Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

La concordance des temps

 | 
Gilles Luquet

Approches littéraires et historiographiques

Concordancias y discordancias en la primera tradición cidiana

Óscar Martín

Résumé

Cet article présente un panorama général de la tradition cidienne primitive, qui s’achève avec la transcription du Cantar de mio Cid en 1207. La thèse défendue dans ce travail est que, même si la Chanson manifeste une connaissance de la tradition antérieure, avec laquelle elle entre en concordance sur des points centraux, elle présente toutefois des aspects discordants qui séparent la Chanson de cette tradition. Parmi ces aspects, on note la diffusion géographique et sociale de la Chanson, autour de Burgos, face à la tradition antérieure qui semble majoritairement centrée sur la Rioja et la Navarre. L’article se propose aussi de montrer que, si la Chanson recueille une dignification progressive de la figure monarchique, cette dernière est en lutte avec une tradition antérieure centrale, dans laquelle le souverain est entourée de suspicion. La présente étude propose de situer la naissance de la Chanson à la fin d’un procesus de maturation de cette tradition pro-monarchique, rendue possible uniquement par la concordance de deux circonstances : la transmission, vers l’intérieur de la Castille, de la tradition cidienne engendrée sur la frontière, et le rapprochement des monarchies castillane et navarraise à la fin du XIIe siècle.

Texte intégral

1En el reciente congreso dedicado a la exploración de la productividad de concordancias y discordancias linguísticas y literarias en la edad media, la materia cidiana temprana, aquella que culmina con la puesta por escrito del Cantar de mio Cid (CMC) en 1207 es un excelente campo de pruebas. Ello se debe, como intentaré exponer, al hecho de que el CMC pese a concordar con ciertos aspectos generales de la tradición que le precede también muestra aspectos muy discordantes y diferentes que lo sitúan en otras coordenadas ideológicas. En este artículo me gustaría exponer esta combinación de concordancias y diferencias de esta primera tradición cidiana, trazando un panorama general mediante un acercamiento a la materia a través de la localización política de la misma, pero también a través del espacio geográfico de la versión del cantar de 1207. Para ello, partiré de que el CMC ha de concebirse como una reacción a modelos cidianos heroicos anteriores y también de que estos modelos heroicos cidianos pueden recuperarse no sólo a través de ecos inscritos en el propio cantar, sino también a través de material historiográfico, de la propia tradición cidiana específica y de la literatura latina compuesta no mucho antes de la composición del propio cantar. Finalmente, partiré de que la reacción emergente del CMC debe conectarse con un lugar geográfico específico así como con una función pragmática y un momento histórico contingente. En definitiva, considero que la versión del CMC es una versión localizada que, a través del heroismo cidiano, formaliza aspectos más generales como patronazgo o agencia política específica, pero que, a la vez, reevalúa versiones cidianas anteriores. Finalmente es importante enfatizar que este espacio geográfico al mismo tiempo define la función social que este producto cultural intenta ejercer. En este aspecto, considero que el énfasis que Gabrielle Spiegel (1993) pone en el aspecto social y lógico del texto, un proyecto que intenta dar cuenta de los valores estéticos, la función ideológica así como su localización, es una importante vía de estudio para entender las concordancias y disonancias que se encuentran en la tradición y que revelan aspectos fundamentales a la hora de entender el heroismo militar presentado por el Cid.

  • 1 Para ello contamos con el año 1207 expuesto en el explicit. Esta datación cuadra bien con motivos l (...)

2Poco a poco, la investigación va delimitando aspectos de la tradición cidiana sobre los que ha habido un intenso debate. En lo que concierne al CMC, el esfuerzo investigador ha delineado de una manera más clara aspectos externos como la fecha, método de composición y la autoría. Me gustaría afiliarme con aquellos críticos que fechan el CMC que nos ha llegado hacia 1200 y su puesta por escrito en 12071. También con aquellos que lo consideran como una composición culta, aunque me gustaría sugerir que su autor no creó el texto de la nada, sino que partiendo de un material legendario y usando la mecánica de una tradición épica ibérica cuya naturaleza desconocemos, aplicó sobre ella modelos latinos y modelos épicos franceses. A este respecto, creo que es acertada la reciente opinión de Alberto Montaner, quien, pese a favorecer una composición memorística sin descartar una composición escrita, considera que el autor del CMC es «un mediador entre las dos vertientes de la cultura medieval… al cual cabría aplicar el dictado coetáneo de quasi litteratus» (2007: xcv).

  • 2 Parte de esta problemática fue tratada en mi artículo sobre el exilio en la primera tradición cidia (...)

3Junto a esta autoría heterogénea e híbrida, también me gustaría presuponer la importancia de la tradición cidiana previa en la construcción del heroismo que aparece en el CMC. Mi interpretación depende, por lo tanto, de que el CMC es el último eslabón de la primera tradición cidiana, la que va desde la muerte del Cid en 1099 a 1207, fecha en la que el poema fue puesto por escrito, si bien acepto también la conclusión de Brian Powell respecto a la importancia relativa del CMC en el contexto de la temprana tradición cidiana, así como su observación sobre que el CMC se localiza en el contexto de una tradición cidiana más amplia, pero accesible a través de alusiones tomadas por supuestas por parte de la audiencia (1983: 24-27). Mi interpretación es también contingente del hecho de que la versión de las hazañas que aparece en el CMC tuvo que acomodar, y a la vez lidiar, con una tradición legendaria preexistente, con una tradición historiográfica cuyos contornos ya habían empezado a soldarse y con una tradición poética que ha desaparecido, pero que tiene ecos en aspectos marginales del poema.2

4Hablar sobre esta tradición implica, sin embargo, entrar en terreno inestable pues varias líneas de la misma son apenas conocidas. Por ejemplo, la tradición épica que precede al poema, cuya naturaleza y contenido son un misterio. A la vez, los materiales gestados en San Pedro de Cardeña, desde donde se habría ido propagando un material nebuloso en el que conviviría material legendario con material historiográfico creado tras el enterramiento del Cid en dicho monasterio. En tercer lugar, leyendas locales dispersas creadas en torno a Burgos y Vivar, supuesto lugar de nacimiento del Cid, o en torno a la frontera bélica de la Extremadura castellana del Cid histórico. Y, finalmente, lo que Alberto Montaner ha denominado «historia oral», que encontrará su acomodo en leyendas y tradiciones textuales activas en el momento de composición del CMC (2007: xcvii). A pesar de estas inseguridades, existen, sin embargo, una serie de textos de materia cidiana que nos han llegado como la Historia Roderici (HR), el Carmen Campidoctoris (CC), la Chronica Najerensis (CN) o el Linage del Cid (Linage) que se van incardinando en una materia cidiana que va adquiriendo un perfil determinado que influirá en el retrato que aparecerá en el CMC.

  • 3 Para la primacia de la HR sobre el CC y el resto de la tradición cidiana véase también C. Smith 198 (...)

5De igual modo que sobre el contenido, existen dudas sobre la datación de los testimonios cidianos literarios que nos han llegado, la influencia entre ellos y la zona geográfica de composición y de difusión. Partiré de que estos textos historiográficos son textos tardíos, de 1185 en adelante, como han señalado Montaner y Escobar (2001: 19)3. También que la HR sistematizó una tradición historiográfica inconsistente relativa al Cid. Me gustaría añadir también que la HR fijó la tradición al nivel historiográfico, creando una versión que se utilizará de manera general en el CC (Smith, 1982: 109-11), en algunos aspectos de la CN (Montaner y Escobar, 2001: 94-97), para ciertos aspectos del Linage del Cid (Martin, 1992), e, incluso, para moldear como ha demostrado Irene Zaderenko la parte militar histórica del CMC (1994-1995: 1998). En resumen, considero que la HR ejercerá en el discurso historiográfico la creación de un perfil militar que será exportado posteriormente a los dominios historiográficos y épicos. Existen, por supuesto, aspectos de la tradición cidiana que no pueden explicarse por dependencia genética o textual, pero, en general, los textos cidianos que nos han llegado permiten establecer una secuencia cronológica y una dependencia formal. En suma, parto de que la HR a partir de 1185, generada posiblemente en un ámbito geográfico y cultural restringido, difunde un perfil que será incorporado y reutilizado en textos sucesivos, hasta el punto de formar lo que Montaner y Escobar han denominado «el boom literario sobre el héroe burgalés» (Montaner y Escobar, 2001, 119).

6Parte del esfuerzo por atisbar la localización del CMC estriba en trazar el traslado geográfico, pero también el movimiento social y político, de los distintos hilos de materia cidiana que se irán amalgamando en la versión del cantar puesta por escrito en 1207, asi como trazar el impacto de la tradición textual precedente. Es importante, por lo tanto, establecer la especificidad geográfica de la versión del CMC que nos ha llegado, la cual, creo, está relacionada con la difusión social del cantar, a la vez que se encuentra disociada del grueso de la anterior tradición cidiana, tanto de la supuesta tradición épica que desconocemos, gestada posiblemente en otros núcleos geográficos distintos a los del cantar, como en los textos cidianos no épicos. Márquese aquí que en mi opinión, la versión de 1207 puede responder a un hilvanamiento de diferentes contenidos épicos e historiográficos, disociados en principio geográficamente pero a los que se le ha dado unicidad retórica con un fin concreto.

  • 4 Para argumentos sobre la localización riojana de la HR véase G. Martin (1992: 37; 91 n. 68).

7La mayor parte de los textos cidianos que nos ha llegado están relacionados con Navarra y la Rioja, en donde se consolidan hacia finales del XII y de donde emanan los textos principales de la tradición previa al cantar.4 Esta restricción geográfica tan severa es especialmente importante, ya que los textos cidianos surgen en un contexto fuertemente politizado dentro de una política de contestación y expansión entre Navarra y Castilla. Después del asesinato del rey navarro Sancho IV en 1076, Navarra fue dividida en dos por Aragón y Castilla. Dentro de esta repartición la Rioja pasó a manos castellanas, mientras que Pamplona correspondió a Aragón. El reino navarroaragonés fue restituido en 1134 y desde ese momento la Rioja estuvo sometida a una constante presión política, militar y simbólica debida al conflicto de intereses entre los dos reinos. Aunque al final del siglo XII Navarra abandonó sus ambiciones políticas, la segunda mitad del siglo XII correspondió a una época en la que la monarquía navarra ejerció una gran presión sobre la Rioja. Esta presión fue contestada, a la vez, con una intensificacón del proceso de castellanización encargado por la monarquía castellana a Cluny. Nájera, la antigua capital navarra, resistió como bastión de castellanidad pese a estar rodeada por un ambiente pronavarro. Así pues, creo que estos textos tienden a autorizar posiciones políticas dentro de este entorno. Lo que caracteriza al discurso biográfico de la HR, es un carácter conmemorativo que sirve para ensalzar las hazañas miltares independientes del Cid, el gran linaje y el providencialismo bélico de su campaña. Este carácter conmemorativo da forma al material conservado en el CC, un poema de celebración como ha señalado Geoffrey West (1985). Sin embargo me gustaría marcar que esta celebración se basa en una exageración de su función conmemorativa mediante la exaltación de su genealogía y de las cualidades heroicas del Cid.

8Es cierto que tanto la HR como el CC incorporan episodios de la juventud de Rodrigo y su papel durante el reinado de Sancho II, si bien el enfoque principal es, de hecho, las hazañas militares en su madurez percibidas a través de una visión de admiración. Sin embargo, a la vez, dicha conmemoración se basa en una tibia representación de la monarquía castellana representada por Alfonso VI, cuya caracterización viene marcada en general por ciertos estereotipos: entre ellos, el manido estereotipo de la ira y de la «invidia», cuyas raíces literarias han sido analizadas de una manera ejemplar por Geoffrey West (1983: 1996).

9Así se ve, por ejemplo, en los episodios que llevan al primer destierro:

Domine rex, celsitudo uestra proculdubio sciat quod Rodericus hac de causa fecit hoc, ut nos omnes simul in terra Sarracenorum habitantes eamque depredantes a Sarracenis «interficeremur atque ibi moremur». Huiusmodi praua et inuida suggestione rex iniuste commotus et iratus eiecit eum de regno suo. (HR 11: 4-9)

10En la acusación tras Aledo que provocará el segundo destierro:

Interea Castellani sibi in omnibus inuidentes accusauerunt Rodericum apud regem dicentes ei quod Rodericus non erat ei fidelis basallus sed traditor et malus, mentientes et falso hoc ei obicientes, quod ideo ad regem uenire et in eius auxilio esse noluit, ut rex et omnes, qui cum illo erant, a Sarracenis interficerentur. Rex autem, huismodi accusatione falsa audita, motus et accensus ira maxima statim iussit ei auferre castella, et omnem honorem, quem de illo tenebat. (HR 34: 1-8)

11De igual manera, el rey se comporta de manera airada incluso en episodios alejados de las órdenes del destierro. En el incidente de Rueda, la HR señala que Rodrigo no quiere volver a Castilla porque «imperator adhuc tractauit in corde suo multa inuidia et consilio maligno ut eieceret Rodericum de terra sua» (HR 19: 4-5). Asimismo, tras el incidente de Aledo, el monarca se comporta arrogantemente: «Rex autem uehementer contra illos [= los emisarios del Cid] iratus suam exconditionen licet iustissimam non solum ei accipere uerum etiam benigne audire noluit» (HR 34: 36- 38). Pero es en la campaña de Granada donde el rey se comporta de manera más cruel sin existir una acusación previa de parte de los cortesanos:

Tunc rex ductus inuidia ait suis: […] Omnes fere sui inuidia tacti uerum dixisse regi pariter responderunt […] Ibidem rex iratis et non blandis uerbis Rodericum aspere tradidit. Multis quidem et uariis causis sed non ueris eum redarguit. Adeo sane contra illum uehementer motus et accensus est ira, quod illum capere decreuit ac uoluit. (HR 45: 8-28)

12La representación se hace más extrema con las fortísimas condiciones impuestas inicialmente a la familia del Cid tras el segundo destierro:

Rex autem, huiusmodi accusatione falsa audita, motus et accensus ira maxima statim iussit ei auferre castella, uillas et omnem honorem, quen de illo tenebat. Necnon mandauit intrare suam propriam hereditatem et, quod deter <os> est, suam uxorem et liberos in custodia illaqueatos crudeliter retrudi, et aurum et argentum et cuncta, que de suis facultatibus inuenire potuit, omnia accipera mandauit. (HR 34: 5-12)

13A esto se unen ciertas limitaciones militares que contrastan con las victorias cidianas, no sólo contra los musulmanes, sino contra los enemigos cristianos representados por García Ordóñez y por el conde de Barcelona. En mi opinión, la representación cidiana de la HR que se transmitirá después al CC, viene motivada por la interpretación partidista en el que la monarquía castellana queda desdibujada ante el empuje militar del campeador y su éxito en labrarse una carrera en solitario.

  • 5 Así fue defendido por G. West en su tesis nunca publicada, lamentablemente. G. West, 1975, History (...)

14En ciertos aspectos, cabría preguntarse qué sentido tendría esta visión militar dentro de un contexto riojano. El problema de evaluar especialmente la materia hacia 1185 es que desconocemos las fuentes en las que la HR se basó para hilvanar esta biografía del Cid, pero no habría que descartar que entre los elementos que entran a formar parte haya varias capas de diferentes motivos históricos deformados y magnificados por la tradición.5 Así, la enemistad con el Conde García Ordóñez puede unirse con el hecho histórico de que García Ordóñez fue desde 1076 a 1108, gobernador de la Rioja tras la anexión de ésta por Castilla. Es posible que la propagación de la tradición de enemistad pueda tener su origen en una facción nobiliaria contraria a García Ordóñez en el siglo XII con intereses riojanos. A ello hay que unir el hecho de que durante el siglo XII, la Rioja fue el centro de presiones castellanas y aragonesas a los que se sumaría el restablecido reino navarro en 1134. Nájera resistió como bastión castellano ante la presión navarra, especialmente durante la minoría de Alfonso VIII (1158-1169). Dado este estado histórico es posible pensar que haya una influencia directa navarrizante en la representación de la nobleza y de la monarquía castellana. En el caso de la nobleza, planteo que el material de la HR está utilizando y explotando la animadversión hacia García Ordóñez, que ya sería legendaria; en el caso de la monarquía, la negativa e insatisfactoria representación estaría relacionada con una utilización riojano-navarra partidista que, a finales del siglo XII, estaría reivindicando las aspiraciones navarras sobre Nájera en particular y sobre la Rioja en general. La HR estaría, por lo tanto, amalgamando una tradición nobiliaria riojana con una tradición monárquica navarra.

15En este contexto riojano de una tradición cidiana en la que se exculpa al Cid, se le alaba y se da paso a una visión monárquica culpable, resulta significativa la selección de material cidiano realizado por la CN. Es cierto que al ser una crónica su visión es más general al trazar la historia del reino castellano y que, por lo tanto, la exclusión del Cid está relacionada con su enfoque real, pero resulta interesante observar que se elimina por completo cualquier referencia al Cid en pasajes ciertamente comprometidos para la representación monárquica de Alfonso VI en el contexto anterior: la traición de Rueda y la batalla de Aledo (CN III 20, 14-23; CN III 21, 3-5). Por el contrario, el material cidiano de la CN se concentra en exaltar la figura del Cid por su «mesura» frente a la impetuosidad de Sancho II:

Set cum Legionenses multo plures esse probarentur quam Castellani, rex Santius hortatus suos sic ait: «si illi numerosiores, nos meliores et forciores. Quin immo lanceam meam mille militibus, lanceam uero Roderici Campidocti, centum militibus comparo» Ad hec uero Rodericus cum uno tantum milite cum Dei adiutorio se pugnaturum et quod Deus disponeret facturum asserebat. E contra cum rex iterum atque i terum Rodericum secure cum L uel cum XL uel cum XXX, deinde cum XX uel ad minus cum X posse pugnare contenderet, numquam tamen aliud uerbum ab ore Rodeici potuit extorquere, nisi quod cum uno se cum Dei adiutorio pugnaturum et quod Deus permitteret facturum. Cuntis uicibus respondebat hec secundum (CN III 15, 11-23).

  • 6 G. Martin ha señalado muy aptamente la posibilidad de que esta tradición de amistad entre Sancho II (...)

16En este contexto, creo que la CN revela intento castellano por apropiarse de la figura del Cid domesticándola y traspasando el retrato problemático hacia Sancho II, que era, a fin de cuentas, una línea perdida sobre la que era más fácil proyectar una lectura histórica más sospechosa, con el fin de adecentar y ensalzar la figura de la monarquía castellana encarnada por Alfonso VI6. Al otro lado del Ebro, El Linaje del Cid que ha tomado como fuente la HR en algunos aspectos, fue terminado según Georges Martin (1992) antes de 1194. Según Alberto Montaner y Ángel Escobar (2001: 119), tomando esta fecha límite habría que postular que sería del último cuarto de siglo XII. Este testimonio demuestra interesantes diferencias respecto a los dos testimonios anteriormente tratados:

Pues lo getó de tierra el Rey don alfonso a rodic diaz a tuerto, asi que non lo merecio & fo mesturado con el Rey & exios de su tierra. E pues passo roic diaz por grandes trabaios & por grandes auenturas. Et pues se conbatio en teuar con el compte de barçalona qui auia grandes poderes e uenciolo roic diaz. & desbaratolo & prisol grant compayna de caueros & de ricos ombres… e pues cerco mon çit balençia… & priso ualencia. Morio mon cid en ualencia dios aya su alma. Era M.C.XXX.ii en el mes de mayo. & leuaronlo sus caueros de ualencia a soterrar a sant pere de cardempna prob de burgos (Linage 62)

  • 7 A. Montaner también ha señalado el origen cardeñense del uso onomástico de «mio Cid» (2000: 374, n. (...)

17El exilio procede de la animadversión de los mestureros y no de una involucración emotiva del monarca, el cual ordena el exilio injusto del Cid («a tuerto») tras haber sido calumniado por los maledicentes cortesanos («fo mesturado») sin previo aviso ni previa provocación militar. Como ya apunté en otro trabajo (2003: 279) esta ausencia de caracterización apunta a una línea de la tradición que propone una rehabilitación monárquica castellana diferente a la línea de la historiografía latina, y cuya incorporación en el Linage se puede explicar dentro de lo que Georges Martin llama una política de acercamiento navarro y castellano que guía ideológicamente esta obra (1992: 67). Lo interesante es que ha desaparecido del LC la ira como pulsión emotiva, y la ira regia se concentra en un aspecto técnico jurídico. A la vez, presenta ciertas líneas de afinidad con el CMC, lo cual, puede remitir a tradiciones comunes cardeñenses, como señaló Montaner (2000: 356-58), si bien presenta el perdón real final y la reintegración vasallática de la que carecía el Linage7.

18Alberto Montaner ha planteado, por lo tanto, cómo parte de este material está conectado con las tradiciones sepulcrales cardeñenses. En mi opinión, la incorporación del material extrarriojano, que afecta a la onomástica y a la descripción de la causa del destierro desviada hacia los falsos cortesanos y a la campaña militar, se hace a fin de incorporar materiales menos lesivos para la representación monárquica castellana, emparejada, según el Linage con la casa monárquica navarra descendiente del Cid. Falta, por supuesto, la resolución del destierro y la sumisión vasallática al rey castellano, sin duda para reivindicar la independencia del reino navarro restaurado por la ligazón genealógica del Cid.

  • 8 La localización burgalesa del CMC no se admite universalmente. Entre las posibles zonas de difusión (...)

19La incorporación de material cardeñense, posiblemente por transmisión historiográfica, produce en el material navarro legitimador del Linage, una irrupción de intereses eclesiásticos que han estado ausentes en la tradición riojana precedente, pero que conectan, sin duda, esta tradición con la tradición presentada en la versión del CMC puesta por escrito en 1207. Como se sabe, éste incorporará de hecho parte de esta tradición como hilo constructor del episodio del exilio: sin duda con novedades, como el ficticio refugio de la familia del Cid cuando marcha al exilio, pero también con singulares coincidencias respecto al Linage: las causas del destierro, desviada hacia los «mestureros», y un único exilio que culmina en Valencia. Sin embargo, la influencia de Cardeña va acompañada en el CMC de numerosos localismos circundantes que sirven para moldear un perfil fuertemente localizado en torno a Vivar y a Burgos en contra de la tradición precedente.8 Esto es más que relevante pues Vivar y Burgos, a la vez que San Pedro de Cardeña juegan un papel fundamental en la caracterización doméstica y social del héroe épico. Frente a la tradición anterior, que ha hecho irrelevante el origen geográfico y ha marcado la distinción social del Cid, el Cid se presenta, sin embargo marcado por la infanzonía local que por su esfuerzo se encumbrará socialmente frente a la alta nobleza presentada por los Infantes y por García Ordóñez. Vivar es por lo tanto, el espacio material, económico y geográfico que definirá el conflicto generado en la segunda parte del cantar. A la vez, Burgos juega un papel determinante por su solidaridad emocional ciudadana, aparte de formar parte de la mesnada cidiana. Hoy en día damos por supuesto que el Cid y Burgos van juntos, pero la evidencia del grueso de la tradición anterior relacionada con el ámbito riojano / navarro revela hasta qué punto estas alusiones del Cantar son locales y están relacionadas con otra fundamentación social, la bajonobiliaria con aspiraciones diferentes, en ciertos aspectos, a la tradición aristocrática precedente con la que está en desacuerdo en aspectos centrales. Cabría preguntarse si existió una tradición local burgalesa anterior a la versión de 1207. Aunque desconocemos todo sobre esta tradición es posible que esté recogiendo ciertos aspectos ya insertos en la tradición ligada a la cercana tradición cardeñense anteriormente aludida que reevalúan la culpabilidad del monarca. Creo, sin embargo, que el énfasis en el estrato social y en el desarrollo jurídico del CMC no son cardeñenses y responden a otros intereses.

  • 9 A. Montaner defiende que algunas tradiciones locales de esta zona podrían explicar la importancia q (...)

20Ese espacio localizado de Burgos se inserta dentro de un espacio más general, el de Castilla, que en el Cantar se presenta sobre todo no sólo como el punto de partida del destierro sino como la patria de legitimidad social perdida tras el extrañamiento del destierro y como fuente de legalidad jurídica ofrecida por el monarca, tanto en su reivindicación pública como en su reivindicación privada. Muchos investigadores ya han enfatizado la importancia de la caracterización jurídica en el Cantar, pero sí conviene resaltar que parte de este plan jurídico, en especial, descansa en una concepción social que en el cantar de 1207 entronca con la mentalidad de la extremadura castellana y aragonesa durante el siglo XII: el énfasis en cierta movilidad social, en la posibilidad de enriquecimiento y en la corona como garante del mismo. Es posible, por lo tanto, que este ambiente social pueda haber producido ciertas versiones poéticas o leyendas de carácter épico sobre Rodrigo de Vivar en las que se enfatizaría, entre otras cosas, el valor épico, el esfuerzo en el ascenso social, la indiscutible valía militar y, posiblemente la animadversión hacia el archienemigo, García Ordóñez, relacionado, con los intereses aristocráticos en la repoblación de la zona.9 En definitiva, estos posibles materiales épicos primitivos se gestarían en un ambiente social específico y tendrían como función de fondo la posible solidaridad comunitaria de una zona con especificidades sociales en las que la apropiación de esta figura por parte de la comunidad extremeña intente dar una visión mítica y práctica frente a, posiblemente, una resistencia aristocrática monárquica. Desconocemos cuándo se pudo gestar este núcleo (que no poema) épico, aunque, dado que en esta zona se gestó una «historia oral», creo que podría haber sido temprana, y que la difusión fuera de estos núcleos de extremadura hacia el interior de Castilla a lo largo de todo el siglo XII daría forma al sustrato de la tradición propiamente castellana que emerge en el cantar.

21En definitiva, parece que la versión de 1207 participa de diferentes tradiciones geográficas sobre el Cid presentes hacia 1200, cuya difusión parece, en principio, disociada: la extremadura, donde se habría ido formando una tradición que valoraría el ascenso económico del Cid, y la garantía monárquica frente a los principios aristocráticos, la de Cardeña, imperfectamente conocida basada en tradiciones sepulcrales y la historiográfica de la Rioja-navarra marcada por la habilitación política de posiciones y por el perfil militar. En medio, de ellas, es notorio el vacío de la tradición burgalesa, sólo perceptible en el Cantar transcrito en 1207. Por eso, creo que el énfasis en la localización del Cid y en el carácter social de la infanzonía, no formó parte de la tradición general cidiana, sino que emerge localizada en la zona de Burgos, donde engarzándose en otro tipo de tradiciones, y posiblemente en contraste con otras versiones discordantes, se va a construir una nueva visión que utilizaría al Cid para enfatizar la solidaridad de clase y ejercer una propaganda de grupo bajonobiliario con la que tomar posiciones en el turbulento mundo político de hacia 1200, marcado a la vez por un proceso de refeudalización y de deserciones altonobiliarias, como ha estudiado con detalle Simon Barton (2000).

22Esta versión, influenciada, sin duda, por la posible propaganda monárquica emanada desde Cardeña y de los núcleos de la extremadura, difundida como marca de solidaridad local, fue puesta por escrito en 1207. Muchos críticos ya han señalado el apropiado momento histórico, pues se sitúa entre la batalla de Alarcos y los preparativos para la batalla de las Navas en 1212 y consideran la idoneidad del mensaje como propaganda monárquica. Es este fin propagandístico, ya señalado por Fradejas Lebrero (1982) y estudiado con detalle por Simon Barton (2000), el que explica multitud de aspectos ideológicos del poema, pero especialmente, la codificación social de Rodrigo Diaz como infanzón, realineando la jerarquía social, el ascenso económico y la presentación de la monarquía castellana como moderadora de intereses sociales contrapuestos. Es en este contexto histórico donde pierde interés la función agresiva de la ira, y donde toma todo su sentido la reformulación de una tradición tibiamente monárquica con el fin de ajustarse a sus intereses monárquicos. Creo que es razonable considerar la intervencióm monárquica y eclesiástica de la puesta por escrito de esta versión como un intento de fijar y difundir más ampliamente una versión que enfatiza el avance económico y social garantizados por la institución monárquicas, pero, a la vez, creo que existe una función historiográfica por fijar oficialmente, frente a otras versiones más comprometidas y discordantes, una versión castellana sobre la historia del Cid. En definitiva, la puesta por escrito de una versión, en contraste con otras, esconde en 1207 la necesidad de oficializar y preservar una visión procastellana quizá en medio de una persistente tradición cidiana menos complaciente con la monarquía castellana. A la vez intenta una difusión más amplia de una versión del Cid difundida antes como propaganda bajonobiliar en la zona de Burgos, sin duda para posicionarse en la reestructuración nobiliaria del reinado de Alfonso VIII. Esta versión de hacia 1200, es novedosa por su localización geográfica y por recoger otras versiones que se reproducen en el ámbito historiográfico, legendario y épico, gestadas en otras zonas geográficas, con las que concuerda en parte, pero de las que se separa notablemente para cumplir funciones ideológicas ad hoc en un momento preciso.

Bibliographie

Barton, S., 2000, «Reinventing the Hero: The Poetic Portrayal of Rodrigo Díaz, the Cid, in its Political Context», en Pattison, D, G (eds), Textos épicos castellanos: problemas de edición y crítica, Papers of the Medieval Hispanic Seminar, 20, London, Queen Mary and Westfield College, p. 65-78.

Catalán, D., 1985, «El Mio Cid, nueva lectura de su intencionalidad política», en Melena, J. (ed.), Symbolae Ludovico Mitxelena septuagenario oblatae, 2 vols., Vitoria, Instituto de Ciencias de la Antigüedad, Universidad del País Vasco, 2, p. 807-819.

Duggan, J., 1989, The «Cantar de mio Cid». Poetic Creation in its Economic and Social Contexts, Cambridge, Cambridge University Press.

Falque Rey, E. et alii (eds), 1990, «Historia Roderici», en Chronica Hispana saeculi XII. Pars I, Corpus Christianorum, Continuatio Mediaevalis 71, Brepols, Turnhout, p. 3-98.

Fradejas Lebrero, J., 1982, «Intento de comprensión del “Poema de mio Cid”» en Poema de Mio Cid. Tradición y versión del códice. La lingüística del Poema. El Cid histórico. El Cid literario. Estudio bibliográfico. Interpretación Artística del poema, Burgos, Excelentísimo Ayuntamiento de Burgos, p. 245-289.

Martin, G., 1992, Les juges de Castille. Mentalité et discours historique dans l’Espagne médiévale, Paris, Klincksieck, 1992.

Martin, G, 1994, «¿Fue Mio Cid Castellano?», Ibérica (Nouvelle Série) no 2, p. 183-200.

Martín, Ó., 2003, «El destierro en el Poema de mio Cid: Construcción, fuentes y significado», La Coronica no 32.1, p. 265-285.

Montaner, A. (ed.), 2007 [1993], Cantar de mio Cid, Barcelona, Crítica.

Montaner, A., 2000, «La batalla de Tévar», en Hernández Alonso, C. (coord.), Actas del Congreso Internacional El Cid, Poema e Historia (12-16 julio, 1999), Burgos, Ayuntamiento, p. 353-382.

Montaner, A., Escobar, A. (eds), 2001, «Estudio Preliminar», en Carmen Campidoctoris o poema latino del Campeador, Madrid, Sociedad Estatal España Nuevo Milenio, p. 13-188.

Powell, B., 1983, Epic and Chronicle: The «Poema de mio Cid» and the «Crónica de veinte reyes», London, Modern Humanities Research Association.

Rico, F., 1993, «Un canto de frontera: la gesta de Mio Cid el de Bivar», in Cantar de Mio Cid, ed. de A. Montaner, Madrid, Crítica, XI-XLIII.

Smith, C., 1980, «Sobre la difusión del Poema de mio Cid», in Études de Philologie Romane et d’Histoire Littéraire offertes à Jules Horrent, Université de Liège.

Smith, C., 1982, «The Dating and Relationship of the Historia Roderici and the Carmen Campidoctoris», Olifant no 9, p. 99-112.

Smith, C., 1983, The Making of the «Poema de mio Cid», Cambridge, Cambridge University Press.

Spiegel, G., 1993, Romancing the Past. The Rise of Vernacular Prose Historiography in Thirteenth-Century France, Berkeley, University of California Press.

West, G., 1983, «Mediaeval Historiography Misconstrued: the Exile of the Cid, Rodrigo Díaz, and the Supposed invidia of Alfonso VI», Medium Aevum n52, p. 286-99.

West, G., 1985, «Style as Propaganda: The Use of Language in Three Twelfth Century Hispano-Latin Historical Texts (Historia Roderici, Chronica Adefonsi Imperatoris and Historia Silense)», Dispositio n27, p. 1-14.

West, G., 1996, «The Cid and Alfonso VI Re-Visited: Characterization in the “Poema de mio Cidˮ», en Powell, B., West, G. (eds), «Al que en buena hora naçio»; Essays on the Spanish Epic and Ballad in Honour of Colin Smith, Liverpool, Liverpool University Press, p. 161-70.

Zaderenko, I., 1994; 1995, «La Historia Roderici, fuente de textos cidianos», Temas Medievales n4, p. 233-254; , n° 5. p. 187-208.

Zaderenko, I, 1998, Problemas de autoría, de estructura y de fuentes en el «Poema de mio Cid», Alcalá de Henares, Universidad.

Notes

1 Para ello contamos con el año 1207 expuesto en el explicit. Esta datación cuadra bien con motivos lingüísticos, ideológicos, temáticos y de influencia literaria que apuntan hacia los inicios del siglo XIII. Puede verse un estado de la cuestión sobre la fecha de composición así como diversas teorías sobre la composición del cantar en la edición de A. Montaner (1993: 1-14) y en su reedición revisada y aumentada del 2007.

2 Parte de esta problemática fue tratada en mi artículo sobre el exilio en la primera tradición cidiana (2003).

3 Para la primacia de la HR sobre el CC y el resto de la tradición cidiana véase también C. Smith 1982: 99-112) e I. Zaderenko (1994-1995; 1998).

4 Para argumentos sobre la localización riojana de la HR véase G. Martin (1992: 37; 91 n. 68).

5 Así fue defendido por G. West en su tesis nunca publicada, lamentablemente. G. West, 1975, History as Celebration: Castilian and Hispano-Latin Epics and Histories, 1080-1210 A.D., London, University of London (Westfield College).

6 G. Martin ha señalado muy aptamente la posibilidad de que esta tradición de amistad entre Sancho II y Rodrigo sea una manera castellana de compensar la tradicional difícil relación entre el Cid y Alfonso VI (1994: 55-56).

7 A. Montaner también ha señalado el origen cardeñense del uso onomástico de «mio Cid» (2000: 374, n.45).

8 La localización burgalesa del CMC no se admite universalmente. Entre las posibles zonas de difusión del cantar, véanse entre otros D. Catalán (1985), J. Duggan (1989) y F. Rico (1993) que consideran que existió un ámbito de difusión primigenia en la Extremadura castellana. G. Martin (1994) habla de la importancia de la Extremadura navarro-aragonesa; C. Smith (1980; 1983) defiende el ámbito burgalés. Actualmente la profesora I. Zaderenko trabaja sobre un interesante proyecto que quiere ligar Cardeña a la autoría del CMC.

9 A. Montaner defiende que algunas tradiciones locales de esta zona podrían explicar la importancia que a Alvar Fáñez se le da en el cantar (2007: xcvii).

Auteur

Professeur de littérature médiévale à l’université de New York-Lehman College. Il est spécialiste de la tradition cidienne et a publié plusieurs articles sur l’évolution de cette tradition. Il s’intéresse également à la prose sentimentale du xvsiècle et à l’interconnexion culturelle dans la péninsule Ibérique de la fin du Moyen Âge. Il prépare actuellement des travaux relatifs à l’allégorie de l’Alhambra et à la mercantilisation de la tradition héroïque imprimée au début du xvisiècle.

© Presses Sorbonne Nouvelle, 2010

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540