Version classiqueVersion mobile

Los Meridianos de la Globalización

 | 
Erica Durante

Segunda parte. Tiempo de la tecnología, tecnologización del tiempo

El jet lag como síntoma temporal de la globalización

Erica Durante

Texte intégral

Somos tiempo encarnado.
Manuel Castells, La sociedad red

I. Grado 0: La obviedad

1No hay jet lag sin desplazamiento; sin un desplazamiento físico de larga distancia que implica que se recorran en un tiempo limitado uno o algunos de los veinticuatro husos horarios del planeta. De entrada, el jet lag se inscribe en una transición, en un cambio de lugares que coincide simultáneamente con una desincronización entre el reloj del cuerpo y el reloj del mundo. Como el propio término lo indica de forma casi pleonástica, no hay jet lag sin avión, sin desplazamiento de larga distancia en un lapso de tiempo relativamente breve. La velocidad es la principal responsable de esta descompensación horaria que llamamos jet lag. Los viajes en tren, en auto o en barco no nos exponen al trastorno que un largo viaje en avión supone a nivel metabólico para nuestro organismo. La diferencia horaria existe, pero no se necesita absorberla porque se va produciendo poco a poco, a medida que físicamente vamos atravesando las zonas horarias, sin cortes bruscos de una temporalidad a otra.

  • 1 Ver la tipología de Agier.

2Esto supone que el jet lag es justamente un síndrome propio de nuestro mundo globalizado, móvil y nómada. Si no emprendiéramos desplazamientos tan rápidos entre distancias tan largas que necesitan sí o sí el uso del avión, no sufriríamos los molestos efectos del jet lag. De hecho, no es una casualidad que este síndrome sea estudiado tanto por los especialistas de los disfuncionamientos del sueño como por los antropólogos del mundo globalizado. Hay de facto un paradigma antropológico implícito a la base de la condición cosmopolita del individuo contemporáneo que, por la nueva configuración del mundo, se ve obligado a desplazarse entre distintas temporalidades del mismo planeta. Este patrón antropológico del nomadismo (a pesar de las distintas tipologías definidas por la antropología)1 lleva de hecho a considerar el jet lag como un fenómeno consubstancial de nuestra condición de residentes del planeta, como una simple evidencia. El término jet lag aflora frecuentemente en las conversaciones ordinarias en toda la superficie del globo, además de figurar como título de películas, series, canciones y grupos musicales. Distintos idiomas han adoptado esta expresión anglófona en sus diccionarios, donde la palabra coexiste junto a términos genéricos como décalage horaire en francés, fuso en italiano, o científicos como descompensación horaria, disritmia circadiana o síndrome de los husos horarios.

  • 2 Ver Los impostores de Santiago Gamboa. Encontraremos en la novela una sola referencia al jet lag, b (...)

3De ahí, una primera constatación: la obviedad del jet lag. Esta cotidianeidad del fenómeno, debida a su recurrencia, implica que autores como el colombiano Santiago Gamboa, que a menudo hacen alusión a síndromes de viajes de larga distancia (París-Hong Kong, Frankfort-Pekín, Los Ángeles-Pekín) apenas suelen mencionar los efectos del jet lag en sus personajes itinerantes2. En la novela Los impostores (2002) y en el cuento Tragedia del hombre que amaba en los aeropuertos (2012), el jet lag se ha convertido por definición sinónimo de desplazamiento dentro de la nueva medida del mundo a la cual nos expone el proceso de globalización. Es en esta perspectiva que también hay que entender el título Jet lag del blog hecho libro de Santiago Roncagliolo, publicado en la colección “El Boomeran(g)” de Alfaguara. Aunque el término jet lag no esté mencionado ni definido a lo largo del libro, la elección de reunir las entradas de todo un año de blog bajo el título Jet lag, es más bien un modo de indicar, desde el comienzo, que se trata de una recopilación de artículos escritos en desplazamiento por el mundo. Ergo, ninguna necesidad de detenerse en los efectos del trastorno horario, ya que estos son simplemente obvios.

II. Permanencia del paradigma local-global

4En su monografía La Légende des Anges, Michel Serres introduce, por medio de la referencia a la mitología clásica y a la historia del arte, una comparación entre los viajeros del mundo global y los ángeles. Como los ángeles, como los mensajeros (Hermes el primero), el viajero contemporáneo atraviesa “transparente” y “anónimo” umbrales, fronteras y murallas; acorta distancias mientras va conectando, por medio de “flujos en movimiento en el océano, la atmósfera y el clima” mundos y órdenes “antes estúpidamente separados” (262). Al introducir esta comparación, Michel Serres apunta, por un lado, a la facilidad de circulación del hombre contemporáneo, y, por otra, a la función mediadora que cumplen lugares como los aeropuertos en este proceso permanente de tránsito (o transición).

5Si seguimos con esta comparación ángel-viajero y la consideramos desde el punto de vista del jet lag, diremos que este ángel contemporáneo que desafía repetidamente el tiempo con sus idas y venidas materiales y virtuales en el mundo y en la red, de alguna forma, por su acción de circular, consigue incluso trascender el tiempo estructurado de las distintas sociedades. Esta dimensión etérea (nunca mejor dicho) del tiempo coincide con lo que el sociólogo Manuel Castells ha definido como “tiempo atemporal”, en tanto tiempo propio al “espacio de los flujos” en el que nos movemos. Un tiempo que, de por sí, se encuentra en décalage, ya que adviene “mientras la disciplina temporal, el tiempo biológico y la secuenciación determinada por la sociedad caracterizan a los lugares de todo el mundo” (467). De este modo, el sujeto contemporáneo, persona o personaje del relato, experimenta, a través de la red, y también por medio del jet lag, las distintas mediciones temporales del planeta, en una mezcla que según Castells une “lo eterno y lo efímero” (497). Esto nos lleva de nuevo a considerar la permanencia del paradigma local-global que se vuelve a imponer como patrón antropológico definitorio del contexto actual, ya que no hay jet lag si no hay un punto de partida local, un ritmo biológico sincronizado respecto a un lugar del globo, que se encuentra desregulado a la hora de viajar lejos y de dejar en tierra una determinada temporalidad del mundo.

6Si, momentáneamente, dejamos de interesarnos en los individuos y consideramos los objetos, veremos que objetos como el tablero horario del aeropuerto expresan esta misma paradoja implícita en el concepto mismo de jet lag. De hecho, a pesar de cumplir su función de medidor de los horarios de partida y de llegada, el tablero dibuja una cartografía del planeta y un mapa de los flujos e interconexiones del mundo global que resume la totalidad del espacio pese a expresarla según el tiempo local (Serres 258). Como en el caso del tablero, la diferencia horaria concierne y afecta igualmente otros “objetos diaspóricos” de nuestro mundo (antenas parabólicas, cajeros automáticos, brújulas, alfombras de oración, teléfonos móviles, adaptadores de enchufes eléctricos) que también forman parte de la nueva geografía globalizada (La Cecla 31-57). De ahí la pregunta: ¿se puede hablar de temporalidades de la globalización fuera de la componente del espacio que sigue siendo primordial para pensar el tiempo? La extensión del tiempo que plantea el jet lag se da porque ahora más que nunca somos conscientes de la extensión del globo. A menudo, los relatos de jet lag están ubicados en un lugar (aunque sea provisional, un aeropuerto, una entrada de ciudad, un hotel), como si tiempo y espacio no consiguieran disociarse, a pesar de que el tiempo esté en crisis cuando se produce el jet lag.

III. In itinere/in-between: Paradigma 1

7Volviendo a la articulación tiempo-espacio, por paradójico que pueda parecer, visto el plan temporal dominante, existe sin embargo una topografía del jet lag. Hay lugares (o no-lugares, según Marc Augé) en los que se cataliza más intensamente tal estado de destiempo que llamamos jet lag. Los cuentos y las novelas, sobre todo, destacan a los aeropuertos y a los aviones como dos lugares en los que se maximaliza la experiencia del jet lag. A estos se suma el taxi, como tercer espacio que se sitúa justo en mitad del recorrido que conecta el aeropuerto al hotel. En el caso de los desplazamientos globales, a las dos dimensiones usuales del tiempo –el tiempo subjetivo, tal como es percibido por cada individuo, y el tiempo objetivo, el de la comunidad en la cual aterriza el viajero– hay que sumarle una tercera dimensión, la de la espera (ya que estamos en el ámbito de los aeropuertos). Un tiempo en principio objetivo (que hay que “matar”), pero dilatado por la percepción subjetiva que tenemos de él según las circunstancias más o menos agotadoras del viaje. Estas consideraciones iniciales ya plantean por un lado la imbricación de las categorías de espacio y tiempo, y, por otro, la fluidez que ambas adquieren en el paisaje global. Consideremos entonces el jet lag como un trastorno debido a la no alineación de zonas geográficas y temporales múltiples (la temporalidad de origen frente a la del destino, la del viajero frente a la de la comunidad in loco, la interna frente a la del mundo); divergencia que, a veces, también resulta amplificada por la desregulación del tiempo de la espera.

8A partir del impacto que tienen los no-lugares en la producción y en la forma de ese no-tiempo que es el jet lag, analicemos un primer paradigma que nombraremos in itinere/in-between, en el cual in itinere hace claramente referencia a la movilidad del sujeto, mientras in-between se refiere más bien a la función transitoria de los lugares que participan en la producción de los efectos del jet lag. Exploremos este paradigma desde la perspectiva espacial, comenzando por el aeropuerto, espacio umbral del viaje y antecámara del jet lag. Pese a ser un espacio de transición, de movilidad y, eventualmente, de mediación, el aeropuerto sigue situándose en la tierra, en el trayecto entre la casa y el cielo. Es una zona in-between que conecta los lugares del globo mientras desconecta del mundo, en el sentido de que, al cruzar la barrera de los controles de seguridad, el viajero siente ya un distanciamiento geográfico y una desregulación en lo que concierne a sus referencias diarias de espacio y tiempo. “En el aeropuerto, escribe la autora argentina Hebe Uhart, nadie tiene ganas de dar explicaciones históricas o sociales: no es un lugar para hablar de temas importantes (salvo que uno sea una espía)”. “Lugar acolchado que borra todos los pensamientos y los recuerdos” (59-60): así lo define Hebe Uhart en el cuento que da el título a su libro Del cielo a casa (2003). Esta impresión de flotar en el tiempo y en el espacio (“si uno llama a alguien por teléfono, continúa Uhart, tiene la sensación de que habla desde Marte”) anticipa la sensación de jet lag como estado de desarraigo de lo terrenal (ni pensamientos ni recuerdos), como dimensión etérea de suspensión y también de superioridad con respecto al mundo.

9Al subirse al avión, el individuo accede a otro tiempo in-between, que es el del vuelo. Si el viaje se produce cinéticamente en el espacio (a pesar de que durante el vuelo el cuerpo permanezca la mayor parte del tiempo estático), psicológicamente, las idas y venidas del pensamiento tienen lugar en el tiempo. “Viajamos sin pasado, lo borramos viajando, volamos olvidando. Un viaje es una mezcla de amnesia en marcha y memoria huyendo” (s.p.), escribe Andrés Neuman en su reciente Cómo viajar sin ver (2010), relato de una gira por distintos países de Sur y Centro América, ritmado por la visita a aeropuertos y capitales del continente. De acuerdo con este enfoque, en vuelo, el tiempo aparece como reversible; a medida que avanza el icono del avión en el monitor que indica cómo nos acercamos al destino, la memoria retrocede, mientras se va dando la ilusión óptica de que las horas aparecen o desaparecen de la carátula del reloj, según adelantemos o atrasemos las agujas.

10Si de forma provisional movemos el eje de nuestro estudio a otros ámbitos lingüístico-literarios, veremos que la manera que tiene el escritor belga Jean-Philippe Toussaint de narrar circunstancias parecidas en términos de desplazamiento de personajes coincide con la contradicción temporal que identifica Neuman (prueba de la aprensión global del fenómeno dentro de la literatura actual):

  • 3 Trad.: “A lo lardo de todo el viaje, me sentí entonces en Pekín y ya en la isla de Elba, mi mente n (...)

Tout au long de ce voyage je fus donc encore à Pékin et déjà à l’île d’Elbe, mon esprit ne parvenant pas à passer fluidement de l’un à l’autre […] dans cet entredeux provisoire […] je n’étais, en pensées, plus nulle part, ni à Pékin ni à l’île d’Elbe, mais toujours à la surface de ces lieux transitoires que je traversais. (122)3

11Estar aún en y, simultáneamente, ya en otro lugar, hasta sentirse completamente perdido en las antípodas de esta dualidad, es lo que define el estado intermedio, inbetween, del cual habla Toussaint, en tanto espacio que no coincide ni con el punto de partida ni con el de llegada, ya que se sitúa en una franja etérea (como las que atraviesan los ángeles, según Serres) que es la zona franca del tránsito. El hecho de recorrer no la tierra, sino el cielo, subvierte de por sí nuestra percepción habitual del espacio. Tenemos alas, estamos suspendidos, miramos al revés, la tierra desde arriba y los pies en las nubes, mientras la única referencia a la cual podemos agarrarnos, como escribe Rodrigo Fresán en su última novela La parte inventada (2014), es la flechita informatizada, “en ese pequeño y sádico mapa que da cuenta de la trayectoria del avión, tan veloz y tan lenta al mismo tiempo, y que está allí para convencer a los pasajeros de la mentira de que se pueden delimitar los cielos a partir de la tierra a sus pies” (554).

12Después del cielo, vuelta a la tierra: el tercer espacio in-between que identificaremos en esta topografía es el del taxi. Pensemos en la novela Tan cerca de la vida (2010) de Santiago Roncagliolo, que se abre con una escena de aeropuerto, la cual rápidamente se deslocaliza para volverse escena de taxi y después de hotel, point de chute del jet lag. El camino del aeropuerto rumbo a la ciudad no solamente es un leitmotiv de las novelas y películas contemporáneas con o sobre aeropuertos, sino que también, como en Tan cerca de la vida, es la primera ocasión, fuera del aeropuerto, ya con los pies en la tierra, en la que se manifiestan los efectos del jet lag ya claramente superpuestos (o expuestos) a otra temporalidad definida (y ya no flotante) que es la del destino. El taxi marca la primera relación con la ciudad de Tokío en la cual aterriza Max, el protagonista del libro, tras doce horas de vuelo. Es en el taxi donde aparecen por primera vez de manera inquietante los efectos devastadores del jet lag: estado de entre sueños, mareo, confusión de las referencias temporales que hacen que no sea posible distinguir “donde termina la mañana y donde comienza la noche”. Esta definición aproximativa es en sí bastante mimética de los síntomas mismos del jet lag: un tiempo “elástico, lento”, dilatado, que alberga múltiples temporalidades, entre las cuales se incluyen todas las que no se vivieron, pero que sí se fueron cruzando durante el vuelo. Estos primeros efectos, veremos, se volverán perversos, no solamente en el caso del personaje de Roncagliolo, sino también en varios otros relatos de jet lag que examinaremos desde la perspectiva del segundo paradigma que hemos identificado, y que es el del desdoblamiento, directamente conectado a la dimensión de ambivalencia, de in-between que define el fenómeno que nos ocupa.

IV. Ser uno, sentirse dos: Paradigma 2

13Si bien es cierto que el jet lag, en tanto efecto, deriva de la dificultad de conciliar diferentes temporalidades del mundo, también lo es que implica como consecuencia una dificultad de mantener única y unida la identidad del individuo frente al desorden temporal que genera el trasladarse de un lugar al otro del planeta. Delante/detrás, pasado/presente: el jet lag es una temporalidad flotante, ambigua, inbetween, que en sí misma puede provocar como efecto secundario la sensación de desdoblamiento. Si lo que le da al tiempo la medida del tiempo es el lugar en el que el tiempo ocurre, y si este lugar no puede localizarse a causa de esta situación de tránsito, entonces el tiempo también resultará quebrado en su identidad, la cual es puramente local. De ahí la dificultad misma de nombrar la posición del sujeto en el tiempo, su perplejidad frente a la impresión de disociación inconciliable entre el cuerpo que viaja a la velocidad del avión y el tiempo mental que sigue atado a la tierra, anclado en la temporalidad del lugar del despegue.

  • 4 “En las tres paredes del ascensor se vio multiplicado por los espejos que le recordaron su extraño (...)

14La dimensión de alteridad está implícita en este síndrome cronobiológico. El malestar que implica el jet lag se debe a la dificultad de adherir a un tiempo distinto al nuestro, a un tiempo otro, en tanto pertenece a otro lugar del mundo y a otros individuos en el mundo. De esta alteridad deriva la recepción adulterada, en un plano psicofisiológico, que tenemos del nuevo tiempo. Muchos relatos de episodios de jet lag dibujan este paradigma del desdoblamiento o de la multiplicación serial del sujeto. Sentirse doble, triple, exponencial, observar una fragmentación caótica de la identidad es la sensación inicial del protagonista de la novela Tan cerca de la vida de Roncagliolo. Una sensación que el personaje mismo se explica como efecto del jet lag4, y que va a convertirse en aquella otra “sensación de no ser nadie que brindan los cuartos de hotel” (33). Ya desde el trayecto en taxi del aeropuerto al hotel un sueño extraño de dobles, realmente unheimlich, irrumpe en la mente de Max, mientras por detrás del cristal del auto observa el tráfico de Tokío. La impresión de verse multiplicado en todos los rostros que lo rodean permanece en el personaje hasta la llegada al hotel y la subida en el ascensor hasta el piso cuarenta y cinco. El jet lag es aquí responsable de una deformación de la realidad que coincide con la duplicación del individuo. El trastorno horario da lugar a una forma de esquizofrenia paranoica que se traduce en imágenes replicadas del viajero en cada ángulo y semáforo de la ciudad en la que acaba de llegar.

  • 5 Damien’s theory of jet lag is correct: that her mortal soul is leagues behind her, being reeled in (...)

15“Aterrizo con parte de mí en otra parte” (s.p.), escribe, por otro lado, Neuman en Cómo viajar sin ver. En este texto hay numerosas alusiones a esta impresión de desdoblamiento que causa la sensación de desorientación propia del jet lag, como si las idas y venidas en el tiempo dieran lugar a idas y venidas en la identidad misma del ser. “Con parte de mí en otro tiempo, en el tiempo que dejé atrás o delante, poco importa, pero que ya fue” (s.p.), sigue Neuman, retomando la misma impresión de intermitencia entre realidad y sueño, bastante similar a la alucinación descrita en Tan cerca de la vida (43ss). Algunas páginas después, Neuman retoma esta disociación, connotándola ya más dentro de la dimensión del tiempo y escribe: “Al viajar a determinados lugares, nos desplazamos hacia delante con el cuerpo y hacia atrás con la memoria” (s.p.). El destiempo, en este caso, es otro, pero el viaje sigue funcionando como una instancia que quiebra la unicidad del ser, en la relación entre desplazamiento objetivo y percepción subjetiva. La fluidez de las categorías espacio-tiempo contagia también el individuo, hasta hacerle dudar de su identidad. La tensión que siente Neuman frente a la impresión de una disociación interna, entre cuerpo y mente, es un conflicto recurrente en la tradición de la literatura del doble que, con el jet lag, alcanza una dimensión incluso más problemática, ya que la escisión se produce dentro del tiempo, con el cuerpo que fluye hacia delante y la mente que huye hacia el pasado. Fuera del ámbito propiamente hispánico, encontramos una desestructuración parecida, como efecto del jet lag, en la obra que quizás más extensamente aborda este síndrome, la novela Pattern Recognition (2003) de William Gibson. En ella el autor prolonga este conflicto interno hacia cierta trascendencia y plantea otra visión del jet lag (una por cada personaje) que consiste más bien en una teoría metafísica. Construida según el mismo conflicto mencionado por Neuman, la teoría prevé que las almas viajan más lentamente que los viajeros sentados en un avión por encima del Atlántico. No pueden desplazarse rápido, se quedan atrás y, a la hora de llegar hay que esperarlas en la terminal, como esperamos las maletas perdidas5.

  • 6 Léase también el artículo “Noche en Opwjik. El cuento por su autor”, publicado por el mismo Pauls.

16Estos episodios irresolubles de dobles que caracterizan muchos de estos relatos exponen claramente el jet lag como una temporalidad in-between, compleja y oximorónica desde su denominación entre, por un lado, la expresión de la velocidad y la fluidez, por la referencia al jet y, por otro, la alusión a la lentitud y a la tardanza, lag. El desdoblamiento se presenta al comienzo y en la conclusión tanto de la noción como del itinerario del viaje. El desencuentro del cuerpo y del alma del pasajero en estado de jet lag puede llegar a perdurar fuera del avión, del aeropuerto, del taxi, e incluso ocasionar una fragmentación aún más profunda del sujeto, que, gracias al jet lag, abandona su identidad ordinaria y se convierte en aquel otro que siempre reprimió. El argentino Alan Pauls va aún más allá cuando escribe que “para las vidas que se dan vuelta como guantes existe el jet lag” (Noche en Opwjik s.p.). El jet lag como situación de cambio que por fin permite rescatar toda una existencia estancada: es lo que plantea Pauls en su relato breve Noche en Opwjik, justamente escrito en una situación límbica de jet lag, de stand by fuera de lugar, fuera de casa, como puede ser la de una residencia de escritura en el extranjero6. El reset que supone el cambio horario comporta una reprogramación no solo biológica, como dijimos, sino también, y quizás principalmente, geográfica y por ende cultural. “Las vidas que se dan vuelta como guantes” son vidas que se autorizan la opción del cambio, y hasta del cambio radical, de un lado para otro, inside-out, de dentro para afuera.

17En el cuento de Pauls, como en varios otros relatos, el jet lag es imaginado como posibilidad de invertir el rumbo de la existencia, en tanto permite una alteración de la linealidad del tiempo y produce in fine la ilusión de subirse a una máquina del tiempo para producir un cambio de 360°. Esto es lo que le ocurre al escritor protagonista del cuento de Pauls el cual, momentáneamente trasplantado de Buenos Aires a Bruselas, en esa condición in-between, durante una noche en la pequeña ciudad flamenca de Opwjik, decide cumplir, desde la altura de sus casi cincuenta años, con su deseo de cambiar radicalmente profesión y convertirse en DJ.

18En este caso, el jet lag no funciona como segmento provisorio de tiempo, sino que actúa como un estado exponencial del individuo, que lo deja ser de manera alternativa, según opciones que él mismo había previsto, pero que solo pueden actualizarse fuera del lugar de residencia, en un contexto otro o de otros (una vez más el paradigma de la alteridad), que justamente autoriza la posibilidad de volverse otro diferente al que uno es. Síndrome del destiempo, el jet lag supone así en cierta medida también un síndrome de substitución, por la bifurcación de la existencia que adviene a causa de la deslocalización en otra temporalidad del mundo. En este sentido, es significativo que el jet lag solo aparezca en los relatos que conciernen el viaje de ida y no el de vuelta ya que, justamente, la vuelta a casa más bien niega la posibilidad de un efecto de extrañamiento, y por ende de cambio, tal como venimos describiéndolo hasta ahora.

V. Espejismos y mundo-espejo: Paradigma 3

19Como lo muestran estos episodios de desdoblamiento, hay una dimensión ficticia que se perfila en el jet lag y que se explica por la posibilidad de (re)inventar el tiempo que brinda este recorrido entre distintas temporalidades del globo. Dicho de otra manera, el fenómeno del jet lag expone al individuo a la conciencia de una multiplicidad de tiempos que se despliegan dentro de una multiplicidad de lugares y conciernen a una multiplicidad de individuos. El hecho de cruzar el tiempo, hacia delante o hacia atrás, confronta al sujeto a la constatación de la artificialidad del Tiempo Universal Coordinado (UTC). En algunos casos, según los trayectos, esta artificialidad de los cambios de horario aparece más descaradamente, como hace observar Andrés Neuman al trasladarse de Colombia a Venezuela o de Bolivia a Venezuela, con media hora de diferencia entre las capitales. “Ajusto mi reloj al huso horario chavista: media hora más que en Bogotá, media hora menos que en La Paz. Un matiz exquisito” (s.p.), leemos en Cómo viajar sin ver. Recordemos en este sentido que la institución de la hora de Greenwich, en Occidente, como la de Moscú, en la Unión Soviética, funcionaron en su tiempo como “materializacio[nes] hegemónicas”, impuestas a través de una reprogramación del tiempo (Castells 467).

20Sobre la ilusión de las realidades paralelas en el tiempo que plantea el jet lag encontramos una consideración muy clara y pertinente en 2666 de Roberto Bolaño. En la mente de Amalfitano, el jet lag funciona como una ignorancia temporal, una forma de stand by que se reactiva, borgianamente, cuando tras un viaje, aterrizamos en ciudades que hasta ese instante habían quedado dormidas, congeladas en nuestra mente. Mientras no hay desplazamiento, las ciudades quedan en estado de letargo y solamente despiertan cuando un viajero las visita:

Amalfitano creía (o le gustaba creer que creía) que cuando uno está en Barcelona aquellos que están y que son en Buenos Aires o el DF no existen. La diferencia horaria era solo una máscara de la desaparición. Así, si uno viajaba de improviso a ciudades que en teoría no deberían existir o aún no poseían el tiempo apropiado para ponerse en pie y ensamblarse correctamente, se producía el fenómeno conocido como jet lag. (243)

21Una máscara, justamente, piensa Amalfitano, algo que esconde la existencia efectiva, la cara auténtica de todos los lugares distintos al de residencia de uno mismo. Estamos ante un simulacro, un doble imaginario de la ciudad real que perdura hasta que el sujeto hace la experiencia física, por medio de su cuerpo en desplazamiento, de la veracidad de estos lugares hasta entonces inmateriales. Según la teoría (otra) de Amalfitano, Buenos Aires y México DF, no son más que espejismos, ciudades invisibles que dejan de ser fantasmales para convertirse en reales únicamente cuando, al trasladarse, el viajero hace que advengan a la existencia. El jet lag tiene en este caso esa misma connotación espectral que lo caracteriza en la novela de William Gibson, Pattern Recognition, Mundo espejo, en su traducción al castellano. “Flat and spectral non-hour”, no-hora plana (en el sentido de inerte) y espectral, tiempo fuera del tiempo, espectro del tiempo en el sentido de temporalidad que perdió la medida del tiempo, como un espectro pierde la consistencia del cuerpo: es así como desde la primera página se introduce otra teoría del jet lag, esta vez según el personaje femenino protagonista de la novela de Gibson, como si este fenómeno fuese en sí mismo tan incierto y fluctuante que necesitara ser cada vez redefinido.

  • 7 Para la noción de “sistema-mundo”, nos referimos a los trabajos de Immanuel Wallerstein.

22Volviendo a Bolaño, la “idea-juego” de Amalfitano sobre el jet lag plantea de entrada la diferencia horaria como síndrome de la globalización, en el sentido de que el jet lag corresponde a la primera reacción que se produce al relacionar dos lugares del mundo, la ciudad de partida, que existe, y la de llegada, que en teoría no existe. El gesto de conectar es el que actualiza el jet lag en tanto inadecuación, desajuste entre dos niveles de realidades, uno vertebrado y establecido y otro, todavía prematuro, que tarda en “ponerse en pie” y encajar en el engranaje ya bien calibrado del tiempo real de la ciudad de origen. La conexión adviene por medio del sujeto que, al deslocalizarse, va encendiendo, apagando y orquestando la pluralidad de temporalidades del planeta. Volvemos a encontrar una percepción parecida de espejismo en la novela de William Gibson, en la que el autor hace referencia a la noción de mirrorworld, mundo-espejo, un mundo frente al espejo, cuya geografía funciona por reflejos de realidades paralelas de personas y cosas en la superficie del globo. “Somehow she sleeps, or approximates it, through the famously bad hour and into another mirror-world morning” (s.p.): el fin del sueño, el despertar en otra mañana del espejomundo, apagarse de un lado y encenderse en otro lugar del sistema-mundo, son las mismas hipótesis de Amalfitano de un mundo dormido que se reincorpora lentamente, juntando sus piezas, cuando un individuo despierta en él7. El tiempo que tardan las ciudades en despertarse y ponerse de pie frente al viajero que acaba de llegar es el tiempo lento del jet lag.

  • 8 Tomamos esta expresión en préstamo de Félix de Azúa.

23Pasamos así de la duda entre ser uno y sentirse dos a la ilusión óptica que provoca el encuentro con ciudades del otro lado del mundo, fluctuantes entre sueño y realidad. Lo que in fine plantean estos relatos de jet lag es el lugar que ocupa el individuo en esta nueva cartografía fluida del mundo, en la que no hay centros o monopolios que detengan la primacía del tiempo. El tiempo global es el mismo en el que nos proyectamos cuando estamos delante de la pantalla y entramos en la red que, como el mundo, está abierta a todas horas8, fuera del jet lag, en la “atemporalidad del hipertexto” (Castells 496). De manera análoga, el mapa de los husos horarios funciona como una red formada por cada una de las veinticuatro horas del día, sin exclusión ni jerarquía y muestra lo que el sociólogo Manuel Castells llama un “collage temporal” en el cual “los tiempos se hacen sincrónicos en un horizonte plano, sin principio, sin final, sin secuencia”. Las distintas temporalidades del tiempo global se actualizan, tal como lo plantea Amalfitano, de forma intermitente, según el huso horario en el cual nos localizamos. De esta manera, el individuo en estado de jet lag no solamente actúa como trait d’union entre distintos lugares del mundo que conecta por medio de su desplazamiento, sino que incorpora este mismo trait d’union como modo, aunque sea provisorio, de estar en el mundo.

24Vemos pues que el jet lag confirma y reitera los tres patrones (pluritemporalidad, multiespacialidad, transindividualidad) que definen, según la teoría de Jean Bessière, la nueva antropología de la novela contemporánea, la cual se produce en un “juego de mediación explicita” entre el sujeto, los otros y el mundo. En el contexto global de nuestro presente, marcado a distintos niveles (político, económico, cultural) por relaciones globales interdependientes, la novela y, más en general, el relato integran una pluralidad de ontologías, de lugares, de temporalidades, una heterogeneidad de referencias y datos culturales que, a pesar de introducir cierta discontinuidad en lo cotidiano, confieren a la literatura un poder de mediación y pertinencia at large, a imagen del mundo global.

25En definitiva el jet lag es el síndrome que simultáneamente da cuenta de algunos de los síntomas más peculiares del homo viator global, repetidamente definido como Ulises, ave de paso, o más armónicamente como “nowhere man sitting in his nowhere land, in his nowhere time”.

Bibliographie

Bibliografía

Agier, Marc. La Condition Cosmopolite. L’Anthropologie à l’épreuve du piège identitaire. Paris: La Différence, 2013.

Azúa, Felix de. Abierto a todas horas. Madrid: Alfaguara, 2007.

Augé, Marc. Non-lieux. Introduction à une anthropologie de la surmodernité. Paris: Seuil, 2002.

---. Pour une anthropologie de la mobilité. Paris: Payot & Rivages, 2012.

Bessière, Jean. Le Roman contemporain ou la problématicité du monde. Paris: Presses Universitaires de France, 2010.

Bolaño, Roberto. 2666. Barcelona: Anagrama, 2004.

Castells, Manuel. La sociedad red. Madrid: Alianza Editorial, 1997.

Fresán, Rodrigo. La parte inventada. Barcelona: Penguin Random House, 2014.

Gamboa, Santiago. Los impostores. Barcelona: Seix Barral, 2002.

---. Tragedia del hombre que amaba en los aeropuertos. Cuentos apátridas. Por Bernardo Atxaga, José Manuel Fajardo, Santiago Gamboa, Antonio Sarabia y Luis Sepúlveda. Barcelona: Ediciones B., 1999. 127-166.

Gibson, William. Pattern Recognition. New York: Berkley Publishing Group, 2003. Kindle.

Iyer, Pico. The Global Soul: Jet Lag, Shopping Malls and the Search for Home. New York: Vintage, 2000.

La Cecla, Francesco. Jet-lag. Antropologia e altri disturbi da viaggio. Milano: Bollati e Bollinghieri, 2002.

Neuman, Andrés. Cómo viajar sin ver, Madrid: Alfaguara, 2010. Kindle.

Pauls, Alan. Noche en Opwijk. Madrid: Anagrama, 2013. Kindle.

Pauls, Alan. Noche en Opwjik. El cuento por su autor.” Página 12 3 de febrero de 2013: s.p. <http://www.pagina12.com.ar/diario/verano12/23-213128-2013-0203.html>.

Roncagliolo, Santiago. Jet Lag. Madrid: Alfaguara, 2007.

---. Tan cerca de la vida. Madrid: Punto de lectura, 2010.

Serres, Michel. La Légende des Anges. Paris: Flammarion, 1993.

Toussaint, Jean-Philippe. Fuir. Paris: Minuit, 2005.

Uhart, Hebe. Del cielo a casa. Buenos Aires: Adriana Hidalgo, 2012.

Wallerstein, Immanuel. Comprendre le monde: introduction à l’analyse des systèmes-monde. Trad. Camille Horsey y François Gèze. Paris: La Différence, 2009.

Notes

1 Ver la tipología de Agier.

2 Ver Los impostores de Santiago Gamboa. Encontraremos en la novela una sola referencia al jet lag, bastante sintomática en ese tratamiento específico del fenómeno, ya que las razones del trastorno del personaje de Nelson Chouchén Otárola, al comienzo de la segunda parte del libro, están asociadas a su ingestión de alcohol durante el viaje, más que al trastorno horario causado por el vuelo.

3 Trad.: “A lo lardo de todo el viaje, me sentí entonces en Pekín y ya en la isla de Elba, mi mente no podía pasar fluidamente de un lugar a otro […] en este estado provisorio de entre-dos, […] en mis pensamientos, ya no estaba en ningún lado, ni en Pekín, ni en la isla de Elba, sino siempre en la superficie de aquellos lugares transitorios que iba cruzando”. La traducción es nuestra.

4 “En las tres paredes del ascensor se vio multiplicado por los espejos que le recordaron su extraño sueño. Era el jet lag, sin duda. Estaba aturdido. En realidad, llevaba meses aturdido. Desde el accidente. Pero no. No quería pensar en eso. No debía pensar en eso. Era el jet lag” (Roncagliolo, Tan cerca de la vida 14).

5 Damien’s theory of jet lag is correct: that her mortal soul is leagues behind her, being reeled in on some ghostly umbilical down the vanished wake of the plane that brought her here, hundreds of thousands of feet above the Atlantic. Souls can’t move that quickly, and are left behind, and must be awaited, upon arrival, like lost luggage” (Gibson s.p.).

6 Léase también el artículo “Noche en Opwjik. El cuento por su autor”, publicado por el mismo Pauls.

7 Para la noción de “sistema-mundo”, nos referimos a los trabajos de Immanuel Wallerstein.

8 Tomamos esta expresión en préstamo de Félix de Azúa.

Auteur

Es doctora en Literatura General y Comparada por la Universidad de Sorbonne Nouvelle-Paris III y Profesora titular de Literatura Comparada en la Universidad católica de Lovaina, Bélgica, desde 2009. Sus principales líneas de investigación actuales son la novela contemporánea internacional y la relación entre literatura y mundo globalizado. Es co-presidenta de Globalit. Louvain Research Center for Global and Comparative Studies y autora de varias contribuciones sobre literatura latinoamericana y francófona en una perspectiva global

© Presses universitaires de Louvain, 2015

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search