Desktop versionMobile Version
OpenEdition Books

Les poètes latino-américains et la guerre d’Espagne

 | 
Claude Fell

I. Documents

Poèmes inédits

Miguel Angel Asturias und Elysabeth Burgos

Volltext

Nous les en remercions bien vivement.

S.O.S.
Los que vivimos aún sobre la tierra
nos dirigimos a los que están bajo la tierra,
junto a las raíces de los árboles,
entre ellos, con ellos,
formando parte de ellos,
vegetales que ven, que sienten, que oyen
y a quienes llamamos muertos porque así les llaman

Los que aún tenemos sangre de camino
y respiración que vuela, intensamente,
el pensamiento es la respiración de Dios,
nos dirigimos a los que ya no tienen sangre,
ni respiración, ni pensamiento,
ni sabia alborotada junto a los gozos de la humedad,
porque ya forman parte del terreno pedregozo,
metalizados hasta los huesos del cráneo,
cuya cabellera dieron por la guerra,
para el cuero cabelludo de la guerra
en los terranos aceitosos de oro negro,
oro vestido de luto por la guerra.

En las fábricas, las máquinas lloran de nuevo
por lo que están haciendo...
en los lechos, hombres y mujeres lloran de miedo,
por la que están haciendo...

Oid,... tocan a muerto por la tierra
que no es plana ni redonda, tiene forma de cruz,
De las cáscaras rotas de las ciudades
huyen los que huyen, las poblaciones huyen,
pescuezo y alitas,
acoquinadas por la sombra de los gavilanes
que en las alas lleva unos aros redondos,
y dejan caer en el espacio su mortal escremento,
El Angel iba a tocar la trompeta del fin,
pero le derribó uno de los lirios al abrirse,
blanco, blanco, blanco,
al final de su tallo invisible.

El Angel traía paracaídas y aquí está entre nosotros,
los que vivimos aún sobre la tierra
Otros paracaidistas han caído del cielo buscándolo
pero están siendo atacados encima de vosotros.
Bajo la tierra estaríamos más seguros,
pero ya estamos, ya estamos,
y no junto a las raíces de los árboles,
sino junto a las cloacas,
entre ellas, con ellas, formando parte de ellas,
en los subterráneos antiaéreos,
donde nuestros labios sienten la humedad
de la sangre que ya no anda y estámos a obscuras.
Guatemala 1937

F.A.R.
¡Alo! Aquí Madrid España!
¡La voz de la Libertad!
Punta de espina
sin alivio de fonógrafo,
el agua abre su ojo de soldado
en el cachete de la cantimplora
para ver la guerra:
Tierra, carne, carne, tierra
y una negrura de pólvora y humo bianco
puente entre dos inocencias,
la del hombre y la del humo:
La del niño y la mujer
- mujéres de España, solas
mujéres de ojos llorosos,
llorosos como candelas...
Caleras de pavor tierno,
material insostenible
en una atmósfera pétrea, alivio solo postizo,
intacta madera de árbol la del que se despereza
al fondo de la trinchera.
Es un árbol su presencia de hombre nuevo,
revivido, renuente mar de cabellos entre el beso
de la bombas. Todo lo que al quedar firme
en esta lucha visible, atrás la guerra secreta,
formará nubes mas blancas, escuelas color de leche,
varios obreros dormidos sobre los campos.
Cápsulas de ruido breve.
Disparo de sal caliente
ventanas de luz y sombra
la mirada de los muertos se conserva en las botellas.
Agua, cielo, sol y tirabuzón de llanto.
Huída de mala entraña bajo las constelaciones.
Los zapatos. Las tachuelas. Arriba los milicianos!
Cerillos, cabeza roja razpados contra la noche
en que la suerte del mundo
torea toritos de humo y baila
- manola entre abanicos de fuego -
pasacalles de cañón.

¡Aló! Aquí Madrid, España!...
¡La voz de la Libertad!
La sangre se pone en pie, las burbujas son sus pies
salta de la herida. Corre y vuelve a quedar de pie,
en la charca en que de bruces cayó una mujer del pueblo
a quien pillaron las balas secando ropa en su patio,
quedó tendida en el suelo.

El viento del manzanares hamaquea en cada lazo
uno, dos, cuatro pañales... Tres camisas con remiendos...
Un corpiño y un pañuelo... Bandera de adioses blancos
sobre el cadaver tumbado, sobre el suelo.
¡Aló! Aqui España! La voz de la Libertad! -
Silencio que va quedando dentro de las armaduras
y quede repente rompe
un deslizarse de concha de tortuga por la arena.
Es la catedral de Burgos.
La lleva el batallador sobre sus hombros iguales
y no siente que le pesa; porque le ahoga el coraje
de ver su España invadida.

¡A machacar la marisma!
No se verá su cabeza, no su brazo, no su lanza...
Y tras el irán orugas de gelatina metálica
que tal tornase el acero que hoy cubre a los caballeros!
A los de hierro vestidos
¡El hierro pegado al alma!...
A los de espigas cubiertos
¡La piel sudándoles pan!
A los que da espaldarazos
el agua del aureo Tajo...
A los castellanos, polvo de planetas extinguidos.
¡Aquí de nuevo España!
Este avisamiento es hecho. Agora moros de ala
pelean por Jesucristo
y reconstruyen España destruyendo las edades
y a mas del destruimiento, para libertarla. Oh, cielos!
Traidores cojos del alma
traen cadenas de Roma,
carceleros portugueses y verdugos de Alemania
pero siempre Don Pelayo esta montado en el mulo
y que de falso cristiano no se deja conquerir,
asi sean arzobispos como lo fuera Don Opas,
tecnicos de chulería vestidos de diplomáticos
ο militares traidores con la cruz de San Fernando
¡Alo! Aqui Madrid!...
Goterones de aguacero
como si puntas de senos golpearan contra los techos.
Las guitarras picotean y ampollan la piel del alma,
¡Ole con ole con ole!... Caracol de dos caminos,
uno por el que nos vamos, otro por el que venimos!
Un canto de manzanilla arrojado contra un yunque...
Lo que paso en la herrería sucede ahora en el cielo...
Un avión chato se lanza contra un yunker aleman,
y el yunque se parte en dos, y el canto de manzanilla
cae en la mano enguantada de carbon, del forjador...
¡Olé con olé con olé!... Esto es vivir en Madrid!
¡Pueblo que embrabece leones para domar enemigos
aulló en Guadalajara y todos juntos a mi!
Escupían en luz seca los cañones antiaereos.
Hombres contra maquinarias,
sangre contra gasolina.
El aire salto en pedazos
y de todos los ojales de un ejército de acero
huyó la abotonadura del valor
un ejército desnudo traía a flor de pellejo.
Que importa el tartamudeo de los cangrejos con trenzas
en motocicletas monstruo
¡Que los tanques de bolsillo?
El suelo empezó a rasgarce al paso del asturiano...
Niágaras de dinamita
hacen saltar las palancas, del avance, al retroceso.
Choque... Repliegue... Desbande...
Debajo de los motores de las meznadas fachistas
corrió carne de gallina y cien pies en polvorosa
abandonaron el campo en poder del español,
soldados que como piedras llovían desde las nubes,
salva de lodazales evaporada y caída,
en granizada de hombres,
y en el humor derretido que acompañó a la derrota
como ruidos de ventosa oíanse los escapes...

¡España, Guadalajara!
¡Radiodifunta del mar en terraplén de tambores!
¡Alo! Alo! Aquí Madrid!... Estación F.A.R. onda de 31 metros...
75 centímetros... Potencia de veinte siglos...
¡La voz de la Libertad!
Guatemala 1936

PASAREMOS
Canto a los mineros asturianos:
Está temblando el vientre de la tierra
y ahora que el invierno se ha ido
cosecharemos sobre ella la victoria:
Pasaremos!

Los que venían de destruir a Guernica,
machacada en nuestra carne, en nuestra carne,
en nuestra carne:
los que volvían de aniquilar con gases un Imperio
encontraron nuestros pechos
con pulso de guitarras que de rabia
hicieron saltar sus cuerdas como garras
y encontraron nuestro grito
que formaba una «eléctrica muralla»:
No pasaran!

Pero esos mismos, esos mismos que oyeron nuestro grito
cuando los detuvimos defendiendo la vida en las trincheras,
para no ser abortados,
porque éramos partos perfectos de madres ciudadanas,
oyen ahora un nuevo grito,
un clamor ardoroso,
una voz que destapa las tumbas de los muertos heroicos
y los hace levantarse con la mano empuñada
y decir con nosotros:
¡Pasaremos!

Hay que limpiar el aire de enemigos
que bombardean almerías desde lejos,
que desde lejos lanzan la metralla
sobre la población que duerme:
asesinato colectivo, premeditado
y en cuadrilla, desde el cielo ο el mar,
sin dejar defensa a las víctimas caídas
de los lechos a las tumbas,
de las casas a los sepulcros:
mujeres como estrellas,
niños como monedas falsas,
ancianos como troncos heridos por el rayo

Los lentes de la vida estan muy sucios.
Hay que soplar en ellos el aliento feliz de las campiñas,
de los trabajadores bien pagados
y después con banderas de alegría y de sangre,
limpiar la ceguera que en sus ojos dejó un mundo
de injusticias sociales.
Porque es mar de Caín el mar inmenso,
porque suenan las aguas con cadenas
en las costas hundidas bajo el llanto
el alba nos sacude como un gas venenoso,
¡Pasaremos!
¡Con los que pasen, pasaremos!

La atmósfera se masca irrespirable,
los pájaros se mueren en el aire,
se pudren muestras manos
y estan cavando fosas en los sótanos de los bancos
para enterrar la vida,
su última gran vértebra,
su última enorme vértebra conspicua,
a la que intentan atar la argolla del esclavo.
¡Pasaremos con los puños cerrados,
vivos ο muertos,
con los que pasen, pasaremos!

Pasaremos al través de mil muros
abriendo ventanas con bombas de 200 kilos,
entre pestañeos de metralla,
festejando nupcias de dinamita y hombre,
de soldado del pueble que cruje y llora,
que suda y habla y saca la lengua, cuando tiene mas sed,
para probar el aire que a su paso,
limpio de traidores,
ya va sabiendo a Dios, a tierra, a madre...

¡Pasaremos, mineros asturianos,
los que no véis jamas la luz porque estáis vivos
y sepultados en las minas!
¡Pasaremos al interior, hasta el subsuelo,
para romper la noche que os apresa
y daros libertad azul, solar, humana:
y para saludar a nuestros muertos,
los que en mina de eternidad
están forjando la mejor hora del mundo!

Autoren

Directrice de la Maison de l’Amérique Latine

© Presses Sorbonne Nouvelle, 1986

Nutzungsbedingungen http://www.openedition.org/6540