Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Donde no habite el olvido

 | 
Giuliana Calabrese
, 
Emilia Perassi

«Contra las bestias del olvido»: transmitir los sentidos del pasado argentino

Ética y Estética en la obra artística de Marcello Gentili. Un homenaje a Vera Vigevani Jarach, Madre de la Plaza de Mayo1

Antonella Cancellier

Texte intégral

  • 1   Una versión de este texto, en italiano y con variantes, está publicado con el título Marcello Gen (...)

1Martes 21 de enero de 2014. Corriere della Sera, el diario con mayor difusión en Italia.

  • 2   «El Memorial de la Shoah de Milán abre sus puertas» (la traducción de las citas italianas es mía)
  • 3   «Único, trágico teatro de las deportaciones que se ha quedado intacto en Europa».
  • 4   «Realizado en los subterránesos de la Estación Central de Milán, de donde salieron los trenes dir (...)

2En la página 34, se anuncia a toda página que el 26 y 27 de enero de 2014 «Il Memoriale della Shoah di Milano apre le sue porte»2, «Unico, tragico teatro delle deportazioni rimasto intatto in Europa»3. «Realizzato nei sotterranei della Stazione Centrale di Milano, da dove partirono i treni diretti ai campi di sterminio, il Memoriale è un luogo per ‘ricordarsi di ricordare’»4.

3La ocasión es por supuesto la celebración del Día Internacional de la Memoria, instituido, como se sabe, el primero de noviembre de 2005 a raíz de la resolución 60/7 de la Asamblea General de las Naciones Unidas: por su poder evocador, se conmemora el 27 de enero de 1945, día en que las tropas soviéticas de la Armada Roja, en el curso de la ofensiva en dirección de Berlín, llegaron alrededor de la ciudad polaca de Auschwitz y abrieron los portones del campo de concentración y de exterminio y liberaron a los pocos sobrevivientes mostrando al mundo todo el horror del genocidio nazi.

4Campea en la página la imagen del flanco lateral de la Estación Central de Milán de la parte de Piazza Edmond J. Safra, 1 (ya Via Ferrante Aporti, 3). El área, que originariamente estaba destinada a la carga y descarga de los vagones mercancías con acceso directo a Via Ferrante Aporti, ocupa dos plantas y una superficie de aproximadamente 7.000 metros cuadrados. Caracterizada por el total respeto de la morfología originaria, con el fin de mantener la identidad del sitio de deportación, surge en una zona de la Estación Central situada debajo de los andenes ferroviarios. Se trata de un sistema de espacios integrados en secuencia que trazan un recorrido temático hasta el ‘corazón’ del Memorial: el Andén 21, el ‘andén con Destino Ignoto’.

5Entre 1943 y 1945, este fue el lugar donde centenares de deportados fueron cargados en vagones y desplazados por medio de una plataforma móvil a la planta de los andenes. Una vez colocados en el andén de salida, los vagones se enganchaban a los coches ferroviarios con destino a los campos de concentración y exterminio (Auschwitz-Birkenau, Mauthausen, Bergen Belsen donde murió Anna Frank) o a los campos italianos de internamiento como los de Fòssoli, Bolzano y otros.

6Es de allí, del Andén 21, de donde fue deportado —como se puede documentar hoy también en el ‘Muro de los Nombres’—, Ettore Felice Camerino, capturado el 5 de dicembre de 1943 en aquella franja de confín entre Italia y Suiza, conducido primero a la prisión de Varese, y luego, después de dos días, a la cárcel de San Vittore de Milán, donde es llevado para ser cargado en uno de los vagones tristemente famosos el 30 de enero de 1944. Destino Auschwitz: allí lo mataron el 6 de febrero de 1944. Ettore Felice Camerino, que no había creído oportuno seguir a la familia a Buenos Aires para no dejar su trabajo de anticuario en Milán, abuelo materno de Vera Vigevani Jarach, madre de Plaza de Mayo y, como todos sabemos, ícono de dos historias: dos historias y una sola memoria.

7Alterando el orden de las páginas del Corriere del 21 de enero de 2014, colocando la página 34 a la izquierda y abriendo el folio, aparece a la derecha la página 15, relativa a los asuntos exteriores («Esteri»), dedicada en su totalidad a la Argentina.

8Un hilo ‘negro’ une las dos páginas.

  • 5   «El ruido de la memoria. El viaje de Vera desde la Shoah hasta los desaparecidos».
  • 6   «[U]na web serie de Marco Bechis sobre Vera Vigevani Jarach, 85 años, marcada por dos tragedias d (...)

9En la página 15, un breve anuncio, sin título pero con cierto relieve tipográfico, explica el proyecto del Corriere della Sera que Ferruccio De Bortoli, su director, ha querido e ideado: «Il rumore della memoria. Il viaggio di Vera dalla Shoah ai desaparecidos»5. Se trata —así se explica— de «una web serie di Marco Bechis su Vera Vigevani Jarach, 85 anni, segnata da due tragedie del Novecento: ebrea italiana emigrata in Argentina ebbe un nonno ucciso ad Auschwitz e una figlia desaparecida. La storia sarà presto raccontata anche in un film»6.

  • 7   «[H]ospedaba en una perversa conmistión tanto los alojamientos de los militares, como los lugares (...)

10La imagen de la ESMA (la tristemente famosa Escuela de Mecánica de la Armada) —la “pequeña Auschwitz argentina” como la llamó el fiscal Francesco Caporale—, bien clara entre las columnas del diario, entabla una relación de inquietante especularidad con aquel flanco de la Estación Central de Milán que domina en la página a la izquierda también por el estilo arquitectónico, ecléctico, que caracteriza ambos edificios. Pero hay más: las breves descripciones que la enmarcan remiten a su estructura de cuatro plantas que «ospitava in una perversa commistione, sia gli alloggi dei militari, sia i luoghi di detenzione e il quartier generale dove si pianificavano i sequestri»7. Y detrás de la casa de los oficiales (el Casino de Oficiales), el patio de donde salían los camiones que llevaban al destino ignoto de los ‘vuelos de la muerte’. Una análoga ‘perversa conmistión’ tenía lugar en la Estación de Milán con los vagones repletos y directos hacia ‘destinos ignotos’, confundidos entre la vida de una estación —y de una ciudad— que en la apariencia fluía normalmente.

  • 8   «El falsificador de Gelli y los torturadores».
  • 9   «Un opositor del régimen que trabajaba en la Casa de Moneda argentina como ‘obrero gráfico’».

11Abajo, con una volanta lacónica pero que dice mucho, «L’Argentina e l’Italia», tiene espacio un titular («Il falsario di Gelli e i torturatori»8) con un artículo que va acompañado por una fotografía de Víctor Basterra, «un oppositore del regime che lavorava per la Zecca di stato argentina come ‘operaio grafico’»9 y que, detenido en la ESMA, fue obligado a falsificar cuatro pasaportes para Lucio Gelli, el venerable maestro que en Buenos Aires era más famoso que en Italia.

  • 10   «Un abrazo después de veinte años de silencios. Así Vera ha descubierto la verdad sobre la hija».
  • 11   «Murió después de menos de un mes, drogada y arrojada de un avión al Río de la Plata».
  • 12   «Había sospechas [...] la sombra de la colaboración que pesaba sobre quienes se salvaron».

12Arriba, en posición central, y ocupando la mayoría de la página, domina la imagen de Vera Vigevani junto a Marta Álvarez, las cabezas apoyadas una sobre la otra, y el artículo relacionado de la corresponsal del Corriere en Buenos Aires. El título, «Un abbraccio dopo vent’anni di silenzi. Così Vera ha scoperto la verità sulla figlia»10, alude al encuentro que tuvieron las dos mujeres veinte años después de aquel terrible 25 de junio de 1976, cuando Franca desaparece a los 18 años. Vera Vigevani Jarach conoció la verdad sobre Franca solo entonces, veinte años después del secuestro, cuando una sobreviviente decidió revelar el destino. Fue de este modo, durante un largo abrazo, que supo de sus últimos días; le dijeron que «Morì dopo meno di un mese, drogata e gettata da un aereo nel Rio de la Plata»11. Para Marta Álvarez era imposible contarlo sin haber abordado la realidad ante todo consigo misma. Y además «c’erano i sospetti» —admite— «l’ombra della collaborazione che pesava su chi si era salvato»12.

13Y esto es lo que aparece en el diario.

 

14Marcello Gentili, en tiempo real, cubre parcialmente de color la hoja, dejando descubierta gran parte de la página 15:

Fig. 1: Edith Stein. Un abbraccio dopo vent’anni di silenzi - Vera Vigevani e Marta Remedios Álvarez – ‘Il memoriale della Shoa di Milano apre le sue porte’ - «Corriere della Sera», 21-1-2014.

Fig. 1: Edith Stein. Un abbraccio dopo vent’anni di silenzi - Vera Vigevani e Marta Remedios Álvarez – ‘Il memoriale della Shoa di Milano apre le sue porte’ - «Corriere della Sera», 21-1-2014.
  • 13   La obra fue expuesta por primera vez en Casalecchio di Reno (Bolonia), en la Casa per la Pace La (...)

15Como forma de respeto hacia Vera —me explica Gentili—, el rasgo artístico de su intervención es más delicado que otras veces. Lo es, de hecho, con relación a diversas soluciones constructivas suyas que restituyen en cambio inesperadas anamorfosis e inusuales distonías. Incluyendo entre dos trazos rojos las caras de las dos mujeres y jugando no ya con el contraste, como pasa en otras ocasiones, sino con una analogía —el sufrimiento de una madre, como él mismo aclara—, Marcello Gentili expresa el rostro de Edith Stein, discípula de Husserl, atea pero de origen judío, que abraza la fe católica y se hace monja carmelita con el nombre de sor Teresa Benedicta de la Cruz (uniendo así en uno solo, el nombre de los dos grandes místicos españoles)13. El dolor materno que su elección provoca es muy recurrente en los escritos de la religiosa a través de aquella imagen del llanto tan cara al mundo barroco. Deportada del convento y muerta en las cámaras de gas de Auschwitz, canonizada en 1998 por Juan Pablo II en la Plaza San Pedro en Roma, ha inspirado la canción del milanés Juri Camisasca, Il Carmelo di Echt, famosa en la interpretación de Franco Battiato, gracias a la cual Edith Stein, su «deseo de cielo» y sus «vuelos insondables» nos resultan más familiares.

16Cabría preguntarse, en cambio, si la inspiración de Marcello Gentili se fundamenta intertextualmente también en La séptima morada (con las espléndidas músicas de Moni Ovadia), la película de 1995 dirigida por la húngara Márta Mészáros, ganadora de dos premios en el Festival de Venecia, que cuenta la vida de Edith Stein y que toma naturalmente el título de las Moradas de Santa Teresa de Ávila, que orientaron, o mejor desencadenaron, su conversión. Son tantas las analogías que resultaría difícil no pensar en eso: aquel abrazo de Stein con su madre más allá de la séptima morada llena de luz pero también aquellos umbrales, colocados allí para simbolizar las etapas del camino del alma que se cierran continuamente detrás de las espaldas a través de desprendimientos y separaciones que hacen sufrir: la cámara a menudo se detiene, de hecho, en puertas y cancelas. Y la puerta, la del avión que se abre sobre el Río de la Plata y que cierra, con el aria de Alta en el cielo, el Garage Olimpo de Marco Bechis tampoco debía estar demasiado lejos en la mente de Marcello Gentili.

 

17Si entretejiendo reenvíos y ‘citas’ como instrumentos de una hermenéutica por analogía, el dibujo de Edith Stein se superpone a títulos, textos e imágenes sin que ello afecte la transparencia que permite ver lo que está debajo —ya que la cara de Vera Vigevani Jarach enmarcada por ese pañuelo blanco sale a la superficie y se impone hasta llegar a ser el elemento aglutinante de las dos páginas del Corriere del 21 de enero de 2014 y el centro de las dos historias que allí se ‘cuentan’—, en un contraste transparente se basa, en cambio, la página del Corriere del 29 de abril de 2006 donde está representada Hannah Arendt y que Marcello Gentili ha facilitado para la portada de Donne ai tempi dell’oscurità. Voci di detenute politiche nell’Argentina della dittatura militare (2009), el libro testimonial de Norma Berti, víctima de otro ‘éxodo’, más reciente, de aquel exilio de tantos jóvenes obligados a dejar su país. No obstante el énfasis de la referencia al gesto de la mano sobre el que se apoyan los rostros de las dos mujeres, con diferente técnica hermenéutica, la imagen de la filósofa —nuevamente una judía— que ha interpretado los totalitarismos del siglo veinte y ha sabido dar forma, la de un hongo, al mal y a su banalidad, se superpone, pero en oposición, a la de una pálida modelo, testimonio para la publicidad de las joyas de Pasquale Bruni; ella, testimonio al contrario de quien ha sido despojado de todo. Hannah Arendt, privada también de sus derechos civiles.

Fig. 2: Hannah Arendt. Pasquale Bruni - «Corriere della Sera», 29-4-2006.

Fig. 2: Hannah Arendt. Pasquale Bruni - «Corriere della Sera», 29-4-2006.

18La operación de Marcello Gentili es sumamente interesante y original. También lo es su propósito —sostenible— «de reciclar un material por excelencia efímero como las páginas de los diarios» (Dell’Acqua 2009).

  • 14   Véanse las imágenes en Gentili 2013.

19La intervención artística está realizada a brevísima distancia de la crónica que la inspira como para salvar las escorias dándoles categoría ética y estética duradera. La precariedad del diario, que por definición representa la impermanencia, lo perecedero, y lo que no es transitorio ni mercificable, según una relación dialéctica de consciente contraposición o analogía con los textos y con las imágenes de abajo, se entrelaza con significados y significantes en la construcción misma, hibridada, de las figuras y de las ideas. Allí, donde la palabra no llega, llega el pastel de cera de Marcello Gentili, deflagrante en el gesto ético y político del dolor, para hacernos recordar en la transfiguración artística sin comentario las masacres de Kabul, Baghdad, Sarajevo, el atentado en el mercado de Jerusalén, las torturas en la cárcel de Abu Ghraib, la ejecución de Saddam Hussein, los muchachos matados en un campo de fútbol en Argel, los cuerpos sin vida de los niños del exterminio de Beslan14. Una aproximación irresoluble al horror donde son mujeres la mayoría de los sujetos dibujados para fijar su indeleble existencia.

 

20Marcello Gentili, abogado penalista milanés, nació en 1929. Las leyes raciales, que Mussolini leyó por primera vez en 1938 desde el balcón del ayuntamiento de Trieste, le sorprendieron cuando era niño. Bisnieto del rabino Gioacchino Ravà, fue bautizado ese mismo año, si bien su madre consiguió antedatar la fecha del bautizo gracias a la colaboración de un sacerdote, lo que le evitó ser expulsado de la escuela, como le había pasado a su coetánea Vera Vigevani, y lo salvó de esas leyes inicuas, mientras que su padre fue obligado a refugiarse en Suiza. Alistado en Giustizia e Libertà, con tan solo quince años, participa en su ciudad, con uniforme de camuflaje y fusil, en la insurrección del 25 de abril de 1945. Su nombre ha marcado algunos de los más intensos procesos de la historia italiana e internacional: el proceso por la muerte del anarquista Pinelli y por la bomba de Piazza Fontana en Milán; aquel en defensa de Adriano Sofri, acusado de ser el instigador del asesinato del comisario Calabresi; aquellos por la masacre de las Fosse Ardeatine por los cuales, con el fin de obtener la extradición del capitán de las SS Erich Priebke, en mayo de 1994, se puso a completa disposición del proceso judicial y viajó con algunos familiares hacia Buenos Aires y Bariloche, donde nadie le hacía demasiado caso a ese hombre que vivía retirado. Tuvo además un papel de primer plano en el arrepentimiento de Marco Barbone, el antiguo extremista de izquierda que mató al periodista del Corriere Walter Tobagi, y fue también determinante en los procesos por las adulteraciones del vino con metanol que causó varias víctimas.

21Como es sabido, se ofreció para defender gratuitamente a los familiares de los desaparecidos italianos y, en 1988, una denuncia que presentó dio lugar a una comunicación judicial de la magistratura italiana a cargo de Videla y de cuatro altos oficiales argentinos, así permitiendo que las víctimas de la dictadura obtuviesen justicia en Italia. En 2000 consiguió que se condenaran a dos generales y cinco oficiales argentinos; cinco más, responsables del campo ESMA, fueron condenados en 2007. Sentencias confirmadas, todas, en apelación y por casación. Los procesos por los desaparecidos lo empeñaron hasta 2009. A continuación, se ocupó de la defensa en el homicidio del sacerdote chileno Omar Venturelli y del ‘Cóndor’, cuyas audiencias están todavía desarrollándose en Roma a favor de víctimas argentinas, chilenas y uruguayas secuestradas en Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay. El proceso, de gran valor histórico con respecto a esos regímenes de los países del Cono Sur (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay Perú y Uruguay) que como es sabido se unieron en los años setenta en una operación de terror llamada ‘plan Cóndor’, por un lado tiene el fin de reconstruir los hechos enfocando las responsabilidades individuales de los acusados y, por el otro, se propone representar un fuerte gesto simbólico también para las generaciones futuras.

22Su presencia en las aulas de los tribunales hace que muchos abogados se sientan menos solos, como dice Andrea Speranzoni, penalista en el proceso ‘Cóndor’ y defensor de numerosas partes civiles también en los principales procesos por crímenes nazi-fascistas instruidos después del descubrimiento del llamado ‘armario de la vergüenza’.

23En 2010 tuvo un reconocimiento por la Delegación de las Asociaciones Israelíticas Argentinas (DAIA) y fue condecorado por el gobierno argentino con la distinción de la Orden de Mayo por la generosidad y el compromiso en la asistencia de las familias de los desaparecidos y por su lucha contra la impunidad.

Bibliographie

Berti N. V., 2009, Donne ai tempi dell’oscurità. Voci di detenute politiche nell’Argentina della dittatura militare, Torino, Edizioni SEB27.

Cancellier A., 2014, Marcello Gentili: quando il diritto, l’arte, l’umanità si abbracciano, en E. Perassi-S. Regazzoni-M. Cannavacciuolo (eds.), Scritture migranti. Per Silvana Serafin, Venezia, Edizioni Ca’ Foscari: 77-84.

Dell’Acqua G.A., 2009, Il tempo al femminile. Disegni sui giornali di Marcello Gentili, folleto de la invitación a la inauguración de la exposición, Milano, Spazio Guicciardini, 30/06/2009.

Gentili M., 2013, Il silenzio sopra le parole (disegni sui giornali), Bologna, 24marzo Onlus.

Notes

1   Una versión de este texto, en italiano y con variantes, está publicado con el título Marcello Gentili: quando il diritto, l’arte, l’umanità si abbracciano (Cancellier 2014).

2   «El Memorial de la Shoah de Milán abre sus puertas» (la traducción de las citas italianas es mía).

3   «Único, trágico teatro de las deportaciones que se ha quedado intacto en Europa».

4   «Realizado en los subterránesos de la Estación Central de Milán, de donde salieron los trenes directos a los campos de exterminio, el Memorial es un lugar para ‘acordarse de recordar’».

5   «El ruido de la memoria. El viaje de Vera desde la Shoah hasta los desaparecidos».

6   «[U]na web serie de Marco Bechis sobre Vera Vigevani Jarach, 85 años, marcada por dos tragedias del siglo veinte: judía italiana emigrada a la Argentina, tuvo un abuelo asesinado en Auschwitz y una hija desaparecida. La historia se contará al poco tiempo también en una película». La película, omónima —Il rumore della memoria. Il viaggio di Vera dalla Shoah ai desaparecidos—, sale en 2015 y se vende junto al libro de Antonio Ferrari y Alessia Rastelli con textos de Ferruccio de Bortoli, Alessandra Coppola, Vera Vigevani Jarach y Marco Bechis.

7   «[H]ospedaba en una perversa conmistión tanto los alojamientos de los militares, como los lugares de detención y el cuartel general donde se planeaban los secuestros».

8   «El falsificador de Gelli y los torturadores».

9   «Un opositor del régimen que trabajaba en la Casa de Moneda argentina como ‘obrero gráfico’».

10   «Un abrazo después de veinte años de silencios. Así Vera ha descubierto la verdad sobre la hija».

11   «Murió después de menos de un mes, drogada y arrojada de un avión al Río de la Plata».

12   «Había sospechas [...] la sombra de la colaboración que pesaba sobre quienes se salvaron».

13   La obra fue expuesta por primera vez en Casalecchio di Reno (Bolonia), en la Casa per la Pace La Filanda, desde el 14 al 28 de febrero de 2014 en ocasión de la exposición de Marcello Gentili Vero su falso. Mostra di disegni su quotidiani, inaugurada por Vera Vigevani Jarach. Está presente también en la amplia exposición sucesiva Marcello Gentili. Il silenzio sopra le parole que organicé en Padua (Palazzo Moroni, Cortile Pensile, 24 de octubre – 30 de noviembre de 2014). También inaugurada por Vera Vigevani Jarach.

14   Véanse las imágenes en Gentili 2013.

Table des illustrations

Titre Fig. 1: Edith Stein. Un abbraccio dopo vent’anni di silenzi - Vera Vigevani e Marta Remedios Álvarez – ‘Il memoriale della Shoa di Milano apre le sue porte’ - «Corriere della Sera», 21-1-2014.
URL http://books.openedition.org/ledizioni/docannexe/image/9445/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 90k
Titre Fig. 2: Hannah Arendt. Pasquale Bruni - «Corriere della Sera», 29-4-2006.
URL http://books.openedition.org/ledizioni/docannexe/image/9445/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 82k

Auteur

Università degli Studi di Padova

Acheter

Volume papier

amazon.fr