Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

La concordance des temps

 | 
Gilles Luquet

Approches littéraires et historiographiques

Concordancias y discordancias temporales en los intercambios poéticos de cancionero: el tiempo de creación y el tiempo de ejecución

Antonio Chas Aguión

Résumé

La perspective temporelle offerte par les dialogues poétiques des chansonniers résulte de la combinaison d’au moins deux temporalités : celle de l’auteur qui initie la série dialoguée et celle de celui qui, une fois le message reçu, se prépare, en un temps plus ou moins long, à y répondre. La confrontation de ces dimensions temporelles peut préfigurer autant la structure de l’échange (avec la possibilité de prolonger la série dialoguée sur plusieurs moments, correspondant à différents temps) que sa thématique (en faisant du temps un thème de débat ludique, en proposant des délais pour l’élaboration des répliques ou en prolongeant la temporalité vers le passé ou le futur). L’observation de ces dialogues, à la lumière de leur réception, ouvre également une perspective de réflexion sur la transcendance de ces dialogues, pensés par le poète comme un exercice ludique élaboré à plusieurs mains et achevé avant qu’il ne soit présenté publiquement à la cour.

Note de l’auteur

Este trabajo se enmarca dentro del proyecto de investigación: «Cancionero de palacio»: hechos y problemas (HUM2007-63484 / FILO), subvencionado por la Dirección General de Investigación del Ministerio de Educación y Ciencia.

Texte intégral

1Entre la diversidad de categorías o subgéneros cultivados por los poetas de cancionero, una de las que mayor éxito tuvo fue la constituida por la diversidad de intercambios dialogados bajo forma poética. Categorías que siguen la estela de antecedentes latinos, como el conflictus, y románicos, como las tensoes, partiments o jeux-partis, o las demandes d’amour que venían cultivándose en diferentes literaturas desde hacía siglos (Chas Aguión, 2002). En nuestras letras, las preguntas y respuestas constituyen la huella más fructífera de esa práctica disputativa, integrando un bien representativo corpus que da cuenta de variedad de temas y formas, pero, sobre todo, de su presencia continuada a lo largo de toda la trayectoria evolutiva de la poesía cancioneril, desde el Cancionero de Baena, que recoge la producción poética cancioneril más primitiva, hasta el Cancionero general de Hernando del Castillo que, desde su primera impresión en Valencia, 1511, reserva a las preguntas y respuestas poéticas una amplia sección, que se mantendrá –e incluso nutrirá– en las diferentes ediciones a lo largo del siglo XVI.

  • 2 Véase, entre otros, los trabajos de Cummins, 1963 y 1965; Labrador Herraiz, 1974; Chas Aguión, 2001
  • 3 Véase, sobre el particular, la detallada información proporcionada, entre otros, por los trabajos d (...)

2Ahora bien, este género poético, o esta pluralidad de modalidades poéticas que tuvieron como eje central la dinámica del diálogo, parece haber despertado un interés especial en la corte de Juan II de Castilla, y muy especialmente, a través de poetas recogidos por Juan Alfonso de Baena en su Cancionero, que representa el eslabón más primitivo de esta poesía cancioneril, dando cabida a poetas con obra datable ya desde finales del siglo XIV2. Además, no sólo ofrece un corpus lo suficientemente amplio y representativo de diferentes intercambios, sino que muestra peculiaridades que no vuelven a aparecer en ningún otro cancionero posterior: información teórica coetánea (a través de las rúbricas del propio compilador)3, debates de cierta extensión, que permiten comprobar el avance de la discusión, multiplicando, de este modo, la distancia temporal en el conjunto del intercambio, y, por último, pluralidad temática y formal. Por esta razón, aun cuando en ocasiones pueda acudir a ejemplos posteriores cronológicamente, los diálogos compilados por Baena tendrán más peso en este trabajo.

  • 4 ID0165. Conservamos al menos 10 testimonios, todos ellos en cancioneros manuscritos; en concreto: M (...)
  • 5 Fernán Pérez de Guzmán pregunta a su primo Gutierre de Toledo, arcediano de Guadalajara, cuál es me (...)
  • 6 En la sección de preguntas y respuestas del Cancionero general de Hernando del Castillo he encontra (...)
  • 7 Sirva como ejemplo la sostenida entre Mena y Santillana (ID0329-0330), en torno a años-meses-días. (...)
  • 8 He localizado tres adivinanzas cuya solución es el reloj: la adivinanza en torno al reloj que plant (...)
  • 9 Cfr., por ejemplo, Labrador Herraiz-DiFranco, 2001.

3Son varios los focos en los que podemos canalizar el análisis del tiempo y su relación con los intercambios poéticos de cancionero. El tiempo, o asuntos relativos al tiempo o al paso del tiempo, fue objeto de atención por parte de diversos poetas, abarcando aspectos tan diversos como la caducidad de la vida (en la pregunta de nobles de Santillana), de considerable éxito, a juzgar por la diversidad de testimonios que la han transmitido4, o, muy particularmente, como objeto de acertijo ingenioso a través de la proposición de enigmas poéticos a manera de adivinanza5, –planteando acertijos cuya solución es, precisamente, o bien el tiempo6, o bien los años-meses y días como elementos de medida temporal7, o incluso, la que mayor interés atrajo, tal como muestra su presencia de manera reiterada en diferentes códices, las adivinanzas en torno al reloj8. Pero, sobre todo, más allá de estos pasatiempos ingeniosos que perdurarán a lo largo de toda la trayectoria evolutiva de la poesía de cancionero, y todavía más allá9, creo oportuno, en consonancia con el tema de esta monografía, llamar la atención acerca de las concordancias y discordancias temporales que perfilan estos intercambios.

4El esquema dialógico más básico de cualquier intercambio poético consta de dos elementos: un texto inicial (bien sea pregunta o recuesta) y una respuesta para el mismo. A este sencillo esquema, que puede multiplicarse con sucesivas intervenciones de los participantes en el diálogo, ha de sumarse un condicionante formal: quien toma la palabra por vez primera y da inicio a la serie dialogal no sólo impone el tema, sino también la forma: el metro, la combinación de rimas y la extensión del poema. En suma, y acudiendo a la expresión utilizada por los propios poetas, impone «los consonantes». Ahora bien, como veremos, este esquema básico es transgredido, voluntariamente o no, de manera frecuente, pues no es extraño rastrear entre los folios de cancionero algunas series dialogadas que, por una u otra razón, se escapan a este patrón estructural. Así, por ejemplo, el texto inicial puede dar lugar a un dilatado debate en el que se van sumando las respuestas, réplicas, dúplicas y tréplicas, con sus respectivas respuestas, a las que puede añadirse, incluso, las súplicas a un juez y, sobre todo –por la originalidad que representa en el contexto de los debates en lenguas románicas– la sentencia en verso. Evidentemente, es un esquema mucho más prolongado que el básico, con todo lo que esto supone de dilación de tiempos, esto es, de ensanchamiento del período temporal del diálogo.

5En otros casos, sin embargo, se produce una quiebra del esquema más básico. Tal sucede en aquellas preguntas que no tienen respuesta o preguntas que tienen múltiples respuestas, pero también en las respuestas que han llegado a nosotros sin pregunta, a causa de diferentes avatares relativos al proceso de transmisión textual. Incluso, respuestas que supuestamente (nos informa la rúbrica) se crean para dar contestación poética a un interrogante que con toda probabilidad nunca llegó a tener forma poética.

6Estos casos, que desvirtúan el patrón original, suponen desajustes también en el esquema temporal configurado por la pregunta y sus respuestas. Pero vayamos por partes.

Texto que inicia el intercambio

7Si nos centramos en el texto inicial, tanto pregunta como recuesta ofrecen una invitación a participar en un debate, ya sea proponiendo una cuestión que ha de ser resuelta, o bien ofreciendo la posibilidad de entrar en diálogo, sin atenerse a una cuestión previa. Pero lo que me interesa destacar es que en ambos casos se abre un marco temporal nuevo que ha de permanecer abierto hasta que finalice el diálogo. Este nuevo marco de concordancia temporal entre la pregunta y la respuesta es, en ocasiones, alterado, dando lugar a desajustes temporales que obligan a realizar readaptaciones en el esquema dialógico. Veamos en qué consisten.

Proposición de un plazo para la respuesta

8Quien toma la palabra para dar inicio al diálogo, dejando abierta la puerta a una respuesta, abre, por así decirlo, un tiempo, el tiempo del debate poético, que sólo concluye a la finalización del intercambio. La extensión de este período es muy variable, como también lo es la amplitud de la contienda verbal. Además, al plantear el inicio del debate, quien pregunta toma siempre la iniciativa; impone el tema y la forma, que ha de ser seguido por su colocutor, pero también puede imponer el plazo temporal en que ha de ser respondida su solicitud. Sirvan como muestra los siguientes ejemplos:

  • 10 Como en adelante, para todas las citas del Cancionero de Baena me valgo de la edición de Dutton y G (...)

Si vos ál sabedes con que me depuerte,
dezídmelo luego, quizá ando errado (ID1227, PN1-87, vv. 23-24)10.

  • 11 En adelante, introduzco con subrayado aquellos versos, o parte de versos, que me interesan destacar (...)

Maestro señor, por vuestra mesura,
una pregunta vos quiero fazer,
e ruégovos ora que ayades placer
que me digades ya de qué figura (ID1605, PN1-480, vv. 1-4)11.

Que yo quiero estar callando
fasta que vos me fabledes,
pues, ¡por Dios! Non lo tardedes,
muchos libros trastornando (ID1409, PN1-275, vv. 33-36).

9En otros casos es mucho más evidente, pues se explayan en indicar esa urgencia, como en esta pregunta que un anónimo bachiller en artes plantea a Villasandino:

Señor Alfonso Álvarez, que Deus vos manteña
en onra e en ben e en alto estado.
A esta pregunta me dad recabdo
e seja apresa, que non se deteña;
e si podedes, logo en punto veña,
que muito cobdiço saber este feito,
e si m’o deizedes, fazervos hé pleito
que Moira o viva so la vossa seña (ID1234, PN1-94, vv. 1-8).

10No pretendo multiplicar aquí los ejemplos pues, en realidad, la solicitud de urgencia en la respuesta llega a convertirse en un tópico para atraer la atención del destinatario requerido y urgirle a elaborar una respuesta poética, especialmente ubicando esta urgencia en los versos finales del texto inicial, a manera de conclusio. Por ello, y atendiendo a la dificultad que puede entrañar ofrecer una solución al problema propuesto pero también elaborar una respuesta en forma poética, por tener que acomodarse al patrón de «los consonantes», los poetas optan por ofrecer un plazo más dilatado:

  • 12 Téngase en cuenta que, pese al plazo, quien plantea esta cuestión, Manuel de Lando, no obtuvo ningu (...)

E póngovos plazo de días solares
para responder a aquesta liçión,
demientra que reina el sol en León
e van decayendo los caniculares (ID1402, PN1-268, vv. 33-36)12.

¿Quál gentil ombre farié mejor guisa:
quien su amiga toviere en camisa,
o toda desnuda en cuerpo muy lisa?
E dóvos de plazo abril con el mayo (ID1542, PN1-415, vv. 17-20).

Por ende, fidalgo, por estos renglones
yo desafío vuestros estandartes,
delante el Rey alto, de oy para el martes
primero que viene, sin más dilaçiones (ID1503, PN1-378).

11En este sentido, el hecho de atenerse o no al plazo impuesto llega a tener tal trascendencia que puede ser determinante en la conclusión de alguno de estos debates, especialmente en aquellos más espaciados en sucesivas réplicas y contrarréplicas por parte de los contendientes. De hecho, así nos lo hacen saber los propios poetas; sirvan dos ejemplos como muestra. En el primero de ellos, Nicolás de Valencia plantea una cuestión personal sobre materia amatoria en torno a una dama que le ha robado el corazón y solicita a Fray Diego de Valencia que dé sentencia, como juez, al pleito planteado; el problema es de asunto sentimental, pero se adoptan las convenciones «conforme a derecho». El destinatario, Fray Diego, a pesar de contestar cumplidamente al asunto sentimental y recomendarle cómo ha de comportarse ante su dama, no continúa, sin embargo, el planteamiento legal propuesto, por lo que recibe no sólo la contrariedad de quien había iniciado el intercambio, sino –siempre dentro de este planteamiento jurídico– un escrito contra los desagravios en el que apela a un juez; pues bien, puesto que el autor de la respuesta, esto es Fray Diego de Valencia, considera que nunca agravió en su escrito, da fin al debate condenando en las costas a su interrogador, en los siguientes términos:

Por estos agravios que tan sin razón
e contra derecho, Niculás, alegas,
pagarás las costas, desí las entregas,
faziendo de rabto al Amor cabçión;
e, pues non seguiste la apelaçión
en tiempo devido qu’el derecho manda,
finque por deserta, frívola e anda
del Amor bañido [proscrito] por tal ocasión (ID1617, PN1-492, vv. 1-8).

12En el otro ejemplo se acude a un planteamiento igualmente grato a Juan Alfonso de Baena: el juego del ajedrez. En un extenso debate que sostiene con Juan García de Vinuesa, tras la tercera intervención de cada contendiente, Baena primero ofrece un Xaque «por quanto non treplicó a esto postrimero» y, a continuación, un Mate, «por que non treplicó al plazo»; precisamente, en los versos de este mate se informa de la causa del triunfo de Baena:

Pues non vino Juan García,
nin otro que por él fable,
recuso la rebeldía
ante vos, el Rey notable,
ca quien non viene al plazo
bien puede caer en lazo
e cobrar muy grand pelmazo
si se duerme al terçer día (ID1514, PN1-389).

13Esta práctica de determinar un plazo más o menos cerrado para obtener respuesta poética está prácticamente ausente fuera del Cancionero de Baena. Con todo, en una pregunta de Gómez Manrique a sus sobrinos, Jorge, el que más fama literaria alcanzó, contesta pidiéndole más tiempo para recabar ayuda:

  • 13 Transcribo a partir de la edición de Beltrán, 1993: 136. Tal como señala su editor, este texto expl (...)

Mi saber no es para solo,
dadme plazo fasta el martes,
pues ymos donde ay las artes
que fablan, señor, del polo (ID2965, vv. 1-4)13.

Temporalidad previa

14El debate puede también retroceder a un tiempo pasado. Esto es, puede dar cuenta de una temporalidad que no tiene inicio en el momento en que se formula la invitación a participar en el diálogo poético, sino que vuelve la mirada hacia atrás, dando una prolongación, hacia el pasado, al esquema temporal. En estos casos, se nos hace ver que el origen del diálogo hay que remontarlo al pasado, en lo que supone una tarea de búsqueda de información para proponer la materia sobre la que se va a debatir.

15Así, el propio compilador del Cancionero de Baena, en las rúbricas, nos ofrece detalles del contexto en que surgieron algunas de estas cuestiones poéticas; sirva, tan sólo a manera de una muestra que pudiera ser mucho más amplia, estos epígrafes:

E primeramente comiénçase aquí una qüistión qu’él [Diego Martínez de Medina, jurado de Sevilla] ovo con Fray Lope del Monte, Bachiller en Theología, sobre la conçebçión de Santa María, a suplicación e ruego de los frailes predicadores de Sant Pablo de Sevilla, la qual pregunta fue dada a la abadessa de Sant Clemente (ID1449, PN1-323).

Pregunta oscura e sotil que fizo e ordenó el dicho Ferrand Pérez de Guzmán como en manera de requesta contra los trabajadores [trabucadores?]; la qual fizo por quanto el Rey don Enrique avía apartado de su corte al Condestable viejo, e en su lugar privava el Cardenal de España (ID0504, PN1-547).

16Pero no sólo el rubricador, sino también los poetas nos abren el marco temporal hacia el pasado en sus versos. Un anónimo bachiller en Artes cuestiona a Villasandino acerca de la muerte:

Amigo señor, que Dios vos ayude,
que me respondades a aquesta pregunta,
que ha grandes días que mi cor apunta
e de ella respuesta fallar nunca pude:
¿qué cosa es muerte e cómo recude?
pues non dexó cosa en aqueste mundo,
e porque reçelo el su mal profundo,
de su grave cosa conviene que dubde (ID1226, PN1-86, vv. 9-16)

17También puede informarnos de su interés por ver resuelta una solicitud material cursada en un tiempo pasado y todavía no resuelta. Por los versos de una recuesta que movió Rodrigo de Harana contra Juan Alfonso de Baena somos informados del trasiego de poesía previo a la tarea de compilación del secretario y escribano real, pues, dice Harana:

Señor Juan Alfonso, dezid si vos plaze
de darme las coplas e dichos que fize,
antes qu’el fuego más arda e atize
e que mi yelmo lo tome e enlaze (ID1571, PN1- 443, vv. 1-4)

18El propio Harana, viendo que Baena no satisfacía su petición, todavía vuelve a la carga en una nueva intervención del mismo debate:

Aún por la segunda vez vos amonesto
que luego me dedes aquestos dezires,
so protestaçión, si oviere reíres,
que sean contados a vos, e protesto (ID 1573, PN1-445, vv. 9-12).

19En este caso, el corpus de poesía posterior al Cancionero de Baena nos ofrece muestras de interés. Así, Gómez Manrique al solicitarle un cancionero a su tío el marqués de Santillana, nos informa de que no es la primera ocasión que realiza tal petición:

Vos escriuís en prosa mejor
que él nin alguno de los oradores;
en la poesía los más sabidores
vos tienen eleto para su mayor.
Lo qual mi cobdiçia non faze menor
de aver vuestras cobras en vn cançionero,
siquiera por ser d’ellas pregonero,
puesto les sea pequeño fauor.

  • 14 Sigo la edición de Vidal González (ed.), 2003: 207-208. Subrayado mío.

Merçed de las quales vos he demandado,
e agora bueluo a la demandar,
bien conosçiendo no deuerse dar
saluo a discretos o grandes d’estado (ID3350, vv. 49-60)14.

20De igual modo, en una pregunta que plantea Gonzalo de Monzón a Antón de Montoro, ya bien avanzado el siglo XV, nos indica que esa misma cuestión había sido objeto de interés en un tiempo pasado, sin hallar todavía solución:

  • 15 Sigo la edición de Costa 1990: 281.

Quiera con entero amor
vuestro muy grande entender
satisfacerme,
a lo que un noble señor,
no por falta de saber,
no ha querido responderme (ID1779, SA10b-106, vv. 11-15)15.

21O en un texto que presenta como originalidad el estar en boca de una de las pocas mujeres que participan de la condición de poetas en el cancionero, una anónima dama alude al tiempo en que gestó la elaboración de su pregunta a Diego Núñez:

  • 16 Edición del texto en Pérez Priego, 1990: 74-77.

De grande merced os pido
que luego me respondáis,
pues tenéis, señor, creído
lo que yo he comedido
primero que lo veáis (ID6558, vv. 61-65)16.

22Como vemos, los ejemplos podrían multiplicarse. En todos estos casos, la temporalidad que abre el texto que inicia el intercambio nos hace retroceder a una temporalidad pasada que se reabre nuevamente y sirve como no sólo como causa scribendi sino incluso como motivo para solicitar, de una manera más acuciante, solución a la misma.

Otro tipo de esquemas temporales a partir de las preguntas

23Ahora bien, no siempre los intercambios poéticos tienen como punto de partida un texto inicial, sea pregunta o recuesta, dirigido a un poeta en concreto. Si bien ese es el esquema más habitual, no pueden desdeñarse otras posibilidades que, de un modo u otro, afectan al marco temporal, provocando desajustes; así, no son infrecuentes los casos de preguntas que quedan sin respuesta. En este caso, se priva de la conclusión a la propuesta planteada y, con ello, queda inconcluso el esquema temporal que la pregunta había abierto; los ejemplos se recogen en la práctica totalidad de cancioneros, desde el de Baena al General. Por otra parte, tampoco son infrecuentes las llamadas preguntas generales, esto es, preguntas dirigidas no a un poeta en concreto (Chas Aguión, 2000: 13-19), sino a quien quiera responder, encabezadas siempre por invitaciones a un amplio destinatario del tipo: «A vosotros los galantes / discretos enamorados», «Ay alguno que me diga», «A todos los sabios, poetas seglares»…

  • 17 Se trata, respectivamente, de los debates con ID1507 a 1519, que llegan a prolongarse todavía en un (...)

24Este tipo de preguntas se mantiene a lo largo de toda la trayectoria evolutiva de la poesía de cancionero. El marco temporal abierto en estos casos puede quedar inmediatamente cerrado si un poeta responde a la duda, pero puede dar lugar a una sucesión de respuestas que configuran un planteamiento temporal mucho más dilatado, o incluso a un debate enconado con quien se avino a participar en ese desafío general inicial. Es lo que sucede, por ejemplo, en alguno de los prolongados debates en los que interviene el propio Juan Alfonso de Baena, contra Juan García de Vinuesa o contra Juan de Guzmán, por ejemplo, donde cada uno de los contendientes llega a intervenir hasta en siete ocasiones17.

  • 18 De los que, por cierto, también hay varios casos en Baena, como ID1245 o 1455.
  • 19 Véase la edición de estos textos en Pérez Priego, 1990: 135-208.

25Tampoco podemos obviar aquí aquellos textos –no necesariamente preguntas o recuestas– que originan un aluvión de respuestas, normalmente en desagravio18, como las Coplas de las calidades de las donas de Torrellas, también llamadas Maldezir de mujeres (ID0043), una extensa diatriba acerca de la condición de la mujer, plagada de tópicos comunes en la contienda entre misoginia y profeminismo tan en voga en la literatura peninsular de fines del XV, tanto catalana como castellana. Estas coplas provocaron la respuesta airada de poetas tan distantes cronológicamente como Suero de Ribera, Antón de Montoro, Hugo de Urriés, Gómez Manrique o, ya en el extremo final, Juan del Encina y Ximénez de Urrea19. En todos estos casos estamos ante muestras de discordancias temporales.

Respuesta y sucesivas intervenciones de los dialogantes

26Dejando ya aparte lo relativo al texto que da inicio al diálogo, como queda dicho, la respuesta, salvo que se prolongue el debate, suele dar fin y cierre al marco temporal que ha dejado abierto ese texto inicial. En el caso de las respuestas a preguntas poéticas, además, concluyen la solución a un interrogante solicitado, en ocasiones con urgencia. Por ello, también la respuesta alude a la urgencia con que se acude a la petición inicial, con fórmulas, que llegan casi a la tipificación, del tipo: «Respondovos emproviso / señor digno de escelençia» (ID1410, PN1-276), versos con los que Álvaro de Cañizares da inicio a una respuesta a Ferrán Manuel de Lando.

27Con todo, lo más habitual es que quien se presta a elaborar una respuesta poética justifique ya desde los primeros versos de la misma, su demora en la tarea, aludiendo a la laboriosidad de la empresa. Así:

Lindo Fidalgo, leí la seguida
que vos embiastes de grant sotileza
e yo trabajé, segunt mi simpleza
en darvos respuesta que fuesse polida (ID1399, PN1-265, vv. 1-4)

Tiempo ha que he leído
e sabido
un decir bien acoplado
de vos, varón atrevido
e complido
en dichos, como letrado;
pero por mí entendido,
respondido,
ya quantoquier declarado,
fallo que lo contenido
e seído
non yaze en saber fundado (ID1454, PN1-328, vv. 1-12).

  • 20 Con todo, es preciso consignar aquí que no siempre se cumple la regla de «los consonantes», esto es (...)

28Ha de tenerse en cuenta, además, que la composición de respuestas implica no sólo responder más o menos argumentadamente, sino hacerlo con habilidad técnica, lo que supone mayor grado de dificultad y, por tanto, es necesario un lapso temporal adecuado20.

29Sin embargo, por avatares de la transmisión manuscrita de los textos cancioneriles, no resulta extraño encontrar diálogos truncados, en lo que pudiéramos considerar un desajuste o discordancia temporal. Esto es, respuestas a las que falta un texto inicial que las origina. En estos casos, la respuesta (o respuestas) viene a informarnos de un marco temporal previo que no ha llegado a nosotros, pero cuyas huellas es factible localizar; de hecho, en ocasiones, los primeros versos nos dan indicios de esas preguntas no conservadas:

De vuestra pregunta, segunt mi creencia (ID1620, PN1-495, v. 1).

Señor e amigo, mucho agradesco
que ansí vos plugo de me consolar
con vuestra qüestión sotil e sin par,
entre las qüestiones que más aborresco (ID1473, PN1-347, vv. 1-4).

  • 21 En concreto, la pregunta perdida ID2458, da lugar a cinco respuestas con ID2459, 2460, 2461, 2524, (...)

30No sólo afecta a Baena, sino también a otros códices, como el libro de las Veinte cartas e quistiones de Fernando de la Torre o el Cancionero de palacio. Precisamente, en este último se ha conservado como huella de una serie poética un conjunto de cinco respuestas a una pregunta perdida cuyo autor es posible, en este caso, rastrear a partir de la información suministrada por alguna de esas respuestas: Francisco de Villalpando21. En casos como éste, precisamente, la edición conjunta de toda la serie poética, aun cuando –como en este caso– se halle descompaginada en el estado actual del códice, pueden resolver no pocos problemas. E incluso, como muestra de ese marco temporal previo intuido, pero que no ha dejado más que sus huellas en las respuestas, puede señalarse aquí un buen puñado de composiciones, compiladas mayoritariamente en el Cancionero general de 1511, que parecen reflejar una moda cortesana finisecular por el hábito de cuestionar acerca de asuntos amatorios, tal como exponen algunas de estas rúbricas:

ID0231 Preguntó una dama a un caballero que qué cosa era suspiro y él responde d’esta manera;

ID6829 Porque le preguntaban en qué pasaba tiempo estando ausente su señora;

ID4448 Juan del Enzina alabando a su amiga porque le preguntaban quién era

ID1059 Otras suyas [Tapia] a un amigo suyo que quería partir a la guerra de Ampurdán el qual le preguntó que si tenía su amiga en aquella tierra porque él había estado allá algún tiempo, que le dixiese quién era y que la serviría por él y él responde en estas coplas y dale las señas en que la conosca.

31La ausencia de estas preguntas, ya sea por circunstancias materiales o porque nunca existieron bajo forma poética, en cualquier caso nos informa de una temporalidad previa al instante en que se crea la respuesta.

Respuestas no solicitadas

32Uno de los elementos más curiosos de desajuste en el patrón estructural de los diálogos poéticos de cancionero es la introducción de voces no suscitadas originalmente en el debate, por la intromisión en el mismo de una voz que no se demanda. De este modo, las voces que se inmiscuyen en el diálogo ofrecen una perspectiva nueva sobre el asunto dirimido, pero también amplían y hasta ramifican el esquema temporal abierto por el texto inicial.

33La inserción de estas voces no solicitadas puede responder a muy diferentes motivos, por lo que bien podríamos hablar de una tipología de estas respuestas no solicitadas:

  • 22 La complejidad conceptual de la serie ya fue puesta de manifiesto por Ch. F. Fraker, 1974; véase, a (...)

34a) Incursión en el diálogo de uno o varios poetas que se aplican a proporcionar contestación a una solicitud dirigida a otro destinatario concreto. Esto sin duda es prueba del interés suscitado por esa pregunta inicial. Así sucede respecto a la pregunta sobre précitos y predestinados formulada por Fernán Sánchez de Calavera a Pero López de Ayala, compilada en el Cancionero de Baena22. En el texto inicial se especifica que va dirigida a Ayala, como único destinatario, sin embargo, despierta el interés de hasta 7 poetas (más una última intervención, conclusiva, de quien había iniciado el debate). Si nos atenemos a la rúbrica con que encabeza el texto inicial, Baena pone al frente:

Pregunta muy sotil e muy letradamente fundada que ordenó el dicho Ferrant Sánchez Calavera; la qual pregunta fizo él generalmente a Pedro López de Ayala el Viejo e a otros muchos grandes sabios letrados d’este reigno que le respondieron a ella, segunt que delante en este libro es contenido (ID1644, PN1-517).

35En este caso, podemos hablar de una discordancia entre el texto inicial, (puesto que Calavera se dirige exclusivamente a Ayala) y lo expuesto en la rúbrica. Quizá pudiera pensarse en que la misma pregunta la hubiese dirigido, en diferentes momentos o simultáneamente, a diferentes poetas –en cuyo caso, ya no se trataría de respuestas cruzadas o, lo que parece más factible, que el interés suscitado por el tema atrajese la intervención de los diferentes poetas, que rápidamente se aplicaron a dar su punto de vista. En todo caso, la intervención final de quien había dado pie al debate pone fin y concluye, de manera conjunta, el tiempo de la disputa.

  • 23 Hay edición de Moreno Hernández, 1989.
  • 24 María Morrás proporciona para este último texto una doble lectura: amatoria, pero también susceptib (...)

36Resulta interesante comprobar que, en ocasiones, la aparición de respuestas a un interrogante no coincide en los diferentes cancioneros, con lo que la recepción de los mismos, en distintos momentos, no fue coincidente. Sucede, por ejemplo, con una pregunta de Jorge Manrique «Entre bien y mal doblado» (ID1809), para la que se ha planteado una doble interpretación erótica y política. Ha llegado a nosotros a través de dos cancioneros manuscritos: el Cancionero de Pero Guillén de Segovia (MN19)23 y el manuscrito 2763 de la Biblioteca universitaria de Salamanca (SA10), además del Cancionero general de Hernando del Castillo. En los manuscritos citados aparece como única respuesta la que proporciona Gonzalo de Córdoba (ID1810), si bien en el salmantino aparece como anónima, en tanto que en el impreso, en sus diferentes ediciones, quien responde es Guevara (ID6492)24.

  • 25 Para todo lo relativo a las circunstancias en que se fraguó esta relación con Francisco Vidal de No (...)

37Algo semejante sucede con la pregunta, en torno a la prioridad cronológica de reyes o caballeros, que Gómez Manrique plantea a Francisco de Noya (ID3383-3384)25, compilada en los cancioneros manuscritos de Manrique (MN24 y MP3), además de en el Cancionero general de Castillo. En este intercambio se interponen, con una respuesta cruzada, Rodrigo Cota (ID2943) y Pero Guillén de Segovia (ID2942); sin embargo, estas respuestas «atravesadas» no constan en el Cancionero general, aunque sí en los Cancioneros de Gómez Manrique (MN24-MP3), donde está la serie completa, además de MN19, donde falta la intervención de Noya. Precisamente, extraigo de los versos de Cota una alusión a esta participación inesperada:

  • 26 Utilizo la edición de Vidal González, 2003: 258.

De aqueste yerro siniestro
de que aquí non me guardé,
algund juÿzio muy diestro
me pueden notar, porque
respondo syn ser llamado
entre dos tales afrentas,
fablando como burlado
palabras no muy atentas (vv. 17-24)26.

38b) Un matiz diferente tienen las intervenciones que no se introducen para dar respuesta a una pregunta sino que rebaten la solución proporcionada por una respuesta. Normalmente, además, estas injerencias logran modificar el tono del diálogo, aportando una nueva perspectiva con frecuencia jocosa. Así, Fernando de Guevara, a la vista de la respuesta que Juan de Merlo había otorgado a Gómez Carrillo, toma la palabra para descubrir la falsedad de los sentimientos expuestos en dicha respuesta:

  • 27 Tomo el texto de Álvarez Pellitero (ed.), 1993: 39. Ejemplo semejante, aunque tras un extenso debat (...)

Yo us he visto reqüestar
tantas damas en Castilla,
Johan de Merlo, qu’en Sevilla
tienen d’esto que parlar.
¿Para qué queréys fengir
que morís por tal manjar?
A vos conviene seguir
camino de non’ganyar
o, ¡vía!, la burla jugar (ID2439, SA7-47)27.

39De este modo, el diálogo adquiere una prolongación, incluso temporal, inesperada, pues las noticias de Guevara no sólo descubren el fingimiento de Merlo sino que abren el intercambio a una temporalidad previa al mismo.

40c) Por último, un tercer tipo de respuestas no solicitadas está integrado por aquellos textos en los que alguien toma la voz para contestar por quien ha recibido una pregunta en una pieza previa. Entre los poetas cancioneriles no resultó del todo extraño ser comisionado para elaborar una respuesta poética; téngase en cuenta, como he dicho previamente, que la dificultad estribaba tanto en dar solución al interrogante planteado, pero también en hacerlo con la habilidad técnica requerida, por la complejidad del seguimiento formal de «los consonantes»; por ello se encarga la tarea a un poeta. Así, Alfonso V –que había mostrado sus dotes versificadoras en más de una composición– delega en Carvajal la responsabilidad de responder en verso a una pregunta que le había cursado Guevara (ID0625); y no era ésta la única ocasión, como exponen los versos que el mismo Carvajal había dirigido, también por encargo suyo, a Lucrezia d’Alagno (ID0623).

  • 28 Véanse ambos textos en la edición de Pérez Priego, 1990: 70-71. Para Vayona, tenemos ahora las pági (...)
  • 29 ID1455, PN1-329, v. 6.
  • 30 Precisamente, a partir del análisis de esta voz silenciada, Jane Whetnall consideró que «the existe (...)

41Esta misma práctica fue, asimismo, moneda corriente en preguntas dirigidas a una dama; el empecinamiento en conservar el anonimato y reservar a la intimidad la práctica literaria por parte de las mujeres en el siglo XV está en la base del casi total silencio femenino en los versos de cancionero. De las escasas preguntas dirigidas a una mujer en el corpus de preguntas y respuestas (Chas Aguión, 2000: 20-27), sólo una, Vayona, dama de compañía de Leonor de Foix, condesa de Navarra, contesta28. Por otra, Isabel González, «muy eçelente poeta» en palabras de Diego Martínez de Medina29, quien le formula el interrogante, contesta un anónimo fraile, aunque se ha apuntado la posibilidad de que fuese una argucia para ocultar su autoría (Whetnall, 1992)30.

42Así, pues, como vemos, esta práctica de introducir voces no esperadas originalmente en el esquema temporal y estructural prefijado por quien inicia la serie dialogada está muy extendida en la práctica cancioneril. Tanto, que llega a perder su efecto de sorprender y a convertirse en algo más o menos esperable. Así lo muestra un poema de Santillana a Mena, «Grant retorico eloquente» (ID0302), que, curiosamente, queda sin respuesta:

Grant retórico eloquente,
a quien la razón florida
con reverençia devida
se nos inclina umilmente,
trasçendente
en las artes liberales,
por metros filosofales
vos quiero fazer pregunta,
e veremos quién apunta
por sus puntos logicales
o replicato o resunta (ID 0302, vv. 1-11).

43Además, en ocasiones, incluso es posible rastrear huellas en los versos no sólo de esas voces interpuestas o «atravesadas», sino de ese trasiego en manos de mensajeros o medianeros que harían llegar, de mano en mano, o de oído en oído, las solicitudes, interrogantes o respuestas de los implicados en estas conversaciones poéticas aplazadas; es probable, por tanto, que a los desajustes temporales que venimos señalando, en estos casos se sumarían separaciones espaciales entre los participantes en el debate poético. Sirvan como muestra estos versos:

Señor Alfonso Álvarez, Garçía de Valdés
me troxo un escripto este otro día
e yo non lo vi, por quanto yazía
un poco pensando en casos de lees;
mas un grant doctor me dixo después
la vuestra respuesta de aquesta figura,
que son necesarias Fortuna e Ventura,
pues Natura, señor, sin ellas non es (ID1600, PN1-475, vv. 1-8).

Por ende, vos pido e ruego
que a esse vuestro amigo
digades esto ue digo
e que me responda luego;
e, si él en tan grant fuego
e en tanta çeguedat
me declara la verdat,
abro mano d’este juego (ID1449, PN1-323, vv. 49-56).

En fin de razones, fablando cortés,
yo mucho querría saber si assí es;
por ende, embío mi rico pavés
con este fidalgo a quien respondades (ID1554, PN1-426).

44En cualquier caso, evidentemente, este trasiego de encargos ralentizaría la contestación poética, suponiendo, por tanto, una dilatación temporal no prevista al iniciar el diálogo.

45Pero, más allá de estos aspectos hasta ahora tratados en las páginas anteriores, los versos de los poetas no sólo nos informan acerca del tiempo de la creación, con sus períodos, plazos y desajustes temporales, sino que también nos permiten aventurar sus pretensiones al participar en estos debates.

  • 31 Véanse, para estos y otros aspectos relativos a la espectacularidad de los intercambios cortesanos, (...)

46Un análisis diacrónico de los intercambios poéticos en la poesía cancioneril depara una trayectoria conducente a la reducción formal de los mismos: de manera progresiva se tiende a limitar las intervenciones a una pregunta y su respuesta (salvo casos muy excepcionales de una réplica todavía en los intercambios de Gómez Manrique o Fernando de la Torre, pero no más allá), con lo que se reduce, por tanto, la dimensión temporal que alcanza el debate. Se pierde, pues, también el componente espectacular, sostenido a través del paulatino enconamiento verbal que caracteriza al canje de pareceres en una primera fase, representada por el Cancionero de Baena, sustituido por un cada vez mayor peso de la carga retórica, que confluirá en la denominada «sotileza» cancioneril, más apropiada a un intercambio por escrito que a la espectacularidad de las galas cortesanas de la corte de Juan II31.

  • 32 Acerca de la naturaleza oral o escrita de la ejecución de estos intercambios poéticos, véase Cummin (...)

47Pero, trascendiendo ahora la polémica en torno a la difusión oral u escrita de la poesía de cancionero –o de la poesía medieval en general–, de la que tenemos sobrados ejemplos en uno y otro sentido32, parece que no puede obviarse de ningún modo el importante papel de divertimento cortesano de estos intercambios poéticos, donde la batalla dialéctica vendría a sumarse a otro tipo de pasatiempos. Los poetas son plenamente conscientes de la trascendencia de sus versos en este contexto y el ingenio en la respuesta pronta, así como la habilidad en el ajuste métrico de los consonantes, tenían su merecida recompensa. No en vano, tal como exponía Hernando de Ludueña en su Doctrinal de gentileza, a todo gentil cortesano:

  • 33 Cito el texto por la edición de Mazzocchi, 1998: 94. Para la trascendencia de los llamados manuales (...)

Conviene que sea gracioso
en demandas e respuestas,
de que los groseros huyen;
sobre discreto, donoso,
con unas razones prestas
que los enojos destruyen;
porque la dulçura tal
es gracia bien especial,
y el que la tiene complida
doquiera le dan cabida
y lugar muy principal (ID1895, vv. 287-297)33

48Así cabe explicar las promesas de un futuro glorioso a quienes participen activamente, y de manera satisfactoria, en versos como los que siguen:

Quien diere respuesta bien metrificada
será ensalçado entre sabidores;
poetas famosos darán d’él loores,
si naturalmente es abtorizada (ID1224, PN1-84, vv. 33-36)

Quien bien respondiere quiçá por ventura
será muy loado por más que poeta.
Por ende, veamos quién pone careta
e juega demate por arte madura (ID1557, PN1-429, 17-20).

Si esto dezides sin otros pavores,
señor, yo vos mando guirlanda de flores
el día graçioso que los justadores
darán mejoría a vuestra grant lança (ID1579, PN1-451, vv. 17-20).

49Y, todavía mejor si entre la audiencia se encuentra el rey y su entorno, prueba del interés que en la corte de Juan II tenían estos pasatiempos poéticos:

e, si me dades respuesta,
mucho buen día vos vino,
qu’el león del alto sino
e su lindo Condestable,
graçioso señor notable,
con plazer muy amigable
querrán ver en luz palpable
si va bien guardado el tino (ID1394, PN1-260, vv. 33-40).
Si esto fazedes, serán publicantes
los vuestros loores e más dominantes,
por quanto el Rey e duques e Infantes
con vuestra reqüesta avrán gassajado (ID1504, PN1-379, vv. 37-40).

50De este modo, la ejecución del debate no sólo concluye el esquema temporal iniciado por quien suscita la invitación a entrar en debate sino que aventura un nuevo tiempo, el de la gloria como poeta, la máxima condecoración en el parnaso cancioneril, tal como había enunciado el propio Baena en el prólogo en prosa a su Cancionero.

51La composición preguntas y respuestas no cesa tras el Cancionero de Baena, a diferencia de otro tipo de intercambios más ligados al componente espectacular, pero ya más distanciados del entorno cortesano que los había acogido, limándose, de este modo, la vinculación con la vida del monarca y la corte y pasando a ser un entretenimiento de carácter más privado. En todo caso, lo que no varía es la gloria que depara a los poetas que más hábiles se muestren en el intercambio.

52Así, pues, ya para concluir, tanto las preguntas y respuestas como cualquier otra suerte de diálogos en verso, ofrecen la posibilidad de enfrentar al menos dos temporalidades: la del autor que inicia la serie dialogada y la de quien, al recibir el mensaje, se apresta, en un tiempo más o menos demorado, a responder. Esta confrontación de dimensiones temporales puede prefigurar tanto la estructura del intercambio (con la posibilidad de prolongar la serie dialogada en diferentes momentos, correspondientes a diferentes tiempos) como la temática (ya sea jugando con el tiempo como tema de debate, proponiendo plazos de elaboración de las réplicas o prolongando la temporalidad ya sea hacia un pasado o un futuro). Pero también desde la perspectiva de la recepción estos diálogos ofrecen una interesante atalaya para reflexionar acerca de la consideración del poeta, como ejercicio lúdico previamente elaborado por varias voces y cerrado previamente a su ejecución pública en la corte.

Bibliographie

Alvar, M., 1989, «La ‘nueva maestría’ y las rúbricas del Cancionero de Baena», Miscellanea di studi in onore di Aurelio Roncaglia, Modena, Mucchi Editore, vol. I, p. 1-24.

Álvarez Pellitero, A. M., (ed.), 1993, Cancionero de palacio. Ms. 2653, Biblioteca Universitaria de Salamanca, Salamanca, Junta de Castilla y León, Consejería de Cultura y Turismo.

Beltrán, V., (ed.), 1993, Jorge Manrique, Poesía, Barcelona, Crítica, col. «Biblioteca Clásica», 15.

Cavallero, P. A., 1983, «Praescitus-preçitos (Rimado de Palacio, N 1152ª y 1573b). Ayala y los problemas teológicos», Incipit, n° 3, p. 95-127.

Chas Aguión, A., 2000, Amor y corte. La materia sentimental en las cuestiones poéticas del siglo XV, Noia, Toxosoutos, col. «Biblioteca Filológica», 5.

Chas Aguión, A., 2001, Juan Alfonso de Baena y los diálogos poéticos de su Cancionero, Baena, Ayto. de Baena, col. «Biblioteca Baenense», 3.

Chas Aguión, A., 2002, Preguntas y respuestas en la poesía cancioneril castellana, Madrid, Fundación Universitaria Española.

Chas Aguión, A., en prensa, «De ceremoniales, galanteo y técnica poética. Los manuales de gentileza en la poesía de cancionero», en Heusch, Ch. (ed.), De la lettre à l’esprit des textes médiévaux espagnols. Hommage à Michel Garcia.

Costa, M., (ed.), 1990, Antón de Montoro, Poesía completa, Cleveland, Cleveland State University.

Cummins, J. G., 1963, «Methods and conventions in the 15th-Century Poetic Debate», Hispanic Review, XXXI, p. 307-323.

Cummins, J. G., 1965, «The Survival in the Spanish Cancioneros of the Form and Themes of Provençal and Old French Poetic Debates», Bulletin of Hispanic Studies, XLII, p. 9-17.

De Nigris, C., (ed.), 1988, Juan de Mena, Poesia minori, Napoli, Liguori, col. «Romanica Napolitana», 23.

Dutton, B., 1990-1991, El cancionero del siglo XV (c. 1360-1520), Salamanca, Biblioteca Española del siglo XV-Universidad de Salamanca.

Dutton, B., González Cuenca, J. (eds), 1993, Cancionero de Juan Alfonso de Baena, Madrid, Visor.

Fraker, Ch. F., 1974, «The Theme of Predestination in the Cancionero de Baena», Bulletin of Hispanic Studies, n° 51, p. 228-249.

Gatto, K. G., 1975, Tradition and Innovation in the Dedication, Prologue and Rubriques of the Cancionero de Baena, Tesis inédita, Case Western Reserve University, (DAI, 36A).

Gómez Moreno, Á., Kerkhof, M.P.A.M. (eds), 2003, Marqués de Santillana, Poesías completas, Madrid, Castalia, col. «Clásicos Castalia», 270.

González Cuenca, J., (ed.), 2004, Hernando del Castillo, Cancionero general, Madrid, Castalia, col. «Nueva Biblioteca de Erudición y Crítica», 26, 5 vols.

Labrador Herraiz, J. J., 1974, Poesía dialogada medieval. La pregunta en el Cancionero de Baena. Estudio y antología, Madrid, Maisal.

Labrador Herraiz, J. J., DiFranco, R. A., 2001, «Un género que se resistió a desaparecer: preguntas y respuestas a finales del siglo XVI y principios del XVII», Prologus Baenensis, n° 1, accesible en internet bajo la ruta : http://www.juanalfonsodebaena.org/revista/prologus-baenensis-1/un-genero-que-se-resistio-a-desaparecer

Madrid Souto, R., Perea Rodríguez, Ó., 2003, «Francisco Vidal de Noya, obispo de Cefalú: clérigo, humanista y poeta al servicio del rey católico», en El món urbà a la Corona d’Aragó del 1137 als decrets de Nova Planta: XVII Congrés d’Història de la Corona d’Aragó (Barcelona, Poblet, Lleida, 7 al 12 de decembre de 2000), Barcelona, Universitat de Barcelona, vol. II, p. 745-768 : https://dialnet.unirioja.es/servlet/libro?codigo=9001

Marino, N., 1998, «A Life of their own: Reading the Rubrics of the Cancionero de Baena», Romance Notes, XXXVIII-3, p. 311-319.

Mazzocchi, G., (ed.), 1998, Hernando de Ludueña, Dottrinale di gentilezza, Napoli, Liguori.

Moreno Hernández, C., (ed.), 1989, Pero Guillén de Segovia. Obra poética, Madrid, Fundación Universitaria Española.

Morrás, M., (ed.), 2003, Jorge Manrique, Poesía, Madrid, Castalia, col. «Clásicos Castalia, 271».

Pérez Priego, M. Á., (ed.), 1989, Juan de Mena, Obras completas, Barcelona, Planeta, col. «Autores Hispánicos», 175.

Pérez Priego, M. Á., 1990, Poesía femenina en los cancioneros, Madrid, Castalia-Instituto de la mujer, col. «Biblioteca de escritoras», 13.

Potvin, C., 1979, «Les rubriques du Cancionero de Baena: étude pour une gaie science», Fifteenth Century Studies, II, p. 173-185.

Potvin, C., 1989, Illusion et pouvoir (La poétique du Cancionero de Baena), monográfico de Cahiers d’Études Médiévales, IX.

Rodríguez Moñino, A., 1950, «El Cancionero manuscrito de Pedro del Pozo (II)», Boletín de la Real Academia Española, XXX, p. 123-146 y 263-312 (la primera parte de este artículo en el mismo Boletín, XXIX, 1949, p. 453-509).

Tato, C., 2006, «¿Una mujer con voz en el Cancionero de palacio (SA7)?», en Beltrán, V., Paredes, J. (eds), Convivio. Estudios sobre la poesía de cancionero, Granada, Universidad de Granada, p. 787-811.

Urra Ríos, Ó., 2007, «La Vayona: Respuesta que fizo vayona», en Romero López, D. et alii (eds), Seis siglos de poesía española escrita por mujeres. Pautas poéticas y revisiones críticas, Berna, Peter Lang, p. 27-38.

Vidal González, F., (ed.), 2003, Gómez Manrique, Cancionero, Madrid, Cátedra, col. «Letras Hispánicas», 541.

Whetnall, J., 1992, «Isabel González of the Cancionero de Baena and Other Lost Voices», La Corónica, n° 21.1, p. 59-86.

Notes

2 Véase, entre otros, los trabajos de Cummins, 1963 y 1965; Labrador Herraiz, 1974; Chas Aguión, 2001.

3 Véase, sobre el particular, la detallada información proporcionada, entre otros, por los trabajos de Gatto, 1975; Potvin, 1979 y 1989; Alvar, 1989 o, para no prolongar la nómina, Marino, 1998.

4 ID0165. Conservamos al menos 10 testimonios, todos ellos en cancioneros manuscritos; en concreto: MH1-25, ML3-5, MN23-49, PN10-16, RC1-153, SA1-4, SA7-223, SA8-7, SA10b-91, MN8-5. Como en adelante, para la identificación de poemas y sus fuentes, utilizo la información proporcionada por Dutton, 1990-1991.

5 Fernán Pérez de Guzmán pregunta a su primo Gutierre de Toledo, arcediano de Guadalajara, cuál es mejor edad en el hombre, la juventud o la senectud (ID1674, PN1-550); la adivinanza queda, en este caso, sin respuesta.

6 En la sección de preguntas y respuestas del Cancionero general de Hernando del Castillo he encontrado dos adivinanzas en torno al tiempo: en ID6494-6495, Francisco de Castelví plantea el enigma y lo resuelve un anónimo poeta; en ID6553, pregunta que no aparece más que en la primera edición de este Cancionero, Mosén Geroní Artés formula un acertijo que Mosén Crespí logra resolver (11CG-706-707); véase la edición de los textos en González Cuenca, 2004: vol. II, p. 773.

7 Sirva como ejemplo la sostenida entre Mena y Santillana (ID0329-0330), en torno a años-meses-días. En palabras de sus editores (Gómez Moreno-Kerkhof, 2003: 61), estas adivinanzas aparecen en copias únicas en cancioneros secundarios.

8 He localizado tres adivinanzas cuya solución es el reloj: la adivinanza en torno al reloj que plantea, sin obtener respuesta, Juan de Mena en «¿Qué es el cuerpo sin sentido?» (no recogido por Dutton 1990-1991; véase De Nigris, 1988: 415 y Pérez Priego, 1989: 232); ID6545: adivinanza sobre el reloj de Quirós a Crespí de Valdaura (cfr. Andreoli, 2005: 141-143). Por último, otra adivinanza sobre el reloj, más tardía y anónima, en el Cancionero de Pedro del Pozo, no recogida en Dutton, 1990-1991, puede verse en la transcripción de Rodríguez Moñino, 1950: 310.

9 Cfr., por ejemplo, Labrador Herraiz-DiFranco, 2001.

10 Como en adelante, para todas las citas del Cancionero de Baena me valgo de la edición de Dutton y González Cuenca, 1993; consignaré, en lo sucesivo, los códigos proporcionados por Dutton, así como la indicación de los versos citados.

11 En adelante, introduzco con subrayado aquellos versos, o parte de versos, que me interesan destacar para resaltar las referencias temporales.

12 Téngase en cuenta que, pese al plazo, quien plantea esta cuestión, Manuel de Lando, no obtuvo ninguna respuesta.

13 Transcribo a partir de la edición de Beltrán, 1993: 136. Tal como señala su editor, este texto explicita el carácter colectivo de la poesía dialogada; véase, además Morrás, 2003: 214-215.

14 Sigo la edición de Vidal González (ed.), 2003: 207-208. Subrayado mío.

15 Sigo la edición de Costa 1990: 281.

16 Edición del texto en Pérez Priego, 1990: 74-77.

17 Se trata, respectivamente, de los debates con ID1507 a 1519, que llegan a prolongarse todavía en un par de textos más, con la incorporación de Álvar Ruiz de Toro (ID 1520-1521), y, para el debate entre Baena y Juan de Guzmán, con ID1526 a 1538.

18 De los que, por cierto, también hay varios casos en Baena, como ID1245 o 1455.

19 Véase la edición de estos textos en Pérez Priego, 1990: 135-208.

20 Con todo, es preciso consignar aquí que no siempre se cumple la regla de «los consonantes», esto es, de la imitación del patrón estrófico-métrico de la pregunta en la respuesta o respuestas, algo que no siempre resulta demérito para el propio antólogo, como nos muestra en alguna de las rúbricas: «[…] el qual dezir de respuesta es muy bien fecho e letradamente fundado, segunt que por él paresçe, non embargante que non respondió por los mesmos consonantes de la pregunta» (ID1648, PN1-520), o «[…] la qual respuesta es muy sotil e bien letradamente fundada, non embargante que non van guardados los consonantes nin esso mesmo non va guardada el arte de trobar» (ID1650, PN1-522), si bien, el mismo rubricador muestra, en ocasiones, sus dudas al respecto: «[…] la qual respuesta es un poco dubdosa si le darán loor o non, por quanto non va por los consonantes de la primera pregunta, nin va el arte del trobar tan bien guardada como devía, pero fizo esso que sopo» (ID1651, PN1-523).

21 En concreto, la pregunta perdida ID2458, da lugar a cinco respuestas con ID2459, 2460, 2461, 2524, 2525.

22 La complejidad conceptual de la serie ya fue puesta de manifiesto por Ch. F. Fraker, 1974; véase, asimismo, el análisis de Cavallero, 1983.

23 Hay edición de Moreno Hernández, 1989.

24 María Morrás proporciona para este último texto una doble lectura: amatoria, pero también susceptible de una interpretación política (Morrás, 2003: 203).

25 Para todo lo relativo a las circunstancias en que se fraguó esta relación con Francisco Vidal de Noya, así como para el contenido político del intercambio, remito al detallado estudio de Raquel Madrid Souto y Óscar Perea Rodríguez, que dan cabida al diálogo poético entre Manrique y Vidal de Noya, aunque no a las respuestas cruzadas (2003: 16-18).

26 Utilizo la edición de Vidal González, 2003: 258.

27 Tomo el texto de Álvarez Pellitero (ed.), 1993: 39. Ejemplo semejante, aunque tras un extenso debate previo, en ID1519-1520-1521, PN1-394 a 396.

28 Véanse ambos textos en la edición de Pérez Priego, 1990: 70-71. Para Vayona, tenemos ahora las páginas de Urra Ríos, 2007: 27-38.

29 ID1455, PN1-329, v. 6.

30 Precisamente, a partir del análisis de esta voz silenciada, Jane Whetnall consideró que «the existence of one more lost woman poet, a tangible and tantalizin presence in the pages of the Cancionero de Baena, suggests to me that the actual extent of women’s contribution to the literary life of the courts of the late Middle Ages may have been greater than the material evidence allows» (Whetnall, 1992: 59). Para una revisión a fondo de este asunto, para determinar la posibilidad de más voces femeninas en el corpus cancioneril, con detallada información bibliográfica actualizada, remito al reciente estudio de Tato, 2006.

31 Véanse, para estos y otros aspectos relativos a la espectacularidad de los intercambios cortesanos, y muy especialmente en la corte de Juan II de Castilla, los ya clásicos trabajos de Cummins 1963 y 1965.

32 Acerca de la naturaleza oral o escrita de la ejecución de estos intercambios poéticos, véase Cummins 1963: 315-323.

33 Cito el texto por la edición de Mazzocchi, 1998: 94. Para la trascendencia de los llamados manuales de gentileza en la poesía de cancionero, véase Chas Aguión, en prensa.

Auteur

Maître de conférences de littérature espagnole à l’université de Vigo, où il assure les enseignements de littérature espagnole du Moyen Âge. Secrétaire du conseil de rédaction de la revue Cancionero General et membre permanent du groupe de recherches « Littérature espagnole du Moyen Âge », il consacre l’essentiel de ses recherches à la poésie des chansonniers, aux livres de voyage et à la fiction sentimentale, thèmes auxquels il a consacré un certain nombre d’articles et de monographies dans différentes revues.

© Presses Sorbonne Nouvelle, 2010

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540