Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

L'histoire et les nouveaux publics dans l'Europe médiévale (XIIIe-XVe siècle)

 | 
Jean-Philippe Genet

II. Légendes épiques et mémoire collective

El Tema Epico-legendario de Carlos Mainete y la Transformacion de la Historiografia Medieval Hispanica entre los Siglos XIII y XIV

Inès Fernández-Ordóñez

Note de l’auteur

La redacción de este artículo ha sido parcialmente financiada por el proyecto "Aspectos inéditos de la renovación lingüística del español medieval", que recibió una subvención de la Dirección General de Investigación Científica y Técnica del MEC en el marco del Programa Sectorial de Promoción General del Conocimiento (convocatoria 1990; n° ps90-0017).

Texte intégral

1Los poemas épicos y los temas legendarios fueron una de las grietas a través de las cuales comenzó el desquebrajamiento del edificio, en apariencia tan sólidamente construido, de la primera historiografía "científica" en lengua romance de la Península Ibérica: la concebida y promovida por Alfonso X en dos grandes compilaciones historiales, la Estoria de España y la Grande e General Estoria.

2La mención de relatos o versiones de hechos históricos de procedencia poética o legendaria no había sido invención de los historiadores que trabajaron para el rey Sabio, sino herencia de las fuentes latinas que éstos emplearon como eje fundamental. Sin embargo, las compilaciones alfonsies ofrecieron la novedad de concederles mucho más espacio (aunque no necesariamente por ello, más crédito) que los cronistas latinos. Así, los Cánones Crónicos, base estructural de la historia universal alfonsi, mencionaban escuetamente muchas de las fabulas mitológicas de Ovidio como noticias históricas, lo que dio pie a su prosificación extensa en la General Estoria. De idéntico modo, a partir de las noticias que el arzobispo don Rodrigo Ximénez de Rada y el obispo don Lucas de Tuy recogian de algunos cantares, como el de Mainete o el de Bernardo del Carpio, los redactores de la Estoria de España se vieron inducidos a prosificarlos tan minuciosamente que hoy esa redacción constituye el mejor testimonio que conservamos de ellos.

  • 2 Desde PROCTER (1951), pp. 103-104, han venido repitiéndolo otros muchos.
  • 3 Véase FERNÁNDEZ ORDÓÑEZ (1992), caps. I, III, IV.2 y V.
  • 4 Véase CATALÁN (1992), pp.38-42.

3Esa inclusión de versiones de procedencia literaria no se hizo, sin embargo, sin la adopción previa de un criterio firme sobre el tipo de informaciones que podían o no pertenecer a la Historia y sobre el tipo de lenguaje con que ésta debía escribirse. Los historiadores alfonsies, por encima de las discrepancias existentes entre los distintos grupos del taller, compartían una misma concepción de la Historia que, contra lo que se ha venido afïrmando, no consistia en la simple traducción y yuxtaposición de sus fuentes2. Las dos Estorias alfonsies, la particular y la universal, estân estructuradas bajo un mismo y severo principio analistico que concibe la Historia como la proyección y transmisión del imperium recibido de Dios a los distintos principes y señores naturales del mundo. Las fuentes debían subordinarse a esa retícula temporal creada por el imperium y su incorporación a la Historia estuvo siempre condicionada por ese principio fundamental. Por otra parte, los historiadores no se limitaron a transcribir las traducciones de las fuentes, sino que las modificaron libremente con el objeto de adaptarlas a su concepción de la Historia3. Las ideas fundamentales de ejemplaridad y decoro presidieron esa labor de adaptación. La información recibida de los relatos de estirpe literaria era detenidamente sopesada para eliminar aquellos aspectos que a su juicio pertenecían a la categoría de anécdotas, y no a la de noticias históricas, y para obtener los fines didácticos esperables en la Historia4.

  • 5 Véase en PATTISON (1983) el examen detenido de la evolución del tratamiento otorgado a los relatos (...)

4La brecha que se abre entre las producciones históricas alfonsies y las posteriores es muy notable si observamos la aplicación de esos principios en unas y otras, pero sorprende especialmente la transformación del tratamiento dado a cantares y leyendas5. No es solo una cuestión de cantidad, el hecho de que se les concéda una cabida mucho más amplia en la Historia, sino sobre todo de concepto. Los relatos literarios, de ser una fuente que completaba la versión principal de los acontecimientos procedente de la historia erudita, pasan a convertirse en el eje del discurso histórico. Los nuevos historiadores son capaces de transformar por completo la estructura meditadamente elaborada de la Estoria de España de Alfonso X para dar acogida y atención preferente a estas nuevas estrellas de la Historia.

5La muy diversa adaptación de una de las gestas de las Mocedades de Carlomagno, el Mainete, a la historia del primitivo reino astur-leonés en la Estoria de España alfonsi y en dos obras posteriores derivadas de ella, la Versión Crítica y la Crónica Fragmentaria, ofrece un ejemplo excelente de cómo esa transformación de la historiografia fue completamente ajena al taller alfonsi, aunque tuviese lugar poco después de su disolución.

I. El Mainete en la Estoria de España

  • 6 En el cap. XII dice Turpín que Carlos habia aprendido la lengua sarracena en su juventud cuando mor (...)
  • 7 La versión ofrecida por el Toledano difiere en algunos aspectos. Coincide con la del pseudo-Turpín (...)
  • 8 La alusión al Mainete que figura en el cantar de Ronscesvalles describe una trama que coincide parc (...)
  • 9 Según admiten tanto MENÉNDEZ PIDAL (1934 y en su inédita Historia de la épica que he consultado gra (...)
  • 10 MENÉNDEZ PIDAL (1934 y su inédito) sostuvo que los testimonios pre-alfonsíes y la prosificación alf (...)
  • 11 El cantar de Mainete de la Estoria de España apoya o no contradice la información del Roncesvalles (...)

6Nuestro conocimiento del antiguo cantar hispano sobre las aventuras juveniles de Carlomagno en España, con anterioridad a la prosificación de Alfonso X, se limita a algunas alusiones y a las brèves noticias que proporcionan la Crónica del pseudo-obispo Turpín (1140-1150)6, De rebus Hispaniae del arzobispo don Rodrigo Ximénez de Rada, el Toledano (1243)7, y el fragmento conservado del poema épico navarro sobre Roncesvalles (hacia 1230, segûn Menéndez Pidal, hacia la segunda mitad del siglo XIII, de acuerdo con Horrent)8. Los testimonios pre-alfonsíes y el alfonsí representan una línea en la tradición del Mainete independiente del resto de los textos conservados en Francia, Alemania e Italia, la cual parece remontar, con pocas modificaciones, al texto original. Los testimonios franceses, italianos y germánicos aparentan derivar, en cambio, de una versión refundida posteriormente9. Aunque no hay acuerdo sobre el origen y la forma poética originaria de la versión a la que remontan esos textos hispánicos10, todos ellos permiten reconstruir un cantar que debía de ser muy semejante al que fue prosificado en la Estoria de España por Alfonso X, el cual, se acepta, habría sido compuesto en Toledo durante el siglo XII11.

  • 12 Val Somorián, y no Val Samorial, contra lo defendido por MENÉNDEZ PIDAL (1934), pp.279-281, es la l (...)

7Ese relato, resumido con cierto detalle, cuenta cómo Carlomagno salió de Francia y se dirigió a Toledo acompañado de su ayo Morante y otros caballeros franceses, donde solicitó posada al rey de la ciudad, Galafre. A las siete semanas de residir en Toledo, un moro poderoso, llamado Bramante, cercó la ciudad porque quería casarse con la princesa Galiana, hija de Galafre, contra la voluntad de su padre. Los franceses salieron a defender el reino toledano, pero Carlos quedó durmiendo en la ciudad. Pese a los esfuerzos de Morante por despertar su coraje, los franceses estaban a punto de ser derrotados cuando despertó Carlos (Primera Crónica General, cap. 597). Galiana escuchó los lamentos del abandonado Carlos y le aseguró pertrecharle con la espada Joyosa, que ella había recibido como regalo de Bramante, si le prometía conducirla con él a Francia, hacerla cristiana y casarse con ella, oferta que Carlos aceptó. Ella le creyó y lo armé, además de cederle un caballo llamado Blanchet que le había regalado asimismo Bramante. Carlos se dirigió a Val Somorián12, donde luchaban los franceses con los moros, y de un solo tajo dejó a Bramante sin brazo y sin la espada Durandarte. A lomos del caballo Blanchet persiguió a Bramante portando las dos espadas, le cortó la cabeza y tomando su caballo, regresó victorioso a Toledo (cap. 598). Muerto Pipino, Carlos decidió regresar a Francia para recibir en herencia el reino de su padre. Con el objeto de impedir que Galafre obstaculizase el regreso, los franceses fingieron ir de caza y huyeron. Morante retornó furtivamente a Toledo para recoger a Galiana, a la que condujo a París, no sin antes haber sufrido la persecución de los moros enviados por Galafre. En París, Galiana se convirtió al cristianismo y en esposa de Carlos, que fue coronado rey (cap. 599).

8La adaptatión de este relato de origen poético a la Estoria realizada por los historiadores alfonsíes estuvo obviamente condicionada por las demás fuentes que éstos manejaron, en este caso, la Historia Gothica del arzobispo Ximénez de Rada y la Chronographia de Sigeberto Gemblacense.

  • 13 Véase FERNÁNDEZ ORDÓÑEZ (1993), p. 124, nota 17.

9La insercíon cronológica del relato proporcionado por el cantar y su adaptación en la peculiar estructura analística de la Estoria de España alfonsí fue decidida en relacíon con la información que sobre la muerte de Pipino el Breve y su sucesión por Carlomagno ofrecía la Chronographia de Sigeberto. Las noticias del Gemblacense, fechadas por la era cristiana, se insertaron regularmente en la Estoria de España guardando una diferencia regular de 33 ό 34 años respecto de la era hispánica (en vez de los 38 años que serían de esperar)13. De acuerdo con esta norma, la muerte de Pipino y su sucesión por Carlomagno, que figuran en la Chronographia en el año 768, debían situarse en el año 802 de la era hispánica, correspondiente al 764 desde la Encarnación de Jesucristo y al 12° del reinado de Fruela I, como en efecto sucede. Los sucesos anteriores a la muerte de Pipino, esto es, las aventuras hispanas de Carlos, fueron lógicamente situadas por los historiadores alfonsíes en el año inmediatamente precedente, el 11°.

10La estructura del relato de la Estoria de España permite probar que la incorporacíon del cantar al discurso histórico se concibió como una forma de completar las noticias ofrecidas por Sigeberto y el Toledano.

11En el año 768 el Gemblacense dice: "et non multo post Pipinus moritur. Karolus, filius eius, pro felicitatis magnitudine agnominatus Magnus, compartito cum fratre suo Karlomanno regno, regnat post eum annis 47". La noticia no sólo se recoge en el año 12° en el punto que provoca el final de las aventuras toledanas de Carlos y como colofón de ellas: "murio Pepino, rey de Francia [...]. Desi recibio la corona del regno, et llamaronle dalli adellante Carlos el Grand por que era auenturado en todos sus fechos; et este fue el segundo Carlos; et partio el regno con su hermano Carlon; et regno el quarenta et seys annos" (PCG, p.342a37 y p.343a3-8). También figura, significativamente, en la présentation del relato, en el año 11°: "Pepino, rey de Francia, auie dos fijos: et dizien ail uno Carlos, et por sobrenombre Maynet, et al otro Carlon" (PCG, p.340a30-32). La extensa narracóion sobre la venida de Carlos a Toledo queda, pues, enmarcada por la noticia analística y convertida en una glosa necesaria para comprender adecuadamente las circunstancias que concurrieron en el alzamiento de Carlos al trono de Francia.

  • 14 Véase el texto del Toledano (IV, 11, pp.85-86) supra, en la nota 7.

12La versión del cantar no se incorporó, sin embargo, sin antes haberle antepuesto la información que sobre esos sucesos conocía la fuente más prestigiosa, el Toledano: "Carlos, auiendo desamor con su padre sobre razon que se le alçaua contra las iustitias, cuedando quel farie pesar, uinosse pora Toledo seruir al rey Galafre, que era ende sennor a aquella sazon" (PCG, p.340a 32-36)14. La prioridad dada al Toledano por los historiadores alfonsíes hizo que figurase el enfrentamiento con Pipino como motivo de la venida de Carlos a España, en vez de la causa aducida en la versión poética, el amor por Galiana, razón que sólo mencionaron después, interrumpiendo la prosificación del poema: "Ca en uerdad, segun cuenta la estoria, por amor dela uinie Carlos seruir a Galafre" (PCG, p.340a 42-44). El relato legendario sobre Carlos Mainete sólo se incluye, pues, como información complementaria de la ofrecida por la historia latina.

  • 15 Este hecho ha sido destacado en otros casos en que la variedad de testimonios hace posible establec (...)
  • 16 La versión refundida que conocen la Crónica Fragmentaria y la Gran Conquis ta de Ultramar, aunque d (...)
  • 17 Quizá ese conocimiento previo pueda explicarse a través de una variante sólo existente en la Chanso (...)

13La tarea de los redactores alfonsíes no terminó con la subordinación del cantar a la estructura analística de la Historia y su jerarquización respecta de otras fuentes. Pese a la dificultad que representa no contar con el poema, ciertos detalles del relato del Mainete prosificado en la Estoria de España, relacionados convenientemente con las otras versiones posteriores conocidas de la leyenda, permiten asegurar que la prosificación alfonsí retocó ese poema con el objeto de transformar en ejemplar lo que no lo era15. Los redactores alfonsíes omitieron probablemente la acusación de adulterio de que fueron víctimas el ayo de Carlos, Morante, y Galiana a su regreso del viaje que les condujo desde Toledo a París, la cual figura en las versiones españolas posteriores de la leyenda16. Ello se deduce de la observación de que, cuando Galiana salió a recibir a los franceses y Carlos no le rindió vasallaje,"llamo por su nombre al cuende don Morant que andaua con el inffant, ca yal connoscie dante" (PCG, p. 340a 47_49)17; asimismo, de que la participación a Galiana de los planes de fuga seà iniciativa de Morante: "E dixol estonces el cuende don Morant que tenie por bien de meter en aquella poridad a la infant Galiana" (PCG, p. 342b1-3); y del relato en que se describe la fuga de Morante y Galiana "por medio dessas montannas", de modo que "duroles siete sedmanas que nunca entraron en poblado" (p. 342b37.39), circunstancias que se describen prolijamente y que solo cobran sentido en el relato como argumenta para la acusación de los fugitivos.

  • 18 La posibilidad de reconstruir esa Versión fue brindada por la aparición en 1984 del ms. Ss (sign. 4 (...)

14Aunque con intensidad más acusada, participa también de estas principios de organización y redacción de la Historia una versión de la Estoria de España de gran antigüedad que, hasta hace poco, era conocida sólo fragmentariamente, y que, por ello, había sido mal estudiada: la Versión Crítica18. Su testimonio nos permite mostrar cómo la confrontación entre distintos historiadores de los equipos alfonsíes nunca implicó la traición de los principios fundamentales exigidos a la Historia "científica" que quería escribir Alfonso X, sino simplemente la existencia de distintas interpretaciones.

II. El Mainete en la Versión Crítica de la Estoria de España

  • 19 Según he tenido ocasión de demostrar en (1993), pp.222-224, la obra recoge una alusión a la situaci (...)

15La Versión Crítica de la Estoria de España es una segunda redacción de esa obra realizada por historiadores del taller alfonsí, quizá por mandato del propio Alfonso X, que aún estaba redactândose entre el otono de 1282 y la primavera de 128419.

16La característica más notable a primera vista de esta Versión es la profunda reorganización del orden narrativo y la distribución cronológica de los sucesos respecto a la disposición que éstos presentan en la Estoria de España. En el caso de la historia de Carlos Mainete, la Versión Crítica adelantó la llegada de Mainete a Toledo y la batalla de Val Somorián del año 11° al año 9° de Fruela I (caps. 597-598, PCG; caps. 34-35, Versión Crítica). También anticipó la muerte del rey Pipino del año 12° al 11°, integrando la noticia al final del capítulo anterior con la forma de nota analística de cola de capítulo (cap. 35, Versión Crítica). En cambio, el regreso de Carlos a Francia y su coronación permanecieron en el 12°.

  • 20 La anticipación de la muerte de Pipino no está justificada. Habiendo sido alzado rey en el año 9° d (...)
  • 21 Con esa redistribución también se subsanaba una deficiencia de acoplamiento de la Estoria de España (...)

17En algunas ocasiones estas reorganizaciones cronológicas están motivadas en la Versión Crítica por el deseo de restaurar la coherencia cronológica interna de la obra, eliminando, por ejemplo, contradicciones entre los años anunciados de gobierno y los realmente reinados. Pero otras muchas veces se persigue simplemente la mejora de la lógica expositiva de los sucesos, aspiración que se consigue mediante la redatación de los acontecimientos implicados. Éste es el caso de la reubicación temporal de las aventuras toledanas de Carlos. Como no existen motivos cronológicos para esos desplazamientos20, la reforma de la Versión Crítica se explica por el intento de mejorar la verosimilitud del relato, interponiendo dos años entre la llegada de Carlos a Toledo y la muerte de Pipino, y otro entre ésta y el consiguiente regreso y coronación de Carlos21.

18Esta crítica de la primera redacción de la Estoria de España no se limité a su macroestructura, sino que afectó también a los detalles más nimios de su texto. Veamos cómo se manifiesta en los capitulos que tratan del Mainete.

19Las correcciones de detalle del autor de la Versión Crítica pueden ir encaminadas, igual que las grandes reformas, a mejorar la coherencia de la Historia buscando el establecimiento científico de la verdad. La supresión de la observación de que Carlos entré en la batalla de Val Somorián "llamando Santiago" debe buscar su explicación en el hecho de que el apóstol presta su auxilio contra los moros por primera vez, dando origen a ese grito de guerra, mucho más tarde, en el año 2° del reinado de Ramiro I (PCG, cap. 629), resultando absurda su utilización en la época de Fruela I.

20En otras ocasiones las modificaciones descubren los ideales formales que defendía este singular historiador. Su inclinación por la austeridad narrativa se tradujo en el sistemático resumen del texto de la Estoria de España, depurando su redacción de toda frase o comentario con apariencia de glosa o de reiteración. Ese empeno por la sobriedad informativa se hace muy notable en las prosificaciones de cantares o leyendas incluidas por la Estoria de España, que se ven sometidas a una intensísima labor de abreviación. Molesté ante el contraste entre los prolijos relatés épicos y la escueta narración de la historia erudita y buscando historiar de forma científica, juzgó que las anécdotas y detalles de los poemas no entraban dentro de las cuestiones dignas de ser historiadas. Consecuente con su parecer, resumió la narración cuando ésta se dilataba en exceso y suprimió los pormenores que consideró innecesarios para la justa exposición de los sucesos históricos.

  • 22 El pormenor era evidentemente poético y se conserva en la versión española posterior: "Quando llega (...)
  • 23 Detalle que también figuraba en la leyenda, según nos muestra la otra versión del Mainete: "e matol (...)
  • 24 También existente en la otra redacción española de la leyenda: "et en quanto ellos esto fazien [los (...)

21En el caso del Mainete, omitió el acto de descender del caballo y acercarse a su primo Ainarte cuando lo encontró malherido a la llegada a la batalla de Val Somorián (PCG, p. 341b 5)22, la comparación entre las dos espadas de Bramante, la Joyosa y la Durandarte (cap. 598, p. 342a8-10), y el detalle de que la cabeza de Bramante, Carlos "atola del petral" (p. 342a17)23. También eliminó la observación de que Carlos capturó el caballo de Bramante (p. 342a19-21), pormenor que creaba un paralelismo entre las dos espadas y los dos caballos del moro. E ignoró, quiza por encontrarlo évidente, el regreso a Toledo después de la Victoria (p. 342a 26)24.

22También evitó la repetición. Suprimió las palabras por las que Galiana comunicaba a Carlos que conocía su apodo y la identidad de sus padres, "inffant, bien se yo de qual linnage uos sodes, ca uos sodes fijo de Pepino, rey de Francia, et de la reyna Berta, et a uos dizen Maynet" (PCG, p. 341a26-29), en vista de que la princesa mora había oído las maldiciones de Carlos contra su linaje y contra sí mismo (p.341a7-8), comprendiendo "que aquel era Carlos, el señor de los franceses.

  • 25 Aunque en este caso es dudoso si la Versión Crítica retocó la redacción de la Estoria de España o c (...)

23Lo inverosímil también se ve afectado por el resumen. Como la Estoria de España duplica la pérdida y la recuperación consecutiva de Galiana a manos de los moros que la perseguían en su huida hacia Francia, la Versión Crítica omitió el relato de la segunda escaramuza (cap. 599, p.342b30-32). Y puesto que la huida desesperada del conde Morante y la princesa toledana, sin provisiones, por un campo agreste durante siete semanas resultaba escasamente veraz (p. 342b40-45), el autor de la Versión Crítica no la mencionó y redujo la duración de la fuga a siete días25.

  • 26 Por idénticas razones se omitió en la historia de Bernardo del Carpio la reflexión de Alfonso II so (...)

24Otro número no despreciable de supresiones debe relacionarse con los principios de decoro y ejemplaridad exigibles en la Historia. Por ejemplo, se omitieron el desdén y las amenazas proferidas por Galiana porque Carlos no le había rendido vasallaje cuando él y los franceses llegaron a Toledo (cap. 597, p. 340a46-47 y a51-b1), y la sospecha de Carlos, al despertar y encontrarse solo, de que sus vasallos le habían "vendido por dineros" (cap. 598, p. 341a2-3). Asimismo, se alteró la disposición con que Carlos aceptó las condiciones que puso Galiana para hacerle entrega de las armas. Mientras que en la Estoria de España Carlos dice bien ueo que e de fazer lo que uos queredes, pero sabelo Dios que a fuerça de mi" (p. 341a36-37), en la Versión Crítica esas palabras del future emperador se sustituyen por la frase "yo fare de voluntat todo lo que uos queredes". Estas reformas procuran preservar la dignidad real, evitando ofrecer el mal ejemplo de un rey plegándose ante las amenazas o las condiciones de una princesa musulmana o sospechando de sus vasallos26.

25Según se manifiesta en repetidas ocasiones, la ideología defendida por el autor de la Versión Crítica era monárquica y claramente opuesta a cualquier reparto del imperium entre los herederos o a su delegación en los estamentos. Acorde, pues, con los principios legales introducidos por Alfonso en Las Partidas y defendidos por él en el fecho de sucesion. Esa postura política también se refleja en el hecho de que suprima las menciones al hermano de Carlos, Carlon, y a su reparto del reino de Francia, de los que sin embargo hablaba la Estoria de España siguiendo a la Chronographia del Gemblacense.

26La labor de resumen va acompañada de un esfuerzo de comentario y deducción, con el fin de evitar todo posible aspecto oscuro en el discurso histórico. Para ello, la Versión Crítica incorporó al relato un conjunto de frases con las que desarrolló más pormenorizadamente lo narrado. Mientras que en la Estoria de España Carlos decide por sí mismo regresar a Francia tras conocer la muerte de su padre (cap. 599, p. 342a39-40), la Versión Crítica afirma que la decisión fue fruto del consejo de sus caballeros: "et dixoles que le consejasen en commo farie. Et ellos consejaronle que se tornase a Françia, et que rresçibiese el rreyno que Dios le daua". Esta consulta de Carlos a sus hombres parece estar inspirada en otra consulta referida un poco más adelante, cuando Carlos pide consejo a Morante y demás caballeros al saber que Galafre intentaría impedir su marcha de Toledo (p. 342a47-b1).

27La progresión expositiva del relato también fue sometida a crítica. Por ejemplo, la descripción de la entrega de la espada Joyosa (cap. 598, p. 341a33-35) se desplazó para situarla en el momento en que Carlos se dirigió hacia la batalla (p. 341b1), con el objeto de que acompanase a la entrega del caballo Blanchet.

  • 27 El comportamiento de la Versión Crítica en este punto contrasta fuertemente con su conducta al trat (...)

28El tercer aspecto que distingue singularmente a la Versión Crítica, aparte de la reorganización cronológica y la correción al detalle de la Estoria de España, es que su texto deriva de un ejemplar de la obra tan o más antiguo que aquél del que procede el resto de la tradición manuscrita de la obra. Esa antigüedad del texto reformado debe ponerse en relación con la fecha de la Versión Crítica y con su indudable vinculación a Alfonso y a los historiadores pagados por él. Este aspecto se descubre en que la redacción crítica carece de errores comunes al resto de los testimonios, conservando el texto "primitivo" en algunos pasajes, con independencia de que procedan de fuentes latinas o de fuentes romances perdidas. En el caso de la historia de Carlos Mainete, la Versión Crítica conserva algunos diálogos del cantar que fueron resumidos en la Estoria de España. En lugar del "et assi lo fizieron (cap. 599, p.342b3) con que la Estoria de España resume el acto de comunicar a Galiana la intención de los franceses de regresar directamente a su patria, la Versión Crítica reproduce, en forma de diálogo, la deliberación de los francos:'''et despues que ella supier nuestra fazienda', dixo el,'aguardar nos ha. Pornemos con ella otrosy de commo enbiedes luego por ella'''. Igualmente, mantiene en forma dialogada el acuerdo de los franceses de pedir el permiso de Galafre para irse de caza, que también fue abreviado en la Estoria de España27:

Versión Crítica

Estoria de España

"et nos diremos al rrey Galafre que queredes vos yr a caça, et si lo por bien touiere.

Desi ouieron su acuerdo de dezir al rey Galafre que querie yr ell infant a caça.

Despues que vos lo ouiere otorgado, ferremos nos las bestias en esta guisa: lo de tras, adelante. Asy nos podremos nos yr, que nunca sabran de nos parte". Carlos touo por buen consejo lo que dizie el conde don Morante, e otorgaronse todos con el. Estonçe fueron al rrey Galafre dos caualleros, a dezir le commo Carlos querie yr a caça, sy lo el mandase. Et el rrey moro otorgogelo.

E desi ellos ferraron las bestias lo detras de las ferraduras adelant.

Los françeses caualgaron estonçes et fueron su uia.

Et otro dia caualgaron como si quisiessen yr a caça, et fueronse su uia.

29Quizá sea el bautismo de Galiana, que se menciona con motivo de su conversión al cristianismo (cap. 599, p.343a1), otro de los pormenores poéticos que nos conserva el texto de esta Versión.

30En los dos últimos años del reinado de Alfonso X la historiografía había ya comenzado a transformarse. La libertad con que el autor de la Versión Crítica reforma el texto de la Estoria de España, destrozando la fidelidad de ésta a la estructura y a la redacción de las fuentes, augura ya un nuevo arte de historiar, pero no representa aún una degeneración de la historiografía. La Versión Crítica participa todavía de los viejos ideales alfonsíes de escribir una historia científica, en la que no cabe la amplificación literaria y de la que se requiere la salvaguarda del orden social y político, aunque, en ocasiones, malinterprete esas aspiraciones.

III. El Mainete en la Crónica Fragmentaria

  • 28 Véase CATALÁN 1969).

31Muy poco tiempo después la historiografia pasó a ser historia novelada. Apenas pasada una década vemos en la Crónica de Castilla (anterior a 1295-1312) cómo lo anecdótico, lo retórico, lo reiterativo, lo novelesco, que antes no tenían lugar en la Historia, se abren p’aso arrolladoramente28. Aunque probablemente posterior a la de Castilla, la Crónica Fragmentaria representa a la perfección la nueva corriente.

  • 29 Según la denominó CATALÁN (1962), pp. 155-161,176-177. Puede leerse en el ms. Xx (7583, Bib. Nacion (...)
  • 30 También aluden a su autoridad la Crónica de Castilla, la Cran Crónica de Alfonso XI y la Crónica Ma (...)
  • 31 Según prueba el testimonio de la Gran Conquista de Ultramar. Véase CATALÁN (1992), pp. 171-180, y ( (...)

32La Crónica Fragmentaria es una refundición singular de la historia de los reyes astur-leoneses que figuraba en la Estoria de España29 En ella se fue combinando la escueta información que ofrecía el texto alfonsí, siguiendo a las fuentes latinas, con el extenso relato novelesco, relativo a Carlomagno y sus antecesores, que proporcionaba una obra perdida, la Estoria de los reyes moros que ouo en Africa de Sigiberto (Gilberto, Sujulberto), mencionada en repetidas ocasiones30. La interpolación de esc relato de origen épico-legendario forzó al autor de la Crónica a modificar el texto de la Estoria de España, sobre todo en lo referente a la historia de Al-Andalus, y vivecersa, a adaptar las leyendas a la historia31.

  • 32 Véase MILÀ (1896), pp.327-340, M. DE RIQUER (1952), pp.209-221, GÓMEZ PEREZ (1963-64), pp. 16-33, M (...)

33La versión de las Mocedades de Carlomagno que ofrece la Crónica Fragmentaria poco tiene que ver con la conocida por la Estoria de España y por la Versión Crítica. La historia de Mainete forma aquí parte de una compilación que reúne varias leyendas, unas contadas al detalle, como las de sus abuelos maternos, Flores y Blancaflor, y la de su madré, Ber ta de los grandes pies, y otras solamente resumidas (la Reina Sebilla) o brevemente aludidas (Chanson de Saisnes)32.

34De acuerdo con esta versión, a la muerte de Pipino el Breve, Carlos, de corta edad, no estaba aún asentado como heredero del reino. El territorio estaba dominado por sus hermanastros, hijos de una sierva que había suplantado a la madre de Carlos, Berta, en el lecho de Pipino. Afrentado y perseguido por ellos, vino a España, acompañado de sus ayos Morante de Ribera y Maingote de París, ofreciendo sus servicios a los reyes moros con el objeto de reunir el dinero necesario para un ejército que hiciese frente a los usurpadores. Después de haber servido Carlos satisfactoriamente al rey moro de Burdeos contra el de Tolosa, el rey moro de Toledo, Hixen, aconsejado por su alguazil Galafre, decide reclutarlo junto sus franceses para hacer frente al amenazante rey de Zaragoza, Abrahim, del que era tributario y que pretendía la mano de su hija, Halia. Los franceses se le enfrentan en Val Somorián, mientras Carlos queda encerrado bajo llave por sus ayos en Toledo. Cuando despierta, se lamenta de su suerte. Escuchado por la hija de Galafre, Halia le ofrece la libertad, caballo y armas, además de convertirse en cristiana y proveerle del tesoro de su padre, tan sólo a cambio de su promesa de matrimonio. Carlos acepta la oferta, y se distingue en la batalla matando a Abrahin y arrebatándole la espada Durandarte. Enterados sus ayos del pacto con Halia, le aconsejaron no volver a verla. Pero los franceses, presionados por la carencia de dinero, se ven obligados a ceder a las pretensiones de la mora con el fin de obtener el tesoro de su padre. El pretexto utilizado por los franceses para regresar son las cartas llegadas de Francia que reclaman a Mainete para recobrar el reino que le correspondía en herencia. Vuelto a Francia y vencidos los traidores, Carlos se corona rey de Francia y Alemania. Sólo entonces encarga a Morante el rapto de Halia. A su llegada a París, Morante y Halia son injustamente culpados de adulterio y luego perdonados. Después de su conversión al cristianismo, Halia fue bautizada con el nombre de Galiana Sebilia y no tuvo descendencia. El relato termina describiendo la tristeza de Hixen de Toledo por la marcha de su única hija y cómo su deseo de entregar su reino a Carlos no se ve finalmente realizado por estar el franco ocupado en detener el avance del rey moro de Sansueña (Sajonia).

35Este relato ocupa siete largos capitulos, frente a los tres de la versión anterior. Dada su extensión, hubiera resultado muy desproporcionada su interpolación limitada al reinado de Fruela I. El cronista de la Fragmentaria lo fue introduciendo por ello al par que contaba la historia de los reyes Fruela, Aurelio, Silo y Mauregato. Pero aunque quiso altemar equilibradamente la historia erudita con su fuente novelesca, la adaptación revela su desconocimiento de las avanzadas técnicas de historiar de sus predecesores.

  • 33 En la Estoria de España sólo era posible que un capítulo no fuera encabezado por una fórmula cronol (...)
  • 34 Su inserción se realizó del modo siguiente (numero los capítulos de la Crónica Fragmentaria): 1) añ (...)

36Por lo pronto los capítulos interpolados no están situados en año ninguno, según era exigencia en las obras alfonsíes, sino que se introducen fuera de cronología. Sólo el primero, que comienza la historia de Mainete a raíz de la muerte de su padre, se fecha en el año 12° de Fruela I, siguiendo la datación propuesta en la Estoria de España. El resto comienza con las fórmulas no cronológicas, imposibles en la historia alfonsí33: "Segunt cuenta Sigiberto en su estoria dize que quando Carlos Maynete fue de hedat de quinze años [...]" (Xx, f.66r), "En este logar dize la estoria que quando el ynfante Carlos Maynete [...]" (f.69v), "Segunt la estoria lo ha contado este rrey Hixen [...]" (f.70v), "Avn va la estoria siguiendo el fecho del ynfante Carlos Maynete [...]" (f.75r), "Cuenta la estoria que a cabo de dos años despues quel rrey Carlos [...]" (f.77v)34.

37La dilatación a lo largo de tanto tiempo de los acontecimientos relativos al trono de Francia obligó a realizar algunas modificaciones sobre el texto de la Estoria de España.

38Las sincronías por el año de reinado del monarca franco que se consignaban regularmente en los alzamientos de los sucesivos reyes hispanos tuvieron que ser suprimidas por este cronista en los reinados de Aurelio y Silo, dado que la coronación de Carlos se postergaba hasta poco antes de la muerte de este último rey. Y para no retocar la sincronía proporcionada por la Estoria de España en el alzamiento de Alfonso II, año 15° de Carlos, este amanador se vio obligado a precisar al relatar su coronación que "desde el dia que murio el rrey Pepino su padre, maguer los otros hermanos eran apoderados con los rreynos, por el cuenta la estoria los años" (Xx, f.76v).

39La contradicción que implicaba con lo relatado por su fuente novelesca, que suponía a Carlos en Francia, fue también sin duda la causa de que eliminase la noticia sobre el ataque de Carlos a las ciudades moras de Zaragoza y Pamplona que, procedente de Sigeberto (año 778), situaba la Estoria de España en el año 1° de Silo (PCG, p. 344a34-41).

40Cuando el autor de la Crónica Fragmentaria finalizó de copiar los relatos interpolados, se encontró con el problema de adaptar la existencia del rey legendario de Toledo, Hixen, a la información sobre Al-Andalus procedente de la Historia Arabum del Toledano. Para hacer posible el empalme, inventé la muerte de Hixen, la entrega del reino al emir de Córdoba Abd al-Rahman por parte del leal alguazil Galafre y el nombramiento de Çulema, sobrino del émir, como nuevo rey:

"Et quando el rrey de Toledo sopo en como el rrey Carlos Maynete su yemo se tomara del camino e que non vinie, ouo tan grand pesar que enfermo muy mal. E tan grande fue la dolençia que a pocos dias fue muerto. Entonçe los de Toledo, por consejo de Galafre el alguazil, dieronse de su grado a Abdurramen rrey de Cordoua. Et el dioles por rrey a vn su sobrino fijo que auie nonbre Çulema" (Xx f.79r)

41La invención de ese nombramiento la dedujo de haber observado que dos capítulos más adelante, en el año 1° de Vermudo I, la Estoria de España narraba la muerte de Abd al-Rahman y su sucesión por Hisham, pese a que "mandara el padre ante que morisse que régnasse otro su fijo que auie nombre Çulema, que era rey de Toledo" (PCG, p. 345b18-20).

  • 35 Noticias ambas procedentes de la Chronographia del Gemblacense: "Pipinum vero filius eius regem Ita (...)

42La inserción de esta leyenda de Mainete tan diversa de la empleada por la Estoria de España forzó también otros retoques ya finalizada su interpolación. En el reinado de Alfonso II, cuando se relata la coronación de Carlos como emperador romano-germánico, en el texto alfonsí se puntualiza: "e aun touieron los romanos de dar el regno de Italia a su fijo Pepino" (PCG, p.349a4-6). Pero al informar de la muerte de Carlomagno, el heredero es Ludovico Pío, sin que se vuelva a mencionar a Pipino: "Pues que el emperador Carlos fue muerto, reyno Loys, su fijo, el primero en Alemanna e en Francia XXVI annos" (PCG, p. 357a 25-27)35. El cronista se enfrentó con el problema de explicar esta descendencia de Carlomagno, ya que de acuerdo con la Estoria de los reyes moros que ouo en Africa que asennorearon España nunca tuvo hijos de la reina Sebilia Galiana y, para ello, introdujo sendas explicaciones en ambos puntos:

"Et avn sin todo esto, touieron por bien los rromanos de dar el rreyno de Ytalia a su fîjo Pepino. Et dize la estoria que por rrazon que Carlos non podia auer fijo en la rreyna Sibilia Galiana fiziera fiziera (sic) el a este Pepino en vna alta dueña de Ytalia, mas visquio poco tienpo. Et despues de la muerte de Sibilia Galiana, caso el enperador Carlos e ouo vn fijo que ouo nombre Loys que fue enperador despues, asy como la estoria lo contara adelante" (Xx, f.85r).

  • 36 Retoco la lectura del ms. Xx "Lofer tanto quiere dezir como Loys e Lofer como Loys" con la correcta (...)

"Et despues del rreyno su fïjo Loys el primero en Françia e en Alemanna. Este Loys es aquel fijo que Carlos ouo despues de la muerte de Sibilia Galiana, asi como la estoria lo ha contado ante desto. Este Loys, fijo del enperador Carlos Maynete, es aquel a quien dizen en los cantares el ynfante Lofer. E Lofer tanto quiere dezir como Loys e Luys como Lufer" (Xx, f.99r)36.

43La sustitución del Mainete alfonsí también hizo necesaria la modificación de la alusión a la estancia toledana de Carlos que se incluía al final de la larga refutación del Toledano sobre las presuntas conquistas del emperador en la Península y la apertura del camino de Santiago (De Rebus Hispaniae, IV, 11, pp. 85-86, y PCG, cap. 623, p. 356b38-357a7). En su lugar se resumió la versión de la Estoria de Africa:

  • 37 Xx dice "del ama" y corrige "sierua".

"Pero quanto (sic) pudo fazer Carlos quando era con el rrey Hixen en Toledo quando le sacaron de Françia el conde Morante de Rribera e Mayngote de Paris por miedo de sus hermanos los fïjos de la sierua37. E en siruiendo al rrey de Toledo pudo ser que fizo Carlos algunt buen fecho en aquella tierra que touiese pro para enderesçarse el camino de Santiago. Ca segunt que lo ha contado la estoria ante desto, el rrey Hixen de Toledo auie vn alguazil a que dizien Galafre por quien se guiaua el rrey e por cuyo consejo rresçibiera el rrey de Toledo a Carlos e aquellos christianos que andauan con el, ca era aquel alguazil Galafre omne leal e de buen consejo. E despues que Carlos touo la fija deste Hixen e la torno christiana e le puso nonbre Sibilia Galiana, tan grande fue el pesar que Hixen ouiera por ello que se quisiera matar con sus manos. A la çima, enfermo tan mal que llego a la muerte. E pues que vio que se murie, quisiera dar el rreyno de Toledo al rrey de Cordoua. Mas por consejo de aquel alguazil Galafre, enbio por el rrey Carlos su yerno por darle el rreyno e quanto en el mundo auie. E Carlos estonçe mouio de Françia con vna grand hueste, e quando fue en los montes Pirineos, llegole mandado que vn rrey moro que auie nombre Geteclin le entrara en Alemanna e que le destruyera la çibdat de Colonna. Estonçe el rrey Carlos touo por mas guisado de yr a defender lo que tenie ganado, que non yr a lo que estaua en auentura de ganar, e tornose de alli. E en aquella venida que el fizo a España podrie ser que farie algunt bien para enderesçarse el camino de Santiago. Otrosi cuenta el arçobispo don Rrodrigo [...]" (Xx f 98rv).

44La nueva concepción de la historia que representa la labor de este cronista se comprende plenamente cuando observamos que no se limita a incorporar y adaptar el material legendario que le proporcionaba su fuente, sino que no desaprovecha oportunidad alguna para inventar y novelar los hechos históricos.

45En el año 40° de Alfonso II el Casto, la Estoria de España exponía las razones por las que obtuvo ese apelativo:

"Este rey don Alfonso era casado, mas pero nunca ouo que uer con muger, ante se mantouo bien et limpiamiente, et fizo muy sancta uida et buena, et mantouo su reyno en justicia et en derecho, et fue amado de Dios et de los omnes. Et dize don Lucas de Tuy que aquella su muger que auie nombre Berta, et era hermana del rey Carlos el Grant" (PCG, p. 358b11-19).

46El autor de la Crónica Fragmentaria no pudo menos que aclarar esa extraña situación y sustituyó ese párrafo por un capítulo de su invención en que suponía un matrimonio por poderes entre Berta y Alfonso que nunca se habría consumado:

"Este rey don Alfonso el Casto quando fue mançebo, e de antes e despues, sienpre fue de buenas costunbres, asy como la[s] estorias lo cuentan del. Et siendo el en su mançebia, andudieronle casamiento con doña Berta, hermana del rrey Carlos de Françia. E fue desposado con ella a ley e a juras de caualleros fijos dalgo, a quien desposan los amigos e los rreyes a las vezes seyendo la esposa en vna tierra e el esposo en otra. Desta guisa fueron desposados el rrey don Alfonso el Casto et aquella ynfante doña Berta, hermana del rrey Carlos, e guardaronse el vno al otro su desposamiento muy bien e muy lealmente. Ca segunt cuentan las estorias, nunca se vieron en diez años que estudieron desposados. Ca porque el rrey Carlos ouo vn tienpo su desamor con el rrey don Alfonso, quando gela el enbio pedir, non gela quiso dar. Et despues que ella fue muerta e ante, sienpre visquio este rrey don Alfonso casta mente, que nunca a muger llego, mas en toda su vida guardo castidat fasta que murio. E por esto le llamaron don Alfonso el Casio" (Xx, f.l00r-v).

47Tanto la manera en que se altera libremente la estructura de la Historia, como el propio contenido y estilo novelesco de los relatos añadidos, nos prueban la profunda transformación de los fines de la historiografía y de la sociedad a la que ésta iba dirigida. Hubiera sido muy raro, si no imposible, que los historiadores alfonsíes no censuraran, dada su escasa ejemplaridad, esta versión de la historia de Carlos, futuro emperador romano-germánico, humillado por los hijos de una suplantadora, obligado a "trabajar" como mercenario y forzado a casarse con una musulmana como únicas vías de obtener el apoyo económico necesario para recobrar su reino.

Bibliographie

Fuentes bibliográficas y documentales

Bartsch, Karl. 1861: Über Karlmeinet. Ein Beitrag zur Karlssage, Nümberg (Bauer &Raspe).

Beckers, Hartmut. 1983:'"Karlmeinet'-Kompilation", en K. Ruh, G. Keil W Schröder, B Wachinger, F.J. Worstbrock (eds.), Die deutsche Literatur des Mittelalters Verfasserlexikon, vol. 4, 1011-1028, Berlin, New York (Walter de Gruyter).

Catalán, Diego 1962: De Alfonso X al conde de Barcelos. Cuatro estudios sobre el nacimiento de la historiografia romance en Castillay Portugal, Madrid (Gredos).

Catalán, Diego. 1963-64: "La Estoria de los reyes moros que ovo en Africa que aseñorearon a España de Sigisberto y la Crónica Fragmentaria", Romance rnilology, XVII, pp.346-353. Una segunda versión más compléta ha sido publicada en La Estoria de España de Alfonso X. Creación y evolución, pp. 157-183. "Fuentes cronísticas de la Historia de España", V, Madrid (Fundación Ramón Menéndez Pidal y Universidad Autónoma de Madrid), 1982.

Catalán, Diego. 1969: "Poesía y novela en la historiografia castellana de los siglos XIII y XIV", Mélanges offerts a R.Lejeune, Gembloux (Duculot), pp.423-441. Reeditado en La Estoria de España de Alfonso X. Creación y evolución, pp. 139-156

Catalán, Diego. 1992: "Alfonso X historiador", en La Estoria de España de Alfonso X. Creación y evolución, pp.11-44.

Catalán, Diego (en preparación): Mde la silva texytual al taller historiogríáfica aljonsí. Còdices, crònicas, versiones y cuadernos de trabajo, estudio inédito que iba a constituir un tercer tomo añadido a la tercera reimpresión de la Primera Crónica General, Madrid, 19773.

Crónica de Turpín: Codex Quartus Sancti lacobi de expedimento et conversione Yspanie et Gallecie editus a Beato Turpino archiepiscopo, Boston (The Merrymount Press), 1934.

De Riquer, Martin. 1952: Los cantares de gesta franceses (sus problemas su relacion con España), Madrid (Gredos).

Estoria de España: Primera Crónica General de España, que mandó componer Aljonso el Sabio y se continuaba bajo Sancho IV en 1289, edición de Ramón Menéndez Pidal, 2 vols., Madrid (Seminario Menéndez Pidal y Gredos) 19773. Fernández-Ordóñez, Inés. 1992: Las "Estorias" de Alfonso el Sabio, Madrid (Istmo).

Fernández-Ordóñez, Inés. 1993: "Versión Crítica" de la "Estoria de España" Estudio y edición (desde Pelayo hasta Ordoño II), "Fuentes cronísticas de la Historia de España", VI, Madrid (Fundación Ramón Menéndez Pidal y Universidad Autónoma de Madrid).

Gómez Pérez, José. 1963-64: "Leyendas medievales españolas del ciclo carolingio" Anuario de Filología (Maracaibo), II-III, pp.7-36.

Gómez Pérez, José. 1966: "Leyendas carolingias en España", Anuario de Filología (Maracaibo), V, pp.121-193.

Horrent, Jacques. 1979: Les versions françaises et étrangères des Enfances de Charlemagne, Bruxelles (Académie Royale de Belgique), "Mémoires de la classe des lettres", T. LXIV, Fasc. 1.

Horrent, Jules. 1951: Roncesvalles. Etude sur le fragment de cantar de gesta conservé à l'Archivo de Navarra (Pampelune), (Bibliothèque de la Faculté de Philosophie et Lettres de l'Université de Liège), Fasc. CXXII, Paris (Les Belles Lettres).

Menéndez Pidal, Ramón. 1917: "Roncesvalles. Un nuevo cantar de gesta espanol del siglo XIII", Revista de Filologia Espanola, IV, pp. 105-204.

Menéndez Pidal, Ramón. 1934: "Galiene la belle y los palacios de Galiana en Toledo", en Historia y epopeya, Madrid, pp.263-286.

Menéndez Pidal, Ramón (inédito): La épica médiéval española. Desde sus orígenes hasta su disolución en el romancero, editada por Diego Catalán y María del Mar de Bustos, Obras complétas, XIV, Madrid (Espasa-Calpe, en preparación).

Milà y Fontanals, Manuel. 1896: De la poesía heroico-popular castellana, en Obras completas, VII, coleccionadas por el sr. D. Marcelino Menéndez y Pelayo, Barcelona (A. Verdaguer).

Pattison, D.G. 1983: From Legendto Chronicle. The Treatment of Epie Material in Alphonsine Historiography, Oxford (The Society for the Study of Mediaeval Languages and Literatures).

Primera Crónica General (PCG): véase Estoria de España.

Procter, E.S. 1951: Alfonso X of Castile. Patron of Literature and Learning, Oxford.

Sigeberto: Sigeberti Gemblacensis Chronographia. Editada por L.C. Bethmann en Monumenta Germaniae Historica, Scriptorum, VI, pp.268-374, Hannoverae, 1844. Toledano (Rodrigo Ximénez de Rada, arzobispo de Toledo, conocido como el Toledano): De Rebus Hispaniae o Historia Gothica en Roderici Ximenii de Rada, Opéra Praecipua Complectens, en PP. Toletanorum quotquot extant Opéra, III, Madrid (Ibarra), 1793. Reimpreso en «Textos medievales», 22. Zaragoza, 1985.

Notes

2 Desde PROCTER (1951), pp. 103-104, han venido repitiéndolo otros muchos.

3 Véase FERNÁNDEZ ORDÓÑEZ (1992), caps. I, III, IV.2 y V.

4 Véase CATALÁN (1992), pp.38-42.

5 Véase en PATTISON (1983) el examen detenido de la evolución del tratamiento otorgado a los relatos de origen poético o legendario en la tradición historiográfica alfonsí (entre los analizados no se incluye el Mainete).

6 En el cap. XII dice Turpín que Carlos habia aprendido la lengua sarracena en su juventud cuando moró algùn tiempo en Toledo ("Didicerat enim Karolus linguam sarracenicam aput urbem Toletam. in qua cum esset iuvenis per aliquot tempus commoratus est", f,140v) y en el XX, excusándose de no referir todos los hechos de Carlos, nos informa de que en su mocedad fue investido caballero por el rey de Toledo, llamado Galafre, por amor del cual mató en batalla a un magno y soberbio rey sarraceno, enemigo de Galafre, llamado Braimante: Quemadmodum Galaffrus, admirandus Tolete, ilium in pueritia exulatum ornavit habitu militari, in palatio Toleti: et quomodo idem Karolus postea amore eiusdem Galaffri occidit in bello Braimantum magnum ac superbum regem Sarracenorum Galafri inimicum" (cap. XX, f. 146v).

7 La versión ofrecida por el Toledano difiere en algunos aspectos. Coincide con la del pseudo-Turpín en conocer la estancia de Carlomagno en Toledo al servicio militar del senor de la ciudad, llamado Galafre, y en su participación en batallas contra enemigos sarracenos de éste. Pero se diferencia ligeramente en identificar el enemigo de Galafre con Marsil, rey de Zaragoza, y en no especificar que se produjese batalla singular de Carlos con él que le acarrease la muerte. El arzobispo de Toledo anade además otros detalles: a) la estancia en Espafia de Carlos fue provocada por su oposición a las justicias de su padre el rey Pipino y con el objeto de causarle daño; b) su regreso sólo se produjo tras la muerte de su padre y c) en él fue acompañado de Galiana, la hija de Galafre, con la que contrajo matrimonio, después de convertirse ella al cristianismo, y para la que construyó unos famosos palacios en Burdeos: Fertur enim in iuventute sua à Rege Pipino Galliis propulsatus, eo quod contra paternam iustitiam insolescebat. Et ut patri dolorem inferret, Toletum adiit indignatus et cum inter Regem Galafrium Toleti et Marsilium Caesaraugustae dissensio provenisset, ipse sub rege Toleti functus militia, bella aliqua exercebat, post quae, audita morte patris Pipini, in Galbas est reversus, ducens secum Galienam filiam Reges Galafrii, quam ad fidem Christi conversam, duxisse dicitur in uxorem. Fama est et apud Burdegalam ei palatia construxisse" (De Rebus Hispaniae, IV, 11, pp.85-86).

8 La alusión al Mainete que figura en el cantar de Ronscesvalles describe una trama que coincide parcialmente con ambos testimonios latinos. Al lamentarse ante el cuerpo muerto de su sobrino Roldán, dice Carlomagno: "Quando fui mançebo de la primera edade,/quis andar ganar preçio de Francia, de mi tierra natural;/fuime a Toledo a servir al rey Galafre/que ganase a Durandarte large;/ganéla de moros quando maté a Braymante,/dila a vos, sobrino, con tal omenage/que con vuestras manos non la diésedes a nadi;/saquéla de moros, vos tornástela allée./¡Dios vos perdone, que non podiestes máes!/Con vuestra rencura el coraçón me quiere crebare./Sallíme de Françia a tierras estrannas morare/por conquérir proveza e demandar linaje;/acabé a Galiana, a la muger leale" (vv. 54-66, según la edición de MENÉNDEZ PIDAL, 1917, pp.115-116). Los motivos aducidos para venir a España son "ganar preçio" o "conquérir proveza" y "demandar linage", causas que, aunque no incompatibles con lo referido por el Toledano (según adujo MENÉNDEZ PIDAL, 1917, pp.148-149), no son las mismas (según subraya HORRENT, 1951, pp.184-185). El Roncesvalles se agrupa, en cambio, con el pseudo-Turpín frente al Toledano en saber de la batalla con Braimante, y anade un detalle no mencionado: la obtención de Durandarte en la batalla singular que enfrentó a Carlos con ese rey moro.

9 Según admiten tanto MENÉNDEZ PIDAL (1934 y en su inédita Historia de la épica que he consultado gracias a la amabilidad de sus editores) como Jules HORRENT (1951), pp.188-190. El resto de los testimonios europeos contiene una version posterior, de carâcter más novelesco y melodramâtico, segun la cual Carlos fue expulsado de Francia por dos hermanos usurpadores, Heudri y Rainfroi: siguen esa tradición la Chanson de Mainet (conservada sólo fragmentariamente) y el Charlemagne de Girard d'Amiens en Francia, el Karleto, el Aquilon de Bavière de Rafael de Marmora y los Reali de Francia de Andrea da Barberino en el ámbito franco-italiano e italiano, y el Karl Meinet y el Karl der Grosse de Stricker en zona germánica. Esta tradición también cuenta con un testimonio espanol, conservado a través de la Crónica Fragmentaria y de la Gran Conquista de Ultramar (véase infra, III). No comparte este punto de vista Jacques HORRENT (1979). Al considerar que el destierro de Carlos provocado por los usurpadores existía en el original, Horrent se ve obligado a suponer que esa tradición, reproducida a su juicio con gran perfección por los fragmentos conservados de la Chanson de Mainet, es la mâs antigua. Las caracteristicas de los testimonios hispânicos se explicarían por dos sucesivas refundiciones posteriores: una francesa y otra espanola. Pero ese carâcter moderno que atribuye a las versiones peninsulares se ve contradicha por la antigüedad de muchas de sus variantes. De ahí que tenga que recurrir a la contaminación y suponer que la refundición francesa de la que derivarían los textos hispânicos se habría compuesto por la combinación de un texto ya refundido semejante al que nos conserva el Karl Meinet con otro derivado directamente del original (pp.216-246).

10 MENÉNDEZ PIDAL (1934 y su inédito) sostuvo que los testimonios pre-alfonsíes y la prosificación alfonsi derivaban de una única version, la mâs antigua conocida de las Mocedades de Carlomagno, anterior a las conservadas en el resto de Europa. Se habria compuesto en territorio espafiol, con mucha probabilidad, en Toledo, por un juglar, seguramente franco, que recordaba la historia de Alfonso VI a principios del siglo XII (hacia 1130, como muy tarde). Alfonso VI de León fue desterrado por su hermano Sancho II en 1072. Acompanado de su ayo Pedro Ansurez y algunos nobles que le eran fieles, fue acogido por el rey moro de Toledo, Mamun, a quien sirvió militarmente. Tras conocer la noticia de la muerte de Sancho, Alfonso se dispone a marchar para recibir los reinos en herencia, pero temiendo la oposición de Mamun, pone como pretexto de su partida su deseo de ir de caza. Llegado a su tierra, se convierte en rey de Castilla y León, y después se casa con la princesa mora Zaida, hija del rey de Sevilla, en 1090. La historia se transforma en fâbula al sustituir al rey espafiol por Carlomagno.
Jules HORRENT (1951, pp. 186-193), en cambio, no encuentra razones por las que ningún juglar, aunque fuese franco, tendría que haber sustituido un rey español por un emperador extranjero. Defiende la existencia de una versión francesa primitiva, reflejada sólo en la alusión de Roncesvalles (no menciona el testimonio del Turpín), en la que Carlos vendría a Espana como aventurero deseoso de obtener amor, fama y riquezas ("conquérir provençia e demander linaje"). Ese primer relato habría sido refundido por un juglar español en Toledo en el siglo XII, el cual, al apercibirse de la semejanza de la historia de Carlos con la de Alfonso VI, habría acentuado su similitud, creando las malas relaciones de Carlos con Pipino sobre el modelo de las de Alfonso VI con su hermano Sancho, y reemplazando el regreso de Carlos a Francia por una huida secreta después de conocer la muerte de su padre, igualmente creada sobre la de Alfonso después del asesinato de Sancho. La refundición española estaría reflejada en el texto del Toledano y en el de la Estoria de España. La refundición posterior en que Carlos huye de Francia por haber sido desplazado del trono por unos bastardos usurpadores sería de origen francés y completamente independiente de la española.
En desacuerdo con la mayor antigüedad derivativa de las versiones peninsulares defendida por MENÉNDEZ PIDAL y Jules HORRENT, Jacques HORRENT defiende la prioridad de la tradición de los bastardos usurpadores tras haber desautorizado las dos versiones sobre las causas del exilio de Carlos que aparecen en la Peninsula: la del destierro motivado por el enfrentamiento con Pipino y la de "conquérir provençia e demandar linaje". La oposición de Carlos a Pipino por cuestiones de justicia es, según HORRENT, un retoque de origen culto del Toledano para compatibilizar lo que sabía de la historia "verdadera" de Carlomagno con la versión poética, en la que se hablaba de unos usurpadores desconocidos para la historia erudita (1979: pp. 165-170). Por otra parte, la versión contenida en el Roncesvalles es interpretada por HORRENT como claramente alusiva a la tradición del exilio motivado por los usurpadores. La posibilidad, sugerida por Jules HORRENT, de que Carlos viniera a España simplemente como aventurero a "conquérir provençia e demandar linaje" queda descartada como inverosímil porque el deseo manifiesto de Carlos de "ganar preçio de Françia" no sería necesario, siendo el único heredero, a no ser que hubiera sido expulsado del trono por algún motivo, y porque el fin de "conquerir provençia" no se obtiene en lucha declarada con los musulmanes, sino buscando su apoyo y refugio, lo que alude obligadamente a su situación de fugitivo o refugiado que busca en el extranjero los medios lucratives para recuperar su reino (pp. 160-165). Los testimonios hispánicos derivan, pues, de una refundición francesa perdida que contenía a los usurpadores y que experimentó una nueva formulación en la Peninsula, quizá en Toledo, en la segunda mitad del siglo XII (pp. 170-175). Esa versión española del Mainete es la prosificada o aludida en De rebus Hispaniae, la Estoria de España y el Roncesvalles.

11 El cantar de Mainete de la Estoria de España apoya o no contradice la información del Roncesvalles por completo, y sólo diverge parcialmente de la versión del Turpín en desconocer que Galafre armase caballero a Carlos, y de la del Toledano 1) porque no menciona el enfrentamiento de Carlos con Pipino como causa de su venida a España, 2) porque no habla de Marsil como personaje enfrentado a Galafre 3) ni conoce los palacios de Galiana en Burdeos. Jules HORRENT (1951, pp. 184-186) argumenté que el cantar de la Estoria de España no podia identificarse con el aludido en el Roncesvalles por la diversidad de los motivos aducidos en uno y otro texto para explicar la estancia de Carlos en España : en el primer caso, el enfrentamiento con Pipino (además del amor por Galiana); en el segundo, el deseo de obtener fortuna, riquezas y una esposa. Pero el estudio del texto de la Estoria alfonsí como resultado de la jerarquización y la suma de diversas fuentes nos permite afirmar con cierta seguridad que el enfrentamiento de Carlos con Pipino reflejado en ella no proviene con seguridad de una fuente poética, sino que podría ser simple traducción del texto del Toledano. Sólo después de haber armonizado la información de la historia erudita con una de las causas que figuraban en el cantar "servir al rey Galafre", se incluye la otra, "el amor por Galiana", motivaciones idénticas a las recogidas en el fragmente de Roncesvalles (véase, infra, p.89). Es licite, pues, suponer que tanto la historia alfonsí como el fragmento poético navarro derivan con alguna fidelidad de una misma fuente. Una interpretación muy semejante a esta propone Jacques HORRENT (1979: pp. 165-170, y nuestra nota 10), con el que coincido en desconfiar del origen poético de las otras informaciones que distinguen el texto del Toledano de los restantes testimonios de la tradición espanola. La suplantación de Braimante por Marsil, rey de Zaragoza, quizá pueda explicarse como un arreglo del arzobispo don Rodrigo con el objeto de enlazar estes hechos de la juventud de Carlomagno con los de Roncesvalles acaecidos en su madurez. La mención de los palacios de Galiana en Burdeos, desconocidos para el reste de la tradición, también podria ser un retoque erudito.

12 Val Somorián, y no Val Samorial, contra lo defendido por MENÉNDEZ PIDAL (1934), pp.279-281, es la lectura correcta de acuerdo con la tradición textual de la Estoria de España, según ya percibió HORRENT (1951), pp. 192-193.

13 Véase FERNÁNDEZ ORDÓÑEZ (1993), p. 124, nota 17.

14 Véase el texto del Toledano (IV, 11, pp.85-86) supra, en la nota 7.

15 Este hecho ha sido destacado en otros casos en que la variedad de testimonios hace posible establecer la comparación. Véase en CATALÁN (1992), pp.38-42, por ejemplo, lo argumentado sobre la actitud de doña Lambra para con el primo menor de su novio, sobre las relaciones de Urraca con Alfonso VI 0 sobre la envidia de éste por el Cid.

16 La versión refundida que conocen la Crónica Fragmentaria y la Gran Conquis ta de Ultramar, aunque dériva de una redacción francesa en que el Mainete ha sido enlazado con los poemas y leyendas de Basin, Flores y Blancaflor, Berta, la Reina Sebilla y la Chanson de Saisnes, conserva junto a la Estoria de España, en apariencia trente al resto de los testimonios conocidos, los detalles que enlazan a Galiana con Morante, y en solitario, el relato compléta de la inculpación de la reina. El Karlmeinet alemán es el único texto que mantiene el recuerdo de esa relación adúltera, pero sin justificaciôn aparente, ya que en su versión Morante habia muerto en la batalla de Valsomoriân y Carlos en persona realizó el rapto de Galiana (cf. BARTSCH, 1861, pp.24-35). Ese absurdo se explica por el carácter compilatorio del Karlmeinet, obra en la que se enlazaron varios poemas carolingios antiguos con una sección redactada por el compilador (cf. BECKERS, 1983, cols. 1012-1028). Mientras que la primera parte de la compilaciôn dériva de una versiôn francesa del Mainete que terminaba con el feliz matrimonio de Carlos y Galiana después de que Carlos la raptase de tierras hispanas, la segunda parte, cuya independencia aseguran un prólogo así como diferencias en la versificación y el lenguaje, a parte de contradicciones internas, proviene de un poema francés perdido dedicado a las relaciones entre Morante y Galiana (cf. Beckers, 1983, 1017). Parece, pues, que el enlace de la historia de Mainete con la de la inculpación de Galiana se ha conservado exclusivamente en los textos hispánicos (contra lo que supuso MENÉNDEZ PIDAL en su Historia de la épica inédita).

17 Quizá ese conocimiento previo pueda explicarse a través de una variante sólo existente en la Chanson de Mainet fragmentaria y en el Charlemagne de Girard d'Amiens, según la cual Morante no sería un caballero cristiano, sino un sarraceno convertido (cf Jacques HORRENT, 1979, p.55).

18 La posibilidad de reconstruir esa Versión fue brindada por la aparición en 1984 del ms. Ss (sign. 40 de la Caja de Ahorros de Salamanca). Su testimonio ha permitido probar que en la historia del reino de León (desde Pelayo hasta Vermudo III) los mss. L (sign. 1298, Bib. Nacional de Madrid) y *L' (manuscrito perdido empleado por el formador de las Estorias del fecho de los godos del siglo XV), la Crónica General Vulgata (aunque su creador contaminó) con un manuscrito perdido de la Versión Concisa hermano del prototipo de los códices T, G y Z) y la Crónica de Veinte Reyes no son sino distintas ramas textuales de una única redacción alternativa de la Estoria de España. Esa Version existió también en la historia gótica (hasta Rodrigo), sección en que la conservan el ms. Ss, la Crónica de 1344 y la Crónica de 1404 escrita en gallego (véase J. I. PÉREZ PASCUAL, La crónica de 1404. Edición y estudio Universidad de Salamanca, 1990, tesis doctoral inédita). También conocemos una redacción crítica de la historia de los reyes de León y Castilla (desde Fernando I hasta Fernando II), sección donde Ss y los manuscritos de la Crónica de Veinte Reyes son sus únicos representantes. Véase para la demostración detallada de estos parentescos FERNÁNDEZ ORDÓÑEZ (1993), caps. II. 1, II.3, II.4, III y V.

19 Según he tenido ocasión de demostrar en (1993), pp.222-224, la obra recoge una alusión a la situación de desesperación y aislamiento vivida por Alfonso en Sevilla cuando, enfrentado a su hijo Sancho y a los estamentos, tuvo que recurrir a la ayuda del rey benimerín de Marruecos Abu Yusuf.

20 La anticipación de la muerte de Pipino no está justificada. Habiendo sido alzado rey en el año 9° de Alfonso I, era 780, para reinar 22 años, su muerte debía producirse en el año 12° de Fruela I, era 802, tanto en la Version Critica como en la Estoria de España.

21 Con esa redistribución también se subsanaba una deficiencia de acoplamiento de la Estoria de España. La abundancia de narración histórica en el año 2° de Fruela I, seguida de la carencia de hechos reseñables en siete afios y de la vuelta súbita a un relato extenso, concentrado en los años 11° y 12°, no ofrecía una exposición de la verdad histórica ajustada al ideal de repartir equilibradamente el relato de las fuentes narrativas a lo largo de años sucesivos.

22 El pormenor era evidentemente poético y se conserva en la versión española posterior: "Quando llegaron a aquel logar que llaman el Val de Semorian, fallo vn rrico omne que llamauan Aynarte que era su primo coyrmano muy mal ferido. Et el, luego que lo vio, deçendio del cauallo e parose sobre el triste e dixole llorando [...]" (ms. Xx, f.72v).

23 Detalle que también figuraba en la leyenda, según nos muestra la otra versión del Mainete: "e matole ally e cortole la cabeça e atola al arzon de la silla por las çernejas de los cabellos que traye muy luengos" (ms. Xx, f.73r).

24 También existente en la otra redacción española de la leyenda: "et en quanto ellos esto fazien [los franceses], Maynete sallo de la batalla e començose de yr contra Toledo" (ms. Xx, f.73r).

25 Aunque en este caso es dudoso si la Versión Crítica retocó la redacción de la Estoria de España o conserva el texto de la fuente, según puede deducirse de la duración del viaje que figura en la otra version hispana de la leyenda: "e tanto andudieron desta guisa que en seys dias e en seys noches llegaron a Gascueña" (ms. Xx, f.78r).

26 Por idénticas razones se omitió en la historia de Bernardo del Carpio la reflexión de Alfonso II sobre la impotencia de los monarcas ante los traidores y los malos consejeros Véase FERNÁNDEZ ORDÓÑEZ (1993), p. 182.

27 El comportamiento de la Versión Crítica en este punto contrasta fuertemente con su conducta al tratar otros relatos épicos, donde transformó los diálogos con reminiscencias poéticas conservados en la Estoria de España en sobrias frases de estilo indirecto, más propias, a su parecer, de la exposición histórica. Véase FERNÁNDEZ ORDÓÑEZ (1993), pp.85-86, 93-95, 102-103, 181-182.

28 Véase CATALÁN 1969).

29 Según la denominó CATALÁN (1962), pp. 155-161,176-177. Puede leerse en el ms. Xx (7583, Bib. Nacional, Madrid) y de forma parcial, desde la mitad del reinado de Alfonso II, en los mss. B (2022, Bib. de la Universidad de Salamanca), X (10213 y 10214, Bib. Nacional, Madrid), y V (1277, Bib. Nacional, Madrid). Su relato comprende la historia de los reyes astur-leoneses, desde Pelayo a Ordoño II, coincidiendo con lo narrado por el Toledano en el libro IV de su Historia Gothica. Véase en CATALÁN (1992), pp. 165-180, lo dicho sobre esta peculiar refundición. El texto base utilizado por el refundidor era hermano del ms. Y (Y-ii-11, Bib. del Escorial) y comparte con él un conjunto de arreglos que procuran separar la historia de los reyes godos de la de los reyes astur-leoneses, demostrando ignorar o despreciar la continuidad en el imperium sobre la Península que postulaba la Estoria de España (véase CATALÁN, en preparación).

30 También aluden a su autoridad la Crónica de Castilla, la Cran Crónica de Alfonso XI y la Crónica Manuelina. La Cran Conquista de Ultramar la empleó asimismo, transcribiendo su versión de las leyendas de Berta y de Carlos Mainete. Véase CATALÁN (1963-64) y en (1992), el cap.VII. Antes, había conocido la existencia de estas leyendas en el ms. Xx GÓMEZ PEREZ(1963-64) y (1966).

31 Según prueba el testimonio de la Gran Conquista de Ultramar. Véase CATALÁN (1992), pp. 171-180, y (en preparación).

32 Véase MILÀ (1896), pp.327-340, M. DE RIQUER (1952), pp.209-221, GÓMEZ PEREZ (1963-64), pp. 16-33, MENÉNDEZ PIDAL (inédito) y Jacques HORRENT (1979), pp. 118-138. El origen de la compilación épico-legendaria aprovechada como fuente por la Estoria de los reyes de Africa es desconocido, aunque, seguramente, francés. Jacques HORRENT la analiza a través del texto de la Gran Conquista de Ultramar, sin conocer el de la Crónica Fragmentaria, y supone que fue creada para elevar al cocinero Maingot de París al rango de héroe épico y ennoblecer con su parentesco a sus supuestos descendientes. A esa conclusión llega tras haber observado que la interpolación de las historias de Flores y Blancaflor, Berta y Mainete en la historia de las cruzadas relatada en la Gran Conquista comienza mencionando el lazo de parentesco que une a un cruzado francés, Folguer Ubert de Chartres, con el épico Maingot (Mayugot) de París, y haber percibido el lugar destacado que Maingot ocupa en esta versión del Mainete·. constantemente junto a Carlos antes de la muerte de Pipino, comparte la responsabilidad de su educación con Morante, le defiende contra los usurpadores, le protege en España, le reconcilia con Morante y le sirve fielmente hasta la muerte. En efecto, la interpolación del relato épico-novelesco relativo a las mocedades de Carlomagno no se cierra en la Gran Conquista sin antes haber notificado la muerte de Maingot en Roncesvalles y haber puntualizado el reconocimiento de Carlos y sus descendientes hacia su linaje, que aparece unido al de Folguer Ubert de Chartres (1979, pp. 127-128). Este análisis hace sostener a HORRENT que la interpolación de las historias de Flores y Blancaflor, de Berta y de Mainete debía existir ya en el texto francés de la historia de las cruzadas empleado como fuente de la Gran Conquista, ya que sólo un francés podría estar interesado en beneficiar al cruzado Folguer de la fama de Maingot de París (1979, p. 128). Sin embargo, esta explicación es dificilmente compatible con la de la segura existencia de la Estoria de los reyes moros de Africa y de su empleo independiente por parte de la Gran Conquista y de la Crónica Fragmentaria. Sólo a través de una obra hispánica como la mencionada Estoria puede explicarse que Flores y Blancaflor sean reyes de Almería y de Africa, en vez de Hungría, contra toda la tradición europea, así como la coincidencia literal entre la Gran Conquista y la Crónica Fragmentaria. Me inclino por ello a modificar la hipótesis de HORRENT suponiendo que en la historia francesa de las cruzadas aprovechada en la Gran Conquista existiría una breve alusión al vínculo supuestamente existente entre el cruzado Folguer y el cocinero Maingot y al relevante papel que este último desempeñó junto a Carlomagno, alusión que se ajustaría con lo narrado en la compilación francesa de leyendas, hoy perdida, que habría sido creada para ennoblecer a Maingot. Esa misma compilación legendaria fue fuente de la Estoria de los reyes moros de Africa, y el redactor de la Gran Conquista habría recurrido a esa Estoria para completar la exposición de los hechos que en su fuente francesa de la historia de las cruzadas eran simplemente aludidos.

33 En la Estoria de España sólo era posible que un capítulo no fuera encabezado por una fórmula cronológica si la materia en él narrada correspondra al mismo año que un capitulo anterior que hubiese sido apropiadamente fechado. Y aun así, la narración empezaba sin necesidad de emplear fórmula alguna del tipo "cuenta la estoria […]".

34 Su inserción se realizó del modo siguiente (numero los capítulos de la Crónica Fragmentaria): 1) año 12° de Fruela I, Carlos vive con sus hermanos hasta la edad de catorce aflos; 2) aflo 13° de Fruela I, muerte del rey (cap. 600, PCG); 3) años Γ a 5° de Aurelio (cap. 601); 4) Carlos es afrentado por sus hermanos; 5) año 6° de Aurelio, muerte del rey (cap. 602) y aflos 1° a 7° de Silo (cap. 603); 6) Carlos y los franceses luchan como mercenarios para el rey de Burdeos; 7) los franceses son reclutados por el rey de Toledo para luchar con Abrahin, batalla de Val Somorián, pacto con Halia; 8) regreso de Carlos, Victoria sobre sus hermanos y coronación como rey de Francia y Alemania; 9) año 8° de Silo, muerte del rey (cap. 604); 10) alzamiento de Alfonso II y años 1° a 4° de Mauregato (cap. 605); 11) rapto de Halia, inculpación de la reina, matrimonio; 12) muerte de Hixen de Toledo, su reino es entregado a los moros; 13) año 5° de Mauregato, muerte del rey (cap. 606).

35 Noticias ambas procedentes de la Chronographia del Gemblacense: "Pipinum vero filius eius regem Italiae ordinatum collaudant" (año 801); "Karolus imperator moritur Post quem Ludowicus, filius eius, imperavit annis 26" (año 814).

36 Retoco la lectura del ms. Xx "Lofer tanto quiere dezir como Loys e Lofer como Loys" con la correcta del ms. B.

37 Xx dice "del ama" y corrige "sierua".

Auteur

Universidad Autónoma de Madrid

© Éditions de la Sorbonne, 1997

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540