Version classiqueVersion mobile

Écritures de l’espace social

 | 
Didier Boisseuil
, 
Pierre Chastang
, 
Laurent Feller
, 
et al.

1re section. Commercialisation, marchés, crises

Grano y cerámicas

La comercialización de algunos productos indispensables en la coyuntura de 1300 en Aragón y Valencia

Carlos Laliena Corbera

Texte intégral

Introducción1

  • 1 Este trabajo se inscribe en el Proyecto del Ministerio de Educación y Ciencia, ref. HUM2006-09642, (...)
  • 2 La conjoncture de 1300 en Méditerranée occidentale. I: Les disettes dans la conjoncture de 1300, Ro (...)
  • 3 Por ejemplo, C. Dyer, Making a Living in the Middle Ages. The People of Britain, 850-1520, Londres, (...)

1Durante la segunda mitad del siglo XIII, los territorios del Mediterráneo occidental asisten a una intensificación extraordinaria de los intercambios comerciales que vinculan ámbitos regionales distintos e incluso lejanos, pero también los espacios próximos a las ciudades y a los mercados emergentes. No cabe ninguna duda de que este movimiento depende de los procesos de urbanización y crecimiento demográfico uniformemente descritos para toda el área, que suponen el desarrollo de pautas de consumo más amplias, en las que la calidad tiene también un papel significativo. Tampoco es difícil ver detrás de estos procesos la culminación de una larga expansión agraria y una positiva transformación del mundo rural, al que llegan progresivamente los beneficios de una apreciable elevación de los niveles de vida. La experiencia del programa de investigación «La coyuntura de 1300 en el Mediterráneo occidental», con cuatro grandes coloquios celebrados hasta la fecha2, permite sostener estas valoraciones, que, a mi juicio, superan las dudas que han suscitado tradicionalmente desde una perspectiva propia de la Europa septentrional, que cifra en las décadas a ambos lados de 1300 el momento del inicio de una recesión, sea cual sea la calificación que se le otorgue3. No se trata, sin embargo, de un círculo virtuoso de crecimiento, puesto que esta misma serie de reuniones ha mostrado algunos de los escollos y dificultades que jalonan la evolución de estas sociedades en el cruce de ambos siglos: las carestías de difícil interpretación pero de indudable impacto, el incremento de las exacciones señoriales y la aparición de los fenómenos de influencia urbana – créditos, contratos agrarios, expropiación de tierras, etc. – que afectan a amplios sectores campesinos, la fiscalidad y las perturbaciones monetarias, entre otros.

2En el segundo de los coloquios mencionados, celebrado en Madrid en octubre de 2005, se abordaron algunos de los problemas que acabo de enumerar, en particular los relativos a las características de los bienes producidos en mayor o menor medida para el mercado y las dimensiones de las redes comerciales que penetraban en los ambientes rurales. En las conclusiones, Monique Bourin señaló incidentalmente el papel poco conocido de la cerámica en este complejo de actividades mercantiles, un producto artesanal fabricado a gran escala que tiene la enorme ventaja de dejar rastros materiales indelebles y, por lo tanto, evidencias concretas sobre su distribución comercial. Quisiera aquí, en testimonio de un reconocimiento profundo hacia las enseñanzas y la amistad de Monique Bourin, para el que me faltan incluso palabras, seguir esa línea trazada de forma tenue para ver en qué medida la cerámica es un buen indicador de la circulación de objetos de consumo de cierto carácter suntuario entre capas cada vez más amplias de la población y, al mismo tiempo, una guía de la formación de espacios mercantiles con una identidad propia al alba de 1300.

Las transformaciones en las producciones cerámicas mediterráneas entre 1250 y 1350

  • 4 La bibliografía especializada es muy considerable y aquí se citarán solamente trabajos orientados h (...)
  • 5 P. López Elum, Los orígenes de la cerámica de Manises..., op. cit.
  • 6 Las cerámicas comunes siguieron formando parte del elenco de las producciones en proporciones impor (...)
  • 7 Les Habitats du lac de Paladru (Isère) dans leur environnement: la formation d’un terroir au xie si (...)

3La respuesta a la primera pregunta que puede hacerse en este sentido – ¿ existen cambios sustanciales en las producciones cerámicas de este periodo? – está clara desde hace una quincena larga de años, cuando las excavaciones arqueológicas comenzaron a proporcionar un marco de referencia estable para las numerosas piezas que formaban parte de las colecciones de este tipo de manufacturas y que habían sido clasificadas durante más de un siglo sobre la base de criterios estilísticos. En efecto, entre 1250 y 1325 asistimos a una revolución en el aspecto externo, las técnicas de elaboración, el repertorio de formas y las modalidades de uso de las cerámicas producidas por los talleres de varios centros regionales de Italia, el sur de Francia y la Península Ibérica, que se difunden comercialmente a la práctica totalidad del Mediterráneo occidental4. Quizá la distinción hecha en los contratos de compraventa de uno de estos centros, el valenciano de Manises, entre la obra aspra – literalmente «obra áspera», es decir, «tosca» – y la operis terre albe et picte – «obra de tierra blanca y pintada», equivalente a cerámicas esmaltadas con dibujos sobre fondo blanco – sea la más clarificadora de esta profunda mutación, en la que el elemento central es justamente la aparición de esmaltes y engobes que confieren una apariencia vidriada a las cerámicas y, sobre todo, soportan una decoración rica y muy variada5. Es crucial destacar la importancia de esta innovación tecnológica. Las cerámicas anteriores se caracterizaban por ser muy monocordes en las formas, orientadas casi exclusivamente hacia las ollas de cocina y los contenedores. Las cocciones, reductoras u oxidantes, daban lugar a coloraciones oscuras, grises o rojizas, aliviadas por rudimentarias decoraciones realizadas con pinceladas de óxido de manganeso vagamente geométricas, alineadas vertical y horizontalmente, en peine, y, a veces, mediante una combinación de estos dibujos, mientras que otras fórmulas eran raras6. Esta pobreza de los ajuares cerámicos precedentes se debe probablemente a causas tecnológicas, pero también indica que las escudillas, cuencos, tazas y demás piezas del mobiliario se fabricaban masivamente en madera, como muestran los descubrimientos en el yacimiento lacustre de Charavines7. For su parte, las mesas de las elites eran atendidas con vajillas de metales nobles, particularmente plata sobredorada, con adornos esgrafiados que hacían reinar una distinción rústica pero eficaz en ellas.

  • 8 Empleo la palabra «barnizar» en sentido amplio, para englobar todos los tipos de cubierta vitrea qu (...)
  • 9 Puede afirmarse lo mismo de la utilización creciente del ladrillo en la construcción de casas, que (...)

4Sin perjuicio de constatar que la calidad de las piezas ordinarias – en especial, de los contenedores – aumentó considerablemente durante este periodo e implicó una mayor capacidad de almacenaje y transporte, el factor decisivo de este cambio tecnológico radicó en la posibilidad de barnizar las cerámicas que estaban destinadas a servir los alimentos y conferirles con ello una vistosidad desconocida8. Para aprovechar al máximo los recursos que ofrecía el vidriado se idearon nuevas formas y se asimilaron otras procedentes del Maghreb y al-Andalus, que enriquecieron notablemente el catálogo de piezas fabricadas en los alfares de todos los centros productivos, desde Italia hasta Valencia: jarras grandes y pequeñas, bacines de varios tamaños, salseras, tajadores (grandes platos para servir comida), botellas, redomas, aguamaniles, tazas, copas y escudillas, por citar algunas formas típicas. Es muy interesante señalar que, como se desprende de esta enumeración, se trata principalmente de ajuares domésticos, un aspecto que es en sí mismo muy importante, puesto que plasma de una manera evidente la mejora del entorno material de sectores crecientes de la población9.

5La variedad y la calidad estaban acompañadas por un precio asequible, que explica la rápida generalización de estas cerámicas esmaltadas y su importación en aquellas regiones donde los talleres locales no estaban en condiciones de producirlas. Las decoraciones, que emplean diferentes colores – principalmente, el morado (o marrón) y el azul solos, y el verde y el morado y el azul y dorado, en combinación –, así como una considerable gama de motivos variados, constituyen la segunda razón que justifica la amplitud del mercado que obtienen estas manufacturas. Hay, sin duda, un efecto de moda muy claro en la comercialización de estos objetos, un efecto nada desdeñable puesto que manifiesta el incremento de la capacidad de consumo social, que permite el acceso a estos productos de un lujo modesto y favorece el desarrollo de industrias alfareras especializadas dedicadas a satisfacerlo, para lo cual la estandarización de las formas y de los recursos estéticos eran exigencias básicas.

  • 10 G. Berti y S. Gelichi, «Mille chemins ouverts en Italie», en Le vert et le brun..., op. cit., p. 12 (...)
  • 11 Cf. G. Demians d’Archimbaud y M. Picon, «Les céramiques médiévales en France méditerranéenne. Reche (...)
  • 12 J. G. Hurst, «Spanish Pottery imported into Medieval Britain», Medieval Archaeology, 21 (1977), p. (...)

6Los arqueólogos se han preocupado fundamentalmente por la datación de estas cerámicas y por los problemas ligados a la difusión de los conocimientos tecnológicos necesarios para su fabricación seriada, cuestiones difíciles sobre las que hay un cierto consenso, en el sentido de admitir que hubo una etapa de preparación marcada por la compra de piezas islámicas como objetos suntuarios (por ejemplo, para enriquecer las fachadas de las iglesias italianas) que creó la base para una demanda creciente. Sin que por ahora estén claros los mecanismos de transmisión del saber técnico, durante el tercer cuarto del siglo XIII se expandió este modo de hacer cerámica en diferentes focos originalmente independientes entre sí, pero que fueron estimulados por constantes intercambios de modelos formales y de representaciones gráficas en la decoración10. Los hallazgos de «mayólicas arcaicas» pisanas y ligures en Provenza y Cerdeña; de producciones valencianas en Italia, Provenza, Languedoc y el Bajo Ródano11, e incluso en Inglaterra (en una fase más avanzada)12, al igual que de piezas moradas catalanas en el Midi francés, por no mencionar los círculos regionales de distribución de todas ellas y otras que no podemos citar detalladamente, permite asegurar que los mercaderes italianos, provenzales y languedocianos comprobaron pronto el atractivo que ejercían estas lozas ricamente adornadas en un segmento de la población que era, sobre todo pero no exclusivamente, urbano. Y los descubrimientos realizados en las excavaciones estratigráficas y los pecios marítimos de carácter arqueológico, como se ha dicho, garantizan que se aplicaron a fondo para complacer esta predilección por las vajillas esmaltadas.

Teruel, un centro regional de producción de cerámicas esmaltadas

  • 13 J. Ortega Ortega, Opera terre Turolii. La cerámica bajomedieval en Teruel, Teruel, 2002. Sobre Pate (...)

7Teruel, una ciudad de unos 6.500 habitantes, situada en un vasto altiplano al sur de Aragón, en la ruta que unía Zaragoza con Valencia, a mitad de camino entre ambas capitales regionales, se convirtió en uno de estos núcleos de producción de cerámicas decoradas a finales del siglo XIII y conoció un éxito notable en el transcurso del siglo siguiente. Sobre él, disponemos de un estudio exhaustivo debido a Julián Ortega, que converge con los que se han llevado a cabo en relación con las manufacturas de los burgos rurales valencianos de Paterna y Manises, cuya producción es rigurosamente contemporánea de la turolense13. La evolución de estos tres núcleos alfareros es bastante similar, y de este modo, paralelamente a los valencianos, en Teruel tiene lugar una fase de experimentación a lo largo de la primera mitad del siglo XIII, en la que los artesanos asimilan parte del legado de las cerámicas almohades – algunas formas abiertas, entre las que sobresalen los ataifores, y algunos procedimientos técnicos, en particular el vidriado-, al que incorporan una parte del catálogo de piezas tradicional en las regiones septentrionales, constituido por las cerámicas grises reductoras.

8Conviene insistir en que las discusiones relativas a los «orígenes», tanto en Teruel como en Valencia, condicionadas por la idea de una continuidad de la actividad cerámica musulmana después de la conquista, son erróneas en sí mismas. Incluso aunque se pudiera probar la pervivencia de los mismos alfares antes y después de la conquista feudal en estas localidades (y, además, de una secuencia de las formas y técnicas, lo que no ocurre), lo cierto es que los fenómenos de producción, consumo y mercado que tienen lugar a partir de 1275 son tan radicalmente diferentes de lo anterior que desvirtúan cualquier afirmación de una identidad entre las manufacturas andalusíes y las valenciano-aragonesas. Frente a esta interpretación simplista y que pretende ante todo garantizar la antigüedad de las tradiciones ceramistas de Paterna, Manises y Teruel, es necesario reivindicar la idea de una experimentación múltiple en los talleres derivada de una circulación de conocimientos técnicos que fue alentada por desplazamientos de población de todo tipo entre las zonas meridionales de la Península, especialmente el área granadina, y los territorios de la amplia frontera de la Corona de Aragón, sometidos a un vasto torbellino de reasentamientos demográficos. Y, al igual que en el resto del Mediterráneo, se trata de un conjunto de ensayos realizado en el contexto de una urbanización sin precedentes – urbanización en sentido amplio, incluyendo las quasi-città aparecidas por toda el área mediterránea – y del un intenso desarrollo de la comercialización de estas sociedades, que proporcionaban una demanda de consumo esencial.

9Teruel reunía algunas condiciones imprescindibles para la creación de una industria alfarera, entre las que destaca la calidad de la arcilla, materia prima fundamental de difícil transporte. Merece la pena resaltar también la situación geográfica, que facilitaba la expansión mercantil, y, desde la década de 1280, hay que sumar a éstos dos factores un tercero probablemente no necesario pero sí importante, la formación de una comunidad de mudéjares sobre la base de los esclavos musulmanes procedentes de la sublevación valenciana de 1276 y de la inestable frontera. Estos cautivos paulatinamente liberados, junto con varias familias instaladas bajo la protección del rey, configuraron una «morería» nueva, dentro de la cual los oficios relacionados con la cerámica y la fabricación de ladrillos y tejas adquirieron pronto bastante relevancia. Aunque también hubo alfareros cristianos, la combinación de conocimientos técnicos y capacidad para absorber algunos elementos del lenguaje decorativo andalusi, explican el relativo predominio mudéjar en este campo de la artesanía local. Lo más interesante es que la experimentación a la que hacía referencia antes condujo a resultados parecidos a los de otros núcleos manufactureros del universo mediterráneo, es decir, a la producción de cerámicas barnizadas y esmaltadas, enriquecida con una multiplicación de formas de las piezas, muchas de las cuales se empleaban en la presentación de la comida en la mesa: escudillas, tajadores, salseras, picheres – pequeñas jarras con un pico prominente – y un largo etcétera. Si en las piezas grandes para líquidos – cántaros y pequeños cántaros globulares, éstos barnizados en tonos verdosos y melados – se observan influencias andalusíes, la novedad es mucho mayor en los platos, jarras y cuencos, vidriados con adornos sobre fondos verdes con trazos en morado o en blanco con dibujos esquemáticos en verde.

  • 14 Véanse las Primeras Jornadas de Arqueología Medieval en Aragón. Balances y novedades, Teruel, 2010, (...)
  • 15 J. Ortega, Opera terre Turolis..., op. cit., p. 162-183, cita p. 164·

10La producción aumentó extraordinariamente desde el inicio del siglo xiv, como muestran las recientes excavaciones de dos decenas de hornos en diferentes yacimientos urbanos14. Al mismo tiempo, se estandarizó la tipología de las piezas y se redujo la variedad de las cerámicas comunes, ollas y cántaros, para simplificar los procesos de trabajo en aquella parte de la actividad encaminada hacia un mercado local, en beneficio de una mayor dedicación a las exigencias de una ornamentación más complicada. La cuestión de los patrones decorativos es difícil de resumir por su extrema variedad y vale la pena, en este sentido, citar a Julián Ortega, que señala que «las decoraciones cerámicas constituyen seguramente uno de los mejores corpus de imágenes medievales no salidas de la “cultura erudita” al que estamos en disposición de acceder15». Esta iconografía recoge motivos simbólicos y textuales procedentes del mundo andalusi, tales como versiones de mensajes epigráficos bien conocidos de carácter augurativo, que a lo largo del tiempo acabaron transformados en puros grafismos, signos – mano de Fátima, estrellas de David – asociados en el ámbito cristiano con los musulmanes en sentido genérico, imágenes – pájaros, peces-, estilizaciones vegetales y trazados geométricos muy diversos, para los que se puede reivindicar una inspiración a partir de los tejidos almohades.

  • 16 Sobre este aspecto en relación con Teruel (donde existe un conjunto importante de torres góticas de (...)

11Es, en definitiva, una manifestación concreta de la corriente de apreciación de elementos dislocados de la expresión estética islámica insertos en la trama del arte gótico que solemos denominar «arte mudéjar»16. Una atracción por iconografías y materiales islámicos que, con independencia de que los artífices fueran musulmanes, debe ser siempre interpretada como un hecho cultural cristiano y occidental, por no decir feudal, como la visión sesgada de un universo de formas diferente por parte de las elites urbanas y nobiliarias del siglo xiv, formas que pueden ser asumidas como adornos exóticos que no alteran los contenidos ideológicos inherentes a construcciones y objetos propios. En el caso de la cerámica turolense – y en ésto no es muy original –, la presencia de decoraciones constituidas por caballeros en armas, castillos y señales heráldicas como fuente alternativa de inspiración para los alfareros, indica la compatibilidad de las ornamentaciones de trasfondo islámico con un potente ideología aristocrática, y, en ambos casos, la seducción que estas evocaciones del lujo señorial ejercían sobre amplias capas sociales.

El grano y la cerámica: modelos de intercambio comercial

12La cerámica de Teruel tuvo un éxito notable, a juzgar por los abundantes hallazgos de piezas y fragmentos en excavaciones realizadas en una larga banda territorial que se extiende desde el piedemonte del Moncayo y las Sierras Ibéricas que forman la frontera entre Aragón y Castilla hasta Valencia.

13Cualquier mapa de distribución (fig. 1) es, por ahora, provisional puesto que refleja las áreas donde se ha intervenido arqueológicamente con mayor intensidad, normalmente como resultado de urgencias relacionadas con obras públicas. El centro del Valle del Ebro, el Maestrazgo y el Bajo Aragón no han disfrutado de la misma inversión reciente en infraestructuras y, en consecuencia, hay un vacío en esa zona interior de Aragón que puede ser debido a las carencias de la investigación arqueológica – lo más probable – o a fenómenos comerciales del siglo xiv, que impedían que la cerámica turolense se vendiese allí, de manera que las poblaciones locales se proveían de otros centros de producción.

  • 17 J. Ortega Ortega y F. J. Gutiérrez González, «La cerámica medieval desde el lado de la demanda. Sob (...)

14A pesar de estos matices, no cabe duda de que las cerámicas esmaltadas de Teruel eran comercializadas a través de una densa red de mercados locales y ferias regionales, de modo que llegaba incluso a pequeñas aldeas y masías aisladas de las tierras altas entre Aragón y Valencia. A partir de la primera mitad del siglo xiv, Teruel se convirtió en el principal centro abastecedor de cerámica de mesa de todo el Aragón meridional y su zona de influencia incluyó las principales localidades situadas en la ruta que une Zaragoza con Valencia: además de ambas capitales, destaca la aparición de cerámicas turolenses en las excavaciones llevadas a cabo en las ciudades de Calatayud, Daroca, Albarracín, Sarrión y Segorbe, al igual que en las practicadas en todas las poblaciones de la frontera castellana, como Agreda, Medinaceli, Molina de Aragón y Moya. Los límites de este espacio comercial quedaron fijados a su vez por las áreas de expansión de las cerámicas valencianas, que eran más valoradas que las turolenses por el uso del azul de cobalto y el dorado en las decoraciones (reflejo dorado), las producciones de Agreda en el noreste de Castilla y la Meseta, así como por las muy poco conocidas cerámicas fabricadas en Zaragoza17. No obstante, estos circuitos de intercambio se superponían, de manera que la loza de Paterna y Manises llegaba regularmente a Teruel y a la inversa, aunque los flujos no eran equivalentes y la cerámica turolense era menos considerada en Valencia que la valenciana en tierras aragonesas. Un último detalle a subrayar es que el éxito de Paterna y Manises en todo el Mediterráneo occidental, con sus piezas decoradas al estilo malagueño, vedó la posibilidad de exportar por mar las producciones turolenses, a las que los costes de transporte y sobre todo la menor riqueza visual limitaba la competencia con aquéllas.

  • 18 A. Rubio Vela, «Valencia y los aragoneses en la Baja Edad Media: la ruta del trigo», Caplletra, 32 (...)
  • 19 A. Rubio Vela, «A propósito del mal any primer. Dificultades cerealísticas en la Corona de Aragón e (...)
  • 20 E. Cruselles, J. M. Cruselles y R. Narbona, «El sistema de abastecimiento frumentario de la ciudad (...)

15A pesar de su provisionalidad, este mapa de la distribución de cerámicas de Teruel, que no es probable que se vea alterado drásticamente, coincide a grandes rasgos con el que presenta Agustín Rubio en un trabajo sobre la circulación del trigo aragonés hacia Valencia (fig. 2)18. En éste y en otros importantes artículos19, el autor ha mostrado que la ciudad se aprovisionaba de grano del Valle medio del Ebro, transportado por vía fluvial hasta Tortosa y allí reexportado hacia Valencia desde el primer cuarto del siglo xiv – y tal vez incluso antes, aunque faltan los testimonios documentales El crecimiento de la población hizo que este puerto mediterráneo se surtiera de cereales provenientes de otras regiones, en especial Sicilia, el norte de África, Andalucía y el Midi francés, pero ni siquiera estos cargamentos estaban en condiciones de cubrir una demanda creciente, alentada por los intereses comerciales de los mercaderes de grano, que se lucraban simultáneamente de la comercialización directa del cereal y de las ayudas que el gobierno municipal – en buena medida bajo su control – ofrecía para mantener bajos los precios cerealistas20.

16Esta demanda, pues, incentivó a una multitud de pequeños productores y buhoneros del entorno de Valencia, las fronteras de Castilla y el sur de Aragón a llevar su grano, especialmente trigo, para venderlo en el mercado valenciano. El dinamismo creciente de la actividad comercial hacia 1280-1320 justifica por sí solo el interés de estas gentes en el tráfico cerealista con destino final en Valencia, pero las noticias de compras realizadas por encargo de los jurados de la capital en diferentes momentos de dificultades anonarias sugieren que hubo un constante estímulo institucional para incrementar el envío de trigo a los graneros valencianos, un estímulo que se inicia con toda certeza durante el primer cuarto del Trescientos. Estos vendedores ocasionales y mercaderes de ámbito local que hacían anualmente una excepción en sus rutinas agrarias y comerciales para acercarse al mercado urbano, hallaron una razón suplementaria para hacerlo en las subvenciones acordadas por el gobierno urbano para quienes abasteciesen los graneros valencianos. Las «ayudas», como se denominaban oficialmente, están documentadas desde 1380 de manera regular, pero probablemente funcionaban con anterioridad e incluían el cereal transportado a lomos de mulos y no solamente el importado por mar, algo que favorecía a esta pléyade de negociantes eventuales aragoneses y valencianos.

  • 21 J. A. Sesma Muñoz, «Adaptación socio-espacial de las comunidades mudéjares dedicadas al transporte (...)
  • 22 M. L. Ledesma, Vidas mudéjares, Zaragoza, 1994, p. 9-31.

17La conexión entre la comercialización del grano y la cerámica de la región de Teruel se basa en la homogeneidad de los mapas de distribución y no hace falta decir que es una evidencia débil. De hecho, al ser un extenso territorio de paso, es posible que la coincidencia se deba al hecho de que las mercancías circulaban por un espacio que se prestaba de manera natural a facilitar su tránsito. Es posible, además, que otros productos aragoneses exportados hacia Valencia y el mar, como la lana, cumplieran la función de vector fundamental que atribuyo al cereal en la hipótesis que sustenta este trabajo. Para resolver esta cuestión definitivamente haría falta disponer de noticias sobre cargamentos mercantiles que, en el estado de la investigación, se puede afirmar que no han dejado traza antes de mediados del siglo xv. Por otra parte, los registros fiscales de los impuestos aduaneros de este periodo dejan entrever a «un número enorme de mudéjares, por encima del millar (en los años 1445, 1446 y 1447), que, en un sentido y en otro traspasan la frontera con mercancías de su propiedad, siempre productos naturales o artesanías de su tradición (cuero, esparto, barro), que llevan a vender a los mercados y ferias de ambos lados de la frontera», según dice José Ángel Sesma21. Además, aparece un buen número de arrieros musulmanes que actúan como transportistas de lana por cuenta de diversos mercaderes cristianos, en cantidades importantes y movilizando, por tanto, caravanas de 10 a 60 mulos que circulaban continuamente a lo largo de esta ruta. Este autor sugiere que las necesidades del comercio entre Aragón y Valencia fomentaron la especialización de una parte de los adultos masculinos de las comunidades mudéjares de la zona en este duro trabajo. Este autor señala que esta adaptación profesional se llevó a cabo a lo largo del siglo xiv. Si pensamos que la alfarería en Teruel constituía una actividad preferentemente mudéjar y observamos el trasiego de gentes de este grupo étnico-religioso, es posible aceptar que la cerámica formaba parte del lote de mercancías que engrosaban los fardos de estos productores y comerciantes a tiempo parcial. En algunos casos, eran los propios alfareros los que se desplazaban para vender su producción, como en el caso de un ollero mudejar de Almonacid de la Sierra que acudió a Épila, cerca de Zaragoza, a ofrecer sus cerámicas y tuvo un acceso de locura durante el cual robó algunas prendas de ropa y amenazó a quienes intentaron reducirle y finalmente fue ahorcado22. En otros, las escudillas, platos y jarras figuraban entre los objetos que completaban la carga de los mulos de arrieros y mercaderes, sin relación con los artesanos que habían confeccionado las piezas. En mi hipótesis, en este segundo caso, seguramente el más importante desde el punto de vista cuantitativo y cualitativo, existía una vinculación entre el cereal y las cerámicas.

18Por último, querría concluir señalando que me parece útil insistir en que las redes comerciales de comienzos del Trescientos soportaban un tráfico de mercancías complejo, con productos muy distintos pero que aprovechaban los itinerarios comunes, con una actividad que sólo de manera parcial se hallaba estratificada, de forma que pequeños comerciantes y grandes mercaderes coincidían en la distribución de materias primas y productos artesanales, aunque a niveles diferentes.

19Alrededor de 1300 se produjo una revolución en la tecnología y el consumo de cerámicas, que coincidió con la primera fase de maduración de un comercio interregional de bienes de primera necesidad, demandados a escala del Mediterráneo occidental, particularmente el grano y la lana. Teruel se configuró como uno de los núcleos productores de cerámicas esmaltadas de calidad y, al mismo tiempo, la región circundante comenzó a exportar excedentes cerealistas hacia Valencia. Es decir, se situó en la punta de lanza de dos componentes esenciales de los intercambios de este periodo – tres, si incluimos la lana – y es perfectamente posible que campesinos cristianos y musulmanes que llevaban sus sacos de cereal a los mercados valencianos, arrieros mudéjares que gestionaban la circulación de trigo y lana y los mercaderes de cierta importancia que manejaban estos negocios coincidieran en unir en sus cargamentos grano y cerámica. El comercio de ambos productos, de esta manera, se reforzaría mutuamente en un espacio muy vasto que abarca buena parte del interior mediterráneo de la Península, en una fase de expansión productiva y mercantil.

Notes

1 Este trabajo se inscribe en el Proyecto del Ministerio de Educación y Ciencia, ref. HUM2006-09642, La formación de los mercados y el desarrollo de la comercialización de la sociedad aragonesa durante la Edad Media, del que el autor es investigador responsable y en las líneas de investigación del Grupo de Investigación de Excelencia de Historia Medieval CEMA. reconocido por el Gobierno de Aragón (cf. www.unizar.es/cema). Agradezco a Julián Ortega Ortega las referencias bibliográficas que me ha proporcionado y el análisis de los problemas que suscita este artículo, si bien no es responsable de las afirmaciones que se hacen en él.

2 La conjoncture de 1300 en Méditerranée occidentale. I: Les disettes dans la conjoncture de 1300, Roma, 27-29, febrero de 2004; II Le marché et la commercialisation de la société rurale entre xiiie et xive siècles. Les petites villes comme pôles de la commercialisation. La production artisanale, oct. 2005; III: Monnaie, crédit et fiscalité dans le monde rural, Madrid, 8-10 febrero, 2007; IV: La mobilità sociale nel medioevo: rappresentazioni, canali, protagonisti, metodi d’indagine, Roma, 28-31 de mayo de 2008.

3 Por ejemplo, C. Dyer, Making a Living in the Middle Ages. The People of Britain, 850-1520, Londres, 2003 (1a ed. Yale, 2002), p. 228-263.

4 La bibliografía especializada es muy considerable y aquí se citarán solamente trabajos orientados hacia los problemas tratados en el texto y no los relativos a cuestiones técnicas, a las excavaciones de este periodo y a los catálogos de formas. Cf. S. Gelichi, «L’introduzione di nuove tecniche nelle ceramiche italiane tra XII e XIII secolo», en Cerámicas islámicas y cristianas a finales de la Edad Media, Granada, 2003; y los trabajos (que reflejan la aparición de estos núcleos productores de cerámicas esmaltadas) de D. Dufournier, A. M. Flambard y G. Noye, «À propos de la céramique “RMR”: problèmes de définition et de classement, problèmes de répartition»; H. Blake, «The medieval incised slipped Pottery of north-west Italy», S. Nepoti, «La maiolica arcaica nella Valle padana» y G. Berti, L. Cappelli y R. Francovich, «La maiolica arcaica in Toscana», todos en La ceramica medievale nel Mediterraneo occidentale, Florencia, 1986, p. 251-278, 317-352,409-423 y 483-510, respectivamente; la excelente síntesis de R. Costantini, «Le ceramiche medievale revestite: le produzioni smaltate e la ceramica graffita», en S. Lusuardi Siena, ed. Ad mensam, Manuffati d’uso da contesti archeologici fra tarda antichità e medioevo, Udine, 1994, p. 263-263-318; M. Caroscio, La maiolica in Toscana tra Medioevo e Rinascimento. Il rapporto fra centri di produzione e di consumo nel periodo di transizione, Siena, 2009; L. Vallauri y M. Leenhardt, «Mutations et transtransferts: l’apparition des glaçures dans le Midi méditerranéen», La céramique médiévale en Méditerranée. Actes du VIe Congrès de l’AIECM2, Aix-en-Provence, 1997, p. 479-486, para el Languedoc y Provenza; J. Martí, «Una manufactura a la búsqueda de paternidad. Apuntes sobre el inicio de la producción de cerámica decorada bajomedieval en el área valenciana y dentro del contexto del Mediterráneo nordoccidental», Atti del XXX Convegno internazionale della ceramica (1997). XXXI Convegno internazionale della ceramica, 1998, p. 195-206; P. López Elum, Los orígenes de la cerámica de Manises y de Paterna (1285-1335), Valencia, 1984, y E. González Milà, La ceràmica baixmedieval decorada en verd i manganès a Catalunya. Un estat de la qüestió, Barcelona, 2001. Una tentativa de síntesis general en el catálogo colectivo de la exposición Le vert et le brun. De Kairouan à Avignon. Céramiques du xe au xve siècle, Marsella, 1995.

5 P. López Elum, Los orígenes de la cerámica de Manises..., op. cit.

6 Las cerámicas comunes siguieron formando parte del elenco de las producciones en proporciones importantes, en particular en las piezas destinadas al transporte y almacenamiento – grandes jarras, tinajas, cántaros – y a ollas que soportaban el fuego.

7 Les Habitats du lac de Paladru (Isère) dans leur environnement: la formation d’un terroir au xie siècle, M. Colardelle y E. Verdel (dir.), Paris, 1993.

8 Empleo la palabra «barnizar» en sentido amplio, para englobar todos los tipos de cubierta vitrea que se aplican a estas cerámicas: cf. M. Picon, J. Thirioty L. Vallami, «Techniques, évolutions et mutations», en Le vert et le brun..., op. cit., p. 41-50.

9 Puede afirmarse lo mismo de la utilización creciente del ladrillo en la construcción de casas, que las abarata sin perder solidez ni calidad. No hace falta decir que la industria de fabricación de ladrillos y tejas estaba muy ligada a la de las cerámicas de mesa y almacenaje, aunque se trata de especializaciones artesanales distintas.

10 G. Berti y S. Gelichi, «Mille chemins ouverts en Italie», en Le vert et le brun..., op. cit., p. 129-164, examinan estos problemas con detenimiento.

11 Cf. G. Demians d’Archimbaud y M. Picon, «Les céramiques médiévales en France méditerranéenne. Recherches archéologiques et de laboratoire», en La céramique médiévale en Méditerranée occidentale. xe-xve siècles, Paris, 1980, p. 15-48; R. Francovich y S. Gelichi, «La ceramica spagnola in Toscana nell Bassomedioevo», y G. Berti y E. Tongiorgi, «Ceramiche importate dalla Spagna nell’area pisana dal XII al xv secolo», en II Coloquio Cerámica medieval del Mediterráneo Occidental, Madrid, 1986, p. 297-313 y 315-346, respectivamente. Es preciso señalar que la importación en Italia de cerámicas andalusíes y magreóles, que se inicia en el siglo XI, prosiguió hasta el final de la Edad Media. Cf. también A. García Porras y A. Fábregas García, «La cerámica española en el comercio mediterráneo bajomedieval. Algunas notas documentales», Miscelánea Medieval Murciana, 27-28 (2003-2004), p. 7-34.

12 J. G. Hurst, «Spanish Pottery imported into Medieval Britain», Medieval Archaeology, 21 (1977), p. 68-105.

13 J. Ortega Ortega, Opera terre Turolii. La cerámica bajomedieval en Teruel, Teruel, 2002. Sobre Paterna y Manises, además del libro de P. López Elum, Los orígenes de la cerámica, op. cit., véase J. Martí, J. Pascual y L. Roca, «Entre el “know how” y el mercado. El horizonte cerámico de la colonización feudal en el territorio valenciano», en La cerámica medieval en espacios urbanos y rurales en el Mediterráneo occidental, A. García Porras y F. Villafa Paredes (eds), Ceuta-Granada, 2008.

14 Véanse las Primeras Jornadas de Arqueología Medieval en Aragón. Balances y novedades, Teruel, 2010, con varias comunicaciones sobre los problemas que suscitan los hornos de cerámica turolenses.

15 J. Ortega, Opera terre Turolis..., op. cit., p. 162-183, cita p. 164·

16 Sobre este aspecto en relación con Teruel (donde existe un conjunto importante de torres góticas decoradas con motivos mudejares, incluyendo cerámicas encastradas): Teruel mudéjar. Patrimonio de la Humanidad, G. M. Borras Gualis, coord., Zaragoza, 1991.

17 J. Ortega Ortega y F. J. Gutiérrez González, «La cerámica medieval desde el lado de la demanda. Sobre comercio y consumo cerámnicos en la Zaragoza bajomedieval. El ejemplo del Teatro Fleta», Kalathos, 24-25 (2005-2006), p. 397-421.

18 A. Rubio Vela, «Valencia y los aragoneses en la Baja Edad Media: la ruta del trigo», Caplletra, 32 (2002), p. 95-110.

19 A. Rubio Vela, «A propósito del mal any primer. Dificultades cerealísticas en la Corona de Aragón en los años treinta del siglo xiv», en Estudios dedicados a Juan Peset Aleixandre, vol. III, Valencia, 1982, 475-487 y «Crisis agrarias y carestías en las primeras décadas del siglo XIV. El caso de Valencia», Saitabi, 27 (1987), p. 131-147.

20 E. Cruselles, J. M. Cruselles y R. Narbona, «El sistema de abastecimiento frumentario de la ciudad de Valencia en el siglo xv: entre la subvención pública y el negocio privado», en XIV Jornades d’Estudis Històrics Locals: La Mediterrània, àrea de convèrgencia de sistemes alimentaris (segles v-xviii), Palma de Mallorca, 1996, p. 305-332.

21 J. A. Sesma Muñoz, «Adaptación socio-espacial de las comunidades mudéjares dedicadas al transporte entre Aragón y Valencia (siglos xiv-xv)», en La peruivencia del concepto. Nuevas reflexiones sobre la ordenación del espacio en la Edad Media, J. A. Sesma Muñoz y C. Laliena Corbera, coord., Zaragoza, 2008, p. 409-426, cita p. 418. También para el siglo xv, C. Villanueva Morte, Hacienda y fiscalidad en el Alto Palancia durante el siglo xv. Estrategia e impuestos comerciales en una comarca fronteriza, Segorbe, 2007, señala que un tercio de las cinco mil personas que declaran bienes mercantiles exportados hacia Aragón en las aduanas valencianas en algunos años de la segunda mitad del siglo xv, eran mudéjares.

22 M. L. Ledesma, Vidas mudéjares, Zaragoza, 1994, p. 9-31.

Le texte et les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont sous Licence OpenEdition Books, sauf mention contraire.

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search