Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Donde no habite el olvido

 | 
Marzia Rosti
, 
Valentina Paleari

Dosier Colombia

Testimonio y denuncia de la explotación cauchera en la novela Toá de César Uribe PiedrahIta

Erminio Corti

Texte intégral

And this is done in the name
of civilization and industrial development!
Roger Casement

1El 9 de agosto de 2007 en Iquitos y San Antonio del Estrecho, ciudades peruanas fronterizas con Colombia, se efectuaron ceremonias públicas organizadas por instituciones locales y asociaciones de defensa de los derechos de los pueblos autóctonos, para celebrar el Centenario del Genocidio y Resistencia Indígena en el Putumayo. La fecha de esta conmemoración, a la cual siguieron en los años sucesivos muchas otras iniciativas análogas con la participación de activistas, estudiosos y las mismas comunidades autóctonas, coincidió con el centenario de la denuncia formalmente presentada por el periodista Benjamín Saldaña Rocca al Juzgado del Crimen de la Corte Superior de Justicia y publicada en el bisemanario La Sanción di Iquitos. En su acusación Saldaña Rocca indicaba a diecisiete gerentes y capataces de las caucherías de propiedad del peruano Julio Arana como «autores de los delitos de estafa, robo, incendio, violación, envenenamiento y homicidios, agravados estos con los más crueles tormentos, como el fuego, el agua, el látigo, las mutilaciones» (Saldaña Rocca 1907). Víctimas de tales crímenes y abusos eran los pueblos indígenas que habitaban en la vasta región del río Putumayo y sus afluentes. Huitotos, siona, boras, andoques y otros grupos étnicos habían sido sometidos a un régimen de esclavitud instaurado por los caucheros de las empresas gomeras de Arana, que forzaba a hombres, niños y mujeres a recolectar el látex en la selva. El comercio del preciado ‘oro blanco’, materia prima de importancia estratégica para las industrias de Norteamérica y Europa, entre final del siglo XIX y principio del XX enriqueció unos pocos explotadores sin escrúpulos y causó el exterminio de miles de indios de la Amazonía Peruana, Brasileña y Colombiana.

  • 1   Véase Correa Aranzazu, Hernández Baena, Ramírez Mejía, Ramírez Mejía (2012) y Barclay (2012).

2En 1913 el magistrado Carlos Valcárcel escribió: «la denuncia de Saldaña Rocca produjo excitación extraordinaria; y en vis-ta de las afirmaciones precisas, concretas, sobre los crímenes cometidos en el Putumayo […] el juez ante quien se presentó Saldaña Rocca ordenó el enjuiciamiento de Julio Arana, Pablo Zumaeta, Juan V. Vega y demás acusados» (1915: 11-12). Sin embargo, el poder económico de Arana y la red de complicidades locales creada por la compañía a nivel institucional y político obstruyeron el curso de la justicia. El eco de las denuncias de Saldaña Rocca llegó a Inglaterra, y fueron corroboradas por el informe The Putumayo, The Devil’s Paradise. Travels in the Peruvian Amazon Region and an Account of the Atrocities Committed upon the Indians Therein (1912) de Walter E. Hardenburg, ingeniero estadounidense que en el Alto Putumayo había sido testigo –y víctima él mismo– de violencias y crueldades cometidas por jefes de sección y empleados de la Casa Arana, que desde 1907 había sido convertida en la Peruvian Amazon Company (en adelante PAC), sociedad con participación de capitales británicos y registrada como compañía inglesa en el Mercado Cambiario de Londres1.

  • 2   «Casement fue llamado a Londres en abril de 1910 y el 13 de julio quedó encargado de viajar al Pu (...)
  • 3The Putumayo Blue Book comprende el informe de Casement, cartas entre el Colonial Office británic (...)

3Bajo las presiones de la opinión pública internacional, fomentadas por la Anti-Slavery and Aborigines Protection Society, el Foreign Office del Parlamento inglés decidió abrir una encuesta oficial con el fin de investigar la veracidad de las acusaciones. En 1910, fue nombrada una comisión de funcionarios británicos dirigida por el cónsul Roger Casement, quien desde Iquitos emprendió un largo recorrido por las agencias caucheras de la PAC en el alto curso del río Putumayo2, territorio en disputa entre Colombia y Perú. A pesar de la hostilidad con la cual las autoridades de Iquitos y los funcionarios de la Casa Arana trataron la comisión obstaculizando sus investigaciones, Casement en dos meses recogió una gran cantidad de pruebas objetivas y testimonios directos que le permitieron desentrañar los mecanismos de sobreexplotación con que operaba la empresa de Arana, además de confirmar que las acusaciones de Saldaña Rocca y Hardenburg no eran una exageración. Su informe, conocido como The Putumayo Blue Book, fue entregado en 1911 al Ministerio Británico de Asuntos Exteriores y publicado el año siguiente con el título Correspondence Respecting the Treatment of British Colonial Subjects and Native Indians Employed in the Collection of Rubber in the Putumayo District3. Bajo instancias del gobierno inglés, el Estado peruano abrió el proceso judicial a la PAC y «la Corte Suprema […] ordenó al juez Valcárcel de Iquitos que procediera a hacer la investigación. […] Basado en la impresionante colección de pruebas recogidas […] el juez Valcárcel dictó auto de detención contra el gerente y otros altos funcionarios de la Peruvian Amazon Company» (Echeverri 2010: 23). Sin embargo, «la burocracia peruana [...] trató de disfrazar las atrocidades como actos patrióticos y altruistas de defensa de la frontera y civilización de los ‘salvajes’. Los inculpados huyeron sin dejar rastros» (Chirif 2011: 14). Crueldades, torturas, abusos y asesinatos quedaron impunes y Julio Arana nunca fue juzgado por su concurso y responsabilidad en las atrocidades perpetradas por sus empleados.

4Los acontecimientos trágicos del Putumayo vinculados a la ʻfiebre del cauchoʼ que tuvieron notable resonancia fuera de América Latina, en Perú y Colombia pasaron casi desapercibidos para la opinión pública, aunque los indígenas seguían padeciendo la condición de trabajadores forzados y los enfrentamientos entre caucheros peruanos y colombianos se hacían cada vez más violentos. A principio de los años veinte el gobierno de Bogotá, al fin de fijar las fronteras con Venezuela, constituyó la Comisión Limítrofe Colombo-Venezolana. Abogado secretario de esta comisión fue nombrado el joven José Eustasio Rivera quien, junto a los otros miembros designados, visitó entre 1922 y 1923 la región amazónica del país. Remontando los ríos Orinoco y Guaviare se acercó al territorio fronterizo entre Colombia y Perú, donde recogió los testimonios directos de compatriotas caucheros que habían sufrido abusos y violencias por parte de hombres vinculados a la PAC y donde pudo ver con sus propios ojos las condiciones infrahumanas de trabajo de los indígenas recolectores de jebe. La experiencia de la selva proporcionó a Rivera el material narrativo para la escritura de su novela La vorágine, primera obra literaria que denuncia y testimonia los escándalos del Putumayo y cuya edición príncipe apareció en 1924. El éxito que La vorágine obtuvo permitió a los lectores colombianos conocer la dramática situación de colonos e indios y el abandono de la región por parte del Estado el cual no tomó ninguna medida eficaz para remediar el problema y defender los derechos de sus ciudadanos.

  • 4   Para una biografía del autor véase Escobar Mesa (2014: 17-65) y Rodríguez Alvarez (1997: 295-311)
  • 5   El mismo autor cubano publicó en 1969 su ensayo seminal La novela-testimonio: socio-literatura. P (...)

5Diez años después de la publicación de La vorágine, aparece en Colombia Toá. Narraciones de caucherías, novela che vuelve a proponer las temáticas sociales, la ambientación geográfica y algunos acontecimientos que se encuentran en la parte tercera de la obra cumbre de Rivera. Es esta la época del conflicto militar de 1933 entre Perú y Colombia, debido a la disputa de la región comprendida entre los ríos Caquetá y Putumayo. La controversia territorial, cuyo origen remontaba al período colonial, se agudizó a principios del siglo XX con la ‘fiebre del caucho’ –cuando la Casa Arana instaló sus centros de recolección en el área expulsando con violencia a los propietarios colombianos– y finalmente estalló en 1933 (Gómez López-Lemas Patiños-et al. 1995). Sin embargo, César Uribe Piedrahita, autor de Toá, no eligió para su novela de caucherías el contexto histórico contemporáneo, optando en cambio por la primera década del siglo. Uribe Piedrahita, originario de Medellín, donde nació en 1896 (moriría en Bogotá en 1951), fue médico especializado en microbiología y parasitología, arqueólogo, acuarelista y escritor dotado de una profunda sensibilidad social4. Después de un periodo de estudio y enseñanza en la universidad de Harvard, entre 1928 y 1932, el autor realizó algunas excursiones científicas en el sur de Colombia, recorriendo los ríos Caquetá y Orteguaza, donde entró en contacto con los colonos y los indios de la región. Allí aprendió las lenguas huitoto y siona, lo que le permitió conocer las culturas de estas etnias y recoger testimonios directos, sea de la situación de explotación del indígena amazónico, sea del acoso continuo que los caucheros colombianos habían padecido por los agentes peruanos de la PAC. La experiencia de la selva proporcionó a Uribe Piedrahita el material básico para la escritura de la novela, que se configura esencialmente como una obra testimonial y de denuncia social y política. A este propósito, es importante aclarar que Toá no puede clasificarse, en sentido estricto, como narración-testimonio: género literario que, en América Latina, surge en la segunda mitad de los años sesenta con la publicación de Biografía de un cimarrón de Miguel Barnet5 y que el crítico John Beverley así define:

By testimonio I mean a novel or novella-length narrative in book or pamphlet […] form, told in the first person by a narrator who is also a real protagonist or witness of the event he or she recounts, and whose unit of narration is usually a ‘life’ or a significant life experience. […] The situation of narration in testimonio has to involve an urgency to communicate, a problem of repression, poverty, subalternity, imprisonment, struggle for survival, and so on (1996: 24; 26).

6A este propósito, un ejemplo de testimonio en sentido más propio de la explotación cauchera en la Amazonía colombiana es el texto La conquista de la Huitocia, memoria narrada en primera persona por Aquileo Tovar (1990: 201-226), «un hombre maduro de unos cincuenta y cinco años [...] mestizo, de madre indígena (Murui del río Cará-Paraná) y su padre blanco» (Gómez López 2014: 50). Sin embargo, aunque en la novela de Uribe Piedrahita falte la voz de un narrador en primera persona testigo o protagonista directo de los acontecimientos relatados y en la diégesis se entretejan hechos históricos comprobados y elementos puramente ficcionales, en su conjunto la obra presenta algunos caracteres que la acercan al género testimonio. En primer lugar, las prácticas de explotación y los episodios de abusos y violencias que el autor presenta en Toá, aunque ficcionalizados corresponden hasta en los detalles a los crímenes denunciados en la época por Saldaña Rocca, Hardenburg y Casement en sus informes, que constituyeron pruebas judiciales en los procesos penales que llevaron a la condena de los responsables y que Uribe Piedrahita sin duda pudo leer. Además, es lógico suponer que durante su larga estadía en la región, el científico y novelista colombiano pudo no sólo observar directamente las dramáticas consecuencias de la explotación ambiental y humana, sino también recoger las memorias de los indios que sobrevivieron al genocidio.

  • 6   El escritor dedicó su novela «A la memoria de mis amigos José Eustasio Rivera y Ricardo Rendón».

7Protagonista de la novela, construida a través de la voz de un anónimo narrador extradiegético, es Antonio de Orrantia, joven médico colombiano enviado por el gobierno de Bogotá a las cuencas de los ríos Putumayo y Caquetá para relacionar sobre la intrusión de caucheros peruanos de la Casa Arana en territorio colombiano e investigar las condiciones de los indios que en la selva trabajaban como siringueros. Desde el punto de vista cronológico, el relato se ubica aproximadamente entre el comienzo del siglo XX –en el segundo capítulo hay una referencia a «las guerras entre hermanos», es decir la ʻGuerra de los Mil Díasʼ– y 1909. Estilísticamente, Toá presenta una prosa bastante simple y de corte realista, que se aleja de la escritura marcadamente estetizante y compleja que caracteriza en cambio La vorágine de Rivera, texto que Uribe Piedrahita conocía y que bajo ciertos aspectos temáticos influenció su obra6.

8La narración empieza con la llegada de Antonio a la agencia cauchera Tres Esquinas, propiedad del colombiano Pedro Pizarro, que lo acoge muy cordialmente. En su primer contacto con la realidad de selva el médico, que había emprendido su misión con la ingenua ilusión romántica de alejarse de la vida rutinaria de la ciudad para «estudiar las tribus, la vegetación, los animales» (Uribe Piedrahita 1982: 28), se da cuenta que la situación en la Amazonía colombiana es mucho más complicada y grave de lo que las autoridades de Bogotá le hicieron creer. Hablando con don Pedro, comprende que los problemas, aunque inextricablemente vinculados entre ellos, son de dos órdenes. Por un lado, hay una cuestión de carácter político y económico-comercial relacionada a la penetración de los caucheros de la Casa Arana más allá de la frontera peruana, que recurren a medios fraudulentos y a la violencia para expandir su dominio expulsando a los colonos colombianos y apoderándose de sus propiedades. Como explica don Pedro:

Desde que Larrañaga se asoció con los Aranas; y los Pérez y otros del Ingaraparaná van cediendo a la presión de esos hombres fregados; la vida en el Putumayo y aún aquí en el Caquetá se ha puesto difícil. Esa gente es ambiciosa y sin escrúpulo. […] Los colombianos perdemos los territorios sin darnos cuenta (Uribe Piedrahita 1982: 33).

9Por el otro, el problema es de naturaleza social y humanitaria, y se manifiesta en las terribles condiciones en que viven las etnias indígenas forzadas a trabajar en la selva:

No se imagina usted la bestialidad de muchos caucheros, ni puede creer todos los horrores que los invasores cometen con los indios. […] Otra cosa que es muy seria, es el comercio de indios: los cazan como a fieras, los aprisionan y [..] todos los huitotos del Ingaraparaná están en condición de esclavos. […] Hay que dar crédito a los colombianos que han presenciado cacerías de indios, degollinas, fusilamientos en masa y ejercicios de puntería usando como blanco a indefensos indígenas. [...] Miles son ya las víctimas de la ferocidad e inclemencia de estos hombres (Uribe Piedrahita 1982: 37).

  • 7   Gregorio Calderón fue uno de los primeros colonos colombianos que denunció públicamente la presen (...)
  • 8   La compañía gomera Ordoñez y Martínez es mencionada en Hardenburg (1912: 132; 201); dueño de «La (...)

10Aunque consciente de su inexperiencia, de su debilidad física y de la falta total de medios materiales, eficaces para intervenir en un territorio donde la ley y las instituciones están ausentes o son inoperantes, Antonio no renuncia a su misión. Acompañado por el fiel Faustino, un indio siona, y Tomás, ‘rumbero’ colombiano originario de Neiva, que lo cuidan y protegen, el «improvisado visitador de las caucherías»(Uribe Piedrahita 1982: 36) emprende un largo y laberíntico viaje a través de las selvas y los ríos caudalosos de la vasta región del Putumayo, recogiendo informaciones y testimonios con el fin de redactar una relación para solicitar la intervención del gobierno de Bogotá. En sus peregrinaciones entra en contacto con los caucheros colombianos que intentan organizarse para contrastar la invasión amenazante de los agentes de Arana y salvaguardar sus intereses económicos en la región. No cabe duda que uno de los objetivos de Uribe Piedrahita en publicar la novela era presentar los empresarios colombianos bajo una luz positiva; sin embargo, en la narración el autor mantiene frente a ellos una actitud sustancialmente objetiva, sin caer en la tentación de proponer al lector ninguna visión idealizada de la realidad. En su primer encuentro con el médico, Gregorio Calderón7, él mismo empresario gomero, a propósito de sus compañeros afirma que los «caucheros no son fruta de comer; cual más cual menos, ha tenido que despachar algún prójimo para el otro lao. Tiene que ser así…» (Uribe Piedrahita 1982: 62). Figura emblemática en este sentido es la de ‘Churo’ Martínez, cuya agencia, que constituye uno de los últimos resguardos de los colombianos en el Putumayo, se halla «entre las fauces de los lobos de La Chorrera»8. Este repelente individuo –alcohólico, colérico y brutal– en uno de los tantos episodios dramáticos de Toá mata a sangre fría a un joven indio que se había atrevido a protestar, provocando así la rebelión de toda la tribu.

11A pesar de la figura del Churo, despreciado y temido por sus mismos compañeros, los caucheros colombianos tienden a ser representados como hombres decididos y tenaces que defienden con valor sus vidas y sus intereses, pero sin recorrer a la violencia criminal y a la crueldad gratuita que, en cambio, caracterizan la conducta de los peruanos. En repetidas ocasiones, personajes cuales Gregorio Calderón, Apolinar Cuéllar y Pedro Pizarro estigmatizan el régimen de esclavitud que la empresa de Arana impone a los indios que trabajan en los siringales. Sin embargo, esta visión, que tiene su fundamento histórico, oculta o disminuye una parte de la realidad que la voz del narrador de Toá no logra o no quiere poner de relieve. Es decir, el hecho de que la industria extractiva del caucho en la cuenca amazónica haya sido desde el principio una historia de expoliación, de conflictos económicos y de explotación del trabajo humano. Cuando en las últimas décadas del siglo XIX los empresarios blancos empezaron en el ambiente hostil de la selva sus actividades de extracción y comercio, tuvieron que enfrentarse con el problema de la falta de mano de obra. Entrando en contacto con las comunidades indígenas de la región lograron convencer algunas de ellas (en particular a los huitotos) a trabajar como recolectores, ofreciendo en cambio del caucho mercancías y utensilios que, aún siendo de poco valor, eran muy apreciados por su utilidad.

  • 9   Véase Gómez (1998: 143-163).

12De esta manera los indios empezaron a abandonar las actividades tradicionales de subsistencia –caza, pesca y recolección de vegetales– y a depender del sistema de intercambio de bienes con los blancos, que sin embargo no podían abastecer de alimentos suficientes a los trabajadores. Lo que produjo hambrunas, enfermedades y una creciente disgregación de las estructuras sociales de esos pueblos. Además, el progresivo agotamiento de los siringales próximos a las agencias caucheras obligó a los recolectores a desplazarse en lugares más remotos, penetrando así en territorios ocupados por otras tribus, que reaccionaban con hostilidad a las invasiones desencadenando así conflictos sangrientos. Los efectos nefastos de este choque cultural y material se manifiestan constantemente en todo el relato de Toá, sea a través de los comentarios de los personajes, sea en las descripciones proporcionadas por la voz del narrador. Cuando Antonio encuentra por primera vez la tribu del cacique Rigache, Tomás le explica que se trata de un grupo cuya hostilidad hacia los caucheros en los últimos tiempos se ha acentuado: «Rigache no hará nada, así como así, por pura gana de matar. Pero… a estos indios, que siempre fueron muy fregaos, los blancos los pusieron pior» (Uribe Piedrahita 1982: 53). Otras consecuencias negativas del contacto entre los indígenas y los así llamados «civilizadores» fueron la transmisión de enfermedades contagiosas desconocidas hasta entonces9 y la difusión del alcoholismo. Refiriéndose a los peones que trabajan para su agencia, el cauchero Gregorio afirma que «los indios se están muriendo como moscas. [...] Están aniquilados por la disentería y otras enfermedades feas que trajeron los blancos» (Uribe Piedrahita 1982: 78). En otro episodio, Ifé, cacique de una tribu que todavía mantiene relaciones colaborativas con los colombianos, se presenta a Antonio y sus compañeros «medio guasquiladiao con el brandy cambiao por el caucho que cogió la tribu» (Uribe Piedrahita 1982: 55).

  • 10   A éste propósito véase Burgos (s.f.) y Meunier-Savarin (1994).

13Frente a esta situación de degrado creciente de las condiciones de vida, muchas comunidades indígenas en plena época de la ‘fiebre del caucho’ empezaron a negarse al trabajo. A esta contracción de mano de obra que amenazaba perjudicar los intereses económicos de los caucheros, la empresa de Arana reaccionó introduciendo medidas drásticas, es decir instituyó el trabajo forzado y el control opresivo de los pueblos autóctonos, que muy pronto se convirtió en un despiadado régimen de esclavitud y terror que provocó un auténtico genocidio. Se ha calculado que sólo en el periodo de actividad de la PAC, la etnia de los huitotos, la más numerosa en la región del Putumayo, fue casi diezmada y, a causa de las atroces condiciones de trabajo y de las masacres cometidas por los hombres de Arana, sucumbieron más de 30.000 indios10.

14En Toá se entrelazan dos hilos narrativos. Uno de carácter documental y el otro de carácter meramente novelesco, construido en torno a la relación sentimental entre el protagonista y la joven india mestiza cuyo nombre (‘la llama’, ‘el fuego’ en lengua siona) da el título a la obra. En el primero, que se desarrolla a lo largo de toda la narración, Uribe Piedrahita, además de reconstruir la lucha impar entre caucheros peruanos y colonos colombianos, denuncia –o mejor dicho, rescata del olvido– la tragedia humana de los habitantes de la selva. A tal fin escoge algunos de los acontecimientos más cruentos que se encuentran en muchos testimonios y documentos de la época y los reelabora en clave ficcional, a modo de interpolaciones confiadas a la voz del narrador impersonal. Se trata de episodios que aparecen en el capítulo VIII, interrumpiendo el relato de las peripecias de Antonio para focalizar la mirada en la realidad espantosa de las más tristemente famosas agencias caucheras peruanas. Estos cuadros, caracterizados por el uso de imágenes truculentas y por una prosa de ritmo cerrado, representan una parte del negro repertorio de atrocidades, crímenes y violencias que los capataces de Arana practicaban sistemáticamente en sus feudos de La Chorrera, La Abisinia y Matanzas. La primera escena se abre con la llegada a la estación cauchera de La Chorrera de una expedición de cacería presumiblemente enviada a la selva para capturar a indios fugitivos. Los hombres de Macedo, el gerente de la casa, traen presos encadenados y unas cestas cuyo macabro contenido son cabezas y miembros cortados de indios.

–¡Los cogimos! ¡Los cogimos! ¡Aquí viene el sartal! –gritaba el tuerto Almeida–.
Y aquí traemos el resto.
Al frente de la casa se reunieron los cazadores de indios y descargaron en el suelo el botín encerrado en canastas de palmicho.
–¿Cómo es que no traen sino veinticinco hombres?
–Son los caciques, señor Macedo. […] ¿Los otros?… Aquí están.
–¡Abran a ver! –Ordenó Macedo.
Rompieron los toscos envoltorios […] y rodaron por el suelo las cabezas sangrientas de medio centenar de indígenas. Sacudieron los cestos y cayeron otros despojos exangües: manos, orejas, órganos genitales… (Uribe Piedrahita 1982: 90).

  • 11   Véase Casement (1997: 145).

15Acto seguido, empieza por parte de Jacobo Barchillon, otro personaje histórico que fue socio del cauchero Larrañaga11, la carnicería de los inermes caciques capturados:

[...] El judío se acercó a los aterrados jefes de tribu que traían las manos atadas a la espalda y los cuellos amarrados a un palo que los ayuntaba, y empezó a dar tajos en el cuello, en el yugo y en los hombros de los prisioneros. Saltaron los chorros de las arterias cercenadas y corrió la sangre a borbotones, en torrentes… (Uribe Piedrahita 1982: 90).

  • 12   Véase también Páramo Bonilla (2008: 43-91).

16Otra escena emblemática que Uribe Piedrahita escoge para denunciar los métodos criminales de los hombres de Arana acontece en la cauchería llamada Matanzas. También en este caso las víctimas son unos caciques, que el capataz Armando Normand, joven peruano de ascendencia inglesa, somete a un suplicio atroz. Se trata de una forma de espectacularización de la muerte que empieza con la parodia de un ritual que consiste en vestir a los jefes con unos costales. Una vez terminada la humillante ceremonia Normand, auténtico arquetipo del terror que Roger Casement calificó como un individuo repugnante y «capable, from his face, of any crime» (1997: 258)12, ordena a sus sayones que rieguen las víctimas con kerosene y aquí comienza la masacre:

«Los negros de Barbados bañaron con petróleo el cuerpo de los infelices caciques envueltos en sacos de yute y les arrimaron cerillas encendidas. Gritos desgarradores siguieron a los fogonazos y los indígenas, vestidos de fuego, corrieron hacia el río con la esperanza de apagar en él la llama que los roía» (Uribe Piedrahita 1982: 92).

17La escena alcanza su clímax de horror cuando el capataz, ostentando una imperturbabilidad que revela la índole sádica y criminal del personaje, empieza a disparar sobre los hombres agonizantes:

–Sonó varias veces la carabina de Normand y las víctimas cayeron retorciéndose, crepitantes. […] Algunas de las antorchas vivas lograron llegar hasta el río y se hundieron en el agua turbia.
–Oh! Bello espectáculo! Igual que las grandes fiestas del Circus Maximus! Qué bonito! … Wonderful…!
Y encendió la pipa (Uribe Piedrahita 1982: 92).

18Desde el punto de vista de la relación entre ficción y narración testimonial, este episodio de Toá resulta paradigmático. Aunque el crimen de Normand pueda parecer inverosímil por su gratuita ferocidad, aquí, como en todas las escenas de violencia y abuso que recurren con frecuencia en la novela, Uribe Piedrahita no hace otra cosa que reelaborar en clave literaria los hechos denunciados en la relación de Hardenburg –«Men, women, and children are shot to provide amusement for the employees or to celebrate the sábado de gloria or, in preference to this, they are burned with kerosene so that the employees may enjoy their desperate agony» (1912: 185)– y en los informes oficiales de Casement:

Los crímenes imputados a este hombre [Normand] durante el periodo comprendido entre fines de 1904 hasta el mes de octubre de 1910, cuando lo encontré encargado de esta estación de Matanzas o Andokes, parecen casi increíbles. Incluyen incontables asesinatos y torturas de indios indefensos, echando kerosene sobre hombres y mujeres y prendiéndoles fuego, quemando hombres amarrados en un poste, arrancándoles los sesos a niños y, una y otra vez, cortando los brazos y las piernas de los indios y dejándolos morir en agonía. Estas acusaciones no sólo me fueron presentadas por los barbadenses que habían servido bajo las órdenes de Normand sino también por sus colegas ‘racionales’ (1912: 93).

19Cabe observar que la práctica frecuente de torturar y matar a los caciques para dar escarmiento público y aterrorizar a sus tribus con el fin de sojuzgarlas e inhibir actos de rebelión, tuvo consecuencias muy graves en la estructura social de las etnias indígenas. En efecto, además de ser la autoridad principal que decidía las políticas de alianza con otros grupos y guiaba a los guerreros en los combates, el jefe, junto con los miembros ancianos, era el depositario de los valores espirituales y culturales fundamentales de la comunidad y su memoria histórica. Así que la muerte improvisa del cacique comportaba para la tribu perder su organización jerárquica y, cosa aún más importante, perder parte del patrimonio de tradiciones, conocimientos y prácticas que eran fundamentales para la sobrevivencia en un ambiente inhóspito como el de la selva.

20Los últimos capítulos de la novela decretan la derrota personal de Antonio de Orrantia, que debilitado por el paludismo asiste impotente a la muerte de su amada Toá, y colectiva de los caucheros colombianos, que uno tras otro sucumben a los asaltos de los hombres de Arana respaldados por tropas del ejército peruano. El sentido dramático de esta capitulación resulta patente en la representación de una multitud de indios que han logrado escapar de las garras de sus verdugos para buscar amparo entre los compatriotas del protagonista: «Centenares de Aifuyas y Uyecos llegaban a Puerto Pizarro huyendo del exterminio de Chaves y Trigoso. Venían unos enfermos, otros encadenados, casi todos heridos por el látigo o mutilados horriblemente» (Uribe Piedrahita 1982: 169).

21Toá es una obra que no ha despertado mucho interés entre los estudiosos de la literatura, ni siquiera a nivel nacional. En las exiguas contribuciones críticas que a lo largo de más de medio siglo se han ocupado de la novela, los investigadores tienden además a poner de relieve algunos aspectos considerados como negativos. Según la opinión de Lydia de León Hazera, por ejemplo, desde el punto de vista narrativo Toá carece de originalidad en cuanto demasiado vinculada al modelo de La Vorágine y es juzgada como «una prolongación de la perspectiva de Rivera» que «continúa la misma temática y relata sucesos que ya no tienen actualidad» (1971: 148). Asimismo, la estudiosa anota que en las descripciones del paisaje «la narración directa y sencilla no impresiona ni suscita sentimientos de ninguna índole» y que a la novela «le falta cohesión estructural» (1971: 153; 155). Por su parte, Yolanda Forero Villegas (1991: 319) lamenta un uso en cierta medida instrumental del sujeto indígena por parte del autor. Aunque desde el punto de vista narratológico es correcta la observación de la estudiosa, según la cual «los indígenas no son en ningún momento personajes centrales» de la novela, no es tan cierto que «el narrador se pronuncie a favor de los indígenas, no por su condición de humanos, sino por el hecho de ser víctimas de los abusos de la fuerza invasora», dado que en muchas instancias narrativas, como por ejemplo las largas descripciones de corte etnológico de las costumbres, la cultura y los rituales de las tribus, el elemento humano prevalece sobre la estigmatización y el estereotipo del indio bárbaro y primitivo.

22Sin embargo, a pesar de las críticas, cabe señalar que todos los que han analizado y comentado la primera novela de Uribe Piedrahita han puesto de relieve su valor de denuncia social y humanitaria del etnocidio indígena, basada en la reelaboración ficcional de hechos reales. En este sentido, me parece oportuno concluir citando la opinión del estudioso norteamericano John Brushwood, quien afirma que

Toá is not a repetition of La vorágine. Orrantia’s comprehension of the jungle is far more objective than that of Arturo Cova. […] The destruction of Orrantia comes not from the jungle, but from the pressure of the culture to which he belongs. The novel itself disintegrates just as the protagonist does. […] Retrospectively, this parallel disintegration of novel and protagonist seems to reinforce the element of social protest [...] against exploitation of humans and also against official apathy […] and it ends with an effect very similar to that of a clearly proletarian novel (1975: 104).

Bibliographie

Barclay F., 2012, Los indígenas del Putumayo, tras 100 años no han sido reparados de palabra ni de obra, «Boletín temático Servindi» 67, http://servindi.org/pdf/Bol67_Putumayo.pdf (última consulta 12/5/2015).

Beverley J., 1996, The Margin at the Center: On Testimonio (Testimonial Narrative), en G.M. Gugelberger (ed.), The Real Thing: Testimonial Discourse and Latin America, Durham, Duke University Press: 23-41.

Brushwood J.S., 1975, The Spanish American Novel: A Twentieth-Century Survey, Austin, University of Texas Press.

Burgos M., s.f., The Witotos and the rubber boom: The silent genocide, http://manuelburgos.com/Manuel_Burgos/INTERESTS_files/witotos.pdf (última consulta 4/6/2015).

Calderón J.G., et al., 1902, Caucheros colombianos del Cará-Paraná solicitan protección gubernamental frente al avance peruano, en A.J. Gómez López, (ed.), 2014, Putumayo: la vorágine de las caucherías. Memoria y testimonio, Bogotá, Centro Nacional de Memoria Histórica: 105-108.

Casement R., 1997, The Amazon Journal of Roger Casement, Dublin, Lilliput Press.

―, 2011, Libro Azul Británico. Informes de Roger Casement y otras cartas sobre las atrocidades en el Putumayo, trad. de Luisa Elvira Belaunde, Lima, CAAAP-IWGIA (ed. orig.: 1913, British Bluebook. Correspondence Respecting the Treatment of British Colonial Subjects and Native Indians Employed in the Collection of Rubber in the Putumayo District. Presented to both houses of Parliament by command of His Majesty, July, 1912, United States Congress, House Document No. 1366, 62 Congress, 3 sess., Serial 6369: 215-443, 1913).

Chirif A., 2011, El auge del caucho o el juego de las apariencias, en CAAAP y IWGIA, Libro Azul Británico. Informes de Roger Casement y otras cartas sobre las atrocidades en el Putumayo, trad. de L.E. Belaunde, Lima, CAAAP-IWGIA: 8-25.

Correa Aranzazu A.-Hernández Baena D.-Ramírez Mejía S.-Ramírez Mejía E., 2012, Aplicación de teorías de internacionalización a ‘La Casa Arana’ (Peruvian Amazon Company), «Revista de negocios internacionales» 5.1: 44-54.

De León Hazera L., 1971, La novela de la selva hispanoamericana. Nacimiento, desarrollo, transformación, Bogotá, Instituto Caro y Cuervo.

Echeverri J.Á., 2010, La suerte de Robuchon, en E. Robuchon, En el Putumayo y sus afluentes, Popayán, Universidad del Cauca-Biblioteca del Gran Cauca: 19-56, (1907).

Escobar Mesa A., 2014, Vida y obra de César Uribe Piedrahita: el científico y médico humanista, en C.P. Acevedo Gaviria- E. Carvajal Córdoba, et al. (eds.), César Uribe Piedrahita. Aproximaciones a su vida y obra literaria, Medellín, Sílaba-Universidad de Antioquia: 17-65.

Forcinito A., 2016, Testimonio: The Witness, the Truth, and the Inaudible, en Y. Martínez San Miguel-B. Sifuentes Jáuregui-M. Belausteguigoitia (eds.), Critical Terms in Caribbean and Latin American Thought: Historical and Institutional Trajectories, New York, Palgrave: 239-51.

Forero Villegas Y., 1991, “Toá”, o el rechazo de la civilización dominante, «Thesaurus» 46.2: 315-21.

Gómez López A.J.-Lemas Patiños A.C. et al. (eds.), 1995, Caucherías y conflicto colombo-peruano: testimonios 1904-1934, Bogotá, Disloque Editores.

―, 1998, Amazonia colombiana: contacto-contagio y catástrofe demográfica indígena, «Maguaré» 13: 143-63.

―, (ed.), 2014, Putumayo: la vorágine de las caucherías. Memoria y testimonio, Bogotá, Centro Nacional de Memoria Histórica.

Great Britain Foreign Office, 1912, Correspondence respecting the Treatment of British Colonial Subjects and Native Indians Employed in the Collection of Rubber in the Putumayo District - Miscellaneous No.8 1912, London, His Majesty’s Stationery Office.

Hardenburg W., 1912, The Putumayo, The Devil’s Paradise. Travels in the Peruvian Amazon Region and an Account of the Atrocities Committed upon the Indians Therein, London, T. Fischer Unwin.

Meunier J.-Savarin A.M., 1994, The Amazonian Chronicles, San Francisco, Mercury House.

Páramo Bonilla C.G., 2008, “Un monstruo absoluto”: Armando Normand y la sublimidad del mal, «Maguaré» 22: 43-91.

Restrepo A., 2009, El testimonio: género fronterizo, «Cuadernos Americanos» 127: 101-123.

Reverte J., 2004, El río de la desolación. Un viaje por el Amazonas, Bogotá, Plaza & Janés.

Rodríguez Alvarez L.C., 1997, César Uribe Piedrahita, un científico fuera de serie, «Revista de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales» 21.80: 295-311.

Saldaña Rocca B., 1907, Denuncia que de los crímenes perpetrados en Putumayo por la casa J.C. Arana y Hos., hace don Benjamín Saldaña Rocca, «La Sanción» 9/8/1907.

Tovar A., 1990, La conquista de la Huitocia, en C.A. Domínguez-A. Gómez, La economía extractiva en la Amazonia colombiana, 1850-1930, Bogotá, Tropenbos Colombia y Corporación Colombiana para la Amazonia Araracuara: 201-226.

United States Department of State, 1913, Slavery in Peru. Message from the President of the United States Transmitting Report of the Secretary of State, with Accompanying Papers, Concerning the Alleged Existence of Slavery in Peru - Document No. 1366, Washington, United States Congress.

Uribe Piedrahita C., 1982, Toá. Narraciones de caucherías, Bedout, Medellín, (1933).

Valcárcel C.A., 1915, El proceso del Putumayo y sus secretos inauditos, Lima, Imprenta Comercial H. La Rosa.

Notes

1   Véase Correa Aranzazu, Hernández Baena, Ramírez Mejía, Ramírez Mejía (2012) y Barclay (2012).

2   «Casement fue llamado a Londres en abril de 1910 y el 13 de julio quedó encargado de viajar al Putumayo e investigar sobre “cualquier padecimiento de los súbditos británicos”, en referencia a los barbadenses que trabajaban para Arana. Los referidos súbditos servían de pretexto ante el parlamento para emprender una tarea de investigación de mayor calado. Más todavía, la misión de Casement tenía un carácter casi clandestino [...] e, incluso, fue advertido de que utilizase vías de comunicación no controladas por la Casa Arana para informar sobre sus investigaciones. El suyo era un viaje no exento de riesgos para su vida» (Reverte 2004: cap. 9).

3The Putumayo Blue Book comprende el informe de Casement, cartas entre el Colonial Office británico y la Peruvian Amazon Company y la correspondencia del servicio diplomático de Gran Bretaña en relación a la inmigración de ciudadanos barbadienses a la región del Putumayo, donde fueron empleados como capataces por la compañía de Arana. En 1913, este dossier, junto con otros documentos, fue publicado por el gobierno de Estados Unidos con el título Slavery in Peru. Message from the President of the United States Transmitting Report of the Secretary of State, with Accompanying Papers, Concerning the Alleged Existence of Slavery in Peru - Document No. 1366.

4   Para una biografía del autor véase Escobar Mesa (2014: 17-65) y Rodríguez Alvarez (1997: 295-311).

5   El mismo autor cubano publicó en 1969 su ensayo seminal La novela-testimonio: socio-literatura. Para una síntesis del articulado debate crítico-teórico acerca del género testimonio en las últimas décadas del siglo XX, véanse Restrepo (2009) y Forcinito (2016).

6   El escritor dedicó su novela «A la memoria de mis amigos José Eustasio Rivera y Ricardo Rendón».

7   Gregorio Calderón fue uno de los primeros colonos colombianos que denunció públicamente la presencia hostil en la zona del Putumayo de caucheros peruanos y brasileños. En una carta fechada 22 de mayo de 1902, se dirigió al prefecto de la Provincia del Caquetá pidiendo el envío de un inspector de policía al fin de proteger los intereses económicos de las empresas colombianas y hacer respetar las leyes y los derechos territoriales del Estado. Véase Gómez López (2014: 105-108).

8   La compañía gomera Ordoñez y Martínez es mencionada en Hardenburg (1912: 132; 201); dueño de «La Chorrera» era el colombiano Benjamín Larrañaga, socio de Julio Arana.

9   Véase Gómez (1998: 143-163).

10   A éste propósito véase Burgos (s.f.) y Meunier-Savarin (1994).

11   Véase Casement (1997: 145).

12   Véase también Páramo Bonilla (2008: 43-91).

Lire

Freemium

open access

Offert par L’éditeur de ce site