Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Donde no habite el olvido

 | 
Ana María González Luna
, 
Ana Sagi-Vela González

Dosier Ena Guadalupe Martínez

«El testimonio fue fundamental para hacer conciencia» conversación con Ana Guadalupe Martinez1

Texte intégral

  • 1   Entrevista realizada por Serena Cappellini (Università degli Studi di Milano) en Gargnano (Bs), I (...)

1Ana Guadalupe Martínez nació en Santa Ana, El Salvador. Fue diputada y vicepresidenta de la Asamblea Legislativa en el periodo 1994-1997. Sus estudios superiores los realizó en la Universidad Nacional de El Salvador, obteniendo el título de Licenciada en Educación para la Salud. A los veinte años participó en la guerra civil de El Salvador que empezó en 1980 y terminó con los Acuerdos de Paz de Chapultepec firmados el 16 de enero de 1992. Formó parte de la delegación negociadora de la paz como miembro del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN). Actualmente es secretaria adjunta del Partido Demócrata Cristiano.

2Ana Guadalupe es autora del libro Las cárceles clandestinas de El Salvador publicado por la Universidad de Centroamérica (UCA) en el año 1992. Escribe este libro después de su captura, ocurrida en 1976. Antes de la publicación oficial, el libro circulaba clandestinamente, impreso por la Editorial Universitaria de la Universidad Nacional de Honduras (1978). En su testimonio describe su captura, por parte de las fuerzas armadas, y su detención en las cárceles clandestinas de la policía nacional de San Salvador. Estuvo detenida hasta febrero de 1977 por ser guerrillera del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP). Ana Guadalupe describe las torturas que sufrieron todos los detenidos y escribió empujada por parte de sus compañeros guerrilleros para que la sociedad salvadoreña se diera cuenta de lo que estaba pasando en el país y para preparar a los futuros combatientes a una posible detención.

3En el I Congreso Internacional de Literatura y Derechos Humanos Donde no habite el olvido. Herencia y transmisión del testimonio, Ana Guadalupe presentó su libro y participó también en la mesa redonda de clausura, Pido la paz y la palabra: testimonio, responsabilidad y herencia, junto a Pilar Calveiro y Norma Berti, como testimonio de exdetenida en una cárcel clandestina.

s. cappellini: ¿Cuál es su punto de vista sobre el papel de la transmisión del testimonio en relación a la violación de los derechos humanos?

a. g. martínez: En una época en donde las dictaduras en América Latina estaban presentes como forma de gobierno, para los países como el mío, El Salvador, el testimonio de esa época se convirtió en un espacio de denuncia muy fuerte que tenía fundamentalmente el propósito de reivindicar, precisamente, los derechos civiles y políticos, vale decir, los derechos humanos, que habían sido, pues, parte de la historia de violaciones, precisamente de los gobiernos dictatoriales. Por lo tanto, no sólo cobraron vigencia los testimonios, sino que fueron parte fundamental para hacer conciencia de lo que estaba ocurriendo en nuestros países, principalmente en el mío, El Salvador.

s. cappellini: La historia de El Salvador es menos conocida: ¿qué puede decirnos sobre su país y su experiencia como militante?

a. g. martínez: Es un país pequeño, de veintiún mil kilómetros cuadrados. Muy pequeño. Tiene seis millones y medio de habitantes, porque tiene tres viviendo en Estados Unidos. O sea, que la tercera parte de la población del país vive en Estados Unidos, muchos de ellos indocumentados. Es un país que vivió un conflicto armado muy largo, de doce años, que dejó setenta y cinco mil muertos, nueve mil desaparecidos, y que al final esa guerra terminó con una negociación que se firmó en un acuerdo de paz auspiciado por las Naciones Unidas y que le dio a El Salvador, hace veinte años, una oportunidad para ir construyendo una sociedad democrática. O sea, que somos un país de emigrantes; somos un país que viene de vivir un conflicto armado muy prolongado; un país con muchas familias que sufrieron el conflicto y que tuvieron desarraigo, precisamente, producto del conflicto; y tenemos también una población joven: la inmensa mayoría, el sesenta por ciento de la población, tiene entre los doce y los veintinueve años. O sea, que somos un país joven.

s. cappellini: ¿Y nos puede decir algo de su experiencia como militante?

a. g. martínez: Bueno, ese conflicto armado, esa lucha —que fue una lucha de un conjunto de organizaciones y fundamentalmente de jóvenes, estudiantes universitarios, sindicalistas y maestros contra el gobierno dictatorial— fue una guerra, un conflicto, donde obviamente los que tomamos parte del lado de los que buscamos la reforma política y la apertura del sistema, obviamente, tuvimos que tomar una decisión que era la de organizarnos y participar de manera armada en la lucha contra la dictadura. Eso hizo que hubiera una generación, mi generación, que se comprometió, muy joven, en esa lucha, y que terminó al final siendo la que abrió la posibilidad de la construcción de un estado democrático. Yo, como parte de esa generación, estuve organizada, participé en la lucha clandestina, en la lucha armada, y también participé en la construcción de los acuerdos de paz que llevaron al fin de la guerra y que permitieron que en El Salvador se instalara una delegación de las Naciones Unidas para supervisar todo el proceso de cumplimiento de esos acuerdos. Hoy día en Naciones Unidas, en la ONU, hablan de que el caso de El Salvador es uno de los casos ejemplares, porque una vez firmado el acuerdo de paz se fueron cumpliendo cada uno de los compromisos que han permitido que en El Salvador se vayan construyendo instituciones democráticas; y que el tema, por ejemplo, de la violación a los derechos humanos ya no sea un tema de primer plano, aunque ahora hay nuevos problemas: problemas de violencia delincuencial, de falta de oportunidades para los jóvenes, de demandas de derechos como educación, salud y seguridad para la población del país. Pero ya son otros problemas, ya no es el problema de la falta de derechos civiles y políticos, que era la demanda principal por la que se articuló el conflicto armado. En ese contexto, pues, participé yo durante veinte años de lucha, que es lo que dura todo el proceso hasta que se firme el acuerdo de paz. Una guerra muy larga.

s. cappellini: Primo Levi escribió que los que experimentaron el cautiverio se pueden dividir entre quienes deciden callarse y quienes prefieren contar. Entonces, ¿qué hizo de usted un testigo? ¿Porqué decidió ‘hablar’?

a. g. martínez: En mi caso, yo fui capturada muy tempranamente, cuando comenzaba todo el proceso de organización de lo que fue la guerrilla. Por lo tanto, viví una especie de nueva situación. La sociedad salvadoreña no tenía conciencia de que en El Salvador se violaban los derechos humanos, y que además había grupos organizándose para combatir el gobierno militar, el gobierno autoritario. Además, esos grupos de jóvenes estaban dispuestos a dar la vida para conseguir la apertura del sistema político y para mejorar las condiciones sociales de la población. Cuando me capturan, en el año 76, yo estaba recién incorporada a la lucha, estaba joven, era estudiante universitaria y, en general, la idea que se tenía de todos los que estaban participando en esa lucha era de que eran personas sin futuro, resentidas, y que tenían tendencia a ser delincuentes. Entonces, el testimonio mío se vuelve una especie de ruptura con esa imagen que estaba creando el gobierno para, precisamente, hacer más fácil la represión, para decir: «¡Si los que andan allí son muchachos que no tienen futuro, no tienen ningún tipo de opción, porque no tienen universidad, no tienen aspiraciones personales y sobre todo son, pues, gente delincuente!». Cuando el testimonio mío aparece, empieza la gente a preguntarse qué hace una mujer joven, estudiante universitaria, de clase media, que además ya tenía avanzados los estudios de medicina, metida en esa cosa. No se entiende qué es lo que quieren y hacia dónde van.

Entonces, hay un momento de ruptura interesante que produce mi testimonio. Por lo tanto, el grupo en el que yo estaba organizada fue el que me empujó a escribir el testimonio, porque originalmente yo misma no tenía conciencia de la utilidad. Pero todos decían: «Es que si se dan cuenta que tenías un futuro, que tenías una familia, tenías la posibilidad de convertirte en una profesional de capa media, pero que, además, tenías la posibilidad no sólo de tener una familia, una profesión, sino de convertirte en alguien dentro de tu sector, en alguien que le aportara profesionalmente al entorno del país, y que preferiste jugarte la vida para mejorar las condiciones del país, pues, se van a poner a pensar, va a haber una reflexión». Y eso fue lo que me impulsó a escribir. Yo, honestamente, quiero decir que no tenía conciencia del impacto y el efecto que iba a tener el testimonio mío en una generación de jóvenes que después se comprometieron en la lucha y que ahora, ya mayores, nos encontramos y me dicen: «Tu libro, cuando lo leí, me dije: “yo tengo que ayudar también, yo tengo que comprometerme, yo tengo que estar allí”». O sea, que creo que el testimonio tiene esa cualidad: que te pone en lo concreto una situación que si no la personificas en algo y en alguien, pues se convierte en un cuento, en una historia, en una leyenda, pero no en algo que de verdad tiene sentido. Y eso creo que fue lo que sucedió en mi caso.

s. cappellini: Vamos a hablar del lector, ¿cómo puede acercarse y apasionarse a un tema tan difícil? Y una vez que lo hace, ¿cuál es su rol en el eje de la memoria? ¿Ya es suficiente con leer o tiene que hacer otra cosa?

a. g. martínez: Yo creo que hoy, que no hay guerra, es distinta la lectura del libro Las cárceles clandestinas. Sirve más de reflexión y para conocer la historia reciente del país que en el momento en que yo lo escribí. En aquel momento estaba la guerra, estaba el conflicto, se estaba organizando la guerrilla y, por lo tanto, el propósito era motivacional, de denuncia, pero sobre todo de búsqueda de compromiso del lector con ese momento que vivía el país. Ahora los jóvenes lo leen y se acercan al testimonio para conocer lo que era el país antes. Incluso ahora, cuando los jovencitos lo leen —porque es una obra optativa en la lectura para los jóvenes entre catorce y dieciséis años en las escuelas públicas del Salvador—, cuando lo leen y me invitan, porque por distintas circunstancias saben que yo estoy viva, que allí estoy, y me invitan y llego, lo primero que me preguntan es: «¿Y eso que usted cuenta allí es verdad?». ¿Por qué preguntan eso? Porque ahora ellos comparan. Ven la televisión y hay libertad de expresión. Leen los periódicos y ven noticias de todo tipo. Se encuentran en la calle y ven propaganda política de todos los partidos y de todas las tendencias ideológicas. Y cuando yo digo que era perseguido un estudiante universitario porque le hacía oposición al régimen, dicen: «¿Y cómo era posible eso?». Claro, nacieron ya en un país donde se respetan las libertades civiles, nacieron en un momento donde precisamente el debate ya es otro, es la falta de oportunidad para los jóvenes, la necesidad de mejor calidad de la educación. Entonces, ese problema que nosotros vivimos, mi generación, no está presente hoy en día. Y cuando leen el testimonio lo primero que se preguntan es cómo pudo El Salvador estar en esa condición, donde no había respeto por las libertades, donde la vida de las personas no se respetaba, donde no se podía hablar en contra del gobierno, donde no se podía articular una manifestación para demandar mejores salarios o mejor educación para los jóvenes. Les parece que eso no fue posible. Y entonces intervienen los profesores y les dicen: «¿Cómo no? Yo era jovencito y estaba en tal lugar cuando ocurrió tal cosa». Entonces, hay una discusión intergeneracional entre los jovencitos que leen ahora el libro, la autora, que soy yo, y el profesor o profesora que está presente en el aula donde yo estoy hablando con ellos. Y se produce un proceso de reflexión muy interesante. Entonces creo que, dependiendo del momento histórico en que se lea, un testimonio así sirve y se aproxima para un determinado propósito. En este caso, la lectura actual es para un propósito de reflexión y de darle ciertos elementos históricos a las nuevas generaciones de jóvenes en El Salvador.

s. cappellini: Entonces, los herederos son los jóvenes…

a. g. martínez: ¡Exactamente!, ¡los herederos son los jóvenes!

s. cappellini: ¿Por qué después de tantos años sigue siendo tan potente este género literario?

a. g. martínez: Porque, normalmente, cuando ha habido gobiernos autoritarios, dictaduras, tratan de contar una verdad que no es completa, cuentan una parte pero no la otra. Entonces, los jóvenes, cuando su familia o alguien les dice: «En el país hubo una guerra, aquí mataban por tener ideas distintas al gobierno de turno», para los jóvenes eso es algo impensable. Y tener un libro de referencia es obvio que les sirve para empezar a entender que, efectivamente, hubo un período en la historia del país en que se vivió toda esa represión y toda esa situación de limitación de libertades, de violación de derechos humanos. Y se hacen cargo de su nueva situación y se sienten cómodos, y además sienten que han heredado un país distinto, que en el caso de sus padres eso no era así. Lo que más les cuesta es entender cómo es una guerra, cómo se produce una guerra entre salvadoreños, porque ellos la guerra la ven entre otros países, entre un país y otro, pero una guerra entre salvadoreños, creo que es lo más difícil de captar, de capturar, entre ellos. Y cuando puedo y estoy con ellos en distintos momentos, quieren que les cuente cómo era el asunto. Y no es tan fácil, porque es complejo decir: «Bueno, nosotros pensábamos así y estos otros pensaban así y esa diferencia de pensamiento no se resolvió platicando o de manera pacífica, sino que nos tuvimos que matar». Eso tan extremo no les cabe en la cabeza. Y creo que es parte de la reflexión y de la educación, y creo también que es parte de lo que las nuevas generaciones asumen como una verdad: no se puede matar por ideas distintas. Tiene que haber una manera pacífica de resolverse esta situación. Creo que esa es una conclusión interesante y nueva que estas nuevas generaciones están haciendo en El Salvador.

Notes

1   Entrevista realizada por Serena Cappellini (Università degli Studi di Milano) en Gargnano (Bs), Italia, el día 2 de julio de 2015. Transcripción y edición realizada por Lina Polisena (Università degli Studi di Milano).

Lire

Freemium

open access

Offert par L’éditeur de ce site