Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Donde no habite el olvido

 | 
Marzia Rosti
, 
Valentina Paleari

Perspectivas del testimonio

«El testimonio tendrá una función. Tendrá una razón de existir». Una conversación con Luisa Campuzano1

Texte intégral

  • 1   Entrevista realizada por Serena Cappellini (Università degli Studi di Milano) en Gargnano (Bs), I (...)

1Luisa Campuzano, escritora y ensayista cubana, nace en La Habana; después de haber conseguido el título de Licenciada en Letras Clásicas y el Doctorado en Filología, fue Instructora graduada (1966) y Profesora Titular de la Facultad de Artes y Letras. Desde 1977 hasta su jubilación en el año 2000 Luisa Campuzano fue miembro del Consejo Científico de la Universidad de La Habana. En 1994 funda el Programa de Estudios de la Mujer de la Casa de las Américas, del cual sigue siendo directora; en dicha institución tuvo a su cargo el Centro de Investigaciones Literarias y la coordinación del Premio Literario Casa de las Américas de 1987 a 1994. Desde el año 1998 ocupa el cargo de directora de la Revista Revolución y Cultura. A partir del año 2008 es miembro de la Junta directiva de la Fundación Alejo Carpentier. En calidad de secretaria de redacción participó activamente en la Revista de la Biblioteca Nacional “José Martí” y, como directora, en la revista Universidad de La Habana. Es miembro del consejo de redacción de las revistas Casa de las Américas, Universidad de La Habana, Nomadías (Chile), Caligramas (Brasil), Altre Modernità (Italia), Corrientes (Noruega), entre otras. Es miembro de número de la Academia Cubana de la Lengua y correspondiente de la Real Academia Española, del Consejo Nacional de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, así como del consejo asesor de diversas asociaciones españolas y latinoamericanas.

2Luisa Campuzano participó en el I Congreso Internacional de Literatura y Derechos Humanos con una conferencia plenaria, Tomar el canon por asalto: el testimonio y el Premio de Casa de las Américas, donde presentó y analizó la trayectoria histórica del premio literario de la Casa cubana con particular atención al género del testimonio.

s. cappellini: ¿Cuál es el rol de Casa de las Américas con respecto al testimonio?

l. campuzano: Casa de las Américas se funda exactamente el 28 de abril de 1959, y ya en 1960 se convoca por primera vez al Premio Literario Latinoamericano. Este concurso comienza por los cinco géneros tradicionales: poesía, novela, cuento, ensayo y teatro. Los años sesenta en América Latina son años de mucha actividad política, años en los cuales se presenta toda una serie de movimientos guerrilleros por una parte, y por otra parte golpes de Estado, situaciones opresivas y dictatoriales. Y también hay muchas ideas en torno a lo que sería el contenido de una teoría de la literatura latinoamericana: empiezan a emerger toda una serie de textos difícilmente clasificables. Por lo tanto, en el concurso de Casa de las Américas, los jurados empiezan a encontrarse con el conflicto de que hay libros que son enviados por los concursantes y que ellos no pueden encasillar. No saben en que género ponerlos, qué hacer con ellos, porque son textos que salen de lo que sería lo canónico, salen de las normas del ensayo, salen de las normas de la novela, trascienden estas categorías y lo que está establecido para ellas. Son textos híbridos, textos proteicos, que tienen muchas formas. A consecuencia de eso, en el año 1970 se instaura el Premio Casa de las Américas dedicado al testimonio. El año previo, se ha reunido el jurado con los directores de Casa de las Américas, como se hace todos los años (se hizo desde el principio y se sigue haciendo hasta hoy). O sea, se aprovecha que vayan entre quince y veinticinco jurados, que son personalidades literarias importantes, tanto de América como de Europa, para intercambiar con ellos ideas sobre el Premio y también para obtener otro tipo de información: qué libros sugieren publicar en nuestra editorial (porque Casa de las Américas tiene una editorial con mil y tantos títulos publicados); qué cosa sería interesante para la Revista Casa de las Américas; a qué otras personas podríamos invitar como jurados; quién estaría interesado a venir a dar alguna conferencia; y también qué pueden sugerirnos en relación con el Premio. En esa reunión, en febrero de 1969, un grupo de jurados propone que se cree otro género. Ellos son los que mencionan la palabra ‘género’: se habla de factografía, se habla de novela-testimonio, porque eso ya existía como tal (poco antes lo había denominado así Miguel Barnet), se habla de nuevo periodismo, de non fiction literature, hasta que finalmente uno de los directores de Casa de las Américas, un teatrólogo, dice «¡Si existe el teatro-testimonio, vamos a ponerle ‘testimonio’!». Y se decide que se le llame testimonio, y que a partir del año 1970 empiece a concursarse en este género. Ya en 1969 se libra la convocatoria y se invitan en el jurado a personalidades relevantes en lo que puede considerarse el testimonio, puesto que el testimonio tiene muchas aristas diferentes: se invita a Rodolfo Walsh, el argentino que ha publicado Operación Masacre, una suerte de novela investigativa que tiene que ver con temas políticos a partir de testimonios recibidos, de investigación periodística. Se invita a Ricardo Pozas, antropólogo mexicano, autor de un libro famosísimo, escrito a partir de una historia oral: Juan Pérez Jolote. Biografía de un tzotzil. Y se invita a un cubano, político y revolucionario de los años Treinta, que a su vez ha escrito muchos libros testimoniales sobre la vida política y sobre el desarrollo de la revolución invisibilizada de los años treinta. En 1970 es premiado un libro que se titula La guerrilla tupamara, de María Esther Gilio, periodista, jurista y escritora uruguaya que ha trabajado con todo lo que tiene que ver con este movimiento de liberación popular que se produce en Uruguay a finales de los años sesenta, comienzo de los setenta. El libro va a tener una repercusión tremenda en el mundo: en tres años tendrá dos ediciones en Estados Unidos, una en Inglaterra, una en Francia por la casa editorial Albin Michel (en Nueva York es Ballantine); va a ser publicado también en polaco, y en varias editoriales de lengua española; hay de inmediato una serie televisiva sobre los tupamaros… Lo que es más interesante, en relación a la ascendencia que tiene este movimiento y de la irradiación que puede tener en última instancia este primer Premio, es el hecho de que en el año 1972 Costa-Gavras, el gran director de cine griego, hace un film extraordinario sobre lo que es la represión en América Latina: Etat de siège. Ese es el origen del género en Casa de las Américas. La palabra ‘género’ fue asignada por los jurados, se le ha seguido llamando así, y yo no creo que sea el término más adecuado, en la medida en que la literatura testimonial se puede expresar a través de distintas formas, distintas especies literarias: puede haber un cuento testimonial, puede haber teatro-testimonio, como ya existía desde la época de Peter Weiss o del proprio Brecht en Alemania. Y lo mismo sucede con las novelas: hay textos antropológicos que se pueden leer como testimonio; la literatura del nuevo periodismo tiene mucho de testimonial… Cuando se habla de este género de testimonio lo que se pretende es reunir toda una serie de manifestaciones que tienen determinadas características: en primer lugar el discurso de un emisor o de una emisora que pertenece a capas sociales o a posiciones políticas reprimidas, marginales, subestimadas, que no ha tenido nunca la posibilidad de expresarse o que requiere expresarse porque la historia oficial, lo conocido, es algo que los invisibiliza. Es una forma de darle visibilidad, de darle presencia. Y creo que esto se manifiesta de muchas formas. Uno de los textos más interesantes de ese periodo, del año 1971, que no es Premio Casa de las Américas pero se publica entonces, es lo que pudiéramos llamar un testimonio periodístico, casi un noticiero de cine, como existían entonces: La noche de Tlatelolco de Elena Poniatowska. Es eminentemente periodístico, pero de la misma autora en 1969 se ha publicado Hasta no verte Jesús mío, que es una novela-testimonio. Entonces no puedes, a mi modo de ver, establecer fácilmente la idea de un ‘género’ –aunque yo sigo llamándolo ‘género’ a efectos prácticos– porque en realidad tiene manifestaciones diversas: hay testimonios colectivos e individuales, hay testimonios inmediatos y no mediados: los de las personas que escriben sus propias experiencias. Hay testimonios mediados, que son la mayoría: existe la mediación de un escritor o de un editor que convierte un texto oral en uno escrito, para transformarlo, mediante paratextos, en un libro. Y este, a su vez, y mediante más paratextos, la editorial puede convertirlo en lo que quiera vender. En fin, hay todo esto en relación con el testimonio, así que creo que podemos hablar de más aspectos en relación con él.

s. cappellini: Según Ud., ¿cómo puede el lector acercarse y apasionarse a un tema tan arduo?

l. campuzano: Esto resulta extraordinariamente interesante, precisamente porque el testimonio se expresa a través de formas literarias conocidas: una novela-testimonio, una autobiografía (porque en última instancia una historia personal puede ser, puede parecer una autobiografía), la vida de un indígena, la de una gran personalidad política, la vida de un pueblo oprimido en unas circunstancias históricas específicas, todo se puede leer con la experiencia del lector. El lector va a descodificar, de acuerdo con los códigos que él conoce, ese material. Y además le interesa mucho, precisamente por lo que trae de revelación: porque es algo que va a visibilizar lo que ha sido invisible, ahí va a encontrar las voces que no oía, que no había oído antes. Entonces son cosas que coinciden: coincide el atractivo de algo desconocido y que se está revelando en ese momento, que se está poniendo a la luz por primera vez, y por otra parte existe la posibilidad de llegar a eso a través de códigos conocidos. El que lee eso no es que no haya leído antes un reportaje periodístico, que no haya visto un noticiero televisivo o que no haya leído una novela histórica o la vida de una persona: esa persona no va a ser Emma Bovary, va a ser Jesusa Palancares, la protagonista de Hasta no verte Jesús mío de Elena Poniatowska o va a ser Esteban Montejo de Biografía de un Cimarrón de Miguel Barnet. Pero es una historia de vida, una novela biográfica, o una novela que puede ser histórica, cuando se narra todo un periodo de la historia de un país, o cuando, por ejemplo –para volver a Elena Poniatowska, que es una de las autoras que más he estudiado– se hace un testimonio sobre el día del gran terremoto que hubo en Ciudad de México en el año 1985. En Nada, nadie. Las voces del temblor, ella logra hacer una descripción, desde las primeras horas de la mañana (antes de que se produzca el temblor) hasta los días siguientes, de todo lo que va sucediendo, a través de entrevistas, a manera de un collage que ella va armando. Y es como un gran reportaje periodístico o cinematográfico: tú te identificas con voces que se repiten, como la de la señora que por la mañana estaba preparando a los hijos para la escuela y que va a contar qué pasó, quién pudo bajar y quién se quedó atrapado, y cuándo fue que llegó el socorro médico y cómo, a los tres días, se pudo hacer el sepelio… En fin, todo ese hilo. Pero hay como diez o doce hilos más que se trenzan, diversas historias de distintas personas que van presentándose. El que ha visto noticiarios de televisión o le gusta leer reportajes, lo lee como tal, como un reportaje. Hay la forma de descodificarlo, y de igual modo una vida, una autobiografía: hay, por ejemplo, un libro que fue premio Casa de las Américas, que cuenta la vida de Omar Cabezas, guerrillero e importante líder del Frente Sandinista en Nicaragua durante la guerra contra Somoza. En este libro él cuenta lo que es su vida en la selva y la soledad en la que pronto se queda abandonado. Es volver a leer, pero con otra perspectiva –estoy exagerando–, La vorágine de José Eustasio Rivera: un hombre perdido en la selva (pero que ya no está perdido por otras razones) sino que es un guerrillero. O el hombre que está en la cárcel: es igual que el Conde de Montecristo, que también estaba en la cárcel. En fin, hay una posibilidad, por parte del lector, de entender de qué se trata, pero al mismo tiempo movilizarse: el lector va a ser movilizado políticamente para incorporar estas verdades, estas realidades que le están trasmitiendo, a su caudal político e ideológico.

s. cappellini: ¿Nos puede contar algo sobre el Programa de Estudios de la Mujer de Casa de las Américas, que Ud. fundó y dirige desde 1994?

l. campuzano: En los años ochenta yo dirigí el Centro de Investigaciones Literarias donde fuimos poco a poco descubriendo que se estaba haciendo una gran producción de literatura de mujeres en América Latina, en el marco de un gran movimiento feminista. 1975 había sido declarado por las Naciones Unidas el Año Internacional de la Mujer, y ya antes se habían producido otros movimientos de derechos civiles de las mujeres. A partir de ahí empezó a crearse una gran cantidad de literatura, a escribirse muchos libros por mujeres y todo esto nos llegaba a nosotros también, en el Centro de Investigaciones Literarias de la Casa. Empezamos a trabajar con escritoras latinoamericanas y del Caribe, y poco a poco eso fue derivando hacia la necesidad de crear este programa que empezó dentro del Centro de Investigaciones Literarias y después ya salió de él se independizó, y ha contado con la participación de todos en la Casa, como el joven –en aquel entonces– Jorge Fornet, quien asumió el Centro de Investigaciones Literarias y se ocupa del Premio desde el año 1994.

s. cappellini: Hablando del futuro de este género, a más de treinta años de la época de las dictaduras, sigue el propósito de contar lo que pasó: ¿qué significa hoy testimoniar y quién es el heredero del testigo? ¿Por qué el grito del testimonio sigue siendo intenso como para justificar su actualidad en la escena literaria?

l. campuzano: Yo creo que ha sido muy interesante e inteligente ubicar la discusión en torno al testimonio en el espacio mucho mayor de los derechos humanos y de la relación entre literatura y derechos humanos. Mientras haya violaciones de los derechos humanos, mientras haya violencia, represión y toda una serie de hechos que van en contra de los derechos del ser humano, creo que el testimonio tendrá una función. Tendrá una razón de existir. Y también mientras haya memoria de todos estos hechos que no hayan sido debidamente aclarados o que no hayan recibido la atención merecida por parte del pueblo, de la prensa o de la Academia. A mí me llama mucho la atención el título de la novela de un importante narrador español, Isaac Rosa: ¡Otra maldita novela sobre la Guerra Civil! En España, en los últimos diez años se han publicado más de treinta novelas sobre la Guerra Civil: eso está vivo. Y es porque ese conflicto no se ha dirimido, eso no se ha sangrado, eso sigue infectado, creando problemas dentro de la sociedad española. Y lo mismo sucede en otros países. Piensa que en las calles de América del Sur pasan caminando y paseando los torturadores y los torturados, los que masacraron a los hijos y los que los perdieron. Entonces, mientras eso exista, mientras haya esas realidades, seguirá existiendo alguna forma de literatura testimonial. Piensa en todo lo que ha significado en la literatura universal la historia del Holocausto, que fue paralela a la de la Guerra Civil española: siguen escribiéndose textos sobre el Holocausto, literatura y películas que tienen que ver con el Holocausto; películas sobre la Guerra Civil española, o sobre otros momentos históricos. Todo el proceso argentino, por ejemplo, no solo ha producido literatura testimonial: ha producido toda una literatura. Hay una serie que se llama ‘la novela del proceso’, una serie literaria que se estudia como tal. Y hay un cine que tiene que ver con esto también. En su momento fue la novela sobre la Revolución Mexicana en los años veinte y treinta, con otras características. Pienso que esta literatura va a continuar. No sabemos con cuáles características, porque también, por otra parte, en una época de reality shows, en una época de biografías y autobiografías, de desnudeces de la gente y de lo interior de un ser humano ante una cámara de televisión, o de blogs en los que se cuenta toda la vida, en fin, no sé hasta qué punto también hay que pensar en cuáles son los límites reales del testimonio, cuál es el empleo que se está haciendo de este medio o de esta forma, de este género o de esta categoría literaria, con otros fines. Y cómo estos otros fines pueden, en cierto modo, desarmar o atentar contra lo que era la finalidad y los valores del testimonio.

Notes

1   Entrevista realizada por Serena Cappellini (Università degli Studi di Milano) en Gargnano (Bs), Italia, el día 30/06/2015. Transcripción y edición realizadas por Francesco Milella (Università degli Studi di Milano).

Lire

Freemium

open access

Offert par L’éditeur de ce site