasos, tienen mayor representación hasta 1025, pero disminuyen hasta desaparecer por completo en tomo a 1125, proceso explicable por la convergencia de cristianización de musulmanes siervos y aculturación de mozárabes libres.

Origen de los nombres y evolución del nombre propio como índice de la adscripción social

  • 118 Rivas Quintas, E., op. cit., p. 11.

49Los nombres germánicos dominan durante todo el período de los siglo IX a XII, no por colonización de los visigodos huidos al Norte después de la conquista musulmana — no se puede afirmar con seguridad que todos los nombres de origen germánico sean visigodos y no suevos — sino por dispersión de la moda visigotizante conducida por el sector social dominante en el reino astur e indicio de su tradicionalismo118. Pero tal adopción antroponímica se produce «en sincretismo» con el sistema de designación latino y deriva en formas romances. El mismo proceso sufren también los antropónimos autóctonos, que acompañan junto con los de origen latino a los que conduce el cristianismo (griegos y hebreos bíblicos) y a los muy escasos árabes.

  • 119 La dificultad para distinguir los nombres por su origen, en el caso de que fuesen griegos de proced (...)

50El registro porcentual de los nombres por períodos permite advertir que hay una estabilidad bastante notable en su relación, con un lento aumento de los nombres de origen germánico y latino-cristiano119.

Gráfico 8. Origen de los nombres

Gráfico 8. Origen de los nombres

51Las diferencias entre las prácticas antroponímicas de libres y no libres y entre los nombres que usan, no puede advertirse a primera vista sin un tratamiento estadístico de los datos recolectados.

52El primer objetivo del análisis estadístico de los nombres es entonces, el de hacer aparecer los nombres deficitarios, específicos y característicos de una población dada, sea servil o libre.

53En una categoría de población, un nombre deficitario es aquél cuya especificidad es inferior al 5%. Corresponde a nombres netamente menos frecuentes en esta población que en el conjunto de libres y siervos. Un nombre de uso bastante frecuente en el total, puede ser deficitario sin embargo, en una categoría de población específica, ya sea servil o libre. Es el caso de Pelagius, el nombre más frecuente en el total de la población masculina, pero deficitario entre los libres: aún siendo el nombre más llevado en el conjunto del período por los últimos, es notoriamente menos empleado para los libres que para los siervos.

54Los nombres deficitarios de un grupo de población, puede ser específicos de otro. Deficitario entre las mujeres libres, Adosinda es al mismo tiempo específico de las siervas.

55Son específicos de una categoría de población aquellos nombres que aparecen como tales con una probabilidad superior a 95% en un período dado o durante todo el período. Este análisis permite ver, en el primer caso, los nombres que en cada generación están de moda y su permanencia o desaparición. La comparación entre el efectivo teórico previsible y el efectivo real, revela las prácticas antroponímicas diferenciadas entre siervos y libres. De modo que, aunque los nombres son más o menos los mismos en las dos categorías de población, casi todos los nombres presentan valores netamente diferenciados entre siervos y libres.

56Algunos de los nombres específicos de los hombres libres son deficitarios entre los siervos:

Nombres específicos de los hombres libres y nombres deficitarios entre los siervos

Nombres específicos de los hombres libres (en orden decreciente)

Nombres deficitarios entre los siervos (en orden decreciente)

Fidelis

Guntinus

Ovecus

Leovegildus

Gundisalvus

Fidelis

Gutier

Gutier

Leovegildus

Ovecus

Gundemirus

Gundisalvus

Hoduarius

Solarius

Hosorius

Cresconius

Fortunius

Hordonius

Didacus

Vimara

Menendus

Adaulfus

Munnius

Guntinus

Egila

  • 120 Rivas Quintas, E., op. cit., p. 140, lo relaciona como los otros con la mística cristiana. En este (...)
  • 121 La existencia de este nombre entre los más usados, pone en cuestión la espectativa de hallar Jacobo (...)

57Predominan en los nombres específicos de los libres, los de origen germano (9), seguidos por los de origen latino o griego (6) y por último los prerromanos y los autóctonos (4). Uno más, Solarius, es de origen incierto. Los de forma latina, Fidelis, Cresconius, Fortunius, son creación de cristiana y de buen augurio. Uno de ellos proviene del cristianismo norteafricano (Cresconius120 El de origen griego latinizado, Didacus, Diago, es uno de los componentes de Santiago121 Uno de los latinos (Gutier) es étnico. Casi de manera inversa, los nombres deficitarios entre los siervos son en su mayoría de origen germánico o prerromano (4). Sintomáticamente, los dos de origen latino son Fidelis, el más empleado por los libres, y Gutier.

58Todos los nombres deficitarios entre los hombres libres son, a su vez, específicos de los siervos.

Nombres deficitarios entre hombres libres y nombres específicos de los siervos

  • 122 Rivas Quintas, E. op. cit., p. 136, considera que algunas formas de Cidi pueden tener origen latino (...)

Nombres deficitarios entre los hombres libres (en orden decreciente)

Nombres específicos de los siervos (en orden decreciente)

Petrus

Petrus

Sesnandus

Sesnandus

Mirus

Cidi122

lohannes

Salvator

Pelagius

Martinus

Martinus

Pelagius

Salvator

lohannes

Cidi

Minis

Honoricus

Baltarius

Eica

59Entre los nombres específicos de los siervos predominan los de procedencia no germánica (7 en total), ya sean latinos o griegos cristianizados, hebreos neotestamentarios, y en un caso, árabe (Citi, usado también por los libres, lo que hace pensar en una transmisión a través de los mozárabes). Sesnandus, Pelagius y Eica son nombres utilizados por la aristocracia asturleonesa y gallega. Se puede recordar que hay personajes locales con amplia actuación pública como los obispos Pelayo Rodríguez o Sisnando Menéndez, pero no hay indicios de que hayan podido generar la adhesión que lleva a la perduración del nombre por generaciones. Por otro lado, los nombres de personajes que reúnen una fuerte autoridad política y religiosa como San Rosendo no alcanzan 1a misma difusión. En cambio, Minis, nombre de un rey suevo, concentra elecciones (un indicio del origen étnico de una parte de los contingentes serviles?).

60Los nombres específicos de las mujeres libres, son a la vez deficitarios entre las siervas. Cuatro son germánicos y dos latinos, de los cuales, uno (Goda) es étnico.

Nombres específicos de las mujeres libres y nombres deficitarios de las mujeres siervas

Nombres específicos de las mujeres libres (en orden decreciente)

Nombres deficitarios de las mujeres siervas (en orden decreciente)

Toda

lldoncia

Ildoncia

Maior

Maior

Toda

Egilo

Goda

Goda

Egilo

Trodilli

61De los nombres específicos usados por las mujeres siervas, tres son de origen no germánico (hebreo o latino), en tanto dos (Adosinda y Elvira) son germánicos. Los nombres específicos de las mujeres libres son de origen germánico (4) o prerromano (1) y latino (1). En los dos casos la alta tasa de concentración, es más acentuada aún en las siervas que en las mujeres libres.

Nombres específicos de las mujeres siervas y nombres deficitarios de las mujeres libres

Nombres específicos de las mujeres siervas (en orden decreciente)

Nombres deficitarios de las mujeres libres (en orden decreciente)

María

María

Marina

Marina

Adosinda

Adosinda

Bellida

Bellida

Elvira

62Puede advertirse por consiguiente que el tratamiento de los nombres de libres y siervos es distinto y que posiblemente tendiese a constituir una «gramática» legible para los contemporáneos, en el sentido de que los nombres de los hombres y mujeres libres parecen casi prohibidos a los siervos y viceversa. Sin embargo, a pesar de aparentes tendencias a nivel general, los registros de siervos son confiables sólo hasta el tercer cuarto del siglo XI, pues de allí en adelante son escasos. Por otra parte, uno de los dos personajes más influyentes de comienzos del siglo XII en Galicia se llama Pedro Froilaz y es conde, así como Adosinda y Elvira fueron mujeres de linaje real.

63Los nombres no germánicos de origen cristiano son preferidos entre los hombres y mujeres siervos, en tanto que no lo son entre los hombres y mujeres libres.

64Son nombres característicos de una categoría de población, no los más frecuentes sino aquéllos cuya frecuencia presenta una desviación más fuerte a la media previsible.

65No hay un sólo nombre característico de las mujeres libres pues tres (Toda, Ildoncia, Maior) comparten las máximas preferencias como específicos. De los nombres específicos de las siervas es característico María.

66De los diecinueve nombres femeninos más usados entre 950 y 1150 sólo cinco son característicos de las siervas: María, Adosinda, Marina, Elvira y Bellida. El primero es de origen hebreo y cristiano, germánico el segundo, prerromano el cuarto y latinos, el tercero y el quinto. Como entre los siervos varones, no predomina el uso de los nombres germánicos. Tanto Adosinda como Elvira, de origen germánico, llevados con frecuencia por las mujeres de la aristocracia asturleonesa y gallega, pueden considerarse una aplicación a las siervas de los nombres en boga entre las mujeres de la clase superior. Pero ni Marina ni Bellida corresponden a mujeres de las familias más poderosas de la región, aunque sí María en algún caso.

  • 123 Se considera aquí los 72 nombres más utilizados.
  • 124 También E. Portela y M.C. Pallares, en «El sistema antroponímico en Galicia...», op. cit., que real (...)
  • 125 Pelagius y Petrus son los dos nombres más difundidos en el NO hispánico, según asegura E. Rivas Qui (...)
  • 126 Pelayo, Pedro, Martín y Juan se hallan entre los quince primeros en el conjunto del período tratado (...)

67Los cincuenta y cuatro nombres más usados por los hombres de toda condición en el período 950-1125 pertenecen a un stock123 de nombres permanente durante todo el período. Predominan entre ellos los nombres de origen germánicos124. Los nombres de otro origen (latinos o griegos de tradición cristiana como Pelagius o hebreos procedentes de los Evangelios como Petrus125, autóctonos y árabes) son minoría entre ellos, pero su uso presenta una alta tasa de concentración126. La concentración en los dos primeros, deficitarios entre los libres hasta el 1000, se empina a partir del 1050, convirtiéndose en específicos de la población libre entre ese año y el 1150.

68La tendencia a la concentración se produce primero con nombres germánicos y prerromanos. Sólo dos nombres latinos de tradición cristiana se hallan hasta el 1025: Donnus y Fortunius; sólo Naustus en el segundo cuarto del siglo XI. Pero a partir del 1050, Pelagius lidera las elecciones, seguido por Pedro. No se trata de un nombre evangélico, sino de origen griego y de empleo visigodo. Hay dos nombres de tradición cristiana entre los cinco más usados. Tanto la concentración como lo sostenido del auge de los nombres cristianos parecen indicar la creciente influencia eclesiástica y los avances de la prédica monástica.

69Los nombres que menos se usan. Son los más numerosos e integran un stock que se emplea una sola vez o poco más, o que desaparecen, en relación con la concentración de las elecciones en otros. Son mucho menos utilizados para la designación de los siervos.

70Tasa de concentración. Los nombres que alcanzan significación en cuanto a su difusión en el conjunto de la población libre y/o servil, sufre un proceso de concentración que hace que si en 950, para designar la cuarta parte de la población masculina libre eran necesarios veintidós nombres, sólo eran precisos cinco hacia 1075. Si en cambio se tenía en cuenta solamente los hombres libres, de veintitrés se pasaba a cuatro. En cuanto a los siervos, de cuatro se llegaba a tres. La tasa de concentración de los nombres de la población servil es más alta que la de la libre, ya se considere respecto a los dos, cinco o diez nombres más usados, y en los dos sexos (con una tasa más alta en las siervas que en los siervos). Pero así como la fórmula de nomen proprium + nomen paternum no se difunde de la misma manera en los dos grupos de población, libre y servil, tampoco lo hace la concentración de los nombres. La tasa de concentración de los nombres serviles en ambos sexos, no coincide con la curva de imposición del nombre de dos elementos como ocurre entre los libres. La concentración de los antropónimos de los libres y no libres en conjunto y la de los libres, es más regular y menos intensa que la de los siervos.

Gráfico 9-1. Stock de nombres (nombres por casos)

Gráfico 9-1. Stock de nombres (nombres por casos)

Gráfico 9-2. Concentración en los 7 nombres mas usados

Gráfico 9-2. Concentración en los 7 nombres mas usados
  • 127 Si bien la tasa de concentración sigue avanzando hasta el 30% en tomo al 1125, no tenemos en cuenta (...)
  • 128 De la misma manera que en el caso de los dos nombres predominantes, los altos porcentajes correspon (...)
  • 129 No debe olvidarse al respecto, que coincidentemente con el movimiento de reforma eclesiástica europ (...)

71Tasa de concentración de los nombres de libres y no libres y relación con la designación complementaria y el nombre de dos elementos en libres y no libres. La tasa de concentración de los nombres de los hombres libres es siempre creciente, si consideramos los dos nombres más usados: mientras hacia el 950 designaban al 3,6% de la población masculina libre, en tomo al 1075, al 16% del mismo conjunto127. Aún dentro de la misma dinámica, la concentración en 5 y en diez nombres para el mismo colectivo, presenta un leve retroceso en tomo al mil, difícil de explicar. Pero si después del 950, poco más del 8% de la población es designada por cinco nombres y por diez el 14%, alrededor del 1075 lo es el 31% y el 44% respectivamente128. Diez nombres llegan a ser específicos hasta el 1000 y ninguno de ellos lo es por un período mayor a 25 años. Hasta el fin del período dieciocho nombres alcanzan a convertirse en específicos, pero cuatro de ellos, que se hallan entre los seis primeros, lo son al menos por cincuenta años (los que atraen las elecciones por más tiempo son Pelagius y Petrus, del 1050 en adelante). La elección de los nombres cristianos entre los varones libres se afirma a partir del 1050. Consecuentemente, sería anterior a la actuación de los cluniacenses129.

72Si la cuarta parte del conjunto de la población masculina era designada después del 950 con 23 nombres, esta cantidad iba descendiendo cada generación casi sin sobresaltos hasta llegar a 3 en el 1100, período que inicia las generaciones con menor número de casos, y 4 en 1125. Un descenso similar y con las mismas vacilaciones se producen si consideramos el 50% de la población masculina. Los hombres libres registran una curva de concentración en aumento regular de la tasa de homonimia con 24 nombres para el 25% alrededor del 950 y sólo 2 en torno a 1125. La tasa de homonimia de los hombres libres progresa de manera más moderada aunque entre 1000 y 1025 casi se duplica. Pero la de los siervos tiene alternativas mayores, difíciles de interpretar de manera lineal, pues en las generaciones del 975 y del 1125, se registra el empleo de 3 y 7 nombres respectivamente para la misma cantidad de casos (55), tendencias que se mantienen en el 50% de los siervos en las mismas fechas: 9 y 15. La tasa de homonimia de los siervos es en el 950 la que alcanzarán los libres 100 años más tarde, pero sus alternativas son mayores y no tiene un recorrido paralelo a la de los hombres libres.

73La curva de concentración de los nombres serviles masculinos registra porcentajes mayores que la de los hombres libres, en un plazo más breve, con la misma vacilación entre el 1000-1025. Sólo dos nombres son específicos en períodos de veinticinco años en tomo al 975 y al 1000. Cuatro lo alcanzan del 1025 al 1050. El 25% de la población servil masculina parece designarse con tres nombres y el 50% con nueve nombres en tomo al 1050. Ese es el punto de llegada. Pero las alternativas han sido distintas a las de los hombres libres: las tasas de concentración descienden en torno al 1000 y sólo superan las del 975 hacia el 1050. Da la impresión de que la concentracion de las designaciones serviles hiciese necesaria la complejización de su forma de designación. De allí el agregado del nomen paternum al nombre propio como necesidad de la identificación.

74La concentración de los nombres femeninos es mayor (cercana al doble) que la de los masculinos, registrántose el mismo estancamiento de la tendencia a 1a reducción de las elecciones que entre los grupos masculinos, en tomo al 1000. Las tasas de concentración en dos, cinco y diez nombres siguen trayectorias semejantes en el conjunto de mujeres y hombres siervos, aunque no hay suficientes registros femeninos antes del 975 y después del 1075 y masculinos serviles tras esta última fecha. La concentración del conjunto de los nombres femeninos parece reforzarse a partir de 1025, con seis nombres que atraen las elecciones durante períodos de veinticinco años, en tanto sólo dos lo hicieron antes de ese año. La concentración duplica su porcentaje entre 950 y 1025 sobre un número de nombres comparable. Si nueve nombres reunían para el 950 las elecciones para la cuarta parte del conjunto de las designaciones, sólo cinco las concentraban en 1025.

  • 130 Bourin, M., «Désignation et anthroponymie des femmes en Bas-Languedoc: l'exemple du cartulaire du c (...)

75Pero esta concentración no se produce por igual en las dos categorías de población que se examinan. En tanto diez nombres designan en tomo al 950 la cuarta parte de las mujeres libres, en tomo al 1075, sólo bastan cuatro para ello. La utilización de la designacion complementaria remite su identificación a una relación familiar, su pertenencia a dos células familiares: aquella de la cual partió, la de su padre (a veces la de sus padres, o el sustituto de su padre) y la que conforma con su esposo si es casada. De allí la dificultad de atribuirle un segundo elemento patronímico que podría ser incompleto o inexacto130.

  • 131 Otras formas alternativas de identificación se dan sin mención del nombre propio de la sierva, sino (...)

76En 975, la cuarta parte de la población servil femenina era designada mediante dos nombres, mientras en 1050 sólo con uno. Esta particularidad refuerza la necesidad de introducir elementos identificatorios en la designación. Teniendo en cuenta que los no libres no forman jurídicamente verdaderas células familiares, su identificación suele limitarse a la línea paterna (nomen paternum en genitivo)131.

77Las preferencias por determinados nombres en distintos períodos cronológicos muestra auges diferenciados. Adosinda atrae las elecciones del conjunto de la población en tomo al 975 y el 1050, siendo deficitario en tomo al 1000. María es el primer nombre femenino de origen cristiano que triunfa en el conjunto de la población, remontando lentamente desde la condición de deficitario en tomo al 950 a específico alrededor del 1050. Las genealogías tempranas construidas por E. Portela y M.C. Pallares muestran que en las familias nobiliarias predominan algunos nombres sobre los demás. La repetición de varios de ellos impide atribuir a ninguna de las mujeres que figuran en las genealogías construidas, una gravitación decisiva. No parece tampoco que las reinas hayan contribuido al auge de sus nombres.

  • 132 Aquí hay que considerar que la muestra empieza tardíamente respecto de su reinado y que en generaci (...)
  • 133 En este caso hay que tener en cuenta la prolongada duración de su reinado.
  • 134 Todos de breve duración.

78En cambio entre los hombres parece más constatable la correlación entre unos pocos nombres de reyes y su auge: breve en el caso de Alfonso III (910-966)132, Bermudo III (1028-1037), duradero en el caso de Fernando I (1037-1065)133 y localizado sólo a partir de su largo reinado. Pero no es atribuible a Sancho II (1065-1072) el éxito de ese nombre, que precede a su gobierno y que puede relacionarse tal vez con el de su abuelo navarro. Tampoco es atribuible el suceso de Hordonius a los reyes de este nombre, anteriores en todos los casos a Ordoño III (950-956) y Ordoño IV (958-960)134. Pero esos nombres no faltan en las familias aristocráticas, que preceden y suceden en su empleo a la familia real. Por otra parte, aunque es lícito pensar que se bautice a muchos niños con los nombres de personajes dominantes en la sociedad, no siempre son detectables éstos en la documentación, que abarca espacios territoriales compartidos por varios magnates.

  • 135 Gautier Dalché, J., op. cit., p. 77.
  • 136 No es nada probable que los siervos participaran de los saberes que pone de manifiesto J.-Y. Tillie (...)
  • 137 Polo de Beaulieu, M.A., «La dénomination dans les recueils d’exempta», y Bourin, M., «Bilan de l'en (...)

79Las tasas mayores de homonimia de los siervos mujeres y varones se deben con mayor probabilidad a limitadas posibilidades de elección. Puesto que aparentemente parte de ellos llegan a la servidumbre doméstica a través del cautiverio, se puede suponer que hablan el árabe y que son los amos quienes les imponen un nuevo nombre. Esa posibilidad solo sería válida para la primera generación pero no para las siguientes. Es también lícito sospechar que el amo intervenía en la elección del nombre de los siervos más cercanos a su persona, pero parece razonable suponer que eran los padres quienes elegían habitualmente el nombre de los hijos135. La elección se definiría, en las generaciones siguientes a la inicial, bajo la presión conjunta del deseo de protección del amo y de asimilación a la sociedad campesina por parte de los mismos siervos, y de la influencia cristiana, sobre todo cuando se trata de siervos pertenecientes a monasterios. Aún cuando la literatura y el saber filosófico de la época subrayen el valor semántico136 o metafórico y mágico137 del nombre, se puede decir muy poco acerca de los móviles que impulsaban la selección de los interesados, pero puede sospecharse que el predominio de María entre las mujeres y de Pelayo y Pedro entre los hombres, no era ajeno al deseo de poner a los recién nacidos en este mundo o a la fe, bajo la protección de amos poderosos en el otro mundo. La elección del nombre de un santo tiene que ver seguramente con este matiz. Pero también es posible que se buscara la protección del amo poderoso (Adosinda, Elvira, Sesnando).

80Sin embargo hay nombres que emplean las familias de los amos y no emplean o casi no emplean los siervos. Son nombres germánicos en su mayoría, empleados por las familias poderosas, como antes se ha visto.

81También existen nombres que no emplean las siervas (Egilo, Goda, Toda, Ildoncia) y que pertenecen a conspicuas mujeres de la aristocracia. Toda sólo aparece desde comienzos del siglo XI. No fue llevado por las mujeres de la aristocracia regional hasta entonces, aunque sí en Navarra (la reina abuela de Sancho I (956-966)). El auge tardío de Toda ocurre cuando disminuye la cantidad de siervos registrada en los inventarios, hecho que le resta posibilidades de ser adoptado por éstos. Es mucho más difícil ya, establecer las razones por las cuales un determinado nombre tiene mayor auge que otros.

82Si tenemos en cuenta los nombres cuya frecuencia de uso es comparable en hombres libres y siervos (Froila, Alvarus, Sandinus, Adefonsus, Santius, Velascus, Donnus) encontraremos que se repiten en las familias aristocráticas, con excepción del último, propio de los hombres de religión y casi tratamiento específico de los monjes. Estos nombres y los anteriormente considerados significarían un fenómeno de difusión de los usos de los grupos dominantes.

83Es posible también que las opciones se planteen desde los mismos siervos por preferencia respecto a ciertos nombres que tienen semejanza, por ejemplo, con nombres árabes, como puede ser el caso de María (Miriam-Mariam), o por la atracción de este nombre, en el de Marina. Pero esto supone la condición de una composición étnica distinta para el grupo servil dentro del conjunto de la población, o al menos el predominio de siervos de origen musulmán.

84Por otra parte, teniendo en cuenta los setenta y un nombres masculinos más usados por el conjunto de la población, son deficitarios entre los libres Pelagius, Petrus, Martinus, Iohannes, Cidi, Mirus, Sesnandus y Salvator. Los cinco primeros y el último pertenecen a una tradición diferente a la hispano-visigoda o a la asturleonesa, ya sea conducida por el cristianismo o por los musulmanes. El sexto pudo ser identificado con los suevos sometidos.

85Por consiguiente se puede pensar en diferencias culturales, además de sociales que motivan las elecciones onomásticas diferentes de amos y de siervos.

Conclusiones

  • 138 Tilliette, J.Y., «Sémantique du nom de personne...», Genèse médiévale..., t. IV, 1997, p. 3-19, esp (...)

86La formación de los nombres de los siervos no parecen diferenciarse netamente a primera vista, de los del resto de la población, por los elementos que los integran. Si en el siglo XI «nombrar es clasificar», los nombres de los siervos no los clasifican como tales138. Sin embargo,

  • El procesamiento estadístico de los datos revela un tratamiento diferencial para el sistema de designación de libres y siervos. Estos se caracterizan por el uso de una serie de nombres determinados posiblemente por la aculturación impuesta por el amo monástico o laico. Libres y siervos emplean, por consiguiente, designaciones que llevaban implícitos códigos descifrables para sus contemporáneos.

  • Aún en el caso de que utilizaran los mismos elementos en la designación, el valor de esos elementos era diferente que en el nombre de los libres. Valga el caso de las referencias de lugar, tan distinto en significados sociales para los nobles y para los siervos.

  • Las formas antroponímicas de dos elementos son preferidas para los siervos — después del nombre simple — en el conjunto, y se ordenan por pares de generaciones, derivando el segundo elemento del nomen paternum. En el caso de las siervas identifica su lugar en una línea de filiación. La preferencia del empleo del nomen paternum en genitivo al de la designación complementaria, utilizada para las mujeres libres sostiene esta tesis.

    • 139 Bourin, M., «Désignation et anthroponymie des femmes en Bas-Languedoc...», Genèse médiévale..., t. (...)

    El empleo de la designación complementaria parece ser un elemento menos elegido para los siervos que para los libres. Se trata de marcar mecánicamente la filiación sin destacarla? Ningún hijo de padres ilustres dejaba de recordarlos en los documentos solemnes de donación, con una designación complementaria. Esta forma es más frecuente en las mujeres, cuya identidad se expresa mejor por el peso del lazo familiar, especialmente como filia o como uxor139.

  • Los apodos siguen en importancia al procedimiento anterior en la formación de los nombres de los siervos.

87Si bien no es detectable el significado de todos, debe anotarse su contraste con el lenguaje documental, ya que predominan en ellos las palabras en romance o romanceadas que designan cualidades, animales, objetos y rasgos físicos.

Apéndice: La Notitia de Cellanova, el «inventario» de Samos y las «genealogías» de Sobrado. Procedimientos aplicados a la formación de los nombres de los siervos

1. La Notitia de Cellanova

Nombre único

88Los nombres solos son minoría sólo en las listas de siervos en Celanova y Sobrado, pero alcanzan a más de la mitad del total en Samos.

89En la Notitia de Celanova se registran los siguientes procedimientos en la formación del nombre de los hijos, sobre 411 individuos de ambos sexos. Este conjunto de 411 individuos (276 varones y 135 mujeres) resulta de extraer del total que contiene la Notitia, los designados mediante expresiones como filia, filio, duos germanos, aliam cum manu torta, etc.:

90Nombres solos = 20% (82 casos), correspondiendo el 13% (55) a los varones y el 7% (27) a las mujeres.

91Nombre + designación complementaria = 2% (9), 1% (5) hombres y 1% (4) mujeres. Se refieren a: hermanos, otros hijos, esposas, pero se acompañan sólo los nombres de un sobrino y una suegra. Se registran también algunas personas bajo expresiones tales como «habuit filiam in muliere de quoquina», «et filias una cum qua sedet Petrus Malsertor, et alia cum sedet Ordonio Kachu, et altera cum qua sedet Petrus rutura» (IX, 3) que indicarían relaciones conyugales no formalizadas, y otras como «alios duos» (II, 5) «alium cum manu torta» (XV, 3), recordarían la existencia de menores o de personas cuyo cómputo no sería importante como fuerza de trabajo.

Formas antroponímicas de dos elementos

  • 140 Ver Durand, R., «Trois siècles de dénomination aristocratique Portugaise d'après la littérature gén (...)
  • 141 Gautier Dalché, op. cit., p. 75.
  • 142 Creemos que, en este caso, el apellido es un apodo.
  • 143 Le Jan, R., Famille et pouvoir dans le monde franc (VIIe-Xe siècle), Paris, 1995, p. 343. La autora (...)
  • 144 Beceiro Pita, I., y Cordoba de la Llave, R., La nobleza castellana. Siglos XII-XV, C.S.I.C., Madrid (...)

92Nomen + nomina paterna = 59% (241 casos), corresponde el 34% (140) a los varones y el 25% (101) a las mujeres. Si tenemos en cuenta solamente los varones con descendencia expresa (87), el porcentaje del apellido filial formado por el antropónimo del padre es alto (los hijos de 68 padres deben a éstos su apellido, su nomen paternum) y aparece desde la segunda generación. En muy pocos casos se transmite el apodo (2). Como en la nobleza portuguesa de la Alta Edad Media, el sistema impide la transmisión del nombre del padre a más de una generación140. La mayoría de los nombres de los varones y de las mujeres (cuya proporción es menor y contiene también menor cantidad de variables) adopta la forma de nombre + nomina paterna en la Notitia, en las «genealogías» y en el «inventario», constituye el sistema de designación más usado después del nombre simple. Es posible detectar además casos de pseudo nomina paterna. Los que se presentan en las listas de las «Genealogías» de Sobrado pueden haberse originado en el cambio del nombre musulmán del padre, por el nombre cristiano141. Es el de los hijos de Pedruchi y Cornadesa (V, Martinus Porra y Iohannes Fernandi), pero no son suficientes para explicar la heterogeneidad referida a nombres germánicos o romanos del aparente nomen paternum de los hijos de Alí Petrarius (I, Marina Suarit, Petrus Gil) o de Bofada y Zeina (IX, Elvira Arie, María Martini). Tal vez ocurra en el caso de los conversos de la primera generación, que el segundo nombre en genitivo provenga del nombre del padrino de bautismo: así Mafumat se convirtió en Fernando Nigro (XI)142 en Sobrado y, otro islamita cuyo nombre original no se conservó, en Salvador Rudesindiz (V), conjugando en el conjunto el nombre del monasterio al que fue llevado (San Salvador de Celanova), con el de su posible padrino, Rosendo, acaso el propio obispo. Esta costumbre remonta a la registrada por R. Le Jan en las familiae francas entre los siglos VIII al X, donde los esclavos domésticos llevaban nombres aristocráticos143. Es cierto que hay también otra forma de explicar la heterogeneidad de las denominaciones cuando sólo se conoce el nombre de la madre, por la posible multiplicidad de parejas. Por otro lado, como ha sido observado, en general no hay en el siglo IX correlación entre los nombres de los siervos ofrecidos y los de sus amos y pues aunque «la estructura del grupo doméstico no cambia, ni la naturaleza de las relaciones entre amos y domésticos, el modo de representación de la familia aristocrática estaba en vías de cambiar144». Esto impediría en adelante que el patrimonio onomástico recibiera el mismo tratamiento entre libres y siervos.

  • 145 Sin embargo pueden registrarse algunos: ver nota 109.
  • 146 T.C., II, 550, f. 188, s.d., Amigo Viliulfiz ansario y Amigo tezedore; I, 152 (1000-1026), p. 216-2 (...)

93Otros elementos de interés desde el punto de vista cuantitativo son los del nombre + apellido profesional, aunque en un porcentaje relativamente bajo = 5 casos (1%), competen exclusivamente a los varones. Las tareas rurales no parecen haber generado muchos nombres profesionales entre los siervos145, pero sí los oficios. Sólo los términos de pistor (I, 1) de preposdo (II, II, 5) y de monacho (II, 4; V, 4; X, I, 4) acompañan a varios nombres en la Notitia de Celanova, pero en otros documentos podemos hallar nombres de siervos seguidos por el apellido profesional, aunque también en escasísima cantidad146. Nada de ello hallamos en la documentación de Samos. En cambio, las «genealogías» de Sobrado son excepcionales por la proporción de nombres + apellido profesional que en ellas se cuentan, lo que aparece unido a una composición étnica con fuerte proporción de posibles cautivos musulmanes recientes que cuentan con el dominio de técnicas poco usuales y practican una notoria endogamia.

  • 147 Rivas Quintas, E., op. cit., p. 13-14.

94Nombre + apodo = 14% (57 casos), correspondiendo el 13% (54) a los varones y el 1% (3) a las mujeres. Se conservan en todos los casos en lengua vulgar. Aún en la actualidad Galicia sigue distinguéndose por el amplio uso del apodo147.

  • 148 Beck, P., «Discours littéraires sur l'anthroponymie (VIe-XVIe siècles), Genèse médiévale..., t. IV, (...)
  • 149 T.C., f. 192r., II, 558 (952) Alfidius abbas confirmons (Abu al Fida'); f. 180v., II, 529 (953) Zit (...)
  • 150 Hitchcock, R., op. cit., p. 113, «In the documents it is clear that to possess an Arabic name attra (...)
  • 151 Barthélemy, D., «Qu'est-ce que le servage, en France, au XIe siècle?», Revue Historique, CCLXXXVII/ (...)

95Minoría étnica: El 2% (8 casos) del total y algo menos de 4% de los hombres ostenta nombres de origen musulmán o la indicación de que fueron «mauros». No se registran nombres islámicos entre las mujeres. Merece un comentario aparte la presencia de nombres árabes en la documentación. En principio parecería que la presión social que razonablemente podemos suponer ejercida por los cristianos que, según Gautier-Dalché impulsaría a los siervos musulmanes de Sobrado al bautismo y consiguiente cambio de nombre, no se producía con la misma intensidad sobre los hombres libres148. R. Hitchckoc elaboró una lista de personajes necesariamente cristianos por su participación en la documentación celanovense como abades, presbíteros, monjes, confesos, o testigos de la cual se escogió a los libres, cuyos nombres árabes aparecen en el T.C. después del 942149. Se observa que no debieron cambiar su nombre, por lo que podemos suponer que no significarían una desventaja150 en cuanto a su reconocimiento social. Se puede pensar entonces que es más bien la condición servil la que hace a sus miembros más propensos a obedecer a posibles presiones151.

96Nombre + apellido de lugar = 0% del total (2 casos) registrándose aparte sólo 7 casos de nombres complejos (2%), exclusivamente masculinos, que comprenden nomen paternum y nombre de lugar.

2. El «inventario» de Samos

  • 152 De manera que de los 366 individuos contabilizados por R. Pastor, op. cit., sólo figuran los nombre (...)

97En el «inventario» de Samos (312 antropónimos de los cuales 171 corresponden a varones y 141 a mujeres), aunque los padres aparezcan en su mayoría con un doble nombre constituido por el nombre más el patronímico, los hijos se designan generalmente con uno sólo y los de los niños se omiten152. De manera que se registran sólo los siguientes procedimientos para formar nombres:

Nombres solos

  • 153 El inventario de Samos es el único que contiene esta dominancia de nombres solos, semejante al uso (...)

9870% del total (217 casos), 36% varones (112 casos) y 34% a mujeres (105 casos)153. Se ha optado por computar como nombres simples y como nombres dobles en estos totales, los de 8 varones y 9 mujeres que figuran primero con nombre simple, y que luego, a lo largo del documento aparecen con doble nombre, construyéndose su apellido con el nomen paternum, lo que sin duda aumenta la diferencia entre nombres solos y nombre + nomima paterna, pero no en porcentaje muy considerable. Esta utilización parece resolver los problemas de homonimia cuando se trata de diferenciar la línea de filiación de donde procede el individuo en cuestión en cada caso.

99Nombre + designación complementaria = son abundantes las que remiten a la filiación («filiam», «filio», «Eldesenda... filia de Vilieno», «...mulierem filiam de Onegildo de Campos», «mulierem... filia de Sisnando Baltariz»). Sólo se han computado cuando acompañan a un nombre (1 caso).

Formas antroponímicas de dos elementos

100Nombre+nomen paternum = 27% del total (83 casos), 16% varones (55 casos) y 10% mujeres (32 casos). Como se aclara más arriba, quince personas figuran por los dos sistemas de denominación, nombre simple y nomen + nomen paternum. Si las sumáramos, se alcanzaría el número de 63 varones y 50 mujeres.

101Nombre + apellido de lugar = 1% del total (4 casos, 1 varón y 3 mujeres).

102No hay denominaciones antroponímicas formadas por nombre + profesión, ni nombres + apodo ni nombres correspondientes a minorías étnicas.

103El «inventario» de Samos aparece así más arcaico que la Notitia de Celanova, aunque debe suponerse el solapamiento de ambos documentos en las últimas generaciones del segundo y las primeras del primero.

3. La «Genealogía» de Sobrado

104Por último la «Genealogía» de Sobrado, que contiene las líneas de filiación de 98 individuos (63 hombres y 35 mujeres), con 160 antropónimos, de los cuales 109 corresponden a varones y 51 a mujeres, presenta una gran complejidad:

Nombres solos

10521% del total (33 casos), 14% hombres (23) y 6% mujeres (10).

106Designación complementaria = 16 nombres en total (10%), de los cuales corresponden 10 (6%) a varones y 6 (4%) a mujeres.

Formas antroponímicas de dos elementos

107Nombre + nomen paternum = 21% del total (34 casos), 9% hombres (15) y 12% mujeres (19).

108Nombre + apellido profesional (exclusivamente masculino) = 12% del total (19 casos).

109Nombre + apodo = 11% del total (18 casos), 8% hombres (13) y 3% mujeres (5).

110Pero la forma de designación constituida por el nombre + nomen paternum con indicación del oficio ejercido alcanza al 17% del total (17 casos de indicación de que el individuo es ferrarius, furnarius, teixilanus, pelitarius, petrarius, carpentarius, vitriarius, sutor). A ello debe agregarse que el 21% del total (21) (14% hombres y 7% mujeres) tienen doble nombre árabe y cristiano o conservan su nombre árabe original.

111Nombre + apellido de lugar: 2% del total (3 casos).

Formas antroponímicas complejas

112Nombre + nomina paterna + nombre de lugar y nombres + apodo + nombre de lugar = 7 casos (4%), 3 varones (2%) y 4 mujeres (4%).

113Veinte casos de combinaciones antroponímicas pueden ser clasificados simultáneamente en más de un apartado.

  • 154 Pallares, M.C., op. cit., p. 160.

114La «Genealogía» de Sobrado sugiere la existencia de un grupo de siervos dedicados al servicio del monasterio en la domus, en tareas artesanales y produciendo elementos que se destinaban al intercambio en un contexto de expansión económica154.

  • 155 De allí que puede pensarse que pese a que la fórmula nombre + nomen paternum corresponde a una segm (...)
  • 156 En la Notitia de Celanova, de 87 varones con descendencia, 68 transmiten a la totalidad o a algunos (...)
  • 157 T.C., 158, II, p. 222-226, también «genuit Nunu Petriz qui est in Ramiranes», «genuit...Nunus Pelle (...)
  • 158 Cursente, B., «Étude sur l'évolution des formes anthroponymiques dans les cartulaires du chapitre m (...)
  • 159 En ese sentido no puede adscribirse sino con reservas la afirmación de P. Beck («Évolution des form (...)

115Pese a las diferencias, todas las listas mantienen una semejanza: la preocupación con que se marca la filiación de los siervos, ya sea por el uso del nombre + nomina paterna (59% en la Notitia, y 27% en las «genealogías»), o por otras formas de identificación (en el «inventario» alcanzan de todos modos el 21% de los casos). Salvo los primeros de cada línea, del resto se conoce al menos el progenitor del que proviene la mácula servil, aún cuando no todos sean nombrados155. Si se tiene en cuenta solamente los varones con descendencia, puede comprobarse la regularidad del sistema156. También es semejante y muy baja la proporción de nombres a los que se suma el apellido de lugar (con o sin preposición) y las formas antroponímicas complejas en los tres casos. Pero a estas indicaciones deberían agregarse aquéllas que tienen por objeto determinar la residencia real o la adscripción a un territorio con expresiones como «habuit filios et filias qui sunt in Aliarico157» (II, 2.2, 4) de verdadero interés para los redactores de los documentos. Vale aquí recordar la reflexión de B. Cursente acerca del desigual valor que tenía para nobles y humiliores — y podría considerarse a los siervos entre ellos — el nombre de lugar que se agrega al nomen paternum. Mientras para un grupo social significa el arraigo de su poder en un territorio, para otros es un signo de sujeción158. Los siervos domiciliados son adscritos también a un territorio159.

Annexes

ANNEXE

0. Cronologia comparada aproximada

0. Cronologia comparada aproximada

I. Descendencia de Rodericus pistor

I. Descendencia de Rodericus pistor

II. Descendencia de Vencentius pistor (alio)

II. Descendencia de Vencentius pistor (alio)

II-1. Descendencia de Augenian Vincenz

II-1. Descendencia de Augenian Vincenz

II-2. Descendencia de Miron Vincenz

II-2. Descendencia de Miron Vincenz

III. Descendencia de Luverigus pistor

III. Descendencia de Luverigus pistor

IV. Descendencia de Amorino Guntiz y Ermerguntia Guntiz o Guntoiz

IV. Descendencia de Amorino Guntiz y Ermerguntia Guntiz o Guntoiz

V. Descendencia de Salvador Rodesindiz (maurus)

V. Descendencia de Salvador Rodesindiz (maurus)

VI. Descendencia de Ermolfus (pistor)

VI. Descendencia de Ermolfus (pistor)

VII. Descendencia de Aulfus (de criationis)

VII. Descendencia de Aulfus (de criationis)

VIII. Descendencia de Ciprianus (de quoquina)

VIII. Descendencia de Ciprianus (de quoquina)

IX. Descendencia de Gontoi Eriz (hermano de Baltario Eriz?)

IX. Descendencia de Gontoi Eriz (hermano de Baltario Eriz?)

X. Descendencia de Fees mauro de Monte Corduba

X. Descendencia de Fees mauro de Monte Corduba

XI. Descendencia de Savarigu Meendiz y Afonso Menendiz

XI. Descendencia de Savarigu Meendiz y Afonso Menendiz

XII. Descendencia de Gonsendus Gontoiz

XII. Descendencia de Gonsendus Gontoiz

XII. Descendencia de Potenzus

XII. Descendencia de Potenzus

XIV. Descendencia de Georgorius

XIV. Descendencia de Georgorius

XV. Descendencia de Vimara Gosindiz. (germanus de Petrus Gonsindiz de Feches – cf- gen. XII)

XV. Descendencia de Vimara Gosindiz. (germanus de Petrus Gonsindiz de Feches – cf- gen. XII)

XVI. Descendencia de Gudina Guistelaz y Petrus Guistelaz (Da Manzanada)

XVI. Descendencia de Gudina Guistelaz y Petrus Guistelaz (Da Manzanada)

XVII. Descendencia de Cidi Gontoiz de Vaer y Andrias

XVII. Descendencia de Cidi Gontoiz de Vaer y Andrias

XVIII. Descendencia de Salvator Guimirci

XVIII. Descendencia de Salvator Guimirci

XIX. Descendencia de Gergoiro (alio)

XIX. Descendencia de Gergoiro (alio)

XX. Descendencia de Alberto

XX. Descendencia de Alberto

XXI. Descendencia de Salvina (de Manzanada)

XXI. Descendencia de Salvina (de Manzanada)

XXII. Descendencia de Martino (Bergon) y Alvito (Bergon)

XXII. Descendencia de Martino (Bergon) y Alvito (Bergon)

XXIII. Descendencia de Perto Menendiz y de Ermesenda Menendiz y sua germana (de Sampir)

XXIII. Descendencia de Perto Menendiz y de Ermesenda Menendiz y sua germana (de Sampir)

XXIV. Descendencia de Gostrimiro (de Sampir)

XXIV. Descendencia de Gostrimiro (de Sampir)

XXV. Descendencia de Sando

XXV. Descendencia de Sando

XXVI. Descendencia de Pelagius Calvo

XXVI. Descendencia de Pelagius Calvo

XXVII. Descendencia de Menendus Kenduffiz

XXVII. Descendencia de Menendus Kenduffiz

XXVIII. Linea de Marina Menendiz

XXVIII. Linea de Marina Menendiz

XXIX. Descendencia de Iohannes afonso de Savuz

XXIX. Descendencia de Iohannes afonso de Savuz

XXX. Individuos aiados (c. 1055)

XXX. Individuos aiados (c. 1055)

Notes

1 Coord, por P. Martínez Sopena, U. de Santiago de Compostela-U. de Valladolid, 1995.

2 Ver Barthélemy, D., «Le système anthroponymique en Vendômois (Xe siècle-milieu XIIIe), Genèse médiévale de l'anthroponymie moderne, U. de Tours, 1990, t. I, p. 35-60, p. 37. La primera comprende el conjunto complejo de indicaciones dadas acerca de una persona a fin de distinguirla y caracterizarla, especialmente — pero no solamente — si es actor de un hecho. La segunda comprende el nombre, simple o doble, o los nombres, como lo precisan ciertas noticias, y que pueden no constituir más que una parte de la designación.

3 Portela Silva, E., y Pallares Méndez, M.C., «El sistema antroponímico en Galicia. Tumbos del monasterio de Sobrado. Siglos IX al XIII», p. 21-48, González, M., y Pérez, F.J., «El sistema antroponímico en Galicia. Tumbo del monasterio de Samos. Siglos VIII al XII», p. 49-72 y Durand, R., «Le système anthroponymique portugais (région du bas Douro)», p. 103-120, todos en Martínez Sopena, P., coord., Antroponimia y Sociedad...

4 Andrade Cernadas, J.M., O Tombo de Celanova, Santiago de Compostela, 1995,2 vol. Remito a su introducción para toda información concerniente a los aspectos codicológicos y a la estructura interna del Tumbo.

5 Andrade Cemadas, J.M., T.C., p. XX-XXI, reconoce dos etapas cronológicas: 1) desde la fundación del monasterio en 942 (a la que agrega los documentos previamente datados) que comprende el 71% de los diplomas, y 2) desde el 1050 hasta el 1165, que abarca el 29%.

6 He tratado de trazar un panorama suscinto de esa evolución en una síntesis de mi tesis sobre «La constitución y organización de un dominio monástico benedictino: Celanova (s. X-XI)», Cuadernos de Historia de España, años 1990 (la. parte), p. 5-59 y 1991 (conclusión), p. 5-73.

7 Baliñas Pérez, C, Defensores e traditores: un modelo de relación entre poder monárquico e oligarquía na Galicia altomedieval (718-1037), Santiago de Compostela, 1988. La fortuna de muchos magnates tenía relación directa con el favor real (y con la expansión del poblamiento promovida por éste), pues la represión de la aristocracia rebelde beneficiaba a una nobleza adicta. En cambio, para Isla Frez, A., (La sociedad gallega en la Alta Edad Media, CSIC, Madrid, 1992) esta aristocracia, notablemente autónoma del poder real asturiano-leonés era la gran beneficiaria y a la vez promotora de la expansión.

8 El dominio de Celanova se desarrolla durante el período que M.C. Pallares y E. Portela consideran de estructuración feudal en la región («Los comienzos del feudalismo en Galicia», en Bermejo, J.C., y otros, Historia de Galicia, Alhambra, Madrid, 1982, p. 79-91). Esta estructuración no sería nítida para E. Portela sino después del reinado de Alfonso VII («La articulación de la sociedad feudal en Galicia», En torno al feudalismo hispánico, I, Congreso de Estudios Medievales, Fundación Sánchez Albornoz, Móstoles, 1989, p. 330-339.

9 Ver Portela, E., y Pallares, M.C., op. cit., p. 26 y González Vázquez, M., y Pérez Rodríguez, F.J., op. cit., p. 52.

10 Se trata de los documentos 146,361, y 144 y 160, que se refieren al mismo grupo de siervos objeto de división (muchos nombres son comunes), pero cuyas referencias son las de un tal Roderico Velazquiz, no identificable con seguridad (hay varios y cronológicamente sucesivos) y un rey Alfonso cuya referencia temporal es vaga (in diebus de rege domno Adefonso usque ad nunc). En estos dos últimos casos se registra además la coetaneidad de personajes señoriales y reales con esos nombres. Aunque no fueron contabilizados los siervos de esas listas, sí fueron utilizados como referencia, por ejemplo por sus oficios, o por estar in custodia. Por el contrario se ha podido datar el doc. 154 (no datado de manera tentativa en la edición de Andrade Cernadas) por registrarse en él la mención de domna Guina, que figura también en el doc. 239 (aproximadamente entre 1044-1047 por el mismo editor sobre la base de la presencia de Oduario Arias, padre de Arias Oduariz, que figura el otros documentos entre esas fechas).

11 La revolución del año mil. Lournand, aldea del Maconnais, de la Antiguedad al feudalismo, Barcelona, Crítica, 1989 (1989), p. 28-31.

12 «Survie et extinction du régime esclavagiste dans l'Occident du haut Moyen Âge (IVe-XIe s.)», Cahiers de Civilisation Médiévale, n° 4, oct.-déc. 1985, p. 316-322.

13 Sanchez Albornoz, C, «Los siervos en el noroeste hispano hace un milenio», Cuadernos de Historia de España, LXVI-LVII, 1977, p. 39, García de Cortázar, J.A., La sociedad rural en la España Medieval, Madrid, Siglo XXI, 1988, p. 22 y 153. De acuerdo con L. García de Valdeavellanos (Curso de Historia de las Instituciones españolas. De los orígenes al final de la Edad Media, Madrid, Rev. de Occ., 1968, p. 357), era el nombre que recibían las familias de siervos rurales a quienes su amo «había instalado en una tierra de su propiedad, asignándoles un fundo para que lo cultivasen en provecho propio, viviesen de sus productos, le pagasen un censo y le prestasen determinados servicios artesanos y otros agrícolas en los campos de la reserva señorial».

14 El término criatione designaba al siervo doméstico nacido en casa del amo o bien al serous casatus o adscripticio nacido en sus tierras. El empleo de esta expresión es frecuente en los documentos del monasterio en los siglos XI y XII (1023-1158). En la carta dotal que el conde Rodrigo Ordóñez otorga a su esposa Toda (T.C., doc. 457, año 1029 f. 157r.-157v.), se enumeran los «...mancipia et mancipiellas quos fuerunt ex gentes mahelitarum et agarini... » y a continuación los «...de avolengarum criazone parentum... ». Se cuentan 75 nombres en el «Inventario de homines de criatione de Baroncelli», año 1026, f. 162v.-163r., donde se utiliza también los acápites de «Noticia de testamento que sunt nostros proprios in Alvarellos de Infesta...», «... alios que dederunt nobis...» e «Istos sunt de testamento...», para poner de manifiesto el lazo que los unía al monasterio.

15 La expresión «ad serviendum» y la denominación de serviciales coexisten. La última se emplea en el relato de la gestión cumplida por el prepósito Sandino Iohannis ante una sesión de la Curia reunida en Layas el 29 de abril de 1002 (T.C., f. 94r.-95r.), por orden de Menendo González, tutor de Alfonso V, para referirse a los hombres de la villa de Domez. El monasterio, «...quia tenente ista hereditate...post parte regis domni Santioni eorum servitiales et exsolventes illi usuras...», vio usurpadas sus posesiones por «...Hosorius Didaci et sessore suo Monio Oveccoz...», que destruyeron la villa «...et tulerunt eos de iure monasteriii quod sanctus domnus noster concesserat ibi ad deserviendum... », «...et ermaverunt illas villas et eiecierunt illos homines foris de ipsas villas». El término serviciales se emplea en el T.C. en dos inventarios de los años 1055 (doc. 417, f. 146v.-147r., «...homines que stant pro ad Ravanal... » y que el redactor considera «capitales nostros», para catalogar a uno de los varones que constituye una célula familiar con una mujer perteneciente al monasterio.) y en un documento datable después del 1011 (doc. 425, s./d., f. 148v., «...et fuerunt abios et parentes de istos homines semper in iure de domno Rudesindo episcopo usque ad obitum suum, et postea in iure de domno Manillani abbati... », donde se hace referencia al «servicíale Teodomiro» en unas líneas de filiación de siervos seguramente casatos). La condición de servicial no sólo es hereditaria. También se puede caer en ella como lo muestran dos casos anotados en el testamento del prepósito Cresconio (doc. 180, año 1010, f. 63r.-65v.). La mención más antigua es la del doc. 507, año 985, f. 175r.-175v., («...illa medietatae fuit anderenzada in omni curso et per suos serviciales...»).

16 T.C., doc. 457, año 1029, f. 157r.-157v.

17 T.C., doc. 577, año 926, f. 198r.-198v., no computados por ser anteriores al 950.

18 T.C., doc. 158, [942-977], f. 56r.-57v. ; doc. 172, año 943, f. 60v.-61r. ; doc. 197, [975-1011], f. 68v.-70r. Ha sido ya registrada desde hace mucho tiempo la equivalencia de mauro y siervo doméstico (García de Valdeavellano, L., Historia de las instituciones..., p. 357), cabe recordar que Maurus era un adjetivo latino que designaba tanto al individuo de piel atezada como al proveniente de Mauritania. La utilización de tal adjetivo en los documentos que tratamos nos lleva a recordar que Galicia fue ocupada por contingentes bereberes cuya retirada fue precoz. En cambio, sarracinus es un gentilicio de origen romano que se aplicaba en la Edad Media a los pueblos árabes y más tarde a los turcos. Agradezco al Dr. E. Manzano Moreno recordarme esta diferencia presente en las crónicas (Por ejemplo, «Albeldense», 46, donde se distingue a los Sarracenos sobre los que Ordoño III obtiene su victoria, de los Mauri in navibus venientes derrotados en la Galia. Ver Bonnaz, Y., Chroniques asturiennes (fin IXe siècle), Éd. CNRS, Paris, 1987, p. 25). Sobre ambos gentilicios y su empleo como nombres puede consultarse Rivas Quintas, Eligio, Onomástica persoal do Noroeste hispano, Lugo, 1991.

19 Por ejemplo, Barrière, B., «L'anthroponymie en Limousin aux XIe et XIIe siècles», Genèse médiévale de l'anthroponymie moderne, t. I, Tours, 1990, p. 23, y Cursente, B., «Étude sur l'évolution...», idem, p. 153, criterio que ha sido empleado en todos los estudios del volumen, sobre la base de que quienes testimonian son a menudo actores en otras actas y de que si aparece alguna diferencia entre ambos, serán contabilizados cada vez.

20 Rodríguez González, M. C., y Durany Castrillo, M., «El sistema antroponímico en el Bierzo. Tumbo de S. Pedro de Montes. Siglos IX al XIII», Antroponimia y sociedad..., p. 73-102.

21 Ver en nota 3 el citado estudio de R. Durand.

22 T.C., doc. 7, año 950, f. 8r.-8v. En la donación de Jimeno y Adosinda encomiendan a Rosendo que en caso de morir sin haber emancipado a sus servi, cumpla él su manda «...dandi eis in peculiare, in Bubalo Parata, in caput Limie Villare et Codesseta... »; doc. 477, año 961, f. 166r., «Donamos tibi etiam quarta porcione de mancipias vel mancipios meos quos habuimus de avorum et parentorum nostros quos ganavimus vel comparavimus». En el doc. 272, año 993, f. 104r.-104v. Bermudo II concede 13 «...homines qui faciant obedientiam et servitium ad ipsam casam...». En el doc. 480, año 1009, f. 167v., Alfonso V concede homines para que hagan servicio y obediencia a los monjes. Se trata de cuatro hombres con sus hijos y nietos, nacidos y por nacer. En el doc. 532, año 1021, f. 182r.-182v., se otorgan «...homines de criatione qui ibidem faciant pro suis stipendiis ab tuum servicium». En el doc. 506, año 955, f. 175r., la donación alcanza a los «...homines servos et libertos ibidem habitantes... », lo que pone de manifiesto la continuación del nexo con los amos de los últimos.

23 T.C., doc. 172, año 943, f. 60v.-61r., referente a la emancipación de Muzalha por S. Rosendo; doc. 361, s.d., para emancipar a mancipia mea Iulia... quod fuerunt genitoris tui de tribus Ismaelitarum tribu Salomonorum... (lo que hace de ella una descendiente de sarraceni y no de mauri) y doc. 131, año 1123, para emancipar a Pelagio Petriz — cuya ascendencia no se precisa — y a su descendencia.

24 T.C., doc. 457, año 1029, f. 157r.-157v. ; existe otro, doc. 577, año 926, f. 198r.-198v., que no se ha empleado porque está fechado antes del 950.

25 T.C. doc. 360, año 1032, f. 134 r: 42 homines de los que se hace precisa relación por sus nombres y su descendencia; doc. 417, año 1055, f. 146v.-147r., relación de homines que «...invenimus illos in capitales vestros...», de los cuales se dice de uno que es serviciale y de otro que «[sedet]... cum nostra mutiere...». El doc. 425, posterior a 1011 (abadiato de Manilán), f. 148v., es el «Inventatio de homines quos genuit frater Sendulfo in casa de Savuzeto,...» utilizándose posiblemente el verbo genuo en el sentido de mantener o alimentar, contiene una lista de homines de los cuales se hace inventario preciso marcando su filiación; de uno de ellos se dice que «Habuit... hereditates de III nostros viatarios [vinatarios]...», a otro se lo califica de «nostro serviciale» y que «...habet mulier filia de nostro homine nomine Fafila...». El hecho de que uno de ellos haya recibido heredades de vinatarios hacen sospechar la relación de los así llamados en el doc. 240, año 1002, f. 86r.-87r. que Sánchez Albornoz interpretaba como iuniores o colonos tributarios con una fuerte dependencia servil. De todos ellos se dice que «...Fuerunt abios et parentes de istos homines semper in iure de domno Rudesindo usque ad obitum suum, et postea in iure de domno Manillani abbati et in iure de suos prepositos et de suos fratres usque nunc tempus». Por ultimo, de un cierto Fractigo se dice que «...fuit de domna Gunterote que dedit nobis cum illa villa...». Ni Sánchez Albornoz ni Isla Frez han puesto en duda que los llamados homines de criatione pertenezcan a la condición servil. El doc. 468, año 1026, f. 162v.-163r. presenta el «Inventario de Homines de criatione de Baroncelli», entre los cuales figura «...Goda que dedit vobis ille comité Segredo,... ». De un grupo se declara «Istos sunt de testamento et sunt XVII, viduas Ve». De otro «Istos alios sunt nostros foris testamentos IIIIor. ». En el documento 243, año 974, f. 87r.-87v., aparece un añadido: la «Notitia de casales de Caneto unde debent ad dare lenzos in die letanías de Maio...», que parecen referirse no directamente a los siervos sino a las unidades productivas donde se hallan asentados, como denota la expresión «...de casal de agro maior lenzo Io. et bragal». La falta de certeza acerca de su data ha determinado que no sea utilizado.

26 T.C., doc. 144 (s.d.), f. 52r.-52v., donde figuran muchos siervos que aparecen también en el doc. 160 (s.d.), f. 58r.-58v., pero donde se menciona como ya transcurrido el reinado de Alfonso V, lo que permite situarlo entre 1027 (año de la muerte de ese rey) y 1049, pero la falta de certeza acerca de su datación ha determinado que no se incluya los nombres que en él figuran en el cómputo de antropónimos. Este documento se refiere indudablemente a una división de siervos pues la alegación de que «In Zeio Munio Gendoniz qui fuit trisnepto de David et de tunc consograrunt cum homines de Cellanova... », está testimoniando acerca de la práctica del consocrerium, es decir la división de siervos, hijos de siervos de diferentes señores. La misma práctica está atestiguada por el doc. 300, año 1063, f. 116v.-117r. y el doc. 147, año 1077, f. 53r., división de homines, entre los cuales, los hijos de Sesmiro y de Dulcidia pasan a poder del monasterio por «...eo quod erat Dulcidia ancilla de Cellanova et omnes quos inveneritis in noticia infrascripta». Doc. 152 dividido en dos datas: 1000 y 1026, f. 55r. ; doc. 153, año 1102, f. 55r. ; doc. 154 (s.d.), f. 55r., donde la presencia de domna Guina permite datarlo como el 239, donde también es mencionada, y que Andrade Cernadas fecha entre 1044 y 1047. Este último documento es la «Notitia de homines de Cellanova qui sunt in custodia de Oduario Arias», entre los cuales figura «...Exon Ruderiquiz est filius de nostra muliere nomine Rekesenda cum filios kasatos nominibus Rekesenda, suos germanos Mundino et Christovalo». Doc. 159., f. 58r. datado por el transcriptor entre 1025 y 1040; doc. 360, año 1032, f. 134r. es la «Notitia de homines quos tenet frater Vimara...», donde se califica como serviciales a los veintidós hombres que se enumeran en Mazaneto, y de otro se dice que «est casato».

27 T.C., Doc. 513, año 1074, f. 176v.-177r.

28 López Alsina, F, La ciudad de Santiago de Compostela en la Alta Edad Media, Santiago de Compostela, 1988, p. 219.

29 Es difícil establecer con nitidez la condición de los «...homines ad serviendum...» (T.C., doc. 503, año 985, f. 174r.) que en el año 985 Bermudo II cede a Celanova, fórmula cercana a la que se emplea para entregar en el 1007 trece «...homines qui faciant obedientiam et servitium ad ipsam casam...» (doc. 272, año 993, f. 104r.-104v.) pero los hemos excluido del cómputo de los siervos por la posibilidad de que se trate de variantes de la que emplea Alfonso V en el año 1009 respecto a los hombres que habitan en el valle de Ecclesia, para que hagan «...servitium et obedientiam quod soliti fuerunt facere ad regia potestas...» (doc. 480, f. 167v., año 1009). Tal expresión puede aludir a los homines mandationes, que se estimaban jurídicamente libres.

30 T.C., doc. 348, f. 129v.-130v., año 1075, que comprende una sola y breve línea de filiación.

31 «Notitia de pistoribus huius Sancte Cellenove quos episcopus Rodesindus tradidit his qui in hoc cenobio Deo servirent...», Andrade Cemadas, op. cit., t. I,158, p. 222-226.

32 Lucas Alvarez, M., Tumbo de San Julian de Samos, Compostela, 1986, doc. 123 (año 1038-1057) y 124 (año 1084), p. 270-275. En adelante T. Samos. La edición comprende cuadros genealógicos de los grupos serviles empleados también en el presente trabajo y que fueron utilizados ya por Reyna Pastor («Poder y familia en la sociedad foral gallega. Aproximación a su estudio, siglos XIII y XIV», Apéndice, en Pastor, R. (Comp.), Relaciones de poder, de producción y parentesco en la Edad Media y Moderna, CSIC, Madrid, 1990, p. 189-201). Las referencias numéricas que figuren junto a nombres de siervos pertenecientes a Samos corresponderán a las genealogías elaboradas por Lucas Alvarez.

33 Loscertales de Valdeavellanos, P., Tumbos del Monasterio de Sobrado de los Monjes, Madrid, 1976,2 vol., vol II, 108, p. 129-131. Este documento ha sido ya estudiado por J. Gautier Dalché en un interesante trabajo titulado «Les "sarrasins" du monastère de Sobrado», Minorités et marginaux en Espagne et dans te Midi de la France (VIIe-XVIIIe siècles), CNRS, 1986, p. 71-94, donde lo reproduce y traza los cuadros genealógicos correspondientes. La primera edición corresponde a E. de Hinojosa, Documentos para la historia de las instituciones de León y de Castilla (siglos X-XIII), Madrid, 1919, p. 43-45, que le atribuye una data aproximada a fines del siglo XI, siendo posteriormente editado por Vaamonde Lores, C, «B.R.A.G.», Documentos, III, p. 89-91, citado por Pallares Méndez, M. del C, El Monasterio de Sobrado: un ejemplo de protagonismo monástico en la Galicia medieval, La Coruña, 1979, p. 282-284. En adelante citaré por la ed. de Loscertales de Valdeavellanos, como T. Sobrado. Las referencias numéricas que figuren junto a nombres de siervos de Sobrado corresponden a las genealogías elaboradas por J. Gautier Dalché. El gentilicio de sarraceni aplicado a quienes figuran en la genealogía, los muestra como étnicamente pertenecientes a grupos árabes.

34 No hay indicios de que se trate de traditos in capite, ni traditos in manus, ni tampoco de traditos in pactos regule in monasterio. Sobre las diversas formas de traditio practicada por los monjes puede consultarse Orlandis,]., «Los monasterios familiares en España durante la Alta Edad Media», A.H.D.E. y «Traditio in corporis et animae», A.H.D.E., XXIV, 1954. También Isla Frez, A., La sociedad gallega en la Alta Edad Media, C.S.I.C., Madrid, 1992, p. 113. Pero en todos los casos, la traditio tiende a consolidar el sometimiento personal al abad.

35 Pallares, M.C., op. cit., p. 18, muestra al condado de Présaras como zona de convergencia de dos corrientes migratoria durante el siglo IX: una que proveniente del Sur es prolongación de la que se inició en el siglo VIII, y otra que procede del Norte y está integrada sobre todo por astures. R. Hitchcock ha publicado un estudio sobre «Arabic Proper Names in the Becerro de Celanova», Hook, D., y Taylor, B., eds., Cultures in contact in medieval Spain. Historical and Literary Essays Presented to L.P. Harvey., King's College London Medieval Studies, 1990, p. 111-120, que he conocido gracias a la gentileza del Dr. Felipe Maíllo Salgado, en la que el autor pone en duda por ausencia de otros indicios, que en todos los casos en que figuran nombres arábigos, éstos correspondan sólo a mozárabes. Su trabajo intenta poner en cuestión la opinión de Gómez-Moreno, M., Iglesias mozárabes. Arte español en los siglos IX y XI, Madrid, CEH, 1919, reeditado en Granada, Patronato de la Alhambra, 1975. Cabe hacer notar también que dos mujeres del grupo de Sobrado son llamadas por topónimos: Zamorana (Zamora) y Cornadesa (Cornado), lo que hace suponer que provienen de territorios ya cristianizados.

36 Ver Sáez Sánchez, E., «Los ascendientes de San Rosendo», Hispania, VIII (1948) y Pallares Méndez, M. del C, op. cit., p. 58-64.

37 Gautier Dalché, J., op. cit., p. 84, nota 3, considera adecuado datar los primeros «sarracenos» que califica de «esclavos» en los años 60 del siglo XII, relacionando algunos de los personajes que en él figuran con su aparición en otros documentos. Pallares, M.C., op. cit., propone datarlo en tomo a 1152.

38 En la «Genealogía...» del T. Sobrado se emplea los verbos ducere, que Gautier Dalché, op. cit., p. 72, notas 10, 11,12 y 13, relaciona con la posibilidad de que entraran en la propiedad del monasterio a partir de la llegada al mismo de sus dueños originales, excepto en el caso del que venit de Portugalia.

39 Gautier Dalché, J., op. cit., p. 73.

40 Portela Silva, R., y Pallares Méndez, M.C., «El sistema antroponímico en Galicia...», op. cit., p. 29 y González Vázquez, M., y Pérez Rodríguez, F.J., «El sistema antroponímico en Galicia. Tumbo del monasterio de Samos», op. cit., p. 56.

41 Portela, E., y Pallares, M.C., op. cit., p. 30-31. No se generaliza esta situación para la totalidad del espacio situado al N de Duero y del Ebro entre los siglos IX y XIII, como bien puede verse por el conjunto de trabajos en Martínez Sopena, P., coord., Antroponimia y sociedad..., y en las «Conclusiones», p. 398-399.

42 Este documento ha sido analizado desde el punto de vista demográfico por R. Pastor, «Poder y familia en la sociedad foral gallega...» en R. Pastor comp., op. cit., CSIC, Madrid, 1990, p. 171-201. Esta autora hace notar la presencia de grupos convivientes hasta de cinco generaciones. La citada investigadora aceptó entonces la data atribuida por M. Lucas Alvarez. Sin embargo, en el doc. 113 del año 05/marzo/1064, p. 255-256 del mismo Tumbo el monasterio sostiene un pleito ante Fernando I por la casata de Lózara e Incio y de veintiséis cabezas de familia de este documento, se identifican perfectamente al menos las primeras once del «inventario», incluso en el mismo orden. Pero en el documento del 1064 sólo se menciona dos generaciones, padres e hijos, en tanto en el inventario se cuentan hasta biznietos. Por ello, si suponemos unos quince años por generación, el «inventario» debe llegar a la penúltima década del siglo XI, y las primeras generaciones ya adultas y con nietos, ser coetáneas de las últimas de la Notitia de Celanova.

43 T. Samos, 123, año 1038-1057.

44 Seguimos en la caracterización de las líneas de descendencia o filiación a J. Goody, La evolución de la familia y del matrimonio en Europa, Herder, Barcelona, 1986, cap. primero y apéndice primero. La mayoría de los siervos de las tres listas reciben su condición por transmisión hereditaria como se expresa a través de las inflexiones verbales, por ejemplo: T.C., «...Rudericus pistor genuit Luva Ruderiz... », «De Savinia natus est Honorigo... » T. Sobrado, «...natus est... », «...nati sunt...», «...genuit...», «...habuerunt...filiam... », «...nata est...», «...fuerunt filii...» y T. Samos, «...et de illi nati sunt... », «...et genuerunt...», «...nata est...». Para Gautier Dalché, J., op. cit., la condición servil resulta de la existencia misma de la «genealogía», cuya finalidad es la de que los hombres y mujeres de origen musulmán que vivían en Sobrado en la época de su redacción no escapasen a su estado. La macula servil se transmitía hereditariamente por ambos progenitores o por aquél que fuese de condición servil, de cualquiera de los sexos. Ver Gautier Dalché, J., op. cit., p. 73. Expresiones como «Aulfus fuit de criatione de episcopo Rudesindo... », marcan la vinculación por el nacimiento y la crianza en la casa del amo, que tenía cierta semejanza con la idea de la multiplicación del ganado (por ejemplo, T. Sobrado, II, 167, 1220, p. 179-180, «...Adido etiam medietatem de equabus meis cum tota sua creatione...»). Es desigual la cantidad de generaciones comprendidas por los distintos documentos: en la Notitia de Celanova, sobre 30, una abarca 7 generaciones, 15 entre 6 y 4 y el resto entre 2 y 3; la «Genealogía...» de Sobrado, 15 líneas de 3 generaciones, 2 de 4,1 de 5 y 4 de 2, y el «inventario» de Samos, 23 líneas, de las cuales más de la mitad tiene de 3 a 5 generaciones, en tanto el resto sólo 2.

45 Pistor era el esclavo que originariamente hacía girar la muela, o molía el grano en forma manual, para triturarlo.

46 T.C., f. 56r., 57v., «Aulfus fuit de criatione de episcopo Rudesindo statuit ei servitium suum sicuti aliis fecit,... ». Otros figuran destinados «Ad quodcumque opus voluerint, ...». Cabe sospechar que lo mismo ocurre en T. Sobrado, II, p. 129-131. pese a que los primeros musulmanes de cada línea pueden haber sido portadores del oficio al que se dedican y de que algunos de sus hijos lo heredan.

47 T. Sobrado, f. 50r.-51r., p. 129-131, «Iste Martinus Porra habuit uxorem galegam de ingenuo genere,... ».

48 Así consideramos a los que estos documentos califican de homine y mulier.

49 T. Sobrado, ibidem, «Frater Menendus Velasquit emit Ali Muogu textor... », «Frater Menendus Velasquit emit Ali Gurdu... ». «Bofada et uxor sua Zeina fuerunt de patre donni Vele, et dederunt illos fratribus Superaddi suifilii domno Vela et Velascus Fernandi de Portugal;...».

50 En el caso de la Notitia de Celanova figura la siguiente cláusula: «Et sunt iura patronatus eclesiarum que pertinent ad monasterium santi Rodesindi de Cellanova. Scilicet quod debitum anuatim debent solvere dicto monasterio Cellenove.
Pro ecclesia de Intrimo decem et octo morapetinos longos.
Pro Grou decem et sex morapetinos longos.
Pro Sancti Genesi duodecim morapetinos longos
».
Los lugares mencionados en esa nota que los transcriptores atribuyen a mano posterior, probablemente de los siglos XIII y XIV, no se hallan entre los de la
Notitia. Cabe sin embargo preguntarse si lo que la relaciona con el documento es que los siervos arriba enumerados pagarían en algún momento cantidades semejantes, conmutación por capitación que hubo de realizarse después del último cuarto del siglo XII, pues Alfonso VIII comienza a acuñar maravedíes en 1174. No hay indicio del pago de capitaciones en el texto.
En el caso de
T. Sobrado, una cláusula final, según la transcriptora, «De letra moderna», explica la condición y utilidad de los «moros» (sic) del monasterio y su condición de «esclavos». No figura ninguna renta ni tributo, como tampoco en el «inventario» de Samos.

51 Se prefiere en este caso correr el riesgo de ser reitativo a poco claro. En ningún momento se dice en la Notitia del T.C. que los individuos involucrados son servi. Lo que los identifica como tales son: 1) el desempeño de oficios tradicionalmente asignados a esclavos domésticos, 2) el que uno de los nombrados «fuit de criatione de episcopo Rudesindo», 3) la declaración de que el mismo obispo«statuit ei servitium suum sicut aliis fecit» para algunos, en tanto que otro grupo estaba afectado «Ad quodcumque opus voluerint» y la finalidad misma de la Notitia, de establecer la condición y la relación hereditaria con el cenobio. Lo mismo ocurre en la «Genealogía...» del T. Sobrado, donde tampoco se halla alusión directa alguna a la condición servil de los mencionados en ella, salvo en el caso de uno, beneficiado por una carta de manumisión. Ver Gautier Dalché, J., op. cit., p. 73 y nota 18. Tampoco se menciona la condición servil en el «inventario» de Samos.

52 Pallares, M.C., op. cit., p. 181, nota 118.

53 T. Samos, 123, p. 270-274. «Octavia venit de Galegos...».

54 Ibidem, «Godina presit maritum in Omano... ».

55 T. Samos, 123, p. 270-274: «Villa de frugulfi media quam comparavit abbas domnus Didacus...».

56 Gautier Dalché, J., op. cit., p. 71, nota 9, estimaba que la aceptación de esta presunción establecía un hiato temporal considerable entre los «sarracenos» de la primera generación en cuanto a la data de su adquisición. Se puede pensar que constituyen parte de las inversiones productivas realizadas por el cenobio desde la segunda mitad del siglo XII. Ver Pallares, M.C., op. cit., p. 208 y sig.

57 Ver Mattosso, J., «S. Rosendo e as correntes monásticas da sua época», Do tempo e da História, V, Lisboa, 1972, p. 5-27, sobre el benedictismo carolingio.

58 T. Sobrado, II, 13,1142, p. 30-32. Sin embargo, Pallares, op. cit., p. 152, nota 9, ubica la llegada de los sarracenos con posterioridad a 1152.

59 Ver nota 43.

60 T.C., I, 158, p. 222-226, «...Maria Sauariquiz que est socra de Petro Eriz de Sancta Eulalia... »; «...E rmesinda Menendiz et germana...»; «...sobrino de Gostremiro...».

61 Figuran en la «Genealogía...» del T. Sobrado, los tres hijos de Martinus Porra, que «...habuit uxorem galegam de ingenuo genere, et genuit ex ea Mariam Martini et Petrum et lohannem et aliam parvulam»; María Iohannis, hija de Maria Petri y «...de Iohanne Palumbo, petrario galego», Fernando Munit, hijo de Maria Ordonii y de «…Munione Argeiru, galegu», Petro de Meira, hijos de Elvira Fernandi y de «...Petrus de Meira, filius de patre galego», un puer parvulus, nacido de Martino Femandi «...et de una mutiere de Regaría et galega,... », Marina, nacida de Maria Petri, «...filia de uno hominegalegu... et alia filia de alio patre galegu», Martinus, Michaelem y Mariam Petri fueron hijos de Petrus Lufas «...et de matre galega» y Serra, Iohannes y Petrus Guillelmi nacieron de Guillelmo Arias «...et de una galega». Por último, el hijo de Iohannes Zada y de una «mutiere galega» es llamado Petrus Maurus.

62 Fuera de maritus, uxor, filius, solo se menciona una nepta.

63 Feller, L., «La population abruzzaise durant le haut Moyen Âge: les conditions d'une croissance démographique (VIIIe-IXe siècles)», Demographia e società nell'Italia medievale, a cura di R. Comba e I. Naso, Cúneo, 1994, p. 327-349.

64 Ver al respecto los ya citados trabajos de E. Portela y M.C. Pallares, de M. González Vázquez y F.J. Pérez Rodríguez, de M.C. Rodríguez y M. Durany Castrillo, de R. Durand, y en general todos los que integran el volumen sobre Antroponimia y sociedad..., y los de Genèse médiévale..., vol. I, especialmente Bourin, M., «Bilan de l'enquête: de la Picardie au Portugal,...», ya citado, p. 244-245. Es preciso sin embargo, diferenciar la opinión de M.C. Rodríguez GonzálezM. Durany Castrillo (evolución paralela del stock de nombres y el uso creciente de la de dos elementos) y la de E. Portela-M.C. Pallares (pese a la impresión contraria, no sería el cambio de sistema el que conduce a la reducción del stock, sino la confluencia-influencia de dos procesos de origen diferente entre los años centrales de los siglos X y XII, cuando se producen alternativas difíciles de explicar: el número de los nombres en uso mantiene una cierta estabilidad que coincide, sin embargo, con una concentración crecientemente acelerada y la presión de la cristianización de los nombres que lleva al triunfo final de los nombres de dos elementos como solución a los problemas ocasionados por la homonimia creciente) y la de M. González Vázquez y F.J. Pérez Rodríguez (la concentración creciente produce la reducción del Stock de nombres y la necesidad de una mayor complejidad en el sistema antroponímico como individualizador).

65 La optimización del sistema se lograba por el enlace preferente con la monarquía, que es en los siglos IX y X el pivote de las relaciones matrimoniales de la aristocracia gallega. La situación de la relación entre monarquía y aristocracia es semejante a la que describe R. Le Jan (Famille et pouvoir dans le monde franc (VIIe-Xe). Essai d'anthropologie sociale, Paris, 1995, p. 293), entre los carolingios en el siglo IX, pero con la diferencia de que a partir de Fernando I la estrategia de la monarquía debe variar en razón de la unificación del reino, tal vez ya pensada por Bermudo III.

66 Como la aristocracia laica con la que rivaliza, el monasterio de Celanova comienza una acción expansiva sobre la propiedad alodial en coincidencia con la aristocracia desde la última década del siglo X. Los campesinos libres buscan entonces en la encomienda y otras fórmulas comparables, una garantía de permanencia en sus tierras y de protección por parte de los poderosos, aunque también venden o pierden sus derechos de propietarios por ejecuciones judiciales. Ver Carzolio de Rossi, M.I., «Cresconio, prepósito de Celanova, un personaje gallego al filo del siglo XI», Cuadernos de Historia de España, Buenos Aires, 1973, p. 225-279. Sobre el empleo de la incommuniatio en tierras de Celanova, manera análoga a la profiliatio (Pastor, R., Resistencias y luchas campesinas en la época del crecimiento y consolidación de la formación feudal Castilla y León, siglos X-XIII, Siglo XXI, Madrid, 1980, p. 60 y ss.), ver Isla Frez, A., «Las relaciones de dependencia en la Galicia altomedieval: el ejemplo de la 'incomuniación'», Hispania, XLIV (1984), p. 5-18.

67 Ver T.C., doc. 180, año 1010, «...Item vendivit nobis ibidem Elario suam rationem... et dedit nobis illas in ofertione pro eo que querebamus [...] mittere servitiale et non erat sua voluntate, ...». Ver Carzolio de Rossi, M.I., «Cresconio, prepósito de Celanova...», op. cit., p. 277-278.

68 T.C., doc. 29, año 1037, f. 15r.-15v. Determinación del coto monástico por Bermudo III.

69 García de Valdeavellanos, L., Historia de España, II, p. 295. Del mismo autor, «El 'renovo'. Notas y documentos sobre los préstamos usurarios en el reino astur-leonés (siglos X-XI)», C.H.E., LVIILVIII, Homenaje al Dr. C. Sanchez Albornoz, 1973, p. 408-448.

70 T.C., doc. 152, f. 55r., años 1000 y 1026,74 homines de criatione y 159 (1025-1040), 44 «Notitia de homines quos tenetfrater Vimara, in Savuci... ».

71 T.C., doc. 552, año 1007, «Preito entre Velasco Nuñez, en representación do mosteiro de Celanova, e Nausti Didaz ante Alfonso V, pola autoridade sobre varios homes de Froiás que eran descendentes duns homes que San Rosendo trouxera dende Monterroso», publicado por Hinojosa, E. de, Documentos para las Instituciones de León y Castilla (siglos X-XIII), Madrid, 1919, p. 11, citado por Sánchez Albornoz, C., «Declinación histórica de los homines mandationis», Estudios sobre Galicia en la Temprana Edad Media, La Coruña, 1981, nota 57, p. 331, donde aporta otros testimonios en el mismo sentido.

72 La supervivencia de formas simples es correlacionada por J.A. García de Cortázar, C. Díaz Herrera y E. Peña («Antroponimia y sociedad del Cantábrico al Ebro en los siglos IX a XII», en Martinez Sopena, P. (coord.), op. cit., p. 211 y 403), con una menor presión a favor de la inserción del individuo en estructuras familiares de linaje, hipótesis sólo confirmable según los autores de las «conclusiones», con listados genealogicos que abarquen a todos los grupos sociales.

73 Portela, A., Pallares, M.C., «El sistema antroponímico...», op. cit., p. 35.

74 Los números romanos y letras que los acompañan corresponden a la tipología del sistema antroponímico elaborada por M. Bourin y P. Chareille, en «L'enquête: buts et méthodes», Genèse médiévale de l'anthroponymie moderne, t.I, Tours, 1990, p. 11-12.

75 E. Portela y M.C. Pallares («El sistema antroponímico en...», op. cit., p. 33) estiman que la reducción de registros y el retraso en las testificaciones de la adopción del sistema ya visible en la parte principal del documento son factores de la indefinición de gran parte del siglo XI. M. González Vázquez y F.J. Pérez Rodríguez testifican acerca del segundo fenómeno en el T. Samos y extienden al primero al siglo XII. M. Durany Castrillo y M.C. Rodríguez González («El sistema antroponímico...», op. cit., p. 88) observan la vacilación sin atribuirle causas, y la tratan como alternativas de la imposición del sistema de dos elementos, y sostienen que no hay variaciones en el comportamiento antroponímico cuando se utiliza todo el registro o solamente la parte principal.

76 La solución se halla más allá de las investigaciones antroponímicas mismas y se encontrarán posiblemente en la vinculación entre las relaciones de parentesco y sus funciones en relación con las estructuras del poder. Hay ejemplos de ello en el ya citado libro de R. Le Jan y en el de M.A. Bermejo Castrillo, Parentesco, matrimonio, propiedad y herencia en la Castilla altomedieval, Madrid, 1997.

77 De todas maneras no es ese cambio tan precoz como en Cataluña. Ver al respecto Zimmermann, M., «Les débuts de la "révolution anthroponymique" en Catalogne (Xe-XIIe siècles)», en Martínez Sopena, P., coord., Antroponimia y sociedad..., p. 294.

78 Portela, E., y Pallares, M.C., «El sistema an toponímico...», op. cit., p. 32-33, marcan un período de transición entre 1075 y 1175; por su parte, González Vázquez, M., y Pérez Rodríguez, F.J., «El sistema antroponímico...», op. cit., p. 56-57, ubican esa etapa en el siglo XI, en coincidencia con Rodríguez González, M.C., y Durany Castrillo, M., «El sistema antroponímico en el Bierzo», ibidem, p. 87-88.

79 «Le système anthroponymique portugais...», Antroponimia y sociedad..., p. 104. En este caso, se puede hablar según el autor de revolución antroponímica, pues el cambio se produce sin período de transición.

80 Lo que sería otro argumento en favor de la tesis de E. Portela y M.C. Pallares, de que se trataría de procesos distintos pero convergentes.

81 Tal suposición es planteada por E. Portela y M.C. Pallares, «El sistema antroponímico...», op. cit., p. 40.

82 La particularidad de una evolución simultánea de los sistemas femenino y masculino es marcada al respecto por R. Durand («Le système anthroponymique portugais...», op. cit., p. 108). En Celanova se produce el mismo fenómeno con un breve retraso del sistema femenino antes del 1075.

83 Ver Mattoso, Ricos-homens infancoes e cavaleiros. A nobreza medieval portuguesa nos séculos XI e XII, Guimaraes ed., Lisboa, 1985, p. 110-111, para la ejemplificación de ambos casos en la nobleza portuguesa.

84 Mattoso, J., op. cit., p. 110, sólo puede anotar dos casos de solares en la primera mitad del siglo XII, siendo el resto, indicaciones de procedencia.

85 Portela, E., Pallares, M.C., «Elementos para el análisis de la aristocracia antomedieval de Galicia: parentesco y patrimonio», Studia Historica. Historia Medieval. Vol. V (1987), p. 18-23, que citan conclusiones similares de J. Matosso (Ricos-homens infancoes e cavaleiros..., p. 104-113) respecto a la nobleza galaico portuguesa. El sistema de herencia implicado que exige la división igualitaria entre los herederos en cada generación y la gran propiedad dispersa, con múltiples centros de residencia, atentan según la opinión de G. Duby («La nobleza en la Francia medieval», Hombres y estructuras de la Edad Media, Siglo XXI, Madrid, 1980, p. 63-64) contra la aparición de la conciencia de linaje pues estas representaciones se apoyaban principalmente en la idea de una residencia común, cuna de la familia, heredada de padres a hijos y cuyo nombre llevaba la descendencia: así el «linaje» se representó como una «casa». Este sería el caso de la aristocracia gallega al menos hasta la segunda mitad del siglo XII. He tenido recientemente ocasión de leer la tesis de M.A. Bermejo Castrillo, Parentesco, matrimonio, propiedad y herencia en la Castilla Altomedieval, las reflexiones coincidentes de este investigador acerca del tema. Sostiene que desde el siglo XII y para el espacio objeto de estudio, la concepción parental bilateral cede ante otra dinástica, Geschlecht, «En la que la creciente exclusividad de filiación vertical y agnática halla reflejo entre la nobleza en la masculinidad de las pautas de transmisión de la herencia, de la autoridad y de la propiedad territorial».

86 Si invertimos una de las reflexiones presentadas en las "Conclusiones", Antroponimia y sociedad..., p. 403, una menor presión a favor de la inserción del individuo en estructuras familiares de linaje, vale decir, la continuación del régimen de división igualitaria de la herencia campesina, llevaría a la pervivencia de formas simples de denominación (nombre único).

87 Seguimos aquí casi literalmente las reflexiones de Bermejo Castrillo, M.A., op. cit., p. 99-100 quien cita a su vez a D. Herlihy, Medieval Households, Cambridge, Harvard University Press, 1985, p. 83.

88 Portela, E., y Pallares, M.C., op. cit., p. 43.

89 Op. cit., p. 70. En éste caso sí se comprueba que los individuos con doble nombre superan claramente a los de nombre único, como es ya la norma en ese siglo.

90 Portela, E., y Pallares, M.C., op. cit., p. 46-47. Ambos autores consideran prueba de que el cambio en el sistema de denominación no tiene que ver con la articulación linajística de los grupos aristocráticos — de la que para Galicia no hallan constancia hasta fines del siglo XIII o comienzos del XIV — el hecho de que afecta a nobles y no nobles. No obstante lo estiman expresión de una forma de patrilineaje. Ver su investigación sobre la familia de Pedro Froilaz de Traba, «Aristocracia y sistema de parentesco en la Galicia de los siglos centrales de la Edad Media. El grupo de los Traba», Hispania, LIII/3, núm. 185 (1993), p. 823-840, especialmente p. 825-826.

91 Ver próximamente «Reflexiones en torno a esclavitud y servidumbre en la Alta Edad Media gallega. Los siervos de San Rosendo», Anales de Historia Antigua y Medieval, Buenos Aires, No. 31 (en prensa). Por otro lado, la misma representación de las familias serviles por líneas de filiación se utiliza tanto en Sobrado como en Samos en los documentos que figuran en el apéndice de este trabajo.

92 López Alsina, F., La ciudad de Santiago de Compostela en la Alta Edad Media, Santiago de Compostela, 1988, p. 214, considera que el término casata designa originariamente a los troncos familiares que constituyen una gens y que la única realidad que pueda justificar su uso indistinto para libres como para siervos, es la presencia común de grupos familiares extensos.

93 T.C., doc. 258, f. 94r.-95r. Se relata la sustracción de dependientes del monasterio por acciones violentas por parte de Hosorius Didaci y Monio Ovecoz.

94 Ver las genealogías trazadas en «Elementos para el análisis...», p. 29-32. En cuanto a los siervos, en la línea de filiación I. Descendencia de Rodericus pistor puede verse como el nombre de éste pasa a su nieto Rodericum Moixa, que entre la 4a. y la 5a. generaciones Arias Sesnandiz tiene un hijo llamado Arias Arias y que entre la 7a. y 8a. generaciones María Godestez tiene una hija llamada María Martiz. Más notoria es la transmisión en la línea de filiación II. La descendencia de Vincentius pistor (alio), entre la 2a. y 4a. generaciones, Augeniam Vincez tiene una hija y una nieta homónimas, y entre la 3a. y la 5a. generaciones, Erus Balduz tiene un sobrino de su mismo nombre, que a su vez tiene un sobrino homónimo. No es nada difícil comprobar esas coincidencias en muchas de las líneas de filiación.

95 Precios pagados por el monasterio: T.C., doc. 254, año 942, f. 92v. «scala argentea de Ve solidos et IIIes, argenteos... » (este objeto, que se relaciona con la presencia de aurífices que aparecen como testigos, debe ser obra de un artesano libre, pero seguramente no lo son los que produjeron los objetos que a continuación se mencionan; doc 504, año 945, f. 174, «...peile valente duos boves...»; doc. 164, año 967, f. 59r., «...lenzo tremissale...».

96 Nobili, M., «Formarsi e definirsi dei nomi di famiglia nelle stirpi marchionali dell'Italia centrosettentrionale: il caso deglo Obertenghi», Nobiltá e Chiese nel Medioevo e altri saggi. Scritti in onore di G.G. Tellenbach, a cura de C. Violante, Jouvence, Roma, 1993, p. 77-96, especialmente p. 91-92 y Bourin, M., «Bilan de l'enquête: de la Picardie au Portugal, l'apparition du système anthroponymique à deux éléments et ses nuances régionales», op. cit., t. I, p. 246.

97 Parisse, M., op. cit., t. III, p. 18, contiene una secuencia de usos notariales de los cuales, el último podría corresponder al de la Notitia del T.C..

98 En ese sentido podría interpretarse la escasez del registro de apodos en el T. Samos que no sólo alcanza al «inventario». Ver González Vázquez, M., y Pérez Rodríguez, F.J., op. cit. p. 60.

99 Ver la importancia del empleo del apodo en T. Sobrado, en Portela, E., y Pallares, M.C., «El sistema antroponimico en Galicia...», op. cit., p. 34 y 44.

100 Confirmación a la que alude la expresión de «quod vocant...», «vocatus... », que a veces precede al apodo en los documentos.

101 Se sigue en estas consideraciones las observaciones de M. Nobile respecto de los sobrenombres de familias aristocráticas, op. cit., p. 91, por cuanto aún cuando el autor no se está refiriendo específicamente a los apodos, creemos que el fenómeno presenta aspectos de universalidad.

102 Se siguen aquí nuevamente las reflexiones de M. Nobile, op. cit., p. 92, pero a la vez, tratando de establecer diferencias con la aplicación de los apodos en los siervos, para los que incluso su transmisión a la descendencia es impuesta.

103 «L'esclavage dans le monde ibérique médiéval», A.H.D.E., nota 39, XI, Madrid, 1934, p. 381. Según este historiador, ‘c'est une coutume arabe de donner aux esclaves des surnom empruntés au rège animal». No parece corresponder a los nombres de la Notitia o a los de las «Genealogías», el caso de los nombres literarios fundados en nombres de cosas o de animales que subrayan situaciones dramáticas de nacidos-muertos, abandonados o exiliados, no bautizados, que por tal circunstancia se conciben bestializados (Beck, P., «Discours littéraires...», op. cit., p. 125. No parecen recibir apodos bestializantes Ali Gurdu y Fatima Regannada (VIII), en las «Genealogías» y «ambo pagani mortui sunt».

104 La mayor parte de los significados anotados proceden de Coraminas, Diccionario crítico etimológico de la lengua castellana, Gredos, Madrid, 1954, aunque también de Rodrigues Lapa, M., Vocabulario Galego-Portugues, tirado da edicao crítica das «Cantigas d'escarnho e de mal dizer», Galaxia, 1965, y de Rivas Quintas, E., op. cit.

105 La consulta de Fr. J. Santa Rosa de Viterbo, Elucidario das palavras, termos e frases que en Portugal antigamente se usaram, Porto-Lisboa, 1966,3 vol., produjo algunas diferencias con los significados atribuidos por Verlinden.

106 Rivas Quintas, E., op. cit., registra su utilización en inscripciones latinas.

107 Rivas Quintas, E., op. cit., p. 139, ofrece una relación diferente: con el nombre galo de varón Corbus.

108 Es el caso de Petrus Codeneru (I, I.I, 5), Petrus Arranca (II, II.I, 4), Pelagio Farrado (aunque puede sospecharse que represente otra grafía de fanado) (III, 3), Pelagio Maca (III, 5), Ordonio Kachu (cuyo apodo podría contener connotaciones sexuales) (IX, 3), Petrus Ranado, Iohannes Viola (VII, 5), Petro Macro (VII, 5), Santio Sizerode (VII, 5), Pelagius Carapote (VII, 6), Iohannes Printum (VIII, 4), Petrus Malsertor (IX, 3), Fernando Ardaga (X, 3), Martinus Talinum (X, X.I, 5), Pelagius Netu (XI, 3), Petrus sorvunculo (XIV, 2). Es tentador relacionar el apodo apellido de Arias travessu (II, II. 1, 4) con un vocablos gallego actual: traveso, vale decir bullicioso. Pero nada autoriza a realizar tal identificación. Printum puede proceder de la deformación de Pintus, que quizá deriva del latino Pictus (Rivas Quintas, E., op. cit.).

109 Birolini, A., «Étude d'anthroponymie génoise», Mélanges de l'école française de Rome. Moyen Âge, t.107, 2-1995, p. 467-496, especialmente p. 483, pone en guardia sobre su interpretación siempre delicada.

110 Pastoureau, M., «Du nom à l'armoirie. Héraldique et anthroponymie médiévales», Genèse médiévale..., t. IV, p. 83-105, especialmente p. 97-98.

111 Pastoureau recuerda entre las enseñas de los oficios el de un buey o un puerco (lecton) para los carniceros, por ejemplo.

112 El mismo origen pueden tener los apodos-apellido de Petro Scorzo (vasija) (VIII, 4), Pelagio Menia (mení era el paño o bayeta con que las campesinas hacían sus mantillas) (II, II.II, 4) Martino Begon y Aloito Begon (begón o bicon, azada) (XXII, 1), Femando Ferro Agudo (XI, 4), Petro Rutura (IX, 3) (rotoria? = roturación) en la Notitia.

113 Rivas Quintas, op. cit., p. 478.

114 Sobrado, VII.

115 Posiblemente también responde a una característica física los apodos de Nuno Ruvial o Ruibal (III, 5) (rojizo?), y Fernando Farrado o Fanado (cortado, mutilado) (III, 4) (ver Rodrigues Lapa, M., op. cit.). El apellido-apodo de Pelagio Mauro (III, 5) puede referirse tanto a su origen como al color de su tez.

116 A qué se deben, los apodos de Petrus Pinto (XVIII, 3) o de Maria carreta (XXI, 4)?

117 Tomamos las citas de Laliena Corbera, C, «Los sistemas antroponímicos en Aragón durante los siglos XI y XII», Antroponimia y sociedad..., p. 309; García de Cortázar, J.A., «Antroponimia en Navarra y Rioja en los siglos X a XII», Estudios de Historia Medieval en Homenaje a Luis Suárez Fernández, Valladolid, 1991, p. 175-191.

118 Rivas Quintas, E., op. cit., p. 11.

119 La dificultad para distinguir los nombres por su origen, en el caso de que fuesen griegos de procedencia bizantina o bien cristiana, antiguos nombres latinos, relacionados o no con la fe cristiana, y hebreos, seguramente por transmisión evangélica en un cuadro porcentual, ha hecho que se prefiera en este caso, constituir con ellos un solo grupo.

120 Rivas Quintas, E., op. cit., p. 140, lo relaciona como los otros con la mística cristiana. En este caso, inspirado en el «crescebat» de Cristo en los Evangelios.

121 La existencia de este nombre entre los más usados, pone en cuestión la espectativa de hallar Jacobos.

122 Rivas Quintas, E. op. cit., p. 136, considera que algunas formas de Cidi pueden tener origen latino, aunque en su mayor parte proceden del árabe.

123 Se considera aquí los 72 nombres más utilizados.

124 También E. Portela y M.C. Pallares, en «El sistema antroponímico en Galicia...», op. cit., que realizan un muestreo más extenso afirman que «el origen de los siete nombres más usados en cada tramo cronológico demuestra un claro predominio de los de procedencia germánica en el punto de partida, en el período anterior al año mil», aunque no los detallen.

125 Pelagius y Petrus son los dos nombres más difundidos en el NO hispánico, según asegura E. Rivas Quintas, op. cit. El primero, de origen griego estaba ya muy difundido entre los visigodos. Es posible que su auge se haya mantenido por el martirio del santo niño de ese nombre nacido en el 912 en Pontevedra y asesinado en el 925 en Córdoba. Sin embargo no parece que el santoral local haya ejercido atracción sobre los nombres serviles, sino más bien el neotestamentario como en el caso de María, Pedro y Juan. Pedro aparece como la contrapartida masculina de María.

126 Pelayo, Pedro, Martín y Juan se hallan entre los quince primeros en el conjunto del período tratado, pero los nombres cristianos no se imponen como en Sobrado, cuyo muestreo llega al siglo XIII, ni como en Samos, donde alcanza al siglo XII.

127 Si bien la tasa de concentración sigue avanzando hasta el 30% en tomo al 1125, no tenemos en cuenta los dos últimos períodos por referirse a efectivos más débiles.

128 De la misma manera que en el caso de los dos nombres predominantes, los altos porcentajes correspondientes a los tramos que comienzan en 1100 y 1125, han sido obtenidos con muestras menos numerosas.

129 No debe olvidarse al respecto, que coincidentemente con el movimiento de reforma eclesiástica europeo, Femando I desplegó una acción de apoyo a una reforma disciplinar eclesiástica en sis reinos, expresada en las disposiciones del concilio de Coyanza (1055) (Ver García Gallo, A., «El concilio de Coyanza», A.H.D.E., XX, 1950, p. 275-633).

130 Bourin, M., «Désignation et anthroponymie des femmes en Bas-Languedoc: l'exemple du cartulaire du chapitre d'Agde», Genèse médiévale de l'anthroponymie moderne, t. II-2, «Persistances du nom unique», Tours, 1992, p. 170-171.

131 Otras formas alternativas de identificación se dan sin mención del nombre propio de la sierva, sino con el sustantivo filia.

132 Aquí hay que considerar que la muestra empieza tardíamente respecto de su reinado y que en generaciones anteriores pudo tener mayor éxito.

133 En este caso hay que tener en cuenta la prolongada duración de su reinado.

134 Todos de breve duración.

135 Gautier Dalché, J., op. cit., p. 77.

136 No es nada probable que los siervos participaran de los saberes que pone de manifiesto J.-Y. Tilliette («Sémantique du nom de personne dans le Haut Moyen Âge (VIe-XIIe siècle)», Genèse médiévale de l'anthroponymie moderne, t. IV, p. 3-22.

137 Polo de Beaulieu, M.A., «La dénomination dans les recueils d’exempta», y Bourin, M., «Bilan de l'enquête: de la Picardie au Portugal,...», Genèse médiévale..., t. IV, p. 23-47 y 233-246, p. 246, respectivamente.

138 Tilliette, J.Y., «Sémantique du nom de personne...», Genèse médiévale..., t. IV, 1997, p. 3-19, especialmente las conclusiones, p. 19, donde diferencia el significado del aserto para cratylianos y priscianos, es decir, entre quienes emplean el nombre para asignar al individuo su lugar en el cosmos, haciéndolo coincidir con su esencia, y los que situan al ser nombrado en una cadena syntagmática, el individuo en el grupo....

139 Bourin, M., «Désignation et anthroponymie des femmes en Bas-Languedoc...», Genèse médiévale..., t. II-2, Tours, 1992, p. 166.

140 Ver Durand, R., «Trois siècles de dénomination aristocratique Portugaise d'après la littérature généalogique», Genèse médiévale..., t. III, p. 42-43. Es posible pensar que el monasterio de Celanova, próximo a la región que se constituiría como condado de Portugal y que en épocas de Enrique sufriría intentos de atracción hacia aquella corona en la primera mitad del siglo XII, compartiera los usos predominantes en aquel territorio. Pero eran compartidos por toda la población o sólo por la nobleza? El propio Durand, en su artículo «Données anthroponymiques du Livro Preto de la Cathédrale de Coïmbre, Genèse médiévale..., p. 219-223, halla una persistencia del predominio del nombre único hasta fechas cercanas a 1130. Parece posible que la utilización del doble nombre sirviese para la construcción de las líneas de filiación de las gentes de condición servil.

141 Gautier Dalché, op. cit., p. 75.

142 Creemos que, en este caso, el apellido es un apodo.

143 Le Jan, R., Famille et pouvoir dans le monde franc (VIIe-Xe siècle), Paris, 1995, p. 343. La autora interpreta esos nombres como la expresión de los lazos afectivos que unían ciertos miembros de la familia a los amos. También significaba por parte del esclavo la búsqueda de la protección del amo (p. 191). A veces estos nutritus recibían una tierra como muestra de afecto, como es precisamente el caso de Muzalha — de posible origen musulmán, nodriza de Rosendo, emancipada y dotada de una tierra por éste (T.C., I, 172, p. 240-241).

144 Beceiro Pita, I., y Cordoba de la Llave, R., La nobleza castellana. Siglos XII-XV, C.S.I.C., Madrid, 1990, p. 192. Es acertada la observación de los autores de que el modo de denominación «devenía la expresión de un sistema de representación que rechazaba hacia la periferia a todos los que no pertenecían al mismo medio social», pero no que el patrimonio onomástico no fuera compartido.

145 Sin embargo pueden registrarse algunos: ver nota 109.

146 T.C., II, 550, f. 188, s.d., Amigo Viliulfiz ansario y Amigo tezedore; I, 152 (1000-1026), p. 216-217, Baltario ferrario y Piniolo ferrario; II, 468 (1026), p. 647, Perrario, II, 160, s.d., p. 227-228, Godemiro ferrario; I, 239 (1044-1047), Iakinto carpentario de Ceio y Nezero carpentario.

147 Rivas Quintas, E., op. cit., p. 13-14.

148 Beck, P., «Discours littéraires sur l'anthroponymie (VIe-XVIe siècles), Genèse médiévale..., t. IV, p. 121-161, anota que tres conversos musulmanes no cambian su nombre en Waquelin, Jean, La belle Hélène de Constantinople y que Galafre le Sarrazin es confirmado como nombre cristiano. Considera por ello que la conversión antroponímica aparece en la literatura menos esencial que la donación del nombre.

149 T.C., f. 192r., II, 558 (952) Alfidius abbas confirmons (Abu al Fida'); f. 180v., II, 529 (953) Zitoni confessus (Sayyidun, Zaydun); f. 80r., I, 221 (954), Maruane presbiter (Marwan); f. 176v., II, 511 (955) Ziton abba (Sayyidum, Zaydun); f. 133v., I, 356 (959), Zalamma presbiter (Salama); f. 160r., II, 461 (982) Manni conversus confirmans (Mani); f. 149r., I, 428 (983), Zeit diaconus (Zeit), ibidem, Kazem presbiter (Qasim), ibidem Dominicus Zicri diaconus (Zakariyya? Dhikri?); f. 150r., I, 432 (983) Abdalla presbiter testis (Abd Allah); f. 38v. ; I, 94 (987), Timimi presbiter (Tamim), ibidem Melhe presbiter (Mahli); f. 28v., I, (1000), frater Aiub presbiter confirmans (Ayyub); f. 27v.-28v., I, 69 (1000) frater Abaiube confirmans (Ayyub); f. 80v.-81v., I, 225 (1010), Aiub confessus confirmans (Ayyub); f. 12v.-13r., II, 21 (1095), Almachius conversus (al-Makki).

150 Hitchcock, R., op. cit., p. 113, «In the documents it is clear that to possess an Arabic name attracted no opprobrium per se; indeed Arabic names were sometimes retained through various generations. The holders of such names formad an integral part of the new communities».

151 Barthélemy, D., «Qu'est-ce que le servage, en France, au XIe siècle?», Revue Historique, CCLXXXVII/2, p. 233-284, especialmente p. 266-267, ha considerado los homenajes serviles o los reconocimientos solemnes de servidumbre en el siglo XI como paralelos a la demostración permanente del rango por parte de los nobles. En aquéllos, los siervos son obligados a reconocerse tales. Podría hacerse en la península una valoración semejante de los relativamente frecuentes pleitos por la pertenencia de homines, ya que implican un testimonio público de su pertenencia a determinada institución, y en cada caso se establece su filiación aunque sea de manera somera. Parte de los que figuran en el T. Sobrado, en el «inventarium» de Lózara (123, 1038-1057), aparecen en el pleito (113, 1064) mantenido entre los monasterios de Samos y Destriana y otros en una investigación realizada a raíz de diferencias entre Samos y el tenente de Caurel (124, 1084). En todos los casos se recurre a juramentos de testigos.

152 De manera que de los 366 individuos contabilizados por R. Pastor, op. cit., sólo figuran los nombres de 252 en líneas directas, que alcanzan a 294 (159 varones y 136 mujeres) con los nombres de parientes que aparecen en las designaciones complementarias (por ejemplo,...mulierem... filiam de Sisnando Baltariz).

153 El inventario de Samos es el único que contiene esta dominancia de nombres solos, semejante al uso del monasterio de Marmoutier. Ver, Parisse, M., «Sur noms en interligne», Genèse médiévale de l'anthroponymie moderne, t. III, Tours, 1995, p. 7-24, especialmente p. 16-17.

154 Pallares, M.C., op. cit., p. 160.

155 De allí que puede pensarse que pese a que la fórmula nombre + nomen paternum corresponde a una segmentación de la familia por par de generaciones distinguiéndose de la forma de ancestro epónimo en los hombres libres, su empleo en el caso de los siervos es el instrumento que señala con mayor eficacia la filiación.

156 En la Notitia de Celanova, de 87 varones con descendencia, 68 transmiten a la totalidad o a algunos de sus hijos, su propio nombre como apellido.

157 T.C., 158, II, p. 222-226, también «genuit Nunu Petriz qui est in Ramiranes», «genuit...Nunus Pelles qui est in Sancta Marta», las denominaciones territoriales bajo las cuales aparecen algunos siervos y que pueden ser ilustradas con la expresión «Pelagius de Carrazedo est de Manzanada de parte de sua matre», que puede implicar obligaciones derivadas de su filiación. En el T. Samos hay expresiones de valor semejante. Tal por ejemplo, «Pelagius presit mulierem nomine Aragunti de villa Stragis et de illis natus est Godina in Homano», «Marcellus presit mulierem nomine Justa hic in Latrito et de illis nati sunt... », «Octavia venit de Galegos et presit maritum in Lauzara nomine Leovegildus» que van marcando los desplazamientos en el territorio y las nuevas residencias. Estas indicaciones casi faltan en las «Genealogías» del T. Sobrado -excepto en los casos de Petrus Petri de Faro, Petrus Nigro de Faro y Petrus de Faro — lo que intensifica la sensación de que se trata de un grupo aislado en el dominio monástico.

158 Cursente, B., «Étude sur l'évolution des formes anthroponymiques dans les cartulaires du chapitre métropolitain de Sainte Marie d'Auch (XIe-XIIIe siècles)», Genèse médiévale..., t.I, p. 162. Este autor pone de relieve esta diferencia de significación entre los nombres de lugar que acompañan la denominación aristocrática y la de los humiliores a partir del siglo XI. Para estos últimos «c'est le temps de la mobilité, des déracinements, mais aussi, dialectiquement, de l'encellulement dans le cadre seigneurial».

159 En ese sentido no puede adscribirse sino con reservas la afirmación de P. Beck («Évolution des formes anthroponymiques en Bourgogne (900-1280)», Genèse médiévale..., t. I, p. 78) de que para los nobles como para los campesinos, en menor medida para los segundos, «le nom évoque avant tout l'espace, lieu d'origine, d'enracinement ou de contacts privilégiés».

Table des illustrations

Titre Mapa de Celanova
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 196k
Titre Cuadro 1. Distribucion cronologica documentos Celanova
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 112k
Titre Cuadro 2. Distribucion general libres y sien/os
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 84k
Titre Cuadro 3. Porcentaje de antroponimos masculinos y femeninos (Celanova, 950-1150)
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 48k
Titre Cuadro 4. Porcentaje de cada modo de designación
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 108k
Titre Gráfico 1. Relación nombres únicos [I] de hombres y mujeres libres
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 64k
Titre Gráfico 2. Relación nombres únicos [I] de hombres y mujeres siervios
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 64k
Titre Gráfico 3. Designación complementaria que acompta a nombres únicos [II]
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 72k
Titre Gráfico 4. Del sistema de nombre único [I] al de dos elementos [III]
Légende Formas antroponímicas de dos elementos para la designación de hombres y mujeres libres. Este sistema de designación es más utilizado por los libres que por los siervos y por los hombres que por las mujeres.
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 56k
Titre Gráfico 5. Formas antroponímicas de dos elementos [III] para libres
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 60k
Titre Gráfico 6. Formas antroponímicas de dos elementos [III] en la designación de siervios
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 68k
Titre Gráfico 7. Nombres formados por mas de dos elementos [IV] para libres
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 56k
Titre Gráfico 8. Origen de los nombres
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 132k
Titre Gráfico 9-1. Stock de nombres (nombres por casos)
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 52k
Titre Gráfico 9-2. Concentración en los 7 nombres mas usados
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 56k
Titre 0. Cronologia comparada aproximada
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 100k
Titre I. Descendencia de Rodericus pistor
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 108k
Titre II. Descendencia de Vencentius pistor (alio)
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-18.jpg
Fichier image/jpeg, 132k
Titre II-1. Descendencia de Augenian Vincenz
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-19.jpg
Fichier image/jpeg, 48k
Titre II-2. Descendencia de Miron Vincenz
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-20.jpg
Fichier image/jpeg, 68k
Titre III. Descendencia de Luverigus pistor
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-21.jpg
Fichier image/jpeg, 80k
Titre IV. Descendencia de Amorino Guntiz y Ermerguntia Guntiz o Guntoiz
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-22.jpg
Fichier image/jpeg, 92k
Titre V. Descendencia de Salvador Rodesindiz (maurus)
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-23.jpg
Fichier image/jpeg, 80k
Titre VI. Descendencia de Ermolfus (pistor)
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-24.jpg
Fichier image/jpeg, 80k
Titre VII. Descendencia de Aulfus (de criationis)
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-25.jpg
Fichier image/jpeg, 64k
Titre VIII. Descendencia de Ciprianus (de quoquina)
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-26.jpg
Fichier image/jpeg, 68k
Titre IX. Descendencia de Gontoi Eriz (hermano de Baltario Eriz?)
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-27.jpg
Fichier image/jpeg, 64k
Titre X. Descendencia de Fees mauro de Monte Corduba
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-28.jpg
Fichier image/jpeg, 104k
Titre XI. Descendencia de Savarigu Meendiz y Afonso Menendiz
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-29.jpg
Fichier image/jpeg, 92k
Titre XII. Descendencia de Gonsendus Gontoiz
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-30.jpg
Fichier image/jpeg, 32k
Titre XII. Descendencia de Potenzus
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-31.jpg
Fichier image/jpeg, 36k
Titre XIV. Descendencia de Georgorius
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-32.jpg
Fichier image/jpeg, 28k
Titre XV. Descendencia de Vimara Gosindiz. (germanus de Petrus Gonsindiz de Feches – cf- gen. XII)
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-33.jpg
Fichier image/jpeg, 40k
Titre XVI. Descendencia de Gudina Guistelaz y Petrus Guistelaz (Da Manzanada)
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-34.jpg
Fichier image/jpeg, 32k
Titre XVII. Descendencia de Cidi Gontoiz de Vaer y Andrias
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-35.jpg
Fichier image/jpeg, 44k
Titre XVIII. Descendencia de Salvator Guimirci
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-36.jpg
Fichier image/jpeg, 28k
Titre XIX. Descendencia de Gergoiro (alio)
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-37.jpg
Fichier image/jpeg, 32k
Titre XX. Descendencia de Alberto
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-38.jpg
Fichier image/jpeg, 64k
Titre XXI. Descendencia de Salvina (de Manzanada)
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-39.jpg
Fichier image/jpeg, 48k
Titre XXII. Descendencia de Martino (Bergon) y Alvito (Bergon)
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-40.jpg
Fichier image/jpeg, 28k
Titre XXIII. Descendencia de Perto Menendiz y de Ermesenda Menendiz y sua germana (de Sampir)
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-41.jpg
Fichier image/jpeg, 28k
Titre XXIV. Descendencia de Gostrimiro (de Sampir)
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-42.jpg
Fichier image/jpeg, 24k
Titre XXV. Descendencia de Sando
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-43.jpg
Fichier image/jpeg, 40k
Titre XXVI. Descendencia de Pelagius Calvo
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-44.jpg
Fichier image/jpeg, 28k
Titre XXVII. Descendencia de Menendus Kenduffiz
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-45.jpg
Fichier image/jpeg, 24k
Titre XXVIII. Linea de Marina Menendiz
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-46.jpg
Fichier image/jpeg, 36k
Titre XXIX. Descendencia de Iohannes afonso de Savuz
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-47.jpg
Fichier image/jpeg, 24k
Titre XXX. Individuos aiados (c. 1055)
URL http://books.openedition.org/pufr/docannexe/image/16552/img-48.jpg
Fichier image/jpeg, 26k

Auteur

U.B.A.-U.N.R.-U.N.L.P.

© Presses universitaires François-Rabelais, 2002

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search