Version classiqueVersion mobile

Donde no habite el olvido

 | 
Ana María González Luna
, 
Ana Sagi-Vela González

El testimonio y la imagen

Memorial de agravios: la impunidad en México, una politica del olvido

Ana Del Sarto

Texte intégral

1México, desde mediados del siglo XX, ha devenido un «campo de guerra», declara Sergio González Rodríguez en su libro homónimo. Afirmar que el estado de México es un estado criminal parece un enunciado de Perogrullo: los derechos humanos no han sido en ningún momento del siglo XX, mucho menos desde la presidencia de Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012), su mejor práctica. Hoy en día México es conocido por la grave situación con respecto a la violación de los derechos humanos. En este sentido, entonces, el estado de México hace mucho tiempo que no es —y quizás nunca lo haya sido— un estado de derecho para todos sus habitantes. En noviembre del 2014, José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch (HRW), denunció en rueda de prensa que «la situación de los derechos humanos en México es ‘crítica’ […]. “La regla en México es la impunidad y el caso de Iguala es de gravedad extrema, pero es un síntoma de una crisis profunda que arrastra México en materia de derechos humanos”» (EFE 2004). Casi un año después, en octubre del 2015, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) visitó México precisamente porque «existe una grave crisis de derechos humanos, con énfasis en desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales y tortura» (Grave crisis 2015). Sin embargo, no sólo es necesario denunciar las injusticias públicamente, sino también reflexionar sobre la complejidad de los contubernios tan descabellados como impensables que terminaron produciendo el México actual: un país que discute más (y quizás celebre) la entrevista del Chapo Guzmán Loera con Sean Penn que el asesinato de Gisela Mota, la alcaldesa de Temixco (estado de Morelos), sólo un día después de haber iniciado su mandato (Lakhani 2016).

  • 1   La organización civil italiana Líbera, en un reporte que publicó conjuntamente con otras organiza (...)

2Gerardo Esquivel Hernández —economista mexicano autor del informe Desigualdad extrema en México: concentración del poder económico y político, publicado en 2015 a través de Oxfam México (organismo internacional dedicado a combatir la pobreza y la injusticia)— ha declarado que la desigualdad extrema se debe sobre todo a la concentración del poder económico y político (Sánchez Jiménez 2015): alrededor del 46 % de la población (unos 53.3 millones de personas) vive en la pobreza, mientras sólo el 1 % de la población —16 familias, entre las que se encuentra el multimillonario archiconocido Carlos Slim, quien posee una riqueza comparable al 6 % del PIB mexicano— recaba el 21 % de las ganancias. A Estados Unidos, ‘la nación más poderosa sobre la tierra’, le preocupa la violación de los derechos humanos enraizada en la complicidad de los poderes (Ayuso 2015): hoy en día se habla de mucho más de cien mil muertos1 y de 23 a 30 mil desaparecidos desde que Calderón Hinojosa declarara la guerra al narco (Merino-Zarkin-Fierro 2015). El secuestro, levantón o plagio, como también se le llama en México, la desaparición forzada de personas y los asesinatos en todo el territorio son —y fueron— cotidianos, y la impunidad es el mejor impulso para su continua reproducción, una política del olvido informal formidable.

  • 2   Utilizo en esta sección los conceptos de memoria corta y memoria larga elaborados en y para el co (...)

3¿Cómo se podría pensar en políticas de la memoria con respecto a las víctimas de estas últimas décadas de violencia, quizás desde los años 1990 en adelante, cuando se materializa la globalización haciéndose evidente el fracaso de México como modelo neoliberal exitoso? ¿Cómo obtener testimonios si lo único que muchas veces aparece es un saco de huesos, cuerpos desmembrados o sus fragmentos en fosas ilegales (Cientos de cuerpos 2015) o tumbas clandestinas llenas de osamentas y cadáveres acumulados del tiempo del no-me-acuerdo? Precisamente, la situación de violencia extrema abre la posibilidad de practicar la memoria, sin lugar a dudas una memoria corta, contextualizada en el presente, la cual escucha los relatos enunciados por los fragmentos de huesos acumulados en costales negros (bolsas de basuras) o en fosas clandestinas, tal como sucedió en Ciudad Juárez a partir de la búsqueda colectiva de respuestas frente al fenómeno de la exposición de cuerpos torturados de mujeres muertas en el desierto (1993-2003). No obstante, desde el 26 de septiembre de 2014, amplios sectores de la población de México y del mundo, al reflexionar sobre lo que allí sucede, están viviendo en estado de alerta (Estrada Castañón 2015). El secuestro, la desaparición forzada, el asesinato y la supuesta calcinación de 43 estudiantes normalistas en la localidad de Iguala, estado de Guerrero, —en otras palabras, la violación impune de los derechos humanos de personas mexicanas— no deja de conmocionar a la sociedad —generalmente y sobre todo a los sectores subordinados en y por las estructuras de poder—, reactivando memorias largas, de luchas contra la colonialidad imperante en los países latinoamericanos2; memorias de diversas masacres del pasado que iluminan con mayor fuerza los procesos de represión de luchas políticas, del racismo constitutivo y de la opresión social de pobres e indígenas en el continente americano. En definitiva, memorias del México violento, del México bandolero, revolucionario y clandestino, del México neoliberal… casi del México de siempre.

1. La noche olvidada de cocula, ¿y el día?

4El 24 de noviembre de 2014 la agencia de televisión France 24 denuncia a través del testimonio de Rosa —como se hace llamar la mujer entrevistada por Laurence Cuviller— el secuestro de su hija conjuntamente con el de treinta adolescentes de la escuela secundaria Justo Sierra de la localidad de Cocula, estado de Guerrero, México. Mientras salían del colegio en su último día de clases, los estudiantes fueron interceptados en la plaza central de tal localidad por «encapuchados, vestidos en uniformes de la marina, armados, [quienes] amenazaron a los jóvenes para llevárselos a bordo de camionetas “tipo policía”» (Univisión 2014). Rogelio Ortega, gobernador de Guerrero en ese momento, públicamente declaraba a Univisión que:

sí hubo un secuestro de jóvenes en dicha población, pero en 2013. Ortega aceptó saber del secuestro masivo ocurrido en [la madrugada del 1 de] julio del 2013, que fue perpetrado por integrantes del crimen organizado. Y explicó que a pesar de que las autoridades cuentan con testimonios de dicho plagio masivo, la Fiscalía General del Estado no recibió ninguna denuncia por estos hechos ni se sabe nada más sobre el destino de los jóvenes plagiados (ibidem).

5Una aclaración pertinente: en México, las personas extraviadas o desaparecidas, mayores de dieciocho años, no son buscadas sino hasta después de haber transcurrido setenta y dos horas de ausencia luego de la denuncia que se presenta ante el Ministerio Público (Reyes 2012).

6De acuerdo con una investigación previa realizada por la agencia de noticias Agence France Presse (AFP), publicada en octubre de 2014:

  • 3   Véanse los artículos de prensa de Solé (2014) y Redacción SDPnoticias.com (2014).

se sabe que fue el 1 de julio de 2013 en la madrugada que la comunidad de Cocula vivió un [otro, diferente] secuestro masivo. Mientras la fiscalía de la región de Guerrero dice que tiene denuncias de seis desaparecidos, una docena de familiares de víctimas y otros vecinos consultados por la agencia de noticias coinciden en que fueron 17 los jóvenes raptados. La reportera Carola Solé, quien publicó la investigación periodística La noche olvidada de Cocula3, dijo en entrevista con Noticias MVS que los familiares de esos jóvenes no denunciaron por miedo. De acuerdo con Solé, fue un comando de 50 encapuchados armados que viajaban a bordo de 10 camionetas y lanzaban ráfagas de fuego por las calles de Cocula a las 6 de la mañana, el que levantó a personas aleatoriamente, así como a presuntos hijos de integrantes de La Familia (ibidem).

2. La desaparición forzada de personas: el terror de las violencias

  • 4   Este tipo de eventos siguen sucediendo sin reparos en la actualidad. No sólo se reproduce el meca (...)

7Este mecanismo de secuestro y desaparición es típico hoy en día en México4. Aunque el contexto histórico e ideológico era muy diferente, la masacre de Tlatelolco del 2 de octubre de 1968 y la guerra sucia en Guerrero durante los tempranos años setenta son emblemas contemporáneos de violaciones a los derechos humanos. Lo más asombroso de estos agujeros negros es el modo cobarde y ningunero, o ninguneante, a través del cual tanto los ‘poderes fácticos’, como los denominan hoy en México, como las instituciones del Estado, los aparatos del gobierno y los medios masivos logran hacer circular discursos, relatos e historias contradictorias con el propósito último de crear ambigüedad, confusión y, así, poder dejar en suspenso durante largas décadas acontecimientos extremadamente graves.

8José Luis Nieto Moiré, quien analiza la categoría jurídica de «desaparición forzada de personas», declara:

La Historia nos ha señalado que, terminada la Revolución Mexicana, el descontento aún era generalizado en diversos sectores de la población y los caciques enfrentaban estos hechos con el apoyo y auxilio de las autoridades municipales, estatales y federales, las cuales cada vez utilizaban con mayor frecuencia la fuerza del ejército para reprimir; tal es el caso que en 1962 son desaparecidos el dirigente agrario Rubén Jaramillo y su familia, hecho ocurrido en el sexenio del Presidente Adolfo López Mateos. En Chihuahua y derivado de los movimientos campesinos por la tierra y en contra de los madereros depredadores de los bosques, apareció en 1965 un movimiento encabezado por el profesor Arturo Gamiz; y en Guerrero surgen movimientos cívicos campesinos que también son reprimidos, tal es el caso que en el año de 1967 una represión en contra de maestros y padres de familia tiene como corolario el surgimiento del partido de los pobres y su brigada campesina de ajusticiamiento, comandado por Lucio Cabañas Barrientos, persona que fue asesinada el día 2 de diciembre de 1974 en un tiroteo por parte del Ejército Mexicano juntamente con más de quinientos desaparecidos. Ahora se sabe que los restos de Lucio Cabañas permanecieron desaparecidos en una tumba clandestina en el panteón municipal de Atoyac (2008: 8).

9Corroborando esta perspectiva, en pleno proceso de auge de la globalización neoliberal del capitalismo financiero en mayo de 2014, el padre Solalinde Guerra, fundador del albergue Hermanos en el Camino, denuncia que «México es una gran maquinaria de desaparición de personas», no solamente locales, sino también migrantes (García Ramos 2014).

  • 5   En De las violencias: caligrafía y gramática del horror, Rossana Reguillo relata lo siguiente: «P (...)
  • 6   Rossana Reguillo afirma: «La necesidad de establecer una distinción analítica entre la violencia (...)
  • 7   Desde mi punto de vista, la violencia cultural (objetiva, simbólica y sistémica) no se puede nece (...)

10Muchos dirán que en México la desaparición de personas sólo comienza a suceder en la sociedad moderna, quizás contemporánea, luego de la Segunda Guerra Mundial, emulando el ejemplo del régimen totalitario nazi de Hitler. En otras palabras, en México la desaparición forzada de personas es una tecnología moderna de control social puesta en práctica informal y paramilitarmente por ciertos grupos de poder que ocupan el estado nacional para defender sus propios intereses: 1960 en Chilpancingo, Guerrero, 20 estudiantes; 1965 en Chihuahua, luego del ataque al cuartel Madero, 8 estudiantes normalistas; 1968 en Tlatelolco, no menos de 200 muertos; 1971 en el DF, El Halconazo o la matanza de Corpus Cristi, 120 muertos; 1995 en Aguas Blancas, Guerrero, 17 campesinos; 1997 en Acteal, Chiapas, 45 indígenas; 2010 comienza en Villa de Salvárcar, Ciudad Juárez, 16 jovencitos masacrados, hasta conocerse la noticia de San Fernando en Tamaulipas, 72 migrantes5; 2013 en Cocula, 17 jóvenes raptados; 2014 en Tlatlaya (Ap 2014), 22 muertos, en Cocula, 30 adolescentes levantados, y en Ayotzinapa, 6 muertos y 43 desaparecidos (Barrón 2014); 2015 en Apatzingán, 16 civiles muertos, en Chilapa, 16 personas desaparecidas (Garduño 2015)… Una lista interminable, pero evidentemente no es ni precisa, ni certera, ni mucho menos rigurosa, sólo da cuenta de algunas de las masacres más reconocidas públicamente en México ocurridas desde la segunda mitad del siglo XX en adelante, pero de acuerdo a los relatos de los medios, siempre cuestionables o dudosas. Lo sobresaliente de estos casos es que demarcan y traman la cartografía de lo que hoy en día muchos especialistas en ciencias sociales denominan la violencia fáctica o ‘de facto’6, la violencia como acto/acción que produce efectos específicos y cuantificables vis-à-vis interpretaciones posibles; masacres violentas que deberían tener responsables individuales, directos, que pudieran ser sometidos a la justicia y de hecho fueran castigables. Sin embargo, muy diferente y, desde mi perspectiva, mucho más ubicua, penetrante y constitutiva de los lazos y apegos familiares y de los vínculos sociales (patrones y paradigmas que median imaginaria y simbólicamente nuestra sociabilidad contemporánea) que sustentan, fundamentan y normalizan nuestras relaciones cotidianas como seres humanos, nuestra convivencia o pacto social, es la violencia cultural7. Aquella violencia que respiramos, que nos penetra por la piel y se nos esparce por el cuerpo; aquella que forma parte de nuestra cotidianidad, muchas veces de dispositivos táctiles y de conexión virtual constante mas solitaria; aquella que nos violenta en cada una de las decisiones que debemos tomar mientras intentamos establecer límites, mas no entendemos muy bien cómo nos afecta, cómo se produce; aquella que no podemos nombrar certeramente, pues generalmente no tenemos palabras para expresarla, ni marcos explicativos para comprenderla, pero que aceptamos y reproducimos inconscientemente con el cómplice presupuesto de estar viviendo el presente, consumiendo cada uno de nuestros afectos mientras consumamos nuestros destinos. Esta violencia cultural, objetiva, simbólica, sistémica y, muchas veces, subjetivamente experimentada y percibida, siempre hace posible epistemológicamente y justifica ideológicamente la «violencia de facto», como la llama Reguillo (2012).

11Con el propósito de ir atando cabos para articular una hipótesis de interpretación, quisiera detenerme en el trabajo de dos antropólogas mexicanas muy reconocidas, Rosalva Aída Hernández Castillo y la ya citada Rossana Reguillo, quienes han reflexionado sobre el complejo y, según la primera, ‘contradictorio’ proceso de violencias en México:

  • 8   El actual secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Emilio Álvarez (...)

[…] por un lado, una política exterior en materia de derechos humanos muy exitosa a nivel internacional8, en la que se han ratificado varios instrumentos internacionales en contra de la discriminación y violencia hacia las mujeres; paralelamente existe una política interna en la que la violencia de Estado se justifica en nombre de la “paz social” y se utiliza en contra de las mujeres activistas e integrantes de movimientos sociales (Hernández Castillo 2010).

12Hernández Castillo estudia, durante la presidencia de Calderón, los procesos de «militarización de las principales regiones indígenas del país y la continuidad de una política de criminalización de los movimientos sociales que, en nombre de la “paz social”, ha justificado la violencia del Estado y la represión» (ibidem). La violencia injustificada contra las comunidades indígenas a partir de prácticas varias que se sostienen y fundamentan en la colonialidad del poder ya lleva más de cinco siglos, pero el desplazamiento de «la disidencia mediante reformas judiciales que so pretexto de la lucha contra la delincuencia establecen el marco legal para encarcelar y golpear a movimientos sociales» es contemporánea a las administraciones panistas (ibidem). Sin embargo, se debe agregar que es un mecanismo no tan ajeno a las administraciones priistas. Los antiguos presos políticos de los estados nacionales modernos son convertidos en activistas revoltosos y delincuentes civiles. A través de sus investigaciones y de los testimonios de varias víctimas, Hernández Castillo ha comprobado que «el gobierno mexicano no sólo ha fallado en prevenir el feminicidio […] sino que ha sido directamente responsable de la utilización de la violencia física y sexual como estrategias represivas contra los movimientos sociales» (ibidem).

13Rossana Reguillo, experta en violencias y culturas juveniles, nos recuerda:

Ellas, las violencias, están aquí, ahora, presentes en un espacio complejo que no admite las distinciones de las viejas dicotomías. Su expresión, comportamiento y recurrencia anuncia, cuando menos, la falacia de pensarlas como brotes excepcionales que sacudirían de vez en vez el paisaje armónico y pacífico de una pretendida normalidad “normal” (2012: 43).

14Siguiendo en esta línea de análisis con respecto a las violencias cotidianas, y no como estado de excepción, Reguillo concluye que «frente a las economías políticas de las violencias vinculadas al crimen organizado, los sistemas interpretativos colapsan» (45). Este pesimismo interpretativo podría resultar paralizante no sólo en términos de cultura política, sino también de políticas de la memoria. Entonces, ¿cómo, aún reconociendo la imposibilidad, se podría tratar de comprender e interpretar ese plus de sentido que siempre se nos escapa, ese exceso impensable e imposible de simbolizar, ese residuo que en el porvenir retrospectivamente podría atizar el recuerdo con el propósito explícito de redefinir las cartografías de la memoria? Reflexionando sobre cómo y dónde localizar el «horrorismo», concepto acuñado por Adriana Cavarero en su libro que lleva el mismo título, para tratar de comprender el excedente de sentido que produce el terror a partir de «la vulnerabilidad del inerme», la precariedad de un saco de huesos, Reguillo lo descubre en las palabras de uno de sus jóvenes entrevistados:

“Y es que en este jale, ya no alcanza con morirse”. Esta expresión —confirma Reguillo— se constituyó en la evidencia incontestable de que en este “jale” […] la muerte no es suficiente. La destrucción y el desmembramiento del cuerpo del adversario introduce en estos códigos guerreros el excedente de sentido: el terror, el horror que penetra la escena de la muerte (Reguillo 2012: 35).

15También propone reflexionar sobre la experiencia del horror innombrable en los campos de concentración de Auschwitz a partir de la figura acuñada por Primo Levi del «testigo integral» en Los hundidos y los salvados (2002): «aquel que no ha sobrevivido en condiciones de humanidad al castigo, es decir, el cadáver, el cuerpo abyecto y reducido, irreversiblemente convertido aun antes de su muerte en un despojo» (Reguillo 2012: 42). Evidentemente, este tipo de testigo integral es cotidiano en México; tanto los fragmentos o despojos como los sacos de huesos, los cadáveres y las osamentas en las fosas clandestinas dan testimonio de prácticas de secuestro, tortura, mutilación y desollamiento de cuerpos, decapitación, etcétera, con el último fin de aniquilar a seres humanos considerados enemigos rebeldes y así solucionar conflictos, establecer un cierto orden y controlar la población y los territorios con retóricas de la seguridad y políticas del miedo y del terror. En otras palabras, las políticas de violencia extrema y terror siempre tienen una naturaleza paralegal, no importa dónde se originen.

16La desaparición forzada de personas fue practicada como política de terror en distintos momentos históricos y en diversos espacios geográficos, lo cual deja bien claro que ‘el mal’, como condición abstracta, no existe, ni está necesariamente arraigado ni imbricado en ideologías específicas. Las políticas de los afectos, aquellas que desarticulan cualquier tipo de racionalidad en tanto aparato de represión subjetiva, aquellas que se expandieron y coparon espacios desde la hegemonía de la visualidad-sensible que acompaña a la abstracción estereotípica y fantasmagórica que genera el capital financiero, apuntan y se dirigen a la conquista de los impulsos más arcaicos y primarios de nuestros cuerpos para incorporarnos en su órbita y así poder escracharnos en la complicidad. Estas perversas dinámicas pasionales constituyen uno de los meollos de la colonialidad del poder del capitalismo financiero más difíciles de visibilizar en la generación de las violencias. Que hoy en día, en México, la desaparición forzada de personas vis-à-vis las políticas del terror sea uno de los mecanismos más eficaces de la violencia extrema, no sólo para disciplinar y controlar poblaciones, sino también para criminalizar, desmovilizar y despolitizar movimientos sociales, sobre todo indígenas y campesinos, que cuestionan las estructuras de poder que sostienen el orden establecido, no hay dudas. Que además de ello, sea el dispositivo preferido, de acuerdo a las lógicas arcaicas revanchistas que movilizan a las cúpulas de las jerarquías inflexibles en los círculos de redes y compañías del crimen organizado, sobre todo por el infinito dolor y trauma que producen, nadie lo cuestiona. Que el estado de derecho impera en México sólo para aquellos pocos que tienen recursos económicos y de poder con los cuales demandar justicia y hacer que se imparta, todos lo saben. Que la impunidad como política del olvido es una de las prácticas más humanamente indignas y éticamente aberrantes, las osamentas lo gritan. Pero que estas prácticas compartan el mismo antiquísimo lodazal que a todos nos llega y contamina al adquirir una velocidad inesperada en el instante presente del consumo que consuma la lógica de la mercancía, no hay nadie que quiera creerlo. Ni siquiera yo misma.

  • 9   Como contradiscursos alternativos a la frivolidad y a las políticas de ocultamiento que siempre h (...)

17En realidad, en México, no existen registros formales sobre la desaparición forzada de personas anteriores a 2006. Estos se establecen una vez declarada la guerra contra el narcotráfico. No obstante, sabemos que las desapariciones y masacres por cuestiones sociales, étnico-raciales y políticas habían comenzado mucho antes: ese es el despertar de una posible práctica de la memoria larga que muchos esperamos que suceda en México9.

3. Desde Ciudad Juárez, despertando memorias

  • 10   Como mencioné anteriormente, trabajé estos temas en otros artículos (Del Sarto 2012a, 2012b).

18Ciudad Juárez constituye una parte importante en este entramado de injusticia debido a la complicidad del poder político, económico y militar con el crimen organizado y a la corrupción e impunidad de todas las instituciones del Estado. Sabemos que tanto los feminicidios acaecidos en Ciudad Juárez durante el cambio de siglo, desde 1993 hasta 2003, aunque también sigan sucediendo con posterioridad, como los homicidios masculinos —decapitaciones y mutilaciones múltiples— debidos a la violencia desarrollada en la guerra contra el narcotráfico nunca se van a resolver. Tanto las instituciones dedicadas a la seguridad nacional, aunque no ciudadana —todas las policías, varias y distintas instancias militares, y específicamente la Dirección Federal de Seguridad (DFS) y la Procuraduría General de la República (PGR)—, así como el sistema de justicia mexicano, no sólo han sido y continúan siendo ineficaces, sino que en su gran mayoría han resultado ser cómplices tanto del silencio secuaz como de la creación de pistas contradictorias o de victimarios falsos para desvirtuar todo procedimiento que llegara a algún tipo de esclarecimiento. Los estudios críticos realizados sobre ‘las muertas de Juárez’ proceden de múltiples disciplinas (antropología, sociología, geografía, economía, política, trabajo social, literatura, cine, etc.), aunque en su mayoría los caracteriza la interdisciplinariedad y sirven a diferentes intereses y objetivos ideológico-políticos. En general, las problemáticas recurrentes para tratar de explicar el complejo y contradictorio fenómeno han sido la globalización ‘neoliberal’, la maquiladorización de la zona de frontera (entre ellas, la mano de obra flexible, la feminización del trabajo, la explotación emancipadora), los flujos migratorios, el narcotráfico, la corrupción institucional y las políticas de género. Tampoco en este caso la focalización en uno u otro de estos aspectos parecen convincentes por sí solos para explicar los feminicidios. Lo que definitiva y paradójicamente queda claro con respecto a la violencia en Ciudad Juárez es la imposibilidad de establecer responsables discernibles para ser llevados ante la justicia. No obstante, en el entramado hojaldrado (yuxtaponiendo varios planos, dimensiones y redes en contextos no siempre discretos) se lograrían captar las mayores líneas de fuerza y los sujetos confrontados en esta situación conflictiva10.

19En pocas palabras, si bien las soluciones propuestas estarían lejos de resolver procesos de justicia y paz, ‘las muertitas de Juárez’, como se las conoce popularmente, fueron capaces de promover políticas de la memoria —quizás de la memoria corta, aunque espero que no— que al menos comenzaron a restituir parte de la dignidad robada por las pérdidas que en su mayoría se suponían cuestionables. Lo que emergió como una problemática fronteriza, puntual y localizada se expandió por el trabajo constante, la movilización ciudadana y, sobre todo, la participación de mujeres activistas, periodistas, intelectuales y académic@s alrededor del mundo. Evidentemente, no sería posible dar cuenta de cada uno y todos los logros que se han conseguido. Sólo para mencionar los más relevantes, quisiera recalcar la importancia jurídica de la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (OEA) por el Caso del campo algodonero de 2001, sentencia del 16 de noviembre de 200911; la promulgación de leyes contra el feminicidio, la trata de personas y la violencia contra las mujeres (2011/2012) (CNN México 2012); y la apertura del Observatorio Ciudadano Nacional sobre Feminicidio en México12. Todas estas instancias no habrían sido posibles sin los reportes internacionales que llevaron a cabo Amnesty International, Intolerable killings: 10 years of abductions and murder of women in Ciudad Juárez and Chihuahua, en septiembre de 200313, el Informe sobre la situación de los asesinatos y desapariciones de mujeres y niñas en Ciudad Juárez y Chihuahua, México (2005) de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH)14 y la Convención para la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, realizado por la CEDAW de las Naciones Unidas el 27 de enero de 200515. Sin embargo, estos logros jurídicos y prácticos tampoco habrían sido posibles sin la lucha constante de mujeres juarenses y de sus alrededores organizadas en movimientos sociales y el activismo solidario, tanto de organizaciones no gubernamentales locales (Casa Amiga, Voces sin Eco, Nuestras Hijas de Regreso a Casa, Justicia para nuestras Hijas, Red Mesa de Mujeres de Ciudad Juárez, Mujeres de Negro) como la cuestionada participación internacional de celebridades en la organización del V-Day en Ciudad Juárez en 2004. Tampoco habría sido posible la concientización sobre el tema sin el trabajo constante de periodistas, intelectuales, activistas y militantes de medios alternativos y académicos.

  • 16Base de Datos Feminicidio 1993-2005, El Colegio de la Frontera Norte.
  • 17   Redacción Cimacnoticias (2011).

20El trabajo ensayístico y estético sobre la violencia en Ciudad Juárez es abundantísimo: comenzando por el primer trabajo literario testimonial colectivo El silencio que la voz de todas quiebra (Aa. Vv. 1999), los ensayos de periodismo investigativo, tanto de Diana Washington Valdez, Cosecha de mujeres: safari en el desierto mexicano (2005), como de Sergio González Rodríguez, Huesos en el desierto (2006) y The femicide machine (2012a). La divulgación y educación sobre la problemática del feminicidio no habría sido posible sin la existencia de documentales, largometrajes y series de televisión que lograron crear conciencia tanto a nivel local, regional, nacional, como internacional; desde Señorita extraviada, de Lourdes Portillo (2001), On the edge: the femicide in Ciudad Juárez, de Steev Hise (2006), hasta el largometraje Backyard. El traspatio, dirigido por Carlos Carrera con guión de Sabina Berman (2009); así como de los archivos y bases de datos que se fueron construyendo a lo largo del tiempo —los más importantes son los dirigidos por la Prof. Julia Monárrez Fragoso en el Colegio de la Frontera Norte en Ciudad Juárez16 y CIMAC Noticias17, periodismo con perspectiva de género—. Por último, quisiera reconocer la imposibilidad de resarcir el daño, el dolor y el horror que experimentan tanto hijas e hijos jóvenes desaparecidos, secuestrados, torturados, violados y asesinados como las madres, los padres y los familiares de dichas personas.

  • 18   Véase Manuel Castells (2010).

21Evidentemente, entonces, la reflexión acontece: ¿cómo conmemorar, después de tantas décadas de violencia en Ciudad Juárez y ante los eventos que acaecen en el México actual, tantas vidas truncadas de jóvenes? ¿Qué nos deja éticamente el plus significante de exceso morboso del modo en que se ha derramado tanta sangre, el goce necrófilo producido por los feminicidios y la decapitación de los cadáveres masculinos? ¿Cómo explicarnos la desaparición forzada de jóvenes en el contexto contemporáneo del siglo XXI? ¿Cómo analizar tanto horror en la intensa, turbia y contradictoria convergencia de procesos que lo generan? Desde hace unos años he venido estudiando estos procesos de violencia en concomitancia con la materialización de la hegemonía de la globalización neoliberal del capitalismo financiero y, sobre todo, sus entramados clandestinos que en tiempos de crisis siempre logran resucitarlos18. Estos procesos resultan ser, paradójicamente, un ejemplo exitoso del lado más perverso de un diseño global específico del capitalismo tardío, del biopoder del capital en su clave necro o tanatopolítica. Un locus estratégico, ‘un campo de guerra’, donde después de intensos esfuerzos por expresar el disenso contra la violencia, la dominación, la explotación del trabajo, la opresión social y la discriminación racial, étnica y de género resultante de la vertiginosa acumulación del capital no sólo se instituye, sino que se normaliza informalmente en este nuevo régimen de colonialidad del capitalismo financiero donde confluyen la geopolítica, la geoeconomía y la geocultura: un diseño global humanamente indigno, imparcial e injusto que sólo se hace visible allí donde las alternativas sistémicas logran postularse como parte constitutiva de la realidad.

22Y, aunque la mayoría de las voces resultan acalladas por el uso de las armas y las prácticas de violencia extrema, son los cuerpos, sus fragmentos, las osamentas, los sacos de huesos, esos ‘testigos integrales’, quienes nos dan testimonio de las aberraciones más crueles a las que han sido sometidos por otros seres humanos. Pues los asesinos son también humanos, como todos aquellos a quienes destruyen. Las osamentas, los cadáveres, fueron un día personas, seres vivos. ¿Cómo recordar su humanidad detrás del dato empírico hueco? ¿Cómo recuperar su dignidad? ¿Cómo acompañarlos en su último viaje? Recordando… conjurando el olvido con la memoria de sus nombres, sus itinerarios, sus relatos, sus apegos familiares y sus tramas afectivas en el amplio vacío de sus ausencias.

Bibliographie

Aa. Vv., 1999, El silencio que la voz de todas quiebra, Chihuahua, Ediciones del Azar.

Ap, 2014, De confirmarse, caso Tlatlaya sería de las más graves masacres en México: HRW, «La Jornada» 19/09/2014, https://www.eldiariodecoahuila.com.mx/nacional/2014/9/20/de-confirmarse-ejecucion-en-tlatlaya-seria-de-las-peores-masacres-en-mexico-hrw-456302.html (última consulta: 16/01/2017).

Ayuso S., 2015, Estados Unidos, preocupado por la situación de DD HH en México, «El País» 27/06/2015, http://internacional.elpais.com/internacional/2015/06/26/actualidad/1435341653_931575.html (última consulta: 16/01/2017).

Barrón D., 2014, Las 10 matanzas que han conmocionado a México, «Mundo Ejecutivo» 11/01/2014, http://mundoejecutivoexpress.mx/nacional/2014/11/01/las-10-matanzas-que-han-conmocionado-mexico [link no disponible: 29/01/2020].

Carrera C., 2009, Backyard. El traspatio, 122’.

Castells M., 2010, The perverse connection: the global criminal economy, en M. Castells (ed.), The information age. Economy, society and culture. III. End of millenium, London, Blackwell Publishers.

Cavarero A., 2009, Horrorism. Naming contemporary violence, New York, Columbia University Press.

Cientos de cuerpos sin identificar hallados en fosas comunes en México, «Télam» 25/03/2015, http://www.telam.com.ar/notas/201503/99223-mexico-cuerpos-sin-identificar-fosas-comunes.html (última consulta: 16/01/2017).

CNN México, 2012, Felipe Calderón firma una ley contra la trata de personas y feminicidios, «Expansión» 13/06/2012, http://mexico.cnn.com/nacional/2012/06/13/felipe-calderon-firma-una-ley-contra-la-trata-de-personas-y-feminicidios (última consulta: 16/01/2017).

Del Sarto A., 2012a, Globalización, violencia y afectividad en Ciudad Juárez, en M. Moraña-I. Sánchez Prado (eds.), El lenguaje de las emociones. Afecto y cultura en América Latina, Madrid, Vervuert.

—, 2012b, Los afectos en los estudios culturales latinoamericanos: cuerpo y subjetividad en Ciudad Juárez, «Cuadernos de Literatura» 32: 41-68.

EFE, 2004, La situación de derechos humanos en México es “crítica”, alerta HRW, «Expansión» 06/11/2004, http://mexico.cnn.com/nacional/2014/11/06/la-situacion-de-derechos-humanos-en-mexico-es-critica-alerta-hrw (última consulta: 16/01/2017).

Estrada Castañón A., 2015, Ayotzinapa 2014: la crisis del estado y el resurgimiento cívico de México, «Revista memoria» 11/02/2015, http://revistamemoria.mx/?p=71 (última consulta: 16/01/2017).

Ferri P., 2016, Macabra cuenta atrás para 21 desaparecidos en Guerrero, «El País» 14/01/2016, http://internacional.elpais.com/internacional/2016/01/14/mexico/1452793309_103237.html (última consulta: 16/01/2017).

García Ramos I., 2014, “México es una gran maquinaria de desaparición de personas”: Solalinde; con EPN no hay expectativa de mejora, «Sin Embargo» 28/05/2014, http://www.sinembargo.mx/28-05-2014/1004812 (última consulta: 16/01/2017).

Garduño J., 2015, En 11 meses, de Tlatlaya a Tanhuato, 90 muertos y 59 desaparecidos, «24 Horas» 26/05/2015, http://www.24-horas.mx/en-11-meses-de-tlatlaya-a-tanhuato-90-muertos-y-59-desaparecidos/ [link no disponible:29/01/2020].

González Rodríguez S., 2006, Huesos en el desierto, Barcelona, Editorial Anagrama.

—, 2012a, The femicide machine, Trad. Michael Parker-Stainback, Los Angeles, Semiotext(e).

—, 2012b, El hombre sin cabeza, Barcelona, Editorial Anagrama.

—, 2014, Campo de guerra, Barcelona, Editorial Anagrama.

Grave crisis de derechos humanos en México: CIDH, «El Financiero» 02/10/2015, http://www.elfinanciero.com.mx/nacional/grave-crisis-de-derechos-humanos-en-mexico-cidh.html (última consulta: 16/01/2017).

Hernández Castillo R. A., 2010, Violencia de Estado y violencia de género. Las paradojas en torno a los derechos humanos de las mujeres en México, «Trace» 57: 86-98, https://trace.revues.org/1494 (última consulta: 16/01/2017).

Hise S., 2006, On the edge: the femicide in Ciudad Juárez, 58’.

Lakhani N., 2016, Young, idealistic and dead: the Mexican mayor gunned down on her second day, «The Guardian» 13/01/2016, http://www.theguardian.com/world/2016/jan/13/mexico-mayor-gisela-mota-murdered-mafia (última consulta: 16/01/2017).

Levi P., 2002, Los hundidos y los salvados, Barcelona, El Aleph.

Méndez A., 2012, Documentan 136 mil muertos por lucha al narco; “más que un país en guerra”, «La Jornada» 11/12/2012, http://www.jornada.unam.mx/2012/12/11/politica/015n1pol (última consulta: 16/01/2017).

Merino J.-Zarkin J.-Fierro E., 2015, Desaparecidos, «Nexos» 01/01/2015, http://www.nexos.com.mx/?p=23811 (última consulta: 16/01/2017).

Nieto Moiré J. L., 2008, Desaparición forzada de personas, Ponencia presentada en el Congreso virtual interinstitucional del CEP-UANL, http://www.diputados.gob.mx/sedia/sia/redipal/CVI-39-08.pdf (última consulta: 16/01/2017).

Portillo L., 2001, Señorita extraviada, 74’.

Reguillo R., 2012, De las violencias: caligrafía y gramática del horror, «Desacatos» 40: 33-46.

—, s. f., Violencia y después. Culturas en reconfiguración, Ms., http://lanic.utexas.edu/project/etext/llilas/cpa/spring03/culturaypaz/reguillo.pdf (última consulta: 16/01/2017).

—, s. f., Ayotzinapa, el nombre del horror, «Revista Anfibia», http://www.revistaanfibia.com/ensayo/ayotzinapa-el-nombre-del-horror/ (última consulta: 16/01/2017).

Redacción Cimacnoticias, 2011, Devela publicación crudeza de feminicidio en Juárez, «Cimacnoticias» 02/03/2011, http://www.cimacnoticias.com.mx/node/40848 (última consulta: 16/01/2017).

Redacción SDPnoticias.com, 2014, “La noche olvidada de Cocula”: Reportaje documenta desaparición de 17 personas en julio de 2013, «SDPnoticias.com» 27/11/2014, http://www.sdpnoticias.com/local/guerrero/2014/11/27/la-noche-olvidada-de-cocula-reportaje-documenta-desaparicion-de-17-personas-en-julio-de-2013 (última consulta: 16/01/2017).

Reyes J. P., 2012, Cuando no hallamos a un ser querido, «Excelsior» 06/10/2012, http://www.excelsior.com.mx/2012/10/06/nacional/862854 (última consulta: 16/01/2017).

Rivera Cusicanqui S., 1984, “Oprimidos pero no vencidos”. Luchas del campesinado aymara y quechwa, 1900-1980, La Paz, Hisbol/CSUTCB.

Sánchez Jiménez A., 2015, México, con más desigualdad que otros países: Oxfam, «La Jornada» 24/06/2015, http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2015/06/24/desigualdad-en-mexico-se-refleja-en-53-millones-de-pobres-oxfam-2410.html (última consulta: 16/01/2017).

Solé C., 2014, La noche olvidada de Cocula, «El Faro» 23/10/2014, http://www.elfaro.net/es/201410/internacionales/16121/La-noche-olvidada-de-Cocula.htm (última consulta: 06/01/2017).

Univisión, 2014, Sí hubo un secuestro de jóvenes en Cocula, pero en 2013, dice el gobernador de Guerrero, «Univision.com» 28/11/2014, http://noticias.univision.com/article/2173895/2014-11-28/mexico/noticias/si-hubo-un-secuestro-masivo-en-cocula-pero-en-2013-asegura-el-gobernador-de-guerrero (última consulta: 06/01/2017).

Washington Valdez D., 2005, Cosecha de mujeres: safari en el desierto mexicano, México, Editorial Océano.

Zizek S., 2008, Violence: six sideways reflections, New York, Picador.

Notes

1   La organización civil italiana Líbera, en un reporte que publicó conjuntamente con otras organizaciones europeas, declara en 2012 que «México se ha convertido en un país de matanzas, homicidios y barbaries inauditas. Es una nación de delincuencia organizada, de cárteles de narcotraficantes, de periodistas secuestrados y asesinados» (Méndez 2012).

2   Utilizo en esta sección los conceptos de memoria corta y memoria larga elaborados en y para el contexto boliviano por Silvia Rivera Cusicanqui en uno de sus libros más importantes, “Oprimidos pero no vencidos”. Luchas del campesinado aymara y quechwa, 1900-1980. Rivera Cusicanqui define los conceptos de la siguiente manera: «La síntesis entre la memoria larga (luchas anticoloniales, orden ético pre-hispánico) y la memoria corta (poder revolucionario de los sindicatos y milicias campesinas a partir de 1952) es en realidad un proceso difícil y contradictorio y sus divergencias se manifiestan a mediados de la década del 70 en una primera diferenciación regional del movimiento campesino-indio» (1984: 212; cursiva mía).

3   Véanse los artículos de prensa de Solé (2014) y Redacción SDPnoticias.com (2014).

4   Este tipo de eventos siguen sucediendo sin reparos en la actualidad. No sólo se reproduce el mecanismo de la desaparición forzada que inocula miedo, sino que a la vez repite la impunidad que deja en claro qué tipo de justicia predomina en el país o quiénes cuentan y quiénes no. Véase Ferri (2016).

5   En De las violencias: caligrafía y gramática del horror, Rossana Reguillo relata lo siguiente: «Pero poco después, el 22 de octubre del mismo año, la sangre volvió a inundar un barrio popular en Ciudad Juárez con la ejecución de 14 personas, jóvenes la mayoría, y 19 heridos de gravedad. Dos días más tarde, el 24 de octubre, 13 jóvenes fueron masacrados en un centro de rehabilitación para adictos en Tijuana, Baja California; el 28 de octubre, 16 jóvenes fueron asesinados en un autolavado en Tepic, Nayarit; y al día siguiente, el 29 de octubre, siete jóvenes murieron a manos de un comando armado en Tepito, en la ciudad de México. A la ejecución sistemática y brutal de jóvenes se sumó el “espasmo doloroso” —no encuentro otra manera de llamarlo— por la masacre de 72 migrantes en San Fernando, Tamaulipas, y la sucesión de noticias terribles sobre las “narcofosas” que acabó de configurar la escena siniestra del México contemporáneo» (2012: 36).

6   Rossana Reguillo afirma: «La necesidad de establecer una distinción analítica entre la violencia de facto —aquella objetivamente producida, con sus muertos, sus rituales destructivos— de aquella experimentada por los actores sociales —la violencia subjetivamente percibida— que se instaló primero de una manera sutil, casi silenciosa, y luego con estrépito en mis etnografías sobre la socialidad contemporánea —especialmente juvenil— en México y en América Latina» (2012: 37). Quisiera aclarar que esta no es precisamente la línea de análisis que me interesa elaborar aquí, pero la cito para demostrar la complejidad del fenómeno y de los posibles análisis. En otro artículo, Globalización, violencia y afectividad en Ciudad Juárez (2012a), he elaborado los conceptos de violencia objetiva (sistémica o simbólica) y subjetiva, siguiendo a Slavoj Zizek (2008), en un sentido casi opuesto —aunque no por eso más certero o veraz— al desarrollado por Reguillo.

7   Desde mi punto de vista, la violencia cultural (objetiva, simbólica y sistémica) no se puede necesariamente equiparar a la violencia subjetivamente percibida por las personas. Eso no quiere decir que las personas no la experimenten; al contrario, estamos constitutivamente configurados y moldeados por esas violencias.

8   El actual secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Emilio Álvarez Icaza, es mexicano.

9   Como contradiscursos alternativos a la frivolidad y a las políticas de ocultamiento que siempre han practicado los medios de comunicación más poderosos y reconocidos, desde distintos espacios mexicanos y teniendo la red de internet como medio de comunicación de amplio alcance, han surgido oportunidades de expresión entre la población desconforme, creándose mecanismos de participación y solidaridad muy potentes con las personas afectadas. Por ejemplo, véase el sitio Nuestra Aparente Rendición. Queremos construir paz y diálogo. Por eso estamos aquí (NAR), http://nuestraaparenterendicion.com/ (última consulta: 16/01/2017).

10   Como mencioné anteriormente, trabajé estos temas en otros artículos (Del Sarto 2012a, 2012b).

11   La sentencia se encuentra disponible en Corte Interamericana de Derechos Humanos, http://www.corteidh.or.cr/docs/casos/articulos/seriec_205_esp.pdf (última consulta: 16/01/2017).

12   Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, http://observatoriofeminicidiomexico.org.mx/ (última consulta: 16/01/2017).

13   En el siguiente sitio se encuentra el documento completo: Amnesty International, https://www.amnesty.ie/mexico-intolerable-killings-ciudad-juarez-chihuahhua/ (última consulta: 16/01/2017).

14   El documento se encuentra en el sitio web Federación Internacional de Derechos Humanos, https://www.fidh.org/IMG/pdf/CAT_Mexico_Nov06_informe_feminicidio.pdf (última consulta: 16/01/2017).

15   El documento se encuentra en: Naciones Unidas, http://www.un.org/womenwatch/daw/cedaw/cedaw32/CEDAW-C-2005-OP.8-MEXICO-S.pdf (última consulta: 16/01/2017).

16Base de Datos Feminicidio 1993-2005, El Colegio de la Frontera Norte.

17   Redacción Cimacnoticias (2011).

18   Véase Manuel Castells (2010).

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search