Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Donde no habite el olvido

 | 
Giuliana Calabrese
, 
Emilia Perassi

Dosier Alicia Kozameh

Descifrando un manuscrito testimonial de Alicia Kozameh: los cuadernos de la cárcel

Erna Pfeiffer

Texte intégral

1. El proyecto: prehistoria de Dagas

1En lo que sigue, quisiera dar fe del proceso de creación no de una novela, no de un poema, no de un cuento, sino de una suerte de ‘investigación colectiva’ que hemos realizado dentro de un grupo de trabajo organizado por miembros de la Universidad de Poitiers, del Centre de Recherches Latino-Américaines (CRLA), bajo la dirección de Fernando Colla y Sylvie Josserand.

  • 1   Este episodio verdadero se relata en forma ficcionalizada en Pasos bajo el agua (Kozameh 2002: 15 (...)

2Tema del trabajo era un testimonio histórico-literario único y sumamente valioso, tanto desde el punto de vista histórico como también desde una perspectiva de la historia literaria y sociocultural del Cono Sur: los cuadernos de la cárcel de la escritora argentina Alicia Kozameh (1953), que ella había escrito a mano entre el 25 de febrero de 1977 y el 18 de octubre de 1978 durante su reclusión como presa política en la cárcel de Devoto bajo la dictadura militar llamada eufemísticamente ‘Proceso de Reconstrucción Nacional’ por la misma Junta. Dos cuadernos que Alicia Kozameh había logrado sacar de manera clandestina al ser puesta en ‘libertad vigilada’, a finales del año 1978, con una amnistía de Navidad, escondiéndolos en el doble fondo de una bolsa cosida expresamente para el efecto, con tela muy gruesa para que no se notara el ‘polizón’1.

  • 2   Aunque el libro impreso lleva 2013 como fecha de publicación, de hecho salió en 2014, es decir qu (...)

3Una de las características de aquella aventura académica inolvidable consistía en que la autora misma colaborara estrechamente en todo el proceso de gestación, tanto de la página web como del libro impreso Dagas (lanzado al mercado a mediados del 20142). Lo que sigue será, por ende, testimonio de un testimonio, testimonio de segundo grado, por llamarlo de alguna manera.

4Trataré de recordar cómo empezó todo, y sabemos todos los que trabajamos en derechos humanos que la memoria desempeña una función muy importante en estas historias de testimonio. Tendré que empezar con dos ramas o, mejor dicho, dos ríos independientes de recuerdos y hacerlos desembocar en uno solo, confluencia de los dos, algo así como el Danubio azul (que también tiene dos fuentes): mi historia con Alicia Kozameh, y mi historia con Poitiers.

‘Afluente 1’ – Alicia Kozameh

5Conozco a Alicia Kozameh desde el año 1989, que es cuando empezamos a escribirnos cartas —sí, fue la época de las cartas, escritas a mano o en máquina de escribir, de parte de Alicia también con dibujitos y otros detalles que, al parecer, ya había practicado desde siempre, entre otras cosas, en sus cuadernos de la cárcel.

6En cierto momento, no estoy segura si ya fue en 1995, cuando nos vimos por segunda vez en Los Ángeles en su antigua casa de Dunsmuir Avenue (la primera fue en 1993), ella me mostró sus cuadernos de la cárcel, tesoro que tenía guardado en no sé qué secreto lugar. Sí estoy segura de que volví a ver dichos cuadernos en una visita posterior, en febrero del 2006, cuando Alicia ya vivía en su actual departamento (me quedé una noche en su casa) y extrajo de debajo de la cama, de una caja de cartón, esos cuadernos que —decía— iban a ser alguna vez de su hija Sara.

‘Afluente 2’ – Poitiers

7En aquel entonces, yo ya había conocido a los profesores de Poitiers, porque en septiembre de 2004 había hecho una visita a la Universidad en una especie de cursillo que se llamaba internship y donde íbamos a ponernos en contacto con nuestros homologues —personas cuyos cargos dentro de las estructuras académicas eran similares y trabajaban en los mismos campos de investigación. Fue así como conocí a Fernando Moreno, Fernando Colla y Sylvie Josserand, quienes me mostraron una cosa para mí fantástica: un archivo especial para manuscritos de autores y autoras latinoamericanos/as. Manuscritos precarios, delicados, únicos, en peligro de descomponerse, sea porque estaban escritos en papel barato, ácido o antiguo, sea porque la tinta iba a desvanecerse al estar expuesta a la luz solar, o cosas parecidas. Ese archivo, con su cámara frigorífica mantenida a temperatura y humedad constantes, a mí me pareció algo así como la ‘división de alta seguridad’, no digo de una cárcel, pero sí de un servicio de inteligencia hipermoderno. En seguida me vinieron a la mente los manuscritos de Alicia, y le mencioné a Fernando Moreno la posibilidad de que pudiera ponerlos en contacto.

Confluencia

8En junio de 2005, Fernando Moreno viajó a un intercambio académico en la Universidad de Oregon y de paso se fue a Los Ángeles a hablar con Alicia Kozameh sobre el tema. Se quedó en casa de ella unos días, y en ese momento vio también los cuadernos, uno de los motivos para que invitara a la autora al simposio Escrituras de la memoria y del exilio. El testimonio de Alicia Kozameh, Reina Roffé y Luisa Futoransky. Me parece que en aquel entonces, uno de los dos Fernandos —no recuerdo cuál— ya había hablado con Alicia sobre la posibilidad de que ella donara sus manuscritos al archivo; pero Alicia todavía no estaba decidida porque sentía una gran dificultad emocional a la idea de separarse de algo tan valioso, testimonio único de sus días como presa política de la dictadura militar argentina.

  • 3   Y por añadidura, para que en Poitiers sí tuvieran un manuscrito de Alicia Kozameh, ella les donó (...)

9Por fin, encontraron una solución salomónica: Alicia no iba a donar los cuadernos mismos, que sí eran la herencia de su hija Sara, pero los poitevinos los iban a escanear, con un escáner especial y con mucho cuidado para que no se arruinaran los originales, durante una gira de lectura de la autora por Francia que duraba dos semanas, así que tenían suficiente tiempo para el proceso. Todo en alta resolución, por supuesto. Cuestión resuelta3.

Puente

10Tengo que volver a saltar al primer riachuelo, haciendo uso de un pequeño puente que acabo de divisar por ahí, que me facilita mucho eso de cruzar de una orilla a la otra: mi traducción de Pasos bajo el agua al alemán. Cuando esta se publicó, en 1999, en una editorial feminista vienesa (Wiener Frauenverlag), se reprodujo, antes del texto mismo de la novela, una foto con la ‘autorización de cuaderno’ del año 1977 y una página del mismo, haciendo uso de una de las ilustraciones de la primera edición castellana del texto (Buenos Aires, Editorial Contrapunto, 1987). La página del cuaderno, francamente, no sé cómo llegó ahí; tal vez Alicia misma se la haya fotocopiado y mandado a la editorial vienesa porque no se encuentra en la edición príncipe del original. Tampoco me acuerdo si en aquel entonces yo ya era consciente de que estos eran extractos de los famosos cuadernos de la cárcel, creo más bien que no, pero así y todo, fue mi primer contacto con ellos y la primera vez que se publicaron en Europa.

Salto hacia adelante4

  • 4   Tal vez se note ya que en el momento de preparar este trabajo estaba traduciendo 259 Saltos, uno (...)

11Otro salto, esta vez en el tiempo, y hacia adelante en la cronología: varios años después, Sylvie Josserand, Chiara Bolognese y los dos Fernandos decidieron no solo publicar una versión en línea de los cuadernos mismos, sino también sacar un libro sobre ellos, en la recién fundada serie Los Cuadernos de la Colección Archivos, número primerísimo. A principios del 2012, recibí el texto Dagas, de Alicia misma, un cuento largo o ensayo donde ella a su vez reflexiona sobre sus cuadernos de la cárcel, viéndolos —y amándolos— como armas punzantes, dagas o puñales, como instrumentos de ‘in-dagar’ en las heridas de la historia.

Salto hacia atrás

  • 5Organizado por Saint Louis University (Madrid Campus) y Universidad Autónoma de Madrid (Madrid, de (...)

12Chiara Bolognese a su vez, algunos años antes de que esto sucediera (estamos dando otro salto hacia atrás), había dado una ponencia en el II Congreso Internacional Escritoras y Compromiso5 bajo el título de Palabras desde la cárcel: los cuadernos inéditos de Alicia Kozameh; las dos (las tres con Alicia) estábamos en el mismo panel. Con motivo de ese congreso, el 29 de mayo de 2008 Chiara Bolognese también le hizo una entrevista a Alicia Kozameh en la famosa Residencia de Estudiantes donde muchos decenios antes ya se habían alojado Federico García Lorca, Luis Buñuel y Salvador Dalí y donde nos quedábamos muchos/as de los/las participantes del simposio (cfr. Bolognese 2008, donde también se pueden apreciar algunas páginas de los cuadernos).

  • 6   Si no estoy mal informada fue Paola Da Cunha quien sacó las fotocopias e hizo gran parte del trab (...)

13Por fin, Sylvie Josserand y Fernando Colla me pidieron que yo también contribuyera al libro proyectado, tal vez porque hubiera sido —indirectamente— la ‘partera’ de todo el proyecto. Como no tuve buenos motivos para excusarme, y aunque no conocía el texto literal de los cuadernos —de hecho apenas los había vislumbrado en aquel entonces, debajo de la cama de Alicia en Los Ángeles— les dije que sí, que iba a escribir algo ‘inteligente’ (fue lo que me pidieron los poitevinos). Cuando por fin me llegaron las fotocopias en color de los manuscritos6, me llevé menudo susto: a pesar de que conocía bastante bien la letra de Alicia Kozameh —no por nada nos habíamos estado escribiendo cartas y tarjetas con dibujitos y todo desde 1989—, esto era otra cosa totalmente diferente: por las mismas condiciones de la cárcel, y como el papel era, en aquel entonces, un material valiosísimo que para los presos escaseaba, la escritora usaba una letra milimétrica, diminuta, a veces con lápices o biromes malísimos, dependiendo de aquellos que le dieran en la cárcel, seguramente. ¿Qué hacer ahora?

Fig. 1: página 13 20 del primer cuaderno (21 de junio 1977 – 1 de julio de 1977)

Fig. 1: página 13 20 del primer cuaderno (21 de junio 1977 – 1 de julio de 1977)

Fig. 2: primera página del segundo cuaderno (28 de agosto de 1977)

Fig. 2: primera página del segundo cuaderno (28 de agosto de 1977)

Desesperación de descrifrar

La transcripción

14Me quedé con la sensación de que nunca podría analizar esos textos que apenas lograba descifrar, a no ser que… Ahora se verá que en cierto sentido las investigadoras que queremos hacer un trabajo serio tenemos que ser un poco locas porque me decidí a una cosa que me llevó meses de mi vida: transcribir, en su totalidad, estos textos en formato Word, para poder buscar por palabras clave, metáforas, símiles, repeticiones, fechas, etc. etc.

15Como estoy casada con un matemático —y también se ‘contagian’ un poco estas afinidades— puedo dar un cuadro estadístico de mi empeño:

16El primer cuaderno transcripto consistía de

85.036

caracteres

14.643

palabras

1269

renglones

235

párrafos

29

páginas

El segundo cuaderno transcripto consistía de

172.151

caracteres

29.827

palabras

2.679

renglones

1.022

párrafos

63

páginas

En total eran:

257.287

caracteres

44.470

palabras

3.948

renglones

1.257

párrafos

92

páginas

17Algunas veces no estaba segura de si entendía bien la letra de la joven Alicia; en estos casos, la autora misma me ayudó, releyendo y corrigiendo mi transcripción. Este proceso conjunto concluyó el 20 de diciembre de 2012: era para mí un auténtico regalo de Navidad.

18Algo me pesa el que estas versiones digitales de los cuadernos hayan quedado sin publicar hasta el día de hoy. A finales del 2013 les ofrecí mi material a los responsables de Poitiers, pero parece que tanto ellos como yo siempre vivíamos acosados y apremiados por otros proyectos urgentes, viajes, etc., de modo que esto queda todavía pendiente. Tal vez sea una buena oportunidad para acordarnos de este proyecto futuro, pero por supuesto, en primer lugar habría que preguntarle a Alicia Kozameh si ella misma quiere que se hagan públicos los cuadernos en su totalidad, legibles para cualquier lector o lectora que entre a la página web de Poitiers.

Las notas a los cuadernos

19La segunda fase de mi propio trabajo consistía en conseguirme las fotocopias de las notas que la autora argentina había confeccionado para Chiara Bolognese en 2010, para que ella entendiera los códigos secretos que había que emplear para burlar la censura dentro de la cárcel de Devoto. Me escribe Alicia Kozameh en un mail el 21 de abril de 2015:

Sobre tu pregunta: creo que a Chiara la conocí en Poitiers. Fernando Moreno me había hablado de ella cuando vino a casa, me parece. Y en medio de la comunicación, ella escribió algo sobre los cuadernos y me lo mandó, y al leerlo me di cuenta de que Chiara iba a necesitar más explicaciones, porque era imposible que pudiera entender todas las trampitas que yo había ideado (bastante ingenuas, pero si no sabés de qué se trata toda la interpretación cambia) para sortear la vigilancia de la censura. La cosa es que cuando me puse a ver los cuadernos me di cuenta de que yo misma necesitaba releer varias veces y recordar mucho. Fue un trabajo muy intenso por lo emocional. Muy duro. Lleno de ansiedad y de angustias. Tuve que interrumpir muchas veces. Mientras tanto iba escribiendo, y llené un cuaderno entero y medio, casi dos, creo.

20Al cabo de varios meses me llegaron por fin estas notas, que también para mí eran importantísimas para mi futuro trabajo de análisis. Es que el paquete en que me mandaron las fotocopias por correo certificado se había perdido y durante varios días no le encontraron rastro. Por fin, el 4 de febrero de 2013, un día antes de que me fuera de vacaciones a la India, me llegó el paquete traspapelado: dos cuadernos de notas sobre los dos cuadernos de la cárcel, uno de 77 páginas (sobre el cuaderno no. 1), el otro de 263 páginas, sobre el cuaderno no. 2. Las fechas iban del 23 de marzo de 2010 hasta el 12 de mayo del mismo año.

El análisis

21De parte de Poitiers, me habían puesto una fecha límite de entrega, el 31 de marzo de 2013. Felizmente, me pudieron prolongar esa dead-line hasta el 10 de julio porque también todo el proceso de diagramación se había alargado, según parece. Yo entre tanto ya estaba trabajando en otro proyecto, una antología sobre escritores judeo-argentinos, y para investigar sobre el tema me iba para Argentina justo el 9 de julio (día simbólico, Fiesta Nacional), de modo que traté de terminarlo todo algunos días antes. Juro que no me acuerdo cómo hice para robarle tiempo al tiempo, pero de alguna manera lo logré, con ayuda de la autora misma, que era esencial.

22¿Que para qué cuento todo esto? Para que se vea —como todos lo sabemos muy bien— que tampoco en el mundo académico todo es coser y cantar y que a veces hay que remar contra viento y marea en los ríos de la historia para poder navegarlos sin naufragar. A continuación, daré algunos botones de muestra de cómo traté de avanzar, de manera más o menos sistemática, para el análisis de los textos.

Sistema de numeración

  • 7   Después vería —demasiado tarde para ambas investigadoras— que Chiara Bolognese había adoptado otr (...)

23Lo primero que hice, entonces, al tener a mi disposición todos los materiales, era ponerle algún sistema de paginación a los manuscritos para poder citarlos7. Para mí, puse unas siglas como c1p4, lo cual significaba: cuaderno 1, página 4. Además, Alicia Kozameh misma les había puesto una suerte de numeración a distintas partes de sus cuadernos, en un pequeño círculo, así: 1 , 7 , 18, etc., hasta el número 125, en la página 34 del segundo cuaderno, que es donde termina ese sistema. Y, por supuesto, estaban también las fechas de las distintas entradas, a modo de un diario íntimo. Entonces, con estas coordenadas, era ya bastante fácil encontrar un pasaje determinado y citarlo.

‘Semillas’ de obras literarias

24Segundo, empecé a cotejar elementos de los cuadernos con las obras literarias posteriores de Alicia Kozameh que conocía bastante bien, ya que había traducido varias de ellas al alemán. Vi, por ejemplo, que varias palabras o imágenes clave del cuento Bosquejo de alturas ya aparecían en los cuadernos de la cárcel:

  • fulgor (c1p5 7 22/3/77)
  • uñas (c1p6 11 9/4/77)
  • dedos (c1p7 11 12/4/77)
  • poro (c2p2 20/8/77; c2p12 54 17/10/77)
  • risa, sonrisa (c2p8 39 29/9/77)
  • párpados, pestañas, pies, dedos (c2p8 39 29/9/77)
  • «tantas pieles» (c2p9 41 29/9/77)
  • «caminar. Y después quiero correr» (c2p10 43 1/10/77)
  • chispas (c2p12 54 17/10/77)
  • «su caminata no era otra cosa que su pensamiento» (c2p13 61 18/10/77)
  • «Se camina» (c2p15 65 12/11/77)
  • «luz sin fulgor» (c2p22 82 6/2/78)
  • «Camina – camina – camina» (c2p22 y sg. 84 23/2/78)
  • «un estallido luminoso perceptible» (c2p308 21/8/78).
  • También el cuento Alcira en amarillos tenía sus antecedentes o ‘semillas’ en los cuadernos de la cárcel; lo más llamativo era, por supuesto, la repetición de la noción del color amarillo, que tenía connotaciones nefastas, tanto en el testimonio como en la ficción:
  • [el color amarillo] (c1p4 6 16/3/77; c1p12 19 21/6/77)
  • [clases de piano] (c1p13 20 del 21/6/77 al 1/7/77)
  • pentagrama (c2p2920/8/77)
  • nuestra esfera (c2p2 20/8/77)
  • «en el aire amarillo» (c2p11 47 11/10/77)
  • «amarilla de mediodía» (c2p11 47 11/10/77)
  • «Mi sonrisa amarilla, por inevitable, frene a la sonrisa de los demás. Pero no puede ser más que amarilla» (c2p15 66 30/11/77)
  • «Trozos de amarillo» (c2p22 82 6/2/78)
  • Los pájaros del cuento El encuentro. Pájaros también eran un elemento recurrente en los cuadernos de la cárcel:
  • «Somos pájaros: sobrevolamos con las alas de la voluntad los paisajes terrestres reales» (c1p6 10 17/4/77)
  • pájaros (c2p210 20/8/77)
  • «Los pájaros, en el accidente de la tarde, no alcanzan a piar su angustia» (c2p11 48 12/10/77)
  • «un pájaro atacado y muerto» (c2p17 72 19/12/77)
  • «Rosario es el lugar de los grandes encuentros para nosotras» (c2p3111 22/8/78)
  • «han dejado de volar los extraños pájaros, los deshonrosos pájaros» (c2p35 125 18/10/78)
  • Y, por último, la hermanita que haría su aparición en la novela Patas de avestruz también ya asomaba la nariz en los cuadernos:
  • hermanita (c1p8 14 15/6/77; c1p9 14 15/6/77)
  • «mi hermanita que duerme» (c2p312 26-27/08/77)
  • ataúd (c2p3 26-27/08/77)
  • «quiero bailar, bailar hasta volverme loca» (c2p10 43 1/10/77)
  • «danza salvaje» (c2p15 65 12/11/77)
  • «¡Porque estoy libre y mi mente es fuerte y mi hermana está muerta, y cuán muerta está mi hermana, cuán enterrada desde hace siete años y medio está mi hermana.» (c2p22 84 23/2/78)
  • «Os saco la lengua, tiempo transcurrido» (c2p28 113 24/7/78)

2.3.3 Decidiendo el género del trabajo

  • 13   En realidad, las primeras copias del libro impreso nos llegaron el mismo día de apertura del simp (...)
  • 14   Además de estas conversaciones con escritores y escritoras judeo-argentinos/as, ya había publicad (...)

25Yo había querido escribir un artículo bien fundado en estas investigaciones que —dicho sea de paso— solo se habían hecho posibles porque había cometido la locura de transcribir la totalidad de los cuadernos manuscritos, de modo que pude buscar fácilmente por palabras clave dentro de los textos. Pero el tiempo volaba como los «extraños pájaros» del cuento arriba mencionado; en abril del 2013 tenía que irme a Los Ángeles para el simposio en honor a Alicia Kozameh en su cumpleaños 60, y me costó mucho tiempo y más energía editar el volumen homenaje que le habíamos preparado entre treinta y tres colegas y amigos escritores (cfr. Pfeiffer 2013) para que se lo pudiéramos entregar a tiempo13, y a principios de julio me iba a la Argentina para llevar a cabo la ya mencionada investigación acerca de la escritura judeo-argentina, de la cual Alicia Kozameh también formaba parte, ya que su madre es judía. Como en aquel entonces ya había empezado con las entrevistas a escritores y escritoras judeo-argentinos/as y ya tenía cierta rutina en esto de entrevistar a autores/as14, por fin me llegó como un flechazo la inspiración sobre lo que debía hacer para el proyecto Dagas: una entrevista a Alicia Kozameh acerca de sus cuadernos.

2.3.4. Entrevista a la vista

26El resultado se conoce y, si no, está a la vista de todos y de todas en el volumen Dagas (cfr. Pfeiffer 2013). Con las preguntas que iban y venían como las golondrinas, pasando muchas veces el Atlántico, por email y por Skype, se aclaraba cada día más el misterio de los para mí enigmáticos cuadernos de la cárcel, empezando con la materialidad de los cuadernos, su encuadernación, el papel usado, las condiciones de censura que debían superar, pasando por la situación concreta en la cárcel (celdas, pabellones, sistema de comunicación, requisas, visitas de familiares, lecturas permitidas o prohibidas, diferencia de género, etc.) hasta los dibujos y detalles de los textos.

2.3.5 Códigos secretos

27Ahí fue cuando empezamos a hablar de los códigos empleados, cosa que encontré muy interesante y necesaria para comprender a fondo el contenido de los textos cifrados, de modo que me decidí a confeccionar también un glosario con las ‘traducciones’ que la autora me dio para ciertos términos e imágenes empleados. Algunas muy obvias en el contexto de una joven militante revolucionaria, como el sol rojo, otras más camufladas para no ser descubiertas por los censores, como los diferentes símiles que designaban cárcel o prisión. A mí misma nunca se me habría ocurrido, por ejemplo, que los sueños donde la joven hablaba de sus deseos de tener un hijo con su compañero, también preso, en realidad hablaban del futuro de la revolución y que solo querían producir para afuera la falsa imagen de un idilio de familia conservadora que engañara a los censores.

2.3.6 Cronología

28Por último —y ya estamos llegando al final de mi reporte— me pareció sumamente interesante analizar el flujo o estancamiento del río cronológico dentro de la vida carcelaria y con él el ritmo de producción de los textos, de modo que al final marqué todos los días del calendario de los dos años en cuestión —1977 y 1978— donde Alicia Kozameh había podido escribir y dejé vacíos los que no, los ‘días del silencio’. En la entrevista, la autora me dijo que casi siempre había alguna razón especial para aquellos días silenciosos, sea la muerte de una compañera, traslados imprevistos, la llegada de nuevas prisioneras, o requisas violentas que les dejaban la vida en desorden, de modo que no encontraban cómo concentrarse en la escritura. A modo de prueba, pongo a continuación un cuadro con los meses de septiembre y octubre de 1977:

Septiembre 1977

Octubre 1977

L

M

M

J

V

S

D

L

M

M

J

V

S

D

1

2

3

4

1

2

5

6

7

8

9

10

11

3

4

5

6

7

8

9

12

13

14

15

16

17

18

10

11

12

13

14

15

16

19

20

21

22

23

24

25

17

18

19

20

21

22

23

26

27

28

29

30

24

25

26

27

28

29

30

31

Conclusión

29Como conclusión —aunque en estas materias nunca habrá conclusión definitiva— puedo confesar que lo más importante en todo el proceso de elaboración de este material de testimonio fue la parte cooperativa, ya que sin la colaboración estrecha con la autora misma (al mismo tiempo personaje principal de los acontecimientos) nunca habría sido posible echar aunque fuera un poquito de luz sobre aquellos días oscuros de la cárcel y las distintas maneras de hacerlos soportables, transportables a través de la escritura. Esta supervivencia, de la persona misma y de sus textos que pueden dar testimonio, es el máximo logro de esta labor conjunta. Nosotros, como críticos e historiadores, solo podemos hacer las veces de foro para ampliar, tal vez, el número del auditorio, para intensificar, tal vez, el eco que encuentren sus palabras.

Bibliographie

Bolognese C., 2008, Génesis del Fondo Alicia Kozameh, entrevista realizada en la Residencia de Estudiantes de Madrid 29/05/2008, http://www.mshs.univ-poitiers.fr/crla/contenidos/Kozameh/Presentation/Presentacion.html (última consulta: 01/05/2017).

—, 2009, Palabras desde la cárcel: los cuadernos inéditos de Alicia Kozameh, en Á. Encinar-C. Valcárcel (eds.), Escritoras y compromiso. Literatura española e hispanoamericana de los siglos XX y XXI, Madrid, Visor Libros: 917-936.

—, 2011, El fondo Alicia Kozameh: palabras de la cárcel a la red, «La Ventana» 25/03/2011, http://laventana.casa.cult.cu/modules.php?name=News&file=article&sid=6077 (última consulta: 01/05/2017)

—, 2013, Censura carcelaria y liberación por la escritura: el caso de Alicia Kozameh, en E. Pfeiffer (ed.), Alicia Kozameh. Ética, estética y las acrobacias de la palabra escrita, Pittsburgh, Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana (Serie Antonio Cornejo Polar, 8): 44-56.

Colla F. (ed.), 2013, Dagas. Los cuadernos de la cárcel de Alicia Kozameh, Poitiers, Centre de Recherches Latino-Américaines – Archivos (Cuadernos de la Colección Archivos, 1).

Kozameh A., 1987, Pasos bajo el agua, Buenos Aires, Contrapunto.

—, 1995, “Escribir es un drenaje doloroso”, en E. Pfeiffer, Exiliadas, emigrantes, viajeras. Encuentros con diez escritoras latinoamericanas, Madrid/Frankfurt am Main, Iberoamericana/Vervuert: 90-108.

—, 1997, Straussenbeine, trad. de Erna Pfeiffer, Viena, Milena Verlag (ed. orig.: Patas de avestruz, Córdoba, Alción Editora, 2003).

—, 1999, Schritte unter Wasser, trad. de Erna Pfeiffer, con un epílogo de Saúl Sosnowski, Viena, Milena Verlag (ed. orig.: Pasos bajo el agua, Buenos Aires, Contrapunto, 1987).

—, 2003, Patas de avestruz, Córdoba, Alción Editora.

—, 2007, Basse danse, Córdoba, Alción Editora.

—, 22012, 259 saltos, uno inmortal, Córdoba, Alción Editora (2001).

—, 2013, Dagas, en F. Colla (ed.), Los cuadernos de la cárcel de Alicia Kozameh, Poitiers, Centre de Recherches Latino-Américaines – Archivos (Cuadernos de la Colección Archivos, 1): 19-60.

—, 2017, 259 Sprünge (Salto Immortale inbegriffen), trad. de Erna Pfeiffer, Viena, Löcker-Verlag (edition pen, 60).

Pfeiffer E. (ed.), 2013, Alicia Kozameh. Ética, estética y las acrobacias de la palabra escrita, Pittsburgh, IILI (Serie Antonio Cornejo Polar, 8).

Pfeiffer E., 1992, EntreVistas. Diez escritoras mexicanas desde bastidores, Madrid/Frankfurt, Iberoamericana/Vervuert.

—, 1995, Exiliadas, emigrantes, viajeras. Encuentros con diez escritoras latinoamericanas, Madrid/Frankfurt, Iberoamericana/Vervuert.

—, 1998, Territorium Frau. Körpererfahrung als Erkenntnisprozess in Texten zeitgenössischer lateinamerikanischer Autorinnen, Madrid/Frankfurt, Iberoamericana/Vervuert.

—, 2004, Alicia Kozameh: «Patas de avestruz», un caso extraño en el mercado del libro, «GraFemas. Boletín Electrónico de la Asociación Internacional de Literatura Femenina Hispánica» agosto de 2004, https://www-pub.naz.edu/~hchacon6/grafemas/grafemas-texts/PATAS.PDF (última consulta: 01/05/2017).

—, 2008, La esquizofrenia del milenio, «Confluencia. Revista Hispánica de Cultura y Literatura» 23.2: 154-156.

—, 2011, Infancias perdidas e historias de familias nómadas en autoras judeoargentinas, «Alba de América» 30.57-58: 69-83.

—, 2013, “Será más elocuente el tiempo” (Entrevista a Alicia Kozameh), en F. Colla (ed.), «Dagas». Los cuadernos de la cárcel de Alicia Kozameh, Poitiers, Centre de Recherches Latino-Américaines – Archivos (Cuadernos de la Colección Archivos, 1): 89-130.

—, 2014, Alicia Kozameh en E. Pfeiffer (ed.), Mit den Augen in der Hand: argentinische Jüdinnen und Juden erzählen, trad. de Erna Pfeiffer, introducción de Saúl Sosnowski, Leonardo Senkman, Florinda F. Goldberg y epílogo de Elisabeth Baldauf, Viena, Mandelbaum Verlag: 216-219.

—, 2017, El cuerpo enfermo y monstruoso en la obra de Elena Poniatowska, María Luisa Puga y Alicia Kozameh, en C. Gronemann, A. López-Labourdette, C. Sieber (eds.), Cuerpos extra/ordinarios. Discursos y prácticas somáticas en América Latina y España, Barcelona, Linkgua: 269-287.

Notes

1   Este episodio verdadero se relata en forma ficcionalizada en Pasos bajo el agua (Kozameh 2002: 150) y en forma literaria, pero testimonial, en Dagas (en Colla [ed.], 2013: 19-61).

2   Aunque el libro impreso lleva 2013 como fecha de publicación, de hecho salió en 2014, es decir que le pasó lo contrario que al Quijote, que en su edición príncipe lleva la fecha de 1604 (y se sabe que se distribuyeron algunos ejemplares para Navidad de aquel año), pero la posterioridad recordará para siempre 1605 como fecha de la primera edición. Mi propio ejemplar de autora de Dagas me llegó en septiembre del 2014.

3   Y por añadidura, para que en Poitiers sí tuvieran un manuscrito de Alicia Kozameh, ella les donó el manuscrito de su largo poema Mano en vuelo, en un cuaderno muy lindo, más distintas versiones impresas con correcciones, hasta llegar al final. También les dio todas las versiones de Dagas (información personal de Alicia Kozameh, confirmada por email el 16 de octubre de 2015).

4   Tal vez se note ya que en el momento de preparar este trabajo estaba traduciendo 259 Saltos, uno inmortal al alemán, y me he contagiado del ‘método’ saltarín practicado ahí por Alicia Kozameh, un poco a la manera de los caballos en el ajedrez… La versión alemana de esa novela con tema del exilio salió en las ediciones del PEN austriaco, en la editorial Löcker, en mayo de 2017.

5 Organizado por Saint Louis University (Madrid Campus) y Universidad Autónoma de Madrid (Madrid, del 27 al 30 de mayo de 2008).

6   Si no estoy mal informada fue Paola Da Cunha quien sacó las fotocopias e hizo gran parte del trabajo mecánico (también hay que darle las gracias desde este lugar).

7   Después vería —demasiado tarde para ambas investigadoras— que Chiara Bolognese había adoptado otro método y que no compaginaban nuestras citas, lamentablemente.

8   Sin numeración en círculo, ya que se trata de una carta en forma epistolar

9   Sin numeración en círculo, así como la cita siguiente de la misma página, «nuestra esfera».

10   Sin numeración en círculo.

11   Sin numeración en círculo.

12   Sin numeración en círculo, también la cita siguiente de la misma página.

13   En realidad, las primeras copias del libro impreso nos llegaron el mismo día de apertura del simposio.

14   Además de estas conversaciones con escritores y escritoras judeo-argentinos/as, ya había publicado dos tomos con entrevistas a autoras latinoamericanas en los años noventa del siglo XX (cfr. Pfeiffer 1992, 1996).

Table des illustrations

Titre Fig. 1: página 13 20 del primer cuaderno (21 de junio 1977 – 1 de julio de 1977)
URL http://books.openedition.org/ledizioni/docannexe/image/9625/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 193k
Titre Fig. 2: primera página del segundo cuaderno (28 de agosto de 1977)
URL http://books.openedition.org/ledizioni/docannexe/image/9625/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 203k