Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Donde no habite el olvido

 | 
Marzia Rosti
, 
Valentina Paleari

El testimonio y la denuncia

Testimonio y memoria en Argentina y Chile: la sobreviviente frente a los Derechos Humanos

Bernardita Llanos

Texte intégral

1Pensar la relación entre historia, testimonio y literatura desde una perspectiva de género hace necesario abordar el debate sobre el derecho a la verdad, a la justicia y a la memoria del pasado dictatorial de Argentina y Chile, a través del reconocimiento y condena de los sistemáticos delitos de lesa humanidad tales como la violación y las diversas experiencias de violencia sexual que sufrieron las mujeres militantes en condiciones de encarcelamiento ilegal y que sobrevivieron para contarlo y denunciarlo.

2Las fracturas individuales y colectivas que la violencia política supuso en las dictaduras del Cono Sur se despliegan en una diversidad de la producción simbólica textual y visual de las sobrevivientes políticas, sus hijos y familiares en sociedades que se caracterizan por tener instituciones y valores con un fuerte sesgo patriarcal y sexista junto a otras formas de exclusión marcadas por las diferencias de clase y etnicidad. Tanto los testimonios como la nueva narrativa que comparte una preocupación social, se caracterizan por denunciar la violación de los DDHH y, en particular, visibilizan la sexualización de la violencia como una forma de tortura dirigida específicamente a las mujeres dentro de una política de amedrentamiento y degradación, cuyo objetivo principal era reenseñarles a aceptar su rol tradicional. La violencia sexual hacia las mujeres como lo han señalado juristas, historiadoras e investigadoras sociales feministas, ha sido una constante en las guerras y conflictos políticos internos utilizada por los estados como táctica de guerra y tortura contra los enemigos. En este contexto como subrayan Ronda Copelon, Catherine MacKinnon (2006) y Ruth Seifert entre otras, la violación se utiliza de manera controlada como un arma (Stiglmayer 1994: 183-196). Dentro de esta lógica bélico/sexual los aparatos del estado y sus agentes son usados desproporcionadamente o de forma coerciva como un espectáculo de su poder o simplemente como instrumento de fuerza (Sharlach 2002: 108-109).

  • 1   La Resolución 1820 ratificada por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas data de junio de (...)

3Como señala la historiadora Pamela Scully al comentar la resolución 18201 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas referente a las formas sexualizadas del terror, se trata de un fenómeno global que se manifiesta en los conflictos armados alrededor del mundo, de ahí la necesidad de reflexionar sobre la retórica de las resoluciones y la construcción de un marco conceptual amplio para pensar la violación y los mensajes que se comunican a través de la violencia sexual y las maneras en que el género afecta la participación política de hombres y mujeres en sociedades post conflicto (Scully 2009: 121-122).

  • 2   En la novela El desierto se trata de una jueza que sufre la misma suerte de otras mujeres secuest (...)

4Los textos testimoniales como Putas y guerrilleras, Crímenes sexuales en los centros clandestinos de detención, La perversión de los represores y la controversia de la militancia, Las historias silenciadas, El debate pendiente (2013) de las argentinas Miriam Lewin y Olga Wornat; Una mujer en Villa Grimaldi (1986, 2011) de la chilena Nubia Becker; los relatos testimoniales de dos ex militantes y colaboradoras chilenas, El infierno (1993) de Luz Arce, Mi verdad: Más allá del horror, yo acuso (1993) de Marcia Alejandra Merino y novelas como El fin de la historia (1996) de Lilian Heker, El desierto (2005) de Carlos Franz, Carne de perra (2009) de Fátima Sime y La vida doble (2010) de Arturo Fontaine por citar algunos ejemplos emblemáticos, constituyen un corpus que despliega una serie de dispositivos narrativos que representan y politizan la tortura y la violencia cruenta a la que fueron sometidas las militantes de izquierda2. Los textos revelan los mecanismos de un régimen de género patriarcal que no solo permite sino que alienta el ejercicio irrestricto de la fuerza en especial sobre las prisioneras políticas durante las dictaduras militares de Argentina y Chile amparándose en la impunidad. El género aparece como eje constitutivo del discurso a partir del cual se representa la violencia en las cárceles clandestinas y los centros de exterminio, por un lado, y la relación entre la víctima y el perpetrador durante el cautiverio, por otro. En estos relatos encontramos un yo femenino que revisa el pasado traumático a partir del presente, atestiguando el daño físico y psíquico durante el paso por un universo infernal, marcado por toda clase de vejámenes que tienen por objetivo la extirpación y vaciamiento identitario de una sujeto política.

  • 3   La teórica política Joan Tronto ha definido la ética del cuidado como una colección de valores qu (...)

5Debra Bergoffem en su libro Contesting the Politics of Genocidal Rape. Affirming the Dignity of the Vulnerable Body (2013) afirma que la vulnerabilidad humana se cristaliza en la humillación y el trauma, los cuales también se manifiestan en realidades imaginarias y simbólicas a través de las cuales encarnamos nuestra corporalidad (Bergoffem 2013: 74). Desde otro ángulo pero también partiendo de la noción central de la precariedad del cuerpo como condición del ser humano, Judith Butler interroga en su libro Precarious Life. The Powers of Mourning and Violence (2004), la posibilidad de construir una comunidad de relaciones («of relationality»), donde el deseo de autonomía del yo coexista con el reconocimiento de la vulnerabilidad física y psíquica y lo que implica el ejercicio de la violencia, en tanto desconocimiento y negación de este primer vínculo con el otro (Butler 2004: 27). Para Butler como para Bergoffem, la teoría de género permite vislumbrar la vinculación intrínseca entre el yo y el otro a partir del reconocimiento de la vulnerabilidad del cuerpo y los lazos que nos unen en cuanto seres dependientes y precarios. Tal reconocimiento afirma la posibilidad de una ética y política del cuidado del otro como fundamento de la ciudadanía, postulado que el feminismo ha considerado en su análisis social del género, la justicia y la política. Durante los últimos quince años en particular, la sociología y la ciencia política feminista se han preocupado sobre la relación entre una teoría moral del cuidado y la política abriendo la discusión de la esfera pública, la gobernabilidad y la justicia a temas y asuntos tradicionalmente circunscritos al dominio privado (Sevenhuijsen 1998: 70)3. En la ética del cuidado éste es una actividad cognitiva y una práctica moral en sí misma donde el entendimiento de las necesidades de los otros es esencial (1998: 82). La ética feminista del cuidado contiene una crítica fundamental del contrato social (patriarcal/fraternal) como la base del consenso político y de la legitimidad de las regulaciones legales como ha demostrado Carole Pateman en su fundamental libro The Sexual Contract (1988).

6En los relatos testimoniales y de memorias de sobrevivencia de mujeres cautivas y torturadas durante la dictadura argentina y chilena encontramos el cuerpo vulnerable y sexuado de la víctima, en situaciones límites de acoso y vejamen y donde el consentimiento de la sujeto se constituye dentro del abuso sistemático (verbal, físico y psicológico) mediante tácticas del terror y padecimiento corporal. En este contexto de arrasamiento programático y planeado, la tortura sexual funciona como una de las formas de violación cuyo objetivo es vaciar la subjetividad de la víctima para reorganizarla con otros contenidos afines con la ideología represiva. El vínculo perverso que la prisionera desarrolla con su captor impide que pueda concebirse fuera de la situación de abuso y vislumbrar otras alternativas a las permitidas o insinuadas por su amo/torturador. La imposibilidad de representación fuera de dichas circunstancias hace de la víctima alguien permanentemente complaciente y colaboradora por temor al castigo o por deseo de protección dada la dependencia y vulnerabilidad total.

7Dentro de los nuevos avances en materia de Derechos Humanos, el sujeto vulnerable propio del escenario bélico y violento ha sido definido desafiando la concepción tradicional del sujeto político autónomo del discurso liberal y su contrato sexual. A la mujer en tanto víctima de la violencia y tortura sexual se le reconoce el derecho a la auto determinación sexual, un derecho humano a la par de la igualdad y la libertad. Paralelamente se le otorga dignidad al cuerpo vulnerable lo que es un avance inédito que se logra a partir de los veredictos de los tribunales de las cortes internacionales contra las violaciones sexuales genocidas productos de las guerras étnicas de Yugoslavia.

8En estos relatos quisiera llamar la atención a la tríada guerrillera/prostituta/traidora que los transita y que se convierte en una suerte de representación neonaturalista que recicla el significante prostituta para condenar moralmente a la militante, frenar y finalmente erradicar la emancipación e identidad política que ha asumido. Mi interés analítico se centra en el desafío y amenaza que presenta a la ideología patriarcal-autoritaria de la dictadura la participación política femenina, de izquierda en especial, por un lado, y, por otro, el significado que la adopción de una identidad revolucionaria tiene frente a todo un orden social burgués. Como se sabe hoy gracias a las sobrevivientes, las mujeres prisioneras sufrieron junto a la tortura y el castigo físico, sexual y psicológico cruento, un sinnúmero de acusaciones de inmoralidad y de traición política donde la sexualidad y la política formaban parte del mismo núcleo significante en un discurso de género masculinista y ultra conservador que rigió las dictaduras tanto de Argentina como de Chile. El régimen patriarcal de género estaría presente tanto en el discurso dictatorial y su práctica represiva como en la visión de las organizaciones revolucionarias, aunque con otros fines y lógica política, que hacían de la sexualidad y género de las militantes fuentes de recelo, adscribiéndoles la tendencia a la colaboración con el enemigo dentro de una lógica estrictamente binaria. En este sentido, toda la sociedad patriarcal ha sido masculinizada tal como propone Rita Laura Segato ya que la «relación de género» es por sí misma, violentogénica y potencialmente genocida por el hecho de que la posición masculina sólo puede ser alcanzada y reproducida como tal, ejerciendo una o más dimensiones de formas de dominio entrelazadas: sexual, intelectual, económica, política y bélica (Segato 2010: 6). Debido a esta necesidad de afirmación, la masculinidad debe ser comprobada y reproducida de forma cíclica para garantizar su dominio por encima del vínculo afectivo o amoroso, pues se trata de una suerte de mandato de dominación para el cual no existiría un momento de paz propiamente tal, como sostienen Segato y Catherine Mackinnon (ibídem).

9En una línea de argumentación similar Miranda Cassino propone que el paradigma masculinista que rige a la sociedad argentina establece un patrón o código que sostiene conductas, expectativas, prácticas y deseos admisibles o inadmisibles inscribiendo los estatutos de lo permitido y lo prohibido (Cassino 2012: 274). Según Cassino en este horizonte social «el ataque, perpetrado contra la mujer es, ante todo, una forma de ejercicio de poder, un acto de violencia cuya condición de posibilidad es la diferencia de poder entre el perpetrador y la víctima» (Cassino 2012: 278).

  • 4   Los casos de Roberto Quieto y Fernando Haymal condenados por traición y delación, son paradigmáti (...)

10En un imaginario de género diferencial la figura de la traidora se ubica en el lado opuesto del héroe, tanto en su versión militar dictatorial como revolucionaria, ya que el soldado no se quiebra y antes que ser derrotado prefiere la muerte con honor. Este ideal masculino de la guerra está presente en la matriz cultural tanto argentina como chilena y alcanzó su forma más extrema durante las dictaduras al haber mujeres involucradas en política y en muchas organizaciones armadas. La vigencia de un código de justicia revolucionaria en organizaciones como Montoneros, por ejemplo, era aplicada por un tribunal revolucionario que dictaba la pena de muerte a quien fuera acusado de traición y delación4. Este castigo a los actos de traición a la causa y la institución muestra el grado de rigidez y violencia que sostenía a las estructuras militarizadas en diversas organizaciones armadas.

  • 5   Marcia Alejandra Merino alias ‘la Flaca Alejandra’ por el Movimiento de Izquierda Revolucionario (...)
  • 6   Agradezco enormemente a la psicóloga y académica Elizabeth Lira por haberme señalado esta teoría (...)

11El crítico Cristián Montes Capó al analizar las similitudes entre María Rosa de la novela Carne de Perra y las autobiografías de la Marcia Alejandra Merino y Luz Arce –ambas acusadas de traición por sus respectivos partidos5– sostiene, por su parte, que el arrasamiento subjetivo es tal que se convierten como ellas mismas afirman en «cadáveres vivientes» (María Rosa) o «zombies» (Marcia Alejandra Merino), «otra que no era ella» (Laura en el El desierto) y que habitan un infierno (Luz Arce) (Montes Capó 2011: 68). Lo mismo podríamos decir de todas las otras personajes y testimoniantes, cuya vida e identidad antes y después de pasar por el secuestro, el centro clandestino, la tortura y las violaciones sexuales sistemáticas quedan radicalmente divididas por la violencia y el trauma post sobrevivencia. A lo que ocurre en la subjetividad de la reclusa podemos aplicar la teoría del «doble vínculo» («double bind») elaborada por el antropólogo inglés Gregory Bateson al realizar una teoría de la esquizofrenia como un problema de lenguaje y comunicación6. Bateson afirma que en una situación de comunicación sostenida en la intimidad entre dos o más personas donde se producen mensajes negativos (verbales o no verbales) e invalidantes paralelamente a otros positivos, la ambivalencia significativa que generan gatilla en quien los recibe (en condiciones afectivas o emocionales debido al vínculo) la imposibilidad de percibir el mundo efectivamente, pues su propio sentido de integridad está en peligro ya que la interrelación se basa precisamente en no resolver la ambivalencia que la constituye. Bateson de hecho propone que es en el contexto familiar donde el esquizofrénico aprende estos modos de interacción que validan ciertos comportamientos a las vez que los invalidan (Patrice Guillaume). El dilema que sufre el esquizofrénico es similar al de la víctima/secuestrada y torturada y podría extenderse a cualquier relación íntima con sesgos abusivos, ya que la interrelación y la experiencia se dan dentro de un campo comunicacional eminentemente contradictorio cuyo sentido no puede descifrarse, pues haga lo que haga quien ocupa la posición subalterna siempre elige mal. La figura dominante en su posición de amo o torturador racionaliza cada uno de sus actos crueles y violentos a través de un discurso doble que esconde sus verdaderas intenciones. Habla y actúa como si todo fuera normal en circunstancias que no lo son. Más aún su poder protector y benévolo se manifiesta solo con la colaboración de la prisionera como observamos con los torturadores, urdiendo una suerte de enmarañado discursivo que entrampa a la víctima. Esta maraña comunicacional cancela la posibilidad de una metareflexión fuera de la situación de sometimiento y perversión que establece (Guillaume). Tal dinámica puede darse en cualquier situación de poder y vínculo al interior de las familias y parejas como lo demuestra la teoría de Bateson la cual se aplica en terapias familiares hoy en día.

12Por otro lado, la situación de encierro y dependencia total de los captores, es otro elemento estructurante del orden que impera en la situación de reclusión ilegal. Montes Capó señala que en la novela Carne de Perra puede apreciarse cómo los sentimientos de desprecio, odio y vergüenza consumen a la protagonista y narradora «hasta desorientar absolutamente su capacidad de imaginar un sentido de vida diferente al infierno» que vive y: «En todo caso el hombre es el único contacto con el mundo» (Montes Capó 2011: 72-73).

Comisiones, tortura sexual y ley

  • 7   Ya en este Informe de la Comisión Nacional de Prisión Política y Tortura (CNTPP) o Comisión Valec (...)
  • 8   Formalmente conocida como Comisión Asesora Presidencial para la Calificación de Detenidos Desapar (...)

13En la Comisión Valech I (2003-2005)7 y en la Valech II (2011)8 los testimonios de víctimas de prisión y tortura en Chile mencionan la violación sexual de hombres y mujeres, sobresaliendo en el caso de las mujeres su carácter programático y sistémico. La Comisión Nacional de Tortura y Prisión Política (Valech I) en su Informe afirma que hubo muchas personas que denunciaron abusos de naturaleza sexual:

Otro número importante de personas denunciaron tocamientos; introducción de objetos en ano o vagina; violación en todas sus variantes (penetración oral, vaginal, anal); violaciones reiteradas, colectivas o sodomíticas; haber sido forzados a desarrollar actividades sexuales con otro detenido o un familiar. Se registran también casos que refieren haber sufrido la introducción de ratas, arañas u otros insectos en boca, ano o vagina. Constan testimonios de personas forzadas a tener sexo con perros especialmente adiestrados para este cometido […] (CNTPP, 242-243)9.

14Estas formas de agresión sexualizada se testifican en el Informe de Valech I como afirma la Comisión y reaparecen también en otros testimonios de sobrevivientes, en diversos documentales y en entrevistas filmadas o escritas por activistas y artistas comprometidos con los DDHH y la visibilización de la violencia político sexual que sufrieron las mujeres militantes durante su encarcelamiento ilegal en la dictadura de Pinochet. En el campo político, por su parte, el Informe Rettig (de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, 1990-1991) y posteriormente la Comisión Valech I y II se harán cargo de la recolección de breves relatos y descripciones sobre las víctimas y los detenidos desaparecidos. Sin embargo, los perpetradores no son requeridos a confesar como en el caso de otras Comisiones de Verdad y Reconciliación, incluso en el caso específico del Informe de la Comisión Valech I donde aparecen los testimonios de tortura sexual y diversas formas de violencias de género no se dan los nombres de los culpables como subraya Hillary Hiner. Para Chile, como Ana Forcinito afirma para el caso argentino, puede decirse que la impunidad persiste «en relación a los crímenes que afectaron a las mujeres como mujeres» (Forcinito 2013: 96).

15En el 2011 sale a la luz pública en Chile el Informe de la Comisión Valech II que acredita 9.795 casos de personas que sufrieron Prisión Política y Tortura que aparecen en nóminas en línea en el Instituto de Derechos Humanos. Todas tienen acceso a un conjunto de beneficios por concepto de reparación establecidos por ley10. Con este Informe las cifras totales de personas desaparecidas o asesinadas ascienden a 3.216 y las personas sobrevivientes de prisión política y tortura llegan a 38.254. Este documento recibió críticas como menciona el Observatorio de DDHH de la Universidad Diego Portales por falta de claridad en la información ofrecida a los posibles beneficiados. Además, lo más importante para el tema que analizamos aquí, no se reconoce la violación sexual como un crimen de lesa humanidad sufrido por las mujeres encarceladas por la dictadura, como tal este delito aún permanece relativamente invisible e impune en la sociedad chilena actual11.

16Para el caso de las prisioneras políticas, como afirma afirma Elizabeth Lira, las tocaciones, violación y abusos sexuales aberrantes fue una constante que victimizó tanto a niñas como adolescentes y a mujeres embarazadas (Lira, Mujeres embarazadas víctimas de tortura). A diferencia de Argentina, en Chile no ha habido una voluntad de penalización de estos abusos sexuales por parte de los tribunales de justicia. La denuncia y la lucha por visibilizarlos ha sido tarea de organizaciones de sobrevivientes como el Colectivo de Mujeres Sobrevivientes Siempre Resistentes, Feministas Tramando o la agrupación de Hijos e Hijas de la Memoria, además de la Agrupación de Familiares de Detenidos y Ejecutados políticos y otros grupos de DDHH, quienes mantienen la memoria y la lucha contra el olvido de las violaciones del pasado dictatorial. Los testimonios, documentales y la literatura también han servido para simbolizar y circular públicamente la representación de esta violencia contra la mujer.

  • 12   Coalición política de centro derecha que ha gobernado Chile desde la transición política (de 1991 (...)

17Como ha señalado la historiadora Hillary Hiner, los crímenes sexuales y de género en Chile fueron interpretados dentro de una lógica política (conveniente al proyecto de Reconciliación propagado por la Concertación)12. De este modo, en la Comisión Valech I y II no aparecen delitos específicamente dirigidos al género y construidos dentro de este paradigma, pues se tiende a homologar género y sexo biológico. Siguiendo a Joan Scott Hiner agrega que se incluye la violencia sexual sufrida por las mujeres como una versión suplementaria a la historia masculinista, donde «la experiencia femenina es analizada, no como articulación de género en un contexto histórico (ciertamente lleno de pugnas de poder y otras variables como clase socioeconómica o extracción étnica), sino más bien para contar el otro lado de la historia» (Hiner 2009: 66). La mayor crítica que realiza Hiner al Informe Valech I –que es el único que tiene testimonios de abusos sexuales y de género– es que se le dio poca relevancia a los victimarios como ciudadanos responsables e identificables, ya que ocuparon la categoría de ‘villanos’ anónimos. No se dan los nombres y pocas veces se refieren al sexo biológico de los torturados. Por el contrario, la mayoría aparece homogeneizada y, evidentemente se protegen bajo su calidad de uniformados o agentes del estado (Hiner 2009: 67). Por su parte, la abogada feminista Lorena Fríes reconoce avances lentos en los derechos humanos de las mujeres en Chile, señalando los diversos entorpecimientos, retrasos y olvidos que tienen lugar con los diversos gobiernos de la Concertación en términos de llevar al plano legal el reconocimiento del abuso sexual como tortura. Subraya además que en términos de las políticas de reparación por violaciones de los derechos humanos «No existen en el ámbito de la restitución, medidas específicas dirigidas a las mujeres» (Fríes-Hurtado-Zavala 2012: 110). Para Fríes las falencias de las Comisiones Rettig y Valech (I y II) se deben a que no hubo diversidad de representación de amplios sectores sociales y carecieron de expertos en temas de equidad y problemática de género (Fríes-Hurtado-Zavala 2012: 106).

  • 13 http://www.ddhh.gov.cl/n120_10-11-2015.html > [link no dospinible: 22/01/2020].
  • 14   El monumento a las Mujeres Ejecutadas y Detenidas Desaparecidas en dictadura en la estación del m (...)
  • 15   feministastramando.cl (última consulta: 26/8/2016).

18Podemos concluir que en Chile los informes de las diversas Comisiones han otorgado la posibilidad de que las víctimas den testimonio y reciban una reparación monetaria si el abuso sufrido cabe en la Ley de reparación parcial n. 20.874 decretada para aquellas personas que fueron «víctimas de prisión política y tortura durante la dictadura militar y que han sido reconocidas como tales por el Estado»13. Sin embargo, el abuso sexual o de género específicamente dirigido a las mujeres en el contexto del terrorismo de estado, carece de una ley que lo penalice como ‘delito de lesa humanidad’ tal como ha sido catalogado dentro del derecho internacional. Por esta razón, tanto la literatura como los testimonios, el cine y el activismo de organizaciones de DDHH y colectivos feministas tienen la función social de mantener vigente la denuncia de la violencia contra la mujer en el debate público. Las marchas de todos los segundos lunes de mes que se realizan en el presente en Santiago de Chile bajo el lema ‘¡No más feminicidios! Ni una Mujer Menos, ni una Muerta Más’ (siguiendo el ejemplo argentino y mexicano contra la violencia de género), convocadas por las Feministas Autoconvocadas, extienden la lucha contra la violencia hacia la mujer a la condena del feminicidio, a la justicia para las sobrevivientes de tortura político-sexual y a la obtención de una ley de aborto más amplia y justa14. La abogada Camila Maturana subraya que el Estado chileno «ha asumido compromisos internacionales en materia de derechos humanos de las mujeres y las niñas, como asimismo de prevención, protección y reparación a las víctimas de violencia sexual y corresponde a los órganos del Estado materializar estas obligaciones»15.

19En Argentina el debate entre feministas de diversos campos de las ciencias sociales y humanidades y activistas feministas ha permitido revelar el verdadero carácter de la violación y otros delitos sexuales y de género, los cuales tuvieron lugar gracias a la garantía de impunidad de los agentes del estado, quienes aprovecharon las condiciones de clandestinidad en que se realizaban los secuestros de las prisioneras. Tal como afirma Cassino estas prácticas se acercan al genocidio ya que están destinadas a eliminar al grupo enemigo (2012: 285). En el año 2010 en Argentina la Corte de Mar del Plata reconoce la violación sexual como un crimen que ocurrió sistemáticamente en los centros clandestinos, como una violación de los derechos humanos (Forcinito 2013: 96).

Autoritarismo y sobrevivencia

20Dentro del régimen patriarcal y autoritario que ha regido en las sociedades del Cono Sur en todo el espectro ideológico, la experiencia del cautiverio y no haber muerto con heroísmo se torna en una marca de estigmatización para las sobrevivientes, quienes son vistas como sospechosas o traidoras. La literatura argentina como advierte Ana Longoni (2007: 133) tiende a propagar este mismo paradigma binario y militarista de las organizaciones armadas y «la naturalización del binomio héroe-traidor» propio de la épica y la guerra. Esta lógica bélica según la crítica obturó la posibilidad en la izquierda más radical de comprender la política en otros términos que no fueran los del paradigma militar de morir o vencer (ibídem).

21Dentro de este marco, los sobrevivientes solo caben como traidores como advierte Longoni (2007: 123). Por otro lado, lo que es evidente es que la tortura fue una modalidad efectiva y atroz de desmantelar rápidamente la estructura de las organizaciones armadas (Longoni 2007: 121). Desde una perspectiva de género Longoni afirma que la construcción de las sobrevivientes montoneras como «traidoras y putas» porta la sospecha y la duda como parte del discurso no solo del pasado sino aún vigente hoy en ciertos sectores que reproducen el militarismo propio de la organización. Montoneros incluso en los años setenta, de acuerdo a Pilar Calveiro, ex militante montonera y sobreviviente de tortura, reproducían el mismo poder autoritario que combatía (1998: 17). En el documental Montoneros, una historia (1994, 1998) de Andrés Di Tella un par de ex militantes denuncian a algunos de sus máximos líderes como inescrupulosos y despóticos. También reflexionan sobre las diversas formas de colaboración que la sobrevivencia en los centros clandestinos exigía a cada prisionero en su situación específica. La figura de la traición en el documental se encarna en la ex montonera llamada Ana, quien fue una de las pocas sobrevivientes de la ESMA. En un close up relata que incluso Juan, su pareja y padre de su hija Paula, también militante montonero, rechaza verla cuando sale liberada a comienzos de los años ochenta, porque piensa que es traidora. Según Juan no había otra manera de explicarse que saliera con vida de ese lugar de detención y muerte más que traicionando y colaborando.

22Otros ejemplos de la representación de la traidora los encontramos en el caso de la novela El fin de la historia de Liliana Heker y en la novela La vida doble de Arturo Fontaine. En ambos relatos el marco de la representación de la militante se da dentro de la díada sobreviviente/traidora como algo dado. La voz narrativa presenta a la ex militante como una mujer esencialmente pragmática y amoral para quien todo es transable (amigos, compañeros, identidad y memoria). Ambas novelas juegan con referentes reales e incorporan el pasado histórico de las dictaduras por lo que las fronteras entre ficción y realidad se borran. Sin embargo, la victimización y las estrategias de sobrevida a las que recurren las revolucionarias transformadas en presas políticas para salvar a sus hijas y sobrevivir ellas mismas en medio de los centros de aniquilamiento se devalúan. Ambas protagonistas son representadas como mujeres abyectas, interesadas solo en el poder. La condena moral de Leonora Ordaz es evidente en El fin de la historia, pues ha dejado de ser la amiga querida y admirada de Diana, la narradora y autora de una novela biográfica (que al final es lo que estamos leyendo). Leonora Ordaz, ex montonera, una vez apresada y torturada, colabora y forma pareja con su torturador dentro y fuera de la cárcel. Algo similar le ocurre a Ana en el documental de Di Tella, quien durante el ‘proceso de recuperación’ también desarrolla una relación con su captor, el oficial teniente de navío llamado Marcelo. El le permitía tener contacto con el exterior –con su hija y sus padres. Ana afirma que en la relación entre torturador y víctima se da «un vínculo psicópata» y de «compensación donde aquél que ‘te va a matar te protege’». Otro ejemplo es Lucy, quien empezó a cambiar según cuenta una de sus compañeras y «terminó formando pareja y enamorada del que mató a su esposo. El parecido con Leonora Ordaz es evidente y como vemos la ficción intenta representar ‘la verdad’ de la sobrevivencia borrando los límites con el testimonio.

  • 16   El secreto a voces de los campos de concentración en Argentina tuvo 340 de ellos distribuidos por (...)

23En el caso de las combatientes el binomio traidora/puta se hace aún más complejo al darse una relación sentimental o sexual con los captores. Sin embargo, lo que tanto Longoni como Calveiro resaltan de la experiencia en el campo concentracionario16 es lo que Primo Levi denomina la zona gris, es decir el espacio que separa a víctimas de perpetradores en un contexto donde los límites se desdibujan y se alteran imprevisible e inusitadamente. Tanto en el caso argentino como el chileno la cárcel clandestina era un lugar donde las relaciones asimétricas exhibían todos los matices y aristas que la cercanía de la convivencia propicia bajo estructuras represivas de poder hechas para el exterminio como subraya Calveiro (1998: 28-29). Testimonios y textos literarios dan también cuenta de estas relaciones de poder y dependencia. Más aún, la organización jerárquica y de mando en el campo de concentración intenta involucrar a ex militantes y militares creando diversos grupos de staff (Leonora participa en uno), o los ministaff de inteligencia donde se va colocando a los prisioneros colaboradores como parte del proyecto de reeducación y recuperación (Longoni 2007: 105), hecho que subraya la sobreviviente Nubia Becker en su testimonio, Una mujer en Villa Grimaldi. Becker señala que los compañeros que se habían quebrado, habían hecho algo peor que la muerte que era hablar (Becker 2011: 22). Sin embargo, la paradoja radica en que la posibilidad de hablar está presente todo el tiempo y justamente son el miedo al dolor y la muerte lo que se juega y determina la acción de los presos. La colaboración también tiene un amplio espectro en estos espacios del horror tal como los testimonios de dos montoneros evidencian en el documental de Di Tella. Allí, según ellos, el orden y las leyes son otros y colaborar tiene un amplio e inimaginable espectro. Puede en algunos casos, como afirma un ex montonero, hasta salvar la vida de otros compañeros.

24Nubia Becker en su testimonio comenta que durante su cautiverio y tortura pensaba en su valor como el único legado a sus hijos, en una suerte de lo que llama «heroísmo trágico», que le permitía no hablar sino resistirse y aguantar (2011: 22). Algo similar observamos en el testimonio de la combatiente Miriam Ortega en el documental de Carmen Castillo, La Flaca Alejandra (1994). Como Becker, Ortega afirma que lo único que ella podía legarle a sus hijos era su integridad como militante, lo que implicaba no hablar. Para esta militante mirista hablar era morir pues dejaba de ser quien era. El único camino posible para ella era callar para así seguir siendo ella misma. La experiencia de estas sobrevivientes estaría más cerca del relato heroico donde el valor y la consistencia moral superan el dolor y el terror como rasgos distintivos de los protagonistas de una hazaña sobrehumana. Como afirma una de las ex montoneras del documental de Di Tella, no hablar implicaba no rendirse y fue una suerte de segunda batalla de las fuerzas represivas al intentar no solo someter mediante la tortura y el cautiverio, sino quebrar la voluntad y subjetividad de los militantes para reeducarlos.

25Las figuras que se quiebran y colaboran bajo amenaza y tortura problematizan estos valores y las formas de constitución de la identidad revolucionaria según el modelo épico masculino. Los delatores en el testimonio de Becker son los cobardes y serviles, aquellos que transmiten el discurso oficial de la derrota del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (en adelante MIR) y postulan cambiar de táctica para sobrevivir mediante la colaboración con el régimen (Becker 2011: 34). Becker se distancia y critica a estos ex compañeros, a pesar de que ella misma confiesa el padecimiento horroroso que sufrió cuando afirma: «Yo había perdido completamente el dominio de mí misma. Suplicaba, lloraba y me resistía. A la rastra me llevaron a la parrilla y de inmediato me ordenaron que me desnudara. Lo hice tiritando. Estaba empapada de sangre y sudor» (Becker 2011: 30). Con el paso del tiempo Nuria va perdiendo fuerzas para resistir los procesos de tortura, bloqueada por el miedo al dolor y a la delación (Becker 2011: 35), siempre una posibilidad real ya que las condiciones concentracionarias implican la ausencia de la libre voluntad, el peligro inminente de la muerte y el padecimiento de la tortura tal como todos estos relatos evidencian.

26La estigmatización moral que sufren las sobrevivientes por parte de sus captores tiene eco en ex militantes como vemos, ya que la norma piensa la sobrevivencia dentro de parámetros masculinistas y militaristas. De acuerdo a este modelo una mujer que sobrevivió lo hizo porque utilizó su capacidad de seducción y su cuerpo para comprar favores de su captor. Encontramos un número de ex militantes cuyos testimonios causaron polémicas y reeditan la acusación de traidoras y su estigmatización bien por ‘debilidad’ o inmoralidad –siempre ligada a un comportamiento sexual– lo cual vendría a explicar la traición. Los ejemplos paradigmáticos testimoniales de Luz Arce y Marcia Alejandra Merino en Chile, de las argentinas Miriam Lewis y Ana del film de Di Tella resuenan con las representaciones literarias de revolucionarias revictimizadas y recriminadas.

27Nuria Becker en una entrevista comparte su experiencia con la violencia de género en la cárcel clandestina diciendo que:

Ser mujer era más doloroso, porque nosotros ahí sufríamos de una manera exacerbada el machismo. El machismo con autoritarismo es la peor de las torturas que puede sufrir una mujer. Para ellos nosotros éramos prostitutas… Nosotros para ellos (los torturadores) éramos eso: unas prostitutas, porque nos habíamos metido en política, o sea, en un área que era para hombres. Eramos desnaturalizadas por la política, y entonces éramos doblemente castigadas, doblemente abusadas. Eramos lo peor de la sociedad para ellos, y satanizadas por el hecho de ser ‘mujeres sueltas’ en su concepción17.

  • 18   Para una comparación de los dos textos literarios, ver mi artículo Memoria y traición femenina en (...)

28Este pasaje resume la ideología dictatorial y su sexismo genocida. Si atendemos a lo que dicen los relatos del horror de la tortura, la brutalidad y la muerte por desaparición en este submundo, vemos que predomina la subordinación y dominio total18. Tal como afirma Ana Forcinito el consentimiento auténtico en este contexto simplemente no existe (Forcinito 2013: 97). La sobredeterminación que implica el cautiverio ilegal y el dominio de los captores sobre las presas, evidencia que la libertad individual para actuar y decidir es precisamente lo primero que se pierde. Las imágenes fantasmagóricas de zombies, muertas en vida, y la otredad abyecta que experimentan algunas militantes durante su encarcelamiento, revelan de forma dramática la transformación de sujetos políticos en seres sin voluntad ni identidad, producto de los malos tratos, el abuso y las violaciones sufridas. María Sonderéger y Violeta Correa utilizan la noción de «terrorismo sexual» de Carole Sheffield para referirse a las violaciones donde se «excusa al victimario y se culpabiliza siempre a la víctima» (2007: 298). Sostienen que las relaciones de género están basadas en un poder que ha sido naturalizado y por lo tanto los abusos y la violencia sexual no tienen categoría de «daño». Por esta razón la nueva reconstrucción de la memoria desde el género permite la visibilización de la violencia de género en el espacio público y político, dejando de ser un asunto privado (Sheffield 2007: 298-299). En este sentido, el debate público y la justicia argentina muestran un mayor y significativo avance con respecto a su vecino transandino.

29La figura de la ‘quebrada’ y de la ‘sobreviviente’ aparece en el relato de quienes narran el impacto psíquico y afectivo que la acusación de traidora tiene como una nueva expresión de victimización, enquistada en el régimen de género a nivel de la organización partidista y del militarismo carcelario. De ahí que las sobrevivientes emprendan una nueva lucha por sus derechos como mujeres en términos de los DDHH. Reconocen y denuncian junto a los vejámenes físicos y sexuales sufridos, las formas perniciosas y perversas en que el régimen de género en democracia opera para deslegitimarlas, reinstituyendo su subordinación y obediencia en tanto mujeres.

30Carlos Franz en su novela El desierto (2005) problematiza la justicia, sus límites y los ceremoniales de la ley en la perversidad y sometimiento que el castigo corporal ejercido por el coronel Cáceres, consigue en Laura, la jueza victimizada por él en el pasado. Mediante los golpes, Laura encarna la norma y entiende su propio límite y medida frente al torturador al reconocer que: «agradecía que el canto del acero se hubiera detenido y habría hecho cualquier cosa porque no volviera a empezar […]» (Franz 2005: 290-291). En este sentido, Laura es incapaz de abandonar una posición dócil y subordinada, y aparece sometida al nuevo orden porque tanto la ley como su nuevo amo son todopoderosos: Cáceres puede hacerla sufrir mediante la violencia de los azotes y la violación y a veces puede no hacerlo. Todo depende de él. Rita Laura Segato afirma que en las situaciones de abuso sexual violento se revela la necesidad de dominio por parte del torturador más allá de lo físico para abarcar la sujeción psicológica y moral de la víctima, reconociendo que su existencia se afirma únicamente a través de la esclavitud del otro en un lazo pervertido y simbiótico. Aquí ‘la violación cruenta’ podría interpretarse como «el respaldo al régimen de expolición que es la condición de posibilidad y mantenimiento de la identidad masculina (y, por otra parte, de toda identidad arraigada en el poder)» (Segato 2003: 47).

  • 19   Para una discusión y un análisis más extendido de esta novela, consultar mi artículo (en prensa) (...)

31La radicalidad de la novela Carne de perra de Fátima Sime en cambio radica en que presenta en plena democracia a la protagonista María Rosa dando muerte a su torturador. Con una forma de justicia retributiva se libra del trauma y lo libera a él de un cáncer terminal. La ambigüedad ética de esta acción de la víctima vuelta victimaria, problematiza la noción de justicia y reparación, optando por la retribución por mano propia, debido tal vez a la falta de confianza en el sistema judicial y sus estructuras jerárquicas y sexistas19. Como he afirmado arriba este tipo de violencia político sexual no ha sido penalizada en Chile pues no existe como delito. El final de la novela de Sime también puede leerse como una forma de eutanasia o muerte asistida, pues es el mismo torturador quien le pide a María Rosa que acabe con su padecimiento. En una u otra interpretación de la acción de la enfermera y ex víctima de violaciones de los derechos humanos, hay reparación y se salda la cuenta pendiente fuera de las prescripciones y límites implantados por la justicia transicional y las Comisiones de Verdad chilenas.

Víctimas de prisión y tortura político-sexual

32A nivel internacional, la decisión de la Corte Penal Internacional reescribe la interpretación de la violación sexual y desafía que sea necesaria incluso la evidencia física de violencia para probar el crimen dentro del genocidio, crímenes contra la humanidad y conflictos armados (Forcinito 2013: 97). En esta nueva interpretación el consentimiento en situación de terror y coerción se asume como consentimiento fingido y no auténtico como argumenta Forcinito (2013: 98). Bajo este nuevo marco entonces, cabría leer las acciones de las ex militantes y guerrilleras prisioneras, pues su consentimiento se haya sobre determinado por la vulnerabilidad, la amenaza, el hostigamiento y el abuso, factores que anulan el posible ejercicio de la libre elección20. Debe considerarse que los avances en materia de derecho penal realizados en Argentina superan con creces los de Chile donde recién se comienzan a denunciar públicamente los delitos sexuales y de género cometidos durante la dictadura contra ex presas políticas sobrevivientes. Como puntualiza Hillary Hiner en los informes de Verdad y Reconciliación éstos no se consideraron como crímenes específicamente perpetrados contra las mujeres por el hecho de serlo. La tortura sexual y la violación de hecho no son parte de los debates culturales hasta el Informe Valech II sobre Prisión Política y Tortura. Esta Comisión a cargo de revisar los documentos, testimonios y antecedentes de la Comisión Valech I tuvo que tener la autorización de la presidenta Bachelet, quien necesitó de un decreto ley aprobado por el Congreso21. Sin embargo, este nuevo Informe a pesar de incluir nuevos testimonios tuvo como mandato de «calificar a las personas que sufrieron prisión o tortura por razones políticas entre 1973-1990» por lo que la violación y los vejámenes sexuales no aparecen como formas de torturas expresamente dirigidas al género y la sexualidad de la víctima.

  • 22   radio.uchile.cl (última consulta: 16/1/2017).

33La forma de identificar la tortura política como una suerte de universal ocluye la violación sexual y la violencia de género como tortura contra la humanidad de las mujeres. Más aún en el 2014 el presidente Lagos dispuso que los archivos de las Comisiones Valech I y II se mantendrían cerrados al público por cincuenta años aduciendo que para entonces tanto víctimas como victimarios habrían muerto22. De hecho los militares le «exigieron 50 años de secreto» (Herrero 2015).

34La atención a los DDHH en el actual gobierno de la presidenta Michelle Bachelet también ha recibido críticas pues el ‘pacto de silencio de los militares’ persiste junto a la percepción de la ciudadanía de una «impunidad institucionalizada» que la mandataria no ha podido resolver y que sigue siendo fuente de incomodo político (Herrero 2015).

35Por el contrario, el progreso de la justicia reparatoria argentina a partir del 2003 en adelante y las formas en que las organizaciones de DDHH, feministas y familiares lograron incidir y modificar los estatutos jurídicos e iniciar nuevos procesos penales se ha realizado gracias a que la comisión del delito «surgía de la prueba producida en la causa (violación sexual, abusos sexuales, esclavitud sexual, apropiación de menores y extracción extorsiva de menores) y la presunta responsabilidad penal de todos aquellos que integraron la cadena de responsabilidad…» (Duffy 2012: 226). Desafortunadamente, este cambio de paradigma e interpretación de la ley aún no tiene lugar en el ámbito jurídico chileno.

Textos y contextos

36Considerando los diversos contextos legales nacionales e internacionales tanto el relato testimonial Putas y guerrilleras como la novela Carne de perra coinciden en develar la matriz dictatorial patriarcal que operó en las situaciones de cautiverio sobre los cuerpos de las militantes con clara conciencia de la sexualización de la violencia contra las mujeres. Mientras el testimonio de Becker, Una mujer en Villa Grimaldi, no problematiza la lógica militarista ni la violencia de género que ella misma experimentó. El hecho que este testimonio fuera publicado por primera vez en los ochenta lo ubica en otro momento histórico, en los últimos años de la dictadura, y un poco antes de la crisis del MIR en el que Becker militaba, época en que la violencia sexual como tortura no se había visibilizado públicamente. En su relato no hay una política del cuerpo ni de género y su propia tortura se liga a los padecimientos y derrotas que sufrieron otros militantes en un discurso heroico/trágico y de corte colectivista. La reedición del libro en el 2011 no muestra diferencias con la primera edición en este aspecto central y el paradigma binario de héroes y colaboradores/traidores sigue en pie. Sin embargo, como puede observarse en la entrevista de 2012 citada anteriormente, Becker tiene conciencia de género y entiende la violación y otros crímenes sexuales como formas de tortura específicamente utilizadas contra las prisioneras políticas. De igual manera, en su artículo Quiénes éramos. Una agenda para recordar, Becker subraya el sexismo y el autoritarismo mediante el cual se aplicaba «el castigo material y sádico, azuzado y amparado en la asonada reaccionaria política y social, la saña de unas FF.AA. famosas por su crueldad» contra la mujer militante en cárceles ilegales (Becker 2005: 56). El castigo al cuerpo femenino aparece como una constante junto al hostigamiento hacia quienes se habían atrevido a «andar metidas en política» convirtiéndose en «putas sueltas y degeneradas» (Becker 2005: 57) según los militares. Sin embargo, Becker no realiza una lectura crítica del MIR con respecto al género y al sexismo que atravesaba la estructura militar y la ideología del partido.

  • 23   Como se pudo observar en la reciente votación en la Cámara de Diputados para derogar esta ley, lo (...)

37En Putas y guerrilleras y Carne de perra encontramos una problematización sobre la tortura sexual y la violencia de género concebida como una forma extrema de dominio y agresión hacia la mujer que no se erradica con la llegada de las democracias y las justicias transicionales como observamos en Argentina y Chile. Hoy en día en ambos países los feminicidios, las diversas manifestaciones del sexismo y la violencia doméstica han ido en aumento en especial contra las mujeres de los sectores sociales más vulnerables. En este sentido, estos dos últimos textos avanzan y ahondan la reflexión sobre la relación entre poder, género y sexualidad develando cómo la dupla torturador/víctima y la tríada guerrillera/traidora/prostituta son partes constitutivas de una cadena discursiva y de prácticas sociales que exponen y sostienen relaciones de género que no terminan con la represión dictatorial. Por el contrario, en el orden jurídico la vigencia de la ley n. 19.99223, llamada por algunos sobrevivientes, la ley maldita, continúa el pacto de silencio y la impunidad. Los altos mandos militares de la dictadura y los civiles que participaron en la represión siguen estando protegidos a pesar del compromiso establecido por la presidenta Bachelet en el programa político de su segundo mandato.

Bibliographie

Becker N., 2012, Entrevista, http://www.cooperativa.cl/noticias/pais/dd-hh/judicial/ex-detenida-en-villa-grimaldi-para-los-torturadores-las-mujeres-eramos-prostitutas/2012-01-18/110017.html (última consulta: 12/2/2016).

–, 2 2011, Una mujer en Villa Grimaldi, Santiago, Pehuén Editores, (1986).

–, 2005, Quiénes éramos. Una agenda para recordar, en X. Zavala (ed.), Memorias de la ocupación. Violencia sexual contra mujeres detenidas durante la dictadura, Santiago, Humanas: 55-57.

Bergoffem D., 2013, Contesting the Politics of Genocidal Rape. Affirming the Dignity of the Vulnerable Body, New York-London, Routledge.

Butler J., 2004, Precarious Life. The Powers of Mourning and Violence, London-New York, Verso.

Calveiro P., 1998, Poder y desaparición, Buenos Aires, Colihue.

Cassino M., 2012, Género y genocidio. Aportes a la reflexión sobre el terrorismo de estado, en M. Sonderéguer (ed.), Género y poder. Violencias de género en contextos de represión política y conflictos armados, Buenos Aires, Universidad Nacional de Quilmes Editorial: 269-288.

Duffy M.V., 2012, El infierno de las anónimas: un compromiso pendiente para la justicia argentina. Análisis crítico de algunos factores que condicionan la investigación y juzgamiento de la violencia de género perpetrada durante la vigencia del terrorismo de Estado en Argentina, en M. Sonderéguer (ed.), Género y poder. Violencias de género en contextos de represión política y conflictos armados, Buenos Aires, Universidad Nacional de Quilmes Editorial: 219-267.

Fontaine A., 2010, La vida doble, Santiago, Planeta.

Forcinito A., 2013, Las batallas de la memoria: violencia sexual y derechos humanos en Argentina, «Letras Femeninas » Invierno 39.2: 93-111.

Franz C., 2005, El desierto, Argentina, Editorial Sudamericana.

Fríes L.-Hurtado V.-Zavala X., 2012, El proceso de justicia transicional y el derecho a la reparación por violencia sexual como tortura, en M. Sonderéguer (ed.), Género y poder. Violencias de género en contextos de represión política y conflictos armados, Buenos Aires, Universidad Nacional de Quilmes Editorial: 83-131.

Guillaume P., s.f., The Double Bind: The Intimate Tie Between Behavior and Communication, https://psyhygiene.wordpress.com/2014/08/16/the-double-bind-the-intimate-tie-between-behaviour-and-communication/ (última consulta: 29/1/2016).

Heker L., 22004, El fin de la historia. Buenos Aires, Anagrama, 1996.

Herrero V., 2015, El doble discurso de La Moneda en Derechos Humanos, http://radio.uchile.cl (última consulta: 31/1/2016).

Hiner H., 2009, Voces soterradas, violencias ignoradas: Discurso, violencia política y género en los Informes Rettig y Valech, «Latin American Research Review» 3.44: 50-74.

Llanos B., (en prensa), Memoria y traición femenina en la ficción y el testimonio: La vida doble de Arturo Fontaine, El fin de la historia de Liliana Heker y testimonios de sobrevivientes, «Kamchatka. Revista de análisis cultural», http://ojs.uv.es/index.php/kamchatka (última consulta: 22/12/2016).

Levi P., 2012, Los hundidos y los salvados, trad. de Pilar Gómez Bedate Barcelona, Muchnik (ed. orig.: I sommersi e i salvati, Torino, Einaudi, 1986).

Lewin M.-Wornat O., 2013, Putas y guerrilleras. Crímenes sexuales en los centros clandestinos de detención. La perversión de los represores y la controversia de la militancia. Las historias silenciadas. El debate pendiente, Buenos Aires, Planeta.

Lira E., 2016, Mujeres embarazadas víctimas de tortura. Denuncias a la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura, en B. Llanos-K. Bilbija-A. Forcinito (eds.), Violencia de Género y Sexualidad durante el terrorismo de Estado en Argentina, Chile, Uruguay y Paraguay, Santiago, Cuarto Propio (en prensa).

Longoni A., 2007, Traiciones. La figura del traidor en los relatos acerca de los sobrevivientes de la represión, Buenos Aires, Grupo Editorial Norma.

MacKinnon C.A., 2006, Genocide Rape Is Different Than War Rape, Center on Law & Globalization, https://clg.portalxm.com/library/keytext.cfm?keytext_id=181 (última consulta: 29/1/2017).

Maturana C., s.f., Urgencia a la ley de aborto, feministastramando.cl (última consulta: 22/8/2016).

Montes Capó C., 2011, Carne de Perra, de Fátime Sime: La persistencia de lo urgente, «Iberoamericana» 44.XI: 63-78, www.iai.spkberlin.de/fileadmin/dokumentenbibliothek/Iberoamericana/44-2011/44_Montes.pdf (última consulta: 22/1/2016).

Segato R.L., 2003, Las estructuras elementales de la violencia. Ensayos sobre género entre la antropología, el psicoanálisis y los derechos humanos, Buenos Aires, Universidad Nacional de Quilmes Editorial.

―, 2010, Feminicidio y femicidio: conceptualización y apropiación, en P. Jiménez-K. Ronderos (eds.), Feminicidio: un fenómeno global de Lima a Madrid, Bruselas, Heinrich Böll Stiftung-Unión Europea, Bruselas: 5-7.

Sevenhuijsen S., 1998, Citizenship and the Ethics of Care: Feminist Considerations on Justice, Morality and Politics, New Jersey, Routledge.

Scully P., 2009, Vulnerable Women: A Critical Reflection on Human Rights and Sexual Violence, «Emory International Law Review» vol. 23: 113-124.

Sharlach L., 2002, State Rape: Sexual Violence as Genocide, en K. Worcester-S. Avery Bermanzoha-M. Ungar (eds.), Violence and Politics. Globalization’s Paradox, New York-London: 107-126.

Sheffield C., 2007, Sexual Terrorism, en L.L. O’Toole-J.R. Shiffman-M.L. Kiter Edwards (eds.), Gender Violence. Interdisciplinary Perspective, New York-London, New York University Press: 111-130.

Sime F., 2009, Carne de perra, Santiago, LOM.

Sonderéguer M.-Correa V., 2012, Género y violencias en el terrorismo de Estado en Argentina, en M. Sonderéguer (ed.), Género y poder. Violencias de género en contextos de represión política y conflictos armados, Buenos Aires, Universidad Nacional de Quilmes Editorial: 289-302.

Stiglmayer A. (ed.), 1994, Mass Rape. The War Against Women in Bosnia-Herzegovina, Lincoln N.E.-London, University of Nebraska Press.

Sitografía

Comisión Nacional de Prisión Política y Tortura, http://www.comisiontortura.cl/ (última consulta: 22/8/ 2016).

Cooperativa.cl, Ex detenida en Villa Grimaldi: para los torturadores las mujeres éramos prostitutas, https://www.cooperativa.cl/noticias/pais/dd-hh/judicial/ex-detenida-en-villa-grimaldi-para-los-torturadores-las-mujeres-eramos/2012-01-18/110017.html (última consulta: 9/2/2016).

El Desconcierto, Prensa Digital Libre, http://eldesconcierto.cl (última consulta: 2/9/16).

FEMTRAM-Feministas Tramando: Colectivo que difunde y promueve la perspectiva feminista en el mundo actual, http://feministastramando.cl (última consulta: 26/8/16).

Instituto Nacional de Derechos Humanos, Comisión Valech, https://www.indh.cl/destacados-2/comision-valech/ (última consulta: 25/8/2016).

Instituto Nacional de Derechos Humanos, https://bibliotecadigital.indh.cl/handle/123456789/600 (última consulta: 25/8/2016).

Narrativa de la traición, http://narrativadelatraicion.blogspot.com/p/la-vida-doble.html (última consulta: 4/2/2016).

Programa de Derechos Humanos. Ministerio del Interior y Seguridad Pública Gobierno de Chile, http://pdh.minjusticia.gob.cl/balance-2015/ (última consulta: 22/8/2016).

Filmografía

Castillo C., 1993, La Flaca Alejandra. Vida y muerte de una mujer chilena, 59’.

Di Tella A., 1994, 1998, Montoneros, una historia, 88’.

Notes

1   La Resolución 1820 ratificada por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas data de junio del 2008 y representa un avance inédito en el reconocimiento de los DDHH a partir del género femenino. Esta resolución fue precedida por la Resolución 1.325 en el 2000 la cual se pasó durante los inicios de la guerra de los Balcanes –fue la primera resolución cuyo foco eran las mujeres, la paz y la seguridad.

2   En la novela El desierto se trata de una jueza que sufre la misma suerte de otras mujeres secuestradas por sus torturadores, por esta razón la incluyo aquí, y porque subraya la impunidad de los agentes del estado.

3   La teórica política Joan Tronto ha definido la ética del cuidado como una colección de valores que incluyen: la atención, responsabilidad, competencia y respuesta hacia las necesidades de otros (citado en Sevenhuijsen 1998: 70). El concepto del cuidado y su relación con el género y la diferencia sexual también han sido abordados por otras feministas como Hillary Graham, Kari Waerness, Clare Urgenson, Bernice Fisher y Susan Okin.

4   Los casos de Roberto Quieto y Fernando Haymal condenados por traición y delación, son paradigmáticos en este paso de la política a la lógica bélica. Ver Evita Montonera 12.13 (1976) sobre el juicio revolucionario hecho a Quieto por deserción y delación. La pena es la condena a muerte (última consulta: 21/1/2016).

5   Marcia Alejandra Merino alias ‘la Flaca Alejandra’ por el Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR) y Luz Arce por el Partido Socialista.

6   Agradezco enormemente a la psicóloga y académica Elizabeth Lira por haberme señalado esta teoría del doble vínculo propuesta por Gregory Bateson durante mi presentación sobre el tema en LASA Chicago, 2014. Ver, https://psicologiaymente.com/clinica/teoria-doble-vinculo-gregory-bateson (última consulta: 16/1/2017). Me parece que este marco analítico es más productivo y complejo que el mediático y sexista, comúnmente llamado Síndrome de Estocolmo para reflexionar sobre la relación víctima-torturador y los síntomas psicológicos que exhibe la mujer victimizada por el secuestro, la tortura y el abuso sexual.

7   Ya en este Informe de la Comisión Nacional de Prisión Política y Tortura (CNTPP) o Comisión Valech I, se menciona e identifica la violación sexual de prisioneros hombres y mujeres a través de numerosos testimonios.

8   Formalmente conocida como Comisión Asesora Presidencial para la Calificación de Detenidos Desaparecidos, Ejecutados Políticos y Víctimas de Prisión Política y Tortura.

9https://allsurvivorsproject.org/wp-content/uploads/2017/08/Chile.pdf (última consulta: 22/8/2016).

10https://bibliotecadigital.indh.cl/handle/123456789/600 (última consulta: 25/8/2016).

11   De acuerdo a la Comisión Verdad y Reconciliación (o Informe Rettig) se concluyó que de las 2.160 víctimas desaparecidas un 6% eran mujeres (es decir, 138). En 2004 y 2005 el Informe de la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura (Comisión Valech I) señaló que 28.459 personas fueron detenidas por motivos políticos y la mayoría de ellas torturadas. El total de personas desaparecidas es de 3.216. Lorena Fríes afirma que un 12.5% de las mujeres detenidas y de acuerdo a organizaciones de DDHH se calcula que el número de torturadas podría ser mayor, «producto del tipo de tortura recibida», ya que no todas las mujeres presas políticas han revelado que fueron sexualmente abusadas bien por reticencia o pudor (El proceso de la justicia transicional 2012: 102).

12   Coalición política de centro derecha que ha gobernado Chile desde la transición política (de 1991 hasta hoy en día), con la sola excepción del gobierno de Sebastián Piñera, quien fue presidente entre 2010-2014 por el partido de derecha, Renovación Nacional.

13 http://www.ddhh.gov.cl/n120_10-11-2015.html > [link no dospinible: 22/01/2020].

14   El monumento a las Mujeres Ejecutadas y Detenidas Desaparecidas en dictadura en la estación del metro Los Héroes en Santiago, ha servido como punto de congregación para diversas manifestaciones de colectivos feministas y organizaciones de mujeres. Por ejemplo, este 11 de septiembre (fecha del golpe militar de 1973) el Instituto de la Mujer llamó a una marcha para recordar y conmemorar a las mujeres desaparecidas.

15   feministastramando.cl (última consulta: 26/8/2016).

16   El secreto a voces de los campos de concentración en Argentina tuvo 340 de ellos distribuidos por todo el país entre 1976-1982. Se estima que pasaron entre 15.000 y 20.000 personas y que el 90% de ellas murió (Calveiro 1998: 29).

17http://www.cooperativa.cl/noticias/pais/dd-hh/judicial/ex-detenida-en-villa-grimaldi-para-los-torturadores-las-mujeres-eramos-prostitutas/2012-01-18/110017.html (última consulta: 9/2/2016).

18   Para una comparación de los dos textos literarios, ver mi artículo Memoria y traición femenina en la ficción y el testimonio: La vida doble de Arturo Fontaine, El fin de la historia de Liliana Heker y testimonios de sobrevivientes, «Kamchatka. Revista de análisis cultural», http://ojs.uv.es/index.php/kamchatka en prensa (última consulta: 22/12/2016).

19   Para una discusión y un análisis más extendido de esta novela, consultar mi artículo (en prensa) Género, violencia sexual y delito en Carne de perra de Fátima Sime, «Revista Cuadernos de literatura» 4 (Dossier Cuerpos que no caben en la lengua), https://revistas.javeriana.edu.co/index.php/cualit/article/view/20753http://javieriana.academia.edu/CuadernosdeLiteratura (última consulta: 22/12/2016).

20   El cambio de paradigma internacional en 2001 a partir del Tribunal Penal de Yugoslavia sobre vulnerabilidad y consentimiento para concebir la violencia sexual contra la víctima entiende que en situaciones de terror, amenazas y coerción no puede existir un consentimiento genuino. El cautiverio, por lo tanto, hace todo consentimiento forzado o impuesto (Forcinito 2013: 97).

21https://bibliotecadigital.indh.cl/handle/123456789/600 (última consulta: 25/8/2016).

22   radio.uchile.cl (última consulta: 16/1/2017).

23   Como se pudo observar en la reciente votación en la Cámara de Diputados para derogar esta ley, lo que no se consiguió por seis votos. Como afirma el Comando Unitario de Ex Prisioneros Políticos el «escudo protector para los torturadores» continua. Ver diario eldesconcierto.cl 30/4/2015 (última consulta: 2/9/2016).

Auteur

Brooklyn College

Lire

Freemium

open access

Offert par L’éditeur de ce site