Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Les poètes latino-américains et la guerre d’Espagne

 | 
Claude Fell

I. Documents

América con la verdadera España

Vicente Saenz

Texte intégral

1(...) Hispanoamérica, el gran corazón de Hispanoamérica movido a impulsos de sangre española, está fervorosamente con la causa democrática, con la causa revolucionaria del pueblo magnífico de España.

2Lo estoy viendo, lo estoy sintiendo en Cuba, la última colonia que tuvo en América el régimen monárquico y centralista de los herederos de Fernando VII. Voy por las calles de La Habana y me parece estar en España. No sólo por sus edificios, no sólo por sus calles, no sólo por su idioma, no sólo por los monumentos a Martí y a los próceres de la Independencia, españoles auténticos, sino por algo que vale más que todo eso: por su espíritu antifascista, por su adhesión entusiasta a la causa republicans, por la indignación que siente este pueblo de Cuba contra los que aún se atreven a defender la traición de la Caverna española y la barbarie de los invasores extranjeros, que están sacrificando a miles de republicanos, de socialistas, de anarcosindicalistas y de pacíficos ciudadanos españoles.

3Lo que vi en Valencia, y en Barcelona, y en Madrid; aquellas multitudes llenas de fe y de optimismo; aquella palpitación de un gran ser colectivo que mira al porvenir y que va con alegría a la lucha, lo estoy viendo también y lo estoy sintiendo en la hermosa y acogedora capital de Cuba. Manifestaciones en favor de España; centros de distintos matices, pero todos antidictatoriales; profusión de periódicos y de revistas que defienden la causa del gobierno legítimo; agitación; otra retaguardia, en fin, como aquella de las grandes poblaciones de la región española no invadida.

4Hubo al principio desorientación y titubeos, porque a la campaña "anticomunista" de los rebeldes y de sus aliados extranjeros no supieron ο no quisieron contestar con la verdad los diplomáticos de la propia España, convertidos después en cómplices de la traición, cuando creyeron que caería en poder de los facciosos y de los mahometanos la capital de su patria ensangrentada. Hubo desconcierto, además, por la actitud de los españoles ricos que vinieron a América a hacer pesetas y que a sus descendientes los ataviaron después de señoritos.

5Pero el instinto popular no se equivoca. Y cuando se ha sabido la verdad; cuando han llegado a comprender los cubanos que los mismos que hoy atacan al pueblo español fueron los que ayer atacaron a los que en la Isla lucharon por su emancipación en contra de espuelas y de tizones; cuando han llegado a convencerse los intelectuales, y los obreros, y las clases medias, y todos los elementos productores, de que se está librando una batalla decisiva entre explotadores y explotados, Cuba ha sabido demostrar, lo está demostrando, que está con España, que esta con el pueblo español, que está contra los sarracenos, que está contra Hitler, que está contra Mussolini, que está, en una palabra, con Maceo y con Martí.

6Yo he sentido una profunda emoción al saber que en ninguna época de la historia de Cuba ha podido reunirse una muchedumbre tan grande, tan entusiasta, tan española siendo cubana, como la que llenó el enorme Stadium de la Polar con capacidad para sesenta mil personas. ¡Y las calles adyacentes con un torrente humano que ya no podía entrar! Y el tránsito tuvo que suspenderse para que la abigarrada multitud pudiese oir, por medio de altoparlantes, la voz emocionada de Marcelino Domingo!

7A juzgar por lo que observo en Cuba y por las manifestaciones en favor de España de las colonias hispanoamericanas de Nueva York, puedo decir que el mismo fenómeno de la Habana se está operando de México a la Patagonia. No en balde tuvimos un Bolívar, un Sucre, un Hidalgo y un Morelos. Sus manes ayudan hoy al pueblo de España y orientan a los pueblos de Hispanoamérica, porque su lucha y la de hoy son una misma. cosa. Quienes estuvieron en su contra, son los reaccionarios que hoy están difamando a España y difamando también a los hispanoamericanos que combatimos el militarismo, el despotismo y la barbarie. A nosotros nos llaman "rojos". A elles les dijeron masones y ateos. Los mismos obispos que condenaron a Hidalgo, excomulgaron a Bolívar y denigraron a Martí, bendicen en América a los aliados del Imperialismo, a los Juan Vicente Gómez, a los Leguía y a los Sánchez Cerro.

8La Historia, pues, se repite. Pero a los pueblos ya no se les engaña. Cuba me da la impresión exacta de que en Hispanoamérica se siente y se ama a España como no se la pudo sentir ni se la pudo amar durante tres siglos de colonia y un siglo largo de hondos resentimientos, de los cuales nunca fueron responsables los españoles sino el régimen que a ellos también los asfixiaba.

9Extrait de Nuestra España (Paris), 5 novembre 1937.

Auteur

© Presses Sorbonne Nouvelle, 1986

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Freemium

open access

Offert par L’éditeur de ce site